Navigation – Plan du site

AccueilNuméros25Entre el desplazamiento y la reco...

Entre el desplazamiento y la reconciliación. El cine de Ciro Guerra

Patricia Carbonari
p. 100-109
Traduction(s) :
Entre le déplacement et la réconciliation. Le cinéma de Ciro Guerra [fr]

Résumés

Au cours des dernières années, le cinéma colombien a fait quelques bonds dans la façon de montrer les conflits socio-politiques dont le pays a du mal à sortir. Dépouillé des stéréotypes, Ciro Guerra, depuis son premier film, La sombra del caminante, jusqu’à El abrazo de la serpiente, en passant par Los viajes del viento, met en jeu son artillerie formelle pour briser les schémas propres à la cinématographie qui l’a précédé. Laisser de côté l’opposé et en appeler à la réconciliation se révèle être la colonne vertébrale de son cinéma, qui invoque le retour du mythe pour parvenir à ses fins.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Suárez Juana, Cinembargo Colombia, Editorial Universidad del Valle, Cali, 2009.

La violencia no desaparece
del cine colombiano
ni como temática,
ni como trasfondo,
ni como referencia.
Juana Suarez
1

El abrazo de la serpiente (L’Étreinte du serpent, 2015)

El abrazo de la serpiente (L’Étreinte du serpent, 2015)

1Allá por abril de 2004 se estrenaba en Colombia La sombra del caminante, que implicaba el debut en el largometraje de un joven Ciro Guerra, quién luego de 3 cortometrajes, Silencio, Alma e Intento, de 1998, 2000 y 2001 respectivamente, llegaba para darle oxígeno al cine de esta parte del continente.

La sombra del caminante (L’Ombre de Bogota, 2004)

La sombra del caminante (L’Ombre de Bogota, 2004)

2Colombia venía de promulgar la ley 814 en 2003, con la convicción de fomentar la actividad cinematográfica. Esto implicaba cambiar la cara de la cinematografía precedente: crear nuevos modos de producción, relativizar los modelos instalados y reinventar formalmente el cine.

3Si pensamos, por ejemplo, en la cinematografía argentina, hubo que encontrar un lenguaje nuevo que pusiera en jaque el anterior y que sonara creíble a los jóvenes que comenzaban a filmar entrados los años 1990. La Silvia Prieto (1999) de Martín Retjman indagaba a fondo en la comunicación entre los personajes. Solo así, hurgando en los límites del lenguaje, se pudo barajar y dar de nuevo con el camino.

4Colombia inicia su proceso acercándose a los márgenes, yendo al encuentro de lo ignorado, filmando en su geografía más profunda.

5¿Desde dónde se reconstruye la identidad, personal y social? ¿Habrá quién devuelva algo del paraíso perdido y desde ahí, quizás, hacer pie en otro camino, lejos de los desplazamientos y de las migraciones forzosas? Glauber Rocha ya había hurgado en el Sertão nordestino allá por los años 1960; Eduardo Coutinho compartió días en la favela de Río de Janeiro finalizando el siglo XX y Patricio Guzmán todavía anda buscando cuerpos en el desierto de Atacama. Todos ellos explorando, recuperando la palabra de los oprimidos en nuestra Latinoamérica. Ciro Guerra ensaya su propio periplo de reconstrucción del rompecabezas político, social y personal, tan indisoluble en Colombia, sin esquivar el peso de la Historia, interpelando a esos seres incorporados a la violencia (por propia voluntad o involuntariamente), enfocando a los de aquí y a los de allá, a los del campo y a los de la ciudad. Y será la ciudad, precisamente, la gran locación para su primer opus. Seducido por esa violencia urbana, la de la supervivencia, la del día a día, la que solo nace en una gran polis, Guerra patea el tablero, pone la contienda nacional en la escena cinematográfica y muestra una sociedad jaqueada por la pérdida, la pérdida de un ser querido, la pérdida de la memoria, la pérdida de la dignidad, la pérdida que agobia y compromete la identidad.

6¿Cómo se somatizó y transformó esa violencia en algo cotidiano? ¿Habrá yakruna u otra yerba que mitigue el dolor de la guerra? Estas preguntas se hace el director cesarense desde los albores de su carrera cinematográfica hasta su tercer opus, El abrazo de la serpiente.

Un cine de encuentros y de sombras

7En un comienzo con reminiscencias bressonianas (o dardennianas, si tomamos en cuenta que los hermanos belgas Jean- Pierre y Luc Dardenne son hijos dilectos del paradigmático cineasta francés Robert Bresson), Ciro Guerra coloca la cámara cerca de la acción y del trabajo para dar inicio a La sombra del caminante. Mansalva, nombre que no conoceremos hasta avanzado el film, es uno de los protagonistas de esta historia y confecciona con sus propias manos el instrumento que le servirá para ganarse la vida en esa enigmática Bogotá que la cámara recorrerá en la escena siguiente. Extraerá madera de un ataúd y la convertirá en una silla. La colocará sobre sus espaldas y transportará a aquellos transeúntes que paguen 500 pesos por el viaje. A lo que inesperadamente se presenta como un sacrificado oficio para subsistir en la “economía del rebusque”, con el correr de la narración se le agrega otro sentido: ahora es también un autocastigo por los muertos que cargan esas mismas espaldas. Ni más ni menos que la metáfora de un país que ha soportado la violencia y la muerte con espíritu cotidiano.

8Tras un plano detalle de las gafas que permanecen siempre en sus ojos, Mansalva sale al ruedo, dejando su sombra en las calles del barrio La Candelaria. Un ralenti y Mañe, el otro agón en lucha, llega para quedarse en la pantalla y en la vida de Mansalva. Lisiado y maltratado en el vecindario por jóvenes violentos, busca algún trabajo que le devuelva su dignidad y le permita pagar el rincón que habita. La hostilidad citadina no le facilitará ese objetivo, pero él no baja los brazos ni frente a los autómatas empleados de una agencia de trabajo, donde le piden dinero para conseguirle “algo”, ni ante las sectas de autoayuda que gritan sus deseos en trance.

9Un paisaje desolador y, aparentemente, irreversible. Y así, la imposibilidad, el eje de todo melodrama, también llega para quedarse. Desafiando sus coyunturas, estos hombres se descubrirán el uno al otro y crecerá una amistad que se verá en peligro cuando aparezca el peso demoledor del pasado, que alberga ya profundas heridas.

10Mientras circula con su silla transportadora, Mansalva llevará a Mañe a su refugio, gesto solidario que dará respiro a la amargura diaria. “Nadie ayuda a nadie en este jueputa país”, se oye de boca del protagonista. El sistema no les da trabajo y les pide dinero para conseguírselo o permisos para conducir una silla en la vía pública. Sin duda, un extremo de desplazamiento. Y para delinear el espíritu de estos seres, el blanco y negro resulta una inteligente elección del director, que acompaña el amargo pasar de estas criaturas.

11El desenlace, tan anudado al pasado, encuentra a Mañe hablando de sus muertos. Sus padres murieron a manos de ¿paramilitares, narcotraficantes, miembros de las Farc?; a él no le importa quién de ellos los haya ejecutado, solo le importa que están muertos. La tensión crece cuando Mansalva dirá que para ellos no hay perdón, mientras se descubrirá que es el ejecutor de la familia de su amigo.

12Y más o menos así, Ciro Guerra debuta con lo irreconciliable, la tan sórdida convivencia con la experiencia psicotizante de la guerra, dejando claro que solo la solidaridad y la conciencia de lo colectivo traerá la paz, desde donde podrá pensarse, quizás, la tan ansiada reconciliación. A pesar del dolor que le ocasiona identificar a Mansalva como el ejecutor de su familia, Mañe busca desesperadamente un yuyo, una planta sanadora, que mantenga vivo el cuerpo de su amigo y mitigue las debacles del deterioro.

13Con La sombra del caminante, con su síntesis formal, sus planos detalle, su blanco y negro, Guerra incorpora otro punto de vista al tratamiento de un conflicto que, hasta acá, gran parte del corpus fílmico colombiano había representado en términos de opuestos, de adversarios, de antagonistas.

El acordeón toca música solito

  • 2 Torres Lucía Victoria y Mora Adriana, Encuadres. Siete miradas del cine colombiano, Editorial Unive (...)

Ignacio Carrillo para mí es un juglar,
siempre pensé que el juglar
es muy cinematográfico,
tenía como ese dejo del samurái
o del cowboy.
Ciro Guerra
2

Los viajes del viento (2009)

Los viajes del viento (2009)

14Y para seguir recuperando el paraíso perdido llega el segundo opus del colombiano, Los viajes del viento. Guerra nos conecta inmediatamente con el dolor y la muerte, tópicos que, una vez más, dan apertura a su film. Estos minutos serán imprescindibles para la comprensión del relato, gente cavando la tierra para un funeral que gana el cuadro y un travelling que desemboca en el protagonista, el acordeón, el único instrumento que toca su música solito, según palabras del juglar.

15Y, entonces, para seguir hablando de soledades, nos sumergiremos en un viaje iniciático, un periplo de “solo aprendizaje”, con un ingreso épico, casi “fordiano”, al interior de la casa de campo, lo que confirma al cesarense como un amante del western y de ese cine de soledades.

16Un joven expectante tiene como meta hacer música con el acordeón, y su maestro, reticente, lacónico, Ignacio Carrillo (interpretado enérgicamente por Marciano Martínez), pone en escena un hombre curtido por el tiempo. Este contrapunto, como era de prever, enfrenta y une a estos seres; en medio de ambos, el instrumento que encuentra el lugar del lamento y un silencio interpelante va ganando el espacio fílmico, mientras una puñalada al acordeón nos sugiere lo peor.

17Quizás lo más impactante de los filmes de Ciro Guerra esté en los comienzos, por la información que brinda y porque dibuja una síntesis formal con la que entusiasma al espectador.

“Un objeto no es real más que en cuanto imita o repite un arquetipo. Lo que posee sentido para el hombre primitivo es una acción llevada a cabo en el comienzo de los tiempos por un dios, un héroe o un antepasado mítico”

  • 3 Eliade Mircea, El mito del eterno retorno, Colección Labor, Barcelona, 1992.

decía Mircea Eliade3.

18Los viajes del viento indaga en posibles arquetipos, el hombre-joven que quiere aprender y el maestro que es desconfiado. En esa transmisión de conocimiento, que acarrea no pocas dificultades para el aprendiz y para el juglar –su personaje “tan cinematográfico”–, encuentra Guerra otro reservorio de violencia, otro duelo de espíritus e intereses.

El largo sueño de los pueblos originarios

  • 4 Choquevilca Germán Walter, Los pasos del viento, Editorial El Huancar, Jujuy, 1987.

El indio de América no ha muerto
Se ha tendido a dormir un sueño largo
Desde el alto cantil del Cabo de Hornos
Hasta el árido azul del Tiahuanaco
Solo espera el llamado de sus dioses
Para tensar la fuerza de sus brazos
Y dejar escapar por su garganta
Todo el fuego inmortal del Llullaillaco.
Germán Choquevilca
4

19Con El abrazo de la serpiente, su tercera experiencia en el largometraje, el más reconocido y alabado por la crítica y el público, Ciro Guerra va por otro espacio de conflicto: las tierras del Amazonas, celosamente cuidadas por esos desplazados consuetudinarios –no solo de Colombia sino de toda América en su generosa extensión–, que son los pueblos originarios, esos que piden ser respetados en sus costumbres, en su cultura y sobre todo, en la propiedad de sus tierras. Tierras que el “hombre blanco” supo apropiarse a lo largo de historia, con la asimilación parcial o el exterminio masivo, como la masacre bautizada “campaña al desierto”, en el sur del continente; el poblador originario ha padecido todo tipo de atropellos del “invasor”, que descubre esta rica cultura y con su habitual arrogancia, viene y se lleva lo que puede. ¿Cuál es, dónde está entonces, la Amazonia extinta, pretérita?

El abrazo de la serpiente (L’Étreinte du serpent, 2015)

El abrazo de la serpiente (L’Étreinte du serpent, 2015)

Photo: Liliana Merizalbe

20En los primeros minutos quedan claros dos tópicos: la lucha entre originarios y blancos como eje del conflicto y la narrativa americana de las crónicas de viaje, como eje formal. La muerte está nuevamente presente desde el comienzo en el personaje de Theodor Von Martius (inspirado en Theodor Koch-Grünberg, etnógrafo alemán nacido en 1872 y muerto de malaria en Brasil en 1924), uno de los primeros científicos que exploró la Amazonia. El otro (Richard Evan Schultes), Evans en el film, era un biólogo estadounidense nacido en 1915 y muerto en 2001. Ambos se acercaron a las prácticas de sanación con plantas alucinógenas de la región y recorrieron la selva en su intensa búsqueda. A los seis minutos, con un cuadro dentro del cuadro, ingresamos en el mundo de Karamakate –el protagonista originario–, haciendo gala de una fotografía espectacular y del gran río, blanco de la cámara y personaje principal de innumerables encuadres.

  • 5 Ciro Guerra, entrevista con Andrés Rodelo para La Patria.com

21“Es imposible retratar la selva en color”, decía el director. Las comunidades indígenas tienen cincuenta palabras para decir lo que nosotros conocemos como verde. La idea de Ciro Guerra, al usar blanco y negro, era la de activar al espectador, que imagine colores. No podemos negar la voluntad de distanciamiento que Guerra propone. “La sombra del caminante y El abrazo de la serpiente están filmadas en blanco y negro, pero son blancos y negros diferentes. El blanco y negro no es una sola cosa, sino una gama muy amplia de tonalidades expresivas. La película está inspirada, visualmente, en las imágenes de los exploradores que recorrieron la Amazonía colombiana, que son lo único que nos queda de un mundo que se perdió. Yo quería que la película fuera un viaje a ese momento perdido, desprovisto de esa exuberancia muy aprovechada por la industria del turismo, y que vieran el Amazonas como un mundo nuevo5.”

El abrazo de la serpiente (L’Étreinte du serpent, 2015)

El abrazo de la serpiente (L’Étreinte du serpent, 2015)

22En un nuevo gesto fordiano, a los 30 minutos, un arma invasora es arrojada como desprendimiento de ese poder que tienen los blancos, las armas con las que matan. Queda claro que no habrá encuentros sin abandonar las armas, éstas no sirven para la paz; la acción de arrojar –un típico truco de Ford, el viejo maestro del western–, como subtexto medular de toda la realidad colombiana.

  • 6 Pedro Adrián Zuluaga, “Desmitificando El abrazo de la serpiente”, para las2orillas.com

23En lo que llama “pedagogía de la reconciliación”, Pedro Adrián Zuluaga sugiere que en la visión de Guerra, la selva y sus habitantes deben ingresar al relato nacional ostentando un lugar en la narrativa central de Colombia. Para él, el cineasta cesarense propone “el retorno del mito como solución a las crisis de sus personajes y, me atrevo a decir, a la crisis de nuestra sociedad6”.

24Y sí, muchas etnias que forman parte también de nuestras “naciones” latinoamericanas (algunas, resultado de trasnochados tratados o caprichos de dictadores de turno), no están integradas a la discusión nacional. En el caso de la Amazonia, además, Colombia no está sola; hay otros países de la región implicados, con otros patrones culturales y otros gobiernos defendiendo sus propios intereses.

25Guerra resuelve filmar esa insondable selva bajo el amparo de una fotografía y una puesta en escena extremadamente custodiadas, donde cada encuadre resulta imponente. Sostiene un film con muchas ideas y tono expositivo, abrevando en el dolor de esos pueblos originarios a los que se les expropia y se les impone un modo de vivir en sus propias tierras, esas que habitan desde siempre.

26Una vez más el límite, la brecha, la fisura, la frontera, el rencor; en síntesis, la violencia. Esta vez, la del hombre blanco sobre el poblador originario.

Antonio Bolivar y Ciro Guerra en el Teatro Samuel Goldwyn

Antonio Bolivar y Ciro Guerra en el Teatro Samuel Goldwyn

En Beverly Hills 27 de febrero 2016, a la ocasión de la nominación al Óscar de El abrazo de la serpiente como mejor peli􀀀cula extranjera

Los unos y los otros

27No parece fácil reflexionar sobre nuestros muertos, nuestras rivalidades, nuestra memoria como pueblos, sin herir las variadas subjetividades. El colombiano se aproxima a cada polo mientras sueña el camino de la reconciliación.

28La unidad de sus filmes hay que buscarla en los encuentros y en las transmisiones culturales, entre las víctimas y los victimarios de La sombra del caminante, los juglares y aprendices de Los viajes del viento y los originarios e invasores de El abrazo de la serpiente.

  • 7 Ciro Guerra, entrevista con Andrés Rodelo para La Patria.com

29Ya sea por la polémica que generó, o por traernos esas rivalidades (o, distopías mediante posibles encuentros) a la pantalla grande, Guerra ha logrado escarbar en la carga melodramática de la imposibilidad. Y como contrapunto, la necesidad de ver al “otro”, no como enemigo, sino como alguien con quién caminar hacia la pacificación. “Yo quiero que los lugares en mis películas sean táctiles y casi que hasta puedan olerse porque eso hace que el espectador se transporte7.”

30Sea como sea, hay un cine colombiano que viene remando en otras aguas, un cine que rescata sus tradiciones y donde los protagonistas no son las balas ni los sicarios. Un cine que intuye que hay que hundir las narices en los abismos del tiempo, en ese fino hilo que atraviesa veredas opuestas. Si dejamos libre el camino, el establishment hará trascender el cine que más le convenga, ya que el séptimo arte es, decía Fassbinder en los convulsionados años 1970, un Aparato Ideológico de Estado –citando al filósofo francés Louis Althusser–, mientras intentaba no sucumbir ante nada ni nadie para seguir denunciando los modelos de relaciones de poder en la Alemania de postguerra.

  • 8 Oubiña David, “Monstrorum Artifex. Borges, Hugo Santiago y la teratología de Invasión”, en la revis (...)

31Difícil mantener lo genuino en un capitalismo dantesco, devorador, donde la globalización ha engrandecido, una vez más y como siempre, a los vencedores… pero… como ya dijera Adolfo Bioy Casares: “Homero me disculpe: el corazón está siempre de parte de los defensores8”.

Los viajes del viento (2009)

Los viajes del viento (2009)
Haut de page

Notes

1 Suárez Juana, Cinembargo Colombia, Editorial Universidad del Valle, Cali, 2009.

2 Torres Lucía Victoria y Mora Adriana, Encuadres. Siete miradas del cine colombiano, Editorial Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín, 2011.

3 Eliade Mircea, El mito del eterno retorno, Colección Labor, Barcelona, 1992.

4 Choquevilca Germán Walter, Los pasos del viento, Editorial El Huancar, Jujuy, 1987.

5 Ciro Guerra, entrevista con Andrés Rodelo para La Patria.com

6 Pedro Adrián Zuluaga, “Desmitificando El abrazo de la serpiente”, para las2orillas.com

7 Ciro Guerra, entrevista con Andrés Rodelo para La Patria.com

8 Oubiña David, “Monstrorum Artifex. Borges, Hugo Santiago y la teratología de Invasión”, en la revista Variaciones Borges, n. 8, 1999.

Haut de page

Table des illustrations

Titre El abrazo de la serpiente (L’Étreinte du serpent, 2015)
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3994/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 848k
Titre La sombra del caminante (L’Ombre de Bogota, 2004)
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3994/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Titre Ciro Guerra
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3994/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
Titre Los viajes del viento (2009)
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3994/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 348k
Titre El abrazo de la serpiente (L’Étreinte du serpent, 2015)
Crédits Photo: Liliana Merizalbe
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3994/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 532k
Titre El abrazo de la serpiente (L’Étreinte du serpent, 2015)
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3994/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 264k
Titre Antonio Bolivar y Ciro Guerra en el Teatro Samuel Goldwyn
Légende En Beverly Hills 27 de febrero 2016, a la ocasión de la nominación al Óscar de El abrazo de la serpiente como mejor peli􀀀cula extranjera
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3994/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 308k
Titre Los viajes del viento (2009)
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/3994/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 209k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Patricia Carbonari, « Entre el desplazamiento y la reconciliación. El cine de Ciro Guerra »Cinémas d’Amérique latine, 25 | 2017, 100-109.

Référence électronique

Patricia Carbonari, « Entre el desplazamiento y la reconciliación. El cine de Ciro Guerra »Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 25 | 2017, mis en ligne le 11 juillet 2019, consulté le 13 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/3994 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cinelatino.3994

Haut de page

Auteur

Patricia Carbonari

Patricia Carbonari es actriz y participó en espectáculos como Electra y Bal-Trap, de Xavier Durringer, dirigidos por Laura Yusem; Instrucciones para el manejo de las marionetas, de Héctor Levi Daniel, con dirección de Clara Pizarro. Desde 2001 integra el grupo No-No Teatro con el que estrenó: Coppola-Coppelius: un juguete dramático, In Memoriam: viejas estampas de teatro político europeo, Ludocríptico, el juego de la inscripción, Acaso crezca desde el suelo, Pasión de Rosa de Luxemburgo y Los niños del desierto, todas creaciones con dramaturgia de Ana Rodríguez Arana y dirección de Sergio Sabater. Escribe para Kinetoscopio (Colombia), Môrada Internacional (Dinamarca), Página 12, Buenos Aires Herald, Sin Cortes (Argentina), Cinémas d’Amérique latine (Francia).

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search