Navegación – Mapa del sitio

InicioCuadernos de civilización español...22ÉtudesEl tratamiento de los personajes ...

Études

El tratamiento de los personajes femeninos en algunas novelas gráficas contemporáneas sobre la Guerra Civil española

The treatment of female characters in some contemporary graphic novels about the Spanish Civil War
Le traitement des personnages féminins dans quelques romans graphiques contemporains sur la Guerre Civile espagnole
Francesca Crippa

Resúmenes

En los últimos decenios, varios autores de novelas gráficas han decidido representar la guerra civil española como tema central de sus obras. En ellas, un hilo narrativo común lo constituye la necesidad de rescatar del olvido las historias silenciadas de todas las categorías que más sufrieron por sus consecuencias. En la representación de los personajes femeninos, en particular, los guionistas parecen concentrar todo su cuidado, a pesar de que cada uno elija técnicas diferentes. La finalidad de este trabajo es analizarlas para reflexionar sobre las distintas posibilidades de interpretación del papel que las mujeres desempeñaron en la época histórica considerada.

Inicio de página

Texto completo

  • 1 En España, las editoriales especializadas más conocidas son la bilbaína Astiberri y la barcelonesa (...)
  • 2 La feria española más conocida es el Salón Internacional del Cómic de Barcelona, celebrado anualmen (...)
  • 3 El ejemplo más conocido es el de la exitosa serie de televisión titulada The walking dead, adaptaci (...)
  • 4 El género de la novela gráfica tomó impulso alrededor de los años ’80 del siglo pasado, cuando el t (...)
  • 5 Santiago García, La novela gráfica, Barcelona, Astiberri, 2010, p. 21.

1Dentro del panorama literario actual, la novela gráfica se está gradualmente convirtiendo en uno de los géneros más apreciados por los lectores de todo el mundo. Este dato queda confirmado no sólo por las estimulantes cifras relativas a las ventas, sino también por la proliferación de las editoriales especializadas1, la celebración de ferias internacionales dedicadas al cómic en todas sus manifestaciones2 y el éxito de las series televisivas y de las películas cuyos guiones vienen precisamente de la adaptación de tebeos y novelas gráficas3. Según la crítica, esta creciente popularidad del género se debería a la gran calidad artística alcanzada por los cómics publicados en las últimas décadas4 pero también a su capacidad de reflexionar de manera creativa sobre temas ya largamente debatidos por los canales oficiales de la historiografía y de la literatura. Es más, esta misma predisposición a la originalidad interpretativa habría contribuido, en los últimos años, a superar el prejuicio del tebeo como variedad expresiva destinada principalmente a la infancia para producir «una toma de conciencia del cómic como forma artística adulta»5.

  • 6 Con la excepción de Marjane Satrapi, autora de la muy conocida novela gráfica Persépolis, de las no (...)
  • 7 Véanse, en particular, las contribuciones de Ramírez Domínguez y Chulía Caramés, dos de los mayores (...)

2A pesar de que los lectores de novelas gráficas sean un público bastante heterogéneo, en la mayor parte de los casos, los guionistas siguen siendo hombres y a las mujeres todavía les cuesta mucho abrirse paso desde el punto de vista de la autoría6. El caso español es emblemático. En los últimos años, muchos historietistas han vuelto a reflexionar sobre la cuestión de la guerra civil y el cómic ha tenido un papel importante dentro la corriente interesada en la recuperación de la memoria. El tema, sin embargo, ha sido tratado por guionistas y dibujantes de sexo masculino mientras que todavía no existen novelas gráficas sobre el tema escritas o ilustradas por mujeres7. A pesar de ello, en la mayor parte de las novelas gráficas contemporáneas sobre la guerra civil española los personajes femeninos adquieren cierta relevancia. En algunos casos las mujeres son las protagonistas de las historias mientras que, en otros, desempeñan papeles secundarios pero fundamentales a la hora de interpretarlas. En este trabajo, se tratará de analizar los diferentes casos para indagar cómo evoluciona el papel de los personajes femeninos en la reciente producción española de novelas gráficas dedicadas al conflicto.

Mujeres protagonistas: Cuerda de presas y El ángel de la retirada

3La recuperación de la memoria histórica es uno de los temas que la Transición a la democracia en España no afrontó, posponiendo el debate hacia el futuro. En la actualidad, la sociedad española todavía está dividida sobre esta misma cuestión. Por un lado, hay quienes acusan a los partidarios de la recuperación de querer reabrir heridas del pasado. Por otro, se está asentando la necesidad de superar las lecturas parciales de lo ocurrido para rescatar del olvido la memoria de los que fueron silenciados.

  • 8 Jorge García (Salamanca, 1975) colabora activamente con revistas y festivales dedicados al mundo de (...)
  • 9 La declaración de intentos del guionista apareció en una entrevista suya al blog Tebeosfera. [En lí (...)

4Cuerda de presas es un ejemplo concreto de esta segunda tendencia. La obra, que se publicó en 2005 con guion de Jorge García y dibujos de Fidel Martínez8, quiere representar la represión que padecieron miles de mujeres españolas con el propósito de denunciar la barbarie franquista de forma global pero, a la vez, de recuperar la memoria de una categoría a menudo olvidada por las versiones oficiales de la Historia9.

5El texto del cómic está dividido en once episodios protagonizados por mujeres realmente existidas cuyas experiencias de vida, en su conjunto, proporcionan una visión completa de lo que fue la condición de la mujer durante y después de la guerra. Los episodios cubren un lapso temporal que va aproximadamente de 1936 a 1942 y las protagonistas son milicianas, exiliadas, presas políticas y madres encarceladas. Cada una de las historias tiene un enfoque diferente vinculado con la experiencia del personaje pero todas comparten cierta continuidad de ambientación y la crudeza con que se narran los acontecimientos históricos. García, además, juega con la superposición de los planos temporales, ambientando algunos de los episodios en la época de la guerra y otros en la contemporaneidad. Para algunas de las mujeres, por lo tanto, el conflicto es un problema contingente mientras que, para otras, la experiencia traumática es un recuerdo que sigue renovando el sufrimiento psicológico del pasado en el presente.

6Cada una de las protagonistas mantiene su individualidad y, sin embargo, su voz se añade también al coro de todas las mujeres que tuvieron que soportar los abusos y las violencias. Esta pluralidad de perspectivas les permite a los lectores acercarse a la historia desde diferentes puntos de vista y los motiva a reflexionar sobre los temas universales que la obra quiere proporcionar: la vida cotidiana en las cárceles, el papel de las autoridades, la explotación laboral, la maternidad, la homosexualidad, la solidaridad y la emancipación. Al remarcar la actitud estoica de sus protagonistas y su capacidad de reaccionar con espíritu firme frente a las torturas físicas y a las violencias psicológicas, el guionista las convierte en mujeres ejemplares. Todas, en efecto, recobran su dignidad y se resisten a los ataques de quienes las quieren subyugar.

7Al contrario, en los episodios que componen el texto las raras apariciones masculinas quedan limitadas a la necesidad de asignar los papeles más desagradables de la Historia. Los hombres que desempeñan estos roles adquieren una actitud violenta o indiferente según los casos y el dibujante los connota negativamente porque sus caras se ven envueltas en una penumbra que los despoja de toda humanidad. Martínez adopta, en general, un estilo sobrio que se basa en el recurso al blanco y negro para recrear una atmósfera claustrofóbica que funciona perfectamente como metáfora del aislamiento forzado. Su finalidad es la de dar vida a figuras estilizadas, de clara reminiscencia expresionista, que casi no se distinguen las unas de las otras, con el intento de construir, más que muchas historias individuales, la historia de toda una comunidad de mujeres.

  • 10 Serguei Dounovetz (París, 1959) es un novelista, dibujante, poeta y cineasta francés de origen ucra (...)
  • 11 La colonia española de Beziers que aparece en el cómic es una asociación de españoles residentes en (...)

8Otra obra protagonizada por un personaje femenino, esta vez individual y no colectivo, se titula El ángel de la retirada, novela gráfica que se publicó en 2010 con guion de Serguei Dounovetz y dibujos de Paco Roca10. La novela se ambienta en el verano de 2008 en Béziers, localidad francesa en la que se fundó una colonia compuesta por los exiliados republicanos que no pudieron o no quisieron regresar a España11. La protagonista es Victoria, una adolescente nacida en Francia pero hija de españoles, la cual siente una profunda curiosidad por descubrir sus orígenes. Para alcanzar el objetivo, se dirige a los ancianos de la comunidad y gracias a sus recuerdos reconstruye, poco a poco, la triste realidad de los campos de internamiento franceses, que antes desconocía. 

9La técnica narrativa usada por el guionista se basa, también en este caso, en la superposición de los planos temporales. Los sueños de Victoria la proyectan físicamente en los mismos años de la guerra civil y la protagonista se convierte en el testigo de una época histórica que no ha podido conocer por cuestiones cronológicas pero cuyo recuerdo sigue influyendo en la memoria colectiva de la comunidad en que vive. A lo largo de la novela, además, su papel cambia gradualmente y sus experiencias oníricas pasan de tener un valor puramente testimonial a implicar el deber generacional de la memoria. Por esta misma razón, las personas con las que habla en sus sueños le piden con insistencia que contribuya a mantener vivo el recuerdo de los desmemoriados por la Transición.

10El tema de la memoria se funde con otro igualmente importante y muy actual. La protagonista femenina, en efecto, personifica el sentimiento de identidad dividida propio de los hijos de inmigrantes, cuya sensibilidad se ve a menudo repartida entre el respeto de los orígenes familiares y la necesidad de conformarse a la cultura de otro país. En su caso, este diálogo se presenta bajo forma de intercambio constructivo, aspecto que confirma aún más la necesidad de la conservación de la memoria colectiva en la construcción de la identidad individual.

  • 12 Esta afirmación viene de una entrevista a Roca que apareció en la edición de El Mundo publicada el (...)

11Para ilustrar la novela, Roca elije un estilo muy realístico y dibuja en blanco y negro para representar una continuidad ideal entre pasado y presente y, a la vez, para demostrar que un acontecimiento lejano «se puede diluir con el tiempo»12, influyendo positivamente en el desarrollo emotivo de las generaciones futuras. Si analizado desde esta perspectiva, el texto ofrece una mirada bastante optimista sobre las relaciones que se pueden establecer entre realidad y memoria. Estas relaciones, según Dounovetz y Roca, se desarrollan en la actualidad en un mundo donde lo que uno es depende tanto de su pasado como de su capacidad de releerlo para construir un futuro mejor.

Figuras maternas: El hijo y la serie Malos tiempos

12En algunos cómics los personajes femeninos desempeñan papeles secundarios pero su presencia resulta ser determinante a la hora de interpretar el desarrollo emotivo de los protagonistas masculinos. Desde esta perspectiva, las obras más significativas son las que ahondan en el análisis de las relaciones entre madres e hijos.

  • 13 Mario Torrecillas (Barcelona, 1971) es guionista, dibujante y director de PDA (Pequeños Dibujos Ani (...)

13La novela El hijo se publicó en 2009 con guion de Mario Torrecillas y dibujos de Tyto Alba13. Al hablarnos de un personaje que no vive la guerra pero cuya existencia cambia a causa de ella, el guionista representa la experiencia traumática del conflicto de forma indirecta. A partir de esta circunstancia individual, Torrecillas reconstruye la atmósfera de la posguerra española y la retrata en sus matices más sórdidos y deprimentes.

  • 14 Las primeras teorías sobre la interpretación de los aspectos traumáticos del recuerdo se elaboraron (...)

14Matías es el protagonista y su única finalidad en la vida es la de reunirse con su madre, cuya existencia se arrastra entre las tétricas paredes de un manicomio. El guionista sigue esta búsqueda, que es a la vez física y espiritual, con el intento de convertir a ambos personajes en figuras simbólicas. Por un lado, pues, Matías encarna la parálisis emotiva que aflijo a muchos españoles en los años de la dictadura. Por otro, la locura de la madre representa las consecuencias más graves de las reacciones desencadenadas en la psiquis humana por la memoria traumática del conflicto14.

15Aunque sin estar físicamente presente, el personaje de la madre incumbe a lo largo de toda la narración y su ausencia se configura como el motivo dominante de la novela. La madre aparece sólo al comienzo y en las páginas finales del texto, confiriéndole una estructura circular y concluyendo, al mismo tiempo, la búsqueda del hijo. Matías, que al principio de la novela desconoce su historia, descubre las razones de su trastorno mental, hasta reconciliarse con su propio pasado. En las pocas viñetas en las que aparece, el dibujante representa a la madre como una figura esquelética y espectral cuya descomposición física y mental quiere representar las heridas más dolientes infligidas por un régimen aparentemente irreprensible que desahoga sus frustraciones sobre los más indefensos, calificados como locos sólo por apartarse de la norma social.

16El de la madre, sin embargo, no es el único personaje femenino que aparece en la obra porque a lo largo de su viaje Matías tropieza con otras mujeres que comparten la misma mala suerte de su madre. Muchas de ellas no presentan rasgos distintivos peculiares para acentuar el embrutecimiento progresivo al que se ven destinadas. Destacan, sin embargo, las figuras de las monjas y la de María.

17Las mujeres que encarnan la autoridad religiosa son dos. La primera es la monja más anciana, figura hosca y cruel, acostumbrada a ejercer el poder a través de la violencia. Su papel contrasta con el de Ángela, novicia que muestra compasión hacia los internados y lucha para devolverles la dignidad. Ángela se configura, por lo tanto, como un personaje femenino disonante y su diversidad se hace todavía más manifiesta gracias a la habilidad del dibujante. Alba, en efecto, insiste en caracterizarla por el detalle de los ojos, unos ojos grandes, firmes e inocentes, que quieren reproducir gráficamente su integridad moral. No es un caso que el mismo detalle marque también la figura de María, hija de una de las internadas. María es la única niña en un mundo poblado por adultos y su personaje representa, por consecuencia, el último resquicio de esperanza frente a la progresiva degradación moral. A pesar de la miseria espiritual que la rodea, la niña logra preservar su ingenuidad y la positividad que se desprende se su figura personifica el único atisbo de optimismo de toda la novela.

  • 15 Carlos Giménez (Madrid, 1941) es uno de los más conocidos historietistas españoles contemporáneos y (...)

18Mucho más respetuosa de los cánones tradicionales es la representación de la figura materna en la serie titulada Malos Tiempos, escrita e ilustrada por Carlos Giménez15. La serie se compone de cuatro álbumes que Giménez dibujó entre 2007 y 2008, en los que se relatan los momentos más significativos en la historia de una familia que vive el trágico asedio de Madrid por parte de las tropas franquistas.

  • 16 «Los neutrales ante la guerra civil española me dan pampurrias», afirma Giménez en el prólogo a la (...)

19Como el mismo autor admite en el prólogo, la finalidad de sus historietas es la de representar, a través de unos dibujos muy realísticos, las violencias, los abusos y las injusticias a las que fueron sometidos los madrileños en esa determinada circunstancia. Al mismo tiempo, Giménez se reconoce incapaz de mantener una actitud imparcial frente al curso de la Historia16. Voluntariamente, pues, el guionista decide mostrarnos la cara menos heroica de la guerra y en sus páginas los verdaderos protagonistas son los perdedores del conflicto, las personas comunes, los ciudadanos de todo tipo y filiación. Entre ellos, su atención se concentra sobre todo en la figura del niño Marcelino, observador atento de una realidad que se está progresivamente deshumanizando. Marcelino es el alter ego del autor y nos delata el terror de los vencidos porque su mirada inocente contrasta con la devastación física y la degradación moral que lo rodean.

20A lo largo de la novela, los lectores asisten también al desfile de muchos personajes femeninos que reproducen, en su globalidad, la complejidad del tejido social madrileño. Mujeres de toda clase, ideas políticas y educación conviven en las páginas de Giménez, y todas comparten el deseo de resguardar a sus familias de la barbarie de la guerra.

21La figura sin duda más interesante es la de la madre de Marcelino, la señora Lucía, cuya presencia desempeña una función consoladora dentro del núcleo familiar. Lucía, además de ser físicamente hermosa, luce todos los atributos típicos de la mujer ejemplar: madre atenta y predispuesta al sacrificio personal, esposa fiel y tolerante, ciudadana políticamente comprometida con los valores republicanos pero, a la vez, decepcionada por el viraje violento tomado por los dos bandos en conflicto. Frente a las atrocidades que observa cotidianamente, Lucía no puede hacer otra cosa sino interrogarse acerca del verdadero significado de una guerra que está devastando el país y, junto con ello, está arruinando para siempre el futuro de los jóvenes españoles.

22Si en las ilustraciones de El hijo el dibujante elige los colores con el objetivo de subrayar la cercanía entre la esterilidad del ambiente y la del espíritu humano, el ilustrador de Malos Tiempos vuelve al blanco y negro para no desviar la atención de los lectores de la brutalidad de la Historia. Diferentemente de lo que pasa con el tratamiento del personaje de la madre en la novela de Torrecillas, además, Lucía es uno de los pocos personajes positivos dibujados por Giménez. Su representación, recargada de una ternura y un cariño que deben mucho a la identificación autobiográfica del guionista, sintetiza a la perfección la esencia de valores como el amor materno, la lealtad, la generosidad y el sentido de la justicia. Giménez convierte su batalla personal contra las sinrazones de la guerra en una incitación general a reaccionar contra cualquier forma de vejación y supresión de las libertades. En este sentido, la ejemplaridad del personaje se relaciona con la época histórica pero adquiere también un matiz profundamente universal.

La influencia de los personajes femeninos en el desarrollo de la trama

23Hay cómics en los que los personajes femeninos desempeñan un papel claramente secundario y, sin embargo, sin su presencia la trama parecería inacabada y la historia perdería una parte considerable de su significado.

  • 17 La serie fue escrita e ilustrada por Carlos Giménez entre finales de los años Setenta y comienzos d (...)

24El primer caso es el de Paracuellos17, una serie que se compone de episodios protagonizados por el mismo grupo de niños. Contando sus historias, que se ambientan en uno de los Hogares de Auxilio Social instituidos por el Franquismo, el guionista Carlos Giménez se encara con una de las consecuencias más angustiosas de la guerra, es decir, la condición de la infancia en los años más represivos de la dictadura.

25La formación de los protagonistas masculinos de las historietas está en las manos de un grupo de mujeres. En la época franquista, en efecto, se solía encargarles a ellas el papel de dirigir y administrar los centros de acogida para los huérfanos y los hijos de familias indigentes. A lo largo de la serie, por lo tanto, los personajes femeninos encarnan la autoridad y tratan de someter a los niños al más rígido adoctrinamiento falangista, obligándolos a respetar los códigos por los que se rige el mundo de los adultos.

26Por las páginas de Giménez desfila una gran variedad de personajes femeninos, a partir de la directora del Hogar, pasando por las maestras, las cocineras, las educadoras y las financiadoras del proyecto. Todas ellas encarnan el modelo promovido por el régimen, es decir, el de la mujer recta y devota. Su disciplina se mantiene a través de los castigos corporales, de las violencias psicológicas y de la indiferencia. Por esta misma razón, Giménez las dibuja como unos seres desagradables, casi monstruosos e indudablemente repugnantes, insistiendo sobre todo en la representación de sus caras severas y de su actitud imperativa para subrayar la inhumanidad de su conducta.

27Contrastan con ellas, las representaciones de las madres de los niños, es decir, los únicos personajes femeninos de la serie que se ven connotados positivamente. Giménez, en efecto, las retrata con ternura y respeto porque ellas, al verse obligadas a renunciar a la custodia de sus hijos, son las verdaderas víctimas de las circunstancias históricas.

28Esta evidente discrepancia en el tratamiento de las figuras femeninas se debe, como admite el mismo Giménez en el prólogo, a su personal identificación con las historias que dibuja. Él también vivió las humillaciones que diariamente se impartían en los orfanatos bajo el control de las instituciones franquistas y, por esta misma razón, elige un estilo muy detallista que quiere representar, por un lado, su propia memoria, todavía viva y doliente, y, por otro, proporcionar un retrato fiel e implacable de la época analizada.

  • 18 En el mundo del cómic, Vicente Llobell Bisbal (Valencia, 1953) es conocido con el pseudónimo de Sen (...)
  • 19 No hay prólogo ni introducción en esta novela y el guionista se limita a introducir la historia en (...)
  • 20 Pablo Uriel era el suegro del guionista. Por esta misma razón, Sento tuvo la posibilidad de acceder (...)

29En la novela gráfica titulada Un médico novato, Vicente Llobell Bisbal18 reconstruye las vicisitudes del médico Pablo Uriel durante la guerra. En la contraportada del texto, el autor define su obra como «una ficción basada en hechos reales»19 y, para confirmarlo, coloca en la parte final del volumen un anexo titulado “Álbum de recuerdos”, en el que aparecen fotografías y documentos de la época20. En la novela, por lo tanto, la veracidad de la historia no se debe a la identificación autobiográfica del guionista sino, más bien, a la presentación de materiales originales de los cuales él se sirvió para construir el relato.

30La historia que se narra en la novela se desarrolla a lo largo de cuatro meses, entre julio y noviembre de 1936. Diferentemente de los protagonistas de otros textos, Uriel no conoce el frente y no es incorporado a ningún batallón, limitándose a la función de testigo directo de los acontecimientos históricos.

31Los personajes femeninos más representativos que aparecen en la novela pertenecen al núcleo familiar del protagonista y son sus hermanas. Ellas se muestran en muy pocas viñetas pero desempeñan un papel relevante en el desarrollo de la trama, puesto que logran obtener la puesta en libertad del médico. Las hermanas, además, nunca se ven representadas singularmente porque su fuerza estriba en una unidad que las motiva a no desanimarse frente a las injusticias y a los farragosos mecanismos burocráticos.

32Las hermanas de Uriel aparecen contextualizadas dentro de una realidad doméstica que refleja su naturaleza de mujeres destinadas más al cuidado de los hombres que a su realización personal. Sin embargo, la irrupción de la guerra en sus plácidas vidas hogareñas implica un cambio total en su actitud frente a la realidad. A partir del encarcelamiento de Pablo, ellas se ven obligadas a salir de su personal zona de confort para mantener la unidad de la familia. Son ellas, por lo tanto, las que se preocupan de recoger noticias acerca de Pablo. Asimismo, son ellas las que actúan para obtener su liberación y que no dudan en exponerse y en valerse de la ayuda de amigos y conocidos. A lo largo de la novela, pues, se asiste a un cambio radical de perspectiva y los personajes femeninos se alejan gradualmente del modelo estereotipado de la perfecta ama de casa para convertirse en símbolos de tenacidad y coraje.

33Al ilustrar la novela, el estilo del dibujante resulta ser, una vez más, lineal pero muy expresivo. Las hermanas son retratadas como las protagonistas de escenas de vida cotidiana desde las que se desprende mucha intimidad. Esta visión, sin embargo, no tiene que engañarnos. Los personajes femeninos de Un médico novato, en efecto, no son figuras débiles ni subyugadas. Al contrario, su firmeza y determinación desempeñan un papel resolutivo y, sin ellas, la entera historia carecería de un matiz importante. El apego a los afectos familiares y la solidaridad femenina, además, se convierten dentro de la obra en faros de positividad que contrastan abiertamente con la destrucción de un contexto social dominado por la brutalidad de la guerra.

Una doble perspectiva sobre el mismo personaje: El arte de volar y El ala rota

  • 21 Antonio Altarriba (Zaragoza, 1952) es catedrático de literatura francesa en la Universidad del País (...)
  • 22 Antonio Altarriba, El arte de volar, Alicante, Ediciones de Ponent, 2009.
  • 23 Antonio Altarriba, El ala rota, Barcelona, Norma Editorial, 2016.

34En los dos últimos textos que se quieren analizar, Antonio Altarriba reconstruye, gracias a la ayuda de Kim21, las vidas de sus padres, completándolas con sus indagaciones y, cuando es necesario, también con la ficción. Como indicado en el prólogo, la trama de El arte de volar22 se basa en un hecho real, es decir, el suicidio de Antonio Altarriba Lope, padre del guionista. En la novela El ala rota23, Altarriba se concentra, al contrario, en la reconstrucción de la vida de la madre, Petra Ordóñez.

35La figura de la madre aparece en ambos textos y, por lo tanto, su representación es compleja y matizada. Si en El arte de volar el personaje de Petra es sólo esbozado, en El ala rota la madre se convierte en la protagonista y se le asigna una libertad de palabra que la mujer nunca tuvo en la época en que vivió, una época en la que ser mujer implicaba el silencio, el segundo plano y la sumisión a los hombres.

36En El arte de volar, Petra es un personaje secundario. La novela, en efecto, quiere indagar más profundamente la figura paterna y, por consecuencia, la realidad queda filtrada por la perspectiva masculina. Altarriba reconstruye la historia del padre y, naturalmente, habla también de su casamiento y de las muchas incomprensiones y tensiones conyugales. Petra, sin embargo, aparece en muy pocas viñetas y es retratada, según la perspectiva del marido, como una mujer emotivamente árida e indiferente a las necesidades de su esposo, concentrada en el bienestar de su hijo y en la práctica de una fe al límite del fanatismo religioso.

  • 24 También en prólogo a El arte de volar, en realidad, Altarriba admite que volver a escribir la histo (...)

37En El ala rota, sin embargo, la mujer se convierte en la protagonista indiscutida de la historia y la perspectiva dominante pasa a ser la suya. Lo que hace Altarriba es volver a leer la historia de su madre para darle la voz a un personaje que, en la novela precedente, no había tenido voz alguna. Por esta misma razón, además, el guionista vuelve a contar su historia a través de un recorrido que le permite observar a la protagonista desde una perspectiva diferente y descubrir las razones de sus trastornos psicológicos. A medida que los lectores vuelven a interpretar el personaje femenino, pues, el mismo Altarriba vuelve a descubrir a su madre y a reconciliarse con su historia personal24.

38Para reconstruir la historia de Petra, Altarriba relata las etapas más significativas de su vida. Paradójicamente, cada una de ellas resulta coartada por figuras masculinas que dejan una huella profunda en su desarrollo emotivo.

39La primera etapa es la de la infancia, caracterizada por las difíciles relaciones con el padre y por el tener que vivir en un pueblo muy pobre de la provincia española. La atmósfera claustrofóbica y agobiante en la que vive Petra hasta la adolescencia se manifiesta en la mentalidad conservadora y retrógrada de los habitantes de su pueblo, para los que la existencia parece carecer de todo estímulo y ambición. Además, la lesión permanente que su padre le provoca refleja la violencia sistémica que la España del momento ejercía sobre las mujeres. Petra nunca pudo soñar y nunca tuvo alternativa ni modelos que le hicieran pensar que la vida fuera otra cosa que callar y servir.

40En la segunda etapa de su vida, Petra se pone al servicio de un alto representante de las jerarquías militares franquistas. En sus años de gobernante, pues, ella sigue aprendiendo personalmente lo que significa vivir dentro de una sociedad machista en la que las mujeres no tienen ninguna oportunidad para sobresalir y autoafirmarse.

41La tercera etapa se caracteriza por la presencia asfixiante del marido Antonio, el cual, al concentrarse únicamente en sus propias dificultades, excluye a su esposa. De ahí, por lo tanto, la tortura de vivir entrampada dentro una relación que ha perdido el ímpetu inicial para reducirse a la mecánica ejecución de los deberes conyugales.

42La cuarta y última etapa representa, quizás, el único momento feliz en la vida de Petra. Repudiada por Antonio, la mujer ingresa en una residencia para ancianos y ahí conoce a Emilio, un señor de su misma edad gracias al que la mujer experimenta por primera vez ese respeto y esa ternura que le habían faltado a lo largo de toda su vida.

43Pese a que ambas novelas dialogan entre sí, Altarriba y Kim las han dotado de cierta autonomía. El ala rota, pues, no se puede interpretar como el complemento del texto anterior ni su función es la de rellenar los huecos de aquél. Al contrario, la novela se puede leer de modo independiente porque cuenta una historia distinta. En lo gráfico, no obstante, hay cierta continuidad entre las dos obras. Kim, en efecto, mantiene la unidad estética y se sirve de la misma paleta de grises pero, al mismo tiempo, se beneficia de la experiencia anterior para alcanzar en El ala rota un nivel superior en su minuciosa y muy realística reconstrucción de la época histórica que es el telón de fondo de ambas novelas.

Conclusiones

44Por lo observado hasta ahora, es posible afirmar que dentro de la producción contemporánea de novelas gráficas dedicadas a la guerra civil española el papel desempeñado por los personajes femeninos resulta ser indudablemente relevante. Muchos guionistas y dibujantes, en efecto, han vuelto a concentrar su atención en la caracterización de la figura de la mujer, tratando de devolverle cierto protagonismo.

45Es también posible afirmar que las representaciones son bastante heterogéneas. En algunos casos, las mujeres son protagonistas y la finalidad del autor es la de volver a rehabilitar su memoria en la actualidad. En otros, al contrario, su rol es secundario y, sin embargo, su presencia resulta ser necesaria a la hora de comprender el desarrollo emotivo de los protagonistas masculinos y la evolución de la trama de la novela. En otros casos aún, el mismo personaje femenino se puede cargar de importantes connotaciones metafóricas o puede ser observado a través de perspectivas diferentes que contribuyen a darle una mayor profundidad expresiva.

46A pesar de las diversidades, muchos de los personajes femeninos que aparecen en las más recientes historietas dedicadas a la guerra civil comparten algunas características. En primer lugar, cierta actitud a la interiorización y al consecuente sufrimiento psicológico. Pero, al mismo tiempo, una mayor sensibilidad que se manifiesta, en concreto, en la capacidad de autosacrificarse. Con la excepción de la serie Paracuellos y de la novela de Torrecillas, además, las figuras femeninas se connotan por su positividad, su capacidad de adaptación a las circunstancias y su firmeza en la resolución de los problemas. En este sentido, pues, las personalidades de las mujeres contrastan abiertamente con las de los hombres, los cuales, al contrario, encarnan generalmente las contradicciones y las incoherencias de una época en la que las mujeres no pudieron tener voz. Ahora, finalmente, la vuelven a recobrar, gracias también a la recuperación de la memoria de su fundamental aportación en una de las épocas más oscuras de la historia de España.

Inicio de página

Notas

1 En España, las editoriales especializadas más conocidas son la bilbaína Astiberri y la barcelonesa Norma. Ambas publican tanto obras de guionistas españoles como las de autores extranjeros. Las editoriales especializadas en la publicación de cómics y novelas gráficas, sin embargo, son muchas más. Baste con pensar que en la web se pueden encontrar alrededor de ochenta distintas referencias y que también las grandes editoriales como Planeta están empezando a dedicarse al género.

2 La feria española más conocida es el Salón Internacional del Cómic de Barcelona, celebrado anualmente desde 1981, durante el cual re reúnen los mayores representantes del género y se presentan al público todas las principales novedades editoriales.

3 El ejemplo más conocido es el de la exitosa serie de televisión titulada The walking dead, adaptación de las historietas escritas por el Robert Kirkman y dibujadas por Tony Moore.

4 El género de la novela gráfica tomó impulso alrededor de los años ’80 del siglo pasado, cuando el término se empezó a utilizar comercialmente para subrayar las diferencias con los cómics dirigidos exclusivamente al público juvenil. A partir de esas fechas, empezó el primer boom de la novela gráfica, cuyo éxito se debió sobre todo a la publicación de textos como Maus de Art Spiegelman y Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons. A principios del siglo XXI, se ha producido un segundo boom, avalado sobre todo por los nuevos autores norteamericanos como Chris Ware, Daniel Clowes y Craig Thompson. En España, el género está actualmente gozando de muy buena salud, no sólo desde el punto de vista de la abundancia de las publicaciones. Como defiende Altarriba, en efecto, «el estudio de la historieta en España, por iniciativas individuales o de grupos con gran motivación, ha alcanzado estándares homologables a los de países pioneros en este campo como Francia, Italia, Argentina o Estados Unidos». Antonio Altarriba, «Introducción sobre el origen, evolución, límites y otros debates teóricos en torno a la historieta», en Arbor, Ciencia, pensamiento y cultura, Madrid, CSIC, 2011, p. 13.

5 Santiago García, La novela gráfica, Barcelona, Astiberri, 2010, p. 21.

6 Con la excepción de Marjane Satrapi, autora de la muy conocida novela gráfica Persépolis, de las norteamericanas Alison Bedchel, Jessica Abel y Ellen Forney, de la francocanadiense Julie Doucet y de la israelí Rutu Modan, sono muy pocas las mujeres guionistas y dibujantes con fama a nivel internacional. Entre las protagonistas femeninas de cómic, quizás la más conocida sea la niña Mafalda, personaje creado y dibujado por el historietista argentino Quino. Laura Rivas, «Cómic, revolución en femenino», en El País, 2015 [en línea http://elpais.com/elpais/2015/09/04/eps/1441369286_171273.html]. Consulta del 10 de octubre de 2018.

7 Véanse, en particular, las contribuciones de Ramírez Domínguez y Chulía Caramés, dos de los mayores estudios de las complejas relaciones entre producción de cómic y autoría femenina. Juan Antonio Ramírez Domínguez, El “cómic” femenino en España. Arte sub y anulación, Madrid, Cuadernos para el Diálogo, 1975. José-Miguel Chuliá Caramés, Relaciones cómic/política. Modelos de mujer en una novela gráfica de anticipación (1959-1960), Jaén, I Congreso Virtual sobre Historia de las Mujeres, 2009 [en línea www.revistacodice.es/publi_virtuales/i_con_h_mujeres/documentos/comunicaciones/comuchuliacarames.pdf]. Consulta del 26 de octubre de 2016.

8 Jorge García (Salamanca, 1975) colabora activamente con revistas y festivales dedicados al mundo del cómic. Fidel Martínez (Sevilla, 1979) es uno de los ilustradores más prometedores del panorama español contemporáneo y trabaja también como guionista. Jorge García, Cuerda de presas, Bilbao, Astiberri, 2005.

9 La declaración de intentos del guionista apareció en una entrevista suya al blog Tebeosfera. [En línea http://www.tebeosfera.com/1/Documento/Entrevista/GarciayMartinez/Jorge.htm]. Consulta del 25 de octubre de 2018.

10 Serguei Dounovetz (París, 1959) es un novelista, dibujante, poeta y cineasta francés de origen ucraniano. Paco Roca (Valencia, 1969), pseudónimo de Francisco Martínez Roca, es uno de los más conocidos y apreciados historietistas españoles contemporáneos. Serguei Dounovetz, El ángel de la retirada, Barcelona, Bang Ediciones, 2010.

11 La colonia española de Beziers que aparece en el cómic es una asociación de españoles residentes en Francia que existe realmente y desde la cual se impulsó la producción este cómic. Este colectivo aparece reflejado ampliamente a lo largo de la obra, y uno de los responsables de la asociación, Luis Iglesias, aparece incluso como personaje.

12 Esta afirmación viene de una entrevista a Roca que apareció en la edición de El Mundo publicada el día 6 de octubre de 2010. [En línea http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/05/valencia/1286304387.html]. Consulta del 25 de octubre de 2018.

13 Mario Torrecillas (Barcelona, 1971) es guionista, dibujante y director de PDA (Pequeños Dibujos Animados), un proyecto que se dedica a hacer películas de animación con dibujos en colegios de todo el mundo. Tyto Alba es el nombre de arte del dibujante Sergio Fernández Carbonell (Badalona, 1975). Mario Torrecillas, El hijo, Barcelona, Glénat, 2009.

14 Las primeras teorías sobre la interpretación de los aspectos traumáticos del recuerdo se elaboraron en los EE.UU. a partir de los años ’70 y se profundizaron en los años ’90 gracias a la contribución del historiador y crítico estadounidense Dominick LaCapra.

15 Carlos Giménez (Madrid, 1941) es uno de los más conocidos historietistas españoles contemporáneos y trabaja no sólo como guionista sino también como dibujante de sus propias obras. Carlos Giménez, Todo Paracuellos, Barcelona, Debolsillo, 2014.

16 «Los neutrales ante la guerra civil española me dan pampurrias», afirma Giménez en el prólogo a la edición completa de Malos Tiempos. Y añade: «Prefiero tenérmelas con un fascista declarado antes que con un supuesto neutral, de la misma manera que prefiero un perverso a un idiota». Carlos Giménez, Todo 36-39. Malos tiempos, Barcelona, Debolsillo, 2014, p. 17.

17 La serie fue escrita e ilustrada por Carlos Giménez entre finales de los años Setenta y comienzos de los años 2000. La antología que recoge los seis álbumes de la serie se publicó en 2007. Como explicado por el autor en la introducción, el título de la colección deriva del apodo que los niños solían darle al Hogar Batalla del Jarama situado geográficamente cerca del municipio de Paracuellos de Jarama, donde tuvieron lugar una serie de ejecuciones masivas en los años de la guerra civil.

18 En el mundo del cómic, Vicente Llobell Bisbal (Valencia, 1953) es conocido con el pseudónimo de Sento. Vicente Llobell Bisbal, Un médico novato, Barcelona, Salamandra Graphic, 2014.

19 No hay prólogo ni introducción en esta novela y el guionista se limita a introducir la historia en la contraportada del volumen.

20 Pablo Uriel era el suegro del guionista. Por esta misma razón, Sento tuvo la posibilidad de acceder a todos los documentos conservados por la familia de su esposa. Un médico novato es el resultado de su primera investigación. En 2015 y 2016 se han publicado otros dos episodios de las memorias de Pablo Uriel, titulados respectivamente Atrapado en Belchite y Vencedor y Vencido.

21 Antonio Altarriba (Zaragoza, 1952) es catedrático de literatura francesa en la Universidad del País Vasco y desde siempre se interesa en el estudio de los aspectos visuales de la escritura, así como en el análisis de las posibilidades narrativas de la imagen. Es autor de varios álbumes e historietas. En la redacción de las dos novelas presentadas en este párrafo ha colaborado con Kim, nombre de arte del historietista barcelonés Joaquim Aubert i Puig Arnau.

22 Antonio Altarriba, El arte de volar, Alicante, Ediciones de Ponent, 2009.

23 Antonio Altarriba, El ala rota, Barcelona, Norma Editorial, 2016.

24 También en prólogo a El arte de volar, en realidad, Altarriba admite que volver a escribir la historia de su padre ha tenido para él una función catártica y lo ha ayudado a reconciliarse con su propia historia personal. Antonio Altarriba, El arte de volar, op. cit., pp. 13-15.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Francesca Crippa, « El tratamiento de los personajes femeninos en algunas novelas gráficas contemporáneas sobre la Guerra Civil española », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En línea], 22 | 2019, Publicado el 14 julio 2019, consultado el 28 octubre 2020. URL : http://journals.openedition.org/ccec/8310 ; DOI : https://doi.org/10.4000/ccec.8310

Inicio de página

Autor

Francesca Crippa

Università Cattolica del Sacro Cuore (Milano)

Inicio de página

Derechos de autor

© CCEC ; auteurs

Inicio de página
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Université d'Angers
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search