Navigation – Plan du site

AccueilHors série des CCECHommage à Brigitte Magnien et à M...Contributions sur l'Espagne conte...Escritura y lucha armada en la po...

Contributions sur l'Espagne contemporaine

Escritura y lucha armada en la posguerra española: ¡Tortura! (1949)

Écriture et lutte armée dans l’après-guerre espagnole: ¡Tortura! (1949)
Writing and armed struggle in the Spanish Post Civil War: ¡Tortura! (1949)
Mercedes Yusta Rodrigo

Résumés

Cet article se propose d’analyser un roman inédit, rédigé par un guérillero antifranquiste appartenant à l’Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón pendant son séjour dans le maquis. Le roman, intitulé ¡Tortura!, est à la fois un exemple d’écriture populaire et prolétaire, dans la veine de la littérature popularisée par des collections telles que La novela ideal, et un témoignage de l’expérience des guérilleros antifranquistes, racontée dans le feu de l’action. La lecture et l’analyse de ce document exceptionnel nous permet ainsi d’accéder à la subjectivité d’un guérillero antifranquiste à travers le filtre de la fiction littéraire.

Haut de page

Texte intégral

Una novela inédita escrita en la guerrilla antifranquista

  • 1 Sobre esta guerrilla pueden leerse, entre otros, Secundino Serrano, Maquis. Historia de la guerrill (...)

1El fin de la guerra civil española (1936-1939) y la definitiva victoria del bando franquista no conllevaron el final de los enfrentamientos armados en el suelo español. Durante más de una década, hasta entrados los años cincuenta, varias organizaciones guerrilleras de signo republicano siguieron luchando contra la dictadura de Franco en diferentes regiones de España, principalmente en zonas rurales y montañosas. El Partido Comunista de España encuadraba a una buena parte de estas formaciones guerrilleras y la dirección del partido, desde su exilio francés y soviético, desarrolló un amplio aparato político y propagandístico para dar al combate de los guerrilleros antifranquistas el carácter de un movimiento de resistencia nacional contra la dictadura, comparable a las resistencias contra la ocupación nazi o italiana que se habían desarrollado en varias naciones europeas durante la Segunda Guerra mundial1.

  • 2 Cit. en Francisco Aguado Sánchez, El maquis en España: Su historia. Madrid, Librería Editorial San (...)
  • 3 Secundino Serrano, Maquis…,op. cit., p. 377-383.
  • 4 Sobre la historia de la AGLA, ver Fernanda Romeu, Más allá de la utopía. La Agrupación Guerrillera (...)

2Si bien los propósitos del pce nunca se alcanzaron y el movimiento de resistencia armada contra el franquismo no llegó a tener un carácter verdaderamente nacional, lo cierto es que esta guerrilla armada representó una amenaza real para los dirigentes franquistas en un momento en el que la credibilidad internacional de la dictadura, cuyos lazos con los regímenes fascistas vencidos en 1945 habían sido muy evidentes, estaba puesta en entredicho. En palabras del Director General de la Guardia Civil Camilo Alonso Vega, al dejar su cargo en 1954, « el maquis », nombre con el que en los años 50 se comenzó a designar a esta guerrilla dándole un sentido despectivo, « [...] perturbaba las comunicaciones, desmoralizaba a las gentes, destrozaba nuestra economía, quebrantaba nuestra autoridad y nos desacreditaba en el exterior »2. Según las estimaciones de diferentes autores, entre 6.000 y 8.000 combatientes pudieron formar parte de los grupos armados que se constituyeron en diferentes zonas de España entre 1942, fecha de la fundación de la Federación de Guerrillas de León-Galicia, y 1946, año de creación de la que sería la agrupación guerrillera más nutrida y potente del territorio peninsular: la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón (agla)3. La dirección del Partido Comunista de España consideró a esta última como su organización de resistencia más potente y representativa y le dedicó una atención especial, en particular a través de un contacto y control permanentes mediante una red de enlaces que comunicaban a los guerrilleros con el Comité Central. La agla también fue objeto de una constante propaganda, que la convertía en el « buque insignia » de la resistencia antifranquista4.

  • 5  Archivo Histórico del PCE, Movimiento Guerrillero, caja 106, carpeta 3/6.
  • 6 Los datos biográficos de Juan Ramón Bea Martin en Salvador J. Cava, Los guerrilleros de Levante y A (...)

3El propósito de estas páginas es analizar un testimonio procedente de esta agrupación guerrillera cuya particularidad es la de ser un texto literario de ficción, escrito por un guerrillero de la AGLA durante el tiempo de su estancia en el monte. Se trata de una novela inédita titulada ¡Tortura!, cuyo original, una libreta con 67 páginas manuscritas, se encuentra custodiado en el Archivo del Comité Central del pce, en Madrid5. El texto, cuyo subtítulo indica que se trata de « Un libro escrito en las guerrillas », lleva la fecha de 1949 y está firmado por « Núñez », pseudónimo del guerrillero y militante comunista Juan Ramón Bea Martín, originario del pueblo de Rubielos de Mora y muerto en la guerrilla, ejecutado por sus propios compañeros, en 19516. La lectura nos revela un texto de ficción que se sitúa en un terreno intermedio entre la « Novela proletaria », género muy popular en la España de los años 20 y 30, la novela rosa y el testimonio, pues podemos sin duda afirmar que « Núñez » utilizó sus propias experiencias en el seno de la guerrilla para armar los mimbres de su ficción literaria.

  • 7 Núñez¡Tortura!, p. 9. La paginación corresponde a la transcripción del manuscrito.
  • 8 Núñez¡Tortura!, p. 8.

4¡Tortura! consta de 65 páginas manuscritas a doble columna, además de un prólogo de dos páginas. En ella se narra la historia de la joven María Rosa, campesina de un pueblo de Teruel no identificado en el texto, pero situado probablemente en la zona del Maestrazgo y designado con la inicial N…. María Rosa, « la muchacha más fina y más guapa del pueblo »7, cuya familia había sido represaliada por ser de izquierdas (su hermano fue ejecutado por los falangistas al comienzo de la guerra civil), se ve obligada a casarse con el jefe local de Falange, apodado « el Catalán », que junto con sus esbirros de la llamada « escuadra de la goma » aterroriza a la población de la comarca. Repudiada por sus padres, que consideran que ha traicionado « a su clase y hasta a su raza »8, María Rosa es maltratada de palabra y de obra por su odioso marido, un hombre brutal, violento y sádico. Tras un encuentro casual en el bosque con dos guerrilleros antifranquistas, María Rosa comienza a actuar como enlace del grupo de resistencia y, finalmente, se convierte ella misma en una valerosa resistente comunista bajo el nombre de guerra de « Violeta ». Durante su etapa como enlace la muchacha se enamora del guerrillero González, descrito como un hombre joven, sensible y culto en el que no es improbable ver un trasunto del autor, siendo correspondida por éste. Sin embargo, ambos renuncian a su amor porque piensan que puede perjudicar a la causa antifranquista: para un verdadero comunista, los intereses del Partido están muy por encima de los deseos individuales. « Violeta », que se ha convertido en una mítica dirigente de la resistencia, es capturada, encarcelada y torturada por los franquistas al final de la novela y el narrador deja presagiar su muerte; el final sin embargo es feliz, puesto que el pueblo de María Rosa / « Violeta » se ve finalmente liberado por los guerrilleros del grupo de falangistas que lo aterrorizaban.

  • 9 David Arroyo, Guerrilla Narratives in Spanish Contemporary Culture, PhD Dissertation, University of (...)

5A pesar de su indudable interés como testimonio de la subjetividad de un combatiente de la guerrilla, redactado además en el curso de la acción – y no a posteriori como suele ser habitual –, el texto de « Núñez », sin duda conocido por varios historiadores (alguno de los cuales cita su existencia de pasada), no ha merecido hasta el momento ningún estudio. Sin duda, su carácter ficcional ha llevado a desecharlo como testimonio fiable de la lucha antifranquista. Sin embargo, siguiendo a David Arroyo, podemos considerar este texto como un medio privilegiado de analizar la forma en la que se construyó la subjetividad de los guerrilleros, sus imaginarios ideológicos y militantes o la autopercepción de su propia lucha, libre de los filtros de la representación alternativamente ideologizada o desideologizante, tanto de la dictadura franquista como de una gran parte de la literatura testimonial e historiográfica posterior. En palabras de David Arroyo, « Penetrar en la subjetividad de los guerrilleros, en su lenguaje, en sus proyectos, en sus pasiones y en los paroxismos de su experiencia implica entrar en aquello que se halla excluido de la representación y que no está sobredeterminado por los mecanismos de representación del Estado »9. El texto de ¡Tortura!, escrito desde el centro mismo de la acción para, como lo proclama su autor, dar testimonio del sentido profundo de la lucha contra la dictadura, es un testimonio de incalculable valor para recuperar esta subjetividad combatiente.

El máuser y la pluma: escribir en la guerrilla

6Según consta en el prólogo del manuscrito, fechado en enero de 1949, la novela ¡Tortura! habría sido escrita por « Núñez » en las montañas de Levante: podemos interrogarnos acerca de la motivación que llevó a este guerrillero, que era un hombre de acción puesto que hay constancia de su participación a numerosas acciones armadas, a tomar la pluma para escribir una historia a medio camino entre el testimonio y el folletín, entre la novela realista y la novela rosa. El propio autor, en una nota preliminar titulada de forma significativa « A los españoles de la emigración », deja constancia de esa paradójica alternancia entre el máuser y la pluma, entre la escritura y la acción revolucionaria:

  • 10 Núñez¡Tortura!, p. 5.

Más de una vez he tenido que guardar aprisa las cuartillas, para protegerlas de la lluvia o de la nieve; en muchas ocasiones me he visto obligado a suspender la escritura, porque la mano se me helaba al contacto con la pluma; siempre con el fusil al alcance de la mano, en más de una ocasión he tenido que guardar la pluma y empuñarlo rápidamente, para contestar a las agresiones de los sicarios del franquismo, que venían a por nuestras vidas10.

7El propio título de esta nota preliminar indica cuál es la motivación para escribir lo que su autor califica de « pobre ensayo » (tal vez para soslayar la cuestión de la relación, en su texto, entre realidad y ficción): el objetivo del libro es describir la situación vivida en la España franquista, dejar testimonio para que los españoles del exilio sepan que la lucha contra el franquismo continúa y, de este modo, contrarrestar la propaganda franquista y ayudar a mantener la fe y la confianza en la victoria final. « Núñez » es consciente de las limitaciones de su proyecto, debidas a sus propias carencias como escritor: « Pero tened en cuenta que quien lo ha escrito no es un intelectual ni un académico; es simplemente un guerrillero ». Pero en ese « simplemente un guerrillero » radica el valor testimonial de su texto. De este modo, si esta narración merece un estudio no es tanto por su calidad literaria, sino como un objeto de historia cultural que pone de manifiesto una práctica de escritura ligada a una situación de resistencia armada que prolongaba la lucha revolucionaria comenzada el 19 de julio de 1936, como respuesta al golpe de Estado militar que desencadenó la guerra civil española.

  • 11 Armando Recio García, Propaganda de la guerrilla antifranquista (1939-1952). Tesis Doctoral. Univer (...)

8Las guerrillas antifranquistas de posguerra se presentaban como la encarnación del « pueblo en armas »: los guerrilleros se consideraban a sí mismos como la vanguardia de una revolución que la victoria franquista de 1939 había dejado inacabada. Desde la dirección del Partido Comunista de España en el exilio, pero también desde el interior mismo de la guerrilla, se elaboraron una serie de discursos que apoyaban esa condición de vanguardia armada del pueblo que los guerrilleros aspiraban a encarnar. Diferentes prácticas de escritura, que iban desde el panfleto de propaganda hasta la narración de ficción, cristalizaron este esfuerzo discursivo de construcción de una identidad política antifranquista y revolucionaria11. ¡Tortura! puede leerse como parte de este esfuerzo, a la vez individual y colectivo, con el interés añadido de ser la única narración de estas características escrita desde el interior mismo de la acción armada que se ha localizado hasta el momento.

9Las labores de propaganda eran una parte sustancial del combate emprendido por las guerrillas antifranquistas contra un enemigo mucho más fuerte y poderoso. Evidentemente el objetivo de la guerrilla no era, no podía serlo, derrotar militarmente al franquismo: la estrategia que trataba de desarrollar el pce mediante la acción armada de las guerrillas consistía en, por un lado, hostigar a las fuerzas del orden para mantener una actividad de resistencia que pudiese facilitar la intervención, al menos política y diplomática, de las potencias democráticas; y por otro lado, favorecer una insurrección popular que sensibilizase al mundo acerca de la situación de opresión vivida por el pueblo español. Es posible que ciertos mandos comunistas creyesen sinceramente que un levantamiento de este tipo podría acabar provocando la caída de la dictadura; en todo caso, la sensibilización de la población a la lucha antifranquista fue una de las misiones cruciales que se encargó a las agrupaciones guerrilleras, mediante el desarrollo de una intensa labor de propaganda. La importancia que se dio a esta función puede medirse por la insistencia con la que este tema aparece en los estatutos y documentos que regulaban la actividad de los guerrilleros:

  • 12 Manual de orientación política-militar del Ejército Guerrillero de Andalucía. Consejo de Guerra 443 (...)

Nuestra propaganda es nuestra voz y nuestras ideas que se transmiten de unos a otros de una forma rapidísima. Ella nos crea simpatizantes, amigos y colaboradores. Ella también enmienda errores y deshace mentiras sembradas por los falangistas y sus lacayos. Nuestra propaganda refuerza y alienta a millares de hombres y mujeres a la lucha que aún con un sentimiento profundo antifranquista, no participan activamente por no saber cómo hacerlo12.

  • 13 Jesús Yzcaray, Las guerrillas de Levante, Mundo Obrero, 1947.
  • 14 En el Archivo Histórico del PCE hemos localizado varios relatos cortos inéditos, probablemente escr (...)

10La mayor parte de las agrupaciones guerrilleras poseían un órgano de prensa y en algunos casos, como en la agla, los guerrilleros poseían en los campamentos una imprenta rudimentaria o aparato ciclostil que les permitía realizar modestas tiradas de sus periódicos y octavillas. Parte de los contenidos de los periódicos guerrilleros se redactaban en el monte; además de comprender noticias y consignas políticas, estos textos podían consistir en ocasiones en narraciones breves ficcionalizadas que ponían en escena la lucha de los guerrilleros. Un ejemplo de este tipo de narraciones es el conjunto escrito por el periodista Jesús Yzcaray, 30 días con los guerrilleros de Levante, una serie de artículos aparecidos en el periódico Mundo Obrero a lo largo de 1947 (y posteriormente publicados en forma de libro) en los que narraba su estancia entre los guerrilleros y las acciones de éstos13. Pero poco a poco también van apareciendo en los archivos muestras de una actividad literaria llevada a cabo por los propios guerrilleros14.

  • 15 Brigitte Magnien (ed.), Hacia una literatura del pueblo: del folletín a la novela, Barcelona, Anthr (...)
  • 16 Marisa Siguán Boehmer, Literatura popular libertaria. Trece años de « La novela ideal » (1925-1938)(...)
  • 17 Léon Trotsky, Literatura y revolución, Madrid, M. Aguilar, 1930; Victor Serge, Littérature et révol (...)

11Una de las hipótesis de esta investigación es que estas prácticas de escritura por parte de algunos combatientes guerrilleros antifranquistas no solamente responden a las necesidades de la propaganda comunista en el marco de la resistencia antifranquista, sino que también están fuertemente influenciadas por la popularidad, en particular entre las clases populares y obreras, del género de la novela corta, sobre todo de un tipo de narración popularizada por colecciones como « El Cuento Semanal » o « La Novela Ideal »15. En este tipo de narraciones la ficción estaba al servicio de la transmisión de un mensaje ideológico, sobre todo presente en la colección « La Novela Ideal ». Dicha colección fue publicada por La Revista Blanca, proyecto cultural de carácter anarquista, entre 1925 y 1938, y alcanzó un éxito considerable, con tiradas que oscilaron entre los 10.000 y los 30.000 ejemplares. Se trataba de un proyecto literario cuyo propósito era, según sus impulsores, « […] interesar, por medio del sentimiento y de la emoción, en las luchas para instituir una sociedad sin amos ni esclavos, sin gobernantes ni gobernados »16. Concretamente, el propósito que unía los 600 títulos publicados en « La Novela Ideal » era reflejar « episodios de las vidas luchadoras en pos de una sociedad libertaria », de forma sencilla y con un mensaje optimista. « La Novela Ideal » era, por tanto, un proyecto genuinamente libertario, que ofrecía un espacio a un tipo de literatura popular, no profesional, que al tiempo que reflejaba los gustos populares difundía entre los lectores un mensaje de emancipación. Una literatura, por tanto, con una vocación claramente pedagógica, opuesta al proyecto de una literatura socialista más exigente desde un punto de vista literario y estético que defendían los grandes teóricos marxistas como Trotsky o Victor Serge.17

  • 18 Marisa Siguán Boehmer, Literatura popular…, op. cit., p. 14.

12Según Marisa Siguan Boehmer, muchas de las novelas publicadas en « La Novela Ideal » eran « Novelas rosa » de mero consumismo: a pesar del rechazo de las formas de la literatura burguesa, finalmente estas novelas proletarias acabaron adoptando los mismos códigos genéricos, en aras de una mayor eficacia divulgadora. Su objetivo, en efecto, según esta autora, era « exponer con toda claridad, sin complejidades ni sombras, un Ideal fundamentalmente moral, expresado en términos de bondad y abnegación en lucha siempre contra la maldad y la corrupción »18. Algunas características comunes a muchas novelas de la colección son la primacía del medio rural, la utilización de lo que podríamos denominar « un realismo ingenuo » y el predominio de protagonistas femeninas. Características todas ellas que también encontramos en la obra objeto de nuestro análisis, la cual hubiese podido figurar sin grandes problemas en la colección.

13¡Tortura! parece estar fuertemente inspirada por el modelo de « La Novela Ideal »: varias novelas de la colección presentan fuertes similitudes con la obra de « Núñez » y podrían haber sido sus fuentes de inspiración. Como las novelas de la colección anarquista, ¡Tortura! es una novela « rosa » y presenta un fuerte parentesco con el folletín, pero su propósito no es el mero entretenimiento sino la transmisión de un mensaje político. De esta manera, Tortura! responde perfectamente al cahier des charges de la Novela Ideal: en ella el realismo cumple un propósito político, al reflejar una realidad que se pretende describir para denunciar y mover a la acción; la acción es fuertemente moral y ejemplificadora; los personajes reflejan una concepción maniqueísta del mundo social; la historia romántica entre la campesina María Rosa y el guerrillero González, que sirve de hilo conductor a la trama, viene a ser finalmente un pretexto para hacer avanzar ésta, y acaba siendo descartada para hacer prevalecer el compromiso político de los personajes, que les lleva a renunciar a su amor de forma altruista para no perjudicar la lucha.

14¡Tortura! es, en cierto modo, la prueba de la transversalidad de un fenómeno a la vez político y cultural, situado en la intersección de una práctica de escritura popular y autodidacta y de una utilización de la ficción con fines de propaganda y transmisión ideológica. No se trataría, por tanto, de un fenómeno exclusivamente anarquista, sino que los militantes comunistas también se sirvieron de este tipo de práctica literaria para reflejar su propia Weltanschauung o visión del mundo, concretamente de la acción militante y revolucionaria. En el caso de ¡Tortura!, su especificidad reside además en la conjunción entre la experiencia vital de su autor y la temática tratada en sus páginas. Según la nota preliminar, ¡Tortura! sería un testimonio, apenas ficcionalizado, de las vivencias de un campesinado sometido a la dictadura franquista en sus concretas manifestaciones locales, y de la lucha de los guerrilleros por la liberación de España. Tenemos razones para pensar que « Núñez » se sirvió de su propia experiencia vital para elaborar su retrato de los guerrilleros y en particular del protagonista masculino, el guerrillero-estudiante González, probable alter ego del autor.

Entre testimonio y ficción

15Uno de los motivos del interés de ¡Tortura! es su carácter testimonial, aunque pasado por el tamiz de la ficción. Ya hemos indicado que, en su nota preliminar, el autor de ¡Tortura! declara explícitamente su voluntad de dejar testimonio de los acontecimientos en los que ha tomado parte, así como el propósito realista de su proyecto literario. La pretensión de su novela sería, de este modo, reflejar la realidad vivida en la España de Franco:

  • 19  Núñez¡Tortura!, p. 5.

El que más y el que menos –si es digno y honrado– que ha vivido en España desde los negros días de Casado, ha conocido las detenciones y las torturas, ha pasado por veinte cárceles, ha oído las descargas de los pelotones de ejecución, y puede escribir no una sino cien novelas, sin añadir ni quitar una letra a la realidad19.

  • 20 Enrique Lynch, La lección de Sheherezade. Barcelona, Anagrama, 1987, p. 13. Citado en Silvia Rossan (...)
  • 21  Núñez¡Tortura!, p. 5.

16El pacto que « Núñez » establece con los lectores, por tanto, está basado en la verosimilitud de su relato; no se trataría exactamente de un pacto ficcional, o en todo caso es un pacto ficcional que prolongaría la credulidad que la obra literaria exige al lector más allá del acto de lectura. No es que el autor pida al lector que crea que los acontecimientos que narra sucedieron exactamente de esa manera; se trata de que el lector piense que podrían haber sucedido de esa manera. No hay duda de que ¡Tortura! reviste todas las formas de la literariedad: el relato se plantea desde el punto de vista de un narrador omnisciente, la acción está estructurada en capítulos que incluyen cambios de escenario y saltos temporales, hay un trabajo sobre el lenguaje en las descripciones y en los diálogos, la forma misma del relato se inserta en una tradición literaria preexistente. Pero ello no significa que, en ¡Tortura!, la ficción no sea capaz de transmitir una verdad: siguiendo a Enrique Lynch, « [r]econocer la naturaleza narrativa y ficcional de las historias no implica abandonar la voluntad de verdad. Por el contrario: invita a comprobar cómo la verdad se disemina en innumerables cuentos »20. « Núñez »No pretende que leamos su narración como una sucesión de hechos reales; sin embargo sí designa como reales a sus personajes: « Los personajes que aparecen en él son de carne y hueso: así actúan, así piensan »21. « Núñez » está diciendo con ello que en la España franquista existen mujeres a la vez frágiles y valientes como María Rosa, falangistas despiadados como « El Catalán », guerrilleros heroicos y sensibles como Simeón y González, y que la ficción literaria no es sino una forma, probablemente más eficaz que otras, de transmitir la historia real de la lucha del pueblo español por su liberación; una forma también, quizás, impuesta por un contexto de clandestinidad y resistencia que exige disfrazar la verdadera identidad de los protagonistas, del mismo modo que el propio autor firma su texto con su pseudónimo de guerra, « Núñez ».

  • 22 Núñez¡Tortura!, p. 7.
  • 23 Núñez¡Tortura!, p. 8.
  • 24 Agradezco al escritor José Giménez Corbatón, cuya familia vivía en la central eléctrica de Ladruñán (...)
  • 25 En ¡Tortura! leemos que «La voladura de la central eléctrica por los guerrilleros tuvo extraordinar (...)

17Así, aunque la narración tomada en su conjunto es una ficción, « Núñez » disemina en su relato huellas de su propia experiencia en la guerrilla y de su conocimiento de la sociedad rural turolense, que Juan Ramón Bea Martín, originario de un pueblo de la zona, conocía bien. El relato se abre así sobre el paisaje sonoro de las campanas anunciando la boda de María Rosa, escuchadas por « un labrador harapiento, flaco, que arrastra una esquelética yunta por las afueras del pueblo, camino de la labor »22. Unas pinceladas impresionistas describen « un pueblo bajo la dominación franquista » representada por la figura imponente de la iglesia, « enorme edificio de gruesas paredes que resiste impávido los ataques del tiempo, mientras las miserables chozas que sirven de casas están agrietadas y semihundidas, muestran agujeros para dar paso al viento y a la nieve »23. Pero las descripciones dejan rápidamente paso a la narración y, sobre todo, al dialogo, que ocupa una parte muy importante de la obra dándole en ciertos momentos un aire de texto teatral. El propósito realista se refleja en particular en el habla de los personajes, que incluye la reproducción del dialecto andaluz hablado por uno de los guerrilleros – cuyo nombre de guerra, « Arrusa », hace tal vez alusión al torero mexicano Carlos Arruza, sobrino del poeta León Felipe y muy popular en la España de los cuarenta24. Algunos acontecimientos reales de los combates que tuvieron lugar en la zona también se introducen en la ficción; así, la voladura de una central eléctrica parece directamente inspirada de varios atentados en centrales eléctricas que se llevaron a cabo entre 1946 y 1948, como también el asalto a un campamento de guerrilleros por parte de la Guardia Civil, aunque en ambos casos el desarrollo de los hechos, en particular los resultados en cuanto a víctimas entre las fuerzas del orden, fue muy diferente25. En cierto modo, « Núñez » parece servirse de la ficción literaria para reescribir la historia y ganar las batallas que en 1949, año en que está fechado el texto, la guerrilla estaba perdiendo irremisiblemente.

18Pero lo que interesa en particular al autor de ¡Tortura! es dejar constancia del carácter de la lucha de los guerrilleros y de la represión contra la que combaten y a la que se enfrentan cotidianamente. La caracterización moral de los personajes toma una dimensión particularmente importante, teñida de un maniqueísmo que es común a la producción literaria sobre la guerrilla antifranquista elaborada desde los dos bandos en conflicto, en particular en los años 1950. Así, el primer encuentro de María Rosa con dos guerrilleros en el bosque (uno de los cuales es el protagonista González) da pie a una encendida descripción, entre mitificada y romántica, de los guerrilleros como legendarios héroes del pueblo:

  • 26 Núñez¡Tortura!, p. 25.

¡Aquellos dos hombres eran dos guerrilleros! ¡Dos de esos hombres esforzados, audaces, que hacían ir de cabeza a los falangistas y guardias civiles con sus acciones heroicas y atrevidas; que se esfumaban como el humo y nunca se sabía dónde paraban! Dos de aquellos hombres que ya se habían convertido en historia y en leyenda, de los que se había hablado más en los últimos años que de cualquier otro tema de interés. No había una conversación que no los nombrara. Los amigos, por lo que los admiraban; los enemigos, por lo que los temían; aquellos, relatando sus acciones, embelleciéndolas con arte, poesía; estos, inventando bulos y falsas noticias en un vano intento de desprestigiarlos.
¡Dos guerrilleros26!

19Por contraste, los miembros de la « escuadra de la goma » aparecen como el exacto reverso de los guerrilleros: criminales, sádicos, cobardes, repulsivos físicamente hasta llegar a la caricatura:

  • 27 Núñez¡Tortura!, p. 14.

El llamado « Tuerto » es el alguacil. Un tipo tan repugnante como sus compinches. Un asqueroso ojo vacío suelta continuamente una gota viscosa que se queda allí, pegada, unos instantes, y luego rueda para caer con frecuencia dentro del vaso27.

  • 28 Sobre la literatura inspirada por la guerrilla, ver Mari Carmen Moreno-Nuño, «Criminalizing Maquis: (...)

20En este sentido, el texto de « Núñez », escrito en 1949, es una obra precursora que avanza toda una serie de ideologemas y topoï que se desarrollarán en obras posteriores28. A falta de estudios detallados sobre la circulación de obras e ideas entre el interior y el exilio durante los años de la posguerra, podemos avanzar que en el seno de la oposición antifranquista circulaban por diversos canales informaciones y representaciones mentales acerca de la resistencia armada en el interior que cristalizaron en diferentes producciones culturales. Por tanto, ¡Tortura! formaría parte de un acervo común que compartía una serie de códigos y estereotipos para la representación de la guerrilla antifranquista. Salvando las enormes distancias en términos de calidad literaria, podemos establecer paralelismos entre esta novela y obras como Cumbres de Extremadura de José Herrera Petere, de 1938 y publicada de nuevo en México en 1945, o la de Luisa Carnés, Juan Caballero, comenzada en 1947 y publicada en 1953. Pero sobre todo, son sorprendentes los paralelismos temáticos que presenta ¡Tortura! con La niña guerrillera, obra dramática de José Bergamín publicada en el exilio mexicano en 1945, de los que me ocuparé en el siguiente epígrafe.

La figura revolucionaria de la mujer en armas

  • 29 La Revolución de octubre de 1934 había dado pie a un primer proceso de mitificación de una combatie (...)

21Una característica particular de ¡Tortura!, que la emparenta con La niña guerrillera de Bergamín y la diferencia del resto de la producción cultural sobre la guerrilla antifranquista escrita en los años cuarenta, cincuenta y sesenta, es el protagonismo femenino, en particular el hecho de representar una combatiente femenina. Esta figura de la mujer combatiente, aun siendo excepcional en el corpus literario inspirado por la guerrilla antifranquista, tiene una cierta tradición en la literatura española, sobre todo en relación con dos momentos históricos de protagonismo femenino en un escenario bélico: la Guerra de la Independencia contra las tropas de Napoleón Bonaparte (1808-1814) y las luchas antifascistas de los años treinta, en particular la Guerra Civil29.

  • 30 Benito Pérez Galdós, Episodios Nacionales. Primera Serie (I), ed. de Dolores Troncoso y Rodrigo Var (...)
  • 31 María Cruz Romeo, «Españolas en la guerra de 1808: heroínas recordadas», en Mercedes Yusta e Ignaci (...)

22En sus Episodios Nacionales, en particular en la primera serie que se ocupa de la Guerra de la Independencia, Benito Pérez Galdós había inmortalizado una serie de figuras históricas de mujeres que habían tomado parte de los combates contra los franceses: en particular, en el episodio Zaragoza, las zaragozanas Agustina de Aragón, Casta Álvarez, la condesa de Bureta y Manuela Sancho, y en El 19 de marzo y el 2 de mayo la madrileña Manuela Malasaña30. Estas figuras femeninas míticas de la Guerra de la Independencia, cuya elaboración literaria por parte de Galdós ha influenciado sin duda sus representaciones posteriores, serían movilizadas de nuevo en la Guerra Civil española por los dos campos en liza, pero muy particularmente por el campo republicano. Así, hasta su retirada de los frentes las milicianas fueron comparadas con nuevas Agustinas de Aragón y Manuelas Malasaña31.

  • 32 Sobre la construcción de un «panteón» de heroínas destinadas a las militantes comunistas ver Merced (...)

23La cultura política comunista, tanto durante la guerra como después de ella, elaboró un arquetipo de la militante comunista reutilizando los materiales discursivos procedentes de esta tradición de representación literaria de la mujer combatiente. Los ejemplos de las heroicas mujeres de la Guerra de la Independencia fueron constantemente evocados en las publicaciones y en la propaganda comunistas, muy especialmente en los periódicos destinados a las mujeres del Partido. Pero paradójicamente, el objetivo de la construcción de estos arquetipos militantes no era movilizar a las mujeres para el combate armado, puesto que durante la guerra el PCE se mostró opuesto a la presencia de mujeres en el frente y popularizó el eslogan « Los hombres al frente, las mujeres a la retaguardia », y tampoco en la posguerra animó a las mujeres a integrar los grupos guerrilleros (de hecho, las mujeres que participaron en estos grupos representaban menos del 10 % de los combatientes). Se trataba más bien de sensibilizar a las lectoras para que colaborasen a las tareas de la Resistencia desde sus tradicionales funciones femeninas (proporcionando a los grupos armados comida y apoyo), así como de provocar en los lectores, y sobre todo las lectoras, una suerte de « fervor comunista » semejante al fervor religioso32.

  • 33 Rosa Vilas, «Yo quiero ser guerrillera», Mujeres Antifascistas Españolas, n°19, marzo de 1948.

24Sin duda, estas tradiciones literarias y militantes han influido en la construcción literaria del personaje de María Rosa. Como las mujeres combatientes de la guerra de la Independencia, María Rosa es una hija del pueblo que acaba tomando las armas. Pero sobre todo, el personaje de María Rosa hace pensar en otras figuras femeninas de la propia tradición literaria y política comunista elaborada durante la guerra y, sobre todo, la posguerra. En la revista publicada en el exilio francés por la comunista Unión de Mujeres Españolas, titulada Mujeres Antifascistas Españolas, aparece publicado en marzo de 1948 un relato breve de la periodista Rosa Vilas titulado « Yo quiero ser guerrillera », ambientado en la guerrilla de Levante y cuya historia presenta varias similitudes con la de ¡Tortura!: el relato narra la historia de la joven Carmeta, que se unirá a los guerrilleros después de matar a un falangista que había intentado violarla. Como Carmeta, María Rosa también integrará definitivamente la lucha armada tras dar una paliza a su agresor y marido, cuya violencia contra la protagonista reviste también un carácter sexual33.

  • 34 José Bergamín, La Hija de Dios y la Niña Guerrillera, México, Imprenta Manuel Altolaguirre, 1945.
  • 35 Incluso su nombre es una ficción, puesto que en realidad se llamaba Manuela López Suarez. Ver Auror (...)

25Es interesante también poner de manifiesto las notables similitudes argumentales entre el texto de « Núñez »y la obra dramática de José Bergamín La niña guerrillera, publicada en el exilio mexicano en 1945 en un volumen doble que incluye otro drama también de ambientación rural, La Hija de Dios34. No sabemos si « Núñez » pudo leer la obra de Bergamín, puesto que ésta, editada en México y destinada sobre todo a ser representada, tuvo una difusión más bien confidencial y probablemente no circuló en la España de posguerra, donde de todas formas su difusión hubiese sido totalmente clandestina. Lo que parece más probable es que tanto « Núñez » como Bergamín compartiesen un fondo cultural común que incluso podría incluir referencias literarias concretas. En todo caso, el protagonismo femenino en sus obras resulta peculiar, sobre todo poniéndolo en paralelo con la realidad histórica de la guerrilla antifranquista, la cual, a diferencia de otras guerrillas antifascistas coetáneas, como la griega o la yugoslava, fue mayoritariamente masculina. No parece que la inspiración para estas figuras de guerrilleras proviniese de las escasas mujeres presentes en el monte, que en realidad han sido tratadas de manera más bien circunspecta por la memoria colectiva comunista. Significativamente, la figura femenina popularizada por la prensa comunista como arquetipo de la guerrillera antifranquista, la gallega Manuela Sánchez, es producto de un proceso de ficcionalización a partir de la historia real de un enlace de la guerrilla asesinada por la Guardia Civil35. Las guerrilleras de ficción parecen más bien corresponder a una dimensión mítica de la guerrilla en la que la figura de la mujer combatiente se convierte en una encarnación del pueblo en armas, como ya sucedió en la guerra civil con la figura de la miliciana, cuya dimensión movilizadora y propagandística sobrepasó con mucho a su función real como combatiente en el frente.

  • 36 J. B. Platt, «Zoya Kosmodemianskaya between Sacrifice and Extermination», New formations: a Journal (...)

26Más que estar inspiradas en figuras reales de guerrilleras españolas, tanto la Niña de Bergamín como la María Rosa de « Núñez » parecen reproducir un arquetipo procedente de la literatura soviética; el propio Bergamín reconocía la influencia del poeta ruso Simonov en su obra y su inspiración en el personaje de la guerrillera Valia, de Los hombres rusos, inspirado en la guerrillera soviética Zoia Kosmodemianskaia36. La figura de esta joven guerrillera soviética, capturada, torturada y ahorcada por los nazis, inspiró un gran número de textos y relatos, algunos de los cuales circularon en la prensa antifranquista. La poetisa ucraniana Margarita Aliguer, traductora del español al ruso y citada por Bergamín, gano el Premio Stalin en 1942 (o 1943, según las fuentes) por un poema inspirado en su figura y titulado « Zoia ». La historia de esta joven partisana, que circuló en los medios comunistas españoles, y que Bergamín cita como una de sus fuentes de inspiración, podría haber inspirado en parte el personaje de María Rosa.

27Pero al margen de estas referencias guerreras, el personaje de María Rosa recoge sobre todo la tradición de heroínas frágiles y virginales procedente del folletín decimonónico y ampliamente desarrollada en las « Novelas rosa » de la literatura popular destinada al proletariado y popularizada por las colecciones como « La Novela Ideal ». Así, en realidad María Rosa acaba plegándose al destino que los hombres que cruza en su camino trazan para ella: su encuentro con « el Catalán » y la violación que el texto de Núñez, extremadamente púdico, solamente insinúa empujan a la protagonista a una boda que la pone a merced de su agresor; por el contrario, el encuentro con González le permite bifurcar hacia la Resistencia y dar un nuevo sentido a su vida. Es también el héroe masculino el que decide abortar una historia de amor apenas insinuada e incluso quien da a la protagonista el apelativo que se convertirá con el tiempo en su nombre de guerra, « Violeta », al tiempo que hace de ella un retrato que desactiva todo posible potencial transgresor del personaje femenino:

  • 37 Núñez¡Tortura!, p. 53.

Este amor que hemos dejado crecer entre nosotros ha de servir para embellecer nuestra vida, no para arrastrarla; porque el sacrificio es bello cuando es consciente. La primera vez que te vi – ¿recuerdas? –, te di mentalmente el nombre de Violeta, porque te imaginé así, pequeñina y frágil, exquisita… y morada, porque algo en mi interior me decía la tragedia que te rodeaba… ¡Violeta! Así será como te veré ya siempre, una violeta frágil y chiquita, a cuyo lado pasaré indiferente, sin corazón ni sentimientos, porque todo el corazón y todos los sentimientos son para la causa sagrada, hasta que consiga la victoria…
María Rosa lloraba y recostaba su cabecita de oro en el pecho del ser amado, al que por la maldad de los hombres, por la furia del franquismo, no podría dedicar toda su vida como ella quisiera. Mentalmente, María Rosa maldijo mil veces al franquismo. […]37.

  • 38 Sobre esta cuestión ver Mercedes Yusta, «Hombres armados y mujeres invisibles: género y sexualidad (...)

28María Rosa / « Violeta » responde aceptando la lección moral y política del guerrillero comunista y asumiendo el papel subordinado que le corresponde en la Resistencia por su condición de mujer: « […] yo también intuía que la mujer era un obstáculo en el camino de honor del guerrillero ». De este modo, « Núñez » recoge en su obra un código político, moral y de género que era el de la propia resistencia antifranquista, la cual consideraba a las mujeres en la guerrilla como « un peligro »38.

29La escritura de « Núñez » transcurre así entre el refuerzo y la transgresión de los estereotipos de género: si bien María Rosa es descrita en términos de género totalmente convencionales, si bien tanto su nombre como su apodo son significativamente nombres de flores (con toda la connotación asociada en especial a « Violeta »), y si bien tanto el malvado « Catalán » como el bondadoso guerrillero González la reconducen, cada uno a su manera, a su posición subordinada en términos de género, lo cierto es que las acciones de María Rosa se caracterizan por una progresiva capacidad de agencia que, al final de la novela, la convierten en el arquetipo de la militante comunista revolucionaria. Finalmente, María Rosa se convierte en la guerrillera más buscada de España, la pesadilla de las autoridades franquistas; si al final del relato la descubrimos en una cárcel franquista, torturada y moribunda, es para dar todavía más fuerza a su mensaje revolucionario. Redimida de las debilidades asociadas en la cultura política comunista a su condición de mujer por el sacrificio del amor de su vida, dispuesta a ofrecerse en cuerpo y alma a la causa antifranquista, María Rosa se dirige a las mujeres que comparten su celda como portavoz del discurso y de la visión del PCE sobre la organización de la lucha revolucionaria contra el franquismo:

  • 39 Núñez¡Tortura!, p. 78.

El pueblo tiene una fuerza enorme, cuando lucha organizado y dirigido… No hay ejército que se le ponga por delante… En España solo nos falta dar ese paso, el de la unión y la organización, para tirar por la borda a este maldito régimen, ¡y ya se ha avanzado mucho por ese camino, por esa senda a veces tortuosa y empinada, pero que es la senda del honor de todos los españoles y españolas que aman la Patria, la República y la Libertad39!

Conclusión

30¡Tortura!, novela escrita en las guerrillas por Juan Ramón Bea Martín, alias « Núñez », constituye un excepcional documento para acceder a la construcción de subjetividades militantes y a la transmisión de un ideario a la vez político, moral y de género. A través de su relato, no solamente tenemos acceso a un texto de ficción imaginado por un guerrillero inmerso en una experiencia de clandestinidad y combate; también podemos acceder a fragmentos de realidad que reflejan la forma en la que era vivida esta lucha por sus protagonistas y, sobre todo, la forma en que éstos deseaban que fuese percibida. En el relato de « Núñez », como en otros relatos generados por la cultura política comunista en el contexto de la oposición antifranquista, la relación entre ficción y verdad es compleja: se trata de dar testimonio de una situación en la que el escritor se encuentra todavía inmerso, de transmitir una situación de represión y de lucha, pero también de movilizar para la acción. La ficción puede servir de pantalla de protección a los protagonistas reales de una epopeya militante, hacerlos irreconocibles, pero el objetivo de la escritura es también dejar una huella escrita que permita reconocer una situación real: la de la España bajo la dominación franquista.

31Al hacer de su protagonista una mujer guerrillera, « Núñez » se inscribe además en una larga genealogía que arranca en las guerrilleras de la Guerra de la Independencia. Estas mujeres luchadoras son propuestas como modelo a las mujeres antifranquistas españolas en las publicaciones comunistas de la clandestinidad, lo que sitúa la obra de « Núñez » en la continuidad de la construcción literaria de un arquetipo de mujer comunista revolucionaria. Y si bien el autor no llega a emanciparse de los rígidos códigos de género que organizaban las relaciones entre los sexos en el seno de la resistencia antifranquista, su personaje de María Rosa es una de las escasísimas figuras de mujeres guerreras que conforman el canon de la literatura comunista de posguerra. En este sentido, podríamos leer ¡Tortura! como algo más que una novela rosa ambientada en una experiencia personal de la guerrilla de posguerra: como la historia de una mujer para la que el combate clandestino se convierte en una vía de emancipación personal. Aunque solo fuese por ese motivo, podemos considerar que se trata de una obra revolucionaria.

Posdata

32En février 2018, peu avant son décès, Brigitte Magnien avait lu une première version de ce texte. Avec la lucidité et l’intelligence qui lui étaient propres, elle m’avait fait des commentaires et des suggestions qui ont considérablement enrichi la version finale. J’inclus ici son message et ses commentaires en hommage à sa grande intelligence et à sa finesse, qui faisaient d’elle une grande dame de l’Hispanisme, une voix indispensable dans notre groupe de recherche, un regard acéré et lucide, mais aussi bienveillant, qui nous manque toujours.

33J’ai lu avec beaucoup de curiosité le texte que tu as déniché, ¡Tortura!, ne m’a pas surprise; on peut supposer en effet que ce texte qui a échappé à la destruction, ne fut pas le seul dans ce genre, et que beaucoup de « guérilleros » en leur temps, conscients de vivre une expérience historique unique, voulurent laisser un témoignage de leur sacrifice et de leurs convictions. C’est ça qui est le plus émouvant dans ce texte, sa sincérité, la « foi » coûte que coûte de l’auteur en la justesse de ses choix, malgré les risques encourus et même si l’avenir n’est déjà pas aussi radieux qu’il pouvait l’espérer. Ce qui nous émeut aussi dans ce texte, c’est tout autant son ingénuité, son innocence, sa maladresse, que sa volonté manifeste de « faire littéraire », car il y a là un effort d’écriture, (descriptions, dialogues, recours aux clichés littéraires, etc.)

34Tu as tout à fait raison de rappeler que ce type de texte narratif, court, a déjà en Espagne, depuis plus de vingt ans une longue tradition, c’est devenu un genre littéraire spécifique, vendu dans les kiosques, un récit court, fictif mais se voulant réaliste, de témoignage, de propagande, une littérature militante, de protestation autant que de consolation, et le plus souvent – presque toujours – porteuse d’espoir. Littérature que les anarchistes ont beaucoup pratiquée, mais produite également depuis la République par toutes les tendances politiques. Mais ici je crois qu’il faut souligner une différence essentielle: pour les anarchistes il s’agit de défendre ou promouvoir « un idéal », qui ne dépend que de l’individu; pour notre guérillero, tout repose sur « el partido ».

35Je crois que dans ton analyse tu devrais tenir compte du public auquel ce genre de texte s’adresse: un public déjà convaincu; ce n’est pas un texte doctrinaire, il n’y a pas d’argumentation (pour justifier par exemple de la présence des guérilleros dans cette région ou à cette époque); on fait appel à l’émotion plus qu’au raisonnement

36A mon avis, ce qui serait le plus intéressant ce serait que tu réfléchisses sur les difficultés – on peut peut-être dire l’échec – de cette littérature écrite à chaud, en pleine action, contemporaine des faits qu’elle relate, une littérature qui parce qu’elle veut tout dire se débat entre plein de contradictions: entre le réel (ce que je raconte est vrai) et la fiction (je l’invente parce que c’est plus émouvant mais c’est possible, vraisemblable); entre la protestation, l’émotion et le froid témoignage; entre l’épopée (mes personnages sont des héros véritables) et la didactique, le prêchi-prêcha (mes héros sont exemplaires); contradictions qui intéressent aussi bien le temps des verbes: le récit pris sur le vif est du temps présent, mais déjà passé par les leçons qu’on en tire, que la nature même des faits: les actions sont exemplaires, tout, héros, exploits sont exemplaires car il faut montrer l’exemple; ou alors il faut trouver des raisons à l’échec: si on a perdu c’est qu’il y a eu trahison, et la trahison enlève toute légitimité à la victoire de l’adversaire, etc. 

37Bref, que tu te demandes pourquoi ce type de littérature n’a plus cours aujourd’hui, parce que veut être tout à la fois document, chronique de faits immédiats, reportage, témoignage, preuve et justification, matériel romancé, guide de conduite, exaltation des héros, épopée ou même pourquoi pas récit d’aventures, récit picaresque, en tout cas pas roman révolutionnaire car la littérature n’a jamais produit de révolution.

38Bonne idée de publier ce texte. Je t’envoie par ailleurs un article que j’avais fait sur Cumbres de Extremadura. Tu l’as peut-être déjà lu?

39Je t’embrasse, à bientôt, j’espère,
Brigitte

Haut de page

Notes

1 Sobre esta guerrilla pueden leerse, entre otros, Secundino Serrano, Maquis. Historia de la guerrilla antifranquista, Madrid, Temas de Hoy, 2001; Jorge Marco, Guerrilleros y vecinos en armas. Identidades y culturas de la resistencia antifranquista, Granada, Comares, 2012.

2 Cit. en Francisco Aguado Sánchez, El maquis en España: Su historia. Madrid, Librería Editorial San Martín, 1977, p. 15.

3 Secundino Serrano, Maquis…,op. cit., p. 377-383.

4 Sobre la historia de la AGLA, ver Fernanda Romeu, Más allá de la utopía. La Agrupación Guerrillera de Levante, Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2002; Josep Sánchez Cervelló (ed.), Maquis: el puño que golpeó al franquismo: la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón (AGLA), Madrid, Flor de Viento Ediciones, 2003; Mercedes Yusta, Guerrilla y resistencia campesina. La resistencia armada contra el franquismo en Aragón, Zaragoza, Prensas Universitarias de Zaragoza, 2003.

5  Archivo Histórico del PCE, Movimiento Guerrillero, caja 106, carpeta 3/6.

6 Los datos biográficos de Juan Ramón Bea Martin en Salvador J. Cava, Los guerrilleros de Levante y Aragón, Cuenca, Tomebamba, 2007, vol. 1, p. 170 y vol. 2, p. 257-258. No conocemos las razones que condujeron a la ejecución de Juan Ramón Bea Martín, pero si sabemos que éstas se produjeron en un momento de depuraciones en el seno de la guerrilla por miedo a las traiciones y a la «provocación».

7 Núñez¡Tortura!, p. 9. La paginación corresponde a la transcripción del manuscrito.

8 Núñez¡Tortura!, p. 8.

9 David Arroyo, Guerrilla Narratives in Spanish Contemporary Culture, PhD Dissertation, University of Michigan, 2010, p. 80.

10 Núñez¡Tortura!, p. 5.

11 Armando Recio García, Propaganda de la guerrilla antifranquista (1939-1952). Tesis Doctoral. Universidad Complutense de Madrid, 2015.

12 Manual de orientación política-militar del Ejército Guerrillero de Andalucía. Consejo de Guerra 443/48 (attma), citado en Jorge Marco, Guerrilleros y vecinos…, op. cit., p. 171. Ver también Armando Recio García, Propaganda de la guerrilla…, op. cit., p. 139.

13 Jesús Yzcaray, Las guerrillas de Levante, Mundo Obrero, 1947.

14 En el Archivo Histórico del PCE hemos localizado varios relatos cortos inéditos, probablemente escritos por un guerrillero español durante su estancia en una escuela de guerrilleros en el sur de Francia. Archivo Histórico del PCE, fondo Emigración Política, caja 171, carpeta 8.

15 Brigitte Magnien (ed.), Hacia una literatura del pueblo: del folletín a la novela, Barcelona, Anthropos, 1995. Acerca de la labor de difusión de literatura popular y proletaria llevada a cabo durante la Segunda República ver Gonzalo Santonja, La República de los libros: el nuevo libro popular de la II República, Barcelona, Anthropos, 1989.

16 Marisa Siguán Boehmer, Literatura popular libertaria. Trece años de « La novela ideal » (1925-1938), Madrid, Península, 1981, p. 19.

17 Léon Trotsky, Literatura y revolución, Madrid, M. Aguilar, 1930; Victor Serge, Littérature et révolution suivi de Littérature prolétarienne? Et Une littérature prolétarienne est-elle possible?, Paris, Editions La Découverte, 1976.

18 Marisa Siguán Boehmer, Literatura popular…, op. cit., p. 14.

19  Núñez¡Tortura!, p. 5.

20 Enrique Lynch, La lección de Sheherezade. Barcelona, Anagrama, 1987, p. 13. Citado en Silvia Rossana Nofal, «El personaje en la narrativa testimonial», Telar, Tucumán, °7-8, 2010, p. 51-62. Sobre la relación entre literatura y realidad ver también Saganogo, Brahiman, «Realidad y ficción: literatura y sociedad», Estudios sociales, 1, 2007, p. 53-70.

21  Núñez¡Tortura!, p. 5.

22 Núñez¡Tortura!, p. 7.

23 Núñez¡Tortura!, p. 8.

24 Agradezco al escritor José Giménez Corbatón, cuya familia vivía en la central eléctrica de Ladruñán cuando ésta fue volada por los guerrilleros, el haberme sugerido esta correlación, además de su atenta lectura del manuscrito de ¡Tortura! y sus sugerentes comentarios. La guerrilla antifranquista ha inspirado parte de su producción literaria: ver en particular José Giménez Corbatón, El fragor del agua, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 2011 (1a ed. en Anaya, 1993).

25 En ¡Tortura! leemos que «La voladura de la central eléctrica por los guerrilleros tuvo extraordinaria repercusión en toda España. Tres capitales de importancia quedaron completamente a oscuras, con el consiguiente susto de los elementos franquistas. Aprovechando el “apagón”, los guerrilleros de la ciudad tirotearon a patrullas de Policía Armada, y esto aumentó el pánico de los jerarcas falangistas, que creían llegado su último momento». (Núñez¡Tortura!, p. 35). Sin embargo, la voladura de la central de La Fonseca, en Ladruñán, que podría haber inspirado la aventura relatada en ¡Tortura!, dejó a oscuras la población de Morella, que entonces contaba con unos 5.000 habitantes, pero no afectó a ninguna población de más importancia. Ver José Giménez Corbatón, «Central del Maestrazgo», Historias de maquis en el Pirineo aragonés, Jaca, Pirineum Editorial, 2001, p. 77-103.

26 Núñez¡Tortura!, p. 25.

27 Núñez¡Tortura!, p. 14.

28 Sobre la literatura inspirada por la guerrilla, ver Mari Carmen Moreno-Nuño, «Criminalizing Maquis: Configurations of Anti-Francoist Guerrilla Fighters as Bandoleros and Bandits in Cultural Discourse », Hispanic Issues On Line, Fall, 2012 y, de la misma autora, Las huellas de la Guerra Civil: Mito y trauma en la narrativa de la España democrática, Madrid, Ediciones Libertarias, 2006; David Arroyo, Narrativas guerrilleras. El maquis en la cultura española contemporánea, Madrid, Biblioteca nueva, 2014; Rachel Linville, La memoria de los maquis, miradas sobre la guerrilla antifranquista, Barcelona, Anthropos, 2014.

29 La Revolución de octubre de 1934 había dado pie a un primer proceso de mitificación de una combatiente femenina, la joven militante anarquista Aida Lafuente, muerta durante el ataque a la ciudad de Oviedo. Ver Brian Bunk, Ghosts of passion: martyrdom, gender, and the origins of the Spanish Civil War, Duke University Press, 2007.

30 Benito Pérez Galdós, Episodios Nacionales. Primera Serie (I), ed. de Dolores Troncoso y Rodrigo Varela, Madrid, Destino, 2005. Ver también Maria Angeles Ayala, «Heroínas y guerrilleras en la primera serie de los Episodios Nacionales galdosianos», Moenia, Universidade de Santiago de Compostela, n°22, 2017.

31 María Cruz Romeo, «Españolas en la guerra de 1808: heroínas recordadas», en Mercedes Yusta e Ignacio Peiro (eds), Heterodoxas, guerrilleras y ciudadanas. Resistencias femeninas en la España moderna y contemporánea, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 2015, p. 63-83.

32 Sobre la construcción de un «panteón» de heroínas destinadas a las militantes comunistas ver Mercedes Yusta, «Vierges guerrières et mères courage: le panthéon des communistes espagnoles en exil», Clio. Femmes, Genre, Histoire, n°30, 2009, p. 99-117; mis en ligne le 15 décembre 2012. URL: http://journals.openedition.org/clio/9403.

33 Rosa Vilas, «Yo quiero ser guerrillera», Mujeres Antifascistas Españolas, n°19, marzo de 1948.

34 José Bergamín, La Hija de Dios y la Niña Guerrillera, México, Imprenta Manuel Altolaguirre, 1945.

35 Incluso su nombre es una ficción, puesto que en realidad se llamaba Manuela López Suarez. Ver Aurora Marco, Mulleres na guerrilla antifranquista galega, Santiago de Compostela, Edicions Laiovento, 2011, p. 275-285. Mi hipótesis con respecto a este cambio de nombre es que éste tiene que ver con la homonimia con la mítica Manuela Sancho inmortalizada por Galdós como una de las mujeres defensoras de Zaragoza en el Sitio de 1808.

36 J. B. Platt, «Zoya Kosmodemianskaya between Sacrifice and Extermination», New formations: a Journal of culture/theory/politics, vol. 89 n°89, 2017, p. 48-70. Agradezco a María Teresa Santa María Fernández haberme puesto sobre la pista de las influencias rusas de Bergamín. Ver María Teresa Santa María Fernández, El teatro de José Bergamín, Madrid, Fundamentos, 2011.

37 Núñez¡Tortura!, p. 53.

38 Sobre esta cuestión ver Mercedes Yusta, «Hombres armados y mujeres invisibles: género y sexualidad en la guerrilla antifranquista», Ayer. Revista de Historia Contemporánea, Madrid, en prensa.

39 Núñez¡Tortura!, p. 78.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mercedes Yusta Rodrigo, « Escritura y lucha armada en la posguerra española: ¡Tortura! (1949) », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne],  | 2020, mis en ligne le 15 décembre 2020, consulté le 16 janvier 2021. URL : http://journals.openedition.org/ccec/10571 ; DOI : https://doi.org/10.4000/ccec.10571

Haut de page

Auteur

Mercedes Yusta Rodrigo

Laboratoire d’Études Romanes - EA 4385, Université Paris-viii/Université Paris Lumières

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Université d'Angers
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search