Navigation – Plan du site

Han escrito en la revista y comparten sus recuerdos en torno a los Encuentros

Hayrabet Alacahan, Magali Kabous, Enrique Colina, Orlando Senna, Isaac León Frías et Jorge Ruffinelli
p. 6-15
Traduction(s) :
Ils ont écrit dans la revue et ils se souviennent des Rencontres [fr]

Texte intégral

Hayrabet Alacahan

Pendant les 20e Rencontres, 2008.

Pendant les 20e Rencontres, 2008.

1. Para ti, ¿cuál es el evento más impactante de los treinta últimos años en el cine latinoamericano y por qué?

Para mí sin duda es la llegada de las escuelas de cine en toda América latina, después de los años 1970 y 1980, cuando los golpes militares iban aboliendo gobiernos constitucionales para imponer su régimen de represión ilegal, violencia indiscriminada, persecuciones, tortura sistematizada, desaparición forzada de personas, manipulación de la información y demás formas de terrorismo en el nombre del Estado. Casi toda la sociedad del Cono Sur sufrió las consecuencias de esta infame denominación también y tristemente llamada guerra sucia. El ámbito cinematográfico no fue una excepción y por lo tanto sufrió mucho las consecuencias como todos los movimientos culturales. Incluyendo las desapariciones de varios directores. Al término de esa era nefasta empezaron a soplar brisas prometedoras de prosperidad. Ahí no tardaron las aperturas de las estructuras educativas especializadas en el cine. En los 1990 fue en Argentina donde y pronto se multiplicaron las escuelas de cine y también la cantidad de estudiantes que superaron a las cifras imaginadas.

Ya había antecedentes de escuelas de cine en Latino-américa. Por ejemplo en Argentina, la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC) nació con la Ley de Cinematografía que creó el Instituto Nacional de Cine en 1957. Además del organismo que se fundaba, se estipulaba en el art. 17, inciso F, la creación y participación en el sostenimiento de un Centro Experimental destinado a la formación de cineastas. Si bien la ley dispuso la creación de la escuela en 1957, la misma se puso en marcha en el año 1965, cuando la dirección del Instituto Nacional de Cinematografía era dirigida por el Lic. Alfredo J. Grassi. Actualmente la normativa legal vigente (Ley 17.711 t.o. 2001 et Decreto 1536/2002) prevé su mantenimiento.

Otro ejemplo es la Escuela Internacional de Cine y TV (EICTV) de San Antonio de los Baños de Cuba, entidad que hasta hoy está considerada como una de las más importantes entre sus pares en el mundo. Fundada el 15 de diciembre de 1986 como filial de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano (FNCL), sus creadores Gabriel García Márquez (Colombia), Fernando Birri (Argentina), Julio García Espinosa (Cuba) entre otros, buscaban la instauración de una Escuela de Tres Mundos para estudiantes de América Latina, África y Asia.

Hoy es difícil imaginar un país sudamericano que carezca de una escuela de cine. También ya se sabe que el cine y/o el audiovisual son parte de las materias innegables en el sistema educativo casi en todas las universidades de la región.

2. ¿Qué piensas de los vínculos que existen entre Europa y Latinoamérica, Francia y Latinoamérica?

El acercamiento del cine latinoamericano con Europa se hace desde hace tiempo. Los festivales europeos jugaron un papel importante en este vínculo. De a poco las películas sureñas tuvieron aceptaciones en dichos eventos europeos. El Festival Internacional de Cine de Cannes fue uno de los primeros que incluyó en sus nominaciones películas de nuestro continente. Para nombrar algunos títulos y sus directores, en 1946 María Candelaria (México) de Emilio Fernández ganó el Premio del Jurado. El argentino Leopoldo Torre Nilsson compitió cuatro veces por la Palma de Oro en Cannes: en 1957 con La casa del ángel, en 1961 con La mano en la trampa, en 1962 con Setenta veces siete y en 1967 con La chica del lunes. En 1959, la directora Margot Benacerraf con su memorable documental Araya (Venezuela) ganó la Cámara de Oro, premio que compartió nada más que con Hiroshima, mon amour de Alain Resnais. En 1964 Vidas secas (Brasil) de Nelson Pereira dos Santos ganó el Premio OCIC, que estaba nominada a la Palma de Oro como mejor película. Actas de Marusia (Chile) de Miguel Littín fue nominada como mejor película en 1976, y en 1979 Sobrevivientes (Cuba) de Tomás Gutiérrez Alea, fue nominado como mejor director. Desde aquel entonces el cine latinoamericano, con un crecimiento notable y sus méritos propios, fue consolidando un espacio muy importante y merecido en toda Europa y sobre todo en Francia. Cada día fue apareciendo un nuevo realizador con su estilo propio y singular creatividad, que fue aportando al desarrollo del cine latinoamericano, que a la vez siguió despertando la curiosidad y el interés no solamente de espectadores sino también de los productores y distribuidores. Si hacemos un balance, vemos un panorama más que elocuente y prometedor, cosa que va fortaleciendo los vínculos entre ambos continentes. Cabe destacar el apoyo de varios festivales que siguen apostando y programando nuestras películas: Toulouse, Biarritz, Amiens, Cannes (Francia), Huelva, San Sebastián, (España), Berlinale (Alemania), Venecia, Trieste (Italia), Fribourg (Suiza), Rotterdam (Holanda), entre otros. También es de fundamental importancia el apoyo financiero de Ibermedia, Hubert Bals Fund, World Cinema Fund, Cinéfondation, Instituto Goethe y muchas otras productoras europeas para seguir colaborando con el desarrollo del cine de los países de América latina.

3. Con motivo de los treinta años de los Encuentros de Toulouse ¿tienes una anécdota del festival para contarnos?

Varios años seguidos participé como colaborador de los Encuentros de Toulouse desde Argentina. Esta posibilidad se me abrió las puertas ante una nueva experiencia en el mundo del cine que jamás hubiese imaginado. Allí aprendí mucho, conocí gente maravillosa, conviví momentos de película, logré amistades increíbles y por supuesto guardo una mochila cargada de anécdotas imborrables. Hoy mirando para atrás, revivo felizmente ciertos momentos llenos de nostalgias, bajo el techo de la carpa del comedor donde almorzábamos y cenábamos cada día con diferentes invitados y donde nunca falto la alegría y la solidaridad que aportaban los “bénévoles” a los invitados del festival. Me es realmente muy difícil optar por una de esas anécdotas..., pero ahí va una que me marcó mucho. Era el año 2003, la 15a edición del festival. Otro año más en el que Argentina participaba con gran cantidad de películas y con la presencia de varios directores: Juan Carlos Desanzo, Carlos Sorín, Ana Katz, Ernesto Baca, Virna Molina, Ernesto Ardito, Daniel Burak, Santiago Loza, Luis César D’Angiolillo, Celina Murga, Fernán Rudnik, Sergio Bellotti, entre otros. Durante el festival, repartía mi tiempo viendo películas, tratando de conocer y lograr vínculos con realizadores de otros países, presentando algunas películas argentinas en los cines de la periferia y por las mañanas disfrutando del paisaje de singular belleza de Toulouse.

Mientras sucedía todo armoniosamente, se acercaba el día más esperado del festival; el 29 de marzo a las 16 horas, en el hall de la Cinemateca de Toulouse, iban a ser anunciadas las películas ganadoras que se llevarían los premios. Cuando llegó la hora señalada, el hall estaba lleno de invitados latinoamericanos, cinéfilos locales, cronistas de cine y el staff del ARCALT, asociación organizadora del festival. Los oídos y las miradas acaparaban la mesa del jurado que estaba formado por Francesca Feder (Francia), Orlando Senna (Brasil) y Nicolás Buenaventura (Colombia). La ansiedad carcomía al más sereno de la multitud y los murmullos sonorizaban los destellos de luz artificial de los flashes...

El acto comenzó con el discurso de Esther Saint-Dizier que entre otras se refirió a los objetivos, lo sucedido durante el festival, agradecimientos y saludos de despedida a los presentes. Luego de a poco pasó a anunciar los cortos ganadores, los documentales ganadores y entregaron diversos premios en otras categorías. Y para cerrar la ceremonia, en nombre del jurado, Nicolás Buenaventura tomó la palabra y contó que no les fue fácil optar por la película ganadora, por la misma calidad de varios títulos participantes en la competencia oficial. Palabras más palabras menos, terminó anunciando a Amarelo Manga como la ganadora de las 15° Encuentros de Toulouse, del director brasileño Claudio Assis. Entre la conformidad de unos y resignaciones de otros (como suele suceder en todos los festivales), Claudio Assis con su inconfundible sonrisa, se acercó a la mesa, agarró el micrófono y dijo uno de las más bellas y más cortas frases que yo he oído en los discursos de agradecimiento por un premio: “Gracias al jurado por concederme este premio. Mi película no es mejor ni peor que las que estaban en la competencia. Por lo tanto dedico este premio a los demás directores que estaban en la misma nomina conmigo.” Hoy me sigue conmoviendo la humildad y bajo perfil de Claudio Assis.

Magali Kabous

1. Para ti, ¿cuál es el evento más impactante de los treinta últimos años en el cine latinoamericano y por qué?

El “Nuevo cine argentino de los 1990”, aunque el término provoque controversia, así como la permanencia de esta cinematografía en tiempos de crisis ha sido un elemento importante de la transición entre los siglos XX y XXI. En general, las cinematografías en resistencia durante las crisis políticas y/o económicas (desde el Nuevo cine latinoamericano y los cines bajo dictaduras hasta Cuba durante el “Período Especial en tiempos de paz” de los años 1990) me parecen milagros admirables.

2. ¿Qué piensas de los vínculos que existen entre Europa y Latinoamérica, Francia y Latinoamérica?

Estos vínculos son diversos, fecundos y privilegiados: cinematográficos con los intercambios de actores y cineastas entre los dos continentes (desde Buñuel en México, Varda en Cuba hasta Gael García Bernal o Nahuel Pérez Bizcayart dirigidos por cineastas franceses); económicos mediante las coproducciones y los diversos fondos de ayuda; culturales con la clara penetración de las películas latinoamericanas en el paisaje cinematográfico francés y los festivales dedicados específicamente al cine del subcontinente; políticos cuando de solidaridad se trata.

3. Con motivo de los 30 años de los Encuentros de Toulouse ¿tienes una anécdota del festival para contarnos?

No tengo una anécdota en particular pero sí recuerdo con emoción cómo hemos ido invadiendo, año tras año, lugares distintos de la Cinemateca. Esta ocupación del espacio por los cinéfilos, los artistas, los profesionales y los organizadores, este verdadero hormiguero siempre me ha apasionado. Durante los diez años en que participé en el equipo “accueil des invités”, empezamos con un equipo reducido (Ana Saint-Dizier, otra compañera y yo) debajo de la escalera de la entrada, luego pasamos a un cuartecito y, consagración absoluta, años después, subimos a la biblioteca con los demás puestos de organización (un lugar mágico). Los equipos crecían cada vez más. Ningún lugar de la cinemateca permanecía desocupado y para mí, el símbolo de la intensa actividad eran los kilómetros recorridos en busca de un invitado que había olvidado su entrevista, en busca de un colega “perdido” tomando un punch en el patio de la cinemateca a la hora del concierto, las ascensiones de escaleras corriendo hasta la cabina del proyeccionista o hasta una sala para una traducción o para no perdernos un episodio del diario filmado.

También me fascina la transformación de la rue du Taur que durante el festival se llena de gente hablando español y llevando su credencial alrededor del cuello.

Enrique Colina

Pendant les 3e Rencontres, 1991

Pendant les 3e Rencontres, 1991

1. Para ti, ¿cuál es el evento más impactante de los trente últimos años en el cine latino-americano y por qué?

Si lo entiendo como acontecimiento cultural integrador de la cultura cinematográfica latinoamericana, por el rol que desempeñó para concienciar nuestra pertenencia y unidad continental, en el espíritu humanista de un pensamiento revolucionario cohesionador de nuestra identidad cultural, fue el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana. Antecedentes, como el importante Festival de Viña del Mar, suspendido varios años durante la dictadura pinochetista, constituye un referente imprescindible para comprender la necesidad que dio nacimiento al festival de La Habana. Un nuevo cine surgido de la urgencia de contactar un público latinoamericano, con una voz y una estética propias, para expresar las raíces de una historia compartida y un presente presionado por acometer cambios políticos y culturales que confirmaran nuestra independencia y unidad continental.

2. ¿Qué piensas de los vínculos que existen entre Europa y Latinoamérica, Francia y Latinoamérica?

Los cambios políticos ocurridos en Latinoamérica a partir de los años 1960 con la Revolución cubana, los movimientos guerrilleros, las dictaduras militares, el nacimiento de grandes personalidades y movimientos culturales, con novedosas propuestas estéticas, tanto en el cine como en la literatura (baste mencionar el Cinema Novo brasileño o el Realismo mágico de García Márquez) impresionaron el imaginario cultural europeo despertando una curiosidad por lo que acontecía en Latinoamérica. Ese interés propició, en una Europa de la postguerra, con una generación ávida de transformaciones revolucionarias, un apetito por nuestra cultura que resultó en la creación de festivales europeos que surgieron para divulgar nuestro cine y también para financiar sus producciones. Pero ha sido en Francia y en España donde más han prosperado estas iniciativas, evidentemente por la confluencia histórica de sus relaciones con nuestra América, que dejaron un patrimonio cultural en nuestra identidad, compartida con el legado español y el francés. Bilbao, Huelva, San Sebastián, Toulouse, Burdeos, Amiens, Biarritz… por solo mencionar algunas ciudades españolas y francesas donde el cine latinoamericano es promovido por sus festivales. Su importancia resulta esencial para cinematografías que pugnan con presupuestos exiguos para financiar y divulgar sus producciones.

3. Con motivo de los treinta años de los Encuentros de Toulouse ¿tienes una anécdota del festival para contarnos?

Gracias al Centro Pompidou y al Festival de Toulouse mis primeros documentales fueron exhibidos en Francia. Pero fue en las Rencontres des Cinémas d’Amérique latine donde establecí relaciones y contactos que me han permitido desarrollar mi carrera cinematográfica y académica. Fue en uno de los festivales donde presenté mi proyecto de largo-metraje, Entre ciclones, que obtuvo el financiamiento del Ministerio de Relaciones Exteriores francés. Fue en Toulouse donde estuve impartiendo clases durante veinte años en una de las escuelas de cine públicas más reconocidas de Francia, l’École Supérieure de l’Audiovisuel. Fue durante un festival que conocí a uno de mis escritores colombianos preferidos, Fernando Vallejo, con quien comparto la irreverencia contra la solemnidad hipócrita y perversa del poder, la sumisión resignada y la estupidez bendecida de la humanidad (de la que no me excluyo… modesto que soy).

Orlando Senna

1. Para ti, ¿cuál es el evento más impactante de los treinta últimos años en el cine latinoamericano y por qué?

La creación en 1987 de la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños, la Escuela de Cuba. No solo porque se trata de un centro de formación de excelente calidad, entre los mejores del mundo, sino también y quizás principalmente porque se desarrolló como un punto de debates de ideas y proyectos dirigidos a la integración audiovisual de América Latina. En la EICTV el concepto de Cine latinoamericano ganó contornos de una realidad innegable.

2. ¿Qué piensas de los vínculos que existen entre Europa y Latinoamérica, Francia y Latinoamérica?

La relación entre los dos continentes arrastra el peso de la historia, de siglos de colonizaciones, conflictos, trueque de influencias culturales, miscigenaciones, prejuicios. En fin, amor y odio. En la actualidad, los vínculos están orientados por la política de la colaboración, lo que significa un avance en los lazos que nos unen. Francia desempeña un papel estelar en este avance.

3. Con motivo de los treinta años de los Encuentros de Toulouse ¿tienes una anécdota del festival para contarnos?

Un hecho sin conexión directa, pero sí indirecta, con los Encuentros. En una de las primeras ediciones del festival, Conceição y yo conocimos a un hermoso travesti que siempre estaba parado cerca de nuestro hotel. Pasamos a saludarnos y luego a conversar. Él quería saber sobre nosotros y Brasil pero nunca reveló nada, absolutamente nada, sobre quién era, ni siquiera su nacionalidad. Él filosofaba, pensaba en voz alta sobre los caminos de la espiritualidad, sobre la relación con lo divino. Nunca conseguimos olvidar nuestro travesti, un sabio buscando la santidad.

Isaac León Frías

1. Para ti, ¿cuál es el evento más impactante de los treinta últimos años en el cine latinoamericano y por qué?

No veo un evento puntual. Más bien un proceso y es el que se desencadena con el cambio del soporte tecnológico. En los últimos quince años la producción se ha multiplicado, para bien y para mal. Muchos más cineastas (jóvenes, sobre todo) han podido concretar proyectos que antes hubieran sido difícilmente accesibles. Han aparecido autores nuevos y películas de alta calidad.

2. ¿Qué piensas de los vínculos que existen entre Europa y Latinoamérica, Francia y Latinoamérica?

La ayuda de los fondos europeos ha sido imprescindible para el avance de un segmento de la producción que, de otro modo, no hubiese sido factible. En ello, los apoyos provenientes de Francia han desempeñado un rol muy significativo.

3. Con motivo de los treinta años de los Encuentros de Toulouse ¿tienes una anécdota del festival para contarnos?

Estuve una vez como presidente del jurado en 1998 y la anécdota que podría contar es que me entrevistaron en TV5 directamente en francés sobre los Encuentros y el cine de América latina. Al ver luego la grabación reparé en mi enorme acento español (la sonoridad de los hispanohablantes comunicándose en francés es similar) y en el error de decir “inversión” en vez de “investissement”.

Jorge Ruffinelli

Jorge Ruffinelli à Toulouse avec Adela Legra, protagoniste de Lucía

Jorge Ruffinelli à Toulouse avec Adela Legra, protagoniste de Lucía

1. Para ti, ¿cuál es el evento más impactante de los 30 últimos años en el cine latinoamericano y por qué?

El evento de mayor impacto ha sido la digitalización de las películas, el hecho de que podamos verlas, disfrutarlas y compartirlas desde plataformas digitales ha modificado completamente la recepción y la distribución del cine.

2. ¿Qué piensas de los vínculos que existen entre Europa y Latinoamérica, Francia y Latinoamérica?

Esos vínculos han sido siempre fundamentales. Robert Bresson le puso un freno saludable a la italianización de nuestras comedias, aunque al mismo tiempo el Neorrealismo italiano fue un freno propio. Qué sería del cine de Lucrecia Martel, Adrián Caetano o Lisandro Alonso sin esas expresiones artísticas?

3. Con motivo de los 30 años de los Encuentros de Toulouse ¿tienes una anécdota del festival para contarnos?

Una anécdota del festival me retrotrae al recuerdo de un amigo que perdimos: Ronald Melzer. Ronny estuvo en el festival y lo que esos días lo atraía enormemente era visitar iglesias. Como yo soy reacio a la religión institucional, le pedí a mi esposa que le acompañara. Ella me contó que Ronny se conformaba con entrar a la iglesia, verla y salir. Nunca se arrodilló ni rezó. Los tres (incluída mi esposa) somos de un país laico. Una segunda anécdota: visité la plaza y la casa de Carlos Gardel en Toulouse. Y advertí que todas las placas conmemorativas eran de argentinos o uruguayos, ninguna de un francés. Como es lógico, porque en el fondo ya se sabía que Gardel había nacido en Uruguay.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Pendant les 20e Rencontres, 2008.
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3881/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 252k
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3881/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Pendant les 3e Rencontres, 1991
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3881/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 252k
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3881/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3881/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Titre Jorge Ruffinelli à Toulouse avec Adela Legra, protagoniste de Lucía
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3881/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 262k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Hayrabet Alacahan, Magali Kabous, Enrique Colina, Orlando Senna, Isaac León Frías et Jorge Ruffinelli, « Han escrito en la revista y comparten sus recuerdos en torno a los Encuentros »Cinémas d’Amérique latine, 26 | 2018, 6-15.

Référence électronique

Hayrabet Alacahan, Magali Kabous, Enrique Colina, Orlando Senna, Isaac León Frías et Jorge Ruffinelli, « Han escrito en la revista y comparten sus recuerdos en torno a los Encuentros »Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 26 | 2018, mis en ligne le 24 juillet 2019, consulté le 31 mars 2020. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/3881; DOI: https://doi.org/10.4000/cinelatino.3881

Haut de page

Auteurs

Hayrabet Alacahan

Magali Kabous

Articles du même auteur

Enrique Colina

Orlando Senna

Isaac León Frías

Jorge Ruffinelli

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals