Navigation – Plan du site

AccueilHors série des CCECHommage à Brigitte Magnien et à M...Contributions sur l'Espagne conte...Sindicalismo y lucha obrera en el...

Contributions sur l'Espagne contemporaine

Sindicalismo y lucha obrera en el textil andaluz a finales del siglo xix

Syndicalisme et lutte ouvrière dans le textile andalou à la fin du xixe siècle
Trade-unionism and workers’ struggle in Andalusian textiles at the end of xixth century
Manuel Morales Muñoz

Résumés

Afin de faire face aux baisses de salaires imposées par les entrepreneurs de l’industrie textile du coton, les tisserandes et les ouvriers de la Industria Malagueña, le plus grand centre manufacturier d’Andalousie, furent les protagonistes des conflits sociaux les plus graves survenus au cours de la dernière décennie du XIXe siècle. Regroupés au sein des organisations socialistes, ils tentèrent de s’opposer à la pression patronale en recourant à la grève et en prenant des initiatives au cours desquelles ils durent faire face, également, aux pressions et aux menaces des autorités.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Ángel Smith, «Industria, oficio y género en la industria textil catalana, 1833-1923», en Historia S (...)
  • 2 El Socialista, 13 de junio de 1890.

1Como vio Ángel Smith para el caso del textil catalán, el empeoramiento de la situación económica y la mayor competencia de los productos extranjeros, llevó a los empresarios catalanes a buscar, desde los últimos años ochenta y primeros noventa, la forma de recortar los costes laborales. Mientras que la casa Batlló cerró sus puertas, la fábrica Güell introdujo el trabajo «a la inglesa», que se tradujo en una intensificación de los ritmos de trabajo, y trasladó la producción a la zona rural de Santa Coloma de Cervelló, en el Bajo Llobregat, donde la sumisión de las familias campesinas favoreció los recortes en los jornales1. Fueron esas mismas circunstancias las que se dieron en Málaga, donde se localizaba el otro gran núcleo fabril del textil algodonero en España. A modo de presagio de lo que se avecinaba, el día 3 de junio de 1890, el tonelero Rafael Salinas, que fue uno de los impulsores del social-ugetismo en la provincia de Málaga, dirigió una carta abierta «A los obreros y obreras de las fábricas de tejidos de Málaga», en la que, después de felicitarse por las muestras de solidaridad de los trabajadores tras la manifestación del 1º de mayo, les prevenía para que permanecieran unidos y no vacilaran en hacerlo frente a las amenazas y coacciones de los patronos. Para lo cual tomaba como ejemplo lo que le ocurrió a finales de aquel mismo mes a las «plegadoras» de la fábrica Industria Malagueña, a las que se les había intentado rebajar el jornal en medio real diario. Lo que solo evitó la resuelta resistencia de las mismas2.

La huelga de 1890

  • 3 El desarrollo del conflicto puede seguirse a través de las crónicas que recogió La Unión Mercantil, (...)

2Fue en ese contexto de tensión laboral, y de continuas denuncias de lo que los trabajadores entendían como «despotismo patronal», en el que estalló la huelga el lunes 21 de julio de 18903. La causa última de la misma fue el intento de los administradores de la Casa Larios de rebajar el salario a las tejedoras, que no solo lo rechazaron, sino que pidieron un aumento de medio real. Y aunque ante sus protestas se les indicó que se les pagaría al lunes siguiente, día 21, en realidad ese mismo sábado se despidió a las que reclamaron. Esto, y que los ánimos ya estaban caldeados por lo que consideraban como jornales de miseria por 14 horas de trabajo diario: entre los 30-40 reales semanales para las maestras, y entre los 18-20 reales, para las operarias, hizo que el malestar fuese la nota dominante durante las reuniones que mantuvieron las tejedoras el domingo siguiente.

3Así, a las 9 de la mañana del lunes corrió la voz de huelga entre las dos mil quinientas obreras de la Industria, muchas de las cuales se dirigieron acto seguido a la Alameda, manifestándose enfrente de la casa de los Hijos de Martín Larios, donde se entrevistaron con los representantes de los mismos: Manuel Souvirón y Juan Soldevila, quienes rechazaron expresamente cualquier posible aumento salarial. En aquellos momentos, la Alameda y la Cortina del Muelle presentaban un aspecto imponente, con cerca de tres mil quinientos obreros concentrados a la espera de los resultados de las distintas reuniones que estaban teniendo lugar. Entre otras, la que se celebró en la Aduana entre el gobernador, el alcalde, los representantes de Industria Malagueña, el secretario del gobierno civil y una comisión de tejedoras de la que formaban parte Carmen Collado y Dolores Conde, y ante las que los administradores de la empresa negaron las afirmaciones de las trabajadoras. Por lo que el gobernador les aconsejó que volvieran al trabajo. Una recomendación en la que insistió a la mañana siguiente, cuando, sorpresivamente, se personó en las puertas de la fábrica, animando a las huelguistas a aceptar las condiciones que tenían antes; a lo que se negaron la mayoría de ellas. Fue en ese momento cuando la empresa decidió cerrar la fábrica, dejando también a los hombres sin trabajo, hasta tanto no se reincorporaran las mujeres. Lo que no dejaba de ser una medida más de presión.

4Temiendo que la situación se desbordara, esa misma mañana el gobernador decidió sacar a la calle las fuerzas de la guardia civil, que comenzaron a patrullar por los barrios e incluso por el centro de la ciudad, soliviantando más aún los ánimos, y extendiéndose los tumultos y los vivas y mueras. Paralelamente, una comisión de trabajadoras visitó la redacción de los periódicos locales con el fin de trasladarle a la opinión pública sus reivindicaciones, que siempre defenderían de manera pacífica, y que se cifraban en un aumento salarial de un cuartillo, así como para darle cuenta de cómo desde hacía tres años venían aceptando, resignadamente, los recortes salariales que les imponían.

  • 4 La Unión Mercantil, 23 de julio y 4 de agosto de 1890.

5Al decir de La Unión Mercantil y de El Socialista, el estado de opinión de la mayoría de la sociedad malagueña era favorable a los trabajadores, por ser conocedora de la actitud que los representantes de los Larios tenían con cuantos trataban, fuesen o no obreros. Prueba de ello fue la carta que dirigieron Manuel Souvirón y Antonio Giménez a la redacción de La Unión Mercantil, la cual consideró su director, Antonio Fernández García, como descortés en sus términos y en su fondo, al exigirles a este último, que cesaran lo que ambos calificaban como calumnias e injurias del periódico. O la respuesta que le dieron a los hombres cuando quisieron continuar su trabajo, a los que les respondieron que, si tenían hambre, que «se comiesen a sus mujeres»; al tiempo que amenazaban con el cierre definitivo de la fábrica, algo que no se había hecho ya, decían, porque vivían de ella «numerosas familias». Al conocerse la respuesta, las huelguistas se trasladaron desde la Alameda hasta la Aduana, pero pasando por la calle Larios, en la que los «numerosos chiquillos» que precedían la comitiva, apedrearon las puertas de las casas a la par que daban gritos de protesta4.

6Ya el viernes 25, la totalidad de sociedades obreras existentes en la ciudad (Panaderos, Alpargateros, Carpinteros, Hierro y metales, Trabajadores del Muelle, Albañiles, Estibadores, Tipógrafos, Carpinteros de envases, Hortelanos, Tejedores mecánicos, Toneleros y Agricultores) se reunieron para decidir cómo auxiliar económicamente a las tejedoras mientras durase el paro. También se decidió redactar un manifiesto en el que condenaban la intransigencia patronal, cuya publicación fue prohibida por el gobernador, Manuel Vivancos. Contando con el respaldo moral y material de los restantes gremios, a partir de aquel día se organizaron comisiones de huelguistas que recorrían la ciudad pidiendo socorros con el lema: «Tejedoras en huelga». Además de las cantidades recogidas entre los obreros malagueños, el día 1 de agosto El Socialista inició una suscripción nacional, que al día 22 del mismo mes contaba con mil cuarenta y cuatro pesetas a repartir entre las huelguistas de la Industria, y los trabajadores de Manresa. Pero, después de diez días de paro, con la llegada de las primeras ayudas: ciento treinta y seis pesetas de los ferroviarios, y ciento noventa y siete de los pintores, aparecieron también los primeros roces entre los huelguistas, al reclamar las tejedoras para ellas solas el dinero recibido. Lo que provocó el malestar entre aquellas otras obreras que se habían sumado al paro en solidaridad con las mismas: caso de las torneras, canilleras, urdidoras o cardadoras.

7Y aunque los dirigentes de la Sociedad de tejedores mecánicos negaron cualquier división entre las trabajadoras, no es menos cierto que cada mañana se presentaban a las puertas de la fábrica decenas de ellas, con la esperanza de que se les permitiera volver al trabajo, a lo que después de tres semanas de paro las exhortaba una de las primeras dirigentes del movimiento, de nombre Trinidad Portillo. También fueron numerosas las mujeres que decidieron cambiar de oficio antes que volver a la Industria Malagueña, proponiéndose en agencias de colocaciones para criadas de servicio, o empleándose como faeneras en la vendeja y en el empaquetado de frutos.

8En los días siguientes se convocó una manifestación en la que participaron más de ocho mil personas, que recorrieron las calles de la ciudad en el mayor orden, llegando hasta la Aduana, donde una comisión formada por cinco obreras y por Rafael Salinas presentó al gobernador un escrito en el que constaban las sucesivas rebajas que se les había aplicado a las obreras en los últimos meses, así como la subida que pedían.

9Sin embargo, la respuesta de la primera autoridad fue que se trataba de «una cuestión privada», por lo que no podía interferir en las relaciones entre patronos y obreros. Lo único que estaba en su mano era instar a que volvieran al trabajo en las mismas condiciones que tenían con anterioridad al comienzo de la huelga, tal y como venía haciendo desde el primer día. Aunque también recordó a los representantes de los trabajadores su determinación para garantizar que las tejedoras que quisieran reincorporarse al trabajo pudieran hacerlo libremente.

10Decidido a poner fin a la huelga, el lunes 11 el gobernador civil amenazó a los huelguistas con recurrir a todos los medios a su alcance para restablecer el orden. Ese mismo día clausuró el Centro obrero de la calle Jaboneros, y detuvo y encarceló a tres de los dirigentes de la Sociedad de tejedores mecánicos, como supuestos autores de coacciones contra las trabajadoras. Se trataba de Francisco Lomeña, que era el presidente; Fernando Rico, secretario, y Pedro Sánchez Gago, vocal. Tres trabajadores bien conocidos por su dignidad y sentido del orden, al decir de La Unión Mercantil, que criticó como innecesario el «extemporáneo» alarde de fuerza que había hecho el gobernador al sacar a la calle a la guardia civil. Sobre todo, porque en ningún momento hubo síntomas de agitación ni desórdenes por parte de los trabajadores. Lo que hizo que, lejos de acabar con el conflicto, le diera mayores proporciones ante las cargas de la caballería contra las huelguistas que se concentraron frente a la Aduana, en señal de protesta por la detención de los trabajadores presos y por la clausura del Centro obrero ordenada por el gobernador. Unas cargas a resulta de las cuales tuvieron que ser curadas en la casa de socorro varias heridas y contusionadas.

  • 5 Ibídem, 12 de agosto de 1890

11Como concluía La Unión Mercantil, la conducta del gobernador mereció la censura de buena parte de la sociedad malagueña y de los corresponsales de los periódicos de Madrid, por su falta de tacto y mesura. A su juicio, si «la situación conservadora […] no tenía en Málaga más que reducido número de partidarios [a partir de ese día] tendrá por enemigos hasta los indiferentes. Y para el porvenir deja un reguero de odios y de rencores, que nos asusta […]. Y que demuestra la ciega imprevisión con que en estos días se está procediendo»5. A partir de esos momentos se ordenó el procesamiento de los detenidos, a los que el juez instructor, Arturo Torres, dejó en libertad provisional el día 13, tras el pago de la correspondiente fianza en metálico. Paralelamente la huelga se podía dar por prácticamente terminada, al entrar al trabajo unos dos mil obreros de ambos sexos y ponerse en funcionamiento cerca de mil trescientos telares. A los que siguieron otros más en los días siguientes.

  • 6 El Socialista, 22 de agosto de 1890.

12Para Salinas, en cambio, ni la prisión de los tres compañeros, ni la clausura del centro social de los tejedores, ni las penurias padecidas por las cuatro mil personas que entre los 8 y los 45 años habían ofrecido tenaz resistencia a los propietarios de lo que calificó como «moderno castillo feudal», significaba que pudiera darse por terminada «la lucha entre el capital y el trabajo». Pues todavía había otros muchos trabajadores y trabajadoras que creían en «la lucha de clases», y que seguían resistiendo con tesón frente a «un capitalista que se creía invencible». No en vano, según pensaba, esa huelga había servido para revelar «el despertar de muchos obreros y el antagonismo de intereses» existente en la sociedad, «echando por tierra todo cuanto pregonan los partidarios de la armonía entre capitalistas y obreros»6. Inspirándose en esa idea, los tejedores mecánicos esperaban que transcurrieran los veinte días que marcaba la ley, para reclamar contra la clausura de su local, y dar a su embrionaria organización el mayor desarrollo, a fin de lograr que lo que había sido un triunfo moral, fuera el día de mañana una victoria completa.

La Fabril. Sociedad de hiladores y de los obreros de las industrias similares

  • 7 Ibídem, 17 de octubre de 1890.
  • 8 «Manifiesto a los republicanos federales. Dedicado a las clases trabajadoras por el ciudadano Franc (...)

13Un primer paso en ese camino lo dieron apenas dos meses después de cerrado el conflicto, una vez que se reorganizaron en los primeros días de octubre, y el gobierno civil legalizó el reglamento de la nueva sociedad7. Fue así como nació La Fabril: una «Sociedad de hiladores y de los obreros de las industrias similares», que constituyó el mayor sindicato textil de fábrica de la época, al agrupar a un millar de trabajadores que tuvieron su domicilio social en el número 11 de la calle Esquilache, en el barrio del Perchel, a donde los interesados podían dirigir la correspondencia a nombre del viejo republicano federal, Francisco León Durán, que era el secretario del exterior8.

  • 9 El Socialista, 3 de octubre de 1890.
  • 10 Ibidem, 24 de abril de 1891.

14Preocupada por mejorar las condiciones de trabajo de los obreros textiles, desde el momento de su nacimiento, La Fabril hizo suyas distintas reivindicaciones con las que se buscaba reducir la jornada laboral o lograr aumentos salariales. Tal fue el motivo del nuevo y puntual conflicto que conoció aquellos mismos días Industria Malagueña, donde los obreros de un departamento en el que se empleaban solo siete hombres, pero que, por la «especialidad de su trabajo» podían parar toda la fábrica, demandaron un aumento de jornal. Y aunque la empresa se negó a esa petición y trató en vano de suplir a los huelguistas con los trabajadores de otros departamentos, ante el rumbo que tomaban los acontecimientos, los representantes de los Larios pidieron la mediación del gobernador, que se comprometió con los huelguistas a que se mejorarían sus salarios y se readmitiría a los despedidos, dando así por concluido el paro9. También se encargó La Fabril de velar por los buenos usos y costumbres en las relaciones entre los trabajadores y entre estos y la empresa, para lo que crearon una llamada Junta Pericial encargada de dilucidar los posibles conflictos. Eso, en unos momentos en los que alentaba a los obreros de hilados y tejidos de toda España a asociarse y a participar en las manifestaciones que se debían celebrar con motivo del 1º de mayo, por cuanto solo mediante la unión se podría lograr la emancipación social10.

  • 11 Ibídem, 7 de agosto de 1891.
  • 12 Ibidem, 7 de agosto de 1891.

15A finales de abril de 1891, La Fabril se dirigió a la empresa para que considerara la conveniencia de reducir la jornada laboral a 12 horas, en lugar de las 13 que tenían. Con una hora para comer, en invierno, y hora y media en verano. Una petición que apoyaban en la mejora que ello supondría en la productividad, por el mayor descanso de los trabajadores, y en la experiencia de la “industria algodonera inglesa, cuya producción aumentó –según decían– en un veintidós por ciento desde 1838 a 1850, unas fechas en las que la jornada laboral fue de 12 horas, mientras que con la jornada de 10 horas que se impuso a partir de aquel último año, la fabricación creció un ochenta y seis por ciento11. Al no tener respuesta, los trabajadores insistieron en su demanda hasta en tres ocasiones distintas en los meses siguientes. Pero, ante la negativa de la dirección a considerarla, el 16 de julio del mismo año de 1891 optaron por dirigir un manifiesto al pueblo de Málaga, en el que lamentaban la actitud de los propietarios de Industria Malagueña haciendo caso omiso de su petición, lo que consideraban como una provocación que les empujaba de nuevo a recurrir a una huelga como la que tuvo lugar en julio de 1890. Una actitud patronal ante la que resistirían, siempre que no se ofendiera su “dignidad” e intereses12.

  • 13 Actas UGT/1: 10 de mayo, 26 de julio y 2 de agosto de 1892.
  • 14 El Socialista, 26 de mayo de 1893.

16A pesar de ello y de las continuas denuncias que elevaron porque se les imponían multas por los motivos más diversos, en los meses siguientes fueron logrando toda una serie de mejoras puntuales que ayudaron a fortalecer el espíritu societario. En febrero de 1892, los urdidores consiguieron una mejora salarial después de parar varios días. En julio del mismo año, los tintoreros forzaron la readmisión de un compañero despedido. En agosto fueron las tejedoras las que consiguieron el aumento de un real por pieza, en tanto que los carpinteros de la fábrica conseguían del maestro del taller una mayor equidad en la distribución de los trabajos13. Y ya en mayo de 1893, la familia Larios accedió a la reducción de jornada que venían demandando los trabajadores, quienes, para forzar la situación, pararon varios días con ese objetivo14.

  • 15 Ibídem, 16 y 30 de mayo, y 27 de junio de 1890; 2 de septiembre de 1892; 24 de febrero, 17 de marzo (...)
  • 16 Ibídem, 11 de mayo de 1894.

17Muy distinta fue la actitud que observó desde los mismos años sesenta Carlos Larios Martínez de Tejada, marqués de Guadiaro, que era el propietario de la fábrica textil La Aurora, a quien Rafael Salinas acusaba de querer convertir a sus obreros en siervos, y de cuyo proceder despótico daba cuenta cotidianamente en la prensa socialista. De entre las numerosas denuncias de las que se hizo eco el órgano del PSOE, se pueden citar las amenazas que el propietario vertió contra los trabajadores de La Aurora por asociarse, o por asistir a las manifestaciones convocadas por la Federación Local de Sociedades Obreras y la Agrupación Socialista, en favor de la jornada de 8 horas, o con motivo de la fiesta del 1º de mayo15. Unas amenazas sobre las que Salinas ironizó, agradeciéndole a Carlos Larios su actitud, por cuanto ello les ayudaba en la propaganda socialista, más que si dejara en libertad a sus obreros para que celebrasen la Fiesta del Trabajo16.

  • 17 Ibídem, 5 de octubre de 1894.
  • 18 Se hicieron eco de la noticia La Unión Mercantil, del 4 de octubre de 1894; El Heraldo, El Día, El (...)

18Sin embargo, la reiteración de aquellas críticas, unida a la publicación de una hoja firmada por los representantes de las distintas sociedades obreras, en la que se decía del marqués de Guadiaro que tenía «poco meollo», y que era respetable no por su talento, sino por sus millones17, determinó al propietario de La Aurora a promover una querella por injuria y calumnia contra Rafael Salinas. Como paso previo a la misma, el acto de conciliación se celebró el 4 de octubre de 1894 en el Juzgado municipal de Santo Domingo. Pero al no comparecer el líder socialista, que alegó como excusa el encontrarse enfermo, el tribunal dio por intentado el acto sin avenencia, por lo que, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de procesamiento, le correspondió al querellante proseguir con las acciones que creyese oportunas. Como subrayaba la prensa nacional, el asunto había despertado el mayor interés entre el público, al coincidir la demanda con la nueva huelga de Industria Malagueña18.

  • 19 Salvador M. Granés, Calabazas y cabezas. Semblanzas de personajes, personas y personillas que figur (...)

19Tampoco era lisonjera la opinión que tenía de Carlos Larios el cronista parlamentario Salvador Granés, quien supo resumirla, con agudeza e ingenio, en el poema que le dedicó en 1879 a él y a su tío Martín Larios Herrero, que fue el fundador y primer propietario de Industria Malagueña, y que dice así: «A Carlos y Martín Larios/ debe Málaga la mar,/ y aún hay allí quien los llama/ la Filoxera con frac»19.

  • 20 El Socialista, 21 de octubre de 1892.
  • 21 Santiago Castillo, «Los orígenes de la organización obrera en España: de la Federación de Tipógrafo (...)

20Pero el éxito de aquellas reivindicaciones parciales, y el entusiasmo que despertó entre los trabajadores la celebración en Málaga, en octubre de 1892, del III Congreso de la UGT, en el que estuvieron representados seis mil doscientos cinco afiliados, favorecieron el progresivo incremento de asociados que conoció La Fabril desde ese mismo otoño, reinando entre sus asociados «un excelente espíritu»20. Gracias a lo cual, los doscientos federados con que contaba en abril de 1891, fueron doscientos setenta y cinco en octubre de 1892, seiscientos en diciembre del mismo año, ochocientos en febrero del siguiente, novecientos cincuenta y uno en septiembre de 189321.

  • 22 El Socialista, 19 de junio de 1891; 29 de enero de 1892; 14 de abril, 21 de julio y 1 de septiembre (...)

21Un crecimiento orgánico que se reflejó igualmente en sus balances y en la solidaridad de clase que practicó con los obreros de otros oficios. En junio de 1891, casi la mitad de los asociados colaboraba a título personal, con diecisiete pesetas con noventa céntimos, en la suscripción abierta en favor de los trabajadores presos en Bilbao y de los despedidos de las minas por «profesar ideas socialistas». Ya en enero del año siguiente, La Fabril envió cien pesetas a los tipógrafos alemanes en huelga. La misma cantidad que donó, en una primera entrega, a los estuchistas de la malagueña fábrica de Vilches, en cuyo sostenimiento volvieron a colaborar en los meses siguientes con un total de dos mil quinientas cincuenta pesetas. En abril de 1893 contribuyó con veinticinco pesetas a la suscripción abierta en favor de los zapateros de Oviedo. En julio siguiente remitió cincuenta pesetas a los descargadores del muelle de Gijón, acordando con auxiliar con cien pesetas semanales a los carpinteros de la misma localidad, mientras durase la huelga que sostenían. Eso, al mismo tiempo que socorría con ciento cincuenta pesetas semanales, a los toneleros malagueños de la fábrica La Albión, y a los empleados en la de Eduardo Franquelo. De esa manera, La Fabril se acreditaba como una de las primeras sociedades obreras del país, practicando la solidaridad22.

  • 23 Ibídem, 14 de abril de 1893.
  • 24 Ibídem, 16 de marzo y 11 de mayo de1894.

22Paralelamente, en los primeros días de abril de 1893, los miembros de La Fabril acordaron, en Junta general, publicar un Boletín que sirviese como nexo de unión entre los asociados, y desde cuyas páginas defender las ideas de emancipación de la clase obrera; de lo que se congratulaba el órgano de prensa del Partido23. En todo ello influía la fortaleza económica de la sociedad, cuyos fondos en caja se fueron elevando al tiempo que se incrementaba su número de asociados. Así, las dos mil setecientas veintiséis pesetas con noventa céntimos con que contaba a finales de 1892, fueron siete mil cuarenta y siete pesetas un año después, y nueve mil ochocientas setenta y ocho, a finales de julio de 1894. Gracias a lo cual, y con el objeto de extender las ideas socialistas entre los trabajadores malagueños, La Fabril pudo contar igualmente con un órgano de prensa propio, que ese último año lo consagró casi en exclusiva a la Fiesta del Trabajo, al tiempo que se suscribió semanalmente a cuatro paquetes de El Socialista, desde mayo de 189424.

  • 25 La Correspondencia de España, Madrid, 30 de abril de 1892.
  • 26 La elegida para integrar la directiva de los Forjadores estaba compuesta por José Jaime, como presi (...)
  • 27 Ibídem, 21 de octubre de 1892.
  • 28 Ibídem, 27 de enero de 1893.

23Alentados por los logros de La Fabril, el eco del social-ugetismo en la provincia fue en aumento. Ya en abril de 1892, Rafael Salinas publicó un comunicado excitando a los conductores de tranvías para que abandonaran el trabajo el día 1º de mayo y se sumaran a los conductores de coches y los de otros vehículos, quienes ya habían acordado unánimemente la huelga25. Al mes siguiente, caldereros, forjadores y fundidores, renovaron sus directivas e impulsaron la organización de los distintos gremios que se empleaban en el Ferrocarril26. En octubre, la Unión General celebró en Málaga su tercer Congreso Nacional, de cara al cual la Federación local organizó distintos actos. Como colofón del mismo, el domingo 9 se celebró en el Café del Turco un mitin de carácter societario que presidió Antonio Valenzuela, haciendo uso de la palabra en el mismo, Rafael Salinas y los dirigentes nacionales, Facundo Perezagua, Antonio García Quejido y Pablo Iglesias. Ya por la tarde, las sociedades federadas de Málaga obsequiaron con un banquete a los delegados, pronunciándose entusiásticos brindis en pro de la emancipación obrera. Entre las nuevas sociedades federadas destacó la de los Arrumbadores, que en apenas unas semanas contó con un centenar de asociados27. En enero de 1893, la Agrupación acordó presentar de nuevo como candidatos en las elecciones generales, a Rafael Salinas y Pablo Iglesias, en unos momentos en los que estaba dirigida por Manuel Gil, como presidente; Francisco Zafra, vicepresidente; Juan de la Rosa, tesorero; Juan Martín, contador; Rafael Salinas, secretario del exterior; Manuel Jurado, secretario del interior; José Tovar, Juan Jiménez y Salvador Arias, como vocales28.

  • 29 Ibídem, 5 de mayo de 1893.
  • 30 Ibídem, 21 de julio de 1893.

24Ya en la primavera siguiente, la Sociedad de Carpinteros celebró una reunión de propaganda con la que atraer al campo de la asociación a aquellos compañeros que aún no se habían sindicado, al tiempo que preparar la celebración del 1º de mayo. Presidió la reunión Domingo Galo, actuando como secretarios Miguel Sánchez y José Porras, e hicieron uso de la palabra el mismo Sánchez, Andrés Samos, de la Sociedad de Ferroviarios, y Antonio Campos, de la Sección varia. Coincidieron en denunciar la situación en la que se encontraban las clases obreras, las ventajas de la asociación como medio para remediarla, y la importancia que tenía para todos “los desheredados” la manifestación del 1º de mayo29. Tras ello, dos meses después celebraron una Junta general en la que eligieron los miembros de la nueva Junta directiva, que estuvo compuesta por Domingo Galo, como presidente; Baldomero Gil, vicepresidente; José Porras, tesorero; José Hurtado, contador; José Muñoz, secretario 1º; Ildefonso Baena, secretario 2º; José Guerrero, Emilio Perdiguero y Luis Duran, vocales30.

  • 31 Ibídem, 21 y 28 de julio de 1893.

25Muchos fueron los trabajadores que quisieron federarse a raíz de las veladas de propaganda societaria que organizó, a mediados de julio de 1893, la Sección de Agricultores del Palo Dulce, en el barrio de Huelin, en la que intervinieron distintos miembros de la Comisión del Centro obrero. Entre ellos, el veterano militante Francisco León Durán, Baldomero Gil, que defendió el derecho a la vida como un bien inalienable; Antonio Campos, para quien el axioma de la redención del proletariado como obra de ellos mismos era más incuestionable que nunca; Manuel Gil, quien expuso con datos cuantitativos cómo el obrero estaba en esos momentos en peores condiciones materiales que nunca, y un “compañero” de apellido Claros, que leyó unas poesías alusivas al acto31.

  • 32 Ibídem, 27 de octubre de 1893.
  • 33 Ibídem, 17 de junio de 1892.

26Más irregular fue la situación que atravesaron los estuchistas, que por dos veces se organizaron en sociedad de resistencia y otras dos la disolvieron. Ya el día 4 de junio de 1892, el corresponsal de El Socialista había denunciado desde las páginas del periódico los abusos y actitud despótica que tenía con los obreros y obreras de su fábrica de envases y estuches, Federico Vilches. Además de obligarlos a observar un reglamento estricto en el que fijaba las condiciones laborales, les impuso trabajar a destajo, pagándoles a cuatro reales la jornada de once horas. Al decir de algunas obreras de la fábrica, tampoco escapaba a esa actitud despótica la encargada de la misma, a la que un grupo de trabajadoras describió poéticamente, resaltando la contradicción que se daba entre el nombre de la misma: Justa, y las “cualidades” que atesoraba, multándolas por las cosas más nimias, y coaccionándolas para que no se asociaran32. Pese a lo cual, no dudaron en defender la unión y la organización de los trabajadores, constituyéndose en sociedad de resistencia e ingresando en el Partido socialista, como medio para hacer frente a la tiranía patronal33.

  • 34 Ibídem, 15 de septiembre y 6 de octubre de 1893.
  • 35 Ibídem, 29 de diciembre de 1893.

27Tal es lo que hicieron en el verano del año siguiente, una vez que el gobierno civil aprobó el reglamento por el que debían regirse, e ingresaron en la Unión General de Trabajadores. Con tal fin, el 3 de septiembre de ese año celebraron una reunión de propaganda a la que asistieron más de un centenar de trabajadores que integraron la nueva sociedad, llamada La Razón, y que estuvo compuesta inicialmente por sesenta obreras, y medio centenar de trabajadores34. Reunidos el 21 de diciembre de 1893 en asamblea extraordinaria, en ella eligieron para la nueva Junta directiva a los compañeros Lorenzo Juárez, para presidente; José García, vicepresidente; José Casquero, secretario del exterior; Francisco Fernández, secretario del interior; Luis Romero, tesorero; José Ostornot, contador; Antonio Galicia, Alfonso Pérez y Baldomero Cobo, vocales. En la misma asamblea decidieron por unanimidad declararse en huelga, hasta tanto no se readmitiese a los trabajadores a los que se había despedido por estar sindicados, y se acabasen los atropellos de que eran objeto por parte del propietario de la fábrica35.

  • 36 Ibídem, 12 de enero, y 9 y 16 de febrero de 1894.

28A principios de febrero, los obreros de uno y otro sexo de la fábrica de estuches seguían animados del mejor espíritu y energía, mostrando una actitud resuelta y tenaz, para continuar con la huelga. Esos mismos días, La Fabril los socorrió con dos nuevas donaciones de ciento cincuenta pesetas cada una, que se sumaban así a las seiscientas que se les entregaron en las semanas previas, y que terminaron sumando, a mediados de mayo siguiente, la cantidad de dos mil quinientas cincuenta pesetas. Pero, de la misma manera, también los estuchistas practicaron la solidaridad con los trabajadores sicilianos, contribuyendo en la suscripción que se abrió en favor de los mismos, con veinticuatro pesetas: catorce, a título personal, y diez, de la caja de La Razón36.

  • 37 Ibídem, 12 de enero, 25 de mayo y 8 de junio de 1894.
  • 38 Ibídem, 1 de septiembre y 6 de octubre de 1893.

29Sin embargo, en mayo de 1894, después de cinco meses de huelga, los estuchistas depusieron su actitud sin haber logrado quebrar la voluntad de Federico Vilches. Un final al que no fueron ajenas las deserciones de algunos de los trabajadores: dos de los cuales volvieron al trabajo cuando el conflicto apenas llevaba un mes, mientras que otros más abandonaron la Sociedad. Para Victoriano Mairena, que era en esos momentos el secretario del Comité de la Federación local, fueron la debilidad y las torpezas de los estuchistas, las que los llevó a la situación en la que se encontraban. Y que solo superarían de nuevo, decía, reorganizando la Sociedad de resistencia, ya que era la unión la que obligaba a los patronos a considerar a los obreros como hombres y mujeres, y no como cosas37. Antes de eso, en septiembre de 1893, la Unión General contaba con ocho mil quinientos cincuenta y tres federados de veintiséis localidades distintas. Entre ellos, los mil doscientos treinta y dos militantes que se agrupaban en aquella fecha en las seis sociedades existentes en Málaga capital: que eran las de Carpinteros, con 52 asociados; Carreros, con 23; Hortelanos, con 33; Obreros fabriles, con 951; Oficios varios, con 23, y Toneleros, con 150. A las que se sumó por aquellos mismos días la de los trabajadores de la Fábrica del gas38.

  • 39 La Unión Mercantil, 11 de junio de 1894.

30En ese contexto, la Federación Malagueña trasladó su domicilio social desde la calle Cerrojo hasta la calle Almacenes, a una casa en la que se ubicaron la totalidad de las sociedades obreras. Y para cuya inauguración, el día 10 de junio, acudió a Málaga en viaje de propaganda Pablo Iglesias39. Contando ya con el nuevo Centro obrero, la Federación local celebró asamblea general el 7 de enero de 1894, presentando en la misma el Comité que la dirigía una “memoria” en la que explicaba a los asociados los trabajos realizados durante el último trimestre del año anterior. De entre los distintos puntos tratados, los más relevantes fueron los relativos al proyecto de instalación de una imprenta, y a la angustiosa situación que se vivía en la capital como consecuencia de la crisis de trabajo. En el primer caso, el proyecto resultó fallido, a causa de la elevada cuantía del mismo, a la crítica situación económica que atravesaba la organización, y al «exiguo número de federados» que se sintieron interesados por el proyecto. Con el fin de convencer a los mismos de la conveniencia de contar con la imprenta, Mairena, en nombre de la Comisión, sostuvo que el disponer de un órgano de prensa de la Federación les permitiría contrarrestar la negativa propaganda de periódicos afines a los patronos. Tal y como estaba ocurriendo en esos momentos con motivo de la huelga que sostenían los estuchistas del taller de Federico Vilches, durante la que La Unión Mercantil se estaba mostrando como «fiel servidora» de los intereses de la burguesía; según se afirmaba en la memoria.

  • 40 El Socialista, 2 y 9 de febrero de 1894.

31El otro tema que se trató ampliamente fue el de la crisis de trabajo en la que se encontraban miles de obreros. A este respecto se expuso que las gestiones de la Comisión se hicieron en un doble sentido. Por una parte, se solicitó autorización al gobernador civil, Pedro Fernández Miró, para convocar una manifestación pública con la que «reclamar trabajo» para los desocupados. Por otra, sufragando los gastos ocasionados por el traslado a Melilla de ciento veinte obreros, entre albañiles y carpinteros, que fueron contratados a través de la primera autoridad provincial en la construcción del fuerte de Sidi-Aguariach. Una contratación que la directiva de la Federación reconoció como positiva, aunque sin dejar de criticar, por ello, la actitud del Ayuntamiento, que justo en aquellos mismos momentos había dejado sin trabajo a sesenta de los setenta obreros empleados en las obras públicas municipales, alegando falta de fondos. Como punto final, el Comité acordó protestar por la conducta del gobernador de Madrid, reprimiendo violentamente la huelga que sostenían los panaderos de la capital40.

  • 41 Ibídem, 19 de junio de 1891.
  • 42 Ibídem, 8 de enero de 1892.
  • 43 Ibídem, 4 de agosto de 1893.

32Paralelamente, La Fabril entró en contacto con el gran sindicato textil de Cataluña, que era el de las Tres Clases de Vapor, con el fin de reorganizar el tejido asociativo de los obreros empleados en la industria textil. Con ese fin propuso en junio de 1891 una serie de puntos a incluir en el orden del día que se debía tratar en el Congreso Fabril Algodonero, entre los cuales se encontraba la periodicidad que debía darse al órgano de prensa, que era El Obrero; la determinación de la deuda que tenía contraída las Tres Clases, o la conveniencia de que el Comité de la nueva Federación pudiera residir temporalmente fuera de Cataluña41. Se trataba de unos puntos en algunos de los cuales volvieron a insistir, meses después, el presidente de La Fabril, que era Juan de la Rosa, y Manuel Jurado, que lo hacía en nombre de La Verdad, la otra sociedad creada por los obreros textiles de Málaga, a los que ambos representaron en el Congreso celebrado en Barcelona entre el 1 y el 3 de enero de 1892, en el que presentaron unas bases con las que abundaban en los mismos objetivos. De los dieciséis puntos que contemplaban las bases, los más relevantes eran la creación de una Federación nacional que agrupara a todas las «sociedades de obreros de uno u otro sexo» ocupados en las distintas tareas en que se encontraba dividida la transformación mecánica del textil: tejedores, hiladores, preparadores, urdidores...; la mejora de las condiciones laborales y la conservación «de buenos usos y costumbres en la fabricación», el reconocimiento de la libertad de cada una de las sociedades integrantes de la federación para organizarse internamente, la celebración de un congreso anual en el que se examinarían las cuentas y la gestión del Comité Nacional, de las que daría cuenta a todas las sociedades en la Memoria presentada con antelación a la celebración del Congreso, o la publicación de un periódico defensor de los intereses de los trabajadores del ramo y de la legislación laboral aprobada en el Congreso Internacional de Paris de 188942. Además de los nombres anteriores, en esos intentos por conformar una Federación del sector textil jugaron un papel primordial los miembros que compusieron las Juntas directivas de La Fabril en esos años. Así, la elegida en la junta general que se celebró en julio de 1893 estuvo integrada por Manuel Jurado como presidente; José Gaona, vicepresidente; Juan Jiménez, tesorero; Francisco Piña, contador; Manuel Ucea, secretario 1º; Victoriano Santiago, secretario 2º; Antonio Jiménez, Antonio Rodríguez y Tomás Ruiz, vocales43.

33Pero la renuencia de las Tres Clases a aceptar las bases propuestas por el sindicato malagueño, llevó a los socialistas a crear en agosto de 1894 la Unión Fabril y Algodonera: una federación compuesta por las secciones de obreros textiles de Manlleu, Torelló, Roda, Mataró, San Juan de Vilasar, San Martín de Provensals y Málaga. Sin embargo, la vida de la nueva federación fue muy breve, pues, al recaer el peso de la misma prácticamente sobre La Fabril, la fortaleza de aquella se resintió cuando la sociedad malagueña tuvo que hacer frente a la huelga más dura que conoció Industria Malagueña desde su nacimiento a mediado del siglo XIX. Tanto por la resonancia y el grado de movilización alcanzado, como por las graves consecuencias que acarrearía a la organización socialista de la provincia.

La huelga de 1894

34Como vimos, La Fabril contaba con una junta pericial, cuya función era la de impedir que los maestros y encargados cometiesen abusos con los operarios, y principalmente con las tejedoras, muchos de los cuales afectaban a su reputación, así como reprender o castigar a los trabajadores que no cumplieran en la fábrica con sus obligaciones. Una tarea que había sido aceptada por los apoderados de la Industria, pero que, apenas tres años después de su creación, sirvió de pretexto a la Casa Larios para justificar el cierre patronal, y forzar la expulsión de los trabajadores más comprometidos con las organizaciones obreras.

  • 44 Ibídem, 27 de julio de 1894.
  • 45 Ibídem, 25 de enero de 1895.

35Los antecedentes de la misma se sitúan en junio de 1894, cuando tres trabajadores abandonaron La Fabril por motivos diversos, y hacían campaña contra ella. Uno de ellos, José Cisneros, se había separado del sindicato porque este, cumpliendo un acuerdo tomado anteriormente, no permitía la admisión de aprendizas en la fábrica, en la que él pretendía colocar a una sobrina suya, y a lo que accedieron los apoderados de Industria Malagueña. Como respuesta ante esa decisión, La Fabril acordó que se suspendiese el trabajo en la sección donde fuera admitida. Lo que hicieron los obreros de la sección de cuadros, que pararon el 13 de julio. Y aunque en un primer momento los administradores de la Industria ordenaron despedir a los celadores por su falta de diligencia, la oposición de las obreras a volver al trabajo los obligó a despedir a la aprendiza, consiguiendo un triunfo cuya importancia resaltaron Rafael Salinas, Manuel Jurado y Antonio Campos, en la velada que organizaron esa misma noche en el Centro obrero, con el fin de «solemnizar» el efecto que el mismo tuvo entre los trabajadores malagueños44. Tampoco pasó desapercibido el episodio para los propietarios, quienes no estaban dispuestos a que el sindicato socialista influyera en decisiones que solo le correspondía a la empresa, por lo que a partir de aquel momento emprendieron el camino que finalmente acabó con La Fabril y con la organización obrera en la fábrica textil45. La ocasión para ello se la proporcionó la suspensión de un día de trabajo que la Junta Pericial de La Fabril impuso el 17 de septiembre, a un obrero, por su comportamiento incorrecto con el maestro carpintero, Salvador Herrera. Una resolución, la de la Junta Pericial, que no pareció causar problema alguno en la fábrica, aunque una semana después, el administrador de la Industria despidió al citado maestro y mandó suprimir la Junta Pericial.

  • 46 El Liberal, 28 de septiembre de 1894 y 15 de marzo de 1895.
  • 47 El Socialista, 5 de octubre de 1894.

36Ya en la tarde del mismo día 25, La Fabril celebró una reunión en la que decidió mantener la Junta Pericial y, aunque se mostró contrariada por el despido del maestro, entendiendo que no procedía el mismo, al día siguiente se reanudó el trabajo. Pese a esa aparente tranquilidad, y con el fin de prevenir posibles alborotos, esa misma noche se reunieron en el gobierno civil su titular, Pedro Fernández Miró, el alcalde y las autoridades judiciales, acordándose el envío a la fábrica de fuerzas de la guardia civil, de orden público y serenos, mientras que varias parejas de vigilancia se dirigían a la fábrica de La Aurora. Una decisión, la de las autoridades, que coincidió con la adoptada por la Casa Larios para no abrir los talleres en la mañana del 27, lo que hizo pensar a los obreros que había una clara connivencia entre unos y otros46. Ante el cierre patronal, los obreros, que desde primeras horas de la mañana se habían concentrado a las puertas de la fábrica, se dirigieron pacíficamente hacia el centro de la ciudad, recorriendo la Alameda, la calle Larios y la plaza de la Constitución, hasta terminar delante de la Aduana, donde una comisión de los mismos expuso sus quejas al gobernador, quien les hizo saber que las condiciones impuestas por los propietarios para abrir de nuevo la fábrica eran que «dejaran de estar asociados, que desapareciera la Comisión pericial y el despido de 19 compañeros». Unas exigencias que se negaron a aceptar los obreros47. De esa manera se inició un conflicto que iba a durar tres meses, durante los cuales se desplegaron, por parte y parte, intensas campañas. Mientras que la patronal era secundada en sus acciones por las autoridades y por parte de la prensa local, los trabajadores emprendieron una importante campaña de solidaridad, con mítines de apoyo, apertura de suscripciones nacionales, petición de ayuda internacional, y la participación personal de los principales dirigentes social-ugetistas.

  • 48 La Unión Mercantil, 5 de octubre de 1894, y El Socialista, 12 de octubre de 1894.
  • 49 El Socialista, 5 de octubre de 1894.

37El día 4 de octubre los trabajadores celebraron una reunión en el Centro obrero, a la que asistieron la casi totalidad de «operarios y operarias de la fábrica», y en la que hicieron uso de la palabra el presidente de La Fabril, Tomás González, que dio cuenta de los fondos con que se contaban en esos momentos para hacer frente al paro, y que ascendían a diez mil pesetas, y José Tobar, que leyó un oficio de Pablo Iglesias en el que expresaba la decisión de los Tipógrafos madrileños de socorrer económicamente a los huelguistas, al igual que la Federación madrileña. Además de ellos dos, otros intervinientes fueron Manuel Jurado, de la sección de telares; Manuel Gallego, contramaestre de la misma sección; la «operaria María Gil», y Antonio Campos, quien, en nombre de la Federación local ofreció el apoyo moral e intelectual de la misma. Por último se nombró una comisión que se encargara de las gestiones necesarias para hacer valer el derecho de asociación, y se consultó a la asamblea si se continuaba la huelga o no, decidiéndose por unanimidad mantener la misma48. Al día siguiente, El Socialista publicó una suerte de editorial dirigido a todos los obreros, bajo el título de «practiquemos la solidaridad», en el que les informaba de las circunstancias que rodeaban el cierre de Industria Malagueña, y de cómo era necesario colaborar con los casi cuatro mil trabajadores de la misma. Más aún, cuando el motivo aducido por los propietarios para el cierre patronal era su exigencia para que se disolviera La Fabril: una sociedad bien conocida, decía, por «su desprendimiento y su generosidad» en auxiliar a las organizaciones obreras que habían peleado por alcanzar mejoras laborales o por rechazar las imposiciones patronales. De aquí la justicia que suponía el sacrificarse todos para ayudar a los obreros de la Industria, en cuyo favor se abrió desde ese momento una suscripción nacional49.

  • 50 La Unión Mercantil, 23 de octubre de 1894.
  • 51 Ibídem, 5 de noviembre de 1894.

38El domingo 21 fueron detenidos y encarcelados, «por blasfemos», cuatro obreros de Industria Malagueña, a pesar de que aseguraron que nunca en su vida habían blasfemado. La misma suerte corrió al día siguiente un quinto obrero. Entrevistada una comisión de trabajadores con el gobernador para pedirle la libertad de sus compañeros, este les expuso que las detenciones «no fueron arbitrarias», por lo que seguirían detenidos. Una decisión que el periódico La Unión Mercantil no terminaba de entender, porque, si realmente se les podía imputar algún delito, debía habérseles puesto a disposición judicial para que los jueces de instrucción aclararan los hechos, y no bajo la voluntad discrecional del gobernador. Más aún, cuando los derechos y libertades consagrados por la Constitución estaban vigentes. Por otra parte, no entendía el periódico cómo se podía imputar el delito de blasfemia a honrados trabajadores que llevaban una vida digna y con decoro50. Ante esas circunstancias, el día 4 de noviembre, los socialistas malagueños celebraron un mitin en un cercado situado a espaldas del cuartel de la Trinidad, y en medio de grandes medidas de seguridad, con la presencia de varias parejas de la guardia civil de caballería e infantería, vigilantes de seguridad y guardias municipales. La sesión la abrió Rafael Salinas, que explicó que el motivo del mitin no era otro que relatar la situación en la que se encontraba el paro de la Industria, y protestar por la declaración del estado de sitio en Barcelona y por las malas condiciones en que vivían los mineros de Bilbao; en lo que insistió Antonio Campos, en nombre de la Federación local. Por su parte, Manuel Jurado, de La Fabril, abogó por mantener la misma actitud que hasta entonces en la huelga, cerrando el acto Pablo Iglesias con un discurso sobre la necesaria unión para hacer frente a la explotación del sistema capitalista51.

  • 52 Ibídem, 19 de noviembre de 1894.

39La tensión que se vivía subió de tono el domingo 18 del mismo mes, al trascender la noticia de que habían sido detenidos varios dirigentes obreros. Además de Rafael Salinas, a quien se arrestó sobre las 10 de la mañana cuando iba por la calle Almacenes, y se le trasladó directamente a la cárcel, los otros apresados fueron el presidente de La Fabril, Tomás González, a quien se prendió en el Centro obrero, y los celadores de Industria Malagueña, Manuel Ucea y Juan Salido. Las detenciones las ordenó el Juez de la Alameda, que entendía en la causa abierta contra los directivos del sindicato, a raíz de la denuncia interpuesta por un grupo de guardias municipales por la publicación de una hoja volandera en la que los firmantes los acusaban de abuso de autoridad. En ese estado de cosas, por la tarde los obreros celebraron una reunión en un almacén situado en el Llano de doña Trinidad, figurando en las primeras filas numerosas mujeres. El primero en hablar fue Manuel Jurado, de La Fabril, quien explicó que no se podía utilizar el Centro obrero por haberlo clausurado el gobernador, lo que los obligó a recurrir a ese almacén con el fin de dar cuenta de la marcha de la sociedad. A continuación, dio lectura al acta de la reunión anterior, que se aprobó por unanimidad, al igual que las cuentas de gastos e ingresos. Acto seguido explicó la situación en la que se encontraba la huelga, rechazando las acusaciones que se le habían hecho desde determinados periódicos sobre su supuesta huida con los fondos de la misma, proponiendo después continuar con la huelga; lo que fue aprobado. Tras él tomó la palabra Pablo Iglesias, quien defendió la actitud de los obreros de no ceder a las exigencias patronales, ya que no se trataba de reivindicaciones laborales, sino de derechos constitucionales. Pero al hacer una serie de consideraciones sobre la actitud de las autoridades, fue interrumpido por el delegado gubernativo para hacerle saber que no podía continuar en el uso de la palabra, porque estaba tratando asuntos que no estaban en el orden del día. Ante la intervención de la autoridad, solo la prudencia y las palabras de Pablo Iglesias pidiendo calma y sosiego, evitaron que el alboroto fuera a más, según relataba la prensa52.

  • 53 Ibídem, 18 de diciembre de 1894; El Socialista, 11 de enero de 1895.
  • 54 El Socialista, 7 de diciembre de 1900.

40Llegados a mediados de diciembre, y viendo que el paro solo estaba provocando grandes sacrificios a muchísimos obreros, los dirigentes de La Fabril resolvieron dar por concluida la huelga y dejar en libertad a los trabajadores para que decidieran la postura a adoptar. Cuando el día 17 de diciembre la Industria abrió sus puertas en medio de una gran expectación y rodeada de las fuerzas públicas, que también estaban apostadas a lo largo del Arroyo del Cuarto hasta llegar a la fábrica, fueron entrando centenares de obreros y obreras que eran llamado directamente por los maestros, que al mismo tiempo rechazaban a otros con el argumento de que se habían destruido muchos telares viejos, y ya no se necesitaba tanto personal. De acuerdo con la información que la Junta directiva de La Fabril transmitió al Comité nacional de la UGT, el número de trabajadores a los que no se les quería dar ocupación ascendía a treinta y cinco, principalmente contramaestres de tejidos, a los cuales el sindicato decidió seguir mandándole semanalmente el producto de la recaudación que aún no habían cubierto algunas sociedades53. Entre ellos, Manuel Jurado, quien tuvo que emigrar a Barcelona, donde participó en la reconstrucción de la Federación textil desde su nuevo puesto de trabajo en aquella ciudad, a la que se dirigió igualmente el también miembro de La Fabril y de la Agrupación Socialista, Manuel Gallego Ramos, quien fallecería allí el 21 de noviembre de 190054.

  • 55 Ibídem, 4 y 11 de enero de 1895.
  • 56 Según el estado de cuentas publicado por la Comisión de huelga de La Fabril con fecha 10 de marzo d (...)
  • 57 Ibídem, 8 de marzo de 1895.

41Días después de la reapertura de la fábrica, salieron de la cárcel Rafael Salinas y los dirigentes del sindicato textil que habían sido detenidos el 18 de noviembre, al retirar su acusación los mismos agentes que los habían denunciado por desacato. Fieles a los principios de asociación y solidaridad, lo mismos se propusieron seguir trabajando en pro de la clase obrera, más convencidos que nunca de que, mientras subsistiese la explotación, a los trabajadores solo les quedaba ser sumisos y desdichados. Una razón por la que estaban dispuestos a proseguir en su lucha, máxime, cuando habían podido apreciar cómo el principio de solidaridad y el espíritu de clase había arraigado en los desheredados por la fortuna. De la misma manera que estaban convencidos de que, sin las arbitrariedades y atropellos que sufrieron los obreros por parte de las autoridades, el desenlace del paro hubiera sido otro55. Participando de la misma idea, en los primeros días de marzo de 1895 el órgano de prensa del Partido se felicitaba por las muestras de solidaridad dadas por los trabajadores con motivo de la huelga. Hasta el punto de que muchas sociedades entregaron todo cuanto tenían en sus cajas, mientras que otros muchos donativos eran de obreros a título particular, a pesar de la grave crisis de trabajo que sufría el país. Prueba de esto era el hecho de que, de las poco más de veinticinco mil pesetas que se habían recaudado, dos terceras partes procedían de sociedades obreras y de particulares56. Pero el paro también había mostrado claramente el enorme poder de la Casa Larios sobre las autoridades, la prensa y no pocos particulares. Unos, por los préstamos usurarios que les hacían; otros, por tener en la misma el principal consumidor de las mercancías que vendían o fabricaban; algunos más, por estar empleados en sus propiedades; aquellos, por si algún día necesitaban de su auxilio no desinteresado, y todos, en fin, por el inmenso poder que tenía en la provincia. Solo así se comprendía que de los muchos locales que había en Málaga para celebrar reuniones, ningún propietario hubiera querido arrendárselo a los trabajadores cuando las autoridades clausuraron el Centro obrero. A juicio del periódico socialista, era la manifestación más clara del feudalismo industrial y de la deleznable base sobre la que se sustentaba57.

  • 58 Ibídem, 9 de agosto de 1895; Max Nettlau, La Première Internationale en Espagne (1868-1888), edició (...)
  • 59 El Socialista, 16 de agosto de 1895.

42Como punto final a la huelga, el día 1 de agosto se vio la primera de las dos causas que se seguían contra Pablo Iglesias. La primera, por injurias y amenazas a la autoridad durante la reunión que se celebró el 18 de noviembre, una vez que Iglesias fue interrumpido por el inspector Hernanz, quien declaró que en aquellos momentos se promovió un tumulto «espantoso», durante el que se escucharon entre los alborotadores gritos de ¡muerte! dirigidos contra los responsables del orden público. Aunque el fiscal pidió cinco meses y un día de prisión mayor, el tribunal compuesto por los magistrados Ángel Estrada, José Rivas González y Joaquín Navarro Sesma, lo condenó a cuatro meses y un día, sentencia que fue confirmada posteriormente por el Tribunal Supremo. Tras ello ingresó en la cárcel de Málaga el 9 de octubre de 1895, en la que permaneció hasta su liberación el 6 de febrero del año siguiente, y donde fue atendido de sus dolencias por el médico malagueño y antiguo internacionalista, José García Viñas58. En la otra causa, que se vio el 2 de agosto siguiente, se le acusaba de haber injuriado al gobernador llamándole «infame», y de sostener que el gobierno civil se había convertido en «un banderín de enganche para la Casa Larios». Unos términos que Iglesias sostuvo en el juicio, basándose, según afirmó, en las palabras de algunos testigos. Y aunque fue llamado al orden por el presidente del tribunal, que fue el mismo que lo juzgó en la primera de las causas, este terminó absolviéndolo59.

Conclusiones

  • 60 Ibídem, 15 de octubre de 1897; Manuel Morales Muñoz, «Estudio preliminar», a Rafael Salinas. Obliga (...)
  • 61 Antonio López Estudillo, Republicanismo y anarquismo en Andalucía. Conflictividad social agraria y (...)
  • 62 Teresa Carnero, «Democratización limitada y deterioro político en España, 1874-1930», en Salvador F (...)

43A raíz del fracaso sufrido por las tejedoras de Industria Malagueña en la huelga de 1894, el socialismo malagueño entró en una fase de atonía de la que no saldría hasta comienzos del nuevo siglo. La represión policial y patronal y la secuela de paro y hambre que padecía la provincia desde los años ochenta, dificultó la organización del socialismo en su doble vertiente política y sindical, y motivó el éxodo de militantes. Entre ellos, los dirigentes de La Fabril, Manuel Jurado y Manuel Gallego Ramos, o el tonelero Rafael Salinas, que inició un periplo por varios países sudamericanos y europeos60. Unas circunstancias que no sólo arrastraron al socialismo malagueño a un franco declive, sino que además generaron el hundimiento del ugetismo en Andalucía, convertido en un auténtico páramo hasta 190061. Y es que las elites gobernantes de la Restauración (conservadores y liberales) siempre entendieron la presencia de los socialistas como «una amenaza a sus posiciones de poder y a los valores tradicionales de respeto y acatamiento incuestionables del orden social»62. Lejos de integrar al socialismo reformista en la monarquía parlamentaria, como estaba ocurriendo en otros países europeos, la actitud de las autoridades ante la implantación de sus organizaciones fue de tolerancia, hasta que consideraban que con sus acciones ponían en peligro sus intereses de clase. En ese momento, la represión y la persecución personal se hacían sin ningún tipo de escrúpulos y violentando el respeto a los derechos individuales consagrados en la Constitución de 1876.

Haut de page

Notes

1 Ángel Smith, «Industria, oficio y género en la industria textil catalana, 1833-1923», en Historia Social, 45, 2003, p. 79-99 (particularmente, p. 87-88).

2 El Socialista, 13 de junio de 1890.

3 El desarrollo del conflicto puede seguirse a través de las crónicas que recogió La Unión Mercantil, entre los días 22 de julio y 15 de agosto de 1890, así como los sueltos que publicó El Socialista, entre el 1 y el 22 de agosto del mismo año.

4 La Unión Mercantil, 23 de julio y 4 de agosto de 1890.

5 Ibídem, 12 de agosto de 1890

6 El Socialista, 22 de agosto de 1890.

7 Ibídem, 17 de octubre de 1890.

8 «Manifiesto a los republicanos federales. Dedicado a las clases trabajadoras por el ciudadano Francisco León Durán», en Relación de Bandos y Proclamas del período revolucionario…, desde septiembre de 1868 a enero de 1874. Archivo Municipal de Málaga (AMMa), Signatura 3/56; El Socialista, 6 y 27 de marzo de 1891, y Manuel Morales Muñoz, «La lucha política en Málaga durante el Sexenio revolucionario», en Baetica, 6, 1983, p. 341-386.

9 El Socialista, 3 de octubre de 1890.

10 Ibidem, 24 de abril de 1891.

11 Ibídem, 7 de agosto de 1891.

12 Ibidem, 7 de agosto de 1891.

13 Actas UGT/1: 10 de mayo, 26 de julio y 2 de agosto de 1892.

14 El Socialista, 26 de mayo de 1893.

15 Ibídem, 16 y 30 de mayo, y 27 de junio de 1890; 2 de septiembre de 1892; 24 de febrero, 17 de marzo y 9 de junio de 1893, y 11 de mayo, 22 de junio y 14 de septiembre de 1894.

16 Ibídem, 11 de mayo de 1894.

17 Ibídem, 5 de octubre de 1894.

18 Se hicieron eco de la noticia La Unión Mercantil, del 4 de octubre de 1894; El Heraldo, El Día, El Imparcial y La Iberia, en sus ediciones del día siguiente, y El Socialista, 12 de octubre de 1894.

19 Salvador M. Granés, Calabazas y cabezas. Semblanzas de personajes, personas y personillas que figuran o quieren figurar en política, literatura, armas, ciencias o tauromaquia, escrita en verso por... Madrid, M. Romero, imp., 1879, p. 77.

20 El Socialista, 21 de octubre de 1892.

21 Santiago Castillo, «Los orígenes de la organización obrera en España: de la Federación de Tipógrafos a la Unión General de Trabajadores», en Estudios de Historia Social, 26-27, 1983, p. 166.

22 El Socialista, 19 de junio de 1891; 29 de enero de 1892; 14 de abril, 21 de julio y 1 de septiembre de 1893; 12 de enero, 16 de marzo y 11 y 25 de mayo de1894.

23 Ibídem, 14 de abril de 1893.

24 Ibídem, 16 de marzo y 11 de mayo de1894.

25 La Correspondencia de España, Madrid, 30 de abril de 1892.

26 La elegida para integrar la directiva de los Forjadores estaba compuesta por José Jaime, como presidente; Miguel Hernández, secretario; Salvador Flores, contador; Francisco Teruel, tesorero; Fernando Filpo y Rafael Filpo como vocales. La de los Fundidores lo estaba por Francisco Zafra, como presidente; Manuel Morales, secretario; Pedro Ruiz, contador-tesorero; Miguel Postigo y Bernardo Martín, vocales. El Socialista, 17 de junio de 1892.

27 Ibídem, 21 de octubre de 1892.

28 Ibídem, 27 de enero de 1893.

29 Ibídem, 5 de mayo de 1893.

30 Ibídem, 21 de julio de 1893.

31 Ibídem, 21 y 28 de julio de 1893.

32 Ibídem, 27 de octubre de 1893.

33 Ibídem, 17 de junio de 1892.

34 Ibídem, 15 de septiembre y 6 de octubre de 1893.

35 Ibídem, 29 de diciembre de 1893.

36 Ibídem, 12 de enero, y 9 y 16 de febrero de 1894.

37 Ibídem, 12 de enero, 25 de mayo y 8 de junio de 1894.

38 Ibídem, 1 de septiembre y 6 de octubre de 1893.

39 La Unión Mercantil, 11 de junio de 1894.

40 El Socialista, 2 y 9 de febrero de 1894.

41 Ibídem, 19 de junio de 1891.

42 Ibídem, 8 de enero de 1892.

43 Ibídem, 4 de agosto de 1893.

44 Ibídem, 27 de julio de 1894.

45 Ibídem, 25 de enero de 1895.

46 El Liberal, 28 de septiembre de 1894 y 15 de marzo de 1895.

47 El Socialista, 5 de octubre de 1894.

48 La Unión Mercantil, 5 de octubre de 1894, y El Socialista, 12 de octubre de 1894.

49 El Socialista, 5 de octubre de 1894.

50 La Unión Mercantil, 23 de octubre de 1894.

51 Ibídem, 5 de noviembre de 1894.

52 Ibídem, 19 de noviembre de 1894.

53 Ibídem, 18 de diciembre de 1894; El Socialista, 11 de enero de 1895.

54 El Socialista, 7 de diciembre de 1900.

55 Ibídem, 4 y 11 de enero de 1895.

56 Según el estado de cuentas publicado por la Comisión de huelga de La Fabril con fecha 10 de marzo de 1895, lo invertido hasta ese día desde que se declaró el paro, ascendía a treinta y cinco mil seiscientas cincuenta y seis pesetas con cuarenta y siete céntimos, de las que diez mil cuatrocientas cincuenta y una las tenía La Fabril en caja, y las restantes veinticinco mil doscientas, eran producto de la solidaridad obrera. El Socialista, 10 de mayo de 1895.

57 Ibídem, 8 de marzo de 1895.

58 Ibídem, 9 de agosto de 1895; Max Nettlau, La Première Internationale en Espagne (1868-1888), edición de Renée Lamberet, Dordrecht, D. Reidel Publishing Company, 1969, p. 238, y Juan José Morato, «Los redentores del obrero. El doctor don José García Viñas», La Libertad, Madrid, 11 y 20 de enero de 1931.

59 El Socialista, 16 de agosto de 1895.

60 Ibídem, 15 de octubre de 1897; Manuel Morales Muñoz, «Estudio preliminar», a Rafael Salinas. Obligado por la burguesía. Refutación de sofismas burgueses, Málaga, CEDMA, 2000, p. 9-77.

61 Antonio López Estudillo, Republicanismo y anarquismo en Andalucía. Conflictividad social agraria y crisis finisecular (1868-1900), Córdoba, Ayuntamiento de Córdoba, 2001, p. 472-489.

62 Teresa Carnero, «Democratización limitada y deterioro político en España, 1874-1930», en Salvador Forner (coord.), Democracia, elecciones y modernización en Europa. Siglos XIX-XX, Madrid, Cátedra, 1997, p. 217.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Morales Muñoz, « Sindicalismo y lucha obrera en el textil andaluz a finales del siglo xix », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne],  | 2020, mis en ligne le 15 décembre 2020, consulté le 16 janvier 2021. URL : http://journals.openedition.org/ccec/10103 ; DOI : https://doi.org/10.4000/ccec.10103

Haut de page

Auteur

Manuel Morales Muñoz

Universidad de Málaga

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Université d'Angers
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search