Navegação – Mapa do site

InícioHors série des CCECHommage à Brigitte Magnien et à M...Contributions sur l'Espagne conte...La población por «testigo». Compo...

Contributions sur l'Espagne contemporaine

La población por «testigo». Comportamientos demográficos y cambios sociales en España desde mediados de los años 70

La population comme « témoin ». Comportements démographiques et mutations sociales en Espagne depuis le milieu des années 70
Population as a «Witness». Demographic Behaviours and Social Changes in Spain from the middle of the 70´s
Arón Cohen

Resumos

El estudio de los hechos demográficos presta un importante apoyo a un análisis social de carácter general. Sus signos son llamadas de atención e invitan a pensarlos como consecuencias y como factores. Durante las últimas cuatro o cinco décadas, la demografía española ha conocido cambios profundos y acelerados, que no pueden dejar indiferentes a quienes, desde campos académicos distintos, se interesan por las tendencias recientes de la sociedad española, sin adentrarse en un análisis demográfico de especialista. Dos ejemplos paralelos de esas manifestaciones (fecundidad de las mujeres no casadas e inmigración) dan pie a una reflexión sobre la interacción entre comportamientos demográficos, cambios político-institucionales y dinámicas sociales (socioeconómicas y socioculturales). Imputaciones frecuentes, apresuradas o simplemente espurias (espontáneas o promovidas), son parte de la materia del análisis y no deben confundirse con él.

Topo da página

Texto integral

Cambios demográficos y dinámicas sociales: demografía, historiografía y «actualidad»

  • 1 France Meslé, Laurent Toulemon, Jacques Véron (dir.), Dictionnaire de démographie et des sciences d (...)

1Afirmándose como elemento de la órbita ecuménica de las «ciencias de la población», los estudios demográficos no debilitan su vocación cuantitativa1. La insistencia desde la demografía en sus potencialidades interdisciplinares converge con una necesidad que historiadores y geógrafos han formulado desde hace bastante tiempo.

  • 2 Pierre Vilar, «Crecimiento económico y análisis histórico», in Crecimiento y desarrollo. Economía e (...)
  • 3 Pierre Vilar, «Crecimiento económico…», op. cit., p. 39.

2El estudio demográfico abría el monumental «programa de análisis» histórico de los procesos de «crecimiento económico» que Pierre Vilar presentó en la Primera Conferencia Internacional de Historia Económica2. La propuesta abordaba, después, la producción de bienes, el movimiento de las rentas, los intercambios y, por último, el equilibrio social y el poder político. Enseguida advertía que el lugar reservado a la demografía no tenía nada que ver con cualquier forma de consideración de lo demográfico como un primum movens: «Sólo lo estudiamos en primer lugar como signo particularmente claro, y con frecuencia el más cognoscible históricamente»3. Como los demás capítulos del programa expuesto, las manifestaciones demográficas eran tratadas, en el «estadio de la observación», como «signo», y, en el «estadio de la interpretación», como «consecuencia» y como «factor».

  • 4 Lucien Febvre, « Civilisation, l’évolution d’un mot et d’un groupe d’idées», in Lucien Febvre et al (...)

3Aunque muy limitadamente, esta es la función de las variables demográficas interpelada desde esta contribución en homenaje a dos colegas que hoy desgraciadamente nos faltan y con los que tuve la suerte de compartir una amistad de treinta años: con Brigitte Magnien, con continuidad desde que, en el curso 1988-89, impartí por vez primera un semestre de docencia como profesor invitado en su departamento, el de Español de la universidad de París 8. Más espaciadamente al principio, en el caso de Michel Ralle, desde esas mismas fechas, pero avivada a raíz de su traslado a París 4 y más estrecha después de su retiro. Dos hispanistas comprometidos, desde sus trabajos y campos de interés respectivos, con el estudio de los hechos que los programas universitarios literarios franceses designan como civilisation; más allá de nominalismos académicos, y dejando de lado aquí la (recurrentemente debatida hasta hoy) problemática que el término conlleva4.

  • 5 Fernand Braudel, Le Monde actuel. Histoire et civilisations, París, Belin, 1963, y Grammaire des ci (...)
  • 6 Pierre Vilar, « Réflexions sur la ‘crise de l’ancien type’, ‘inégalité des récoltes’ et ‘sous-dével (...)

4Es bien sabido que Fernand Braudel vinculaba la historia de las civilizaciones a la «larga duración». Las civilizaciones constituían «continuidades», «grandes permanencias o semi-permanencias»; « un certain passé vivant »5. Pierre Vilar convenía en la idoneidad de los plazos seculares para el análisis de determinados procesos históricos: multiplicando los estudios parciales, sin olvidar las interacciones entre las diversas componentes de una historia total (demografía incluida). Al mismo tiempo, era concluyente sobre el interés para el historiador de los plazos más cortos, demostrado por su maestro Ernest Labrousse en su explicación del nacimiento de la Revolución: « Le long terme transforme. Le court terme aussi, quelquefois. Et, en tout cas, il révèle »6.

5El texto de presentación de los Cahiers de civililisation espagnole contemporaine explicita la acepción, muy abierta, de civilisation querida por su fundador, Jacques Maurice: el subtítulo completo de su cabecera incluye los grandes ejes temáticos de la historia; acotados en el tiempo, además (claro está) de en su espacio; abarcando «estructuras» y «coyunturas», y apelando al diálogo entre especialistas más allá de las fronteras académicas del hispanismo.

6Las implicaciones sociales, económicas, culturales y políticas de los distintos componentes de la dinámica demográfica se prestan al envite. Por lo que hace a este ensayo, aproximadamente durante las últimas cuatro décadas: decir «desde la muerte de Franco», o «desde la recuperación de las libertades democráticas», puede no ser más que una manera de fechar… Siempre que no anime a dar vagamente por sentadas imputaciones causales que, en todo caso, deben discutirse y precisarse (o por lo menos razonarse) a partir de una observación atenta.

  • 7 Jordi Nadal, El fracaso de la revolución industrial en España, 1814-1913, Barcelona, Ariel, 1975, p (...)
  • 8 Witold Kula, Problemas y métodos de la historia económica, Barcelona, Península, 1973, p. 313-378, (...)
  • 9 Pierre Vilar, «Crecimiento económico…», op. cit., p. 45.
  • 10 Massimo Livi Bacci, «La Península Ibérica e Italia en vísperas de la transición demográfica», in Vi (...)

7Signo, consecuencia y factor: este abordaje versátil de lo demográfico expresa la complejidad del ejercicio planteado, y avisa de las cautelas requeridas. Un análisis histórico pasa también por la identificación de posibles «falsas pistas». Hace tiempo que Jordi Nadal llamó la atención sobre la que podía entrañar el crecimiento de la población en la España del siglo XIX para la historiografía económica y social del periodo7. La «incrementada movilidad de [ciertos] elementos culturales» aislados, decía otro gran historiador, el polaco Witold Kula8, altera radicalmente la significación histórica de determinadas evoluciones demográficas: la reducción gradual de la mortalidad desde los siglos XVIII y XIX en algunas partes de Europa resulta de transformaciones de amplio espectro, con profundo calado económico y social. Al revés, la caída tardía y (no obstante sus límites) rápida de la mortalidad en las grandes regiones subdesarrolladas del mundo, sobre todo a partir de mediados del siglo XX, estrechamente asociada a la difusión de antibióticos y vacunas, apela a esa clase de cambios, o extrema su urgencia9. El pandemografismo tácito de un viejo y muy conocido «modelo» hace que ahora se vea solo como un «esquema», de carácter «descriptivo», de cierta evolución demográfica10 que, por lo demás, se dio en realidad con más de una variante, al igual que los factores que la impulsaron.

  • 11 En el sentido de la «imputación a la política» que señalaba Ernest Labrousse; una tendencia a atrib (...)

8Pensar históricamente lo demográfico exige, entre otras cosas, tener presente siempre la interacción entre causas y consecuencias, la pluralidad de unas y otras, la ambivalencia de algunos signos y su manifestación con frecuencia diferencial (socialmente y geográficamente, a cualquier escala). Conviene estar avisados frente a imputaciones causales apresuradas11: por ejemplo, la reducida a factores políticos de determinadas tendencias de la demografía, pero también, en otros casos, reducción a causas escuetamente demográficas de algunas inflexiones de la política. Ambos reduccionismos afloran con fuerza en el discurso político y el relato mediático cuando se trata de actualidad y de sus asuntos sensibles. Esta clase de imputaciones, banales (o banalizadas), merecen la atención de quienes, desde el análisis histórico, la geografía y las ciencias sociales en general se interesan por los fenómenos demográficos y por los usos del «argumento demográfico».

  • 12 Julio Pérez Díaz, «Miedos y falacias en torno al envejecimiento demográfico», in Andreu Domingo ed. (...)

9Abundan los ejemplos de este modo, digamos vulgar, de remisión (explícita o sugerida) a causalidades expeditivamente «demográficas». No hay que irse atrás: ahí está el manual al uso hoy entre gobernantes europeos y portavoces de grandes grupos de presión, a la hora de justificar «reformas» cada vez más debilitadoras de los sistemas públicos de pensiones basados en el principio de «repartición». La simplificación evacúa factores tan primordiales como la desregulación incesante del trabajo, el desempleo de jóvenes y menos jóvenes, la depreciación de los salarios de amplísimas capas trabajadoras o la limitada y menguante progresividad fiscal… entre otros12.

  • 13 Pierre George, L’immigration en France : Faits et problèmes, París, Armand Colin, 1986, p. 44 y 154 (...)
  • 14 El debate entre demógrafos acerca de las clasificaciones sociales aplicables a los análisis de la i (...)
  • 15 Gérard Noiriel, Le creuset français. Histoire de l’immigration XIXe-XXe siècle, París, Seuil, 2006 (...)

10La invocación del consabido seuil de tolérance («umbral de tolerancia») como madre de pretendidas explicaciones de tensiones sociales, con poblaciones inmigradas de por medio, es otro ejemplo típico de imputación al número (demográfica). Solo que, como escribiera hace más de treinta años el geógrafo Pierre George, la problemática suscitada es más geográfica que aritmética: George no se refería únicamente a las disparidades de la distribución residencial de los inmigrantes por el territorio, sino también a la acumulación selectiva de condiciones desestabilizadoras en los espacios de mayor concentración13. Con el tiempo, con el desarrollo de la inmigración «familiar» y, sobre todo, bajo el peso de fenómenos socioeconómicos como los aludidos en el ejemplo anterior, otro tipo de imputaciones («culturales», «religiosas», «étnicas» o «comunitarias») se ha erigido en lugar común de un discurso omnipresente sobre la «integración social de los inmigrantes» en las sociedades europeas de hoy14. Se ha vuelto trivial llamar «segunda generación» de inmigrantes (o inmigrantes de segunda generación) a quienes nacieron ya en el país al que inmigraron sus padres. Esto conlleva hacer de «inmigrado/a» un atributo hereditario, a despecho del hecho geográfico que se supone designa la migración como forma de desplazamiento en el territorio de las personas que la realizan. ¡Como si «integraciones» hoy consideradas exitosas de inmigraciones de otras procedencias y más antiguas (a veces) ̶ por ejemplo, de belgas, italianos, polacos… y españoles en Francia, a partir de los años 1880 ̶ se hubieran producido de manera inmediata y sin fricciones15!

  • 16 Andreu Domingo, Descenso literario a los infiernos demográficos. Distopía y población, Barcelona, A (...)
  • 17 Sobre estos últimos y su masiva instalación en Cataluña a lo largo del siglo XX, Andreu Domingo, Ca (...)

11Así, el auge electoral de movimientos de extrema derecha y un incremento de las actitudes xenófobas en Europa se explicarían por la existencia de una sobrepoblación inmigrante, sin más. La imputación «demográfica» se vuelve «distopía»16. De este modo, se pasa por alto o se naturaliza la dinámica sistémica, económica y social, que ataca a las condiciones básicas en las que se realizó, a lo largo de muchas décadas, la incorporación a las formaciones sociales receptoras de millones de trabajadores inmigrados, así internacionales como interiores17. Una tendencia que fragiliza las condiciones de existencia de, al menos, gran parte de los trabajadores, cualquiera que sea su nacionalidad y origen.

  • 18 Presidencia del Gobierno, «Real Decreto 2/2020, de 12 de enero, por el que se reestructuran los dep (...)

12«Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico»: esta denominación novedosa de una de las carteras ministeriales en el recién formado gobierno de coalición español (PSOE-Unidas Podemos) parece expresar más una agregación que una idea de relación. La definición oficial de sus funciones incluye «la elaboración y el desarrollo de la política del Gobierno frente al reto demográfico y el despoblamiento territorial»18. Este último designaría el problema de la «España vacía» o «vaciada», muy presente en los medios en los últimos tiempos, aunque no sea precisamente nuevo. No es aventurado suponer que «el reto demográfico» se refiere al llamado «envejecimiento de la población» que, por otra parte, se agudiza singularmente en las áreas más afectadas por la despoblación. Pero el reto que se debe afrontar ¿está en la demografía o en los factores que más la influyen? Aún más enigmática parece la denominación de una de las vice-presidencias de la actual y también recientemente constituida Comisión Europea (2019-2024): «Democracia y Demografía» (sic).

  • 19 Roland Barthes, Mythologies, París, Seuil, 1957, p. 158. La cita en Joël Pailhé, « Sur l’objet de l (...)

13La imputación a la «demografía» despolitiza contradicciones sociales de carácter estructural. Viene a la memoria la definición del vocablo población en la « grammaire africaine » de Roland Barthes: « mot chéri du vocabulaire bourgeois. Il sert d’antidote à clases, trop brutal, et d’ailleurs ‘sans réalité’. Population est chargé de dépolitiser la pluralité des groupes et des minorités, en repoussant les individus dans une collection neutre, passive (…) Le terme est généralement ennobli par son pluriel »19

  • 20 Andreu Domingo y Amand Blanes, «Inmigración y emigración en España: estado de la cuestión y perspec (...)

14A su vez, la «imputación a la política» de ciertos hechos demográficos puede ser, igualmente, un elemento de polémicas partidarias y un reflejo común con más o menos arraigo, según los lugares, los medios sociales y las coyunturas. Son sobradamente conocidas las diatribas que desde poderosas tribunas ultraconservadoras acusan a la interrupción voluntaria de embarazos y al divorcio, pero también a la escuela pública o a la «ideología de género», como causas decisivas y como vectores, respectivamente, de la baja fecundidad, las agresiones sexuales… o la inmigración. Hace pocos años, con las tasas de paro españolas disparadas después de 2008 y unos flujos de emigración en alza y que incluían a no pocos jóvenes titulados españoles, el gobierno de entonces (del Partido Popular) se vio en la necesidad de defenderse públicamente de una percepción extendida de esta tendencia como efecto inmediato de su gestión, marcada por drásticos recortes del gasto público. Hay que decir que en vísperas electorales de un 1993 más lejano, otro presidente de gobierno defendía su decenio del cambio esgrimiendo la transformación de España de país de emigrantes en destino de inmigrantes, entre los signos positivos de su balance (junto a la igualación de géneros y la desactivación de viejas pulsiones en el estamento militar). En tiempos de «malestar» social, el mismo mecanismo se activa en sentido contrario con el cambio de ciclo migratorio20.

  • 21 Karl Marx, Elementos fundamentales para la crítica de la economía política (borrador)1857-1858, Bue (...)

15Valga lo dicho hasta aquí como ilustración de una problemática. En síntesis: 1º) la complejidad de las interacciones de las que participan los hechos demográficos. Como advirtiera Marx en su crítica del «principio de la población» de Malthus, no hay modelos eternos y universales que sean válidos: toda «ley de población» (es decir, todo patrón de interrelación entre crecimiento de la población, economía y sociedad) es histórica: «nunca oímos que en la Antigüedad hubieran existido esclavos excedentes»21. En este carácter histórico radica en no poca medida la riqueza que encierra la demografía para un análisis social de alcance general. 2º) La distancia que media (y la necesidad de distinguir) entre exploración analítica e imputaciones a modo de recurso discursivo y polémico, esencialmente ideológico. 3º) El mecanismo y la funcionalidad de esta clase de imputaciones es, en todo caso, uno de los elementos integrantes de la problemática que se plantea.

16Las páginas que siguen llaman la atención sobre aspectos de la demografía española durante un corto medio siglo, y sobre las confirmaciones que se desprenden y los interrogantes que deja su lectura. Aspectos parciales, pero no anecdóticos. No son una revista de cada variable demográfica y están lejos de abordar en su integralidad un estudio de las seleccionadas. Solo se tratan facetas muy concretas, primero, de la fecundidad (y colateralmente de la nupcialidad), y, después y más brevemente, de la inmigración extranjera en España. Como se verá enseguida, la elección no responde a una orientación que privilegie la interrelación de estos componentes. Se ha puesto el foco en manifestaciones demográficas marcadas por cambios acelerados, muy acusados, y que no dejan indiferentes a quienes, desde campos académicos distintos, se interesan por las tendencias de la sociedad española de las últimas décadas, sin adentrarse en un análisis demográfico de especialista. En cada caso, una estadística básica precisa la mutación producida y anima a enunciar interpretaciones (o esbozar discusiones). Debo añadir que aunque no se trate aquí de mortalidad, no debe pasarse por alto el importantísimo incremento de la esperanza de vida al nacer de la población española en el periodo observado: entre 1975 y 2018, casi 10 años de ganancia para los hombres (de 70,56 a 80,46 años) y apenas menos para las mujeres (de 76,30 a 85,85 años), lo que sitúa los niveles alcanzados entre los más elevados de los países europeos, a pesar del freno que viene observándose en los últimos años (no solo en España)22. El alargamiento de la vida humana es, sin duda, un signo elocuente (de progreso social). Persistentes diferencias geográficas dentro del propio país también lo son (en gran parte, de «desarrollo desigual»)23.

La fecundidad: vuelco con más de una cara

  • 24 Suma de las tasas de fecundidad por edad del momento (número de nacimientos por 1.000 mujeres de la (...)

17No hace falta que me extienda mucho sobre el determinante mayúsculo de la dinámica demográfica española del último medio siglo que es el desplome de la fecundidad. El promedio de hijos por mujer, medido por el llamado Índice Sintético (o Coyuntural) de Fecundidad (ISF)24, que a mediados del decenio de los 70 se situaba cerca de 3 (2,80), entre los más altos del continente, está ahora por debajo de 1,3 (1,26 en 2018), uno de los más bajos (gráfico 1). Los nacimientos registrados no llegan últimamente a 400.000 (372.000 en 2018) y superaban los 650.000 anuales a mediados de los años 70, cuando la población de España era de unos 35,5 millones, frente a los 47 millones actuales. La fecundidad no dejó de menguar hasta los años finales del siglo pasado (valores inferiores a 1,2 hijos por mujer durante todo el sexenio 1994-1999), cuando entró en una fase de cierta recuperación, en gran parte impulsada por el flujo de inmigrantes. Recuperación moderada, en todo caso, y con caducidad en 2008, por el deterioro del clima económico y su traducción en el empleo (y en el balance migratorio exterior): el pico de 2008 se situó un poco por encima de 1,4 hijos por mujer y alrededor de 520.000 nacimientos, bastante alejados de los registros anuales dos décadas atrás. La contribución de la población inmigrada a la cifra de nacimientos es significativa (algo más del 20% de los del periodo reciente son de madre de nacionalidad extranjera) y subsiste un diferencial de fecundidad de algunos de sus componentes, pero sus números acotan su impacto general en la fecundidad. El Índice Sintético de Fecundidad español en 2018 funde los 1,65 hijos por mujer de nacionalidad extranjera y los 1,2 de las españolas.

  • 25 Margarita Delgado, Francisco Zamora y Laura Barrios, «Déficit de fecundidad en España: factores dem (...)

18Desde hace más de tres décadas ninguna provincia alcanza los 2 hijos por mujer como fecundidad del momento. Lo que no excluye apreciables diferencias de ritmo en la trayectoria de este indicador y niveles actuales desiguales (a distintas escalas geográficas), relacionados con dinámicas migratorias (internas e internacionales) territorialmente diferenciadas25.

Gráfico 1. El Índice Sintético de Fecundidad en España (hijos por mujer), 1975-2018

Gráfico 1. El Índice Sintético de Fecundidad en España (hijos por mujer), 1975-2018

Fuente: INE, Indicadores demográficos básicos, <https://www.ine.es/​jaxiT3/​Datos.htm?t=1407>

19La reducción de la fecundidad se ha acompañado de una modificación importante del calendario reproductivo (cuadro 1). En todos los grupos de edad de menos de 30 años, las tasas específicas registran en 2018 valores entre tres y más de cinco veces menores que los que presentaban en 1975. Si el ligero incremento de la fecundidad juvenil (mujeres menores de 20 años) hasta 1981 sugiere el reflejo de una liberalización de los hábitos de los jóvenes (a la vez que un déficit de contracepción eficaz), hay que precisar que este aumento venía de antes de 1975 y que, en realidad, apenas se prolongó residualmente en la segunda mitad de los 70. Claro que la (pintoresca) inclusión de la despenalización de los anticonceptivos entre los acuerdos de los «Pactos de la Moncloa» podría inspirar una de esas imputaciones políticas antes evocadas… Hasta 1978 el Código Penal español castigaba con penas de arresto mayor y multas de 5.000 a 100.000 pesetas, entre otros actos, la «divulgación en cualquier forma que se realizare de los [medicamentos, objetos, etc.] destinados a evitar la procreación [y] cualquier género de propaganda anticonceptiva». Pero, a este respecto cuanto menos, la correspondencia entre esa legalidad y la realidad social venía siendo muy imperfecta… La moda estadística de las tasas de fecundidad se ha desplazado de las cohortes de 25-29 años a las de 30-34. Invirtiendo casi exactamente la situación que se daba en España en 1975, la fecundidad de las mujeres de 35-39 años es hoy más de dos veces y media la que registran las de 20 a 24, e incluso supera con claridad a la del grupo de edad de 25-29 años. La edad media de acceso a la primera maternidad, que no llegaba a 25 años entre 1976 y 1979, ni a 26 hasta 1986, es ahora de 31: solo uno por debajo del promedio cuando se contabilizan todos los nacimientos con independencia de su orden. Hasta 1979 la diferencia entre ambos parámetros era de 3 años o más: su aproximación tiene evidentemente que ver con el peso estadístico muy reforzado de los primeros nacimientos en la natalidad total.

  • 26 La Encuesta de Fecundidad de 1999 arrojaba frecuencias muy parecidas en la utilización de métodos a (...)
  • 27 Según la Encuesta de Población Activa (EPA), en 2018, dentro de una coyuntura económica que se decí (...)

20Sin desconocer la huella de las fluctuaciones económicas durante el periodo comentado (visible en el cuadro), es indudable que los factores principales de la transformación operada son estructurales: prolongación de la formación de las nuevas generaciones; avances importantes para el desarrollo de las mujeres; debilitamiento progresivo de la relación entre sexualidad y procreación, favorecido por la difusión de métodos eficaces de control de la fecundidad (al fin legales)26; cambios sustanciales de modelos y roles familiares. Tienen una gran carga estructural condicionantes socioeconómicos como el desempleo diferencial y la agravada precariedad laboral de los jóvenes; la brecha creciente entre los salarios de los que consiguen ocupación y la evolución del mercado inmobiliario; y, como consecuencia, su prolongada permanencia en el hogar parental27.

Cuadro 1. Tasas de fecundidad general por edad (nacimientos por 1.000 mujeres de la edad) en varios años (entre 1975 y 2018)

Edad (años cumplidos)

1975

1981

1991

2001

2008

2018

15-19

21,8

22,5

10,8

9,7

13,3

6,2

20-24

132,8

104,8

45,8

26,4

37,9

24,2

25-29

185,8

137,8

98,4

64,7

67,0

55,9

30-34

122,8

84,8

76,8

94,8

99,7

87,1

35-39

64,2

42,2

27,6

44,9

60,6

64,5

40-44

22,9

13,3

5,8

7,2

11,3

16,9

45-49

2,1

1,0

0,4

0,4

0,7

1,5

Fuente: INE, Indicadores demográficos básicos, <https://www.ine.es/​jaxiT3/​Tabla.htm?t=29293&L=0>

21Desde una reflexión que se interrogue por las pistas sociológicas de las tendencias demográficas, merece la pena detenerse en las variaciones de la fecundidad según el estado civil de las mujeres. Si la dinámica de la reproducción biológica de la población, en términos demográficos, nos lleva a la problemática de los factores (socioeconómicos y culturales) que la condicionan, las variaciones del estado civil de las madres nos informan particularmente acerca del papel que juega una institución tan relevante históricamente como la del matrimonio: su incidencia en la creación y la composición de los hogares; la cronología, el ritmo y los contrastes geográficos de sus inflexiones, revelan características y tendencias socioculturales que no interesan solo a la demografía. El cambio que muestran las cifras españolas puede parecer sorprendente, sobre todo por su rapidez (gráfico 2).

Gráfico 2. Nacidos de madre no casada (% del total de nacimientos del año)

Gráfico 2. Nacidos de madre no casada (% del total de nacimientos del año)

Fuente: INE, Indicadores demográficos básicos, <https://ine.es/​jaxiT3/​Datos.htm?t=1410>

22Los nacidos de madre no casada han pasado de representar menos del 2% de los nacimientos anuales en 1970 a cerca de la mitad en 2018 (47,3%). El aumento de la proporción no se ha interrumpido ningún año a lo largo de todo este periodo: alcanzó el 10% en 1991 y superó el 20% desde 2002, el 30% desde 2007 y el 40% a partir de 2013. Los últimos porcentajes españoles se ajustan a los del conjunto de la UE, y quedan por debajo de los de Francia (en torno al 60%), los países escandinavos, algunos del Este europeo y también Portugal (que superan el 50%)28. Lo llamativo es el ritmo al que las cifras españolas se han ido aproximando a las de países donde la tendencia había arrancado antes: igualándose a las de una de las poblaciones pioneras a este respecto, como es la del Reino Unido, y superando con holgura a las de Alemania e Italia, país, este último, donde el aumento, tardío como en todo el Sur de Europa, ha sido bastante menos intenso.

  • 29 Francisco Muñoz Pérez, « Les naissances hors mariage et les conceptions prénuptiales en Espagne dep (...)
  • 30 Francisco Muñoz Pérez, « Les naissances hors mariage…», op. cit., II, (p. 1.241).

23A comienzos de los años 90, el demógrafo Francisco Muñoz Pérez publicó un cuadro muy completo de los «profundos cambios» que venía experimentando (¡ya entonces!) la fecundidad sin casamiento en España, caracterizando sus distintas fases y la diversidad de las trayectorias regionales29. Apoyándose en la Encuesta de Fecundidad de 1985 y en una explotación de los datos de nacimientos del Registro Civil del periodo 1975-1986, puso su objetivo en las concepciones sin matrimonio previo, abarcando a las prenupciales y a los nacidos de madre no casada. Ello le permitió abordar las relaciones entre matrimonio, sexualidad y procreación, y los cambios en el papel del primero sobre una y otra. Para precisar su análisis distinguió, teniendo en cuenta el intervalo de tiempo entre casamiento y nacimiento (menor o mayor de tres meses), entre matrimonios «rápidos», presumiblemente indicativos de uniones que estaban ya en preparativos de celebración o previstas, y «tardíos», más probablemente inducidos por un embarazo. Los datos españoles muestran, a lo largo del siglo XX, una evolución comparable a la más generalizada en Europa, aunque con un retraso de 10-15 años de la tendencia alcista (en curso) y algunas otras particularidades: incremento modesto al principio y desde unas proporciones muy bajas (1,4% de los nacimientos por lo que respecta a los de madre no casada); predominio claro de las concepciones prenupciales sobre los nacidos de madre no casada; por último, solapamiento, desde los años 80, del descenso de las primeras y el aumento de los segundos, sin el periodo intermedio de baja compartida por unas y otros que se ha observado en otros países europeos. En esta última peculiaridad se conjugaban la celeridad de la extensión de nuevos hábitos en determinados medios sociales, urbanos y más formados (uniones de hecho, diversificación incipiente de los hogares), y las insuficiencias persistentes de práctica contraceptiva en otros. El autor concluía el segundo de sus artículos preguntándose si era previsible que, como sucedía en otros países europeos, en España, el efecto de la caída de la nupcialidad sobre la fecundidad llegara a compensarse con el aumento de los nacidos de madre no casada, señaladamente en el seno de uniones de hecho: era seguro que este aumento se produciría, « mais on peut penser qu’il n’atteindra pas, dans un moyen terme, les proportions qu’il a prises en France ou en Angleterre-Galles… »30.

  • 31 Tomando solo los matrimonios entre cónyuges de distinto sexo de 2018. El resultado apenas difiere c (...)

24Independientemente de lo que entendamos por «medio plazo», este pronóstico estaba avalado por el análisis demográfico más riguroso sobre esta faceta de la fecundidad en España. Tres decenios atrás, no cabía razonablemente otra previsión. Lo que refuerza su valor de testimonio de la envergadura de la evolución producida desde entonces. La tasa de nupcialidad española no llega ahora a la mitad de su nivel de mediados de los años 70 (7,64‰ en 1975 y 3,47‰ en 201831). El crecimiento exponencial de la fecundidad extraconyugal puede expresar tanto un control insuficiente como opciones que suponen procreación sin matrimonio (uniones de hecho estables, hogares monoparentales de personas no casadas). En general, los dos factores se combinan, pero en proporciones muy distintas según las poblaciones y los momentos, lo que las llena de significado para el análisis social. En una sociedad como la española, que la fecundidad sin casamiento ronde la mitad de los nacimientos que se producen, sería difícilmente imaginable sin que el segundo de los factores señalados jugara un papel muy determinante. Otro indicio de ello son los cambios que se observan en la distribución de los nacidos según la edad y el estado civil de la madre (cuadro 2).

Cuadro 2. Distribución de los nacimientos según la edad y el estado civil de la madre, 1996 y 2018 (% de los nacimientos del año)

Edad (años cumplidos)

1996

2018

Casadas (320.274=100)

No casadas (42.352=100)

Casadas (196.823=100)

No casadas (175.954=100)

Menos de 15

0,00

0,20

-

0,04

15-19

1,56

14,36

0,38

3,54

20-24

10,04

23,38

3,79

11,23

25-29

34,99

24,45

14,45

20,84

30-34

38,58

22,72

37,19

28,82

35-39

13,00

12,35

34,37

25,84

40-44

1,74

2,43

9,11

8,77

45-49

0,07

0,13

0,67

0,85

50 o más

0,00

0,00

0,04

0,06

Fuente: INE, Movimiento Natural de la Población (MNP), Nacimientos, <www.ine.es> (elaboración propia)

25La comparación de las distribuciones de 1996 y 2018 pone de manifiesto que el retraso del calendario reproductivo afecta tanto a las mujeres casadas como a las no casadas. Queda claro en ambos grupos el reforzamiento de la contribución de las cohortes de edad de más de 34 años, que es incluso más acusado entre las casadas: el retraso del casamiento influye en el de los nacimientos, sin olvidar, además, el aporte de las casadas en segundas nupcias. Subsiste una fecundidad diferencial «juvenil» de las no casadas: al fin y al cabo, en 9 de cada 10 casos de nacidos en 2018 de madre menor de 20 años se trataba de hijos de mujeres no casadas. Estas maternidades muy tempranas deben concentrar buena parte de la fecundidad mal controlada. Pero el desplazamiento de la fecundidad sin matrimonio hacia las cohortes de 30 o más años ha sido importante: ya suponían cerca del 38% de estos nacimientos en 1996, y pasan del 64% en 2018 (81% entre las casadas). En otras palabras: el mayor contingente de la fecundidad sin casamiento viene hoy de cohortes claramente adultas y apunta a actitudes fundamentalmente voluntarias. Parte de estas madres, que concibieron a sus hijos en el seno de uniones de hecho estables, podrán casarse más adelante, incluso bastantes años después. Aun así, la tendencia es de clara mengua del papel fundador o demarcador de la institución matrimonial con relación a la procreación o la formación de familias.

  • 32 Cfr. supra, cuadro 1.

26El perfil por edad de la fecundidad sin matrimonio (cuadro 3) confirma el reforzamiento de una dominante «adulta» y su tendencia a converger con la distribución de la fecundidad general32. La cercanía entre los valores de ambas series para las mujeres menores de 20 años traduce la escasa presencia de casadas en estas cohortes y la importancia de la contribución de las no casadas a su fecundidad. La preponderancia de las cohortes de 30 a 39 años en la fecundidad de las no casadas es incontestable. La de las comprendidas entre 35 y 39 años está muy próxima ya de la fecundidad general de este grupo de edad. Dentro de la secuencia de tasas de las no casadas, incluso la del grupo de 40 a 44 años supera ahora a la que registra el de 20 a 24.

Cuadro 3. Tasas de fecundidad por edad de las no casadas (nacimientos por 1.000 mujeres no casadas de la edad), 2018

Edad (años cumplidos)

15-19

5,7

20-24

18,7

25-29

35,7

30-34

59,6

35-39

58,8

40-44

21,5

45-49

2,4

Fuente: INE, MNP Nacimientos y Encuesta Continua de Hogares, <www.ine.es> (elaboración propia)

  • 33 Toda la cartografía que se incluye ha sido preparada por José Antonio Nieto Calmaestra, geógrafo ti (...)

27En el interior de España, la desigualdad geográfica que mostraba el estudio de Muñoz Pérez ha persistido en la evolución posterior (mapas 1-5)33. Con algunas variaciones a lo largo del periodo observado, sobresale, en general, la continuidad de los contrastes. Los porcentajes más elevados se localizan en el noroeste, sobre todo en Galicia; Cataluña; Baleares; parte del Levante; las provincias litorales andaluzas; el archipiélago canario y, hasta hace pocos años, Madrid. Las proporciones menores se reparten por el interior del país, sobre todo en su mitad oriental. La extensión del fenómeno desde mediados de los años 70 ha sido ininterrumpida y generalizada. En 1975 las frecuencias más altas (Pontevedra, Coruña) no llegaban al 4% de los nacimientos, mientras que ocho provincias, todas interiores, arrojaban valores inferiores a 1% (mínimo en Soria: 0,4%). En 1985, el rango de variación iba de máximos comprendidos entre el 10 y algo más del 13% (los más altos en Baleares, Burgos y Tenerife) a mínimos por debajo del 5% (2% en Teruel). Desde 1995 hasta hoy las Islas Canarias se han destacado dentro del grupo con frecuencias más altas, en el que ya figuraban desde el inicio de la serie: cerca del 19% en Tenerife y algo más del 21% en Las Palmas (mínimo en Teruel, del 4%); en 2005, casi 45% en Tenerife y superando 48% Las Palmas (mínimos en torno al 15% en Jaén y, de nuevo, Teruel); en 2018, 2 de cada 3 nacimientos registrados en las dos provincias canarias, alrededor del doble de los mínimos más recientes (Teruel 32%; Jaén, Ciudad Real, La Rioja y Navarra entre 36 y 38%).

Mapas 1-5. Proporción de nacidos de madre no casada

(% de todos los nacimientos en distintos años, entre 1975 y 2018)

(% de todos los nacimientos en distintos años, entre 1975 y 2018)

Image 1000000000000000000000000000000000000000.png

  • 34 Francisco Muñoz Pérez, « Les naissances hors mariage…», op. cit., II, p. 1.240.
  • 35 Ibídem., I, p. 888.
  • 36 La advertencia de Bloch mantiene su vigencia intacta: Marc Bloch, Apologie pour l’histoire ou Métie (...)

28Estas disparidades constituyen una de las pistas útiles en el estadio de la interpretación de los datos. Ilustran la «permeabilidad desigual de las distintas regiones a los cambios», ya constatada por Muñoz Pérez34: las imágenes de la fecundidad sin matrimonio son reveladoras, antes que nada, de una amplia secularización de la sociedad, que continúa extendiéndose por el territorio y ̶ a la vista de las magnitudes que alcanza ̶ por nuevos medios sociales. Muñoz Pérez recalcó el hecho de que el aumento de todas las concepciones de madres no casadas (incluidas las prenupciales), desde finales de los años 60 a 1980, se situara, « pour moitié au moins, en amont des grands changements politiques et institutionnels que le pays a connu après 1975 »35. Esta precisión es de especial interés para interpretar la pista estadístico-demográfica. Esto es: para seguir dialogando sobre la interacción entre comportamientos demográficos, cambios político-institucionales y dinámicas sociales (socioeconómicas y socioculturales). Evidentemente, «en amont» expresa, única y muy justificadamente, un orden cronológico. No solo no implica causalidad política, sino que es todo un aviso frente a cualquier imputación esquemática en esa línea. Desde luego, tampoco significa imputación demográfica de las novedades políticas que siguieron. Preceder no es lo mismo que causar36.

  • 37 El concordato de 1979 entre el Estado español y el Vaticano delegó en los párrocos la comunicación (...)

29Por otra parte, a la vez que han disminuido mucho los matrimonios y su peso en la fecundidad, no ha cesado de crecer la proporción de celebraciones exclusivamente civiles: otro exponente de la extensa secularización de la formación de familias en España. Hasta el final de los años 70 fueron harto infrecuentes: fuertemente connotadas y obstaculizadas por trámites bastante disuasorios. Entre 1996 y 2018, este modo de unión ha pasado de representar un 23% al 75% de los casamientos (gráfico 3): una inversión, en dos décadas, de las proporciones respectivas de los matrimonios solo civiles y de los católicos. Un vuelco de este calibre no puede reducirse, a la altura de hoy, a un espejismo estadístico, aunque este lo acentúe37. Otro cambio generalizado, aunque de desigual intensidad según las zonas, como puede verse en unos mapas que recuerdan a los de la fecundidad de mujeres no casadas, sin ser idénticos (mapas 6-8). El rango de variación de los matrimonios únicamente civiles es: de picos del 30-32% a mínimos por debajo del 10%, en 1996; de máximos superiores a 60% a mínimos entre 19 y 25%, en 2006; en 2018, los máximos, en Cataluña, Baleares y el País Vasco, rondan el 90%, y Jaén es la única provincia que se mantiene por debajo (ligeramente) del 50%.

Gráfico 3. Matrimonios exclusivamente civiles en España, 1996-2018 (% del total)

Gráfico 3. Matrimonios exclusivamente civiles en España, 1996-2018 (% del total)

Fuente: INE, Movimiento Natural de la Población, Matrimonios, www.ine.es

Mapas 6-8. Matrimonios exclusivamente civiles (% del total en 1996, 2006 y 2018*)

Mapas 6-8. Matrimonios exclusivamente civiles (% del total en 1996, 2006 y 2018*)

(*) Para mantener la continuidad con 1996, se han calculado los porcentajes de 2006 y 2018 respecto de los matrimonios entre cónyuges de distinto sexo.

30La frecuencia actual de la fecundidad sin matrimonio resulta especialmente llamativa teniendo en cuenta que la igualación de las familias de hecho con las reguladas por matrimonio tiene aún camino por recorrer en España, en términos de reconocimiento de derechos, aunque las realidades varían según las comunidades autónomas y sus peculiaridades dispositivas. La geografía de esta fecundidad apela a más de una divisoria: la de un desarrollo desigual y su proceso histórico; la de unas estructuras económico-sociales y unas dinámicas socioculturales diferenciadas; la del distinto vigor de ciertas tradiciones. Ninguna clave da por sí sola correspondencias completas. Sin sorpresa alguna, son ostensibles también con la distribución territorial de las afinidades ideológicas dominantes (más o menos reflejadas en los resultados electorales), pero el encaje tampoco es total. Por lo demás, ya estamos advertidos contra los excesos de imputación a «la política» de cambios que se han vuelto masivos en comportamientos que tienen que ver con la sexualidad, la procreación y el estatus de familias y hogares. Entre ambas esferas hay covariaciones e interacciones. Medidas de apoyo a las madres no casadas y a las uniones no matrimoniales, o, mejor dicho, políticas en este sentido no condicionadas por el estado civil, traducen sensibilidad ante una realidad social en expansión; y, a la vez, remueven obstáculos a los que esa realidad se enfrenta. Cosa distinta es un reduccionismo banal en discursos de la derecha política, con amplio eco mediático, en gran parte concebidos como réplica a iniciativas (sobre todo de los gobiernos de Rodríguez Zapatero y algunas que apunta el recién estrenado de la «confluencia» PSOE-UP) centradas en las mujeres y, en general, en derechos personales. La distinción que se ha hecho habitual en Francia entre «social» y «sociétal» viene muy a propósito. En este último ámbito se viene dirimiendo una parte no desdeñable de la confrontación político-ideológica de las últimas décadas en España. En el espectro de la derecha, no solo Vox, su expresión organizada más reciente y de imagen más «extrema», ha encontrado en él uno de sus terrenos favoritos (contra «la ideología de género», por la censura o «pin» parental en la escuela…). En materia económica es difícil encontrar en las proclamas de sus dirigentes algún matiz que se aparte de los axiomas comunes del liberalismo (de derecha) de este tiempo. En suma: ciertas retóricas públicas pueden interesar al análisis social, pero no deberían despistarlo.

31Una extensión acelerada de la corriente que impulsa ciertos cambios demográficos no la convierte en unánime, evidentemente. En el crecimiento de la fecundidad sin matrimonio hay, sin duda, convergencia de factores sociales de distinto signo y combinaciones variables de ellos según las áreas geográficas. Maternidades sin casamiento, sobre todo en jóvenes, pueden ser indicadoras de lo que un lenguaje más o menos consensual designa como «poblaciones vulnerables» (y contribuir a su «vulnerabilidad»). Su connotación es muy diferente si se concentran mayoritariamente en mujeres de más de 30 años, en buena medida integrantes de capas medias urbanas, a menudo con amplio bagaje formativo y activas, aunque ello no conlleve desahogo económico generalizado. Cuando, como en España ahora, estamos ante una tendencia que engloba a la mitad de los nacimientos, es que ha adquirido considerable transversalidad: generacional, pero con un perfil dominante cada vez más adulto; social e incluso, hasta cierto punto, probablemente ideológica. Lo que no presupone una secularización uniforme ni prejuzga proyección de esta tendencia a otras actitudes sociales.

Reflexiones en torno a la inmigración

  • 38 Renunciando a proponer cualquier selección de una bibliografía que desborda de aportaciones de espe (...)

32Mucho más escueto será el espacio que pueda consagrar a otro de los rasgos más sobresalientes de la trayectoria demográfica española en las últimas décadas. Con todo, me ha parecido que unos apuntes esquemáticos sobre la inmigración, escritos no hace mucho para una mesa de debate, vendrían bien, actualizados, al propósito general que guía estas páginas38.

  • 39 Censos y Padrón continuo en INEbase, <www.ine.es. En este mismo sitio, los flujos de inmigración y (...)

33El giro del saldo migratorio español «de la emigración a la inmigración» se produjo en los años 1980. Después, su evolución fue extraordinariamente rápida, con una brusca aceleración de las entradas entre finales de los 90 y 2008, hasta el punto de convertir a España en el primer país receptor de la UE durante esos años. España pasó de censar a unos 200.000 residentes extranjeros en 1981 a 400.000 en 1991, 1 millón en 2000… y hasta más de 5,7 millones entre 2009 y 2012. La tendencia fue declinante después, hasta 2017 (aumento de las salidas y descenso de los ingresos, en realidad desde 2009 hasta 2014, más el efecto de las naturalizaciones), con una recuperación reciente: 5 millones, de nuevo, al comienzo de 2019 (10,7% de la población del país), pero 6,7 millones de nacidos en el extranjero (de ellos, 4,5 millones de nacionalidad extranjera)39. El singular interés del caso español radica, en gran parte, en la velocidad del fenómeno demográfico, en la importancia de sus cifras y en la brusca sucesión de coyunturas de signo contrario que las afectan.

34El crecimiento de la inmigración se acompañó de una diversificación de sus procedencias. La componente europea occidental fue mayoritaria hasta mediados de los años 90: migración «de jubilados» o clasificada bajo el oxímoron «turismo residencial», aunque ninguna de estas dos denominaciones la abarque por completo. ¡Las designaciones no son neutras! Las llegadas de latinoamericanos se han registrado con continuidad, pero con desigual frecuencia y con variaciones de los principales orígenes, según los años: flujos más intensos al final del siglo pasado y primeros años del actual (ecuatorianos, colombianos, poco después bolivianos…), con repunte en los años más recientes (venezolanos, colombianos, hondureños…). Estos cambios de ritmo se observan también en otras inmigraciones. La africana ha sido globalmente menos numerosa: muy importante y comparativamente precoz la marroquí. Las llegadas de nacionales de países del Este europeo, principalmente de rumanos, se incrementaron con fuerza en la primera década de este siglo. Bastante más modesta, la inmigración asiática tiene sus principales aportes en chinos y pakistaníes. A 1 de enero de 2019, la docena de nacionalidades extranjeras que suman cada una, como mínimo, 100.000 titulares en la estadística del Padrón incluyen siete europeas (cuatro del Oeste: en orden decreciente, británica, italiana, alemana y francesa; y tres del Este: rumana, búlgara y ucrania), tres latinoamericanas (colombiana, venezolana y ecuatoriana), una africana (marroquí) y otra asiática (china). La marroquí encabeza la lista, superando los 800.000 nacionales, seguida de la rumana, que llegó a ser la primera hace unos años y contabiliza ahora poco más de 670.000 empadronados. Los nacionales del Reino Unido, Italia, China y Colombia registran efectivos comprendidos entre 200.000 y 250.000 en cada caso. Las otras seis nacionalidades citadas cuentan de 100.000 a algo menos de 140.000. Pero todo este conjunto no completa la mitad de la cifra total de extranjeros en el Padrón (47,3%), a la que contribuye una gran diversidad de nacionalidades. La distribución por sexos muestra una ligera sobrerrepresentación masculina en el conjunto de los extranjeros (sex ratio de casi absoluto equilibrio, frente a los escasos 96 hombres por 100 mujeres entre los españoles), aunque este parámetro varía mucho según las procedencias concretas, sus características demográficas específicas y la muy diferente presencia de familias. A excepción de británicos y alemanes sobre todo, la estructura por edades de los residentes extranjeros se caracteriza por su juventud relativa: casi el 56% en los grupos de edad comprendidos entre 15 y 44 años, en el conjunto de los extranjeros, frente a 35% para los españoles. Las edades medias de marroquíes, rumanos y españoles son de 31, 33 y 44 años, respectivamente (total de ambos sexos). En otras palabras, inmigración mayoritariamente en edad activa… y de trabajo (o en su busca).

  • 40 Andreu Domingo, Descenso literario…, op. cit., p. 257-258.

35Dicho sea de paso, el boom de la inmigración en España coincidía con la presencia en la población activa del país de las generaciones «llenas» del baby boom: otro desmentido a imputaciones espurias40.

36En gran medida, estos efectivos han engrosado la fuerza de trabajo disponible en el país. De unos 15 millones a comienzos de 2001, el número de trabajadores afiliados a la seguridad social se incrementó regularmente hasta 2007-mediados de 2008 (picos por encima de 19 millones), en que se inició un brusco y severo descenso (mínimos por debajo de 17 millones entre finales de 2011 y mediados de 2015). Volvió a crecer a partir de finales de 2015, hasta recuperar sus «techos» precedentes durante la mayor parte de 201941. Globalmente, la contribución de los trabajadores inmigrados ha sido muy relevante. Estos han padecido con especial crudeza la volatilidad y precariedad de los empleos, sin perjuicio del alcance generalizado de la precarización, tendencia estructural, muy acusada en el «mercado laboral» español. Este carácter se agravó con las desregulaciones que se sucedieron a partir de 1988. Con continuidad, año a año, la proporción de contratos temporales ronda el 90% del total de los registrados. La tasa de desempleo (general), con sus niveles más bajos situados en torno al 8% entre 2005 y 2007, creció después vertiginosamente, superando el 20% desde el cuarto trimestre de 2010 y el 25% entre finales de 2012 y comienzos de 2014. Después se ha reducido, aunque sigue alejada de sus mejores niveles del periodo (cerca del 14% a finales de 2019: próxima al 13% para los españoles, al 20% para el conjunto de los extranjeros y al 22% para los de nacionalidades no pertenecientes a la UE)42.

37La incorporación masiva, en un breve lapso de tiempo, de trabajadores inmigrados a la economía española puede impresionar. Comprenderla exige tener en cuenta: 1) un contexto de crecimiento económico muy notable entre 1994 y 2007; 2) las condiciones de inserción de gran parte de esta mano de obra. Tales condiciones, expandidas por todo el tejido económico, afectan muy especialmente a los sectores que más han apelado a ella: los servicios personales (correlato de las carencias de las políticas públicas de seguridad social, agravadas a partir de 2011 por los programas de austeridad); la agricultura (en general, pero principalmente en áreas de cultivos intensivos: en el Sureste y el Suroeste de la península, y en todo el arco mediterráneo, donde la fuerza de trabajo inmigrada ha adquirido un enorme peso en el empleo, a menudo absolutamente decisivo); la hostelería y la restauración (también marcadas por la estacionalidad); algunos ramos industriales y, más aún, la construcción y las obras públicas. En suma, unos «nichos» de empleo que conocieron una fuerte expansión, abruptamente cortada por el estallido de la «burbuja» inmobiliaria en el caso de la construcción (que había permitido a parte de los inmigrados escapar del empleo intermitente y en general peor remunerado en la agricultura).

  • 43 La Real Academia Española ha convalidado el neologismo…
  • 44 Expresiones utilizadas, entre otros, por el socio-demógrafo Claude-Valentin Marie, « Les nouveaux ‘ (...)
  • 45 Karl Marx, Le Capital. Critique de l’économie politique. Livre premier, París, Éd. Sociales, 1969, (...)

38La funcionalidad de esta fuerza de trabajo para los intereses patronales no es un secreto: contención salarial, disponibilidad, más facilidades para su movilización y desmovilización; factor de «competitividad» (véase el ejemplo de una agricultura «industrial» a veces sobreendeudada). Con frecuencia, la fragilidad de los estatutos administrativos de estos trabajadores ha reforzado su situación de inferioridad. Las regularizaciones han corregido (parcialmente) este rasgo característico de unas migraciones que, desde las primeras, convergieron en los países del Sur de Europa en plena inflexión restrictiva de las políticas migratorias en el continente. Pero tomaron tiempo y no inciden en las fuentes del problema. El endurecimiento del control de las fronteras exteriores de la UE y las rigideces administrativas (autorizaciones de trabajo a menudo complicadas de obtener y/o de renovar, y con cortos periodos de validez) inciden en la «gestión» del trabajo. No está de más un recordatorio: ¡ni los bajos salarios, ni la temporalidad, ni el trabajo «sumergido», ni todo lo que engloba lo que se ha dado en llamar el «precariado»43 son categorías innatas a los trabajadores inmigrados o exclusivas de ellos! Estos fenómenos no esperaron a la inmigración masiva para cobrar importancia, y la sobrepasan, evidentemente. «Infantería ligera» o «tercer grado»44 de la flexibilidad impuesta, la inmigración de trabajadores se ha incorporado en buena medida a una sobrepoblación relativa indisociable de toda una formación económico-social y de la variedad de situaciones regionales que la articulan. La «segmentación» de estos trabajadores (en función de distintos ejes, incluido su estatuto jurídico-administrativo y, eventualmente, sus orígenes) puede favorecer… su funcionalidad. Conviene a esta realidad en su conjunto (¡más amplia que la inmigración laboral extranjera!) la distinción que hiciera Marx entre los diferentes estados de aquella sobrepoblación («latente», «flotante» y «estacionaria»)45.

39Hasta ahora, la instalación permanente o duradera en España ha sido muy mayoritaria entre quienes inmigraron. A pesar de los saldos migratorios anuales negativos que se sucedieron entre 2010 y 2015. Y a pesar, también, de la probada inestabilidad geográfica de una parte de las trayectorias: con migraciones residenciales frecuentes, en su mayoría dentro de España, y/o una intensa movilidad habitual, erigida casi en modo de vida. Esa permanencia suscita importantes cuestionamientos sobre la llamada «integración social» de los inmigrantes (trabajo, vivienda, educación de los hijos, sociabilidades…).

40Hasta hace bien poco (diciembre de 2018 a noviembre de 2019), interlocutores de otros países europeos, Francia entre ellos, se manifestaban a menudo sorprendidos o curiosos por la inexistencia que apreciaban en España de una extrema derecha consolidada y reconocible, que explotara a fondo la baza de sentimientos y prejuicios anti-inmigración como eje principal de propaganda. En España, esto mismo podía justificar algunos relatos autocomplacientes. En realidad, no han faltado tensiones locales, pero los conflictos más graves (como el de El Ejido, Almería, de febrero de 2000) han sido relativamente excepcionales. Como si los tipos preponderantes de inserción de los inmigrados hubieran limitado, más bien, las tensiones sociales, conteniendo su impacto general y acotándolas en ámbitos geográficos muy localizados. Pero, a la vez, esos mismos modos de «integración» han instalado con constancia en la dificultad a una fracción muy considerable de la población inmigrada: empleos precarios; segregación residencial tanto en ciudades y espacios metropolitanos como en el medio rural; bloqueo de las perspectivas de promoción (desempleo, fragilidad residencial agudizada por los impagos de hipotecas). Los contextos forman parte del proceso: sobre todo a partir de 2008, las dificultades se hicieron mayores para amplias capas populares de la sociedad española.

41Inquietudes materiales de los jóvenes y de los mayores y malestar social; equilibrios estructurantes del sistema político desde la Transición debilitados; importante agravación de las tensiones «territoriales», con el nuevo cariz de la «cuestión catalana», muy manifiesto a partir de 2017, aunque venía gestándose desde años antes; impulso de emociones «identitarias» (varias)…

42Se ha tendido (no solo en España) a ver en la brusca visibilización electoral de la extrema derecha en la actualidad política española un alineamiento con un fenómeno general en los países europeos. Lo que no está desencaminado. Solo que la «creación» no es de ayer. Los sufragios reunidos por Vox, Ciudadanos y el Partido Popular en las últimas elecciones generales no superan en número a los que hasta hace poco concentraba el PP (quedan algo por debajo del mejor resultado de esta formación, en 2011). Por supuesto que el tono de los discursos, las formas y los gestos importan y contribuyen a una «atmósfera» enrarecida. Que esta «novedad» sui géneris haya irrumpido con especial fuerza en algunos focos locales de economías agrícolas con gran recurso a mano de obra inmigrada, no puede extrañar. La reflexión debería atender a las condiciones (generales y locales) del tipo de desarrollo (y su corolario de subdesarrollo) y no solo a la alta densidad inmigratoria de esos núcleos.

43Difícilmente se comprenderán (¡y no digamos se neutralizarán!) los riesgos reales y potenciales haciendo abstracción de todos sus factores.

44¿Hablábamos de demografía? Precisamente.

Topo da página

Notas

1 France Meslé, Laurent Toulemon, Jacques Véron (dir.), Dictionnaire de démographie et des sciences de la population, París, Armand Colin, 2011, « Avant-propos. Démographie et sciences de la population », p. 3-6.

2 Pierre Vilar, «Crecimiento económico y análisis histórico», in Crecimiento y desarrollo. Economía e historia. Reflexiones sobre el caso español, Barcelona, Ariel, 2ª ed., 1974, (p. 17-105). El texto original en francés, de 1960, fue reeditado en el volumen recopilatorio del propio autor Une histoire en construction. Approche marxiste et problématiques conjoncturelles, París, Hautes Études/Gallimard/Le Seuil, 1982, p. 13-86.

3 Pierre Vilar, «Crecimiento económico…», op. cit., p. 39.

4 Lucien Febvre, « Civilisation, l’évolution d’un mot et d’un groupe d’idées», in Lucien Febvre et al., Civilisation, le mot et l’idée : première semaine internationale de synthèse (du 10 au 29 mai 1929), París, La Renaissance du livre, 1930, p. 10-59.

5 Fernand Braudel, Le Monde actuel. Histoire et civilisations, París, Belin, 1963, y Grammaire des civilisations, París, Arthaud, 1987.

6 Pierre Vilar, « Réflexions sur la ‘crise de l’ancien type’, ‘inégalité des récoltes’ et ‘sous-développement’ », in Conjoncture économique, structures sociales. Hommage à Ernest Labrousse, París-La Haye, Mouton-EHESS, 1974, p. 37-58, cita p. 56. Reeditado en Une histoire en construction…, op. cit., (p. 191-216).

7 Jordi Nadal, El fracaso de la revolución industrial en España, 1814-1913, Barcelona, Ariel, 1975, p. 15-24).

8 Witold Kula, Problemas y métodos de la historia económica, Barcelona, Península, 1973, p. 313-378, cita p. 365.

9 Pierre Vilar, «Crecimiento económico…», op. cit., p. 45.

10 Massimo Livi Bacci, «La Península Ibérica e Italia en vísperas de la transición demográfica», in Vicente Pérez Moreda y David S. Reher, (ed.), Demografía histórica en España, Madrid, El Arquero, 1988, p. 138-163, esp. p. 153; Vicente Pérez Moreda, David S. Reher y Alberto Sanz Gimeno, La conquista de la salud. Mortalidad y modernización en la España contemporánea, Madrid, Marcial Pons, 2015, p. 28-29.

11 En el sentido de la «imputación a la política» que señalaba Ernest Labrousse; una tendencia a atribuir causalidad política inmediata a hechos socioeconómicos de raíces más complejas.

12 Julio Pérez Díaz, «Miedos y falacias en torno al envejecimiento demográfico», in Andreu Domingo ed., Demografía y posverdad. Estereotipos, distorsiones y falsedades sobre la evolución de la población, Barcelona, Icaria, 2018, p. 163-183.

13 Pierre George, L’immigration en France : Faits et problèmes, París, Armand Colin, 1986, p. 44 y 154-155.

14 El debate entre demógrafos acerca de las clasificaciones sociales aplicables a los análisis de la inmigración ha sido muy vivo en Francia. Entre otros trabajos representativos de dos posturas enfrentadas, véase, de Hervé Le Bras: Le démon des origines. Démographie et extrême droite, París, L’Aube, 1998; L’âge des migrations, París, Autrement, 2017; Malaise dans l’identité, Arles, Actes Sud, 2017. De Michèle Tribalat, Assimilation: la fin du modèle français, París, L’Artilleur, 2013; Statistiques ethniques, une querelle bien française, París, L’Artilleur, 2016.

15 Gérard Noiriel, Le creuset français. Histoire de l’immigration XIXe-XXe siècle, París, Seuil, 2006 [1ª ed. 1988]; Immigration, antisémitisme et racisme en France (XIXe-XXe siècle). Discours publics, humiliations privées, París, Fayard, 2007; « Le mythe d’une France accueillante », in Manière de voir, 152, 2017, p. 64-67.

16 Andreu Domingo, Descenso literario a los infiernos demográficos. Distopía y población, Barcelona, Anagrama, 2008.

17 Sobre estos últimos y su masiva instalación en Cataluña a lo largo del siglo XX, Andreu Domingo, Catalunya al mirall de la immigració: Demografia i identitat nacional a Catalunya. Barcelona, L’Avenç, 2014.

18 Presidencia del Gobierno, «Real Decreto 2/2020, de 12 de enero, por el que se reestructuran los departamentos ministeriales», BOE, 13/01/2020, art. 14.1, <https://www.boe.es/eli/es/rd/2020/01/12/2/dof/spa/pdf>.

19 Roland Barthes, Mythologies, París, Seuil, 1957, p. 158. La cita en Joël Pailhé, « Sur l’objet de la géographie de la population », in L’Espace géographique, P arís, Belin,t. I, nº 1, 1972, p. 54-62.

20 Andreu Domingo y Amand Blanes, «Inmigración y emigración en España: estado de la cuestión y perspectivas de futuro», in Joaquín Arango et al. (dir.), Flujos cambiantes, atonía internacional. Anuario de la inmigración en España 2014 (edición 2015), Barcelona, CIDOB, 2015, p. 94-122, esp. p. 119.

21 Karl Marx, Elementos fundamentales para la crítica de la economía política (borrador)1857-1858, Buenos Aires-Madrid, Siglo XXI, 1972, vol. 2, p. 114.

22 INE, Indicadores demográficos básicos, <https://ine.es/jaxiT3/Tabla.htm?t=1414&L=0>.

23 Arón Cohen, «Las disparidades geográficas de la mortalidad en España (1970-1980)», in Grupo de Población de la AGE, Análisis del desarrollo de la población española en el periodo 1970-1986, Madrid, Síntesis, 1989, p. 261-281; Joan Benach y José M. Martínez ed., Atlas de mortalidad en municipios y unidades censales de España 1984-2004, Bilbao, Fundación BBVA, 2013; Miguel Á. Martínez Beneito (dir.), Atlas Nacional de Mortalidad en España (ANDEES), Valencia, Generalitat Valenciana, 2020, <https://medea3.shinyapps.io/atlas_nacional/>.

24 Suma de las tasas de fecundidad por edad del momento (número de nacimientos por 1.000 mujeres de la edad). Para los lectores menos familiarizados con los conceptos demográficos, conviene recordar que el ISF no es lo mismo que la descendencia final de una generación medida en la misma fecha. Como cálculo basado en la frecuencia de los nacimientos «del momento» en las distintas cohortes femeninas en edad fértil, el primero es muy sensible a cambios del calendario reproductivo (edades a la maternidad) que avivan las variaciones de la fecundidad a lo largo del tiempo; el segundo, en cambio, como balance final que es, tiende a moderarlas. Esta distinción se pierde casi siempre de vista en las referencias mediáticas.

25 Margarita Delgado, Francisco Zamora y Laura Barrios, «Déficit de fecundidad en España: factores demográficos que operan sobre una tasa muy inferior al nivel de reemplazo», in REIS, Madrid, CIS, 115, 2006, p. 197-222; Daniel Devolder y Anna Cabré, «Factores de la evolución de la fecundidad en España en los últimos 30 años», in Panorama social, Madrid, FUNCAS, 10, 2009, p. 23-39; Fernando Gil Alonso et al., «Diferencias geográficas de la fecundidad en España: una perspectiva provincial», in Papeles de Geografía, Murcia, Universidad de Murcia, 63, 2017, p. 21-38; José R. Valero, «Medio siglo de natalidad en España, 1964-2014», in Juan D. Sempere y Ernesto Cutillas ed., La población en España: 40 años de cambio (1975-2015). Homenaje al Dr. Vicente Gozálvez Pérez, Alicante, Departamento de Geografía, 2017, p. 181-207; Teresa Castro, «Cigüeñas en standby. Tópicos y medias verdades sobre la baja fecundidad en España», in Andreu Domingo ed., Demografía y posverdad..., op. cit., p. 59-83.

26 La Encuesta de Fecundidad de 1999 arrojaba frecuencias muy parecidas en la utilización de métodos anticonceptivos eficaces por parte de las mujeres que se declaraban «católicas no practicantes» (mayoritarias: 50,5% de las de las cohortes de 15-49 años de edad) y de las autoidentificadas como «no creyentes» (4,8% de estas cohortes): en ambos casos, sensiblemente superiores a las de las «católicas practicantes» (35% de la muestra). Con todo, entre estas últimas, las que dijeron recurrir «actualmente» a tales métodos representaban el 45,9% (frente a 57,6% de las «católicas no practicantes» y 58,3% de las «no creyentes»): <https://ine.es/dynt3/inebase/es/index.htm?padre=3293&capsel=3295>.

27 Según la Encuesta de Población Activa (EPA), en 2018, dentro de una coyuntura económica que se decía de «recuperación», la «tasa de emancipación» de los jóvenes españoles oscilaba entre el 40% para el grupo de edad de 20-24 años y el 71% para el de 30 a 34: Esenciales Fundación BBVA, 32, 2019. Los resultados de la última Encuesta de Fecundidad (2018), en: <https://ine.es/dyngs/INEbase/es/operacion.htm?c=Estadistica_C&cid=1254736177006&menu=resultados&idp=1254735573002>.

28 EUROSTAT, <https://ec.europa.eu/eurostat/data/database>

29 Francisco Muñoz Pérez, « Les naissances hors mariage et les conceptions prénuptiales en Espagne depuis 1975 : I. Une période de profonds changements » y « Les naissances hors mariage et les conceptions prénuptiales en Espagne depuis 1975. II. Diversité et évolution régionales », in Population, París, INED, 46, 4 y 5, 1991, (p. 881-911 y 1.207-1.248).

30 Francisco Muñoz Pérez, « Les naissances hors mariage…», op. cit., II, (p. 1.241).

31 Tomando solo los matrimonios entre cónyuges de distinto sexo de 2018. El resultado apenas difiere computando todos los matrimonios. Los de contrayentes del mismo sexo se incorporaron a la estadística en 2005, a raíz de su autorización legal (03/07/2005).

32 Cfr. supra, cuadro 1.

33 Toda la cartografía que se incluye ha sido preparada por José Antonio Nieto Calmaestra, geógrafo titular de la administración autonómica andaluza y compañero en el Grupo de Investigación PAI-HUM-662.

34 Francisco Muñoz Pérez, « Les naissances hors mariage…», op. cit., II, p. 1.240.

35 Ibídem., I, p. 888.

36 La advertencia de Bloch mantiene su vigencia intacta: Marc Bloch, Apologie pour l’histoire ou Métier d’historien, (Cahiers des Annales, 3), París, Armand Colin, 1949, p. 1-16.

37 El concordato de 1979 entre el Estado español y el Vaticano delegó en los párrocos la comunicación al INE de la estadística de casamientos católicos, resultando subestimación en las cifras oficiales: Margarita Delgado y Juan A. Fernández Cordón, «Análisis de las cifras de matrimonios en España desde 1975», in Estadística Española, Madrid, INE, 121, 1989, p. 181-195.

38 Renunciando a proponer cualquier selección de una bibliografía que desborda de aportaciones de especialistas de todas las ciencias sociales, solo mencionaré, como pequeña muestra, dos colecciones: los volúmenes de actas (o de resúmenes) de los Congresos sobre la Inmigración en España (últimamente de Migraciones), inaugurados en 1997 y que se han reunido ya en nueve ocasiones (la más reciente, en septiembre de 2019 en Barcelona, <https://irp-cdn.multiscreensite.com/6b7cd588/files/uploaded/Libro%20de%20abstracts2.pdf>); y los Anuarios CIDOB de la Inmigración, que viene publicando esta institución barcelonesa desde 2006 (el de 2019: Joaquín Arango et al. (dir.), Inmigración, elecciones y comportamiento político, <https://www.cidob.org/es/publicaciones/serie_de_publicacion/anuario_cidob_de_la_inmigracion/inmigracion_elecciones_y_comportamiento_politico_anuario_cidob_de_la_inmigracion_2019>).

39 Censos y Padrón continuo en INEbase, <www.ine.es>. En este mismo sitio, los flujos de inmigración y emigración (desde 2008) en Estadística de Migraciones, Migraciones exteriores (con anterioridad a ese año e igualmente hasta hoy: Estadística de Variaciones Residenciales; basada, como la de migraciones, en el Padrón, pero menos depurada).

40 Andreu Domingo, Descenso literario…, op. cit., p. 257-258.

41 Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, <https://expinterweb.mitramiss.gob.es/series/>.

42 INE, EPA, <www.ine.es>.

43 La Real Academia Española ha convalidado el neologismo…

44 Expresiones utilizadas, entre otros, por el socio-demógrafo Claude-Valentin Marie, « Les nouveaux ‘clandestins’ et les impératifs de la modernisation néo-libérale », in Solange Montagné-Villette (dir.), Espaces et travail clandestins, París, Masson, 1991, p. 107-112.

45 Karl Marx, Le Capital. Critique de l’économie politique. Livre premier, París, Éd. Sociales, 1969, t. III p. 83-90.

Topo da página

Índice das ilustrações

Título Gráfico 1. El Índice Sintético de Fecundidad en España (hijos por mujer), 1975-2018
Créditos Fuente: INE, Indicadores demográficos básicos, <https://www.ine.es/​jaxiT3/​Datos.htm?t=1407>
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10751/img-1.png
Ficheiro image/png, 36k
Título Gráfico 2. Nacidos de madre no casada (% del total de nacimientos del año)
Créditos Fuente: INE, Indicadores demográficos básicos, <https://ine.es/​jaxiT3/​Datos.htm?t=1410>
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10751/img-2.png
Ficheiro image/png, 22k
Título (% de todos los nacimientos en distintos años, entre 1975 y 2018)
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10751/img-3.png
Ficheiro image/png, 215k
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10751/img-4.png
Ficheiro image/png, 220k
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10751/img-5.png
Ficheiro image/png, 417k
Título Gráfico 3. Matrimonios exclusivamente civiles en España, 1996-2018 (% del total)
Legenda Fuente: INE, Movimiento Natural de la Población, Matrimonios, www.ine.es
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10751/img-6.png
Ficheiro image/png, 3,4k
Título Mapas 6-8. Matrimonios exclusivamente civiles (% del total en 1996, 2006 y 2018*)
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10751/img-7.png
Ficheiro image/png, 176k
Legenda (*) Para mantener la continuidad con 1996, se han calculado los porcentajes de 2006 y 2018 respecto de los matrimonios entre cónyuges de distinto sexo.
URL http://journals.openedition.org/ccec/docannexe/image/10751/img-8.png
Ficheiro image/png, 92k
Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Arón Cohen, « La población por «testigo». Comportamientos demográficos y cambios sociales en España desde mediados de los años 70 », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [Online],  | 2020, posto online no dia 13 janeiro 2021, consultado o 16 janeiro 2021. URL : http://journals.openedition.org/ccec/10751 ; DOI : https://doi.org/10.4000/ccec.10751

Topo da página

Autor

Arón Cohen

Universidad de Granada

Artigos do mesmo autor

Topo da página

Direitos de autor

© CCEC ; auteurs

Topo da página
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Université d'Angers
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search