Navigation – Plan du site

Evita bajo el lente cinematográfico

Ernesto Babino
p. 124-135
Traduction(s) :
Evita face à la caméra

Résumés

Parmi les personnalités latino-américaines les plus célèbres du XXe siècle, Eva Perón fut sans doute la plus représentée dans un projet cinématographique. Privilégiant différents aspects de sa vie publique et privée, les propositions réalisées à ce jour n’ont pas réussi à cristalliser la profusion de sentiments qu’éveille la figure d’Eva dans un film convaincant qui ne verse pas, soit dans la disqualification soit dans l’idolâtrie du personnage historique.

Haut de page

Texte intégral

1Si el cine es emoción a veinticuatro imágenes por segundo, la trayectoria vital de Eva Perón se presenta como una fuente inagotable y tentadora de experiencias sensibles a la hora de concebir una obra cinematográfica: pasión, sacrificio, rechazo, ascensión, padecimiento, amor, odio, revancha, ensañamiento, devoción, idolatría, y tantos otros sentimientos encontrados. Pero el cine todavía no supo cristalizar semejante magma en una película convincente que no segara con la descalificación o la idolatría la mirada hacia este personaje histórico.

2Intentos, los hubo y muchos: desde películas de ficción y documentales, pasando por dibujos animados, reportajes televisivos, óperas rock con mega estrellas de Hollywood y telefilmes, hasta híbridos que pivotean entre el material de archivo y la recreación.

3Entre las personalidades latinoamericanas más célebres del siglo XX, Eva Duarte (1919-1952), esposa del presidente argentino Juan Domingo Perón entre 1945 y 1952, fue una de las que más veces fue objeto de representaciones. Su vida privada y pública, así como su muerte y el posterior destino de su cadáver, alimentaron relatos (no solo cinematográficos) favorables y contrarios a su figura, destacando algún aspecto de su biografía y disimulando otro, privilegiando una perspectiva y modalidad de simbolización.

4El lente cinematográfico comenzó a esculpir la imagen de Evita desde muy temprano, cuando a los 17 años, bajo la dirección de Alberto Etchebehere, uno de los más destacados directores de fotografía de la época de oro del cine argentino, debutó en ¡Segundos afuera!, en un pequeño papel, junto a Pedro Quartucci y Luis Sandrini. Sus apariciones en la gran pantalla se sucedieron en los años siguientes con otras breves intervenciones en La carga de los valientes (Adelqui Millar, 1940), Una novia en apuros (John Reinhardt, 1941) y El más infeliz del pueblo (Luis José Bayón Herrera, 1941), a la par que iba edificando una carrera artística en los escenarios teatrales y en el radioteatro: su imagen y su voz se iban haciendo cada vez más públicas.

5En 1945, parecía empezar a vislumbrar su ansiado sueño de convertirse en una estrella del cine argentino al conseguir un papel de mayor relevancia en La cabalgata del circo, bajo la batuta de Mario Soffici, uno de los directores más importantes de entonces, acompañando a dos grandes figuras del canto y la actuación: Libertad Lamarque y Hugo del Carril, símbolos de los años que vendrían: una, enemistada con Evita y exiliada en tiempos del peronismo, el otro, la voz de la marcha peronista y prohibido tras la caída de Perón.

6Ese mismo año, luego de conocer al por entonces vice-presidente de facto del país, Juan Domingo Perón, Eva conseguía su primer papel protagónico en el cine con La pródiga, dirigida también por Soffici, arañando el preciado estrellato. Sin embargo, esa película nunca se estrenaría en vida de Evita (se estrenó en 1984, con baja asistencia de público), por miedo a que la imagen de quien se convertiría en primera dama se viera afectada por el derrotero del personaje que encarnaba. La primera plana cinematográfica tan perseguida por Evita debía dejar paso a un papel mucho más trascendente en la historia política argentina.

7Durante la siguiente etapa, hasta su prematura muerte en 1952, a los 33 años, Eva Perón ocuparía el centro de las miradas por su protagonismo en la escena política del país, siendo junto a Perón la imagen más visible del gobierno, acompañando a su esposo en los actos públicos y pronunciando encendidos discursos ante las masas, llevando a cabo una labor social activa, enfrentándose abiertamente a sectores del status quo, representando al presidente en Europa, polemizando con sus adversarios políticos, enfrentando acciones desestabilizadoras, promoviendo metodologías poco republicanas, pugnando por los derechos políticos de las mujeres y los suyos propios.

8Allí donde Evita se presentaba públicamente, una cámara registraba el momento y alimentaba al aparato de propaganda y difusión del gobierno, para apuntalar el discurso oficial a favor de la promoción de nuevos derechos sociales y políticos, para atacar a sus adversarios, para fortalecer la imagen de un gobierno que se ofrecía como garante del bienestar de un pueblo. Estas imágenes públicas y publicadas se convertirían en uno de los nutrientes esenciales de la construcción de la imagen de Eva Perón luego de su muerte. Los otros, provendrían de testimonios, reales o fantasiosos, y especulaciones que pretenden dar cuenta del lado no visibilizado de la vida de Eva Duarte de Perón.

Primeras significaciones políticas de Eva en versión documental

9A poco tiempo de su muerte, se produce uno de los primeros relatos que aspiran a cifrar el significado de quién fue Evita, el cortometraje documental Eva Perón inmortal (1952), del prolífico director Luis César Amadori, quien tendría que exiliarse una vez derrocado el gobierno peronista. Producido por la Secretaría de Prensa y Difusión de la Presidencia de la Nación, el corto se construye a partir de material de archivo producido por los noticieros de la época que registraron los funerales públicos multitudinarios, acentuando el dolor del pueblo a través de una pomposa voz over que resalta los valores y la grandeza del personaje, a quien se le rinden los máximos honores de una nación.

10Con la caída del gobierno peronista, la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu quiere dar su versión y el panegírico de Amadori da paso a la diatriba antiperonista para engendrar El mito (1957), un alegato que pretende desenmascarar las mentiras del régimen peronista. Apoyándose también en material de archivo y llamativos carteles que anuncian sus intenciones: “¿Existió Eva Perón o fue un mito?”, “Crímenes y despilfarros de la más cruel dictadura de los tiempos modernos”, “Una lección inolvidable para todos los pueblos amantes de la libertad”.

11Los años que van de 1955 a 1973, conocidos como la Resistencia peronista, fueron tiempos de prohibición y exilio, de lucha por el retorno del líder (Perón), durante los cuales la naciente guerrilla en Argentina y Latinoamérica, en particular el movimiento Montoneros, como señala Beatriz Sarlo, ofrece como consigna vertebral su disposición al sacrificio y a la muerte, ejemplificados en figuras como el Che Guevara, Camilo Torres y Augusto Sandino, y en referentes del siglo XIX de este tipo de heroicidad como Facundo Quiroga, el Chacho Peñaloza y el San Martín austero del cruce de los Andes. Dentro de este contexto, comienza a erigirse la imagen de una Evita revolucionaria.

12Esta es la Evita referenciada en los míticos documentales del grupo Cine Liberación que entendían el hecho cinematográfico como un acto de militancia, un “tercer cine” al servicio de la lucha revolucionaria que pretendía dar a conocer al pueblo la verdadera historia con el objetivo de movilizarlo en pos del regreso de su líder, el general Perón. Así, los documentales de Fernando Solanas y Octavio Getino La hora de los hornos (1966-1968) y Perón, la revolución justicialista (1971) se refieren a Eva Perón como un engranaje más dentro de la serie de héroes que entregaron su vida a la causa de los desposeídos. Esta será una de las facetas de Evita que con mayor o menor intensidad se volverá a visitar en décadas posteriores: la Evita militante y revolucionaria, la que desde su ejemplo de militante social y político se erige como un faro para las generaciones futuras.

Entre la militancia y el melodrama

13Pero habrá otro aspecto que muchas veces se privilegiará por sobre el ideológico a la hora de representar la vida y obra de Eva Perón: su faz melodramática. Algunos pasajes de su biografía serán remarcados y favorecidos para potenciar el interés en los relatos: su condición de mujer, su origen plebeyo, el rechazo de un sector de la sociedad, su enfermedad, el terrible ensañamiento con su cuerpo, entre otros aspectos, servirán para construir una trayectoria vital y post mortem orientada a compadecerse con su destino trágico.

14Así, las obras cinematográficas más importantes que se realizaron en torno a la figura de Eva Duarte: Evita, quien quiera oír que oiga (Eduardo Mignona, 1984), Eva Perón (Juan Carlos Desanzo, 1996), Evita (Alan Parker, 1996) y Evita, una tumba sin paz (Tristán Bauer, 1997) se recostaron unas veces en el lado melodramático, otras en su condición de militante política, a la hora de configurar la imagen de Eva Duarte de Perón.

15Estas, y otras obras de menor envergadura, encuentran en el enfoque y caracterización de diversos motivos y temas en torno a la vida de Evita su anclaje ideológico, tanto por la lectura que hacen de su significación histórica como por el posicionamiento que asumen frente al estatuto de lo cinematográfico.

Eva como espectáculo de masas

16La obra de ficción que más contribuyó a popularizar la imagen de Eva Perón en el mundo fue sin duda la ópera rock Evita, de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice, llevada al cine por Alan Parker en 1996.

17A finales de 1973, luego de escuchar un programa de radio dedicado a la figura de Eva, el letrista británico Tim Rice pensó que había encontrado los ingredientes necesarios para un musical que maravillara al mundo: una mujer, ascenso social y mucho glamour, y también pensó en el músico Andrew Lloyd Webber, junto a quien había experimentado el éxito con Jesucristo Superstar (1972). El resultado fue, primero, un álbum conceptual (1975) con la dulce voz de Julie Covington y, luego, un espectáculo teatral en el West End de Londres (1978), con la interpretación de Elaine Page. El éxito fue inmediato, confirmado y potenciado en Broadway, con nuevos intérpretes y cambios en el argumento para atemperar la empatía con el personaje, al que se terminó presentando como “una cruel Lady Macbeth de América latina”, según palabras de la investigadora Victoria Allison.

18Tim Rice se había basado para escribir su argumento en dos biografías marcadamente contrarias a la figura de Eva Perón: Bloody Precedent, de Fleur Cowles y La mujer del látigo, de Mary Main, obras que adolecen de rigor histórico y que están plagadas de las habladurías antiperonistas de la época. Esto se trasladó a la película que hizo Alan Parker y cuyo guión escribió junto a Oliver Stone. En el film de Parker se perfila un personaje sin matices y dominado por las mayúsculas: Ambición, Codicia, Rencor, que la poco sutil interpretación de Madonna subraya y empobrece.

19Más allá de la mirada más o menos benevolente con el personaje, la Evita de Alan Parker carece por completo de rigor histórico y apuesta por la grandilocuencia de la puesta en escena en función de presentar a Eva Perón como una inescrupulosa mujerzuela dispuesta a hacer lo que sea para alcanzar la cima. El cine para Parker es un espectáculo en función de lo cual todo vale.

20La película comienza en un cine en el que se suspende una función para anunciar la muerte de Evita, tras lo cual todos los espectadores se abrazan y lloran desconsoladamente, de manera exagerada y poco convincente. De entre todos ellos se destaca la figura del personaje que encarna Antonio Banderas, quien se diferencia del resto: él no llora y denuncia lo que observa a su alrededor, revelando la impostura en la que vivían los argentinos por entonces, siendo la figura de Evita su epítome. Así, Banderas se erigirá en el narrador del film, encarnando distintos personajes que serán testigos, siempre críticos, de los momentos más trascendentes en la vida de Eva Perón, desde su infancia hasta su muerte.

21Cabe aclarar que en las primeras versiones de la ópera rock, este personaje era el mismísimo Che Guevara. En declaraciones al diario británico The Guardian, Tim Rice reconocía: “Inicialmente, tenía pensado contar la historia desde el punto de vista del peluquero de Eva. Pero de pronto se me prendió una lamparita cuando descubrí que el Che Guevara también venía de la Argentina y que vivía allí cuando Perón estaba en el poder. Entonces pensé: un momento, el Che será mucho más interesante que un peluquero desconocido. De esta manera, tenía dos íconos por el precio de uno 1.”

22La falta de rigor histórico de la película de Alan Parker es evidente y fácilmente comprobable, no resiste el menor análisis y seguramente no se debió a que dispusieran de información equivocada. Podemos identificar dos motivaciones principales para que ello se haya producido así. En algunos casos, las alteraciones obedecen al diseño del perfil psicológico del personaje: irracional, vengativo y ambicioso; en otros, la diferencia entre la ficción y la realidad histórica se debe a la preferencia por escenificar el drama con el mayor grado de espectacularidad posible.

23Muchos de los relatos sobre la vida de Evita comienzan en el momento en que Eva, junto a su madre y hermanos, asiste al velatorio del padre. Parecen buscar en este hecho una explicación psicológica de su conducta personal y política posterior. Como si el hecho de ser hija natural y no poder despedir a su padre muerto con los mismos derechos de los hijos oficialmente reconocidos marcara de por vida sus acciones futuras.

24Al momento de representar esta escena, todas las ficciones coinciden en mostrar el rechazo de la familia “legítima” del padre hacia la madre de Eva y sus hijos “bastardos” cuando quieren asistir al velatorio, remarcando la humillación sufrida (un hecho cuestionado por algunos estudios evitistas). El film de Alan Parker, al recrear esta situación, hace hincapié en el carácter escandaloso del hecho, enfrentando a las dos viudas de forma grotesca, construyendo desde el comienzo de la película personajes-caricaturas de trazo grueso. La Evita niña de Parker contiene el germen de su personalidad madura, es pura reacción, puro impulso irracional, se escabulle de su madre, corre hacia el ataúd del padre, lo besa y, al ser separada violentamente del féretro, grita y solloza dramáticamente como en una ópera italiana. Este carácter operístico es reforzado inmediatamente por el director al concatenar esta escena con los futuros funerales magnánimos de Evita.

25Otra anécdota sobre sus primeros años muchas veces repetida es el supuesto romance con el cantante de tango Agustín Magaldi, aunque perteneciente más a la mitología que a la Historia, es incorporada sin escrúpulos en la versión de Hollywood. En esta escena, Parker presenta una Evita quinceañera (protagonizada por una Madonna casi llegando a los cuarenta…) ambiciosa y calculadora que utiliza su cuerpo como anzuelo para atrapar a un ingenuo Magaldi, quien no tiene más remedio que llevársela a Buenos Aires bajo amenazas de hacer público el escándalo. Este carácter conspirativo y desvergonzado, si bien estará presente durante todo el film, se verá matizado por el lirismo de la música de Lloyd Webber y la enfermedad, que le brindarán un cariz más trágico y compasivo al personaje.

26La necesidad de privilegiar lo espectacular por sobre el rigor histórico también hará que esta Evita asuma un rol central en la movilización del 17 de octubre de 1945 y que a la hora de representar su renuncia a la vicepresidencia (uno de los hechos más dramáticos de su vida política) se escenifique el anuncio en los balcones de la Casa Rosada frente al pueblo concentrado en la Plaza de Mayo, cuando en realidad Evita lo hizo por radio.

Eva mujer política

27En torno a la imposibilidad de postularse a la vicepresidencia de la nación pivotea Eva Perón, la película que dirigió Juan Carlos Desanzo en 1996 y que se presenta como fuerte contrapunto del film de Alan Parker.

28La película de Desanzo, en especial el guión escrito por José Pablo Feinmann, ostenta la voluntad de ofrecer una mirada más reflexiva y compleja del personaje histórico, introduciendo el debate político en el seno mismo del film. La película consigue ofrecer esta reflexividad gracias a líneas de diálogo muy bien elaboradas y una estructura narrativa que favorece la lectura especular, entretejiendo más de cincuenta escenas breves de la vida de Evita para que los enunciados resuenen entre sí, con una clara voluntad de interpretación de la historia argentina, ya que al intentar explicar la conducta de Eva entrelaza la coyuntura que le tocó protagonizar con presagios del futuro político del país. Muchas de las frases que pronuncia Eva la convierten en una suerte de profeta de lo que vendría: golpe de Estado de 1955, fusilamientos de José León Suárez, prohibición de los signos peronistas, reivindicación de su figura por parte de la Resistencia peronista y los movimientos guerrilleros de los años 1960 y 1970.

29En los primeros diez minutos se muestran todas las cartas con las que se jugará a lo largo de la película: el apoyo incondicional del movimiento obrero a Eva, las dudas de Eva sobre el apoyo político de Perón hacia ella, el rechazo de los militares, la jerarquía eclesiástica y la oligarquía hacia su figura y la reivindicación personal que busca Evita frente a su condición de hija bastarda. La narración se estructurará a partir de las pretensiones de Eva de integrar la fórmula presidencial junto a Perón para las elecciones de 1952, con escenas que muestran el sostén de los trabajadores, las cavilaciones de Perón con sus compañeros de armas, los movimientos sediciosos de un sector del ejército que intentará un golpe de Estado y, fundamentalmente, escenas de alcoba entre Eva y Perón y de Eva con sus colaboradores, con confesiones privadas de dimensión pública, apelando al montaje paralelo y el uso de flashbacks para favorecer la reflexividad antes mencionada.

30Hay una situación tipo a la que la película vuelve una y otra vez: en la intimidad de su habitación, Eva interpela a Perón para que se juegue por ella y la postule como su compañera de fórmula:

Eva: ¿Qué opinás?
Perón: No va a ser fácil.
Eva: Para mí nunca nada fue fácil.

31Después, mirándose al espejo, se acuerda de cuando niña permaneció quieta frente al cadáver de su padre, negándose a besarlo como sí lo habían hecho su madre y hermanos. En este momento, la cámara de Desanzo privilegia el primer plano de la niña, generando una imagen-afección que la marcará a fuego para el resto de su vida, imagen que se reforzará con la reverberación de su voz en off preguntando, ya adolescente, a su madre “¿qué es una bastarda?”.

32Unos minutos más tarde en la película, en otra escena de alcoba entre Eva y Perón, se retomará esta situación y, entremezclando experiencia personal y ambición política, Eva dirá: “siempre fui una bastarda, una ilegítima, ahora quiero ser parte del Estado, quiero tener derechos, quiero la vicepresidencia”. Sin embargo, el guión intentará superar la mera lectura psicoanalítica de la conducta política de Eva, incorporando otros personajes para dar una dimensión social a la problemática del excluido. Así, cobrará un rol muy importante Paquito, su famoso modisto, quien en otra conversación privada en la alcoba de Eva exclamará: “ser puto, ser pobre y ser Eva Perón en este país despiadado es la misma cosa”.

33A pesar del acierto de algunas escenas y la agudeza de las líneas de diálogo, la dinámica reflexiva que propone el guión de Feinmann encuentra sus limitaciones en una puesta en escena, en general, esquemática y contracturada, en la elocuencia y afectación de muchos actores al pronunciar sus parlamentos y en el excesivo dominio de los enunciados verbales por sobre las construcciones visuales, características comunes en el cine argentino de 1990 que dejan a mitad de camino la propuesta de Desanzo.

34Un párrafo aparte merece la interpretación de Esther Goris. Pocas veces el cine latinoamericano ofreció una actuación tan contundente y creíble de un personaje histórico conocido mundialmente. Sus manos, la postura de su cuerpo, el rictus de su boca al espetar sus afiladas y por momentos hirientes sentencias, el pathos entre trágico y sublime de su cuerpo desmaterializado por el cáncer, que Beatriz Sarlo ve en la Evita histórica y que Goris consigue transmitir, configuran una interpretación excepcional, como fue la figura de Eva Perón.

35La importancia histórica de Eva Duarte de Perón y el interés en su representación se evidencia también en la gran cantidad de actrices y cantantes reconocidas que la interpretaron, tanto en el cine, como en el teatro: Flavia Palmiero, Esther Goris, Laura Novoa, Julieta Díaz, Elena Roger, Paloma San Basilio, Nacha Guevara, Madonna, Fay Dannowe, Lidia Barroso, Cristina Banegas, Marilina Ross, Soledad Silveyra, Luisina Brando, Julieta Cardinali, Mónica Ayos, Andrea del Boca, Alejandra Darín, entre tantas.

Eva y la memoria

36Con la recuperación de la democracia en 1983, luego de siete años de la más cruenta dictadura militar, las consignas de “memoria, verdad y justicia” adquirieron una dimensión central en Argentina, entremezclándose en todos los estratos de la vida cultural del país. En este contexto, en el cual la cuestión de los desaparecidos fue la temática central durante muchos años en la cinematografía argentina, Eduardo Mignona realiza el documental Evita, quien quiera oír que oiga (1984).

37Mignona mantiene durante todo el relato una mirada afectiva hacia el personaje a partir de la ilusión de una adolescente del interior bonaerense que viaja a la capital con el sueño de convertirse en actriz. El director reconstruye la vida de Evita entrelazando material de archivo, testimonios y dramatizaciones, haciendo foco en el valor de la memoria y el compromiso político. Entre los aciertos de la película, el más destacado es el ensamble de la Eva histórica de las imágenes de los noticieros de la época con la Eva de ficción a la que le presta su imagen una joven y bella Flavia Palmiero y su voz la cantante Silvina Garré, a partir de cuyo canto el montaje sonoro logra construir un espacio de encuentro entre el mundo histórico y el diegético. La canción principal de la película, compuesta por Lito Nebia, cuya estrofa principal decía “Nos matan la memoria, nos quitan las palabras”, se convirtió en un emblema de esos años de recuperación democrática.

38Lo menos logrado del film es la forma convencional y plásticamente poco interesante del registro de los testimonios y la manera en que los introduce dentro del conjunto de la película. Sin embargo, el contenido de muchos de estos testimonios es fundamental como evidencia de la voluntad política del realizador, como aquel del escritor Dalmiro Sáenz que, como una suerte de alter ego del propio Mignona, al identificar cuál creía él que era la lectura adecuada que había que hacer de la figura de Eva Perón, dice: “éramos hijos del nepotismo ilustrado, creíamos en la inteligencia y no en la sabiduría, creíamos en la erudición y no en la cultura, no sabíamos que la cultura es la memoria de los pueblos y que toda cultura que no es popular no es cultura, éramos unos idiotas”.

39Para esta película, a través de su retrato afectuoso y reivindicativo, en Evita se condensaban valores como lo popular, la voluntad de cambio, la justicia social, la lucha y el sufrimiento, en definitiva, con este retrato de Evita se pretendía asimilar la figura de Eva al espíritu de los desaparecidos.

El cuerpo de Eva

40Otra similitud entre Evita y los desaparecidos es el destino trágico de sus cuerpos. En el documental televisivo producido por el Channel Four de Inglaterra Evita, una tumba sin paz (1997), Tristán Bauer, con investigación periodística y guión de Miguel Bonasso, realiza un pormenorizado relato de las vejaciones a las que fue sometido su cuerpo por parte de la dictadura militar que derrotó a Perón en 1955, su desaparición y posterior enterramiento clandestino en un cementerio de Milán con identidad falseada, la recuperación y repatriación de sus restos en 1974, y su sepultura en el cementerio de la Recoleta. Se trata del reportaje televisivo más logrado en torno a la figura de Eva Perón.

41Recientemente, la película Eva no duerme, de Pablo Agüero, presentada en la competencia internacional del último Festival de Cine de Mar del Plata, retoma la misma problemática pero desde una propuesta de ficción, con un registro teatral y antinaturalista que resulta poco eficaz por lo fragmentado y dispar del relato, en un intento más de hablar de la historia argentina reciente a través del cuerpo de una de sus figuras públicas fundamentales.

42Si como dice el escritor César Aira, “Eva Perón es un mito para argentinos: un cuento que todos conocemos y que no nos cansamos de que nos vuelvan a contar”, el futuro nos ofrecerá nuevas propuestas estéticas en torno a la vida de Evita.

Buenos Aires, 27 de julio de 1952

Buenos Aires, 27 de julio de 1952
Haut de page

Bibliographie

Bibliografía

Larson Dolane, Evita Real vs. Evita ópera-rock, publicado en http://www.evitaperon.org/

Sarlo Beatriz,“Las virtudes pasionales”, en Suplemento Radar de Página12, domingo 10 de agosto de 2003.

Sarlo Beatriz, La pasión y la excepción, Siglo XXI, Buenos Aires, 2003.

Trombetta Jimena, “La representación de Eva Perón en el cine argentino”, en Una historia del cine político y social en Argentina, Ana Laura Lusnich y Pablo Piedras (ed.), Nueva Librería, Buenos Aires, 2011.

Trombetta Jimena, “Breve acercamiento histórico sobre las representaciones que se hicieron sobre Eva Perón”, La revista del CCC, enero-agosto 2012, n. 14/15.

Allison Victoria, “White Evil: Peronist Argentina in the US Popular Imagination Since 1955”, American Studies International, Febrero 2004, 2.

Filmografía destacada

Eva Perón inmortal (Luis César Amadori, 1952, cortometraje)

El mito (Revolución libertadora, 1957)

La hora de los hornos (Fernando Solanas y Octavio Getino, 1968)

Una mujer, un pueblo (Carlos Luis Serrano, 1970-1974)

Perón, la revolución justicialista (Fernando Solanas y Octavio Getino, 1971)

Evita Perón (Historia de un mito) (Marvin J. Chomsky, 1981)

Evita, quien quiera oír que oiga (Eduardo Mignona, 1984)

El misterio de Eva Perón (Tulio Demicheli, 1987)

Permiso para pensar (Eduardo Meilij, 1989)

Gatica, “el mono” (Leonardo Favio, 1993)

Eva Perón (Juan Carlos Desanzo, 1996)

Evita (Alan Parker, 1996)

Evita, una tumba sin paz (Tristán Bauer, 1997)

Perón, sinfonía del sentimiento (Leonardo Favio, 1999)

Los ojos que miraron a Evita (Martín Blanco y Daniel Soria, 2002)

¡Ay Juancito! (Héctor Olivera, 2004)

Evita, una mirada (Manuel Gómez, 2005)

Juan y Eva (Paula de Luque, 2011)

Eva de la Argentina (María Seoane, 2011)

Eva no duerme, (Pablo Agüero, 2015)

Filmografía Eva Duarte como actriz

La pródiga (Mario Soffici, 1945)

La cabalgata del circo (Mario Soffici y Eduardo Boneo, 1945)

El más infeliz del pueblo (Luis José Bayón Herrera, 1941)

Una novia en apuros (John Reinhardt, 1941)

La carga de los valientes (Adelqui Millar, 1940)

¡Segundos afuera! (Chas de Cruz y Alberto Etchebehere, 1937)

Haut de page

Notes

1 Fuente sitio web de The Guardian: https://www.theguardian.com/stage/2014/sep/09/how-we-made-evita-tim-rice-elaine-paige
“How we made Evita: Tim Rice and Elaine Paige”, entrevista de Laura Barnett, en
The Guardian, 9 de septiembre de 2014 (traducción del autor).
Texto original: Initially, I was planning to tell the story from the point of view of Eva’s hairdresser. But I had a lightbulb moment when I discovered that Che Guevara was from Argentina, and had been there when the Peróns were operating. I thought: “Hang on – Che would be much more interesting than some unknown hairdresser. That way, I get two icons for the price of one.”

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ernesto Babino, « Evita bajo el lente cinematográfico », Cinémas d’Amérique latine, 24 | 2016, 124-135.

Référence électronique

Ernesto Babino, « Evita bajo el lente cinematográfico », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 24 | 2016, mis en ligne le 01 décembre 2018, consulté le 21 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/2997 ; DOI : 10.4000/cinelatino.2997

Haut de page

Auteur

Ernesto Babino

Ernesto Babino es licenciado en ciencias de la comunicación (Universidad de Buenos Aires-UBA). Cursó estudios de posgrado en la Facultad de Ciencias Sociales (UBA). Actualmente, cursa el doctorado en artes en la Universidad Nacional de La Plata, línea de formación en arte contemporáneo latinoamericano. Dicta los seminarios “Cine argentino hoy: desde los 60 a la actualidad” y “Cinematografía, cultura y sociedad en América Latina”, en la maestría en estudios de cine y teatro argentino y latinoamericano (UBA). Participó en el libro colectivo Personalidad del Cine Latino Americano, publicado por el Instituto Europeo de Cultura (Bucarest, 2006), con un estudio sobre el nuevo cine argentino. Periodista y crítico de cine, colabora en publicaciones nacionales y extranjeras.

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals