Navigation – Plan du site

La representación de un líder popular: Güemes, la tierra en armas

Carolina Rocha
p. 106-115
Traduction(s) :
La représentation d’un leader populaire : Güemes, la tierra en armas

Résumés

Dans Güemes, la tierra en armas, Leopoldo Torre Nilsson présente Martín Miguel de Güemes (1785-1821), un criollo de la classe aisée, né dans le nord de l’Argentine actuelle, qui eut une réelle influence sur l’histoire politique du pays. Au XIXe siècle, Güemes lutta sans relâche pour libérer sa petite patrie de la domination espagnole, à la tête de son armée de gauchos. Cet article propose, en se basant sur les stratégies propres des films épiques, de montrer que Torre Nilsson représente Güemes comme un leader charismatique, mettant l’accent sur ses liens fraternels avec différents acteurs sociaux : sa sœur Macache, les gauchos, les criollos et les leaders militaires favorables à l’indépendance. Cette représentation, fondée sur le respect, fait du dignitaire presqu’inconnu du public argentin un véritable héros national.

Haut de page

Texte intégral

La autora agradece los comentarios de Diana Paladino, Beatriz Urraca y una beca de Upper Midwest otorgada por la Universidad de Chicago para hacer una investigación en Argentina

  • 1 Para más información sobre el ciclo folclórico-histórico, consultar el artículo de Ignacio del Vall (...)
  • 2 Mónica Martín sugiere que la principal motivación de Torre Nilsson para realizar Güemes, la tierra (...)

1Después del gran éxito de El santo de la espada [de aquí en adelante El santo] (1970) –película basada en la gesta independentista de José de San Martín que inauguró un ciclo de cine histórico-folclórico 1– Leopoldo Torre Nilsson decidió hacer otra película sobre una personalidad histórica, recurriendo al mismo género fílmico que había sido tan exitoso en las taquillas 2. En Güemes, la tierra en armas [de aquí en adelante Güemes] se presenta a un personaje secundario de El santo, quien tuvo una verdadera influencia en la historia política argentina: Martín Miguel de Güemes (1785-1821), un criollo de clase alta, nacido en lo que hoy es el norte de Argentina. En el siglo XIX, Güemes luchó incansablemente por la liberación de su patria chica del dominio español, liderando ejércitos de gauchos. Desde 1814, apoyó la misión militar de San Martín, protegiendo la frontera norte de las tropas españolas que atacaban desde el alto Perú. En 1815, fue el primer gobernador electo –puesto que ejerció hasta su muerte– de lo que hoy es Salta. En este artículo propongo que, basándose en algunas estrategias de las películas de guerra y épicas, Torre Nilsson representa a Güemes como un líder carismático, enfatizando para ello su fraternidad con distintos actores sociales. Esta representación, basada en el respeto, hizo de un prócer casi desconocido por los espectadores argentinos un verdadero héroe nacional.

  • 3 Casi treinta años más tarde, el historiador Luis Colmenares coincidió con esas palabras (1998: 7).

2En la realización de Güemes, Torre Nilsson contó con su experiencia fílmica pero también enfrentó nuevos desafíos. En esta película, aunó dos temas que había desarrollado con anterioridad en su ciclo de temas nacionales: en Martín Fierro dirigió la adaptación del poema nacional sobre un gaucho rebelde, y en El santo, la representación de un prócer. A diferencia de la película sobre San Martín, la del General norteño le planteó un importante reto, admitido en una entrevista: “Considero que Güemes es una de nuestras figuras históricas poco conocidas 3.” (“Ante” n.p.). Por un lado, ese desconocimiento del público del líder salteño le dio al director la libertad para recrearlo sin necesidad de competir con imágenes previas del caudillo entre los espectadores argentinos. Por el otro, el director debió hacerlo relevante para el público urbano y de clase media de la época. En una entrevista explicó:

Considero que al mismo tiempo de rememorar hechos históricos, la película es de gran actualidad porque presenta la lucha del pueblo por afirmar su independencia y buscar justicia. Güemes fue uno de los primeros caudillos populares. (“Ante” s.p.)

3A principios de la tumultuosa década de 1970, cuando la película fue estrenada, los argentinos enfrentaban una crisis socioeconómica –manifestada en el Cordobazo– y política, consecuencia del desgaste de las autoridades militares y la todavía vigente prohibición del peronismo de participar en la vida cívica. Por su parte, la juventud se había politizado y muchos jóvenes tomaban parte en la lucha armada. Dentro de este contexto de autoritarismo militar y resistencia popular, la recreación fílmica de un militar seguido por masas gauchas constituía un proyecto ambicioso que, al mismo tiempo, entrañaba indudables riesgos.

  • 4 El guión cinematográfico de Güemes surgió del trabajo conjunto de Ulises Petit de Murat, Beatriz Gu (...)

4Como película histórica, Güemes demandó conocer el pasado y hacer una selección de episodios del mismo. El guión se basó en la obra homónima de Juan Carlos Dávalos (1887-1956), uno de los nietos de Güemes. Además, Torre Nilsson consultó varias fuentes: la biografía del General escrita por Bernardo Frías, documentos en el Archivo General de la Nación, y materiales pertenecientes a un descendiente del General, Luis Güemes (“Ante” n.p.). La película comprime gran parte de la información histórica –a veces, en detrimento de la claridad– concerniente a los seguidores y enemigos del General, y a otras figuras importantes de la época. A pesar de su esfuerzo por proponer una visión histórica fidedigna, es necesario tener en cuenta que las representaciones fílmicas del pasado no son adaptaciones objetivas. En este sentido, Pierre Sorlin afirma que “todos los filmes históricos son ficciones” (38). Esto significa que aun cuando los directores buscan recrear lo acontecido basándose en documentos históricos, lo que aparece en sus películas no es el pasado, sino una versión del mismo propuesta por el equipo que participó en la producción del film 4. Asimismo, Güemes es también una película biográfica, otro género cinematográfico que, según Dennis Bingham, “finds itself in a liminal space between fiction and actuality” [se encuentra en el espacio liminal entre la ficción y la realidad] (2010: 7). Ciertamente, el delineamiento de una vida real se presenta cinematográficamente.

  • 5 Tanto Colmenares como Lucía Gálvez describen cómo durante las invasiones inglesas, Güemes participó (...)

5Güemes oscila entre la recreación histórica y la ficción. La película comienza con los primeros años de la vida del prócer pero se enfoca principalmente en sus años de adulto. Escenas de gauchos galopando a toda velocidad y llevando largas lanzas son seguidas por un fundido que muestra montoneras –escuadras militares de jinetes del siglo XIX– uniendo así el pasado al presente y vice versa. En la siguiente escena, ubicada en la noche del 7 de junio de 1821, Güemes (Alfredo Alcón) es sorpresivamente cercado por los soldados españoles a quienes enfrenta. En esta acción es herido pero logra huir del cerco enemigo para llegar a “su gente”. A continuación, un corte empalma una escena en la que se lo ve cuando era un bebé, llorando con energía, rasgo por el que se le asigna el sobrenombre de Tigre. Ambas escenas están ensambladas por el tema común de la fortaleza del General. Seguidamente, la película salta en el tiempo a su infancia, en la cual se lo ve aprendiendo las tradiciones orales y la doma de caballos. En una escena en la adolescencia, Güemes y sus amigos agreden a soldados españoles que trasladan a un grupo de prisioneros. Estas breves imágenes que culminan en el minuto 6, presentan al futuro prócer inmerso en las costumbres de su tierra natal y rechazando el yugo colonial. La próxima parte es explicada por una voz en off que narra el entrenamiento militar de Güemes a los 14 años en Buenos Aires, dando paso, mediante un fundido encadenado, a la edad adulta que lo encuentra también en Buenos Aires 5. En esta ocasión, Feliciano Chiclana (1761-1826) (Armando Etolaway), un abogado criollo, le pregunta sobre el sentimiento en las provincias norteñas respecto a una posible rebelión contra la corona española. A lo que el joven y ardiente Güemes responde que, basándose en su conocimiento del pueblo, la región está lista para sublevarse. La estadía en Buenos Aires subraya otras dimensiones fundamentales de su personalidad: su experiencia militar a favor de la soberanía territorial y su conocimiento de la patria grande que en el futuro constituiría la nación argentina. Si bien estas características iniciales ayudan a presentar al General, la película se centra en un rasgo clave: la fraternidad.

Güemes, el fraterno

  • 6 Martín notó que Torre Nilsson “tuvo un especial interés en resaltar la relación [de Güemes] con su (...)

6En Güemes, el núcleo familiar y social del futuro General es presentado como importante. Desde el inicio, se exhibe el paradójico estatus de Güemes y su hermana Macacha (Norma Aleandro) como criollos educados 6. La profesión del padre como tesorero de la corona española les brinda a sus hijos un buen estilo de vida. Al mismo tiempo, los hermanos Güemes exploran a caballo el irregular terreno norteño, desarrollan importantes vínculos con los lugareños y adquieren una destreza que les servirá en su vida adulta. Ya jóvenes, Güemes y Macacha participan en las festividades de los humildes, vistiendo, como ellos, ponchos y sombreros bombín y estando tan a gusto allí como en los salones elegantes. La participación de los hermanos en ambos mundos –el de clase alta y baja– es constante en la película. Esta pertenencia bicultural constituye una estrategia que permite a los espectadores, mayoritariamente urbanos, de los años 1970, identificarse con ambos Güemes: no son tan exóticos ni bárbaros si, además de disfrutar de las usanzas regionales, también se encuentran a gusto entre la clase culta.

  • 7 Para más información sobre este tema, consultar “Argentine Film Censorship 1958-1976.” (Rocha: 2014 (...)
  • 8 De hecho, Macacha Güemes fue conocida como la “madre de los pobres.”
  • 9 Maurice Hugh Keen se refiere a las clásicas virtudes caballerescas de la lealtad y cortesía (2005: (...)

7Güemes enfatiza el vínculo filial entre Macacha y su hermano. Macacha es su primera seguidora, su consejera informal sobre el protocolo, su leal ayudante y, sobre todo, su “compañera”. En dos escenas, los hermanos montan a caballo uno al lado del otro, utilizando la oportunidad para intercambiar opiniones sobre el progreso de la causa de la independencia. El especial afecto entre ellos es ilustrado, a lo largo de la película, a través de abrazos, mientras que la única expresión de cariño de Güemes hacia su esposa Carmen Puch (Gabriela Gilli) es más sugerida que vista, cuando inclina la cabeza para besarla. El desequilibrio entre la ternura del General hacia las dos mujeres más cercanas puede deberse a dos motivos. Primeramente, el hecho que la ley de censura 18.019 aprobada en 1968, imponía límites a lo que se podía mostrar en las películas 7. Torre Nilsson, que había filmado El santo un año antes que Güemes, había tenido que cortar escenas de afecto entre San Martín y su esposa (Martín, 1993: 202). En segundo lugar, el vínculo entre Güemes y Macacha constituye un aspecto fundamental de la caracterización ficcional del prócer como una persona “fraterna”. Mientras que su rol como esposo y padre es minimizado, su relación afectiva con su hermana aparece sobredimensionada, ya que no representa el riesgo que encarna la esposa en las películas de guerra quien, usualmente, empuja al héroe a la domesticidad. En vez de presentar al General como vulnerable, el amor de su hermana lo protege. Asimismo, la dedicación de Macacha a las mismas causas –independencia de los españoles y bienestar de los desamparados– alienta al caudillo porque de este personaje femenino incansable, el héroe adquiere inspiración y apoyo 8. Además, como representante, confidente y asistente de su hermano, Macacha hace a Güemes omnipresente y omnipotente: ella escucha y ve en su lugar. A pesar de la compenetración entre hermanos, Macacha tiene sus propios pensamientos: aun con la posibilidad de ofenderlo, lo desafía expresando sus opiniones y tomando sus propias decisiones. Finalmente, la presencia de su hermana también contribuye a suavizar la caracterización de Güemes. En las distintas escenas en que están juntos, Güemes no solo aparece como un gaucho poderoso, sino también como un ser caballeroso, dando pruebas de afecto y cortesía 9.

  • 10 En una carta de 1816 de Güemes a Belgrano, el primero admite, “Mi alma se estremece al verlos desnu (...)

8En la película de Torre Nilsson, Güemes también se relaciona en términos “fraternos” con sus gauchos. La breve escena de su juventud indica su interés, a edad temprana, por la vida rural y sus tradiciones. Alrededor del fuego, los hombres de campo comparten el calor, la comida y experiencias, uniéndose a través de lazos informales de parentesco. Como un gaucho más, Güemes siente las privaciones físicas que conlleva vivir a la intemperie. A su vez, la película ilustra cómo los gauchos lo respetan por su destreza al montar a caballo y por su forma relajada. La fraternidad del prócer con sus hombres constituye una parte significativa de su identidad. Aquí es necesario tener en cuenta la definición de la identidad dada por el académico norteamericano Cornel West como un deseo de reconocimiento, visibilidad, agradecimiento, asociación y afiliación (1992: 20). En Güemes, la identidad del General está íntimamente ligada a la de los gauchos: su identidad en relación con ellos le permite sentir lo que ellos experimentan, oírlos y verlos 10. Esta empatía aparece ilustrada en un travelling donde Güemes se dirige sucesivamente a tres gauchos a los que llama por sus propios nombres y les pide noticias de sus familias y casas, revelando así la humanidad y los sacrificios de estos hombres al pasar tiempo separados de sus personas amadas. La película deja ver que el trato cordial de Güemes con los gauchos facilita que los reclute para la causa de la independencia porque el General habla el mismo lenguaje de sus hombres. Por otra parte, su acceso a una perspectiva más amplia le ayuda a establecer su rol de líder que comparte sus aspiraciones de libertad pero que a la vez debe canalizarlas para evitar la anarquía. Esta diferencia entre Güemes y sus gauchos es expresada cuando uno afirma: “Nosotros no tenemos la culpa de que usted hable tan lindo, capitán.” Este reconocimiento hacia la educación y clase social más elevada de Güemes, marca el respeto de los gauchos hacia su liderazgo.

  • 11 Según James Chapman, la fraternidad es un tema frecuente en las películas de guerra (2008: 237).

9En Güemes, así como otras películas de guerra, la fraternidad simboliza una asociación cercana con los camaradas 11. La académica Jeanine Basinger se refiere a la historia medular de las películas de combate en donde un grupo de hombres experimentan el encierro en un intento por permanecer libres (citado en Eberwein, 2004: 5). Durante los periodos de paz temporales, la película muestra a Güemes pensando en sus fieles gauchos que luchan heroicamente pero que, una vez que dejan de ser necesarios como soldados, sus servicios son olvidados por los criollos de más recursos que se beneficiaron de su osada participación en las guerras por la independencia. Las batallas, la solidaridad en buenas y malas épocas, y la cercanía de la muerte son experiencias que fortalecen el vínculo fraternal entre el líder y sus hombres. Esto a su vez acentúa su poder especial y confirma lo expresado por Estela Erausquin: “Güemes fue también un héroe carismático” (2008: 168). Como la película lo evidencia, su carisma se basa, mayoritariamente, en ser igual a su gente, compartiendo con ella su amor por la tierra y la libertad.

  • 12 A principios de los años 1970, el cantante argentino Atahualpa Yupanqui (1908-1992) compuso “Los he (...)
  • 13 En una carta de 1815, Güemes describía a los gauchos diciendo: “son hombres cauterizados por los tr (...)
  • 14 Juan Díaz de Solís (1470-1516) fue un explorador español que al alcanzar el Río Paraná y desembarca (...)

10En Güemes, la fraternidad del general con sus gauchos explica su puesta en práctica de los ideales del proceso de la independencia 12. La independencia fue, en parte, alentada por los conceptos iluministas no solo de soberanía sino también de los derechos del hombre. Estos derechos que enfatizan la fraternidad, libertad e igualdad fueron oficialmente adoptados en los documentos de la asamblea del año 1813 en lo que hoy en día es Argentina. La película nos presenta a un Güemes que constantemente alude a la camaradería y el respeto mutuo por sus subordinados 13. Lo que es aún más importante es que su solidaridad con sus tropas pone en perspectiva que la libertad de la nación que está surgiendo se nutre de la libertad de cada uno de sus ciudadanos, aún de los más humildes. Contrastando con esta actitud, en al menos dos situaciones, los generales españoles menosprecian a los seguidores del General refiriéndose a ellos como indígenas “tan bárbaros como los que encontró Solís 14”. En otra escena, el General de la Serna, mientras cena con realistas, equipara la libertad con la anarquía y se dirige a un sirviente de origen africano con arrogancia y superioridad, mostrando su indiferencia hacia los principios de igualdad y fraternidad.

  • 15 La historia argentina del siglo XIX probaría qué bien intencionado pero difícil sería este objetivo (...)
  • 16 En 1815, Güemes escribió sobre la necesidad de una reorganización nacional: “¿Cuándo llegará el esp (...)
  • 17 Rosana Guber y Sergio Visacovsky describen cómo un grupo de antropólogos sociales a fines de 1960 y (...)

11En Güemes, el General pertenece también a la hermandad de los criollos. Este grupo era relegado por la burocracia colonial debido al hecho de haber nacido en América. En una escena clave, la película muestra un episodio datado cerca del año 1810. Chiclana, un criollo que quería que sus pares se auto gobernaran durante las invasiones napoleónicas, menciona las diferencias regionales como una causa del desconocimiento mutuo, diciendo: “Hasta ahora no nos hemos conocido, hemos vivido separados, todos juntos ganaremos esta guerra.” Consecuentemente, para asegurar la liberación del poder colonial, Güemes postula que son necesarias unión, confianza y cooperación entre las distintas regiones que forman parte del Virreinato del Río de la Plata. Para alcanzar el común objetivo se necesita que todas las regiones sean respetadas, haciendo hincapié en relaciones horizontales, en las que ninguna se sienta superior a las otras 15. La película propone que Güemes tiene un papel fundamental como puente entre sus dos hermandades cuando confiesa entre los criollos: “Yo conozco al gaucho. Hace tiempo que está dispuesto a pelear.” Güemes postula, entonces, la confianza que el General tenía en la unión de regiones geográficas diferentes como requisito para la liberación. Este tema interpelaba a los espectadores argentinos de los años 1970, especialmente en vista de la historia del país posterior a 1820, cuando el empuje inicial de asociarse se fue desvaneciendo debido al surgimiento de caudillos locales. Asimismo, en la década de 1970, el tema de la liberación volvía a ser una preocupación de la época, especialmente cuando las izquierdas sostenían la necesidad de liberarse económicamente para alcanzar mayor autonomía política. Güemes presenta al líder salteño como un General del ejército comprometido con la unidad nacional, a pesar de que la idea de la nación argentina aún estaba siendo definida 16. Aquí se debe recordar que a fines de los años 1960 y 1970, Argentina estaba dividida en metrópolis (Buenos Aires y la región litoral) y periferia (el norte, noroeste y el sur). Estas regiones tan distintas se caracterizaban por un desarrollo desigual ya que la mayor parte de los recursos se concentraban en la primera zona, mientras que en la segunda predominaban relaciones patrón-cliente que no solo dividían la población entre ricos y pobres, sino que además, mantenían el orden jerárquico, opuesto al concepto de fraternidad que Güemes postulaba 17. Por lo tanto, para los espectadores de principios de 1970, la hermandad federal representaba un sueño todavía pendiente.

12Güemes se vale de la idea de fraternidad para escenificar temas de soberanía relacionados con el género épico. El estudioso Robert Burgoyne, que analiza elementos épicos en Gladiator (Ridley Scott 2000) basándose en el concepto de Giorgio Agamben sobre la nuda vida, sostiene que “the epic may be considered as a focused dramatization of social and historical crisis that foregrounds the prospect of bare life as an agent of change” [lo épico puede ser considerado como una dramatizacion específica de la crisis social e histórica que destaca la nuda vida como agente de cambio] (2011: 90). La noción de Agamben se refiere al individuo que carece de soberanía o poder político, una figura que se contrapone al homo sacer. Como espectáculo épico, Güemes muestra la nuda vida de los criollos educados y los gauchos, quienes bajo el dominio colonial español no poseen derechos cívicos. En este sentido, la nuda vida influye y consolida la fraternidad de hombres diferentes ya que la consciencia del general Güemes sobre las privaciones –política, sociales y económicas– de parte del pueblo le dan un objetivo concreto para su lucha y la de sus “hermanos” gauchos. Por lo tanto, en Güemes todos los “hermanos” intentan remediar el estado de la nuda vida para convertirse en ciudadanos soberanos de un futuro estado-nación. Burgoyne sostiene que “the emergence of a people, the birth of a nation, the fulfilment of a heroic destiny” [la emergencia de un pueblo, el destino de una nación el cumplimiento de un destino heroico] (2011: 89) son todos elementos del género épico utilizados en la película para resaltar el sentido de comunidad entre los que carecen de derechos, y para reforzar la legitimidad de la demanda de Güemes de poder.

  • 18 En una carta de 1811 a Ignacio Alvarez Thomas, por entonces “la autoridad nacional”, Güemes escribí (...)

13La cuarta hermandad a la que el Güemes de Torre Nilsson pertenece es al selecto grupo de próceres y consejeros militares 18. La amistad de Güemes con San Martín es, desde el comienzo, de incondicional apoyo y mutuo respeto. Cuando es convocado a unirse a sus fuerzas, Güemes rápidamente acepta la visión militar de San Martín quien le encomienda terminar con los ataques realistas y defender el norte. El rol del General salteño como participante de un equipo militar es también evidente cuando se encuentra con Belgrano (Alfredo Iglesias) quien anteriormente lo había reprendido y utiliza el “nosotros” como una forma de hacer explícito su deseo de unidad. La hermandad de Güemes es indiscutible cuando se reúne con Francisco de Gurruchaga (1776-1846) (Roberto Ibáñez), otro salteño que contribuye financieramente con el movimiento de la independencia y actúa como su asesor y mano derecha. Por ejemplo, en una de las escenas finales, Güemes, herido, insiste en cabalgar, pero Gurruchaga le aconseja cuidar de su herida, a lo cual el General responde: “Sigamos, hermano.” Es importante observar que, a diferencia de San Martín, Belgrano y Gurruchaga, quienes habían vivido en la metrópoli y pasado parte de sus años formativos en España, Güemes no había tenido esa experiencia, pero, a pesar de eso era capaz de vincularse con sus pares y verse como parte de un mismo grupo. Por último, la película deja ver que esta hermandad sostuvo a Güemes en sus horas finales, especialmente cuando un emisario español le ofrece asistencia médica a cambio de su promesa de deponer las armas. El líder salteño llama al General Vidt (Lalo Bibe), su segundo a cargo, y le hace jurar que continuará con la lucha por la independencia. Por lo tanto, repitiendo su anterior: “Sigamos hermano”, Güemes apela a un hermano de armas para mantener la causa que le es tan importante y por la cual da su vida.

14La producción de Güemes, la tierra en armas en la convulsionada Argentina de principios de 1970 constituyó un enorme desafío para Torre Nilsson. A las limitaciones de la censura, se sumaba el hecho de abordar la representación de un General casi desconocido por los espectadores urbanos y de clase media. Asimismo ¿cómo representar a un General del ejército sin ser obsecuente con las autoridades militares y alienar al público? Y ¿cómo dar vida a un líder popular sin hacer una apología del populismo y la anarquía? Con inusual mérito, Torre Nilsson personifica a Güemes subrayando su fraternidad con su hermana, sus gauchos, su grupo social, los criollos, y sus colegas militares. Al arraigarlo a varios grupos diferentes, el director buscó ser inclusivo en un país donde primaban las divisiones al tiempo que le quitó barbarie a un líder regional de la independencia, convirtiéndolo en un prócer nacional digno de la convulsionada década de 1970.

Haut de page

Bibliographie

Anónimo, “Ante Güemes: Nuevo film de Torre Nilsson”, La nación, 1 April 1971: n.p.

Anónimo, “El primer gobernador electo por el pueblo”, http://www.martinmiguelguemes.com.ar/gobierno.html (última consulta: 12 de febrero 2015).

Bingham Dennis, Whose lives are they anyway?: the Biopic as Contemporary Film Genre, Rutgers University Press, New Brunswick, New Jersey and London, 2010.

Burgoyne Robert, “Bare Life and Sovereignty in Gladiator” en Robert Burgoyne (ed.) The Epic Film in World Culture, Routledge, London, 2011, p. 82-98.

Chapman James, War and Film, Reaktion, London, 2008.

Colmenares Luis, Martín Güemes. El héroe mártir, Ediciones Ciudad Argentina, Buenos Aires, 1998.

Del Valle Dávila Ignacio, “Independencia y cine histórico en Argentina, Cuba y Chile (1968-1976)”, en Cinémas d’Amérique latine, n. 18 (2010), p. 4-15.

Del Valle Dávila Ignacio, “La actualización de los mitos fundacionales de la nación en el cine histórico-folclórico argentino, la obra del grupo Cine Liberación y el cine histórico cubano (1968-1976)”, en Revista Anphlac, n. 14 (2013), p. 241-264, http://revistas.fflch.usp.br/anphlac/issue/view/105

Erausquin Estela, Héroes de película. El mito de los héroes en el cine argentino, Biblos, Buenos Aires, 2008.

Eberwein Robert, The War Film, New Jersey, Rutgers, 2004.

Gálvez Lucía, Martín Güemes. Baluarte de la Independencia, Alfaguara, Buenos Aires, 2007.

Guber Rosana & Sergio Visacovsky, “La antropología social en la Argentina de los 60 y 70. Nación, marginalidad crítica y el ‘otro’ interno” en Desarrollo económico, n. 40 (2000), p. 289-316.

Keen Maurice, Chivalry, Yale University Press, New Haven, 2005.

Martín Mónica, El gran Babsy. Biografía novelada de Leopoldo Torre Nilsson, Sudamericana, Buenos Aires, 1993.

Sorlin Pierre, “How to Look at A Historical Film” in Marcia Landy, The Historical Film: History and Memory in Media, Rutgers University Press, New Brunswick, 2001, p. 25-49.

Rocha Carolina, “Argentine Film Censorship 1958-1976”, en Vanderbilt Journal of Luso-Hispanic Studies, vol. 10, 2014.

West Cornel, “A Matter of Life and Death”, October n. 61 (1992), p. 20-23, Web Accessed February 9, 2015.

Haut de page

Notes

1 Para más información sobre el ciclo folclórico-histórico, consultar el artículo de Ignacio del Valle Dávila, “La actualización de los mitos fundacionales de la nación en el cine histórico-folclórico argentino, la obra del grupo Cine Liberación y el cine histórico cubano (1968-1976)”.

2 Mónica Martín sugiere que la principal motivación de Torre Nilsson para realizar Güemes, la tierra en armas fue el hecho de que ya había gastado todas las ganancias generadas por El santo y necesitaba otro éxito de taquilla para mantener su estilo de vida del jet-set (1993, p. 207).

3 Casi treinta años más tarde, el historiador Luis Colmenares coincidió con esas palabras (1998: 7).

4 El guión cinematográfico de Güemes surgió del trabajo conjunto de Ulises Petit de Murat, Beatriz Guido, Luis Pico Estrada –veteranos guionistas– y Rodolfo Mórtola. Ulises Petit de Murat ya había recibido un Cóndor de Plata –junto a Homero Manzi– por el guión de La guerra gaucha (Lucas Demare 1942), ubicado en la misma región y periodo que Güemes. La guerra gaucha había sido una película sumamente popular que recibió tres Cóndores de plata: mejor director, mejor film y mejor guión (Manzi y Perit de Murat). A pesar de ciertas transiciones desprolijas entre escenas, resultado de una posproducción hecha en pocas semanas, y de cierta repetición en varias escenas de batallas, Güemes fue nominada para el premio de Dorado en el Festival internacional de cine de Moscú. Para la especialista Estela Erausquin los objetivos didácticos de la película atentan contra su calidad (2008: 167).

5 Tanto Colmenares como Lucía Gálvez describen cómo durante las invasiones inglesas, Güemes participó en la toma de un barco inglés, hazaña hecha por jinetes (1998: 20, 2007: 45).

6 Martín notó que Torre Nilsson “tuvo un especial interés en resaltar la relación [de Güemes] con su hermana Macacha” (1993: 211).

7 Para más información sobre este tema, consultar “Argentine Film Censorship 1958-1976.” (Rocha: 2014).

8 De hecho, Macacha Güemes fue conocida como la “madre de los pobres.”

9 Maurice Hugh Keen se refiere a las clásicas virtudes caballerescas de la lealtad y cortesía (2005: 7).

10 En una carta de 1816 de Güemes a Belgrano, el primero admite, “Mi alma se estremece al verlos desnudos, hambrientos, y sufriendo el rigor de la campaña. Ya no tengo un peso que darles, ni cómo proporcionarlo” (“El primer gobernador” n.p.).

11 Según James Chapman, la fraternidad es un tema frecuente en las películas de guerra (2008: 237).

12 A principios de los años 1970, el cantante argentino Atahualpa Yupanqui (1908-1992) compuso “Los hermanos”, que se transformó en una canción de protesta que enfatizaba la unidad y libertad de los diferentes “miembros de la familia” en alusión a los países latinoamericanos.

13 En una carta de 1815, Güemes describía a los gauchos diciendo: “son hombres cauterizados por los trabajos más ásperos y penosos” (Colmenares 1998: 75).

14 Juan Díaz de Solís (1470-1516) fue un explorador español que al alcanzar el Río Paraná y desembarcar en territorio Charrúa practicó el canibalismo. Por lo tanto, Pezuela compara a los gauchos con caníbales.

15 La historia argentina del siglo XIX probaría qué bien intencionado pero difícil sería este objetivo, ya que primero la anarquía, después el caudillismo, y por último, un gobierno centralizado que sigue vigente hasta el presente, terminaron con la autonomía de las regiones.

16 En 1815, Güemes escribió sobre la necesidad de una reorganización nacional: “¿Cuándo llegará el esperado día en que veamos reunido nuestro Congreso y que compuesto de sabios y virtuosos formen una constitución libre, dicten sabias leyes y transciendan las diferencias y relaciones de las provincias? (Colmenares 1998: 75).

17 Rosana Guber y Sergio Visacovsky describen cómo un grupo de antropólogos sociales a fines de 1960 y principios de 1970 definían al “otro” interno y resaltaban que en aquel tiempo “las particularidades culturales eran rémoras de un pasado a superar” (2000: 292).

18 En una carta de 1811 a Ignacio Alvarez Thomas, por entonces “la autoridad nacional”, Güemes escribía: “Nunca he deseado ser vano sino bueno, un soldado de la patria y un ciudadano honrado” (Colmenares 1998: 77).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Carolina Rocha, « La representación de un líder popular: Güemes, la tierra en armas », Cinémas d’Amérique latine, 24 | 2016, 106-115.

Référence électronique

Carolina Rocha, « La representación de un líder popular: Güemes, la tierra en armas », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 24 | 2016, mis en ligne le 01 décembre 2018, consulté le 24 juillet 2019. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/2853 ; DOI : 10.4000/cinelatino.2853

Haut de page

Auteur

Carolina Rocha

Carolina Rocha es profesora asociada de español en Southern Illinois University, Edwardsville, Estados Unidos. Se especializa en literatura y cine latinoamericanos, temas sobre los que ha publicados numerosos capítulos y artículos académicos. Es la autora de Masculinities in Contemporary Argentine Popular Cinema y la editora de Modern Argentine Masculinities. Recientemente ha coeditado Screening Minors in Latin American Cinema.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals