Navigation – Plan du site

AccueilNuméros44Los mapas de la Nueva Geografía d...

Los mapas de la Nueva Geografía de Colombia de Francisco Javier Vergara y Velasco (1901-1902)

The maps of Francisco Javier Vergara y Velasco Nueva Geografía de Colombia (1901-1902)
Les cartes de la Nouvelle Géographie de la Colombie par Francisco Javier Vergara y Velasco (1901-1902)
David Alejandro Ramírez Palacios

Résumés

The works of the Colombian geographer, cartographer and historian Francisco Javier Vergara y Velasco (1860-1914) —and his cartographic works in particular—, is beginning to be known and valued by Colombian and international historiography. His maps, wood-engraved, sum up more than two hundreds, most of them distributed between the final edition of his Nueva Geografía de Colombia (1901-1902) and his Atlas completo de geografía colombiana (1906-1910). This paper aims to describe and characterize the set of maps belonging to the Nueva Geografía de Colombia. This is a wide, rich and variegated cartographic collection, based in strong erudition and arduous collection and processing of data, making it a relevant and original work. The set of thematic maps on the book is highlighted.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 O presente trabalho é um desenvolvimento da minha tese de doutorado, defendida no Departamento de G (...)

1Francisco Javier Vergara y Velasco (1860-1914) es un personaje al mismo tiempo muy conocido y muy desconocido1. Entre geógrafos e historiadores generalmente se reconoce su nombre, que en los manuales nacionales de historia de la geografía suele ser mencionado en medio de elogios y altas consideraciones como un personaje “importante” en dicha historia. Tampoco es raro encontrar que obras de historiadores utilicen datos de su Nueva Geografía de Colombia —la reeditada por el Banco de la República en 1974, en tres volúmenes, con casi todos los mapas, pero sin las láminas de paisajes. Sin embargo, de qué se trata su obra y por qué es importante, son preguntas que apenas están comenzando a responderse académicamente. Es así, no sólo porque otras figuras, como Caldas o Codazzi, han dominado tradicionalmente la atención de los especialistas —como es comprensible, entre otras razones, porque en el caso de Vergara no se trata de un mártir de la patria ni de un explorador romántico autor del mapa nacional, sino de un personaje, digamos, “no exitoso”—, sino también porque el mismo Vergara no pone las cosas fáciles.

  • 2 Conservados en el Archivo General de la Nación, Bogotá, Colombia. Sección: Colecciones, Fondo: Fran (...)

2Su trayectoria, enredada y contradictoria, es a veces difícil de trazar y de comprender, a pesar de la ayuda prestada en este sentido por su hijo y biógrafo, Julio Vergara, con base en documentos de su padre (VERGARA Y VERGARA, 1952).2 Su obra, además, es considerablemente extensa y se encuentra dispersa en múltiples bibliotecas, hemerotecas y archivos. También, abruma la diversidad temática de sus textos: Vergara no sólo trataba de historia y de geografía, sino que versaba —y polemizaba— sobre todos los temas imaginables, de la pedagogía a la artillería —lo cual inclusive llegó a valerle comentarios satíricos. Esto por no mencionar sus múltiples traducciones y adaptaciones de autores europeos, en particular del geógrafo, cartógrafo e historiador anarquista francés Élisée Reclus (1830-1905), quien fue una de sus influencias más importantes y con quien además mantuvo correspondencia.

3En la ideología de ciertos líderes del régimen conocido como “Regeneración” —durante el cual Vergara preparó y publicó, siempre incompleta y sin ilustraciones, su Nueva Geografía de Colombia (en 1888, 1890 y 1892)—, las “tierras calientes” del país y sus habitantes eran decididamente inferiores y debían jugar un papel subordinado en el orden territorial nacional. Esta ideología, que era al mismo tiempo contraria a la inmigración de extranjeros y al mestizaje, consiguió una amplia proyección nacional, incluso aún perceptible.

4Paradójicamente, pues las llamadas “tierra calientes” constituyen de lejos la mayor parte de la superficie del país, porque la mayor parte de su población puede catalogarse como mestiza y también porque existían poderosas fuerzas dentro de ambos partidos, Liberal y Conservador, con intereses económicos y arraigos en dichas regiones. Sin embargo, es un hecho tradicionalmente reconocido y últimamente resaltado por los historiadores, que una parte importante de la poderosa élite gobernante, agrupada principalmente en el ala radical del partido conservador, daba prioridad a las cuestiones jurídicas, filosóficas y gramaticales antes que a otras más prácticas relacionadas con la gestión del territorio nacional.

5Vergara, al igual que otros comentaristas, políticos y hombres de acción de la época, veía al contrario las tierras calientes del país como el centro de su proyecto territorial nacional, que se basaba justamente en el poblamiento de dichas partes a través del mestizaje y la inmigración extranjera, así como en su desarrollo a través de la exportación de productos tropicales a los mercados de Estados Unidos y Europa.

6Finalmente, gracias al golpe de Estado del 31 de julio de 1900, perpetrado durante la Guerra de los Mil Días, la situación se alinea a favor de Vergara, que logra publicar entre 1901 y 1902 el primer volumen, por primera vez ilustrado, de su Nueva Geografía de Colombia. En 1903, con la separación de Panamá, la situación gira de nuevo, los dos volúmenes restantes de la obra se quedan inéditos y los manuscritos acaban perdiéndose.

7La obra publicada, de más de mil páginas, cuenta con 348 grabados conformados por 92 mapas, 58 diagramas y 11 perfiles orográficos, más 187 láminas de paisajes, escenas costumbristas y algunos artefactos.

8Una de las principales particularidades de la obra cartográfica de Vergara es el hecho de haber sido grabada en madera. Esta técnica, más bien rudimentaria, hacía siglos no se utilizaba para la impresión de mapas, pero le permitía a Vergara, en un contexto de escasos recursos y ambiguo apoyo gubernamental, producir con relativa autonomía la gran cantidad de mapas y láminas que deseaba incluir en su obra.

9El principal aliado de Vergara en estos asuntos fue el grabador Antonio María Madero, quien firma veinticuatro de los mapas de la Nueva Geografía. Cinco más son firmados por D. Rivera y uno sólo por Januario Nariño, los otros artistas del equipo: manteniendo estas proporciones, se puede inferir que Madero grabó alrededor del ochenta por ciento de los mapas de la obra.

10El presente trabajo pretende caracterizar y clasificar de manera general el conjunto de mapas ofrecido por Vergara y Velasco en la edición de 1901-1902 de su Nueva Geografía de Colombia, particularizando algunos ejemplos. Sobre cada uno de estos mapas podría realizarse un estudio particular, lo cual constituye una invitación abierta a los investigadores.

  • 3 Dicha edición de la Nueva Geografía se encuentra disponible en el sitio Internet Archive y también (...)

11Dicha edición de la Nueva Geografía se encuentra disponible en el sitio Internet Archive y también —aunque incompleta— en el Repositorio Institucional de la Escuela de Administración, Finanzas e Instituto Tecnológico de Medellín (Eafit) (VERGARA Y VELASCO, 1901 [1902]). Como anexo, en el volumen 2 de mi tesis de doctorado (RAMÍREZ, 2015)3, tanto los mapas como las láminas de la obra fueron separados del texto y comparados con los originales usados por Vergara cuando fue posible.

Taxonomía de la cartografía de la Nueva Geografía de Colombia

12Puede decirse que el tema principal de la cartografía de la Nueva Geografía de Vergara es la topografía del país, que abarca más de la mitad de la colección. Sin embargo, la obra es rica en mapas que hoy llamaríamos “temáticos”, conteniendo una veintena que podríamos clasificar de esta forma. Aparte, en siete ocasiones Vergara realiza ejercicios de “historia de la cartografía”, en los que copia mapas de época que considera importantes. Seis mapas de la colección son dedicados a temas geológicos, más seis a los páramos, cinco a detalles de ríos y apenas uno a la Amazonia y otro a la Orinoquía.

13En una docena de veces, Vergara invita explícitamente a comparar sus mapas con el “mapa oficial”, refiriéndose de esta forma a los mapas publicados por Manuel María Paz y Manuel Ponce de León con base en los trabajos del explorador italiano Agustín Codazzi, líder de la Comisión Corográfica, fallecido en trabajo de campo en 1859. Inclusive, en estos casos, Vergara mismo ofrece, al lado del suyo, una copia de la parte en cuestión del mapa oficial con el fin de que el lector pueda realizar inmediatamente la deseada comparación. A estos ejercicios podemos llamarlos “crítica cartográfica” o “crítica de la cartografía”.

14Los mapas serán citados siguiendo la numeración usada en la obra original. Sin embargo, dado que en ésta última se presentan algunos errores, se ofrece entre corchetes el que sería el número correcto según la secuencia.

Topografía

15El tema más importante, como dijimos, en la cartografía de la obra, es la topografía del país. El tema es trascendental, sencillamente porque, para el autor, la base fisiográfica del mismo no estaba aún establecida, primando la escasez y la dispersión de datos de irregular calidad.

16En una Memoria publicada en 1906 como complemento de su mapa de Colombia de ese mismo año y de su atlas, que comenzaba a publicarse (VERGARA Y VELASCO, 1906), Vergara afirma haber recogido todas las mediciones tanto de posición como de altitud que le fue posible en sus condiciones y haber sometido esta masa de datos a un cierto tratamiento matemático.

17El asunto no es sencillo. En resumen, cuanto a la altitud, con el fin de corregir la “aparente” disparidad existente entre las diferentes mediciones correspondientes a un mismo lugar, Vergara trata de considerar al mismo tiempo variaciones en las condiciones meteorológicas y los errores derivados del tipo de instrumento usado por cada explorador. Esta corrección, además, se apoya en el contraste de las cotas así logradas con las más confiables tomadas a través de nivelación directa. Según Vergara, el conjunto de datos obtenido de esta manera constituye la “armazón altimétrica” sobre la cual se trazan las curvas de nivel que permiten hacer el mapa (VERGARA Y VELASCO, 1906, p. 19). La determinación de la posición, por su parte, se basa igualmente en la comparación de una gran cantidad de datos, prefiriendo los levantados por trabajos topográficos sobre los astronómicos. La reconstrucción detallada del método de Vergara —que él denomina “crítico”— y la verificación de la precisión lograda en su cartografía a través del mismo, es aún campo abierto a la investigación.

18De este conjunto de mapas topográficos destacamos algunos ejemplos:

19La “Carta hidrográfica del Alto Chocó” (fig. 119 [121]) y “El Istmo de San Pablo” (fig. 120 [122]), corresponden, así sea difícil de notar a primera vista, a proyectos de comunicación transoceánica. Siguiendo una vieja leyenda animada por Humboldt, Vergara es entusiasta acerca de la posibilidad de comunicar el río Atrato, que desemboca en el mar Caribe, con el San Juan, que termina en el mar Pacífico, a través de un canal (el “canal de Raspadura”) supuestamente abierto por un padre en el siglo XVIII en una colina localizada en el punto en el que estos ríos casi se tocan y que podría acondicionarse para la navegación comercial.

20El mapa titulado “Las cabeceras del Atrato” (fig. 121 [123]) tiene como referencia, según Vergara, un mapa del ingeniero francés Jorge Brisson, explorador del Casanare y del Chocó “como empleado del gobierno” desde 1890 y cuyas obras acerca de estas regiones Vergara ayudó a publicar (Exploracion en el alto Chocó (BRISSÓN, 1895) y Casanare (BRISSON, 1896)) sin que se hubiesen conocido personalmente, como demuestran las cartas del francés conservadas en el archivo de Vergara (AGN-FJVV, t. 1, f. 110).

21Brisson, con personalidades de Medellín como Manuel Uribe Angel, llegó a conformar una “Sociedad Exploradora del Chocó”. Es posible que los mapas derivados de las expediciones de esta sociedad se encuentren en algún archivo de esa ciudad.

“Dar relieve a los fenómenos”

22La idea general de Vergara acerca de la importancia de la representación detallada del relieve y su estilo de representación se basan en la Nouvelle Géographie Universelle de Reclus (19 v., 1876-1894), obra erudita y rica en láminas de paisajes y en mapas topográficos y temáticos que constituye el modelo general de la también “Nueva” geografía de Vergara.

23En la introducción de su monumental obra, Reclus declara que las “planchas y las figuras […] están destinadas únicamente a colocar en relieve los fenómenos a los que el texto se refiere” (RECLUS, 1876, p. III), y este criterio no será ajeno a Vergara. Sin embargo, una cosa es trabajar en madera, en la Colombia de la Regeneración y de la Guerra de los Mil Días, y otra muy distinta trabajar con el respaldo de la gigante editora Hachette, teniendo a la mano la centenaria tradición de grabado de Europa y contando con la ayuda de cartógrafos suizos —el país por excelencia de la representación cartográfica del relieve— como Charles Perron (FERRETTI, 2007).

El macizo colombiano según Vergara y Velasco y según Élisée Reclus

El macizo colombiano según Vergara y Velasco y según Élisée Reclus

Izq.: “Carta hidrográfica del Macizo de Colombia” (Vergara y Velasco, NGC, 1901-1902). Grabado de Antonio María Madero. Der.: “Massif de Colombia” (Élisée Reclus, Nouvelle Géographie Universelle, 1893). Grabado de Charles Perron.

Mapas temáticos

24La Nueva Geografía de Colombia es rica en cartografía temática, perteneciendo una veintena de sus mapas a este conjunto, de los cuales presentamos algunos ejemplos.

25La figura 6, “Bogotá como centro del país”, no constituye un elogio a la posición de la capital, al contrario. En él aparecen sobre Colombia tres círculos con centro en Bogotá para demostrar la manera en que esta ciudad era igualmente lejana de Panamá, de la Amazonía, del Caribe y de Pasto. De hecho, para Vergara, la localización de la capital era uno de los principales problemas en la formación histórica del país, pues ésta no conseguía dar cuenta simultáneamente de sus tres frentes territoriales: el norte, el oriental y el sur-pacífico. Inclusive, propone en la Nueva Geografía trasladarla hacia las regiones andinas del sur, cerca del macizo colombiano, donde nascen ríos que se conectan con dichos tres frentes geográficos nacionales.

26En otro mapa temático, Vergara contrasta las “Zonas completamente conocidas y tierras apenas exploradas” de Colombia (fig. 11). Las primeras corresponden a los litorales y a las regiones andinas del país —aunque con grandes blancos—, así como al curso de los principales ríos orientales y surorientales. Sin embargo, fuera de estos ríos, toda la Orinoquía y la Amazonía colombianas son descritas como “Zona inexplorada”. Este mapa además revela un aspecto importante del método de Vergara: aparece marcado un conjunto de líneas reteñidas que, según nota del autor, “indican los grandes trazos topográficos que sirven hoy de red de triangulación para formar la carta del país”(p. 15).

27En el mapa “Vertientes marítimas de Colombia” (fig. 103 [105]), continuando con los mapas temáticos, Vergara expresa su teoría según la cual habría apenas tres hoyas hidrográficas en el país —y no decenas de ellas, como se acostumbraba a tratar el asunto—, definidas no por el lugar de origen del río sino por la región de su desembocadura. Son estas la “Vertiente del Oeste o del Pacífico”, la “Vertiente del Centro o de las Antillas” y la “Vertiente del Este o del Atlántico”.

28Tres mapas son dedicados por Vergara a cuestiones de caminos: “Carretera de Cambao” (fig. 301 [303]), que buscaba unir el río Magdalena con Facatativá, en el altiplano de Bogotá, ya usado durante la Colonia y reabierto en 1882 (OSORIO BAQUERO, 2014, p. 185); “El ferrocarril de Cartagena y el Dique” (fig. 308 [310]), que muestra la línea férrea abierta en 1894 entre la bahía de Cartagena y el puerto de Calamar en el río Magdalena, que pretendía ser alternativa al antiguo e inestable canal del Dique; y, finalmente, el “Perfil del trazo del ferrocarril intercontinental” (fig. número 333 [346]), proyecto a cuyos informes Vergara otorga importancia y confiabilidad.

29Uno de sus mapas podemos considerarlo como de temática histórica y militar: “Batalla de Boyacá” (fig. 331 [343]), tal vez uno de los temas más cartografiados en la historia de Colombia. La versión de Vergara se basa en el estilo de los atlas militares franceses de la época.

30Tal vez uno de los mapas más importantes de toda la colección es el titulado “Regiones naturales de Colombia” (fig. 39), que divide el país en cinco partes: “Sistema Caribe”; “Región Occidental”; “Montes” o “los Andes”; “Llanos del Orinoco”; y “Región Oriental del Amazonas”. Sin duda, se trata de la base de la tradicional división del país en Caribe, Pacífico, Andes, Orinoquía y Amazonía, sin embargo, no se conoce la manera en que esta división llegó a instituirse dentro de la ideología geográfica nacional.

Colombia hundida

31Finalmente, dentro del conjunto de mapas temáticos de la Nueva Geografía de Colombia existe una serie de cinco mapas (figs. 46 a 50) que podríamos titular colectivamente como “Colombia hundida”. Se trata de un ejercicio cartográfico que consiste en determinar la forma del país en el caso de que el nivel mar aumentara miles de metros.

32Si el mar subiese seis kilómetros, comienza Vergara, Colombia desaparecería. Si la inundación retrocediese mil metros (fig. 46), surgirían cinco islotes, cuatro de ellos en una misma línea, con el quinto a un costado (el Cayambe, el Huila, el Tolima-Ruiz, la Sierra Nevada de Santa Marta y el Güicán o Sierra Nevada de Chita).

33Si el mar disminuyera mil metros más (fig. 47), poco aumentaría el “suelo patrio”, pero emergería lo que el autor denomina “Archipiélago Colombiano”.

34A tres mil metros (fig. 48), siguiendo los mismos lineamientos, surgirían anchos diques y hasta aparecerían algunas poblaciones como “puertos marítimos”. La línea central de cumbres apenas sería interrumpida por un estrecho al sur, la cordillera occidental tendría la forma de algunos puntos discontinuos y la oriental parecería un “complicado archipiélago de tierras dispuestas en forma extraña sobre varios ejes” (p. 134).

35A los dos mil metros, continúa Vergara, aumentaría notablemente el territorio y habría islas de clima templado, algunas de considerable tamaño (fig. 49).

36Al siguiente escalón, la transformación sería notable: “desaparecerían multitud de canales y las tierras emergidas se agruparían en dos fajas distintas pero unidas a modo de Y” (p. 135). Luego, reduciendo la inundación a 500 metros (fig. 50), “algo crecería la superficie descubierta, pero sin modificarse la armazón ya mencionada: una mesa en forma de Y” (p. 136).

37En este punto, Vergara lanza la siguiente pregunta, que revela el propósito último de su ardil —que no es otro que el de demostrar que las cordilleras colombianas son dos, y no tres, como establecido en la ideología geográfica nacional: “¿Dónde estarían entonces las cordilleras tales como de ordinario las imagina el común de las gentes?” (p. 135).

Relieve de Colombia

Relieve de Colombia

Las cordilleras, ¿serán dos o tres?

Mapa del autor utilizando datos DEM con resolución de 30 metros, tomados del Shuttle Radar Topography Mission SRTM-30: Jarvis A., H.I. Reuter, A. Nelson, E. Guevara, 2008, Hole-filled seamless SRTM data V4, International Centre for Tropical Agriculture (CIAT), http://srtm.csi.cgiar.org.

38A propósito de este truco cartográfico, Vergara fue acusado por el investigador Germán Palacio de querer “resaltar” las regiones templadas encima de los 2000 metros, en correspondencia, según él, con las teorías racistas y deterministas características del pensamiento conservador colombiano de comienzos del siglo XX, que rechazaban las tierras bajas del país y sus habitantes y veían en los altiplanos una suerte de “islas de civilización”. Un “inspirador de este pensamiento”, según Palacio, habría sido Vergara y Velasco (PALACIO, 2001, p. 19). Sin embargo, como vimos, el propósito de Vergara con este ejercicio era diferente, y, como establecido en mi citada tesis, Vergara no es exactamente un representante de la línea de pensamiento aludida por Palacio.

Mapas de época

39Vergara ilustra su obra con algunos mapas de época, en lo que podemos considerar un ejercicio de historia de la cartografía.

40Los mapas titulados “Colombia según las cartas españolas de fines del siglo XVI” (fig. 8) y “Colombia según las cartas españolas de fines del siglo XVII” (fig. 9) muestran para Vergara los grandes avances en el reconocimiento de estos territorios por parte de los colonizadores peninsulares durante el primer siglo de la conquista. No ha sido posible determinar las fuentes exactas utilizadas por el autor en estos dos casos —y probablemente se trate de combinaciones de varios mapas.

41La figura 180 [182] de la Nueva Geografía, intitulada “La Sabana de Bogotá”, afirma basarse en la “Carta del Virreinato”, “inédita”. Debe tratarse del “Plan Geográfico del Virreinato de Santa Fé de Bogotá, Nuevo Reino de Granada” de 1772 (MORENO Y ESCANDÓN; APARICIO MORATA, 1772). El ejemplar de este mapa conservado en el Archivo General de Colombia es una copia facsimilar elaborada en 1936 por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi. El original, que se encontraba en el edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores, ardió con éste en 1948 durante el Bogotazo (ACEVEDO LATORRE, 1974, p. 145). Vergara seguramente tuvo acceso al original y copió para su Nueva Geografía la parte relativa al altiplano de Bogotá.

42Vergara homenajea a Francisco José de Caldas incluyendo en la Nueva Geografía (fig. 12) el mapa de este autor publicado por Humboldt en 1816 como un inserto a su mapa del río Magdalena (HUMBOLDT; MICHAELIS, 1816). El mapa de Caldas abarca el río desde su nascimiento hasta los 4° de latitud norte, completando el de Humboldt, que continúa desde aquí hasta la desembocadura. En la nota explicativa, Humboldt afirma haber utilizado un mapa manuscrito de Caldas.

43Para la figura 13, “Fragmento de la carta de Colombia por Humboldt”, Vergara se basa en el mapa “Esquisse Hypsometrique des Noeuds de Montagnes et des Ramifications de la Cordillere des Andes depuis le Cap de Hora jusqu'a l'Isthme de Panama” del Atlas Geographique et Physique des Regions Equinoxiales du Nouveau Continent de Humboldt (HUMBOLDT, 1831). La intención de Vergara con este mapa, al que adiciona la leyenda “Andes colombianos según Humboldt”, es la de mostrar el contraste entre su concepción orográfica del país (dos grandes mesas) y las tres cordilleras del prusiano.

44Continuando con los mapas de época, Vergara copia (fig. 10) un fragmento de la “Carta del Departamento de Boyacá” del Atlas publicado en 1827 por José Manuel Restrepo como complemento de su Historia de la Revolución de la República de Colombia (RESTREPO, 1827).

45Finalmente, Vergara presenta la “Carta de la región de Honda” (fig. 14) como “la primera carta trigonométrica construída en el país”. Atribuye este mapa al “Dr. Roulin”, François, médico y naturalista, compañero de viaje de Boussingault en Colombia. El mapa original, firmado en Bogotá en 1825, se preserva en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y se titula “Mapa de las tierras compradas al Gobierno y Particulares por el Cor. Desmenard”, lo cual sugiere una función inicial como mapa de catastro —si bien que, en este caso, por su sofisticación e iluminación, contrasta con la simpleza de la mayoría de los mapas de dicho género (ROULIN, 1825).

46No se encuentran muchas pistas acerca del mencionado coronel Desmenard, ni de la transacción mencionada. Sin embargo, según la reseña de este mapa elaborada por la citada biblioteca (HÉRBERT; MULLEN, 2011), puede deducirse, con base en un manuscrito que lo acompaña, que el mismo se encuentra relacionado con un proyecto de colonización a gran escala. Como se sabe, Inglaterra había otorgado grandes empréstitos a las nacientes repúblicas colombianas en su proceso de emancipación, a cambio también de tierras en diferentes provincias, que los acreedores esperaban a su turno vender a inmigrantes (que al cabo nunca llegaron). Uno de los principales banqueros involucrados, J. D. Powles, parece ser, según el citado manuscrito, el responsable por contratar los servicios cartográficos de M. Roulin. Como también observan los autores de la reseña, esta procedencia explicaría el detalle y belleza del mapa.

Geología

47La geología constituía un tema muy importante para Vergara, que discutía en estas materias con los principales especialistas de la época, lo cual se refleja también en la cartografía de la obra. Seis mapas de la Nueva Geografía se dedican a estas cuestiones.

48En tres ocasiones, Vergara indica sus fuentes, todas alemanas. La “Carta geológica del Mediterráneo americano” (fig. 86) “Según el Atlas de Berghaus” y la “Carta geológica de la región oriental o de las llanuras” (fig. 86 [88]) “Según Steinmann”, corresponden a los mapas “Nord_Amerika” y “Süd_Amerika” de la edição de 1892 del Berghaus' Physikalischer Atlas (BERGHAUS, 1892). El segundo de ellos de hecho se encuentra firmado por Gustav Steinmann, encargado de la sección dedicada a América del Sur en dicha obra.

49Se aprecia en estos mapas el esfuerzo de Vergara por traducir el rico código de colores del original a convenciones en blanco y negro, para lo cual debe manipular los periódos geológicos con el fin de acomodarlos a un número menor de categorías.

50En el primer caso, Vergara transforma ocho colores en cinco tipos de hachura y, en el segundo, traduce once colores en siete tipos de hachura y punteado. El término “Mediterráneo americano”, por otro lado, puesto en el título dado por Vergara al primero de estos mapas, así como los topónimos “Golfo de México” y “Mar de las Antillas”, presentes en el mismo, corresponden a ediciones anteriores del mismo Atlas Berghaus.

51La figura 89 [91], títulada “Corte geológico del Salto de Tequendama”, es atribuida por Vergara al explorador Alfred Hettner. De hecho, este perfil geológico aparece bajo el título “Umgegend des Tequendemafalls” en el libro Die Kordillere von Bogotá del alemán (HETTNER, 1892, p. 31). Hettner utiliza seis convenciones, en tanto que el colombiano usa apenas cuatro, modificando para tanto los periodos geológicos del original.

52El “Croquis geológico de la Sabana” de la Nueva Geografía (fig. 96 [98]), a pesar de que no cite la fuente, se basa también en el trabajo de Hettner, en particular en su mapa “Geologische Übersicht”, tomado del mismo libro que el anterior (HETTNER, 1892, Tafel 1). De hecho, a pesar de no contar con su escala de doce colores (!), sino apenas con trazos, puntos y signos “vv”, Vergara trata de acompañar de cerca el original. La diferencia conceptual entre los dos autores no radica en la identificación por parte de Hettner de los diferentes tipos de suelo de la cordillera, que Vergara elogia, sino en el agrupamiento de buena parte de ellos dentro del periodo cretácico, que Vergara negaba. Tal vez por este motivo el colombiano decidió que su mapa era suficientemente distinto como para aparecer sin indicación de fuente.

53Completando la colección de mapas geológicos de la Nueva Geografía se encuentran el “Croquis geológico de Colombia” (fig. 38, repetida como fig. 84 bis, “Terrenos modernos y terrenos antiguos de Colombia”) y el “Cróquis geológico de los Andes colombianos” (fig. 100 [102]). Estos mapas, sin indicación de fuente, pueden considerarse como la síntesis de las ideas del autor acerca de la geología del país. Sin embargo, los mismos no son fáciles de leer sin entrenamiento específico, siendo su estudio y su comparación con los mapas usados como referencia por el mismo Vergara, así como su cotejo con mapas anteriores y posteriores, otro campo abierto a la investigación [Cf. Ramirez, 2015, p. 106–109 y 150–155].

Mapas de páramos

54A pesar de que los páramos —estos importantes y amenazados ecosistemas de altitud— no reciben tratamiento por separado en el texto de la Nueva Geografía de Colombia, sí son notablemente destacados en la cartografía de la obra (figs. 53, 54, 57, 60, 64 y 66). No se conocen para este caso las fuentes de información de Vergara y es muy probable que se trate de los primeros mapas de páramos publicados en el país. En cualquier caso, son anteriores a los del libro de 1963 Formaciones vegetales de Colombia de Luis Espinal y Elmo Montenegro, considerados hasta ahora como el antecedente más antiguo de la cartografía de estos lugares (SARMIENTO PINZÓN et alii, 2012, p. 37).

Algunos detalles de ríos

55Vergara dedica cinco mapas a ríos particulares o a detalles particulares de ríos. Ofrece un mapa del curso completo del río Magdalena (fig. 123 [125]), “según la carta oficial” y muestra un detalle de este mismo río en el mapa "Salto de Honda" (fig. 282 [284]) —punto en el que existen raudales que interrumpen la navegación. En otro, compara —a la manera de La Condamine con Fritz— su mapa del río Bogotá con el curso del mismo “según la carta oficial” (fig. 327 [331]).

56“El Amazonas colombiano” (fig. 132 [134]) se basa en el mapa “Haut Amazone (Solimoës) et ses affluents de l'Ucayali au Rio Negro” de Marcel Monnier (MONNIER, 1890, Mapa 4). En este caso, Vergara modifica radicalmente el título y el contenido del original: en su apropiación, el topónimo correspondiente al Ecuador, que avanza al norte del río Içá o Putumayo, es sencillamente retirado. Y el relativo al Perú, que en el mapa de Monnier penetra con sus últimas letras hasta la región comprendida entre los ríos Içá y Solimões, es empujado por Vergara hasta el sur de este último. El nombre Solimões aparece dos veces en el mapa original, designando el río tanto en su parte inicial, como en su parte brasilera. En la versión de Vergara, apenas éste útimo es conservado.

57Este caso presenta un ejemplo muy claro de apropiación, transformación y reordenamiento de elementos cartográficos por parte de Vergara en su intento de definir un órden geográfico nacional. A través del desplazamiento de la toponímia, reivindica territorios en disputa.

58Completa este conjunto el mapa titulado “Confluencia del Casanare y el Cravo de Norte” (fig. 134 [136]), “según el ingeniero F. J. Casas”. En el Archivo General de Colombia se encuentra un mapa muy parecido, datado en 1922 y de autor desconocido, titulado “Municipios de Arauca y Cravo Norte con sus límites”. La semejanza hace pensar que se trata de mapas emparentados. Sin embargo, el de Vergara, a pesar de ser anterior, presenta más información: muestra algunos “caños” más y marca zonas de pantanos ausentes en el de 1922, al tiempo que caracteriza esas llanuras como “medio desiertas”. En el archivo de Vergara se conserva correspondencia con el ingeniero Casas (AGN-FJVV, t. 3, f. 24).

La amazonía y la orinoquía colombianas

59Vergara dedica apenas dos mapas a las extensas regiones surorientales de Colombia, la Orinoquía y la Amazonía —de hecho las menos conocidas del país. En primer lugar, “Relieves del Caquetá (Amazonía)” (fig. 68) muestra a Colombia desde Bogotá hasta sus límites surorientales. En él aparece tres veces la advertencia de “Inexplorado”, a pesar de lo cual identifica un considerable número de “mesetas”, “cerros”, “sierras” y “montes” en la región.

60Y, en segundo lugar, el mapa “Casanare y San Martín - Orinoquía colombiana” (fig. 74), que, principalmente hidrográfico, abarca la región comprendida entre los Andes al oeste; el río Apure al norte; el Orinoco al este; y al sur el río Inírida hasta la región en que se aproxima a la hoya del Amazonas.

61La escacés de mapas de la Orinoquía y la Amazonía en la obra indica que la exploración y el conocimiento cartográfico del país seguían siendo, a pesar de ciertos avances, asuntos eminentemente andinos. Su Atlas, publicado algunos años después, irá a incluir muchos más detalles acerca de estas regiones.

“Compárese con la carta oficial”:

62En una decena de ocasiones, los mapas de Vergara desafían abiertamente a la “carta oficial” del país a través del expediente de disponer, lado a lado, sus propios mapas y los fragmentos correspondientes del mapa en cuestión copiados por el mismo Vergara, quien invita explícitamente al lector a efectuar la comparación.

63Por “carta oficial” Vergara se refería principalmente al mapa y al atlas publicados en 1865 por Manuel María Paz y Manuel Ponce de León con base en los trabajos de Codazzi (CODAZZI et alii, 1865b y CODAZZI et alii, 1865a), mapas que, en la opinión de Vergara, malinterpretaron los levantamientos y borradores dejados por el italiano, malogrando su obra.

64Lo que Vergara deseaba mostrar con estas comparaciones era que poseía mejores datos de altitud y de localización que los usados por Ponce y Paz, quienes además, como fue reconocido por Efraín Sánchez, autor del principal libro sobre la Comisión Corográfica, mezclaron los datos levantados por el italiano con otros desactualizados y de menor calidad:

[…] la mayor de las paradojas de la Comisión Corográfica, es que al menos una parte, quizás una gran parte, de ese acervo reunido con tanto esfuerzo a lo largo de nueve años quedó vedado a las generaciones posteriores de cartógrafos y a los constructores de caminos y de vías férreas para los cuales era tan esencial. Debido a los cambios en la configuración de la política de la nación, pero principalmente a la oposición del propio Codazzi, quien sin duda tenía sus razones válidas, los mapas de las provincias nunca se publicaron, y la carta y el atlas que finalmente vieron la luz fueron los producidos por Manuel Ponce de León y Manuel María Paz. […] El trazado del mapa de 1865 fue supervisado celosa y estrechamente por el propio presidente de la República, el general Tomás Cipriano de Mosquera. Mosquera, además de sus propias modificaciones, según el testimonio de Ponce de León, “ordenó que no solamente se tomasen por base los trabajos de Codazzi, sino que también se consultaran los trabajos de Caldas, Humboldt, Talledo, Bauzá, etc.”. En otras palabras, el presidente dio la orden de dar un paso atrás en la obra de confrontación y revisión que Codazzi había efectuado sobre las posiciones astronómicas, altitudes y otros detalles calculados por aquellos predecesores suyos. (SÁNCHEZ, 1999, p. 510–511)

65Este ejercicio de comparación, que constituía ciertamente una estrategia de Vergara relativa a su aspiración de reconocimiento como geógrafo y cartógrafo nacional, puede acompañarse en las figuras 291 [293] y 292 [294]; 293 [295] y 294 [296]; 298 [300] y 299 [301]; 303 [305] y 304 [306]; 306 [308]; 307 [309]; y 327 [331]. También, el autor invita a comparar con el mapa oficial las figuras 296 [298]; 323 [327], 325 [337] y 329 [333], pero, sin proporcionar él mismo, como en las anteriores, una copia del fragmento en cuestión.

66Cualquier lector, incluso desprevenido, podrá percibir que existen grandes diferencias entre unos y otros mapas, sin embargo, un análisis sistemático, basado en herramientas de computador, está aún por hacerse.

Simons

67Vergara reserva uno de estos ejercicios de crítica cartográfica al ingeniero inglés F. A. A. Simons, quien después de haber publicados en los Proceedings de la Sociedad Geográfica de Londres un mapa de la Sierra Nevada de Santa Marta en 1881 (SIMONS, 1881, p. 768) y otro de la península de la Goajira en 1885 (SIMONS, 1885, p. 840), fue contratado por el gobierno de Colombia para levantar los mapas de los departamentos de Bolívar y Magdalena, últimos que faltaron por recorrer a Codazzi.

68Según un escrito de prensa de Vergara,

Estos mapas fueron concluidos en 1887 y recibidos y bien encontrados por el Gobierno nacional en 1888. De ellos tomé copia con permiso del Gobierno para enviar a Reclus, Vivien Saint Martin [sic] y otros geógrafos extranjeros. (VERGARA Y VELASCO, c. 1892)

69Dichos mapas sólo van a ser publicados en 1895, con los títulos “Carta corográfica del Departamento del Magdalena” y “Carta corográfica del departamento de Bolívar” (SIMONS, 1895a, b). En la Nueva geografía, Vergara compara su mapa de “La comarca de Ayapel” (fig. 315 [320]) con el fragmento correspondiente del mapa de Bolívar de Simons, al que presenta como “carta oficial” (fig. 317 [321]).

70En la obra, Vergara comenta explícitamente los mapas de Simons, lo cual puede ayudar a entender las enormes discrepancias entre su mapa y el del inglés:

Por lo que hace a las coordenadas de Bolívar y el Magdalena, resultantes de los trabajos de Simons, si bien es cierto que pueden deducirse de las cartas con 20" de aproximación, hemos preferido tomarlas de los cuadros trabajados por el autor, aunque no comprenden sino grados y minutos, o sea dejan para cada punto un círculo de incertidumbre de unos 1,850 ms. de radio. Como no conocemos los elementos de los cálculos de Simons, ni sabemos qué instrumentos empleó en sus trabajos, nada podemos decir sobre su valía, aun cuando sí nos parece que cualesquiera que fueran los resultados de sus observaciones, se amoldaron a posteriori a las cartas inglesas del litoral. Además, la porción fronteriza de los dos Departamentos no se corresponde, ni mucho menos, pues en el dibujo se encuentran diferencias, o sea errores de hasta tres leguas, lo que hace imposible compaginar tanto dichas cartas como las coordenadas de los cuadros citados, que naturalmente adolecen del mismo defecto; y errores de 10' en cálculos de longitudes o latitudes, son inaceptables en la actualidad. (p. 7 del “Apéndice” de la NGC)

71Es decir, Vergara prefiere no tomar los datos del mapa publicado y sí de las tablas originales del mismo Simons —a las que parece haber tenido acceso—, pues, según él, el mapa no correspondía a lo consignado en aquellas. En su análisis, Simons acomodó sus resultados a posteriori siguiendo las cartas marinas inglesas. Vergara, desde Bogotá, utilizando sus documentos y técnicas, se considera en condiciones de cuestionar el mapa del explorador oficial.

Una “cartografía pueril”

72El profesor catalán Pau Vilá (o Pablo Vila), de importante trayectoria en la geografía de la mitad del siglo XX en Colombia, llegó a opinar lo siguiente acerca de los trabajos cartográficos de Vergara:

El general Vergara y Velasco quiso ilustrar su libro [la Nueva geografía de Colombia] y para ello, ante las dificultades que le oponía la guerra, acudió al grabado en madera, uno de los procedimientos gráficos más impropios para una ilustración documental, cuando la técnica no es dominada a la perfección, lo que no era posible en Bogotá, donde no existían ni tradición ni habilidad en el manejo del buril, aún después del esfuerzo de Alberto Urdaneta con su “Papel Periódico Ilustrado”. A pesar de tales inconvenientes, nuestro autor [la] empleó en la cartografía del libro: pero como esta es una ciencia de precisión y de claridad, el grabado en madera resulta todavía más inadecuado, y la ilustración de escasa calidad para el libro. Y como si este ensayo no le bastara, Franjáver se empeñó luego en la publicación de un Atlas Geográfico de Colombia [sic] grabado por el mismo procedimiento, que tampoco se terminó, y que constituye una curiosa muestra de una cartografía pueril. (VILA, 1943, p. 2)

Conclusión

73La colección de mapas de la Nueva geografía de Colombia de Francisco Javier Vergara y Velasco constituye un esfuerzo cartográfico que está más allá de las descalificaciones simplistas.

74Si bien es verdad que el grabado en madera no permitía la definición o la elegancia ofrecida por otras técnicas, ofrecía a Vergara una manera relativamente autónoma de publicar la gran cantidad de mapas que deseaba incluir en su obra y que formaban parte esencial de ella.

75Vimos varias maneras en las que Vergara se apropia críticamente de datos y mapas de diferentes procedencias, recreándolos según su criterio. Su cartografía, además, no sólo se basa en un amplio trabajo de recolección y procesamiento de datos, lo cual de por sí ya le otorga originalidad, sino que es singularmente rica, tanto en temáticas como en conceptos.

76Como vimos, los mapas de Vergara se soportan en una fuerte base erudita, a la cual el autor es capaz de aplicar procedimientos complejos de crítica, a través de los cuales logra apropiarse de la cartografía circundante y transformarla a su favor.

77El presente recuento, apenas parcial, constituye un avance inicial en la comprensión de una obra cartográfica amplia y de valor, que instiga a seguir siendo considerada y explorada por los investigadores.

Archivos, bibliotecas y repositorios consultados

78Archivo General de la Nación (Colombia)

79Archidoc - Archivo General de la Nación (Colombia)

80http://consulta.archivogeneral.gov.co

81Biblioteca Digital de Teses e Dissertações da Universidade de São Paulo

82http://www.teses.usp.br

83Biblioteca Digital Hispánica – Biblioteca Nacional de España

84http://bdh.bne.es

85Biblioteca Virtual - Biblioteca Luis Ángel Arango

86http://www.banrepcultural.org/​biblioteca-virtual

87Cartoteca Digitale - Società Geografica Italiana

88http://www.societageografica.net/​opac

89David Rumsey Historical Map Collection

90https://www.davidrumsey.com

91Digitale Sammlungen - Ibero-Amerikanisches Institut

92http://digital.iai.spk-berlin.de

93Gallica - Bibliothèque Numérique de la Bibliothèque Nationale de France

94http://gallica.bnf.fr

95Harvard Map Collection - Harvard Library - Harvard University

96https://library.harvard.edu/​

97Internet Archive

98https://archive.org

99Online Map Collections - Geography and Map Division - Library of Congress

100https://www.loc.gov/​maps/​collections/​

101Patrimonio Documental - Repositorio Institucional - Escuela de Administración, Finanzas e Instituto Tecnológico (Eafit)

102https://repository.eafit.edu.co/​handle/​10784/​749

103Publicaciones – Comisión Colombiana del Océano

104http://www.cco.gov.co/​cco/​publicaciones/​83-publicaciones/​

105Repositorio Institucional Humboldt - Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt

106http://repository.humboldt.org.co/​

Haut de page

Bibliographie

ACEVEDO LATORRE, Eduardo. Las ciencias en Colombia: Geografía – Cartografía. Historia Extensa de Colombia. Bogotá: Academia Colombiana de Historia — Ediciones Lerner, 1974. v. XXIV. p. 16–284.

BERGHAUS, Hermann. Berghaus’ physikalischer Atlas, Gotha: J. Perthes, 1892. Disponible en: Harvard Map Collection - Harvard Library - Harvard University, <http://nrs.harvard.edu/urn-3:FHCL:2511870>.

BLANCO BARROS, José Agustín. El general Francisco Javier Vergara y Velasco y sus obras. Bogotá: Academia Colombiana de Historia, 2006.

BRISSON, Jorge. Casanare. Edición Oficial (Admnistración M. A. Caro). Revisada y corregida por el Coronel F. J. Vergara y Velasco. Bogotá: Imprenta Nacional, 1896. Disponible en: Digitale Sammlungen - Ibero-Amerikanisches Institut, <http://resolver.iai.spk-berlin.de/IAI00004B0300000000>.

BRISSÓN, Jorge. Exploracion en el alto Chocó. Edición Oficial (Admnistración M. A. Caro). Revisada y corregida por el Coronel F. J. Vergara y Velasco. Bogotá: Imprenta Nacional, 1895. Disponible en: Internet Archive, <http://archive.org/details/exploracionenela00bris>.

CODAZZI, Agustín; PONCE DE LEÓN, Manuel; PAZ, Manuel María. Atlas de los Estados Unidos de Colombia, antigua Nueva Granada, que comprende las cartas jeográficas de los Estados en que está dividida la República, construídas de órden del Gobierno Jeneral con arreglo a los trabajos corográficos del Jeneral Agustín Codazzi i a otros documentos oficiales, Paris: Tipografía i litografía de Renou i Maulde, 1865a. Disponible en: Cartoteca Digitale - Società Geografica Italiana, <http://www.societageografica.net/opac/scheda1.php?id=3380&s=0>.

CODAZZI, Agustín; PONCE DE LEÓN, Manuel; PAZ, Manuel María. Carta Jeográfica de los Estados Unidos de Colombia Antigua Nueva Granada. Construida de órden del Gobierno Jeneral con arreglo a los trabajos corográficos del Jeneral A. Codazzi i a otros documentos oficiales. Publicada en la Administración del Dr. M. Murillo, i bajo la inspección del Gran Jeneral T.C. de Mosquera, Bogotá - Paris: Erhard Schièble, 1865b. Disponible en: Biblioteca Digital Hispánica – Biblioteca Nacional de España, <http://bdh.bne.es/bnesearch/detalle/2671251>.

FERRETTI, Federico. Il mondo senza la mappa. Élisée Reclus e i geografi anarchici. Milano: Zero in Condotta, 2007.

HÉRBERT, John; MULLEN, Anthony. The Luso-Hispanic World in Maps. A Selective Guide to Manuscript Maps to 1900 in the Collections of the Library of Congress, 2011. Disponible en: <https://www.loc.gov/rr/geogmap/luso/index.html>.

HETTNER, Alfred. Die Kordillere von Bogotá. Gotha: Justus Perthes, 1892. Disponible en: Digitale Sammlungen - Ibero-Amerikanisches Institut, <http://resolver.iai.spk-berlin.de/IAI00004B0800000000>.

HUMBOLDT, Alexander Von. Esquisse Hypsometrique des Nœuds de Montagnes et des Ramifications de la Cordillere des Andes depuis le Cap de Horn jusqu’a l’Isthme de Panama et à la chaine littorale du Venezuela, Paris: J. Smith, 1831. Disponible en: David Rumsey Historical Map Collection, <https://www.davidrumsey.com/luna/servlet/s/wud28f>.

HUMBOLDT, Alexander Von; MICHAELIS, Ernst Heinrich. Carte du Rio Grande de la Magdalena depuis le 4° de Latitude jusqu’à son embouchure, Paris: Pierre Tardieu fils, 1816. Disponible en: Gallica - Bibliothèque numérique de la BnF, <http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b8492825r>.

MONNIER, Marcel. Des Andes au Para : Équateur — Pérou — Amazone. Paris: Librairie Plon, 1890. Disponible en Internet Archive, <http://archive.org/details/desandesaupara00monn>.

MORENO Y ESCANDÓN, Francisco Antonio; APARICIO MORATA, José. Plan Geográfico del Virreinato de Santafé de Bogotá, Nuevo Reino de Granada. Levantado por Francisco Antonio Moreno y Escandón, dibujado por José Aparicio Morata, 1772. Mapoteca 2, 1248, Archivo General de la Nación, Colombia.

MUNICIPIOS de Arauca y Cravo Norte con sus límites. 1922. Disponible en: Archidoc – AGN Colombia, <http://consulta.archivogeneral.gov.co/ConsultaWeb/assets/image?id=3553279>.

OSORIO BAQUERO, Ismael. Breve reseña histórica de las vías en Colombia. Ingeniería solidaria, v. 10, n. 17, p. 183–187, 2014. DOI: 10.16925/in.v10i17.880

PALACIO, Germán (Org.). Naturaleza en disputa. Ensayos de historia ambiental de Colombia. 1850-1995. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia - Icanh, 2001.

RAMÍREZ PALACIOS, David Alejandro. A Nueva Geografía de Colombia de Francisco Javier Vergara y Velasco (1901-1902). 2015. Tese (Doutorado em Geografia Humana) - Faculdade de Filosofia, Letras e Ciências Humanas, Universidade de São Paulo, São Paulo, 2015. doi:10.11606/T.8.2015.tde-09102015-135247, https://teses.usp.br/teses/disponiveis/8/8136/tde-09102015-135247/pt-br.php

RECLUS, Élisée. Nouvelle Géographie Universelle : La Terre et les Hommes, v. I - L’Europe Méridionale (Grèce, Turquie, Roumanie, Serbie, Italie, Espagne et Portugal), Paris: Hachette, 1876. Disponible en: Internet Archive, <https://archive.org/details/nouvellegeograph01recluoft>.

RESTREPO, José Manuel. Carta del Departamento de Boyaca, Paris: Libreria Americana, 1827. Disponible en: David Rumsey Historical Map Collection, <https://www.davidrumsey.com/luna/servlet/s/qb7lh0>.

ROULIN, François. Mapa de las tierras compradas al gobierno y particulares por el Cor. Desmenard, Bogotá, 1825. Disponible en: Online Map Collections - Geography and Map Division - Library of Congress, <www.loc.gov/item/2004632061>.

SÁNCHEZ, Efraín. Gobierno y Geografía. Agustín Codazzi y la Comisión Corográfica de la Nueva Granada. Bogotá: Banco de la República - El Áncora Editores, 1999.

SARMIENTO PINZÓN, Carlos Enrique et alii. Aportes a la conservación estratégica de los páramos de Colombia: actualización de la cartografía de los complejos de páramo a escala 1:100.000. Bogotá: Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible - Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexader von Humboldt, 2012. Disponible en: Repositorio Institucional Humboldt, <http://hdl.handle.net/20.500.11761/31406>.

SIMONS, F. A. A. An exploration of the Goajira Peninsula, U. S. of Colombia. Proceedings of the Royal Geographical Society and Monthly Record of Geography, v. 7, n. 12, p. 781–796, Dic. 1885.

SIMONS, F. A. A. Carta corográfica del departamento de Bolívar, levantada por orden del gobierno general, Bogotá: República de Colombia - Administración Caro, 1895a. Disponible en: Biblioteca Virtual - Biblioteca Luis Ángel Arango, <http://babel.banrepcultural.org/cdm/ref/collection/p17054coll13/id/139>.

SIMONS, F. A. A. Carta corográfica del departamento del Magdalena, levantada por orden del gobierno general, 1895b. Disponible en: Biblioteca Virtual - Biblioteca Luis Ángel Arango, <http://babel.banrepcultural.org/cdm/ref/collection/p17054coll13/id/255>.

SIMONS, F. A. A. On the Sierra Nevada of Santa Marta and Its Watershed (State of Magdalena, U. S. of Colombia). Proceedings of the Royal Geographical Society and Monthly Record of Geography, v. 3, n. 12, p. 705–723, Dic 1881.

VERGARA Y VELASCO, Francisco Javier. Límites con Venezuela. c. 1892. Archivo General de la Nación, Colombia. Sección Colecciones, Fondo Francisco Javier Vergara y Velasco, t. 2, f. 19.

VERGARA Y VELASCO, Francisco Javier. Memoria sobre la construcción de una Nueva carta geográfica de Colombia y de un Atlas completo de geografía colombiana. Bogotá: Imprenta Eléctrica, 1906. Disponible en: Biblioteca Digital Hispánica – Biblioteca Nacional de España, <http://bdh.bne.es/bnesearch/detalle/bdh0000043170>.

VERGARA Y VELASCO, Francisco Javier. Nueva Geografía de Colombia. Escrita por regiones naturales. Primera edición oficial ilustrada. Bogotá: República de Colombia - Administración Marroquín — Imprenta de Vapor, 1901 [1902]. v. I. Disponible en Internet Archive, <https://archive.org/details/nuevageografiad00velagoog>; y en: Patrimonio Documental - Repositorio Institucional - Escuela de Administración, Finanzas e Instituto Tecnológico (Eafit), <https://repository.eafit.edu.co/handle/10784/1081>.

VERGARA Y VERGARA, Júlio César. Don Antonio De Vergara Azcárate y sus descendientes. Madrid: Imprenta J. Pueyo, 1952. v. II.

VILA, Pablo. Mosquera y Franjaver. El Tiempo, Bogotá, p. 2, 12 Mai 1943.

Haut de page

Notes

1 O presente trabalho é um desenvolvimento da minha tese de doutorado, defendida no Departamento de Geografía da Universidade de São Paulo no ano de 2015, sob a orientação do Professor Antonio Carlos Robert Moraes (in memoriam) e com o apoio de bolsa de doutorado da CNPq. A presente versão foi elaborada como parte da minha estância pós-doutoral no Instituto de Geografía da Universidade Nacional Autónoma do México, com apoio da bolsa DGAPA de dita instituição (2016-2018).

2 Conservados en el Archivo General de la Nación, Bogotá, Colombia. Sección: Colecciones, Fondo: Francisco Javier Vergara y Velasco, 3 tomos. En adelante: AGN-FJVV.

3 Dicha edición de la Nueva Geografía se encuentra disponible en el sitio Internet Archive y también —aunque incompleta— en el Repositorio Institucional de la Escuela de Administración, Finanzas e Instituto Tecnológico de Medellín (Eafit) (VERGARA Y VELASCO, 1901 [1902]).

Haut de page

Table des illustrations

Titre El macizo colombiano según Vergara y Velasco y según Élisée Reclus
Crédits Izq.: “Carta hidrográfica del Macizo de Colombia” (Vergara y Velasco, NGC, 1901-1902). Grabado de Antonio María Madero. Der.: “Massif de Colombia” (Élisée Reclus, Nouvelle Géographie Universelle, 1893). Grabado de Charles Perron.
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/26347/img-1.png
Fichier image/png, 533k
Titre Relieve de Colombia
Légende Las cordilleras, ¿serán dos o tres?
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/26347/img-2.png
Fichier image/png, 156k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

David Alejandro Ramírez Palacios, « Los mapas de la Nueva Geografía de Colombia de Francisco Javier Vergara y Velasco (1901-1902) », Confins [En ligne], 44 | 2020, mis en ligne le 25 mars 2020, consulté le 04 décembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/confins/26347 ; DOI : https://doi.org/10.4000/confins.26347

Haut de page

Auteur

David Alejandro Ramírez Palacios

Pesquisador pós-doutoral, PPHIST-UFPA (bolsa CAPES-PNPD), daramirezp@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Confins – Revue franco-brésilienne de géographie est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Partage dans les Mêmes Conditions 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Revue soutenue par l’Institut des sciences humaines et sociales du CNRS
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Index Latindex
  • Logo IHEAL (Institut des Hautes Études de l'Amérique Latine)
  • Logo CREDA (Centre de recherche et de Documentation sur les Amériques)
  • Logo USP (Universidade de São Paulo)
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search