Navigation – Plan du site

Filmar [en] Cuba desde el Periodo Especial

Magali Kabous
Traduction de Ana Saint-Dizier
p. 142-155
Cet article est une traduction de :
Filmer [à] Cuba depuis la Période Spéciale [fr]

Résumés

Cet article propose une balade non-exhaustive parmi les œuvres (longs, moyens et courts-métrages) cinématographiques produites à Cuba depuis 1989. Les années 1990 cubaines sont profondément marquées par la Période Spéciale et l’autarcie. Le cinéma cubain, jusque-là principalement produit par l’ICAIC va trouver de nouvelles voies grâce à la technologie numérique et une diversification des voies de production. Les thématiques se renouvellent, en même temps que s’engage un dialogue aussi fructueux et harmonieux entre les diverses générations de cinéastes que parfois plus difficile avec les autorités. Les réalisateurs et réalisatrices, avides de réforme institutionnelle, dépeignent avec gravité ou humour la société cubaine en transition, déchirée par l’exil, obligée de composer avec une économie difficile.

Haut de page

Texte intégral

Conducta (2014) de Ernesto Daranas

Conducta (2014) de Ernesto Daranas
  • 1 No pretendemos con un simple artículo tomar el relevo de una obra tan importante como el ahora clás (...)
  • 2 El Instituto Cubano del Cine y la Industria Cinematográficos (ICAIC) creado en marzo de 1959, como (...)

1Puede parecer artificial crear un diálogo forzado entre los treinta años del festival Rencontres-Cinélatino y los últimos treinta años de producción cubana. Pero la historia ofrece una coincidencia que hace de 1989, año de la primera edición del festival de Toulouse, un momento bisagra para Cuba1; la porosidad entre la historia –sus implicaciones políticas, sociales, económicas– y el cine es inmensa. En 1959, los artistas tenían la misión oficial de retratar el país, una tarea llevada a cabo por la Institución2 y perseguida de cierta manera por la creación independiente que, incluso cuando emite voces disonantes, nunca deja de ser autoreflexiva. Durante las últimas tres décadas, este cine multiforme se ha hecho eco de las realidades de un país que pasó de la dependencia económica de la Unión Soviética durante la Guerra Fría a un diálogo restablecido con el vecino estadounidense. Cuba ha vivido tres décadas de alianzas, separaciones, calentamiento, escasez, afirmación de la soberanía nacional e independencia cultural. El siglo XXI fue finalmente el del paso del relevo entre Fidel y Raúl Castro y la muerte del líder histórico.

  • 3 Algunos libros contribuyen a esta lista exhaustiva. Para la ficción hasta 2001, La guía crítica del (...)

2Como no podemos incluir aquí la lista exhaustiva de producciones3, vamos a esbozar algunos fenómenos y resaltar las obras, personas, eventos que nos parecen representativos. Podríamos insistir, en primer lugar, en las paradojas de un país que oscila entre la lasitud –incluso el marasmo–, y la vitalidad, la inventiva y el humor. Desde 1989, lejos de todo triunfalismo, los documentales y las ficciones revelan un lenguaje fílmico característico y un testimonio rico y matizado de una historia, una vida cotidiana y un porvenir.

La crisis económica como deflagración

3Es imposible hablar de los noventa sin describir el contexto que subyace a la comprensión de todos los fenómenos socioculturales. Tras la caída del Muro de Berlín, la disolución de la URSS y el endurecimiento del embargo estadounidense, Cuba se encuentra aislada y Fidel Castro prepara a su país, en una serie de discursos, para entrar en un “Periodo Especial en tiempos de paz”, periodo de austeridad en el cual Cuba tendrá que vivir como si estuviera en guerra. Inevitablemente, esta crisis –que alcanza su punto máximo en 1993– recae en la isla: la población, la vida cotidiana, la industria, la producción agrícola sufren una escasez generalizada y penurias graves (combustible, alimentos). Por efecto rebote, todos los niveles de producción cinematográfica se ven afectados. El ICAIC, que ya ha experimentado algunas tormentas antes del implacable aislamiento, sufre particularmente: una drástica reducción de la cantidad de producciones, material desfasado, salas de proyección deterioradas. La resistencia se organiza y, en medio de la debacle, el cine despliega estrategias de supervivencia. Es entonces cuando, con la aparición de las nuevas tecnologías, el cine independiente conoce un auge a través de nuevas formas de producción y una renovación de las temáticas: la narración de la sociedad del presente se convierte en indispensable. A pesar de la gravedad y la preocupación, el humor y la ironía, como formas de eludir las dificultades, acompañan a menudo la mirada de los cineastas sobre su realidad. La película emblemática, rodada en el punto álgido de la crisis, es un mediometraje del cineasta Fernando Pérez, Madagascar (1994). Relata la relación entre una profesora universitaria y su hija adolescente. Presenta muchos elementos de contextualización: La Habana invadida por bicicletas, el ánimo desgastado, el ritmo muy peculiar de la capital, el repollo como único alimento; pero la película hace un retrato onírico de esta vida cotidiana intolerable. Los efectos del Período Especial sobre la economía, las relaciones interpersonales y las mentalidades se sentirán mucho más allá del paso al siglo XXI, y las películas a menudo contienen una alusión más o menos directa a las privaciones y al trauma inherente.

Hitos cronológicos y películas claves

4Nuestro periodo comienza con la crisis creada en torno a Alicia en el pueblo de Maravillas (1989) de Daniel Díaz Torres. La película, reivindicada como una fábula, cuenta con una buena dosis de cinismo la llegada de una profesora de teatro en un pueblo aislado, rodeado de agua, en el que se juntan tronados, personas proscritas por diversas “faltas”. Viven bajo el control de un jefe autoritario y el arte en particular está muy controlado. Las insinuaciones de la película son muy mal recibidas y su estreno en los cines se acorta luego de tan solo cuatro proyecciones que se hicieron bajo vigilancia de militantes del Partido.

5Al final de esta controversia que casi provocan la desaparición del ICAIC como institución, Alfredo Guevara, presidente desde su creación, reemplazado por Julio García Espinosa a principios de la década de 1980 durante una crisis en torno a Cecilia de Humberto Solás, regresa al mando en 1991.

6Los años 1990 marcan el inicio de la explosión de coproducciones con Europa y América Latina, como El elefante y la bicicleta (J. C. Tabío, 1994, Cuba-Reino Unido), Kleinestropikana (Díaz Torres, 1997, Cuba-España-Alemania), Un paraíso bajo las estrellas (Gerardo Chijona, 2000, Cuba-España), etc. En 2008, Juan Carlos Tabío rueda con España El cuerno de la abundancia, una comedia que reúne a algunas estrellas en torno al tema del enriquecimiento individual y las oscuras debilidades que revela. Las coproducciones fueron necesarias, pero a veces dieron lugar a un formato calibrado destinado a satisfacer a un público tanto cubano como internacional.

7Volvamos a la exploración cronológica que permite destacar ciertas tendencias. El cineasta más conocido, Tomás Gutiérrez Alea, realiza sus dos últimas películas en los años 1990, Fresa y chocolate (1992) y Guantanamera (1995), con la asistencia de J. C. Tabío. Si la segunda, la historia del ataúd transportado de un extremo a otro de la isla, constituye una crítica de la burocracia dogmática en la imagen como lo había hecho La muerte de un burócrata (1966) y disgustó en las alturas del Estado, es la primera película, seleccionada en los Oscar, que marca los espíritus. La fresa y el chocolate que dan su título a la ahora clásica película de Alea representan simbólicamente a Diego, homosexual que aboga por una cubanidad tolerante, y a David, un estudiante comunista militante. El mensaje transmitido de la posibilidad de su amistad, a pesar del exilio de Diego y de sus posicionamientos, ha dejado una huella en la sociedad cubana.

Alicia en el pueblo de Mravillas (1990) de Daniel Díaz Torres

Alicia en el pueblo de Mravillas (1990) de Daniel Díaz Torres

8En el mismo espíritu que Madagascar, la vida cotidiana de los cubanos y su arte de ingenio se escenifican en Reina y rey (Julio García Espinosa, 1994) o Amor vertical (Arturo Sotto, 1997). La Ola (Enrique Álvarez, 1995) o Pon tu pensamiento en mí (Arturo Sotto, 1995) inician una transición, encarnada por La vida es silbar de F. Pérez (1999). Anuncian un cambio de tono, una polisemia creciente, nuevos temas: el turismo y los intercambios con la población local, la reflexión sobre la identidad, los miedos, el malestar, el exilio. El punto de inflexión cinematográfico decisivo del milenio se confirma entre 2000 y 2003 con una serie de producciones recibidas positivamente por el público y la crítica. Nada (2000) es una obra singular, rodada por Juan Carlos Cremata Malbertí (1961), uno de los primeros cubanos graduados tanto por la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisuales (FAMCA) como por la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños. Gana una beca del Instituto Guggenheim en Nueva York y una del Sundance Institute y prefigura un tipo de trayectoria internacional común en la generación siguiente. Nada cuenta la vida cotidiana de Carla, que vive sola en el apartamento que sus padres le dejaron cuando se fueron a Miami. Para matar el tiempo en la oficina de correos donde está empleada, abre el correo y se vuelca en la misión ilegal que se autoatribuye: reescribir las cartas para facilitar la comunicación. En paralelo, está tentada por una propuesta de exilio. La película está llena de hallazgos estéticos y un buen tributo a cineastas cubanos y extranjeros.

9Siguiendo un deseo de representatividad de la sociedad, el tema del exilio invade las películas desde los años 1990, ya sea planteando frontalmente la cuestión dialéctica que les obsesiona: “irse o quedarse”, o narrando el regreso, con tela de fondo las secuelas del Período Especial. Lista de espera (Tabío, 2000), una reunión a puertas cerradas de viajeros bloqueados en una estación de autobuses que esperan la interminable reparación de su autobús, desarrolla una alegoría agridulce de la vida en Cuba. En 2001, uno de los veteranos, H. Solás, filma la primera película con tecnología digital, Miel para Oshún. Su tema es representativo de la fuerte tendencia a la cual nos referimos: cuenta el regreso de un personaje exiliado desde su infancia que va en busca de su madre en una road movie que lo llevará de La Habana a Baracoa. Viva Cuba (J. C. Cremata, 2005, premio Écran Junior Cannes) retoma el mismo periplo, realizado esta vez por dos niños de La Havana de diferentes orígenes socio-culturales y que no quieren separarse a causa de la partida de la madre de la chica. Video de familia (Humberto Padrón, 2001) pone en escena a una familia que filma un video amateur para el hijo exiliado y que reacciona en directo cuando éste anuncia su homosexualidad. Durante los 45 minutos de este mediometraje, cada familiar encarna una opinión sobre el exilio, el dinero, el compromiso revolucionario, la ortodoxia y el racismo. La película está dedicada “A todas las familias cubanas donde quiera que estén” y es emblemática del peso de la temática de la ruptura familiar y el entendimiento mutuo.

Lista de espera (2000) de Juan Carlos Tabío

Lista de espera (2000) de Juan Carlos Tabío

10Fernando Pérez estrena Suite Habana en 2003, una pepita íntima de principios de este siglo. Este largometraje clasificado como docu-fiction sigue a Habaneros durante su día real, actuando frente a la cámara sensible del realizador. Los testimonios están armoniosamente entrelazados, sin diálogo, acompañados por los ruidos, músicas y silencios de la Cuba actual. La película llama al espectador a participar para completar lo no dicho, para comprender los sueños de los personajes expuestos en los créditos finales; es un verdadero hito en la historia del cine nacional.

Entre la tradición y los nuevos cineastas, la comunicación intergeneracional

11Los realizadores cubanos tienen mucho respeto por sus predecesores, el patrimonio cinematográfico, los modelos (Santiago Álvarez o Sarita Gómez para el documental, Juan Padrón para la animación, Alea, Solás, García Espinosa para la ficción). La mayoría de los pilares del ICAIC ha desaparecido: Alea murió de cáncer en 1996, Álvarez murió en 1998, el imaginativo documentalista Nicolás Guillén Landrián en 2003 en Miami, Solás en 2008, Daniel Díaz Torres y Alfredo Guevara en 2013 y García Espinosa en 2016.

12Entre las figuras históricas, el veterano Enrique Pineda Barnet, de 84 años, todavía está en activo. En cuanto a Fernando Pérez, quien entró al ICAIC a los 18 años, es considerado a sus 73 años como un faro para toda la joven generación. Ambos fueron precursores en sus formas de hacer, tanto en términos de realización como de producción, en la medida en que trabajaron fuera de la estructura oficial. Otros cineastas, como Gerardo Chijona, filman desde hace varias décadas. Durante la década del 2000, somos testigos tanto de la afirmación de la permanencia de los cineastas históricos como del surgimiento de una nueva generación. Entre los clásicos, Juan Padrón, el padre del héroe Elpidio Valdés, estrena en 2003 la segunda parte de su largometraje culto de animación Vampiros en la Habana (1985. Simultáneamente, el ICAIC produce Tres veces dos (2004) codirigido por tres jóvenes creadores, Pavel Giroud, Lester Hamlet y Esteban García Insausti. La apuesta es ganadora porque los tres harán luego una carrera solista entre otros cuarenta y cincuentañeros que viven en Cuba o en el extranjero (E. Daranas, A. Brugués, A. Sotto, E. Álvarez, etc.). A continuación vienen los cineastas nacidos a mediados de los ochenta y que solo han conocido el Período Especial. Crecieron en una atmósfera que ya no era épica. La guerrilla de la Sierra Maestra, la Bahía de Cochinos, la crisis de los misiles habían pasado de las noticias a la historia, sus experiencias y su imaginario son muy diferentes. Se desarrolla un cine menos exaltado y a veces menos orientado hacia el gran público. Uno de los representantes de esta tendencia por un lenguaje exigente es Carlos Machado Quintela. Desde su ópera prima, La piscina (2011), que sigue a los adolescentes durante sus clases de natación, se aleja de la narración y la estética clásicas, y borra toda la cubanidad folklórica; de hecho, su última película, Los lobos del este, se rodó en Japón. Forma parte de los directores de cine que, en los años 2010, tienen una mirada distanciada sobre el pasado reciente y el presente, en particular sobre los años 1980. Esta revisión crítica se hace evidente en el corto Camionero de Sebastián Miló sobre el bullying (2012), en los internados modelo, La obra del siglo de Quintela (2015), El acompañante de Giroud –la que cuenta la amistad entre un enfermo de sida en un sanatorio diseñado para tratarlos y aislarlos y su “chaperón”, un boxeador, héroe que ha caído por dopaje– a la polémica película Santa y Andrés (2016) –el acercamiento entre un escritor homosexual rechazado por la sociedad y perseguido por sus escritos y la militante del Partido que le asignaron para vigilarlo– de Carlos Lechuga, ya autor de la melancólica Melaza (2012).

Tomás Gutiérrez Alea

Tomás Gutiérrez Alea

13Varios filmes hitos marcaron el periodo. En 2010, Miguel Coyula, un joven cubano entrenado en EICTV y residente en Nueva York, estrena la segunda parte del clásico indiscutible de 1968, Memorias del subdesarrollo de Alea. Memorias del desarrollo no se benefició de la salida a la que podría haber pretendido la segunda parte de la obra maestra fundacional. Esta película, “la más independiente de toda la historia del cine cubano4”, es el ejemplo perfecto de un equilibrio logrado entre el homenaje y la afirmación de un lenguaje personal crítico. En otro registro, en 2012, Alejandro Brugués firma la primera comedia de zombis en la historia de la cinematografía nacional, que oscila entre el respeto por las reglas del género y el mensaje político.

14Algunas ficciones como Conducta (Ernesto Daranas, 2014) adquieren cierta notoriedad en las pantallas internacionales. Los ingredientes que le hicieron triunfar son, en particular, el dúo entre la maestra de escuela rebelde tranquilizadora y el joven indisciplinado y sus cuestionamientos: respeto por las reglas, libertad de todos para actuar en su alma y conciencia, educación desigualdad.

  • 5 Sobre este tema, nos referimos a los numerosos artículos de Danae Diéguez y un documental de Marcel (...)

15En la línea de películas sobre la juventud citemos El techo, largometraje que sigue un trío en su proyecto de abrir una pizzería en la azotea de su edificio, para subsistir. La directora Patricia Ramos –una mujer, que merece ser destacada porque son muy pocas5– hace un homenaje conmovedor a lo que se ha convertido en un estereotipo cubano, el ingenio. La historia del ICAIC está claramente marcada por el predominio de hombres cineastas y técnicos. Aparte de De cierta manera de Sara Gómez, el caso de largometrajes realizados por mujeres que pasaron a la posteridad es extremadamente raro. Sin embargo una cierta feminización está en curso con las realizadoras Marilyn Solaya (Vestido de novia, 2014) Ariagna Fajardo, Susana Barriga, Heidi Hassan, una de las productoras actuales más influyente Claudia Calviño, o Marisol Rodríguez y Sarita Vega por su iniciativa de la Muestra. Fue simbólicamente en noviembre del 2000 que se inauguró la Muestra nacional de audiovisuales, ahora conocida como Muestra joven. Acoge todos los formatos (largo, medio, corto, documental, drama, animación, independiente o institucional) y ofrece a los directores menores de 35 años un espacio de visibilidad y de debate sin precedentes por un lado, y por otro lado es para el público y los críticos una muestra pletórica de la vitalidad y diversidad de los cines cubanos.

16Los cineastas logran trabajar de diferentes maneras, institucional, independiente o mixta. Además de las coproducciones, otras fuentes potenciales de producción y financiación son las escuelas de cine, la Televisión serrana, los productores locales (Producciones de la Quinta Avenida), la Asociación Hermanos Saíz, las ayudas internacionales como el antiguo Fonds Sud, la Embajada de Noruega o la Fundación Hubert Bals, las residencias (Cinéfondation...). También se recurre cada vez más al mecenazgo, y micromecenazgo –por ejemplo el proyecto de Yimit Ramírez, un largometraje independiente titulado Quiero hacer una película, financiado por crowdfunding.

17Para completar esta exploración cronológica no exhaustiva, mencionemos también a los actores. Las tres décadas fueron marcadas por rostros –y cuerpos– recurrentes que encarnan metonímicamente una cierta generación de cubanos. Pensamos en particular en Isabel Santos, Jorge Perrugorría, Luis Alberto García, a menudo asociados además en parejas ficticias emblemáticas. Laurent Cantet no se equivocó al invitar a dos de ellos a participar en Retour à Ithaque donde viejos amigos se reúnen para compartir recuerdos y el curso que tomaron sus vidas.

18Entre las caras conocidas, Mirtha Ibarra (Fresa...), Alexis Díaz de Villegas (Juan de los muertos), Mario Guerra, Alina Rodríguez (Conducta), Vladimir Cruz (Fresa...), Laura de los Uz (Madagascar, La película de Ana), Armando Miguel Gómez (El acompañante, Conducta), etc. Su especificidad reside en participar en todo tipo de producciones, tanto con directores consagrados como con estudiantes de cine.

Suite Habana (2003) de Fernando Pérez

Suite Habana (2003) de Fernando Pérez
  • 6 La mayoría de sus películas, si no se puede disfrutar en pantalla grande, estan disponibles en inte (...)

19Con tal de afinar este recorrido, insistiremos en algunas voces singulares que delinean los contornos de una cinematografía más insólita. Dada la explosión de propuestas relacionadas con el auge del cine digital, tomamos aquí de nuevo el partido de solo mencionar un puñado de ejemplos. Eduardo del Llano, guionista de Díaz Torres o Pérez, es autor de obras casi todas filmadas fuera de la institución. Dirigió una serie sobre un personaje, Nicanor O’Donnel6, interpretado por L. A. García. Su notable humor arroja una luz irónica y a veces francamente corrosiva sobre la sociedad cubana. “Kiki” Álvarez explora otras formas de contar historias, fuera del sistema industrial clásico. Confía en sus actores como coautores en Jirafas (2012), Venecia (2014) o Sharing Stella (2016). Coyula, citado anteriormente y que ha vuelto a vivir en La Habana desde entonces, lleva la independencia a su paroxismo. Escribe, rueda y monta con el equipo más pequeño posible y manteniendo una libertad de expresión total que le ha valido ser censurado. Actualmente está preparando una película de ciencia ficción titulada Corazón azul. Finalmente, mencionemos a Jorge Molina, que se autodenomina “realizador alternativo”. El gran público lo conoce en general por sus roles como actor (La vida es silbar, Juan de los Muertos), pero su asombrosa obra como director está enteramente dedicada a un género cinematográfico –gore, erótico, de terror– sin ninguna autocensura. Su adaptación de Caperucita Roja, Molina’s Feroz (2010) es un ejemplo perfecto. Estas voces singulares, a las cuales se suman experimentos especialmente en el campo de la animación, son muy significativas; transmiten un discurso crítico innegable, pero paradójicamente son también la forma más hermosa de homenaje al espíritu de la creatividad cubana que siempre ha impulsado la experimentación en el lenguaje al tiempo que ha cuestionado los acontecimientos en lugar de aceptarlos pasivamente. Los hijos de Alea, de quien A. Guevara dijo en su elogio fúnebre que era un “cineasta incómodo”, renunciaron a instalarse en un sistema sin denunciar sus fallos desde adentro.

20Estas desviaciones de la norma, sin embargo, causaron crisis desde 1989. Más allá del caso de Alicia en un contexto político-económica tenso, otros debates importantes estallaron, por lo general en torno a las prohibiciones, a la no selección o estrenos furtivos de una película: es la experiencia en diversos grados de Del Llano (Vinci), Enrique Colina (Los Bolos), Miguel Coyula (Memorias del desarrollo y el documental Nadie), Laurent Cantet (Regreso a Ítaca), Carlos Lechuga (Santa y Andrés), entre otros casos. Una de las peleas más imporantes es la que se lleva a cabo en nombre del derecho a existir de los filmes mostrándolos y sometiéndolos a la inteligencia de la audiencia más amplia posible para garantizar la expresión de todos. Ante estos casos, notemos que la comunidad de cineastas muestra solidaridad. En Internet o en reuniones públicas, intensas discusiones se llevan a cabo por personalidades del mundo audiovisual como Fernando Pérez, Juan Antonio García Borrero7, Joel del Río, Eduardo del Llano, Enrique Colina, Gustavo Arcos, etc. En 2007, la “guerrita de los emails” se desencadena en torno a la censura del documental sobre el béisbol, Fuera de Liga, de Ian Padrón (Habana station, 2010). El mismo año, Enrique Colina escribe una carta abierta a Desiderio Navarro denunciando la ausencia de retransmisión en la televisión de muchas películas cubanas. En 2012, Fernando Pérez renuncia a su papel como director de la Muestra por una ingerencia en la selección de películas. Más recientemente, Ian Padrón se fue a los Estados Unidos en 2015; ha publicado una carta abierta en diez puntos para explicar sus razones, de la cual citamos aquí un extracto:

Perdí 5 años de mi vida por la censura de Fuera de liga y no me fui de Cuba a pesar de dicho atropello. Después de Habana station y toda su repercusión, llevaba 3 años tratando de buscar apoyo para mi segunda película, sobre Elpidio Valdés. Solo recibí el desdén de las instituciones que deberían haber abrazado dicho proyecto. Ni me respondieron siquiera mis cartas. Ni me contestaron las llamadas. […] Me siento un buen cubano porque duermo con mi conciencia tranquila; pero cuando uno se siente subvalorado e innecesario, se va a donde pueda tener la oportunidad de ser útil y lograr un futuro distinto.

21En 2016, fue Juan Carlos Cremata (Chamaco, El premio flaco) quien solicitó asilo político en Miami, principalmente por la censura de sus actividades teatrales. Estas huidas de fuerzas vitales que han animado la vida cultural cubana durante décadas no son triviales y revelan profundas divisiones. Las polémicas y las rupturas son parte de la historia del audiovisual y del esfuerzo por preservar o ganar libertades.

Juan de los muertos (2012) de Alejandro Brugués

Juan de los muertos (2012) de Alejandro Brugués

Deseos de reforma

  • 8 También cabe citar el “Cine pobre” creado por Solás.

22En una economía exhausta que no permite la autosuficiencia, la industria tradicional está luchando, de ahí el uso de capitales exteriores. Al final de la cadena, la difusión se ha vuelto problemática debido al envejecimiento de los materiales y estructuras y al cierre masivo de salas en ruinas que ya no se pueden reparar. Las películas viven solo el tiempo de los pocos festivales8 que constituyen valiosas oportunidades de difusión en condiciones aceptables. En un país donde Internet se está instalando lentamente, se han implementado sofisticados sistemas de pirateo. El más conocido es el paquete semanal, un tipo de entrega multimedia muy variada y se carga en una memoria USB. Sin embargo, las películas se pierden en medio de un contenido heterogéneo. En resumen, existe un problema de inadecuación entre el modelo institucional y las realidades actuales.

  • 9 El grupo incial se componía de Enrique Álvarez, Enrique Colina, Rebeca Chávez, Lourdes de los Santo (...)

23En abril de 2008, se emitió una primera propuesta de renovación en una reunión de la Unión de Escritores y Artistas Cubanos. Luego, en mayo de 2013, directores, actores, productores, guionistas y técnicos se organizaron en un grupo llamado el G209 para exigir una nueva ley que ofreciera un estatus legal protector para los trabajadores del cine y sus creaciones, y para organizar la distribución de fondos. No se trata de un intento de sedición, de ninguna manera. Citamos aquí la primera de las nueve propuestas del texto:

Reconocemos al Instituto Cubano del Cine y la Industria Cinematográficos (ICAIC) como el organismo estatal rector de la actividad cinematográfica cubana; nació con la Revolución y su larga trayectoria es un legado que pertenece a todos los cineastas. Al propio tiempo, consideramos que los problemas y las proyecciones del cine cubano en la actualidad no atañen solo al ICAIC, sino también a otras instituciones y grupos que de manera institucional o independiente están implicados en su producción, y sin cuyo concurso y compromiso no es posible alcanzar soluciones válidas y duraderas. […]

24Sin embargo, ante la falta de respuesta de las autoridades oficiales y la ausencia de impacto concreto de las propuestas, el G20 decidió disolverse en 2016. No obstante, en el contexto del calentamiento diplomático entre Raúl Castro y Obama –aunque cuestionado por la administración Trump–, es necesario consolidar la herramienta de trabajo antes que los medios financieros y los métodos de producción del vecino lleguen a alterar el panorama. La filmación de Fast and Furious 8 (2016) ofreció una idea de lo que podrían ser las colaboraciones y frente a esta oleada externa, algunos, como P. Giroud, se muestran cautelosos:

  • 10 “Pável Giroud: de El acompañante a Gusano, buscando una ley de cine”, entrevista de Mayté Madruga H (...)

Los recientes cambios en materia de cultura para lo único que han servido es para que la gente aminore su hambre de hacerse selfies con un actor, cantante o rubia de moda, verlos pasear fumando puros sobre dinosaurios automotores, sentirnos orgullosos de que Hollywood vea a Cuba como un plató barato para Fast and the Furious […]. Obviamente, ayudará mucho a los autónomos que tienen negocios de restauración y hostelería y también al cine, porque generaría empleo, pero ojo, eso es servicio, no desarrollo de la cinematografía en un país. Me temo que como mismo en los años noventa, veíamos desde afuera a los rubios europeos en “los hoteles del pueblo”, porque no podíamos entrar, ahora nos tocará escuchar de lejos Action/Cut mientras esperamos por esa ley10.

Conclusion

25Entre 1989 y 2017, Cuba experimentó el cataclismo económico del Periodo Especial, la censura de Alicia, el éxito de Fresa y chocolate, Suite Habana, Juan de los muertos o Conducta, la emergencia de cineastas, la efervescencia relacionada con las nuevas tecnologías y producciones independientes, la apertura de La Muestra, el intento de renovación por parte del G20, el cine transnacional. Implícitamente, además de la renovación de las temáticas, los realizadores y los métodos (en el rodaje, la producción), una pregunta siempre surge dadas las especificidades políticas e históricas del país, ¿cuál es la posibilidad de que el director pueda cumplir su misión, o sea retratar a su país y su realidad revolucionaria, junto con exponer sus propias dudas y desacuerdos? Debe lidiar con la realidad de las limitaciones económicas, pero también con las reglas establecidas o tácitas que presiden la difusión que pueda tener su película finalizada. La solución encontrada por algunos se resume así en voz de Ryan Prout con un fragmento de la declaración de Fidel Castro en 1961 en tela de fondo: “Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada”:

  • 11 NdT: véase la versión original de Ryan Prout en Baron, Stock, “Within, against, inside, out”, p. 19 (...)

La orden parece clara. Y, sin embargo, saber dónde están realmente los límites de la zona prohibida es probablemente lo que los artistas y creadores cubanos solo han podido descubrir a través de pruebas y errores. La otra estrategia es la actitud oblicua: tender en la dirección en la que pensamos situar la zona prohibida sin adentrarse nunca realmente11.

26La palabra clave del ICAIC cuando se creó era la subversión, pero en un marco definido. Hoy en día, esta cinematografía ya no emana de un solo canal y, por lo tanto, es más abundante y, a veces, más difícil de aprehender y definir. La independencia que se fue desarrollando durante los últimos veinte años lo es desde el punto de vista de la economía –producir fuera de la Institución hegemónica– y del lenguaje que se ha desplegado –personal, liberado de la autocensura y creativo. Miguel Coyula escribió en 2011 en un artículo para el Bisiesto, el periódico de la Muestra de cine joven:

No hay nada más triste que un joven haciendo cine “viejo” para ser asimilado por la industria. No hay nada más triste que reconocer las fórmulas del “tipo Sundance”, o del “tipo Cannes” en una película. Me viene a la mente ahora algo que dijo Godard: la cultura es norma, el arte es excepción.

Haut de page

Notes

1 No pretendemos con un simple artículo tomar el relevo de una obra tan importante como el ahora clásico Le cinéma cubain dirigido por Paulo Antonio Paranagua, pero la publicación colectiva es de 1990 y su panorama sinóptico acaba (p. 46) en 1989. De cierta manera, nos inscribimos en una continuidad de la observación de los fenómenos descritos en dicha obra.

2 El Instituto Cubano del Cine y la Industria Cinematográficos (ICAIC) creado en marzo de 1959, como único canal de producción institucional.

3 Algunos libros contribuyen a esta lista exhaustiva. Para la ficción hasta 2001, La guía crítica del cine cubano de ficción del cubano Juan Antonio García Borrero es capital. El sitio web www.cubacine.cult.cu censa la cinématografía producida institucionalmente. www.muestrajoven.cult.cu proporciona un complemento para las obras apoyadas por otros modos de financiación. Citemos la aportación que constituyen los 3 volúmenes de Coordenadas del cine cubano publicados en 2001, 2005 y 2014. Una reciente publicación estadounidense (2017) de Guy Baron y Ann Marie Stock analiza el período que nos ocupa: The Cinema of Cuba. Contemporary Film and the Legacy of Revolution.

4 Enrique Álvarez, “Conjurando la independencia”, diciembre 2016, en línea en http://oncubamagazine.com/cultura/conjurando-la-independencia/

5 Sobre este tema, nos referimos a los numerosos artículos de Danae Diéguez y un documental de Marcela Esquivel, Deja que yo cuente la historia (2010).

6 La mayoría de sus películas, si no se puede disfrutar en pantalla grande, estan disponibles en internet https://eduardodelllano.wordpress.com/.

7 https://cinecubanolapupilainsomne.wordpress.com

8 También cabe citar el “Cine pobre” creado por Solás.

9 El grupo incial se componía de Enrique Álvarez, Enrique Colina, Rebeca Chávez, Lourdes de los Santos, Daniel Díaz Ravelo, Pável Giroud, Magda González Grau, Inti Herrera, Senel Paz, F. Pérez, Manuel Pérez et Pedro L. Rodríguez. En 2016, se redujo a 6 miembros : Manuel Pérez Paredes, F. Pérez, y Jorge Luis Sánchez, Magda González Grau, Dean Luis Reyes, Pedro Luis Rodríguez, Mijaíl Rodríguez.

10 “Pável Giroud: de El acompañante a Gusano, buscando una ley de cine”, entrevista de Mayté Madruga Hernández. Disponible en http://palabranueva.org/pages/articles/333

11 NdT: véase la versión original de Ryan Prout en Baron, Stock, “Within, against, inside, out”, p. 196 (traducción propia): “The injunction looks clear. And yet, where the boundaries of that no-go area are actually to be found is, arguably, something that Cuban artists and creatives have only been able to discover through trial and error. Obliqueness has been another strategy: you point towards where you think the no-go area might be without actually stepping foot there.”

Haut de page

Table des illustrations

Titre Conducta (2014) de Ernesto Daranas
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4546/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 512k
Titre Fernando Pérez
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4546/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 244k
Titre Alicia en el pueblo de Mravillas (1990) de Daniel Díaz Torres
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4546/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 320k
Titre Lista de espera (2000) de Juan Carlos Tabío
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4546/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 232k
Titre Tomás Gutiérrez Alea
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4546/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 284k
Titre Suite Habana (2003) de Fernando Pérez
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4546/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 280k
Titre Juan de los muertos (2012) de Alejandro Brugués
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4546/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4546/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 206k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Magali Kabous, « Filmar [en] Cuba desde el Periodo Especial »Cinémas d’Amérique latine, 26 | 2018, 142-155.

Référence électronique

Magali Kabous, « Filmar [en] Cuba desde el Periodo Especial »Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 26 | 2018, mis en ligne le 24 juillet 2019, consulté le 08 avril 2020. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/4546; DOI: https://doi.org/10.4000/cinelatino.4546

Haut de page

Auteur

Magali Kabous

Desde 2000 colabora con ARCALT y trabaja sobre Cuba. Después de leer en la Universidad Toulouse 2 Le Mirail una tesis doctoral en Estudios sobre América Latina, obtuvo en 2008 un puesto de profesor titular en la Universidad Lumière Lyon 2 (Francia). Su investigación se centra en el cine latinoamericano, especialmente el cine independiente cubano pero también sobre Argentina, Chile y México.

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals