Navigation – Plan du site

AccueilNuméros93PortraitsJacques Gilard

Portraits

Jacques Gilard

Nancy Morejón
p. 229-230

Dédicace

a su hija Céline Gilard

Texte intégral

1La muerte de Jacques Gilard me pareció siempre una mentira lo cual no sería nada grave si tenemos en cuenta que la ficción se alimenta de la mentira y la ficción, en nuestro tiempo desnortado y cruel, integra gran parte de la vida cotidiana y de eso que todavía hoy reconocemos como literatura. Alguien, de golpe, me lo dijo en París en enero de 2009. Sentí un escozor y algo muy extraño pues nuestras vidas marcharon de forma paralela como advierte una hermosa canción cubana de Orlando de la Rosa.

  • 1 Mucho tiempo después la revista Caravelle −que llegaría a dirigir posteriormente− publicó ese ensay (...)

2No espero hacer aquí una suma de nuestros primeros encuentros durante el segundo lustro de los años sesenta en La Habana. Fueron fugaces pero intensos a lo largo de los cuales trabamos una amistad y un intercambio que se mantuvieron con cierta intermitencia durante décadas. Pero no nos vimos tanto, ni hablamos tanto. No nos hizo falta. En una cita que acordamos por teléfono, Gilard se personó en mi casa de Peñalver 51 para hacerme una entrevista pues tenía la intención de escribir un estudio acerca de la línea de la poesía cubana que representábamos ya por entonces Miguel Barnet y yo.1

3Alto, rubio, de ojos azules, corpulento y vivaz, Gilard se ganó nuestra confianza pues fue uno de los primeros hispanistas en centrar su atención en la literatura del Caribe hispano cuyo cuerpo literario, a su juicio, integraba sin duda alguna el de Hispanoamérica. Me siento en el deber de fijar ahora mismo una característica de la obra de Gilard como crítico literario, traductor y editor. Formado en las más puras tradiciones del hispanismo y de la filología de la segunda mitad del siglo XX, fue un alarbardero, un noble explorador de las expresiones literarias latinoamericanas. Esa formación no lo convirtió en un receptor pasivo, por ejemplo, del canon que alimentó y difundió un nombre como el de Harold Bloom. Gilard, por el contrario, buscó su razón de ser intelectual forjando puentes entre la cultura occidental y las restantes culturas de lo que Frantz Fanon llamó Tercer Mundo; con un marcado acento sobre estas últimas. Asimismo, Gilard conocía al dedillo los más sutiles secretos de la técnica de la investigación aplicando siempre un manejo de las fuentes bibliográficas muy rigurosas. En esta era que vivimos, el exceso de información confunde a las jóvenes generaciones en el sentido de que no se concentran en los patrones erigidos por las obras clásicas o aquellas verdaderamente emblemáticas de cada género.

4Gilard fue un descubridor innato bastante preparado ante la parafernalia colonial que perdura en nuestros días para juzgar obras noveles que luego se convierten en consulta obligada. Aún antes de que Gabriel García Márquez recibiera el Premio Nobel de Literatura en Estocolmo, en diciembre de 1982, ya había escuchado en boca de Gilard nombres como Álvaro Samudio o Álvaro Mutis. Era un adelantado y esa misma condición suya sedimentó el grueso de su producción.

5Descreído de las diferencias generacionales y de las de estilo, Gilard, cuando se hace cargo de la revista Caravelle, instala un gusto y un punto de vista de nuestras letras que desatiende al mercado para dar a conocer genuinos valores capaces de poner en la órbita de las esferas editoriales caracteres inigualables, permanentes. De ahí el complemento de su trabajo a través de su condición de editor inefable, de traductor profundo, peculiar, pues ya la selección de los autores que traducía iba más allá de ciertos conceptos de una hispanidad que vio en la literatura hispanoamericana como una cola de león. Era un ser humano que se entregaba de todo corazón en sus filiaciones, elecciones y creencias. Fue un cosmopolita, un selvático. Un investigador, un hombre del futuro. Gilard creyó en la originalidad de sus apuestas americanas y por ellas combatió como un guerrillero de Los Andes.

6La Habana, 20 de septiembre, 2009

Haut de page

Notes

1 Mucho tiempo después la revista Caravelle −que llegaría a dirigir posteriormente− publicó ese ensayo y algunos poemas de autores cubanos

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Nancy Morejón, « Jacques Gilard »Caravelle, 93 | 2009, 229-230.

Référence électronique

Nancy Morejón, « Jacques Gilard »Caravelle [En ligne], 93 | 2009, mis en ligne le 01 avril 2021, consulté le 18 octobre 2021. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/9665 ; DOI : https://doi.org/10.4000/caravelle.9665

Haut de page

Auteur

Nancy Morejón

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search