Navigation – Plan du site

AccueilHors série des CCECHommage à Brigitte Magnien et à M...Contributions sur l'Espagne conte...La necesidad de la memoria y el e...

Contributions sur l'Espagne contemporaine

La necesidad de la memoria y el estudio histórico. El caso de la emisora Radio Cádiz y la resistencia al golpe de Estado el 18 de julio de 1936

Nécessité de la mémoire et de l’étude historique. Le cas de Radio Cádiz et la résistance au coup d’État du 18 juillet 1936
The need for memory and historical study. The case of the radio station Radio Cádiz and the resistance to the coup d’état of July 18, 1936
José Luis Gutiérrez Molina

Résumés

Des décennies de dictature espagnole et de nombreuses autres de silence démocratique ont fait que plusieurs événements survenus pendant le coup d’État de juillet 1936 et d´autres qui l´ont suivi relèvent encore davantage de la propagande et du mensonge que du récit historique. Ce besoin de «vérité» est l’un des piliers du mouvement pour la mémoire historique. Un cas particulièrement pertinent pour comprendre ce qui s’est passé dans la ville andalouse de Cadix est la lecture par la station de radio locale d’une note du Gouverneur civil dans laquelle on appelait à la résistance. Les auteurs de la conspiration l’ont présentée comme une preuve de la vésanie des autorités et du chaos qui s’est produit dans la ville après le début du coup d’État et de la réponse du gouvernement et des citoyens. Leur version est restée dans la ville comme la vérité historique. Cet article démonte, à la lumière d’une documentation retrouvée dans les archives militaires, ce qui n’a jamais cessé d’être un élément de propagande.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Más de ochenta años después del golpe de Estado de julio de 1936 en España, muchos de los acontecimientos que se produjeron siguen necesitados de investigación histórica. Sobre todo los que se produjeron en ámbitos locales. Un buen número de ellos siguen bajo el manto de la propaganda golpista y franquista. Es lo que ocurre en la ciudad andaluza de Cádiz y la resistencia gubernamental. En especial con uno de los episodios más destacados que tuvieron lugar: la emisión por Radio Cádiz de una nota del Gobernador Civil llamando a la población a la resistencia y armarse.

2La versión golpista de que la proclama llamaba al incendio y al asesinato, es la que ha permanecido. Difundida por las autoridades y publicistas golpistas se ha mantenido hasta hoy. Sin estudiar, ha sido la aparición de una documentación la que nos permite situar en sus términos más cercanos lo ocurrido. Este artículo pretende presentar la mentira golpista, su origen y difusión, contrastarla con la documentación existente y contar el destino de sus protagonistas en el contexto de la matanza fundacional del franquismo.

  • 1 Para las cabeceras periodísticas se pueden consultar sus ediciones de julio y agosto de 1936. De Al (...)

3La mitología golpista sobre lo ocurrido en Cádiz durante las horas del golpe de Estado de julio de 1936 ha alcanzado niveles esperpénticos. Campando a sus anchas durante décadas y décadas, las mentiras han adquirido categoría de verdad. Según ella, en Cádiz, la resistencia quedó convertida en una orgía de incendios y saqueos por parte de una masa descerebrada que obedecía las órdenes de las autoridades. Los golpistas eran hombres de honor que, con golpes audaces, lograron derrotar a un enemigo superior pero incapaz. Es esta la versión que se difundió desde las páginas de la prensa del momento (Diario de Cádiz o ABC, por ejemplo) y en trabajos como los de Patrón de Sopranis, Juliá Téllez, Garrachón Cuesta y Mora Figueroa1.

Golpe de Estado y resistencia el 18 de julio

  • 2 Sobre la incorporación de López Pinto a la conspiración tras su llegada a la ciudad en marzo de 193 (...)
  • 3 Aunque es un tema todavía por estudiar, al menos se puede asegurar ese número. Una relación de sus (...)

4Aunque lo narrado en ninguno de los casos se corresponde con lo ocurrido, lo cierto es que hoy la mayoría de los gaditanos creen esa versión, denigratoria para quienes resistieron y fueron asesinados. Denigratoria porque convierte en traidores y rebeldes a quienes encarnaban la legalidad y ejercieron el derecho de defensa contra quienes sí que fueron traidores a su juramento y ocultaron sus auténticas intenciones. Ni tuvieron honor, ni fueron un grupo de audaces los que se enfrentaron a fuerzas superiores y vencieron. Al contrario, mintieron y fueron superiores en número y armamento. Hubo quien dijo que, pocas horas de sublevarse, el general López Pinto, comandante militar de la plaza, todavía aseguraba al Gobernador Civil Mariano Zapico, militar también, que era leal al gobierno. La realidad era que hacía semanas que se había incorporado a la conspiración2. Los jefes y la mayoría de oficiales de los dos regimientos de la ciudad se sublevaron y en el Gobierno Militar casi todo su Estado Mayor estaba comprometido, o se sumó, al golpe. Rodearon con ametralladoras y artillería edificios oficiales a los que tirotearon. Cercos que protegieron con puestos ametrallados instalados en bocacalles de acceso para impedir que la población, que salió a la calle, pudiera romperlos, mientras otros grupos de soldados, guardias civiles y algunos paisanos intentaban disolverlos. Una actuación que causó más de una treintena de víctimas, entre muertos y heridos3.

  • 4 Para esta cuestión se puede consultar las crónicas del Diario de Cádiz del verano de 1936 y la bibl (...)

5Enfrente, la compañía de la Guardia de Asalto, concentrada en el Gobierno Civil y su cercano cuartel, unas decenas de guardias municipales y un número indeterminado de paisanos que obtuvieron armas cortas en el Gobierno Civil o desarmando en las calles a guardias municipales, carabineros y registrando algunos domicilios. No causaron ningún muerto, aunque la destrucción de comercios, los incendios de parte de ellos y de edificios religiosos y los saqueos que siguieron a los enfrentamientos han sido magnificados hasta la saciedad y puestos como ejemplo despectivo de la incapacidad del «enemigo»4. Un desprecio al que se le sumó la mentira y la denigración de los vencidos.

La difusión de una mentira

6Un ejemplo de mentira, desprecio de la resistencia y de cómo denigrar a las autoridades gubernamentales del momento, es la emisión por Radio Cádiz de unas proclamas denunciando el carácter golpista del Estado de Guerra que se iba a proclamar y llamando a la resistencia armada a la población. Radiadas por el concejal socialista Antonio Martínez Jurado, hasta ahora sólo se conocía la versión de la propaganda golpista y sus voceros: que desde los micrófonos de la emisora, por orden del Gobernador Civil, se había llamado a la población a oponerse al golpe con armas y lanzarse a la calle para incendiar, saquear y matar.

  • 5 La declaración de Mariano Zapico en el Procedimiento Sumarísimo 86/36, folio 23v. en el Archivo His (...)

7Que conozca, la primera vez que se utilizó este argumento lo fue por Joaquín Camarero Arrieta, instructor golpista del procedimiento abierto contra las autoridades capturadas en el edificio del Gobierno Civil. El 21 de julio, en el castillo de Santa Catalina, le preguntó al gobernador civil Mariano Zapico si era cierto que había ordenado a la población hacer «toda clase de barbaridades». Éste no sólo lo negó sino que aseguró que había luchado contra una ilegalidad y pensaba que lo eficaz no era hacer barbaridades. La nota que mandó radiar a la población no decía esas cosas5.

  • 6 Antonio Garrachón Cuesta, De África a Cádiz…, op.cit., p. 94-97.
  • 7 José Aquiles Pettenghi Lachambre, Detrás del silencio: el trágico destino de los gobernadores civil (...)

8De todas formas, los golpistas se encargaron de difundir todo cuanto pudieron esa idea. Si la verdad es la primera derrotada en una guerra, en el caso del golpe de Estado de 1936, y el conflicto que abrió su fracaso a escala nacional, se le añadió un proceso de deslegitimación y «deshumanización» total del enemigo que no tuvo ningún límite. Ese era el objetivo del libelo que, en 1938, publicó un periodista ultra-conservador del diario gaditano La Información, Antonio Garrachón Cuesta6. Un texto calificado por José Aquiles Pettenghi Lachambre como «de dudosa fidelidad histórica por tratarse de una exaltación untuosa de Varela, Franco, López Pinto y demás generales golpistas, y cuyo principal mérito consiste en justificar la sublevación exagerando hasta lo ridículo la situación de desorden y anarquía en que estaba sumida Cádiz y su provincia»7.

  • 8 Sobre la historia de la que había sido la tercera emisora creada en el país se puede consultar José (...)

9Con el fin de reforzar su credibilidad, Garrachón no se privó de recrear lo ocurrido a modo de conversación con un testigo presencial, el propio director técnico de la emisora, Julio García Muñoz, también cercano a los golpistas8. Conocemos ahora las declaraciones de García Muñoz en 1936, a las pocas semanas de ocurrir los hechos. También podemos contrastarlas con las de los otros protagonistas de los sucesos. Casi dos años más tarde, la pluma de Garrachón recreó las escenas desde la impunidad y ninguneo de los masacrados. Obedecer una orden de la autoridad legítima, presentarse de madrugada, se convertía casi en un acto de valentía. Escribe Garrachón: «No me negará usted – dice socarronamente nuestro interlocutor – que la invitación se las traía». A la vez que recalcaba, era consciente que nadie estaba a salvo, que todo lo que hizo él mismo lo fue por órdenes del gobernador civil Zapico. Porque García permitió interferir, con emisiones musicales, las emisoras norteafricanas ya en poder de los golpistas, conectar con Radio Madrid para transmitir las notas del gobierno y autorizó que Martínez Jurado lanzara la proclama de Zapico llamando a la resistencia. Por menos, otros habían sido ya asesinados.

10Dejemos el relato a la recreación de Garrachón: «Sobre las 15,30… se presentaron en la estación, de forma extraordinariamente violenta, pistola en mano, los concejales Antonio Martínez Soriano [sic por Jurado] y Servando López de Soria, «invitándome» a que les permitiese hablar ante el micrófono para dirigirse al pueblo de Cádiz. Temiendo que me comprometieran, quise negarme, pero como alegasen que tenían órdenes de la primera autoridad civil de la provincia y además, como mandato de fuerza irresistible, me presentaban el cañón de sus pistolas, aunque de mala gana, hube de prestarme a su pretensión, dejándoles libre el micrófono. Martínez Jurado y López de Soria, se despacharon a su gusto, diciendo al pueblo en términos eminentemente expresivos que «debía lanzarse a la calle para incendiar y saquear y por último matar a los militares facciosos que habían declarado el Estado de Guerra. Además, se le invitaba a que acudiese sin demora al Gobierno Civil, donde se facilitaría armas a todo aquel que la pidiese.» García Muñoz salvaba su responsabilidad apelando a la violencia utilizada por los concejales y retomaba la idea del llamamiento al incendio y el asesinato por parte del instructor en agosto de 1936. Incluso, tras la marcha de los ediles, se atribuía la ocupación de la emisora al afirmar que había sido él quien había llamado por teléfono a los jefes golpistas para que enviaran fuerzas. Cosa que hicieron inmediatamente. Veremos más adelante la certeza de esta afirmación. Garrachón pone también en boca de García que el capitán de Asalto Antonio Yáñez le llamó para comunicarle que quería emplear medios más expeditivos para que la estación no cayese en manos de los militares golpistas: le iba a enviar un camión de dinamita para volarla. El director le respondió de forma desabrida para informarle de que la emisora ya estaba en poder del Ejército. Después, colgó al grito de ¡Viva España! Más allá del recién adquirido ardor guerrero del director de Radio Cádiz, no parece que esta afirmación tenga el menor viso de realidad.

  • 9 José Luis Millán Chivite, Historia de Cádiz. Siglo XX. Del Cádiz hundido al Cádiz que resurge, Madr (...)
  • 10 Miguel García Díaz, «58º aniversario del inicio de la guerra civil en Cádiz. La historia de Antonio (...)

11El texto de Garrachón fijó la versión golpista de lo ocurrido en el estudio de Radio Cádiz durante el 18 el julio. Un relato que, sin ninguna otra que la pusiera en duda, ha pervivido hasta hoy día. Sólo en algunos casos hay autores que, por lo menos la han matizado. Es el caso de José Antonio Hidalgo, el periodista autor de la mencionada historia de la emisora. Pero, en la mayoría de los casos, se atienen a la versión fabricada por Garrachón. Es el caso del profesor José Luis Millán Chivite que, sin citarlo, toma esa versión9. Sin embargo, quienes mayor difusión han dado a esta versión han sido los actuales publicistas pro-franquistas. Es el caso del artículo que Miguel García Díaz publicó en las cabeceras del grupo de medios de comunicación Joly hace una década10. García revistió de un cierto paternalismo su visión del golpe de Estado, pero no es esto lo que nos interesa ahora. En su artículo escribe textualmente: «Cuando ya estaba cercado el Gobierno Civil, los concejales Antonio Martínez Jurado y Servando López de Soria irrumpieron pistola en mano en Radio Cádiz exigiendo a su director, Julián García, el micrófono para hablar al pueblo. Desde allí invitaron al «pueblo honrado» de Cádiz a tomar las armas, a levantar barricadas, a saquear e incendiar el centro de la población y a asesinar a todos los militares que encontrasen. Previendo que los militares sublevados tomasen la radio, el siempre belicoso y combativo capitán Yáñez llamó al director, casi al mismo tiempo que estos la ocupaban, anunciándole que iba a mandar un camión con dinamita para volar la emisora». Idéntica versión salvo la adicción de algún detalle que recordaba al lector, más de medio siglo después, la maldad de las autoridades republicanas: ordenaban saquear e incendiar el centro de la población.

  • 11 Causa 91/36 instruida por presunto delito de insulto de obra a fuerza armada. 1.8.1936. En AHTTMSS (...)
  • 12 El primero en AHTTMSS, Causa 130/36 Legajo 128/4341. El segundo en AHTTMS, Causa 162/36, Legajo 185 (...)

12Sin embargo, hoy disponemos de un documento que pone en sus justos términos la versión golpista. Una vez más, la distancia entre lo que contaron y lo que ocurrió es sideral. Se trata de la Causa 91/36 abierta 1 de agosto de 1936 por «un presunto delito de obra a fuerza armada» que se encuentra en el Archivo Histórico del Tribunal Territorial Militar Segundo en Sevilla11. Hasta ahora, había pasado desapercibida porque el primer procesado, el que figura en la base onomástica del archivo, es José Mercedes Casero y sólo en tercer lugar aparece el nombre del concejal Antonio Martínez Jurado. Una consulta detenida, legajo a legajo, me ha permitido descubrir que es el procedimiento en el que los golpistas depuraron los hechos ocurridos en Radio Cádiz. Aunque también contiene testimonios deducidos del procedimiento que los golpistas abrieron contra diversos defensores del Gobierno Civil12.

La causa contra Antonio Martínez Jurado

13El primer instructor golpista de la Causa 91/36, Cipriano Briz González, buscaba poner en claro qué había ocurrido en el interior del Gobierno Civil hasta su rendición. Encabeza el procedimiento un escrito de López Pinto a Briz de 30 de julio de 1936, remitiéndole otro, de 23 de julio de 1936, del jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Cádiz, en el que le informaba de que el día anterior había sido detenido en el paseo de Canalejas José Mercedes Casero, un trabajador de la piscina del Balneario, de 37 años, considerada como una persona de pésimos antecedentes, que había sido visto disparando el 18 de julio desde el edificio del Gobierno Civil. Lo había reconocido un guardia de Asalto que también había estado allí.

14El 3 de agosto declaró José Mercedes. Aseguró que todo era una venganza, que él había militado en las derechistas Acción Ciudadana y Renovación Española y, en febrero de 1936, había actuado como interventor de la candidatura de derechas. Hasta el punto de que cuando se encontraba en la Comandancia Militar, lo vieron varios falangistas que lo avalaron. Aunque pasó a la prisión, al día siguiente fue puesto en libertad. Fue detenido de nuevo el primer día de agosto. Aseguró que no había estado en el Gobierno Civil y que hacia las cinco de la tarde, al terminar su trabajo se había ido a su casa. De allí no había salido hasta las nueve de la noche cuando, con otros vecinos, sacó el género de una chacinería cercana que estaba ardiendo. Que estuvieron allí hasta bien entrada la madrugada porque, cuando pasó el peligro, volvieron las mercancías a la tienda. En su opinión todo venía de que él era masajista del equipo de fútbol Mirandilla y que le caía mal al guardia de Asalto denunciante que había ejercido vigilancia en el campo en diversas ocasiones. Además, José Mercedes apuntó otra causa. Alguien le denunciaba falsamente en venganza por haber informado a Falange de que el 18 de julio, sobre las cuatro de la tarde, se presentó en la piscina un señor, que no sabía si era concejal o telegrafista, que le entregó al portero unos documentos para que se los guardase. Este sería el hilo que terminó llevando a Briz a Antonio Martínez Jurado y a lo ocurrido ese día en la emisora y el estudio de Radio Cádiz.

15El portero fue detenido y encarcelado en el castillo de Santa Catalina. Ante Briz declaró que hacia las tres de la tarde del 18 de julio se presentó en la piscina del Balneario un sargento de la Guardia Municipal en compañía de Martínez Jurado quien le entregó un sobre con unos documentos y le ordenó que los guardase y no se los diera a nadie. Cuando se presentaron en su casa dos falangistas, les acompañó al Balneario y les mostró dónde los había enterrado.

  • 13 Apenas unas breves referencias a su persona y asesinato eran conocidas. Tampoco nos sitúa al person (...)
  • 14 Archivo Histórico Municipal de Cádiz, Libro 10421, año 1936, p.158v–286.

16Antes de seguir con el relato, creo que sería conveniente presentar al concejal Antonio Martínez Jurado. Había nacido en Córdoba y tenía 31 años en 1936. Su padre había sido un oficial de la Guardia Civil, muerto en acto de servicio. Tenía cinco hermanos de los que uno era cabo de la Guardia Civil, otro profesor en el colegio de los jesuitas en Málaga y otro telegrafista en Cartagena. Además de dos hermanas. Había estudiado en el Colegio de Huérfanos de donde salió para incorporarse al cuerpo de Telégrafos del que era oficial en 1936. Soltero, vivía en Cádiz en la calle Cervantes donde tenía arrendada una habitación y solía comer en una fonda sita en la calle Fermín Salvochea. Desconocemos cuando llegó a Cádiz. Era una persona poco conocida en la ciudad, aunque debía tener un cierto protagonismo en el PSOE local. No sólo porque la policía lo consideraba un «destacado activista» sino también porque fue nombrado concejal el 12 de junio de 1936 para cubrir unas vacantes13. Según declaró, su nombramiento tenía como finalidad moderar al grupo municipal en unos momentos ciertamente conflictivos. Si se consultan las actas de los plenos, su actuación fue gris. No intervino salvo el día de su toma de posesión y votó disciplinadamente las ocasiones en las que acudió: cuatro de las siete sesiones celebradas antes del 18 de julio14.

17Retomemos el relato. Martínez Jurado la madrugada del 18 estaba en el Gobierno Civil. Durante la mañana, volvió al edificio y allí estaba hacia las 14 horas. Fue entonces cuando Mariano Zapico le llamó y le ordenó que fuera a Radio Cádiz y radiara la nota que le entregó. Un hecho que nos plantea una pregunta ¿cogió el golpe tan desprevenido a las autoridades como se ha dicho en muchas ocasiones? ¿No adoptó Zapico las mínimas medidas de resistencia y las que tomó fueron ineficaces y destinadas a la destrucción?

  • 15 Joaquín Gil Honduvilla, Militares y sublevación…, op. cit., p. 131-206.

18Cada vez sabemos mejor que las autoridades republicanas sí tomaron medidas ante los rumores de próximo golpe de Estado. De hecho, según Joaquín Gil Honduvilla15, el gobernador civil de Cádiz fue el único de los andaluces que las tomó. Activó redes de confidentes y escuchas en los cuarteles y organizó una red telegráfica paralela, con Madrid, Algeciras y Ceuta con el fin de contar con medios de comunicación si las oficinas de telégrafos y correos eran ocupadas, Además, Zapico se desplazó a Algeciras, acompañado del capitán de Fragata Tomás Azcárate y García de Loma, para entrevistarse con el comandante del destructor Churruca, uno de los buques enviados por el gobierno para asegurarse el control del Estrecho de Gibraltar si se producía una acción golpista en Marruecos. También sustituyó a autoridades por personas de su confianza. En el Campo de Gibraltar, nombró un nuevo delegado gubernativo. En Cádiz ordenó la detención de Enrique Varela, considerado el más peligroso de los conspiradores. El error estuvo en dejarlo bajo el control de sus compañeros de armas. Aunque es cierto, como se ha dicho, que López Pinto, el comandante militar de la plaza, le había asegurado su lealtad. Por último mantuvo contactos con jefes leales en África como Luis Romero Ansart, destinado en Alcazarquivir. Medidas todas que permitieron a Zapico conocer hacia las diez de la noche del 17 de julio que el golpe de Estado se había puesto en marcha. Durante la madrugada del 18 se sucedieron contactos y reuniones. Tanto de las autoridades como de los conspiradores. Desde Marruecos con López Pinto los segundos y en el edificio del Gobierno Civil Zapico con dirigentes políticos y sindicales y otras autoridades. También la Base Naval de San Fernando ordenó acuartelar a las tropas y, al amanecer, López Pinto llevó al Gobierno Militar a medio centenar de soldados y varias ametralladoras. Horas más tarde, la Guardia de Asalto protegía el edificio gubernativo.

19Fue en el contexto de estas primeras medidas cuando Mariano Zapico decidió controlar el estudio y la emisora de Radio Cádiz. El objetivo era doble: por un lado tener a su disposición un medio de comunicación; de otro, interferir las emisiones de las emisoras de Melilla y Ceuta que difundían noticias de los éxitos del golpe y podían enviar mensajes cifrados a las guarniciones y conspiradores gaditanos. Así que a las cinco de la madrugada dos telegrafistas se presentaron en el domicilio del director de la emisora Julio García, para comunicarle que debía presentarse en el Gobierno Civil donde recibiría órdenes. Poco menos de una hora antes, había llegado al Centro Telegráfico gaditano una orden de la Dirección General de Telecomunicaciones ordenando que se pusiera en marcha Radio Cádiz para interferir a las de Ceuta y Melilla que estaban lanzando noticias y proclamas golpistas. Una vez en el edificio gubernativo, Zápico les ordenó que, en compañía de un policía y de Martínez Jurado, pusieran en marcha la emisora que debía transmitir música y conectar con Madrid cuando se le ordenara.

20Radio Cádiz había comenzado a emitir en 1935. El estudio lo tenía instalado en los extramuros de la ciudad, en las cercanías del fuerte de Cortadura. El emisor estaba unos dos kilómetros más allá, a poca distancia de la venta de El Chato. Amaneciendo, un coche de la Guardia de Asalto enfiló el paseo de Canalejas hacia la Puerta de Tierra llevando en su interior al director técnico de la emisora, al concejal, a los dos telegrafistas y al policía. La declaración de Julio García Muñoz ante el instructor dista mucho de la recreación de Garrachón. Por supuesto, no hay ningún atisbo de resistencia a las órdenes de la autoridad legal. Como tampoco a que pusiera el menor impedimento a la emisión de música para interferir a las emisoras golpistas o de los partes del gobierno en Madrid. Mucho menos la llegada a López de Soria y Martínez Jurado, hacia las tres de la tarde, ya en marcha el golpe en Cádiz, la contó con esas dosis de violencia e intimidación. Como, por supuesto, tampoco hizo referencia a llamamiento alguno al incendio y el asesinato. Se limitó a decir que la nota que leyó el concejal se limitaba a pedir a la población que saliera a las calles y que si necesitaban armas fueran al Gobierno Civil. Había que abortar un golpe de Estado de un grupo de militares que iban a declarar un Estado de Guerra ilegal e instaurar una dictadura. Pero no adelantemos acontecimientos.

El control de la emisora

21Regresemos al alba del 18 de julio. El automóvil paró primero en el estudio en la venta Guerrero. Allí quedaron el director, el concejal y los oficiales de telégrafos. Después continuó unos dos kilómetros más hasta el transmisor. Lo vigilaba una pareja de guardias civiles que las autoridades habían colocado desde el asalto de un grupo de Falange de la emisora de Valencia unos días antes. Allí, en la antena junto a la playa, quedó el mecánico Enrique García Martín. Después, el coche regresó a la emisora, recogieron a Jurado y volvió para Cádiz. Alejada de la ciudad, durante la mañana, mientras que autoridades y golpistas se ponían en marcha, la emisora transmitió continuamente discos musicales. También conectó con Madrid en diversas ocasiones para emitir los comunicados gubernamentales que aseguraban el fracaso de la intentona golpista en el Protectorado. Hasta las 14 horas se realizaron dos relevos de telegrafistas. Mientras que en la emisora de radio se mantenían las interferencias, sobre la una de la tarde, el Gobernador Civil quiso asegurarse de tener en el propio edificio un receptor radiofónico. Llamó a la dirección de la estación de Puntales y le pidió que le enviara uno. Allí estaba de servicio Servando López de Soria, un oficial radiotelegrafista que también había sido concejal. Su trayectoria republicana debía venir desde antes de la proclamación de la Segunda República. Aunque, como en el caso de Martínez Jurado, no es una persona de la que haya quedado mucho recuerdo en la ciudad. Tenía 47 años, era natural de Cádiz y vivía en la calle del Arco de Garaicoechea. Miembro del Partido Republicano Autónomo, fue elegido concejal en mayo de 1931. Alineado con el Radical Socialismo de Marcelino Domingo, militaba en la Izquierda Republicana de Azaña en octubre de 1934, fecha en la que ocupaba el puesto de Teniente de Alcalde 3º cuando el ayuntamiento gaditano fue suspendido por las autoridades gubernativas. Recuperó su puesto en febrero de 1936 pero, a las pocas semanas, presentó su dimisión por considerar la concejalía incompatible con su trabajo.

22López de Soria se ofreció para llevar el aparato a la inspección radiotelegráfica para que lo revisaran y que de allí lo enviaran al Gobierno Civil. Mientras, él mismo se presentó en el edificio para informar. Fue allí cuando se encontró con Antonio Martínez Jurado. Serían las dos de la tarde. Los momentos en los que ya se había producido el golpe en Sevilla por Queipo de Llano, quien llamó a López Pinto para pedirle que hiciera lo mismo. Éste aceptó y se preparó para activar los mecanismos conspirativos previstos en los diferentes centros militares de la ciudad. Entre ellos la declaración del Estado de Guerra. Noticias que llegaron también al Gobierno Civil. Entonces Zapico redactó la nota para que fuera radiada. Se la entregó a Martínez Jurado quien se dispuso a ir hacia Cortadura. Entonces se encontró con López Soria quien se disponía a regresar a Puntales en su auto y le pidió que lo llevara.

23Esta es la versión que ambos declararon ante el instructor golpista una vez detenidos. Fuera cierta o sólo buscaran protegerse da igual. El hecho es que ambos se dirigieron al estudio en la venta de Guerrero. Allí permanecían los telegrafistas y el director de la emisora. Serían entre las tres y tres y media de la tarde cuando llegaron Martínez Jurado y López Soria. Fue el primero quien leyó la proclama de Zapico. Advertía que unos jefes militares iban a declarar un Estado de Guerra ilegal al que ni militares ni civiles debían hacer caso y que los ciudadanos que quisieran defender la legalidad podían dirigirse al Gobierno Civil para apoyarlo y donde se les darían armas. Lo hizo por dos veces y después se marcharon. Leer el comunicado no era la única misión que llevaban. Pero detengamos un momento el relato.

24No se conserva la nota de Zapico. Suponemos que el tono de la arenga no debió ser precisamente versallesco, pero por ninguna parte aparece ni la violenta entrada pistola en mano, ni los llamamientos al incendio y el asesinato. Ya hemos visto que el director no hizo ninguna referencia a violencia alguna innecesaria por otra parte. Unos y otros obedecían a la legalidad existente. ¿Qué declararon los otros dos testigos presentes cuando entraron los concejales? Uno de los telegrafistas aseguró que no estaba presente en el momento de la emisión. Se había ido a comer con el mecánico del transmisor de la playa y que la vuelta la tuvo que hacer andando porque no pasó ningún tranvía. De todas formas, por lo que oyó hablar al director con el capitán de Artillería que se presentó, creía que lo que se había dicho era que el Estado de Guerra era faccioso y que sólo se habían sublevado cuatro militares. Tampoco recordó nada el otro radiotelegrafista. Aseguró que sólo habló Martínez Jurado quien radió que si se declaraba el estado de guerra era faccioso e incitó al pueblo de Cádiz para que empuñara las armas contra los militares. También dijo otras cosas que no podía precisar por los nervios que tenía. Ni siquiera los guardias civiles que vigilaban el emisor oyeron las incitaciones al incendio y al asesinato. Repitieron que se había alentado al pueblo para que se armara contra los militares que iban a declarar un estado de guerra faccioso.

25Por último, tenemos el testimonio del capitán de Artillería que, entre las cinco y cinco y media de la tarde, ocupó el estudio para los golpistas. Pertenecía al Regimiento de Costa nº 1 y estaba destinado en el cercano castillo de Cortadura. Su declaración tampoco deja en buen lugar el relato heroico y colaborador que García transmitió o creó el propio Garrachón. No había recibido el aviso del director. Había sido su coronel, Pedro Jevenois, golpista también, quien lo había llamado para decirle que debía ir a la emisora de Radio Cádiz y ocuparla. Así hizo acompañado por dos artilleros. En el estudio sólo se encontró al director y a los dos jóvenes telegrafistas. Todos colaboraron para desconectar la emisora de la que se llevaron los micrófonos.

26Seguramente lo ocurrido fue que escuchadas las proclamas por la radio los militares que ya habían declarado el estado de guerra decidieron cortar de raíz cualquier movimiento que reforzara la resistencia. Ya tenían sitiados el Gobierno Civil y el Ayuntamiento, controlado el perímetro interior de la ciudad y las conexiones con Extramuros a través de la Puerta de Tierra y la salida hacia San Fernando con el castillo de Cortadura, Así que Jevenois, tras segura decisión de sus conmilitones Varela y López Pinto, ordenó su toma.

27Fue esta la versión que hizo suya el instructor golpista Ángel Fernández Morejón que se había hecho cargo del sumario el 5 de octubre; el 26 de ese mismo mes envió a las autoridades judiciales golpistas en Sevilla un auto resumen en el que afirmaba que Martínez Jurado hizo un llamamiento a las masas obreras para que se lanzaran con armas a las calles, procurándoselas en el Gobierno Civil si no las tenían, a fin de impedir el levantamiento de las tropas y que la proclamación del Estado de Guerra era faccioso y había que evitar que el pueblo cayera bajo la tiranía militar. Nada de asaltos, incendios ni asesinatos.

En la ciudad ocupada

28Terminaba de esta manera el episodio de Radio Cádiz y los llamamientos a la resistencia por las autoridades legítimas, en los que de ninguna manera aparece esa idea transmitida por golpistas y sucesores de llamamientos al caos y el asesinato que tan bien le vienen a su propaganda deshumanizadora y denigrante de sus enemigos. Ni se incitó a la violencia, ni la hubo hasta su ocupación. Cuando sí la habría, y hasta sus últimas consecuencias, fue cuando la ciudad quedó en manos de los golpistas. Retomemos el relato.

29Se ha adelantado que Martínez Jurado no llevaba sólo el encargo de Zapico de leer la proclama. Militar al fin y al cabo sabía que la emisora sería un objetivo golpista. Así que le ordenó que buscara a fuerzas que la custodiaran. Al terminar la lectura, López Soria y Martínez Jurado abandonaron la emisora. El primero volvió a la estación de Puntales mientras que el segundo se dirigió a la playa. Allí encontró a un sargento de la Guardia Municipal. Le mostró su carnet de concejal y le dijo que tenía órdenes del gobernador de que pusiera bajo vigilancia la emisora. El agente no se mostró muy convencido y buscó un teléfono desde el que comunicarse con sus jefes. Una vez lo encontró llamó al Gobierno Civil en donde le confirmaron la orden y le ordenaron que los demás municipales que hubiera por la zona se fueran al Ayuntamiento. Entonces el sargento envió a dos guardias hacia la emisora y de allí al transmisor donde se encontraron con la pareja de guardias civiles. Al ver que estaba custodiado se volvieron al estudio donde permanecieron hasta que llegó el capitán golpista. Entonces se pusieron a su disposición.

30Uno de los municipales aseguró que, pasada las 18 horas, cuando ya habían abandonado la venta los artilleros y el director tras desmontar piezas imprescindibles para su emisión, se dirigió hacia la cercana barriada de Vista Hermosa. Declaró que a buscar comida. Seguramente además para recabar informaciones. Pasado el hotel Playa, se encontró con un grupo de unas veinticinco personas, algunas con armas, que le exigieron les entregara su pistola. Así hizo. Regresó al estudio y llamó a la Comandancia de los municipales en el Ayuntamiento. Le ordenaron que permaneciera en su puesto. Allí estuvo hasta las 11 de la mañana de día 20.

31Interesa de la declaración del municipal la confirmación de que la ocupación de la emisora fue provisional y que los golpistas sólo quisieron desactivar sus emisiones. Los jefes golpistas, López Pinto, Varela, Jevenois, Herrera Malaguilla y Puig, tenían muy claro que hasta que llegaran las tropas africanas no iban a ocupar toda la ciudad. De momento les bastaba con controlar los centros oficiales, aislar la población con Extramuros y San Fernando, proteger las fuerzas sitiadoras del acoso de la población y despejar las calles de los cientos de personas que primero protestaban, después declararon la huelga general y, finalmente, ante la imposibilidad de romper los cercos, comenzaron a atacar comercios y edificios religiosos con la vana idea de que las tropas se dispersaran. Así que, una vez controlado el estudio, el capitán golpista se dirigió al emisor con el director. Los guardias civiles no opusieron ninguna resistencia a que se llevaran algunas piezas. Radio Cádiz quedaba definitivamente desactivada como medio de comunicación a disposición de las autoridades.

32¿Qué sucedió con las personas que habían participado en los acontecimientos? Los golpistas encausaron a, conserje de la piscina, José Mercedes, al portero, José Quirós, y al concejal Antonio Martínez Jurado. Ya se ha dicho que el conserje había sido acusado de estar en el Gobierno Civil el 18 de julio. Pudo demostrar que no era verdad e informó de que otro trabajador había recibido de Martínez Jurado su documentación para que la guardara. José Mercedes, aunque fue detenido en dos ocasiones y a pesar de sus antecedentes derechistas, no terminó saliendo en libertad hasta septiembre.

  • 16 A falta de un trabajo en profundidad en la actualidad, las mayores referencias sobre la represión g (...)
  • 17 Sobre la represión franquista de los ediles gaditanos se pueden consultar Rubén Benítez Aragón, San (...)

33El portero de la piscina, avalado por sus compañeros de trabajo, terminó también en libertad a mediados de agosto. Muy diferente fue la suerte de Martínez Jurado. No podía tener otra por su doble condición de resistente y concejal. Los golpistas le persiguieron inmisericordemente. Todo aquel que se les hubiera enfrentado el 18 de julio fue perseguido y, en muchos casos, asesinado16. Bien hubiera participado en las barricadas, en los incendios o desarmando a guardias. Que Martínez Jurado hubiera llevado la proclama de las autoridades a toda la ciudad a través de la radio no podía quedar sin castigo. Al igual que hubiera sido concejal socialista. Aunque seguramente bastaba lo segundo, incluso si en julio ya no lo fuera. Como le pasó a Servando López de Soria, el radiotelegrafista, también concejal, de Izquierda Republicana, que le llevó a la emisora17. López de Soria acudió a su trabajo en la estación de Puntales el domingo 19. El lunes, cuando iba a entrar en su turno a las ocho de la tarde fue detenido por unos falangistas que le llevaron al edificio del Gobierno Militar en la Alameda, y de allí a la prisión. Casi un mes pasó antes de que el instructor le tomara declaración el 14 de agosto. Ratificó que había acudido al Gobierno Civil para informar sobre las gestiones del receptor y que, de vuelta a Puntales, había llevado a Martínez Jurado a Radio Cádiz. Que no sabía quién era pero que si le presentaban una foto seguramente lo reconocería. Cuando le preguntaron que cómo era así si era concejal también, respondió que cuando entró en el Ayuntamiento él ya no era edil. Había presentado su dimisión en protesta por los incendios de edificios religiosos de mayo. Escuchó parte de la proclama, pero se marchó a Puntales antes de que terminara. A la pregunta de si sabía por qué estaba detenido, respondió por pertenecer a Izquierda Republicana.

  • 18 Tal como declaró, Camino había sido trasladado en febrero a Canarias. El diputado Suárez segurament (...)

34Cuando López de Soria fue interrogado, el instructor no disponía todavía de los documentos que Martínez Jurado había dejado en la piscina. Pero dos días después los recibió. Unos falangistas los habían localizado. Entre ellos estaban dos fotografías de Jurado y una tercera en la que aparecía, saludando puño en alto, junto a otras tres personas. Una era un compañero de trabajo llamado Camino. La otra un diputado de nombre Suárez. De la tercera no recordaba su nombre18. Documentos gráficos en mano, volvió a interrogar a López de Soria el 22 de agosto. Entonces, ante una de las fotos de carnet de Martínez Jurado, lo reconoció.

Detención y asesinato

35Para entonces ya se había ordenado la detención de Martínez Jurado. Pero parecía que se lo había tragado la tierra. Por supuesto no había vuelto por la oficina de Telégrafos. Tampoco en la casa de la calle Cervantes donde dormía, ni en la de Fermín Salvochea donde tenía concertadas las comidas. Ésta última había sido concienzudamente registrada, pero sin resultado. ¿Dónde estaba? Como otros muchos gaditanos se había escondido tras el triunfo golpista huyendo de la violencia con el que se había producido y el aumento constante de detenciones y asesinatos. Cuando fue interrogado tras su detención, Martínez Jurado dijo que había estado escondido por la playa y otros lugares hasta que decidió presentarse en el cuartel de San Roque y pedir su incorporación del Regimiento de Infantería. Que utilizó el nombre falso de Miguel Rodríguez Cuesta. Allí estuvo hasta que fue descubierta su auténtica personalidad y detenido el 24 de septiembre. No sabemos lo que hay de realidad en su declaración. Si contó con el apoyo de alguien o estuvo escondido en alguna casa. Puede que fuera verdad lo que dijo. Soltero, con la ciudad aterrorizada, donde hasta una mirada podía ser comprometedora, es posible que buscara la salida individual hasta que no pudo más y se infiltró en las tropas golpistas. No fue el único que lo intentó. Hubo hasta quien lo consiguió con éxito, aunque el Servicio de Información Militar golpista descubrió a muchos de ellos. En el caso de Martínez Jurado desconocemos la información que seguro abrieron. Conocemos otros casos. Cuando se localice podremos contrastar lo que declaró y cómo consiguió que le aceptaran la falsa personalidad.

36De momento sólo contamos con la declaración que formuló el 26 de septiembre. Ante todo procuró diluir su participación en la resistencia. Si estaba en el Gobierno Civil el 18 de julio fue porque había entrado en servicio en la telegrafía del edificio. Si fue a Radio Cádiz lo hizo por orden del Gobernador y lo que leyó ante el micrófono lo había escrito Zapico. Cumpliendo órdenes fue por lo que habló con la Guardia Municipal para que vigilaran estudio y emisor. Que se dio pronto cuenta de que el golpe era más amplio de lo que decía el gobierno y que, por miedo, enterró en la playa una pistola que le habían dado. Que pudo haber saboteado la emisora y no lo hizo. Finalmente aseguró que, una vez declarado el estado de guerra, no hizo acción alguna contra el golpe.

37No queda claro si, tras dejar la emisora, volvió al Gobierno Civil. Parece que sí, que llegó antes de que el cerco sellase el edificio y que lo abandonó, junto a la mayoría de los ocupantes, durante la tregua. Para entonces ya conocía la ocupación de la emisora y otras noticias que no auguraban nada bueno. Una de ellas que el destructor Churruca, uno de los buques enviado por el Gobierno para vigilar el estrecho, se había pasado a los sublevados dirigiéndose a Ceuta. Así que decidió esconderse. La noche del 18 la pasó en la propia piscina del Balneario cuyo muro saltó. Además, consciente de que rebajar el grado de participación en la resistencia no le iba a bastar para salvar la vida, hizo hincapié en que, hacía años, había perdido la fe socialista. En concreto desde 1934, desde la intentona revolucionaria de octubre. Era verdad que en la fotografía levantaba el puño, pero se trataba de una broma. Que de la fotografía, en realidad, al único que conocía era a su compañero de trabajo. Tendría ocasión de extenderse en esa «confesión general» de arrepentimiento. Lo veremos más adelante.

38De momento contó sus movimientos de los días siguientes. Tras pasar la noche en el Balneario, el domingo 19 estuvo escondido en la cercana Colonia Escolar. El lunes 20 se presentó en su trabajo en donde el director del centro le dijo que, por ser una persona significada políticamente no podía continuar. Entonces volvió a esconderse por la playa, entre las casetas de detrás de la tapia del cementerio, y solares cercanos. Compraba alimentos con el dinero que tenía. Una situación que mantuvo algunos días más hasta que se presentó en el Regimiento de Infantería para alistarse con nombre falso. Un primer paso para incorporarse a la Legión. Para demostrar la autenticidad de sus intenciones entregó dos instancias, dirigidas al General Comandante Militar de Cádiz y al coronel del regimiento, es decir a López Pinto y a Herrero Malaguilla, solicitándoles que le permitieran incorporarse al Tercio y un tercer documento titulado «Mi testamento» y formado por cinco cuartillas en las que hacía un repaso general a su vida y determinaba a quien debían ser entregadas sus posesiones en caso de que muriera. Una posibilidad que debía tener muy presente por lo que, a buen seguro, ya sabía lo que pasaba desde hacía semanas.

  • 19 AHMC, Cementerios de la Bahía de Cádiz Sociedad Anónima (Cemabasa, empresa inter-municipal que se e (...)

39Los documentos nunca llegaron ni a López Pinto ni a sus familiares, estos últimos todos fuera de Cádiz. Fueron incorporados al procedimiento y allí quedaron. Fue la última actuación directamente relacionada con el detenido. Difícilmente pudo haber otra. Como en otros tantos casos, cuatro días después del interrogatorio su cadáver apareció en los alrededores de la plaza de Toros y el 30 de septiembre fue enterrado en el cementerio de San José. Allí estuvo hasta que el 30 de septiembre de 1941 sus restos fueron desalojados19.

40Un caso, como también fue el de Servando López de Soria y prácticamente la totalidad de los asesinados entre julio de 1936 y marzo de 1937, en el que queda de manifiesto la responsabilidad directa en la muerte de los jefes golpistas bajo cuya custodia se encontraban. No hubo ningún descontrol en las muertes. Pudo haber listas elaboradas por «Tribunales de Sangre» y torturas en checas como la de Falange en el Casino Gaditano. Pero el destino último de las personas asesinadas siempre dependió de las autoridades militares golpistas. Tanto es así que tenían su propia clave para indicar que habían sido «condenadas» a muerte: la fatídica señal «X-2» que colocaban junto al nombre del asesinado. Como en el caso de Martínez Jurado. Este redactó los tres escritos el mismo día, 26 de septiembre, antes de ser interrogado. En su conjunto nos ofrece el desolador panorama de la persona que sabe que tiene muchas posibilidades de morir y busca la forma de evitarlo. Incluyendo, la renuncia de sus ideales. La deshumanizadora exigencia de los golpistas.

41En la primera instancia, la dirigida a López Pinto, la única fechada, intentó, al contrario de lo que querían hacer con él, humanizar a los golpistas. Había sido un error ocultarse. Pero le venció el miedo a que, por haber sido concejal y no haber actuado en contra del golpe, podía haber sido objeto de un ataque de los extremistas. Es decir, que temió más a quienes se opusieron al golpe que a los que lo daban. ¿La razón? Que hacía ya tiempo pensaba apartarse del socialismo porque no le gustaban los extremos a los que se estaban llegando en la cuestión social. Bajo ella se ocultaban actuaciones que no podían ser consideradas más que delitos comunes. Unas ideas que sonaban muy bien a los oídos de los golpistas. Martínez Jurado tenía muy claro que salvar su vida suponía trazar una raya con sus ideas y desaparecer de Cádiz. Había llegado al socialismo por la moderación, como otros muchos. Pero, ahora, tras su radicalización pensaba darse de baja. Que no lo había hecho por miedo a sus antiguos compañeros.

42Asimismo, bien sabía Martínez Jurado que lo que dijera no importaba mucho al instructor golpista, pero tenía que intentarlo. Por eso, además de su «arrepentimiento» ponía como testigo a una persona de «confianza» golpista: el nuevo jefe de Correos y Telégrafos de la ciudad que lo había sido durante los últimos años de Primo de Rivera y entre 1934 y 1936 durante el bienio derechista. Había mantenido con él una conversación antes de las elecciones de febrero. Le dijo que, ganara quien ganara, iba a abandonar la política. Claro que entonces tenía que explicar por qué había aceptado su nombramiento como concejal en junio. La respuesta era clara: Zapico le había obligado. Incluso le había dicho que era su obligación como funcionario público. Pero además había pensado que era el mejor lugar para realizar una tarea de moderación del PSOE y apartarle de provocaciones extremistas. Incluso añadió otro aspecto que llenaba la propaganda golpista: el extremismo que inundaba a España era ajeno, «un producto exótico» venido del extranjero. No lo escribió explícitamente, pero estaba claro que se refería al comunismo soviético. Unas ideas «tan alejadas de la contextura espiritual de España» que nunca triunfaría.

43No dejó de echar mano a una carta que esperaba sí fuera comprendida por los golpistas: era hijo de Guardia Civil y, además, muerto en acto de servicio. Por ello se educó en uno de los colegios para huérfanos del cuerpo donde le enseñaron el servicio de armas. ¿Para qué lo decía? Pues para resaltar su compromiso con la propuesta que iba a hacer a cambio de salvar la vida: incorporarse al Ejército golpista. Era la única manera de redimirse para que nadie lo identificara con los individuos que, asegurando defender una vida humana y justa, estaban cometiendo enormes desmanes. Por eso se había incorporado con nombre supuesto al Regimiento de Infantería 33 Cádiz. Primer paso para merecer reintegrarse de nuevo en la sociedad. El siguiente sería ingresar en el Tercio, en La Legión. Que era la solicitud con la que terminaba esta primera instancia. En la segunda, se limitaba a informar al coronel de regimiento cual era el nombre verdadero de aquel soldado incorporado a la 2ª compañía y le comunicaba que había solicitado de la Comandancia Militar su deseo de entrar en La Legión.

El «testamento»

44Por último, están las cinco cuartillas que conforman un auténtico testamento, además de encabezarlas con ese término. Sin fechar, no vislumbran la menor esperanza a pesar de estar escritas con el convencimiento de que iban a ser leídas por sus secuestradores. Son unos escritos de los que hay unos cuantos en los procedimientos de la Justicia del Terror. Estremece leerlos. Ver hasta qué punto eran humillados unos hombres, cómo debían renegar de sus ideas. El escrito de Martínez Jurado nunca abandona el ámbito personal. Las dos instancias están dirigidas directamente a jefes golpistas, el «testamento» es la confesión íntima de quien sabe que lo más seguro es que muera, aunque todavía le queda alguna esperanza de que no sea así.

45Hace un relato extenso de su vida, de cómo se tuvo que encargar de sostener a su familia tras la muerte de su padre, y de darle carreras a sus otros hermanos. Desde los 16 años que salió del colegio de Huérfanos de la Guardia Civil hasta los 31 que tenía en 1936. Hacía poco que comenzaba a sentirse libre, sin tantas obligaciones y estaba a punto de emprender el camino para cumplir una vieja ilusión: obtener el título de ingeniero de telégrafos. Pero los afanes y las desgracias le perseguían. Cuando podía librarse del lastre familiar, llegó el golpe que ponía de manifiesto el error que cometió cuando pudo irse trasladado al pueblo del Pirineo catalán de Les (Valle de Arán). ¡Cuánto lamentaba su falta de carácter para haber insistido en Madrid hasta que se lo concedieran! Si se hubiera ido se habría alejado de la política que ya comenzaba a serle odiosa por los atropellos, persecuciones, deseos de medro e injusticias que veía y que sólo conseguían abrir abismos de odio entre los hombres. ¡Qué tarde había recordado al ver contenidos a quienes antes levantaban el puño, que el problema de España era la educación, sí, pero que, como decía la vieja máxima, «la letra con leña entra!» Continuaba, mostrando el arrepentimiento debido. La redención era para los golpistas una de las condiciones requeridas para el perdón. Sin ella no existía posibilidad de acogerse al perdón. Renunciar hasta de las ideas más íntimas formaba parte de la limpieza espiritual, que en ocasiones los golpistas ayudaban con la física del aceite de ricino. Hacía un año era una persona feliz que se dedicaba el estudio de cosas honorables como el cálculo infinitesimal, la mecánica o la electricidad. Todavía recordaba cómo estudiaba en la playa o en el campo de tenis de la Piscina y no como ahora por haber intentado descifrar tonterías de la filosofía materialista. Sólo tenía un camino para recobrar le senda justa: el apostolado de las armas. Es decir, alistarse en el Tercio. Si lograba salir con vida de la campaña, entonces, pediría a la sociedad que le readmitiera en su plaza de telegrafista.

46Pero Martínez Jurado debía ser consciente de la dificultad que tenía en que sus súplicas fueran atendidas. A finales de septiembre la matanza golpista estaba en pleno desarrollo y en la prisión debía tener noticias de hasta donde alcanzaba y que no existía línea roja alguna donde se detuviera. Lo insinuaba en sus dudas sobre si iba a ser admitido en las fuerzas golpistas. Escribió: «es difícil el camino, tal vez no consiga ni emprenderlo, pero hay que intentarlo y lo intentaré». Si lo lograba era probable una desgracia que le llevara a la muerte. Si eso ocurriera le suplicaba a la sociedad que cumpliera su última voluntad. Desconocemos si se hizo. Lo cierto es que el testamento no salió del procedimiento. Deseaba que el sueldo que le debía la administración y unos ahorros que tenía en diversas sociedades benéficas se repartieran entre su hermano José, cabo de la Guardia Civil en Córdoba, y su hermana Dolores si tuviera alguna necesidad. Sabía que su hermana Carmen vivía bien, pero si hubiera tenido alguna desgracia dejaba a la voluntad de José cómo repartir el dinero de la forma más razonable. Excepto 500 pesetas que debían ir a su patrona de la calle Fermín Salvochea, a la que debía algún atraso y por las atenciones que había tenido con él cuando estuvo enfermo. A otro hermano, Luis, profesor de Matemáticas al servicio de los Padres jesuitas en Málaga, le dejaba los libros de Matemáticas. Como para Rafael, telegrafista en Cartagena, los de Electricidad, Mecánica, Problemas y Telegrafía. Si alguno de los dos hubiera muerto el superviviente heredaría todos. Si hubieran desaparecido los dos, deseaba que los libros fueran al Colegio de Guardias Jóvenes «Infanta María Teresa» de Madrid y al colegio de Huérfanos de Telégrafos. La ropa y la cama que tenía se las dejaba a la patrona de la casa donde dormía y el baúl y la maleta para su hermana Dolores que residía en Málaga. Terminaba asegurando que había sido concejal muy poco tiempo. Que creía que no había perjudicado a nadie, ni herido sentimiento político o religioso de persona alguna. Aún así, si alguien se consideraba agraviado pedía su perdón, pues nunca había sido esa su intención. Era amigo de un sacerdote, don Pedro, que iba mucho a la calle Cervantes. Le presentaba sus respetos y las mismas protestas que le presentó cuando quemaron varios edificios religiosos. Unas protestas profundamente sentidas.

El asesinato

47Con el testamento de Martínez Jurado termina la instrucción propiamente dicha. Lo que siguen son diversas providencias y escritos de las autoridades judiciales golpistas entre Sevilla y Cádiz. La primera, el 1 de octubre, cuando el concejal ya había sido asesinado, es del instructor en la que ordena que, por haber recibido orden de la autoridad militar de la plaza, entregaba el procedimiento al Juzgado Permanente. Antes de que acabara el mes, el nuevo instructor, Ángel Fernández Morejón, envió un escrito al Auditor en Sevilla en el que le informaba de que al investigar el hecho origen de las actuaciones, recordemos que José Mercedes había estado la tarde del 18 de julio en el Gobierno Civil, se habían descubierto otros que podían encajar en el delito de rebelión militar. Demostrada la falsedad de la acusación contra Mercedes, analizaba la actuación de Martínez Jurado en la que sí veía indicios de delito.

48Casi un año permaneció la instrucción en Sevilla hasta que, a finales de agosto de 1937, el nuevo juez golpista en Cádiz, Nicolás Chacón Manrique de Lara, recibió la Causa con la orden de que informara «de forma fehaciente la actual situación y paradero de los encartados». Lo primero que hizo Chacón fue preguntar al Gobernador Civil si a Martínez Jurado le había sido aplicado el bando de guerra. La respuesta fue la habitual en estos casos: en la Delegación de Orden Público no había antecedentes de Martínez Jurado pero que según noticias adquiridas sabían que le fue aplicado. Una fórmula estereotipada para mostrar ignorancia de algo que se conocía muy bien. Martínez Jurado, desde su detención en septiembre del año anterior, siempre había estado bajo custodia de las autoridades golpistas y ellas eran las responsables de lo que le hubiera ocurrido. El cadáver de Martínez Jurado había sido encontrado en la playa de la Victoria, por donde se había escondido unas semanas antes, el 30 de septiembre y enterrado en el cementerio de Cádiz. Como su compañero Servando López de Soria que, aunque sobrevivió unos días más, también fue asesinado el 16 de octubre. En este caso no figura su inhumación en el cementerio gaditano. Como Martínez Jurado, López de Soria estaba bajo la custodia militar golpista en el castillo de Santa Catalina, de donde fue sacado.

49Para ambos la muerte no significaba el final de nada. Al contrario, el comienzo de una historia de ninguneo y falsedades que tuvieron su primer acto con los expedientes de incautación de bienes por responsabilidades civiles que se les abrieron a ambos. Estas páginas pretenden, hasta donde es posible, reparar las personalidades de quienes no hicieron sino defender al régimen legítimo; hacer justicia con las mentiras que de ellos se dijeron y todavía perduran y, finalmente, restablecer la verdad de lo ocurrido. De esta forma se puede entender mejor porqué todavía hoy gran parte de los archivos sigan inaccesibles y, antes que la verdad histórica, permanezcan en vigor demasiados relatos propagandísticos de los golpistas.

Haut de page

Notes

1 Para las cabeceras periodísticas se pueden consultar sus ediciones de julio y agosto de 1936. De Alfonso Patrón de Sopranis, Burlando el bloqueo rojo. El primer salto del estrecho (julio de 1936), Jerez, Tipografía Jerez Industrial, 1940; Eduardo Juliá Téllez, Historia del movimiento liberador de España en la provincia gaditana, Cádiz, Cerón, 1944; Antonio Garrachón Cuesta, De África a Cádiz y de Cádiz a la España Imperial, Cádiz, Cerón, 1938; José de Mora Figueroa, Datos para la historia de la Falange gaditana, 1934-1939, Jerez, Gráficas del Exportador, 1974.

2 Sobre la incorporación de López Pinto a la conspiración tras su llegada a la ciudad en marzo de 1936, Joaquín Gil Honduvilla, Militares y sublevación. Cádiz y provincia 1936. Causas, personajes, preparación y desarrollo, Sevilla, Muñoz Moya, 2013, p.131-155.

3 Aunque es un tema todavía por estudiar, al menos se puede asegurar ese número. Una relación de sus nombres en José Luis Gutiérrez Molina, La Justica del Terror. Los consejos de guerra sumarísimos de urgencia en Cádiz en 1937, Cádiz, Mayo, 2014, p. 28 y 29, nota 28.

4 Para esta cuestión se puede consultar las crónicas del Diario de Cádiz del verano de 1936 y la bibliografía citada en la nota 1. La digitalización de una serie de fotografías sobre lo ocurrido en Cádiz por la Biblioteca Nacional de España dio lugar a algunos escritos que inciden esta idea, aunque con algunas matizaciones. Por ejemplo, José Antonio Hidalgo, «Las imágenes ocultas de la tragedia del 36», Diario de Cádiz, 3 de junio de 2018. Joaquín Gil Honduvilla presenta las órdenes gubernamentales de recogida de armas en una armería como «asalto» en un contexto de «disturbios callejeros» en su tesis doctoral Desde la proclamación de la República al 18 de julio de 1936: el cambio de rumbo político en la II División Orgánica, Universidad de Huelva, 2009, p.632-633 y 638.

5 La declaración de Mariano Zapico en el Procedimiento Sumarísimo 86/36, folio 23v. en el Archivo Histórico del Tribunal Territorial Militar Segundo, Sevilla (en adelante AHTTMSS), Legajo 138/5009 del Fondo 8000.

6 Antonio Garrachón Cuesta, De África a Cádiz…, op.cit., p. 94-97.

7 José Aquiles Pettenghi Lachambre, Detrás del silencio: el trágico destino de los gobernadores civiles de Cádiz, Cádiz, Artepick, 2007, p. 156, nota 356.

8 Sobre la historia de la que había sido la tercera emisora creada en el país se puede consultar José Antonio Hidalgo, El sonido de un siglo. Historia de 75 años de la radio en Cádiz, Cádiz, Ingrasa, 2000.

9 José Luis Millán Chivite, Historia de Cádiz. Siglo XX. Del Cádiz hundido al Cádiz que resurge, Madrid, Silex, 1993.

10 Miguel García Díaz, «58º aniversario del inicio de la guerra civil en Cádiz. La historia de Antonio “El Malagueño”, una víctima del 18 de julio», Diario de Cádiz, 18 de julio de 2004. He analizado este texto en José Luis Gutiérrez Molina, «Sobre el intento de exterminio del anarcosindicalismo gaditano por los sediciosos de julio de 1936», Revista Germinal, Madrid, nº 9, 2012, p. 85-108.

11 Causa 91/36 instruida por presunto delito de insulto de obra a fuerza armada. 1.8.1936. En AHTTMSS Legajo 141/5188.

12 El primero en AHTTMSS, Causa 130/36 Legajo 128/4341. El segundo en AHTTMS, Causa 162/36, Legajo 185/8219. Fueron varios los procedimientos abiertos contra las autoridades y Milagros Rendón y sus compañeros, que terminaron con los asesinatos de todos ellos, salvo Antonio Delgado que logró escabullirse. Por citar un par de ellos tenemos el del guardia de Asalto Cesáreo López Corredera, PSU 132/37 (AHTTMSS, Legajo 1132/29345) y la Causa 734/36 (AHTTMSS, Legajo 111/3239) abierta contra Antonio Gurrea Díaz. Otro, en el que también apareció de refilón, es el del procedimiento abierto por los actos de resistencia ocurridos en Extramuros, incluido el incendio de la iglesia de San José.

13 Apenas unas breves referencias a su persona y asesinato eran conocidas. Tampoco nos sitúa al personaje Moisés Camacho Ortega en su trabajo La Agrupación Socialista de Cádiz (1931-1936), Cádiz, PSOE-Fundación Alfonso Perales, 2015.

14 Archivo Histórico Municipal de Cádiz, Libro 10421, año 1936, p.158v–286.

15 Joaquín Gil Honduvilla, Militares y sublevación…, op. cit., p. 131-206.

16 A falta de un trabajo en profundidad en la actualidad, las mayores referencias sobre la represión golpista en la ciudad son las de Alicia Domínguez Pérez, El verano que trajo un largo invierno, Cádiz, Quorum, 2005 y José Luis Gutiérrez Molina, La Justicia del Terror…, ya mencionado más arriba. En la actualidad, según un estudio que estoy realizando, se puede asegurar que, al menos, fueron unas 700 las personas asesinadas en la ciudad. Cádiz, que tenía por esos años unos 70.000 habitantes.

17 Sobre la represión franquista de los ediles gaditanos se pueden consultar Rubén Benítez Aragón, Santiago Moreno Tello y Jesús Núñez Calvo, «Manuel de la Pinta Leal, el último alcalde de la Segunda República en Cádiz», en Santiago Moreno Tello (editor), La destrucción de la democracia: Vida y muerte de los alcaldes del Frente Popular en la provincia de Cádiz, Sevilla, Junta de Andalucía, 2012, p. 341-386 y José Luis Gutiérrez Molina, «La Justicia del Terror y la represión del Ayuntamiento de Cádiz en los años 1936-1937» en http://www.todoslosnombres.org/sites/default/files/documento771_0.pdf. Próximo a aparecer está un estudio en el que se estudia la represión sobre los trabajadores municipales.

18 Tal como declaró, Camino había sido trasladado en febrero a Canarias. El diputado Suárez seguramente sería Eduardo Suárez Morales, diputado canario, antiguo militante del PSOE, en 1936 en el PCE y asesinado el 6 de agosto de 1936.

19 AHMC, Cementerios de la Bahía de Cádiz Sociedad Anónima (Cemabasa, empresa inter-municipal que se encarga de la gestión de los cementerios de Cádiz, San Fernando y Chiclana), Enterramientos del cementerio de San José de Cádiz. Libro 1936.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Luis Gutiérrez Molina, « La necesidad de la memoria y el estudio histórico. El caso de la emisora Radio Cádiz y la resistencia al golpe de Estado el 18 de julio de 1936 », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne],  | 2020, mis en ligne le 17 décembre 2020, consulté le 09 mars 2021. URL : http://journals.openedition.org/ccec/10382 ; DOI : https://doi.org/10.4000/ccec.10382

Haut de page

Auteur

José Luis Gutiérrez Molina

Grupo de Estudios Historia Actual (GEHA), Universidad de Cádiz

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Université d'Angers
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search