Navigation – Plan du site

AccueilNuméros25CaliwoodLuis ¿por qué Cali?

Caliwood

Luis ¿por qué Cali?

Entrevista de Marie-Françoise Govin
Marie-Françoise Govin et Luis Ospina
p. 22-33
Traduction(s) :
Luis, pourquoi Cali ? [fr]

Résumés

Lors d’une interview accordée en décembre 2016, Luis Ospina, réalisateur, producteur et scénariste colombien (et caleño), cofondateur du Groupe de Cali dans les années 1970, précise les origines de Caliwood. Il fait le lien avec le rayonnement cinématographique de l’Université del Valle et l’essor de la nouvelle génération de cinéastes colombiens. Il explique également le tournage de son film documentaire sur l’écrivain colombien controversé Fernando Vallejo, La Desazón suprema.

Haut de page

Texte intégral

1Luis Ospina, director, productor y guionista colombiano, nace en Cali en 1949. Cofundador en los años 1970 del Grupo de Cali, realiza dos películas y numerosos documentales. Sus crónicas cinematográficas han sido publicadas en diversas revistas y ha reunido sus escritos en una antología, Mis sobras completas. Ha sido profesor en la Universidad del Valle de Cali, y desde 2007 es director artístico del Festival international de cine de Cali, FICCALI. Su última película, Todo comenzó por el fin, evoca el pasado y el presente del Grupo de Cali.

2Invitado a Toulouse en el marco de la Muestra de la 28a édition del Festival Cinélatino (2016), Luis Ospina respondió a nuestras preguntas unos días antes de Navidad.

3La entrevista inicialmente fue destinada a una presentación para la Mediateca de Toulouse, donde se programa su película La desazón suprema. La riqueza y precisión de las respuestas, así como el panorama expuesto, nos han decidido a publicar en la revista la entrevista en su totalidad.

Marie-Françoise Govin: La palabra Caliwood evoca sin ambigüedad al cine de Cali. ¿De dónde surge tal nombre? ¿Quién lo acuñó? ¿Cuál es su sentido exacto? ¿Qué cine es el de Caliwood?

Luis Ospina [LO]: El nombre Caliwood surgió como un chiste en una fiesta del Grupo de Cali en la cual estábamos Carlos Mayolo, Sandro Romero Rey y yo a mediados de los años 1980, aunque no recuerdo a cuál de los tres se le ocurrió la broma. Al calor de los tragos pensamos que así como Bombay tenía su Bollywood Cali también podía tener su Caliwood. Quizá la primera vez que Caliwood apareció en un medio impreso fue cuando Serge Daney estuvo en compañía de Barbet Schroeder en el Festival Internacional de Cine de Cartagena de 1985 y luego fueron a Cali. Al regresar a Francia Serge Daney consignó sus impresiones de Colombia en Libération mediante un artículo que tituló “Cartagena resucita”, que en alguno de sus apartes dice: “Cali no tiene ningún complejo frente a Bogotá; se siente orgullosa de su pequeña cinemateca (La Tertulia), de su café intelectual (Los Turcos), de un bar gay muy alegre (el Pine Manor), de una tradición en cuanto a revistas de cine (desde Ojo al Cine hasta Caligari), de la belleza de sus mujeres y de su manera artística de vivir la vida (es decir, de ‘rumbiar’, de construir la vida). Se puede leer en los muros ‘Cali, la sucursal del cielo’ y en camisas estampadas Caliwood… Sería exagerado hablar de un “cine colombiano”, pero sí es posible hablar del Grupo de Cali.”
Lo que comenzó como una broma ahora hace parte de la historia del cine colombiano, ya que desde entonces el Grupo de Cali y “Caliwood” significan la misma cosa y se ha extendido la palabra para designar otras cosas, como por ejemplo, en Cali ya hay un museo del cine llamado Caliwood, cuyo dueño patentó el nombre como una marca registrada, y hay hasta una venta de empanadas en Cali con el mismo nombre.

Ramiro Arbeláez, Andrés Caicedo y Luis Ospina

Ramiro Arbeláez, Andrés Caicedo y Luis Ospina

Detrás de la cámara: Carlos Mayolo; con las gafas: Andrés Caicedo

Detrás de la cámara: Carlos Mayolo; con las gafas: Andrés Caicedo

Photo: Eduardo Carvajal

¿Puede usted decirnos lo que era el Grupo de Cali en los años 1970-1980? ¿Cómo nació? ¿Cómo vivía? ¿Qué espacio ocupaba el cine en él?

LO: Mi película más reciente Todo comenzó por el fin (2015) sitúa al Grupo de Cali en las fechas comprendidas entre 1971 y 1991. ¿Por qué? Porque en 1971 hubo cuatro eventos importantes que dieron pie a que se originara este colectivo cinematográfico que años después los críticos e historiadores denominaron como el Grupo de Cali. Por un lado, la ciudad de Cali fue la sede de los VI Juegos Panamericanos para lo cual los gobernantes y fuerzas vivas de la ciudad se empeñaron en transformar una agradable y bella ciudad de provincia en una ciudad moderna, destruyendo a su paso casi todo el patrimonio arquitectónico. Al ver este cambio tan abrupto en nuestra ciudad, los artistas de todas las disciplinas nos vimos en la obligación de registrar ese proceso de destrucción. Como producto de esto, Carlos Mayolo y yo codirigimos el cortometraje documental de denuncia y contra-información Oiga vea, como respuesta al documental oficial de largometraje de los Juegos Panamericanos. Por otro lado, el gestor cultural Hernando Guerrero y otros amigos fundamos la Ciudad Solar, una especie de centro interdisciplinario y comuna hippie, compuesta por cinéfilos, fotógrafos, artistas plásticos y literatos. Poco después, el crítico y escritor Andrés Caicedo fundó el Cine Club de Cali y finalmente Carlos Mayolo y Andrés Caicedo emprendieron en codirección la filmación del primer largometraje sobre gente joven llamado Angelita y Miguel Ángel, basado en varios cuentos de Caicedo, película que por problemas económicos y por discrepancia entre sus directores nunca llegó a feliz término. En los años 1970 Mayolo y yo codirigimos varios corto-metrajes que marcaron una impronta en el cine caleño. Quizá nuestro trabajo más importante e innovador fue Agarrando pueblo( 1978), un controvertido falso documental sobre la ética del cineasta cuando se enfrenta a la miseria. Esta película se estrenó en París, acompañada de un manifiesto que escribimos conjuntamente llamado “¿Qué es la pornomiseria?”. A partir de este film Mayolo y yo dejamos de codirigir y cada uno tomó su camino aunque yo seguí colaborando en el montaje de casi todas sus películas y él actuó en algunas de mis producciones. En 1982 dirigí Pura sangre, un film de vampiros y luego Mayolo realizó sus dos únicos largometrajes Carne de tu carne (1983) y La mansión de Araucaima (1986). A esta trilogía de películas, que oscila entre el género de horror y lo gótico, la crítica y los historiadores se han referido como el “gótico tropical”.

¿Qué ha sido hasta hoy del Grupo de Cali?

LO: De la tríada fundacional del Grupo de Cali (Caicedo/Mayolo/Ospina) yo soy el único sobreviviente. En 1977 Andrés Caicedo se suicidó a la edad de 25 años el mismo día que recibió la primera edición de su novela mítica ¡Qué viva la música! En 2007 murió Carlos Mayolo después de más de 35 años de abuso de drogas y alcohol. Pero el Grupo de Cali no solo fuimos nosotros tres. Alrededor de nuestros proyectos cinematográficos y editoriales se fue creando un colectivo de colaboradores muy importante, como por ejemplo, Eduardo “La Rata” Carvajal, fotofija y videógrafo del grupo en los años 1980; Liuba Hleap y Berta de Carvajal, productoras de los dos largometrajes de Mayolo, Carne de tu carne y La mansión de Araucaima, en los cuales también trabajaron el director artístico Miguel González y el escenógrafo Ricardo Duque; Karen Lamassonne, artista plástica, directora artística de mi película Pura sangre (1982) y coeditora de varios de nuestros cortometrajes y largometrajes; el camarógrafo Óscar Bernal y el sonidista César Salazar, quienes fueron nuestros cómplices en numerosos documentales; Rodrigo Lalinde, director de fotografía de La mansión de Araucaima y de varias series de televisión de Mayolo. Pero nuestra actividad no solo se limitó a la producción cinematográfica sino también al cineclubismo y a la revista Ojo al cine, a la cual pertenecimos los tres miembros fundacionales, además del historiador Ramiro Arbeláez y la guionista y futura realizadora Patricia Restrepo. En fin, éramos un auténtico colectivo que trabajamos conjuntamente durante 20 años ininterrumpidos. La disolución de Caliwood se fue dando a finales de los años 1980, cuando la Compañía de Fomento Cinematográfico FOCINE, el fondo nacional de cine, desapareció y con él todas las ayudas estatales a la producción de cine en el país. Ante esta interrupción en el trabajo cinematográfico, algunos emigraron a Bogotá para trabajar en televisión. Carlos Mayolo dejó el cine y pasó a dirigir series de televisión, la más importante y exitosa fue Azúcar (1989-1991), con la cual revolucionó la forma de hacer televisión en Colombia. Otros nos quedamos en Cali unos años más y reemplazamos “la muerte del cine” por el trabajo en video.
En 1979 fui el primer profesor de cine de la recién fundada Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle, que fue el epicentro de un boom del documental de Cali con el programa semanal
Rostros y rastros (1988-2000). En más de 300 documentales, varias generaciones de estudiantes y docentes, así como realizadores independientes, nos dedicamos a documentar las transformaciones sociales y culturales de nuestra ciudad, que a finales de los años 1980 y la década siguiente cayó bajo las garras del narcotráfico, lo que produjo un estancamiento de la actividad cultural y permeó todos los estratos de la sociedad y el gobierno local. Yo resistí hasta 1995, cuando después de hacer la serie de 10 capítulos Cali: ayer, hoy y mañana, emigré para Bogotá para realizar mi segundo largometraje Soplo de vida (1999). En el año 2012 yo reuní en mi casa a casi todos los sobrevivientes del Grupo de Cali e hicimos un gran almuerzo que quedó registrado en mi más reciente película Todo comenzó por el fin (2015).

De izquierda a derecha : Jaime Acosta, Luis Ospina, Carlos Mayolo, Ute Broll y Eduardo Carvajal

De izquierda a derecha : Jaime Acosta, Luis Ospina, Carlos Mayolo, Ute Broll y Eduardo Carvajal

Photo: archivo de Eduardo Carvajal

¿Piensa usted que existe un renacimiento en el cine en Cali? ¿Quiénes son los nuevos cineastas jóvenes de Cali? ¿Piensa usted que existe una estética fílmica, una idea del cine, temas, maneras de filmar que les pertenecen? ¿Piensa usted que hay una continuidad desde el Grupo de Cali hasta la generación joven?

LO: No soy yo quien deba decir cuál es el principal legado del Grupo de Cali sobre el nuevo cine caleño, ya que yo hice parte de Caliwood. Pero sí puedo decir que nosotros con nuestras películas, con nuestro Cine Club de Cali, con nuestra revista Ojo al cine y a través de la docencia y del mal ejemplo, que es lo que más educa, fuimos los que tiramos la primera piedra del cine caleño moderno. Mis primeros alumnos en la Universidad del Valle, como por ejemplo Óscar Campo, se volvieron realizadores y, a su vez, docentes de las generaciones posteriores, que incluyen a jóvenes talentosos como César Acevedo (La tierra y la sombra), Jorge Navas (La noche y la lluvia), Óscar Ruiz Navia (Los hongos), William Vega (La Sirga), Felipe Guerrero (Oscuro animal), Santiago Lozano y Ángela Osorio (Siembra) y Carlos Moreno (Perro come perro). Asimismo hay una nueva camada de realizadoras de cortometrajes excelentes, como por ejemplo, Natalia Imery Almario (Alén), Diana Montenegro (El susurro de un abedul), Camila Rodríguez (Alba de un recuerdo) y Mónica Bravo (El sabor que nos queda). Cada uno de estos cineastas tiene una estética propia y una manera particular de filmar aunque algunos han tratado temas afines a los del Grupo de Cali: el cine de género, en particular el cine de horror y el “gótico tropical”, así como el “film noir”, violencia en la ciudad y el campo, la influencia de la cultura afro en nuestra ciudad y una visión descarnada de la realidad que nos ha tocado vivir. Y sobre todo, un amor al cine, una cinefilia que es la herencia del Grupo de Cali a las nuevas generaciones.

Luis Ospina

Luis Ospina

Photo : Juan Cristobal Cobo

¿Por qué la ciudad de Cali tiene un lugar tan especial en el cine colombiano?

LO: Desde los inicios de la historia del cine colombiano Cali fue pionera. Entre 1921 y 1922 el español Máximo Calvo y el peruano Alfredo del Diestro rodaron el primer largometraje mudo del cine colombiano, basado en la novela clásica María de Jorge Isaacs, hoy lamentablemente perdido. La película fue todo un éxito no solo en Colombia sino también en Latinoamérica, hecho que estimuló la creación de varias empresas cinematográficas en Cali y en el país. En 1923 un grupo de empresarios caleños funda la Colombia Film Company e importa de Italia a directores, fotógrafos y divas para realizar dos películas: Suerte y azar (1925) y Tuya es la culpa (1926), de las cuales no queda rastro excepto unas pocas fotos. En 1926, la compañía Cali Films produce un insólito film anti-imperialista Garras de oro, dirigida bajo el misterioso seudónimo de P.P. Jambrina y fotografiada por los italianos Arnaldo Ricotti y Arrigo Cinotti, que denuncia el robo hecho por el presidente Teodoro Roosevelt a Colombia cuando Estados Unidos le arrebató a Panamá. Esta película fue perseguida por el Departamento de Estado norteamericano y desapareció después de dos exhibiciones. Solo se vino a encontrar 60 años después emparedada en el Teatro Jorge Isaacs, cuando se hicieron trabajos de restauración en el inmueble. Después de una exhaustiva investigación Ramiro Arbeláez descubrió quién se escondía detrás del seudónimo P.P. Jambrina. Resultó ser que fue Alfonso Martínez Velasco, periodista y posteriormente alcalde de Cali, pariente lejano de Carlos Mayolo.
Cali también fue pionera del cine parlante en Colombia y una vez más, fue Máximo Calvo el que realizó en 1939 el primer largometraje colombiano, Flores del Valle, y por fin, se rodó la primera película de largometraje en color
La gran obsesión. La película fue un desastre de taquilla y el cine prácticamente desapareció de la ciudad hasta que a finales de los años 1960 surgieron figuras como Carlos Mayolo, Pascual Guerrero y Diego León Giraldo que fueron la antesala del Grupo de Cali (1971-1991).

Fernando Vallejo

Fernando Vallejo

Fernando Vallejo y Luis Ospina, Bogotá

Fernando Vallejo y Luis Ospina, Bogotá

La mediateca de Toulouse decidió programar su película La desazón suprema. Es fácil entender que programar una película que retrata a un escritor colombiano escasamente conocido es una oportunidad. ¿Puede usted hablarnos de ese retrato algo inhabitual? ¿Cómo construyó la película? ¿En qué lugares?

LO: Hoy por hoy Fernando Vallejo (1942) es el escritor más polémico y provocador de Colombia. Hace casi tres décadas, antes de la publicación de su novela La virgen de los sicarios (1994), casi nadie sabía quién era realmente Fernando Vallejo. Se sabía que había escrito Logoi: una gramática del lenguaje literario (1977), un libro de filología casi imposible de conseguir en Colombia. Se sabía que había dirigido tres películas en México, dos de ellas con tema colombiano (En la tormenta y Crónica roja), prohibidas por la censura en Colombia. Y se sabía que había escrito no una sino dos biografías del poeta maldito colombiano Porfirio Barba Jacob, después de diez años de investigación en los que recorrió todos los lugares del hemisferio por donde anduvo el poeta trashumante. Paralelamente fue escribiendo su saga autobiográfica El río del tiempo, una reveladora e irreverente novela-río que sigue en cinco tomos los pasos del autor que lo llevan desde el Medellín de su infancia feliz y su adolescencia homosexual a los caminos de Roma, pasando por Nueva York y regresando siempre a México. Pero nunca olvidando a Colombia, su patria adorada y temida. En cuanto a su imagen Fernando Vallejo era casi invisible. Sólo se conocían dos o tres fotos de “un hombre de cierta edad”. Se rumoraba, además, que era un homosexual nihilista, misógino y reaccionario, pero todo sonaba a rumores propios del desconocimiento de tan compleja personalidad. Todo cambió en 1994 cuando se publicó en Colombia La virgen de los sicarios y se convirtió en un bestseller. Posteriormente se tradujo al francés y recibió elogiosas críticas de la prensa europea, en especial de la francesa, que lo comparó con otros autores “políticamente incorrectos” como Louis Ferdinand Céline, Léon Bloy, Drieu La Rochelle y Thomas Bernhard y que lo promovió como una alternativa bienvenida al realismo mágico.
Y en 1999 el director francés Barbet Schroeder adaptó al cine
La virgen de los sicarios, estrenada al año siguiente en Colombia con gran escándalo. Voces airadas en todos los medios pidieron la prohibición del filme por crear una “mala imagen” del país. Fernando Vallejo salió repentinamente de su cuasi anonimato y emprendió el eterno retorno a su tierra, aprovechando cada oportunidad para despotricar en conferencias y entrevistas contra todo: Dios y patria, el Papa y García Márquez, Darwin y Einstein, José Luis Cuevas y Octavio Paz, Simón Bolívar y Fidel Castro, los liberales y los conservadores, la guerrilla y los paramilitares, el fútbol y el cine, las madres y la procreación, los pobres y los feos. Es decir, lo divino y lo humano, siempre profesando un culto misterioso por la verdad y alternando entre la ternura y la injuria.
En cuanto al origen de
La desazón suprema: retrato incesante de Fernando Vallejo (2003), un día mi amigo Barbet Schroeder me invitó a La Coupole y me expresó su reiterado interés de rodar una película en Colombia, país en el que pasó varios años de su infancia a fines de los años 1940. Yo le sugerí que se leyera el último libro de Fernando Vallejo que acababa de salir en Francia: La virgen de los sicarios. Y le dije: “Este puede ser el autor que tú estás buscando.” A los pocos días de nuestra reunión, Barbet me llamó a Colombia y me dijo que le había encantado el libro y que quería ponerse en contacto con Vallejo. A través de Enrique Ortiga, un amigo mutuo que vivía en México, logré hacer el puente entre el escritor y el realizador. Y fue atracción a primera vista, como lo fue el encuentro entre Schroeder y Bukowski durante el largo período de la gestación de Barfly, que además dejó testimonios tan valiosos como los Charles Bukowski Tapes de Schroeder y la novela Hollywood de Bukowski. Durante el rodaje de La virgen de los sicarios, Barbet me invitó a ser el director del making of. Con mi cámara capté doce horas de diversos aspectos de la filmación y entrevistas con las personas involucradas en la película, todo esto sin saber que un día se me ocurriría hacer un documental sobre Vallejo. A menudo uno no sabe si uno escoge los temas o los temas lo escogen a uno. Creo que en este caso fue una feliz coincidencia de los dos. En diferentes momentos dos amigos me sugirieron que por qué yo no hacía un documental sobre Vallejo. No dije nada pero cargué el proyecto como una piedra en el zapato hasta que un día dije: “Quiero hacerlo.” Llamé, entonces, a Barbet para consultarle si él todavía estaba interesado en terminar su documental sobre Vallejo. Me dijo que había perdido interés en terminarlo pero que le había sido muy útil para su investigación previa a la producción de La virgen de los sicarios. Sin solicitárselo Barbet me donó todo el material documental rodado por él. Luego llamé a Vallejo a México y le conté de mi decisión y él muy gentilmente dio su aprobación: “Si eso es lo que tú quieres, Luis, vente a vivir aquí a mi casa y lo filmas.” Después de efectuar una profunda investigación de su obra me sentí plenamente identificado con su visión del mundo y de mi país. Por eso decidí, en abril del 2001, viajar a México en busca de mi personaje. Conviví con el escritor durante veinte días, grabando yo mismo, con mi cámara, su vida cotidiana.
Esto último enriqueció mucho el rodaje puesto que pude captar momentos de intimidad difícilmente posibles con un equipo grande de gente y de luces. Para mi sorpresa, Fernando Vallejo no resultó ser el monstruo que los diferentes medios habían pintado. Detrás de su imagen pública se ocultaba algo que mi cámara captó. Una persona dulce, generosa, amante de los animales y de la música, con un profundo amor y dolor por su patria. Y que lleva una vida tranquila y solitaria en su exilio mexicano de más de 30 años. ¿Cómo enfrentarme a un documental sobre una personalidad tan polifacética como Fernando Vallejo? Haciendo un documental de creación en el que se conjugan los variados intereses del sujeto: la gramática, la política, la ciencia, el cine, la música, la biografía y la autobiografía. Y, claro está, la interpretación audiovisual de su obra, su mundo, sus palabras, su yo. De sus años de trashumancia y de exilio existen los cinco tomos de
El río del tiempo, de su pasión por la biografía son testigos las dos sobre los poetas Barba Jacob y José Asunción Silva, de su producción cinematográfica están las imágenes de sus tres largometrajes mexicanos Crónica roja, En la tormenta y Barrio de campeones y de un par de documentales que hizo en Colombia, de su afiebrado interés por la biología está su panfleto contra Darwin, y de su obsesión por el lenguaje el tratado Logoi. Además existen numerosos y controvertidos materiales de archivo de televisión y radio, en los cuales Vallejo expresa vehementemente sus opiniones políticas, además de hablar de su vida y su obra, su desazón suprema
Por tratarse de un documental sobre un escritor, decidí estructurar la película como un libro: tiene un prólogo y un epílogo y nueve capítulos, cada uno precedido de un epígrafe. Además del rodaje hecho, un día típico en la vida de Fernando Vallejo era así: por la mañana escribe y contesta correspondencia. Luego saca a su adorada perra Kim a darle la vuelta a Ámsterdam, un antiguo hipódromo convertido en avenida. Después de la siesta, lee sobre temas científicos o escucha música clásica para salir nuevamente a Ámsterdam en compañía de Kim. Por la noche le prepara la cena y luego le cepilla los dientes. En los ratos libres Vallejo interrumpe su rutina y se sienta a tocar en el piano melodías de Mozart y Chopin. Estas escenas de la vida cotidiana fueron registradas por mi cámara, así como aquellas en las cuales intervenía el azar: conversaciones telefónicas, visitas de amigos, momentos de reflexión, etc. Así mismo, grabé una larga entrevista con más de cien preguntas sobre su vida y su obra. Esculcando en el baúl de los recuerdos de Vallejo en México también aparecieron varias sorpresas: películas de su infancia y de su familia en 8mm y su primera película,
Una vía al desarrollo, un documental sobre la miseria en Colombia realizado en 1968. Hacer cine para Vallejo fue una mala experiencia, por eso detesta el cine y nunca va al cine. Tampoco lee libros de ficción pues prefiere los de ciencia. Vallejo sigue en su exilio mexicano escribiendo libros en los que expresa su desencanto con la humanidad y su país de origen pues ha llegado a esta terrible conclusión: “Colombia no tiene perdón ni tiene redención. Esto es un desastre sin remedio.”

Andrés Caicedo y Carlos Mayolo

Andrés Caicedo y Carlos Mayolo

Andrés Caicedo en la entrada del Teatro San Fernando, durante una función del Cineclub de Cali

Andrés Caicedo en la entrada del Teatro San Fernando, durante una función del Cineclub de Cali

Andrés Caicedo y amigas, Teatro San Fernando, Cali

Andrés Caicedo y amigas, Teatro San Fernando, Cali

Luis Ospina y Carlos Mayolo durante el rodaje de Pura Sangre (1982)

Luis Ospina y Carlos Mayolo durante el rodaje de Pura Sangre (1982)
Haut de page

Table des illustrations

Titre Luis Ospina
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 652k
Titre Ramiro Arbeláez, Andrés Caicedo y Luis Ospina
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 168k
Titre Detrás de la cámara: Carlos Mayolo; con las gafas: Andrés Caicedo
Crédits Photo: Eduardo Carvajal
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Titre Barbet Schroeder
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Titre De izquierda a derecha : Jaime Acosta, Luis Ospina, Carlos Mayolo, Ute Broll y Eduardo Carvajal
Crédits Photo: archivo de Eduardo Carvajal
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Titre Luis Ospina
Crédits Photo : Juan Cristobal Cobo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Titre Fernando Vallejo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
Titre Fernando Vallejo y Luis Ospina, Bogotá
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Titre Andrés Caicedo y Carlos Mayolo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Titre Andrés Caicedo en la entrada del Teatro San Fernando, durante una función del Cineclub de Cali
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 328k
Titre Andrés Caicedo y amigas, Teatro San Fernando, Cali
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 232k
Titre Luis Ospina y Carlos Mayolo durante el rodaje de Pura Sangre (1982)
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3568/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 377k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Marie-Françoise Govin et Luis Ospina, « Luis ¿por qué Cali? »Cinémas d’Amérique latine, 25 | 2017, 22-33.

Référence électronique

Marie-Françoise Govin et Luis Ospina, « Luis ¿por qué Cali? »Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 25 | 2017, mis en ligne le 11 juillet 2019, consulté le 30 septembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/3568; DOI: https://doi.org/10.4000/cinelatino.3568

Haut de page

Auteurs

Marie-Françoise Govin

Articles du même auteur

Luis Ospina

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search