Navigation – Plan du site

AccueilHors série des CCECHommage à Brigitte Magnien et à M...Contributions sur l'Espagne conte...La defensa de la especificidad es...

Contributions sur l'Espagne contemporaine

La defensa de la especificidad española frente al advenimiento de la cultura liberal (1833-1839)

La défense de la spécificité espagnole face à l’avènement de la culture libérale (1833-1839)
The defense of Spanish specificity facing the advent of liberal culture (1833-1839)
Laetitia Blanchard Rubio

Résumés

Lors de la Première Guerre Carliste s’affrontent deux grands principes de gouvernement qui se fondent sur une interprétation divergente de la notion de civilisation. Les carlistes dénoncent les ravages de la nouvelle culture universaliste que leurs adversaires cherchent à implanter dans une Espagne soi-disant préservée de la « maladie » civilisatrice qui affecte les nations européennes. Cette réaction aux changements imposés par les libéraux implique l'éloge d'une culture basque qui se construit en contradiction avec celle que propose la capitale. Selon les défenseurs du carlisme, ces Espagnols exemplaires luttent pour sauver le type de culture qu'ils souhaitent non seulement pour l'Espagne, mais aussi pour l'ensemble des pays européens. Pour atteindre cet objectif, ils proposent une vision idéalisée du peuple basque. Cette représentation d'un peuple primitif, très proche du mythe de l'Âge d'Or ou de l'état de nature théorisé par Rousseau, se retrouve non seulement dans la propagande politique carliste, mais également sous la plume de nombreux libéraux dont la culture romantique les pousse à s'intéresser aux us et coutumes d'une société qui est en train de perdre ses valeurs et ses repères.

Haut de page

Texte intégral

1A la muerte de Fernando VII en 1833, el sistema de valores que los absolutistas españoles creían entonces inflexible entra en crisis con la llegada al poder de los liberales que apoyan a la reina Isabel II frente al pretendiente al trono de su tío don Carlos. Paralelamente al conflicto civil que se desata a partir de este momento, sobre todo en las provincias del Norte, tiene lugar un combate ideológico que va más allá de unos intereses puramente nacionales y dinásticos. En toda Europa, en la primera mitad del siglo XIX, los partidarios del Antiguo Régimen temen que los intentos de modernización promovidos por los liberales en diversos países produzcan una cultura universal que eliminaría todo lo que había definido a los pueblos hasta entonces : el linaje, la religión, los valores y las costumbres. Frente al advenimiento de la nueva cultura liberal que se instala en el poder de forma duradera en España a partir del gobierno de Martínez de la Rosa en 1834, vamos a ver quiénes son en Europa los que toman a su cargo la defensa para España de un orden antiguo y promueven la diversidad cultural entre los pueblos. Estudiaremos también cómo y por qué, durante la Primera guerra carlista, las provincias vascas son presentadas tanto por los legitimistas europeos como por los autores románticos como las depositarias de la auténtica cultura española.

La especificidad de la cultura política española frente a los ataques del liberalismo : tradicionalismo versus cosmopolitismo

  • 1 «El carlismo es un movimiento sociopolítico de carácter antiliberal y antirrevolucionario que apare (...)
  • 2 El legitimismo es una cultura política que surge en Europa en oposición a las ideas revolucionarias (...)

2Durante la Primera guerra carlista, los partidarios del pretendiente don Carlos luchan contra la nueva cultura política propuesta por el gobierno liberal que se instala en Madrid a partir de 18341. Durante este conflicto español, los legitimistas europeos apoyan sin reservas al bando carlista y, en sus publicaciones, denigran constantemente a sus enemigos comunes : los liberales2. En este contexto, el compromiso de los periódicos legitimistas franceses resulta primordial dado que toda Europa los leía y los comentaba, siendo todavía el francés la lengua que solía hablarse entre las élites. A partir de 1834, con la publicación del Estatuto Real y después con la publicación de la Constitución de 1837, los carlistas y sus defensores señalan la política liberal española como extranjerizante y esencialmente importada de Francia, país que, en los años anteriores, difundió ideas revolucionarias y universalistas. La reacción de los legitimistas frente a la imposición de una nueva cultura política defendida en España por los partidarios de la modernización y del reformismo gubernamental es el rechazo sin paliativos. Así, sus periódicos recuerdan que la imitación es catastrófica para España. Según el periódico L’Europe monarchique, su antigua organización política debería bastar a su felicidad :

  • 3 L’Europe monarchique, 20 de enero de 1837. El mismo periódico cita también como ejemplo de imitació (...)

¿Es bien necesaria para una nación que ya está viviendo bajo las leyes prosperas del antiguo orden monárquico la importación repentina de una nueva ley orgánica ? Es como si los vestidos constitucionales de un pueblo le sentasen a otro3.

3También, en sus columnas, el diario Le Rénovateur, reprocha a los liberales españoles, partidarios de las reformas, haber tomado de un país vecino como Francia unas nuevas instituciones que más bien deberían provenir de un voto nacional :

  • 4 Le Rénovateur, Courrier de l’Europe, 11 de octubre de 1834.

Ejecutores testamentarios de los constituyentes y de los partidarios de la Convención, los liberales españoles encontraron su símbolo político en la constitución del 91 y en la del año iii, y, extendiendo una mano sacrílega sobre lo más vivaz de la nación más primitiva de Europa, se les ocurrió cortarla en el patrón de un pergamino constitutivo4.

4Cuando se califica a España de « nación primitiva », no es para denigrarla sino para oponerla a los países supuestamente « civilizados » que son Francia e Inglaterra. De hecho, el nuevo gobierno liberal de la Regente María Cristina profesa ideas centralizadoras e innovadoras que las provincias periféricas perciben como una voluntad de uniformización y, por ende, de destrucción de sus privilegios locales, los fueros. Los legitimistas de La Gazette de France transforman entonces la lucha de las provincias vascas para conservar sus fueros en una lucha por unos símbolos representativos de la tradición política española :

  • 5 La Gazette de France, 6 de julio de 1838.

Los fueros de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa son tan antiguos como los de Navarra y, al igual que estos últimos, siempre fueron mantenidos por los reyes de España, cuando estas diferentes provincias estuvieron anexionadas a la Corona de Castilla. El gobierno constitucional intentó siempre quitarles sus privilegios, y estas tentativas le salieron muy mal. Por espíritu de conservación, las provincias vascas se mostraron constantemente fieles a la legitimidad y ésta respetó religiosamente sus fueros. Monarquía legítima y privilegios son dos cosas inseparables5.

  • 6 Las reflexiones del pensador tradicionalista Burke ponen el acento en la tradición y la prescripció (...)

5A la empresa racional y voluntaria de los liberales para modificar las instituciones y elaborar una nueva cultura política, el pensamiento contrarrevolucionario opone siempre la necesidad que las cosas se hagan según su curso natural. En esta perspectiva, la idea misma de una carta otorgada (el Estatuto Real de 1834) o de una constitución (la de 1837) que fijasen la naturaleza de las instituciones españolas parece totalmente absurda. Los legitimistas no admiten que los mismos principios se apliquen a todos los gobiernos sin distinción alguna. Lo consideran como un desafío a la experiencia de los siglos6. A los sueños universalistas de los liberales, los legitimistas suelen oponer las lecciones del pasado y la sabiduría divina. La tradición y la fe católica se convierten en sus únicos principios de justificación política. Así, en 1836, cuando se producen los mayores éxitos de las tropas carlistas, los legitimistas pueden afirmar que estas victorias militares demuestran que las costumbres españolas no han sido todavía afectadas por los efectos corruptores de la civilización extranjera. Según el periódico La France, es la esencia misma del pueblo español (conforme con el gobierno absoluto y el monopolio católico sobre las conciencias) la que hace imposible la implantación de una cultura extranjera y revolucionaria :

  • 7 La France, journal des intérêts monarchiques et religieux d’Europe, 23 de septiembre de 1836.

6España no es todavía un pueblo maduro para la usurpación social, esta enfermedad de los grandes Estados que nace del exceso de la civilización misma, y que constata la vejez de las naciones y la decrepitud de los pueblos. En España, hay todavía demasiado sentimiento religioso, demasiado respeto por la cosa pública, demasiada abnegación privada, demasiadas pasiones nacionales y demasiado orgullo común para que el espíritu revolucionario tenga mucho ascendiente sobre el carácter y las costumbres del español7.

  • 8 En el discurso maniqueo que caracteriza toda propaganda política, los defensores del liberalismo so (...)

7La noción de civilización empleada en este artículo está íntimamente vinculada a la de decadencia. Esta reflexión se revela pues ser una meditación sobre la decadencia de las sociedades liberales que no consiguen mantener intacto un patrimonio cultural ni garantizar su supervivencia. El pueblo español al que se alude aquí no incluye a los liberales que suelen ser muchas veces estigmatizados como antiespañoles y agentes de una conspiración internacional dirigida por Francia8.

8El legitimista Charles Dembowski, que emprendió un viaje por la Península en 1838, es por su parte más pesimista en cuanto a la visión que propone de la evolución de los acontecimientos en España. Este barón polaco, que viaja a España con el propósito de analizar la metamorfosis de una sociedad idealizada por el Romanticismo, teme los cambios venideros :

  • 9 Charles Dembowski, Deux ans en Espagne et en Portugal pendant la guerre civile (1838-1840), París, (...)

España se encuentra en una de esas crisis de transformación social en que los viejos pueblos son una fuente de estudio muy interesante ; pienso pues que he de irme pronto hacia allá para observar los síntomas de la metamorfosis política que está sufriendo, y acoger al mismo tiempo los últimos suspiros de esta deleitable novela española, que nos trastorna como extranjeros, y que no tardará en morir bajo los embates de nuestra civilización prosaica9.

9A los ojos de los partidarios del Antiguo Régimen, las naciones liberales están consideradas como responsables de la pérdida o de la homogeneización de los hábitos culturales de los pueblos. A causa de sus regímenes abstractos o arbitrarios, no toman en cuenta los particularismos locales. En realidad, lo que vienen condenando todos estos críticos es más precisamente la aparición de una nueva cultura política liberal que sería un proceso feroz y destructivo, una forma de barbarie y de vandalismo frente a la cultura ancestral. En cambio, conciben el absolutismo como un legado cultural heredado del pasado y destinado a ser preservado y transmitido a sus descendientes. Así, la reacción al cambio de cultura política instaurado por los liberales españoles implica el elogio de una cultura vasca que sería la verdadera cultura española, y que se construye en aquella época en contradicción con la que propone la capital. Se trata, para los partidarios del sistema absolutista, de contraponer la autenticidad de unas provincias rurales preservadas de toda influencia exterior a la falsedad de una cultura liberal atea, corrupta y cosmopolita impuesta desde Madrid.

Vascos y navarros : los representantes de la verdadera cultura española

  • 10 Al intentar definir quiénes eran los carlistas, el gran historiador Josep Fontana explica que las m (...)

10Durante el conflicto carlista, en toda Europa, surge un interés particular hacia el carácter y las costumbres de los habitantes de las provincias del Norte que apoyan mayoritariamente al pretendiente don Carlos10. Una misma visión idealizada de estos pueblos se va a imponer a través de la prensa o de muchas obras literarias románticas.

  • 11 El escritor Louis Viardot, que propone en 1836 una nueva traducción del Quijote, nos presenta los m (...)

11Los partidarios de la legitimidad, que necesitan encontrar unos héroes para su causa involucionista, explotan políticamente el tópico de la esencia tradicionalista de España11, pero reservándolo esta vez exclusivamente a las provincias del Norte y sus habitantes que luchan al lado de los carlistas. En sus obras, se dedican a subrayar las cualidades físicas y morales que permiten considerar a los vascos como unos españoles ejemplares, ardientes defensores de un régimen político y de un tipo de sociedad tradicionales que los legitimistas desean para Europa entera. Se trata para ellos de demostrar que, siendo los vascos un dechado de virtudes, la causa que vienen defendiendo sólo puede ser justa. Para atraer a la opinión pública europea, brindan entonces una imagen idealizada de los vascos, un pueblo independiente y guardián de las tradiciones. Esta imagen se encuentra por ejemplo bajo la pluma de un soldado legitimista inglés, George Mitchell, que afirma en sus Memorias que :

  • 12 George Mitchell, Le Camp et la Cour de Don Carlos. Narration des événements survenus dans les provi (...)

De tiempo inmemorial, los vascos fueron considerados como un pueblo valiente, orgulloso y terco ; siempre dispuesto a sacrificar sus vidas por la defensa de sus derechos y la protección de sus compatriotas12.

  • 13 El soldado escocés Charles Frederick Henningsen nos revela a su propósito que: «Por costumbre, por (...)
  • 14 George Mitchell, Le Camp et la Cour de Don Carlos, op. cit., p. 143.
  • 15 M. Vocaltha, Zumalacarregui et l’Espagne, ou précis des événements qui se sont passés dans les Prov (...)

12Los vascos suelen ser descritos como un pueblo que siempre ha tenido que luchar por los valores de su cultura peculiar contra los invasores extranjeros13. Sus promotores se complacen en subrayar su originalidad y sus rasgos diferenciales en relación con sus vecinos europeos o con sus compatriotas liberales. Se trataría, como lo precisa también George Mitchell, de un pueblo no contaminado por los parámetros de la modernidad vigentes en la Europa más próspera, poseedor de los valores originarios de una nación primitiva : « Los vascos españoles son uno de los pueblos más originales y tal vez menos desmoralizados de Europa »14. Todas las características que se prestan al pueblo vasco están presentadas como permanentes en la Historia. En muchos libros se impone la tesis según la cual, desde la Antigüedad hasta la época presente, no ha cambiado nada. El escritor legitimista polaco Vocaltha en su libro Zumalacárregui y España, en el que exalta la figura del famoso general carlista, explica que : « El vasco es el único pueblo de Europa que haya atravesado el espesor de los siglos conservando su fisionomía nativa »15.

13Sin embargo, esta visión del pueblo vasco, muy cercana al mito de la Edad de Oro o del “estado natural” teorizado por Jean-Jacques Rousseau, no sólo se encuentra en la propaganda política carlista, sino que existe también bajo la pluma de muchos escritores de la época. Su mirada romántica les conduce a interesarse por las costumbres de una sociedad tradicional que está perdiendo sus puntos de referencia. El culto que profesaban los Románticos al « buen salvaje », al que la nueva cultura liberal amenazaba con aniquilar, explica que unos simples campesinos vascos pudieran combinar, a sus ojos, los rasgos de un pueblo primitivo y los encantos de una especie en vías de extinción. Fuera entonces de toda consideración propagandista, el vasco y el navarro (que vienen a representar rápidamente la misma realidad) se benefician de una confluencia de intereses entre los cuales los ingredientes político y literario se refuerzan para hacer de este personaje una verdadera figura romántica.

Vascos y navarros : la encarnación romántica de un pueblo auténtico y castizo

  • 16 Rafael Serrano García, El fin del Antiguo Régimen. Cultura y vida cotidiana, Madrid, Síntesis, 2001 (...)

14Muchos autores románticos señalan la persistencia en España de una sociedad premoderna frente al resto de Europa. La moda del viaje a España se vincula a la poderosa capacidad atribuida a la cultura española de excitar la imaginación romántica, nostálgica de una especificidad que en Europa se estaba difuminando como consecuencia del cambio social estimulado por la industrialización16. Uno de estos autores románticos, el barón de La Motte, un oficial del ejército napoleónico defiende esta teoría :

  • 17 Auguste Etienne Marie, Baron Gourlez de La Motte, L’Espagne. Tableau politique, civil, religieux, a (...)

Las relaciones comerciales, el afán siempre creciente de los viajes, el deseo de ver y aprender las mil necesidades y los mil perfeccionamientos del siglo, acercan y mezclan a los pueblos, movilizan el pensamiento, generalizan la civilización, destruyen las barreras que la naturaleza o los hombres habían levantado entre los pueblos… Sólo España, rodeada por los abismos de dos vastos mares, encerrada detrás de una de las más altas cadenas de montaña de Europa, permanece, para decirlo así, aislada, inmóvil, impenetrable17.

  • 18 Emile-Auguste Begin, Voyage pittoresque en Espagne et en Portugal, París, Belin-Leprieur et Morizot (...)

15La mayor parte de los autores románticos denuncian el ambiente materialista que impera en Europa y aspiran a un ideal de vida natural que creen encontrar todavía en España y sobre todo en las provincias vascas donde existe una categoría de español todavía no corrompida por la civilización. Para ellos, España sería el país romántico por excelencia, con un espíritu nacional inmune al contagio de la cultura liberal. Según el escritor Emile Begin que publica un Voyage pittoresque en Espagne et au Portugal, los vascos serían los únicos en España en haber conservado su autenticidad. Para él también, el mito del aislamiento del pueblo vasco, todavía no contaminado por la sociedad moderna (gracias a su posición geográfica, su idioma, su cultura y sus instituciones particulares), garantiza su originalidad. Afirma que : « La pureza de sus costumbres, un patriotismo local enérgico, una razón poco común, una rectitud admirable distinguen al pueblo vasco entre todos los pueblos de España »18. La misma idea está expresada por La Motte, que insiste todavía más sobre los efectos uniformizadores de la civilización y la excepción que constituye España :

  • 19 La Motte, L'Espagne…, op. cit., p. VII.

¿Acaso no tiene España sus costumbres, sus hábitos, todos antiguos, todos tradicionales, todavía impregnados de ese carácter independiente que aquí proviene de los pueblos del Norte y cuyas asperidades aún no han sido embotadas por la civilización19 ?

16Ya no se trata, en este discurso, de propaganda política destinada a demostrar la excelencia de los defensores de la causa carlista sino más bien de curiosidad etnográfica o de añoranza por la diversidad cultural que se va perdiendo en Europa a causa de la generalización de la nueva cultura dominante. Por eso, Adolphe de Bourgoing, en su calidad de viajero, se queja de esta tendencia a la uniformización entre las naciones liberales :

  • 20 Adolphe de Bourgoing, L’Espagne. Souvenirs de 1823 et de 1833, París, Durfort et Delaunay, 1834, p. (...)

No sé si, según los deseos de unos innovadores, sería ventajoso ver a todos los reinos gobernados por una misma Carta, regidos por una misma ley ; pero, como viajero, lamentaría, lo confieso, que después de ya haber perjudicado tan gravemente a las constituciones antiguas de las naciones, esta uniformidad se extendiera además sobre los usos y costumbres de los pueblos que componen la gran familia europea. ¿Dónde estaría el encanto de un viaje ? ¿Dónde sería el estímulo de la curiosidad si, a trescientas leguas de nuestros hogares, encontráramos una naturaleza uniforme20 ?

  • 21 José Escobar Arronis, «Ilustración, romanticismo, modernidad» in Entresiglos 2, Roma, Bulzoni, 1993 (...)
  • 22 Walter Benjamin, Romantisme et critique de la civilisation, Textes choisis et présentés par Michael (...)

17En el discurso de muchos escritores románticos se percibe pues cierta nostalgia ante la pérdida de los valores culturales supuestamente ligados al mundo tradicional del Antiguo Régimen. Al contrario de los Ilustrados, que veían con optimismo el paso de un mundo feudal antiguo a un mundo liberal moderno – siendo este paso para ellos una nueva etapa en el progreso de la Humanidad – José Escobar, en su artículo Ilustración, romanticismo, modernidad, nos explica que los Románticos estaban preocupados por « la nueva realidad social y cultural que estaba implantando la revolución burguesa »21. Sus obras manifiestan la pérdida y consecuente nostalgia de un pasado premoderno. Como lo indica Michael Löwy en el prefacio del libro Walter Benjamin. Romantisme et critique de la civilisation22 :

  • 23 Existe esta aspiración romántica, esta nostalgia de un mundo perdido bajo la pluma de un escritor l (...)

El romanticismo no es solamente una escuela literaria del siglo XIX o una reacción tradicionalista a la Revolución francesa, es más precisamente un cometa cuyo “núcleo” incandescente es la revuelta contra la civilización industrial-capitalista moderna en nombre de ciertos valores sociales o culturales del pasado. Nostálgico de un paraíso perdido – real o imaginario –, el romanticismo se opone, con la energía melancólica de la desesperación, al espíritu cuantificador del universo burgués, a la reificación mediante las relaciones de mercado, a la banalidad utilitarista y, ante todo, al desencanto del mundo23.

18Si la imagen de España como un país atrasado no se modificó bajo la mirada de los Románticos, paradójicamente, su falta de civilización pasó a constituir un requisito imprescindible en el embeleso que embargaba a muchos y les empujaba a viajar por España. Son justamente los rasgos no modernos de su cultura – que España conservaba por haberse mantenido supuestamente aparte del progreso – los que fundaron su atractivo durante el conflicto carlista.

19Hemos visto que, si se considera la Primera guerra carlista a través del prisma de las dos ideologías que se estaban enfrentando en toda Europa en aquel momento, la diversidad de cultura política es fuente de conflicto. Esta guerra se presenta precisamente como un choque entre dos culturas, la liberal y la absolutista.

20Pero de forma extraña, durante esta guerra, frente a la cultural liberal que se viene afirmando, la manera de considerar al pueblo vasco que apoyaba al bando absolutista no es fuente de conflictos sino más bien de consenso. La valoración de este pueblo en los escritos que se publican entre 1833 y 1839 en toda Europa es unánimemente positiva y transciende las opiniones políticas. Las provincias vascas se encuentran pues en la encrucijada de varias representaciones independientes y muchas veces manipuladas pero que se refuerzan entre sí, y permiten explicar el interés del mundo político y literario por este puñado de hombres que lucha más allá de los Pirineos.

  • 24 La propaganda que se hace en Europa a favor del carlismo contribuye a la formación de una internaci (...)

21Esta parte del territorio español se convierte pues, durante siete años, en lugar de refugio de lo que se considera en Europa como lo verdaderamente español, es decir una cultura que integra las formas tradicionales de vida. Esta cultura, real o imaginaria, trasciende las fronteras y explica, por un lado, el compromiso de algunos militares legitimistas extranjeros24 que sacrificaron su vida para defender el carlismo español y, por otro lado, el entusiasmo que suscitó en Europa la moda española.

Haut de page

Notes

1 «El carlismo es un movimiento sociopolítico de carácter antiliberal y antirrevolucionario que apareció en la España de finales del Antiguo Régimen». Jordi Canal, «Carlismo» in Diccionario político y social del siglo xix español, Madrid, Alianza, 2002, p. 119

2 El legitimismo es una cultura política que surge en Europa en oposición a las ideas revolucionarias de finales del siglo xviii. Esta ideología profesa la ilegitimidad de las nuevas monarquías representativas, fundamentándose sobre la concepción teocrática del poder en la cual se apoyaban los antiguos regímenes absolutistas.

3 L’Europe monarchique, 20 de enero de 1837. El mismo periódico cita también como ejemplo de imitación de un modelo extranjero el nuevo sistema representativo adoptado por los españoles en 1837: «La España constitucional no puede subsistir mucho tiempo, tal y como se organizó a toda prisa y bajo la influencia de ejemplos vecinos». L’Europe monarchique, 3 de agosto de 1839.

4 Le Rénovateur, Courrier de l’Europe, 11 de octubre de 1834.

5 La Gazette de France, 6 de julio de 1838.

6 Las reflexiones del pensador tradicionalista Burke ponen el acento en la tradición y la prescripción histórica como fuente principal de legitimidad para las instituciones y los derechos.

7 La France, journal des intérêts monarchiques et religieux d’Europe, 23 de septiembre de 1836.

8 En el discurso maniqueo que caracteriza toda propaganda política, los defensores del liberalismo son confinados en la esfera de los falsos españoles: «Les partis sont très bien dessinés dans la Péninsule. Les partisans de Christine sont les hommes les plus antinationaux. L’amour de la patrie ne fut jamais leur premier, leur unique mobile : l’intérêt, la cupidité, le besoin incessant de satisfaire aux exigences d’une vie de luxe et d’aventures, les rendent indifférents à leur cause et les jettent en esclaves sous la main de l’étranger ». L’Europe, journal des intérêts monarchiques et populaires, 28 de enero de 1839.

9 Charles Dembowski, Deux ans en Espagne et en Portugal pendant la guerre civile (1838-1840), París, Librairie de Charles Gosselin, 1841, p. 1.

10 Al intentar definir quiénes eran los carlistas, el gran historiador Josep Fontana explica que las masas campesinas y proletarias que siguieron al pretendiente habían resultado perjudicadas por la permanencia de las cargas de origen feudal a las que se sumaban ahora los inconvenientes que derivaban de las nuevas reglas de la propiedad capitalista. No se fiaban de las innovaciones ya que las intervenciones de política agraria de los liberales habían sido hasta entonces contrarias a sus intereses. Los valores tradicionales proclamados por la Iglesia parecían asociarse así a la defensa de sus costumbres y de su economía moral. Josep Fontana, Historia de España, Barcelona, Crítica/Marcial Pons, 2007, vol. 6, p. 142-143.

11 El escritor Louis Viardot, que propone en 1836 una nueva traducción del Quijote, nos presenta los motivos de este entusiasmo característico del siglo XIX: «Depuis le commencement du présent siècle, la guerre de l’indépendance a remis l’Espagne en lumière, ses révolutions l’ont rejetée dans la sphère de la politique européenne, et maintenant elle a le privilège d’appeler l’attention générale sur toutes les crises dont elle est le théâtre. On dirait qu’entre les deux grands principes qui divisent l’Europe centrale et l’Europe du nord en deux coalitions à peu près d’égale force, l’Espagne doive par son poids, si léger qu’il puisse être, faire pencher la balance, et qu’elle soit une espèce de terrain neutre où ces deux principes se livrent les premières escarmouches avant d’engager la bataille rangée qui décidera de l’avenir du monde» Louis Viardot, Etudes sur l’histoire des institutions, de la littérature, du théâtre et des beaux-arts en Espagne, París, Paulin, 1839, p. I.

12 George Mitchell, Le Camp et la Cour de Don Carlos. Narration des événements survenus dans les provinces du Nord (1838-1839), Bayonne, Imprimerie d’Edouard Maurin, 1839, p. 145.

13 El soldado escocés Charles Frederick Henningsen nos revela a su propósito que: «Por costumbre, por tradición y por inclinación, están absolutamente formados para este tipo de guerra de guerrillas, que siempre hicieron de estas montañas la tumba de los invasores extranjeros», siendo aquí el liberal español con sus ideas cosmopolitas asimilado a uno de estos invasores. Charles Frederick Henningsen, Mémoires sur Zumalacarregui et les premières campagnes de Navarre, París, H. Fournier, 1836, p. 90.

14 George Mitchell, Le Camp et la Cour de Don Carlos, op. cit., p. 143.

15 M. Vocaltha, Zumalacarregui et l’Espagne, ou précis des événements qui se sont passés dans les Provinces Basques depuis 1831, Nancy, Hinzelin, 1835, p. 103.

16 Rafael Serrano García, El fin del Antiguo Régimen. Cultura y vida cotidiana, Madrid, Síntesis, 2001, p. 72.

17 Auguste Etienne Marie, Baron Gourlez de La Motte, L’Espagne. Tableau politique, civil, religieux, administratif, etc, de la Péninsule ; suivi d’une description détaillée des provinces vascongades et de la Navarre, théâtre actuel de la guerre, avec cartes, París, Delloye, 1835, p. V-VI.

18 Emile-Auguste Begin, Voyage pittoresque en Espagne et en Portugal, París, Belin-Leprieur et Morizot, 1852, p. 5.

19 La Motte, L'Espagne…, op. cit., p. VII.

20 Adolphe de Bourgoing, L’Espagne. Souvenirs de 1823 et de 1833, París, Durfort et Delaunay, 1834, p. 4-5.

21 José Escobar Arronis, «Ilustración, romanticismo, modernidad» in Entresiglos 2, Roma, Bulzoni, 1993, p. 124.

22 Walter Benjamin, Romantisme et critique de la civilisation, Textes choisis et présentés par Michael Löwy, París, Payot, 2010, p. 8.

23 Existe esta aspiración romántica, esta nostalgia de un mundo perdido bajo la pluma de un escritor legitimista, el marqués de Custine, en su libro titulado L’Espagne sous Ferdinand vii en el que incluye una imagen de España muy acorde con esta definición del romanticismo: «… le moyen âge encore debout, l’esprit de la chevalerie toujours vivant, des hommes énergiques, une nation poétique, religieuse, guerrière, des mœurs dramatiques, des femmes romanesques, une nature bizarre, sublime, des sites où la terre semble s’efforcer de se mettre hors de proportion avec l’homme ; enfin, retrouver l’histoire oubliée, la religion perdue, la féerie dédaignée chez nous ; admirer le romantique réel au lieu du romantique travesti». Astolphe de Custine, París, Ladvocat, 1838, p. 64.

24 La propaganda que se hace en Europa a favor del carlismo contribuye a la formación de una internacional legitimista integrada por militares extranjeros que van a alistarse en el ejército de don Carlos para defender sus ideales en España.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Laetitia Blanchard Rubio, « La defensa de la especificidad española frente al advenimiento de la cultura liberal (1833-1839) », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne],  | 2020, mis en ligne le 15 décembre 2020, consulté le 09 mars 2021. URL : http://journals.openedition.org/ccec/9736 ; DOI : https://doi.org/10.4000/ccec.9736

Haut de page

Auteur

Laetitia Blanchard Rubio

Université Paris-Sorbonne, CRIMIC

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Université d'Angers
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search