Navigation – Plan du site

AccueilNuméros93Homenaje a Jacques GilardIdeario de un encuentro vital: Ja...

Homenaje a Jacques Gilard

Ideario de un encuentro vital: Jacques Gilard y Marvel Moreno

Yohainna Abdala-Mesa
p. 87-113

Résumés

Il s’agit d’une vue d’ensemble de la recherche de Jacques Gilard autour de l’œuvre de Marvel Moreno. C’est en qualité de lecteur, éditeur, traducteur, complice et dépositaire de l’œuvre de Marvel Moreno que son regard critique s’est éloigné de la démarche d’analyse traditionnelle. En partant du travail de diffusion de l’œuvre par Jacques Gilard et de sa participation dans l’histoire littéraire de Marvel Moreno, cet article commente les éléments de sa lecture critique et fait un bilan des apports idéologiques et culturels. On remarque l’importance de ses connaissances sur la genèse et le processus de l’œuvre, sa quête pour éviter les études pleines des lieux communs et sa préoccupation à laisser un chemin de recherche aux lecteurs futurs.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 [Aquellos que conocieron a Marvel Moreno sabían que el principal tormento de sus últimos años de vi (...)

1En el último texto que escribió sobre la obra de Marvel Moreno, Jacques Gilard critica con ferocidad la reedición de 2005 de En diciembre llegaban las brisas que fue víctima de una mutilación absurda de su epílogo. En este ensayo corto, publicado como una reseña en la revista Caravelle, realiza una argumentada denuncia y se centra en un metódico análisis lingüístico, a partir de los originales de la novela, para demostrar la irresponsabilidad del editor en lo que él llama una « scandaleuse édition ». Su responsabilidad como crítico y albacea de la obra, lo lleva a escribir ese indignado manifiesto en el que termina invocando directamente a Marvel Moreno: « Ceux qui ont connu Marvel Moreno savent que son principal tourment, dans les dernières années de sa vie, était cette frustration engendrée par une oeuvre mal distribuée – notamment dans son pays natal, avec lequel elle avait rompu mais qui n’avait jamais cessé de lui importer »1.

  • 2 Entre ellos el pintor y profesor universitario Fabio Rodríguez Amaya, la crítica literaria Helena A (...)

2Gilard se refiere a «aquellos que conocieron a Marvel Moreno»: habla de sí mismo y de un grupo elegido de muy pocos amigos2 que tuvieron la oportunidad de conocer tanto la magnitud de la obra como al genio de la persona y que asumieron un compromiso con ambas. En el caso de Jacques Gilard su trabajo con la obra de Marvel Moreno fue un proyecto que comenzó a los 32 años, poco tiempo después ser haber sido nombrado miembro del comité de redacción de la revista Caravelle, y que continuó durante el resto de su vida. Esta componente vivencial genera una relación de crecimiento conjunto, un intercambio constante que sitúa a Gilard en un espacio distinto al del crítico tradicional. Fue lector, editor, traductor, curador, intérprete, depositario y en algunos casos defensor, cuidador y protector de la obra; pero además fue el ojo externo que animó a la autora en un proyecto que prácticamente le estaba costando la existencia.

3En su actividad crítica se aleja de las tendencias postestructuralistas como testigo y cómplice de la formación de la autora y de la escritura de la obra involucró ambos aspectos en su trabajo. Inicialmente lector y editor, pronto comprendió que su misión como crítico era abrir un espacio de análisis, sugerir caminos de reflexión, dejar un testimonio e intentar que finalmente la obra de Marvel Moreno pudiera encontrar a su público lector. Se pueden contar más de 3000 páginas de trabajo propio (crítica y traducción), alrededor de 1000 páginas más de trabajo de dirección de tesis doctorales y memorias de maestría en torno a Marvel Moreno y su obra y otras tantas de coedición. Un variado quehacer que este ensayo intenta desarrollar, teniendo como base el hecho de que el trabajo de Jacques Gilard se concentró en generar caminos de lectura, en explicar su proceso de creación y en inspirar su comprensión gracias a un minucioso análisis ideológico y contextual.

4Este ensayo parte de una premisa: el descubrimiento de la obra de Marvel Moreno cambió de forma definitiva el rumbo de la investigación de Jacques Gilard y asimismo el encuentro entre la escritora y Jacques Gilard marcó en forma decisiva el destino de la obra de Marvel Moreno. Esto implica que necesariamente debemos comenzar refiriéndonos al papel de Jacques Gilard como difusor de la obra y de su participación en la historia literaria de Marvel Moreno, luego continuar comentando los distintos elementos que componen su lectura crítica, y terminar llevando a cabo un balance de sus aportes ideológicos y culturales y del impacto que este proyecto tuvo en su investigación.

La aventura literaria3

  • 3 Jacques Gilard se refirió a su colaboración literaria con Marvel Moreno utilizando estos términos e (...)
  • 4 En su viaje visitó Barranquilla, Cartagena y Bogotá y realizó una extensa investigación documental (...)

51975 fue un año muy importante para la investigación de Jacques Gilard; durante el verano realizó su primer viaje de investigación documental a Colombia4, la revista Caravelle le encargó la preparación de un volumen dedicado a ese país y también conoció a Marvel Moreno. Hasta ese momento su trabajo académico se había concentrado en dos ejes de estudio, el primero la literatura «negrista» en Cuba donde había realizado una estadía de investigación en 1970 y el segundo era la literatura colombiana. Para ese entonces había publicado varios artículos sobre las obras de Miguel Barnet y de García Márquez y se encontraba escribiendo su tesis doctoral sobre el Grupo de Barranquilla.

6Era la primera vez que organizaba un número especial de Caravelle (revista de la que sería director años después) lo que era un momento significativo para su carrera. Su interés en que el número tuviera visiones de Colombia desde Francia y en generar un diálogo con los escritores colombianos, lo llevó a contactar a Plinio Mendoza, en aquel entonces escritor de cuentos radicado en París:

  • 5 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», Huellas, Barranquilla, 1997, nº 47-48, p. 12. Este ar (...)

Yo iba ese día a entrevistar a Plinio sobre su libro de relatos El desertor. Marvel estaba dando una clase particular de español. Me hizo pasar y al otro lado del salón esperé a Plinio. Cuando llegó éste iniciamos el diálogo sobre El desertor, con el trasfondo de la clase particular. En un momento dado, Plinio se puso a hablar de las bucólicas campiñas de su provincia nativa, Boyacá: brincó Marvel, o poco menos, se olvidó de la clase, intervino y declaró perentoria que los boyacenses eran capaces de cortarle la cabeza a cualquiera, de un machetazo, sin motivo ni remordimiento («¡Bucólico, Dios mío!»).5

  • 6 Marvel Moreno había llegado a esta ciudad en septiembre de 1969, sin embargo entre 1970 y 1971 pasó (...)
  • 7 Ver J. Gilard y F. Rodríguez Amaya, «Notas para una biografía», en : Coloquio , nota 3. p. 255-258.

7Marvel Moreno llevaba alrededor de cinco años viviendo en París6 cuando conoció a Jacques Gilard; había dejado la comodidad de una vida estable y fácil en Barranquilla persiguiendo su sueño de convertirse en escritora. Sin embargo, las múltiples dificultades a las que se enfrentó durante esos primeros años en Europa le habían impedido dedicarse con constancia a su quehacer literario7. Había escrito y publicado dos relatos en la revista Eco de Bogotá: el primero, «El muñeco», publicado en 1969 y el segundo, el famoso «Oriane, tía Oriane» que salió en junio de 1975. Marvel se dedicaba por fin a escribir lo que sería su primer libro de relatos. Su encuentro de esa tarde de noviembre con Gilard, y la pronta fascinación que en el profesor de Toulouse produjo su escritura, le permitieron realizar su primera publicación fuera de Colombia y obtener al mismo tiempo un fiel lector y amigo:

  • 8 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 13.

En mi primera visita al apartamento de la rue Croulebarbe, una vez concluida la entrevista (y también la clase particular de español), me dijo Plinio que Marvel escribía y ella protestó y se pasó a otro tema. Dos meses después, Plinio me envió «La sala del Niño Jesús», supongo que después de quitárselo casi a la fuerza, y me resultó obvio que había que publicar el texto en la revista Caravelle, para la que yo estaba preparando un número especial dedicado a Colombia. Mi entusiasmo por el cuento fue el punto de partida de una relación hecha de afecto y admiración, y el primer puntal de esa relación fue el rápido proceso mediante el cual plasmó Marvel el resto del libro8.

  • 9 J. Gilard, «Quelques mots pour Marvel Moreno et un regard sur ses manuscrits», Caravelle, Toulouse, (...)
  • 10 Cuyo título cambió a «Sortilegios» después de ser publicado.
  • 11 Marvel Moreno murió un lunes el día de Pentecostés, fiesta religiosa en Francia, el 5 de junio de 1 (...)

8Este fue el comienzo de una larga colaboración que incluiría la publicación de cinco de sus relatos en la sección «Littératures» de la revista de Toulouse, el primero en el número 26 publicado en 1976. Y a partir de ese año, como señala Jacques Gilard, cada etapa de su vida de cuentista tuvo un espacio en la revista9. El primer relato publicado, «La sala del Niño Jesús», correspondía al periodo de su primer libro Algo tan feo en la vida de una señora bien, luego se publicaron tres cuentos que hicieron parte de la colección El encuentro y otros relatos, el primero fue «Barlovento» (nº 48, 1987), luego vino «En las oscuras alas del deseo» (nº 50, 1988)10 y finalmente «La sombra» (nº 55, 1990). Cinco años después se publicó «El revólver» (nº 64, 1995), un relato que corresponde a su etapa posterior, y que se publicó póstumamente como parte de una última colección de relatos titulada Las fiebres del Miramar. Marvel Moreno murió pocos días antes de la aparición del número de la revista y no vio el cuento publicado11.

  • 12 Hay que anotar que ésta era una de las secciones favoritas de Jacques Gilard, quien siempre tuvo un (...)
  • 13 [Todos los que conocieron a Marvel sabían que la obra era lo esencial para ella, que esta obra subs (...)

9En el número 65 de diciembre de 1995, en la sección «Recouvrances» de la revista Caravelle12, Gilard rescató dos manuscritos encontrados entre los papeles de la autora: «Había que esperar...» y «Recostada a la balaustrada...», y publicó un ensayo corto titulado « Quelques mots pour Marvel Moreno et un regard sur ses manuscrits » que acompañó a los textos recuperados. Este ensayo más que una despedida es una guía de estudio, una declaración de los retos a los que se enfrentaba (y probablemente aún se enfrenta) el estudio de la obra, después de la desaparición de su autora: «Tous ceux qui l’ont bien connue savent que l’oeuvre était l’essentiel, que cette œuvre subsistera et finira para rencontrer ses lecteurs. C’est pourquoi, plutôt que de rédiger un in memoriam, j’ai préféré que cet au-revoir de Caravelle à Marvel Moreno prenne la forme d’une “recouvrance”»13.

  • 14 En 1994 Juan Gustavo Cobo Borda publicó en una nota titulada «La costa colombiana con ojos de mujer (...)
  • 15 [Unas semanas antes de su muerte, Marvel Moreno terminó la segunda versión de la novela, El tiempo (...)
  • 16 Con relación a la participación de Marvel Moreno en el proyecto de Libre ver: «La revista Libre, el (...)

10De otra parte este es uno de los primeros documentos en que se menciona la existencia de la novela inédita El tiempo de las amazonas14 y de otros manuscritos: «Quelques semaines avant sa mort, Marvel Moreno avait terminé la deuxième version d’un roman, El tiempo de las amazonas. Le premier état de ce livre était achevé dans le courant de l’hiver 1993-1994 ; ma dernière rencontre avec elle, en mars 1994, avait été consacrée à la relecture de certains passages»15. De esta manera Gilard expresa dos ideas fundamentales, la primera la necesidad de reeditar la obra publicada (que no contó con el apoyo editorial necesario para su distribución) y en segundo lugar la importancia de la publicación y el estudio de la parte inédita, un estudio que se comenzó precisamente con la publicación de esos fragmentos recuperados, a los que se le suma la publicación en Caravelle, nº 68 de 1997 de una entrevista que Marvel Moreno realizó a Severo Sarduy alrededor de 1971 durante su época de participación en la revista Libre16.

11Pero la importancia de este encuentro trasciende a la labor de edición de sus cuentos y fragmentos y entrevistas; conocer a Marvel Moreno llevó a Jacques Gilard a ser testigo y cómplice de su proceso escritural. Después de la publicación de «La sala Niño Jesús» ella comenzó a enviarle sus cuentos en la medida en que los iba terminando, una experiencia se convirtió en una aventura literaria conjunta, en una novela propia sobre la escritura, como relata Gilard refriéndose al proceso de la primera colección de relatos:

  • 17 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 13-14.

A partir de entonces, enero de 1976, sólo tardó año y medio en concluir el libro. Conservo todo el correo de esos años y allí tengo la reseña de cómo y cuándo fueron saliendo los relatos que me enviaba ella. Era su segundo lector después de Plinio. Tuve el inmerecido privilegio de ser la mirada exterior que necesitaba Marvel y fui el anuncio del público que había de leerla algún día. Esa complicidad de envíos, lecturas, llamadas telefónicas y encuentros fue un gran momento de mi vida17.

  • 18 La publicación de Algo tan feo en la vida de una señora bien no se realizó sino hasta finales de 19 (...)
  • 19 Ver: J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. (...)
  • 20 Escribió también sobre Rosario Ferré, Nancy Morejón y Nilita Vientos Gastón.
  • 21 Este es sin duda tema de discusión de otro ensayo, pero vale la pena mencionar que si bien durante (...)

12Al finalizar la redacción, Marvel Moreno y su esposo comenzaron a buscar una editorial para su primer libro de relatos, un proceso que tardó unos años más en concretarse18. Plinio Mendoza le solicitó a Gilard en ese año que escribiera un texto para el dossier que acompañaría al volumen en su presentación editorial19. De aquí resulta un giro en su carrera crítica: éste fue el primer texto que Jacques Gilard escribió sobre una escritora latinoamericana, lo que significó una nueva perspectiva dentro de su campo de investigación20. De otra parte este primer ensayo corto y los escritos que publicó durante los años 80 lo convierten en uno de los precursores de los estudios de literatura femenina en Colombia21.

  • 22 J. Gilard, «Los relatos de Marvel Moreno», en: Moreno, Marvel. Algo tan feo en la vida de una señor (...)
  • 23 Ibíd., VI.

13En el texto se destaca el comentario en el que Gilard sitúa a Marvel Moreno dentro de la tradición narrativa de Barranquilla (de Fuenmayor, Cepeda Samudio y García Márquez), pero en su propia vía creativa, siendo estos antecesores «(cronológicos, no estéticos)»22. También se refiere al debate feminista, comentando que Marvel Moreno escribía con premisas feministas, pero situándose al margen sin «asumir una actitud rebelde o militante, porque ya pasó la frontera»23.

  • 24 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 186.

14Vale la pena señalar que ese documento no fue escrito para ser incluido dentro de la obra, como en efecto sucedió casi cuatro años después. Jacques Gilard pensaba que se publicaría en el suplemento literario de un periódico colombiano; sin embargo, el editor de la colección de relatos decidió utilizar el material. Gilard señaló al respecto: «yo me sorprendí bastante al ver mi texto en el volumen»24.

15En septiembre de 1977 Marvel Moreno comenzó a escribir su novela En diciembre llegaban las brisas y Gilard continuó siendo un importante apoyo en su proceso, sin embargo las circunstancias de su diálogo eran muy distintas:

  • 25 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 15.

Seguí siendo el testigo de la elaboración del nuevo libro, un testigo no más lejano que en el caso de los cuentos, pero sí frustrado, pues no recibía ya nada por correo. Marvel no enseñaba nunca nada antes de estimar que el texto había alcanzado la debida categoría estética. Había pasado algo especial, sin embargo: me había nombrado albacea de la novela25.

  • 26 Había dos circunstancias que a Marvel Moreno le causaban una extrema aprensión, la primera el temor (...)
  • 27 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 189.
  • 28 Ibíd., 190.

16Fue así como Marvel le envió y le confió la misión de salvaguardar las tres partes de la novela26 (la primera parte fue enviada en septiembre de 1979, la segunda en marzo de 1982 y la tercera en julio de 1984). El sobre que contenía la primera parte indicaba que sólo podría abrirse en 1985 o si ella moría27. Gilard finalmente leyó En diciembre llegaban las brisas después de recibir la tercera parte y con ella la autorización para abrir los sobres anteriores: «Más que el permiso, la obligación. Leí el libro, di brevemente una opinión entusiasta y recibí el encargo de iniciar el repertorio de galicismos»28.

  • 29 Ver: J. Gilard, «Algo tan feo en la vida de una señora bien: Entrevista con Marvel Moreno», Magazín (...)

17Durante esos años como albacea literario Gilard realizó una de las pocas entrevistas (en este caso la primera) que Marvel Moreno concedió29. La escritora no contestó a todas las preguntas del cuestionario que Gilard le envió. El profesor de Toulouse se refirió a esos silencios:

  • 30 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 186.

Lo que salió en El Espectador fue la entrevista que le hice por escrito a Marvel, enviándole mi cuestionario el 2 de octubre de 1981 y recibiendo su respuesta (muy selectiva, pues Marvel no quiso contestarlo todo, siendo sus silencios también de gran interés) junto con una interesante carta explicativa fechada el 16 de ese mes. De esa carta y de los notables conceptos que contiene hablaré en otra oportunidad30.

  • 31 Vale la pena mencionar que Marvel Moreno, como parte del proyecto de la revista Libre (1971), había (...)

18Y aunque no tuvo el tiempo para volver a referirse a la carta explicativa que Marvel le envió, dejó algunas claves en la misma entrevista para que los lectores exploraran aquello que ella no quiso contestar. En la entrevista habló de Barranquilla, de sus mitologías, del mundo costeño, de su distancia con la literatura colombiana, de su posición frente al feminismo y a la literatura femenina, y por último se refirió a su propia escritura. Eludió sin embargo las preguntas sobre política, literatura hispanoamericana y sobre París31.

  • 32 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 16.
  • 33 Ibíd., p.17.

19A finales de 1982 Jacques Gilard realizó la traducción de Algo tan feo en la vida de una señora bien al francés, un periodo al que se refirió como un «apasionante episodio»32, su traducción recoge de forma magistral la sensibilidad de Marvel Moreno y la atmósfera de sus relatos. Gilard menciona su esfuerzo en respetar el uso de la frase larga y la musicalidad del tono, característica vital de la escritura de la autora33. En este caso el intercambio postal se llevó a cabo en sentido contrario (de Toulouse a Paris), era Gilard quien iba enviándole relato tras relato a Marvel mientras iba avanzando en la traducción, un entusiasmo compartido que llevó a que se reunieran varias veces para comentar las distintas propuestas de traducción que no siempre eran aceptadas por la autora:

  • 34 Ibíd., p.17.

También hubo los dolores del parto que asumí en su totalidad, enfrentándome con las inapelables negativas de Marvel ante cada solución que le proponía [...] Marvel sabía apreciar las posibilidades del francés [...] su agudo sentido de la lengua hacía de ella una formidable compañera en ese ejercicio, y fue otro privilegio que tuve a propósito de Algo tan feo...: firmé entonces y sigo hoy firmando la traducción en un ciento por ciento, es mía y la siento mía, salvo que esa labor creativa se hizo en ósmosis maravillosa con quien había concebido ese universo34.

  • 35 Jacques Gilard habla de este proceso en el artículo «La obra de Marvel Moreno: elementos para una c (...)
  • 36 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 14.

20Para Jacques Gilard Algo tan feo en la vida de una señora bien tenía un significado muy especial: había vivido con esa obra dos procesos de gestación, el de los relatos y el de la traducción. Había escrito un texto de presentación y Marvel Moreno le dedicó el relato que dio el título al libro35. El testimonio del aprecio de la autora quedó plasmado en la dedicatoria que le escribió: «Cuando salió el libro, Marvel me dijo en la dedicatoria, que redactó en francés: “Es casi divertido dedicarle este libro a quien hizo posible su existencia”»36.

21Durante la década de los 80 Gilard comenzó una etapa de investigación en la que analizó el discurso cultural de las revistas y suplementos literarios escritos en Colombia, examinó los procesos identitarios y culturales en el país, exploró el vallenato y la música caribeña y estudió a otros autores como Nancy Morejón, Ramón Betances y Nicolás Guillén. Y aunque continuó su trabajo sobre García Márquez y el Grupo de Barranquilla, su interés se había ampliado hacia el área de estudios sobre la cultura popular y los procesos ideológicos en América Latina.

  • 37 Marvel se había separado de Plinio Mendoza a finales de los 70 y se había casado con Jacques Fourri (...)
  • 38 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 191.

22En 1987 vendría la publicación de En diciembre llegaban las brisas y Plinio Mendoza37 le pidió que escribiera el texto de la contraportada del libro que iba a ser editado por Plaza&Janés, además le dio algunas indicaciones de Marvel: «... no quiere ser la novelista de Barranquilla. Ni la feminista»38. En el artículo «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología» publicado en 1997, Gilard reflexiona respecto a ese texto que no fue bien recibido en los círculos literarios barranquilleros. Vio en las indicaciones de Plinio una crítica implícita a la introducción que acompañó el libro de relatos o quizás un deseo de evitar las lecturas que se centraran en Barranquilla y en el feminismo de la autora. A pesar de las críticas el profesor de Toulouse reivindicó esas líneas y señaló que en su visión como investigador de la obra también cabían otros elementos:

  • 39 Ibíd., p. 192.

Pero mis propias circunstancias no eran las mismas (ya había superado la etapa barranquillera de mi investigación, si bien veo que en 1977-1981 me refería a una tradición literaria que era ante todo de ruptura, tradición de ruptura en cuya realidad sigo creyendo ahora, en 1997, tal vez con más fuerza y probablemente con mucho más fundamento que entonces y en la que me sigue pareciendo obvio que es justo, sano y necesario incluir a Marvel); diez años de lecturas, el trabajo de traducción de los cuentos y tantas conversaciones con Marvel habían decantado notablemente mi visión de su autónomo devenir de escritora, y por otra parte se trataba de un libro que iba a salir en España y requería otro tipo de ubicaciones y referencias39.

  • 40 J. Gilard, «Novela de Marvel Moreno. La historia de Lina Insignares», Magazín Dominical de El Espec (...)
  • 41 En la segunda parte de la reseña se concentra en el análisis literario de la obra, otorgando import (...)

23En la reseña que publicó en 1987 sobre la novela titulada «Novela de Marvel Moreno: la historia de Lina Insignares», hace énfasis en estas ideas; para él la novela es la primera gran novela barranquillera que: «...nada tiene que ver con la continuidad de la vida literaria de la ciudad»40. Gilard subraya la necesidad de alejarse de la lectura geográfica, y prevé la inclusión de la novela en el canon de estudios de literatura feminista «sin haberlo buscado»41.

24Gilard siguió siendo testigo y albacea del proceso de redacción de El encuentro y otros relatos. Y sin querer siguió figurando en el paratexto de su obra: en 1991 la editorial que lo publicó, tomó prestado (sin su autorización) un fragmento de su texto introductorio a Algo tan feo en la vida de una señora bien para la contracarátula de la edición.

25Entre 1991 y 1995 Marvel continuó enviándole sus manuscritos entre ellos las dos versiones de la novela El tiempo de las amazonas (que aún continúa inédita) y la mayoría de los últimos cuentos que escribió. Gilard y Marvel dedicarían otras muchas tardes a revisar juntos esos materiales, pues a la autora no le agradaba la huella que los años vividos en Francia dejaba en su escritura:

  • 42 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 19.

La última vez que la vi, el 20 de marzo de 1994, fue precisamente para revisar con ella y comentarle la primera versión de El tiempo de las amazonas (tuvo tiempo para revisar la novela a fondo en los quince meses de vida que le quedaban). La preocupaba el exceso de galicismos que le parecía cometer en esas páginas –pese a lo que solía yo decirle: que muchos de sus supuestos galicismos eran una manera propia de enriquecer el castellano42.

  • 43 Ver: J. Gilard, ed. «Homenaje a Marvel Moreno», Caravelle, Toulouse, 1996, nº 66, p. 121-148.

26Después de su muerte, además de los textos recuperados que mencionamos anteriormente, Jacques Gilard organizó en la revista Caravelle un homenaje a la autora, una compilación de quince textos de distintos autores y amigos que la conocieron43. A partir de ahí Jacques Gilard comienza una serie de publicaciones sobre la obra y la autora, como si la consolidación de su discurso crítico le permitiera continuar su diálogo con ella. Esa ausencia se convierte en el primer lugar del discurso, no en el sentido de Foucault, sino como forma de llenar el vacío que la escritora y su escritura dejaron en su vida.

  • 44 «Introducción», p. 9-18, «Notas para una biografía», p. 255-258 y «Para una bibliografía», p. 259-2 (...)
  • 45 Para esta edición escriben conjuntamente: «Breve biografia», p. 274-282 y «Per una bibliografia di (...)
  • 46 La edición estuvo al cuidado de los dos profesores y en ella firmaron los siguientes textos: «Crite (...)

27Durante este periodo surge una importante colaboración con Fabio Rodríguez Amaya, profesor de la Universidad de Bérgamo, amigo cercano de la autora desde los años 80. Su trabajo conjunto comenzó con la coordinación del Coloquio Internacional sobre la obra de Marvel Moreno en 1997, un evento fundamental para el estudio de la obra y la consagración de la autora. Juntos realizaron la edición del volumen de actas del Coloquio para el que además escribieron varios textos44. También coordinaron la publicación italiana de la primera colección de relatos45 y se hicieron cargo de la reedición completa de la obra en español, llevando a cabo un trabajo de restauración filológica de los maltratados originales. De este esfuerzo se ven los frutos en la publicación de Cuentos completos46 que incluye las tres colecciones de relatos que Marvel escribió. Sin embargo, su trabajo con las dos novelas fue ignorado por la editorial que compró los derechos de la obra, resultando en el caso de En diciembre llegaban las brisas en la mutilación del epílogo, que mencionamos al comienzo de este ensayo, y en el hecho de que la esperada publicación de El tiempo de las amazonas se haya postergado indefinidamente sin explicación alguna. Después del fallecimiento de Marvel Moreno la aventura continuó.

  • 47 Para tener una idea de las tribulaciones de esta aventura conjunta referirse a los documentos menci (...)

28Para ambos profesores el proyecto de recuperación de la obra se convirtió en una de sus principales preocupaciones, una intrincada empresa, cuyas tribulaciones y acontecimientos quedan aún por ser contados47. Por lo pronto en la segunda parte de este ensayo dejamos atrás la historia común y nos concentraremos en los escritos de Jacques Gilard.

El discurso crítico

29La desaparición de Marvel Moreno genera en Jacques Gilard una nueva etapa de reflexión crítica en la que encontramos distintos intereses de investigación: el análisis de la obra, sus perspectivas comparatistas con la literatura y otros géneros y, por último, el desarrollo de la cuestión biográfica y cultural. En esta parte nos ocuparemos de estas líneas temáticas, que no necesariamente implican un orden cronológico; para ello comenzaremos por el trabajo comparatista que Jacques Gilard realizó a partir de 1982.

30Su interés en abrir campos de estudio y en prevenir las lecturas demasiado localistas de la obra, lo lleva a escribir una serie de tres artículos que vemos como el comienzo de un análisis comparatista cuyo objetivo principal será darle a Marvel Moreno su lugar dentro de la cultura y la literatura, como él mismo señala:

  • 48 J.Gilard, «Texte de presentation du Colloque International L’oeuvre de Marvel Moreno» p. 1. [Burgue (...)

Bourgeoise en rupture de classe, reine de beauté qui écrivait en secret, Caraïbéenne dans un pays à dominante andine, issue de la Côte tropicale et imprégnée de sa culture mais refusant de se laisser réduire à une dimension régionale, Colombienne vivant à Paris, femme écrivain qui ne souhaitait pas être cataloguée féministe, contemporaine du « boom », mais cherchant d’autres voies pour son écriture, nourrie de croyances populaires et refusant en même temps les recettes du «réalisme magique», Marvel Moreno n’entre pas aisément dans le moules préétablis. Il s’agira pourtant de la situer dans la culture et la littérature du monde caraïbe, dans la littérature féminine de son pays et de son continent, dans les courants de sensibilité de l’Amérique latine des trente dernières années et du monde contemporain.48

31En esta línea encontramos un primer artículo «Ser escritora en Colombia: cuatro casos en la costa Atlántica» (1982), en donde Gilard habla sobre las dificultades de ser mujer y escritora en un país de tradición conservadora y eclesiástica, cuya intelectualidad practicaba un humanismo patriarcal y religioso que impidió el desarrollo de una tradición de escritoras. Gilard plantea que la única posibilidad real para una literatura femenina surge a través de la ruptura con ese medio. Es así como analiza los vínculos que algunas escritoras mantienen con la ideología dominante y las rupturas de otras. Usa cuatro ejemplos de la costa Atlántica: Amira de la Rosa, Judith Porto, Olga Salcedo y Marvel Moreno. Gilard observa en las tres primeras un interés de autopromoción, de preservación de los valores imperantes y una tergiversación de la realidad social en sus obras. Mientras que reivindica la seriedad y compromiso ético de Marvel Moreno quien tuvo que alejarse de su medio para convertirse en escritora. De esta manera enuncia su pertenencia a una nueva generación de escritoras colombianas y caribeñas:

  • 49 J. Gilard, «Ser escritora en Colombia: cuatro casos en la Costa Atlántica», en: Femmes des Amérique (...)

El caso de Marvel Moreno, como itinerario personal, tiene que ver con los de otras escritoras que, de diversas maneras, rompieron con su medio y asumieron el hecho de querer escribir sin componendas : aquí surgen los nombres de las colombianas Albalucía Ángel, Helena Araújo, Fanny Buitrago. Y es inevitable recordar el caso de la puertorriqueña Rosario Ferré, otra escritora del Caribe, cuya obra presenta notables puntos comunes con la de Marvel Moreno49.

  • 50 En este artículo encontramos varias alusiones a distintos temas que perfilarán su discurso crítico (...)

32De esta reflexión surge sin duda «Élite, femineidad y mestizaje en el Caribe: los cuentos de Marvel Moreno y Rosario Ferré» (1996)50. Este artículo realiza una lectura comparada de tipo temático e ideológico entre Algo tan feo en la vida de una señora bien de Marvel Moreno y Papeles de Pandora de la puertorriqueña Rosario Ferré. Gilard explora su pertenencia al mundo del Caribe a partir de sus similitudes universales, ambas escritoras tienen una aproximación distante de lo real maravilloso, coinciden en su rechazo a la mutilación y en su denuncia de los mecanismos de opresión de los débiles. Las dos autoras pertenecen a las élites de sus respectivas ciudades: Ponce y Barranquilla, y en ellas se observa una afinidad con la tradición de esas «viejas familias»; sin embargo eso no implica una indiferencia frente a la realidad social:

  • 51 J. Gilard, «Élite, femineidad y mestizaje en el Caribe. Los cuentos de Rosario Ferré y Marvel Moren (...)

[...] hay una presencia constante –pocas veces explícita− de la miseria y del mestizaje. Si es cierto que Rosario Ferré y Marvel Moreno hablan con más naturalidad del que fue su propio mundo social que del mundo plebeyo, también es cierto que no ignoran ni olvidan la existencia y realidad de las capas populares51.

  • 52 Jaques Gilard menciona una conversación que sostuvo con Rosario Ferré en San Juan de Puerto Rico en (...)

33Y aunque existen diferencias que le otorgan un carácter individual a cada obra, como los contextos políticos, o la formación intelectual de cada autora, Gilard afirma que hay una «identidad profunda» entre ambos libros que comparten un origen común y reflexiones similares52.

34En estos dos artículos observamos el interés de desligar a Marvel Moreno de las generaciones anteriores de escritoras costeñas y en cambio establecer lazos con una escritora contemporánea suya como Rosario Ferré. De esta manera la ubica en el espacio del Caribe, un mundo de relaciones transnacionales y de evidente diversidad cultural, mucho más acorde con las propuestas de su escritura.

  • 53 J. Gilard, «Oriana del cuento de Marvel Moreno al guión de Fina Torres» Hispanística XX, Bourgogne. (...)

35En el último artículo perteneciente a este proyecto comparatista, «Oriana. Del cuento de Marvel Moreno al guión de Fina Torres» (1997), Jacques Gilard estudia la relación intertextual entre la película Oriana de la cineasta Fina Torres y el relato «Oriane, tía Oriane» de Marvel Moreno. En la adaptación cinematográfica del relato Fina Torres realiza una lectura muy personal que «...restituye la historia de Marvel Moreno y aporta también la historia de Fina Torres»53. Gilard explora las interpretaciones del relato que la directora prefirió evitar y los elementos que añadió, su análisis se basa en el guión de la película y en la sinopsis de la historia que Fina Torres redactó cuando buscaba financiamiento para su proyecto fílmico como elementos de contrapunto.

  • 54 Por ejemplo en Oriana el personaje de Sergio no es el enamorado incestuoso fin de siècle, es el hij (...)
  • 55 De la colección El encuentro y otros relatos. Ver: Cuentos completos, nota 46.
  • 56 J. Gilard, «Oriana del cuento de Marvel Moreno al guión de Fina Torres», nota 53, p. 131.

36Los cambios introducidos le aportan a la historia un escenario distinto: Fina Torres suprime el elemento fantástico del relato, dándole un matiz de realismo feudal al situar los hechos en una hacienda tradicional e introduce el problema de raza y clase al modificar las características de algunos personajes.54 Algo que, como señala el crítico, más adelante inspirará de nuevo a Marvel Moreno para crear el ambiente y la historia de su relato posterior «Barlovento»55. Otro aspecto que destaca es cómo el personaje principal, Oriana para Torres y Oriane en el relato de Marvel Moreno, mantiene su esencia: «Pero Oriana es siempre la misma transgresora, definitivamente rencorosa hacia la memoria del padre y fiel a su pasión juvenil, y la pasión se transmite de la misma ambigua manera a la joven María...»56; lo que señala el interés tanto de la autora como de la cineasta de destacar a un personaje trasgresor y victorioso frente a la norma patriarcal.

37El crítico se encarga de esta manera de situar la obra en sus contextos e intertextos, generando una discusión importante; su trabajo sobre la película Oriana tuvo eco en las voces de otras críticas literarias como Montserrat Ordóñez y Betty Osorio, y aunque su artículo «Ser escritora en Colombia...» fue mal recibido por algunos sectores de la crítica de Barranquilla, esto generó un debate sobre la restringida condición de las escritoras dentro del mundo intelectual de la Colombia de la primera mitad del siglo XX y una mirada menos idealizada de las antecesoras de Marvel Moreno.

  • 57 Aunque en sus artículos comparatistas también hay un análisis del discurso, nuestro criterio de sel (...)

38El segundo interés de investigación de Jaques Gilard se encuentra en el estudio exclusivo de la obra y en su análisis discursivo. Identificamos dos artículos que se centran exclusivamente en estos temas57. El primero corresponde a su especial interés en el libro Algo tan feo en la vida de una señora bien. En «Patriarcado = mutilación. El primer libro de Marvel Moreno» (1996) Gilard interpreta el discurso de la primera colección de relatos de la autora, en un largo proceso de escritura que comenzó en 1969 y terminó en1977.

39Su ensayo elabora el tema de la mutilación desde dos puntos de vista, en principio a través de la negación y la frustración de la sexualidad femenina realizada por el poder patriarcal en los relatos «La muerte de la acacia», «Algo tan feo en la vida de una señora bien» y en «La noche feliz de Madame Yvonne». Estos relatos tienen en común el hecho de explorar temas como la privación del placer, la frialdad conyugal y la mutilación genital, además de haber sido escritos durante un mismo periodo entre finales de 1976 y 1977.

  • 58 Este relato es un caso especial con relación a esa clasificación temporal, Marvel Moreno lo comenzó (...)
  • 59 Una de las características principales de «Oriane, tía Oriane» se encuentra en sus posibilidades de (...)

40En la segunda parte del ensayo Gilard se ocupa del tema de la infancia y la educación mutiladas en los relatos escritos entre 1968 y principios de 1976: «El muñeco», «Autocrítica»58, «La sala del niño Jesús» y «Oriane, tía Oriane»59 en los que se explora el maltrato a los niños víctimas de figuras femeninas que ostentan el poder. Gilard usa estos ejemplos para argumentar que el feminismo en la obra de Marvel Moreno aflora solamente en los últimos relatos escritos y realiza además una observación importante con relación a este aspecto:

  • 60 Ibíd., p. 173.

La escritora venía de una familia en la que, desde hacía generaciones, reinaba el matriarcado (ver: «Ciruelas para Tomasa» y En diciembre llegaban las brisas). Al mismo tiempo, sabía o sentía que el mundo iba mal. Caía por su propio peso la condena al poder y, como identificaba primero el poder a figuras femeninas, Marvel Moreno muestra en sus relatos iniciales mujeres-verdugos, mujeres que son verdugos por simple estupidez, por egoísmo y nostalgia, o por una enajenación ideológica rabiosamente asumida60.

  • 61 Ibid.

41De esta manera afirma que el feminismo le da instrumentos para ordenar un discurso y enunciar las vejaciones y abusos del sistema patriarcal, pero que esto hace parte de un proyecto ideológico mucho más amplio, un alegato contra el poder que victimiza a los débiles que en este caso son mujeres y niños, de esta manera concluye diciendo: «Es la humanidad mutilada por el poder el centro de las ficciones de Marvel Moreno»61.

42Jacques Gilard estaba muy consciente de la necesidad de generar nuevas lecturas críticas y de abrir caminos de investigación sobre la obra de la autora y éste fue uno de los objetivos del Coloquio Internacional «La obra de Marvel Moreno: femineidad y creación en el espacio Caribe» de 1997. En su ponencia, que luego sería publicada en el volumen de actas bajo el título: «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», realiza un trabajo que facilita la comprensión del proceso de redacción de la obra y su ubicación temporal.

  • 62 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 181.

43En este detallado ensayo, se observa el interés del crítico de transmitir su propio conocimiento sobre la obra y al mismo tiempo una absoluta preocupación por dejar claves y seguir «...abriendo además perspectivas sobre los trabajos filológicos que deberían dedicarse en adelante a la obra de Marvel -al lado de análisis de todo tipo y especialmente de múltiples labores de crítica literaria, que todos le quedamos debiendo a la autora y a su obra»62. El artículo está lleno de claves para futuros análisis de genética textual y se ha convertido en una guía de trabajo para otros estudiosos de una obra que en general ha sufrido de grandes tribulaciones y mutilaciones editoriales. De forma visionaria Gilard se refirió a dos textos que años después serían objeto de mutilación y polémica: el epílogo de En diciembre llegaban las brisas y la novela El tiempo de las amazonas que a pesar de estar lista para entrar en prensa aún no ha sido publicada. En su comentario sobre la novela inédita Gilard reflexiona desde la perspectiva de quien fue testigo de todo un proceso de escritura y legitima la existencia de esta novela dentro del proyecto creativo de la escritora:

  • 63 Ibíd., p. 198.

No creo que Marvel le concediera a su segunda novela la misma importancia que a la primera, o era una importancia de otra índole. En diciembre... era la novela de la memoria y del pensamiento, una interpretación del mundo, el mensaje que Marvel quería dejar [...] La segunda novela iba a ser la de la vivencia parisina [...] Recuerdos, más que memoria; cosas que, de vivir ella lo suficiente, era preferible no dejar en el olvido, pero en las que no iba a jugarse la escritora como se había jugado en En diciembre... precisamente, en buena parte, porque ya existía En diciembre... y porque esos años que estaba viviendo con Jacques Fourrier y en los que escribía sus nuevos libros eran la «ñapa», el regalo que le hacía la vida. Iba a ser el libro de Marvel, más que el libro de Marvel Moreno63.

  • 64 Ver las siguientes monografías:
    Santos, María Isabel, «Edición y análisis de manuscritos de Marvel (...)

44Estos dos ensayos poseen una dimensión simbólica, en ambos el análisis reúne los elementos de discusión sobre la obra que el crítico y la autora sostuvieron, sustentándose el primero sobretodo en el texto y el segundo en la documentación de la historia literaria compartida. Después de estos trabajos, su discurso crítico dejaría de enfocarse únicamente en la obra, dando paso a otros intereses; sin embargo Gilard mantendría un vínculo con su análisis gracias a la investigación de sus estudiantes. Siendo profesor universitario tuvo a su cargo la dirección de varias tesis sobre la obra de Marvel Moreno, que incluyen estudios de genética textual sobre algunos textos recuperados, lecturas sociocríticas de sus relatos y un trabajo sobre la obra completa y la evolución de la escritura que incluye a la novela inédita64. En su labor como director siguió muy de cerca el desarrollo de sus alumnos, siempre convencido del aporte de la visión de una segunda generación de estudiosos que sin conocer a la persona, podían encontrar en sus textos dimensiones aún no exploradas.

45Durante esos años de efervescencia crítica posteriores a la muerte de la autora (1995-1996-1997), Jacques Gilard produjo los artículos que hemos mencionado como parte de las dos primeras áreas temáticas (artículos comparatistas y artículos sobre la obra). En esta época además desarrolló otra fase de su proyecto, lo que hemos denominado la cuestión biográfica. Esta coincidirá con varios elementos: el primero, el hallazgo de los diarios de Berta Abello, madre de Marvel Moreno, y de otros documentos escritos por la autora. El segundo, el creciente interés del investigador en el debate ideológico y el análisis cultural de la Colombia del siglo XX. Y tercero, su convicción profunda de que la investigación biográfica era el legado más importante que podía dejarle a las siguientes generaciones de estudiosos sobre la obra de Marvel Moreno como analista documental, vivencial y testimonial de los elementos que marcaron el desarrollo de su escritura.

  • 65 Jacques Gilard nos comentaba que este artículo era más un testimonio que un texto biográfico, sin e (...)

46La primera etapa de esta investigación biográfica se encuentra en el artículo « Las tres casas de Marvel Moreno» (1997), un artículo personal y lleno de anécdotas sobre Marvel Moreno, su obra y su amistad con Jacques Gilard. El texto gira en torno a las visitas que Gilard realizó a sus tres domicilios de París y a la experiencia conjunta de la gestación de la obra. Y aunque el autor lo veía más como un testimonio, no puede negarse su importancia biográfica. La necesidad de dejar plasmada esa historia en su forma real, obliga al crítico a revelar sus sentimientos de amistad, de admiración y de tristeza ante su desaparición65. Este será el primero de una serie temática de la que seguiría ocupándose en los años siguientes.

  • 66 J. Gilard, «La reine du carnaval. Barranquilla 1959», Caravelle; Toulouse. 1999, nº 73, p. 111. [El (...)

47Después vendrá «La reine du carnaval. Barranquilla 1959» (1999): en este ensayo, con el pretexto de contar un evento crucial en la vida social de Marvel Moreno en Barranquilla, Jacques Gilard realiza un análisis sociohistórico de la ciudad. Usando los diarios de Berta Abello y otros documentos de la época, el autor analiza el discurso demagógico de la fiesta de un «peuple allègre mais travailleur» y los intereses creados alrededor del llamado «Carnaval nacional» destinado a promover el turismo en la ciudad durante el primer año de frente nacional. Su trabajo le permite establecer también los efectos culturales del crecimiento urbano en unas fiestas en las cuales «...le filtre socio-racial barrait toujours la porte des clubs» y sin embargo «les danses costeñas supplantaient danses européennes et danses de l’intérieur»66. Marvel Moreno como joven reina del carnaval tuvo una posición de privilegio que la llevó, más adelante, a una reflexión que hace parte del discurso esencial de su obra:

  • 67 Ibíd., p. 118. [Para la reina de 19 años no debió haber sido fácil desmitificar el papel que el sis (...)

Il ne dut pas être facile à la reine de 19 ans de démystifier le rôle que lui faisait jouer le système. Le carnaval «national» avait permis à Marvel Moreno de percer à jour l’élite locale. Elle avait compris que le carnaval était une fête confisquée et dénaturée. Ayant vu fonctionner un pouvoir, elle niait la légitimité de tout pouvoir.67

  • 68 Aunque el artículo fue escrito en el año 2000, su publicación se realizó en 2007, ver: J. Gilard, « (...)
  • 69 J. Gilard, «Marvel Moreno ante París», tapuscrito, 2000, p. 3.

48Gilard no insiste en las conexiones de esta experiencia con relatos como «La noche feliz de Madame Yvonne» o con la novela En diciembre llegaban las brisas; su interés primordial se encuentra en trazar su itinerario de formación ideológica, un proyecto que continuará en su siguiente artículo «Marvel Moreno ante París»68 (2000) en el que comenta su relación con Francia, el pensamiento y la literatura francesa y con la ciudad en la que escribió su obra. Esto le permite explorar sus lecturas juveniles (Sartre, Pierre Loti, Francoise Sagan, Balzac y Simone de Beauvoir entre otros autores) y le da la oportunidad de discutir la influencia del pensamiento francés en la Colombia de los años 40 y 50. En este artículo Gilard no duda en sentar su posición frente a las élites intelectuales de la Colombia del interior en la que «...la difusión del pensamiento y la literatura existencialistas se veía severamente atajada por las barreras que contra las nuevas ideas y expresiones levantaba Arciniegas en el suplemento de El Tiempo y en la Revista de América»69.

  • 70 Ibíd., p. 5.

49El artículo destaca algunos aspectos como la visión que Marvel Moreno tenía del París de la «pobreza y clandestinidad» que distaba mucho de la idea de la ciudad luz o de la meca intelectual y artística. Explora además su proceso de decepción de la izquierda y su experiencia en la revista Libre que, según Gilard, más ue llevarla a un proceso de toma de conciencia de su identidad latinoamericana, produjo el efecto contrario y a pesar de esto: «...tampoco hay elementos que permitan hablar de afrancesamiento»70. El crítico insiste en mostrar la particularidad dialéctica de su pensamiento que él define como un «cosmopolitismo bilingüe»:

  • 71 Ibíd., p. 6.

La convivencia de ambos idiomas, el castellano y el francés, es algo importante en ella. Esa combinación entre un léxico español, de fuertes matices costeños, e imprevisibles infiltraciones de giros franceses en una sintaxis genuinamente castellano-caribeña, sustentaba su forma de hablar y nutrió cada página de su obra literaria [...] Paralelamente, en su reflexión sobre el sitio y el papel que al hombre le corresponden en el mundo, Marvel Moreno logró una extraña mezcla de instinto y cartesianismo, articulando el «dernier cri» de las ciencias humanas francesas con la superstición costeña71.

  • 72 Ibíd., p. 10.

50Esa dialéctica también se expresa en la distancia que la autora tomó de su ciudad natal a la que nunca regresó salvo a través de su obra. Gilard señala que aunque existía también una barrera que la autora había impuesto ante París, la escena inicial de su novela inédita (que tiene un poderoso elemento autobiográfico y se sitúa en la plaza Paul-Painlevé a un costado de la Sorbona) necesariamente demuestra su afinidad ideológica con el lugar en el que se hizo escritora: « La escena presenciada en la plaza Paul-Painlevé condensaba premonitoriamente un sueño en el que confluían virtudes por las que había de abogar la obra literaria: la capacidad de convivencia, la libertad de pensar, la libertad de amar»72.

  • 73 J. Gilard, «Mémoire familiale et culture créole dans un journal pas vraiment intime», Ponencia pres (...)
  • 74 Ponencia presentada en el coloquio «Escritura femenina y reivindicación de género en América Latina (...)
  • 75 J. Gilard, «Escrituras de Madre e hija : del diario de Berta Abello a los relatos de Marvel Moreno» (...)
  • 76 Ibid.

51En los dos últimos artículos que escribió, «Mémoire familiale et culture créole dans un journal pas vraiment intime»73 y «Escrituras de Madre e hija: del diario de Berta Abello a los relatos de Marvel Moreno»74, Gilard se centra en el estudio de los diarios que la madre de Marvel Moreno escribió sobre su hija entre 1939 y 1984. El «Diario de Marvel» y sus más de 10.000 páginas manuscritas le permite a Gilard profundizar en «...el conocimiento de la biografía de la escritora»75. Sin embargo, el verdadero enfoque crítico se encuentra en el hecho de que este diario: « ...suministra claves para la comprensión de la génesis y del contenido de la obra literaria»76, lo que vemos como el leitmotiv de su investigación.

52Jacques Gilard en su artículo del Coloquio de Toulouse se había encargado de detallar las etapas de redacción de la obra del proceso creativo de Marvel Moreno, sentando las bases para un estudio de genética textual. Los diarios escritos por Berta Abello le otorgan un elemento de contrapunto que le permite abordar otra perspectiva: la construcción ideológica de la obra. En ellos se encuentra una representación de los valores de ese entorno social del cual la autora huyó en su autoexilio parisino y que denunció en su propia obra.

53Para Gilard, las ideas conservadoras y ultracatólicas de la madre, su postura criolla y aristocrática que negaba la legitimidad de una nación mestiza, sus ideas sobre el comportamiento «digno» de una señorita de sociedad (incluidas sus críticas a su propia hija y en algunos casos la negación de sus momentos claves de ruptura con las convenciones) y la convicción de ser poseedora de la verdad moral, se subvierten en la obra de la hija, de esta manera el discurso de la madre se cancela gracias al discurso de la hija:

  • 77 J. Gilard, «Mémoire familiale et culture créole dans un journal pas vraiment intime», nota 73, p. 1 (...)

Sa fille allait franchir le pas de la métaphore, introniser l’imaginaire, entériner le changement au nom de la liberté de l’être humain – annulant une écriture par une autre écriture. Ses récits de fiction répondent aujourd’hui, définitivement, à cet étouffant journal, par elle subi jour après jour, tout au long de son itinéraire de formation.77

  • 78 J. Gilard, «En diciembre llegaban las brisas», nota 1, y «Encuentro de escritoras colombianas. Ella (...)

54La dialéctica madre-hija en la escritura se observa como una especie de lex talionis exegética y un importante elemento de exploración futura. Sabemos que Jacques Gilard planeaba continuar su investigación biográfica usando los diarios de la madre de Marvel Moreno, a pesar de esto durante sus últimos años de vida se dedicó a la restauración de sus textos y fue un interlocutor constante, mentor, guía y apoyo en nuestra investigación doctoral. En sus últimas reseñas se observa la gran frustración que fue para él ser testigo de la mutilación del epílogo de En diciembre llegaban las brisas, y advertir cómo la figura de la autora se usaba para crear homenajes improvisados que en pocos casos aportaban al debate crítico que correspondía al estudio de esta obra.78

«La obra en proceso y el proceso de la obra»

55Hemos llevado a cabo un recorrido que incluye una decena de artículos, y otros tantos documentos. Jacques Gilard fue un crítico prolífico, durante sus 36 años de carrera académica (1971-2008) publicó algo más de tres artículos anualmente, además de prólogos, traducciones, reseñas y entrevistas. Su trabajo con la obra de Marvel Moreno ocupó mucho más tiempo y energía que lo que este ensayo alcanza a plasmar, su contacto con la autora hizo que su misión trascendiera el quehacer académico. Comprendió que su mejor contribución estaba en expresar la visión interna y la percepción intelectual que tenía tanto de la obra en proceso (génesis) como del proceso de la obra (difusión y crítica) como él mismo señala:

  • 79 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 199.

Ahora que ya no está Marvel, cuando aún hay que luchar porque se publique lo inédito y porque vuelva a circular lo ya editado, también es tiempo de iniciar otra etapa. Me sentí comprometido con su obra en proceso, aún lo estoy, y también trato de asumir ahora el nuevo reto: un compromiso con el proceso de la obra, ese proceso que tuve el inmerecido privilegio de seguir desde tan cerca a lo largo de casi veinte años. También en ese aspecto −un aspecto muy académico, lo concedo− seguirá operando, como hace más de veinte años esa luminosa y definitiva admiración nacida al descubrir el manuscrito de «La Sala del Niño Jesús».79

56Por eso intentó dejar un ideario para los futuros investigadores; en su discurso podemos identificar cuatro líneas (no necesariamente paralelas) de reflexión: la obra, la persona de la autora, el futuro y la experiencia conjunta.

57En su trabajo sobre la obra se observa el interés en suministrar claves para explicar el contenido y el hilo conductor de sus historias, además intenta transmitir su propio conocimiento sobre la génesis temática de la obra. Entre los principales aspectos temáticos que menciona se destacan: la mutilación, la libertad de amar, la libertad de ser, la denuncia de la opresión de los débiles, la afinidad con la tradición señorial de las grandes familias, la expresión de los conflictos de una sociedad mestiza, la dimensión ensayística de su escritura y la existencia de personajes femeninos que resultan victoriosos frente a la trasgresión de la norma patriarcal.

58El análisis temático y su trabajo biográfico (incluido su trabajo documental con los diarios de Berta Abello, los textos recuperados de la autora y su propio conocimiento de la persona) lo llevan necesariamente a una exploración de la ideología que la autora expresa en su obra. Entre sus principales influencias menciona el marxismo, el psicoanálisis, el feminismo, la cultura popular costeña, la celebración de los valores culturales del mestizaje, la ética señorial y el cosmopolitismo.

59Con relación a la persona de la escritora, una de las claras inclinaciones de Jacques Gilard se encuentra en desligarla de las generaciones anteriores de escritoras costeñas y, al contrario, establece lazos con escritoras del Caribe, un mundo de relaciones transnacionales y de evidente diversidad, lejano de la polaridad «interior vs. costa» que existe en Colombia. De hecho subraya su ruptura ideológica con el país, tanto con el medio opresor y patriarcal como con su ambiente literario. Y aunque sí vincula a Marvel con la tradición de escritura que representan García Márquez o Cepeda Samudio, nunca duda en señalar que busca otra vía muy distinta de expresión.

60Gilard insiste en mostrar el carácter complejo de la autora quien no cabe en los moldes preestablecidos. Los años pasados en Francia (aunque no la convierten en una afrancesada), la alejan de Barranquilla. En sus ideas pueden convivir perfectamente las lógicas cartesianas de la tradición humanista junto a las ciencias ocultas y ritos populares de la magia; asume posiciones feministas en su escritura, pero se declara écrivain (sin género en francés). Estas ambivalencias hacen que la comprensión y el estudio de la obra sean una labor delicada para la que Jacques Gilard intentó preparar a la crítica futura. En sus artículos se observa un interés constante en dejar claves para continuar la investigación y en señalar elementos que aún quedan por estudiar. También expresó su preocupación por el porvenir de la obra y la necesidad de que ésta se reencontrara con los lectores, lo que incluye la reedición de lo ya publicado y la publicación y el estudio de la obra inédita. A pesar de todos los esfuerzos de Jacques Gilard y de Fabio Rodríguez Amaya ese reencuentro aún está en entredicho.

  • 80 Ver la introducción del primer volumen colectivo de crítica sobre escritura femenina ¿Y las mujeres (...)

61Con respecto a la experiencia conjunta, o lo que en este ensayo hemos llamado la aventura literaria, se destacan varios aspectos: el primero, los distintos roles que Gilard asumió en su compromiso con la obra y el segundo, la importancia que tanto para la autora como para el crítico tuvo su colaboración. Su encuentro con Marvel Moreno dio un importante giro a su carrera académica pues lo llevó a ampliar su investigación hacia la literatura femenina, una labor que ha sido reconocida por la crítica colombiana, siendo Gilard uno de los primeros en ocuparse de forma académica del estudio de la narrativa femenina durante los años 8080.

62Entre las muchas actividades que Gilard desarrolló con relación a la obra, vale la pena destacar la de filólogo: por solicitud de la autora corrigió las expresiones en francés que ella incluía en sus relatos, más adelante se encargó de señalar los galicismos en su escritura y finalmente se dedicó, junto a Fabio Rodríguez Amaya, al proceso de restauración filológica de los manuscritos. También fue un lector que animó a Marvel a continuar con su misión y además fue heraldo, traductor, depositario, salvaguarda y crítico de la obra:

  • 81 J. Gilard. «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 14.

Con el pasar de los años, estoy cada vez menos seguro de haber sido para Marvel la mirada crítica que ella necesitaba, pero no importa tanto, pues también estoy más convencido de que –aunque ella pensara lo contrario− la escritora sabía muy bien lo que iba haciendo, y sólo fui, con esa admiración que se renovaba en la lectura de cada cuento que me llegaba, la voz de aliento y el estímulo que le hacían falta no sólo para seguir adelante, sino para cuajar en tan poco tiempo el mundo que llevaba adentro.81

63En su discurso encontramos un enfoque ecléctico que tiene una afinidad con la crítica marxista pero que también incluye elementos de estudios culturales y de la teoría poscolonial. Observamos además un afán de demostrar cómo la complejidad de la persona tuvo un efecto directo en la obra. Gilard coincide con Marvel Moreno en la necesidad de evitar clasificaciones estereotipadas y lecturas localistas, su esfuerzo en los últimos años se centró en comprender la pluralidad de sus influencias y la particularidad de su expresión, y en generar caminos de lectura, manteniendo como punto focal la creación de la obra literaria.

64El encuentro fue vital, Marvel Moreno encontró la mirada que comprendía su motivación artística y la diversidad de su contexto cultural e ideológico, y Jacques Gilard fue un testigo privilegiado de la génesis de su obra. La componente vivencial añade un elemento de compromiso personal al vínculo entre el crítico y la escritora. Sea ésta la crónica de la relación entre la escritura y la vida, una relación que sólo entienden quienes le entregan las entrañas a la literatura.

Haut de page

Notes

1 [Aquellos que conocieron a Marvel Moreno sabían que el principal tormento de sus últimos años de vida, era aquella frustración generada por la mala distribución de su obra especialmente en su país natal, con el que rompió relaciones pero que nunca dejó de importarle.] en J. Gilard, «En diciembre llegaban las brisas», Caravelle, Toulouse, 2005, nº 85, p. 283.

2 Entre ellos el pintor y profesor universitario Fabio Rodríguez Amaya, la crítica literaria Helena Araújo, la socióloga Elizabeth Burgos, la cineasta Fina Torres, el periodista barranquillero Germán Vargas y la crítica y poeta Montserrat Ordóñez Vilá.

3 Jacques Gilard se refirió a su colaboración literaria con Marvel Moreno utilizando estos términos en la ponencia que presentó en el coloquio de Toulouse. Ver: J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno : elementos para una cronología», en : La obra de Marvel Moreno. Actas del coloquio internacional de Toulouse : 3-5 de abril de 1997. Ed. de Jacques Gilard y Fabio Rodríguez Amaya. Viareggio : Mauro Baroni Editore, 1997, p. 188. De ahora en adelante nos referiremos a este volumen de Actas del Coloquio de Toulouse usando la abreviación Coloquio. Con el fin de simplificar las citas y no repetir elementos de identificación bibliográfica, al referirnos a un documento anteriormente citado, usaremos el número de la primera nota de pie de página que contiene la información de ese documento, ej.: J. Gilard, Coloquio, nota 3, p. 188.

4 En su viaje visitó Barranquilla, Cartagena y Bogotá y realizó una extensa investigación documental en la que involucró prensa, literatura e ideología.

5 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», Huellas, Barranquilla, 1997, nº 47-48, p. 12. Este artículo fue escrito dos años después de la muerte de la autora y es un sentido testimonio de la relación de amistad y de la colaboración literaria que los unió durante 20 años.

6 Marvel Moreno había llegado a esta ciudad en septiembre de 1969, sin embargo entre 1970 y 1971 pasó un poco más de un año en Deyá, Mallorca.

7 Ver J. Gilard y F. Rodríguez Amaya, «Notas para una biografía», en : Coloquio , nota 3. p. 255-258.

8 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 13.

9 J. Gilard, «Quelques mots pour Marvel Moreno et un regard sur ses manuscrits», Caravelle, Toulouse, 1995, n° 65, p. 221.

10 Cuyo título cambió a «Sortilegios» después de ser publicado.

11 Marvel Moreno murió un lunes el día de Pentecostés, fiesta religiosa en Francia, el 5 de junio de 1995. Las Prensas Universitarias de la Universidad de Toulouse-Le Mirail publicaron la revista un par de semanas después. Ver: J. Gilard, «Quelques mots pour Marvel Moreno et un regard sur ses manuscrits.», nota 9, p. 221.

12 Hay que anotar que ésta era una de las secciones favoritas de Jacques Gilard, quien siempre tuvo una gran afinidad con la investigación documental y que durante sus años en Caravelle realizó una importante labor de rescate de textos olvidados.

13 [Todos los que conocieron a Marvel sabían que la obra era lo esencial para ella, que esta obra subsistirá y terminará por encontrar a sus lectores. Es por esto que más que escribir un in memoriam, prefiero que esta despedida de Caravelle a Marvel Moreno tome la forma de un «texto recuperado».] En: J. Gilard, «Quelques mots pour Marvel Moreno et un regard sur ses manuscrits», nota 9, p. 221.

14 En 1994 Juan Gustavo Cobo Borda publicó en una nota titulada «La costa colombiana con ojos de mujer: Marvel Moreno» en la revista Quimera de Barcelona, en donde no habló directamente de la novela, pero sí la incluyó en la lista de obras de la autora publicada al final. Ver: Quimera, nº 123, 1994, p. 40-41.

15 [Unas semanas antes de su muerte, Marvel Moreno terminó la segunda versión de la novela, El tiempo de las amazonas. La primera versión, Marvel la había terminado durante el invierno de 1993-1994; y en mi último encuentro con ella, en marzo de 1994 nos dedicamos a la relectura de algunos pasajes.] En: J. Gilard, «Quelques mots pour Marvel Moreno et un regard sur ses manuscrits», nota 9, p. 221.

16 Con relación a la participación de Marvel Moreno en el proyecto de Libre ver: «La revista Libre, el caso Padilla y el cuento « Autocrítica » de Marvel Moreno: un deslizamiento de sentido», Textures. Les séminaires du REAL. Parentés Culturelles et Transgression, Lyon, nº 13, 2005, p. 219-245.

17 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 13-14.

18 La publicación de Algo tan feo en la vida de una señora bien no se realizó sino hasta finales de 1981, aunque la editorial le puso fecha de 1980. Ver: J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 186.

19 Ver: J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 184-186. Gilard explica que Plinio Mendoza le solicitó el texto en una carta fechada el 12 de septiembre de 1977. Así mismo señala que redactó esa nota el 17 de septiembre de 1977, retomándola en 1980 para una revisión ante la inminente publicación de la obra.

20 Escribió también sobre Rosario Ferré, Nancy Morejón y Nilita Vientos Gastón.

21 Este es sin duda tema de discusión de otro ensayo, pero vale la pena mencionar que si bien durante los 60s y 70s, se establece una tradición narrativa femenina en el país, estas obras no fueron objeto de estudios críticos sino hasta finales de los años 80.

22 J. Gilard, «Los relatos de Marvel Moreno», en: Moreno, Marvel. Algo tan feo en la vida de una señora bien. Bogota : Editorial Pluma, 1980, p. II.

23 Ibíd., VI.

24 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 186.

25 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 15.

26 Había dos circunstancias que a Marvel Moreno le causaban una extrema aprensión, la primera el temor de que la enfermedad no le permitiese terminar su proyecto y la segunda, el hecho de que vivía en el piso diecisiete de un alto edificio en la rue Croulebarbe y se había enterado de que los bomberos de París solamente tenían capacidad de alcance hasta el piso quince.

27 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 189.

28 Ibíd., 190.

29 Ver: J. Gilard, «Algo tan feo en la vida de una señora bien: Entrevista con Marvel Moreno», Magazín Dominical de El Espectador, Bogotá, 8 de noviembre de 1981, p. 4-5.

30 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 186.

31 Vale la pena mencionar que Marvel Moreno, como parte del proyecto de la revista Libre (1971), había conocido en París a los más importantes escritores latinoamericanos del boom. De hecho publicó en el Papel literario de El Nacional de Caracas una serie de tres entrevistas con Julio Cortázar, Carlos Fuentes y Severo Sarduy realizadas en esa misma época.

32 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 16.

33 Ibíd., p.17.

34 Ibíd., p.17.

35 Jacques Gilard habla de este proceso en el artículo «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 185.

36 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 14.

37 Marvel se había separado de Plinio Mendoza a finales de los 70 y se había casado con Jacques Fourrier.

38 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 191.

39 Ibíd., p. 192.

40 J. Gilard, «Novela de Marvel Moreno. La historia de Lina Insignares», Magazín Dominical de El Espectador, Bogotá, 2 de agosto de 1987, p. 5.

41 En la segunda parte de la reseña se concentra en el análisis literario de la obra, otorgando importantes claves.

42 J. Gilard, «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 19.

43 Ver: J. Gilard, ed. «Homenaje a Marvel Moreno», Caravelle, Toulouse, 1996, nº 66, p. 121-148.

44 «Introducción», p. 9-18, «Notas para una biografía», p. 255-258 y «Para una bibliografía», p. 259-264. Ver: el volumen de actas del Coloquio de Toulouse cuya referencia bibliográfica se encuentra en la nota 3.

45 Para esta edición escriben conjuntamente: «Breve biografia», p. 274-282 y «Per una bibliografia di e su Marvel Moreno», p. 283-297. Ver: Qualcosa di brutto nella vita di una signora perbene. Traducción de Monica Molteni y Anna Roberto. Edición de Fabio Rodríguez Amaya, Milán: Jaca Book, 1997. 302 p. Colección Mondi Letterarilberoamerica.

46 La edición estuvo al cuidado de los dos profesores y en ella firmaron los siguientes textos: «Criterios de esta edición», p. 431- 442 y los textos de la contratapa y de la contracarátula. Ver: Cuentos completos, Edición de Jacques Gilard y Fabio Rodríguez Amaya, Bogotá: Editorial Norma, 2001. 440 p. Colección La otra orilla.

47 Para tener una idea de las tribulaciones de esta aventura conjunta referirse a los documentos mencionados en las notas 44, 45 y 46, a la reseña de la reedición de En diciembre llegaban las brisas mencionada en la nota 1 y consultar el ensayo que no fue publicado: «Introducción para En diciembre llegaban las brisas» en el sitio web http://www.marvelmoreno.net/site/documents/essays_articles/JG_FRA.pdf

48 J.Gilard, «Texte de presentation du Colloque International L’oeuvre de Marvel Moreno» p. 1. [Burguesa en ruptura de clase, reina de belleza que escribía en secreto, caribeña en un país predominantemente andino, proveniente de la costa atlántica e impregnada de su cultura pero sin querer dejarse reducir a una visión regional, colombiana que vivía en París, escritora que no deseaba ser catalogada como feminista, contemporánea del «boom», pero en búsqueda de otros caminos de escritura, inclinada hacia las creencias populares y al mismo tiempo distanciada de las recetas del «realismo mágico», Marvel Moreno no entra fácilmente en los moldes establecidos. Se trata por lo tanto de situarla en la cultura y en la literatura del mundo Caribe, en la literatura femenina de su país y de su continente, en las corrientes de sensibilidad de América Latina y del mundo contemporáneo de los últimos treinta años.] El autor nos entregó personalmente una copia de este documento.

49 J. Gilard, «Ser escritora en Colombia: cuatro casos en la Costa Atlántica», en: Femmes des Amériques. Edición de Claire Pailler, Toulouse, Université de Toulouse-Le Mirail, 1982, p. 225.

50 En este artículo encontramos varias alusiones a distintos temas que perfilarán su discurso crítico posterior. Entre ellas la comparación con Rosario Ferré, la importancia del tema de la mutilación y la ruptura ideológica con el medio colombiano.

51 J. Gilard, «Élite, femineidad y mestizaje en el Caribe. Los cuentos de Rosario Ferré y Marvel Moreno», La casa Grande, México, 1997, vol. 2 nº 4-5, p. 15.

52 Jaques Gilard menciona una conversación que sostuvo con Rosario Ferré en San Juan de Puerto Rico en 1977, en la que identificó tal complicidad literaria: «“Es tu hermana”, recuerdo que le dije entonces...», p. 16.

53 J. Gilard, «Oriana del cuento de Marvel Moreno al guión de Fina Torres» Hispanística XX, Bourgogne. 1996, nº 14, p. 123 –136.

54 Por ejemplo en Oriana el personaje de Sergio no es el enamorado incestuoso fin de siècle, es el hijo natural del padre de Oriana y una mulata. En la película el padre sorprende a Oriana y a Sergio en su encuentro amoroso (que implica una trasgresión sexual y racial) y lo asesina, algo muy distinto del relato de Marvel Moreno en donde no hay certezas y todo se insinúa.

55 De la colección El encuentro y otros relatos. Ver: Cuentos completos, nota 46.

56 J. Gilard, «Oriana del cuento de Marvel Moreno al guión de Fina Torres», nota 53, p. 131.

57 Aunque en sus artículos comparatistas también hay un análisis del discurso, nuestro criterio de selección en este caso implica un trabajo exclusivo con la obra sin tejer lazos intertextuales como observamos en el primer grupo de artículos.

58 Este relato es un caso especial con relación a esa clasificación temporal, Marvel Moreno lo comenzó a escribir en junio de 1970 y durante años estuvo trabajando en él, dándolo por terminado en agosto de 1977. A pesar de esto, por su temática, Jacques Gilard lo considera uno de los relatos tempranos.

59 Una de las características principales de «Oriane, tía Oriane» se encuentra en sus posibilidades de interpretación. En este caso se puede realizar una lectura en la cual la niñez del personaje de María es mutilada por la manipulación de Oriane. Ver: J. Gilard, «Patriarcado=mutilación. El primer libro de Marvel Moreno», en: Mujer, creación y problemas de identidad en América Latina. Edición de Roland Forgues, Mérida: Universidad de los Andes, 1996, p. 172.

60 Ibíd., p. 173.

61 Ibid.

62 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 181.

63 Ibíd., p. 198.

64 Ver las siguientes monografías:
Santos, María Isabel, «Edición y análisis de manuscritos de Marvel Moreno : una novela inconclusa», Mémoire de maîtrise de Espagnol sous la direction de M. Jacques Gilard, Université de Toulouse II- Le Mirail, 2001. 89 p.
Ortega, Mercedes, «Oriana, tía Oriana: L’entrée de Marvel Moreno au champ de la production culturelle», Mémoire de Master 2 Recherche dirigée par Mme. Michele Soriano, co-dirigée par M. Jacques Gilard, IPEALT, Université de Toulouse II-Le Mirail, 2006. 173 p.
Abdala-Mesa, Yohainna, «La création en devenir. Marvel Moreno : écriture, mémoire, temps», Mémoire de D.E.A. : Études sur l’Amérique Latine sous la direction de M. Jacques Gilard, Université de Toulouse - Le Mirail, Toulouse, 2003. 189 p.
———. «La création en devenir. Marvel Moreno : écriture, mémoire, temps», Thèse de Doctorat en Études sur l’Amérique latine sous la direction de M. Jacques Gilard, École Doctorale Lettres, Langues, Cultures (L.L.C.), Université de Toulouse-Le Mirail : Toulouse, 2007. 780 p.

65 Jacques Gilard nos comentaba que este artículo era más un testimonio que un texto biográfico, sin embargo olvidaba su papel dentro de la biografía de la autora. Hemos usado este artículo como base de la primera parte de este artículo.

66 J. Gilard, «La reine du carnaval. Barranquilla 1959», Caravelle; Toulouse. 1999, nº 73, p. 111. [El filtro socio-racial mantenía cerradas las puertas de los clubs sociales], [Los bailes costeños reemplazaban a los bailes europeos y a los del interior].

67 Ibíd., p. 118. [Para la reina de 19 años no debió haber sido fácil desmitificar el papel que el sistema la obligaba a desempeñar. El carnaval nacional le permitió a Marvel Moreno desenmascarar a la élite local. Entendió que era una fiesta amañada y desvirtuada. Habiendo visto funcionar el poder, negaba la legitimidad de toda forma de poder]

68 Aunque el artículo fue escrito en el año 2000, su publicación se realizó en 2007, ver: J. Gilard, «Marvel Moreno ante París», Vericuetos, París, marzo de 2007, nº XXI, p. 88-106. Contamos con una copia tapuscrita que Jacques Gilard tuvo la gentileza de entregarnos, la copia consta de 10 páginas a espacio sencillo. Se cita a partir de este documento.

69 J. Gilard, «Marvel Moreno ante París», tapuscrito, 2000, p. 3.

70 Ibíd., p. 5.

71 Ibíd., p. 6.

72 Ibíd., p. 10.

73 J. Gilard, «Mémoire familiale et culture créole dans un journal pas vraiment intime», Ponencia presentada en el Coloquio de CRICCAL, Université de Paris III, octubre de 2002, 10 p. Jacques Gilard nos entregó una copia tapuscrita de este documento en 2003.

74 Ponencia presentada en el coloquio «Escritura femenina y reivindicación de género en América Latina» en la Universidad de Pau en 2003 y publicada en 2004 en el volumen de actas, ver: J. Gilard, «Escrituras de Madre e hija : del diario de Berta Abello a los relatos de Marvel Moreno», en: Escritura femenina y reivindicación de género en América Latina. Edición de Roland Forgues y Jean-Marie Flores, París: Thèles, 2004, p. 291 – 302.

75 J. Gilard, «Escrituras de Madre e hija : del diario de Berta Abello a los relatos de Marvel Moreno», nota 74, p. 291.

76 Ibid.

77 J. Gilard, «Mémoire familiale et culture créole dans un journal pas vraiment intime», nota 73, p. 10. [Su hija se hizo dueña de la metáfora, exaltó lo imaginario, ratificó el cambio en nombre de la libertad del ser humano – anulando una escritura por otra escritura. Sus relatos responden hoy, definitivamente, a ese diario asfixiante que tuvo que soportar día tras día, a lo largo de su itinerario de formación.]

78 J. Gilard, «En diciembre llegaban las brisas», nota 1, y «Encuentro de escritoras colombianas. Ellas cuentan. Homenaje a Marvel Moreno», Caravelle, Toulouse, 2006, nº 86, 230-232.

79 J. Gilard, «La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronología», en: Coloquio, nota 3, p. 199.

80 Ver la introducción del primer volumen colectivo de crítica sobre escritura femenina ¿Y las mujeres qué? Ensayos sobre literatura colombiana editado por María Mercedes Jaramillo, Ángela Inés Robledo y Flor Rodríguez, Medellín: Universidad de Antioquia, 1991. 504 p.

81 J. Gilard. «Las tres casas de Marvel Moreno», nota 4, p. 14.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Yohainna Abdala-Mesa, « Ideario de un encuentro vital: Jacques Gilard y Marvel Moreno »Caravelle, 93 | 2009, 87-113.

Référence électronique

Yohainna Abdala-Mesa, « Ideario de un encuentro vital: Jacques Gilard y Marvel Moreno »Caravelle [En ligne], 93 | 2009, mis en ligne le 01 avril 2021, consulté le 18 octobre 2021. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/9508 ; DOI : https://doi.org/10.4000/caravelle.9508

Haut de page

Auteur

Yohainna Abdala-Mesa

Universidad de Colorado

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search