Navigation – Plan du site

AccueilNuméros16Claroscuros del cortometraje arge...

Claroscuros del cortometraje argentino

Obras, autores y tendencias entre 1995 y 2007
Paulo Pecora
p. 124-134
Traduction(s) :
Clairs-obscurs du court métrage argentin [fr]

Résumés

La situation actuelle du court-métrage argentin pourrait être comparée – pour l’abondance des propositions et les difficultés qu’affrontent les réalisateurs – à celle que le format a connu dans les années 50 : une production importante qui ne trouve pas l’espace de diffusion, ne parvient pas au public et ne récupère pas l’investissement économique. Les cinéastes poursuivent ses efforts avec beaucoup de talent et d’imagination. C’est l’art de l’autogestion, de la petite entreprise.

Haut de page

Texte intégral

Una tango (2007 ) de Fernando Cricenti

Una tango (2007 ) de Fernando Cricenti

1Amateurs o profesionales, narrativos o experimentales, los cortometrajistas argentinos actúan con total independencia. Son capaces de convertir la escasez de recursos en posibilidades creativas, las limitaciones en virtudes estéticas y el azar y la poca contención estatal en partes positivas del resultado.

2Originalidad, diversidad, autogestión, y un reconocimiento internacional, caracterizan a los cortos filmados en la Argentina en los últimos 12 años.

Primera nieve (2006 ) de Pablo Agüero

Primera nieve (2006 ) de Pablo Agüero

En rodaje

3La luz del farol recorta las sombras alargadas de los árboles sobre el pasto, como si se tratara de la Luna alumbrando la entrada a un bosque fantasmal. Allí, una joven permanece tendida en el suelo, entre las sombras, dormida o víctima de un desmayo, mientras camarógrafo y asistentes avanzan hacia ella con cuidadosa lentitud. Se trata del rodaje de unas pruebas para Ausencias, un proyecto de largometraje que Milagros Mumenthaler desarrolla desde hace un año con apoyo internacional.

4Ganadora de numerosos premios con sus cortos El patio, Cape Code y Amancay, ella es sólo la punta visible de un gigantesco iceberg formado por un número cada vez más amplio de cineastas que filman cortometrajes en la Argentina.

5Como Pablo Trapero, Julia Solomonoff, Juan Villegas, Néstor Frenkel, Luis Ortega, Albertina Carri, Ezequiel Acuña, Lucía Cedrón, Hernán Sáez, Ariel Rotter, Celina Murga y Alexis Dos Santos, entre muchísimos otros, Mumenthaler forma parte de un grupo cada vez más numeroso de directores que pasaron del corto al largometraje, o que –como ella– están a punto de hacerlo.

6Eso no significa que consideren al género como un período de transición o como un trampolín para poder alcanzar el status de cineasta. Nada de eso. El auge y la vigencia que tiene desde hace años, hicieron del corto un espacio con valores estéticos propios y un campo propicio para la experimentación y el ensayo cinematográfico.

7Aunque sea muy difícil establecer una cifra exacta, se calcula que hay más de 17.000 estudiantes de cine en el país, lo que supone un número semejante de autores de cortos en potencia.

8Desde mediados de los 90, el acceso a nuevas tecnologías digitales, la democratización de los medios de registro y edición, y la proliferación de escuelas favorecieron el trabajo de los nuevos directores, pero también el de autores experimentados como Ricardo Becher, Claudio Caldini o Jorge Polaco.

9El que va entre 1995 y 2007 es un período de renovación estética, que repercutió en las formas de producción y que tuvo como primer exponente a Historias breves, un semillero de talentos y el embrión de una corriente renovadora que se conoce como Nuevo Cine Argentino.

10De allí surgieron autores que pusieron en práctica nuevas formas de producir, filmar y decir las cosas. Lucrecia Martel, por ejemplo, empezó a delinear en Rey muerto un universo signado por las contradicciones morales y culturales de su Salta natal, que desplegaría luego en La ciénaga y La niña santa. Otros cortometrajistas que se dieron a conocer en ese filme y dieron nuevo impulso al cine argentino fueron Adrián Caetano, Bruno Stagnaro, Jorge Gaggero, Sandra Gugliotta, Ulises Rosell, Andrés Tambornino y Daniel Burman.

11La evolución del género en este período fue muy importante, tanto a nivel de las formas de producción, más ágiles y económicamente viables, como a nivel de los temas, más diversos e insospechados, las historias originales y las diversas estéticas puestas en práctica para narrarlas. Sin otra cosa que su talento, imaginación y tesón, los directores se abrieron paso por un campo de creatividad arrasado hasta entonces por el desinterés, los prejuicios y el menosprecio.

12Si bien aún hoy parece insuficiente, la gestión del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) también ayudó a esta transformación con el auspicio de concursos y festivales, la producción de Historias breves y la realización de la Noche del Cortometraje.

13Lamentablemente, y pese a su crecimiento, los dueños de las salas consideran al corto un formato difícil para el público. A causa de esto, poseen escasos canales de exhibición y distribución comercial, lo que los condena a una recuperación económica nula. La falta de apetencia para ver cortos está provocada en gran medida por la reducida difusión que reciben y por el incumplimiento sistemático de la Ley de Cine n° 24.377, que en su artículo 46 obliga a “su exhibición y distribución obligatoria en las salas”.

14Sin embargo, pese a las dificultades que sufre en el país para alcanzar una difusión acorde a su importancia, el corto argentino pasa por un buen momento en el exterior, tal como lo demuestran los premios conseguidos en Cannes por El hombre sin cabeza (L’homme sans tete, Juan Solanas), Primera nieve (Pablo Agüero), Ge y Zeta (Gustavo Riet) y Ahora todos parecen contentos (Gonzalo Tobal).

El guante (2001) de Juan Pablo Zaramella

El guante (2001) de Juan Pablo Zaramella

Estudiantes y amateurismo

15“En Argentina los cortos generalmente se producen en el marco de instituciones. Surgen como herramienta de aprendizaje y demanda académica de las escuelas de cine. Este sistema de producción tiene una doble condición: el corto es práctica amateur y al mismo tiempo espacio de experimentación sin condicionamientos comerciales”. Esto lo dice Daniela Goggi, ex estudiante y actual docente en la FUC.

16Tanto la FUC como la Enerc, al igual que muchas otras escuelas, funcionan como centros de producción y contención para los alumnos, a quienes ofrecen cámaras, luces, equipos de sonido y postproducción para filmar sus cortos, además de ayuda y contactos para su difusión a nivel local e internacional.

17Para celebrar sus 15 años de existencia, la FUC editó en 2005 un DVD con 23 de los cortos de sus alumnos más destacados. Allí se incluyen filmes como Rutas y veredas (Juan Villegas), Nosotros (Rodrigo Moreno), Derecho viejo (Mariano Llinás), 100% lana (Ariel Winograd), Una forma estúpida de decir adiós (Paulo Pécora), Cantautor (Emiliano Romero) y El nexo (Sebastián Antico).

18Por su parte, la Enerc hizo lo propio en 2006 y editó en DVD una selección de tesis como El secreto de la sangre (María Andino), La vanidad de las luciérnagas (Gabriel Stagnaro), Trillizas propaganda (Fernando Salem), Los visitantes (Lautaro Brunatti) y Se comen la cosecha (Fabián Cristóbal).

19Directora del largometraje Vísperas, Daniela Goggi advierte que “son muy pocos los cortos que tienen una financiación comercial y eso seguramente se debe a los escasos canales de distribución y exhibición que existen en el país. Por eso creo que el corto siempre es una experiencia underground, de resistencia y deseo”.

20Autor de los cortos Pueblo Chico, Caribe y Guiños y miembro del colectivo La Nave de los Sueños, que organizaba el Festival Sueños Cortos, el periodista y cineasta Martín Wain opina que “la primera dificultad que tiene el corto es su condición de amateur, porque no cuenta con posibilidades de recuperar la inversión”.

21En general, y salvo por excepciones en el campo de la publicidad y el videoclip, el corto en la Argentina se hace sin ningún tipo de retribución económica. “A todos los favores que uno pide para poder filmar un corto sin dinero, hay que agregar mucha disponibilidad de tiempo y una convicción absoluta de que el corto tiene que ser terminado; esa es la única manera de poder hacerlo, porque los obstáculos son permanentes”, señala Wain.

22La realizadora Adriana Yurcovich, cuyo corto en 35 milímetros Un vaso de soda es uno de los diez trabajos que integran la edición 2007 de Historias breves, piensa que “es difícil poder armar un equipo de gente que trabaje sin cobrar, porque buena parte de su tiempo lo necesitan para ganarse la vida. Uno termina armando un proyecto chiquito para adaptarse a estas condiciones. Y encima las posibilidades de difusión son muy pocas”.

Espacios y pantallas

23Existe en el país una red cada vez más amplia de muestras, ciclos y festivales. Uno de los certámenes que le dan al corto un espacio destacado es el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires (Bafici). Además de la competencia internacional, organiza retrospectivas de directores (Julia Solomonoff, Juan Pablo Zaramella, Matías Guitler, Juan Ramón Ojuez, Martín Mainoli, Daniela Cugliandolo y Paulo Pécora) y fue pantalla de estreno de cortos como Bajo figuras (Inés Braun), Diego la silla (Pablo Mazzolo), Violeta (Nicolás Alvárez), Sobre la tierra (María Florencia Alvarez), Guacho (Juan Minujín) y La sombra (Nicolás Tuozzo). El Bafici también exhibe obras de directores argentinos que filman en el exterior, entre ellos Ana Fresco, Alexis Dos Santos, Jorge Gaggero, Nicolás Pucciarelli, Andrés Muschietti, Pablo Agüero, Federico Martini Crotti y Juan Flesca.

Lapsus (2007) de Juan Pablo Zaramella

Lapsus (2007) de Juan Pablo Zaramella

24Por su parte, el Festival de Cine de Mar del Plata ofrece en su apartado “La mirada interior” un espacio inigualable a los cortos llegados de todo el país. En su última edición exhibió cortos como Al sol en bici (colectivo Humus), Sirenas (Iván Fund) e Impossibility (Marcelo Obregón). Pero los mejores cortos están en la sección competitiva “Lo que vendrá”, como El amor a las cuatro de la tarde (Sebastián Alfie), In golf we trust (Pablo Mazzeo y Gustavo Kaplan), La escalera Benzer (Martín Deus) y Puertas adentro (Martín Carranza).

25También en Mar del Plata se realiza el Festival de Cine Independiente (Marfici), que posee una nutrida competencia de cortos argentinos. En su edición 2007, organizó retrospectivas de tres productoras independientes de cortos y largos de terror y ciencia ficción: Farsa Producciones, con obras de Hernán Sáez, Pablo Parés, Walter Cornás, Paulo Soria y Berta Muñiz; Kiwi Producciones, con filmes de Damián Leivovich y Juan Cruz Varela; y Crepusculum, con cortos de Gabriel Grieco.

26Para premiar al mejor entre los cortos ganadores en esos y otros festivales, el Incaa creó La Noche del Cortometraje, donde un jurado y el público premian al mejor film del año con la ampliación a 35 milímetros y su exhibición en salas auspiciadas por el Incaa. En su edición 2007, el premio lo ganó Amor autoadhesivo, de Leticia Christoph y Pablo Barbieri.

27Otros canales de divulgación del corto son muestras y ciclos en la Biblioteca Nacional, el Centro Cultural Ricardo Rojas, el Instituto Goethe, el Museo de Arte Moderno (Mamba), el Museo de Arte Latinoamericano (Malba) y el Centro Cultural Hugo del Carril de Córdoba.

28Sin embargo, y a pesar de su cantidad, todos estos espacios de difusión no resuelven la falta de recuperación económica para cubrir los gastos que implica la producción de un film.

Televisión

29El impulso de una producción cada vez más pujante y el prestigio y los premios que algunos realizadores ganaron en el exterior, hicieron que el cortometraje llamara la atención de muchos de los principales canales de televisión argentinos.

30En la TV abierta –donde no existía posibilidad alguna de proyectar un corto–, el canal Telefé produce anualmente un concurso nacional de cortos para exhibirlos en su programación, mientras que en el cable se multiplicaron los programas en canales como I-Sat, Canal (á), Volver, TNT, el desaparecido Ciudad Abierta y AXN.

31“Si bien la exhibición de cortos en el cable existe desde hace años, la aparición de Telefé Cortos significó un gran impulso a su difusión”, dice Federico Huber, productor artístico de esa emisión. “El programa –agrega– generó numerosos concursos y abrió en la televisión abierta un espacio que antes era casi nulo para el cortometraje argentino”.

32Entre los cortos exhibidos por Telefé Cortos figuran El patio, de Milagros Mumenthaler, Cam 810, de Enrique Meziat, Dog Me Again!, de Javier Rodríguez y Manuel Martí, El ángel de Dorotea, del dibujante y cineasta Juan Matías Loiseau, La cita, de Hernán Guerschuny, Dosis, de Fabián Forte, y La semilla, de Gianfranco Quattrini.

Viaje a Marte (2004) de Juan Pablo Zaramella

Viaje a Marte (2004) de Juan Pablo Zaramella

Deudas pendientes

33A pesar del espacio que ganó en TV abierta, y que tuvo y tiene desde hace tiempo en el cable en programas como Cortocircuito, A cara de perro, Cortoscopía, El Acomodador y Cortos I-Sat, muchos realizadores se quejan porque no reciben ni un solo peso por el uso que la televisión hace de sus cortos.

34Se están haciendo muchos programas que pasan cortos gratis o lo que es peor, sin permiso de los realizadores. Entiendo que un director que hace su primer corto esté dispuesto a pasarlo gratis porque necesita darse a conocer, pero me parece mal que se especule con esa necesidad”, dispara Juan Pablo Zaramella, destacado director de cortos de animación y ganador de numerosos premios con obras como El guante, Viaje a Marte y Lapsus.

35Por su parte, Daniel de la Vega, especialista en el género de terror y autor de cortos como Sueño profundo, La última cena y El martillo, opinó que “el espacio con mayor alcance para la difusión del cortometraje siempre ha sido la televisión por cable. Pero estos programas existen gracias a que se producen a muy bajo costo y porque en Argentina nadie paga por exhibir tu cortometraje”.

36Para Wain, “el corto es cada vez más buscado como contenido, pero los responsables de las programaciones en la televisión esquivan un tema fundamental: el dinero. ¿Por qué pagan miles de dólares por emitir un largometraje y nada cuando se trata de cortos?”.

El rol del Estado

37En Argentina no existe por ahora una política estatal firme y sostenida en relación al cortometraje. El Incaa, máximo organismo de fomento en el país, realiza acciones que para algunos cineastas resultan insuficientes y están destinadas a atenuar la falta de una visión a largo plazo sobre el tema.

38Para el presidente del Incaa, Jorge Alvárez, “la política estatal con respecto al corto es la de un apoyo como nunca lo hubo. Lanzamos una política de fomento a través de un área de asesoramiento, apoyo y difusión. El corto tiene mucha importancia, pero no poseía un fuerte soporte estatal. Lo estamos haciendo ahora”.

39Es verdad que el Incaa produce más o menos anualmente, desde 1994, una serie de cortos en 35 milímetros que luego exhibe en las salas comerciales como un largometraje grupal titulado Historias breves. También es cierto que brinda apoyo a concursos que fomentan la producción de cortos y que desde hace cuatro años organiza La Noche del Cortometraje.

40Sin embargo, todos estos hechos se ven opacados por el incumplimiento sistemático de la Ley de Cine, que estipula la obligatoriedad de exhibición de cortos en las salas antes de cada función. En ese sentido, Martín Wain piensa que “tanto el cumplimiento de la ley como la posibilidad de regular la actividad son temas muy postergados. Igual se nota una mayor inquietud por el corto, con un fortalecimiento del aérea de fomento creada por Rubén Bianchi en 2002”.

41“Las instituciones deben apoyar a cortos aunque difícilmente reditúen comercialmente. Debe gestarse una política cultural clara, en torno a esas expresiones periféricas que son las que más lo necesitan”, afirma el realizador rosarino Gustavo Galuppo.

42Hernán Guerschuny es uno de los directores de la revista Haciendo Cine, que programa el ciclo “El Independiente” y organiza el Festival 64 Film Festival. También es cineasta: prepara la filmación de El crítico, su primer largometraje, y acaba de ganar un premio en el último AXN Film Festival con su corto La cita. Para él, “la ley no se respeta y queda rezagada ante intereses económicos, ya que programar cortos en las salas quita espacio para vender publicidad”. Ignacio Masllorens, autor de numerosos clips y cortometrajes (entre ellos 1999 y Trasatlántica), va un poco más lejos y dice que “el Estado nunca tuvo una verdadera política de ayuda a un cine independiente y arriesgado. Se piensa en el cine más como algo que tiene que generar dinero que como un arte”.

Algunas pequeñas grandes obras

43Sería imposible hacer un recuento de todos los cortos realizados en el país en los últimos doce años. Sin embargo, parece válido nombrar a algunos cuantos que impulsaron la revitalización del formato a nivel local e internacional. Entre ellos, Cuesta abajo (Adrián Caetano), Guarisove (Bruno Stagnaro), La prueba (Diego Lerman), Ratas (Diego Sabanés y Dieguillo Fernández), Más quel mundo (Lautaro Nuñez de Arco), Furia Siniestra (Ana Fresco), Nostalgia en la mesa 8 (Andrés Muschietti), Medianeras (Gustavo Taretto), Tiempos modernos (Simón Franco), Una Tango (Fernando Cricenti) y Gorgonas (Salvador Sanz).

44Casos especiales son los filmes colectivos Mala época, producido por la FUC con cortos de Nicolás Saad, Rodrigo Moreno, Salvador Roselli y Mariano De Rosa; Casi ángeles, con cortos de alumnos de la Universidad de La Plata; y 18-J, un proyecto de gran presupuesto en el que diez directores filmaron cortos sobre el atentado a la AMIA, ocurrido en Buenos Aires en julio de 1994. El film fue abordado por alumnos de la Enerc en el libro Voces de la memoria, uno de los escasos trabajos que toma al cortometraje como objeto de análisis crítico.

Experimentales

45En el país existe un grupo de autores que eligen la experimentación y la búsqueda de un lenguaje personal para expresarse. Entre los más conocidos están Claudio Caldini, Goyo Anchou, Gabriela Golder, Graciela Taquini, Andrés Denegri, Marcello Mercado, Gabriel Boschi, Jorge La Ferla, Gustavo Galuppo y Ernesto Baca.

46Se caracterizan por reflexionar sobre las posibilidades del lenguaje fílmico, esquivando convenciones estéticas o narrativas y generando universos audiovisuales únicos e irrepetibles. Forman parte de una vertiente ligada al video, el Súper 8, la música y las artes plásticas, que impone otros significados a las gramáticas habituales del cine.

47Caldini -quizás el más destacado entre los experimentales- innovó en formas y narración e influenció a muchos directores. Autor de numerosos cortos, entre los que sobresalen Ofrenda, Heliografía y Film-Gaudí, Caldini opina que “las limitaciones se revierten en posibilidades y potencian la imaginación. El corto no es un género, sino la posibilidad de prescindir de las categorías institucionalizadas. El corto es espontaneidad, experimentación, precisión y musicalidad”.

48Gustavo Galuppo, cuya obra se basa en la apropiación de imágenes de otros films y el uso de dispositivos de registro amateurs, piensa que “hacer corto es saber (y aceptar) que no entrarás a los circuitos comerciales de exhibición. En el experimental –agrega– esos circuitos ni siquiera existen”.

49Encabezado por Ricardo Becher y Tomás Larrinaga, el Neoexpresionismo Digital es un colectivo de cineastas y artistas que comparten una concepción del cine a partir de la “búsqueda de la esencia de la realidad”, desde su registro en video y un complejo trabajo de edición. Intuitivos, espontáneos y contrarios al naturalismo, los neoexpresionistas filmaron cortos como Herencia, Surfly y Morir en otoño, para postular la exaltación del color y la alteración de las formas.

50Para mí es indispensable que cada realización posea autonomía lingüística y remarque alguna característica expresiva. Estoy convencido que las carencias económicas no son un problema, así que las uso a favor de mis convicciones”, dice Baca, uno de los experimentadores más interesantes de los últimos años. Autor de los largos Cabeza de palo, Samoa y Semen y de la serie de cortos Música para astronautas, Baca dice que hace cine “por una necesidad expresiva. El cortometraje es un lugar de ensayo de ideas sobre el cine. Cada película es diferente, pero el cine –asegura- es siempre una máquina para viajar”.

Enigma Lumiére

51Para Tetsuo Lumiére, “un cortometraje puede ser cualquier cosa, menos aburrido”. Actor y cineasta de sorprendente y silencioso talento, Lumiére es autor y protagonista de más de 20 cortos y del largo TL-1: mi reino por un platillo volador. Posee el don de transformar en ideas brillantes la falta más absoluta de recursos económicos y maneja un estilo sumamente lúdico y visual inspirado en gags y en formas y personajes de la comedia slapstick y la historieta. Autodidacta, empezó a filmar en 1992 con una cámara hogareña prestada. “El mío es un cine artesanal, económicamente pobre, pero sobre todo un cine de la urgencia”, asegura Lumiére, una suerte de Ed Wood argentino. Todos sus cortos –Páginas doradas, Inferno, Luna de miel y Mi amigo dinosaurio, por nombrar los más audaces y divertidos– tienen una fuerte marca autoral basada en el humor, la fantasía, la sorpresa y una fuerte apuesta por el ritmo coreográfico y visual.

52A pesar de la precariedad de sus presupuestos, el cineasta es optimista y propone: “Si somos pobres seamos lo más pobres posibles. Yo aprovecho lo pobre que soy ahora, porque es la única oportunidad que tengo para hacer cosas que si tuviera dinero quizás no me animaría a hacer”.

Amancay (2006) de Milagros Mumenthaler

Amancay (2006) de Milagros Mumenthaler

Palabras finales

53La situación actual del cortometraje argentino podría compararse –por la abundancia de propuestas y las dificultades que afrontan los realizadores– a la que el formato vivió en los años 50: una producción cada vez más abundante y diversa que lamentablemente no encuentra el espacio de exhibición que merece, no llega a un público masivo ni recupera la inversión económica que precisa.

54Los cineastas siguen esforzándose por llevar adelante sus proyectos sea como sea, con lo que tienen a mano, y sobre todo con mucho talento e imaginación. Es el arte de la autogestión, de la pequeña empresa en la que el director es muchas veces su propio productor, su propio camarógrafo, su propio editor y, lamentablemente, su propio público.

Historias breves (2004) de Daniel Bustamante

Historias breves (2004) de Daniel Bustamante
Haut de page

Bibliographie

José Agustín Mahieu, Historia del cortometraje argentino, Santa Fe, Editorial Documento, 1961.

Horacio Bernades, Diego Lerer, Sergio Wolf y otros miembros de Fipresci Argentina, Nuevo Cine Argentino. Temas, autores y estilos de una renovación, Buenos Aires, Ediciones Tatanka, 2002.

Fernando Martín Peña y otros, Generaciones 60/90. Cine argentino independiente, Buenos Aires, Fundación Eduardo F. Costantini, 2003.

Gonzalo Aguilar, Otros mundos. Un ensayo sobre el nuevo cine argentino, Buenos Aires, Santiago Arcos Editor, 2006.

Paulo Pécora, “¿De qué hablamos cuando hablamos de súper 8 en Argentina?”, Projeccions de Cinema Barcelona, n° 5, 2002-2003.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Una tango (2007 ) de Fernando Cricenti
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2192/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Titre Primera nieve (2006 ) de Pablo Agüero
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2192/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Titre El guante (2001) de Juan Pablo Zaramella
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2192/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Titre Lapsus (2007) de Juan Pablo Zaramella
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2192/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Titre Viaje a Marte (2004) de Juan Pablo Zaramella
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2192/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Titre Amancay (2006) de Milagros Mumenthaler
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2192/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 204k
Titre Historias breves (2004) de Daniel Bustamante
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2192/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Paulo Pecora, « Claroscuros del cortometraje argentino »Cinémas d’Amérique latine, 16 | 2008, 124-134.

Référence électronique

Paulo Pecora, « Claroscuros del cortometraje argentino »Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 16 | 2008, mis en ligne le 01 juin 2008, consulté le 29 novembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/2192 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cinelatino.2192

Haut de page

Auteur

Paulo Pecora

Nació en Buenos Aires en 1970. Es cineasta y trabaja como periodista cinematográfico. Escribió, dirigió y produjo más de una veintena de cortometrajes y clips, entre ellos Siemprenunca, Oscuro y los premiados Áspero, 8cho y Una forma estúpida de decir adiós. En 2007 ganó el premio Signis al mejor corto latinoamericano. Actualmente termina la posproducción de El sueño del perro, su primer largometraje.

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search