Navigation – Plan du site
Études

«No tenía pretensiones, solo quería trabajar» Españolas en Francia, servicio doméstico y empleo informal (1939-1975)

«I didn’t have pretensions, I only wanted to work» Spanish women in Paris, domestic service and informal job (1939-1975)
«Je n’avais pas de prétentions, je voulais juste travailler» : Espagnoles en France, service domestique et emploi informel (1939-1975)
Rocío Negrete Peña

Résumés

Le service domestique et le travail à domicile sont des secteurs économiques très féminisés et largement occupés par des personnes immigrées. La triple discrimination et la manque de reconnaissance ont fait que, sauf dans le terrain de la sociologie, les femmes migrantes exerçant ce travail n’ont pas été suffisamment étudiés. Les espagnoles ayant émigré en France, par des raisons politiques (1939) ou économiques (à partir de 1956) au xxe siècle ont dû travailler lors de son arrivée et, beaucoup d’entre elles, se sont employées en tant que domestiques ou alors dans l’économie informelle. Ménagères, bonnes à tout faire, employées de maison, couturières à domicile, ces femmes ont configuré une partie importante de son identité à travers son travail, qui a été, au même temps, un outil pour son émancipation du point de vue social, économique et aussi politique.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 «Un migrant sur deux, en 2017, est une femme. Ce phénomène, n’est pas nouveau : les femmes ont touj (...)
  • 2 Sylvie Schweitzer, Les femmes ont toujours travaillé, París, Odile Jacob, 2002.
  • 3 Remedios Oliva Berenguer, Éxodo: del campo de Argelès a la maternidad de Elna, Barcelona, Viena, 20 (...)

1Partiendo de la base de que las mujeres siempre han estado presentes en los movimientos migratorios1 y de que siempre han trabajado2, la responsabilidad de imbricar ambas disciplinas –la historia de las migraciones y la historia del trabajo– con la historia de las mujeres y de las relaciones de género debería ser una constante en las investigaciones sobre estos temas. Con la frase pronunciada en su relato autobiográfico, “no tenía pretensiones, solo quería trabajar”3, la exiliada republicana Remedios Oliva resumía sus aspiraciones, es más, sus necesidades inmediatas, en un momento tan delicado como el internamiento en un refugio tras haber cruzado la frontera francesa huyendo de la guerra y sin nada más que lo puesto.

  • 4 «C’est seulement dans les années 2000 que l’historiographie française commence à s’intéresser à la (...)

2En efecto, las migraciones, ya sean por motivos políticos o económicos, guardan una estrecha relación en su análisis con el mundo del trabajo. A la hora de abordar la cuestión de las migraciones y exilios femeninos –que poco a poco empiezan a salir de su invisibilidad y llevan ya algunos años poniéndose en evidencia4–, uno de los puntos clave en su análisis es el papel económico fundamental que tuvieron las mujeres a la hora de instalarse en un país nuevo. Si bien esta cuestión ha sido más privilegiada en el caso de migraciones económicas, parece que, a la hora de estudiar a las exiliadas, la historiografía se ha centrado más en cuestiones de vida cotidiana, sociales y culturales olvidando la faceta económica. Mas, para ambos flujos, podemos afirmar que las entradas –y salidas– al mercado de trabajo de las mujeres en el extranjero se fueron adaptando a las necesidades económicas de la familia y a la configuración del proyecto migratorio –o la ausencia de él–, pero también a la configuración de la oferta laboral y de la mano de obra del país.

  • 5 A lo largo del texto, se utilizará el término de «raza» o «racializado» como un préstamo al trabajo (...)
  • 6 Nasima Moujoud et Jules Falquet, «Cent ans de sollicitude en France. Domesticité, reproduction soci (...)
  • 7 Sònia Parella Rubio, Mujer, inmigrante y trabajadora: la triple discriminación, Rubí (Barcelona), A (...)

3La interrelación de las categorías sociales de «clase», «género» y «raza»5 –sin entrar en la complejidad metodológica de cada una de ellas– se perfila como una herramienta clave para aprehender todas las implicaciones de la migración en sus diferentes contextos sociales, culturales, políticos o económicos. Debemos a las feministas negras estadounidenses los primeros trabajos sobre el confinamiento de la mayoría de mujeres negras en los trabajos de servicios, sobre todo domésticos6. Pero esta perspectiva ha sido puesta también en evidencia a la hora de analizar la estructura del trabajo de mujeres migrantes en Europa y sus transformaciones –y masificación– a partir de los años 1960, caracterizada por una «triple discriminación»7.

  • 8 Odile Merckling, Femmes de l’immigration dans le travail précaire, París, Editions L’Harmattan, 201 (...)
  • 9 Ulla Wikander, De criada a empleada: Poder, sexo y división del trabajo (1789-1950), Madrid, Siglo (...)
  • 10 Jeunesse Ouvrière Chrétienne Féminine.
  • 11 «Effectivement, à salaire inégal entre celui de ma patronne et le mien, je lui offrais, grâce à mes (...)

4La categoría de «clase» se hace necesaria también a la hora de observar que, independientemente de las causas, origen y destino de la migración, las migrantes, especialmente cuando provienen de sectores populares, son expuestas a riesgos de un marcado carácter sexual, desde el viaje al país de destino hasta el curso del proceso de integración profesional. Además, el recurso a mujeres migrantes contribuye a reforzar las asignaciones sociales del trabajo femenino, fortaleciendo una división social y sexual del trabajo8, de la que una parte de las mujeres autóctonas se han ido emancipando a lo largo del siglo, contribuyendo, así, a demarcar la separación entre la mujer profesional, de categoría socioprofesional elevada y autóctona y la mujer proletaria, racializada y no emancipada9. A este propósito, María Arondo, emigrada a Francia en 1962 para trabajar en el servicio doméstico, y, posteriormente militante sindical en la J.O.C.F.10, escribió, en un libro autobiográfico altamente politizado, que, con sus servicios y mediante la desigualdad de salario, ella le permitía a su patrona la posibilidad de ejercer una profesión que le gustase y que contribuyese a los ingresos familiares11.

5Así, tomando en cuenta la heterogeneidad del sujeto «mujer» y la articulación con otras categorías, además del género, cabe el cuestionamiento de la dimensión global del sistema de división internacional del trabajo –femenino– y la inserción de esta problemática en la historización de los exilios y migraciones. No obstante, este artículo pretende a su vez manifestar la necesidad de aplicar también estas categorías y de construir puentes con fenómenos migratorios anteriores, pero al mismo país de destino, es decir, Francia.

  • 12 Angela Y. Davis, Mujeres, raza y clase, trad. fr. Ana Varela Mateos, Madrid, Ediciones Akal, S.A., (...)
  • 13 Natacha Lillo, «La emigración española a Francia a lo largo del siglo xx: una historia que queda po (...)

6El servicio doméstico y los trabajos de cuidados se configuran como un terreno privilegiado para analizar estos «rapports sociaux de sexe, de classe et de race»12. Las diferentes protagonistas migrantes femeninas a Francia coincidieron en la necesidad de encontrar un trabajo remunerado, accesible aún sin tener experiencia en el país y dominar el idioma. El servicio doméstico se vislumbró como una de las principales vías, aunque como han señalado Natacha Lillo, no todas las mujeres se emplearon en el servicio doméstico, y muchas trabajaron en la industria –incluyendo la química y metalúrgica–, en el sector terciario o en la agricultura y ganadería13 y, además, la poca cualificación de estos primeros empleos afectaba también a sus compañeros varones.

  • 14 José Babiano Mora et Ana Fernández Asperilla, «En manos de los tratantes de seres humanos (notas so (...)

7Teniendo esto último en cuenta, desde un punto de vista cuantitativo, los empleos a domicilio que englobaban actividades feminizadas como la limpieza, costura o cocina, con el servicio doméstico en cabeza, constituyen un terreno bastante significativo. En 1975, el Instituto Español de Emigración, organismo oficial del régimen en materia migratoria, estimaba en 258.172 el número de mujeres que habían emigrado a Francia por los cauces oficiales. La cifra es especialmente interesante si la comparamos con el dato que dan José Babiano y Ana Fernández Asperilla de cerca de 200.000 las españolas que trabajaban en Francia en esa fecha en el servicio doméstico14.

  • 15 Raffaella Sarti, «La globalisation du service domestique dans une perspective historique, xviie-xxe(...)
  • 16 Anne Martin-Fugier, La place des bonnes, París, Grasset, 1979 y Geneviève Fraisse et Martine Guilli (...)
  • 17 Isabelle Taboada-Leonetti et Michelle Guillon, Les immigrés des beaux quartiers: la communauté espa (...)

8Es también el caso para otras nacionalidades. Raffaella Sarti ha estudiado la importancia que los flujos de empleadas domésticas han tenido desde hace siglos, tanto desde países ricos a países pobres –especialmente el caso de la metrópoli a las colonias– como en sentido contrario15. La figura de la sirvienta o empleada doméstica se configuró especialmente a partir de la evolución de la sociedad industrial a finales del siglo xix, llegando a la llamada «crisis de la domesticidad»16 y, paralelamente, en los primeros años del siglo xx, ya se instaló una sustitución de la mano de obra local, o proveniente de una migración interna o éxodo rural –la figura de la criada bretona– por una mano de obra inmigrante casi generalizada17.

  • 18 Mareike König, «Itinéraires des domestiques allemandes à Paris vers 1900 : sources, méthodes et int (...)
  • 19 Janine Ponty, Polonais méconnus: histoire des travailleurs immigrés en France dans l’entre-deux-gue (...)
  • 20 Adelina Miranda, «Une frontière dans l’intimité. La confrontation culturelle entre femmes étrangère (...)
  • 21 Fabrice Virgili et Julie Le Gac, L’Europe des femmes, op. cit.. p. 270.

9El lugar de esta mano de obra inmigrante en el servicio doméstico va así cambiando según los periodos y las regiones. Mientras que, en el París de 1900, las alemanas –además de las belgas o suizas– eran mayoría, con el comienzo de la Primera Guerra Mundial, esta figura desaparece18 y, en el periodo de entreguerras, dejan paso a nuevas olas de italianas o polacas19. Aunque, en el primer caso, las italianas empleadas como domésticas en Francia ya eran un colectivo importante y, se calcula, que, en 1901, el 97% de las italianas residentes en Francia activas económicamente trabajaban en este sector, sobre todo en las regiones fronterizas de Savoya y de la Côte d’Azur20. Sobre el caso polaco, nos interesan especialmente las problemáticas emanadas de los abusos y sobreexplotación de estas migrantes que llevaron a la necesidad de constituir, en 1928, un Comité d’aide et de protection des femmes immigrées21.

10A continuación, este artículo analizará la imbricación entre los principales flujos de migraciones y exilios –y su componente femenino– a Francia en el siglo xx y el servicio doméstico. Para ello, partiremos de una contextualización de estos grupos y, seguidamente, se precisarán las condiciones de este empleo y los discursos emanados.

Migraciones y exilios femeninos en la España del siglo xx. Dos categorías con problemáticas comunes.

11Francia ha sido y es considerado un país malthusiano desde el siglo xix, es decir, con una de las tasas de natalidad más bajas de Europa hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Mas no se puede hablar en absoluto de flujos constantes, ya que, junto a las coyunturas internacionales y los procesos por los que han ido llegando unas nacionalidades u otras –italianos, belgas, polacos, rusos, alemanes, españoles, portugueses, marroquíes, argelinos, chilenos, chinos, rumanos, sirios… las políticas de restricción o facilitación de la inmigración, siempre muy relacionadas con las necesidades de mano de obra, han ido sucediéndose.

  • 22 Gérard Noiriel, Le creuset français: histoire de l’immigration, xixe-xxe siècle, París, Seuil, 1992

12Así, la primera posguerra mundial se caracteriza, una vez recuperado el aliento perdido, por una llamada a mano de obra extranjera que facilitase la reconstrucción del país. Es en este momento que las primeras grandes comunidades españolas empiezan a llegar. Esta primera ola, denominada los «sudetes» se estancó a partir de la crisis de 1929, que había puesto fin a la política de abertura a los extranjeros instaurada en una Francia necesitada de mano de obra a finales de la guerra y donde desde 1932 varios decretos establecían cuotas en la industria y los servicios22.

  • 23 Geneviève Dreyfus-Armand, L’exil des républicains espagnols en France: de la Guerre civile à la mor (...)
  • 24 Laura Oso Casas, Españolas en París: estrategias de ahorro y consumo en las migraciones internacion (...)

13La Guerra Civil Española constituye el periodo en el que en un menor tiempo un mayor flujo de población llegó a Francia23 y, aunque se tratase de una emigración política, tuvo ante si importantes retos en lo que refiere a la integración laboral y económica del grueso de exiliados y exiliadas que se quedaron y no retornaron a España. De los más de 450.000 exiliados y exiliadas que llegaron a los departamentos fronterizos desde finales de 1938 hasta el fin de la guerra, sin contar con los grupos que llegaron a las colonias francesas del Norte de África, se separó la población civil de la militar –que, a su vez, cruzaron la frontera en días diferentes– y, dentro de la primera, la mayoría de las mujeres y niños fueron conducidas e instaladas en improvisados refugios o campos, divididas de sus compañeros. Estas mujeres quedaron aisladas y derrotadas en un país del que en general desconocía la lengua y, aquellas que resistieron a las presiones para ser repatriadas, tuvieron como primera gran tarea la reagrupación familiar. El estudio de Laura Oso sobre las migrantes en París de los años 1960 trasluce el peso de la tasa de masculinidad del colectivo exiliado. Según las cifras que maneja la autora, en 1946 de los aproximadamente 300.000 españoles y españolas en Francia, el 40% eran mujeres, porcentaje en 3 puntos menor que en 1931, y que vuelve a aumentar en 1962 al 44%, teniendo la migración económica de estos años un componente femenino mayor que el flujo anterior24.

  • 25 Susanna Tavera, «La memoria de las vencidas: política, género y exilio en la experiencia republican (...)
  • 26 Para el caso del exilio mexicano, ver el artículo de Marion Röwekamp, «Myth of Equality? Profession (...)

14Una de las consecuencias más directas de la derrota republicana para las mujeres no fue solamente la pérdida de los derechos públicos o profesionales –aunque aún escasos para la mayoría de mujeres trabajadoras– adquiridos en el periodo de la II República, sino también su reclusión en un exilio doméstico25 o la lucha por la supervivencia en el exilio. Mas la inserción profesional de las mujeres españolas en el exilio es una de las temáticas menos abordadas, en especial para aquellas que no pertenecían a la minoría ilustrada26.

  • 27 Maëlle Maugendre, Les réfugiées espagnoles en France (1939-1942) : des femmes entre assujettissemen (...)
  • 28 Mónica Moreno Seco, «Las exiliadas, de acompañantes a protagonistas», in Ayer, n°81, 2011, p. 2652 (...)
  • 29 Marion Röwekamp, «IMex Revista (5)», op. cit.. y Pilar Domínguez Prats, Voces del exilio: mujeres e (...)

15En este caso del exilio republicano en Francia resulta central el hecho de que el acceso al mercado laboral fuese una de las condiciones más viables para salir de los campos de internamiento y comenzar a integrarse en Francia. En su tesis sobre las refugiadas españolas en Francia entre 1939 y 1942, Maëlle Maugendre27 sostiene que la mayoría de las mujeres quedaron, de hecho, sometidas a decisiones administrativas fluctuantes, que no habían tomado ellas mismas sino que les eran la mayor parte del tiempo impuestas. Se puede definir así el empleo femenino como vía para salir de los campos como un proceso de emancipación controlado, sobre todo teniendo en cuenta que esta vía implicaba la imposibilidad de haber accedido a las otras dos posibilidades que ofrecían las autoridades francesas: la repatriación a España o la reemigración a un tercer país, especialmente México. Y, en este sentido, el exilio mexicano fue cuantitativa y cualitativamente diferente, pues si «la mayoría de las exiliadas de 1939 eran amas de casa, en menor medida trabajadoras de la industria y, por último, educadoras, sanitarias, políticas e intelectuales, muchas de estas últimas se instalaron en América Latina, permaneciendo en Francia aquellas con una menor preparación»28. Sin embargo, esto no significa que todas las mujeres exiliadas en México gozaran de oportunidades profesionales, sino que, muy al contrario, estas vivieron una confinación doméstica importante, una vez superados los primeros años de trabajar en cualquier cosa29.

  • 30 Remedios Oliva Berenguer, Éxodo, op. cit., p. 23-24.

16La salida de los campos de internamiento fue el principal objetivo de las mujeres recluidas, para lo que tenían que conseguir y desempeñar un trabajo remunerado. Además de la garantía de salir del refugio, con la obtención de un trabajo se aseguraban un jornal con el que salir adelante. Es especialmente interesante ver, sobre todo en el caso de las más jóvenes, que muchas de ellas no habían recibido antes un salario por el trabajo realizado, del mismo modo que aquellas que se habían dedicado a los trabajos domésticos. El nuevo rol como participantes en la economía familiar o como cabezas de familia llevaba sin embargo aparejadas aún las bases de la división sexual del trabajo. Los trabajos ofrecidos a mujeres para salir de los campos siguieron siendo aquellos considerados «femeninos», como el servicio a domicilio, aunque un buen número de ellas trabajaron también en las tareas del campo junto a los hombres, a través de la reaf (Refugiados Españoles en la Agricultura Francesa) o, incluso, ya empezada la guerra mundial, en la industria pesada o armamentística. Ya se ha aludido al pensamiento de Remedios Oliva, en su búsqueda urgente de trabajo como medio para salir del campo de internamiento, cuando, en una ocasión que pudo ir al pueblo cercano a buscar leche, salió contenta pensando que «yo podría hablar con la gente del pueblo, proponerles coser ropa o remendar; no tenía pretensiones, solo quería trabajar, quizá me permitiera salir del campo y encontrar una solución para sacar a mi familia»30.

  • 31 Entrevista a Francisca Merchán. Alicante : Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Unidad Audiovisu (...)
  • 32 Silvia Mistral, Éxodo. Diario de una refugiada española, Madrid, Diario Público, 2011, p. 170.

17Francisca Merchán, llegada después de la Segunda Guerra Mundial, hizo referencia a que «la gente, en general [...] es verdad que lo han pasado bastante mal» y, «bueno, la gente no respetaba si tú tenías [...] conocimientos de una carrera, tenías, de todas formas, que hacer lo que te dieran, o entonces no podías trabajar»31. Aunque, sin caer en la obviedad, la pérdida de categoría profesional fue más acuciada en el caso de las exiliadas provenientes de la burguesía, intelectuales y dedicadas a profesiones liberales. Y así lo ilustran en sus testimonios muchas veces: a este respecto, Silvia Mistral narra cómo una niña, en una expedición camino a Nîmes, se sorprendía de que hubiera una «¿una artista en una cuadra?»32 entre ellas.

  • 33 Alicia Mira Abad y Mónica Moreno Seco, «Españolas exiliadas y emigrantes : encuentros y desencuentr (...)
  • 34 Maria Arondo, Moi, la bonne, op. cit., p. 47, 65, 153-154.
  • 35 Ver las múltiples referencias al personaje de Angèle en Albert Camus et Maria Casarès, Correspondan (...)

18Una parte importante de este exilio que se quedó en Francia acabada la guerra mundial y que accedió –aunque no todos– al estatus de refugiado político, compartió espacios y trabajos con emigrantes de antes de la guerra, de igual forma que lo harían con la ola de emigración económica que comienza en la segunda década de 195033. Así, María Arondo cuenta, en varios pasajes, los encuentros y relaciones que estableció con otras emigrantes, pero también con refugiadas españolas34. O, incluso, elementos pertenecientes a la minoría ilustrada y burguesa del exilio emplearon, sobre todo en el servicio doméstico, a otros hombres y mujeres españolas. Un caso paradigmático es el de la renombrada actriz María Casares, hija a su vez de Santiago Casares-Quiroga, que, tras la muerte de su madre en 1945 emplea a una pareja de españoles presentada un amigo en común, Ángeles Arellano y Juan Ramón Jiménez, como domestiques y que pasan a desarrollar esta función como internos desde 194835.

  • 36 Ver los diferentes artículos de la parte dedicada a la emigración a Europa en Alicia Alted Vigil et (...)

19La nueva ola de emigración, en este caso emigración asistida desde el Instituto Nacional de Emigración español, comienza en 1946 e impulsa a miles de españoles y españolas a emigrar a diferentes países europeos Francia, Suiza y Alemania en cabeza36ya con un contrato de trabajo bajo el brazo, o con la documentación necesaria para conseguirlo sin necesidad de pasar por la burocracia del estatus de refugiado. Es en este contexto que la figura de la «bonne» española se generaliza, especialmente en los barrios más pudientes de la capital francesa.

  • 37 Bruno Tur, De Valence à Paris: Itinéraires des « bonnes» espagnoles (1940-1974), Mémoire de Maîtris (...)
  • 38 Citado en Alba Martínez Martínez, «‘Pour quelles raisons avez-vous quitté l’Espagne?’ De represalia (...)

20La necesidad de difuminar la frontera entre emigración y exilio, tanto en el terreno económico como político ha sido también puesta de manifiesto por las últimas investigaciones. Bruno Tur, trabajando sobre las mujeres de Valencia que se fueron a París en busca de un empleo de criada, determinó que muchas de ellas eran hijas de familias estigmatizadas como rojas37. Esta estigmatización de las familias que habían perdido la guerra como una de las razones que lleva a sus miembros a huir a Francia –independientemente de su estatus como refugiado o inmigrante económico– es también rastreable en las cartas del fondo de Solidaridad Democrática Española. Concepción García Lahoz explicaba cómo decidió atravesar la frontera en un contexto en el que, «privadas de todos nuestros bienes y fuera de nuestro lugar sin más piezas de identidad que las concernientes a nuestros antecedentes de ex reclusas nos era y es difícil el hallar un trabajo remunerador para lo que es más elemental en la vida, el alimento»38.

  • 39 Ana Fernández Asperilla, «Emigrées économiques ou exilées politiques espagnols? Une frontière diffi (...)
  • 40 «Ma mère trouva, dans la confection à domicile, un supplément de revenu»
  • 41 «Ma mère [...] fut incapable de s’adapter à une vie, non pas différente, (elle avait toujours eu un (...)

21Las similitudes entre las carreras profesionales de exiliadas y emigrantes económicas españolas en Francia han sido estudiadas en el volumen de Sextant dedicado a «Femmes exilées politiques»39, afirmando que, en general, en ambos grupos la mayoría se dedicaron a los cuidados, ya sea en el ámbito doméstico o como asalariadas, confinadas a un tipo de movilidad profesional horizontal –el conocido en sociología como pasillo de cristal–, cambiando frecuentemente de patrón o empleador, pero no disfrutando de ningún tipo de ascensión social. Este fenómeno ascendente solamente es visible en el caso de la segunda generación, aquella que fue educada en Francia y que disfrutó de mejores oportunidades formativas y laborales. Un buen ejemplo de estas circunstancias es la biografía de las exiliadas María Luisa Broseta y su madre, Dolores Martí. Así, la primera pudo disfrutar de una educación media y superior gracias al sistema de becas y ayudas, pero, sobre todo, al esfuerzo y trabajo de sus padres: él, con trabajos ocasionales y ella, con pequeños suplementos a este salario a partir de la confección a domicilio40. Sin embargo, Dolores Martí nunca fue capaz de adaptarse a su nueva vida en Burdeos, especialmente por la falta de dominio del francés, junto a la ausencia de una razón por la que seguir luchando41.

  • 42 Alicia Mira Abad et Mónica Moreno Seco, «Españolas exiliadas y emigrantes», art. cit.
  • 43 Natacha Lillo, «Espagnoles en « banlieue rouge ». L’Intégration à travers le parcours des femmes (1 (...)
  • 44 Danièle Bussy Genevois, «Mujeres en movimiento: observaciones sobre las españolas en la emigración (...)
  • 45 «C’est à Paris que je suis devenue socialiste et antifranquiste. Mais c’est arrivé tard, à la fin d (...)

22Junto a la ocultación de motivaciones políticas en las declaraciones que los y las emigrantes hacían al Instituto Nacional de Emigración, o, al contrario, el ensalzamiento del miedo a represalias políticas que se repitieron a la hora de pedir el estatus de refugiado político, la interrelación de ambas motivaciones y la convivencia y retroalimentaciones de ambos flujos42, además de los desafíos comunes a los que tuvieron que hacer frente, apuntan a un tratamiento conjunto. Se ha puesto en evidencia que, además de las razones económicas generalmente invocadas a la hora de pasar la frontera o conseguir un pasaporte, varias mujeres, una vez trabajando como empleadas domésticas en Francia, enunciaron la voluntad de huir de la presión de la Iglesia o el rechazo a la política femenina de la Falange. Estas mujeres vivieron así su migración a Francia como una liberación, aunque su trabajo no les gustase ni realizase43. Igualmente, muchas mujeres inmigrantes fueron adquiriendo una consciencia femenina y social44 y el ámbito laboral se configuró como un terreno privilegiado para la intersección entre reivindicaciones económicas y políticas. Además del caso de la actividad sindical de María Arondo, Elena Llopis también cuenta cómo fue en París que pasó a sentirse socialista y antifranquista, ya a finales de los años 1960, aunque hacía años que estaba en Francia y nunca se había preocupado por la política. En su caso, fue viendo lo que sucedía en España que percibió la falta de libertad que allí existía, sobre todo para las mujeres 45.

23La prensa de la emigración española en Francia también ilustra la politización que en muchos casos se obró en las empleadas domésticas españolas. En un artículo titulado «La lucha de clases. Mi patrona y yo», publicado por los comités anti-imperialistas revolucionarios en París, a partir de la negativa de la patrona de subir el salario de la empleada doméstica, acompasando una subida general de los precios, esta reflexiona cómo

  • 46 «La lucha de clases. Mi patrona y yo», C.A.R., nº28 octobre 1970. BDIC, F°30: Espagnols opposants e (...)

mi patrona, como todos los patronos, me advierte que hay muchas mujeres que tomarían mi plaza a 5 Frs. Y, quizás a menos; es verdad, a hay miles de personas en paro precisamente para que los propietarios patronos puedan mantener el precio de la mano de obra barato; el paro no es un fenómeno casual, sino que lo crean los gobiernos capitalistas para hacer un continuo chantaje a los trabajadores.
Nosotros tenemos que organizarnos con los compañeros y luchar e interesarnos por la política que es la que nos hace comprender qué es lo que debemos hacer46.

Los servicios a la persona y la mano de obra migrante: ¿bonnes à rien?

  • 47 «chicas para todo», «mujeres con mil manos». En Geneviève Fraisse et Martine Guillin, Femmes toutes (...)
  • 48 Michelle Perrot, «Le travail rémunéré dans l’histoire des femmes», in Travail et genre dans le mond (...)
  • 49 «Mon oncle, extrêmement méfiant [...] nous expliquait ce qu’on attendait de nous, les bonnes espagn (...)

24«Bonnes à tout faire», «femmes toutes mains»47, sobreexplotadas, con jornadas infinitas, sin días de descanso, su cuerpo es su fuerza de trabajo48. María Arondo recuerda cómo su tío, desconfiado con los parisinos y los patronos, le explicó lo que se esperaba de las chachas españolas, las que no valían gran cosa, haciendo un juego de palabras con «bonne» –como se llamaba a las criadas, pero que también significa «buena»: «bonnes en nada» o «bonnes que no servían para nada»49.

  • 50 Linda Guerry, «Main d’œuvre étrangère» et marché du travail dans la région de Marseille (1918-1939) (...)
  • 51 Maëlle Maugendre, Les réfugiées espagnoles en France (1939-1942), op. cit., p. 484.

25Se mencionaba en la introducción la importancia del proyecto migratorio, pero también de la configuración y requerimientos del mercado de trabajo del país de destino, a la hora de hablar de las actividades económicas de las migrantes. Se puede rastrear cómo la legislación francesa en material laboral ante cada flujo migratorio influyó en el grado de incorporación al mercado de trabajo de la mujer inmigrante a través de los diferentes informes emitidos por varios organismos. Así, la mano de obra extranjera no decayó y siguió siendo requerida, con especial hincapié en el sector del servicio doméstico y de la agricultura en los años 1930, en plenos récords de la tasa de paro por los efectos de la crisis de 1929, debido, en parte, a la dificultad de encontrar mano de obra nacional dispuesta a asumir estas tareas50. Las granjas –donde se compaginaba servicio doméstico y tareas del sector primario– se convirtieron así en una de las salidas posibles, especialmente para unificar el propósito de la reunificación familiar, del alojamiento y del trabajo en el que se emplease todo el núcleo. Así, las autoridades francesas eran bien conscientes del hecho de que había mujeres españolas que aceptarían un trabajo como sirvientas en granjas51.

  • 52 Nasima Moujoud et Jules Falquet, «Cent ans de sollicitude en France. Domesticité, reproduction soci (...)
  • 53 «À la frontière française, quelle carte de séjour et de travail nous donne-t-on, sinon celle d’empl (...)
  • 54 «Loin des miens, engueulée, humiliée, je commençais à détester ma condition d’employée de maison im (...)

26Es esencial, entonces, a la hora de hablar de este sector económico reproductivo, centrar parte del análisis en la forma en la que el Estado francés, a través de sus políticas coloniales –luego, postcoloniales– y sus políticas migratorias y sociales, organizó el mercado de trabajo y la circulación de mano de obra52. El tratamiento diferencial dispensado por la burguesía francesa que empleaba a españolas como bonnes à tout faire se debe, en gran parte, a su calidad de extranjeras. María Arondo ilustraba esta identidad, de la que no se podían desprender, comparando la carte de séjour, o permiso de residencia, que se aportaba al cruzar la frontera con el contrato de empleada del hogar53. Así, se trazan lazos entre empleadas del hogar de diferentes nacionalidades –españolas, argelinas, portuguesas– que sufrían humillaciones similares, con la amenaza siempre constante de no protestar, porque «si no te gusta el trabajo, ya sabes dónde está la puerta»54.

  • 55 Laura Oso Casas, Españolas en París, op. cit., p. 41-42.
  • 56 «Mais que faire pour aider mon père ? Au village, pas de travail, encore moins pour les filles».
  • 57 «De plus, à l’époque, les femmes devaient rester à la maison pour apprendre le ménage, la couture, (...)

27A esto se suma que la trayectoria laboral de las mujeres, antes del exilio o de la emigración, en muchos casos era inexistente, y, en otros, relegada a las tareas propias de su sexo. La migración femenina a París para trabajar como empleada doméstica puede englobarse en un «proceso migratorio más amplio de mujeres que migraron del medio rural español a la ciudad y que posteriormente, una vez que trabajaban como empleadas del hogar o en el ámbito de la limpieza en España, decidieron continuar la migración»55, aunque esta experiencia previa no existió siempre, y menos en las más jóvenes. María Arondo dejó su pueblo natal del País Vasco con 17 años huyendo de la miseria y como forma para ayudar a su familia y ante la dificultad de encontrar allí un trabajo56. Así, marchó con la experiencia de todos los trabajos típicamente femeninos –limpieza, costura, cocina, que aprendían las mujeres siguiendo el modelo del «ángel de hogar»57.

  • 58 Ana Fernández Asperilla, «Trayectorias laborales de las mujeres españolas emigradas en Francia», Gr (...)
  • 59 Aurora Morcillo Gómez, En cuerpo y alma. Ser mujer en tiempos de Franco, Madrid, Siglo xxI Editores (...)

28La situación precaria de las «chicas para todo» inmigrantes de España tenía, a su vez, mucho que ver con su poca formación, ya que muchas de ellas habían empezado a trabajar desde muy jóvenes. Estas mujeres se tuvieron que enfrentar al mercado de trabajo extranjero con un nivel educativo débil, que condiciona su carrera58. Las mujeres que emigraron después de la instalación del régimen franquista recibieron de este la formación –además de la emanada de la Sección Femenina– del Servicio Social, que cubría los ámbitos del cuidado de la salud, la higiene, hábitos alimenticios saludables, práctica de los deportes, las tareas del hogar y las labores domésticas, además del cuidado de la comunidad: «El objetivo consistía en educar a las mujeres en varios planos: el comunitario, el familiar, el doméstico, el escolar, el universitario, el laboral y el vinculado con la situación de los emigrantes»59.

  • 60 Carme Molinero Ruiz, «Mujer, franquismo, fascismo: La clausura forzada en un» mundo pequeño»«, in H (...)
  • 61 Ana Fernández Asperilla, «Endoctrinement ou formation ? Les émigrantes espagnoles, le travail et la (...)

29La invisibilidad de las mujeres migrantes guarda así una relación con su marginalización en el mundo del trabajo. La discriminación en la educación formal y la orientación al aprendizaje de las tareas domésticas –aún con más impacto en las clases más populares– acompañó las historias de vida de las mujeres en la posguerra, que vieron también impedidas sus actividades asalariadas y el trabajo fuera de casa por la legislación, ya desde el Fuero del Trabajo de 193860. El freno a los avances en materia de inserción laboral y en la esfera pública femenina de los gobiernos de la República se manifiesta con las cifras que da Ana Fernández Asperilla a este propósito relativas a la tasa de actividad remunerada de mujeres: 8,29% en 1940, 11,78% en 1950 y 13,49% en 196061.

  • 62 Eider de Dios Fernández, Sirvienta, empleada, trabajadora de hogar: Género, clase e identidad en el (...)
  • 63 Idem, p. 17.

30La importancia de hablar de trabajo declarado y remunerado se halla, principalmente, en la ausencia del trabajo no declarado y doméstico –mayoritario y que, además, acompañaba en muchas ocasiones al primero– de las estadísticas y, por lo tanto, de las limitaciones que el régimen les imponía, al menos hasta los años 1960. Las mujeres siguieron trabajando, además de en las tareas domésticas, en el trabajo a domicilio informal, que configuraba una economía paralela. La circulación de personas en contextos migratorios –en el interior o hacia el exterior de un país– por causas forzadas requiere un análisis social exhaustivo. Podemos así plantearnos hasta qué punto la condición de «roja» o «hija de rojos», «las que perdieron la guerra», «las hijas de la otra España»62 es común para las sirvientas de la inmediata posguerra en la España franquista, en el exilio republicano y en la emigración de la época del desarrollismo. Las mujeres del servicio doméstico del interior, que por cuestión de espacio no pueden ser incluidas, han sido el objeto de estudio de Eider de Dios Rodríguez, resaltando que fue el sector que más mujeres empleadas concentró: «más de la mitad de la población activa femenina trabajaba en el servicio doméstico entre 1940 y 1950»63.

  • 64 Archivo del Gobierno de la República en el Exilio (Fundación Universitaria Española) Ministerio de (...)
  • 65 Archivo Fundación Francisco Largo Caballero (AFFLC), Fondo de Solidaridad Democrática Española
  • 66 Archivo del Gobierno de la República en el Exilio. Ministerio de Emigración: EMIG/ 26.2: Cuestionar (...)
  • 67 Archivo del Gobierno de la República en el Exilio. Ministerio de Emigración: EMIG/ 133.1. Declaraci (...)
  • 68 Archivo del Gobierno de la República en el Exilio. Ministerio de Emigración: EMIG/ 133.1. Declaraci (...)

31Las solicitudes que mujeres españolas asentadas en Francia enviaron a los fondos de ayuda puestos en marcha por el Gobierno de la República en el Exilio64 o por partidos políticos como el psoe65, ilustran cómo una gran parte de ellas declaran dedicarse a «sus labores», o «labores propias de su sexo», pero además «costura», «bonne à tout faire», «domestique» o «travail à domicile». Incluso, en el espacio reservado para el nombre de la empresa, en uno de los formularios, Juanita Pérez, llegada a Francia en febrero de 1939, anotaba, «su hogar»66. Así, aunque la mayoría de las peticiones de ayuda redactadas por mujeres exponen casos de enfermedad o de imposibilidad de trabajar por diversos motivos, varias sí que están empleadas en el servicio o la confección a domicilio pero «con 150 F. que gano el día de trabajo no podemos comer»67. O, como una mujer cabeza de familia, solicita ropa de abrigo y calzado, «sin otros medios de vida que sus propios como obrera a domicilio en la confección y ante la escasez de trabajo»68.

  • 69 Rocío Negrete Peña, «Cuando las exiliadas dejaron de ser des bouches inutiles. Españolas en Francia (...)
  • 70 Ana Fernández Asperilla, «Francisca Merchán. Unha vida de exilio e inmigración», Dez eme. Revista d (...)

32En estos casos, la economía sumergida y los trabajos para los que no era necesaria documentación fueron clave para la supervivencia de las exiliadas los primeros meses, aunque no fueron deseados en el caso de mujeres internas en campos o refugios que precisaban de un contrato de trabajo para poder salir de él69. Las emigrantes y exiliadas que recurrieron a la economía informal renunciaron a los mínimos derechos y reconocimiento que el trabajo formal les podía facilitar. Francisca Merchán, exiliada en París recuerda cómo el problema de su trabajo en Francia, fue la falta de años cotizados, ya que aunque empezó a trabajar en 1949 en la confección y costura, aún no tenía su «carte de travail», y solamente empezó a cotizar desde 195570.

  • 71 Archivo del Gobierno de la República en el Exilio. Ministerio de Emigración: EMIG/ 148.21. Exiliado (...)

33Las condiciones especialmente difíciles del exilio y la necesidad de hacer «cualquier cosa» activó el ingenio de muchas exiliadas, que encontraron en la costura a domicilio una salida laboral y un sustento, aunque, al cobrar por pieza, se tratase de unos ingresos muy irregulares. Mas la ventaja de no necesitar permiso de trabajo para desempeñar estas tareas se acabó muchas veces volviendo un inconveniente: las estadísticas del Servicio de Ayudas del Gobierno Republicano en el Exilio están repletas de solicitudes de «carta de trabajo de costurera. Nunca ha tenido carta de trabajo»71.

  • 72 Laura Oso Casas, Españolas en París, op. cit..
  • 73 José Babiano Mora et Ana Fernández Asperilla, «En manos de los tratantes de seres humanos (notas so (...)

34La inversión de los conocimientos adquiridos en su infancia y adolescencia de este capital doméstico interclasista fue entonces una de las primeras salidas laborales de las refugiadas llegadas a Francia. Hablamos así a menudo de trabajadoras clandestinas, sin contrato, que preferían cobrar en negro para poder recibir ayudas del estado o que el cabeza de familia no perdiese su empleo o viese reducido su salario, como una estrategia de ahorro más72. Según datos del Secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones, solamente el 25% de las españolas que trabajaban en Francia en 1975 en el servicio doméstico (50.000 de 200.000) estaban declaradas a la Seguridad Social. Como afirman José Babiano y Ana Fernández Asperilla, «la emigración clandestina, y como consecuencia de ello el trabajo en negro, afectó a una proporción mucho más elevada de mujeres que de hombres»73.

  • 74 Testimonio de Antonia Adroher, en Antonina Rodrigo, Mujer y exilio, 1939, Compañía Literaria, 1999, (...)
  • 75 Testimonio de Carmen Prieto Escobar, Idem, p. 274.

35También los testimonios orales o escritos dan fe de la necesidad de pasar los años de la guerra mundial «trabajando en lo que salía, para sobrevivir»74. Carmen Prieto narra cómo en Sées, un pueblecito normando, tras ganarse la confianza de la población, las mujeres del refugio –que ya desempeñaban una importante tarea, «con la carga de sus mayores, prematuramente decrépitos, y de sus depauperados hijos»– «fueron empleadas como bonnes à tout faire (criadas para todo). La mano de obra de los exiliados españoles resultó barata y eficiente»75.

  • 76 Biografía de Costanza Martínez Prieto, Ibidem, p. 264.
  • 77 Remedios Oliva Berenguer, Éxodo, op. cit., p. 59.

36Así, Costanza Martínez Prieto, «entró en contacto con unas compañeras catalanas que tenían una casita alquilada y ellas le ayudarían a buscar una familia donde trabajar como sirvienta, para cuidar a un niño enfermo»76. La importancia de las redes fue clave para conseguir autorizaciones para salir de los campos de internamiento y refugios, pero también para conseguir trabajo. Es así como Remedios Oliva recién dada a luz, se ofreció rápidamente para trabajar de criada, sabiendo que era uno de los puestos que más demandaban a las refugiadas españolas: «Mis dos cuñadas seguían en Troyes con los dos niños [...] Decidí escribirles para que me buscaran un trabajo de criada. Como era modista, podría encargarme de la costura de casa»77.

  • 78 Laura Oso Casas, Españolas en París, op. cit., p. 38.
  • 79 «En cela, j’ai eu plus la chance que la plupart des immigrées espagnoles, qui ont débarqué à Paris (...)

37Las redes y de los contactos para conseguir este tipo de empleos es un elemento común con sus compatriotas de la emigración económica. En las entrevistas realizadas por Laura Oso, una española que migró sola reconocía: «yo vine con una amiga que tenía una amiga en París»78. También María Arondo llegó a Francia instalándose, en un primer momento, en casa de sus tíos, que se habían expatriado en 1957. María era consciente de las facilidades que tenía, tanto por el alojamiento –provisional– como por la ayuda a la hora de buscar empleo y de manejarse con la lengua, a diferencia de la mayoría de españoles que desembarcaba en París solos, sin dirección, ni trabajo, ni apenas dinero79.

  • 80 «La réponse traditionnelle, quand une employée se rebiffe et réclame une augmentation ou un allégem (...)
  • 81 «Je comprenais, en définitive, qu’une employée de maison est toujours plus ou moins une travailleus (...)

38La realización de las labores de la reproducción social por parte de las exiliadas e inmigrantes españolas en los años centrales del siglo xx bebe en gran parte de la concepción propia de la Europa preindustrial del servicio doméstico como una etapa de aprendizaje y sociabilización de jóvenes. Por ello, la falta de formación, junto al escaso dominio de la lengua francesa, era uno de los argumentos de las patronas francesas para rechazar las reivindicaciones laborales de las empleadas domésticas españolas: sin haber ido a la escuela y sin tener una profesión, deberían estar contentas de poder realizar un trabajo que no requiere mucho80. En este contexto, también María Arondo, en uno de sus pasajes más politizados, cuenta cómo comprendió que una empleada del hogar es casi siempre sinónimo de una trabajadora inmigrante, un ser inferior de otra clase, de otra raza, lo que se traduce en todos los niveles: diferencia de vestimenta, de lengua, de comida…81.

39Efectivamente, la inferioridad en las reglas del juego de la empleada doméstica se plasmó en muchas ocasiones en abusos de diferentes tipos –desde sexuales hasta salariales–, que han sido reconocidos como un elemento constante en las relaciones laborales de mujeres emigrantes e, igualmente, las exiliadas españolas de 1939 los sufrieron y los describieron. Bajo el seudónimo de C.T.M, una andaluza exiliada en Francia cuenta cómo

  • 82 Alba Martínez Martínez, «El otro exilio: memorias y vida cotidiana de las mujeres en el destierro r (...)

un día en que vinieron a buscar gente para trabajar en una granja, me apunté [...] El trabajo era tremendo para mí y la propiedad enorme, con treinta obreros que se sentaban sobre una mesa para comer. Yo no hablaba una palabra de francés [...] se reían de mí, hacían por tocarme el culo cuando los servía, y a cada torta que yo les arreaba, redoblaban sus risas82.

40Silvia Mistral también llamó la atención sobre las falsas ofertas de trabajo en la Francia de 1939 que pretendían aprovecharse de la desesperación de las refugiadas:

  • 83 Silvia Mistral, Éxodo. Diario de una refugiada española, op. cit.., p. 167.

Los agentes coaccionadores no descansan y ahora resurgen con una vieja táctica: incitarnos a la huida. Señores con gesto paternal nos ofrecen ir a trabajar (¿) a Marsella, bien retribuidas y con papeles legales para residir en Francia. Una vieja política de folletín, que ya todas conocemos. Con frialdad, les hacemos notar que sabemos sus planes y que no caeremos en cortadas de esa especie. Ellos –acaso policías secretas– esconden los ojos bajo el ala del sombrero y se marchan del pueblo, cohibidos y derrotados, en apariencia, que ya aparecen en cualquier parte bajo diversos tipos y proponiendo planes que conducen al mismo fin. En el café, en el baile, en el cine, bocas extrañas tienden su red de tentaciones: libertad, dinero, lujo. Marsella o París. El sistema burgués se apiada de las pobres mujeres españolas y ofrece su apoyo. Ayuda a base de la explotación y del vicio, manos tendidas para comerciar con la carne morena de las nuevas Cármenes. A veces me parece que todos estos embajadores de la cortesía enmascarada, vienen a iniciativa de las autoridades, funcionarios prostituidos como cualquier cobrador a comisión83.

  • 84 Ana Fernández Asperilla, «Francisca Merchán. Unha vida de exilio e inmigración», art. cit. p. 70-72
  • 85 Entrevista a una española dirigente asociativa Laura Oso Casas, Españolas en París, op. cit.. p. 83

41Además de los casos de criadas no declaradas, sin contrato y con salarios en negro, o insalubridad en el alojamiento o los alimentos que recibían como parte del salario que también recoge, de la propia voz de sus protagonistas, María Arondo, las empleadas domésticas españolas tuvieron que hacer frente a problemáticas específicas de este tipo de empleos. El aislamiento de las empleadas, en especial las internas, que a diferencia de otros espacios de trabajo no confraternizan con otras empleadas impedía en muchos casos la lucha por la mejora de sus condiciones laborales, al tener que enfrentarse en solitario a sus patrones. Por ellos, conocedoras de los abusos de los que eran objeto las emigrantes económicas, fueron las propias refugiadas políticas las que también se encargaron en Francia de contactar con sindicatos84. Así, las protagonistas reclaman que el papel de las españolas en la creación del sindicato de empleadas del hogar en Francia fue fundamental y que «la emigración española al principio trabajaba muchas horas, la mujer tenía mucho trabajo, reivindicaba poco y se sindicaba poco. Luego fue tomando consciencia y luego la mujer española sí ha participado»85.

Conclusiones

  • 86 «La primera vez que vio a un portero de librea dividió mentalmente la sociedad en dos mitades: los (...)
  • 87 «Mais un travail qui écrase au lieu de libérer est-il humain ? Y a-t-il beaucoup de filles qui aien (...)

42En su novela recientemente reeditada, Tea Rooms. Mujeres obreras, Luisa Carnés, escritora de origen obrero –y posteriormente exiliada en Francia y México– narra magistralmente las condiciones de las mujeres trabajadoras del primer tercio de siglo en España. Así, a partir de la búsqueda de trabajo de la protagonista de la novela, determina una separación de la sociedad en dos: la parte que toma el ascensor, y la que toma la escalera de servicio86. Cuarenta años después, y ante una patrona con una actitud bastante paternalista, María Arondo también analizó esta separación, preguntándose si un trabajo que oprimía, en lugar de liberar, era humano, y dudando que muchas mujeres hubieran elegido este camino del servicio doméstico, o que, en el caso de esta patrona, ella misma lo contemplase para sus hijas87.

43Lejos de este tono de denuncia, estudios interdisciplinares y sobre diferentes objetos ponen el énfasis en la concepción de los trabajos desempeñados por mujeres en migraciones y exilios, no solamente como empleos exclusivamente precarios y frustrantes, sino también como un medio que facilitó la emancipación, la independencia (económica), por supuesto la integración y la adaptación y, sobre todo en el caso de las mujeres que salían de los campos de internamiento y refugios, la libertad.

  • 88 Alicia Mira Abad et Mónica Moreno Seco, «Españolas exiliadas y emigrantes», art. cit.

44En esta línea es también interesante resaltar cómo un análisis más profundo de este sector económico para la historia de la incorporación e integración laboral de las exiliadas e inmigrantes contribuiría a dotar de más agencia a estas protagonistas. Ya Alicia Mira y Mónica Moreno alertaban contra la victimización de las mujeres exiliadas, haciendo hincapié en cómo estas se adaptaron, muchas veces mejor que sus compañeros, a la nueva realidad en otro país y a la vida económica88. En cualquier caso, queda pendiente un trabajo en profundidad sobre la inserción laboral de las exiliadas, así como uno de conjunto incluyendo la relativa a la emigración económica, sin dejar de lado la zona gris de migraciones más o menos clandestinas entre ambos flujos.

  • 89 Claudie Lesselier, «Mouvement des femmes de l’immigration en France dans les années 1970», Migrance (...)

45Este trabajo urge todavía más cuando la memoria de las migraciones y exilios femeninos a Francia del último siglo sigue activa y es más reciente de lo que parece. Hemos terminado cronológicamente estas líneas con la intervención sindical de María Arondo y el sindicato de empleadas del hogar, muy activo hasta 1975. Pero esta actividad se extiende hasta finales de siglo, con la movilización de obreras, empleadas del hogar y miembros de la inmigración y el exilio español, que se consolidó en septiembre 1979 con la formación de la asociación ameef (Asociación de mujeres españolas emigrantes en Francia)89. Su objetivo era defender los derechos y la autonomía económica de las mujeres inmigrantes, denunciando la doble discriminación y reivindicando tanto al gobierno español –por ejemplo, el derecho al aborto–, como a las instituciones francesas y, desde 1986, a la cee.

46Finalmente, y para cerrar el círculo –o, al menos, enderezar la circunferencia–, además de analizar el nicho de mercado de trabajo doméstico ocupado por inmigrantes en España desde los años 2000, Laura Oso ha realizado recientemente un estudio sobre la reactivación de la emigración española a Francia y su relación con el empleo:

  • 90 Laura Oso, «¿Nuevas criadas y porteras en París?: Reactivación de los campos sociales transnacional (...)

La historia de Sagrario parece sacada del mismo guion [...] de tantas mujeres que salieron de España en busca de una vida mejor hace 40 o 50 años [...] Pero Sagrario es una mujer joven, su rostro no refleja las intensas arrugas de toda una vida de sacrificio y trabajo, como el de mis informantes de hace dos décadas. Hizo las maletas sólo hace cinco años, tras la crisis financiera, llegando a París en el año 2012. ¿Acaso su testimonio refleja una “nueva” migración?90.

Haut de page

Notes

1 «Un migrant sur deux, en 2017, est une femme. Ce phénomène, n’est pas nouveau : les femmes ont toujours été présentes dans les mouvements migratoires, mais restaient moins visibles», Fabrice Virgili et Julie Le Gac, L’Europe des femmes, París, Perrin, 2017, p. 255.

2 Sylvie Schweitzer, Les femmes ont toujours travaillé, París, Odile Jacob, 2002.

3 Remedios Oliva Berenguer, Éxodo: del campo de Argelès a la maternidad de Elna, Barcelona, Viena, 2006, p. 24.

4 «C’est seulement dans les années 2000 que l’historiographie française commence à s’intéresser à la question des femmes de l’immigration». En Louisa Zanoun et Sarah Clement, «Introduction», Migrances. Génériques. Faire connaître l’histoire et la mémoire de l’immigration, 2013, 42. Les femmes de l'immigration, xixe-xxe siècles, p. 7. Ver también Laura Oso Casas, «Femmes, actrices des mouvements migratoires», in Fenneke Reysoo et Christine Verschuur (dir.), Femmes en mouvement : Genre, migrations et nouvelle division internationale du travail, Ginebra, Graduate Institute Publications, 2016, p. 165‑193 y Linda Guerry, «Femmes et genre dans l’histoire de l’immigration. Naissance et cheminement d’un sujet de recherche», Genre & Histoire, n°5, 2009.

5 A lo largo del texto, se utilizará el término de «raza» o «racializado» como un préstamo al trabajo de las feministas poscolonialistas o materialistas, dejando de lado la cuestión fenotípica sino aludiendo al contenido de «extranjero» o «diferente», en el que podemos englobar a las emigrantes económicas y políticas españolas. Ver a este respecto la reelaboración que hace Gloria Anzaldúa de la «mi raza», utilizándolo como sinónimo de «mi pueblo» : Gloria Anzaldúa, «Movimientos de rebeldía y las culturas que traicionan», Race/Ethnicity: Multidisciplinary Global Contexts, vol. 4, n°1, 2010, p. 17.

6 Nasima Moujoud et Jules Falquet, «Cent ans de sollicitude en France. Domesticité, reproduction sociale, migration et histoire coloniale», in Christine Catarino et Christine Verschuur (dir.), Genre, migrations et globalisation de la reproduction sociale, Ginebra, Graduate Institute Publications, 2018, p. 170.

7 Sònia Parella Rubio, Mujer, inmigrante y trabajadora: la triple discriminación, Rubí (Barcelona), Anthropos, 2003.

8 Odile Merckling, Femmes de l’immigration dans le travail précaire, París, Editions L’Harmattan, 2011, p. 57-61 ; Sabah Chaïb, «Femmes, migration et marché du travail en France.», in Les cahiers du CEDREF. Centre d’enseignement, d’études et de recherches pour les études féministes, n° 12, 2004, p. 211‑237.

9 Ulla Wikander, De criada a empleada: Poder, sexo y división del trabajo (1789-1950), Madrid, Siglo xxi Editores, 2016.

10 Jeunesse Ouvrière Chrétienne Féminine.

11 «Effectivement, à salaire inégal entre celui de ma patronne et le mien, je lui offrais, grâce à mes services, la possibilité d’exercer un métier qui lui plaisait en même temps qu’il augmentait les revenus du foyer». En Maria Arondo, Moi, la bonne, París, Stock, 1975, p. 93.

12 Angela Y. Davis, Mujeres, raza y clase, trad. fr. Ana Varela Mateos, Madrid, Ediciones Akal, S.A., 2005 y Elsa Dorlin, «De l’usage épistémologique et politique des catégories de « sexe » et de « race » dans les études sur le genre», Cahiers du Genre, n° 39, n°2, 2005, p. 83‑105.

13 Natacha Lillo, «La emigración española a Francia a lo largo del siglo xx: una historia que queda por profundizar», in Migraciones & Exilios: Cuadernos de la Asociación para el estudio de los exilios y migraciones ibéricos contemporáneos, n°7, 2006, p. 159180.

14 José Babiano Mora et Ana Fernández Asperilla, «En manos de los tratantes de seres humanos (notas sobre la emigración irregular durante el franquismo)», Historia contemporánea, n°26, 2003, p. 49.

15 Raffaella Sarti, «La globalisation du service domestique dans une perspective historique, xviie-xxe siècles», in Genre et travail migrant: mondes atlantiques, xixe-xxe siècles, París, Publibook, 2009, p. 53‑82.

16 Anne Martin-Fugier, La place des bonnes, París, Grasset, 1979 y Geneviève Fraisse et Martine Guillin, Femmes toutes mains: essai sur le service domestique, París, Seuil, 1979.

17 Isabelle Taboada-Leonetti et Michelle Guillon, Les immigrés des beaux quartiers: la communauté espagnole dans le 16e arrondissement de Paris : cohabitation, relations inter-ethniques et phénomènes minoritaires, París, CIEMI/L’Harmattan, 1987.

18 Mareike König, «Itinéraires des domestiques allemandes à Paris vers 1900 : sources, méthodes et interprétations», in Sextant. Groupe interdisciplinaire d’Etudes sur les femmes de l’Université libre de Bruxelles, vol. 21‑24, 2004, Pour une histoire européenne des femmes migrantes: sources et méthodes, p. 83‑115.

19 Janine Ponty, Polonais méconnus: histoire des travailleurs immigrés en France dans l’entre-deux-guerres, París, Publications de la Sorbonne, 1990.

20 Adelina Miranda, «Une frontière dans l’intimité. La confrontation culturelle entre femmes étrangères et femmes autochtones dans l’espace domestique», in Les cahiers du CEDREF. Centre d’enseignement, d’études et de recherches pour les études féministes, n°12, 2004, p. 115‑135.

21 Fabrice Virgili et Julie Le Gac, L’Europe des femmes, op. cit.. p. 270.

22 Gérard Noiriel, Le creuset français: histoire de l’immigration, xixe-xxe siècle, París, Seuil, 1992.

23 Geneviève Dreyfus-Armand, L’exil des républicains espagnols en France: de la Guerre civile à la mort de Franco, París, Albin Michel, 1999.

24 Laura Oso Casas, Españolas en París: estrategias de ahorro y consumo en las migraciones internacionales, Barcelona, Bellaterra, 2004, p. 25-29.

25 Susanna Tavera, «La memoria de las vencidas: política, género y exilio en la experiencia republicana», in Ayer, n°60, 2005, p. 197224.

26 Para el caso del exilio mexicano, ver el artículo de Marion Röwekamp, «Myth of Equality? Professional Life of Spanish Republican Women in Exile in Mexico», iMex Revista. México Interdisciplinario, vol. 5, año 3, 2013, p. 86108. Sobre el exilio francés, se está llevando a cabo una tesis doctoral: Rocio Negrete Pena, L’exil féminin. L’intégration professionnelle des femmes espagnoles en Aquitaine (1939-1975), Tesis en cotutela por la UNED y la Université Bordeaux Montaigne.

27 Maëlle Maugendre, Les réfugiées espagnoles en France (1939-1942) : des femmes entre assujettissements et résistances, Thèse de doctorat, Université de Toulouse Mirail, Toulouse, 2013, p. 462.

28 Mónica Moreno Seco, «Las exiliadas, de acompañantes a protagonistas», in Ayer, n°81, 2011, p. 265281. Ver también Alicia Alted Vigil, «Mujeres españolas emigradas y exiliadas: siglos xix y xx», in Anales de Historia Contemporánea, n°24, 2008, p. 5974.

29 Marion Röwekamp, «IMex Revista (5)», op. cit.. y Pilar Domínguez Prats, Voces del exilio: mujeres españolas en México (1939-1950), Comunidad de Madrid, Dirección General de la Mujer, 1994.

30 Remedios Oliva Berenguer, Éxodo, op. cit., p. 23-24.

31 Entrevista a Francisca Merchán. Alicante : Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Unidad Audiovisual-Área de Comunicación, 2004. Realizada en París el 10 de septiembre de 2003 URL: http://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmc0g3x6

32 Silvia Mistral, Éxodo. Diario de una refugiada española, Madrid, Diario Público, 2011, p. 170.

33 Alicia Mira Abad y Mónica Moreno Seco, «Españolas exiliadas y emigrantes : encuentros y desencuentros en Francia», Les Cahiers de Framespa. Nouveaux champs de l’histoire sociale, n°5, 2010.

34 Maria Arondo, Moi, la bonne, op. cit., p. 47, 65, 153-154.

35 Ver las múltiples referencias al personaje de Angèle en Albert Camus et Maria Casarès, Correspondance: (1944-1959), París, Gallimard, 2017.

36 Ver los diferentes artículos de la parte dedicada a la emigración a Europa en Alicia Alted Vigil et Almudena Asenjo, De la España que emigra a la España que acoge, Fundación Francisco Largo Caballero, 2006.

37 Bruno Tur, De Valence à Paris: Itinéraires des « bonnes» espagnoles (1940-1974), Mémoire de Maîtrise, Université Paris Diderot/Paris 7, France, 2003.

38 Citado en Alba Martínez Martínez, «‘Pour quelles raisons avez-vous quitté l’Espagne?’ De represaliadas a refugiadas políticas en la Francia de los años 40 y 50», VI Encuentro Internacional de Jóvenes Investigadores en Historia Contemporánea, Zaragoza, 6, 7 y 8 de septiembre de 2017.

39 Ana Fernández Asperilla, «Emigrées économiques ou exilées politiques espagnols? Une frontière difficile à établir», Sextant. Groupe interdisciplinaire d’Etudes sur les femmes de l’Université libre de Bruxelles, 2009, Femmes exilées politiques: exhumer leur histoire.

40 «Ma mère trouva, dans la confection à domicile, un supplément de revenu»

41 «Ma mère [...] fut incapable de s’adapter à une vie, non pas différente, (elle avait toujours eu une extraordinaire capacité d’adaptation aux circonstances les plus dures), mais à une vie dans laquelle elle ne trouvait pas une raison de lutter, de s’enthousiasmer pour changer le monde. Il lui aurait fallu, pour cela, une maitrise plus grande de la langue française, qu’elle mania toujours fort mal avec un accent épouvantable», María Luisa Broseta Martí, «Souvenirs d’enfance et d’exil», Exils et migrations ibériques au xxe siècle, vol. 3, n°1, 2004, p. 62-63 y 14.

42 Alicia Mira Abad et Mónica Moreno Seco, «Españolas exiliadas y emigrantes», art. cit.

43 Natacha Lillo, «Espagnoles en « banlieue rouge ». L’Intégration à travers le parcours des femmes (1920-2000)», in Les cahiers du CEDREF. Centre d’enseignement, d’études et de recherches pour les études féministes, n°12, 2004, p. 191‑209.

44 Danièle Bussy Genevois, «Mujeres en movimiento: observaciones sobre las españolas en la emigración económica», in La democracia en femenino: Feminismos, ciudadanía y género en la España contemporánea, Zaragoza, Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2017, p. 185.

45 «C’est à Paris que je suis devenue socialiste et antifranquiste. Mais c’est arrivé tard, à la fin des années 1960. Ça faisait déjà plusieurs années que j’étais en France, mais je ne me suis jamais souciée de politique. Mais peu à peu, tu apprends, tu écoutes, tu regardes, tu vois que quelque chose ne va pas en Espagne. La liberté, la liberté de pouvoir faire ce que je voulais, surtout pour moi, en tant que femme, je l’ai eue en France, à Paris. En Espagne, elle n’est arrivée que très longtemps après. Mais moi, je suis devenue libre quinze ou vingt ans avant celles qui sont restées en Espagne». Entrevista a Elena Llopis, París, 25 mars 2010, citado en Bruno Tur, L’immigration espagnole à Paris dans les années 1960: discours, représentations et stéréotypes, Thèse de doctorat, Université Paris Nanterre, France, 2014. p. 63.

46 «La lucha de clases. Mi patrona y yo», C.A.R., nº28 octobre 1970. BDIC, F°30: Espagnols opposants et antifranquistes.

47 «chicas para todo», «mujeres con mil manos». En Geneviève Fraisse et Martine Guillin, Femmes toutes mains, op. cit..

48 Michelle Perrot, «Le travail rémunéré dans l’histoire des femmes», in Travail et genre dans le monde, París, La Découverte, 2013, p. 13.

49 «Mon oncle, extrêmement méfiant [...] nous expliquait ce qu’on attendait de nous, les bonnes espagnoles, les chachas, c’est-à-dire, celles qui ne valent pas grand-chose, en un mot bonnes à rien». En Maria Arondo, Moi, la bonne, op. cit., p. 34.

50 Linda Guerry, «Main d’œuvre étrangère» et marché du travail dans la région de Marseille (1918-1939). La question du genre», Hommes & Migrations, vol. 1263, n°1, 2006, p. 26‑34.

51 Maëlle Maugendre, Les réfugiées espagnoles en France (1939-1942), op. cit., p. 484.

52 Nasima Moujoud et Jules Falquet, «Cent ans de sollicitude en France. Domesticité, reproduction sociale, migration et histoire coloniale», in Christine Catarino et Christine Verschuur (dir.), Genre, migrations et globalisation de la reproduction sociale, Ginebra, Graduate Institute Publications, 2018, p. 194.

53 «À la frontière française, quelle carte de séjour et de travail nous donne-t-on, sinon celle d’employée de maison ?». En Maria Arondo, Moi, la bonne, op. cit., p. 170.

54 «Loin des miens, engueulée, humiliée, je commençais à détester ma condition d’employée de maison immigrée [...] Parce que j’avais de la difficulté à m’exprimer correctement, ma patronne me traitait en analphabète. Elle pestait d’ailleurs contre «ces Espagnols» : «Vous revendiquez quand vous travaillez en France, alors que vous crevez de faim dans votre pays. Vous devriez vous estimer heureux qu’on vous donne un gagne-pain» Ce genre de discours, je l’ai entendu si souvent : bosse et ferme-là. Et si tu n’es pas heureux, retourne crever chez toi ! Et, qu’on soit espagnol, portugais, algérien ou autre, c’est du pareil au même», Idem, p. 44-45.

55 Laura Oso Casas, Españolas en París, op. cit., p. 41-42.

56 «Mais que faire pour aider mon père ? Au village, pas de travail, encore moins pour les filles».

57 «De plus, à l’époque, les femmes devaient rester à la maison pour apprendre le ménage, la couture, la cuisine. Tous ces travaux typiquement féminins qui m’ont d’ailleurs pas mal servie quand je suis devenue employée de maison en France». En Maria Arondo, Moi, la bonne, op. cit. p. 29.

58 Ana Fernández Asperilla, «Trayectorias laborales de las mujeres españolas emigradas en Francia», Grupo de Comunicación de Galicia en el Mundo, 2009.

59 Aurora Morcillo Gómez, En cuerpo y alma. Ser mujer en tiempos de Franco, Madrid, Siglo xxI Editores, 2015, p. 321.

60 Carme Molinero Ruiz, «Mujer, franquismo, fascismo: La clausura forzada en un» mundo pequeño»«, in Historia social, n°30, 1998, p. 97117.

61 Ana Fernández Asperilla, «Endoctrinement ou formation ? Les émigrantes espagnoles, le travail et la qualification professionnelle vers le milieu du xxe siècle», in Sextant. Groupe interdisciplinaire d’Etudes sur les femmes de l’Université libre de Bruxelles, vol. 21-24, 2004, Pour une histoire européenne des femmes migrantes: sources et méthodes, p. 198.

62 Eider de Dios Fernández, Sirvienta, empleada, trabajadora de hogar: Género, clase e identidad en el franquismo y la transición a través del servicio doméstico, 1re éd., UMA Editorial, 2018, p. 36.

63 Idem, p. 17.

64 Archivo del Gobierno de la República en el Exilio (Fundación Universitaria Española) Ministerio de Emigración.

65 Archivo Fundación Francisco Largo Caballero (AFFLC), Fondo de Solidaridad Democrática Española

(SDE), Serie refugiados políticos.

66 Archivo del Gobierno de la República en el Exilio. Ministerio de Emigración: EMIG/ 26.2: Cuestionarios exiliados (1956), Ministerio de Justicia y Acción.

67 Archivo del Gobierno de la República en el Exilio. Ministerio de Emigración: EMIG/ 133.1. Declaración para el censo de asistencia social. Dossier de Balbina Pérez, viuda de González.

68 Archivo del Gobierno de la República en el Exilio. Ministerio de Emigración: EMIG/ 133.1. Declaración para el censo de asistencia social. Dossier de Josefa Roca.

69 Rocío Negrete Peña, «Cuando las exiliadas dejaron de ser des bouches inutiles. Españolas en Francia e inserción laboral: 1939-1940», XIV Congreso Asociación de Historia Contemporánea, Alicante, 2018. Inédito.

70 Ana Fernández Asperilla, «Francisca Merchán. Unha vida de exilio e inmigración», Dez eme. Revista de ciencia sociales, 2001, vol. 4.

71 Archivo del Gobierno de la República en el Exilio. Ministerio de Emigración: EMIG/ 148.21. Exiliados carta de trabajo (1953). Dossier de Emilia Amor Cañedo.

72 Laura Oso Casas, Españolas en París, op. cit..

73 José Babiano Mora et Ana Fernández Asperilla, «En manos de los tratantes de seres humanos (notas sobre la emigración irregular durante el franquismo)», in Historia contemporánea, n°26, 2003, p. 49-50.

74 Testimonio de Antonia Adroher, en Antonina Rodrigo, Mujer y exilio, 1939, Compañía Literaria, 1999, p. 236.

75 Testimonio de Carmen Prieto Escobar, Idem, p. 274.

76 Biografía de Costanza Martínez Prieto, Ibidem, p. 264.

77 Remedios Oliva Berenguer, Éxodo, op. cit., p. 59.

78 Laura Oso Casas, Españolas en París, op. cit., p. 38.

79 «En cela, j’ai eu plus la chance que la plupart des immigrées espagnoles, qui ont débarqué à Paris seules, sans adresses ni travail, presque sans argent en poche». En Maria Arondo, Moi, la bonne, op. cit., p. 31.

80 «La réponse traditionnelle, quand une employée se rebiffe et réclame une augmentation ou un allégement d’horaire, est très souvent celle-ci : «Pourquoi revendiquez-vous autant ? Vous n’êtes pas capable de faire autre chose. Sans être allée à l’école, sans avoir appris du métier, vous devriez vous estimer heureuse d’effectuer un travail qui n’exige pas un niveau très développé !» Quant à l’immigrée, elle a droit aux propos racistes que l’on sait», Idem, p. 126.

81 «Je comprenais, en définitive, qu’une employée de maison est toujours plus ou moins une travailleuse immigrée, un être inférieur d’une autre classe, d’une autre race que ceux qui l’emploient. Et cela se traduit à tous les niveaux : différence de tenue vestimentaire, de langage, de nourriture. Je n’échappais pas à la règle», Ibidem, p. 57.

82 Alba Martínez Martínez, «El otro exilio: memorias y vida cotidiana de las mujeres en el destierro republicano en Francia», in Kamchatka. Revista de análisis cultural, 2016, n° 8, p. 69.

83 Silvia Mistral, Éxodo. Diario de una refugiada española, op. cit.., p. 167.

84 Ana Fernández Asperilla, «Francisca Merchán. Unha vida de exilio e inmigración», art. cit. p. 70-72.

85 Entrevista a una española dirigente asociativa Laura Oso Casas, Españolas en París, op. cit.. p. 83.

86 «La primera vez que vio a un portero de librea dividió mentalmente la sociedad en dos mitades: los que utilizan el ascensor o la escalera principal, y los otros, los de la escalera de servicio; y se sintió incluida en la segunda mitad». En Luisa Carnés, Tea rooms: mujeres obreras, Hoja de Lata Editorial, 2016 [reedit. 1934] p. 21.

87 «Mais un travail qui écrase au lieu de libérer est-il humain ? Y a-t-il beaucoup de filles qui aient choisi ce métier ? et je lui demandais si elle avait jamais envisagé pour ses enfants un avenir pareil». En Maria Arondo, Moi, la bonne, op. cit., p. 90.

88 Alicia Mira Abad et Mónica Moreno Seco, «Españolas exiliadas y emigrantes», art. cit.

89 Claudie Lesselier, «Mouvement des femmes de l’immigration en France dans les années 1970», Migrances. Génériques. Faire connaître l’histoire et la mémoire de l’immigration, n°42, 2013. Les femmes de l'immigration, xixe-xxe siècles, p. 21 y 27.

90 Laura Oso, «¿Nuevas criadas y porteras en París?: Reactivación de los campos sociales transnacionales de la emigración española tras la crisis económica», in Migraciones. Publicación del Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones, 2017, p. 41-42.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rocío Negrete Peña, « «No tenía pretensiones, solo quería trabajar» Españolas en Francia, servicio doméstico y empleo informal (1939-1975) », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 21 | 2018, mis en ligne le 13 janvier 2019, consulté le 26 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/ccec/7789 ; DOI : 10.4000/ccec.7789

Haut de page

Auteur

Rocío Negrete Peña

UNED et Université Bordeaux Montaigne

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Université d'Angers
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • OpenEdition Journals