Navigation – Plan du site

El quechua en el cine, ¿hay alguien detrás de la puerta?

Oilivia Casares
p. 174-177
Traduction(s) :
Le quechua dans le cinéma, y a-t-il quelqu’un derrière la porte ?

Résumés

Cet article réfléchit aux possibilités de créer un cinéma en quechua, parlé par plus de 15 millions d’habitants entre la Bolivia, le Pérou et l’Equateur. Les quechua représentent un groupe social historiquement marginal, mais qui commence à former partie de la société. Ils conservent un fort héritage culturel et la langue les unifie. Nombreux sont bilingues en espagnol. Cette langue a été valorisée en Bolivie et en Equateur, où l’on commence à la considérer comme une seconde langue officielle.

Haut de page

Texte intégral

1No es mi intención en este breve artículo presentar un estudio académico sobre el uso o el no uso del quechua en el cine. Ciertamente los estudiosos del tema ya habrán realizado investigaciones sobre las cualidades léxicas, sintácticas y fonéticas del idioma quechua, las modalidades de su utilización en los países andinos y, quizá hasta haya alguna investigación sobre el tema de su utilización en el cine. Deseo, en cambio, llamar la atención sobre un argumento de suma actualidad y gran proyección para el futuro: El cine en quechua.

2Se conocen como países andinos a aquellos asentados en la cordillera de los Andes, pero particularmente a los pueblos que descienden del Tahuantinsuyo o Imperio Inca, cuya cultura y tradiciones se mantienen vivos en la cotidianeidad de sus descendientes a través de los siglos, desde la conquista hasta el presente, La lengua que unifica a estos pueblos es el quechua, con algunas variantes. Mayormente, como número de habitantes, está Bolivia, con por lo menos la mitad de sus habitantes quechua hablantes, pero le siguen de cerca Perú y Ecuador con aproximadamente un tercio cada uno. Esto da como resultado unos 15 millones de quechua hablantes. En un breve análisis histórico-social sobre la situación actual de los pueblos andinos, se puede afirmar, sin caer en márgenes de error considerables, que la población de estos países, cuya lengua autóctona es el quechua, no sólo aumenta, incluso en mayor proporción que los demás grupos étnicos, sino que se avía hacia un proceso de participación social y política impensable en épocas pasadas. Sucesos como la elección de Evo Morales en Bolivia, primer mandatario indígena de América, o algunas reformas sociales aplicadas en los países andinos durante los últimos diez o quince años, en mayor o menor medida, para favorecer la integración social indígena, nos permiten entrever que estos pueblos, y en particular los grupos que se han mantenido fieles a sus tradiciones y a su lengua, van a constituir en un futuro no lejano una fuerza social y política importante.

3Un reconocido vínculo entre estos pueblos, durante más de tres décadas, ha sido las transmisiones radiofónicas, por iniciativa de grupos religiosos o políticos, que las han utilizado principalmente como instrumento de propaganda. Pero no es difícil concebir el paso desde la mera comunicación a la utilización del quechua como instrumento de transmisión cultural, por medio no sólo de la radio, sino también de la televisión y específicamente del cine.

4Queda por entender el nivel de recepción que podría tener una producción cinematográfica traducida a esta lengua y, sobre todo, la real posibilidad de que sea originada en esta lengua. Para esto hay que tomar en cuenta algunos factores, por ejemplo, la mayor parte de los indígenas son bilingües con el español, por la necesidad real de comunicar con la sociedad de la que forman parte. Esto a pesar de que el bilingüismo, a nivel oficial, se lo entiende como español-inglés, y esta última es una lengua que consta en todos los programas escolásticos, no así el quechua, que sólo últimamente es considerado por la política oficialista como una lengua para la transmisión del saber durante el proceso educativo, aunque se limite su enseñamiento a algunas escuelas aisladas de las comunidades con mayor presencia indígena. Por otro lado, cada vez hay mayor interés por parte de algunas universidades progresistas por incluir el idioma quechua en los programas de estudio e incluso en realizar especializaciones con títulos específicos en lingüística quechua. La actual política social en países como la mencionada Bolivia y, a partir del gobierno de Rafael Correa, en Ecuador, es la de revalorizar este idioma en todos los ámbitos de la comunicación.

5Vivo en Europa desde hace quince años y durante este tiempo en varias ocasiones he viajado al Ecuador por períodos cortos, lo que ha significado pasar muchas veces por el aeropuerto de Quito, pero nunca antes, como la última vez en noviembre del 2007, sentí una especial emoción al escuchar en los altoparlantes los anuncios de los vuelos y las consabidas indicaciones relativas al tráfico aéreo, en español, en quechua y en inglés, en ese orden. Obviamente esta innovación de hablar en quechua está relacionada también con la masiva emigración ecuatoriana hacia los países considerados ricos, luego de la crisis económica de los años noventa, que resultó en la dolarización. Un buen número de emigrantes pertenecen a las comunidades indígenas, principalmente a la de Otavalo, que se caracteriza por su talento creador de artesanías y su habilidad para comerciarlas. Pero también hay quien opina que este uso del quechua es una mera propaganda política para ganar electores e incluso quien la considera una moda que pasará. Sin embargo, visto histórica y socialmente, este argumento va más allá de las opiniones superficiales, porque todos sabemos que una lengua no es sólo un modo específico de hablar, sino que guarda en sí innumerables connotaciones culturales y vínculos de identidad.

6Sin embargo, quedan en pie algunas preguntas: ¿Será tan fuerte su llamado como para ser considerada y utilizada como una segunda lengua oficial en estos países? ¿Se continuará a futuro con esta tendencia? ¿Dará la política el espacio necesario a este argumento? Porque desde luego la política es la clave, de otra manera no habrían pasado casi dos siglos de vida republicana sin que este argumento se mencionara en los círculos oficiales, debido a que en Latinoamérica han prevalecido gobiernos conservadores de derecha, defensores de una oligarquía omnipresente desde los tiempos coloniales, que ve en el blanco europeo y específicamente español-criollo, al único ciudadano digno de participación en las decisiones políticas, y por tanto su lengua la única viable en el camino del progreso. Pero por otro lado, las cosas están cambiando, vivimos en un mundo globalizado, que permite la comunicación en tiempo real en la mayor parte del territorio de estos países, incluso en lugares apartados donde no faltan la radio, la televisión y ocasionalmente también el cine.

7Pero quedan otras preguntas por responder: Los indígenas quechua hablantes, como he dicho, mayormente bilingües con el español, ¿van a preferir una proyección cinematográfica hablada en su lengua? Y más importante todavía: ¿Van a surgir personas con la formación adecuada que se dediquen a la producción de cine en quechua? ¿Van estas personas a conseguir financiamiento? Y por último, la población no quechua, ¿va a mostrar interés en mirar cine producido en quechua, traducido o con subtítulos? En otras palabras, ¿hay un mercado? Esto último estaría de nuevo ligado a la política en modo incluso más directo, pues si en el sistema educativo se continúa con la tendencia a incluir el quechua en sus programas, incluso en las escuelas donde hay mayormente alumnos de habla española, si en otros ámbitos culturales y de comunicación se lo empieza a utilizar, a la larga el interés puede surgir. Tampoco está claro si fuera de los países andinos una producción en quechua pueda llamar la atención, pero me inclino a pensar que sí, porque en el mundo culto internacional, receptor del arte cinematográfico de autor, las cualidades de autenticidad e innovación son generalmente apreciadas. Me vienen a la mente producciones en idiomas europeos, hablados por comunidades con mucho menor número de habitantes que los de quechua, tales como el catalán, el vasco o el bretón, que de todas formas tienen un lugar en la difusión de sus producciones.

8Podría citar aquí una experiencia relacionada con la película Qué tan lejos de Tania Hermida del año pasado: en la que, en un momento de la narración, se presenta un diálogo en quechua de dos jóvenes que están en una moto. Hablan entre ellos para excluir por un momento a la chica quiteña que les ha pedido información sobre la carretera y no existen subtítulos de traducción. A la pregunta del motivo por el que no incluyó la traducción, Tania siempre ha respondido que era para subrayar que los indígenas tienen su mundo infranqueable a los no quechuas, y lo hacen porque siempre se han sentido marginados por ellos y eso es justamente lo que ella quería subrayar en esa escena. Sin embargo, a mí me quedó el deseo de saber lo que los muchachos se decían y luego de allí he pasado a razonar sobre el nivel de interés que una persona común del público puede tener respecto a un diálogo en quechua con subtítulos.

9En cambio, lo contrario, o sea películas con subtítulos en quechua, presenta una problemática mayor, porque el quechua era originalmente una lengua oral, que ha sido trasladada a escritura con el alfabeto latino, pero que todavía presenta dificultades de uniformidad fonológica. Por tanto, establecer reglas claras para la escritura es indispensable, no sólo para la producción y traducción de textos literarios, ensayos o prensa, sino también en este caso para la utilización de textos en los subtítulos del cine.

10Una interesante experiencia en la difusión cinematográfica la está realizando una fundación en Quito, que ha organizado un festival de cine para niños y jóvenes, el principio es llevar un cine itinerante a las escuelas y a los pueblos apartados, proyectando películas con contenido social y de identidad, para introducir al público en una creación cinematográfica diversa a las películas taquilleras, superficiales, generalmente producidas en Hollywood, que son las únicas disponibles en los circuitos comerciales. Pero también han programado proyecciones en algunas salas de Quito para favorecer la difusión a nivel urbano. Curiosamente el nombre de este festival es: Chulpicine, usando la palabra quechua chulpi, que significa pequeño. Espero poder adentrarme más en el análisis de este festival en una próxima ocasión y que la fundación siga disponiendo de fondos para llevar adelante su proyecto, posiblemente tomando en cuenta la posibilidad de la traducción y producción de cine para niños en quechua.

11En todo caso, y para concluir mi breve análisis, quisiera invitar a los jóvenes productores de los países andinos a reflexionar sobre este tema y tomar las riendas del asunto sin esperar que hipotéticos otros, generalmente los políticos, sean los que se ocupen. Me parece un reto interesante para la producción cinematográfica futura de la región presentar una iniciativa primero a nivel cultural, para luego ver si su resonancia llega también a la política. En otras palabras, dar el primer paso a partir de la cultura cinematográfica.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Oilivia Casares, « El quechua en el cine, ¿hay alguien detrás de la puerta? », Cinémas d’Amérique latine, 16 | 2008, 174-177.

Référence électronique

Oilivia Casares, « El quechua en el cine, ¿hay alguien detrás de la puerta? », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 16 | 2008, mis en ligne le 01 juin 2008, consulté le 23 juin 2018. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/2295 ; DOI : 10.4000/cinelatino.2295

Haut de page

Auteur

Oilivia Casares

Nacida en Quito, Ecuador, 1955. Es historiadora del arte y lingüista, tiene una maestría en la Universidad estatal de Cracovia, Polonia, y varios estudios especializados en investigación histórica y artística, didáctica de la lengua española, metodologías de traducción-interpretación, problemas del mundo contemporáneo, género y cine. Actualmente se dedica a la escritura. Ha realizado diez publicaciones: investigaciones, novelas y cuentos.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals