Navigation – Plan du site
Caliwood

Cali. Cine, cultura & cinefilia

Ramiro Arbeláez
p. 8-21
Traduction(s) :
Cali. Cinéma culture & cinéphilie [fr]

Résumés

Parcours historique du cinéma et de la cinéphilie à Cali depuis les années 1950, prenant en compte les caractéristiques urbaines, culturelles et artistiques de Cali, qui ont déterminé, accompagné et influencé ou inspiré les films et les documentaires réalisés.

Haut de page

Entrées d’index

Palabras claves :

Cali, cine caleño, cinefilia, cultura, historia
Haut de page

Texte intégral

  • 1 Hermil Tulio, Qué es el cine ?, Revista Cine Universal, n. 1, Cali, 1913.
  • 2 Ver “Garras de Oro: the Intriguing Orphan of Colombian Silent Film”, en The Moving Image, The journ (...)

1Cali se ha venido configurando como un mito cinematográfico debido a varios hechos donde la ciudad aparece como pionera y cuya explotación debe más a una ideología propia del record guinness, que a una evolución surgida de políticas culturales o públicas del Estado. Algunos ejemplos: la primera crítica de cine se publicó en Cali en 19131. Cali fue la sede de la empresa que produjo el primer largometraje de ficción colombiano, María (Calvo y Del Diestro, 1921), aunque el rodaje se hizo en la vecina población de Buga y en la Hacienda El Paraíso. En Cali se realizó el primer largometraje sonoro de ficción colombiano Flores del valle (Calvo, 1942). También se rodó el primer largo de ficción en colores, La gran obsesión (Ribón Alba, 1955). Hace poco descubrimos que una película muda de 1926, producida por caleños pero hecha en Italia, fue la primera película anti-imperialista: Garras de Oro, dirigida por el caleño Alfonso Martínez Velasco2.

Flores del valle (1942), de Máximo Calvo Olmedo

Flores del valle (1942), de Máximo Calvo Olmedo

Flores del valle (1942), de Máximo Calvo Olmedo

Flores del valle (1942), de Máximo Calvo Olmedo

2Pero nada sacamos con plantear la relación de Cali con el cine en términos de competencias. Es más útil tratar de caracterizar esa relación en términos de influencias, determinaciones e inspiraciones: ¿qué hechos de la ciudad han permitido la realización y el disfrute del cine? Para eso debemos no solo enfocarnos en el cine, sino en la ciudad y sobre todo, en las culturas de la ciudad.

  • 3 Carranza Eduardo, verso tomado del poema Cali en mi corazón, reproducido en una placa del Parque de (...)

3Finalizando la década de 1950, Cali tenía 470.000 habitantes. Una ciudad luminosa y cálida durante todo el año, a mil metros de altura, situada en el fértil y extenso Valle del Río Cauca, al lado de una cadena de montañas que la separan del mar Pacífico y por donde entra la brisa que apacigua el calor al caer la tarde. En esa época el poeta Eduardo Carranza se inspiró en ella para decir que “Cali es un sueño atravesado por un río3”.

4Colombia llevaba más de una década de violencia política bipartidista (partidos liberal y conservador) azotando los campos y empujando migrantes a las ciudades, fenómeno que se había agudizado tras el asesinato, en plena campaña presidencial, del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán en Bogotá (1948). Cali venía de un período de rápida industrialización (1944- 1955) que había contado con la fundación de empresas nacionales y extranjeras que demandaban abundante mano de obra y que continuaban produciendo un rápido crecimiento desordenado de la ciudad, haciendo aparecer nuevos barrios, especialmente en la planicie oriental (lo que después sería el sector de Aguablanca) y las laderas occidentales (barrio Siloé y circunvecinos). Los inmigrantes eran tanto mestizos venidos de regiones vecinas al Norte del valle, como negros provenientes de la costa del Pacífico e indígenas venidos del Sur, afianzando el rasgo pluriétnico y multicultural que ha distinguido la ciudad. Sin embargo, seguía imponiéndose la cultura aristocrática de la clase dirigente –que detentaba el poder económico y político– con su mentalidad patriarcal y conservadora, frente a otras culturas que habitaban la ciudad en espacios populares, a pesar de las ideas modernizadoras y liberales que empezaban a circular con fuerza en algunos círculos, especialmente de la clase media; y a pesar de que se comenzaba a dar un giro al costumbrismo y al nacionalismo imperante en el pasado del arte nacional.

Jorge Eliécer Gaitán

Jorge Eliécer Gaitán

5Uno de esos círculos de intelectuales que empezaron a cambiar la ciudad era liderado por Maritza Uribe de Urdinola, quien en 1956 había creado el Club Cultural La Tertulia, que instaló su sede en una casa del tradicional barrio San Antonio, donde se mostró la obra de los más importantes artistas colombianos de la plástica. Con el empuje del grupo de La Tertulia se organizaron los Festivales de Arte de Cali desde 1961, donde se pudo apreciar tanto el arte colombiano del momento, como buenas dosis de las artes de varios países americanos, de la literatura, del teatro y también del cine europeo contemporáneo.

Los años 1970

6Al comenzar la década de 1970 la ciudad había cambiado completamente. Se había doblado el número de habitantes y seguía un crecimiento desordenado a pesar de los esfuerzos oficiales; la brecha social entre clases se había profundizado.

  • 4 Arias Ortiz Liliana, “Ciudad mutante : transiciones culturales de Cali durante la segunda mitad del (...)

“Si el desarrollo técnico y la industrialización trazaron el devenir de la ciudad en la fase de urbanización, el desarraigo, la exclusión y la pobreza caminaron de su mano. La obra artística vivificó estas tensiones. Precisamente, en el ejercicio de pensamiento independiente, y en la actitud crítica y creativa que caracterizó el espíritu cultural de Cali entre las décadas de 1960 y 1970 identificamos su verdadera modernidad social y cultural4.”

7En 1971, la designación de Cali como sede de los VI Juegos Panamericanos conseguida por algunos dirigentes de la ciudad, fue entendida por ellos como un medio de disminuir el atraso en el desarrollo urbano y una oportunidad para dotar a Cali de una batería de escenarios deportivos a nivel masivo. Todavía hoy muchos consideran que los Juegos partieron en dos la historia de la ciudad. Sin embargo, este evento resultó siendo solo un cambio en su epidermis porque las obras sirvieron solo de maquillaje a una ciudad con profundos problemas sociales, como lo denunció el mediometraje documental Oiga Vea (Luis Ospina y Carlos Mayolo, 16 mm, 1971), filmado desde el punto de vista de los excluidos, y donde por primera vez se les da la palabra a ellos y se omite el uso de un narrador fuera de cuadro.

María Uritze de Guardiola

María Uritze de Guardiola
  • 5 González Katia, Cali ciudad abierta. Arte y cinefilia en los años setenta, proyecto editorial de Ta (...)

8El documental Oiga Vea había sido auspiciado por Ciudad Solar, una casa cultural de jóvenes rebeldes que acababa de abrirse en el centro de la ciudad bajo la protección del fotógrafo y editor Hernando Guerrero, con la que se propició una alternativa de expresión para un grupo de artistas e intelectuales marginados del poder cultural. La galería de arte de Ciudad Solar, dirigida por Miguel González, hizo exhibiciones de artistas colombianos consagrados, pero también permitió el lanzamiento de varios principiantes. Allí expuso por primera vez Óscar Muñoz (noviembre 1971), así como el fotógrafo Fernell Franco (marzo 1972). El interés por el universo popular está presente en Muñoz y en Franco, que coincidieron con el dibujante Ever Astudillo, tres artistas que recrean con sus obras una ciudad de sombras y luces fuertes que se cuelan por pasillos y ventanas, de personajes expectantes en penumbra, en esquinas o umbrales solitarios, de siluetas apenas sugeridas, de fachadas de barrio con sus elementos geométricos característicos, de objetos gastados por el uso cotidiano, de adornos de la imaginería popular, de pertrechos de un viajero que acaba de llegar o se dispone a salir, etc. Estas coincidencias se hicieron explícitas en una exposición que el Museo La Tertulia les dedicó a los tres en 1979. Pero este gusto lo comparten también con un fotógrafo más: Eduardo “la Rata” Carvajal, quien se convertiría después en el foto-fija (testimonio) de casi todas las películas caleñas realizadas desde los años 1980. Carvajal acompañaba con frecuencia a Muñoz y a Franco en sus recorridos por la ciudad. La historiadora Katia González dice que las fotografías de Franco y Carvajal “se convirtieron en referencias para los dibujos de Muñoz5”.

Museo de Arte Moderno La Tertulia, Cali

Museo de Arte Moderno La Tertulia, Cali
  • 6 Ulloa Alejandro, La salsa en Cali, Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín, 1989.
  • 7 Ibid.
  • 8 Arias María Fernanda, Movie audiences, modernity and urban identities in Cali, Colombia, 1945-1980, (...)

9Estas recreaciones del universo popular tienen un componente común a casi todos los artistas que en esa época trabajaron con esa referencia: la música. Pero no cualquiera, sino la cubana, la antillana y la salsa. La primera había comenzado a entrar a Cali en los años 1940 por el puerto de Buenaventura, donde los marineros llegaban con los últimos acetatos salidos en el mercado del norte, pero fue la industria de la radio la que se encargó de difundirlos. Las “zonas de tolerancia” y los bares de los barrios populares fueron los primeros sitios en donde se cultivó este género, pero rápidamente esta música conquistaría también a las clases medias6. De manera que los caleños además de escuchar aprendimos a bailar esta música como si fuera propia. Así llegó el mambo, el chachachá y la pachanga en las siguientes décadas. Tanto el antropólogo urbano Alejandro Ulloa7, como después la comunicóloga María Fernanda Arias8, han demostrado la importancia que tuvo el cine para las clases populares de Cali, sobre todo cierto cine mexicano (TinTan, Resortes, las rumberas) y estadounidense (musicales, especialmente con Fred Astaire, Gene Kelly, Ginger Rogers) con los que los caleños afianzamos la competencia para el baile y el gusto por el melodrama y la música popular durante las décadas de 1940 y 1950.

  • 9 Caicedo Adolfo (Universidade los Andes), Bomba Camará de Umberto Valverde : el barrio, microcosmos (...)

10La vida de los barrios populares también despertó el interés de otras artes. Umberto Valverde publica su libro de cuentos Bomba Camará (1972), título con el que hace homenaje a una canción de Richie Rey. Son historias de jóvenes del barrio obrero de Cali que se debaten entre “el hastío y la esperanza, la rabia y el deseo, el juego y el erotismo9”, la rumba y la delincuencia en medio de su marginalidad. En la novela ¡Que viva la música! (1977) de Andrés Caicedo, la protagonista hace un tránsito del barrio burgués al barrio popular, además de otros tránsitos: del rock a la salsa, de niña burguesa a prostituta y del norte al sur de la ciudad. Al año siguiente, Mayolo y Ospina realizan Agarrando pueblo (16 mm, 1978), obra con la que critican la “pornomiseria”: conducta de cineastas que utilizan la miseria y crean escenas sórdidas de pobreza para despertar compasión, venderlas al mejor postor y ganar premios en festivales.

Luis Ospina y Carlos Mayolo, rodaje de Agarrando pueblo (1978)

Luis Ospina y Carlos Mayolo, rodaje de Agarrando pueblo (1978)

Los años 1980

11Entrando los años 1980 comenzaron a hacerse balances de lo que había pasado. Una de esas miradas asegura que gran parte de la juventud, que en los años 1960 y 1970 había forjado la ilusión de cambiar el mundo, tuvo que pasar el trago amargo del desengaño con la rumba y el baile.

  • 10 Muñoz Oscar, “Entrevista con María Wills”, en Protografías, libro catálogo publicado por el Banco d (...)

“Durante los años ochenta […] llega una década de quiebre y de crisis. Se acaba la fiesta y entonces viene la resaca. En Cali por lo menos, de alguna manera se desintegró el grupo que se había formado sin proponérnoslo; cada uno regresó a su taller a trabajar de manera individual en su propio proceso10.”

12El desengaño lo impregnó todo, hasta la poesía. Así lo dan a entender algunos poetas de la época. Antonio Caballero lo dice mejor:

  • 11 Lo que está entre corchetes es mío.
  • 12 Caballero Antonio, Una generación desencantada, Magazín Dominical de El Espectador, Bogotá, nov. 25 (...)

“Engaño que lo impregna todo –el amor, la memoria– y que forma para empezar parte esencial del país en que viven. ‘Una nación sombría’, observa Juan Manuel Roca, gobernada por ‘un puñado de muertos’. ‘Que huele’, asegura Alvarado Tenorio, ‘a ánima yacente’ y en la cual ‘sólo los locos, pululando en las plazas/ son felices’. [‘Hay veces... que nos pesa la piel como mortaja’, agregaría el caleño Tomás Quintero]. Un país que finca su realidad no en lo esencial, sino en la mentira de lo superfluo, como descubre con repugnancia María Mercedes Carranza [hija de Eduardo]11 frente a la estatua de Bolívar: ‘Si tal vez algún día te sacudes la lluvia /los laureles y tanto polvo, quién quita’. Temen estos poetas, y tienen razón, haber sido engañados por la grandilocuencia12.”

13El lado siniestro de los años 1980 lo aportó el narcotráfico. El negocio había comenzado en la década pasada, pero se consolidó en los 1980 con el aumento de los envíos a los Estados Unidos. Fue tan productivo que los carteles que se formaron llegaron a tener demasiado poder y corrompieron a casi todas las instituciones, incluyendo al Congreso y a la Justica. El exceso y el kitsch se entronizaron en la arquitectura, la decoración de interiores, el vestuario y los carros. Muchos artistas aprovecharon el momento; la tierra subió de precio; el machismo se exacerbó; el dinero dio poder a los mafiosos para imponer su ley. Las ciudades se llenaron de muertos y desaparecidos, las bombas estallaban en negocios y lugares públicos de Medellín y Cali. Los ciudadanos evitaban salir de noche, los cines se vaciaron. Destrucción, escombros, vidrios estallados, charcos de sangre, polvo, ceniza, y el río rojo: eran elementos frecuentes de la escena urbana, de la prensa y de los noticieros televisivos.

14La destrucción de la ciudad por causa de la violencia del narcotráfico se sumó a la destrucción por reformas urbanas que sufrió a final de la década; lo que para muchos se constituyó en un atentado contra la memoria. En 1990, Luis Ospina incorporó en uno de sus documentales el testimonio esclarecedor de un artista caleño:

  • 13 Muñoz Oscar, en Adiós a Cali, de Luis Ospina. Documental producido por UV.TV. y Corporación para la (...)

“Nosotros somos cada vez más extraños en la ciudad. La forma que ha ido tomando la ciudad es, precisamente, la de no tener forma. Siento como si hubiéramos sido desalojados de los lugares de nuestros recuerdos13.”

15Cali ya no era el sueño de Carranza.
Pero no todo fue pérdida en la década de 1980: gracias a la política estatal del momento comenzó la producción de largometrajes de ficción que no se producían desde 1955. En el Valle del Cauca, entre 1979 y 1987 se hicieron 10 largometrajes de ficción en 35 mm y 10 mediometrajes en 16 mm para televisión nacional, lo que la convierte en la etapa más productiva de la historia del cine de la región en el siglo XX; es la etapa que se ha rotulado, no sin exageración, como Caliwood. La mayoría de esas producciones representaban un retorno a las raíces, al pasado de los cineastas o de la región, a los lugares primigenios; los cineastas evitaban hablar del presente. Dentro de esa producción, el llamado posteriormente como Grupo de Cali realizó tres largometrajes que pueden situarse dentro de lo que el mismo Mayolo llamó “gótico tropical” o “gótico de tierra caliente”:
Pura sangre (1982), Carne de tu carne (1983), y La Mansión de Araucaima (1986). El concepto de “gótico tropical” tuvo origen en una discusión que Buñuel tuvo con el poeta colombiano Álvaro Mutis; el primero negaba la posibilidad de trasladar los elementos del gótico inglés al trópico. Tiempo después, Mutis respondió con un relato para que Buñuel lo filmara: La mansión de Araucaima (1973), pero nunca lo hizo. Mayolo caracteriza mejor de qué se trataba ese otro gótico:

  • 14 Mayolo Carlos, La vida de mi cine y mi televisión, Villegas Editores, Bogotá, 2008, p. 91.

“[…] teníamos lucubraciones sobre un cine independiente, barato. Ojalá que fuera de horror. Que desmitificara los horrores de la violencia y de la miseria pero por otras vías. Queríamos ser alegóricos con una realidad que se presentaba espinosa y casi lacerante. Queríamos películas filmadas en provincia, con pocos personajes. Películas fantásticas, donde los señores feudales devoraban a los obreros, les sacaban la sangre a los obreros. Donde el incesto se convertía en un instrumento de poder y devoraba a los oficiantes como a las víctimas. Eran otras cosas las que nos interesaban. Íbamos hacia un género que desconocíamos14.”

16Pero La Mansión de Araucaima (1986) cerró el ciclo y fue el último largometraje en cine que se hizo en Cali en el siglo XX; después la mayoría de la gente vinculada al cine migró a la capital, Bogotá, a probar suerte. A partir de allí el documental televisivo comienza a reinar.

Sandro Romero, Werner Herzog, Carlos Mayolo et Luis Ospina, Hotel Intercontinental de Cali

Sandro Romero, Werner Herzog, Carlos Mayolo et Luis Ospina, Hotel Intercontinental de Cali

La mansión de Araucaima (1986), de Carlos Mayolo

La mansión de Araucaima (1986), de Carlos Mayolo

17La televisión regional comenzó en esta región en 1988, con la creación del canal regional de televisión Telepacífico, precisamente cuando se dejó de hacer cine. Una nueva generación comenzó a trabajar y el mismo Luis Ospina hizo la transición con un mediometraje documental: Ojo y vista: peligra la vida del artista (1988), donde entrevista a un personaje callejero que arriesga su vida mediante peligrosos espectáculos circenses; un personaje que ya había aparecido en Agarrando pueblo (1978). Ese documental fue el encargado de inaugurar el espacio Rostros y rastros de la programadora UV.TV de la Universidad del Valle; programadora sostenida, en su parte creativa, por profesores, estudiantes y egresados de la Escuela de Comunicación Social de la misma universidad. El espacio estuvo al aire 12 años, durante los cuales la televisión regional sirvió para descubrir y forjar una nueva imagen de la región, pues la televisión nacional había creado una imagen distorsionada del caleño y del valluno, basada en la caricatura de personajes, con gestos y vocablos grotescos. Del carácter universitario, Rostros y rastros recogió la libertad de cátedra, que usó para escoger los temas, problemas y metodologías, por un lado, pero, por otro lado, la universidad le brindó a Rostros y rastros el respaldo con especialistas en muchos campos del saber y al mismo tiempo le evitó gastos en costosos procesos investigativos. El resultado fueron más de 350 documentales de media hora de duración, dedicados en su mayoría a culturas de la ciudad, más de 45 premios nacionales e internacionales, y la formación de un grupo amplio de realizadores que forjaron allí sus primeras experiencias audiovisuales, entre los que se destacaron: Óscar Campo, Antonio Dorado, Carlos Moreno, Jorge Navas, Carlos Fernández, Guillermo Bejarano, Mauricio Vergara, Fernando López, Ana María Echeverry, Óscar Bernal, César Salazar, Luis Hernández, Diana Vargas15.

Agarrando pueblo (1977), de Luis Ospina y Carlos Mayolo

Agarrando pueblo (1977), de Luis Ospina y Carlos Mayolo

18La crisis económica agravó la situación de las empresas culturales. El presupuesto estatal para la guerra seguía creciendo, mientras el destinado a la cultura continuaba siendo irrisorio. Un sentimiento de parálisis, de que no estaba pasando nada se generalizó en la ciudad hasta hacerse insoportable. El cambio del milenio nos tomó en lo más bajo de la curva emocional; ya éramos más de dos millones de habitantes. Pero eso, por lo menos, nos sirvió para hacer balances.

La cinefilia en Cali

19Recurrentemente oímos decir que una de las razones que ha hecho posible el éxito de varias producciones caleñas (El vuelco del vangrejo, La Sirga, La tierra y la sombra, Siembra), ha sido la pasión y el conocimiento que sus directores han demostrado por la historia del cine; lo que les ha permitido no sólo emular con creatividad a sus referentes, sino distanciarse de formas anteriores en busca de su propia expresión.

  • 16 Xavier Ismail, Sétima arte : um culto moderno, Editora Perspectiva, São Paulo, 1978.

20La cinefilia es un fenómeno que se fortaleció con el crecimiento de las ciudades en el siglo XX, es decir con la modernidad. Por eso, durante el siglo pasado se reconocía con propiedad que el cine era un culto moderno16. Pero la cinefilia en Cali sigue existiendo en el presente, se manifiesta de otras maneras, convoca otros lugares y establece otros rituales: el culto ha cambiado.

21Para los sectores sociales la cinefilia funcionó motivada por distintos objetivos. La pasión sirvió en todos los casos: se trataba de ver más películas, de repetirlas para gozarlas y amarlas mejor, de estudiarlas y analizarlas, emular a sus personajes o actores, admirar y aprender de sus directores, escritores o artistas, frente o detrás de la cámara.

22En Cali encontramos grupos que se organizaron para ejercer su cinefilia desde finales de los años 1950. El pionero tal vez haya sido el Cine Club La Tertulia, del grupo comandado por Maritza Uribe de Urdinola, que comenzó a finales de esa década y llegó a construir, en los años 1970, un Museo de Arte Moderno y una sala de cine, la Cinemateca La Tertulia, que hoy forman parte del patrimonio cultural de la ciudad. Finalizando los años 1960, la cinefilia de Carlos Mayolo, por ejemplo, se convirtió en militancia cinematográfica, pues junto a Jaime Vásquez y Enrique Buenaventura armaron el Cine Club Cine Estudio 35, que exhibía cine con un proyector de 16 milímetros en sindicatos de trabajadores y centros culturales.

23El siguiente grupo cinéfilo importante fue el comandado por el escritor y crítico de cine Andrés Caicedo, quien fundó el Cine Club de Cali en el Teatro San Fernando en 1971, responsable también de la revista de crítica cinematográfica Ojo al cine. A ese cine club pertenecieron también Luis Ospina y Carlos Mayolo. Es reconocida la declarada pasión de ellos por el cine, especialmente por el género de terror, presente en la obra literaria de Caicedo, pero también en las películas de Ospina y Mayolo: el primer largometraje de Ospina, Pura sangre (1982), es un singular homenaje al cine de vampiros, el que aprovecha para contar la historia del “monstruo de los mangones”, personaje real que aterrorizó nuestra infancia caleña a comienzos de los años 1960. El primer largo de Mayolo, Carne de tu carne (1983), cuenta una historia de terror familiar, de vampiros y zombies, y está dedicado al director Roman Polanski. En ese cine club también moldeó su cinefilia el cineasta Óscar Campo, cuyas primeras producciones hacen referencia al cine de géneros. Pero no solo fueron directores los que asistían fervorosamente al Cine Club de Caicedo los sábados al medio día: escritores, fotógrafos, escenógrafos, sonidistas, productores, actores y actrices, que después serían importantes para el cine caleño y colombiano, abrevaron en la pantalla de Caicedo y pulieron allí sus primeras ilusiones cinematográficas. Hay que reconocer que no fue el único cine club de la época que el caleño tenía para escoger y ejercer su cinefilia, porque fueron surgiendo otros como el Cine Club Nueva Generación, el Cine Club Casa de la Amistad con los Pueblos, el Cine Club Cuarto del Buho, el Cine U‑Clu de la Universidad del Valle –para citar unos cuantos– pero sobre todo la Cinemateca La Tertulia, que desde finales de los 1970 y durante la década de los 1980, representó el refugio seguro y permanente para los cinéfilos que habían quedado desamparados con el cierre del Teatro San Fernando y la muerte de Caicedo en 1977.

Luis Ospina, 1999

Luis Ospina, 1999

Photo : Oscar Monsalve

Théâtre de San Fernando, Cali, années 1970

Théâtre de San Fernando, Cali, années 1970

Andrés Caicedo, années 1970

Andrés Caicedo, années 1970

24Este auge de cine-clubes se fue dando al mismo tiempo que las tecnologías audiovisuales fueron propiciando cambios en la recepción del cine y las salas comerciales, tanto las de barrio como las del centro, fueron quedando paulatinamente vacías. Con el tiempo, algunas cerraron, otras se demolieron, varias se convirtieron en recintos para otros cultos y oficios. Hacia finales de los 1980 el cine-clubismo en Cali había llegado a su peor crisis.

25Lo anterior no quiere decir que el cine se haya dejado de consumir; al contrario, hoy más que nunca tenemos acceso a él de formas impensables hace treinta o cuarenta años: los viejos cinéfilos que ya no respiran envidiarían la posibilidad que tienen los cinéfilos de hoy para acceder por Internet o piratería a “casi” todo lo más importante de la historia del cine, y se asombrarían de saber que un estreno mundial puede lanzarse simultáneamente en puntos distantes del planeta. Hoy pululan canales de televisión especializados en diferentes géneros y épocas de la historia del cine, los cinéfilos pueden grabar y guardar las películas. Las tecnologías actuales facilitan que los espectadores den el paso a la creación audiovisual, que se vuelvan productores y hasta archivistas. A falta de pantallas gigantes colectivas, pululan las meso-pantallas familiares y las pantallas de disfrute individual, es decir el mundo ha sufrido una pantallización: la historia del cine se puede portar en un pequeño dispositivo que se puede llevar a cualquier parte.

  • 17 Godard Jean-Luc, “Conversación con Jean Collet, Michel Delahay, Jean-André Fieschi, André S. Labart (...)

26Ha crecido también el consumo doméstico de audiovisuales vía televisión y reproductor de discos, pero, para lo que interesa ahora, también ha crecido el número de cine-clubes, tanto en las universidades como en los centros culturales y bibliotecas, exhibiendo cine gratuitamente en DVD y Blu-Ray, con las últimas tecnologías de proyección y sonido. En Cali, desde hace diez años, hace méritos el Cine Club Caligari, de la fundación lugar a dudas, dirigido por el cineasta Óscar Campo; por él han pasado ejerciendo su temprana cinefilia investigadores y presentadores, cineastas que hoy han sido reconocidos con premios internacionales, como Óscar Navia, César Acevedo, Diana Montenegro y Natalia Imery, pero también cineastas que hoy comienzan a transitar en festivales y salas culturales, dejando en alto el nombre de Cali y su cinefilia, como Luisa González y María Alejandra Álvarez. Hoy, más que nunca, sigue en pie para Cali la vieja sentencia del cineasta Jean-Luc Godard, para quien el paso de crítica a la realización no es un acto cualitativo, solo cuantitativo17.

Haut de page

Notes

1 Hermil Tulio, Qué es el cine ?, Revista Cine Universal, n. 1, Cali, 1913.

2 Ver “Garras de Oro: the Intriguing Orphan of Colombian Silent Film”, en The Moving Image, The journal of the association of Moving Image Archivists, University of Minnesota Press, Minneapolis, USA, Spring 2009.

3 Carranza Eduardo, verso tomado del poema Cali en mi corazón, reproducido en una placa del Parque de los poetas de Cali.

4 Arias Ortiz Liliana, “Ciudad mutante : transiciones culturales de Cali durante la segunda mitad del siglo XX”, en Historia de Cali. Siglo XX. Tomo III. Cultura, Universidad del Valle, Cali, 2013, p. 423.

5 González Katia, Cali ciudad abierta. Arte y cinefilia en los años setenta, proyecto editorial de Tangrama y Katia González financiado por el Ministerio de Cultura, Bogotá, 2013.

6 Ulloa Alejandro, La salsa en Cali, Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín, 1989.

7 Ibid.

8 Arias María Fernanda, Movie audiences, modernity and urban identities in Cali, Colombia, 1945-1980, Tesis doctoral, Indiana University, septiembre de 2014, pdf suministrado por la autora. https://pqdtopen.proquest.com/doc/1623002987.html ?FMT =ABS

9 Caicedo Adolfo (Universidade los Andes), Bomba Camará de Umberto Valverde : el barrio, microcosmos entre la voz antieufemística y el frenesí musical, Memorias XV Congreso de Colombianistas : Independencia e independencias, niversidad Nacional, Bogotá, 1 al 4 de agosto de 2007.

10 Muñoz Oscar, “Entrevista con María Wills”, en Protografías, libro catálogo publicado por el Banco de la República, Bogotá, 2011.

11 Lo que está entre corchetes es mío.

12 Caballero Antonio, Una generación desencantada, Magazín Dominical de El Espectador, Bogotá, nov. 25, 1984, p. 5.

13 Muñoz Oscar, en Adiós a Cali, de Luis Ospina. Documental producido por UV.TV. y Corporación para la Cultura, Cali, 1990.

14 Mayolo Carlos, La vida de mi cine y mi televisión, Villegas Editores, Bogotá, 2008, p. 91.

15 Consultar http://cms.univalle.edu.co/rostrosyrastros/?p=91

16 Xavier Ismail, Sétima arte : um culto moderno, Editora Perspectiva, São Paulo, 1978.

17 Godard Jean-Luc, “Conversación con Jean Collet, Michel Delahay, Jean-André Fieschi, André S. Labarthe y Bertrand Tavernier », en Cahiers du Cinema n. 138, número especial “Nouvelle Vague”, diciembre 1962 ; traducido y reproducido en New York Film Bulletin, n. 46, New York, NY, 1964, p. 3.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-1.png
Fichier image/png, 1,6M
Titre Flores del valle (1942), de Máximo Calvo Olmedo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre Flores del valle (1942), de Máximo Calvo Olmedo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Jorge Eliécer Gaitán
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Titre María Uritze de Guardiola
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Titre Museo de Arte Moderno La Tertulia, Cali
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 428k
Titre Luis Ospina y Carlos Mayolo, rodaje de Agarrando pueblo (1978)
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 464k
Titre Sandro Romero, Werner Herzog, Carlos Mayolo et Luis Ospina, Hotel Intercontinental de Cali
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 320k
Titre La mansión de Araucaima (1986), de Carlos Mayolo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 152k
Titre Agarrando pueblo (1977), de Luis Ospina y Carlos Mayolo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Titre Luis Ospina, 1999
Crédits Photo : Oscar Monsalve
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Titre Théâtre de San Fernando, Cali, années 1970
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre Andrés Caicedo, années 1970
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3533/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 349k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ramiro Arbeláez, « Cali. Cine, cultura & cinefilia », Cinémas d’Amérique latine, 25 | 2017, 8-21.

Référence électronique

Ramiro Arbeláez, « Cali. Cine, cultura & cinefilia », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 25 | 2017, mis en ligne le 11 juillet 2019, consulté le 07 décembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/3533 ; DOI : 10.4000/cinelatino.3533

Haut de page

Auteur

Ramiro Arbeláez

Ramiro Arbeláez es profesor titular de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle, Cali, donde enseña desde 1980. Licenciado en Historia con estudios de maestría en cine en la Universidade de São Paulo. Hizo parte del Cine Club de Cali y de la revista Ojo al Cine en los años 1970. Dirigió la Cinemateca del Museo La Tertulia desde 1977 hasta 1986. Entre sus obras se destacan: el ensayo El cine en el Valle (2001), el artículo ”Rastros documentales” (2005), el ensayo ”Garras de Oro: the Intriguing Orphan of Colombian Silent Film” (2009, en dúo con Juana Suárez), la investigación Crítica de Cine: historia en textos (2011, en dúo con Juan Gustavo Cobo Borda) y el largometraje documental Garras de Oro: herida abierta en un continente (2014, en dúo con Óscar Campo).

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals