Navigation – Plan du site
La Bolivie contemporaine et ses représentations

El hombre del nuevo mundo

Indígenas de las tierras bajas bolivianas en la mirada de Alcide d’Orbigny
Ana María Lema Garrett
p. 67-83

Résumés

Les premières images sur les populations indigènes des basses terres boliviennes au XIXe siècle n’ont pas été des photographies : ce furent les gravures de l’explorateur français Alcide d’Orbigny. Cet article, après avoir évoqué le contexte de la production de ces illustrations, essaie d’explorer les connaissances de l’époque quant à ces populations indigènes.

Haut de page

Texte intégral

1Actualmente, la Constitución Política del Estado Plurinacional Boliviano reconoce 36 lenguas indígenas en el país correspondientes a 36 naciones indígenas, aparentemente en vigencia (art. 5). El «redescubrimiento» de los pueblos indígenas de las tierras bajas bolivianas puede ser fácilmente fechado: data de la Marcha por el Territorio y la Dignidad, realizada entre agosto y septiembre de 1990, que partió desde el departamento del Beni hasta la sede de gobierno, La Paz. A partir de entonces, el Estado boliviano empezó a prestar atención a las demandas territoriales y educativas de los pueblos indígenas organizados y creó, más tarde, instancias públicas para trabajar en esta línea. Así, estos pueblos - que nunca dejaron de existir - adquirieron una nueva visibilidad tanto desde las políticas públicas diseñadas para atenderlos como desde los medios de comunicación que pronto empezaron a difundir reportajes o presentar noticias sobre ellos.

2Pero ¿qué ocurría en el siglo XIX, en la Bolivia republicana? ¿Qué se sabía acerca de las poblaciones indígenas de tierras bajas, de las regiones ubicadas «al este de los Andes», cuando apenas se conocía la totalidad del territorio? Los niveles de conocimiento sobre los mismos eran muy variables y en realidad, solo las personas que tenían algún tipo de interacción directa con los indígenas podían hablar de ellos, describirlos y/o emitir una opinión al respecto; para el resto de la población, éstos no existían, no eran tangibles, sobre todo en el caso de las «tribus salvajes».

  • 1 Una primera versión fue presentada en el marco del evento Tierras Bajas. Jornadas de Antropología, (...)
  • 2 A. D’Orbigny, Viaje a la América Meridional. Brasil, República de Uruguay, República Argentina, La (...)

3Antes de la aparición de la fotografía, la pintura y los grabados fueron los únicos medios de retratar a los bolivianos. Pero, a pocos años de la Independencia de Bolivia, ¿cuáles eran las fuentes iconográficas que proporcionaban información sobre la población? Este artículo1 se propone iniciar una respuesta al respecto a través de la aproximación a una fuente documental que ofrece información iconográfica sobre poblaciones indígenas de tierras bajas. Nos referimos a algunas de las ilustraciones que acompañan el texto del Viaje a la América Meridional, del naturalista francés Alcide d’Orbigny2. Estas fueron realizadas a partir del recorrido que hizo en Bolivia de 1830 a 1832.

El contexto artístico

  • 3 Pocos estudios históricos en Bolivia han tomado las imágenes como documentos. Recientemente, M.T. A (...)
  • 4 T. Gisbert y J. Mesa «Pervivencia del estilo virreinal en la pintura boliviana del siglo XIX», Labo (...)

4La producción iconográfica del siglo XIX boliviana y sobre Bolivia es todavía poco conocida3. Algunos autores parten de la premisa que ésta es menor en calidad y en cantidad en comparación con la del pasado colonial. De acuerdo a Gisbert y Mesa4, la pintura boliviana del siglo XIX estaba aún muy influenciada por el siglo anterior, tanto en materia estilística como por las temáticas abordadas. Sin embargo, la pintura religiosa fue decayendo, en los ámbitos urbanos, y cedió espacios a la pintura secular: los retratos de personalidades políticas y/o militares fueron sucediendo a los cuadros religiosos, por lo menos en las capitales de los departamentos mientras que la religiosidad popular pervivió con otro tipo de expresiones.

  • 5 P. Querejazu, El dibujo en Bolivia. Dibujos 1900-1950. Selecciones de la colección Romero Pinto y o (...)
  • 6 El artista fue nombrado Maestro Pintor de la provincia de Moxos; tenía que dirigir una academia de (...)
  • 7 M. Palau y B. Saiz, (eds.), Moxos. Descripciones exactas e historia fiel de los indios, animales y (...)
  • 8 Numerosas expediciones europeas y algunas norteamericanas llegaron hasta las nuevas repúblicas amer (...)

5En materia de dibujos, acuarelas y grabados, Querejazu5 señala que ya en el siglo XVIII, algunos testimonios de la vida cotidiana fueron recopilados en las misiones jesuíticas de Moxos, gracias al impulso del padre Francisco Eder; los grabados fueron realizados en Alemania, de acuerdo a las descripciones del autor, en un estilo neoclásico. A fines del siglo XVIII, el gobernador de Moxos, Lázaro de Ribera, encargó al artista neoclásico Manuel Oquendo6 un álbum de dibujos y aguada de los indios de Moxos, así como acuarelas sobre la biodiversidad de la región. Son los primeros testimonios gráficos sobre indígenas yuracarés, moxeños, canichanas, en los que son representados hombres y mujeres en escenas de la vida cotidiana7. Sin embargo, debido a la influencia neoclásica, Querejazu anota que los rasgos de los nativos se asemejan más a querubines europeos que a su realidad. Posteriormente, los principales referentes en materia de ilustraciones en Bolivia fueron los grabados de d’Orbigny y, en general, las ilustraciones que acompañaban los relatos de viajeros8.

  • 9 P. Riviale, « Entre lo pintoresco, el costumbrismo y la etnografía. Relaciones e influencias recípr (...)

6Efectivamente, los países americanos recibieron la visita de numerosos viajeros a partir de su independencia. En el caso peruano, se ha reportado entre ellos a varios pintores, grabadores y litógrafos franceses que se abrieron campo dando clases de dibujo en establecimientos escolares o de manera particular. Su influencia fue sin duda fundamental en las artes locales, de suerte que la producción pictórica académica quedó muy clásica en sus formas y temas: retratos de las familias económica y socialmente acomodadas, paisajes, escenas pintorescas9. También surgió un nuevo estilo artístico enfocado en reproducir escenas de la vida cotidiana, resaltando la figura de personajes populares como la famosa «tapada», ilustrada por el pintor peruano Pancho Fierro, dando lugar a un estilo de ilustración conocida como « costumbrista ».

  • 10 P. Riviale, ob. cit., p. 24. « Las obras de D’Orbigny y los otros viajeros, dibujadas inicialmente (...)

7Por otro lado, en Francia, se empezó a desarrollar una industria editorial dirigida a niños y al público en general en la que se destacaban los libros de geografía y los relatos de viaje con ilustraciones acordes al gusto de la época. Los grabados fueron hechos a partir de dibujos mientras que las litografías sobre la base de fotografías10. Por consiguiente, en el siglo XIX, las ilustraciones cobraron una nueva importancia tanto en Europa como en América Latina como medio de difusión de conocimientos científicos, esta vez destinados a un público más amplio que el habitual.

La mirada del autor

  • 11 Se afirma que es el «padre de los estudios bolivianos» en D. Dory, «Alcide d’Orbigny et la constitu (...)
  • 12 R. Arze Aguirre, El naturalista francés Alcide d’Orbigny en la visión de los bolivianos, La Paz, IF (...)

8No es necesario presentar a Alcide d’Orbigny (1802-1857), un naturalista francés cuyo legado ha inspirado desde novelas hasta minuciosas investigaciones en paleontología o geología. Con motivo del reciente bicentenario de su nacimiento y debido al carácter fundamental y quizás fundacional11 de su obra, se han multiplicado los estudios tanto en torno a su obra como a su persona. De acuerdo a numerosos autores bolivianos, además de sus aportes significativos en el campo de la etnografía, geografía cultural, geología, botánica, zoología, paleontología, una de las características de la obra del científico es el enfoque asumido por el naturalista en torno a los recursos naturales y a la población boliviana en su diversidad12.

9Alcide d’Orbigny fue enviado a América a fines de la década de 1820 por el Museo de Historia Natural de París, tras una larga preparación. Inició su recorrido por Brasil, viajando luego al Uruguay, Argentina y Paraguay. De retorno a Argentina, pasó por Chile y Perú. Desde Tacna entró a Bolivia en el mes de abril de 1830. Permaneció en el país hasta 1833, gozando en todo momento del apoyo incondicional del presidente de la República Andrés de Santa Cruz. A lo largo de esos años, recorrió gran parte del país; estuvo en los Yungas de La Paz, Cochabamba, el Chapare, el Beni y las ex misiones de Moxos, Santa Cruz, Guarayos y la Chiquitanía, los valles mesotérmicos y Samaipata, Chuquisaca, Potosí, Oruro y La Paz, atravesando altiplano, valles y llanos y recopilando toda clase de materiales y documentos.

  • 13 En 1839 escribió L’homme américain de l’Amérique Méridionale, considéré sous ses rapports physiolog (...)

10A su retorno a Francia, en 1834, inició la preparación de sus relatos de viaje y de obras especializadas13. La más importante, el Voyage en Amérique Méridionale, fue publicada en París entre 1835 y 1847 en nueve tomos y once volúmenes, llegando a 4.747 páginas, con numerosos mapas y 555 láminas. Se considera que esta obra es una de las más importantes monografías realizadas sobre una región del mundo, abarcando temas tan variados como el diario del viaje, geografía, geología, paleontología, antropología, zoología (mamíferos, aves, peces, moluscos y caracoles, crustáceos, insectos, foraminíferos, pólipos), botánica (palmeras y criptógamos), todo ello con grabados en color.

  • 14 S. Qayum, Creole imaginings: Race, space and gender in the making of Republican Bolivia. London, Go (...)
  • 15 F. Legre-Zaidline, « Autour du legs Bedel », en Moreau C. y Dory D., (dir.), Alcide d’Orbigny, entr (...)
  • 16 J.P. Chaumeil, « Dos visiones del hombre americano: D’Orbigny, Marcoy y la etnología sudamericana » (...)

11Para Qayum14, d’Orbigny es uno de los referentes para la construcción del imaginario nacional boliviano en el siglo XIX, al igual que otros viajeros cuyos relatos dieron lugar a una producción y consumo de imágenes tanto en Europa como en los países descritos. Llegó a construir un esquema de tipos raciales de Sud América, pero nunca dejó de expresar sus sentimientos de simpatía hacia los indígenas, por ejemplo, produciendo una mirada romántica sobre los paisajes y las personas con las que se encontró. Según Legré-Zaidline15 la publicación del Voyage está lejos de recoger todas las ilustraciones del autor. Muchos dibujos fueron realizados en gran parte durante su larga estadía en Santa Cruz, de octubre 1830 a junio 1831; los demás lo fueron in situ, durante sus viajes en medio de los indígenas guarayos y chiquitanos, por ejemplo. Estos dibujos, en tinta o con pluma, sirvieron de insumos para las ilustraciones de los libros que no fueron todas realizadas por el mismo d’Orbigny; también participaron otros dibujantes que firman las láminas, como Emile Lasalle. La reedición del Voyage ha llevado a Chaumeil a desarrollar una comparación entre los aportes de dos viajeros franceses del siglo XIX: Alcide d’Orbigny y Paul Marcoy ‒más enfocado en el Perú‒ que han compartido apreciaciones sobre las sociedades indígenas que observaron, “rompiendo de cierta manera con las ideas simplistas y despectivas que dominaban por aquella época la mayoría de los círculos científicos”16. Pese a su eurocentrismo, expresaron su respeto hacia las culturas indígenas y vieron la necesidad de estudiarlas; también demostraron una gran sensibilidad hacia el tema de la biodiversidad y el medio ambiente, destacando la fragilidad de la naturaleza. En ambos casos, sus trabajos han constituido un valioso aporte en los campos etnográfico, lingüístico e iconográfico.

De Chiquitos a Yuracarés

  • 17 M. Baptista Gumucio y P. Mac Farren, (eds.), Viajes por Bolivia de Alcide d’Orbigny. La Paz, Embaja (...)

12El conocimiento de d’Orbigny acerca de las poblaciones indígenas fue, en gran parte, empírico; estuvo «en el terreno» donde permaneció lo suficiente para poder transmitir algunas características de los mismos. Las ilustraciones de d’Orbigny que presentamos aquí provienen de la edición realizada por Baptista17, más enfocada en los grabados que la nueva traducción del Voyage (2002) que ha puesto énfasis en el texto. Cabe recordar que la versión original de esta publicación reúne más de quinientas ilustraciones que abarcan la totalidad del recorrido del francés en América. En la misma, se cuenta con alrededor de veinte grabados acerca de las tierras bajas bolivianas, dedicados a paisajes, vistas de plantas con algunos personajes y dibujos enfocados específicamente en personajes entre los cuales hay una pequeña serie sobre los indígenas yuracarés además de imágenes de moxeños, chiquitanos, guarayos. En otras, sirionó y mosetenes aparecen en segundo plano. Otra serie de ilustraciones está dedicada a palmeras; aparecen personajes, probablemente indígenas, pero únicamente como referentes para ver la dimensión de las plantas. De esta manera, las descripciones diversas son ampliamente enriquecidas con las ilustraciones, sea en materia botánica como etnográfica.

  • 18 J. P. Chaumeil, « Dos visiones del hombre americano… », ob. cit., p. 462.

Se sabe que numerosos viajeros de la época utilizaron la iconografía como una forma de mise en scène dramática de sus aventuras vividas. Nada de eso con d’Orbigny […] que se sirvió del dibujo ante todo como fuente documental. Tenemos aquí una mina todavía poca estudiada cuyo valor etnográfico perdura intacto18.

13Nuestro análisis se centra en las figuras de indígenas chiquitanos, guarayos, mojeños, sirionó y yuracarés, que son poblaciones indígenas aún vigentes en Bolivia y que d’Orbigny visitó en la década de 1830. Si partimos de la premisa que estas ilustraciones no fueron difundidas en el momento de su realización ni de su publicación, cabe preguntarse qué sabía la sociedad boliviana sobre estos grupos indígenas en esos años. Lo más probable es que poco o nada. La difusión de los conocimientos era muy fragmentada y salvo algunos acontecimientos políticos de carácter nacional, las informaciones que interesaban al público letrado no eran muy puntuales y, en caso de existir, eran difundidas a nivel local, lo que permite inferir que solo los habitantes de los departamentos de Santa Cruz y Beni tenían cierto conocimiento sobre poblaciones indígenas en sus territorios. En cuanto al resto del país, quizás hayan conocido la existencia de las antiguas misiones de Moxos y Chiquitos por haber tenido acceso a alguno de sus productos, pero nada más.

  • 19 Este documento acaba de ser reeditado: Bosquejo estadístico de Bolivia [1851]. (Edición facsimilar) (...)

14Sin embargo, durante el gobierno de José Ballivián (1841-1847), una interesante iniciativa de recopilación de la información existente sobre Bolivia vio la luz tras un arduo trabajo de sistematización dirigido por el jurista y estadista José María Dalence. El resultado, el Bosquejo estadístico de Bolivia de Bolivia publicado en 185119, no solo se ocupa de describir el país desde una perspectiva geográfica o económica, sino también desde sus poblaciones.

15No cabe duda que Dalence tuvo acceso a los escritos del naturalista francés ‒cuyo nombre escribe fonéticamente «D’Orbiñi» ‒ o por lo menos a personas que conocieron su obra, lo que le permitió presentar una caracterización de algunos grupos indígenas bolivianos: «quichuas y aimaraes, Guaraníes, Mojos, Chiquitos y Yuracarés». Al respecto, señalaba:

  • 20 J.M. Dalence, ob. cit., pp. 227-228. El autor destaca, además, el alto nivel artístico de los indio (...)

Los individuos de estas dos razas [las primeras] consideran con horror a las demás cuatro, las cuales en retribución los miran con el último desprecio; por estos se molestan y aun indignan de que los asemejen a los indios y cuenten entre ellos: se juzgan corresponder a los blancos, a quienes llaman parientes y algunos (los Yuracarés) tienen pretensiones de superioridad. Dicen que los Yuracarés son los únicos hombres, siendo los demás piojos de hombres, o hombres piojos20.

16Fuera de esta publicación de carácter nacional, hacia mediados del siglo XIX, las fuentes relativas a los pueblos ilustrados por el francés y el boliviano eran relativamente escasas y de difusión restringida.

  • 21 H. Van den Berg, Bibliografía de las etnias del oriente boliviano: una obra en permanente construcc (...)

17Las fuentes decimonónicas relativas a los pueblos ilustrados por estos dos autores son ampliamente conocidas21. Acá se hará referencia a lo que se sabía acerca de los mismos cuando fueron visitados por d’Orbigny, es decir a inicios de la década de 1830. Producto de su viaje, se cuenta con extensas y valiosas descripciones etnográficas de estos pueblos que fueron y siguen siendo un referente en la materia pues, tanto en su Viaje como en L’homme américain, sus descripciones minuciosas y respetuosas son abundantes y variadas.

18A continuación, presentamos las ilustraciones organizadas en tres grupos: las de las ex misiones jesuíticas, las de las misiones franciscanas y las «bárbaras». En cada grupo, se hace una breve descripción de la imagen, seguida por un balance sobre lo que se conocía en esa época en torno a estos pueblos y lo que decía el autor al respecto.

Pobladores de las ex misiones jesuíticas: moxeños, canichanas, cayubabas y chiquitanos

Ilustración nº 1: Moxeños por d’Orbigny

Ilustración nº 1: Moxeños por d’Orbigny

19Descripción. En un escenario ordenado, que parece corresponder a una escena del siglo XVIII cuando los Jesuitas aún estaban a cargo de las misiones, se distinguen dos grupos de hombres: a la izquierda, los conocidos macheteros y adelante, varios músicos tocando instrumentos de viento, ayudados por unos niños desnudos vistos de espalda. Aparentemente, todos los personajes son masculinos; llevan pelo largo y vestidos con dibujos geométricos. En segundo plano, de izquierda a derecha, se ve una iglesia, una construcción, una palmera, una cruz y otra construcción. Al fondo, un paisaje despejado.

  • 22 A. Guiteras Mombiola, De los llanos de Mojos a las cachuelas del Beni, 1842-1938, Sucre – Cochabamb (...)
  • 23 Ibíd. pp. 54-63.

20Durante gran parte del siglo XVIII, los moxeños poblaron las misiones jesuíticas de Moxos, al igual que otros pueblos como los itonamas, movimas, cayubabas, canichanas, etc. Fueron reducidos y asentados en pueblos que constituyeron un tejido urbano en la región que fue convertida en el departamento del Beni en 1842, durante el gobierno de Ballivián. En esos años, ya se contaba con abundante documentación oficial sobre la zona y sus pobladores, es decir los indígenas de las antiguas misiones, los «bárbaros» y grupos civiles blanco-mestizos destinados a ocupar cargos públicos y atraídos por la posibilidad de desarrollar actividades productivas, comerciales y de ocupar tierras22. Los moxeños, al igual que otros grupos, eran muy estimados como tripulantes y conocedores de la red fluvial de la región23.

  • 24 A. D’Orbigny, L’homme américain, p. 323.
  • 25 Ibíd. p. 330.

21En su Voyage…, d’Orbigny dedica el capítulo XXXIII a estos indígenas y varias páginas de L’homme…, describiendo su traje24 y recordando que la tradición musical que demuestran tiene un origen pre-jesuitico25. Además, insiste en el hecho que estos indígenas son francos y sociables, además de ser muy hábiles.

Ilustración nº 2: Chiquitanos por d’Orbigny

Ilustración nº 2: Chiquitanos por d’Orbigny
  • 26 Vestido tradicional de las mujeres de tierras bajas, de origen español.
  • 27 D’Orbigny reporta la costumbre de no dejarse crecer el pelo antes de los 20 años, es decir la edad (...)

22Descripción. Cuatro chiquitanos -tres mujeres y un hombre- miran hacia varios lados. De izquierda a derecha, se ve una mujer vestida con un tipoy26 rojo con listones de colores, un collar y un crucifijo, señal del pasado misional. Posa con la mano en la cintura. El hombre lleva una camiseta larga y pelo largo hacia atrás, despejando su amplia frente. En su mano, hay un bastón, quizás de mando. La segunda mujer está de espaldas: lleva un tipoy gris o celeste, muchos collares de semillas y una jarra en la cabeza. Su pelo largo está trenzado. Finalmente, la mujer de la derecha viste un tipoy blanco y se asemeja a la de rojo, salvo por la posición de los brazos y el peinado, muy corto, lo que lleva a pensar que es la más joven del grupo27.

  • 28 Hoy conocidos como chiquitanos.
  • 29 A. D’Orbigny, Viaje a la América Meridional… vol. III: cap. XXIX, XXX, XXII.
  • 30 C. Radding, Paisajes de poder e identidad: Fronteras imperiales en el desierto de Sonora y bosques (...)
  • 31 Por ejemplo, del alemán Mauricio Bach o del francés Eugenio Grondona. Groff Greever J., José Balliv (...)

23Los numerosos capítulos dedicados por d’Orbigny a los chiquitos28 revelan su gran interés, curiosidad y empatía con el conjunto de los habitantes de las ex misiones de Chiquitos que visitó a lo largo de varios meses, en 183129. De sus habitantes, rescata la diversidad de orígenes étnicos además del buen humor y la bondad. En esa época, la presencia criolla cruceña era poco visible pese a la existencia de una administración civil en estas poblaciones y de varias iniciativas de poblamiento en el sur (Caso Oliden en Otuquis)30. Gracias a los informes de los administradores y a la presencia de varios exploradores en la región31, se contaba con bastante información sobre estas poblaciones que llevaban años interactuando con la sociedad colonial.

Indígenas recientemente y próximamente vinculados a las misiones franciscanas: Yuracarés y guarayos

Ilustración nº 3: Yuracarés por d’Orbigny

Ilustración nº 3: Yuracarés por d’Orbigny

24Descripción. En plena naturaleza, con fondo de palmeras, dos indígenas que llevan camijetas blancas con aplicaciones rojas, hacen una demostración del uso de sus armas: arco, flecha y un machete. Esta ilustración, al igual que las de los moxeños, puede ser comparada con las que fueron hechas por Oquendo, a fines del siglo XVIII, a pedido del gobernador de Moxos, Lázaro de Ribera.

  • 32 A. D’Orbigny, Viaje a la América Meridional…cap. XXXVII; L’homme américain…, pp. 195 y sgs.
  • 33 H. Van den Berg, Clero cruceño. Misiones franciscanas entre Yuracarees y guarayos. Epoca colonial, (...)

25Pese a describirlos como seres crueles, egoístas, individualistas y con muchos más defectos, d’Orbigny no deja de dedicar muchas páginas a los yuracarés32. Cuando recibieron la visita del francés, los yuracarés habían salido de un episodio misional. Efectivamente, a fines del siglo XVIII, misioneros franciscanos fueron enviados para crear misiones entre los yuracarés asentados en la región del río Mamoré pero la iniciativa tardó en concretarse. El Colegio de Propaganda Fide de Tarata fue fundado en 1796, pero los intentos de agrupar a los indígenas fracasaron ante su resistencia. La zona también interesaba al Estado colonial por estar en la ruta entre la ciudad de Cochabamba y las antiguas misiones de Moxos. También hubo otro intento con los yuracarés del río Surutú, cerca de la antigua misión de los Santos Desposorios de Buena Vista, en Santa Cruz. Finalmente, se establecieron las misiones de San Carlos de Yuracarees y de San Francisco de Asís del Mamoré33.

Ilustración nº 4: Guarayos por d’Orbigny

Ilustración nº 4: Guarayos por d’Orbigny

26Descripción. Cuatro guarayos, dos hombres y dos mujeres que parecen posar para el lápiz del autor. Están semi-vestidos y portan armas. Una mujer está amantando al niño que lleva en brazos. Uno de los hombres es barbudo y otro lleva un tocado de colores. La otra mujer está al medio de los hombres, en una pose serena. Las mujeres tienen la cara pintada y llevan tatuajes o dibujos en los brazos y las piernas.

  • 34 El autor manifiesta una gran admiración por ellos y sus tradiciones. (2002: 1343-1353). Sus descrip (...)
  • 35 P. García Jordán, “Yo soy libre y no indio: soy guarayo”. Para una historia de Guarayos, 1790-1948, (...)

27En el departamento de Santa Cruz, en el límite con el futuro departamento del Beni, los guarayos fueron visitados por d’Orbigny34 antes de la consolidación de las misiones franciscanas del mismo nombre, lo que ocurrió a mediados del siglo XIX. Sin embargo, ya hubo algunos intentos de reducción de estos indígenas desde fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX por parte del padre Gregorio Salvatierra. Los franciscanos llegaron pocos años antes de la independencia boliviana pero los primeros años de la República fueron complicados para los misioneros, debido al carácter anticlerical de los primeros gobiernos35.

Indígenas con poco contacto con la boliviana: los sirionó

Ilustración nº 5: Sirionos por d’Orbigny

Ilustración nº 5: Sirionos por d’Orbigny

28Descripción. Esta ilustración no está enfocada en los personajes -una pareja y un niño- sino en el puente. Los sirionó son meras siluetas que se podrían confundir con el paisaje. De hecho, están «al borde» del monte tupido, a punto de ser absorbidos por el mismo, lo que ratifica su condición de « barbaros » o salvajes.

  • 36 A. D’Orbigny, Viaje a la América Meridional…, vol. IV, p. 1597.
  • 37 A. D’Orbigny, L’homme américain…, p. 375-376.
  • 38 P. García Jordán, Para una historia de los Sirionó. Cochabamba, Instituto de Misionología (Colecció (...)

29Relativamente cerca de Santa Cruz, d’Orbigny se encontró con los sirionó a los que no visitó propiamente pero que ilustró «al paso», casi como un elemento del paisaje. Reporta el episodio del cruce del río Piraí, expresado en la ilustración, en que logra apercibirlos36. Complementa la información en L’homme américain, señalando que se sabe poco sobre ellos, que son muy salvajes y huidizos y que no llevan vestimenta alguna37. De hecho, los contactos con los sirionó recién se consolidaron en las primeras décadas del siglo XX, sea por parte de iglesias evangélicas o bien por misioneros franciscanos38.

Los hombres del nuevo mundo39

  • 39 Así llamaba d’Orbigny a los americanos, en L’homme américain…, p. 4.

30En este recorrido por las representaciones gráficas de estos pueblos indígenas de tierras bajas, se puede identificar varias situaciones:

  • Los indígenas músicos: Se trata de los moxeños que llevan instrumentos e interpretan su música tradicional. Aquélla está asociada al pasado misional jesuítico cuyo escenario ha sido reconstruido / reproducido en la imagen.

  • Los indígenas con accesorios vinculados al mundo laboral y a la vida cotidiana, a la producción y la reproducción: es el caso de los chiquitanos que llevan un cántaro. Se trata de pueblos considerados como « civilizados » con relación a otros en la medida en que cuentan con un pasado y una herencia misional muy perceptible aun cuando fueron visitados por d’Orbigny.

  • Los indígenas armados, en pose ritual (los yuracarés) o bien en pose simple (guarayos). Las armas podían servir para la cacería o bien para defenderse de los intrusos como los criollos, por ejemplo.

  • Los sirionó no entran en ninguna categoría; están apenas esbozados por d’Orbigny que no tuvo mayor contacto con ellos. Son parte de su paisaje natural, aún no cultural.

  • 40 Como por ejemplo ha hecho Pilar García Jordán, Cruz y arado, fusiles y discursos…

31En síntesis, las imágenes evocan grandes conjuntos que reflejan la percepción existente en el siglo XIX acerca de las poblaciones indígenas del Beni y de Santa Cruz: los que tuvieron un pasado misional y los que no. De hecho, a lo largo del siglo XIX y parte del XX, la presencia misional, católica u otra, será un factor fundamental en la mediación de las relaciones entre el Estado boliviano, la sociedad boliviana y los pueblos indígenas, como lo han demostrado varios estudios40.

  • 41 S. Qayum, Creole imaginings…
  • 42 M.M. Mercado, Álbum de paisajes, tipos humanos y costumbres de Bolivia (1841-1869), La Paz, Banco C (...)

32¿Pero hasta qué punto se puede confiar en estas imágenes, en las que las expresiones y las poses oscilan entre la naturalidad y la actuación? ¿Las ilustraciones constituyen un reflejo fiel de la realidad de mediados del siglo XIX, o bien representan a unos indígenas idealizados, con toques de fantasía e improvisación? Además, la estética romántica desarrollada por el autor impregna su obra, como destaca Qayum41. Un comentario que surge a la vista de estas ilustraciones es que van, en cierta manera, a contracorriente de las tendencias seguidas en la época en Bolivia, en gran parte del siglo XIX, que privilegiaban los retratos, hechos a pedido, mientras que éstas ubican a los personajes en medio de paisajes, lo que es comprensible dado el propósito de d’Orbigny de mostrarnos a los indígenas en contexto. Sin embargo, si se compara a «sus» indígenas con los de un artista boliviano posterior, Melchor María Mercado42, que representó también a algunos de estos pueblos indígenas, los del francés parecen menos realistas que los del boliviano.

33Al complementar los textos etnográficos que desarrolló en torno a los pueblos indígenas bolivianos tanto en el Voyage… como en L’Homme américain o en la Descripción de Bolivia, éstas tienen un fin científico, casi pedagógico. Se muestra a los indígenas como parte del patrimonio cultural del país, al lado del patrimonio vegetal, incluso: de hecho, varias láminas dedicadas a mostrar palmeras incluyen personajes que sirven como referente para medir el tamaño de las plantas.

  • 43 Los sentimientos del autor hacia los pueblos que visitó y describió son muy variables.

34Estos «hombres del nuevo mundo» que d’Orbigny fue a buscar, como recalca el mismo, lejos de las capitales, entre los bosques más ricos y más lindos del mundo -siempre en sus propias palabras- para estudiarlos, complementando su trabajo de campo con una exhaustiva revisión bibliográfica, están impregnados del respeto y de la admiración43 que sentía el autor por las culturas indígenas bolivianas de su tiempo pero que no era compartido por los bolivianos que veían en ellos los vestigios de un pasado del que se querían deshacer.

Apuntes para una conclusión

  • 44 L. Nacuzzi, « El queso y los gusanos en el extremo sur de América. Grupos étnicos, disputas académi (...)

35Nacuzzi, en un estudio sobre el pueblo indígena argentino talhuet, motivado por el pleito entre dos empresas queseras que recurrieron al criterio académico para poder autentificar el origen del nombre del pueblo ‒y por extensión, del queso‒ se plantea la cuestión de la imagen de lo indígena transmitida al público, desde diversas fuentes, y del uso que se hace de dicha imagen para fines específicos; a ello se suma la cuestión de la pervivencia de ciertos pueblos en la literatura etnográfica e incluso en las noticias pero no así en la realidad44.

  • 45 I.J. Bolívar « Los viajeros del siglo XIX y el proceso de la civilización. Imágenes de indios, negr (...)
  • 46 El gobierno se suscribió a diez ejemplares y a mil de la Descripción. Por tanto, su difusión fue re (...)

36El interés por volver a mirar con detenimiento las ilustraciones de d’Orbigny sobre varios pueblos indígenas de los departamentos del Beni y de Santa Cruz hacia mediados del siglo XIX se vincula con la necesidad de rescatar algunos de los sentidos con los que una sociedad se explica y se ve a sí misma45. El problema, en este caso, es que aparentemente, pocos bolivianos registraron estas ilustraciones en su imaginario tanto cuando fueron producidas o bien difundidas. Efectivamente, no se conoce el impacto que pudieron haber tenido las imágenes en su tiempo en el país pues la obra Voyage dans l’Amérique Méridionale fue elaborada y publicada en París desde 1835 hasta 1847. Su difusión empezó en Bolivia en los años 1840 pero pocos ejemplares llegaron y eran de difícil acceso46.

37Entonces, ¿las imágenes no cumplieron con su propósito? ¿Qué relación pudieron haber establecido con el imaginario nacional, con los productos oficiales de la construcción de la nacionalidad, de la invención de la nación? Estos eran la cartografía, los censos, las estadísticas nacionales, productos que fueron gestados e impulsados en la década de 1840, durante el gobierno de Ballivián pero que llegaron al público con bastante retraso, como el mapa de Bolivia, recién impreso en 1859. ¿Pudieron estas imágenes formar parte de este proyecto de construcción de la nación, por iniciativa propia de sus autores, debido a su interés y su compromiso con la ciencia?

38A falta de saber qué uso pudieron tener estas ilustraciones en el pasado, podríamos preguntarnos qué hacer con estas en la actualidad y quiénes hacen uso de tales imágenes. Por ahora, ha sido el mundo académico que ha recurrido a las mismas, desde una perspectiva estética más que otra. Los historiadores locales, los pueblos indígenas recién se estarían aproximando a estos materiales con el fin de rescatarlos como testimonio de la visibilización de sus antepasados y como insumo para la construcción permanente de sus identidades. Aquello pone en debate el tema del uso de las fuentes históricas, en una coyuntura de « descolonización » de la historia, un tema para otra investigación.

Haut de page

Notes

1 Una primera versión fue presentada en el marco del evento Tierras Bajas. Jornadas de Antropología, Historia y Arqueología que se llevó a cabo del 16 al 18 de octubre de 2013 en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). Agradezco a sus organizadoras, Isabelle Combès y Paula Peña, por permitirme publicar este trabajo.

2 A. D’Orbigny, Viaje a la América Meridional. Brasil, República de Uruguay, República Argentina, La Patagonia, República de Chile, República de Bolivia, República del Perú. Realizado de 1826 a 1833, La Paz, Embajada de Francia en Bolivia – IRD – IFEA – Plural, 2002.

3 Pocos estudios históricos en Bolivia han tomado las imágenes como documentos. Recientemente, M.T. Adriázola, La niña del siglo XIX, La Paz, UMSA / Carrera de Historia / IIH, 2012, ha analizado un retrato anónimo de una niña del siglo XIX, entre 1830-1840. Parte de la idea que la creación pictórica es un hecho histórico y su acercamiento al cuadro considera cuatro perspectivas: el de la obra de arte, el de la imagen/representación visual; el del personaje y su contexto social y finalmente, el del símbolo.

4 T. Gisbert y J. Mesa «Pervivencia del estilo virreinal en la pintura boliviana del siglo XIX», Laboratorio de arte, 5, 1993, pp. 143-157; T. Gisbert et al., Pintura boliviana del siglo XIX (1828-1925), La Paz, FCBCB, 2004.

5 P. Querejazu, El dibujo en Bolivia. Dibujos 1900-1950. Selecciones de la colección Romero Pinto y otras colecciones de La Paz, La Paz, Fundación BHN, 1996.

6 El artista fue nombrado Maestro Pintor de la provincia de Moxos; tenía que dirigir una academia de pintura en San Pedro de Moxos pero se sabe que, en realidad, trabajó en la ciudad de La Plata.

7 M. Palau y B. Saiz, (eds.), Moxos. Descripciones exactas e historia fiel de los indios, animales y plantas de la provincia de Moxos en el virreinato del Perú por Lázaro de Ribera, 1786-1796, Madrid, Ediciones El Viso, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, 1989.

8 Numerosas expediciones europeas y algunas norteamericanas llegaron hasta las nuevas repúblicas americanas, incluyendo a Bolivia; algunas de ellas tenían fines exclusivamente científicas mientras que otras se enfocaban más a aspectos comerciales, recursos naturales, o bien eran producto de iniciativas particulares. Entre ellas, se puede mencionar las obras de Felipe Bertres, Léonce Angrand, E. de Lavandais, León Favre, Francis de Castelnau, H. A. Weddell, Lardner Gibbon, Hugh de Bonelli, y posteriormente, George Squier, André Bresson, Charles Wiener y Paul Marcoy cuyas referencias bibliográficas no incluimos aquí en aras a la brevedad. No todos los relatos contaban con ilustraciones.

9 P. Riviale, « Entre lo pintoresco, el costumbrismo y la etnografía. Relaciones e influencias recíprocas en las artes gráficas peruanas y francesas en el siglo XIX », Histoire(s) de l'Amérique latine, vol. 6, 2011, p. 7.

10 P. Riviale, ob. cit., p. 24. « Las obras de D’Orbigny y los otros viajeros, dibujadas inicialmente con lápices sobre papel fueron traspasadas al grabado con miras a la impresión. El grabado en metal, en planchas de hierro y el perfeccionamiento de las técnicas de impresión facilitaron la edición de obras en mayor número que en periodos precedentes. Es importante considerar que también en este periodo se desarrolló la litografía posibilitando la reproducción de los originales en mayor número aún que el grabado en metal o la xilografía, permitiendo además la edición de obras en colores, con más facilidad que otros medios gráficos» en Pedro Querejazu, «Un país que se conoce a sí mismo. Aproximación al arte fotográfico boliviano en el siglo XIX », Encuentros, 7, La Paz, 1990, p. 80.

11 Se afirma que es el «padre de los estudios bolivianos» en D. Dory, «Alcide d’Orbigny et la constitution des études boliviennes», en C. Moreau y D. Dory (dir.), Alcide d’Orbigny, entre Europe et Amérique. Textes et contextes d’une œuvre. Rennes, Presses Universitaires de Rennes, 2005, pp. 101-128.

12 R. Arze Aguirre, El naturalista francés Alcide d’Orbigny en la visión de los bolivianos, La Paz, IFEA – Plural – Embajada de Francia, 2002.

13 En 1839 escribió L’homme américain de l’Amérique Méridionale, considéré sous ses rapports physiologiques et moraux, en dos volúmenes, que ha sido objeto de una reedición Editions Patiño, 2008. Posteriormente, publicó en París en castellano el primer tomo de la Descripción geográfica, histórica y estadística de Bolivia, Paris, Gide, 1845, dedicada al presidente boliviano José Ballivián, en el cual describe la región del trópico paceño y el departamento del Beni.

14 S. Qayum, Creole imaginings: Race, space and gender in the making of Republican Bolivia. London, Goldsmith College – University of London, tesis doctoral, 2002, p. 38.

15 F. Legre-Zaidline, « Autour du legs Bedel », en Moreau C. y Dory D., (dir.), Alcide d’Orbigny, entre Europe et Amérique. Textes et contextes d’une œuvre, Rennes, Presses Universitaires de 2005, pp. 197-216.

16 J.P. Chaumeil, « Dos visiones del hombre americano: D’Orbigny, Marcoy y la etnología sudamericana », BIFEA, 32/3, 2003, p. 461.

17 M. Baptista Gumucio y P. Mac Farren, (eds.), Viajes por Bolivia de Alcide d’Orbigny. La Paz, Embajada de Francia en Bolivia – Fundación Cultural Quipus, 1996.

18 J. P. Chaumeil, « Dos visiones del hombre americano… », ob. cit., p. 462.

19 Este documento acaba de ser reeditado: Bosquejo estadístico de Bolivia [1851]. (Edición facsimilar). Estudios de Rossana Barragán y Jordi Aizcorbe, Sucre, ABNB – FCBCB - BCB, 2013. Una primera edición moderna fue efectuada en 1975 por la Universidad Mayor de San Andrés (La Paz).

20 J.M. Dalence, ob. cit., pp. 227-228. El autor destaca, además, el alto nivel artístico de los indios de Moxos y Chiquitos (ibíd. p. 220); remarca la habilidad de ciertos artesanos indígenas y señala que los indios no son menos inteligentes que grupos de otros países, pues alguno incluso llegó a la universidad (ibíd. p. 221).

21 H. Van den Berg, Bibliografía de las etnias del oriente boliviano: una obra en permanente construcción, Cochabamba, Universidad Católica Boliviana / Biblioteca Etnológica, 1998.

22 A. Guiteras Mombiola, De los llanos de Mojos a las cachuelas del Beni, 1842-1938, Sucre – Cochabamba, Instituto de Misionología – ABNB (Colección Scripta Autóchtona, 10), 2012, p. 11.

23 Ibíd. pp. 54-63.

24 A. D’Orbigny, L’homme américain, p. 323.

25 Ibíd. p. 330.

26 Vestido tradicional de las mujeres de tierras bajas, de origen español.

27 D’Orbigny reporta la costumbre de no dejarse crecer el pelo antes de los 20 años, es decir la edad adulta, de manera que los jóvenes llevan el pelo corto o rapado, atribuyéndose el calificativo de «pelados» (denominativo utilizado en la actualidad en Santa Cruz para designar a los niños y jóvenes) (2002, vol. III: 1379; 2008: 302). Describe las mujeres de la manera siguiente, lo que contradice un tanto la ilustración donde la figura de la izquierda parece una estatua antigua: “Las mujeres, más anchas, más corpulentas que los hombres, conservan el mismo diámetro en todo el largo del tronco; por tanto, muestran mucho vigor, y no presentan en nada la belleza ideal de las formas antiguas” (2008: 288; traducción nuestra).

28 Hoy conocidos como chiquitanos.

29 A. D’Orbigny, Viaje a la América Meridional… vol. III: cap. XXIX, XXX, XXII.

30 C. Radding, Paisajes de poder e identidad: Fronteras imperiales en el desierto de Sonora y bosques de la Amazonía, Sucre, FCBCB - ABNB, 2005; García Jordán P., Cruz y arado, fusiles y discursos. La construcción de los Orientes en Perú y Bolivia, 1820-1940, Lima, IFEA – IEP, 2001.

31 Por ejemplo, del alemán Mauricio Bach o del francés Eugenio Grondona. Groff Greever J., José Ballivián y el Oriente boliviano, La Paz, Ed. Siglo, 1987, pp. 115-121.

32 A. D’Orbigny, Viaje a la América Meridional…cap. XXXVII; L’homme américain…, pp. 195 y sgs.

33 H. Van den Berg, Clero cruceño. Misiones franciscanas entre Yuracarees y guarayos. Epoca colonial, Cochabamba, Instituto de Misionología (Colección Scripta Autóchtona, 2), 2011, p. 283-284.

34 El autor manifiesta una gran admiración por ellos y sus tradiciones. (2002: 1343-1353). Sus descripciones coinciden con las ilustraciones, donde se ve claramente su aspecto físico: A. D’Orbigny, L’homme américain…, pp. 365, 368), su vestimenta (p. 370) y el hecho curioso de que sean barbudos, Viaje a la América Meridional…, p. 368.

35 P. García Jordán, “Yo soy libre y no indio: soy guarayo”. Para una historia de Guarayos, 1790-1948, Lima, IFEA – PIEB – IRD – TEIAA, 2006.

36 A. D’Orbigny, Viaje a la América Meridional…, vol. IV, p. 1597.

37 A. D’Orbigny, L’homme américain…, p. 375-376.

38 P. García Jordán, Para una historia de los Sirionó. Cochabamba, Instituto de Misionología (Colección Scripta Autóchtona, 7), 2011.

39 Así llamaba d’Orbigny a los americanos, en L’homme américain…, p. 4.

40 Como por ejemplo ha hecho Pilar García Jordán, Cruz y arado, fusiles y discursos…

41 S. Qayum, Creole imaginings…

42 M.M. Mercado, Álbum de paisajes, tipos humanos y costumbres de Bolivia (1841-1869), La Paz, Banco Central de Bolivia - Archivo Nacional de Bolivia - Biblioteca Nacional de Bolivia, 1991.

43 Los sentimientos del autor hacia los pueblos que visitó y describió son muy variables.

44 L. Nacuzzi, « El queso y los gusanos en el extremo sur de América. Grupos étnicos, disputas académicas y un juicio por registro de marca », Revista de Indias, vol. LXV, nº 234, 2005, pp. 427-452. En Bolivia, es el caso de los toromona, en el norte del departamento de La Paz, o de los pauserna – guarasugwe en el norte del departamento de Santa Cruz, o bien de los otuquis, al este del departamento de Santa Cruz. Su «renacimiento» o reaparición se vincula con la posibilidad de acceder a recursos económicos, o tierras, como ocurrió con el reconocimiento de las Tierras Comunitarias de Origen, a partir de 1996.

45 I.J. Bolívar « Los viajeros del siglo XIX y el proceso de la civilización. Imágenes de indios, negros y gauchos », Memoria & Sociedad, vol. 9, nº 18, 2005, p. 20. Otro elemento que llama la atención es la ausencia de representación de población criolla o mestiza. Evidentemente, en el caso de los pueblos con escaso contacto con la sociedad boliviana, aquello tiene sentido; de igual manera, cuando d’Orbigny visitó las ex misiones jesuíticas, la presencia civil era escasa e incipiente.

46 El gobierno se suscribió a diez ejemplares y a mil de la Descripción. Por tanto, su difusión fue relativamente restringida y en francés; recién a mediados del siglo XX, se publicó en Argentina una traducción al castellano, en R. Arze Aguirre, El naturalista francés… p. 29.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Ilustración nº 1: Moxeños por d’Orbigny
URL http://journals.openedition.org/caravelle/docannexe/image/973/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Titre Ilustración nº 2: Chiquitanos por d’Orbigny
URL http://journals.openedition.org/caravelle/docannexe/image/973/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,7M
Titre Ilustración nº 3: Yuracarés por d’Orbigny
URL http://journals.openedition.org/caravelle/docannexe/image/973/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Titre Ilustración nº 4: Guarayos por d’Orbigny
URL http://journals.openedition.org/caravelle/docannexe/image/973/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 2,0M
Titre Ilustración nº 5: Sirionos por d’Orbigny
URL http://journals.openedition.org/caravelle/docannexe/image/973/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ana María Lema Garrett, « El hombre del nuevo mundo », Caravelle, 103 | 2014, 67-83.

Référence électronique

Ana María Lema Garrett, « El hombre del nuevo mundo », Caravelle [En ligne], 103 | 2014, mis en ligne le 21 avril 2015, consulté le 20 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/973 ; DOI : 10.4000/caravelle.973

Haut de page

Auteur

Ana María Lema Garrett

La Coordinadora de Historia, La Paz InvestigaSur, Sucre

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • OpenEdition Journals