Navigation – Plan du site

AccueilHors série des CCECHommage à Brigitte Magnien et à M...Contributions sur l'Espagne conte...Discurso sobre las mujeres, a las...

Contributions sur l'Espagne contemporaine

Discurso sobre las mujeres, a las mujeres y de mujeres en el semanario anarquista El Corsario. A Coruña, 1890-1896

Discours sur les femmes, aux femmes, et de femmes dans l’hebdomadaire anarchiste El Corsario, La Corogne, 1890-1896
Discourse about women, to women and from women in the anarchist weekly El Corsario, La Coruña, Spain, 1890-1936
Gérard Brey

Résumés

Hebdomadaire anarchiste publié à La Corogne à partir de mai 1890, El Corsario est un des rares porte-paroles de l’anarchisme espagnol de la dernière décennie du xixe siècle. Une cinquantaine d’articles, écrits par des femmes ou non, expriment des points de vue sur la place de celles-ci, les relations interpersonnelles, la prostitution, l’exploitation de la travailleuse et la nécessité pour elle de s’organiser collectivement pour y mettre fin ; ou tentent de la mobiliser contre l’envoi de soldats à la guerre de Cuba. Quelques contributions expriment des points de vue nettement féministes, tandis que d’autres, envoyées par des militantes anarchistes, abordent des sujets non strictement féminins, comme la répression.

Haut de page

Dédicace

A la memoria de Brigitte y Michel, por lo compartido

Texte intégral

Introducción

  • 1 En el Instituto Internacional de Historia Social de Ámsterdam se conservan 197 números (no pocos du (...)

1El 18 de mayo de 1890 aparece en A Coruña el primer número de El Corsario. Órgano de la Federación Obrera local hasta finales de diciembre de 1892 antes de ser dirigido y administrado por el grupo anarquista « Ni Dios ni Amo », se mantuvo a flote hasta el otoño de 1896. Aun cuando interrumpió su publicación en dos ocasiones y un total de 17 meses, editó hasta 246 números, siendo de 3000 ejemplares la tirada media durante el primer semestre de 1896. No se conservan los primeros cuarenta y tres números (publicados entre el 18 de mayo de 1890 y probablemente el 8 de marzo de 1891), cubriendo el corpus disponible solamente 51 meses1. Como ocurre en otros rotativos anarquistas de la época, en comparación con la masa de artículos dogmáticos, polémicos o informativos editados en las cuatro páginas de El Corsario, resulta reducidísima la cantidad de contribuciones dedicadas a la mujer, la familia, la prostitución o cualquier otro aspecto relativo a la condición femenina y trabajadora, sean redactadas por mujeres u hombres. Incluso incluyendo los escritos de mujeres que no se refieren estrictamente a este temario, llegamos a 49 registros, uno al mes como promedio. Son esencialmente artículos de índole ideológica o doctrinal y en muy menor medida corresponsalías, reseñas de conferencias, cartas o llamamientos de distinto tipo. Estas contribuciones superan muy contadas veces una columna y media, con excepción de la traducción en varias entregas en 1894 de dos conferencias dadas en Milán por Anna Maria Mozzoni diez años atrás. De estas cuarenta y nueve contribuciones, veinticinco se deben a plumas de mujeres, otras diecisiete fueron redactadas con seguridad o gran probabilidad por hombres, ignorándose el género de los autores de las siete restantes.

  • 2 Álvarez Junco, José, La ideología política del anarquismo español (1868-1910), Madrid, Siglo X (...)

2En su libro pionero basado en un abundante corpus anterior a la creación de la « Confederación Nacional del Trabajo », José Álvarez Junco ha dedicado unas páginas al discurso anarquista relativo a la mujer en general y obrera en particular, el matrimonio, el amor libre, la prostitución y cuestiones afines. Más recientemente, Gloria Espigado Tocino ha efectuado el mismo tipo de trabajo prolongándolo hasta la fecha final de la guerra civil y reuniendo un corpus de casi quinientos artículos procedentes de cincuenta y siete publicaciones ácratas. Ambos trabajos han patentizado que desde sus inicios en 1870 el movimiento anarquista español reflexionó sobre la situación y la « emancipación » de la mujer, tanto en sus congresos como en sus publicaciones, dedicándole una atención, eso sí, muy limitada, si bien G. Espigado ha patentizado « el interés creciente que adopta con el paso del tiempo el tratamiento de cuestiones relativas al género »2.

Relación de pareja y matrimonio

  • 3 A. Karr, «El amor y el matrimonio», 11 de abril de 1895.
  • 4 Su trayectoria en Giampietro Berti, «Merlino, Francesco Saverio», Dizionario biografico degli Itali (...)

3En El Corsario, el matrimonio es objeto de repulsa en un breve texto que no sale de una pluma anarquista, sino del escritor francés Alphonse Karr (1808-1890), según el cual « en el matrimonio todo está fijado » y expuesto a « las cínicas ojeadas de los curiosos o de los envidiosos », mientras el amor debe conservar « el encanto del secreto »3. Nada de una crítica en regla contra la institución matrimonial y familiar, a diferencia del editorial del 22 de octubre de 1893, titulado « La familia » del italiano Francesco Saverio Merlino (1856-1930), que había optado por la carrera jurídica y abrazado la fe anarquista, a la cual sería fiel durante unos veinte años4. Se trata de una argumentación rigurosamente estructurada, como era de esperar de un abogado, para el que « la familia actual es un producto de tres factores [que] han sufrido y sufren, periódicamente, gravísimas modificaciones. » Respecto al primero, o sea al antiguo y tradicional « derecho de propiedad que el hombre se ha arrogado sobre la mujer », ya no es admisible ; por lo tanto, en caso de graves desavenencias en la pareja, « la separación personal y el divorcio se imponen. » De las consecuencias que él saca de la evolución de los otros dos factores sobre la familia obrera, hablaremos más adelante.

  • 5 Valentín Pérez y Pérez, «De la mujer», 16 julio de 1896. Da fe de su librepensamiento su elogio de (...)
  • 6 Un rebelde «A mi hermana», 28 de mayo de 1896.

4En una época en que el hombre ocupaba el espacio público y la mujer quedaba confinada dentro del espacio privado, se levantaron algunas voces aisladas desde los sectores liberales, reformistas o revolucionarios, para condenar la desigualdad entre hombre y mujer y la supeditación de ésta a aquél dentro del hogar, así como para afirmar el principio de la igualdad entre ambos sexos y dignificar el rol de la mujer. Un discurso que se fue abriendo paso en la prensa anarquista, como es el caso de las contribuciones suscritas por correligionarios como F. S. Merlino, o por librepensadores como el practicante madrileño Valentín Pérez y Pérez. Este, en su alabanza de la maternidad y denuncia del trabajo femenino, sostiene que para los « amantes de la igualdad », tras siglos de desigualdad entre los dos sexos ya « no hay predominio de un sexo sobre el otro, que no lo puede haber, que la mujer merece más consideraciones que el hombre por lo mismo que es más sensible en su organismo y materia, y por ende más propensa a la enfermedad. La mujer merece el primer lugar en la sociedad, y si hemos de seguir abandonándola que me digan los sabios, ¿qué obra es más grande, la del cerebro o la del útero ? » La mujer – prosigue – « ni es superior, ni inferior, ni siquiera igual al hombre, sino solamente mujer, cuyo primer papel es la maternidad, el más grandioso entre la humanidad »5. En otro artículo, un militante ácrata afirma que « la virtud característica de la mujer no es ni el pudor, ni la castidad, puesto que la naturaleza la ha creado, no para conservar el fuego sagrado en el templo de Vesta, ni convertirse en la adoradora platónica de Jesús, sino para ser amante y madre. Es su abnegación, su solicitud, en sacrificarse a aquel o aquellos a quienes ama ; su desinterés en contribuir a la dicha de otro, es lo que constituyen sus cualidades, su verdadera virtud femenina. » (sic)6. Un discurso que proclama la igualdad, pero insiste en el papel supuestamente específico de la mujer, el de madre.

Elogio del amor libre y reivindicación del divorcio

  • 7 Federico Iglesias, «¡Obreros! ¡Obreras!», 3 de abril de 1892.

5
Pero, antes de ser madre, la mujer es la « amante », fuera esposa o compañera. Y siendo hostiles a cualquier forma de legalismo administrativo y sacramento religioso, los anarquistas pregonan « el amor libre » y « la unión libre ». La cuestión se aborda en algunas reuniones convocadas por la « Federación Obrera » coruñesa y en alguna que otra colaboración. En la velada del 18 de marzo de 1892, « un apreciable compañero » diserta sobre el particular y replica a los detractores de esta práctica que « nada más falso, nada más absurdo, nada más infame » como pretender que « el Amor Libre niega la Familia, y, por consiguiente, la Sociedad, de la que es el elemento integral y constituyente. […] No es el Amor Libre la anulación de la Familia ; es, sí, su más firme garantía ; pero entiéndase bien : hablamos de la Familia social ; no de la Familia jurídica, tan fatal, tan vejatoria como puede serlo la misma prostitución. » El amor libre – añadía – tiene su justificación en la « ley natural » de la atracción y libra a los individuos de « las conveniencias sociales », estableciendo la igualdad en la pareja y permitiendo teóricamente su separación sin violencia en caso de desaparición de los sentimientos amorosos. « Hoy la ley consagra la esclavitud doméstica de la mujer ; y, sin embargo, a nadie se le ocurre que es posible hoy obligar a dos [seres] que se detestan cordialmente a vivir juntos »7. A finales de 1892, dos oradores que intervinieron en la « Federación Obrera » sobre « La mujer en el pasado, en el presente y en el futuro », se mostraron asimismo partidarios de esta práctica. Tras evocar su « esclavitud » desde tiempos remotos y su necesaria « emancipación », uno de ellos « terminó diciendo que solo en el « amor libre » hallaría la mujer su emancipación completa y este se plantaría sin traba en la sociedad anárquica, llamada a resolver todos los conflictos que hoy lamentamos. » (4 de diciembre). El 18 del mismo mes, se publicó un artículo (tan confuso como extenso) titulado « El amor libre » de Palmiro, seudónimo de Vicente García. Este joven militante anarquista bilbaíno admitía que la separación de dos personas unidas libremente podía acarrear consecuencias funestas, pudiendo ocurrir que a « aquellos que así obraron los apuntan y desprecian, les niegan los medios de vida y a la mujer se la obliga a ocupar las casas de prostitución para no morirse de hambre ». No obstante, si quieren ser coherentes con su rechazo de las leyes, los anarquistas deben « ser forzosamente partidarios del amor libre », sin que nadie lo pueda equiparar a una forma de « prostitución desenfrenada ». Una carta publicada el 18 de diciembre de 1892 informa que Palmiro y su compañera Matilde Martínez se van a unir « anárquicamente » el 7 de enero de 1893, víspera del primer aniversario de la trágica manifestación de Jerez, celebrándose en esta ocasión una velada organizada por la sociedad Unión Obrera de la localidad industrial Sestao, Vizcaya. Los había precedido el cantero coruñés Benito Cadavid, director durante el último trimestre de 1892 de El Corsario, que anuncia el 20 de noviembre que él iba « en breve a unirse anárquicamente con su bella compañera Joaquina Díaz. Es el primer enlace anárquico que se celebra en esta capital, y para darle mayor realce a tan hermoso acto, celebraremos una velada literario-musical. »

6La predicación del amor libre y la práctica de la unión libre se fundamentaban en el rechazo de cualquier intervención del Estado y la Iglesia en el asunto. Uno que firma Un rebelde afirma como Palmiro que « para unirse a un hombre », la mujer honrada no necesita ir « al juzgado y a la iglesia a pagar un tributo de dinero y de ignorancia. […] Yo creo que la honra consiste en no infringir las leyes naturales por considerarlas únicas e indispensables para el más alto desarrollo y perfeccionamiento humano. » (« A mi hermana », 28 de mayo de 1896). Es posible que algunas parejas se abstuviesen de casarse oficialmente pensando que la emigración del hombre podía ser mañana una necesidad ineluctable. Pero que, por afán de respetabilidad, algunas parejas militantes deseaban que su unión libre quedara sancionada públicamente con ocasión de una « velada » celebrada delante de « los compañeros ». Por cualquier motivo que fuera, quienes optaban por la unión libre, hallaban en ella la respuesta adecuada a la indisolubilidad del matrimonio oficialmente legalizado, escuetamente estipulada en el artículo 52 del Código Civil de 1889 : « El matrimonio se disuelve por la muerte de uno de los cónyuges. » En efecto, la unión libremente concluida entre dos individuos les daba la posibilidad de romper la vida común, según argumentaba el vizcaíno Palmiro : « La mujer, como el hombre, deben ser libres de unirse cuando quieran, y separarse lo mismo, por un día, dos, veinte ; un año, dos, veinte, cuarenta o toda la vida, sin que este acuerdo lo acepten de antemano, pues si la unión les conviene y agrada toda la vida la sostendrán como si no les conviene ni agrada más que una hora. » (18 de diciembre de 1892). Idea resumida en uno de los aforismos enviados desde Reus (Tarragona) por el maestro racionalista Juan Montseny : « El matrimonio ha de ser un pacto que caduca al cesar el móvil que hace pactar. » (« Destellos », 28 de febrero de 1895).

  • 8 «Bibliografía», El Productor, A Coruña, 23 de septiembre de 1896.

7En cuanto a la legitimidad del divorcio, afirmada alusivamente en el artículo ya citado de Merlino, se reivindica nítidamente en la reseña que El Productor (efímero sucesor de El Corsario) dedicó a Les Tenailles (Las tenazas), obra de teatro en la cual el francés Paul Hervieu (1857-1915) censura la obstinación de un marido y una esposa que se niegan a divorciar, prisioneros de una situación matrimonial que les mantiene « atenazados » y atados, aun cuando han dejado de amarse, con las desgraciadas consecuencias que eso conlleva. Agobiados por el desamor, marido y esposa se revelan incapaces de recobrar su libertad, a la vez por falta de valor y por una inadecuada ley francesa del divorcio. El semanario elogia la obra, « digna de aplauso del hombre libre » de prejuicios, viendo en este drama una justificación más de la « unión libre » y una ocasión de profetizar la desaparición ineludible del « matrimonio legal o religioso », tachado de « superchería », de « escuela de todas las prostituciones escondidas [...y] de todas las bajezas que se sufren en secreto »8.

La familia y la mujer trabajadora, víctimas del capitalismo

8En el ya mencionado artículo de Merlino (« La familia »), el anarquista italiano recuerda que el segundo elemento en el cual se fundamenta la familia, ha sido hasta ahora « la incapacidad de [la mujer] a procurarse por sí misma la subsistencia ». Pero las cosas van cambiando, pues « la capacidad de proveer su propia subsistencia, la mujer la va adquiriendo, un poco por necesidad, un poco porque ha comprendido que es la única garantía de su independencia. » A partir de ahí, nuestro perito en dialéctica devuelve la acusación a quienes pretenden que los anarquistas quieren « destruir con la familia todo vínculo de afecto entre los hombres. » Según él, « el mismo capital, para aumentar el ejército industrial y disminuir el salario, ha atraído a la mujer en sus fauces y el efecto ha sido desorganizar la familia obrera, suprimir prácticamente la familia en una grandísima parte de la población. » Por lo tanto, es el propio capitalismo el que ha « destruido la familia, condenando a millares y millares de obreros y obreras a vivir en el fondo de una mina o en el infierno de una fábrica, entre la más hórrida promiscuidad hombres y mujeres, adultos y muchachas. La familia no es destruible, está destruida ya », acusa Merlino. Y la misma evolución social e industrial va acabando con el tercer pilar de la familia, o sea la tradicional « obligación de los padres a proveer a la suerte de sus hijos a la cual corresponde a menudo, más tarde, la obligación de los hijos a proveer a la subsistencia de los viejos genitores. » En efecto, la miseria de las clases trabajadoras incita a numerosas madres a abandonar a sus hijos y muchos de ellos acaban en la cárcel, la casa de corrección y luego en el cuartel, el cual, « arrebatando los hijos a sus viejos padres, ha roto el último vínculo de la familia. » En cuanto a la instrucción escolar, sólo tienen acceso a ella los hijos de las demás clases, mientras la emigración masiva, otro factor de desintegración familiar, impide la escolarización de la juventud, pues « ¿qué educación pueden dar a sus hijos – pregunta Merlino – los trescientos mil obreros y campesinos italianos, que emigran cada año ? » Los impuestos que gravan la pequeña propiedad y otros factores económicos (no especificados por el autor), contribuyen asimismo a « la destrucción de la familia ». A pesar de todo, subsisten los afectos entre seres humanos, « libres, incoercibles, comunes a la familia legítima o ilegítima, que no se doblegan a las imposiciones del juez, ni a los conjuros del cura. » Concluye el anarquista italiano : « nosotros queremos redimirlos del descrédito en el cual desgraciadamente han caído, proclamando : La unión libre entre los dos sexos fundada en el amor. La igualdad social del hombre y la mujer. La instrucción íntegra para toda la entera nueva generación » (sic).

  • 9 «El mitin del domingo en el “Circo Coruñés”», suplemento sin fecha al número del 26 de abril de 189 (...)

9Los estragos del trabajo sobre la mujer fueron denunciados también en el ya aludido artículo de Valentín Pérez y Pérez (« De la mujer »). Testigo de que la vida de la trabajadora es acortada « con el doble trabajo de la servidumbre social y el de la maternidad », concluía : « nadie tiene derecho a matarte en las fábricas ni en los talleres ni en la miseria ». Por lo tanto, ella debe « rebelarse », renunciando al trabajo penoso que pone su salud en peligro. Formulado por un practicante probablemente acostumbrado a ver los estragos sobre les organismos femeninos causados por el penoso trabajo fabril o artesanal, este discurso podía ser compartido por cuantos redactores y lectores de El Corsario consideraban preferible que sus hijas, esposas o compañeras se dedicaran exclusivamente a las tareas familiares. Opinión expresada asimismo unos años atrás por uno de los oradores en el mitin destinado a movilizar a la clase trabajadora antes de la huelga del 1.° de mayo de 1891 en el que, en presencia « de más de 3.000 obreros y un número considerable de obreras », él manifestó « que el trabajo de las fábricas no era para mujeres, que era para hombres ; que [a] las mujeres les bastaba el tener cuidado de los hijos y hacer los trabajos domésticos ; que mientras ellas estaban ocupadas en el trabajo, andaban los hijos abandonados por las calles »9.

  • 10 Barcelona y Buenos Aires, Maucci, 1904, VI+7-240 p., edición digitalizada en el portal de la Biblio (...)

10El Corsario acude también a la ficción para denunciar la miseria sufrida por la mujer del pueblo. En un cuento edificante empapado de miserabilismo acusador y tomado del quincenario anarquista neoyorquino El Despertar fundado en 1891, un tal Pallicu escenifica la condición de una obrera viuda que se mata trabajando (« La muerte de la proletaria », 30 de abril de 1893). Al final de su trayectoria, El Corsario evoca la mendicidad mediante un poema de Guillermo Núñez de Prado, que no era de tendencia anarquista, aunque él escribiera más tarde unos relatos inspirados en los episodios del anarcoterrorismo finisecular y reunidos bajo el título Los dramas del anarquismo10. Su poema evoca a una pobrecita sentada sobre la acera en medio de la indiferencia de los transeúntes, que ve « Elegantes carruajes / Cuyo rodar furibundo / Salpica de lodo inmundo / Su bello rostro al pasar. » Como la empuje el hambre a prostituirse, habrá de sufrir el oprobio de los hipócritas : « El mundo es infame o loco, / Y no escucha tu gemir ; / Pero si huyendo la muerte / Por un pan vendes tu honra, / Sabrá insultar tu deshonra, Y te sabrá maldecir. » (« La mendiga », 25 de junio de 1896).

Denuncia de la prostitución

  • 11 El tema ocupa el 4,5% de los 489 registros recuperados por Gloria Espigado («Las mujeres…», art. ci (...)
  • 12 Sobre la situación y el control de las prostitutas, el papel de la prostitución en los hábitos sexu (...)
  • 13 Valentín Pérez y Pérez, «El demonio moderno hechura de la miseria», 23 de julio de 1896.

11Si el taller causa la degradación física de la mujer trabajadora sin procurarle más que una remuneración ínfima, la prostitución es la otra cara de la condición de « la mujer del pueblo » ; un riesgo constante, denunciado por la prensa anarquista en general y El Corsario en particular, en cuyas columnas varias contribuciones evocan las causas y consecuencias de ese « cáncer »11. Para Palmiro, « la prostitución en la clase trabajadora no es efecto del vicio, como unos quieren hacer creer, sino de […] la miseria e ignorancia », que empujan a las casas de lenocinio a las huérfanas, las domésticas y a cuantas muchachas quedan embarazadas y luego abandonadas por sus amantes o seductores. Entre las clases acomodadas, también « existe la prostitución, tal vez en mayor escala, pero no es pública » ; la razón de ello – argumenta el joven ácrata vasco –, es que « esas mujeres de la burguesía, que se encuentran bien alimentadas y que no gastan sus fuerzas en el trabajo tienen la necesidad física de ser lujuriosas, pero esta satisfacción la ocultan […] en el fondo de sus palacios. » (sic). Desde luego, con el advenimiento de la sociedad anarquista desaparecerían por arte de magia « la ignorancia, la miseria y la prostitución », de modo que « en la Anarquía […] la obrera no se prostituiría con el burgués obligada por la miseria, sino que satisfaría sus necesidades sensuales con aquél que la agradare a ella. » Este interminable y sofisticado editorial del 10 de julio de 1892 titulado « La prostitución » concluía con esta exhortación : « Ea, pues, a trabajar por la Anarquía si se quiere suprimir la ignorancia, la miseria y la prostitución ». Del ya mencionado librepensador madrileño Pérez y Pérez se publicó otro texto en el cual evoca la degradación moral y física sufrida por la prostituta « en cloacas inmundas o en elegantes camarines, que de todo hay » : « en aquel ser un día sentimental y precursor de madre amantísima, ni existe recato, ni pudor, ni vergüenza. » Ni los moralistas y los legisladores, escribe, han conseguido eliminar ese « cáncer que corroe y destruye la sociedad moderna », como tampoco la religión ha podido corregirla o la medicina poner freno a las enfermedades que causa. Acaba acusando al Gobierno « adormilado » de no entender que « la miseria [es] la fuente maldita de tanta desgracia »12. Como remedio, aquel librepensador se limita a pedir la apertura de establecimientos benéficos para huérfanos y de escuelas, convencido, como todos los reformistas y republicanos de aquel entonces, de que la beneficencia y la instrucción pública eran suficientes para erradicar « la miseria ». A pesar de estas conclusiones moderadas, la redacción de El Corsario debió de reproducir este texto porque era, ante todo, una diatriba contra la prostitución13.

  • 14 «Amores cohibidos», 27 de septiembre y 4 de octubre de 1894. J. P. puede designar a José Prat, frec (...)
  • 15 Gustavo Jeffroy [sic por Gustave Geffroy, 1855-1926], «Estudios sociales. La heroína de una novela (...)

12Para estigmatizar la prostitución, otros prefieren acudir a la ficción, quizás más impactante y eficaz. Con « ¡Pobre niña !… » (7 de mayo 1893), un tal Chimbo recurre a un género frecuentemente usado en la literatura popular para evocarla : el cuento. Una joven de catorce años, huérfana de padre y con dos hermanitas, no cobra más que una peseta por catorce horas en un taller de zapatería. Al enfermar la madre, ésta ingresa en el hospital sin poder pagar los gastos de médico y medicinas, de modo que la muchacha se ve acorralada por la necesidad y acosada por el dueño de la zapatería. Acaba por ocurrir lo inevitable : al quedar embarazada por « el burgués », éste la despidió « y no encontrando trabajo por ninguna parte y después de pasar cuatro días sin probar alimento, acudió al lupanar. » Otro cuento, firmado por las iniciales J. P. [¿José Prat ?], narra los amores contrariados de un joven camarero y una joven que trabaja y se prostituye en un café-cantante por culpa de una « madrastra sociedad » que obliga a « dos nacidos para amarse » a romper finalmente su idilio14. Por fin, la reseña de una reedición de la novela de Edmond de Goncourt La Fille Elisa, cuya heroína, una meretriz, muere en la cárcel tras asesinar a su amante por celos, es ocasión de censurar este mecanismo « que la sociedad necesita para mantener el equilibrio de la familia » y « esta válvula ofrecida al loco frenesí de la juventud, a la higiene de los hombres maduros y al divertimiento de los viejos. » Una oportunidad más de afirmar que en todo tiempo « el proxenetismo ha sido considerado como una institución necesaria para la paz social, como la Iglesia, como el Ejército, como la Magistratura »15.

Apartar a la mujer de los “efectos perniciosos de la religión”

13Según los anarquistas, librepensadores y republicanos coetáneos, la mujer estaba supeditada a la influencia maléfica del clero y se trataba de convencerle de que se alejase de la creencia y práctica religiosa. Para ello se solía acusar a los servidores de la Iglesia de un sinfín de infamias. Rompiendo lanzas casi semanales contra El Diario de Galicia. Periódico católico e independiente coruñés aparecido en 1891, El Corsario participa en esta campaña contra el « oscurantismo » y « fanatismo » de « la reacción negra », contra la supuesta influencia nefasta del clero sobre las mujeres. En un extenso editorial anónimo, se las invita a apartarse de « las creencias absurdas » o de la vida conventual y a « aumentar las filas de todos los explotados para acabar de pisar la cabeza de la serpiente que os ha engañado » (« El progreso y el oscurantismo », 30 de agosto de 1891). Por su lado, Palmiro explica a dos muchachas creyentes por qué él no lo es, en una profesión de fe anarcocomunista kropotkiniana (« A dos Marías », 24 de julio de 1892). Durante una asamblea, una obrera llama a la organización de las trabajadoras coruñesas con un discurso de tinte anticlerical, tachando el clero de « bandada de cuervos que nos sacarían los ojos aunque fuera con hierros candentes, según hacían en la antigüedad » y que predican « estupideces y tonterías que ellos no creen, pero les conviene que crean los demás, para que estemos en la ignorancia ; » (« Compañeras », 5 de junio de 1892).

  • 16 «Revista semanal. Exterior», 4 de abril de 1895.

14El Corsario publica los 12 y 26 de marzo de 1893 dos cartas tituladas « A mi amiga Celestina » y firmadas por una tal B. B., quizá una inmigrante mejicana en los Estados Unidos, según algunos indicios. La primera carta pretende demostrar que la creencia en un dios y la religión son una invención de los « privilegiados o burgueses » destinada a mantener a los humildes bajo su dominio. Por eso, « los curas, en todos sus proyectos de fiestas religiosas y fundación de iglesias, acuden en primer término a nosotras, a las mujeres, en solicitud de apoyo », aunque los hombres « son los cabezas de familia y disponen de más recursos que nosotras » ; en efecto, éstas son más fáciles de convencer que los trabajadores que han empezado a emanciparse de los prejuicios religiosos y ellas tienen mayor influencia sobre sus maridos o compañeros que los mismos sacerdotes. Por lo tanto, concluye B. B., de « cercenar en algunos centavos » los ingresos familiares no sería, como se lo pide Celestina, « para dedicarlos a una iglesia, nuestra enemiga, sino para contribuir con ellos a minar esta injusta sociedad y establecer en su lugar una basada en la razón, en la justicia y en la igualdad, una sociedad donde todos sean libres, hombres y mujeres, donde todos gocemos de iguales condiciones económicas y sociales, y no seamos las mujeres, como hoy, dos veces esclavas ; de la sociedad y del hombre. » Tema éste que, como veremos más adelante, explicita en su segunda carta a Celestina. El Corsario publicó asimismo, « para estímulo de la bella mitad del género humano que sufre », un llamamiento, reproducido del El Despertar neoyorquino y firmado por Teresa Vega y Valeriana Vilches, en el cual incitaban a las trabajadoras a apartarse de la religión : « ¡Ojalá que nuestras compañeras de esclavitud, abandonen rancias preocupaciones, en vez de gastar el tiempo en rezos y preces dirigidos a un ser imaginario, vinieran a nuestro lado a cantar himnos a la libertad y al progreso, y a luchar para conquistarlo »16.

Necesidad para la mujer de asociarse y unirse a las filas anarquistas

15Si la casi totalidad de las numerosas exhortaciones del semanario coruñés a salir del indiferentismo, van dirigidas a los « obreros », « trabajadores », « compañeros » o « hijos del trabajo », exclusivamente en masculino, los anarquistas coruñeses intentan también movilizar a las mujeres al producirse las « huelgas generales » que sacudieron A Coruña en mayo de 1890 y 1891. En realidad, las operarias locales (cigarreras y tejedoras en especial) no se unieron al paro. Aunque sus jornales fueran aún más imprescindibles que de costumbre en aquellos momentos para unos hogares cuyos jefes de familia estaban en huelga prolongada, este retraimiento puede ser interpretado como indiferencia, pues ellas ni participaron en los mítines de solidaridad, ni aprovecharon las circunstancias para organizar sus respectivos sindicatos. Tampoco lo hicieron otras obreras, como las sastras, pese a los ruegos dirigidos a las mismas en el verano de 1891.

  • 17 J. B. P. (no identificado), «Emancipación de la mujer I», 18 de octubre de 1891.
  • 18 «La mujer», 9 de agosto de 1891, artículo anónimo tomado de El Productor de Barcelona, que lo había (...)
  • 19 Un hambriento (militante coruñés sin identificar), «Emancipación de la mujer II», 25 de octubre de (...)
  • 20 «Miscelánea semanal», 13 de diciembre de 1891.
  • 21 Resumen de las dos conferencias del 27 de noviembre de 1892 en «Miscelánea» del 4 de diciembre; alu (...)

16Los llamamientos ulteriores fueron inútiles. El 11 de octubre de 1891, El Corsario reproduce un artículo copiado de El Obrero, semanario de tendencia socialista creado en Ferrol el 1° de mayo de 1890. Firmado con el nombre o seudónimo de María Tell y titulado « La mujer de hoy », el artículo ensarta los habituales tópicos relativos a la situación de la obrera, concluyendo así : « La mujer trabajadora solo tiene ante sí el dilema terrible de continuar en la situación desesperada del hambre y la miseria, soportando las innumerables fatigas del trabajo, el abandono de sus seres más queridos y el camino de la prostitución abierto, o rebelarse en contra de esta organización social que la escarnece […]. Por eso debe la mujer afiliarse a las sociedades de resistencia, que ponen a raya la explotación capitalista ; infiltrarse en los verdaderos principios del socialismo, única idea que la conducirá al bienestar al que aspira, y en unión con los demás obreros, luchar […] en contra de la avaricia patronal. » La redacción felicita a la autora « por haber abandonado ese indiferentismo que profesan las mujeres gallegas a todo movimiento redentor. » Simultáneamente, el semanario publica unos editoriales instando las mujeres a abandonar su sumisión a las ideas religiosas y unirse a la lucha emancipadora. Así, tras una alabanza resumida en la frase « Madre, hija, hermana y amante : cada uno de esos nombres es un poema distinto, tan grandes como el orbe ; tan expresivo como la verdad », se la exhorta a dejar de lado el « principio religioso » para unirse a la lucha : « ¡Mujer, levanta tu frente y reivindica tus derechos ! ¡Mujer, asóciate y sálvate ! ¡Mujer, di también como los hombres : La emancipación de las trabajadoras, ha de ser obra de las trabajadoras mismas[ !] »17. Otro artículo dirigido a las mujeres evoca la triste condición que espera a sus hijos : « Si es varón, le verás toda su vida entre las alternativas del hambre y del trabajo, asfixiándose en la mina, enfermando en la fábrica o ahogándose en el mar, siempre envilecido, siempre explotado, siempre encorvado al trabajo. Si es hembra, la verás en brazos del burgués que la compra para ir a parar después, rodando, rodando, al lupanar. » Ese mismo burgués que le « ofrece a cambio de [su] honra unas miserables monedas » cuando ella carece de dinero para alimentar a sus pequeñuelos. El artículo concluye así : « Levanta tu ánimo, puro y sin mácula ; oh mártir entre los mártires, heroína entre los héroes. […] Ven a la Anarquía, donde hallarás tu redención y tu grandeza. Enseña a tus hijos el camino de la verdadera revolución, y contigo la victoria será próxima y segura »18. Otro, habitual editorialista coruñés, evoca la « triste disyuntiva » en que se hallan los hogares obreros : « Si la mujer e hijas del obrero no van al obrador o a la fábrica, ¿cómo habrá lo suficiente para todos con el mezquino jornal del hombre, de uno solo ? Si va nuestra pobre compañera a ganar una peseta por diez y seis horas o más de fatiga, ¿quién cuida del menaje y de los niños, quién prepara el alimento de todos ? » Contradicción ésta que automáticamente ha de resolverse con la anhelada « Revolución Social », que no podrá en absoluto triunfar – añade – sin el concurso de la mujer, a la cual se invita a aprender a pensar mediante « el libro »19. Poco después, el semanario da a conocer « un abuso » contra dos obreras coruñesas cuyo sueldo a destajo ha sido dividido por dos sin motivo, concluyendo en la necesidad para el personal de la fábrica de asociarse y protestar « para acabar de una vez, y para siempre, con tanto chupador de sangre humana »20. Un año más tarde, se dieron dos conferencias en el local de la « Federación Obrera » coruñesa sobre « La mujer en el pasado, en el presente y en el futuro ». En otra asamblea ulterior, « el compañero Trambel […] disertó sobre la emancipación de la mujer y el deber que ésta tiene de ayudar a conquistar sus derechos. » El Corsario comentó con optimismo esta velada « muy concurrida [asistiendo] sobre todo muchas compañeras, las cuales han quedado muy satisfechas y dispuestas a ayudar en la lucha con sus compañeros para recabar los derechos del proletariado »21. En realidad, no surtieron ningún efecto organizativo aquellos escasos llamamientos, de modo que el 30 de julio de 1893 El Corsario no podía sino lamentar de nuevo la falta de « dignidad » de las cigarreras.

Llamamientos de la feminista socialista italiana Ana Maria Mozzoni

17La contribución más importante destinada a concientizar a las posibles – y probablemente escasas – lectoras de El Corsario, fueron las diez entregas, de una columna aproximadamente cada una, aparecidas entre el 20 de septiembre y el 22 de noviembre del año siguiente, del llamamiento A las muchachas de Anna Maria Mozzoni (1837–1920). Traducido del italiano por un colaborador de El Corsario (José Prat, 1867–1932), este folletito, que recogía dos conferencias de 1884 de la feminista transalpina, había sido publicado en 1885 bajo el título de Alle fanciulle por la imprenta milanesa del socialista Costantino Làzzari (1857-1927).

  • 22 «Anna Maria Mozzoni. Milano 1837 – Roma 1920», http://www.enciclopediadelledonne.it/biografie/anna- (...)
  • 23 La servitù delle donne, Milán, Legroy, Tipografia Sanvito. Según se desprende de la bibliografía de (...)

18Anna Maria Mozzoni procedía de una familia de origen aristocrático ; su madre pertenecía a la alta burguesía milanesa y su padre era ingeniero-arquitecto. Tras recibir una enseñanza primaria tradicional en una escuela religiosa, la muchacha prosiguió su formación de forma autodidacta en la biblioteca familiar, leyendo a los autores franceses de las Luces y a los contemporáneos como el patriota Giuseppe Mazzini, la novelista feminista George Sand o el utopista social Charles Fourier. Según la historiadora Maria Elena Dalla Gassa, la joven milanesa, « próxima a las posiciones republicanas y mazzinianas, se implica activamente en los grupos mazzinianos, donde empieza a trabajar sobre los temas de la emancipación femenina y la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, refutando la idea “natural” del papel tradicional y doméstico de la mujer »22 (traducción mía). A partir de 1864, A. M. Mozzoni reivindica con constancia, en libros, folletos y periódicos, la igualdad jurídica entre ambos sexos, la concesión de derechos civiles y cívicos, así como la extensión del sufragio universal a la mujer, concibiendo un programa de instrucción destinado a las mujeres. En 1870, traduce al italiano el ensayo The Subjection of Women publicado el año anterior en Londres, en el cual John Stuart Mill (1806-1873) criticaba la concepción según la cual las diferencias biológicas entre los dos sexos justificarían la supuesta inferioridad de la mujer y la desigualdad de derechos a favor del varón dentro del matrimonio y la sociedad23. Su oposición a la prostitución legalizada y organizada por el Estado italiano, la lleva a apoyar el combate entablado en Gran Bretaña a favor de la abrogación de los dispositivos legales instaurando a partir de 1864 el control médico y administrativo de las prostitutas.

  • 24 Alle fanciulle, Milán, Flaminio Fantuzzi, Biblioteca dei lavoratori. Opusculi popolari socialisti, (...)
  • 25 María Tell, «La mujer de hoy» y «Miscelánea», 11 de octubre de 1891.

19A mediados de los ochenta se hace socialista y, señala S. Soldani, « entre 1881 y 1886 Mozzoni consagra gran parte de su actividad a la movilización y organización de las obreras y mujeres del pueblo, de las “muchachas” que se dedican al estudio o a una labor interminable en el campo, las hilaturas y los talleres » (traducción mía). En este contexto pronuncia en 1884 dos conferencias, « Alle fanciulle che studiano » y « Alle figlie del popolo », luego reunidas en un folleto editado bajo el título de Alle fanciulle (A las muchachas) y reeditado en 1891 por el tipógrafo socialista Flaminio Fantuzzi24. Es de suponer que J. Prat utilizó esta segunda edición para la traducción aparecida en El Corsario. La publicación en un portavoz anarquista de un texto debido a la pluma de una socialista puede sorprender. Si no era frecuente, tampoco era inédito y no era la primera vez que El Corsario publicaba un texto redactado por algún militante socialista. Ya vimos que el 11 de octubre de 1891 había reproducido el llamamiento a las mujeres tomado de El Obrero, portavoz socialista de Ferrol, donde se leía que « la mujer obrera solo ha nacido como instrumento explotable del capitalismo, o como objeto pronto a satisfacer sus lascivos y brutales apetitos. » (sic). Los anarcosindicalistas coruñeses, que dirigieron El Corsario en su primera etapa (mayo de 1890 – diciembre de 1892), podían perfectamente compartir tanto el análisis de la ferrolana María Tell sobre las consecuencias de « la explotación burguesa » como su llamamiento a afiliarse a las sociedades de resistencia y a que sea « la mujer el porta-estandarte de las reivindicaciones proletarias, y en la lucha terrible que esperamos, y que se conoce con el título de Revolución Social, sea la que vende las heridas y restañe la sangre de los hijos del trabajo que fuesen víctimas de la metralla y plomo de la fuerza burguesa »25. La voluntad de divulgar los dos textos de la italiana (cuya afiliación socialista no se menciona) por un semanario anarquista enviado entonces a numerosos lectores, grupos y redacciones de España, Lisboa, Oporto, Londres, Buenos Aires, La Plata, La Habana, Tampa, Chicago y Nueva York, se explica también por su mismísimo contenido.

20En su primera conferencia, publicada en seis entregas entre el 20 de septiembre y el 25 de octubre de 1894, A. M. Mozzoni se dirige « A las muchachas que estudian ». Considera inútil hacerlo a sus madres, por estar éstas « divididas entre el confesor, los cacharros, las modas y el “marido que Dios les ha dado”, reliquias de una edad que va a su ocaso. » Basándose probablemente en su experiencia personal, ella supone que la nueva generación, instruida a diferencia de la anterior, ha adquirido una « mente esclarecida ya con el estudio » y « una fantasía rebosante de nobles ideales ». Pero – añade en seguida –, esta muchacha ilustrada no debe engañarse, pues la buena educación recibida no tiene otro fin que prepararla para el matrimonio : « del mismo modo que se adorna a un caballo con rica gualdrapa para enaltecer a su dueño, […] del mismo modo te adornaban para satisfacer la vanidad de tu futuro marido. » Tras recibir una enseñanza hasta los dieciocho años, esta muchacha debe renunciar a seguir estudiando a causa de unas « dificultades económicas o exclusiones legales o prejuicios invencibles », sin poder tampoco « trabajar porque todo el trabajo noble y lucrativo es acaparado por la juventud del otro sexo », de modo que no le queda más opción que la de casarse, viendo así desvanecerse irremisiblemente todos sus sueños juveniles en los quehaceres rutinarios del hogar. Sigue un panorama espantoso de la triste suerte que espera a todas las doncellas educadas y casadas, siendo la mayor parte del texto un implacable alegato contra la familia, esa « divinidad convencional a la cual se inmola la humanidad real. » Idéntico o peor destino es el de las mujeres de condición modesta que han de « trabajar indefensas » en el campo o la ciudad. Pero cualquiera que sea su clase social, la mujer casada se vuelve presa de cuantos hombres se dedican a mantenerla en « eterna esclavitud », sea éste sacerdote, magistrado, legislador, marido, hijo incluso (que la considera « como una criatura inferior »), libertino, especulador, capitalista o moralista (lista textual).

21A este modelo de familia tradicional en el que la mujer ha de renunciar a sus aspiraciones, Mozzoni opone la familia basada en « el derecho natural » y « el amor […que] es la simultaneidad y la espontaneidad de un acuerdo, es el equilibrio de las diferencias, es la distribución armónica de funciones diversas y equivalentes. » « Puedes bien, muchacha – prosigue la conferenciante tuteando a las presentes – entonces tú repudiarás el vínculo autoritario del matrimonio, tú negarás tu mano al hombre que te compra e irás libre con el hombre amado que te ama. » No era distinto el modelo que, como vimos, pregonaban los anarquistas, y especialmente la redacción de El Corsario que solía informar a sus lectores de las (pocas) uniones libres de las que tenía noticia. El texto de Mozzoni concluye con un llamamiento a la mujer « socialista » (a ella y a la simpatizante se dirigía la conferenciante de Milán) a unirse con « nosotros los revolucionarios […que] queremos que cada uno escoja su trabajo y sea dueño de él en todo el ámbito de la actividad social ; queremos sea abolido el mercado de la carne, desmonarquizada [sic] la familia, equilibradas las razones económicas del trabajo y de las recompensas [sic, ¿por ganancias ?] ; que sean dados a la juventud los placeres del amor. Pero para llegar a esto es inevitable una revolución que no deje piedra sobre piedra del actual organismo social ». El radicalismo de esta crítica de la institución matrimonial y el llamamiento final a la juventud femenina a juntarse a « las filas de la Revolución Social », a « sembrar la justicia y la libertad y se[r] la madre de las generaciones del porvenir », no podía sino incitar José Prat a traducir este texto y la redacción de El Corsario a publicarlo.

22En cuanto a la segunda conferencia, editada en cuatro entregas los días 1, 8, 15 y 22 de noviembre de 1894, se dirige y se titula « A las hijas del pueblo ». A la « joven operaria […] nacida en pobres pañales », se le recuerda sus aspiraciones juveniles y su « ideal de felicidad, contenida en tres palabras : salud, trabajo, amor. » Pero rápidamente aquellos sueños se estrellan, al observar ella que el marido « cae pronto enfermo de fatigas y pelagra, que se encuentra a veces en paro o que debe sujetarse a una disminución del salario si quiere seguir trabajando […]. » A sus hijos se les obligará a pagar « la contribución de sangre », a guerrear y perder a veces la vida, mientras las alcahuetas intentarán arrebatarle sus hijas. Sin encontrar ella consuelo ni protección : nadie, ni el sacerdote, ni el magistrado, ni un largo etc., ningún hombre la protegerá, sino todo lo contrario cuando el marido se emborrache y la maltrate. La caridad pública o la filantropía privada resultan falsas soluciones. En fin, la « mujer del pueblo » sufre idénticos males, agravados por su inferior condición social, que las muchachas que han estudiado. Por lo tanto, la misma conclusión ha de imponérsele a la « hija del pueblo » : debe hacerse « socialista » para algún día aniquilar « la ley, el rey y la iglesia, […que] procuran por todos los medios mantener todas estas injusticias ». Concluye Mozzoni que gracias a la « Revolución Social […], la justicia llegará hasta ti, el egoísmo humano habrá desaparecido y la humanidad se habrá emancipado. » El grupo anarquista coruñés « Ni Dios, ni Amo », encargado de la redacción de El Corsario desde enero de 1893, no podía sino adherirse a este discurso anticapitalista, anticlerical, antimilitarista, que además atacaba de paso los impuestos de consumos, los hombres de ley, la prostitución, la explotación de las jornaleras del campo, talleres y fábricas, y concluía con un llamamiento a tomar la senda de una imprescindible « Revolución Social », de contenido no especificado. Tanto en este texto como en el dirigido « A las muchachas que estudian », la discreta y única mención de la palabra « socialista » (que podía entenderse en sentido amplio y no como referencia al socialismo marxista), no era un obstáculo a la publicación de un texto no escrito por una correligionaria.

23Aquellos llamamientos (al fin y al cabo, poco numerosos) no dieron mejores resultados que los anteriores. Es cierto que a partir de los sucesos de Jerez de 1892 se instauró un clima de intimidación que sofocaba cualquier veleidad de rebeldía o protesta. Además, en el momento en que se publican las dos conferencias de A. M. Mozzoni, los militantes anarquistas coruñeses, como los del resto del país, decepcionados por los, según ellos, escasos resultados de las huelgas de 1890 y sobre 1891 a favor de las ocho horas, privilegian el discurso revolucionario y la denuncia de la represión contra los autores (supuestos o reales) de los atentados individuales. Un clima de división y desánimo se apodera de los círculos obreros locales. La « Federación Obrera » se ve reducida a tres secciones solamente (carpinteros, hojalateros, oficios varios), mientras los canteros, zapateros y tipógrafos son atraídos por la socialista Unión General de los Trabajadores.

  • 26 [Comisión de] Reformas Sociales, Información oral y escrita practicada en virtud de la Real Orden d (...)
  • 27 Más detalles en G. Brey, «Travail et mouvement social chez les femmes de La Corogne entre 1860 et 1 (...)

24No obstante, si las muy numerosas cigarreras coruñesas (cerca de 4.000 en 1890 y algo menos de 2.500 en 1910), no adoptaron entonces el modelo de asociación sindical, solían practicar formas espontáneas de solidaridad. El informe de la Comisión de Reformas Sociales de 1883-84 señala que a la sazón tenían « establecido un mezquino Montepío para las que se retiran del trabajo por inútiles después de haber servido largo tiempo »26. A partir de 1899 dan un carácter institucional a sus prácticas solidarias al crear una « Sociedad de Socorros y Ahorro de las porteras, maestras y operarias de la Fábrica de Tabacos », de doble finalidad : ayuda a las familias de una compañera fallecida para sufragar los gastos del funeral y entrega de una pensión mensual de diez pesetas a las cigarreras que, por su avanzada edad o estado de salud, ya no pueden trabajar. Aunque no dispongan de sindicato permanente, aquellas cigarreras se movilizan espontáneamente cuando sus intereses se ven amenazados directamente, como en 1902 para oponerse a la voluntad de la dirección de modificar los hasta ahora flexibles horarios de entrada a los talleres. Finalmente, habrá que esperar 1916 para que las cigarreras, con ayuda del socialista Severino Chacón (1884-1978) creen su asociación de resistencia sindical y socorro mutuo en caso de enfermedad o incapacidad laboral, la « Unión Tabacalera. Sociedad Montepío del personal femenino de la fábrica de tabacos ». En cuanto a las costureras y sastras, tejedoras y cargadoras del puerto no se organizarán hasta 1901, 1908 y 1910 respectivamente27.

Otras voces feministas

25Hemos visto que en sus conferencias la feminista italiana no solamente llama las mujeres a organizarse en vista de su « emancipación » colectiva como trabajadoras, sino que les advierte sobre la desigualdad de género dentro de la misma pareja y contra los efectos perniciosos para ellas de la condición matrimonial. En su segunda carta « A mi amiga Celestina » de 26 marzo de 1893, la ya aludida B. B. denuncia también la desigualdad de derechos entre ambos sexos : « El hombre goza en esta sociedad en comparación a la mujer, una libertad ilimitada en todo aquello que no se relacione con el ataque al orden de cosas actualmente establecido. Él es el dueño de la marcha del mundo ; en sus manos está el gobierno y todos los resortes del organismo de la sociedad ; tiene acaparadas la ciencia y la industria, el arte y el oficio, y en sus institutos y aulas universitarias apenas hay cabida para la mujer. En el articulado de los Códigos, está también consignada nuestra inferioridad y servidumbre. […] el hombre es también el amo y la mujer la esclava. Un marido no es ni más ni menos en presente que un tirano doméstico. Su voluntad, sus deseos, son órdenes expresas que la mujer se ve impelida a ejecutar sin desearlo. […] ». Las mujeres, en cambio, están « relegadas de los empleos, de las universidades, de la vida pública, sólo nos dejan la vida del hogar ». En cuanto a las mujeres obreras más concretamente, no pueden conseguir su independencia económica mediante el trabajo en el taller, dado que el jornal resulta « insuficiente para el sostenimiento de la vida », por lo cual no tiene más remedio que el matrimonio en el cual ella « ve, como idea primordial, le seguridad del pan en el porvenir, o al menos lo pretende. » La conclusión de B. B. caía por su propio peso : « la mujer para ser libre, para amar y ser amada, para gozar de un bienestar económico independiente, tiene necesidad de que se haga la revolución social y se implanten los principios del socialismo revolucionario. »

  • 28 «Noticias varias», 14 de mayo de 1896. El 14 de marzo de 1896, los aficionados de la Compañía de Li (...)

26Otra prueba de que la igualdad entre los sexos empezaba a abrirse lentamente camino en la mente de unos « militantes conscientes » y del avance de « la corriente feminista [que] agita la Europa y aún la América », es su interés por el teatro de Henrik Ibsen, considerado por los ácratas como « el que con más lógica y radicalismo defiende la emancipación del sexo femenino. La dama del mar y Casa de muñecas son prueba patente de ello », según el anuncio, destinado más especialmente a las mujeres, de la representación, por la efímera Compañía Libre de Declamación fundada por Felip Cortiella, de la segunda obra citada, en el Teatro Circo Barcelonés el 23 de mayo de 189628.

Plumas femeninas contra la represión

  • 29 Matilde y Palmiro, «Fecha de recordación», 8 de enero de 1893.

27Algunos de los artículos enviados por mujeres denuncian la represión antianarquista consecutiva a los sucesos de Chicago y Jerez de la Frontera o a los atentados de Barcelona. Entre los publicados en el número del 11 de noviembre de 1892 conmemorativo de los « mártires de Chicago », uno, titulado « Inolvidable fecha » en alusión al 11 de noviembre de 1887 en que fueron ejecutados varios anarquistas condenados sin pruebas, fue enviado por una tal Victora (sic) Nalda, militante de la sociedad Unión Obrera de Sestao (Vizcaya). Al año siguiente ella y su compañero inscribieron su recién nacido en el Registro civil con los nombres de Parsons y Engel, dos de los ejecutados de Chicago. Entre los artículos de El Corsario que protestaron contra las ejecuciones de Jerez y las detenciones a granel de militantes andaluces, cinco fueron redactados por mujeres, cuatro de ellos enviados desde Bilbao. Allí, un pequeño núcleo de militantes había intentado dar vida a una publicación anarquista, El Combate, teniendo que renunciar al cabo de uno o dos números. A partir de abril de 1892, su líder, el ya mencionado Vicente García (alias Palmiro) opta por expresarse en las columnas de El Corsario, del que será corresponsal durante varios meses. Ahora bien, al día siguiente de la celebración mencionada de su unión libre, él y su compañera Matilde Martínez enviaron un artículo dedicado a aquella « fecha de recordación imperecedera y apoteosis que enseña el camino que no en lejano día recorrerá la clase obrera »29. Poco antes, ya se había publicado otra carta de Matilde Martínez (« ¡Debemos aguantar ! », 25 de diciembre de 1892), en la cual ella instaba a protestar « contra el castigo de los compañeros de Jerez y particularmente contra el que se impone a Salvochea », encarcelado por presunto inductor de la manifestación aun cuando ya estaba recluido en la cárcel de Cádiz desde finales de abril de 1891. En el número extraordinario dedicado a « nuestros hermanos ejecutados en Jerez el 10 de Febrero del año que acaba de terminar », Matilde y Palmiro envían además una extensa colaboración en la cual denuncian ese nuevo « crimen », siendo « tantos los que cuentan el martirologio de nuestras doctrinas », desde « el fusilamiento de 35.000 comunalistas [sic] en París » en 1871 hasta el ahorcamiento, en junio de 1884 y « con objeto de desorganizar la gran Federación de Trabajadores de la Región Española », de siete andaluces acusados de pertenecer a la llamada Mano Negra (« Uno más », 10 de febrero de 1893). En el mismo número, una mujer que firma María Rosa se asocia al homenaje a los agarrotados de Jerez : « ¿No es preferible la muerte cien veces a esa vida denigrante e ignominiosa qua arrastramos los que tuvimos la “dicha” de nacer proletarios ? […] yo os venero a la par que os levanto un monumento dentro del santuario de mi pecho ».

28En algunas de sus siete colaboraciones, Soledad Gustavo (1865-1939) denuncia la represión, elogia a los « mártires » que se sacrifican por la Anarquía y llama a una « guerra implacable contra las instituciones existentes » (« Paz y guerra », 7 de agosto de 1892). Denuncia « los crímenes sociales » de una justicia que condenó a muerte a Paulino Pallás tras el atentado en el cual resultó herido levemente el general Martínez Campos en Barcelona. (« ¡¡Justicia ! ! », 1 de octubre de 1893). Al ser ejecutado Santiago Salvador, autor del sangriento atentado del Liceu, ella rechaza con desdén los calificativos de « degenerados y locos, criminales y deshonrados, ignorantes y fanáticos » usados para descalificar a quienes luchan contra la « esclavitud » (« El mayor enemigo de la libertad », 29 de noviembre de 1894). Arremete contra los adeptos de « la paciencia y la conformidad con el modo de ser de las cosas » (« La peor calamidad », 3 de enero de 1895).

29De Teresa Claramunt (1862-1931) son dos textos, que no se refieren en absoluto a la situación o al papel de la mujer. El publicado el 9 de julio de 1893 cuenta cómo ella refutó las acusaciones del Consejo de guerra acerca de los incidentes anticlericales del mes de febrero, pese a lo cual fue condenada a cuatro meses de arresto mayor. El segundo texto se mofa, en unos términos médico-quirúrgicos tan frecuentes en los pensadores políticos y sociales de la época, de los « curanderos de cuerpo social » de las distintas corrientes políticas, particularmente de los republicanos que pretenden ser los más « aptos para cortar la parte gangrenada » de la sociedad y cuyo programa « no resulta más que cortar un poco las uñas ». ¿La solución ? Abolir las « leyes escritas » y aplicar exclusivamente las « leyes naturales », instaurando – sin explicar el cómo – la Anarquía… (« Sin epígrafe », 8 de octubre de 1893).

Movilizar a las mujeres contra la guerra

30Internacionalista por esencia desde sus orígenes, el anarquismo es hostil a las nociones de patria y patriotismo, considerando que es una invención burguesa que levanta a los pueblos unos contra otros y justifica las guerras en las que los trabajadores se matan entre sí a favor de los intereses de los « zánganos de la colmena social ». Antibelicista y antimilitarista, el anarquismo denuncia el sacrificio que de aquéllos exige « una madrastra » que les niega condiciones decentes de vida y les exige « la contribución de sangre », mientras los hijos de « los ricos » pueden librarse de ella mediante la redención en metálico. Entre 1891 y 1893 no son pocos los textos de El Corsario contra la patria, la guerra y el servicio militar por sorteo, especialmente cuando en el otoño de 1893 el gobierno envía navíos, tropas y armamento para proteger la ciudad de Melilla de los ataques rifeños. El semanario publica entonces un emocionante relato de Concepción Arenal acerca de dos gemelos que, por mala suerte, deben ir a la guerra, dejando a su pobre madre sola y sin recursos (« Cuadros de la guerra », 12 de noviembre de 1893, sin indicación de procedencia).

  • 30 En Le Tour du Peuple, Madrid, Casa de Velázquez, 1987, p.123-168. En mi artículo mencionado en la n (...)

31Como ha señalado Carlos Serrano, la guerra por la independencia de Cuba no suscitó reacciones homogéneas y unánimes entre los anarquistas de habla español, vivieran en Cuba, Estados Unidos o España, aunque, en principio, eran antimilitaristas o hasta pacifistas e internacionalistas30. Durante la guerra con los independentistas cubanos, El Corsario va a emprender una campaña para que las mujeres (y especialmente las madres de los quintos) se movilicen contra el envío de refuerzos a la isla. Como en 1893, denuncia el envío al « matadero » de quienes son imprescindibles al mantenimiento de sus familiares, víctimas a granel de la rivalidad de las naciones entre sí (« ¡No lloréis, madres, no lloréis ! », de J. LL., sin duda José Llunas Pujols, director de La Tramontana de Barcelona, 14 de marzo de 1895). La resignación de obreros y campesinos españoles que van a pelear con otros de la misma clase en Cuba en lugar de rebelarse contra sus « tiranos » y « opresores » es tema recurrente, como en « ¡A la guerra ! », editorial del 28 de mayo de 1896. A lo largo del verano de este año, van multiplicándose los artículos sobre los diferentes aspectos del conflicto y sobre los famélicos y enfermos quintos que, al retornar a la metrópoli, no hallan más que indiferencia por parte de las autoridades. El semanario intensifica su campaña contra la guerra y se congratula de que una comisión de mujeres ha visitado al gobernador civil de Zaragoza solicitando el permiso (denegado) de manifestar públicamente contra el próximo envío de miles de reclutas más a Cuba. Informa que la iniciativa de las madres zaragozanas parece suscitar emulación en otras ciudades grandes como Sevilla, Valencia y Barcelona (23 de julio). Como para fortalecer su sentimiento de indignación, el corresponsal de El Corsario en La Habana, el joven anarquista Manuel Santiago Pantín, les dirige un testimonio estremecedor acerca de aquella hecatombe, concluyendo : « Si las madres de tanta víctima pudieran ver esto, ¿vendrían aquí sus hijos ? » (6 de agosto). Mientras tanto, se había producido un « alboroto promovido por las mujeres » en la capital aragonesa, hallándose procesadas « 28 personas, de ellas diez mujeres que tomaron parte activa en el suceso » y redoblándose la vigilancia para evitar la repetición de semejantes hechos, según la « prensa burguesa » (13 de agosto). Dos semanas después, El Corsario anuncia que se van multiplicando las protestas contra el envío de « cuarenta mil soldados más » a la guerra : « En Valencia hubo manifestación de mujeres contra el embarque de tropas, y prisiones a granel […y] en El Viso del Alcor, de la provincia de Sevilla, también las mujeres del pueblo fueron en manifestación al Ayuntamiento con el propósito de que no les lleven sus hijos a la guerra. En todos lados, en fin, hay agitación más o menos encubierta. » En sus números del 23 y 30 de julio, 6 y 20 de agosto y 3 de septiembre de 1896 (último publicado), El Corsario publica distintos editoriales titulados todos « ¡Abajo a guerra ! ». Del editorial del 20 de agosto se imprime una tirada aparte destinada a « las madres proletarias, madres de aquellos hijos del pueblo uniformados que pagan el odioso tributo de sangre ». Esta hoja volante afirma la ilegitimidad de la pretensión española de conservar la isla por la fuerza y censura la cínica injusticia de mandar a la guerra tan solo « los desvalidos de la fortuna », mientras se quedan en casa los hijos de « los ricos » que pueden redimirse en metálico del servicio militar. La octavilla, que inducía a las madres a oponerse al embarque de sus hijos para Cuba, sin incitar explícitamente a los jóvenes reclutas a desertar, fue repartida en A Coruña (27 de agosto) y enviada a los corresponsales de distintas ciudades donde embarcaban aquéllos como Barcelona, Valencia, Cádiz y otros puntos de la Península como Zaragoza y Alicante, suscitando la búsqueda y detención de quienes la repartieron o intentaron hacerlo, como señala la prensa madrileña o local.

  • 31 Carta de Mariana Cortés en El Corsario del 8 de agosto. Proyecto de manifestación en La Época, Madr (...)
  • 32 Mme Camila Flammarion, «La paz armada», El Productor (efímero sucesor coruñés de El Corsario), 8 de (...)

32A primeros de agosto, El Corsario publicó también una carta en la cual la militante alicantina Mariana Cortés denunciaba el enganche de más jóvenes para la guerra y animando a las madres, tías, hermanas y esposas de los soldados a indignarse y movilizarse, para que « en el día del embarque, todas a un mismo tiempo digamos : ¡Viva la paz ; no queremos guerra ! Pues ese es el modo de conseguir lo que deseamos » Unos días después, una comisión de cinco mujeres presidida por aquella mujer solicitó permiso para manifestarse por las calles contra el envío de tropas a Cuba, en nombre de « un grupo de 25 mujeres que se titulaban madres de soldados que sirven en la Península ». El permiso les fue denegado por el gobernador civil sin que las cosas pasaran de ahí31. La otra contribución femenina publicada durante aquella campaña es de otra índole, pero encaja perfectamente con el antibelicismo del semanario y de los anarquistas en general, aunque no lo era en absoluto su autora. Se trata de una carta de la esposa del astrónomo Camille Flammarion, a la sazón vicepresidenta de la recién creada « Liga internacional de las mujeres por el desarme universal ». Es un alegato pacifista contra el sistema de « paz armada », rechazado, primero, por motivos sentimentales : « Nosotras, mujeres, deploramos la guerra, porque anula y devora sin descanso nuestra obra, toda amor y sacrificio : ¡los hijos ! ». En segundo lugar, por motivos económicos : « el militarismo universal y las guerras arruinan las naciones, arruinan los pueblos », endeudando los Estados y manteniendo en ocupaciones improductivas millones de hombres jóvenes que podrían emplearse para crear riquezas. En tercer lugar, la voluntad del gobierno francés de recuperar por las armas Alsacia y Lorena conduce a un callejón sin salida, pues aquella señora considera – con una trágica clarividencia – que una derrota de Alemania fomentaría inevitablemente en este país unos deseos de revancha, convirtiéndose el antagonismo entre ambas naciones en un cuento de nunca acabar. Por eso – concluía – las mujeres de toda Europa y sobre todo de Alemania, así como « todas las mujeres de la tierra, esposas, hermanas, amantes o reinas » debían « unirse » y educar a sus hijos para que huyeran de « la infamia de la guerra »32.

A modo de conclusión

  • 33 Buenos Aires, Biblioteca La Questione Sociale, 1896. Anteriormente, había publicado «El amor libre» (...)
  • 34 Maó, El Porvenir del Obrero, 19 p. Laura Vicente Villanueva, Teresa Claramunt (1862-1931). Pionera (...)

33En resumidas cuentas, las dos redacciones sucesivas de El Corsario, que al parecer no incluían a ninguna mujer, no evacuaron del todo las cuestiones relativas a las relaciones interpersonales entre hombre y mujer, ni a las modalidades de la participación de la mujer en la lucha social, si bien el número de artículos sobre los diferentes aspectos de estas cuestiones es más bien reducido : uno cada mes como promedio. La mitad de los cuarenta y nueve artículos de este corpus se deben a plumas femeninas, como las militantes vizcaínas Matilde Martínez y Victora Nelda o las catalanas Soledad Gustavo o Teresa Claramunt. Si de S. Gustavo se publican siete contribuciones en El Corsario, ninguna de ellas va dirigida expresamente a las mujeres ni se refiere a la condición específica de la trabajadora y de la mujer, aun cuando ella había participado en 1889 en el Segundo Certamen Socialista con un ensayo sobre el amor libre, se había casado por lo civil dos años después con Juan Montseny (1864-1942) y estaba a punto de publicar su folleto A las proletarias33. Sus contribuciones denuncian la represión, justificando el combate militante y ensalzando la figura del « luchador ». Lo mismo puede decirse de Teresa Claramunt que desde 1883 había militado, primero en Sabadell luego en Barcelona, a favor de la incorporación de las trabajadoras a la lucha reivindicativa y escrito en la prensa ácrata en pro de « la asociación de la mujer » y « la igualdad de la mujer ». Si, según sus dos biógrafas, Teresa Claramunt fue una « feminista », habrá que esperar a 1905 para que publique su folletito La mujer. Consideraciones sobre su estado ante las prerrogativas del hombre34. Sin embargo, tampoco envió contribución alguna sobre estas cuestiones a El Corsario. Si la mayoría de los textos proceden de correligionarios (locales o no), no le importa a la redacción coruñesa, siempre y cuando ella se identifica con su contenido denunciador y su posible capacidad movilizadora, reproducir los de personalidades no anarquistas, como el escritor francés Alphonse Karr, el librepensador y reformista Valentín Pérez y Pérez, la feminista y socialista Ana Maria Mozzoni, las pacifistas Concepción Arenal o Sylvie Petiaux señora de Flammarion.

34El trabajo femenino es tema de un solo artículo y, aunque la fábrica de tabacos coruñesa ocupaba cerca de 4.000 mujeres en 1890, El Corsario sólo en muy contadas ocasiones se refiere a unos « abusos » contra algunas cigarreras y en ninguno de los números conservados se describen pormenorizadamente las condiciones de trabajo y remuneración de estas obreras ; ni las de las tejedoras de la empresa « La Primera Coruñesa » o las obreras fosforeras, sastras y costureras. Los dos cuentos y el poema cuyas protagonistas son mujeres tampoco evocan el universo del trabajo. No se abordan tampoco « la maternidad consciente » ni el control de la procreación, la educación de las niñas en la sociedad actual y futura en el marco del régimen de « amor libre » de las parejas ; son cuestiones que habían de aflorar unos años más tarde, según ha señalado Álvarez Junco. A diferencia de las inscripciones de niños o niñas en el Registro civil con nombre nada cristianos, son escasísimas las « uniones libres » mencionadas, lo cual revela el escaso eco que tuvieron los artículos sobre este particular. Pero, si algunos artículos manifiestan unas formas de prefeminismo, se trata más de asociar a las trabajadoras a la lucha colectiva o de prevenirla de los peligros del mundo laboral en nombre de la honra, la maternidad y el hogar.

35El impacto de los llamamientos a la organización fue prácticamente nulo sobre las trabajadoras coruñesas y no suscitó en esta ciudad la aparición de una líder femenina obrerista comparable con la republicana federal Belén Sárraga, quien a partir de 1897 contribuyó a aglutinar en Málaga a los elementos izquierdistas en una potente federación de sociedades obreras. Imposible es por otro lado medir el impacto que pudo tener El Corsario entre las mujeres de las numerosas localidades españolas o extranjeras a las cuales se enviaba ; las informaciones procedentes de otras localidades sólo excepcionalmente aluden a la creación de grupos anarquistas femeninos : aislados son los casos de « Las Convencidas » de Sevilla (19 y 26 de marzo de 1893) o « Las Mártires del trabajo » de la entonces zona agrícola y popular de Campanillos, Málaga (28 de mayo de 1893).

  • 35 José Sanjurjo, «Táctica y medios de hacer fructíferos la propaganda anarquista entre las masas trab (...)

36Los llamamientos a desempeñar el papel de educadoras de futuros revolucionarios o de enfermeras el día que estalle la « Revolución Social », no debían de entusiasmar a « las proletarias » ; de la misma manera que la defensa a ultranza de « la dinamita » y los llamamientos a la venganza de los « compañeros ajusticiados » en Chicago, Jerez o Barcelona no resultaron muy movilizadores entre los trabajadores masculinos de la región. Por un lado, si El Corsario llegó a tener lectores en varias localidades gallegas fuera de A Coruña, la difusión no adquirió estabilidad sino en Ferrol y Santiago. Por otro, mientras los socialistas contribuían a la fundación de « sociedades de resistencia » de oficio, las creadas por los anarquistas antes de 1891 en A Coruña o en otras localidades, se fueron a la deriva, especialmente cuando éstos abandonaron la labor societaria a partir de 1893. La situación empezó a cambiar cuando los ácratas españoles acordaron salir de lo que un sastre coruñés ácrata llegaría a calificar de « aislamiento suicida » e « ineficaz »35.

Haut de page

Notes

1 En el Instituto Internacional de Historia Social de Ámsterdam se conservan 197 números (no pocos duplicados), algunas hojas impresas y los cinco números de El Productor, prolongación de El Corsario entre el 13 de septiembre y el 8 de octubre de 1896. Un análisis de sus vicisitudes y contenidos en Gérard Brey, «El Corsario, semanario anarquista coruñés contra viento y marea (1890-1896)», Julio Prada Rodríguez y Domingo Rodríguez Teijeiro (eds.), Indivisa manent. Estudos en homenaxe a Jesús de Juana, Vigo, Galaxia, 2019, p. 269-302.

2 Álvarez Junco, José, La ideología política del anarquismo español (1868-1910), Madrid, Siglo XXI, 1976 (reed. 1991), p.281-308; Gloria Espigado Tocino, «Las mujeres en el anarquismo español (1869-1939)», Madrid, Ayer, n° 45, 2002, p. 55-69, cita p. 57.

3 A. Karr, «El amor y el matrimonio», 11 de abril de 1895.

4 Su trayectoria en Giampietro Berti, «Merlino, Francesco Saverio», Dizionario biografico degli Italiani, Roma, Istituto della enciclopedia italiana, vol. 13, 2009, consultable en http://www.treccani.it/enciclopedia/

5 Valentín Pérez y Pérez, «De la mujer», 16 julio de 1896. Da fe de su librepensamiento su elogio de la imprenta y la alfabetización como armas contra el oscurantismo religioso en Las Dominicales del Libre Pensamiento de Madrid («Hágase la luz», 21 de diciembre de 1894) y en la noticia de su renuncia a esta ideología en la iglesia del pueblo leonés de Riego de la Vega, donde ejerce como practicante («Solemne retractación», La Lectura Dominical, Madrid, 13 de noviembre de 1898 y «Sociedad de Higiene », Revista de Sanidad Militar, Madrid, 15 de diciembre de 1903).

6 Un rebelde «A mi hermana», 28 de mayo de 1896.

7 Federico Iglesias, «¡Obreros! ¡Obreras!», 3 de abril de 1892.

8 «Bibliografía», El Productor, A Coruña, 23 de septiembre de 1896.

9 «El mitin del domingo en el “Circo Coruñés”», suplemento sin fecha al número del 26 de abril de 1891. Sobre los debates dentro del anarquismo acerca del trabajo de la mujer, Adela Núñez Orgaz, «Evolución del concepto de trabajo femenino en el anarquismo (1870-1900)», María Jesús Vara Miranda y Virginia Maquieira d'Angelo (coord.), El trabajo de las mujeres, siglos XVI-XX. VI Jornadas de Investigación Interdisciplinaria sobre la Mujer, Madrid, UAM, 1996, p. 275-288.

10 Barcelona y Buenos Aires, Maucci, 1904, VI+7-240 p., edición digitalizada en el portal de la Biblioteca Nacional de España.

11 El tema ocupa el 4,5% de los 489 registros recuperados por Gloria Espigado («Las mujeres…», art. citado en mi nota 2, p.58). El discurso de los anarquistas sobre el particular ha sido analizado por José Álvarez Junco, Ideología…, p. 292-294 y por un servidor en «La prostitution dans la presse anarchiste espagnole (1881–1907)», Raphaël Carrasco (coord.), La Prostitution en Espagne de l’époque des Rois Catholiques à la seconde République, Besançon, Annales Littéraires de l’Université, 1994, p. 345–357, consultable en https://besancon.academia.edu/GérardBREY.

12 Sobre la situación y el control de las prostitutas, el papel de la prostitución en los hábitos sexuales, así como los debates entre prohibicionistas, higienistas, abolicionistas y reglamentaristas, véase Jean-Louis GuereñaLa prostitución en la España contemporánea, Madrid, Marcial Pons, 2003, 472 p.

13 Valentín Pérez y Pérez, «El demonio moderno hechura de la miseria», 23 de julio de 1896.

14 «Amores cohibidos», 27 de septiembre y 4 de octubre de 1894. J. P. puede designar a José Prat, frecuente colaborador y autor de otros textos de ficción sobre el mismo tema editados en La Anarquía de Madrid.

15 Gustavo Jeffroy [sic por Gustave Geffroy, 1855-1926], «Estudios sociales. La heroína de una novela de Goncourt», 28 de marzo de 1895. Editada en 1877, La Fille Elisa fue traducida en seguida al castellano como La joven Elisa (Barcelona, 1878) y como La Elisa en 1892 (Madrid, La España Moderna).

16 «Revista semanal. Exterior», 4 de abril de 1895.

17 J. B. P. (no identificado), «Emancipación de la mujer I», 18 de octubre de 1891.

18 «La mujer», 9 de agosto de 1891, artículo anónimo tomado de El Productor de Barcelona, que lo había copiado de Il Proletario (probablemente de Key West, Florida).

19 Un hambriento (militante coruñés sin identificar), «Emancipación de la mujer II», 25 de octubre de 1891.

20 «Miscelánea semanal», 13 de diciembre de 1891.

21 Resumen de las dos conferencias del 27 de noviembre de 1892 en «Miscelánea» del 4 de diciembre; alusión a la charla del militante coruñés Trambel no identificado y comentario optimista en «Miscelánea», 11 de diciembre.

22 «Anna Maria Mozzoni. Milano 1837 – Roma 1920», http://www.enciclopediadelledonne.it/biografie/anna-maria-mozzoni/ Sigo también aquí la síntesis biográfica de Simonetta Soldani, «Mozzoni, Marianna», Dizionario biografico degli Italiani, Treccani, vol. 77, 2012, consultable en http://www.treccani.it/enciclopedia/

23 La servitù delle donne, Milán, Legroy, Tipografia Sanvito. Según se desprende de la bibliografía del estudio de José Álvarez Junco ya mencionado, al parecer no llamó la atención de militantes y periódicos anarquistas la traducción al español del libro de Mill, mucho más tardía, La esclavitud femenina, prólogo de Emilia Pardo Bazán, Madrid, Biblioteca de la Mujer, 1892, 295 p.

24 Alle fanciulle, Milán, Flaminio Fantuzzi, Biblioteca dei lavoratori. Opusculi popolari socialisti, 1, 1891, 31 p. Esta segunda edición fue reeditada en 2010 en la colección “Il testo ritrovato” de la Fondazione Giangiacomo Feltrinelli de Milán, 27 p.

25 María Tell, «La mujer de hoy» y «Miscelánea», 11 de octubre de 1891.

26 [Comisión de] Reformas Sociales, Información oral y escrita practicada en virtud de la Real Orden de 5 de diciembre de 1883, Madrid, tomo V (que incluye los informes relativos a la provincia de A Coruña), 1893, p. 49 y Ana Romero Masiá, Severino Chacón. Líder sindical do mundo do tabaco, A Coruña, Fundación Luis Tilve, 2003, p. 92-101.

27 Más detalles en G. Brey, «Travail et mouvement social chez les femmes de La Corogne entre 1860 et 1910», VV.AA., Mélanges offerts à Albert Dérozier, Besançon, Annales Littéraires de l’Université, 1994, p. 335-359; versión en gallego: «Mulleres e conflictividade social na Coruña (1874-1910)», Dionisio Pereira (coord.), Os conquistadores modernos. Movemento obreiro na Galicia de anteguerra, Vigo, A Nosa Terra, 1992, p. 23-46.

28 «Noticias varias», 14 de mayo de 1896. El 14 de marzo de 1896, los aficionados de la Compañía de Libre Declamación habían estrenado en la misma sala un drama social en tres actos de su compañera Teresa Claramunt, El mundo que muere y el mundo que nace (sin editar). El Corsario del 26 de marzo dedicó a esta representación única una entrega de los «Murmullos barceloneses» de Urania, alias de José Prat.

29 Matilde y Palmiro, «Fecha de recordación», 8 de enero de 1893.

30 En Le Tour du Peuple, Madrid, Casa de Velázquez, 1987, p.123-168. En mi artículo mencionado en la nota 1, he analizado cómo El Corsario dio cuenta del conflicto.

31 Carta de Mariana Cortés en El Corsario del 8 de agosto. Proyecto de manifestación en La Época, Madrid, 18 de agosto.

32 Mme Camila Flammarion, «La paz armada», El Productor (efímero sucesor coruñés de El Corsario), 8 de octubrea de 1896, reproducido del semanario francés L’Impartial de l’Est publicado en Nancy desde 1892.

33 Buenos Aires, Biblioteca La Questione Sociale, 1896. Anteriormente, había publicado «El amor libre», Segundo Certamen Socialista. Celebrado en Barcelona el día 10 de noviembre de 1889 en el Palacio de Bellas Artes, Barcelona, Establecimiento Tipográfico «La Academia», 1890, 440 p., p. 173-178. Y explicado la «Misión de la mujer en la revolución» en La Anarquía, Madrid, 16 de octubre de 1891.

34 Maó, El Porvenir del Obrero, 19 p. Laura Vicente Villanueva, Teresa Claramunt (1862-1931). Pionera del feminismo obrerista anarquista, Madrid, Fundación Anselmo Lorenzo, 2006, passim; sus “textos feministas” en María Amalia Pradas Baena, Teresa Claramunt. La «virgen roja» barcelonesa. Biografía y escritos, Barcelona, Virus, 2006, p.161-218.

35 José Sanjurjo, «Táctica y medios de hacer fructíferos la propaganda anarquista entre las masas trabajadoras a pesar de las leyes especiales que la prohíben», Tercer certamen socialista libertario celebrado en La Plata los días 14 y 15 de mayo de 1898, La Plata, p. 91-98. Sobre el papel de los primeros socialistas gallegos en la constitución de las sociedades obreras y campesinas en la última década del siglo, Gérard Brey, Pablo Iglesias, los socialistas y el movimiento obrero en Galicia (1890-1910), A Coruña, Ayuntamiento, 2001, 48 p., en línea en https://besancon.academia.edu/GérardBREY.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gérard Brey, « Discurso sobre las mujeres, a las mujeres y de mujeres en el semanario anarquista El Corsario. A Coruña, 1890-1896 », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne],  | 2020, mis en ligne le 15 décembre 2020, consulté le 06 mars 2021. URL : http://journals.openedition.org/ccec/10028 ; DOI : https://doi.org/10.4000/ccec.10028

Haut de page

Auteur

Gérard Brey

Université de Franche-Comté, Besançon

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Université d'Angers
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search