Navigation – Plan du site

Un punto de vista sobre La Flor de Mariano Llinás

Cédric Lépine
Traduction de Gloria Pineda Moncada
p. 48-53
Cet article est une traduction de :
Un point de vue sur La Flor de Mariano Llinás [fr]

Résumés

Le film fleuve de Mariano Llinás marque un grand moment de cinéma, renouant à la fois avec toute l’histoire du cinéma tout en répondant au désir de récit que reflète l’engouement actuel pour les séries télévisées.

Haut de page

Texte intégral

La Flor (2018) de Mariano Llinás. De gauche à droite : Pilar Gamboa, Elisa Carricajo, Laura Paredes et Valeria Correa

La Flor (2018) de Mariano Llinás. De gauche à droite : Pilar Gamboa, Elisa Carricajo, Laura Paredes et Valeria Correa

1Hace más de un siglo, nació el cine como nueva forma de expresión artística. A lo largo y ancho del mundo, el cine fue transformándose en una actividad industrial desarrollada por individuos conscientes del poder de la cámara para captar lo indecible. La literatura, la pintura, el teatro, la danza, la arquitectura –que anteceden la invención industrial de los hermanos Lumière y de otros tanto creadores– fueron rápidamente utilizados en función del llamado séptimo arte. Las diversas apropiaciones individuales, colectivas e industriales que se hicieron de esta nueva forma de expresión dieron lugar a la evolución del cine. La Flor, de Mariano Llinás, pretende justamente revisitar la historia del cine de manera personal y explícita: 14 horas de película, 6 episodios y un cuarteto de actrices que funciona como único punto de encuentro de las diferentes historias que desarrollan dentro de la película.

2Es así como Mariano Llinás propone su propia historia del cine, al igual que Jean-Luc Godard con Histoire(s) du cinéma. Estos dos directores se tomaron la libertad de desarrollar dicha propuesta durante casi una década: de 1988 a 1998 para el caso de Godard, y de 2009 a 2018 para el caso de Llinás. Mientras que Godard realiza un ensayo cinematográfico centrado en el montaje y en la utilización de imágenes filmadas por otros, Llinás centra su atención en todas las etapas de la producción fílmica –del guion al rodaje– y en su carácter de trabajo colectivo: si el director aparece delante de la cámara para mostrar, a través de su cuerpo, su estilo, su mirada y su voz en off, es justamente para mostrar que la noción de autor se diluye cuando se habla de un trabajo colectivo. El autor es tanto invisible como invisible; él habita en los personajes y los personajes habitan en él.

La Flor (2018) de Mariano Llinás. Elisa Carricajo et Laura Paredes

La Flor (2018) de Mariano Llinás. Elisa Carricajo et Laura Paredes

3Todo comienza en los años 2000, en medio de la crisis económica en Argentina, gracias a la creación de la cooperativa de cineastas El Pampero Cine (integrada por productores, guionistas, montajistas y directores, entre otros) en la que participa Mariano Llinás. De manera conjunta, los miembros de la cooperativa deciden comenzar a hacer cine con total independencia, sin necesidad de esperar a completar el presupuesto para iniciar el rodaje. Hace exactamente diez años, apareció Historias extraordinarias de Mariano Llinás: una película totalmente inusitada que partió del deseo de relatar situaciones insólitas sin utilizar efectos especiales para captar la atención del espectador por más de cuatro horas. La larga duración de estas películas es el resultado de un trabajo independiente que no podría haberse llevado a cabo sin la existencia de una cooperativa como El Pampero Cine. Idealmente, la duración de las películas debería corresponder a las necesidades narrativas. Sin embargo, son pocos los directores que pueden permitirse dichas libertades o que pueden trabajar con total independencia como lo hace, por ejemplo, Frederick Wiseman en cada uno de sus documentales. El standard de una hora y media obedece tan solo a un asunto industrial que pretende generar una producción uniforme. Con La Flor, Mariano Llinás explora la duración cinematográfica en una época en el que las series de televisión han alcanzado un gran éxito a nivel mundial. A través de dicha exploración, Llinás se interroga sobre el interés que el cine puede aún suscitar. El formato de las series consistente en una o varias temporadas de diez episodios de menos de una hora, permite que los personajes y la intriga se desarrollen en un periodo de tiempo más largo. La Flor propone un contrapunto en el que lo más importante no son los personajes de la ficción en sí mismos, sino la historia de las cuatro actrices de la compañía de teatro independiente Piel de Lava. Dicho contrapunto se acerca a la propuesta de Alain Resnais en Smoking/No Smoking (1993), película en la que tan sólo dos actores interpretan todos los personajes de varias intrigas perturbadoras. En La Flor de Llinás, puede observarse el mismo deseo de experimentación artística. Es precisamente por esto que Mariano Llinás decidió trabajar de manera conjunta con las actrices Valeria Correa, Elisa Carricajo, Pilar Gamboa y Laura Paredes quienes experimentan con él diferentes discursos cinematográficos y puestas en escena. Contrariamente a lo que sucede en el teatro, Llinás prefiere el uso de primeros planos sobre los rostros para enfatizar las emociones: es a través de las emociones que el director caracteriza a los personajes y desarrolla el relato. Así, en el segundo episodio se desarrolla una historia de amor en la que las emociones de los personajes son transmitidas a través de las expresiones de sus rostros: por medio de una puesta en escena simple, estilizada con el blanco y negro de la imagen, Llinás logra cautivar al espectador, logra conectarlo con la historia sin utilizar ningún artificio. Se trata de forzar los límites de lo improbable, algo que constituye, además, la esencia del arte cinematográfico.

La Flor (2018) de Mariano Llinás. De gauche à droite : Elisa Carricajo, Laura Paredes, Valeria Correa, Horacio Marassi et Pilar Gamboa.

La Flor (2018) de Mariano Llinás. De gauche à droite : Elisa Carricajo, Laura Paredes, Valeria Correa, Horacio Marassi et Pilar Gamboa.

4El primer episodio se presenta como una película de serie B norteamericana. Aquí, la fantasía se produce gracias a la magia de la puesta en escena y a la intensidad de la interpretación de los actores. En el episodio, no se necesitan efectos especiales para dar realismo a la momia vengativa: aunque en la industria del cine sean comúnmente asignados grandes presupuestos a la posproducción para hacer creíble una historia fantástica, La Flor establece otro tipo de pacto con el espectador: la verosimilitud está estrechamente ligada al tipo de imágenes propuestas. La fidelidad del espectador se trabaja, en cada episodio, a partir de la incorporación de escenas y de situaciones inéditas que no se asemejan a nada de lo visto anteriormente. Por ejemplo, el cuarto episodio –en el que vemos el rodaje de una película en el que las actrices deciden rebelarse contra el director– propone una nueva e inesperada forma narrativa que consiste en centrar la atención del espectador sobre los árboles para hacer aparecer el misterio en el momento menos esperado.

La Flor (2018) de Mariano Llinás. De gauche à droite : Pilar Gamboa, Valeria Correa, Elisa Carricajo et Laura Paredes

La Flor (2018) de Mariano Llinás. De gauche à droite : Pilar Gamboa, Valeria Correa, Elisa Carricajo et Laura Paredes

5La cautivante independencia con la que se desarrolla el relato nos demuestra la importancia del guion y la influencia de la literatura en la estructuración de una película de ficción. En La Flor se observa claramente la influencia de la literatura popular y de las novelas seriadas del siglo XIX, en especial de la serie Fantômas de Louis Feuillade de los años 1910. Las aventuras de Tintín de Hergé es también una fuente de inspiración para Llinás: desde la Momia que aparece en el primer episodio, hasta la inclusión de un personaje llamado Casterman –nombre del editor de la clásica historieta belga– en un tercer episodio dedicado a una historia de espías. Este último es el episodio más largo: se desarrollan cuatro subtramas sobre cuatro espías protagonizadas por cada una de las cuatro actrices de la compañía Piel de Lava. Aunque el espionaje constituya un género cinematográfico en sí mismo, podría decirse que La Flor se inspira específicamente de Los espías de Fritz Lang (Spione, 1928): una película que logra retratar la dimensión geopolítica de la era comunista durante la guerra fría, época en la que florece también la industria del cine con películas de alta calidad técnica y de gran carga ideológica. El tercer episodio es el corazón de la película: por su duración; por la extensión del relato que permite el desarrollo de cada personaje espía; por la multiplicación de las subtramas y por un rodaje llevado a cabo en diferentes países. Los siguientes tres episodios experimentan con la forma cinematográfica. Cada episodio pareciera ser fiel a un género cinematográfico específico, aunque éstos son más bien profundamente analizados y examinados. De esta manera, el cuarto episodio es un falso making of en el que las actrices se rebelan contra el director; el quinto episodio como un remake de Una salida de campo (Une Partie de champagne) de Jean Renoir; y el sexto y último episodio, una readaptación libre de Centauros del desierto (The Searchers) de John Ford. Sin contar con los créditos, al final de la película, que podría considerarse como el séptimo episodio de La Flor: lugar en el que se reconoce el trabajo realizado por el equipo de producción y en el que se intenta crear una suerte de transición para que el espectador pueda reconectarse con su propia realidad después de 13 horas de proyección.

La Flor

Réalisateur : Mariano Llinás - Argentine - 2018
Fiction - 808 minutes - couleur
Langue originale : espagnol
Avec : Elisa Carricajo, Valeria Correa, Pilar Gamboa, Laura Paredes
Images : Agustín Mendilaharzu
Montage : Agustín Rolandelli, Alejo Moguillansky
Musique : Gabriel Chwojnik
Son : Rodrigo Sánchez
Costumes : Carolina Sosa Loyola, Flora Caligiuri
Assistants à la réalisation : Elisa Carricajo, Valeria Correa, Pilar Gamboa, Laura Paredeso
Décors : Laura Caligiuri, Flora Caligiuri
Productrice : Laura Citarella
Production : El Pampero Cine

Haut de page

Table des illustrations

Titre La Flor (2018) de Mariano Llinás. De gauche à droite : Pilar Gamboa, Elisa Carricajo, Laura Paredes et Valeria Correa
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/5789/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 432k
Titre La Flor (2018) de Mariano Llinás. Elisa Carricajo et Laura Paredes
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/5789/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 368k
Titre La Flor (2018) de Mariano Llinás. De gauche à droite : Elisa Carricajo, Laura Paredes, Valeria Correa, Horacio Marassi et Pilar Gamboa.
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/5789/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 184k
Titre La Flor (2018) de Mariano Llinás. De gauche à droite : Pilar Gamboa, Valeria Correa, Elisa Carricajo et Laura Paredes
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/5789/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 230k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Cédric Lépine, « Un punto de vista sobre La Flor de Mariano Llinás », Cinémas d’Amérique latine, 27 | 2019, 48-53.

Référence électronique

Cédric Lépine, « Un punto de vista sobre La Flor de Mariano Llinás », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 27 | 2019, mis en ligne le 04 août 2019, consulté le 19 janvier 2020. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/5789 ; DOI : 10.4000/cinelatino.5789

Haut de page

Auteur

Cédric Lépine

Cédric Lépine (1978) diplomado en historia por Universidade de Reims, y en antropología en Paris Panthéon-Sorbonne Paris I y París VII Denis Diderot. Crítico de cine para revistas y páginas Internet (Mediapart, Les Fiches du Cinéma en francés y Latam Cinema en español), colaborador permanente de los festivales Cinélatino, Encuentros de Toulouse y de Viva México en Paris, agente cultural especializado en el cine latino-americano en Francia.

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals