Navigation – Plan du site

El cine colombiano desde los años 2000 visto a través de la difusión francesa

Cédric Lépine et Marie-Françoise Govin
Traduction de Valeria Sobel
p. 110-117
Cet article est une traduction de :
Renouveau du cinéma colombien depuis les années 2000, par le prisme de sa diffusion française [fr]

Résumés

La production du cinéma colombien connaît une effervescence notable depuis les années 2000, grâce en grande partie au soutien gouvernemental. Les circuits des festivals, aussi bien en Colombie qu’à l’étranger, donnent une visibilité et une notoriété de plus en plus grandes aux nouveaux auteurs. Il ne leur reste plus qu'à conquérir le public colombien.

Haut de page

Texte intégral

Siembra de Ángela Osorio y Santiago Lozano (2015)

Siembra de Ángela Osorio y Santiago Lozano (2015)

1Como otros países de América latina, Colombia conoció una verdadera efervescencia en el transcurso de los años 2000. La Ley 814 de 2003, más conocida bajo el nombre de Ley de Cine, introdujo incentivos fiscales y creó un fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC), regido por Proimágenes, cuyos recursos provienen de un impuesto cobrado con las entradas de cine. Estas medidas permitieron intensificar la producción de largometrajes colombianos, con lo que se pasó de menos de 5 por año de 1995 a 2003 a un promedio de 10 largometrajes anuales entre 2005 y 2010, hasta llegar a 22 en 2012 y al récord de 36 películas producidas en 2015.

2Colombia posee hoy la tercera industria cinematográfica de América latina. La cantidad de pantallas pasó de 300 en 2004 a 900 en 2016 (de las cuales un 98% están equipadas para proyecciones digitales). Este desarrollo del parque de pantallas, sumado a un número creciente de estrenos nacionales y a un precio de la entrada de cine que está entre los más baratos del continente, permitió el año pasado alcanzar la cifra récord de 58,8 millones de espectadores.

3Desde la entrada en vigencia de la Ley de Cine en 2003 hasta el mes de abril de 2016, 210 largometrajes colombianos fueron estrenados en los cines del país. Hay que admitir que pese a esos esfuerzos, la cuota de mercado de las películas nacionales sigue siendo demasiado reducida y que aún queda un largo camino por recorrer, en particular en los ámbitos de la distribución, de la explotación y de la formación del público.

4Sin embargo, la utilización de nuevas tecnologías, al disminuir a la vez los gastos de producción y la dificultad de los rodajes, favorece la llegada de una nueva generación de directores. Ávidos por poner en práctica su propia concepción del cine, estos directores no sienten nostalgia ni sufren por la pérdida de puntos de referencia como la precedente generación acostumbrada al celuloide. Adaptado a la nueva situación, el cineasta Luis Ospina, por su parte, sea cual sea el contexto económico, sigue incansablemente dirigiendo películas, como por ejemplo Soplo de vida (1999), film de ficción estrenado en 2005 en Francia, seguido por otros tres documentales, La desazón suprema: Retrato incesante de Fernando Vallejo, (2003), Un tigre de papel (2008) y Todo comenzó por el fin (2015), que fueron muy bien recibidos en los festivales internacionales. Durante ese mismo período, en particular en Francia, se conoce a Colombia a través de la mirada de cineastas extranjeros: La Virgen de los sicarios de Barbet Schoroeder (Francia, 2000), adaptada de una obra de Fernando Vallejo o bien María llena eres de gracia de Joshua Marston (USA, 2004), o Rosario de Emilio Maille (México, 2005), adaptada del libro Rosario tijeras de Jorge Franco, tres largometrajes estrenados en los cines franceses. La única excepción es Perder es cuestión de método, de Sergio Cabrera (2004), adaptada del libro epónimo de Santiago Gamboa, que tuvo un relativo éxito con sus 20 111 espectadores franceses.

5El mismo año Ciro Guerra dirige su primer largometraje, La sombra del caminante (2005), basado en su propio guion. He aquí el comienzo de un cine que ya no se conforma con adaptar obras literarias exitosas sino que privilegia el desarrollo de la forma cinematográfica que mejor se adapte al tema elegido. Los presupuestos de producción de estas nuevas propuestas cinematográficas son mucho más modestos que sus predecesores. Sacando provecho del circuito de los festivales, al que usan como trampolín, los directores de la nueva generación nacida en los años 1980 se dan a conocer en el extranjero tanto respecto del público como de los profesionales, lo que puede permitirles coproducir sus proyectos futuros. Los colores de la montaña de Carlos César Arbeláez (2010), contó así con un estreno internacional en el festival de San Sebastián, tras haber ganado el premio de ayuda a la postproducción Cine en Construcción Toulouse en 2010. Las referencias de esta nueva generación de cineastas ya no son exclusivamente colombianas sino que se integran en una dimensión internacional.

Rosario (Mexico, 2005), de Emilio Maille

Rosario (Mexico, 2005), de Emilio Maille

La sombra del caminante (L’Ombre de Bogota, 2005), de Ciro Guerra

La sombra del caminante (L’Ombre de Bogota, 2005), de Ciro Guerra

Los colores de la montaña (Les Couleurs de la montagne, 2010), de Carlos César Arbeláez

Los colores de la montaña (Les Couleurs de la montagne, 2010), de Carlos César Arbeláez

Paraiso Travel (2008), de Simón Brand

Paraiso Travel (2008), de Simón Brand

6Aunque la producción de largometrajes no haya cesado de crecer en el transcurso de esos años, las películas más taquilleras en Colombia se mantuvieron exclusivamente en manos de los grandes éxitos estadounidenses, de 2007 a 2015. Solo hay una excepción a esto: Paraiso Travel de Simón Brand en 2008 logra la inusual proeza de alcanzar la segunda posición en la lista de las películas más taquilleras de los cines colombianos. Surgen nuevos autores de la esfera del cine colombiano y estos afirman con fuerza su identidad en los festivales del mundo entero, pero les sigue costando conquistar al público nacional. Sin embargo, en Colombia, los festivales están en boga: festivales internacionales como el de Bogotá, de Cartagena o de Cali, festivales de documentales, de films antropológicos, de cortometrajes, de películas de animación y muchos más. Estos espacios de difusión privilegian o reservan importantes secciones a las producciones nacionales. De este modo se promueven películas que muchas veces pasarían desapercibidas en los cines, invadidos en su mayoría por el cine estadounidense.

7En la primera mitad de la década 2010 siguen surgiendo nuevos cineastas que proponen ya desde sus primeros largometrajes una nueva relación con respecto al tiempo gracias a una sutil dirección de fotografía y a un sentido del montaje que retoma las lecciones de los grandes maestros de la historia del cine, como Andreï Tarkovski en el caso de William Vega en La Sirga.

8El cineasta trata un lugar, un territorio, como un refugio al margen de lo real con un decorado que concretiza una realidad sórdida pero inevitable, que la cámara observa como en un sueño. Es un lugar de lo extraño, que está lejos de las leyes del mundo.

9Es así que se van afirmando las películas dirigidas y producidas por Óscar Ruiz Navia con su sociedad Contravía Films basada en Cali. Todos los largometrajes producidos por dicha sociedad tendrán un recorrido destacado e inolvidable en los festivales internacionales: El vuelco del cangrejo de Óscar Ruiz Navia (2011), La Sirga de William Vega (2013), Los hongos de Óscar Ruiz Navia (2013) y Siembra de Ángela Osorio y Santiago Lozano (2015). Los vínculos entre estos cineastas, como lo explica Ángela Osorio, se han ido multiplicando: “Tenemos un pasado común y planteamientos cercanos con William Vega, Óscar Ruiz Navia, César Augusto Acevedo. Hemos hecho los mismos estudios, en la misma universidad; se puede suponer que tenemos más o menos las mismas referencias, y hemos compartido una serie de experiencias aunque, por supuesto, hay diferencias. En términos de gusto, cada uno ha desarrollado su propia estética y su propia forma narrativa”.

El vuelco del cangrejo (La Barra, 2011), de Óscar Ruiz Navia

El vuelco del cangrejo (La Barra, 2011), de Óscar Ruiz Navia

La Sirga (2013), de William Vega

La Sirga (2013), de William Vega

Los Hongos (2013), de Óscar Ruiz Navia

Los Hongos (2013), de Óscar Ruiz Navia

Siembra (2015), de Ángela Osorio y Santiago Lozano

Siembra (2015), de Ángela Osorio y Santiago Lozano

10Asimismo, algunas películas convierten a las comunidades afrocolombianas en protagonistas de las historias mientras que estas eran hasta aquel entonces invisibles en el cine nacional. Fue el caso de Juan Andrés Arango García, en su primer largometraje La Playa DC, así como en Chocó, producido dirigido y escrito por Johnny Hendrix Hinestroza, y también en El vuelco del cangrejo de Óscar Ruiz Navia. Vemos a lo largo de estos ejemplos que este nuevo cine de autor colombiano solo resulta posible con directores que también son sus propios productores.

11El cine de animación tampoco se queda atrás con Pequeñas voces (Les Petites voix) de Adela Manotas et Jairo Eduardo Carillo (2012), que asocia a la animación la preocupación documental a fin de dar testimonio de la realidad de los niños soldados reclutados por la fuerza en las fuerzas armadas clandestinas. Con otro estilo, Gordo, calvo y bajito de Carlos Osuna, es una película de animación intimista y psicológica que demuestra que la animación puede también estar destinada al público adulto.

12El documental, ya se trate de las películas de Luis Ospina o de María Isabel Ospina con Hecho en Villapaz, es constantemente revisitado como género, yendo desde el falso documental, en el caso del primero, hasta el falso making of de una película de serie B, en el caso de la segunda. El documental se pone también al servicio de un planteamiento de investigación periodística sobre cuestiones de sociedad eminentemente contemporáneas, como en el caso de los films de Juan José Lozano (Impunity y Témoin indésirable codirigidos con Hollman Morris).

13La tierra y la sombra, primer largometraje de César Augusto Acevedo, produce una fuerte impresión en el mundo de los festivales internacionales así como en el público, en particular francés. Efectivamente, este film se llevó varios premios en el festival de Cannes 2015, entre los cuales se cuenta la Cámara de Oro, tras lo cual obtuvo un importante éxito de público con más de 38.254 espectadores en los cines franceses luego de 13 semanas de explotación, y eso pese a que el film no hizo ninguna concesión en cuanto a sus exigencias estéticas.

14Para terminar con esta breve presentación del nuevo cine colombiano, El abrazo de la serpiente, tercer largometraje de Ciro Guerra, es la expresión actual más prometedora del cine colombiano. Es la película de la madurez que reúne, en una brillante simbiosis, el tema del descubrimiento del mundo desconocido de las culturas amazónicas colombianas con una forma estética y un sentido del relato ambiciosos.

La Playa DC (2013), de Juan Andrés Arango García

La Playa DC (2013), de Juan Andrés Arango García

Pequeñas voces (Les Petites voix 2012), de Adela Manotas y Jairo Eduardo Carillo

Pequeñas voces (Les Petites voix 2012), de Adela Manotas y Jairo Eduardo Carillo

Gordo, calvo y bajito (2012), de Carlos Osuna

Gordo, calvo y bajito (2012), de Carlos Osuna

Hecho en Villapaz (Ça tourne à Villapaz, 2014), María Isabel Ospina

Hecho en Villapaz (Ça tourne à Villapaz, 2014), María Isabel Ospina

La tierra y la sombra (La Terre et l’ombre 2015), de César Augusto Acevedo

La tierra y la sombra (La Terre et l’ombre 2015), de César Augusto Acevedo

El abrazo de la serpiente (2015), de Ciro Guerra

El abrazo de la serpiente (2015), de Ciro Guerra

Los Nadie (2016), de Juan Sebastián Mesa

Los Nadie (2016), de Juan Sebastián Mesa

15Con un hermoso blanco y negro, la película obtuvo además un gran éxito de crítica y de público, con más de 100 000 espectadores en los cines franceses. Prosiguiendo este impulso, siguen apareciendo nuevos cineastas con verdaderas propuestas estéticas como en el caso Los Nadie, de Juan Sebastián Mesa, o también Días extraños, de Juan Sebastián Quebrada, rodada en Argentina.

16Si al nuevo cine colombiano le cuesta todavía afirmarse en las salas de cine del país, los cineastas han logrado defender su sentido estético así como los temas que son importantes para ellos. Es por eso que, asociado a un circuito internacional en el que los festivales tienen un importante papel que jugar, el cine de autor colombiano tiene por delante un futuro muy prometedor, siempre y cuando pueda encontrar las mejores estrategias de producción. Le queda aún el lograr hacerse un lugar en las salas de cine de Colombia, donde el apoyo gubernamental de ayuda a la distribución de películas nacionales se hace esperar.

Días extraños (2016), de Juan Sebastián Quebrada

Días extraños (2016), de Juan Sebastián Quebrada
Haut de page

Table des illustrations

Titre Siembra de Ángela Osorio y Santiago Lozano (2015)
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-1.png
Fichier image/png, 1,1M
Titre Rosario (Mexico, 2005), de Emilio Maille
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre La sombra del caminante (L’Ombre de Bogota, 2005), de Ciro Guerra
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 60k
Titre Los colores de la montaña (Les Couleurs de la montagne, 2010), de Carlos César Arbeláez
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Titre Paraiso Travel (2008), de Simón Brand
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 60k
Titre El vuelco del cangrejo (La Barra, 2011), de Óscar Ruiz Navia
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre La Sirga (2013), de William Vega
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
Titre Los Hongos (2013), de Óscar Ruiz Navia
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Titre Siembra (2015), de Ángela Osorio y Santiago Lozano
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre La Playa DC (2013), de Juan Andrés Arango García
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Pequeñas voces (Les Petites voix 2012), de Adela Manotas y Jairo Eduardo Carillo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Titre Gordo, calvo y bajito (2012), de Carlos Osuna
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre Hecho en Villapaz (Ça tourne à Villapaz, 2014), María Isabel Ospina
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre La tierra y la sombra (La Terre et l’ombre 2015), de César Augusto Acevedo
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Titre El abrazo de la serpiente (2015), de Ciro Guerra
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Titre Los Nadie (2016), de Juan Sebastián Mesa
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre Días extraños (2016), de Juan Sebastián Quebrada
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/4686/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 82k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Cédric Lépine et Marie-Françoise Govin, « El cine colombiano desde los años 2000 visto a través de la difusión francesa », Cinémas d’Amérique latine, 25 | 2017, 110-117.

Référence électronique

Cédric Lépine et Marie-Françoise Govin, « El cine colombiano desde los años 2000 visto a través de la difusión francesa », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 25 | 2017, mis en ligne le 11 juillet 2019, consulté le 13 décembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/4686 ; DOI : 10.4000/cinelatino.4686

Haut de page

Auteurs

Cédric Lépine

Cédric Lépine es licenciado en historia en la Universidades de Reims y en antropo- logía en París Panthéon-Sorbonne Paris I y París VII Denis Diderot. Crítico de cine para revistas y páginas Internet (Mediapart, Les Fiches du Cinéma en francés y Latam Cine en español), colabora asiduamante con los festivales Cinélatino, Encuentros de Toulouse y Viva Mexico en París. Agente cultural especializado en el cine latino- americano en Francia, del cine del mundo arabe y del Maghreb.

Articles du même auteur

Marie-Françoise Govin

Marie-Françoise Govin colabora con el ARCALT desde 2012, en particular diran- te festival Cinélatino. Coordina el diario del festival, La Película, en el cual redacta crónicas. También ha realizado entrevistas con los directores invitados, que restituye contribuyendo al blog Cinélatino en Médiapart. En el marco de las acciones del ARCALT en la región, ha desarrollado presentaciones del cine colombiano.

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals