Navigation – Plan du site

Perón bajo la mirada de Favio. La construcción del héroe

Patricia Carbonari
p. 54-65
Traduction(s) :
Perón vu par Favio : la construction d'un héros

Résumés

Les héros de Favio furent façonnés par ses idéaux d'enfant. Les “invisibles”, les pauvres, les marginalisés, les démunis, voilà les personnages du réalisateur qui aspirent à l'ascension sociale. Et parfois, ils y parviennent, à l'image de Gatica, el mono (1993). Favio s'intéresse aussi à Juan Perón et il se revendique péroniste en réalisant un documentaire dont le but n'est pas de garder à distance le spectateur mais d'amener ce dernier à s'identifier au héros. Il traite le sujet en profondeur avec un montage vertigineux en créant une cascade d'images qui met en relation les peintures de Ricardo Carpani et des faits sanglants de l'histoire. Il en résulte cet univers sacré qui renforce le mythe du héros.

Haut de page

Texte intégral

1Leonardo Favio, argentino oriundo de la zona cordillerana y de sangre siria y navarra, se inició en el cine alimentado por los acordes de la tradición oral, el radioteatro y los cuentos narrados por el ciego de su pueblo, entre brujas y duendes siesteros.

2Intuitivo y esquivo, ha conquistado una amplia cinefilia que lo ha elevado al rango de personaje de culto.

3Los héroes de la filmografía faviana se gestaron en Luján de Cuyo, el pueblo mendocino donde nació el 28 de mayo de 1938: Santiaguito, el tullido, al que ayudaba con su carrito o el borracho que cantaba la historia de Cayetano Peti “el criminal de Mendoza, él mismo cavó la fosa, horrible bestia asesina. Betty, Betty, la buscaba. Fingía que la buscaba, pero él la había enterrado en los fondos de la casa.” En esos acordes, que Favio escuchaba una y otra vez, nació su cine, con la cámara merodeando pájaros, sapos y lagartijas, y acompañando personajes que alcanzan una dimensión mítica. Dimensión a la que ningún héroe de Hollywood podría aspirar, porque no se trata de lograr una convincente estampa de la marginalidad sino del tránsito por la vida, de la mitología popular hecha poesía.

4La memoria de este pueblo, en donde todos deseaban cantar algún suceso, donde ver un coche fúnebre era un evento porque toda muerte tenía trascendencia, resultó, para este artista, el gran patrimonio que le protegería de las abundantes banalidades y le permitiría ejercer su oficio.

  • 1 Diversos autores (Leonardo Favio, José Pablo Feinman, Osvaldo Soriano, Juan Sasturain, Horacio Verb (...)

Nuestro oficio
Quien nace cineasta viene con una urgencia:
utilizar o fabricar imágenes para testimoniar la historia,
transmitir el asombro, los sueños, la poesía.
Esto no es nuevo, siempre fue así...
El narrador que nos precedió, el más remoto,
se ahonda en el misterio de los tiempos.
Lo hizo Dios como herramienta
para contar su obra, la creación, la vida.
Yo diría que la primera proyección la provocó
la estela errante de una estrella
y el primer narrador fue ese lejano padre
que al verla transcurrir le transmitió el asombro
de esa maravilla a su circunstancial compañero
con un gesto, porque aún no se había afinado la palabra.
Pasado el tiempo hilvanó el sonido y le dijo estrella a la estrella
y narró su caída, y al fuego, fuego, y describió para asustarnos
el infierno y suavizó el sonido y le narró la vida
y le brotó algún canto y les contó de las flores,
del amor y sus frutos.
Día a día fue mejorando la técnica
de la fascinación y el asombro y dijo:
“Yo quiero que no se acabe el hombre”
y lo raspó en la piedra y pasaron los tiempos
y trazó su aventura en las cuevas de Altamira,
pero no le bastó, y con los siglos
dibujó la palabra y la incrustó en la arcilla.
Es así como hoy permanecen
nuestros remotos sueños y los dioses que fueron.
Los imperios nacidos “para siempre” y que hoy son arena...
Ese es nuestro oficio... testimoniar el llanto,
testimoniar la historia, cantarle a la pasión,
a la poesía: ser memoria.
Leonardo Favio 1

El mago y sus conejos

  • 2 Entrevista, con Patricia Carbonari, octubre de 2003 (material aún no publicado).

Uno es como esos que hacen trucos
y sacan conejos de la galera...
Tenés que apelar a todo...
Tenés que ser impudoroso...
si lo hacés bien, podés hacerlo todo.
Como dice San Agustín: “Ama y haz lo que quieras”
y el cine es un acto de amor 
2.
Leonardo Favio

5Esta declaración de amor al cine tendrá su correlato en una carrera compuesta por nueve exquisitos largometrajes y un cortometraje, El amigo, que en 1960 da inicio a su camino como cineasta. En 1964 patentará Crónica de un niño solo, una soberbia película sobre el amargo peregrinar de un niño pobre. Con sabor bressoneano, pero surgida en algún pasillo, celda o escalera del patronato que lo cobijó en su infancia (“El Hogar el Alba”, todo un nombre propio en el imaginario del director), Crónica de un niño solo marca un rumbo para su futura filmografía, cohesiva, desafiante, intuitiva.

6Por el rostro de Polín, el niño protagonista, pasa la urgencia, el amor, la angustia, la tristeza, pasa la vida, como unos años antes pasaba por Antoine Doinel en Los cuatrocientos golpes (1959) de François Truffaut o por el Jaibo en Los olvidados (1950) de Luis Buñuel. Desde el comienzo, Favio asume la causa de los invisibles, y esa será una de las claves para leer su obra.

7Bajo el mismo cielo mendocino que cantan sus personajes, en 1967, nace una historia de amor y abandono, que consagra a Favio como un narrador más cercano al Olimpo que a la tierra, y que lleva el sugestivo título de Este es el romance del Aniceto y la Francisca, de cómo quedó trunco, comenzó la tristeza... y unas pocas cosas más. Entre estos seres vulnerables que buscan un refugio que no encuentran, el amor nace, crece y agoniza en tanto el Aniceto cumple con su destino trágico. Los acordes de Antonio Vivaldi, uno de sus compositores clásicos preferidos, le imprimen un carácter contemplativo, mientras la luz contrasta los senderos por donde los personajes circulan y la cámara aérea abre y cierra el film.

8Tanto amó Favio al Aniceto y la Francisca que años más tarde transpuso su propio film en clave de ballet. Aniceto (2008) fue su película de despedida, aunque entre manos tenía El mantel de hule, un film con mucho de autobiográfico que su deteriorada salud no le permitió materializar y que proyectaba filmar con una de sus musas, la actriz Graciela Borges, como protagonista.

9Será esa misma cámara aérea que sobrevuela el cielo mendocino, que, en un inolvidable picado entra en la ferretería donde trabaja el señor Fernández, un entrañable perdedor, compuesto con detalles de relojería por el gran actor Walter Vidarte. Se trata de El dependiente, de 1969, el ocaso de la etapa blanco y negro, acaso la más austera y personal. Este notable tercer film recibió, entre otros, el premio a la mejor película latinoamericana en el IX Festival Internacional de Cine de Cartagena en 1969 y varios a la composición memorable de la Señora Plasini en la piel de Nora Cullen, legendaria actriz de teatro y televisión, cuyo rostro y talento interpretativo Favio logró rescatar para la gran pantalla. Todo esto sin olvidar el gesto y la voz de Graciela Borges, que encarnó a la señorita Plasini, una muy conservadora mujer pueblerina, futura esposa del señor Fernández.

10Se cierra aquí un período de un cine más intimista con protagonistas, si bien víctimas de una sociedad desigual, sin la dimensión social que tendrán los héroes de sus films posteriores. Pero hasta llegar al próximo film, Favio engrandecerá su figura como cantante popular con éxitos como Fuiste mía un verano, en 1969 y Simplemente una rosa, en 1971 (protagonizando también las películas homónimas) que lo colocarían en el firmamento de la canción melódica. Este gran artista multifacético también era un militante de la causa peronista en una argentina jackeada por sucesivos golpes militares.

11Hagamos entonces un poco de historia. Es oportuno recordar que desde 1955 la democracia en Argentina estaba seriamente dañada debido a la proscripción del peronismo, partido mayoritario y expresión política de los sectores populares. Su líder, el general Juan Domingo Perón, fue depuesto tras un bombardeo en la Plaza de Mayo, el 16 de Junio de ese año, que se conoce como Revolución Libertadora. Los militares golpistas perpetraron un plan para erradicar al peronismo en complicidad con sectores de la sociedad civil que no veían con buenos ojos los cambios estructurales que se estaban dando en la Argentina, en relación a la igualdad económica, la soberanía política y las conquistas de derechos de una enorme masa de la población. El bombardeo constituye una de las primeras masacres ocasionadas contra un gobierno elegido por el voto popular. En la Plaza de Mayo y sus alrededores quedaron los cuerpos de 355 civiles muertos, y los hospitales colapsaron por los más de 600 heridos. El movimiento fue encabezado por el general Eduardo Lonardi. Pero el 13 de noviembre, Lonardi sería reemplazado por el general Pedro Eugenio Aramburu, quien endurecería las medidas contra el partido depuesto. Durante su gobierno se intervino la CGT (Confederación General del Trabajo), se persiguió a los militantes, y hasta se prohibió todo tipo de mención de términos o frases vinculadas al peronismo. Casi todo les estaba vedado: reunirse, cantar, agremiarse, organizarse o peticionar.

Eva et Juan Domingo Perón

Eva et Juan Domingo Perón

12Este contexto es importante de señalar porque en los interregnos de democracia que tuvo luego la Argentina, con el desarrollista Arturo Frondizi (1958-1962) y con el radical Arturo Illia (1963-1966) nunca se levantó la proscripción del peronismo, ni su líder pudo regresar al país desde su exilio político. Es así que desde el interior del partido se construye la Resistencia Peronista que constituyó la reacción de un sector considerable del pueblo argentino al intento de Aramburu y Rojas (líderes de la Revolución Libertadora) de extirpar la ideología que más hondo había calado en el sentir de los sectores populares.

13El 28 de junio de 1966, tras el derrocamiento del gobierno radical de Arturo Illia, sobrevendría en el país un período de gobiernos militares, denominado la Revolución Argentina, que culminará con el retorno del peronismo al poder en 1973. Tres gestiones se repartieron este período: la del general Juan Carlos Onganía (junio de 1966-junio de 1970), la del general Marcelo Levingston (junio de 1970-marzo de 1971) y la del general Alejandro Agustín Lanusse (marzo de 1971-mayo de 1973).

14Entre tanto Leonardo Favio, que pertenecía también a una familia trabajadora, abrazó la ideología justicialista tempranamente y estaría muy cerca de Perón, siendo uno de los que lo acompañará en su regreso al país.

15Esta militancia dará al cine de Favio una impronta más política, que comenzará trayendo a escena a Juan Moreira, en 1973, con un estallido de color en su filmografía que inaugurará la etapa más desmesurada de su carrera, en la que apostará a renovar el vínculo con el público. Tras un truncado deseo de que Toshiro Mifune, actor fetiche de Akira Kurosawa y símbolo del cine japonés, se metiera en la piel del gaucho Juan Moreira, Rodolfo Bebán protagonizaría cómodamente la vida de este justiciero que en su peripecia va cosechando no pocos enemigos entre funcionarios y caudillos.

16Favio elige un verdadero “puntero político” que llega al público desde su lado más empático, el de marginado por su condición social. Hará justicia por mano propia y deambulará entre quienes lo persiguen y quienes lo traicionan, allá por 1870, en el ocaso del siglo XIX.

17En palabras de Gonzalo Aguilar, “Favio se inclina por un personaje que si bien tiene características transgresoras, posee los contornos típicos de esos personajes, como Robin Hood, que consolaban una necesidad de reivindicación o de venganza imaginaria de los sectores populares 3”. Este gaucho es, concluye, un personaje que realiza acciones condenables, lo que no impide que el director tenga con él una profunda empatía. Porque, siguiendo su razonamiento, el de Favio es un “populismo relativo”, ya que no se sostiene en una mirada necesariamente positiva del pueblo, sino que se articula alrededor de una contradicción que permite al héroe popular ser también cruel, despiadado y en ocasiones, servil.

18Juan Moreira crea y reafirma lazos de identificación con el pueblo, porque Favio está convencido de que el pueblo no se equivoca a la hora de elegir a sus héroes, hombres comunes, de carne y hueso, que luchaban por su supervivencia o sus sueños.

19Moreira luchaba por burlar la muerte pero iba a morir de todos modos. Aunque no querrá morir con sol, porque con sol hay bullicio. Ese paso que va a dar, dice Favio, es muy personal, muy importante, morir con sol sería una falta de pudor, mejor elegir la noche donde hay más recogimiento. El respeto por los personajes, a quienes no juzga ni en sus acciones ni en sus deseos, será la conducta que mantendrá en toda su filmografía.

20Y en una escena espectacular como pocas se recuerden, Juan Moreira morirá. Esta magistral epopeya del gaucho de fines del siglo XIX, será el primer eslabón de una cadena de mitos argentinos que Favio eternizará en su cine y se continuará con José María Gatica (Gatica, el mono, 1993) y Juan Domingo Perón, líder del Movimiento Nacional Justicialista y tres veces presidente de la Argentina (Perón, sinfonía del sentimiento, 1999).

21Finalmente, el 20 de junio de 1973, y luego de 18 años de proscripción y exilio, Perón retorna al país, con una llegada marcada por acontecimientos trágicos en Ezeiza que son el inicio de la ruptura y antagonismo al interior del movimiento.

22En 1974, y luego de la buena repercusión de Juan Moreira, llegará el film más taquillero de su carrera que convocará a más de dos millones de espectadores, Nazareno Cruz y el lobo, una obra profundamente intuitiva, enraizada en un mito popular. El destino trágico de Nazareno, que se convertirá en lobo en las noches de luna llena, más que un cuento de amor soñado, resultará la combinación perfecta para abrir más ventanas a ese público masivo que Favio estaba reclamando.

23Ya en 1976, en el marco del inminente golpe militar, y tras un frustrado intento de filmar la vida del boxeador José María Gatica, realiza Soñar, soñar, su sexto largometraje, una obra menos ambiciosa y por ende, menos costosa. Carlos emigra de su pueblo para trabajar “de artista” en la enorme Buenos Aires. Lo ayudará Mario “el Rulo”, instigador de complicados proyectos. Pero estos dos amigos tienen una catarata de sueños y recorren un extraño camino para cumplirla.

  • 4 Favio, sinfonía del sentimiento, poema de Leonardo Favio, op. cit.

24Un fragmento del poema Pero a pesar de todo, te quiero Buenos Aires, de su pluma, expresa su amor por esta gran ciudad: “Yo te amo Buenos Aires, porque en tu puerto a diario recala mi nostalgia de provinciano triste que solloza un eterno regreso que ya no quiere, y porque, finalmente, vos me diste la chance que me negaron todos de ser un poco útil, aunque no importe a nadie 4.”

25Una vez más, Favio recrea su propia biografía siguiendo las peripecias de Carlos, un pueblerino, como él, en Buenos Aires. Tiene aquí la titánica tarea de introducir en las artes interpretativas al mismísimo campeón de los medianos, símbolo del box argentino, Carlos Monzón, sin ningún tipo de experiencia en la actuación y, estimo, no tan fácil de dirigir como el emblemático actor no profesional del neorrealismo italiano, Lamberto Maggiorani, el de Ladrón de bicicletas. Pero Favio pasó la prueba y una vez más sacó un conejo de su galera reafirmando su ingenio para dirigir actores, métier aprendido en el seno del radioteatro gracias a la poderosa influencia de su madre, la actriz Laura Favio.

Un manantial de cuadros al servicio del mito

  • 5 María Eva Duarte de Perón (discurso de despedida en Plaza de Mayo el día de la lealtad, 17 de octub (...)

Y aunque deje jirones de mi vida,
yo sé que ustedes recogerán mi nombre
y lo llevarán como bandera a la victoria 
5.
Eva Duarte

  • 6 Entrevista, con Patricia Carbonari, octubre de 2003, material aún no publicado.

26El cineasta, poeta, actor y cantante popular (artista, como se definía él a la hora de registrarse en un hotel), muy comprometido con la causa peronista y muy cercano a Juan Perón, deberá exilarse tras el golpe de Estado de 1976. Y su refugio será Pereira, ciudad colombiana en la que se instaló con su familia y que ocupaba un especial lugar en su memoria: “Yo siempre salía a actuar, y al volver, ese era mi refugio, un lugar de reposo; Colombia es un país hermoso y su gente muy talentosa 6.” Sobrevendrán casi dos décadas sin filmar hasta que retorne al país y concrete su viejo proyecto Gatica, el mono.

27Es este su primer intento de describir el carácter profundamente popular del peronismo y exhibir sin pudor, la vida, pasión y muerte de José María Gatica, un desafiante boxeador que llegó a la cima de su carrera mientras se escribía la historia del movimiento más transformador del siglo XX en la Argentina. Gatica será un incondicional de la figura paternalista de Juan Perón a quien elevará a la categoría de semidiós.

  • 7 Favio, sinfonía del sentimiento, en Verbitsky Horacio, Todos nuestros muertos, op. cit.

En forma explícita, la película alude a las vidas paralelas de un boxeador que llegó a la gran ciudad traído por el vendaval migratorio de las décadas del 1930 y de 1940, y del movimiento peronista que le dio a esa masa humana identidad, integridad y respeto. Sin embargo, su metáfora va mucho más allá de la muerte de su protagonista, hace ya 30 años, y comprende, sin decirlo la tragedia que se prefiguró entonces y que se desenvolvió en las décadas siguientes. (Favio estuvo en el palco de Ezeiza, en 1973, y su demente amenaza de suicidarse delante de la prensa salvó la vida de una docena de rehenes a quienes torturaban guardaespaldas descontrolados) 7.

28Adriana Schettini escribiría en ocasión de su estreno:

  • 8 Schettini Adriana, Pasen y vean. La vida de Favio, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1995.

Si Leonardo Favio no fuera peronista, Gatica, el mono habría sido una muy buena película. Pero Favio es peronista hasta los huesos, popular como pocos, y aún lleva la marca de la pobreza pegada en el pellejo. Por eso y solo por eso, Gatica el mono es una obra maestra. Un torbellino de emoción y músculo que deja sin aliento a la platea. Un gancho bien puesto en el estómago que deja KO aun a los no peronistas 8.

29Pero todavía faltaba la monumental obra donde gobierna su visión, visceral y cardíaca, de este fenómeno sociopolítico que cambió el rumbo de la Argentina y de la carismática figura de su líder.

30Perón, sinfonía del sentimiento (1999) es el título de este documental, que, en letras blancas sobre un azul profundo, se repetirá en cada acto que compone el film. Tal vez por aquello de que “en el cine hay que plantear la imagen”, Favio recurre a esta imagen de la que brota, sin duda, la emoción. Un Favio militante llega al punto más barroco de su carrera con un film de casi seis horas y con la mística peronista como columna vertebral.

31Desde el comienzo, en paralelo, nos movemos entre Hipólito Yrigoyen en la Argentina de 1916, con un discurso favorable a los más necesitados y a la caída del zarismo y posterior victoria comunista en la Rusia de 1917. Con un no menos intenso montaje, alterna los millones de muertos de la Primera Guerra Mundial con la huelga general en la Argentina de 1919, que tuvo como desenlace varios trabajadores muertos. El mundo sufre la devastación de sus tierras y el exilio, por la ambición y el odio que desató la guerra mientras en la Argentina los obreros son reprimidos en la que se conoce como “la semana trágica”. Favio no pierde la oportunidad de poner en escena el contexto internacional en el que se dio este proceso en la parte más austral del continente, mientras anuncia la legítima lucha que dará la clase trabajadora.

32La descarnada iconografía del famoso pintor Ricardo Carpani se mueve en el cuadro como pez en el agua potenciando los hitos trágicos de la historia del movimiento, especialmente la muerte de Eva Duarte, compañera de Perón hasta 1952, emblema de los “descamisados” y con una monumental obra humanitaria a sus espaldas por la que pasó a la historia como una de las heroínas más trascendentes y veneradas del siglo. Solo con la metamorfosis de los cuerpos pintados por Carpani y la imagen de Eva Duarte despidiéndose del pueblo en la Plaza de Mayo desbordada, cualquiera, sea cual fuere su ideología, puede quedar poderosamente impresionado.

33Valiéndose de las posibilidades del montaje, Perón, sinfonía del sentimiento, aspira a expresar cierto carácter sagrado del movimiento al que su director pertenece. Intentará introducir al espectador en su propia mirada a pesar del distanciamiento que provoca la voz en off.

34El segundo hito que sobreviene es el derrocamiento de Perón tras su segunda presidencia, y, por último, el tercer hito es la muerte de Perón, el 1º de julio de 1974, que cierra esta sucesión de hechos traumáticos para el movimiento. Favio llega hasta la muerte del líder, evitando introducirse en las luchas internas que de derecha a izquierda se libraban dentro de su propio partido para cubrir el espacio que había quedado vacante y que resultaba muy difícil ocupar.

35Sin Perón resulta, por un lado, una clara ausencia de liderazgo en el seno de un partido quebrado y por otro, la oportunidad para el siguiente golpe de Estado, que no se haría esperar demasiado. Serán balas, tormentas y cañones, los que escriban el siguiente capítulo de la historia, el más sangriento y oscuro que se recuerde, donde el terror se instaló para ahuyentar las ilusiones. La realidad argentina ahogada en sangre, muy lejos de las viejas banderas de equidad, solidaridad y justicia social.

  • 9 Artaud Antonin, Van Gogh, el suicidado por la sociedad, ed. Argonauta, Buenos Aires, 8a edición, 20 (...)

36Antonin Artaud, actor, escritor y director teatral, decía que “el arte genera la posibilidad de abrir los ojos a un mundo más claro, tras haber perforado vaya a saber qué barrera 9”.

37El arte de Favio “quiere abrir esos ojos” al legado del peronismo para las generaciones futuras y pondrá a salvo a Perón llevándolo, sin escalas, a la eternidad.

El héroe se enfrenta con fuerzas fabulosas (la oligarquía)

  • 10 Discurso del General Don Juan Domingo Perón ante los delegados del Congreso General Constituyente d (...)

El país se divide entre los hombres que trabajan
y los que viven de los hombres que trabajan.
No existe para el justicialismo sino más que una sola
clase de hombres: los que trabajan 
10.
Juan Domingo Perón

  • 11 Campbell Joseph, El héroe de las mil caras, ed. Fondo de cultura económica, Méjico, DF, 1993.

38En 1939, los soldados avanzan hacia la destrucción durante la Segunda Guerra Mundial. Al blanco y negro de la época, Favio le intercala un cielo rojo de sangre con buitres sobrevolándolo. En la Argentina, dice, con voz de noticiario la omnipresente voz off, los trabajadores viven en la esclavitud. Pero 1943 será el año en que entre en escena, con todo el aval popular, el que sería el líder más importante del escenario político nacional de los siguientes decenios. Así, el héroe inicia su aventura desde el mundo de todos los días en un proceso, diría el mitólogo Joseph Campbell, de iniciación, separación y retorno 11.

39Con la poética que su cine ya había alcanzado, construye la visión más personal y cardíaca que un cineasta latinoamericano tenga de un líder de este suelo.

40Perón se convierte en un referente de masas por su posición tan clara sobre los derechos de los trabajadores, el cielo vuelve a su azul natural y la cámara lenta acentúa el ascenso de las clases desprotegidas, sin descuidar la vertiginosa carrera política del jefe del movimiento. Destacando su lenguaje común con los trabajadores, irá enumerando los atributos del héroe que viene a “saldar la gran deuda con las masas sufridas y virtuosas”.

41Se va a torcer el curso de la historia. Y para eso, una vez más, Favio evoca el ideario peronista, que propone una economía al servicio del país en tanto al costado de cuadro vibra una luz potente que dibuja una imagen religiosa; en campo sonoro, el pueblo argentino da vivas a su líder.

42Favio se esmera en cautivar al espectador a pesar de la distancia que un documental impone. El resultado es un efecto empático al mejor estilo de la tradición aristotélica que hablaba de la catarsis como purificación o purgación de las emociones del espectador de la tragedia que experimenta la piedad y el temor. Si lo lograba con Moreira, que se vendía al caudillo de turno, más aún lo lograría con Perón, un personaje a quién Favio no le encontraba grietas.

43Eva Perón, apodada Evita por el pueblo, decía que no puede haber amor donde hay explotadores y explotados, donde hay oligarquías dominantes, llenas de privilegios, y pueblos desposeídos y miserables. De contundente discurso, la Evita de los humildes sostenía que la oligarquía no puede darse con ningún pueblo el abrazo sincero de la fraternidad porque somete a los pueblos a un capitalismo sin patria ni bandera.

44Sin entrar en la discusión de si existe alguna posibilidad de un capitalismo con patria y con bandera, que excede los límites de este texto, lo cierto es que, unidos en una sola fe, estos líderes delinearon el discurso de la Tercera Posición, haciendo hincapié en la liberación de los monopolios internacionales y de las oligarquías nacionales.

45Y el héroe gana una victoria decisiva, la unión de los trabajadores contra la oligarquía.

46Un altar en primer plano mientras se declaran los derechos del trabajador y los anhelos de libertad acompañados por una pegadiza melodía interpretada por Jairo, comprometido compositor popular. ¿Cómo deificar la doctrina cristiana, popular y práctica, como califica Perón al peronismo? Favio ensaya, y le sale bien, hace suyo el pragmatismo de Perón (que muchas veces lo impulsó a querer integrar lo inintegrable, para lo cual aglomeró y nucleó sectores que terminaron enfrentándose), ofreciendo al espectador un torrente de datos de las sucesivas gestiones. Tras el derrocamiento de Perón sobreviene un prolongado exilio en España y, si continuamos la idea de Campbell, este héroe regresará de su misteriosa aventura “con la fuerza de otorgar dones a sus hermanos”. El famoso y tan esperado retorno de Perón.

47Esta fe popular hecha partido, como definía Evita al justicialismo, cautivó a Leonardo Favio, un hombre simple que contaba cosas simples, y que quería construir una familia como la de sus abuelos, una familia de barrio o de pueblo, pero debió pasar tanto tiempo arriba de los aviones que no estuvo muy cerca de construir ese anhelo.

48Desde hace siglos, sostiene Favio, el imaginario teológico domina la puesta en escena. Por eso abreva en el corpus religioso y aspira a que su obra perdure en las escuelas de cine, donde se charla sobre cine. Y probablemente Favio trascenderá por ser el cineasta más lúcido y poético que ha dado el cine argentino.

49Vivió durante años convencido de que si corría, la muerte no lo iba a alcanzar. Como a Moreira, también la implacable muerte lo alcanzó y el cine latinoamericano perdió un talento que retrataba a sus héroes como ninguno. Favio muere el 5 de noviembre de 2012 y aunque su padre fuera velado entre putitas y ladrones, como él mismo contaba, él en cambio fue velado entre los muros del Congreso Nacional en tiempos de gobierno peronista. Desde el Pantalón cortito, con un solo tirador de su reportorio popular, hasta el rostro humillado de Polín o el de Gatica triunfante de su fimografía, Leonardo Favio tiene un atributo que escasea en nuestras modernas sociedades cargadas de frivolidad: la coherencia. La visceral brutalidad de la coherencia.

Haut de page

Notes

1 Diversos autores (Leonardo Favio, José Pablo Feinman, Osvaldo Soriano, Juan Sasturain, Horacio Verbitsky, Milita Molina, Alan Pauls, David Oubiña y Gonzalo Aguilar, Alberto Farina, Sergio Wolf, Adriana Schettini, Patricia Carbonari, Fernando Peña, Adrián Cangi), Favio, sinfonía de un sentimiento,compilación de relatos, textos críticos y entrevistas, editada por Malba-Colección Costantini, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, 2007.

2 Entrevista, con Patricia Carbonari, octubre de 2003 (material aún no publicado).

3 Aguilar Gonzalo, Juan Moreira de Leonardo Favio, En busca del pueblo, publicado en http://www.lafuga.cl

4 Favio, sinfonía del sentimiento, poema de Leonardo Favio, op. cit.

5 María Eva Duarte de Perón (discurso de despedida en Plaza de Mayo el día de la lealtad, 17 de octubre de 1951), publicado en La razón de mi vida, Eva Perón, cuya primera edición fue en septiembre de 1951, ed. Peuser, Buenos Aires.

6 Entrevista, con Patricia Carbonari, octubre de 2003, material aún no publicado.

7 Favio, sinfonía del sentimiento, en Verbitsky Horacio, Todos nuestros muertos, op. cit.

8 Schettini Adriana, Pasen y vean. La vida de Favio, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1995.

9 Artaud Antonin, Van Gogh, el suicidado por la sociedad, ed. Argonauta, Buenos Aires, 8a edición, 2013.

10 Discurso del General Don Juan Domingo Perón ante los delegados del Congreso General Constituyente del Partido Peronista.

11 Campbell Joseph, El héroe de las mil caras, ed. Fondo de cultura económica, Méjico, DF, 1993.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2573/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Titre Eva et Juan Domingo Perón
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2573/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Titre Ricardo Carpani
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2573/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 581k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Patricia Carbonari, « Perón bajo la mirada de Favio. La construcción del héroe », Cinémas d’Amérique latine, 24 | 2016, 54-65.

Référence électronique

Patricia Carbonari, « Perón bajo la mirada de Favio. La construcción del héroe », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 24 | 2016, mis en ligne le 01 décembre 2018, consulté le 24 juillet 2019. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/2573 ; DOI : 10.4000/cinelatino.2573

Haut de page

Auteur

Patricia Carbonari

Patricia Carbonari es actriz y participó en espectáculos como Bal-Trap, de Xavier Durringer, dirigido por Laura Yusem y Clara Pizarro, y, desde 2001 con el grupo Nonoteatro los siguientes espectáculos: Coppola-Coppelius: un juguete dramático (textos de Hoffman, Freud y Benjamin), In Memoriam: viejas estampas de teatro político europeo (textos de Brecht, Weiss y Müller), Ludocríptico, el juego de la inscripción, (textos de Veronese, Tantanián y Spregelburd), Acaso crezca desde el suelo, pasión de Rosa Luxemburgo y Los niños del desierto, de Ana Rodríguez Arana, todos dirigidos por Sergio Sabater. Ha escrito para diversos medios como Kinetoscopio, (Colombia), Môrada Internacional (Dinamarca), Página 12, Buenos Aires Herald, Sin Cortes (Argentina), Cinémas d’Amérique Latine (Francia).

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals