Navigation – Plan du site

AccueilHors série des CCECHommage à Brigitte Magnien et à M...Contributions sur l'Espagne conte...De la Federación de oficio a la U...

Contributions sur l'Espagne contemporaine

De la Federación de oficio a la Unión de ramos anexos: los constructores de calzado y los obreros en pieles ante el reto de la solidaridad a escala nacional (1870-1890)

De la Fédération de métier à l’Union de branches annexes : les fabricants de chaussures et les ouvriers des pelleteries face au défi de la solidarité à échelle nationale (1870-1890)
From the Trade Unions federation to the Union of annexed branches: shoe makers and leather workers facing the challenge of solidarity on a national scale (1870-1890)
Joël Delhom

Résumés

Pour rendre plus efficace la solidarité entre les travailleurs et jeter les bases de la société collectiviste du futur, le syndicalisme internationaliste (fre et ftre) a organisé dans le dernier tiers du xixe s. des fédérations de métier et des unions de métiers complémentaires à l’échelle nationale. L’exemple du secteur de la chaussure et du cuir étudié ici permet de mettre en lumière les évolutions graduelles qu’elles ont connu dans leurs statuts, leurs objectifs et leurs dynamiques. Sept congrès sont analysés.

Haut de page

Texte intégral

1Desde su misma creación, la Federación Regional Española (fre) de la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) consideró indispensable complementar la organización local de la solidaridad proletaria con una estructuración nacional por oficios e incluso por oficios afines. Los fundadores ya tenían conciencia de la necesidad de equiparar geográficamente las condiciones laborales para evitar que los jornales más altos en alguna localidad atrajesen a los trabajadores, hasta que su excesivo número hiciese bajar los salarios; que durante una huelga local los patronos se negaran a conceder mejoras, alegando la ruina de la industria por la competencia en otras provincias de talleres cuyos costos de mano de obra eran inferiores; que los dueños trasladaran la fabricación a un centro sin organización obrera o contrataran a esquiroles entre los operarios peor pagados de localidades circundantes. Por otra parte, los militantes anticipaban la administración económica de la sociedad colectivista y federalista a la que aspiraban. Sabían que para hacer coincidir la producción con la demanda había que conocer el estado de ésta y la capacidad de aquella en todo el territorio. La emancipación del proletariado suponía la articulación de la acción local, regional, nacional e internacional. Es precisamente al génesis de la estructuración nacional por ramos industriales del asociacionismo obrero, a sus objetivos y modalidades de acción, sus logros y debilidades, que este artículo centrado en el sector del calzado y de la piel entre 1870 y 1890 trata de echar una luz.

Federaciones de oficio y Uniones de oficios símiles

  • 1 Reglamentos reproducidos en Víctor Manuel Arbeloa, I Congreso Obrero Español, Barcelona, 1870, Estu (...)

2En junio de 1870, la fre se estructuró en torno a un doble eje federativo para concretar la solidaridad entre los trabajadores. Cada Sociedad obrera de oficio o Sección se adhería a una Federación local y a una Federación de oficio de ámbito nacional, aunque la fre, según los Estatutos, se componía únicamente de las Federaciones locales (art. 1). Las Federaciones de oficio, mediante sus Consejos periciales, eran consultadas por el Consejo federal de la fre, al que incumbía en última instancia aprobar o rechazar los proyectos de huelga de las Secciones, evitando que se desarrollaran dos o más movimientos huelguísticos al mismo tiempo con el efecto negativo de dispersión de la solidaridad. De la aprobación dependía el apoyo económico a los huelguistas abonado por las cajas de resistencia de todas las Secciones federadas del oficio (arts. 5, 6 y 11 del Reglamento típico de la Federación de oficio). Por consiguiente, tal como la fre era el arma estratégica de la lucha de clases mediante la «solidarización» de todas las Federaciones locales, la Federación de oficio era concebida como la de la lucha contra los patronos de determinado sector gracias a la activa solidaridad de todas las Sociedades del oficio. El Consejo pericial, compuesto en número impar de entre siete y 21 miembros según la importancia de la Federación, era elegido por las Secciones, que determinaban también el lugar donde residía (art. 2). Estaba encargado de centralizar la información sobre el número de afiliados de cada Sociedad, su estado general y todos los datos «estadísticos» pertinentes del oficio (número de trabajadores y aprendices no asociados, salarios, precios de venta al por mayor y menor del producto elaborado, etc.) para estar en condiciones de «resolver con buen criterio los paros que hayan de ocurrir» (arts. 3 y 19). Estudiaba los motivos que tuviera una Sociedad que quería declararse en huelga y, previa consulta de la Federación local correspondiente, comunicaba su dictamen al Consejo federal (art. 5). Las Sociedades podían recurrir el dictamen negativo del Consejo pericial solicitando la votación de cada una de las Secciones de oficio reunida en asamblea general, y dicho Consejo quedaba obligado a acatar el resultado mayoritario (art. 9). Los motivos de huelga a los que se otorgaba prioridad eran la rebaja de jornal sin reducción del tiempo de trabajo, el aumento de horas sin incremento del salario y las ofensas a la dignidad del obrero como, por ejemplo, el despido por pertenecer a la fre (art. 12). Durante un paro aprobado por el Consejo federal, en caso de que se agotaran las cajas de resistencia de las Secciones del oficio, se podía apelar a la solidaridad de las otras Federaciones, que tenían la obligación moral de contribuir económicamente (arts. 7 y 8). Después de una huelga, la Sociedad organizadora debía enviar al Consejo pericial la cuenta detallada de los gastos, para su publicación en los periódicos de la fre (art. 16). El Consejo gozaba también de la facultad de aprobar o rechazar el ingreso de una nueva Sección en la Federación de oficio (art. 17)1.

  • 2 Trabajadores del campo; del mar; de la alimentación; del vestido; de la construcción; de la industr (...)
  • 3 Asociación Internacional de los Trabajadores, Organización social de las secciones obreras de la Fe (...)

3En 1871 tuvo lugar una considerable evolución doctrinal. La Conferencia de Valencia del mes de septiembre creó la Unión de oficios, constituida por «las Agrupaciones locales de oficios símiles que, teniendo una ocupación diferente concurren a la producción de un todo; los constructores de edificios, por ejemplo». Se otorgó a la Unión una gran importancia estructural definiéndola como uno de los cuatro «cuerpos» constitutivos de la organización social de la ait, junto a la Federación internacional, la Federación regional (entiéndase nacional) y la Federación local. Además, se le atribuyó una función de organización del trabajo, de la producción y de los intercambios económicos en la sociedad colectivista revolucionaria, cuya unidad de base sería el «municipio» formado por la Federación local (Objeto de los Estatutos típicos – Reglamento n° 4). El Consejo de la Unión se componía de nueve personas (art. 14) y tenía que aprobar o rechazar los proyectos de huelga de acuerdo con la Comisión federal (art. 21). Se garantizaba la solidaridad tal como se había determinado anteriormente en el caso de la Federación de oficio. Ni ésta ni la Unión disponía de una caja de resistencia propia; los fondos eran custodiados por las Secciones (arts. 17 y 18). No desapareció la Federación de (un solo) oficio y, cuando no se habían aglomerado varias corporaciones del mismo ramo, ésta podía suplir la ausencia de la Unión. Además del apoyo a la Unión en la resistencia al capital, la Federación adquirió un cometido de reflexión en torno a las evoluciones del trabajo, que podía abarcar tanto los progresos técnicos como la dimensión social. Debía conseguir datos sobre la oferta y la demanda, la competencia, la introducción de máquinas, las condiciones higiénicas, etc. Tanto la Unión como la Federación debían mantener relaciones con sus equivalentes en el extranjero. Por consiguiente, los dos ejes federativos iniciales (Federación local y Federación de oficio) fueron completados en 1871 por un tercero, el del ramo. El proyecto de reorganización de la fre preveía la creación de 13 Uniones, entre ellas la de los obreros de las industrias del vestido (sastres, camiseros, botoneros, sombrereros, modistas, zapateros, hormeros, alpargateros, curtidores, chagrinistas, charolistas, guanteros, etc.)2. Sin embargo, se permitió que los oficios numéricamente importantes «como zapateros, toneleros, curtidores, artes tintoreras y anexas, los dependientes de comercio, los cocheros y carreteros, etc.» formaran Uniones particulares3.

  • 4 Actas del II Congreso de la Federación Regional Española (fre) de la AIT, ed. facsímil, Sabiñánigo, (...)
  • 5 Asociación Internacional de los Trabajadores, Organización social de las secciones obreras de la Fe (...)
  • 6 Asociación Internacional de los Trabajadores, Estracto [sic] de las actas del Tercer Congreso Obrer (...)

4El segundo Congreso de la fre, en abril de 1872, confirmó la estructuración al considerar «de gran necesidad y suma importancia la propagación de las Uniones y Federaciones de oficio y la marcha de éstas sobre la base de la Estadística», es decir la compilación y actualización de datos laborales para preparar «científicamente» las huelgas4. No obstante, en un contexto de división del movimiento obrero entre partidarios de Marx y partidarios de Bakunin, el Congreso de diciembre de 1872-enero de 1873 reformó notablemente los Estatutos típicos de la Unión para acentuar el carácter antiautoritario de la estructura federal. El Consejo de la Unión fue privado de todo poder decisorio y reducido a un mero órgano administrativo de coordinación (arts. 2, 3, 6 y 10). También dejaría de servir de intermediario entre componentes que podían relacionarse directamente entre sí (art. 11). De ahora en adelante, estaría integrado por un representante de cada Federación de oficio de la Unión (art. 10) y las Secciones de oficio se volverían la verdadera base autónoma de la Unión (art. 8), disminuyendo el protagonismo de las Agrupaciones, aunque éstas seguirían siendo formalmente las unidades elementales de que se componía la Unión (art. 1). Ahí existía un riesgo de revitalizar el corporativismo que se había querido combatir mediante la creación de las Agrupaciones y Uniones. Es de destacar que se introdujo en el Objeto de la Unión que debería «ante todo procurar la reducción de las horas de trabajo y en cuanto [fuera] posible la equivalencia de los jornales», o sea su equiparación en el territorio nacional, como un medio de alcanzar “la emancipación social” de los trabajadores. Para mejorar la capacidad de resistencia en caso de huelga, fue aumentada la cotización semanal individual de solidaridad, que pasó de 10 a 12,5 céntimos de peseta (art. 18)5. La denominación Consejo fue sustituida por la de Comisión, y la sanción de la Comisión federal dejó de ser necesaria en caso de adiciones a los Estatutos de una Unión (art. 31). Ya existían por aquel entonces diez Uniones de oficios símiles, que agrupaban 472 Secciones6. A lo largo de los tres años considerados, la fre fue ajustando su organización federal, que se volvió más compleja, con la voluntad de mejorar el conocimiento obrero de la economía nacional y aumentar su capacidad de acción solidaria, sin vulnerar la autonomía de la base y el funcionamiento democrático.

De la Federación de zapateros a la Unión de constructores de calzado

5En el otoño de 1870, las Sociedades de zapateros de Barcelona, Olot, Figueras, Gerona, Tortosa, Reus, Palma de Mallorca, Santander y Madrid sentaron las bases de su Federación de oficio. La Sección de Barcelona lo anunció en un Manifiesto del 27 de noviembre, invitando a las demás Sociedades a federarse para nombrar rápidamente al Consejo pericial. Agregaba, supeditando los derechos políticos a los sociales y con plena conciencia de la necesidad de garantizar la solidaridad de clase en los tiempos reivindicativos venideros:

  • 7 La Federación, Barcelona, 4 de diciembre de 1870, p. 2.

El obrero no tiene libertad, si no tiene asegurado su derecho al trabajo; por esto son injustas las sociedades modernas; y por esto somos ardientes partidarios de la resistencia solidaria por federaciones de oficios, como medio de guerra social, tremenda, fatal y necesaria […]7.

  • 8 Francisco Olaya Morales, Historia del movimiento obrero español (siglo xix), Móstoles, Nossa y J. E (...)

6Tres meses después, el 5 de marzo de 1871, también fue constituida la Federación de los obreros en pieles por las Secciones de curtidores, zurradores, chagrinistas y ramos anexos de Barcelona,Igualada, Reus, Figueras, Olot, Valencia y Valladolid8.

  • 9 Guarnecer consiste en tapar y ribetear las costuras de los zapatos. Aparar es coser las diferentes (...)
  • 10 La Federación, 14 de enero de 1872, p. 4.

7El primer Congreso de la Federación de zapateros fue celebrado el 1° de noviembre de 1871 en Valencia. En esta ocasión, el Secretario general de la fre, el también zapatero Francisco Mora, dirigió una larga comunicación al Congreso en la que explicaba la razón de ser de las Uniones de oficios y requería de los congresistas que constituyeran la Unión de constructores de calzado para federar también a los hormeros, aparadores y guarnecedoras (numerosas obreras se encargaban del guarnecido y del aparado)9. La residencia del Consejo de la Unión quedó establecida en Málaga. El Manifiesto del Consejo de la Unión suscrito el 31 de diciembre, de carácter revolucionario y apolítico, insistía en la lucha de clases10. Pronto declarada anticonstitucional, la fre pasó a la clandestinidad, una situación que no frenó de inmediato el desarrollo de la Unión, ya que contaba con 16 Agrupaciones locales en abril de 1872. Las estadísticas proporcionadas por 11 de ellas muestran que sumaban 859 oficiales de los 7.884 que la Unión había censado (federados y no federados), un notable 10,9%. Tres capitales destacaban por el número de federados: en Barcelona había 250 internacionales (el 11,9% de los oficiales censados), en Málaga 108 (18%) y en Valencia 94 (4,7%, el porcentaje más bajo de las 11 Agrupaciones, detrás de Sevilla, 5,4%, y Palma de Mallorca, 5,5%). En cambio, cuatro localidades podían enorgullecerse de federar altos porcentajes de oficiales: Valls el 100%, Olot el 96,5%, Tarragona el 79,2% y Gracia el 42,3%. Barcelona reunía al 29,1% de los miembros de la Unión, o al 35,1% incluyendo Gracia, y Málaga al 12,6%.

  • 11 Actas del II Congreso…, op. cit., p. 25-26. La jornada de los curtidores en La Federación, 14 de en (...)

8En cuanto a la Unión de curtidores, formada por una decena de Secciones, la barcelonesa tenía 460 afiliados de un total de 830 (55,4%) y ya había logrado imponer por algún tiempo la jornada de nueve horas en la capital catalana, tras un conflicto de un año. La seguían en importancia las de Figueras (80), Reus (65), Vich (61), Valladolid (50) y Olot (44)11.

Huelga de los zapateros de Barcelona y de los curtidores de Valladolid en 1872

  • 12 El Trabajo, Barcelona, 16 de junio de 1872, p. 3.
  • 13 La Federación, 17 de abril de 1870, p. 3.
  • 14 El Trabajo, 23 de junio de 1872, p. 3. La Independencia. Diario republicano federal, Barcelona, 27/ (...)

9La eficiencia de la Unión de constructores de calzado fue sometida a una prueba entre mayo y agosto de 1872, en ocasión de un cierre patronal en Barcelona que replicaba a la demanda obrera de reducir las horas de trabajo y aumentar los jornales. Los afectados recibieron muestras de solidaridad de todas las Secciones de zapateros de España y especialmente de las de Baleares: la Sección de Palma de Mallorca les remitió 240 reales (60 pesetas) y les aseguró «de que ningún daño procurar[í]an hacerles, ni viniendo a trabajar en esta capital, ni prestándose a hacer trabajo a cuenta de los burgueses de ésta»12. Barcelona y las Baleares se hacían competencia en el sector del calzado, de ahí la necesidad, para ganar un conflicto laboral de tal magnitud, de lograr el apoyo de los obreros de Palma. Aunque en abril de 1872 sólo había 70 afiliados a la Unión de constructores de calzado de los 1.265 oficiales de Palma, dos años antes la Sección de zapateros de la capital de Mallorca había contado con 520 federados13. Al contrario de lo que esperaban sus promotores, el cierre había reforzado la determinación y la unión de los operarios de Barcelona, que transformaron el movimiento en huelga general del oficio por su dignidad. Según la prensa internacionalista, 90 talleres estaban parados y más de 30 maestros habían aceptado las tarifas exigidas. A principios de julio, la prensa burguesa hablaba de 1.500 obreros en huelga y el conflicto era descrito como muy importante por ambas partes, no sólo por su considerable unanimidad sino porque los huelguistas, por primera vez, organizaron piquetes delante de los talleres para oponerse al trabajo de esquiroles. Esta inaudita coacción fue condenada tanto por la prensa conservadora como republicana14. No siendo mayoritarios los internacionalistas, el movimiento se dividió a principios de julio cuando el Gobernador civil medió en el conflicto. Finalmente, concluyó la huelga en la segunda semana de agosto y fue considerada como un triunfo casi completo por la Federación local. Se había comprobado que la Unión no garantizaba el éxito, pero que lo favorecía contribuyendo a que los huelguistas aguantaran tres meses sin trabajar.

  • 15 La Federación, 1 de febrero de 1873, p. 3.
  • 16 Carta 1.429, en Carlos Seco Serrano, Colección de documentos para el estudio de los movimientos obr (...)
  • 17 La Federación, entre el 14 de julio y el 26 de octubre de 1872.
  • 18 Cartas 1.357 y 1.376, en C. Seco Serrano, Col. de doc.… (II). Cartas…, I, op. cit., p. 299 y 327. L (...)

10El crecimiento de la afiliación atestigua el interés por la fre que despertó el conflicto. La Sección barcelonesa de zapateros pasó de 250 a 900 miembros entre abril y finales de agosto de 1872, lo que representa un 42,8% en lugar del anterior 11,9% de los 2.100 oficiales de la capital. No sorprende, por consiguiente, que fuera elegida en agosto como nueva sede de la Unión de constructores de calzado y que se le encargara su reorganización. El precedente Consejo, de la Sección de Málaga, no había estado a la altura de su responsabilidad en un período de grave crisis del sector de la piel15. Por aquellos meses, se organizaron y adhirieron a la fre varias Sociedades de zapateros, tanto en Cataluña como en Andalucía: Sans, Sabadell, Vich, Arenys de Mar, Malgrat de Mar, San Feliú de Guixols, Gerona, Blanes y Reus, así como Granada, Cádiz, Sanlúcar de Barrameda y Aguilar de la Frontera16. Se propagó la voluntad reivindicativa: estallaron huelgas en Gerona, Vich, Valls, San Feliú de Guixols, Palma, Granada y Málaga17. A partir del 21 de octubre, el Consejo federal de la fre felicitó en varias ocasiones al Consejo de la Unión por su ímpetu organizativo; también escribió a principios de noviembre La Federación: «Una de las corporaciones obreras que en España vienen desarrollándose de una manera más radical y positiva, es la corporación de Zapateros»18. Sin embargo, una huelga general de un centenar de curtidores en Valladolid este mismo otoño puso de realce lo penoso que resultaba en la fre garantizar el principio de solidaridad, aun cuando se trataba de oficios complementarios.

  • 19 Varias Actas de mayo y junio de 1872, en C. Seco Serrano, Col. de doc. (I*). AIT. Actas de los Cons (...)
  • 20 Trabajadores que se dedican a la representación del pensamiento: tipógrafos, litógrafos, encuaderna (...)
  • 21 Ibídem, p. 207-208, 224, 266, 270, 278, 291, 298, 316, 322, 329 y 370; ibídem, Col. de doc.… (I**), (...)

11En la primavera de 1872, tanto la Unión de obreros en pieles como la Federación de curtidores, con sede en Barcelona, ya tenían vacías las cajas de resistencia y pedían ayuda para sostener sus conflictos. El Consejo federal se la denegó para una huelga “anti-reglamentaria” en Igualada, pero solicitó a la Unión manufacturera para que enviase dinero a los curtidores catalanes. En junio, ésta contestó negativamente por encontrarse también «muy apurada». Entonces, la Unión de obreros en pieles aceptó que el Consejo federal pidiera préstamos en su nombre «a todas las corporaciones obreras de resistencia de dentro y fuera de la región española»19. A fines de julio o primeros de agosto, cuatro curtidores fueron despedidos de su taller en Valladolid por pertenecer a la fre y en septiembre ascendió a 11 este número. Por tratarse de un paro de dignidad, el Consejo federal y el de la Unión de obreros en pieles otorgaron su apoyo. Éste envió 400 reales a los huelguistas vallisoletanos a finales de septiembre y 800 rs. la primera semana de octubre. Como la Unión no podía sostener a la vez a los curtidores de Igualada y a los de Valladolid, pidió ayuda a las demás Uniones. Así, el 27 de septiembre, el Consejo federal cursó una circular a todas las Secciones de las Uniones de constructores de calzado, sombrereros, trabajadores del campo, noógrafos20, obreros en hierro, en maderas finas y obreros de las industrias de la alimentación, fijando en un real por federado la cuota de solidaridad. Gracias a este «dividendo», a fines de octubre, el Consejo de la Unión de obreros en pieles había recibido 1.296 rs. y pudo remitir otros 800 rs. a Valladolid. Poquísimo. Las dificultades aumentaron porque el conflicto había adquirido mayor amplitud. A principios de octubre, fueron despedidos 25 afiliados y nueve no federados de Valladolid, por lo que la Sección local de curtidores declaró una huelga general, aprobada por el Consejo de la Unión. A fines de octubre, estaban parados 110 obreros, que necesitaban 4.400 reales por semana mientras que la Unión sólo podía recaudar unos mil. La huelga no reglamentaria de Igualada fracasó «a pesar de los sacrificios hechos por la Unión», por haberse lógicamente priorizado la de Valladolid. El Consejo federal decidió entonces fijar en medio real por federado y por semana, a partir de la segunda de noviembre, el dividendo de las Uniones de constructores de calzado, sombrereros, trabajadores del campo, obreros en hierro, noógrafos y obreros en maderas finas, juzgadas capaces de pagarlo. Los federados de la Unión de obreros en pieles, por su parte, tenían que abonar un real por semana. Numerosas Secciones faltaron al «pacto de solidaridad» y el Consejo federal no dejó de recordar su deber a las morosas hasta febrero de 1873. Desaparecieron después las referencias a la huelga (oficialmente concluida el 1° de julio) hasta finales de septiembre, cuando la Unión de obreros en pieles remitió 600 rs. a un compañero de Valladolid que, «por haber dado un golpe a un burgués, [fue] condenado a 12 años y un día de presidio»21.

  • 22 Cartas 1.526, 13 de octubre [sic por noviembre] de 1872, y 1.621, 23 de noviembre de 1872, ibídem, (...)
  • 23 0,5 real x 900 afiliados x 6 semanas = 2.700 rs. (675 ptas.) Este cómputo no tiene en cuenta la ant (...)
  • 24 Carta 1.804, [13 de diciembre de 1872], Ibídem, p. 334.
  • 25 Cartas 1.432 y 1.431, en C. Seco Serrano, Col. de doc.… (II). Cartas…, I, op. cit., p. 392 y 396.

12Cuando en octubre de 1872 fue requerido por el Consejo federal para apoyar a la Unión de obreros en pieles, el Consejo de la Unión de constructores de calzado debió de contestar que lo que se les pedía era difícil de conseguir –quizás por la estrechez financiera de los obreros después de los tres meses de huelga del verano en Barcelona–, dado que insistió el Consejo federal a los pocos días arguyendo: «[…] si bien son dignas de tener en cuenta las razones que exponéis, no dejaréis de comprender el mal efecto que produciría si las Secciones de zapateros dejasen de pagar el dividendo de medio real por semana y por federado para cooperar solidariamente al triunfo de los huelguistas de Valladolid»22. En la segunda quincena de diciembre, volvió a exigir el pago de la cuota, comunicando a la Unión la relación de las cantidades que hasta la fecha las Agrupaciones de constructores de calzado habían remitido al Consejo de la Unión de obreros en pieles. La de Barcelona había cotizado 300 rs., en lugar de los 2.700 que supondría la afiliación de 900 miembros alcanzada a fines de agosto23. La de Sevilla, 56 rs., una cantidad equivalente a la de Gracia y de Arenys de Mar (54 rs.), localidades de menor importancia demográfica. Y la de Palma de Mallorca, uno de los principales centros de producción de zapatos, sólo 20 rs., apenas por encima de lo cotizado por Manresa (18 rs.) y Sans (15 rs.)24. Era más preocupante aún para la fre que en la lista sólo figurasen nueve de las 28 Secciones que componían la Unión de constructores de calzado a finales de 1872 y que la caja de resistencia no careciese de fondos, como se verá más adelante. No cabe duda de que en el otoño la fre atravesó “una crisis de grande trascendencia a consecuencia de las huelgas”, no cumpliéndose el pacto de solidaridad con los paros autorizados y teniendo numerosas Secciones que abrir suscripciones para sostener los no reglamentarios. Por eso consideró el Consejo federal “de absoluta necesidad no provocar más huelgas ínterin no [hubiesen] triunfado las pendientes”25.

Segundo Congreso de la Unión de constructores de calzado de diciembre de 1872

  • 26 En la relación de las Secciones que constituían la Federación local de Barcelona, figura la de obre (...)
  • 27 La Federación, 1 de febrero de 1873, p. 3.
  • 28 AIT, Estracto…, op. cit., p. 139 y 143. La Federación, 18 de agosto de 1872, p. 4.

13El segundo Congreso de la Unión de constructores de calzado fue celebrado el 14 de diciembre de 1872 en Mahón. Las 28 Agrupaciones sumaban 1.161 federados de los 6.660 oficiales censados (17,4%), mucho más que en la primavera. Con sus 900 asociados, la Agrupación barcelonesa representaba el 77,5% del total y era la principal responsable del crecimiento observado. Tras el Congreso, la Unión quedó oficialmente conformada por 31 Secciones: zapateros y aparadores de Barcelona; obreras guarnecedoras de Barcelona; zapateros de Gracia, Sans, Mataró, Manresa, Vich, Granollers, Arenys de Mar, Gerona, Olot, Blanes, Palamós, San Feliú de Guixols, Tarragona, Valls, Palma de Mallorca, Mahón, Valencia, Alcoy, Cocentaina, Sevilla, Cádiz, Sanlúcar de Barrameda, Málaga, Córdoba, Valladolid, Palencia, Madrid, Zaragoza y La Coruña. Por consiguiente, 16 se encontraban en la región catalana (nueve en la provincia de Barcelona) y cinco en Andalucía. Es de subrayar la existencia de una Sección femenina de guarnecedoras en Barcelona, distinta de la de zapateros, pero los otros oficios (hormeros, etc.) no están representados26. En cuanto a las condiciones laborales, se trabajaba de 11 a 16 horas por un jornal que variaba de 6 a 14 rs. para los varones. Como los gastos de manutención calculados por los obreros sumaban de 7 a 15 rs. diarios según las localidades, se deduce que el jornal permitía cubrirlos muy escasamente y menos aún si se tiene en cuenta además los días festivos, los de falta de trabajo y las bajas por enfermedad o accidente. La caja de resistencia de la Unión, en poder de las Secciones, arrojaba un saldo de 3.376,75 rs. (844,19 ptas.), una cantidad nada despreciable para un oficio paupérrimo, pero muy insuficiente para mantener una huelga en un gran centro de producción sin el apoyo de otras Uniones27. Por su parte, la Unión de obreros en pieles también había crecido y tenía 13 Agrupaciones: Barcelona (residencia del Consejo), Igualada, Mataró, Vich, Gerona, Figueras, Olot, Bañolas, La Bisbal, Reus, Valls, Valencia y Valladolid, casi todas en Cataluña. En agosto de 1872 totalizaban 1.287 federados (457 más que en abril), siendo la Agrupación de Barcelona, con 560 miembros (100 más), la mayor (43,5%), seguida por las de Valls (141), Igualada, Reus y Vich (120)28.

  • 29 Puntos 3° “Estadística del Trabajo” y 5° “Estudio de la nivelación de los precios de la mano de obr (...)
  • 30 Ibídem, 18 de agosto de 1872, p. 4.
  • 31 Ibídem, 1 de febrero de 1873, p. 2-3.
  • 32 Boletín de la fre AIT, Alcoy, 23 de enero de 1873, p. 3, y 6 de marzo de 1873, p. 2. Acta de la 1ª (...)
  • 33 La Federación, 1 de febrero de 1873, p. 2-3.

14El orden del día del Congreso de la Unión de constructores de calzado muestra que se intentaba saber con exactitud cuáles eran las condiciones laborales en las diferentes poblaciones españolas para elaborar una estrategia reivindicativa de equiparación de los jornales y del tiempo de trabajo29, por ejemplo, priorizando la organización y las luchas de los operarios peor tratados. Es lo que parece haber hecho el Consejo de la Unión de los obreros en pieles. Los trabajadores del oficio pudieron observar, en los cuadros estadísticos publicados en la prensa federal, que en la mayoría de las 13 Secciones se trabajaba nueve horas y media y se ganaba 10 rs. o más. En cambio, la Sección de Valladolid trabajaba 11 horas por sólo 8 rs. y, por consiguiente, no sorprende la extensión que se dio al conflicto anteriormente evocado de los curtidores de esta capital30. De trabajarse en todas partes en condiciones similares, desaparecería el argumento de la pérdida de competitividad que esgrimían sistemáticamente los patronos para rehusar las demandas obreras de mejoras. El conocimiento exacto de las condiciones laborales era considerado imprescindible para llevar a cabo el objetivo de nivelación de los jornales aprobado por el Congreso de constructores de calzado. Fue nombrada una Comisión que, en el plazo de tres meses a partir del 1° de enero de 1873, debía realizar los trabajos preparativos para fijar la tarifa general del oficio31. En su primera circular, la Comisión pidió explícitamente a las Secciones que llevasen la estadística «igualmente con el trabajo de las mugeres [sic] como maquinistas y aparadoras», comunicando la «situación económica de los obreros y obreras». La mano de obra femenina era, sin duda, considerable. En la Sección de zapateros de Alcoy, las mujeres representaban un tercio del total de trabajadores; en la de Cocentaina, un cuarto; no estaban federadas y ganaban la mitad que los hombres (3 a 4 rs.)32. El buen conocimiento del ramo era también necesario para abonar el terreno para la futura colectivización mediante la producción en talleres autogestionados por los trabajadores, que a la vez favorecería la armonización de las condiciones laborales. Por ello dictaminó el Congreso que las Secciones establecerían talleres destinados «a mantener reunidos a todos los obreros del oficio de cada localidad, y como medio eficaz para salvar las reformas que por necesidad en el ramo se deb[ía]n introducir»33. Los trabajadores realizarían así ellos mismos la modernización técnica de la producción a la que, se supone, se resistían los maestros. El cooperativismo era todavía considerado como complementario de la acción reivindicativa de clase.

  • 34 Ibídem, 02/11/1872, p. 2, y 11 de enero de1873, p. 4. Actas de la 7ª sesión, 24 de enero de 1873 y (...)

15Otra iniciativa para mejorar tanto la comunicación y la cohesión internas como la promoción de la fre entre los obreros no federados fue la de publicar un boletín semanal del oficio. El proyecto, anunciado a principios de noviembre, se concretó en la segunda quincena de enero de 1873, con la publicación del Movimiento general del ramo de constructores de calzado de la región española (Gracia). El primer número informaba sobre el Congreso y en el segundo se instaba a las Secciones a cumplir con su deber respecto a la información estadística y a la solidaridad con los huelguistas de Valladolid; también figuraban las ocho primeras páginas del nuevo Reglamento de la Unión. Este semanario, dedicado a la construcción de la identidad y conciencia de clase, se editó por lo menos hasta diciembre de 187334.

  • 35 La Federación, 11 de enero de 1873, p. 4.

16Los Estatutos de la Unión fueron revisados por el Congreso para limitar el poder del Consejo que, «en todos los puntos no prescritos por el Reglamento y en las actas del Congreso, [tendría] el derecho de iniciar, pero no el de ejecutar sin previa aprobación de los federados». El Consejo seguiría en Barcelona con la ambición de «realizar la Unión con los demás ramos anexos»35.

Tercer Congreso de la Unión de constructores de calzado / Federación de zapateros y aparadoras de noviembre de 1873

  • 36 Carta 1.546, 27/10/1873, en Ma T. Martínez de Sas, Col. de doc. (VI). Cartas…, Transcripción y estu (...)
  • 37 La Federación, 20 de septiembre de 1873, p. 1.

17Transcurridos once meses, dicho objetivo no fue alcanzado. Durante el año 1873, marcado por la proclamación de la Primera República en febrero y la insurrección cantonalista del verano, las relaciones entre el Consejo de la Unión y la Comisión federal de la fre se volvieron más irregulares36. A pesar de la labor organizativa, la Unión no se había desarrollado: en agosto, seguía formada por 31 Secciones. Tampoco la de los obreros en pieles había prosperado (13 Secciones), cuando en un año la fre había aumentado en 66 el número de sus Federaciones locales y en 186 el de Secciones de oficio37.

  • 38 Ibídem, 8 de noviembre de 1873, p. 4.
  • 39 Actas del II Congreso…, op. cit., p. 7, 74-75, 88-90, 95-96 y 109. Sobre esta cuestión, ver Joël De (...)
  • 40 En julio de 1873, los republicanos habían presentado en las Cortes una proposición de ley que limit (...)
  • 41 Carta 1.547, 27 de octubre de 1873, en Ma. T. Martínez de Sas, Col. de doc. (VI). Cartas…, op. cit.(...)

18A principios de noviembre, se verificó en Barcelona una Conferencia de la Unión de constructores de calzado, que se transformó por acuerdo de los delegados en Congreso de la Federación de zapateros y aparadoras, claro indicio de la ausencia de representación de los otros oficios38. La modificación de la denominación de la Federación subraya el reconocimiento de la afiliación femenina, cuya importancia numérica no consta en las fuentes. Es la consecuencia de la afirmación por el Congreso de la fre, en abril de 1872, de los derechos de las mujeres a trabajar y a asociarse39. Participaron en el Congreso de los zapateros las Secciones de obreras y obreros de Barcelona y de Granollers, las Secciones de obreros de Gracia, Olot, Vendrell, Valls y Palma. Muchas otras mandaron su adhesión, pero sin enviar delegados, probablemente por la situación político-militar. Fue decidido continuar la elaboración de estadísticas laborales y se infiere que la Comisión encargada por el Congreso anterior de fijar una tarifa general de la mano de obra para el mes de abril no había podido llevar a cabo su cometido. En 1872, los congresistas de Mahón habían apuntado en el orden del día del tercer Congreso el estudio de la reducción de la jornada de trabajo a diez horas; los de Barcelona acordaron finalmente reducirla a nueve40. Otra vez fueron revisados los Estatutos de la Unión para ponerlos en conformidad con el Reglamento típico adoptado por el tercer Congreso de la fre (diciembre de 1872)41. Hubo también una discusión importante acerca del uso de las cajas de resistencia y del interés, juzgado limitado, de las huelgas por mejoras parciales, que desvela una radicalización ideológica:

  • 42 La Federación, 22 de noviembre de 1873, p. 4.

La mayoría de los delegados manifestaron en este punto lo poco revolucionario que es el sistema de huelgas para ir a nuestra emancipación y la conveniencia de que los fondos de resistencia se destinen a propaganda y organización; otros, sin embargo de estar conformes en principio con este parecer, creían que la resistencia era un medio de atracción, y que ésta debería sustituirse por la propaganda cuando los obreros se hallen en mejor estado de instrucción42.

  • 43 Ibídem (cita), y 20 de diciembre de 1873, p. 3.

19Desde una perspectiva pragmática, los fondos de las cajas resultaban insuficientes para sostener muchas huelgas, y los continuos sacrificios de los trabajadores para cumplir con el deber de solidaridad podían terminar por apartarlos de la fre. Por consiguiente, se acordó «contener un tanto el movimiento de huelgas y dar más impulso a la propaganda»; igualmente, se pidió que la Comisión pericial de la Federación propusiera para el orden del día del cuarto Congreso de la fre, «la formación de una caja colectiva destinada para propaganda y organización en sustitución de la caja de resistencia solidaria». Los acuerdos adoptados, ya en el segundo y aún más en el tercer Congreso de los zapateros, son significativos de una creciente afirmación de la ideología ácrata en la Unión. Los congresistas reunidos en Barcelona se solidarizaron con los obreros de Alcoy, víctimas de la represión de la insurrección cantonalista, y fijaron en Palma de Mallorca la residencia de la Comisión pericial de la Federación43.

  • 44 También se explica que la “Sección de zapateros de Gracia pertenece a [la] Federación a pesar [de] (...)
  • 45 La Federación, 3 de enero de 1874, p. 4.
  • 46 Max Nettlau, La Première Internationale en Espagne (1868-1888), éd. de Renée Lamberet, Dordrecht, I (...)
  • 47 No figura en la lista proporcionada por Nettlau (Ibídem). Acta de la 87ª sesión, 10 de octubre de 1 (...)

20En diciembre, dicha Comisión fue informada de que las Secciones de zapateros de San Andrés de Palomar, Mataró, Calella, Igualada, Gerona, Palamós, Figueras, Tarragona, Torredembarra, Reus, Montblanch, Zaragoza y Madrid ya no pertenecían a la fre44. La Comisión tenía todavía el proyecto de enviar un militante a diferentes poblaciones «a fin de levantar el espíritu social de los zapateros y ramos anexos»45. A mediados de 1874, la Unión de constructores de calzado aún contabilizaba 15 Secciones, pero en 1877 había dejado de existir y no quedaban Secciones de zapateros más que en Barcelona, Gracia y Sans46. Después de la ola de huelgas de 1872 que se quiso frenar, es evidente que la caótica situación política y la represión de 1873 hicieron fracasar la Unión, que no consiguió agrupar los oficios complementarios. Por su parte, en octubre de 1873, la Unión de obreros en pieles se componía de las mismas Secciones que en diciembre de 1872, pero parece que se desagregó en el primer semestre de 187447. Un Decreto de enero de este año ilegalizó todas las asociaciones obreras y la fre, duramente perseguida, fue perdiendo en la clandestinidad la mayor parte de sus afiliados.

Reorganización en la Federación de los Trabajadores de la Región Española en noviembre de 1881

21En los primeros tiempos de la Restauración, bajo el gobierno del Partido conservador de Cánovas, los trabajadores padecieron una gran miseria sin poderse organizar. Entre febrero de 1881 y octubre de 1883, los liberales encabezados por Sagasta accedieron al gobierno por primera vez, abriendo paso a una mayor tolerancia en cuestiones sociales. En septiembre de 1881, el Congreso obrero nacional de Barcelona dio lugar a la fundación de la Federación de Trabajadores de la Región Española (ftre), basada como la fre en el colectivismo, el apoliticismo y el antiparlamentarismo.

  • 48 Revista Social, Madrid, 18 de agosto de 1881, p. 8; 1 de septiembre de 1881, p. 3; 6 de octubre de (...)
  • 49 También habían anunciado su participación las Secciones de Sitges, Granollers y Logroño, pero no es (...)

22En agosto, la Sección de zapateros de Barcelona, que contaba con unos 300 miembros, ya había tomado la iniciativa de reconstituir una Federación del oficio y de celebrar un Congreso de constructores de calzado. El Congreso obrero, por su parte, consideró indispensable la organización de la Unión de obreros en pieles, con las Secciones de zapateros, curtidores, guarnicioneros, etc.48. El Congreso de constructores de calzado inició sus sesiones el 28 de noviembre en Valencia y refundó la Unión. Reunía una veintena de Secciones, aunque sólo estuvieron presentes en Valencia 14 de ellas: Barcelona, Gracia, Reus, Sabadell, Tarrasa, Villanueva y Geltrú, Valls, Tarragona, Valencia, Málaga, Córdoba, Sevilla, Valladolid y Zaragoza49.

  • 50 Ibídem, 13 de julio de 1882, p. 3, y 3 de agosto de 1882, p. 3. La comparación muestra que los sala (...)
  • 51 Revista Social, 23 de febrero de 1882, p. 2.

23La cuestión estadística seguía siendo de interés central para los delegados, quienes decidieron cursar una circular que recopilara las tarifas presentadas por ellos en la asamblea y seguir estudiando la conveniencia de una tarifa general para su discusión en el siguiente Congreso50. Este punto figura en los Estatutos aprobados por el Congreso, que modifican sustancialmente la naturaleza de la Unión en comparación con la época de la fre: «El objeto de esta Unión es el de preparar y poner en igual condición económica a todas las Secciones […]». A la elevación de los jornales se añade la reducción de las horas de trabajo, que los zapateros pensaban lograr con un aumento de la mano de obra disponible. Tradicionalmente, las corporaciones de oficiales habían tratado de limitar el número de trabajadores para evitar un descenso de los salarios debido a la competencia por el empleo. Para evitar la incomprensión de compañeros de otros oficios, los zapateros juzgaron necesario puntualizar en una nota: «Como trabajamos a destajo, y la mayoría en nuestros domicilios, […] y no trabajamos número de horas determinado, no encontramos otro medio para reducirlas que el aumento de la mano de obra». Dicho aumento podía dificultar aún más el ejercicio de la solidaridad obrera, razón por la cual figuraba igualmente en el objeto de la Unión la necesidad de realizar “la más activa propaganda” asociativa. La efectividad del apoyo solidario era claramente percibida como la clave del éxito de la acción reivindicativa, no sólo entre obreros de un mismo oficio sino entre todos los trabajadores. Haciendo un balance crítico de lo realizado en la década anterior, los zapateros lamentaron en el Considerando que encabeza los Estatutos «que los esfuerzos hechos hasta ahora han fracasado por falta de solidaridad entre los obreros de las diferentes profesiones» y recomendaron «no incurrir en antiguos errores» sino «combinar todos los esfuerzos hasta ahora aislados» Teniendo como objetivo garantizar la solidaridad en caso de huelga, resulta incomprensible que la cotización individual para la caja de resistencia se fijara en 10 céntimos por mes (art. 22), cuando había sido de 12,5 céntimos por semana en 1872, sin que se redujera el socorro al que tenía derecho cada huelguista federado y que jamás se había podido alcanzar (hasta 10 pesetas semanales, art. 26). Esto hacía improbable una resistencia duradera, a pesar de la posibilidad de aumentar la cuota (art. 27). Tales disposiciones en los Estatutos reflejan la desconfianza doctrinal de los anarquistas acerca de las cajas de resistencia, ya observada anteriormente, y hacen pensar que la multiplicación de las huelgas era, según ellos, uno de los «antiguos errores» que convenía no repetir51.

  • 52 Cataluña, Islas Baleares, Valencia, Andalucía, Extremadura, las dos Castillas, Galicia, País Vasco (...)
  • 53 Revista Social, 23 de febrero de 1882, p. 2.

24Otra novedad era la definición de la Unión como federación de nueve Comarcas (arts. 1 y 2)52, cada una representada por una Comisión de por lo menos tres miembros y constituida por sus respectivas Secciones de oficio (arts. 3 y 16), las cuales gozaban de una total autonomía (arts. 20 y 21; art. adicional 1). Ni siquiera los acuerdos de los Congresos podían adquirir fuerza ejecutiva sin la aprobación directa de las Secciones (art. 7). Por consiguiente, fue introducido en la organización federal un escalón regional que anteriormente no existía y, a la par, se reforzó la autonomía de la base local de acuerdo con los principios anarquistas de «Autonomía, Federación y Colectivismo» recordados en el 3° artículo adicional. Dos meses antes de la celebración de los Congresos, debían reunirse las Conferencias comarcales, las cuales admitían las nuevas Secciones, declaraban las huelgas de su ámbito geográfico, fijaban las cuotas a pagar para la organización y la propaganda, etc. (arts. 8 y 9). El Consejo de la Unión, integrado por cinco militantes, tenía una función de intermediario entre Comarcas y Secciones, y de recopilación estadística (arts. 11 y 12). También le incumbía determinar la parte de la caja de resistencia que debía pagar cada Sección, a prorrata del número de federados, para sostener las huelgas aprobadas (art. 13). Del mismo modo, la Comisión comarcal tenía un papel de enlace entre las Secciones de la comarca y el Consejo de la Unión; gestionaba los fondos destinados por las Secciones a la organización y la propaganda, que tenía a su cargo (art. 14); también giraba al Consejo lo que le correspondía. La aprobación de una huelga requería la presentación de sus motivos a la Comisión comarcal, que se pronunciaba e informaba al Consejo de la Unión, el cual pedía a las Secciones que también se determinaran (art. 23). Era posible que una huelga de Sección fuese sólo aprobada por la Comisión comarcal, pero en este caso no abría derechos a la caja de resistencia y fondos específicos para su sostenimiento debían votarse en el ámbito regional; las otras Comarcas, sin embargo, tenían el deber de prestar dinero a la región en huelga si ésta lo solicitaba (arts. 24 y 25)53. En definitiva, resaltan el carácter antiautoritario de la nueva Unión y su aspiración a una mayor cohesión regional, siendo este segundo aspecto lo que más la diferencia de la Unión de la fre, pero no parece que haya sido mejorado el mecanismo de solidaridad.

  • 54 Ibídem.
  • 55 Ibídem, 19 de enero de 1882, p. 1-2.
  • 56 “[…] todos los oficios que concurren en el arte de calzar y vestir, como son zapateros, curtidores, (...)
  • 57 Ibídem, 19 de enero de 1882, p. 1-2.

25Por otra parte, seguía siendo una aspiración la adhesión de gremios complementarios al de zapatero: «Considerando que es conveniente la unión con los demás oficios símiles, todos nuestros esfuerzos deberán tender a su inmediata realización», reza el 2° artículo adicional de los Estatutos54. El Consejo de la Unión, cuya residencia fue establecida en Barcelona, tenía que obrar para que participaran delegados de los oficios complementarios (hormeros, curtidores de suela y pieles, etc.)55. A más largo plazo, se intentaba extender la Unión a todo el sector de la indumentaria, ya que en el futuro debía discutirse un «proyecto de Estatutos para formar la Unión de los oficios que componen el arte de calzar y vestir y demás anexos, para presentarlos al próximo Congreso», pero la idea no prosperó. Sin embargo, la tercera circular del Consejo, del mes de abril de 1882, abrió a los oficios del vestido la posibilidad de adhesión a la Unión56. El Congreso aprobó una resolución favorable, a pesar de ciertas limitaciones, al trabajo de las mujeres «ínterin no [tuvieran] que cumplir los deberes de la maternidad» y a condición de que estuviera «en relación con sus fuerzas físicas y morales». Expresó el deseo unánime de que en el próximo Congreso participaran delegadas de las guarnecedoras, recomendando además a todas las Secciones organizar a estas trabajadoras57.

  • 58 Ibídem, 22 de diciembre de1881, p. 1-2.
  • 59 Ibídem, 19 de enero de 1882, p. 1-2.
  • 60 Ibídem, 18 de mayo de 1882, p. 2.

26Las Uniones seguían siendo concebidas como las estructuras encargadas en el futuro de gestionar la producción en un sistema de propiedad colectiva: «[…] han de ser en su día las únicas dueñas de todo lo que existe»58. El tema de las cooperativas también fue debatido y el Congreso consideró que no eran «convenientes» las de consumo con vistas a la emancipación del proletariado, cuando su aceptación prevalecía en la década anterior. En cambio, recomendó la organización en todas las localidades de talleres colectivistas. Por otra parte, fiel a la cultura artesanal, aconsejó a las Secciones negarse a utilizar materiales de baja calidad o perjudiciales a la salud del consumidor59. En abril de 1882 formaban parte de la Unión una veintena de Secciones, la mitad de ellas catalanas60.

Segundo Congreso de la Unión de constructores de calzado y ramos anexos de septiembre de 1882

  • 61 Ibídem, 12 de octubre de 1882, p. 1-2, y 26 de octubre de 1882, p. 2. Congreso de la Federación de (...)

27Al segundo Congreso de la Unión, celebrado en Málaga del 29 de septiembre al 2 de octubre de 1882, participaron 18 Secciones (cuatro más que el año anterior) de la treintena que pertenecía entonces a la ftre. Las que tenían el mayor número de miembros eran la de obreros en pieles de Valencia y las de zapateros de Sevilla, Córdoba y Barcelona (esta capital había perdido la mitad de sus afiliados de 1881): Zapateros de Barcelona (175 afiliados), Gracia (10), Villanueva y Geltrú, Manresa, Valencia (60), Sevilla (264), Cádiz, Loja, Málaga, Alhaurín de la Torre, Antequera, Ronda, Córdoba (243) y Vitoria (30); curtidores, zurradores y guanteros de Granada, Antequera y Valencia (350); petaqueros de Sevilla61. Destaca la presencia de cuatro Secciones de los oficios símiles, ahora también llamados ramos anexos (expresión incorporada a la denominación de la Unión): curtidores, zurradores, guanteros, petaqueros. Aunque no estaban representadas Secciones de trabajadores del vestido, participó un delegado del Consejo de la Unión de sombrereros y la conveniencia de organizar la Unión del arte de vestir quedó en estudio hasta el siguiente Congreso.

  • 62 Revista Social, 26 de octubre de 1882, p. 2.
  • 63 Ibídem, 5 de octubre de 1882, p. 2, y 26 de octubre de 1882, p. 2.
  • 64 Ibídem, 22 de febrero de 1883, p. 2-3.

28La cuestión del trabajo femenino dio lugar a una resolución más negativa que la del año anterior: «Trabajar activamente en las Secciones para conseguir que las mujeres no se ocupen en las rudas y penosas faenas del trabajo de los hombres.» No se aclaraba de qué trabajos exactamente quedaban excluidas las obreras, lo que permitía las mayores restricciones. Es probable que el rechazo de la actividad femenina fuera en parte la consecuencia del auge por aquellos meses del paro forzoso, del que también trataron los delegados deseosos de favorecer el empleo de los parados que se trasladaran de una localidad a otra. La forma de remuneración del trabajo a privilegiar –por horas o por piezas– fue otro tema importante de discusión, ya aplazado por el primer Congreso. Los delegados se pronunciaron a favor del trabajo a jornal y rechazaron el destajo, por ser una forma de auto-explotación62. Pocos días antes, en el Congreso de la ftre, había sido aprobada la organización de una campaña para conseguir las ocho horas de jornada máxima, por lo que la Unión debía priorizar las huelgas que tuvieran como objetivo la disminución horaria63. La residencia del Consejo fue fijada en Madrid, pero a principios de 1883 fue trasladada a Valencia, y lo integraron curtidores además de zapateros64.

  • 65 Ibídem, 16 de agosto de 1883, p. 2.
  • 66 M. Nettlau, La Première Internationale…, op. cit., caps. XVIII a xxII, p. 397-505.
  • 67 Ibídem, p. 402-404, 423-424, 456-460, 497 y 501-503. M. Nettlau, «Impresiones históricas sobre el s (...)

29En los meses siguientes, la Unión atravesó una crisis interna. El Consejo se quejó de que estaba «imposibilitado de hacer trabajos por falta de recursos»65. Además de la crisis económica que azotaba España (1883-1888), las divisiones tácticas entre los mismos anarcocolectivistas (acción legal vs clandestina, disidencia de Secciones andaluzas partidarias de la acción revolucionara violenta) e ideológicas entre éstos y los primeros anarcocomunistas afectaron la Unión como el resto de la ftre66. Los cuatro madrileños del Consejo de la Unión, entre ellos el Secretario Manuel Pedrote, dimitieron o fueron expulsados a principios de 1883. Éste, miembro del grupo radical disidente Los Desheredados, pasó a Gracia, donde uno de los principales impulsores del Grupo anarquista revolucionario en 1885 era el zapatero comunista Martín Borrás, que había sido miembro del Consejo de la Unión en 1872. Varios zapateros de Sevilla fueron también expulsados en 1883, entre ellos Miguel Rubio, activo en 1881 en Barcelona y el primero en defender públicamente el comunismo en el Congreso de la ftre de 1882. En San Martín de Provensals existía un Grupo de obreros en pieles anárquico-comunista en 1885. Arreciaban la división y los odios intestinos67.

Tercer Congreso de la Unión de constructores de calzado y oficios símiles de octubre de 1883

  • 68 Revista Social, 29 de noviembre de 1883, p. 3.
  • 69 Ibídem, 1 de noviembre de 1883, p. 2.
  • 70 Ibídem, 22 de noviembre de 1883, p. 2-3. El conflicto terminó en diciembre.
  • 71 Ibídem, 29 de noviembre de 1883, p. 3, y 6 de diciembre de 1883, p. 3.

30Del 9 al 11 de octubre se reunieron en Valencia las Secciones de zapateros de Barcelona, Valencia, Málaga y Valladolid, así como las de curtidores de Olot, y de curtidores, zurradores y guanteros de Granada. La comparación con el segundo Congreso muestra un significativo decaimiento, también observable en algunos acuerdos carentes de ambición movilizadora. Así, para mejorar la propaganda societaria entre los trabajadores a domicilio no se propugnó más que organizar reuniones públicas, siendo este tema un crítico ángulo muerto para el desarrollo de la Unión. Numerosas mujeres figuraban entre aquellos y el Congreso consideró «de gran necesidad» organizarlas, por lo cual preconizó que las Secciones nombraran comisiones para este fin y que se desplegara «mucho celo y actividad»68. El Congreso de la ftre, celebrado el mismo mes, había decidido, para favorecer el ingreso de las obreras en las Secciones, que éstas pagarían sólo media cuota y que no serían sometidas al pago de las cuotas extraordinarias de socorro a detenidos y perseguidos69. También reconoció la Unión la conveniencia de emprender una campaña para que se trabajara a jornal y no a destajo, pero no juzgó necesario oponerse por dos años en un plano nacional a la contratación de aprendices como medio de regular el volumen de la mano de obra, probablemente excedentaria en este período de crisis. El Congreso, respetando la autonomía de la base, consideró que la cuestión del aprendizaje debía tratarse localmente: dejó cada Sección en libertad de actuar en función del contexto, tal vez subestimando la movilidad geográfica de los trabajadores. Por otra parte, preconizó nuevamente la creación de talleres para demostrar con el ejemplo que el anarcocolectivismo era realizable. «Algunas reformas en sentido anárquico-colectivista» fueron una vez más introducidas en les Estatutos de la Unión, sin que sepamos cuáles concretamente. En el Manifiesto de la Unión se aprecia una creciente desconfianza en la lucha por mejoras laborales parciales, valorizándose la fuerza moral engendrada por la cohesión, o sea el espíritu revolucionario, «en contraposición al sistema de huelgas, siempre pernicioso y funesto, perjudicial hasta cuando la victoria corone el éxito de alguna». Es incontestable la intrínseca debilidad de la Federación, que la situaba en posición defensiva. De hecho, en noviembre de 1883, un cierre patronal en Barcelona, que afectó a unos 150 zapateros, obligó al Consejo de la Unión a pedir la solidaridad de la ftre70. El Congreso había designado esta capital como lugar de residencia del nuevo Consejo71.

Cuarto Congreso de la Unión de constructores de calzado y oficios símiles de julio-agosto de 1885

  • 72 Bandera Social, Madrid, 31 de mayo de 1885, p. 3.
  • 73 Ibídem, 19 de julio de 1885, p. 4.
  • 74 Ibídem, 30 de agosto de 1885, p. 3.
  • 75 Ibídem, 19 de noviembre de 1885, p. 3.

31La decadencia caracteriza la organización en los años siguientes. En enero de 1884, la ftre fue declarada ilegal y, en su Congreso extraordinario de Barcelona en septiembre, acordó disolverse. Varias Comarcas (Andalucía Oeste y Este, Castilla la Nueva) y la Unión de Constructores de edificios se opusieron a la disolución, convocando un Congreso disidente en Madrid en mayo de 1885. La Comisión federal replicó organizando otro en Barcelona en julio, que derogó el contestado acuerdo de 1884. En el primer semestre de 1885, era crítica la situación de la Unión de constructores de calzado: en el mes de mayo, sólo una Sección había contestado a la circular en la que se preguntaba en qué localidad debía celebrarse el cuarto Congreso. Muchas Secciones habían dejado de pagar su cuota y el Consejo ni siquiera conseguía medios para los gastos de correspondencia. La solidaridad era deficiente y tenía un marcado carácter de proximidad regional, según se deduce de una comparación del apoyo financiero entregado en mayo a los zapateros huelguistas del Ferrol y de Sitges: la Sección de Valencia fue la única en ayudar a los huelguistas gallegos con 5 ptas.; en cambio, para los huelguistas de Sitges recaudaron las secciones de Barcelona, 57,90 ptas.; Villanueva y Geltrú, 40 ptas.; Reus, 8 ptas.; y Valencia, 5 ptas72. A pesar de todo, un último Congreso fue celebrado del 30 de julio al 1° de agosto de 1885 en Barcelona. Sólo participaron delegados de las Secciones de Barcelona, Sitges, Reus, Valencia y Valladolid73. Por eso se acordó promover la organización de Secciones de zapateros «en atención a la decadencia que ha[bía] sufrido» la Unión. No se documenta la presencia de obreros en pieles. El Manifiesto del Congreso insistió en la importancia de la propaganda, del conocimiento estadístico de la producción y del consumo, y anunció un Congreso de todas las Uniones de oficios símiles, que aparentemente no se pudo celebrar74. Hubiera sido una auténtica novedad susceptible de cuestionar la estructura de la ftre. Se hablaba de superar las divisiones ideológicas y de mejorar la coordinación. Al parecer, los Estatutos aprobados en Valencia en 1883 fueron modificados en lo relativo a las Secciones de oficios símiles. El Congreso acordó que el nuevo Consejo siguiese en Barcelona75.

  • 76 Ibídem, 18 de febrero de 1886, p. 3-4.
  • 77 La Vanguardia, Barcelona, 4 de julio de 1886 (ed. general), p. 4257-4258.

32A pesar de la legalización de la actividad societaria en 1886, la Unión no consiguió recuperarse. El Consejo barcelonés intentó dinamizarla, pero no parece que sus esfuerzos dieran muchos frutos. A principios de febrero de 1886, cinco Secciones habían sido dadas de baja por no haberse manifestado y tan sólo habían ingresado las de curtidores de Olot y de zapateros de Orense76. El 4 de julio, la Unión organizó un importante mitin de propaganda en Barcelona para tratar de la organización de las Secciones de zapateros, curtidores, zurradores, hormeros, cubridores de cilindros, guarnicioneros, correeros, guanteros, petaqueros, preparadoras, guarnecedoras y demás oficios símiles77. Nótese nuevamente el uso del femenino en las dos últimas especialidades, dando a entender que las mujeres eran mayoritarias en ellas. Es probable que la Unión contara entonces con menos de diez Secciones: zapateros de Barcelona, Reus, Valencia, El Ferrol y Orense; cubridores de cilindros de Barcelona; curtidores de Olot; y curtidores y zapateros de Valladolid. Para concluir el mitin se recalcó la importancia de asociar a las obreras, por quienes podría llegar nada menos que la salvación, haciendo resaltar con bastante lucidez

  • 78 El Grito del Pueblo, San Martín de Provensals, 15 de julio de 1886.

[…] la necesidad de que la mujer venga en ayuda de nuestras organizaciones de resistencia, pues […] sin ella, que es la fuente de todo movimiento, no es posible lleguemos a emanciparnos en manera alguna. Encareció la conveniencia de que todos influyamos para con nuestras compañeras, pues dado el desarrollo de la maquinaria, ellas son las que tarde o temprano ocuparán nuestros puestos, y por tanto, es de necesidad las enviemos a organizarse para alcanzar la emancipación social78.

  • 79 El Productor, Barcelona, 19 de octubre de 1888, p. 3.

33Las Secciones de zapateros del Ferrol y de San Feliú de Guixols entraron en la Unión, pero las andaluzas no se reorganizaron o no se federaron. Ésta todavía redactó un Manifiesto en abril de 1887 y cursó desde Reus una circular en octubre de 1888 en la que instaba a «sacudir esa apatía e indiferentismo que parece se ha apoderado de todos»79.

Balance

34Estos años de experimentación de la solidaridad obrera por ramos en el ámbito nacional tienen sus logros y sus limitaciones, sus fases de auge y de retroceso. Los factores externos (represión, crisis económica) y en menor medida internos (división) explican los reflujos de 1873-74 y 1883-84. El proyecto de 1871, reactivado en la década siguiente, de crear una Unión de todos los oficios del arte de vestir no se realizó; sin embargo, se acercaron y colaboraron los constructores de calzado y trabajadores en pieles de diferentes especialidades, aunque sólo fuese por intermitencia (apogeo en 1882-83). En la toma de conciencia de la necesidad de que las obreras se afilien y se organicen, en los primeros esfuerzos en esta dirección a partir de 1872, radica otro logro –y no el menor– de este proceso, a pesar de que, en la década de 1880, debido a la crisis económica se manifestaron mayores reticencias ante el trabajo de las mujeres. Se intentó igualmente promover la cohesión y la identidad de clase de los operarios mediante la publicación de un boletín en 1873 y la creación de talleres autogestionados, primer eslabón de la futura sociedad colectivista. Las Uniones fueron estructuras que permitieron la discusión, elaboración y apropiación colectivas de reivindicaciones tales como la reducción de la jornada laboral, la elevación de los salarios y el rechazo del destajo, con la ambición de equiparar en un plano nacional las condiciones de trabajo y, así, evitar en lo posible la competencia entre los mismos obreros. De ahí la permanente y casi obsesiva insistencia en la obligación para las Secciones de remitir datos al Consejo de la Unión sobre la situación local, que permitían también conocer el porcentaje de afiliados entre los obreros del ramo. Así podían definirse colectivamente algunas prioridades en la lucha social: las huelgas que contarían con el apoyo federal, las localidades donde había que amplificar la propaganda, la promoción de las cooperativas de producción, el fomento de las cajas de resistencia y de las huelgas o al contrario su postergación, etc. La Unión adquirió, pues, una función prescriptiva y reguladora, incluso en beneficio del consumidor, aunque carecía de facultad decisoria como órgano de coordinación. Indudablemente, la aplicación del principio de solidaridad proletaria planteó dificultades al no alcanzar la sistematicidad prevista por los Estatutos, pero suponía enormes sacrificios a los que consintieron con generosidad numerosos federados. Fue obstaculizada –suponemos– por la estrechez económica de unos cotizantes muy frecuentemente requeridos, la distancia geográfica, la mentalidad artesanal de independencia, el egoísmo quizás; frenos característicos de una conciencia de clase en formación. Pero además se observa, con la creciente afirmación de la ideología anarquista, cierto recelo acerca de la utilidad de las huelgas por mejoras parciales, que apartan a los obreros del objetivo revolucionario acostumbrándolos al reformismo, y del interés de alimentar cajas de resistencia, cuyos fondos pudieran emplearse para intensificar la propaganda. Así fue disminuida la cotización individual de solidaridad en 1881, mientras las Uniones adoptaban una representación regional mediante las Conferencias comarcales. Cabe preguntarse si no se desarrolló la cohesión regional a expensas de la solidaridad nacional, agravándose los antagonismos entre catalanes y andaluces. Por otra parte, ¿no influyó en la imposibilidad de reunir a todos los trabajadores de la piel o del vestido la decisión de 1872 de privilegiar las Secciones de oficio en lugar de las Agrupaciones locales de oficios símiles como base autónoma de las Uniones? El temor de los anarquistas a la pérdida de autonomía de la base y a la burocratización de la organización federal podría ser un factor explicativo, además de la variedad de oficios y del gran número de obreras y obreros que habría sido necesario hacer confluir. La existencia de Uniones pletóricas y potentes hubiera, acaso, cuestionado la pertinencia de la estructuración de la fre y de la ftre, pero también hubiera sido una garantía contra el corporativismo y una eficaz palanca en las relaciones de fuerzas con patronos aún no organizados en esta época, pero capaces de concertar cierres.

  • 80 Para el caso de los constructores de calzado de Barcelona, Joël Delhom, «Plus de rouge que de noir. (...)

35Sobresale la modernidad del federalismo sindical de inspiración libertaria del último tercio del ochocientos, que no puede explicarse, y tampoco su rápido auge, sin un profundo arraigo en antiguas prácticas de resistencia y de solidaridad popular, a las que el colectivismo de Bakunin aportó un marco ideológico con una perspectiva revolucionaria. Lejos de ser una forma primitiva y basta del movimiento obrero, demostró flexibilidad estructural para adaptarse e innovar, coherencia económica al intentar reunir oficios separados y capacidad para combinar la deliberación democrática con la eficacia de la acción reivindicativa en la articulación de los ámbitos local, regional y nacional. La fre y la ftre sentaron las bases de las tan discutidas Federaciones nacionales de industrias del siglo siguiente, destinadas a adaptar el sindicalismo a las evoluciones del capitalismo tales como la mecanización y la concentración del capital. Aunque había aprobado los Sindicatos únicos (o de ramo, en sustitución de los Sindicatos de oficio), que no eran sino la actualización de las Agrupaciones locales del siglo xix, la Confederación Nacional del Trabajo (cnt) rechazó en 1919 la creación de dichas Federaciones porque, según algunos anarquistas, representaban un riesgo de centralización autoritaria, de corporativismo y de burocratización. La aceptó finalmente en 1931 tras un tenso debate, aunque muy pocas se organizaron en el período republicano, y fue sólo de 1936 a 1938 cuando se generalizaron y tuvieron una función destacada. Sin embargo, el contexto bélico, la alianza de la cnt con la Unión General de los Trabajadores (UGT), el marco político del frente antifascista y la creciente influencia comunista en los órganos de gobierno las convirtió, como se había temido, en instrumentos burocratizados de una centralización económica contraria a su origen federalista80.

Haut de page

Notes

1 Reglamentos reproducidos en Víctor Manuel Arbeloa, I Congreso Obrero Español, Barcelona, 1870, Estudio prel. y notas de…, Madrid, s. ed., 1972, p. 329-334.

2 Trabajadores del campo; del mar; de la alimentación; del vestido; de la construcción; de la industria química, de la economía doméstica y del aseo individual; de las industrias que sirven de medio para la emisión del pensamiento; de servicios públicos; mineros; obreros fabriles o manufactureros; en hierro y otros metales; en maderas finas y en mueblaje; en instrumentos de precisión y metales preciosos.

3 Asociación Internacional de los Trabajadores, Organización social de las secciones obreras de la Federación Regional Española adoptada por el Congreso Obrero de Barcelona en junio de 1870, y reformada por la Conferencia Regional de Valencia celebrada en Setiembre de 1871, Barcelona, Imp. de N. Ramírez y Comp., s. f. [1871-1872], p. 8-14. Los Estatutos típicos de la Unión (Reglamento n° 4), figuran p. 58-63; de la Agrupación local (Reg. n° 5), p. 64-65; de la Federación de oficio (Reg. n° 6), p. 66-67; y de la Sección de oficio (Reg. n° 7), p. 68-77.

4 Actas del II Congreso de la Federación Regional Española (fre) de la AIT, ed. facsímil, Sabiñánigo, CGT Aragón, 2010, p. 3.

5 Asociación Internacional de los Trabajadores, Organización social de las secciones obreras de la Federación Regional Española adoptada por el Congreso Obrero de Barcelona y reformada por la Conferencia Regional de Valencia y por el Congreso de Córdoba…, Barcelona, Imp. de Luis Tasso, s. f. [1873], p. 67-68 (Reg. n° 4).

6 Asociación Internacional de los Trabajadores, Estracto [sic] de las actas del Tercer Congreso Obrero de la Federación Regional Española celebrado en Córdoba del 25 Diciembre al 2 Enero de 1873, Alcoy, Impr. de Pérez, s. f. [1873], p. 143.

7 La Federación, Barcelona, 4 de diciembre de 1870, p. 2.

8 Francisco Olaya Morales, Historia del movimiento obrero español (siglo xix), Móstoles, Nossa y J. Ed. - Madre Tierra, 1994, p. 354 y 360.

9 Guarnecer consiste en tapar y ribetear las costuras de los zapatos. Aparar es coser las diferentes partes de la piel cortada para hacer la parte superior del zapato.

10 La Federación, 14 de enero de 1872, p. 4.

11 Actas del II Congreso…, op. cit., p. 25-26. La jornada de los curtidores en La Federación, 14 de enero de 1872, p. 3.

12 El Trabajo, Barcelona, 16 de junio de 1872, p. 3.

13 La Federación, 17 de abril de 1870, p. 3.

14 El Trabajo, 23 de junio de 1872, p. 3. La Independencia. Diario republicano federal, Barcelona, 27/06/1872 (ed. tarde), p. 1. Diario de Barcelona, 25 de junio de 1872, p. 6458, y 2 de julio de 1872 (ed. tarde), p. 6721.

15 La Federación, 1 de febrero de 1873, p. 3.

16 Carta 1.429, en Carlos Seco Serrano, Colección de documentos para el estudio de los movimientos obreros en España en la época contemporánea (II). Asociación Internacional de los Trabajadores. Cartas, Comunicaciones y Circulares del III Consejo Federal de la Región Española, I (Septiembre-Octubre 1872), Transcripción, estudio preliminar, notas e índices por…, Barcelona, Univ. de Barcelona, 1972, p. 388.

17 La Federación, entre el 14 de julio y el 26 de octubre de 1872.

18 Cartas 1.357 y 1.376, en C. Seco Serrano, Col. de doc.… (II). Cartas…, I, op. cit., p. 299 y 327. La Federación, 2 de noviembre de 1872, p. 2. El auge de la organización de los zapateros se produce en un período de fuerte crecimiento de la fre en conjunto. Ibídem, 4 de enero de 1873, p. 3.

19 Varias Actas de mayo y junio de 1872, en C. Seco Serrano, Col. de doc. (I*). AIT. Actas de los Consejos y Comisión Federal de la Región Española (1870-1874), Tomo I, Transcripción y estudio preliminar por…, Barcelona, Univ. de Barcelona, 1969, p. 122, 125, 146-147, 149-150 y 162.

20 Trabajadores que se dedican a la representación del pensamiento: tipógrafos, litógrafos, encuadernadores...

21 Ibídem, p. 207-208, 224, 266, 270, 278, 291, 298, 316, 322, 329 y 370; ibídem, Col. de doc.… (I**), Actas… II, p. 157 y 170; idem, Col. de doc.… (II). Cartas…, I, p. 66, 87, 101, 261-262, 360-361, 384-387, 391 y 403-404; C. Seco Serrano y Ma Teresa Martínez de Sas, Col. de doc.… (III). Cartas…, II (Noviembre-Diciembre 1872), Transcripción y notas por…, estudio preliminar por C. Seco Serrano, Barcelona, Univ. de Barcelona, 1973, p. 3-4, y 326-335.

22 Cartas 1.526, 13 de octubre [sic por noviembre] de 1872, y 1.621, 23 de noviembre de 1872, ibídem, p. 101 y 174 (la última para la cita).

23 0,5 real x 900 afiliados x 6 semanas = 2.700 rs. (675 ptas.) Este cómputo no tiene en cuenta la anterior cotización de un real por afiliado en el mes de octubre y la primera semana de noviembre.

24 Carta 1.804, [13 de diciembre de 1872], Ibídem, p. 334.

25 Cartas 1.432 y 1.431, en C. Seco Serrano, Col. de doc.… (II). Cartas…, I, op. cit., p. 392 y 396.

26 En la relación de las Secciones que constituían la Federación local de Barcelona, figura la de obreras aparadoras, siendo imposible saber cuál de las dos (guarnecedoras / aparadoras) es errónea o si existían las dos. Guarnecer y aparar eran las principales tareas en que se empleaban mujeres. La Unión reconocerá en su siguiente Congreso la importancia de las aparadoras.

27 La Federación, 1 de febrero de 1873, p. 3.

28 AIT, Estracto…, op. cit., p. 139 y 143. La Federación, 18 de agosto de 1872, p. 4.

29 Puntos 3° “Estadística del Trabajo” y 5° “Estudio de la nivelación de los precios de la mano de obra del ramo de zapatería en toda la región española”. La Federación, 16 de noviembre de 1872, p. 3.

30 Ibídem, 18 de agosto de 1872, p. 4.

31 Ibídem, 1 de febrero de 1873, p. 2-3.

32 Boletín de la fre AIT, Alcoy, 23 de enero de 1873, p. 3, y 6 de marzo de 1873, p. 2. Acta de la 1ª sesión, 7 de enero de 1873, en C. Seco Serrano, Col. de doc.… (I**), Actas… II, op. cit., p. 6.

33 La Federación, 1 de febrero de 1873, p. 2-3.

34 Ibídem, 02/11/1872, p. 2, y 11 de enero de1873, p. 4. Actas de la 7ª sesión, 24 de enero de 1873 y de la 113ª sesión, 2 de enero de 1874, en C. Seco Serrano, Col. de doc.… (I**), Actas… II, op. cit., p. 21 y 257.

35 La Federación, 11 de enero de 1873, p. 4.

36 Carta 1.546, 27/10/1873, en Ma T. Martínez de Sas, Col. de doc. (VI). Cartas…, Transcripción y estudio preliminar por…, Barcelona, Universitat de Barcelona, 1972, p. 112.

37 La Federación, 20 de septiembre de 1873, p. 1.

38 Ibídem, 8 de noviembre de 1873, p. 4.

39 Actas del II Congreso…, op. cit., p. 7, 74-75, 88-90, 95-96 y 109. Sobre esta cuestión, ver Joël Delhom, «La difícil inclusión de las mujeres en los sindicatos españoles: de las resoluciones de los congresos al caso de las trabajadoras del calzado en Barcelona (1870-1931)», en Primer Congreso Internacional de Investigadorxs sobre Anarquismo, 26-28 octubre 2016, Buenos Aires, CeDInCI–IDAES–UNSAM, 2016, p. 522-546 (ed. digital) <http://congresoanarquismo.cedinci.org/wp-content/uploads/2017/01/actas-final-congreso-anarquismo.pdf>.

40 En julio de 1873, los republicanos habían presentado en las Cortes una proposición de ley que limitaba a nueve horas la jornada de los obreros en las fábricas de vapor y talleres.

41 Carta 1.547, 27 de octubre de 1873, en Ma. T. Martínez de Sas, Col. de doc. (VI). Cartas…, op. cit., p. 112-113.

42 La Federación, 22 de noviembre de 1873, p. 4.

43 Ibídem (cita), y 20 de diciembre de 1873, p. 3.

44 También se explica que la “Sección de zapateros de Gracia pertenece a [la] Federación a pesar [de] que hace más de un año que no cumple con sus deberes de Sección internacional”. Carta 1.833, 11/12/1873, en Ma. T. Martínez de Sas, Col. de doc. (VI), Cartas…, op. cit., p. 282-283.

45 La Federación, 3 de enero de 1874, p. 4.

46 Max Nettlau, La Première Internationale en Espagne (1868-1888), éd. de Renée Lamberet, Dordrecht, IISG-D. Reidel Publishing Company, 1969, p. 253 y 291-292. Del mismo, «Algunos documentos de la Internacional en España (1870-1881)», La Revista Blanca, Barcelona, n° 100, 15 de julio de 1927, p. 100-101.

47 No figura en la lista proporcionada por Nettlau (Ibídem). Acta de la 87ª sesión, 10 de octubre de 1873, en C. Seco Serrano, Col. de doc. (I**), Actas… II, p. 170.

48 Revista Social, Madrid, 18 de agosto de 1881, p. 8; 1 de septiembre de 1881, p. 3; 6 de octubre de 1881, p. 2.

49 También habían anunciado su participación las Secciones de Sitges, Granollers y Logroño, pero no estuvieron representadas; las dos últimas mandaron una comunicación escrita, así como las de Villafranca del Panadés, Gerona, Alcoy y Madrid. Ibídem, 10 de noviembre de 1881, p. 1, y 19 de enero de 1882, p. 1-2.

50 Ibídem, 13 de julio de 1882, p. 3, y 3 de agosto de 1882, p. 3. La comparación muestra que los salarios eran más altos en Barcelona que en los otros centros de producción.

51 Revista Social, 23 de febrero de 1882, p. 2.

52 Cataluña, Islas Baleares, Valencia, Andalucía, Extremadura, las dos Castillas, Galicia, País Vasco y Aragón. La organización en Comarcas es una herencia de los años de clandestinidad de la fre.

53 Revista Social, 23 de febrero de 1882, p. 2.

54 Ibídem.

55 Ibídem, 19 de enero de 1882, p. 1-2.

56 “[…] todos los oficios que concurren en el arte de calzar y vestir, como son zapateros, curtidores, guarnicioneros, aparadoras, alpargateros, sastres, sombrereros, etc.” Ibídem, 18 de mayo de 1882, p. 2.

57 Ibídem, 19 de enero de 1882, p. 1-2.

58 Ibídem, 22 de diciembre de1881, p. 1-2.

59 Ibídem, 19 de enero de 1882, p. 1-2.

60 Ibídem, 18 de mayo de 1882, p. 2.

61 Ibídem, 12 de octubre de 1882, p. 1-2, y 26 de octubre de 1882, p. 2. Congreso de la Federación de Trabajadores de la Región Española celebrado en Sevilla los días 24, 25 y 26 de Setiembre de 1882, Barcelona, 1882, p. 6-12 y 73-92.

62 Revista Social, 26 de octubre de 1882, p. 2.

63 Ibídem, 5 de octubre de 1882, p. 2, y 26 de octubre de 1882, p. 2.

64 Ibídem, 22 de febrero de 1883, p. 2-3.

65 Ibídem, 16 de agosto de 1883, p. 2.

66 M. Nettlau, La Première Internationale…, op. cit., caps. XVIII a xxII, p. 397-505.

67 Ibídem, p. 402-404, 423-424, 456-460, 497 y 501-503. M. Nettlau, «Impresiones históricas sobre el socialismo en España. V. Tendencias al margen de la Federación Regional (Comunistas, Anarquistas y “Los Desheredados” en los años 1883-1885)», La Revista Blanca, n° 136, 15 de enero de 1929, p. 452. Francisco de P. Fernández Gómez, Orígenes del Anarquismo Comunista en España, 1882-1896, Sabadell, Bells vells temps, 2017, p. 26-27, 48-49 y 113-114.

68 Revista Social, 29 de noviembre de 1883, p. 3.

69 Ibídem, 1 de noviembre de 1883, p. 2.

70 Ibídem, 22 de noviembre de 1883, p. 2-3. El conflicto terminó en diciembre.

71 Ibídem, 29 de noviembre de 1883, p. 3, y 6 de diciembre de 1883, p. 3.

72 Bandera Social, Madrid, 31 de mayo de 1885, p. 3.

73 Ibídem, 19 de julio de 1885, p. 4.

74 Ibídem, 30 de agosto de 1885, p. 3.

75 Ibídem, 19 de noviembre de 1885, p. 3.

76 Ibídem, 18 de febrero de 1886, p. 3-4.

77 La Vanguardia, Barcelona, 4 de julio de 1886 (ed. general), p. 4257-4258.

78 El Grito del Pueblo, San Martín de Provensals, 15 de julio de 1886.

79 El Productor, Barcelona, 19 de octubre de 1888, p. 3.

80 Para el caso de los constructores de calzado de Barcelona, Joël Delhom, «Plus de rouge que de noir. L’expérience anarcho-syndicaliste de socialisation de l’industrie du cuir à Barcelone (1936-1938) : du renoncement anarchiste au dirigisme socialiste», Actuel Marx, Paris, PUF, 2019/2, n° 66, p. 64-80.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Joël Delhom, « De la Federación de oficio a la Unión de ramos anexos: los constructores de calzado y los obreros en pieles ante el reto de la solidaridad a escala nacional (1870-1890) », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne],  | 2020, mis en ligne le 15 décembre 2020, consulté le 02 mars 2021. URL : http://journals.openedition.org/ccec/9936 ; DOI : https://doi.org/10.4000/ccec.9936

Haut de page

Auteur

Joël Delhom

ERIMIT - EA 4327, Université de Bretagne-Sud, Lorient

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Université d'Angers
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search