Navigation – Plan du site

AccueilNuméros25CaliwoodExtractos del guion: La tierra y ...

Caliwood

Extractos del guion: La tierra y la sombra

César Augusto Acevedo
p. 70-77
Traduction(s) :
Extraits du scénario : La terre et l'ombre [fr]

Texte intégral

1Aclamada en el Festival de Cannes 2015, La tierra y la sombra se estreno poco después y es la primera película del joven director César Acevedo, realizador colombiano, nacido y formado en Cali. Tenemos el honor de publicar el extracto del guion que corresponde a las primeras escenas de la película, donde el universo fantástico e inquietante de esta extraña pero real plantación de caña de azúcar rodea al espectador. Como si volviéramos a Comala, de Juan Rulfo, nos sumergimos en los austeros paisajes en estado de descomposición, vemos la existencia de sus habitantes a la merced de los elementos a la vez fantasmagóricos y profundamente humanos.

La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo

La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo

2Sobre negro, en letras blancas, ruedan créditos de los productores.

Funde A: 1. Ext. Camino de las Ceibas. Día

3Una carretera destapada se extiende hasta el horizonte cercada del lado derecho por una fila de ceibas y en el izquierdo por un cultivo de caña. Las ramas de los robustos y altos árboles le brindan sombra a todo el camino de tierra amarilla y tan sólo permiten pasar algunos rayos de luz del abrasador Sol del mediodía. El canto solitario y entrecortado de una mirla atraviesa este paraje deshabitado y se pierde en la inmensidad del lugar. A lo lejos, aparece caminado apresuradamente una mujer mestiza (Esperanza), de aspecto pueblerino, 25 años, flaca y con su pelo largo amarrado en una trenza. Lleva puesto un vestido blanco que termina por debajo de sus rodillas. Un poco más atrás la sigue un niño (Manuel), de 5 años, quien da grandes zancadas intentando alcanzar a su madre. Él parece vestir para una ocasión especial. Lleva una camisa de cuadros azules metida dentro de un pantalón beige, el cual le queda algo corto, dejando ver sus medias blancas y sus zapatos negros recién embolados. Avanzan por la mitad de la carretera y con cada paso levantan algo de polvo. De pronto Manuel se detiene para mirar un pequeño bulto negro que reposa sobre el suelo. Esperanza para un poco más adelante.

4ESPERANZA (un poco agitada): Manuel vamos que tenemos afán.
El niño no obedece y llama a su madre agitando el brazo con cara de preocupación.
ESPERANZA: No. Vamos ya.
Al ver que el niño no le hace caso, Esperanza camina rápidamente hacia él y descubre que Manuel está mirando un perro muerto que ha comenzado a descomponerse. El niño, confundido, mira a su madre como esperando alguna explicación, pero no hay respuesta, sólo se escucha el zumbido de algunas moscas que revolotean por encima del cadáver.
ESPERANZA (dibujando una sonrisa en su rostro): Traiga un palito.
Él se acerca a una enorme ceiba y comienza a buscar.
MANUEL: ¿Este?
ESPERANZA (off): No, más largo.
El niño toma uno que parece el indicado y regresa donde su madre.
ESPERANZA (alentándolo): Tócalo.
Manuel se toma un tiempo antes de decidirse a tocar el perro. Al principio lo pincha tímidamente, pero al ver que no pasa nada comienza a aplicar más fuerza intentando voltear el cadáver. Su madre mira con seriedad como las moscas se alborotan emitiendo un zumbido mucho más fuerte.
ESPERANZA (imitando el ladrido de un perro):
¡Guau! ¡Guau! ¡Guau! ¡Guau!
Manuel sale corriendo muy asustado aún con el palo entre sus manos y su madre continúa ladrando mientras lo persigue. El niño al ver lo que hace Esperanza, comienza a reírse pero no detiene su marcha mientras levanta diminutas nubes de polvo con sus pequeños pasos. Voltean por un angosto camino de tierra cercado por un ominoso y absorbente cultivo de caña de más de dos metros de alto. Allí ella lo alcanza y le pellizca las piernas mientras ladra. Los dos terminan riendo estrepitosamente mientras continúan su caminata. Poco a poco se adentran entre los cultivos que brillan con gran intensidad debido al fuerte Sol del verano. El camino parece no tener final y en el horizonte se corta por un límpido cielo azul.

Funde A: Sobre negro, en Letras blancas

5Crédito de la película LA TIERRA Y LA SOMBRA

Corte A: 2. Ext. Finca. Día

6Esperanza y Manuel llegan por el camino de tierra a una humilde finca que se encuentra completamente rodeada por cultivos de caña. Los veinte metros de pasto que hay hasta la casa parecen haber sido cortados recientemente y ellos los atraviesan en silencio mientras pasan frente a un viejo banco de madera que hay a la sombra de una frondosa y robusta ceiba. La casa es de bareque, algo pequeña, pero acogedora. Da la impresión de pertenecer a otro tiempo y otro espacio, ya que el amarillo descolorido y resquebrajado de la fachada contrasta con el intenso verde de los cañaduzales que lo rodean. Cerradas se encuentran dos ventanas de madera simétricamente ubicadas a lado y lado de la puerta; del techo cuelgan algunas materas con vividas flores violetas. Manuel y Esperanza empujan la puerta y entran.

Corte A: 3. Int. Finca - Pasillo. Día

7La luz que atraviesa la puerta descubre una pequeña sala llena de muebles viejos y se adentra hasta morir en la penumbra de un angosto pasillo que conduce a las habitaciones.

8ESPERANZA: Vaya salude a su papá.
Manuel corre por el pasillo y entra en la primera habitación a la derecha. Esperanza cierra la puerta y se dirige a la cocina. La poca luz que sobrevive da cuenta de las formas y texturas de aquel hogar humilde.

Corte A: 4. Int. Finca – Cocina. Día

9La penumbra de la cocina permite ver un largo mesón de madera recostado sobre una pared blanca algo sucia. Sobre el hay un lavaplatos, una pequeña estufa y algunos utensilios de cocina. Una mujer canosa (Alicia), de aproximadamente 60 años, bajita y algo robusta, está terminando de lavar los platos. Lleva un vestido oscuro ceñido al cuerpo y en silencio, con sus pálidos y macizos brazos, cuelga los cubiertos y las hoyas sobre unas puntillas clavadas en la pared. Esperanza entra y se detiene justo al frente de un pequeño comedor de madera con cuatro puestos. Alicia le está dando la espalda.

10ESPERANZA: ¿No ha llegado?
ALICIA (sin darle la cara): No.
Esperanza parece esperar que Alicia se voltee y la mire, pero ella continua dándole la espalda mientras organiza la cocina.
ESPERANZA (algo resignada): Doña Alicia, en la tienda no nos van a fiar más hasta que paguemos lo que debemos.
Alicia en silencio termina de colgar los últimos cubiertos y se voltea. Su rostro es bello, blanco y de rasgos fuertes. Se dirige rápidamente hacia la salida y pasa por el lado de Esperanza.
ALICIA (con serenidad): Pues con lo que hay comemos nosotros cuatro.
Alicia sale de la cocina y Esperanza se queda sola sin decir una palabra.

Corte A: 5. Int. Finca – Cuarto de Gerardo. Día

11La habitación no es muy grande, pero el hecho de que sólo haya una cama, una silla y un armario, brinda la sensación de que hay bastante espacio. La ventana que está cerrada es de una oscura madera podrida que en algunas partes se ha caído, dejando pequeños espacios entre el marco y la pared, lo cual permite el paso de la poca luz que ilumina el cuarto. Manuel se encuentra sentado en la cama donde reposa un hombre joven (Gerardo), visiblemente enfermo, 32 años, trigueño, de marcados músculos que sobresalen de una roída camisilla verde. La sábana blanca y arrugada que lo cubre hasta la cintura, transmite la sensación de que Gerardo lleva mucho tiempo en esa posición.

12GERARDO: ¿Te asustaste?
MANUEL: Sí.
GERARDO: ¿Por qué?
MANUEL (sonriendo): Porque pensé que me iba a morder.
Gerardo dibuja una sonrisa en su rostro pero está se pierde bajo unos ojos tristes y apagados.
GERARDO: Pero él ya no te podía morder.
MANUEL (un poco apenado): Yo no sabía.
GERARDO (con algo de ternura en su voz): ¿Y ya sabes por qué no podía?
MANUEL: Sí señor.
GERARDO (con mucha naturalidad): De seguro al perrito lo pisó un tren cañero. Por eso debes tener mucho cuidado cuando camines sólo por allí, o cuando juegas afuera de la casa.
MANUEL (mirándose los zapatos): Sí señor.
Los zapatos negros de Manuel están cubiertos de polvo y han perdido todo su brillo.
MANUEL: Papi, yo había embolado los zapatos, pero cuando salí corriendo se me llenaron de polvo.
GERARDO (dibujando otra sonrisa): No te preocupes. Ve y le pasas un trapito húmedo antes de que llegue el abuelo.
MANUEL: Sí señor.
Manuel sale corriendo de la habitación con una sonrisa. Gerardo se queda solo en la oscuridad. Su mirada se pasea de extremo a extremo atravesando el vacío, hasta que finalmente se posa sobre la ventana. El silencio y la enfermedad no logran borrar la sonrisa que le provocó su hijo, pero está parece haber perdido toda emoción.

La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo

La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo

Corte A: 6. Int. Finca – Cuarto de Alicia. Día

13El hilo de luz que se cuela entre la unión de las ventanas, divide el cuarto y la penumbra en dos. A lado y lado, recostados contra la pared, hay dos catres perfectamente vestidos con viejas sábanas blancas; no hay más de metro y medio de separación entre ellos. Alicia está sentada en el de la derecha, encorvada, con la mirada sombría y perdida en el piso. El silencio y la quietud envuelven sus pensamientos y su soledad.

Corte A: 7. Int. Jeep en Movimiento. Tarde

14Un viejo y destartalado jeep rojo del 54 se desplaza muy despacio por una carretera pavimentada que atraviesa unos cañaduzales. La parte trasera de su carrocería ha sido artesanalmente modificada, pues le han agregado partes de otro vehículo con la intención de poder llevar más pasajeros. Allí, apretujados, viajan en silencio algunos campesinos que visten humildemente, sentados sobre los sucios cojines rojos de dos bancas oxidadas. Junto a la puerta trasera va un hombre viejo (Alfonso), observando el paisaje lleno de cultivos de caña que se suceden uno tras otro sin dar descanso a la vista. Tiene 67 años y unos pocos pelos grises se asoman por debajo del sombrero, el cual le hace sombra a un rostro duro e inexpresivo. No es muy corpulento, pero sus manos son fuertes y en ellas se nota toda una vida dedicada a las labores del campo. Lleva una camisa blanca abotonada hasta el pecho y un pantalón gris claro. Sobre sus piernas reposa una pequeña maleta rectangular de un color marrón oscuro. De pronto el carro se detiene y recoge a un hombre (Marino), que está parado a un lado de la carreta. Es flaco, desgarbado y su ropa da la impresión de no haber sido lavada en muchos días. Tiene la misma edad que Alfonso pero su rostro lleno de arrugas enmarca una mirada afligida y cansada. Marino se sienta frente Alfonso y se queda mirándolo por largo rato sin decir una palabra. Las miradas de los dos hombres terminan encontrándose pero ninguno da la menor señal de incomodidad o perturbación. Finalmente Marino le habla.

15MARINO: ¿Usted es Alfonso Acevedo, cierto? El de la finca “El Jardín”.
Alfonso asiente levemente sin quitarle la mirada de encima.
MARINO: Yo soy Marino García. ¿Se acuerda? El de “Los Turpiales”.
Alfonso vuelve a asentir, sin embargo entre los dos hombres no hay ninguna emoción por el reencuentro y más bien parecen dos extraños que acaban de conocerse.
MARINO (sin pesar): Aunque eso hace mucho tiempo dejo de existir.
Alfonso mira hacia afuera y no parece reconocer el paisaje lleno de cañaduzales. No se ven fincas, ni personas, sólo cultivos de caña que se extienden a lado y lado de la carretera, surcados por caminos de tierra solitarios que no parecen conducir a ninguna parte. En medio de los cultivos de vez en cuando sobresale el follaje de alguna vieja ceiba.
ALFONSO (off) (sin demostrar emoción): Ya no queda nada.
MARINO (off) (mirando hacía los cañaduzales): ¿Hace cuánto no viene por acá?
ALFONSO (off): Diecisiete años.
MARINO (off): Esto ha cambiado mucho. Con el tiempo uno ya ni sabe dónde está parado. (Después de hacer una pausa) ¿Y por qué regresó?
ALFONSO (off): Mi hijo está enfermo.
MARINO (off): ¿Y cómo está?
ALFONSO (off): No sé.
ALFONSO (off) (cambiando de tema): ¿Su finca no quedaba por aquí?
MARINO (off): Ya la pasamos hace rato.
ALFONSO (off): ¿Y qué le pasó?
MARINO (off): Lo que a todos, me tocó venderle la tierra al ingenio.
Los hombres se quedan en silencio mientras siguen mirando el paisaje que cada vez se torna más monótono y repetitivo.
MARINO (off): (Gritándole al chofer): Párelo!
El vehículo se detiene junto a un ancho camino polvoriento que se adentra entre los cañaduzales.
MARINO (off): Si va para la finca, bájese aquí y váyase por ese camino. La otra entrada ya no existe.
Alfonso se baja del viejo jeep con su maleta y su sombrero. Se despide haciendo una señal con la mano y el carro arranca nuevamente. Se queda sólo mirando en todas las direcciones y emprende el camino que se abre entre los cañaduzales.

Corte A: 8. Ext. Carretera destapada. Tarde

16Alfonso camina lentamente. Pasea su mirada a lado y lado pero solo ve cultivos de caña y caminos de tierra que no sabe a dónde se dirigen. Se nota algo confundido mientras atraviesa ese laberinto verde que se ha tragado su casa. De repente escucha un gran ruido y ve como por su espalda se acerca un tren cañero a toda velocidad. Alfonso, con un movimiento torpe, se sale de la carretera y la nube de polvo que produce el paso del descomunal vehículo lo hace desaparecer del paisaje. Sólo se alcanzan a ver cinco enormes vagones completamente cargados con caña de azúcar. Toma un poco de tiempo para que la nube de polvo se disperse y permita volver a ver a Alfonso, quien continúa al lado del camino con su vieja maleta marrón oscuro. En su rostro se revela que este atropello lo ha molestado un poco.

La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo

La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo

Corte A: 9. Ext. Camino de las Ceibas. Tarde

17Después de recorrer un largo trayecto, Alfonso llega al camino de las ceibas por el que más temprano pasaron Esperanza y Manuel. Debido a que el sol se ha movido hacia el occidente, la sombra que daban los arboles ha disminuido y el calor es cada vez más insoportable. Alfonso se detiene frente al perro muerto que encontró Manuel y mira como las moscas se mueven por encima del cadáver que comienza a descomponerse. Lo observa en silencio, con una mirada muy seria y penetrante. Enseguida mira al sol, que brilla en todo su esplendor mientras castiga sin piedad todo lo que se pudre en la tierra.

Corte A: 10. Ext. Finca. Tarde

18La sombra de Alfonso se mueve sobre la tierra llena de polvo. Está solo, atravesando un nuevo camino que se abre entre los cañaduzales. El único sonido que existe en ese lugar es el de sus pasos. Desde lejos ve la frondosa copa de una ceiba que hay detrás del cultivo de caña a su izquierda. Sus ramas brillan por el intenso sol, casi como un faro que lo guía hasta su antiguo hogar. A medida que se acerca, el árbol comienza a aparecer en toda su magnitud. Finalmente el cañaduzal termina y Alfonso está de regreso en el lugar que abandonó hacía 17 años. Su mirada baja por las ramas de la ceiba descubriendo el enorme y leñoso tronco. A su sombra hay un pequeño y viejo banco de madera. Alfonso lo mira todo detalladamente, pero no parece conmovido, pues su rostro continua duro e inexpresivo. Sus pies se deslizan por el pasto y lo dirigen hacia la entrada de la casa. Cuando está por alcanzarla, Manuel sale por la puerta y se para frente a él. El niño observa la maleta del extraño y luego lo mira a los ojos sin decir una palabra. Alfonso deja escapar una tímida sonrisa.

19ALFONSO (con amabilidad): Hola.
MANUEL (con timidez): Hola.
ALFONSO: ¿Cómo te llamas?
MANUEL: Manuel.
ALFONSO: Mucho gusto Manuel, yo me llamo Alfonso.
MANUEL: ¿Usted es mi abuelo?
ALFONSO: Sí.
MANUEL: Te estábamos esperando.
ALFONSO: ¿Y dónde está tu papá?
MANUEL: En la pieza.
ALFONSO: Me lo llamas.
MANUEL: Él no puede salir. Venga yo lo llevo.
Manuel abre la puerta y entra corriendo. Alfonso lo sigue pero antes de pasar se quita el sombrero y lo apoya contra su pecho.

La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo

La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo

Corte A: 11. Int. Finca - Pasillo. Tarde

20Manuel atraviesa corriendo el angosto pasillo y entra a la habitación de su padre. Alfonso lo sigue despacio atravesando la penumbra que se ha creado al cerrar la puerta. Mira cada detalle en silencio: los viejos muebles, la pequeña mesa de centro, el diploma de bachillerato de Gerardo. Sobre la pared del pasillo hay algunas fotografías familiares organizadas en orden cronológico, comenzando por viejas fotografías de cuando Alicia era joven y Gerardo tan sólo un niño. A medida que Alfonso avanza va descubriendo esas pequeñas huellas de la historia familiar. Pronto aparecen retratos familiares donde ya salen Esperanza y Manuel: navidades, bautizos, cumpleaños. La última fotografía, al parecer la más reciente, es una de Alicia ya vieja, parada afuera de la casa sonriendo mientras espera ser retratada. Alfonso llega al cuarto de su hijo sin ver una sola fotografía de él.

Corte A: 12. Int. Finca – Cuarto de Gerardo. Tarde

21Alfonso entra en el oscuro cuarto y allí descubre a Gerardo recostado contra el espaldar de su cama. Parados, a lado y lado de la cama, se encuentran Manuel y Esperanza. Todos miran con tímidas sonrisas a Alfonso, que luce algo serio, aun con la maleta en la mano y el sombrero apoyado contra el pecho. Coloca su equipaje en el piso y se acerca a saludar a su hijo.

22ALFONSO (con mucha naturalidad): Qiubo mijo.
Gerardo, desde su posición, tiende un abrazo que el viejo no parecía esperar, pero él reacciona rápidamente y lo abraza. Es un abrazo prolongado pero poco afectuoso.
GERARDO (sin mucha emoción): Qiubo papá. ¿Cómo estás?
ALFONSO: Bien, bien. ¿Y usted cómo está?
GERARDO: Bien papá.
El abrazo termina y Alfonso se reincorpora. Los rostros de los dos hombres reflejan muy poco de la emotividad del momento.
GERARDO: Supongo que ya conociste a tu nieto.
ALFONSO: Si, ya nos presentamos.
GERARDO: Y ella es mi esposa, Esperanza.
Alfonso mira a Esperanza y rodea la cama para llegar hasta ella que continua de pie junto a un viejo asiento de madera. Le tiende la mano para saludarla.
ALFONSO (cortésmente): Un placer conocerla.
ESPERANZA (asintiendo tímidamente con la cabeza): Siéntese don Alfonso.
ALFONSO: Gracias.
ESPERANZA: Don Alfonso, ¿Quiere tomar algo?
ALFONSO (con algo de pena): No, no, muchas gracias.
Alfonso acerca un poco la silla hacia la cama de su hijo y se sienta. Esperanza y Manuel se acomodan del lado opuesto, en el borde de la cama. Se nota el nerviosismo de todos y la conversación comienza a fluir torpemente en medio de miradas perdidas y silencios incómodos.
GERARDO: ¿Y cómo estuvo el viaje?
ALFONSO: Muy bien, se demoró 9 horas apenas.
GERARDO: Bueno, les rindió.
ALFONSO: Si, gracias a Dios.
Hay un corto silencio que parece obligar a Alfonso a seguir hablando.
ALFONSO (cambiando de tema): ¿Y por qué están en esta oscuridad?
ESPERANZA: Es que hay que mantener cerrada la ventana porque el polvo le hace daño a Gerardo.
ALFONSO (dirigiéndose a su hijo): ¿Y qué fue lo qué le pasó?
GERARDO (señalándose debajo de las costillas): Pues hace días comencé a ahogarme y me dio un dolor por aquí, entonces me recomendaron guardar reposo.
ALFONSO: ¿Y qué dijeron que era?
GERARDO: Neumonía. Pero que no era tan grave.
Nuevamente todos se quedan en silencio. Esperanza se para lentamente y toma a Manuel por el brazo.
ESPERANZA: Bueno, nosotros nos vamos a preparar la comida. Permiso don Alfonso.
ALFONSO: Sigan.
Padre e hijo ven salir a la mujer y al niño del cuarto.
ALFONSO: Tiene una familia muy bonita.
GERARDO: Gracias.
ALFONSO: ¿Cuántos años tiene Manuel?
GERARDO: Cinco, pero esta semana cumple los seis.
Los dos hombres se notan algo tensos y hacen un gran esfuerzo por no encontrar sus miradas.
ALFONSO (de golpe): Me sorprendió mucho que me llamaras.
GERARDO (tomando valor para hablar): Lo pensé mucho antes de decidirme.
ALFONSO: Entiendo.
GERARDO: Pero no lo llame sólo para que viniera a verme. Como mi mamá y Esperanza me tienen que reemplazar en el ingenio, entonces necesitábamos a alguien que cuidara a Manuel y estuviera pendiente de mí.
ALFONSO: ¿Y cómo convenció a su mamá para que me dejara venir?
GERARDO: Ella no está de acuerdo.
ALFONSO: ¿Y dónde está?
GERARDO: Debe estar encerrada en el cuarto.

23Los dos se quedan en silencio, sin saber qué más decirse. La luz del sol casi que ha desaparecido dejando la habitación en penumbra. De repente Gerardo comienza a toser y se ahoga levemente. Decide acostarse completamente mientras su padre observa cuánto le cuesta moverse.

Haut de page

Table des illustrations

Titre La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3842/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 652k
Titre La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3842/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Titre La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3842/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Titre La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3842/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 216k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

César Augusto Acevedo, « Extractos del guion: La tierra y la sombra »Cinémas d’Amérique latine, 25 | 2017, 70-77.

Référence électronique

César Augusto Acevedo, « Extractos del guion: La tierra y la sombra »Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 25 | 2017, mis en ligne le 11 juillet 2019, consulté le 12 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/3842 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cinelatino.3842

Haut de page

Droits d’auteur

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search