Navigation – Plan du site

Simón Bolívar en La Virgen de los sicarios

Rubén Olachea
Traduction de Sabrina Roche
p. 102-105
Traduction(s) :
Simón Bolívar dans La Vierge des tueurs

Résumés

Les reproches faits à une statue, tel Quichotte combattant des moulins à vent, exorcise la frustration de la citoyenneté latino-américaine face aux systèmes pervers.

Haut de page

Texte intégral

El autor desea agradecer la colaboración técnica de Víctor Mendoza y Jazmín Olachea, así como la gentil colaboración en entrevista tanto de Barbet Schroeder como de Fernando Vallejo (ocurridas en 2001).

El reproche a una estatua

1La novela La Virgen de los sicarios, publicada en 1994, hace hablar a la ciudad. Fernando Vallejo logra así un viejo anhelo de muchos grandes escritores: que la ciudad hable. En este caso, se trata de la ciudad de Medellín, Colombia, cuya modernidad y narcoviolencia la vuelve extensiva a muchas otras ciudades latinoamericanas. La novela fue un éxito en Francia, saludada como un adiós al realismo mágico.

2Fernando Vallejo, el polémico escritor colombiano, ha dicho en varias entrevistas que él no puede escribir salvo en primera persona. Justo como empieza El Ingenioso hidalgo Don Qvixote de la Mancha (Miguel de Cervantes Saavedra, 1605): “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…” Así, en primera persona, Vallejo defiende causas como los derechos de los animales, especialmente los mamíferos, como los perros. También ha declarado que la homosexualidad es natural e inocente. Ha venido a renovar el género tanto de la biografía como de la autobiografía.

3El cineasta Barbet Schroeder, quien vivió parte de sus primeros años en Colombia, dirigió la versión fílmica de La Virgen de los sicarios, y su amigo Fernando Vallejo hizo el guión y siguió de cerca la producción. Schroeder nació en Teherán, Irán, y es ciudadano francés. La Virgen de los sicarios narra el romance de amor loco entre un gramático maduro que desea morir y un jovencito sicario de 16 años.

1. Fernando (Germán Jaramillo) y Alexis (Anderson Ballesteros, con gorra), bromean en el parque

1. Fernando (Germán Jaramillo) y Alexis (Anderson Ballesteros, con gorra), bromean en el parque

2. Fernando alza la vista

2. Fernando alza la vista

3. Encuentro ante la estatua de Simón Bolívar

3. Encuentro ante la estatua de Simón Bolívar

4. Inicio del reproche

4. Inicio del reproche

5. La estatua, sorda

5. La estatua, sorda

6. Insulto a la estatua

6. Insulto a la estatua

7. La estatua, indefensa

7. La estatua, indefensa

8. La burla final

8. La burla final

9. Una paloma ensucia al prócer

9. Una paloma ensucia al prócer

10. Retirada. “La gloria –dice Fernando– es una estatua cagada por las palomas.”

10. Retirada. “La gloria –dice Fernando– es una estatua cagada por las palomas.”

4La contundencia de la homosexualidad del chico sorprende, a pesar del tradicional estereotipo del machismo en esos jóvenes tristemente condenados a una vida breve, por ser matones a sueldo. En entrevista personal (2001) Fernando Vallejo dijo que la intención no era mostrar un realismo documental, pese a las crudas escenas de tiroteos, ejecuciones, heridas y morgue. Si eso se mostrara, la crudeza sería mayor, señaló.

5Sorprende la calidez íntima que la película proyecta sobre la relación entablada entre el joven Alexis (interpretado por Anderson Ballesteros, seleccionado tras un elaborado proceso de audiciones a chicos sin preparación actoral) y Fernando (Germán Jaramillo, reconocido actor colombiano). Las escenas donde duermen juntos o intercambian besos con aguardiente, le dan un giro al tradicional enfoque sobre parejas gay en el cine. Evidentemente hay un enamoramiento del chico hacia una figura paterna que además lo provee de dinero, bienestar, cultura, compañía y placer.

6Precisamente en sus paseos por el centro de Medellín, la pareja camina feliz en un parque, hasta su encuentro con la figura del prócer latinoamericano por excelencia: Simón Bolívar. Previamente, Fernando ha hecho reír a Alexis con bromas sobre la importancia de una vida sexual activa para la salud mental. De lo absurdo de la condena papal a la homosexualidad. Frente a la estatua, Fernando continúa divirtiendo a Alexis porque le habla a la estatua, dialoga con ella como si de alguien vivo se tratara. El chico está acostumbrado a los despliegues de la fuerte personalidad de su novio, un hombre mayor con mucho mundo recorrido y mucho estilo. Es un atractivo más de la seducción mutua entre ambos amantes.

7La aparición tipo cameo de la estatua de Simón Bolívar podría verse como un mero capricho pero ello sería una lectura superficial. Ese hablar de la ciudad incluye a sus monumentos y la simbología urbana que construye ciudadanía, el principal valor de una democracia defectuosa no solo en Colombia, sino en toda Latinoamérica, salvo muy honrosísimas excepciones. En realidad, el estado fraudulento de las democracias se acerca a un malestar global. Escribo esto, claro está, desde la óptica del 2015 (Grecia; Siria; Ayotzinapa, México; Puerto Rico, etc.).

8Por tanto, el reproche de Fernando a la estatua de Simón Bolívar hace sentido contra una ideología ingenua basada en la creencia de que Latinoamérica podría ser un fuerte bloque contra el poder norteamericano (su avaricia comercial, sobre todo). Una ilusión bienintencionada mas no anclada, por lo menos, en un sistema eficiente para la procuración de justicia en las sociedades latinoamericanas. Una vez más: sueños de opio, baile de enanos, pues así se puede resumir la deficiente concreción del proyecto bolivariano.

9Esa capacidad para disentir, también para ser autorreflexivo y autocrítico, se da en la estrategia escritural de Fernando Vallejo. Es una técnica que él llama pensamiento simultáneo. Puesto que el ser humano puede pensar, sentir y decir cosas distintas, opuestas, contradictorias. Como diría el popular personaje televisivo del comediante continental Chespirito, La Chimoltrufia: “como digo una cosa, digo otra”. En efecto: libertad discursiva al máximo.

10Cuando Fernando encara a la estatua, le reprocha haber sido un cobarde, haberse escondido entre las faldas de su mujer. Lo insulta y lo llama “pirobo” (insulto sexual colombiano de variadas acepciones). Lo ridiculiza y se ríe, se mofa de él. El remate es explicarle al “niño” que “la gloria es una estatua cagada por las palomas”. El juicio crítico a un héroe continental queda cinematográficamente inmortalizado y es un logro de expresión democrática, en el que se puede expresar lo que sea, y quien argumente mejor –quizás, quizás– reciba mayor atención del público.

11Esta secuencia fílmica se emparienta asimismo con la sana tradición humorística en la cual, con ayuda del humor negro, se rompe la tendencia a solemnizar demasiado ciertas cosas, ciertos aspectos en los discursos oficiales. Mas no es solo la solemnidad lo que se critica, sino lo que a menudo hay detrás de la cursilería oficialista: una complicidad criminal con el estado fraudulento del progreso social y la justicia en nuestras regiones.

12La Virgen de los sicarios es una película gay atípica, comercial y artística a la vez, cómica y dramática, emotiva a veces, también en ocasiones sangrienta, del tipo de “acción y aventura”: sangre y balazos. El tino de rebeldía política en la secuencia frente a la estatua de Simón Bolívar la hace aún más memorable para el espectador que se sabe impotente ante los sistemas perversos, como el capitalismo salvaje en muchas zonas latinoamericanas, pero peor aún, ante sus gobiernos y sus políticos demagogos, fraudulentos, tiránicos.

13El detalle de la paloma que defeca, involuntariamente, sobre la estatua, es un remate cómico, cual juicio histórico emitido por natura. Una película crucial para comprender mejor el texto Cruel Modernity de Jean Franco (2013).

Haut de page

Bibliographie

Cervantes Miguel de., El Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, Fondo de Cultura Económica, México, 1999.

Franco Jean, Cruel Modernity, Duke University Press, Durham & London, 2013.

Vallejo Fernando, La Virgen de los sicarios, Alfaguara, Bogotá, 1994.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2806/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 972k
Titre 1. Fernando (Germán Jaramillo) y Alexis (Anderson Ballesteros, con gorra), bromean en el parque
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2806/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Titre 2. Fernando alza la vista
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2806/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Titre 3. Encuentro ante la estatua de Simón Bolívar
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2806/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Titre 4. Inicio del reproche
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2806/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 168k
Titre 5. La estatua, sorda
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2806/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Titre 6. Insulto a la estatua
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2806/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Titre 7. La estatua, indefensa
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2806/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Titre 8. La burla final
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2806/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Titre 9. Una paloma ensucia al prócer
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2806/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Titre 10. Retirada. “La gloria –dice Fernando– es una estatua cagada por las palomas.”
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/2806/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 189k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Rubén Olachea, « Simón Bolívar en La Virgen de los sicarios », Cinémas d’Amérique latine, 24 | 2016, 102-105.

Référence électronique

Rubén Olachea, « Simón Bolívar en La Virgen de los sicarios », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 24 | 2016, mis en ligne le 01 décembre 2018, consulté le 24 juillet 2019. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/2806 ; DOI : 10.4000/cinelatino.2806

Haut de page

Auteur

Rubén Olachea

Doctor en film and television studies, PhD, University of Warwick, Inglaterra. Profesor adscrito a la Universidad Autónoma de Baja California Sur, México, desde 2004. Autor de Hombría sombría. Representación mediática de la masculinidad, México, Praxis, 2008.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals