Navigation – Plan du site

Introducción

Introduction
Introduction
Olivier Chatelan, Gilles Routhier et Caroline Sappia
p. 5-13
Cet article est une traduction de :
Introduction

Texte intégral

  • 1 Y de las mujeres, pero estas mujeres, religiosas o laicas, no están inicialmente preocupadas por to (...)

1Las "organizaciones para el envío de sacerdotes Fidei donum a América Latina": ¿qué significa esto? Se trata de un curioso objeto de investigación, casi un "OVNI" historiográfico, que podría fácilmente sospecharse que es un poco anticuado, típico de una historia clerical sobre la que la investigación francófona se ha construido durante varias décadas y a priori de un interés muy secundario en la historia del hecho religioso contemporáneo. La ambición de esta guía es demostrar que este no es el caso y, con suerte, convencer, por el contrario, de la riqueza potencial de este campo de estudio. El objeto forma parte de la renovación de la historia de las misiones, pero también, mucho más allá, en una perspectiva más general: la de las relaciones entre la historia institucional del gobierno de la Iglesia a escala tricontinental (Europa Occidental, América Anglosajona y América Latina), la historia social de las rutas migratorias (en este caso, las de los clérigos entre dos mundos y dos culturas) y la historia religiosa de las sociedades de partida y las sociedades de acogida. En el campo relativamente reciente de una historia transnacional de la religión que no es ni clerical ni confesional, la atención se centra tanto en los intercambios intelectuales y los préstamos institucionales como en los movimientos de los hombres1, a través de trayectorias individuales y colectivas y en un juego de ida y vuelta. Para pensar en esta historia se necesitan varias escalas: la escala "micro" de los caminos y compromisos de estos sacerdotes antes, durante y posiblemente después de su implantación en América Latina; la escala "meso" de las diócesis e instituciones eclesiásticas de dimensión nacional; finalmente, la escala "macro" de las redes intercontinentales de la Curia y de los cuerpos estructurales de la Iglesia latinoamericana.

2Las organizaciones de envío nacieron durante la Guerra Fría. Luego fueron interrumpidos por el ascenso y luego por el desarrollo de la teología de la liberación. Deliberadamente concebidos – y por iniciativa de Roma – como soportes logísticos y doctrinales de los movimientos transatlánticos de alta intensidad, no están exentos de la estructura bipolar de su tiempo ni de los debates internos de la Iglesia. Plataformas misioneras de nuevo tipo – ya que se basan en la noción de "ayuda mutua" o "cooperación sacerdotal" entre Iglesias – y orientadas hacia un subcontinente marcado por profundas y violentas oposiciones ideológicas, están siendo moldeadas por la cuestión política y, como ésta es en parte la era de las dictaduras, por la era del compromiso: ¿hasta qué punto se puede ejercer la "solidaridad" con los pueblos de América Latina? ¿Debería la cooperación entre iglesias a través de la ayuda mutua sacerdotal ir acompañada concretamente de la "opción preferencial por los pobres" proclamada en sus conclusiones por la Tercera Conferencia Episcopal del CELAM en Puebla en 1979 y en el germen de la de Medellín once años antes? ¿Es necesario elegir entre la "seguridad nacional" – que pretende defender la civilización cristiana- y la "revolución" – que liberaría a los oprimidos? Básicamente, se plantea la cuestión de los usos y recomposiciones de estas organizaciones de envío: si todas responden a su vocación de apoyar la asistencia pastoral, algunas de ellas se convierten en los lugares de un Tercer Mundo católico que transmite las demandas del Sur hacia el Norte y participa en la crítica del orden económico internacional. Los responsables de estas diferentes estructuras dan respuestas variadas a los problemas eclesiales de su tiempo, tales como: la crisis de la figura del sacerdote y el declive de las vocaciones sacerdotales, las opciones de aculturación de las Iglesias del Sur, la cuestión indígena y el reconocimiento de las culturas oprimidas, la división política de los católicos en el subcontinente. A primera vista, parece que estas estructuras de envío intentan al menos conciliar las posiciones, a menudo cautelosas, de los episcopados nacionales (de los que depende la mayoría de estos organismos) con los compromisos extremadamente variables de los sacerdotes Fidei donum, confrontados sobre el terreno con situaciones políticas y socioeconómicas muy diferentes de las de sus países de origen y que a veces transforman fundamentalmente su relación con el mundo y con la Iglesia.

3Pero comencemos recordando o – y este es el propósito primordial de esta guía – estableciendo los hechos más sobresalientes, es decir, la cronología de los fundamentos de estas organizaciones de envío en su contexto. La creación de estos "comités", "obras", "secretariados", "colegios" o "sociedades misioneras" centrados en América Latina debe verse en el esfuerzo por institucionalizar la Iglesia del subcontinente. Por supuesto, la romanización comenzó muy pronto, siendo el Concilio celebrado en Roma en 1899 un momento de fundación desde este punto de vista. Pero los años 1950 marcaron un gran avance porque dieron una mayor visibilidad del catolicismo en la región. Las autoridades romanas acogieron con satisfacción el nacimiento del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) en 1955, mientras que tres años más tarde nació la Comisión Pontificia para América Latina (CAL), a la que se añadió un Consejo General (COGECAL) en 1963. ¿Cómo se explica esta efervescencia repentina? Si bien la cuestión va mucho más allá del alcance de la guía, al menos un factor puede llamar la atención, ya que parece ser tan estructurante. Después de la Segunda Guerra Mundial y con el establecimiento de la bipolarización del mundo a partir de 1947, la lucha contra el comunismo fue una prioridad para Pío XII. América Latina, por tanto, parece ser un territorio de "marcha" a defender: la insuficiencia de personal sacerdotal, así como la fragilidad de la fe de sus fieles, no pueden hacer frente al peligro que representaría el ateísmo marxista, además de las "sectas protestantes" y la francmasonería, temores ancestrales de las élites católicas del subcontinente desde el período de la independencia y el fin del patronato.

4Esta angustia explica la particular movilización del Prefecto de la Congregación de Seminarios y Universidades, en la persona del Cardenal Pizzardo, que fue el origen de las dos primeras fundaciones de las organizaciones de envío y que constituyen lo que podemos llamar una primera fase de creación. En primer lugar, la Obra de cooperación sacerdotal hispanoamericana (OCSHA), establecida en 1949 en Madrid. Partiendo de una vasta reserva de vocaciones, el episcopado franquista destila año tras año centenares de clérigos seculares en las diócesis de habla hispana del subcontinente (Brasil es un destino más puntual) y sigue siendo, a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, el principal proveedor de sacerdotes diocesanos extranjeros en América Latina. El Colegio para América Latina (COPAL) fue creado en Bélgica en 1953 a petición del mismo Cardenal Pizzardo, que se convirtió en Secretario de la Congregación del Santo Oficio, quien confió la tarea al Arzobispo de Mechelen, Cardenal Van Roey. Madrid y Lovaina, diseñadas sobre modelos bastante similares, son por lo tanto las dos primeras plataformas para el envío de sacerdotes seculares a través del Atlántico Sur.

5Una segunda fase comenzó con la encíclica Fidei donum promulgada el 21 de abril de 1957. La descolonización en África está cambiando el equilibrio estratégico y el significado mismo de la misión. El cierre del Asia comunista (en 1949 para la China continental) también obliga a una reorientación de los flujos misioneros. El Papa Pío XII anima a los obispos de la antigua cristiandad a poner a disposición de los sacerdotes "tierras que carecen de medios apostólicos", especialmente en el continente africano. Este es un punto de inflexión en la historia contemporánea de las misiones, ya que cambia la dinámica misionera clásica –movimiento desde el centro hacia la periferia, asumido por congregaciones ad hoc – hacia la colaboración entre las Iglesias locales. El Sumo Pontífice propone formas de "préstamos" de personal eclesiástico a corto y medio plazo: el candidato al principio se compromete a ponerse durante un tiempo bajo la autoridad del obispo de la diócesis de acogida, permaneciendo incardinado en su diócesis de origen. Es, por tanto, una misión bilateral entre obispos y entre diócesis. La expresión "Fidei donum", que rápidamente se hizo necesaria para designar sacerdotes voluntarios, se refiere por tanto a una perspectiva misionera, pero sin especificidad latinoamericana.

6Sin embargo, se aplica retroactivamente, por conveniencia del lenguaje, a todos los miembros del clero que han pasado por Madrid o Lovaina, y luego a todos los sacerdotes diocesanos enviados en el marco de los organismos creados para este fin por las diversas conferencias episcopales nacionales en Europa y América del Norte. Sin que la documentación sea muy explícita sobre este tema, es posible formular la hipótesis de que la victoria de los “barbudos” en La Habana en enero de 1959 aceleró la movilización de las autoridades romanas: a principios de los años sesenta, los llamamientos del Papa Juan XXIII a los episcopados canadiense, francés e italiano para un esfuerzo de ayuda recíproca sacerdotal hacia América Latina son muy cercanos y dan testimonio de una visión de conjunto que puede describirse sin cometer demasiados errores como geopolíticos. La Commission épiscopale pour la coopération Canada – Amérique latine (CEPAL), el Comité episcopal France – Amérique latine (CEFAL) y el Comitato episcopale italiano per l'Amérique latina (CEIAL) fueron fundados en menos de tres años.

  • 2 Un reciente simposio que reunió a teólogos e historiadores propuso una revisión de la situación act (...)

7Finalmente, un tercer período de fundación corresponde a principios de los años 1970: la creación de las organizaciones de envío de Alemania Occidental y Suiza en 1971 y 1972 respectivamente, completa el mecanismo de envío. ¿Sólo una coincidencia? Este es el momento en que se publican en Europa los primeros escritos de los "teólogos de la liberación". Sin ningún vínculo causal, la atención de Roma es grande: desde la IIa Conferencia General del CELAM en Medellín (1968), varios obispos latinoamericanos han estado inventando o apoyando nuevas formas de acompañamiento para las poblaciones desfavorecidas que van mucho más allá de la caridad y de los principios del catolicismo social2.

  • 3 Esta publicación es uno de los resultados de un proyecto "Bourgeon" seleccionado y financiado por l (...)

8¿Qué se sabe exactamente de la historia de estas organizaciones que envían sacerdotes diocesanos, que por lo tanto es necesario distinguirlas de las congregaciones religiosas, que también proporcionan personal religioso y que a veces son más conocidas? Esta guía debe entenderse como un primer paso en el conocimiento de estas organizaciones, en forma de la producción de referencias cronológicas y bibliográficas. El investigador encontrará información específica para potenciales análisis comparativos y datos estructurales sobre cada uno de estos organismos. Dado que todavía no es posible introducirlos juntos, hemos querido presentar todas las estructuras de envío. Se ha establecido una colaboración internacional para la implementación de esta publicación. Este es un resultado que los coordinadores no dudan en apreciar y comunicar3.

  • 4 Ver el artículo de Gilles Routhier sobre la cooperación apostólica norteamericana en esta guía.
  • 5 Antonio Garrigós meseguer, Evangelizadores de América. Historia de la OCSHA, Madrid, Biblioteca de (...)
  • 6 Por ejemplo : « Les "Fidei donum", prêtres sans frontières », La Croix, 4 de mayo de 2007.
  • 7 Carlos Alberto Pérez Mendez, Pontificia Comisión para América Latina, 50 años 1958-2008, 2008 [web]
  • 8 Caroline SAPPIA, Le Collège pour l’Amérique latine de Louvain et son ancrage au Brésil : outil d’un (...)
  • 9 « La mission dans tous ses états (XXe et XXIe siècles). Circulations, rencontres, échanges et hybri (...)

9En particular, fue necesario revisar la bibliografía. El lector lo encontrará al final del volumen y notará que el trabajo es todavía limitado. Un caso es emblemático: casi no hay trabajo académico sobre la Oficina Latinoamericana de la Conferencia Episcopal Americana (estadounidense), lo que explica la decisión de no proponer una hoja de presentación sobre esta estructura, sino apegarse a un enfoque más global sobre el nacimiento de las organizaciones norteamericanas en su conjunto4. Los primeros libros publicados sobre el tema se refieren a la organización española, que es también, como hemos visto, la más antigua. Dos libros fueron publicados con anterioridad sobre la historia institucional de OCSHA5. Sus autores fueron actores directos y testigos de la vida de Obra, como Antonio Garrigós Meseguer presidente durante 20 años (1953-1973) y como Andrés Melquiades, primer rector del Seminario Teológico Hispanoamericano. Aunque estas historias no pueden reducirse a meras crónicas, son, sin embargo, obra de los hombres desde dentro, sin utilizar la distancia crítica esperada. En 2007, con ocasión del cincuentenario de la encíclica Fidei donum, la prensa religiosa dedicó algunos artículos a esta dinámica misionera todavía viva6, pero no se realizó ningún trabajo histórico sobre el caso latinoamericano. Un año después, Carlos Alberto Pérez Méndez publicó un resumen sobre la historia de la Pontificia Comisión para América Latina basado en los archivos de la CAL, pero esta narrativa interna parece muy fluida, y elaborada a partir de documentos romanos que actualmente son inaccesibles para otros investigadores7. La tesis histórica de Caroline Sappia sobre el Colegio para América Latina de Lovaina y su acción en Brasil, defendida en 2013, es el primer gran trabajo académico sobre el tema. Este estudio documenta y detalla los vínculos entre las instituciones vaticanas, el CELAM y las organizaciones de ayuda de la Iglesia latinoamericana, al tiempo que propone un análisis de la COPAL en su contexto nacional, a través de las diversas redes institucionales en las que se inserta y mediante el estudio de los itinerarios personales de los sacerdotes belgas en Brasil8. Más recientemente, tres simposios internacionales también han dado lugar a intercambios y colaboraciones entre investigadores que trabajan en temas comunes a ambos lados del Atlántico9.

10Paralelamente a esta primera ronda de trabajo, se han publicado varios testimonios desde 2012, especialmente en Francia en Karthala. Este interés editorial en la Iglesia latinoamericana en 1965-2015 es indudablemente bienvenido, mientras que el periodista y sacerdote Fidei donum Charles Antoine, fundador del boletín Dial, fue durante mucho tiempo el único que publicó sobre el tema. Pero esta floración es también el signo más preocupante de una generación que se va. En enero de 2018, los sacerdotes franceses Fidei donum que trabajan en Brasil decidieron no continuar con sus encuentros anuales debido al escaso número de participantes y a su avanzada edad. Desde hace algunos años, CEFAL ha sido integrado en el Servicio Nacional de la Misión Universal de la Iglesia (SNMUE) como el "Polo de América Latina" y COPAL está ahora bajo la autoridad de Missio Belgium. Es urgente, por tanto, recoger recuerdos y tratar este material como un historiador, sin nostalgia ni desdén. Este trabajo, iniciado recientemente, es capaz de suscitar una cierta empatía por parte del investigador hacia su tema, dada la riqueza de los caminos individuales y la densidad, a veces desconocida, de las ramificaciones y redes construidas entre los tres continentes.

  • 10 Desafortunadamente, no todos los países europeos que proporcionan sacerdotes Fidei donum pudieron s (...)
  • 11 Direcciones de los sacerdotes incorporados a las organisationes europeas de ayuda en personal a Amé (...)

11La guía está estructurada en cuatro partes. El primero reúne las hojas de presentación de cada organización de ayuda de la Iglesia Latinoamericana, estructuradas según epígrafes estandarizados10. La segunda está compuesta por tres visiones históricas: la formación de los sacerdotes Fidei donum, con el ejemplo belga del Centro Latinoamericano de la COPAL y el caso brasileño del Centro de formación intercultural (CENFI); las interacciones de la Comisión Pontificia para América Latina con las agencias de envío europeas; y una síntesis sobre los orígenes de la movilización de las agencias de envío canadienses y americanas en favor de las diócesis latinoamericanas. La tercera parte ofrece un breve resumen estadístico del número de sacerdotes europeos Fidei donum presentes en el subcontinente en 1968, basado en el análisis del directorio de sacerdotes europeos en América Latina publicado al año siguiente por la OCSHA11. Esta lista exhaustiva de sacerdotes diocesanos europeos que fueron a América Latina se proporciona por país de destino, diócesis y organización de envío, con los nombres completos de los individuos. Finalmente, en la cuarta parte, una bibliografía cierra el volumen.

12De modo que queda el trabajo más importante, el que abre una guía de investigación de este tipo, para responder a preguntas aparentemente sencillas que aún no tienen una respuesta bien fundamentada. El primero es el número: las organizaciones de envío, ¿cuántas divisiones? El pesaje demográfico existe desde hace un año: 227 diócesis de 20 países latinoamericanos acogieron al menos a un sacerdote europeo en diciembre de 1968, para un total de 1 302 sacerdotes de cinco organizaciones europeas (OCSHA, COPAL, CEIAL, CEFAL y el Secretariado suizo). También son necesarias otras preguntas: ¿cuáles son los objetivos de estas organizaciones de envío? ¿Qué acontecimientos se registrarán en una época de dictaduras y luego el advenimiento de la democracia a partir de la segunda mitad de los años ochenta, los debates sobre la teología de la liberación, la implantación masiva de iglesias neo-pentecostales, las formas renovadas de misión y el compromiso con las ONG? ¿Cuál es el significado de estos cuerpos y clérigos en la historia contemporánea de América Latina y en las iglesias y sociedades europeas y norteamericanas? La obra es enorme. Es parte de una historia de encrucijada a ambos lados del Río Grande y a ambos lados del Atlántico.

Haut de page

Notes

1 Y de las mujeres, pero estas mujeres, religiosas o laicas, no están inicialmente preocupadas por todas estas organizaciones de envío. Sin embargo, fueron enviados a finales de la década de 1950 en Canadá, probablemente porque fueron enviados por diócesis (y no por un colegio o una organización de la Conferencia Episcopal) que inmediatamente incluyeron religiosas. En Bélgica, la ONG "Coopération des laïcs pour l'Amérique latine", creada a finales de los años cincuenta, también envía mujeres.

2 Un reciente simposio que reunió a teólogos e historiadores propuso una revisión de la situación actual de los usos de Medellín en América Latina y Francia: "50 años después de la conferencia de Medellín: ¿una Iglesia pobre para los pobres? ", Centre Sèvres, París, 5-6 de octubre de 2018 (organizado por Pierre Sauvage, Étienne Grieu e Yves Roullière).

3 Esta publicación es uno de los resultados de un proyecto "Bourgeon" seleccionado y financiado por la Universidad Jean Moulin - Lyon 3 bajo el título "América Latina como utopía misionera contemporánea. El envío de sacerdotes internacionales a Brasil (1950-1990)" dirigido por Olivier Chatelan. Los coordinadores también agradecen a Christine Chadier, secretaria de la revista Chrétiens et Sociétés XVIe-XXIe siècles, que prestó una valiosa ayuda en la edición de la guía.

4 Ver el artículo de Gilles Routhier sobre la cooperación apostólica norteamericana en esta guía.

5 Antonio Garrigós meseguer, Evangelizadores de América. Historia de la OCSHA, Madrid, Biblioteca de autores christanos, 1992 ; Andrés Melquiades, El Seminario teológico hispanoamericano (1953-1966), coll. « Historia-Memorias-Documentos », Madrid, Biblioteca de autores christanos, 2000.

6 Por ejemplo : « Les "Fidei donum", prêtres sans frontières », La Croix, 4 de mayo de 2007.

7 Carlos Alberto Pérez Mendez, Pontificia Comisión para América Latina, 50 años 1958-2008, 2008 [web].

8 Caroline SAPPIA, Le Collège pour l’Amérique latine de Louvain et son ancrage au Brésil : outil d’un projet d’Église, 1953-1983, thèse de doctorat d’histoire, art et archéologie, Université catholique de Louvain, 2013 (en proceso de publicación).

9 « La mission dans tous ses états (XXe et XXIe siècles). Circulations, rencontres, échanges et hybridités », simposio internacional organizado por Catherine Foisy (red Transcath) en la UQAM, Montreal, 9-10 de junio de 2016 ; « Clercs entre Europe et Amérique latine : acteurs, circulations, engagements (des années 1950 à la fin des années 1990) », simposio internacional organizado por Olivier Chatelan, Maria Paula Nascimento Araujo y Christian Sorrel con el apoyo del Laboratoire de recherche historique Rhône-Alpes (UMR 5190), las Universidades Lumière- Lyon 2 y Jean-Moulin Lyon 3 y el Institut des Amériques (IdA), Archives départementales du Rhône et de la Métropole de Lyon, 1 y 2 de junio de 2017 ; « Progressive Catholicism in Europe and Latin America, 1950s-1980s. Social Movements and transnational Encounters », simposio internacional organizado por Kim Christiaens, Jan De Maeyer, Jacques Haers, Peter Heyrman, Gerd-Rainer Horn, Kristien Justaert y Leo Kenis, KADOC-KU Leuven, 27-29 de mayo de 2018 (en cualquier caso, en proceso de publicación).

10 Desafortunadamente, no todos los países europeos que proporcionan sacerdotes Fidei donum pudieron ser presentados en una hoja de presentación. Además del caso de los EE.UU. mencionado anteriormente, existen, como mínimo, estructuras de envío holandesas, austriacas y polacas en las que los clérigos diocesanos trabajan en el subcontinente y están documentados en las fuentes, pero para las cuales no ha sido posible recopilar un conjunto de conocimientos lo suficientemente precisos como para ser presentados en la guía.

11 Direcciones de los sacerdotes incorporados a las organisationes europeas de ayuda en personal a América Latina. Diciembre 1968, Madrid, 1969, 184 p.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Olivier Chatelan, Gilles Routhier et Caroline Sappia, « Introducción », Chrétiens et sociétés, Numéro spécial III | -1, 5-13.

Référence électronique

Olivier Chatelan, Gilles Routhier et Caroline Sappia, « Introducción », Chrétiens et sociétés [En ligne], Numéro spécial III | 2019, mis en ligne le 28 juin 2019, consulté le 17 septembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/chretienssocietes/5087 ; DOI : 10.4000/chretienssocietes.5087

Haut de page

Auteurs

Olivier Chatelan

Université de Lyon, Jean Moulin - Lyon 3, LARHRA UMR 5190

Articles du même auteur

Gilles Routhier

Faculté de théologie et de sciences religieuses, Université Laval (Québec, Canada)

Articles du même auteur

Caroline Sappia

Laboratoire d’anthropologie prospective et Laboratoire de recherches historique, Université catholique de Louvain

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Chrétiens et Sociétés – XVIe-XXIe siècles est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Laboratoire de Recherche Historique Rhône-Alpes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals