Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmero extraHomenaje a Brigitte Magnien y a M...Contributions sur l'Espagne conte...El Palacio de la Novela (1930-193...

Contributions sur l'Espagne contemporaine

El Palacio de la Novela (1930-1936). La Editorial Castro S.A. entre conservadurismo y compromiso

Le Palacio de la Novela (1930-1936). La maison d’édition Castro S.A. entre conservatisme et engagement
The Palacio de la Novela (1930-1936). Castro Editors between conservatism and committment
Jean-François Botrel

Resúmenes

Cómo, con la proclamación de la Segunda República en 1931, una casa editorial fundamentalmente dedicada, desde 1840, a la publicación de novelas por entregas y recién instalada en un espléndido «Palacio de la Novela» en Carabanchel Bajo (Madrid), reorienta su producción para adaptarla y acompañar la nueva circunstancia, hasta el final de la Guerra civil.

Inicio de página

Texto completo

1En 1930, la venerable casa editorial Castro, fundada en 1840 y principalmente dedicada a la producción de obras por entregas, traslada sus actividades del madrileño barrio de Segovia a Carabanchel Bajo, donde pasa a ocupar un holgado y moderno edificio recién construido, y denominado «Palacio de la Novela», constituyéndose en Sociedad Anónima, Editorial Castro S.A. En 1931, en Bibliografía Española (Anunciantes, p. 60), se autoproclama como la casa «más importante de España, por abarcar sus actividades todos los ramos de la industria editorial», como la «única que se dedica al libro, al género popular, a las publicaciones de kioscos y que además sirve cuantos pedidos se la formulen de obras aun cuando éstas no sean de su catálogo, en plazo de cuarenta y ocho horas», una afirmación obviamente excesiva que no quita el que ocupe un lugar original en el panorama editorial de la época.

2La instauración de la Segunda República española va a producir una marcada inflexión en estas peculiares actividades, con unas nuevas orientaciones tal vez más oportunistas que ideológicamente asumidas, en pro de un comprometido republicanismo, con unas publicaciones relacionadas con la actualidad española pero también, en algún momento, soviética. Hasta que la insurrección y el cerco de Madrid corte en seco una variopinta y curiosa actividad editorial que merece que se le preste alguna específica atención.

Antecedentes

  • 1 Ver Jean-François Botrel, «De la confrérie à l’association: la mémoire professionnelle des gens du (...)
  • 2 El Registro Mercantil de Madrid suministra unos muy escasos datos sobre Manuel Castro López, pero e (...)
  • 3 Manuel Castro López (1860-1926), director de El Eco de Galicia y editor del Almanaque Gallego. Pued (...)
  • 4 Su director era Eduardo M. del Portillo y la redacción se componía de José Romero, Cuesta Gregorio (...)
  • 5 Panoramas, n° 1, de 8 de noviembre de 1930, p.5. Para aligerar el texto, se ha de entender que los (...)

3Como pasa con mucha gente del libro1, del dueño de la editorial, Manuel Castro López, poco se sabe, por ahora2. Solo que no hay que confundirlo con otro Manuel Castro López3. En la foto publicada en Panoramas. Revista quincenal ilustrada publicada por Editorial Castro S.A., donde se le ve con Luis de Val a su lado, aparenta tener unos 50-60 años4. Estuvo casado con Teresa Corrales Rodríguez de quien está divorciado en 1955 y tuvo unas hijas a las que Luis de Val saluda como «moruchas»5. En 1962 ya no forma parte de la Sociedad Anónima. Antes de inaugurarse el Palacio de la Novela y la Editorial Castro S.A., se encontraba al frente de la Editorial Manuel Castro, antes Vda. de Cruz, heredera de una larga tradición editorial inaugurada, según el propio Manuel Castro, en 1840, por un tal Cruz Gómez. Las sucesivas razones sociales fueron: Viuda de Cruz e hijos (editora en 1870 de El árbol caído o Juana la costurera), Hijos de Cruz Gómez entre 1870 y 1885, editora, por ejemplo, de La España de Lucifer, en 1885, Eduardo Cruz, activo hasta 1910, y Juana Castro Vda. de Cruz, hasta más o menos 1917, que sería cuando Manuel Castro López se puso al frente de la editorial.

  • 6 Cf. Jean-François Botrel, «La novela por entregas: unidad de creación y consumo», J.-F. Botrel y S. (...)

4En 1928, la Editorial Manuel Castro antes Vda. de Cruz, editora por ejemplo de Las almas tristes de Luis de Val, tiene tres locales: unas oficinas y talleres en Mazarredo, 4 y dos almacenes en Pretil de los Consejos, 3 y Juan Duque, 5, en el barrio de Segovia. Tiene una sucursal en La Habana y un representante en Chile. Bajo este sello editorial, se publicaron o comercializaron una gran cantidad de novelas por el conocido sistema de las entregas6, y también un surtido de obras de Ciencia, Arte, Literatura e Historia.

5En 1924, el importe de la Contribución industrial de Editorial Manuel Castro, antes Vda de Cruz importaba 360 pesetas, 4 veces menos que Calpe o Calleja y la mitad de lo que pagaba otro editor de novelas por entregas, Mariano Núñez Samper cuyo fondo editorial pasará a administrar o adquirir Manuel Castro. No le vendría mal el negocio editorial, ya que, en 1928-1929, decide darle otra dimensión a la empresa y romper con la histórica ubicación madrileña para instalarse en Carabanchel Bajo, donde ha construido un imponente edificio moderno, denominado Palacio de la Novela popular, dando una nueva forma jurídica a la editorial, con la creación de una sociedad anónima.

Un palacio para la novela

6El Palacio de la Novela popular, sito en Águeda Díez, 4, en Carabanchel Bajo es un «hermoso» edificio de hormigón armado («a base de cemento y hierro»), con un piso y sótano, de moderna y funcional arquitectura, de líneas rectas, tipo Bauhaus, sin más ornamentos que un busto de Benito Pérez Galdós que lo encabeza. Ocupa una superficie de «150 000 pies» (4.200/4.400 m2), con una fachada de unos 50 metros y una profundidad de 83 metros :

El Palacio de la Novela en 1931, Bibliografía Española. Anunciantes, 1931, p. 40.

  • 7 Sin embargo, cuando se constituye la Sociedad Anónima, Manuel Castro reside todavía en la calle Alb (...)
  • 8 Registro Mercantil de Madrid, 15 de abril de 1930, hoja 6.121.

7El edificio está dedicado a talleres de imprenta, litografía, estereotipia, encuadernación, almacenes para papel (con «miles de toneladas de libros almacenados”), metales, tintas y otras primeras materias, garajes, salas de expedición, estudio de dibujantes, despachos para autores, locales para oficinas, habitaciones dedicadas para vivienda del propietario7. Tiene además «una espléndida exposición de regalos» abierta a su clientela. El patio de máquinas (con cubierta acristalada) ocupa unos 900 m2 y abriga «unos poderosos elementos mecánicos». En su n° 4 de 24 de enero de 1931, Panoramas anuncia la próxima instalación de una nueva maquinaria de huecograbado. En 1930, la instalación se valora en 1.400.000 pta. y está gravada por un crédito hipotecario8.

8Sobre el personal empleado no hay información, pero a principios de 1931, en una coyuntura de subida del precio del papel, baja de la peseta, y huelga de las artes gráficas (tal vez registrada por Michel Ralle en su magno proyecto), en Panoramas de 24 de enero, se publica esta declaración bastante paternalista de Manuel Castro: «entre mis obreros fui, soy y seré el primer trabajador. Entre ellos mismos su mejor amigo. ¿Que llevo la administración de una sociedad? Por eso he de atender igualmente al interés de mis obreros que es el propio de esta empresa» y reconoce que las «peticiones de mejora son, debidas al encarecimiento de todo lo indispensable a la vida del proletariado en general, pero de eso cúlpese a quien sea, y piensen que hoy tan sacrificados son ellos como el grande o el pequeño industrial».

  • 9 El inmueble ha quedado inscrito en el Registro de la Propiedad de Getafe (Madrid) el 1° de abril de (...)
  • 10 Bibliografía Española. Anunciantes, 1931, p. 40.

9La concesión de apertura fue otorgada el 29 de julio de 19309 y, en noviembre de 1930, la impresión de Panoramas ya se hacía en las nuevas instalaciones. Antes, el 31 de diciembre de 1929, había quedado constituida una sociedad anónima, Editorial Castro S.A., con inscripción en el Registro mercantil de Madrid el 15 de abril de 1930. La Editorial Castro S.A., según los datos que constan en dicho Registro, la constituyen Manuel Castro López, editor, residente en Alberto Aguilera, 36 (presidente); Antonio Cabarcos, rentista (vocal); Francisco Salustiano Tordesillas (secretario); Vicente López Rivas, empleado (tesorero) y Victorino Martínez Cerezo (vocal). Su objeto es «la publicación, distribución y venta por cuenta propia o ajena de toda clase de libros en tomos con o sin encuadernar que formen o no parte de colecciones completas de divulgación, enseñanza o texto de toda clase de asuntos científicos, literarios de arte o de cultura general, del tamaño y de la esmerada presentación que cada especialidad exija para lograr su mayor y más fácil venta. Estos libros serán servidos mediante suscripción o venta directa por cuadernos o entregas de las páginas que cada uno [de los libros] conste.» También se pueden publicar «revistas, periódicos, novelas y folletos de toda clase, bien aparezcan diaria o periódicamente y cualesquiera que sea el objeto, finalidad literaria artística política o de propaganda.» Puede ejecutar «toda clase de trabajos de imprenta, dibujo, fotograbado, litografía, estereotipia y encuadernación». Dedica sus actividades a «todas cuantas cosas puede abarcar la palabra Editorial»10, y «merced a los poderosos elementos mecánicos de que dispone, todos los meses presenta novedades».

  • 11 Sobre las ulteriores modificaciones, también informa el Registro Mercantil de Madrid.
  • 12 Gonzalo Santonja, La República de los libros. El nuevo libro popular de la II República, Barcelona, (...)

10El capital de la sociedad es de tres millones de pesetas, constituido por tres mil acciones de 1.000 pta. cada una. El principal accionista es Manuel Castro quien aporta a la Sociedad el negocio editorial de su propiedad. El activo importa 3.627.100,52 y el pasivo 765.150,52 constituido fundamentalmente por el edificio de Carabanchel Bajo. El capital líquido es de 2.862.000 pta. Por tanto, a Manuel Castro se le atribuyen 2.862 acciones, a Cabarcos, 87, a Salustiano Tordesillas, 18, a López Rivas, 17 y a Martínez Cerezo, 1611. Si la Editorial Castro S.A. no tiene la potencia financiera de la Compañía Iberoamericana de Publicaciones o CIAP (600.000 pta. de capital social y 14 millones invertidos), el Palacio de la Novela ocupa tres veces más superficie que dicha Compañía y el capital invertido supera con mucho el de una editorial de más notoriedad entre historiadores del libro como es Cénit, con sus 100.000 pta. de capital12. El modelo del Palacio de la Novela era muy a las claras, en plan más modesto pero tal vez más funcional, el de la casa-fábrica barcelonesa, con la concentración de los medios de fabricación y administración ­– e incluso vida cotidiana – y se ve que apostó por una efectiva modernidad para unas actividades más bien tradicionales aunque todavía muy actuales: las novelas por entregas y los libros de kioscos, buscando una ampliación sociológica (los lectores de novelas semanales) y geográfica (hacia América) del mercado. Eso sí, la novela de género popular quedaba simbólicamente dignificada ­– bajo la advocación de Galdós, además­ –, y el proyecto pedagógico-comercial pronto se encontrará estimulado con la dinámica social de la República.

La explotación del fondo existente

11De las informaciones publicadas por la Editorial Castro S.A. en Panoramas a finales de 1930 y principios de 1931 se deduce que la prioridad de la nueva sociedad fue dar salida al «vasto fondo editorial existente», una «infinidad de obras científicas y literarias» en las que entran algunas obras en administración. De la detallada relación por materias que se hace de unos 130 títulos, se desprende que son obras de Filología (11, con obras de Eduardo Benot, 1822-1907), de Historia (9), de Ciencias morales (12), de Ciencias exactas y naturales (21), obras de carácter religioso (9; de hecho, son obras por entregas de Bravo y Tudela, Conde Salazar, A. Contreras y en ellas entra Genoveva de Brabante) y de Literatura, la categoría más numerosa (47 títulos), con obras de López Bago (12), Alejandro Sawa (2), Vega Armentero (2), Vicente Cruz (2), Gabriel Briones (2), Ortega Munilla (Orgía de hambre), J. R. Carracido (La muceta roja, editada en 1890) y algunos autores extranjeros (Henri Béraud, Pierre Loti), muchas de ellas anteriormente publicadas por Núñez Samper como Claro de luna de Luis de Val, El vitriolo de luna de H. Béraud, Muñecas de París de Gabriel Briones.

  • 13 Subtitulada Novela de costumbres populares basada en el célebre drama de D. Joaquín Dicenta, fue pu (...)
  • 14 Estas obras constan de un número de cuadernos que varía entre 43 et 80, siendo el precio de cada un (...)

12Pero el fondo editorial más importante (no anunciado en Panoramas) es la «interesante colección de más de 300 novelas del género popular», «históricas, religiosas, sociales y de costumbres, muy morales, instructivas y subyugadoras, sin excepción», obras las más de autores del siglo XIX, casi clásicos ya, como Manuel Fernández y González (1821-1888), Enrique Pérez Escrich (1826-1897), Ramón Ortega y Frías (1825-1883), Antonio Contreras, Álvaro Carrillo, seudónimo de Rafael del Castillo (1830-1908), Julián Castellanos o Antonio Asensio, autor de un Juan José13, etc., que se comercializan con el aún boyante sistema de publicación y venta por entrega14. De algunas de esas obras se hacen reediciones de manera bastante rutinaria, se publican como folletón en Panoramas, como Monarca, bandido y fraile o los Misterios del Trono, de Vicente Moreno de la Tejera (1849-1909), o se anuncian, en mayo de 1931, en ediciones económicas a 4 pta., como La casa de Tócame Roque o El gran tirano de Ortega y Frías, con tiradas de 50 000 ejemplares de cada título, según la editorial.

  • 15 En una carta de 19 de octubre de 1930, dirigida a Luis de Val y reproducida en Panoramas (n°1), Man (...)
  • 16 Con foto de la entrega del manuscrito y firma de M. Castro en portada en el ejemplar conservado en (...)
  • 17 También afirma que «con tanto como he escrito aun puedo escribir algunos libros sin repetirme y sin (...)

13Pero la Editorial Castro también se ha preocupado por incorporar en su fondo a autores más contemporáneos como Luis de Val. Por el primer número de Panoramas de noviembre de 1930, donde se informa sobre la muerte del principal autor de la editorial en aquel momento, el propio Luis de Val15, y se reproducen una carta de este a Manuel Castro de 17 de octubre de 1930 y la respuesta de este de 19 de octubre, nos podemos enterar de que en octubre de 1928, M. Castro (antes Viuda de Cruz) había publicado la primera edición de Por el amor de un hombre16, obra predilecta de Luis de Val, según confiesa a M. Castro17, y de que, en noviembre de 1930, se halla en prensa la edición 13ª de El hijo de la obrera, que Castro «no ha tenido desde el principio» y que con Por el amor de un hombre «alcanza su máxima difusión», y continúa la de Los hijos desgraciados.

Cubierta de El hijo de la obrera de Luis de Val por Pujol o Alas-Pumariño. Col. J-F. B.

14También se publica El calvario del obrero que «puede ser adquirida insensiblemente, ya que cada cuaderno, conteniendo ocho páginas de lectura, sólo vale 15 céntimos. ¿Quién por tan reducida cantidad a la semana no se suscribe?». Con el conocido incentivo de los «grandes regalos” para quien entregara la totalidad de los cupones recortados en cada cuaderno con, a veces, un pago adicional.

Muestra de los «grandes regalos» asociados con la compra de El hijo de la obrera. Col. J-F. B.

  • 18 De Luis de Val Castro publica también Los hijos de la fábrica «Novela corta» (en un tomo), ya publi (...)

15En vísperas de su muerte, Luis de Val estaba refundiendo Los Ángeles del arroyo, el título preferido de M. Castro ­– «sobre todo por los resultados que te dan» insinúa Luis de Val –, acortándolo enormemente para que Castro lo pudiera publicar en dos tomos o uno solo como la biblioteca Sopena, «el día que te decidas a publicar tomos económicos en una especie de «Biblioteca del Pueblo» escribe Luis de Val, una denominación que no acaba de gustarle a Manuel Castro («creo la podría bautizar con otro nombre», le comenta a Luis de Val18). Tras la muerte de Luis de Val, se ve que Manuel Castro estuvo buscando a un posible sustituto. Alfonso Vidal y Planas (1891-1965) se dejó convencer y el 18 de agosto de 1932, por «encargo de la editorial”, se estrenó de escritor de una novela «de las llamadas por entregas» con Los domadores de la vida, situada a mediados de 1918, pero muy conservadora en la escritura. De los sucesivos cuadernos vendidos 30 céntimos cada uno resultaron dos tomos de 1.360 y 1.134 páginas con 14 ilustraciones de Alas Pumariño (también ilustrador de La golfilla de la calle de Fernando Alburquerque). El último cuaderno lleva la fecha 10 de marzo de 1934. De su gran experiencia en el campo de la venta por entregas veremos que la Editorial Castro se valdrá para la publicación de la historia novelada Tormentas sobre el trono, una obra de actualidad.

La organización comercial

16Para la comercialización de su abundante y variada producción, la Editorial Castro S.A. que ofrece servicios diarios a corresponsales de América y España, se apoya en una red de libreros, dueños de kiosco, librerías de Ferrocarriles y corresponsales de prensa o de novelas, que pretende ampliar («necesitamos corresponsales para España y América», insiste la editorial), sin desestimar la venta directa. Para hacerse corresponsal basta con «remesar un pequeño giro de 25 a 100 pesetas para sentarlo como primera partida, y su equivalencia en material la venderá rápidamente y con gran utilidad», pero la editorial no concede créditos: solamente «a quienes nos garanticen con firmas de Bancos fechas fijas para los pagos: disfrutarán crédito los que durante cuatro meses hagan pedidos quincenales o mensuales, acompañando a su pedido giro postal o cheque por el importe del anterior». Ofrece unos descuentos especiales a los que operen quincenalmente.

  • 19 En 1931 p. 30, 40, 59, 60, 79, 80 y 104; y en 1932 p. 27, 28 y 79.
  • 20 Ver Jean-François Botrel, «Entregarse a la lectura: la primera entrega », en Luis Alburquerque-Garc (...)

17Se nota en la editorial, un insistente interés por el mercado hispanoamericano: en 1931, tiene por proyecto crear casas filiales en cualquier estado americano con quien tenga establecimiento y presente sólida garantía y muchos precios vienen marcados en centavos. En la cubierta del n° 2 de Panoramas, se ofrece una esplendorosa «gaucha» dibujada por Palacios. Fuera de las listas de obras publicadas en Panoramas y de los seis anuncios en Bibliografía Española, en 1931 y 1932 para la promoción de las nuevas colecciones19, parece haber seguido Castro con el tradicional sistema de propaganda a través de reparto de primeras entregas por sus corresponsales y repartidores quienes van provistos de «un álbum y de catálogos»20.

Las colecciones semanales

  • 21 Véase Bibliografía Española. Anunciantes, 1931, p. 59.
  • 22 Ibídem.
  • 23 Eduardo M(uñoz) del Portillo (1895-1968) fue novelista (El coli de l’Argumosa (1925, “Los contempor (...)

18Con la constitución de Editorial Castro S.A. y la inauguración del Palacio de la Novela popular, se abre una etapa de mayor intensidad editorial. Sin prescindir de la producción y venta de libros y entregas, valiéndose de los «poderosos elementos mecánicos» instalados y de su experiencia en la difusión periódica, a principios del año 1931 (antes de la proclamación de la República), la Editorial Castro S.A. inicia, por ejemplo, la producción de más publicaciones periódicas. Con la publicación de una nueva revista como Panoramas o reemprendiendo la de unos títulos ya existentes como los ya existentes La Hoja de Parra21 y El Cencerro, semanario satírico político22, para el mercado español y americano. Sin mucho éxito, por lo visto. Pero sobre todo con el inicio de una serie de «publicaciones cortas de carácter semanal para kioscos», cinco en total, todas bajo la dirección literaria de Eduardo M. Portillo23.

  • 24 Alberto Sánchez Álvarez-Insúa, Bibliografía e historia de las colecciones literarias en España (190 (...)

19La más conocida y duradera es «La Novela del amor», cuyo primer número se publica, el 4 de abril de 1931, con El pecado errante, novela por Álvaro Retana, tras un voluntario silencio literario durante cuatro años de este «original artista» y «sumo pontífice de la novela galante» con quien la Editorial Castro S.A. ha firmado un contrato de colaboración. La cubierta dibujada por José Zamora, con fecha de 1930, ostenta un muy explícito corazón. El precio de cada cuaderno de 64 páginas es de 50 céntimos. Para los siguientes números se anuncia la colaboración de Rafael Cansinos Assens, Emilio Carrere, Juan Ferragut, Carlos Fortuny, Antonio de Hoyos y Vinent, Ángel Lázaro, Fernando de la Milla, José Alonso Montero, Ludovico W. Rostand, Alfonso Vidal y Planas, y la de los dibujantes Zamora, Palacios, Orbegoso, Alas Pumariño y Penagos. Para el n° 2 está anunciada La carrera del amor y de la muerte o Noche de pasión, original del ilustre escritor A. de Hoyos y Vinent. En el n° 4, donde se publica El «club» de la tonadillera. Novela de la gente de tablas por Eduardo M. Portillo, de «admirable presentación», con cubierta y tres ilustraciones internas de Palacios, se anuncia para el número próximo La «vedette» de los demonios por el «cáustico escritor moderno Carlos Fortuny». Según Alberto Sánchez Álvarez-Insúa (1996, 136) y Cecilio Alonso (2007, 195)24, llegó a publicar 12 títulos, hasta julio de 1931, por consiguiente.

20De las demás colecciones no se sabe si lograron mantenerse en vida. De la colección «Vidas de bandidos célebres», presentada como «apasionante relato pintoresco y lleno de atracción», de «las más famosas, las más aventureras y las más populares vidas de bandidos», con «lujosa presentación», por 40 cént. cada número de 48 p., debieron de publicarse números dedicados a Los siete niños de Écija. El n° 2 es Los dineros del cura por José Romero Cuesta, con dibujos de Palacios (11 de abril de 1931), en el que se anuncia El capitán está preso, «pintoresca narración de aventuras» por Carlos Primelles. De las «Aventuras de Jim Morgan» (el jinete negro) por Elmer S. O’Neill, por ahora se han localizado dos números: El Diablo en Punta (n° 1) y Desolación (n° 2), a 30 céntimos número.

Cubierta de Los siete niños de Écija («Vidas de bandidos célebres»). Col. J-F. B.

  • 25 Del mismo Fernández-Vior, Castro también publicará, en 1931, De raza heroica (memorias de un policí (...)
  • 26 Cf. José Blas Vega, «La novela corta erótica española: noticia bibliográfica», en J. A. Cerezo, D. (...)
  • 27 Cf. Jean-François Botrel, «De lecturas breves, fraccionadas y periódicas», in Christine Rivalan Gué (...)

21¿Consiguió «La novela policíaca» pasar del primer número donde el 25 abril 1931, con cubierta de Alas Pumariño claramente alusiva a la República, se publica Un crimen en barrios bajos (Memorias novelesca [sic] de un policía madrileño) por Luis Fernández-Vior, con un prólogo de Emilio Carrere y dibujos de Alas Pumariño (48 p., 17x12, 30 céntimos)? Para el n° 2 se anuncia Noche trágica «interesantísima novela, de apasionante trama»25. La misma pregunta se puede hacer a propósito de la «Colección Fémina» de la que se conoce solo un título26: El más bello amor del Rey por Álvaro Retana, con cubierta de José Zamora que representa una mujer semi-desnuda envuelta en la bandera tricolor de la República. Para el siguiente número anuncia Una familia de la dictadura «intencionado original» de Álvaro Retana. Su precio: 50 céntimos. También se encuentra alguna referencia a otros proyectos como «La novela del cine», «extraña y admirable narración», con precio de 40 céntimos o «La Novela Esmeralda». Parece ser que Castro publicó una Vida y aventuras de Charlot de «lectura amena e interesante”; «el libro más regocijante y de interés», vendido 40 céntimos, un título más en la abundante producción chaplinesca de la época a partir de 1914. Materialmente, dichas colecciones se caracterizan por su formato (17 cm), su limitado número de páginas (48), su limitado precio (40 o 50 céntimos), sus cubiertas en tricromía (en papel) y sus ilustraciones insertas, encuadernadas por el sistema de grapas, con tiradas no mencionadas para una venta en kioscos, como la mayor parte de las colecciones semanales27, y promocionada con un discurso muy hiperbólico, propio de la cultura de las entregas.

  • 28 Ver Javier Barreiro, Cruces de bohemia: Vidal y Planas, Noel, Retana, Gálvez, Dicenta y Barrantes, (...)

22Sobre el escaso éxito comercial de dichas empresas, solo se pueden hacer conjeturas. ¿Se le achacará la responsabilidad al director literario? El protagonismo atribuido al omnipresente y polivalente pero poco conocido director literario y escritor Eduardo M. del Portillo incita inevitablemente a interrogarse sobre sus méritos propios y sus opciones y decisiones. Lo cierto es que lo escogió Manuel Castro y que lo mantuvo en funciones, empleándolo casi para todo (es un verdadero director-orquesta). Y la decisión de lanzar nuevas colecciones semanales a destiempo (después de la racha favorable) como prolongación y ampliación del negocio de las entregas, también le pertenecería al editor. Se puede sospechar que ese intento de hacerse un hueco en un mercado de las colecciones semanales ya copado y un tanto decadente resultó algo tardío e ineficaz. La propia fama escandalosa de autores como Álvaro Retana (1890-1970) (encarcelado bajo la dictadura de Primo de Rivera a raíz de la publicación El tonto en La Novela de hoy y con fama de bohemio28), ya no sería de tanto reclamo, ni siquiera para un nuevo público. Lo cierto es que la iniciativa no prosperó y la editorial prefirió acompañar la nueva coyuntura política y editorial abierta por la proclamación de la República el 14 de abril de 1931.

El compromiso con la República

  • 29 Ver Jesús Antonio Martínez Martín, Editores, libreros y público en Madrid durante la II República, (...)

23Con la proclamación de la República, parece ser que pronto se olvidó la Editorial Castro de esas nuevas empresas (deja de anunciarlas, siquiera como obras de fondo) para volcarse en la producción de publicaciones de actualidad, pro-República, con preocupaciones de vulgarización y algún oportunismo, participando de la explosión editorial que caracteriza en periodo 1931-193629. Desde luego, la Editorial Castro tardó poco o nada en darse por enterada de tal cambio y en acompañarlo de manera casi militante: ahí están las cubiertas de las colecciones existentes donde en seguida (ya el 24 de abril, en la cubierta de El más bello amor del Rey de Álvaro Retana) el dibujante José Zamora saluda a su manera la proclamación de la República.

La «Biblioteca del Pueblo»

24Este mismo mes, en Bibliografía Española informa la editorial de que ha sido «tomada en firme la idea de crear ­una interesante Biblioteca del Pueblo para que por su palpitante interés y módico precio no falte en hogar alguno», y que «se ha empezado a publicar semanalmente al precio de UNA PESETA (20 centavos) EJEMPLAR, conteniendo cada tomo 128 páginas». Para sus iniciadores, esta Biblioteca «se crea para obras cortas de historia, crítica, divulgación y exégesis, sin olvidar otros aspectos de amena literatura y toda aquella clase de trabajos que puedan servir de enseñanza para el pueblo, además de ofrecer esparcimiento a su espíritu». La dirige Eduardo M. Portillo quien recuerda que se trata de «un sueño largamente acariciado por dos voluntades fraternas y de par actividad energética (sic), D. Luis de Val y D. Manuel Castro López», siendo la Biblioteca dirigida «a todos los hombres que tengan ideas generosas de bienestar colectivo que divulgar y que anhelen colaborar a la máxima reputación y prestigio de su país».

  • 30 Ver Bibliografía Española, 1931. Anunciantes, p. 39.
  • 31 Sobre la sublevación de Jaca, también publicará la Editorial Castro Yo voy a decir la verdad, «orig (...)
  • 32 Brigitte Magnien, «La République espagnole à la recherche de ses héros: vie et mort du capitaine Fe (...)
  • 33 Se refiere a la intentona de Vera de Bidasoa (Navarra) a principios de 1924, una acción directa de (...)

25El primer tomo, publicado antes de junio de 1931 y bajo la denominación común Los hombres que trajeron la República, está dedicado a Niceto Alcalá-Zamora y se titula De la cárcel a la presidencia. Como acabó un Reinado. Lo han compuesto Carlos Primelles, José L. Barberán y B[arón] de Montenegro, redactores de Panoramas los dos últimos, y lleva ilustraciones de Palacios, autor del retrato de Alcalá-Zamora publicado en la cubierta30. Pretende ser un «libro de homenaje» pero también ofrecer la «historia interesantísima de este breve periodo de constitución o mejor dicho de reconstitución política». En esta misma línea de historia y celebración están los siguientes tomos: Horas de cautiverio (historia anecdótica de los días de la persecución) por Eduardo M. Portillo, Vida, Muerte y Gloria de Fermín Galán relación novelesca de la sublevación de Jaca y sus hombres, sus escenas de alegría y sus amarguras31, por José Montero Alonso (1904-2000); es una muestra más de cómo la recién proclamada República española está, como observó Brigitte Magnien, «à la recherche de ses héros»32; y, para conmemorar el centenario de la ejecución en Granada de Mariana Pineda, se publica En el centenario de Mariana Pineda. 26 de mayo de 1831, por Carlos R. Villalba, con una bonita cubierta de Masberger. Sobre los sucesos más recientes de Vera se publica un reportaje de José Romero Cuesta, Las luchas políticas. La verdad de lo que pasó en Vera. El primer movimiento contra la Dictadura33.

Cubierta de En el centenario de Mariana Pineda. 26 de mayo de 1831.

Todocolección.

26Pronto va a traslucirse en la Biblioteca el impacto de la actualidad, con un tomo a propósito de la quema de conventos de 10 y 13 de mayo en Madrid, escrito por José María de la Chica (Las luchas políticas. Cómo se incendiaron los conventos de Madrid. Breve historia de los conventos de Madrid, con una caricatura por Menda) y de la proclamación de la República catalana, el 14 de abril de 1931: La jornada histórica de Barcelona, por José Gaya y Picón, «apasionante y trascendental reportaje que lleva el siguiente subtítulo: Del centralismo a la autonomía pasando por unas horas de la República catalana», según puntualiza la editorial. Contendrá «unas declaraciones de gran trascendencia política que ha escrito expresamente el líder catalanista Don Francisco Macià» y, sin esperar más, se publican unas «interesantes cuartillas» de Companys, gobernador de Barcelona quien sugiere que «procuremos afianzar el nuevo régimen para que no lo empañe el desorden», de Aguadé (alcalde de Barcelona) y del capitán general de Cataluña: «fracasarán aquellos extremistas de ideales sociales y aquellos otros que por ideas políticas demasiado exaltadas perjudican a España y a Cataluña, algunos por exceso de amor y otros por impaciencias mal entendidas porque el pueblo, el verdadero pueblo ama la República que él mismo trajo por su voluntad soberanista y en Cataluña solo desea que sea federal», vaticina el general López Ochoa.

  • 34 No se conserva en la BNE. Sobre los estudiantes publica también, en 1932, Los estudiantes en el Fre (...)
  • 35 En la BNE, se conserva un ejemplar de Profecías sobre el nacimiento, pasión y glorificación de la R (...)

27Otro título (lleva el n° 7) fue dedicado a Lerroux y los estudiantes34 y otro a El Congreso de los diputados. Breve historia, anécdota y reportaje de la cámara popular por José Romero Cuesta (1898-), que, además de las 128 p. en papel couché, contiene «8 fotografías entre las que figuran las de los Sres. Macià, Companys, López Ochoa y Aguadé». En plan más informativo se anuncia la publicación de un Catecismo de la República («libro ameno e interesante»35) y de ¿Qué es el socialismo?, ¿Qué es la República federal? ¿Qué es la República unitaria? ¿Qué es el comunismo?, ¿Qué es el partido Radical Socialista?, que habían de reproducir los programas de los distintos partidos y de los no se sabe si llegaron a publicarse. La «Biblioteca del Pueblo” seguirá publicándose y representa una docena de títulos en total, característicos por su formato y sus 128 páginas.

28En esta «Biblioteca del pueblo» es interesante observar un propósito de vulgarización pro-republicano, al valerse de una escritura más bien periodística y un tanto sensacionalista, perceptible hasta en los títulos y subtítulos propios de la prensa, en obras de «afamadas firmas» con acompañamiento de ilustraciones y fotografías, por un precio asequible (el precio de cada tomo –una peseta– equivale al de 10 ejemplares de un diario de la época, excepto El Sol).

Tempestad sobre un trono

29Corriendo pareja con la «Biblioteca del Pueblo», a partir de abril-mayo de 1931 hasta 1933, la Editorial Castro va a ir publicando por entregas, una «gran novela histórica» titulada Tempestad sobre un trono. De la Regencia a la República, una especie de aggiornamento del género tradicional aplicado a la historia del tiempo presente, ya que arranca con la sublevación de Jaca y abarca la historia de España desde el desastre de 98 a la dictadura; tal vez su empresa más vistosa. Veamos cómo lo anuncia la editorial, muy a la manera de las novelas por entregas.

  • 36 Cristóbal de Castro (1874-1953), periodista (redactor del Heraldo de Madrid), novelista (Las insaci (...)
  • 37 Bibliografía Española. Anunciantes, 1931, p. 79-80.

30Esta obra está dirigida por el «eminente escritor» Don Cristóbal de Castro36, con la colaboración de los «insignes literatos» Don Dioniso Pérez, Don Pedro de Répide, Don Luis de Oteyza y Don Diego San José. Las ilustraciones están a cargo de Carlos Masberger (1902-1969), Ángel P. Palacios, Antonio Orbegozo (1908-1995), José Blanco del Pueyo, Ribas, Pujol (¿Ramón Puyol Román?), Ramos y otros como E. Ybáñez. Estará ilustrada con «20 espléndidas tricromías (reproducciones de los Museos nacionales y extranjeros y colecciones particulares), doscientos soberbios grabados (motines, barricadas, sesiones de Cortes, batallas, teatros, toros, verbenas, etcétera), trescientos magníficos retratos (actrices, bailarinas, cortesanas, políticos, militares, conspiradores, sabios, literatos, artistas, etcétera)». Está previsto que en noviembre de 1931 el tomo primero de 1.760 p in 4° esté terminado y se pueda adquirir encuadernado por 25 pta. en las librerías, estaciones de Ferrocarriles, corresponsales de novelas o directamente en la Editorial. Las «clases modestas» pueden adquirirla por suscripción, por 20 céntimos el cuaderno y se concede un 15% de descuento para los maestros y los centros culturales37.

31A principios de 1932, las 1.616 páginas del tomo primero están a la venta por 30 pta. y al lector se le presenta la continuación de la historia de la siguiente manera: «verás, si sigues honrándonos con tu benevolencia, el proceso del terrorismo en Barcelona, en que un infame jugaba a un tiempo con los anarquistas y con las autoridades; el centenario de la guerra de la Independencia; cómo se constituyó la primera República [...] las polacadas de Maura y su funesto edecán La Cierva [...] el barranco del Lobo; el asesinato jurídico de Ferrer; el centenario de las Cortes de Cádiz; los dimes y diretes entre la alegre infanta Eulalia y su inefable primo Alfonso XIII y la huelga revolucionaria de 1917. Todo esto y algo más ­– siempre hilvanando el hilo de la novela ­– encontrará el lector en el 2° tomo, del que como hasta ahora les serviremos los cuadernos que tengan a bien pedirnos, bien por medio de nuestros corresponsales o directamente a esta Casa Editorial». El balance que se hace del tomo II (1.680 páginas), destaca la modernidad y originalidad de lo ofrecido, ya que «nuestros lectores han visto reflejada como en pantalla de un cinematógrafo la vida política de España amenizada por los capítulos de una novela de costumbre».

32El tomo III (2.060 páginas), ultimado en 1933, acaba con estas entusiastas líneas: «¡Viva la República; la República gloriosa, la inmaculada República de los españoles, esperanza nuestra” y los autores se despiden del lector «confiados en que sus emociones ante la fábula novelesca le hayan movido a reflexiones ante la realidad histórica; y en que Tempestad sobre un trono, a más de interés y amenidad, le haya proporcionado ejemplo y aviso, tan necesarios a los ciudadanos modernos».

  • 38 Un trono en un estrado bajo un dosel, con un león a cada lado. Desde unas nubes cae un rayo sobre e (...)

33Estos 335 cuadernos y más de 5.000 páginas están repartidos en 186 capítulos y tres tomos encuadernados en tela gris con impresiones en negro sobre las tapas38, y el título en letras de oro, con una superabundancia de ilustraciones de toda clase, de mano de los anunciados dibujantes y fotógrafos. Con estos cinco millones de caracteres y 21 cm lineares de libro, el lector dispone, según el editor de «una novísima Historia de España, por muy poco dinero», dudosa afirmación ya que, comprados semana tras semana, habrán importado 67 pesetas en total y más aún encuadernados. Pero, además del relato anovelado de la historia de España desde 1898 hasta 1931, se habrá encontrado con las representaciones gráficas de estilo muy contemporáneo del «Fusilamiento de Galán y García Hernández», de «Don Niceto Alcalá Zamora en la Cárcel Modelo» o del «Vuelo de Franco sobre Madrid», con fotos de actualidad (por ejemplo, «Las tropas y la columna del general Dolla en un descanso durante su marcha sobre el pueblo de Ayerbe», o el «Incendio del teatro de Novedades»), con retratos fotográficos del general Berenguer, de Fernando de los Ríos, Largo Caballero o Indalecio Prieto, etc., y con ilustraciones insertas de E. Ybáñez sobre Juan Valera, Ortega y Gasset, el general don Agustín Luque, Unamuno, Rodrigo Soriano, Blasco Ibáñez, etc.; una manera de familiarizarse y casi codearse con los protagonistas de la historia común reciente para un lector anónimo convidado al espectáculo de la Historia. Merecería un estudio aparte.

34Con el mismo interés y no poco oportunismo, se vuelve a publicar Los comuneros de Castilla, novela histórica de Ventura García de Escobar (1817-1859), editada por primera vez en 1859 y reeditada en 1901. Para Editorial Castro S.A. esta novela «de patético realismo, de sublime enseñanza y de gran interés», con más de 300 páginas, preciosa portada y magníficos dibujos a pluma entre texto, es una «obra de actualidad» y el «acontecimiento literario del año», nada menos: «Ninguna obra de carácter social ni la obra más revolucionaria de esta época, se iguala en interés y trascendencia», afirma la editorial.

  • 39 De Fermín Galán, también publicará la Editorial Castro, en 1934, Desde la prisión de Montjuich. Car (...)

35¿Coincidencia o sentido comercial?, la Editorial Castro «permite» la «reaparición en el mercado literario de la enorme y trascendental labor histórica y crítica de D. Eduardo Benot, diputado que fue de las Constituyentes y primer ministro de Fomento de la República en 1873». Con el mismo sentido comercial, La Barbarie Organizada. Novela del tercio de Fermín Galán (256 p., 5 pta.), se pone a la venta el 14 de diciembre de 1931, día aniversario del fusilamiento de Galán y García y Pérez39 :

Cubierta de Fermín Galán, La Barbarie Organizada. Novela del tercio, 1931.

BNE.

  • 40 Bajo este marbete, Prensa Gráfica había publicado once números, a partir de junio de 1930 (ver Gonz (...)
  • 41 Para dar fin al relato, viene una curiosa viñeta con las tres letras de FIN superpuestas y a ambos (...)
  • 42 Aunque no sistemáticamente, doy para cada título el detalle de las páginas, formato y precio, unos (...)

36A finales de 1931, la Editorial Castro anuncia la publicación, cada diez días, de «La Novela Política»40, con la «alta colaboración, entre otras, del Dr. Marañón, Srta. Victoria Kent y D. Alejandro Lerroux que escribirán los primeros tomos», con el precio de una peseta. El primer número es, en octubre, El Empecinado visto por un inglés, traducción y prólogo por «el eminente escritor Dr. Marañón»41(172 p., sin indicación de autor, pero de Frederick Hardman,1814-1874). Para el n° 2 se anuncia «una vigorosa narración de ambiente político por Rodrigo Soriano» y, en breve «una admirable novela original de Victoria Kent». Pero, en el segundo número, se publica La generala carlista por Cristóbal de Castro (105 p.)42, con dibujos de Palacios y no parece que haya habido más títulos.

Literatura y actualidad

  • 43 Según la editorial, del primer título (De la cárcel a la presidencia), en abril de 1931 se han vend (...)
  • 44 Bibliografía Española. Anunciantes, 1932, p. 27.

37En las opciones que acompañan este giro republicano en la editorial, se puede observar una peculiar y reactiva atención por la actualidad, con una literatura «en caliente», servida por el elenco de escritores para casi todo de que dispone la editorial, las «afamadas firmas” a que alude y que no siempre resultan fáciles de identificar. También se puede destacar la constante preocupación por la asequibilidad de las publicaciones, por su brevedad (128 p.), por su formato, por su poco precio (una peseta, 50 céntimos o menos) y, por ende, un papel de escasa calidad (el que se utilizaba para la prensa) y encuadernadas por el sistema de grapas, con cubiertas (de papel) ilustradas en blanco y negro o colores e ilustraciones insertas y el recurso al reportaje (en el n° 1 de Panoramas, por ejemplo, se «reportea» a los hombres de España) y, en general, al estilo periodístico y sensacionalista, muy presente en la presentación de los títulos y subtítulos, al estilo de las relaciones de sucesos o de la prensa americana o amarilla, con un hiperbólico discurso publicitario (el «acontecimiento editorial», la «soberbia colección titulada Biblioteca del Pueblo»43, «la mejor lectura» que es La novela de amor, las «afamadas firmas» de la Biblioteca del Pueblo, las ilustraciones del «genial Zamora», la «alta colaboración del Dr. Marañón», a quien no duda en atribuir la autoría de El Empecinado cuando solo era el traductor, etc.), el «éxito sin precedentes» de la primera edición de este título agotada en 15 días), cuando no patriótico-incitativo: «Español, compra este libro» (La Barbarie organizada), «Todo español debe suscribirse a la Gran novela histórica Tempestad sobre un trono». Y es que, dice la editorial, «hay que despertar, la inercia nos atrofia; el público está deseoso de leer, y hay que prestar más atención a la venta de libro, ofreciendo a cada espíritu el libro más apropiado»44.

38En cuanto al discurso gráfico, muy contemporáneo, se ve muy claramente su voluntad de tener en cuenta y, de hecho, promocionar los principales emblemas republicanos: el gorro frigio (en la «Biblioteca del Pueblo»), la bandera tricolor republicana (en la que Palacios envuelve a Mariana Pineda (v. la ilustración arriba) o la alegoría femenina de la República, como en la cubierta Crimen en barrios bajos de Fernández-Vior, etc. Llega incluso a afectar las propias marcas editoriales de Castro S.A., que dan cuenta de esta voluntad de ser identificada como una casa volcada en la promoción e ilustración de la lectura popular: además de las distintas disposiciones y representaciones de las iniciales MC o EC, como en la última tapa de la encuadernación de Tempestad sobre un trono, se hallan, por ejemplo, representados dos lectores con libros apoyados en el mismo globo terrestre (El más bello amor del rey).

  • 45 Sobre Hildegart, v. Danièle Bussy-Genevois, «Propos féminins sur le travail (1860-1933)», Mélanges (...)

39En los siguientes años, al mismo tiempo que sigue trabajando el fondo de novelas por entregas existentes, la Editorial Castro va a seguir acompañando, siempre a su manera, la actualidad del país. Al publicar textos de mujeres comprometidas con la lucha política como María Domínguez, primera alcaldesa de la República, en Gallur, Aragón (Opiniones de mujeres. Conferencias, con un prólogo de 64 p. por Hildegart45 ,1933, 4 pta.), Hildegart (Venus ante el derecho; 4 pta.) y Concha Peña Pastor (1906-1960), activa feminista y militante de la Agrupación Femenina de Acción Republicana de la que publica un librito titulado El comunismo (2 pta.).

40En 1932, coincidiendo con la promulgación de la ley sobre el divorcio, publica dos volúmenes de Comentarios a la vigente ley del divorcio por Antonio Vidal y Moya y Federico Grases Vidal. Los debates sobre los distintos estatutos de autonomía, los acompaña con un nuevo libro de José Gaya i Picón (1880-1936), autor de República catalana y de La jornada histórica…, La autonomía de las regiones. Antecedentes, opiniones y orientaciones para la solución del problema (224 p.), ya que «la idea regionalista hace también vibrar de emoción a otras diversas regiones, entre ellas Galicia [...], no deje de adquirir este volumen que encontrará algo del Estatuto de su región». El estudio de Mariano Granados sobre La reforma agraria en Europa (128 p., 1,50 pta.) acompaña en cierta medida los debates al respecto en España. De E. Loygorri de Pereda, autor de La tristeza de la Bohemia (1915), se publica un Programa ideal de la República Española (59 p.).

  • 46 No he consultado la obra de Antonio San Román Sevillano Los amigos de la Unión Soviética (AUS): pro (...)
  • 47 Autor de Voz y cuerda (Plutarco, 1935), Madrugada de cal (Catalonia, 1938), La guerra al día (Méxic (...)
  • 48 Es una traducción de Un mois avec les enfants russes, folleto de 60 páginas publicado en 1927 por l (...)
  • 49 Gonzalo Santonja, La República de los libros…, op. cit., , p. 35.

41En 1933, posiblemente a raíz de la creación, el 11 de febrero de 1933, de la Asociación de los Amigos de la Unión Soviética, de la que eran socios algunos colaboradores de la editorial como Cristóbal de Castro y Pedro de Répide, entre otros muchos escritores e intelectuales de la época46, se inicia una serie de «Documentos de la nueva Rusia», traducciones de Álvaro Arauz47 (1911-1970): 5 aspectos de la vida de la mujer en Rusia (S. Dimitriev), El seguro obrero y los despidos en la URSS (Desider Bokyanil, A. Isaev, E. Zelenskaya), Un mes con los niños rusos48 (Célestin Freinet; 2 pta.), La agricultura en el país de los Soviets (A. L. Strong; 1.50 pta.) y se anuncian Dos constituciones rusas de Desider Bokyanil y La lucha religiosa en la Unión soviética de A. Lukachevsky. Una «apología sin medida de la Unión soviética», según Santonja49.

Cubierta de Anna Louise Strong, La agricultura en el país de los Soviets, [sin año, 1933], 108 p.

BNE.

  • 50 Del mismo Hoyos y Vinent también publica la Editorial Castro Sangre sobre el barro (Paisajes patoló (...)
  • 51 En aquella fecha, Cuba vivía aún bajo la dictadura del general Machado y Morales (1925-1933).
  • 52 Anteriormente publicada (en 1931), en la colección «La Novela roja» de Ceferino Rodríguez Avecilla, (...)
  • 53 Por el mismo Ghiraldo se habían publicado, entre 1923 y 1930, sus Obras inéditas, en Renacimiento ( (...)

42Sobre el mismo tema aparente, además del ya mencionado librito de Concha Peña, y con otra tonalidad, publica la novela de Hoyos y Vinent ¡Comunismo! El comunismo visto a través de los bajos fondos madrileños (163 p., 1,50 pta.)50. Ese mismo año, publica El terror en Cuba del Comité de Jóvenes Revolucionarios Cubanos, con prefacio de Henri Barbusse51 (79 p.) y de Adolfo de Sandoval, El hombre que necesita España (Ensayo político-social) (310 p., 20 cm). Del novelista “social” Alicio Garcitoral (1902-2003), sale a luz Pasodoble bajo la lluvia (218 p., 20 cm) y La fábrica52 y, ¿como homenaje a Galdós cuyo busto presidía en el Palacio de la Novela?, su Crónica de Madrid (1865-1866) («Toda la labor primigenia de Galdós inédita»), editada por Alberto Ghiraldo53.

Cubierta de La fábrica de Alicio Garcitoral, 1933.

Todocolección.

43En 1934, la editorial se hace inmediatamente eco de la insurrección y represión de octubre con Revolución en Asturias. Relato de la última guerra civil por un testigo imparcial (1 pta. 127 p., 19 cm) y también Asturias la desventurada. Caminos de sangre (127 p., 17 cm) de Francisco Prada (1892-1975). También publica El profundo Isaac. Documentos inéditos del Archivo del Submarino de Isaac Peral y Caballero, recopilación de su hijo Antonio Isaac Peral (334 p.) y Desde la prisión de Montjuich; cartas políticas de Fermín Galán (210 p., 18 cm).

44La máxima coincidencia con la actualidad, tal vez la haya logrado en 1935 con Azaña. Su política. El Ejército y la Guerra (127 p.), con ilustración de Eduardo, impreso para el mitin «que hoy se celebra [después del 20 de octubre de 1935, JFB] y en el que resurge España y la República», en un momento en que gobiernan los radicales de Lerroux y los centristas :

Cubierta de Azaña. Su política. El ejército y la Guerra, 1935.

BNE.

  • 54 Del mismo autor, Acusación. Reportaje dramático en cuadros y un epílogo en prosa (1932) y Los héroe (...)

45Ese mismo año, ofrece a la venta los «20.000» ejemplares de 3 años de lucha (a favor de los humildes) (142 p.), del radical presbítero Juan García Morales y comercializa otras: ¡Hipócritas!¡Farsantes! ¡Fariseos! (Visión de la España derechista), 1.50 pta., a reembolso, 2.10, y también, en breve, El Cristo rojo «obra de interés palpitante» (3 pta.; 3.60 a reembolso) y publica unas poesías de Adolfo de Sandoval, ¡Ahí va un corazón! (Conmemorando El Centenario del Romanticismo). En 1936, parece iniciar una «Serie antibélica» con Quiénes quieren la guerra de Clemente Cimorra54 (1900-1958) (145 p., 19 cm).

46Entre 1931 y 1936, la Editorial Castro S.A. ofreció también varias obras sobre higiene (La madre enfermera del Dr. J. Garrido-Listache, Historia clínica de un beso del Doctor José María Colmeiro); o de temática jurídico-social como El funcionario público español (sus derechos y deberes) de José Antonio Ubierna y Eusa, del que también se publica Jurisdicción contencioso-administrativa, y la serie «Biblioteca jurídica del trabajador» por el abogado Rafael Pérez Lobo (tres libros «indispensables a comerciantes, industriales, patronos de todas clases y obreros en general»). Publica también libros de literatura (La cinta verde de Pedro de Répide (1882-1948) (149 p., 17 cm), o El Papa rojo de Andrés Cavero (99 p., 17 cm). Y otros muchos títulos, como Pro Infancia delincuente. Los reformatorios de niños. Lo que son y lo que habían de ser por José Bugalio Sánchez (142 p.), Los masones en España de Antonio Suárez Guillén (276 p., 5 pta.), Las tragedias de Moscou (106 p., 17 cm) de Rodrigo Soriano (1868-1944), Vidas fértiles («40 magistrales biografías”) de Cristóbal de Castro o libros sobre Galicia (Una punta en Europa. Ritmo y matices de la vida gallega) de Victoriano García Martí (1881-1966), ya publicado en 1927 por Mundo Latino, con un prólogo de José Ortega y Gasset, y sobre Asturias (En una aldea asturiana de José Rodríguez). Convendría completar la lista para poder caracterizar mejor la línea de Editorial Castro S.A. que, por cierto, no se olvidaba del mercado suramericano como lo indica la edición de La zona argentina del oro vegetal por el agrónomo argentino Manuel C. Golpe y Cora (160 p., 4 pta.). En noviembre de 1936, tras el sublevamiento contra la República y el sitio de Madrid por los insurrectos, al encontrarse el Palacio de la Novela en la misma línea de frente, quedó interrumpida la actividad de la editorial, aunque, como luego se verá, el sello editorial siguió vigente bajo otra forma de organización.

  • 55 Es poca información saber que en el camión-stand n° 1, circuito n° 2 (13 de febrero-4 de marzo de 1 (...)
  • 56 Gonzalo Santonja, La República de los libros…, op. cit., p. 35.
  • 57 Gonzalo Santonja, Del lápiz rojo al lápiz libre. La censura de prensa y el mundo del libro, Barcelo (...)
  • 58 Jean-François Botrel, Libros y lectores en la España del siglo XX, Rennes, JFB, 2008, p. 40 y http: (...)
  • 59 Algunos de los autores publicados por Castro S.A. como Salvador Sediles, Rodrigo Soriano o Hildegar (...)

47A falta de documentos, resulta imposible hacer un balance económico de esos seis o siete años de la Editorial Castro S.A.55. Solo se puede observar que, durante ese periodo, no dejó de publicar novedades, y sospechar que el fondo de novelas por entregas representaría un valor seguro. En cuanto al balance de la línea editorial propiamente dicha, se sabe que le mereció poca estima a Gonzalo Santonja quien, en su República de los libros, observaba cómo «de los novelones por entregas, Castro dio en pasarse a la literatura representativa de algo así como todo su contrario: la de los novelistas sociales, las revolucionarias propuestas de Hildegart, la radicalidad del presbítero Juan García Morales, las obras completas de Fermín Galán o la apología sin medida de la Unión Soviética […]. Pegada a la realidad, no a transformarla, [la Editorial Castro] solo aspiraba a vender libros»56. Poco tiene que ver con las editoriales de vanguardia o las novelas de quiosco revolucionarias estudiadas por el mismo autor57, pero no se puede dejar de tener en cuenta en un estudio sobre el libro bajo la Segunda República el que «la aparición de nuevos productos, públicos y prácticas, no ha de hacer olvidar que, en los años 1930, la forma ya casi centenaria de la novela por entregas sigue más o menos boyante»58. Tras una lectura exhaustiva de toda la producción de la Editorial Castro, tal vez merecería ser reconsiderado tal fallo, siquiera para plantearse el papel que pudo desempeñar, durante la República, una producción popular y en alguna medida militante59, al poner al alcance de los menos adinerados unos textos baratos y cortos, y de concepción supuestamente adaptada, esto es de estilo ameno y un tanto sensacionalista. Sin descartar que en las opciones editoriales de Castro S.A. pudiera haber cierta dosis de oportunismo mercantil (la edición también tiene una cara económica), habría, pues, que valorar esa dimensión divulgadora, sin proselitismo, que pudo contribuir a la formación objetiva de una mentalidad y cultura republicanas. Y sin que pueda ser un argumento a favor o en contra, observar, por otra parte, que a muchos de los autores publicados por Castro les pasó lo que a muchos de mayor notoriedad: fueron encarcelados por el nuevo régimen franquista o tuvieron que exiliarse.

La colectivización de la Editorial Castro S.A.

48Desde noviembre de 1936, con el sitio de Madrid por las fuerzas rebeldes y una línea de frente que pasaba por la Casa de Campo y Carabanchel, se entiende que las actividades de la editorial no pudieron proseguir in situ; pero siguió en pie bajo el sello de Trabajadores de Editorial Castro (en colectividad), transferida Avenida de la Unión Proletaria 8 (antes Paseo de Recoletos) pero sin imprenta propia :

Sello de Trabajadores de Editorial Castro en colectividad, en Antonio de Hoyos y Vinent, Transformación social. (Sus antecedentes, oscilaciones, plenario y la reconstrucción social), Madrid, Trabajadores de Editorial Castro en Colectividad, 1937.

BNE.

  • 60 El ejemplar consultado (BNE 3/106394), lleva el sello «Recuperación de documentos Salamanca».

49Durante esta nueva fase, la editorial publicó varias obras de autores que ya formaban parte de sus autores. Sin garantía de exhaustividad, son, en 1937, Transformación social. Antecedentes. Oscilaciones. Plenario. Reconstrucción social de Hoyos y Vinent60 (1 pta., 80 p.), en cuya cubierta viene impreso el lema «Más vale morir de pie que vivir de rodillas»; Por las trincheras. Crónicas de la guerra de Eduardo Zamacois (88 p., impreso por Chulilla y Ángel, calle Torrecilla del Leal, 17, Madrid); Breve historia de una traición de Emilio Ayensa (0,75 pta.), Milicias de la libertad de Diego de San José (1 pta.), y El hijo del millonario, «novela de aventura, amor y misterio» de Rafael Martínez Gandia (3 pta.). Como próximo a aparecer, se menciona Las raíces de E. Zamacois y Trini. Novela de una muchacha madrileña de Rafael Martínez Gandia es obra en administración. Por ahora, no se dispone de más informaciones.

  • 61 En el catálogo de BNE la primera mención de la Editorial Castro después de 1939, como editora de no (...)

50Después de 1939, la Editorial Castro S.A. reanudó sus actividades con sede en Madrid, Plaza de Romero de Torres, 1, con Manuel Castro López al frente hasta después de 1955 (en 1963, ya no está), conociendo la Sociedad Anónima varias evoluciones, según consta en el Registro Mercantil de Madrid. En febrero de 1942, en la 2ª edición de La naturaleza y el hombre. Lecciones de cosas de Manuel Montilla Benítez que lleva una Censura eclesiástica del arzobispado de Granada de 20 de octubre de 1936, se anuncia Lecturas de historia de España «un libro para todos, enalteciendo los valores de la raza y difundiendo el glorioso pasado de la Patria, como ejemplo para el porvenir” y otras obras escolares o técnicas. Pero la Editorial Castro no se ha olvidado de su actividad primera, y seguirá, por mucho tiempo, antes de disolverse en 1997, con el negocio de las novelas por entregas, con reediciones y algunas novedades61. Lo suficiente para que, en otro momento, se le preste atención a un fenómeno también soportado en la época por las editoriales Albero o Guerri. En cuanto al Palacio de la Novela, según un informador encontrado in situ, pasará a ser cuartel para la Legión, asilo para niños, residencia para estudiantes y establecimiento para minusválidos. En junio de 2019, seguía en pie el edificio, cerrado ya, como silencioso testimonio y recuerdo de un intento que duró lo que la Segunda República, el de magnificar la Cenicienta de la novela, la novela por entregas y de kiosco, muy efímeramente acogida en un Palacio.

El edificio del Palacio de la Novela en 2019. Foto J-F. B.

Inicio de página

Notas

1 Ver Jean-François Botrel, «De la confrérie à l’association: la mémoire professionnelle des gens du livre en Espagne au XIXe siècle», in La prosopographie des hommes du livre, Enssib, Lyon, 22-23 avril 2005, Bibliothèque numérique de l'École Nationale Supérieure des Sciences de l'Information et des Bibliothèques, http://www.enssib.fr/bibliotheque-numerique/documents/1465-de-la-confrerie-a-l-association-la-memoire-professionnelle-des-gens-du-livre-en-espagne-au-xixe-siecle.pdf, 10 p.

2 El Registro Mercantil de Madrid suministra unos muy escasos datos sobre Manuel Castro López, pero en las escrituras notariales, como la escritura n° 2.236 del notario madrileño Genaro Gil, de 31 de diciembre de 1929, seguro que se encontrarán más informaciones.

3 Manuel Castro López (1860-1926), director de El Eco de Galicia y editor del Almanaque Gallego. Puede ser que nuestro Manuel Castro López también fuera de origen gallego.

4 Su director era Eduardo M. del Portillo y la redacción se componía de José Romero, Cuesta Gregorio Saugar, S. E. Gayé, El barón de Montenegro, José L. Barberán. Redactor de modas: “Donnina”. Dibujante: Angel P. Palacios Fotógrafo: Máximo Orrios. En la Biblioteca Histórica de Madrid se conservan cuatro números (1 à 4, de 8 de diciembre de 1930 a 24 de enero de 1931). Sin embargo, en el n° 1 de «Novela del amor», de 24 de abril de 1931, se puede encontrar una publicidad por esta « revista ideal del hogar. Reportajes. Teatro. Cines. Deporte. Modas. Informaciones pintorescas. Versos. Cuentos. Cosas de chicos. Pasatiempos. Gran folletón histórico Los misterios del trono ».

5 Panoramas, n° 1, de 8 de noviembre de 1930, p.5. Para aligerar el texto, se ha de entender que los entrecomillados sin referencia remiten a citas de documentos publicados por la Editorial. Castro, fundamentalmente en Panoramas y Bibliografía Española, pero también en las distintas obras mencionadas o analizadas y conservadas en la Biblioteca Nacional de España, en la Biblioteca Histórica de Madrid o en mi propia biblioteca.

6 Cf. Jean-François Botrel, «La novela por entregas: unidad de creación y consumo», J.-F. Botrel y S. Salaün (eds.), Creación y público en la literatura española, Madrid, Castalia, 1974, p. 111-155.

7 Sin embargo, cuando se constituye la Sociedad Anónima, Manuel Castro reside todavía en la calle Alberto Aguilera.

8 Registro Mercantil de Madrid, 15 de abril de 1930, hoja 6.121.

9 El inmueble ha quedado inscrito en el Registro de la Propiedad de Getafe (Madrid) el 1° de abril de 1930. El pago del arbitrio de 400 pta. no se hizo hasta el 11 de noviembre de 1931.

10 Bibliografía Española. Anunciantes, 1931, p. 40.

11 Sobre las ulteriores modificaciones, también informa el Registro Mercantil de Madrid.

12 Gonzalo Santonja, La República de los libros. El nuevo libro popular de la II República, Barcelona, Anthropos, 1989, p. 17 y 23).

13 Subtitulada Novela de costumbres populares basada en el célebre drama de D. Joaquín Dicenta, fue publicada por Pedro Núñez (¿en 1896?). Existe una edición con el sello de Núñez Samper.

14 Estas obras constan de un número de cuadernos que varía entre 43 et 80, siendo el precio de cada uno de 30 céntimos El precio de la obra en rústica varía entre 12,90 y 27 y lujosamente encuadernada con lomeras de piel y relieves en oro, entre 17,90 et 35. Se venden con o sin regalos.

15 En una carta de 19 de octubre de 1930, dirigida a Luis de Val y reproducida en Panoramas (n°1), Manuel Castro se declara dispuesto a pagar 50.000 pesetas por una obra parecida a las de Luis de Val, de las que se vende cuatro o seis veces más que las de más venta de cualquiera de otro autor.

16 Con foto de la entrega del manuscrito y firma de M. Castro en portada en el ejemplar conservado en la Biblioteca Nacional de España (BNE) que consta de 1723 páginas en 2 tomos.

17 También afirma que «con tanto como he escrito aun puedo escribir algunos libros sin repetirme y sin robar al extranjero» y se queja de algún Regente de imprenta «más bruto que un cerrojo». La carta denota cierta familiaridad ente Luis de Val y Castro a quien tutea y dice «chacho».

18 De Luis de Val Castro publica también Los hijos de la fábrica «Novela corta» (en un tomo), ya publicada, pero en dos tomos, por Mariano Núñez Samper: «debe leerla todo el que viva del trabajo».

19 En 1931 p. 30, 40, 59, 60, 79, 80 y 104; y en 1932 p. 27, 28 y 79.

20 Ver Jean-François Botrel, «Entregarse a la lectura: la primera entrega », en Luis Alburquerque-García, José Luis García Barrientos, Antonio Garrido Domínguez, Ana Suárez Miramón (coords.), Vir bonus dicendi peritus. Homenaje al profesor Miguel Ángel Garrido Gallardo, Madrid, CSIC, 2019, p. 846-856.

21 Véase Bibliografía Española. Anunciantes, 1931, p. 59.

22 Ibídem.

23 Eduardo M(uñoz) del Portillo (1895-1968) fue novelista (El coli de l’Argumosa (1925, “Los contemporáneos”), Se vende una actriz (1929), El cisne de Leda y su hijo (1929), El beso (1929) y dramaturgo (Las alas de la hormiga (1921), Su admiradora y amiga (1926), El portero del once (1926). En la Editorial Castro publicó El «club» de la tonadillera (1931), novela de clave sobre la relación entre una tonadillera y un escritor homosexual – probable trasunto de Pedro de Répide –, aparecida en «La novela del amor», Lerroux, el reportaje de una vida fecunda y Horas de cautiverio (historia anecdótica de los días de la persecución; en Biblioteca Nueva y 1932, E. M. Portillo editó una Historia política de la primera República española (272 p.). El Diccionario biográfico de la Real Academia de la Historia (RAH), no menciona su implicación y papel clave en la Editorial Castro S.A.

24 Alberto Sánchez Álvarez-Insúa, Bibliografía e historia de las colecciones literarias en España (1907-1957), Madrid, Asociación de Libreros de Viejo, 1996; Cecilio Alonso y Claire-Nicolle Robin, «Series periodísticas de narraciones breves en España (1907-1939)», in Christine Rivalan Guégo (coord.), Dossier: Cien años más tarde. Las colecciones literarias de gran divulgación y la cultura escrita en la España de principios del XX, revista Cultura Escrita y Sociedad, Gijón, Trea, n° 5, septiembre de 2007, p. 173-212.

25 Del mismo Fernández-Vior, Castro también publicará, en 1931, De raza heroica (memorias de un policía madrileño) (48 p.).

26 Cf. José Blas Vega, «La novela corta erótica española: noticia bibliográfica», en J. A. Cerezo, D. Eisenberg y V. Infantes, Los territorios literarios. De la historia del placer. I Coloquio de erótica hispana, Madrid, Huerga y Fierro, 1996, p. 13-22.

27 Cf. Jean-François Botrel, «De lecturas breves, fraccionadas y periódicas», in Christine Rivalan Guégo (coord.), Cien años más tarde…, op.cit., p. 19-31.

28 Ver Javier Barreiro, Cruces de bohemia: Vidal y Planas, Noel, Retana, Gálvez, Dicenta y Barrantes, Zaragoza, UnaLuna, 2001.

29 Ver Jesús Antonio Martínez Martín, Editores, libreros y público en Madrid durante la II República, Madrid, Ayuntamiento, 2000 y Jesús Antonio Martínez Martín (ed.), Historia de la edición en España (1836-1936), Madrid, Marcial Pons, 2001.

30 Ver Bibliografía Española, 1931. Anunciantes, p. 39.

31 Sobre la sublevación de Jaca, también publicará la Editorial Castro Yo voy a decir la verdad, «original del capitán [Salvador] Sediles, reo a muerte que fue por los sucesos de Jaca» (5 pta.), no conservado en la BNE.

32 Brigitte Magnien, «La République espagnole à la recherche de ses héros: vie et mort du capitaine Fermín Galán», in Jacqueline Covo (coord.), La construction du personnage historique. Aires hispanique et hispano-américaine, Lille, Presses Universitaires de Lille, 1991, p. 139-147.

33 Se refiere a la intentona de Vera de Bidasoa (Navarra) a principios de 1924, una acción directa de anarco-sindicalistas cenetistas exiliados en Francia. Más tarde, sin relación evidente con la «denominación común», se publicará una Vida ejemplar de Isabel II la reina alegre y desaprensiva por Diego San José (1884-1962).

34 No se conserva en la BNE. Sobre los estudiantes publica también, en 1932, Los estudiantes en el Frente único por José del Río Rodríguez (117 p.).

35 En la BNE, se conserva un ejemplar de Profecías sobre el nacimiento, pasión y glorificación de la República española con un catecismo universal para uso de los niños y adultos, por Santiago Ortega Alcubilla (61 p.)

36 Cristóbal de Castro (1874-1953), periodista (redactor del Heraldo de Madrid), novelista (Las insaciables, La bonita y la fea), dramaturgo (Gerineldo), es también autor de La revolución desde arriba [...] Ensayo sobre la reforma agraria (1921, 310 p.), Al servicio de los campesinos; hombres sin tierra, tierra sin nombre: la nueva política agraria (Ensayo sobre la reforma agraria en España y su aplicación en España) (Javier Morata, 1931, 280 p.), El Rey felón (Fernando VII) y Los seis años inicuos (Rafael Caro Raggio, 1929). En su biografía del Diccionario biográfico de la RAH no consta su papel en la publicación de Tormentas sobre el trono. C. de Castro fue cofundador, el 11 de febrero de 1933, de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética.

37 Bibliografía Española. Anunciantes, 1931, p. 79-80.

38 Un trono en un estrado bajo un dosel, con un león a cada lado. Desde unas nubes cae un rayo sobre el trono.

39 De Fermín Galán, también publicará la Editorial Castro, en 1934, Desde la prisión de Montjuich. Cartas políticas de Fermín Galán. Anteriormente (en 1930), la Editorial Cervantes de Barcelona había publicado Nueva creación. Política ya no es arte sino ciencia.

40 Bajo este marbete, Prensa Gráfica había publicado once números, a partir de junio de 1930 (ver Gonzalo Santonja, La Novela Proletaria (1932-1933), Madrid, Ayuso, 1979, t. I, p. 12-13).

41 Para dar fin al relato, viene una curiosa viñeta con las tres letras de FIN superpuestas y a ambos lados, dibujados, El Empecinado y Marañón.

42 Aunque no sistemáticamente, doy para cada título el detalle de las páginas, formato y precio, unos datos (bastante difíciles de encontrar cuando de precio se trata) que permiten caracterizar mejor la publicación y las orientaciones de la Editorial.

43 Según la editorial, del primer título (De la cárcel a la presidencia), en abril de 1931 se han vendido 150.000 ejemplares en tres semanas (Bibliografía Española, Anunciantes, abril de 1931, p. 39).

44 Bibliografía Española. Anunciantes, 1932, p. 27.

45 Sobre Hildegart, v. Danièle Bussy-Genevois, «Propos féminins sur le travail (1860-1933)», Mélanges de la Casa de Velázquez, Madrid, 40-2, 2010, p. 117-134.

46 No he consultado la obra de Antonio San Román Sevillano Los amigos de la Unión Soviética (AUS): propaganda política en España (1933-1938), Salamanca, Universidad de Salamanca, 1994 (Microforma) que ofrecerá alguna información o pista al respecto.

47 Autor de Voz y cuerda (Plutarco, 1935), Madrugada de cal (Catalonia, 1938), La guerra al día (México, 1943) y Nuevas crónicas de guerra (1944).

48 Es una traducción de Un mois avec les enfants russes, folleto de 60 páginas publicado en 1927 por la Revue Littéraire des Primaires, a raíz del viaje de estudios pedagógicos que Célestin Freinet hiciera en la URSS en 1925.

49 Gonzalo Santonja, La República de los libros…, op. cit., , p. 35.

50 Del mismo Hoyos y Vinent también publica la Editorial Castro Sangre sobre el barro (Paisajes patológicos), con prólogo del doctor Marañón.

51 En aquella fecha, Cuba vivía aún bajo la dictadura del general Machado y Morales (1925-1933).

52 Anteriormente publicada (en 1931), en la colección «La Novela roja» de Ceferino Rodríguez Avecilla, según Gonzalo Santonja, Las novelas rojas. Estudio y antología por…, Madrid, La Torre, 1994, p. 307 y ss.

53 Por el mismo Ghiraldo se habían publicado, entre 1923 y 1930, sus Obras inéditas, en Renacimiento (10 vol.).

54 Del mismo autor, Acusación. Reportaje dramático en cuadros y un epílogo en prosa (1932) y Los héroes del Pirineo, España en las trincheras (Nuestro Pueblo, 1938). Sobre Clemente Cimorra, v. María Martínez-Cachero Rojo, «El ovetense Clemente Cimorra (1900-1958)», Boletín del Instituto de Estudios Asturianos, Oviedo, vol. 48, n° 144, 1994, p. 343-362.

55 Es poca información saber que en el camión-stand n° 1, circuito n° 2 (13 de febrero-4 de marzo de 1934), se vendieron en Málaga 124 libros de la Editorial Castro por un valor 428 pta. (Gonzalo Santonja, La República de los libros…, op. cit., p. 30), pero sí que la Editorial Fénix vendió más libros por un valor inferior, que Espasa Calpe solo vendió un poco más (128/512,80 pta.) y Biblioteca Nueva, la Junta de Ampliación de Estudios o Gustavo Gili menos libros aunque por un valor superior.

56 Gonzalo Santonja, La República de los libros…, op. cit., p. 35.

57 Gonzalo Santonja, Del lápiz rojo al lápiz libre. La censura de prensa y el mundo del libro, Barcelona, Anthropos, 1986; Las novelas rojas. Estudio y antología, Madrid, La Torre, 1994; La insurrección literaria. La novela revolucionaria de quiosco (1905-1939), Madrid, Sial-Trivium, 2000.

58 Jean-François Botrel, Libros y lectores en la España del siglo XX, Rennes, JFB, 2008, p. 40 y http://www.botrel-jean-francois.com/Libro_livre/Libro_XX.html.

59 Algunos de los autores publicados por Castro S.A. como Salvador Sediles, Rodrigo Soriano o Hildegart, colaboraron, por ejemplo, en «La Novela Proletaria» y Puyol, dibujante de la editorial, fue «autor de un sinfín de dibujos para las cubiertas de todas las editoriales progresistas» (Gonzalo Santonja, La Novela Proletaria (1932-1933), op. cit., t. I, p. 29).

60 El ejemplar consultado (BNE 3/106394), lleva el sello «Recuperación de documentos Salamanca».

61 En el catálogo de BNE la primera mención de la Editorial Castro después de 1939, como editora de novelas por entregas se refiere a La virginidad perdida de Antonio Alarcón Capilla (1944) y se encuentran muchas más hasta por lo menos 1958.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Leyenda El Palacio de la Novela en 1931, Bibliografía Española. Anunciantes, 1931, p. 40.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10377/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 96k
Leyenda Cubierta de El hijo de la obrera de Luis de Val por Pujol o Alas-Pumariño. Col. J-F. B.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10377/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 212k
Leyenda Muestra de los «grandes regalos» asociados con la compra de El hijo de la obrera. Col. J-F. B.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10377/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 440k
Leyenda Cubierta de Los siete niños de Écija («Vidas de bandidos célebres»). Col. J-F. B.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10377/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 480k
Leyenda Cubierta de En el centenario de Mariana Pineda. 26 de mayo de 1831.
Créditos Todocolección.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10377/img-5.jpg
Ficheros image/jpeg, 144k
Leyenda Cubierta de Fermín Galán, La Barbarie Organizada. Novela del tercio, 1931.
Créditos BNE.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10377/img-6.jpg
Ficheros image/jpeg, 308k
Leyenda Cubierta de Anna Louise Strong, La agricultura en el país de los Soviets, [sin año, 1933], 108 p.
Créditos BNE.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10377/img-7.jpg
Ficheros image/jpeg, 272k
Leyenda Cubierta de La fábrica de Alicio Garcitoral, 1933.
Créditos Todocolección.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10377/img-8.jpg
Ficheros image/jpeg, 104k
Leyenda Cubierta de Azaña. Su política. El ejército y la Guerra, 1935.
Créditos BNE.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10377/img-9.jpg
Ficheros image/jpeg, 276k
Leyenda Sello de Trabajadores de Editorial Castro en colectividad, en Antonio de Hoyos y Vinent, Transformación social. (Sus antecedentes, oscilaciones, plenario y la reconstrucción social), Madrid, Trabajadores de Editorial Castro en Colectividad, 1937.
Créditos BNE.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10377/img-10.jpg
Ficheros image/jpeg, 228k
Leyenda El edificio del Palacio de la Novela en 2019. Foto J-F. B.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10377/img-11.jpg
Ficheros image/jpeg, 236k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Jean-François Botrel, « El Palacio de la Novela (1930-1936). La Editorial Castro S.A. entre conservadurismo y compromiso », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En línea],  | 2020, Publicado el 13 enero 2021, consultado el 16 enero 2021. URL : http://journals.openedition.org/ccec/10377 ; DOI : https://doi.org/10.4000/ccec.10377

Inicio de página

Autor

Jean-François Botrel

Université Rennes-ii

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

© CCEC ; auteurs

Inicio de página
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Université d'Angers
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search