Navigation – Plan du site

La excepción cultural y el cine francés

Serge Regourd
Traduction de Nicolás Walker
p. 183-185
Cet article est une traduction de :
Exception culturelle et cinéma français

Texte intégral

La Liberté guidant le peuple, Eugène Delacroix (1830), détail.

La Liberté guidant le peuple, Eugène Delacroix (1830), détail.

1El dinamismo del cine francés está directamente relacionado con aquello que de ahora en adelante acordaremos llamar “excepción cultural”. Los orígenes de esta son antiguos, específicamente, se remontan a los días posteriores de la Segunda Guerra mundial. Los famosos acuerdos francoestadounidenses Blum-Byrnes (nombres de los negociadores), firmados en Washington el 28 de mayo de 1946, establecieron un préstamo financiero de Estados Unidos a Francia como contrapartida a la apertura del mercado interno francés hacia las exportaciones de la industria del cine norteamericano. Así, con la anulación de una deuda de 1.800 millones de dólares y la aprobación de un nuevo crédito de 500 millones, las salas francesas debieron abrirse generosamente para exhibir las películas norteamericanas. La proyección del cine francés se redujo, estableciéndose “un coto” de cuatro semanas por trimestre, es decir, menos de un tercio del total de las proyecciones.

2Este acuerdo, todo un símbolo de las relaciones entre los Estados Unidos y los Estados europeos, representadas esta vez en el poderoso terreno del cine, finalmente favoreció tanto a los intereses económicos como a las representaciones culturales del american way of life, lo que se expresó en el famoso consejo del Presidente Roosevelt, cuando les dijo a los dirigentes de las grandes compañías hollywoodenses : “Envíen las películas, luego seguirán los otros productos.”

3Pero este acuerdo político suscitó una fuerte oposición de los profesionales del cine francés liderados por el sindicato de cine de la CGT, quienes denunciaron las amenazas de la hegemonía norteamericana. Se constituyó un “comité de defensa del cine francés” y se organizaron grandes manifestaciones encabezadas por las más populares estrellas de la gran pantalla francesa. A partir de esta oposición a los acuerdos francoestadounidenses, se creó la esencia de los dispositivos de fomento al cine francés. En 1948 se instauró un fondo de ayuda financiera que en 1953 se transformó en el fondo para el desarrollo de la industria cinematográfica que luego, en 1959, tomó su forma actual como el sistema de apoyo y de regularización del cine francés, conjugando las áreas de financiamiento público y de protección jurídica, a beneficio del cine francés.

4Precisamente, este origen particular permitió que el cine francés se desarrollara, transformándose en uno de los más importantes del mundo y en el más importante de Europa. Sin embargo, volvió a ser amenazado algunas décadas más tarde, a partir de 1986, debido a las negociaciones de comercio multilaterales en el marco de la GATT (General Agreement on Tariffs and Trade, Acuerdo General sobre las Tarifas Aduaneras y de Comercio) y en 1994 con la creación de la OMC (Organización Mundial de Comercio). El objetivo de estas negociaciones consistía en liberalizar, es decir restablecer en el mercado, un conjunto de “servicios”, entre los cuales figuran, además de la salud y la educación, el conjunto de actividades culturales que Estados Unidos define como las “industrias del entretenimiento”. Aquella liberalización habría tenido como efecto desestabilizar el conjunto de los dispositivos de fomento al cine francés, sean estos jurídicos o financieros. Pero estas modalidades de fomento de la industria del cine son consideradas en realidad, según los principios del libre comercio, contrarios a la competencia y a la libertad de comercio.

5Los profesionales franceses de la industria del cine y del mundo audiovisual supieron, nuevamente, responder de forma eficaz a este intento de desestabilización, haciendo prevalecer la “excepción” para el cine, lo audiovisual y en términos generales para la cultura, contra el principio de liberalización.

6Sobre la base de la “excepción cultural” se hizo posible que perduraran y se consolidaran los mecanismos de fomento a la producción cinematográfica y su explotación comercial, gracias a los procedimientos virtuosos de ahorro obligatorio, permitiendo a las distintas áreas del cine (salas, derechos de TV, ediciones DVD…) financiar bajo un modelo que incluye las ayudas automáticas y las selectivas.

7Pero esta “excepción cultural” aún es frágil. Depende demasiado de la voluntad política: de acuerdo a la lógica de la OMC y de su convención más importante (la AGCS, Acuerdo General sobre los Comercios de Servicios), las negociaciones de liberalización deben retomarse en intervalos de 5 años. Además, y sobre todo, no habiendo conseguido imponer su punto de vista en el marco multilateral de la OMC, los Estados Unidos han elegido multiplicar los acuerdos bilaterales en donde pueden ejercer una presión más directa, más frontal –como, por ejemplo, lo han realizado con diversos países, desde Marruecos a Corea del Sur– y así obtener la liberalización del sector en cuestión. Esto lo han hecho país por país…

8La “mutación numérica” es también utilizada como “caballo de Troya” cuando se intenta introducir a la creación cinematográfica y audiovisual dentro de un conjunto indistinto de servicios numéricos, diluyendo los enclaves artísticos y estéticos específicos del cine…

9En este momento, en el contexto de negociaciones de un tratado de liberalización transatlántica entre Estados Unidos y Europa (TAFTA), Francia ha tenido que reivindicar la “excepción cultural” para rechazar la inclusión del cine y de lo audiovisual en las negociaciones. Mientras tanto, en el marco de la UNESCO el 2005, se promulgó un convenio referido a la diversidad cultural (convenio sobre la protección y la promoción de la diversidad de expresiones culturales). Numerosos responsables políticos y del sector cinematográfico –y cultural– imaginaron que este convenio podía constituir un instrumento jurídico “perjudicial” permitiendo desestabilizar la posición demasiado defensiva de la “excepción cultural”. Sin embargo, este convenio está en realidad desprovisto de toda potencia jurídica, ya que no formula ninguna obligación legal, ninguna prohibición real, cualquiera que sea su interés sobre el terreno político y pedagógico. La defensa de las protecciones del cine francés requiere por lo tanto, hasta el día de hoy, del argumento de la “excepción cultural”.

10Frente a las pretensiones cada vez más insolentes de una concepción de la Humanidad reducida a los intercambios comerciales, la “excepción cultural” se constituye en la expresión de una forma de resistencia de alcance antropológico para defender a las culturas nacionales de la diversidad cultural de la humanidad.

Haut de page

Table des illustrations

Titre La Liberté guidant le peuple, Eugène Delacroix (1830), détail.
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3452/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Serge Regourd, « La excepción cultural y el cine francés », Cinémas d’Amérique latine, 24 | 2016, 183-185.

Référence électronique

Serge Regourd, « La excepción cultural y el cine francés », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 24 | 2016, mis en ligne le 01 décembre 2018, consulté le 24 juillet 2019. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/3452 ; DOI : 10.4000/cinelatino.3452

Haut de page

Auteur

Serge Regourd

Profesor de la Universidad, Toulouse 1 Capitole. Director del Institut du droit de la Culture et de la Communication (IDETCOM).

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals