Navigation – Plan du site

AccueilNuméros52Dossiê Natureza na cidadeParque Vereda del Lago: reconfigu...

Dossiê Natureza na cidade

Parque Vereda del Lago: reconfigurando los límites del espacio público

Vereda del Lago Park: reconfiguring the limits of public space
Parc de la Vereda del Lago: reconfigurer les limites de l'espace public
Astrid Petzold-Rodríguez

Résumés

Cette étude cherche à montrer, à partir de l´analyse des modalités d'appropriation et d'utilisation du Parc de la Vereda del Lago (1976-78) à Maracaibo, Venezuela, i) l'existence de limites tangibles et immatérielles, et ii) comment les groupes sociaux majoritairement présents dans le parc et les institutions publiques responsables du parc, essaient de réglementer le comportement des usagers.

Les concepts d'habiter, d'appropriation et d'usage sont utilisés pour aborder l'étude des pratiques sur le terrain, et montrer les façons dont ces pratiques subvertissent la conception du lieu, ainsi que révèlent les conflits qui se produisent dans l'espace, lors de la transgression des règles établies.

Le travail d'observation et l'analyse des entretiens réalisés nous ont permis de révéler que le Parc de la Vereda del Lago c´est un vaste espace public contesté pendant certaines périodes et dans certains de ces espaces, qui finissent pour reconfigurer constamment les limites de ce qui est considéré comme public.

Haut de page

Entrées d’index

Index de mots-clés :

appropriation, utilisation, parc, Maracaibo, limites.

Index by keywords:

appropriation, use, park, Maracaibo, limits.

Index géographique :

Maracaibo

Indice de palabras claves:

apropiación, uso, parque, Maracaibo, límites
Haut de page

Texte intégral

1Más allá de los dispositivos propios del diseño urbano para favorecer la accesibilidad a discapacidades diversas, de la provisión de espacios sombreados para temperar el rigor climático, del tratamiento y equipamiento adecuado para el desempeño de actividades varias en el espacio público, de mejorar las condiciones de seguridad pública y de los servicios disponibles, siguen existiendo situaciones al interior de estos espacios y en la posición relativa de los mismos a nivel urbano, que merman su carácter público.

2En tal sentido, este trabajo busca analizar las situaciones que surgen de la interacción entre el diseño del espacio público, su inserción urbana y las prácticas de apropiación y de uso de las personas en él. Esto permite, por un lado, explicar cómo las cualidades físico-espaciales del espacio público y su ubicación en la ciudad, establecen límites tangibles e intangibles para su apropiación y uso, y por el otro, en qué medida son los usos y las prácticas los que establecen el carácter público de un lugar, es decir, crean escenarios que integran, disuaden y/o excluyen del espacio público.

3Los resultados permitieron develar la existencia de límites tangibles e intangibles para la apropiación y el uso del espacio, y que la misma, no es una realidad manifiesta en el espacio público para ciertos grupos sociales ni para la autoridad del parque. Se asume que, por su condición jurídica de bien público para el uso público de toda la población, no existe exclusión. Se considera que el "permitir" el acceso a "todos" ya es condición garante del carácter público del espacio. Sin embargo, el permitir entrar no es garantía del ejercicio del derecho a habitar el espacio.

4Esta investigación se realiza en la ciudad de Maracaibo (2.2Mhab), Venezuela, segunda ciudad del país y la ciudad petrolera más importante de Venezuela. En esta ciudad, así como en el resto de las ciudades del país, existe una crisis social, política y económica que se manifiesta en su espacio urbano, y es dentro de este contexto que se consideró valioso la realización de este estudio.

5Se seleccionó el Parque Vereda del Lago (1976-78), por varios criterios: historia, simbología, escala, diseño e inserción urbana, y por ser el único parque metropolitano de la ciudad. Todo esto, con la intención de evidenciar la importancia de estos aspectos en el estudio de su carácter público.

6Es importante mencionar que las investigaciones realizadas sobre espacio público en Venezuela han sido enfocadas desde una perspectiva política, social y arquitectónica, esto es, como un problema de política de Estado, de crecimiento informal de la ciudad y de diseño.

7En la ciudad de Maracaibo, las investigaciones sobre espacio público (Finol, Bermúdez, Iazzetta, Castellano, Pérez, Velázquez, Meléndez, Quintero, Ferrer, entre otros) se han centrado en la descripción física de éste, en su análisis desde la perspectiva del género, de lo simbólico, de la estética y en el análisis de espacios públicos ubicados en asentamientos informales de la ciudad. Por su parte, Fournier et al (2005), han estudiado la noción de apropiación y uso del espacio urbano, desde la propiedad de la tierra legal y oficialmente reconocida hasta la apropiación ilegal por invasión de suelo urbano.

8Si bien éstas y otras investigaciones sirvieron para el estudio propuesto, son escasos los trabajos que profundizan en el carácter público de los espacios públicos, y en el por qué dichos espacios llegan a configurarse, en algunos casos, en espacios de exclusión.

9Los conceptos clave habitar, apropiación y uso son utilizados para abordar desde el terreno el estudio de las prácticas, para descubrir las distintas maneras de “hacer y utilizar" el espacio y evidenciar los modos en que estas prácticas subvierten el diseño, así como, para revelar los conflictos que suceden en el espacio, al transgredirse las "normas" del espacio público mencionadas por los usuarios y, que se hallan implícitas en el significado que éstos le otorgan.

10Se empleó la observación directa que permitió registrar, ilustrar y mapear de manera sistemática, las modalidades de apropiación y uso de las personas, en relación con la organización espacial del espacio público y su inserción urbana, así como, las situaciones que acontecen en dichos espacios. Asimismo, se realizaron entrevistas a los usuarios del parque, en horas y días diferentes de la semana, de acuerdo a la edad, género y nivel socio-económico, lo que permitió obtener información sobre los modos de ver y pensar lo público, a través del discurso de las personas. La investigación en campo se realizó en el año 2013.

11La estructura del artículo es la siguiente: en el primer punto, se reflexiona sobre los conceptos de habitar, prácticas, apropiación y uso, que permiten abordar el análisis de las distintas maneras de “hacer y utilizar” el espacio, vinculadas al diseño de éste. En un segundo punto, se expone la metodología utilizada en el desarrollo de la investigación, la cual buscó profundizar en el carácter público del espacio público. En el tercer punto, se discuten los resultados obtenidos a través de la observación directa y el análisis de las entrevistas realizadas a los usuarios del parque. Y finalmente, en el cuarto punto, se presentan las conclusiones y aportes del estudio.

Habitar a través de las prácticas en el espacio

12Los espacios urbanos,

“… se crean socialmente mediante procesos de negociación, aunque sin olvidar que algunos grupos al disponer de mayores recursos materiales o simbólicos potencialmente se encuentran ubicados en una posición privilegiada para definir los márgenes y la naturaleza del espacio social. [En este sentido, el medio como espacio social, establece] … la interacción [que] puede, entonces, trazar límites más o menos visibles para producir exclusión” [Gutiérrez, 2011: p.84].

13De ahí que, al estudiar las interacciones en el espacio público, sea importante observar las características físico-espaciales y socio-culturales del lugar donde estas interacciones ocurren, ya que, no sólo el carácter de dicho espacio social viene dado por las normas previamente definidas en él.

14En este punto se reflexiona sobre cuatro conceptos: habitar, prácticas, apropiación y uso. Donde el concepto de habitar se vincula al de prácticas y el de apropiación al de usos, conformando una base teórica para el análisis de las interacciones entre sujetos, objetos y espacio en el contexto de la situación.

Habitar y prácticas

15Interesa abordar el estudio de las prácticas en el espacio desde el concepto de habitar. Un habitar asociado a las prácticas. De ahí que se haga referencia al concepto de habitar de Giglia [2012: p.13], quien lo define como "...un conjunto de prácticas y representaciones que permiten al sujeto colocarse dentro de un orden espacio-temporal, al mismo tiempo reconociéndolo y estableciéndolo. Se trata de reconocer un orden, situarse adentro de él, y establecer un orden propio".

16En este sentido, habitar lo público es un proceso de lectura, interpretación y reconocimiento -no siempre consciente- de la estructura del espacio, mediante el cual el sujeto decide y organiza sus acciones en él, otorgándole un sentido y un significado. A la vez, las prácticas en el espacio son la manifestación de ese reconocimiento y/o transgresión de las reglas, normas (orden espacial y social) que habitan en el lugar, insinuadas en el diseño del espacio y en el funcionamiento de éste.

17El orden espacial de un lugar determina los límites de las acciones que en él se realizan, sin embargo, las decisiones-acciones del sujeto en el espacio pueden traspasar esos límites instaurando un nuevo orden socio-espacial. Así lo señala De Certeau [2010: p.110] al decir que:

“… es cierto que un orden espacial organiza un conjunto de posibilidades (por ejemplo, mediante un sitio donde se puede circular) y de prohibiciones (por ejemplo, a consecuencia de un muro que impide avanzar), el caminante actualiza algunas de ellas. Pero también desplaza e inventa otras pues los atajos, desviaciones o improvisaciones del andar, privilegian, cambian, abandonan elementos espaciales. De este modo Charlie Chaplin multiplica las posibilidades de su bastón: hace otras cosas con la misma cosa y sobrepasa los límites que las determinaciones del objeto fijan a su utilización. Igualmente, el caminante transforma en otra cosa cada signo significante espacial”.

18Cabe preguntar entonces, ¿de qué manera la facultad que tiene una persona de multiplicar las posibilidades de un objeto o de un espacio que habita y recorre, es decir, su capacidad para imaginar nuevas maneras re-hacer los límites para los cuales dicho objeto o espacio fue creado, responde a su habitus?

19Según la definición de Bourdieu, el habitus es un sistema de disposiciones, conformado por diferentes capitales: cultural, simbólico, económico, entre otros, que lleva a la generación de ciertas prácticas, a actuar de cierta manera. Es un modo de generación de prácticas, en tanto que son

“…sistemas de disposiciones duraderas y transferibles, estructuras estructuradas pre dispuestas a funcionar como estructuras estructurantes, es decir, como principios generadores y organizadores de prácticas y de representaciones que pueden ser objetivamente adaptadas a su meta sin suponer el propósito consciente de ciertos fines ni el dominio expreso de las operaciones necesarias para alcanzarlos, objetivamente 'reguladas' y 'regulares' sin ser para nada el producto de la obediencia a determinadas reglas, y, por todo ello, colectivamente orquestadas sin ser el producto de la acción organizadores de un directos de orquesta” [Bourdieu, 2009: p.86].

20De manera que, no se trata de tener la capacidad de transgredir los límites de lo establecido y de la norma, sino de que el habitus difiere entre grupos sociales, conformando prácticas distintas de ser, hacer y utilizar el espacio, dado por las condiciones sociales y culturales en que éste fue construido.

"Es la elaboración y la reproducción de un habitus lo que nos permite habitar el espacio. La noción de habitus nos ayuda a entender que el espacio lo ordenamos, pero también que el espacio nos ordena, es decir, nos pone en nuestro lugar, enseñándonos los gestos apropiados para estar en él, e indicándonos nuestra posición con respecto a la de los demás" [Giglia, 2012: p.16].

21Esta elaboración y reproducción del habitus va estar cargada de diferencias, las cuales conducen a una lectura y apropiación del espacio, con base en el conocimiento que se ha ido acumulando de las experiencias previas en los distintos ámbitos de la vida cotidiana donde se desarrolló su habitar.

22Las prácticas en el espacio como formas de habitar lo público a través del habitus, involucran la apropiación del espacio como proceso a través del cual se realiza la acción-transformación del orden socio-espacial del lugar.

Apropiación y uso del espacio

23Al hablar de apropiación del espacio se hace referencia al "...proceso dialéctico por el cual se vinculan las personas y los espacios, dentro de un contexto sociocultural, desde los niveles individual, grupal y comunitario hasta el de la sociedad. Este proceso se desarrolla a través de (...) la acción-transformación y la identificación simbólica" [Vidal y Pol, 2005: p. 291].

24Estas dos vías a través de las cuales se desarrolla la apropiación del espacio están vinculadas con el simbolismo [Valera, 1996]. Entendiendo el simbolismo como "...una propiedad inherente a la percepción de los espacios, donde el significado puede derivar de las características físico-estructurales, de la funcionalidad ligada a las prácticas sociales que en éstos se desarrollan o de las interacciones simbólicas entre los sujetos que ocupan dicho espacio" [Vidal y Pol, 2005: p. 286].

25Esto señala la importancia de la naturaleza simbólica del espacio público como lugar de construcción de identidad, en tanto que, la apropiación del espacio es "un proceso [dinámico] de interacción conductual y simbólica de las personas con su medio físico, por los que un espacio deviene lugar, se carga de significado y es percibido como propio por la persona o el grupo..." [Vidal y Pol, 2005: p.287].

26No obstante, al tiempo que reafirma la identidad de un grupo o grupos sociales, se va conformando también en un lugar que incluye, disuade y/o excluye a otros grupos, de acuerdo al grado de identificación de éstos con dicho espacio público.

27Los espacios públicos pueden contribuir a conformar la identidad colectiva de una comunidad, en la medida en que éstos sean apropiados y utilizados por una variedad de grupos sociales y se realice en ellos múltiples actividades. Sin embargo, puesto que al ser apropiado y usado por diferentes grupos sociales y para diferentes actividades, no asegura la interacción entre los grupos, por el contrario, puede reafirmar la identidad de cada grupo, al ser el espacio apropiado y usado de manera segmentada, en espacio y tiempo.

28La construcción de identidad y el sentido de comunidad se construyen a través de la experiencia urbana que tengan los habitantes con la ciudad, y la misma estará condicionada por la calidad y el tipo de intercambios sociales que ocurran en el espacio público urbano. De ahí que, si la experiencia urbana ocurre en entornos controlados (centros comerciales, clubes sociales, etc.), donde la alteridad y lo imprevisible están ausentes del espacio, las calles están carentes de personas en las aceras, y la mayoría de los recorridos cotidianos se realizan en el automóvil, ocurrirá una disminución significativa de las posibilidades de interacción entre desconocidos. En razón, de que "... son los usos del espacio público [los que] manifiestan la pluralidad sociocultural, así como la heterogeneidad y conflictividad social implícitas en las formas de apropiación colectivas de la ciudad” [Ramírez, 2003: p.37].

29Por consiguiente, al hablar de uso, se hace referencia a lo que De Certeau [2010: p.39], denomina “… ‘los contextos de uso’, al plantear el acto en su relación con las circunstancias”. Dado que existe una conflictividad que se expresa en el espacio público, por la diversidad de maneras de apropiarse y usar el espacio, y es la definición de uso la que permite explicar dicha conflictividad, puesto que,

“el uso define el fenómeno social mediante el cual un sistema de comunicación se manifiesta en la realidad, remite a una norma (…) Apunta a una manera de hacer (de hablar, de caminar, etc.), como elemento de un código (…) Una manera de ser y una manera de hacer” [Certeau, 2010: p.112],

30que no siempre es compartida, comprendida ni respetada por todos los grupos sociales, lo que supone la transgresión de estos códigos de copresencia, originándose en consecuencia, situaciones que requieren de un proceso de negociación, que haga posible la coexistencia de las diversas prácticas de apropiación y uso en el espacio.

31Es así como surge, “… un código moral, que es un conjunto de reglas o normas de conducta, que regulan la expresión de los deseos, y que contiene sucesivas definiciones de la situación” [Thomas, 2005: p.29]. Ya que, lo que en una sociedad o grupo social es considerado de mala educación, en otras, puede ser considerado de buena educación; esto lleva a que la definición de la situación se modifique constantemente.

32El espacio público como espacio de construcción de identidades y sentido de comunidad, debe responder tanto a la generalidad como a las particularidades de cada grupo social, en tanto que, lo público es pensado, percibido, habitado, apropiado y usado de diversas maneras por distintos grupos sociales.

Maracaibo y el Parque Vereda del Lago

33La ciudad de Maracaibo se ubica en el estado Zulia, al noroeste de Venezuela, en la parte occidental de su propio lago, el Lago de Maracaibo, a 750km de la capital del país y a un centenar de kilómetros de la frontera con Colombia. Es la segunda ciudad del país y la ciudad petrolera más importante de Venezuela. Cuenta con una población 2.2Mhab (2015) y con una densidad relativamente baja de 85hab/has.

34La ciudad en sus inicios tenía una fuerte vinculación con su lago -el más grande de América Latina con una superficie de 13.000km2-, al haber sido concebida como un puerto natural por las condiciones que presentaba la zona. Esta relación natural con el lago, fue poco a poco desapareciendo por el crecimiento de la ciudad y la ocupación privada de su costa. Es por esta razón que la posibilidad de tener el lago tan cerca, y poder observar el Puente General Rafael Urdaneta (1957-1962), -con una longitud de 8.7km, siendo durante varios años el puente en su tipo más grande del mundo-, así como, los barcos que pasan, constituyen los elementos más significativos del parque para los usuarios, según lo manifestado en las entrevistas (imagen 1).

Imagen 1: Vista del borde este del Parque Vereda del Lago ubicado en la zona noreste de la ciudad de Maracaibo.

Imagen 1: Vista del borde este del Parque Vereda del Lago ubicado en la zona noreste de la ciudad de Maracaibo.

Fuente: Alcaldía de Maracaibo, 2008

El parque y su historia

35El diseño y la construcción del Parque Vereda del Lago (1976-78), (antiguamente llamado Paseo del Lago), se construye en una época de intensa expansión territorial de la ciudad, en la cual "Maracaibo inicia un proceso de periferización de la ciudad, incrementándose exponencialmente sus áreas de hábitat popular, el cual se hace dominante como forma de ocupación del espacio urbano" [Echeverría, 1995: p.23].

36El parque abrió sus puertas el 18 de noviembre de 1978, de la mano del Presidente de turno, Carlos Andrés Pérez. La obra se inició en 1976, tras tres años de arduo trabajo de dragado y relleno hidráulico, con el fin de dar respuesta a la urgente necesidad de mejorar la calidad del ambiente urbano, y satisfacer las demandas de esparcimiento y recreación de la población zuliana. Existía una necesidad de vincular la ciudad con su lago (imagen 2).

Imagen 2: Cambios realizados al borde costero de la ciudad de Maracaibo para la construcción del Paseo de Lago, actualmente llamado Parque Vereda del Lago.

Imagen 2: Cambios realizados al borde costero de la ciudad de Maracaibo para la construcción del Paseo de Lago, actualmente llamado Parque Vereda del Lago.

Foto aérea, 1971 y Foto aérea, 1996

Fuente: Instituto de Investigaciones de la Facultad de Arquitectura y Diseño. LUZ, 2005

37El Paseo del Lago, fue uno de los primeros proyectos llevados a cabo por el Ministerio del Ambiente (MARNR), siento éste, el coordinador y ejecutor de dicho proyecto, con el apoyo del Ministerio de Desarrollo Urbano (MINDUR) y de profesionales locales.

38El proyecto original del Paseo del Lago, contaba con una superficie de 100has aprox., para ser desarrolladas en dos etapas: la primera etapa de 65has, la cual fue totalmente desarrollada, y una segunda etapa de 35has, que, en el año 2013, luego de 35 años de inaugurada la primera etapa del Paseo del Lago, comienza a ser desarrollada por la Gobernación del estado Zulia, para cumplir con el quinto objetivo del Plan de la Patria (2013-2019), destinado a la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana, legado del difunto Presidente Hugo Chávez y presentado por el actual “presidente” Nicolás Maduro Moros (imagen 3).

39La creación como parque metropolitano se lleva a cabo en septiembre de 2001, año en el cual se le cambia, a la primera etapa del Paseo del Lago su nombre a Parque Vereda del Lago. Posteriormente, en el año 2005, se decreta la creación del Servicio Autónomo Vereda del Lago (SAVEL), para la administración de la 1era etapa del parque, lo que supuso cambios en los mecanismos de gestión de este espacio público. Estos cambios se centraron en el otorgamiento a privados de ciertas áreas del parque en calidad de comodato, como forma de financiamiento de la Alcaldía del municipio Maracaibo para el mantenimiento del lugar.

40La gestión y el mantenimiento de este parque se encuentran divididos entre dos instancias de tendencias políticas opuestas. La primera etapa (65has) llamada Parque Vereda del Lago, es responsabilidad de la Alcaldía del municipio Maracaibo, a través del Servicio Autónomo Vereda del Lago, perteneciente al partido opositor, y la segunda etapa (35has) llamada Paseo del Lago, administrada por la Gobernación del estado Zulia, perteneciente al partido oficialista.

41Es importante señalar que para la realización de esta investigación sólo se consideró la primera etapa (65has), por ser la que actualmente se encuentra en pleno funcionamiento.

Imagen 3: Las dos etapas originales del Paseo del Lago y las actuales instancias de gobierno encargadas de su desarrollo, gestión y mantenimiento

Imagen 3: Las dos etapas originales del Paseo del Lago y las actuales instancias de gobierno encargadas de su desarrollo, gestión y mantenimiento

Fuente: Elaboración propia a partir de imagen satelital de Google Earth, 2013.

2.2. Metodología de análisis

42En el desarrollo de esta investigación se utilizaron diversas técnicas para la obtención de la información y el análisis del espacio público, a saber: observación directa, entrevista semiestructura y dibujos. A continuación, solo se presentan las dos primeras:

2.2.1. Observación directa

43La observación directa permitió registrar, ilustrar y mapear de manera sistemática, las modalidades de apropiación y uso de las personas, en tiempo, uso y lugar al interior del parque. Así como, registrar las características del lugar en general, en el momento de la observación y las situaciones que acontecen en dicho espacio.

44Los recursos técnicos empleados durante la observación directa y sistemática fueron: libreta de campo, plano y fotografía. En la libreta de campo, se apuntó todo lo que se observaba de acuerdo a los criterios establecidos. En el plano, se registró la ubicación de las personas y los recorridos de éstas por el espacio. La fotografía durante las observaciones se empleó como técnica para documentar lo que se observaba, asumiendo la concepción de ésta, como una herramienta que "posee la capacidad de registrar la realidad, de modificar la continuidad tiempo-espacio y de generar nuevos significados sobre un objeto, lugar o acontecimiento; es construir realidades y hacerlas visibles" [Petzold, 2012:33].

45Debido a la extensión del parque (65has -1era etapa), se decidió iniciar el trabajo en campo dividiendo el parque en zonas de observación, cuyas características físico-espaciales permitieran realizar la observación desde distintos puntos para obtener perspectivas diferentes de lo que ocurría en cada zona.

46Para ello se realizaron varios recorridos por el parque, a fin de establecer cuáles serían las zonas a observar y los puntos de observación al interior de cada una de ellas. En algunos casos se identificaron zonas del parque sin actividad o casi ninguna actividad.

47En una segunda etapa del trabajo en campo, se analizaron las 37 zonas identificadas previamente, a fin de seleccionar las zonas que ofrecieran mayor información relacionada con las dimensiones y variables de análisis, para así acotar el número de zonas a observar, dada la limitación de tiempo y recurso humano disponible para llevar a cabo el proceso de observación.

48A continuación, se presentan los criterios establecidos para realizar el proceso de observación, así como, la metodología de registro utilizada:

a. Criterios de observación

49En cuanto a qué observar, interesaba registrar visualmente las modalidades de apropiación y uso de las personas, en espacio y tiempo, a saber: cómo las personas hacen uso del lugar y del mobiliario, cómo es su postura corporal, qué actividades realizan y en qué lugar del parque, con quién vienen al parque, el género, su posible edad y nivel socioeconómico, así como, la composición grupal por tamaño y composición grupal por género y edad.

50Durante la observación, también se buscó registrar el tipo de mobiliario y equipamiento urbano que tiene el parque. De igual forma, a través de la fotografía se pudo registrar el ambiente general del parque en el período de observación, ilustrando el nivel de actividad general del lugar y en qué área del parque se ubicaba. Además, el nivel de iluminación en las distintas áreas del parque.

51Las fotografías tomadas fueron clasificadas según el día, la hora y el mes en que fueron tomadas, para posteriormente proceder al análisis de éstas, lo que permitió agruparlas por categorías y seleccionar las fotografías que mejor evidenciaban lo obtenido en campo (imagen 4).

52El plano del parque sirvió para señalar los lugares en los cuales se realizó el registro fotográfico, de acuerdo al día, hora y mes en que fueron realizadas, otorgándoles un número, el cual correspondía al número de la fotografía tomada en ese lugar, lo que permitía vincular lo plasmado en las fotografías con las diferentes áreas del parque.

53En cada uno de los planos, se indicó el día, la hora y el mes de la observación, así como, la hora de inicio y finalización de la misma. La información fotográfica y planimétrica fue organizada en carpetas según el mes, día y hora en que fue realizada la observación. Esto permitió evidenciar los cambios que ocurren en el parque en espacio y tiempo (imagen 5).

Imagen 4: Registro fotográfico de las modalidades de apropiación y uso de las personas en el parque durante una sesión de observación realizada

Imagen 4: Registro fotográfico de las modalidades de apropiación y uso de las personas en el parque durante una sesión de observación realizada

Fuente: Archivos de la investigación, 2013.

b. Metodología utilizada

54Dada la extensión y el diseño del parque se decidió que la observación del parque se efectuara en movimiento, esto es, realizando recorridos para abarcar todas las áreas del parque en diferentes períodos de tiempo (días, horas y meses distintos), lo que permitió abarcar variaciones significativas en las modalidades de apropiación y uso del espacio, en el perfil de los usuarios, así como, en el ambiente general del parque.

55El tiempo de observación establecido para cada sesión fue de dos horas, por considerarse un lapso tiempo adecuado para recorrer las distintas áreas del parque y registrar variaciones significativas en las modalidades de apropiación y uso del espacio, en el perfil de los usuarios, así como, en el ambiente general del parque.

56Otro aspecto importante a considerar en la realización de un proceso de observación directa y sistemática, es la definición de las sesiones de observación. Se decidió acorde con los objetivos de investigación y a la dinámica del parque, que las sesiones de observación se realizaran en tres momentos: mañana (6-8am), mediodía (12-2pm) y tarde (6-8pm), abarcando los días laborables y los fines de semana.

Imagen 5. Ubicación de los lugares donde se realizaron las observaciones. Parque La Vereda del Lago, 2013.

Imagen 5. Ubicación de los lugares donde se realizaron las observaciones. Parque La Vereda del Lago, 2013.

Fuente: Elaboración propia a partir del plano elaborado por la Alcaldía de Maracaibo

2.2.2. Entrevista semiestructurada

57Las entrevistas se llevaron a cabo a diferentes horas y días de la semana, y en semanas y meses diferentes del año 2013, intentando abarcar un universo variado de usuarios.

58Se seleccionó la entrevista de tipo semiestructurada por su utilidad en situaciones en las que las personas no cuentan o no ofrecen mucho tiempo para la realización de ésta, dado que es un tipo de entrevista que le permite al entrevistador "... contar con temas o preguntas preestablecidas (...), sin que con ello se llegue a ejercer un dominio total sobre el informante. Así, en la entrevista semiestructurada, el entrevistador mantiene la conversación enfocada en un tema en particular, y le proporciona al informante el espacio y la libertad suficientes para definir el contenido de la discusión" [Russel, 1988, apud Vela, 2008: p.76-77].

59Los usuarios fueron seleccionados de manera aleatoria, directamente en las áreas del parque, en horarios donde era posible conseguir un mayor número y variedad de usuarios, que hiciera posible abarcar grupos etarios, de género y de nivel socio-económico diferentes, lo que permitió obtener información relacionada con los modos de ver y pensar lo público de los diferentes grupos sociales.

60Se realizaron entrevistas en el Parque Vereda del Lago a 50 usuarios. Adicionalmente, se realizó una entrevista a profundidad al Presidente del Servicio Autónomo Vereda del Lago (SAVEL), autoridad encargada de la administración y de la gestión del parque, ya que permitía un acercamiento a la comprensión de las dinámicas de apropiación y uso de este gran espacio público.

61La duración promedio de las entrevistas fue de 20 minutos. En general, la actitud de los entrevistados fue de apertura a la hora de responder a las preguntas, lo que favoreció la profundización en algunos aspectos de la entrevista.

62Para la realización de las entrevistas se elaboró una guía de entrevista que consta de 5 apartados: (I) modalidades de apropiación y uso del espacio, (ll) tiempo de apropiación y uso del espacio, (III) modalidades de percepción, (IV) modalidades de desplazamiento y (V) el usuario.

63En el apartado (l): se indagó sobre los motivos por los cuales viene el usuario al espacio público; con quién viene; qué hace al venir; sobre las normas de uso del espacio público, entre otras.

64En el apartado (ll): se agruparon las preguntas relacionadas con el tiempo como un factor vinculado a las modalidades de apropiación y uso del espacio: con qué frecuencia viene; que días de la semana viene; cuánto tiempo permanece, etc.

65En el apartado (lll): se agruparon las preguntas relacionadas con los modos de percibir el espacio: qué piensa del espacio público; cómo se siente en el espacio público; qué área percibe como más segura; cuáles son los elementos más significativos del espacio para usted, etc.

66En el apartado (lV): se agruparon preguntas relacionadas con la facilidad de acceso al espacio público en relación con su ubicación dentro de la ciudad: cuánto tarda en llegar al espacio; qué medio de transporte utiliza para venir; en qué zona de la ciudad vive, entre otras.

67Y en el apartado (V): se indagó sobre los aspectos socio-demográfico de la persona entrevistada: qué edad tiene; cuál es su nivel de instrucción, entre otros.

Parque Vereda del Lago: límites tangibles e intangibles

El parque y la ciudad

68El Parque Vereda del Lago se haya vinculado a la estructura urbana de la ciudad únicamente en sus dos extremos: norte y sur, que constituyen los únicos accesos, tanto peatonales como vehiculares. Ambos accesos se conectan a una de las principales avenidas de la ciudad, El Milagro, la cual recorre la ciudad de sur a norte, paralela al lago (imágenes 6, 7 y 8).

69Este tipo de vinculación con la ciudad conlleva en términos de acceso a las personas, dos situaciones: por un lado, los usuarios que no cuentan con vehículo propio pueden llegar al parque a través del transporte público o taxi; y por el otro, si vienen en transporte público, éste les deja en una de las dos entradas del parque, viéndose obligados a realizar recorridos a pie (700m desde el acceso norte y 450m desde el acceso sur) por el interior del parque hasta el borde con el lago, lo que dificulta el desplazamiento de las personas de la tercera edad o con algún tipo de discapacidad (imagen 9).

Imágenes 6, 7, y 8

Imágenes 6, 7, y 8

Imagen 9: Acceso norte y acceso sur del Parque Vereda del Lago, 2013

Imagen 9: Acceso norte y acceso sur del Parque Vereda del Lago, 2013

Fuente: Fotos de autora. Archivos de la investigación

70El parque no posee fachada hacia la avenida El Milagro, por ubicarse, previo a la construcción del parque, una serie de edificaciones, tanto comerciales como recreativas y residenciales, que obstaculizan las visuales hacia las áreas internas del parque, siendo visibles únicamente hacia la ciudad, sus dos accesos. En consecuencia, la inserción urbana del parque a la trama de la ciudad, es puntual, no teniendo relación alguna con lo que ocurre fuera de sus límites (imagen 10). Solo algunos de los inmuebles ubicados previos a la construcción del parque, principalmente edificios, disfrutan por su altura de la vista hacia el parque y el lago.

Imagen 10: Algunas edificaciones que dan hacia la avenida El Milagro y cuya fachada posterior da hacia el interior del Parque Vereda del Lago, 2012

Imagen 10: Algunas edificaciones que dan hacia la avenida El Milagro y cuya fachada posterior da hacia el interior del Parque Vereda del Lago, 2012

Fuente: Fotos de autora. Archivos de la investigación

71Sin embargo, aun cuando las áreas del Parque Vereda del Lago, no tienen relación visual con la ciudad, y únicamente se relacionan con ella a través de sus dos accesos (norte y sur), su importancia urbana radica, principalmente, en ser el único parque a escala metropolitana de la ciudad de Maracaibo y en ofrecer a los habitantes contacto directo y público con el lago (1km de frente público al lago).

3.2. El parque como derecho a excluir

72La investigación permitió evidenciar que algunas de las modalidades de apropiación y de uso de las personas se encuentran facilitadas y preestablecidas por el diseño, la inserción y la configuración espacial del parque, sin embargo, otras se encuentran normadas, y en algunos casos, prohibidas por el ente encargado de la gestión y administración de este espacio público.

73El Parque Vereda del Lago fue concebido desde su inicio como un lugar al aire libre, de uso recreacional y de encuentro con la naturaleza y el lago. En el año 2001, cuando se inicia su proceso de recuperación, una de las acciones que llevó a cabo la Alcaldía del municipio Maracaibo, fue la de ceder áreas del parque en comodato, para la construcción de instalaciones deportivas, recreativas y educativas de carácter privado (Parque acuático Aguamanía, pista de karting, torre de escalada, Vereda Gym y la Universidad Rafael Urdaneta, entre otras), con el fin de obtener ingresos para su mantenimiento. Esto supuso la ocupación de grandes zonas del parque por instalaciones de carácter privado (enclaves) en un espacio concebido como público (imágenes 11 y 12, 13).

74En el área central del parque, la cual se encuentra bordeada por el circuito peatonal y vehicular, se ubican las diferentes instalaciones deportivas, recreativas y servicios sanitarios. Entre las instalaciones deportivas se encuentran: un estadio de béisbol (aforo 3000 personas), canchas de futbol, futbolito y canchas de tenis. Las canchas de tenis son propiedad del Parque Vereda del Lago, pero las mismas son gestionadas por un privado, en consecuencia, para utilizar estas instalaciones los usuarios deben efectuar un pago. Irónicamente la administración del parque no recibe ningún porcentaje de los ingresos que obtiene el privado, así lo manifestó el Presidente de Servicio Autónomo Vereda del Lago (SAVEL) en la entrevista.

75Con respecto a las instalaciones recreativas como el parque acuático Aguamanía, la pista de karting, la torre de escalada, las canchas de paintball, el gimnasio y las canchas de césped artificial, para hacer uso de éstas se debe efectuar de igual forma un pago. En este caso, la administración del parque, recibe un monto fijo mensual de parte de cada una de las empresas privadas que administran dichas instalaciones, así lo señaló, el Presidente del SAVEL.

Imagen 11. Inserción del parque acuático Aguamanía en el Parque Vereda del Lago, 2013.

Imagen 11. Inserción del parque acuático Aguamanía en el Parque Vereda del Lago, 2013.

Fuente: Foto: Turismo perfecto.

Imagen 12. Pista de Karting y canchas de tenis, en el Parque Vereda del Lago, 2013.

Imagen 12. Pista de Karting y canchas de tenis, en el Parque Vereda del Lago, 2013.

Fotos: autora. Archivos de la investigación.

Imagen 13. Vereda Gym y la Torre de escalada en el Parque Vereda del Lago, 2013

Imagen 13. Vereda Gym y la Torre de escalada en el Parque Vereda del Lago, 2013

Fotos: R. González. Archivos de la investigación.

76La existencia de estas instalaciones de carácter privado dentro del parque, es lo que le permite al SAVEL contar con ingresos mensuales para cubrir los costos generados por las labores de mantenimiento y mejoras de este espacio público, puesto que, como servicio autónomo, la administración del parque no cuenta con un presupuesto asignado por parte de la Alcaldía del municipio Maracaibo, es decir, su funcionamiento y mantenimiento es auto-gestionado, dependen exclusivamente de los ingresos obtenidos del pago mensual de las instalaciones privadas y de los comercios ubicados en el parque, así como, de algunas fundaciones y amigos del parque.

77Sin embargo, es cuestionable la manera en cómo fueron emplazadas cada una de estas instalaciones de carácter privado en las áreas del parque, dado que ofrecen una lectura de enclaves, al no vincularse visualmente con el parque y, porque la forma de gestión y administración de las mismas es completamente privada.

78Esta situación causa malestar en los usuarios que no cuentan con las posibilidades de pagar la cantidad solicitada para poder hacer uso de estas instalaciones. Si bien, existen zonas dentro del parque completamente gratuitas, como los parques infantiles, canchas de fútbol, canchas de voleibol de playa, áreas verdes y las áreas destinadas para el tránsito en bicicletas recreativas y carros electrónicos infantiles, éstas son insuficientes debido a la demanda de las mismas. Si no se cuenta con bicicleta o carrito propio debe pagarse por el alquiler de éstos, según se manifestó en las entrevistas.

79Los usuarios de los diferentes niveles socioeconómicos vienen al Parque Vereda del Lago, a distraerse, a des-estresarse, hacer ejercicio y compartir con la familia en un lugar al aire libre, pero también vienen porque su acceso es gratuito. Sin embargo, el uso privado de ciertas instalaciones, para algunos usuarios del parque, supone una contradicción en un entorno de carácter público; los grupos de menores ingresos se sienten excluidos de un espacio que por naturaleza debe ser inclusivo. La imposibilidad de participar de ciertas actividades y áreas del parque, instauran límites intangibles y tangibles en la apropiación y uso de este espacio público:

"…. creo que la Vereda no debería ser un lugar con instituciones privadas, como Aguamanía y el lugar de los carritos, sino que todo debería ser público y todos deberíamos tener acceso a todas las instalaciones". Hombre, 23 años, nivel socioeconómico medio bajo.

"Hay como que dos veredas en una, porque hay unos sitios que son accesibles y otros no, que deberían ser todos, que los niños no tengan distinción pues. Como ejemplo, el parque acuático, hay niños que no tiene acceso sino cancelan [pagan], que deberían ser gratuitos, que el gobierno los subsidie pues (...) Es que no podemos hacer nada, es como si todo estuviera privado, como un club privado, y es un espacio público que debería de tener más, abocarse más a la gente, al público..." Hombre, 40 años, nivel socioeconómico bajo.

"[Aquí] casi todo es pago, o sea, tu vas a alquilar son 50, si vas a alquilar son 100, si vas a ir para la parte de Aguamanía, o sea, es un poquito fuerte, tienes que decidir hacer una sola cosa, porque creo que todo no lo puedes abarcar. Eso es lo único negativo que veo [del parque], porque una persona de bajos recursos puede venir y disfrutar de algunas cosas, cuánto vale una bicicleta, 50 bolos, cuatro niños, te vas pa' tu casa, comiste y te fuiste, pero en cambio, pudiente..., pero, no generalmente una familia puede abarcar esa cantidad y todo es pago. Aguamanía, bicicleta, carritos, todo es pago, no hay nada gratuito a menos que la Alcaldía o la Gobernación coloquen unos parques de momentos, que si payasitas o coloque este…, inflables, esas cosas y sea gratuito, de resto todo el año es costoso" Mujer, 50 años, nivel socioeconómico medio.

(Textos extraídos de las entrevistas realizadas).

80Estos testimonios manifiestan como la privatización y mercantilización de ciertas instalaciones y actividades del parque, acentúan las diferencias, ya existentes, entre los grupos sociales (alto, medio y bajo nivel socioeconómico), al no garantizar una igualdad de condiciones en la apropiación y uso del espacio público, y al estar determinadas por el poder el adquisitivo de cada grupo social.

81Borja y Muxí [2000: p.45] advierten sobre estas iniciativas privadas "... que asumen diversos aspectos del espacio público, la producción, la gestión, el patrocinio, el mantenimiento, la vigilancia, etc., lo cual puede estar muy bien... o no, porque puede conducir a una privatización excluyente de los espacios públicos".

82En este sentido, las políticas de gestión implementadas por la autoridad del parque, han acentuado -sin ésta quizás saberlo- la segmentación, en tiempo y espacio, de las modalidades de apropiación y de uso de los diferentes grupos sociales.

83El Parque Vereda del Lago, es un gran espacio público urbano, con una serie de instalaciones deportivas y recreativas de uso privado, donde es el espacio abierto y al aire libre, lo único verdaderamente público. El mismo está regido por una serie de normas que están establecidas por la autoridad del parque, para lograr la armonía y el orden público dentro del lugar dadas las grandes dimensiones de éste.

84En algunos casos, se realizan acciones por parte de la administración del parque, legitimadas a partir de la concepción de espacio público que ésta posee "lugar seguro, donde tú puedes hacer lo que tú quieras dentro de las normas establecidas" [Lombardi, 2013]. Se apela al civismo "como conjunto de prácticas apropiadas en aras del bien colectivo" [Delgado, 2011: p.51].

"Aquí también hemos tenido (...) ciertos problemas con un grupo de jóvenes, los denominados Emos. Generalmente hemos tenido problemas con ellos porque alteran un poco el orden público, en la zona de las gradas, y mucha gente los evita, y de todas maneras los tenemos, más o menos bajo control con la policía, inclusive una vez les pusimos unas cornetas [bocinas] con música infantil, pa' que ellos se desalentaran y se fueron, este, pero bueno, ahí convivimos con ellos" Presidente SAVEL, 2013.

(Texto extraído de la entrevista realizada).

85Estas acciones de persuasión para intentar que ciertos grupos -en algunos casos estigmatizados por su apariencia- abandonen el lugar, cuestionan hasta qué punto, la apropiación, el uso y la apariencia de un grupo de personas en el espacio público, otorga el derecho a excluirlos o a disuadirlos de abandonar el lugar. Son estrategias sutiles de exclusión.

86Por otro lado, es importante señalar que, al analizar el carácter público de un espacio, un aspecto fundamental es su inserción urbana, puesto que, la imposibilidad o la dificultad de acceder a él, constituye un límite intangible para su apropiación y uso.

87La localización del Parque Vereda del Lago, debido al crecimiento de la ciudad en sentido este-oeste, se ha convertido en un límite, principalmente para las personas de bajos recursos económicos, que habitan en las zonas noroeste, oeste y suroeste de la ciudad, por el tiempo, el costo y las condiciones en que deben trasladarse, lo que lleva a disuadirles, y en algunos casos, impedirles poder venir al parque. Por consiguiente, la frecuencia con que la mayoría de las personas de nivel medio bajo y bajo vienen al parque es baja, pero con una alta intensidad de uso, al permanecer más de cuatro horas en el lugar, lo cual se asocia con sus modalidades de apropiación y de uso, y con el significado que le otorgan al lugar. En otros casos, existen personas para las cuales es imposible venir:

"Está abierto para todos los grupos, pero hay personas de clase muy baja que no pueden llegar hasta acá, porque del sitio donde ellos viven... para el traslado se le hace difícil" Hombre, 38 años, nivel socioeconómico bajo.

"Hay mucha gente que vive en barrios, que viven muy alejados, por ejemplo, yo vivo muy lejos y me cuesta venir..." Mujer, 43 años, nivel socioeconómico bajo.

"El que no tiene transporte se desanima porque es muy difícil entrar y salir" Mujer 43 años, nivel socioeconómico medio.

(Textos extraídos de las entrevistas realizadas).

88En tal sentido, la desigual inserción de los espacios públicos en la ciudad constituye un factor que excluye y disuade a las personas de su disfrute y cuestiona el carácter público de estos espacios.

El parque como extensión del espacio doméstico

89Una lectura interesante que surge del análisis de las modalidades de apropiación y uso, es la aparición de prácticas relacionadas con el espacio doméstico.

  • 1 ARTÍCULO 7: Solo está permitido acampar en las áreas verdes y en los horarios establecidos por la a (...)

90Los fines de semana, el parque es ocupado por numerosos grupos de familias, en su mayoría de niveles medio bajo y bajo, que vienen al parque a pasar el día en familia y durante su estancia cocinan el almuerzo, guindan sus hamacas y chinchorros en los bohíos o debajo de los árboles, realizan juegos de mesa y sus hijos corren, juegan a la pelota o pasean bicicleta. Estas distintas prácticas de apropiación y de uso del espacio configuran una escena doméstica, la cual manifiesta la significación que el lugar tiene para ellos por la posibilidad que les otorga de realizar estas actividades, aun cuando algunas de ellas estén prohibidas en el parque (Artículos 7, 8 y 12 normas del SAVEL)1 (imagen 14).

  • 2 ARTÍCULO 10: Se consideran actividades prohibidas las siguientes:

91Asimismo, la alta demanda que existe por el uso de los bohíos (aun cuando éstos se encuentran en condiciones precarias), manifiesta la necesidad que tienen las personas de reunirse en familia fuera de los límites de su espacio doméstico, en un lugar gratuito y que les otorgue privacidad estando al aire libre, sintiendo seguridad y "libertad" de disfrutar un día diferente, pero haciendo lo que harían en su espacio doméstico. Al parque pueden llevar lo que deseen, excepto bebidas alcohólicas, pero que en muchos casos, las llevan a escondidas (Artículo 10, numeral 7 normas del SAVEL)2.

92Una de las consecuencias relacionada con estas prácticas de apropiación y de uso, y que en estos momentos le ocasiona conflicto a la administración del parque, es el robo y uso de las tapas de tanquillas por parte de las familias para cocinar dentro del parque. No sólo no está permitido cocinar en las áreas verdes (Artículo 7 normas del SAVEL) y áreas comunes del parque, sino que el robo de estas tapas supone un riesgo para todos los usuarios del lugar, ya que dejan sin protección las bocas de visita de las diferentes instalaciones subterráneas (instalaciones eléctricas, alcantarillado, etc.), ocasionando accidentes si no se está atento a la hora de circular por el lugar. Igualmente, esto supone un esfuerzo físico y económico para la administración del parque, quien debe asumir la elaboración semanal de las tapas de tanquillas robadas.

Imagen 14. El parque como espacio doméstico en el Parque Vereda del Lago, 2012-2013

Imagen 14. El parque como espacio doméstico en el Parque Vereda del Lago, 2012-2013

Fuente: Fotos: autora y S. Mustieles. Archivos de la Investigación.

93De igual manera, esta práctica de cocinar dentro de las áreas del parque, así como, la apropiación de áreas verdes para acampar y pasar el día, no son compartidas por algunos usuarios del parque, quienes manifiestan su disconformidad y molestia, alegando que no lo realizan de la forma correcta e impiden el libre tránsito por el parque.

"Me desagrada el uso que puedan hacer ciertas personas. O sea, los fines de semana, vengo el domingo a la ciclovía, de resto no me gusta porque la gente..., yo sé que hay muchas personas que no tienen aire libre y que vienen con toda la familia, pero si hay normas tienes que utilizarlas, entonces que no puedas pasar por un sitio porque están montando una olla, cocinando, etc. El uso indebido que le pueden dar eso es lo que me molesta" Mujer, 37 años, nivel medio alto.

"...Algunas que se creen dueñas del área, pues, y no te dejan hacer nada porque ellos están ahí, y eso sí no me gusta" Hombre, 22 años, nivel medio alto.

"Las personas que vienen para acá y hacen, digamos, un sancocho, de repente..., es una manera de distraerse pero no me gusta mucho, es mi opinión... en la manera como la desarrollan, realmente es lo que no me gusta. Cuando desarrollan esas fiestas sancocheras, pero es la manera como lo hacen, de resto no tengo ningún inconveniente" Hombre, 38 años, nivel medio.

(Textos extraídos de las entrevistas realizadas).

94Los comentarios manifestados por estos usuarios de nivel socioeconómico medio y alto, apelan a un comportamiento cívico de respeto por las normas del parque, y la toma de conciencia por parte del grupo social que las transgrede. Estas diferencias sobre lo que se considera apropiado o no de realizar en un espacio público genera una brecha en la interacción entre estos grupos sociales.

95Por su parte, el Presidente del SAVEL, señaló que está consciente de la necesidad de un área dentro del parque para realizar estos almuerzos y parrilladas, lo que permitiría, según sus palabras, “un mayor control de las familias y de sus actividades dentro del parque”. Sin embargo, hasta qué punto sería exitoso el concentrar en un área del espacio público esta actividad, cuando, por un lado, el diseño del parque ha favorecido que surjan dichas prácticas de apropiación y de uso debido a las cualidades del lugar, y por el otro, debido a la sobredemanda en la utilización de los bohíos. Los árboles y los bohíos, se han convertido en una extensión del espacio doméstico, al ofrecer la sombra y la sensación de intimidad que la familia requiere durante su estancia.

96En el Parque Vereda del Lago, se evidencia a través del discurso de la autoridad y de los usuarios, una tensión entre libertad y normatividad, intrínseca en la naturaleza del espacio público, al ser un lugar en el que "... los copresentes forman una sociedad, por así decirlo, óptica, en la medida en que cada una de sus acciones está sometida a la consideración de los demás, territorio tanto de exposición, en el doble sentido de exhibición y de riesgo" [Delgado, 2011: p.19].

97En este sentido, los grupos sociales predominantes en los espacios públicos, y las instituciones públicas y/o privadas encargadas del diseño, mantenimiento, gestión y vigilancia de éstos, intentan normar los comportamientos de las personas en el lugar, estipulando cuáles son adecuados y cuáles no, qué tipos de acontecimientos propiciar o evitar en el lugar.

Conclusión

98La investigación evidenció que el carácter no público del parque, es decir, la existencia de límites tangibles e intangibles para la apropiación y el uso del espacio, no es una realidad manifiesta en el parque para ciertos grupos sociales ni para la autoridad del mismo. Se asume que, por su condición jurídica de bien público para el uso público de toda la población, no existe exclusión. Se considera que el "permitir" el acceso a "todos" ya es condición garante del carácter público del espacio. Sin embargo, el permitir entrar no es garantía del ejercicio del derecho a habitar el espacio, primero se debe conseguir estar en el lugar. Asimismo, el establecimiento de normas y políticas de uso en el espacio, es considerado conveniente para el mantenimiento del orden social y la armonía en el espacio, siendo en algunos casos, acciones excluyentes disfrazadas.

99El proceso de observación y el análisis de las entrevistas realizadas, permitieron develar que el Parque Vereda del Lago es un espacio público disputado en determinados períodos de tiempo y en determinadas áreas, reconfigurando de manera continua los límites de lo que se considera como lo público, dado que los usuarios con su presencia determinan unos límites.

100De igual forma, explica como las modalidades de apropiación y de uso se encuentran, en algunos casos, facilitadas y preestablecidas por el diseño del parque, así como, que estas modalidades subvierten el diseño del espacio y las normas establecidas, otorgando un nuevo significado al lugar, el cual constantemente entra en contradicción con lo que ahí acontece.

101Asimismo, revela que las prácticas de apropiación y uso en el parque se modifican espacial y temporalmente, al ser realizadas por grupos sociales que habitan el espacio en tiempos y modos distintos. El caminar o el trotar por el circuito peatonal y vehicular es una actividad asociada, principalmente, con usuarios de nivel socio-económico medio y alto. En tanto que, las áreas verdes y los bohíos son utilizados, principalmente, por familias de nivel socio-económico bajo. Esto conlleva a la modificación continua de las normas, contraponiéndose, en momentos, con las establecidas por la autoridad del espacio público.

102El análisis de las situaciones en el Parque Vereda del Lago, manifiestan como lo público se construye en el ejercicio del derecho a ocupar el espacio, sin que la manera en que cómo los usuarios se apropian y utilizan el espacio, constituya la exclusión de otros a estar en él.

103Este estudio permitió obtener información clave sobre las prácticas de apropiación y uso de cada grupo social en el espacio público; el cómo y el por qué lo usan de una determinada manera, y cómo la apropiación y el uso de este espacio construye su significado. De este modo, proporciona información sobre cómo las cualidades físicas y espaciales del espacio público, establecen usos posibles en determinadas áreas del mismo, y en qué medida existen prácticas que transgreden estos códigos de copresencia.

104Finalmente, permite explicar, por un lado, cómo las cualidades físico-espaciales de un espacio público y su ubicación en la ciudad, establecen límites tangibles e intangibles para su apropiación y uso, y por el otro, en qué medida son los usos y las prácticas los que establecen el carácter público de un lugar, es decir, crean escenarios que integran, disuaden y/o excluyen del espacio público.

Haut de page

Bibliographie

BORJA, Jordi y MUXÍ, Zaida, El espacio público, ciudad y ciudadanía, Barcelona, Editorial Electa, 2000.

BOURDIEU, Pierre, El sentido práctico. México, Editorial Siglo XXI, 2009.

DE CERTEAU, Michel, La invención de lo cotidiano 1. Artes de hacer. México, Editorial Universidad Iberoamericana. Departamento de Historia e Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, 2010.

DELGADO, Manuel, El espacio público como ideología, Madrid, Catarata, 2011.

ECHEVERRÍA, Andrés, «Los asentamientos irregulares en el proceso de urbanización de la ciudad de Maracaibo. La formación de la ciudad precaria», Maracaibo, Universidad del Zulia, Facultad de Arquitectura y Diseño, Instituto de Investigaciones, mimeo, 1995.

FOURNIER, Jean-Marc, CHOURIO, Gustavo et ECHEVERRÍA Andrés, «L’appropriation socialement différenciée de l’espace urbain de Maracaibo (Venezuela)», Norois [En ligne], 195 | 2005/2, mis en ligne le 06 août 2008, consulté le 04 janvier 2021. URL: http://journals.openedition.org/norois/501; DOI: 10.4000/norois.501

GIGLIA, Ángela, El habitar y la cultura. Perspectivas teóricas y de investigación. Barcelona, Anthropos Editorial y Universidad Autónoma Metropolitana UAM-Iztapalapa, 2012.

GUTIÉRREZ, Saúl, «Humanismo liberal, relaciones de género y espacio social: el caso de la cantina Pluma Blanca», en Acta Sociológica, Exploraciones sociológicas del espacio urbano, núm 55, mayo-agosto, 2011, pp.77-106, México, Centro de Estudios sociológicos, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

PETZOLD, Astrid, La estética de lo cotidiano. Ejercicio de la mirada, Editorial Española, 2012.

RAMÍREZ KURI, Patricia, «El espacio público: ciudad y ciudadanía. De los conceptos a los problemas de la vida pública local», en Patricia RAMÍREZ KURI (coordinadora), Espacio público y reconstrucción de ciudadanía, 2003, pp.31-58, México, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

RUSSEL, Bernard, «Unstructured and Semistructured Interview-ing», en Research Methods in Cultural Anthropology, Berverly Hills, Sage, 1988, apud VELA PEÓN, Fortino, «Un acto metodológico básico de la investigación social: la entrevista cualitativa», en María Luisa TARRÉS Observar, escuchar y comprender sobre la tradición cualitativa en la investigación social. 2008, pp.63-95, México, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Colegio de México.

Servicio Autónomo Vereda del Lago (SAVEL), Reglamento interno de normativos de uso del Parque Vereda del Lago, Alcaldía de Maracaibo, Maracaibo, 2012.

THOMAS, William, «La definición de la situación», en Cuadernos de Información y Comunicación (CIC), vol. 10, 2005, pp.27-32, Madrid, Universidad Complutense de Madrid.

VALERA, Sergi, «Análisis de los aspectos simbólicos del espacio urbano. Perspectivas desde la psicología ambiental», en Revista de Psicología Universitas Tarraconensis Pertegás. Vol. 18, núm. 1, 1996, pp.63-84. Universitat Rovira i Virgili: Facultat de Ciències de l'Educació i Psicología, www.ub.es/dppss/psicamb/2_UnivTar.pdf.

VIDAL, Tomeu y POL, Enric, «La apropiación del espacio: una propuesta teórica para comprender la vinculación entre las personas y los lugares», en Anuario de Psicología, vol 36, nº 3, 2005, pp.281-297, Barcelona, Facultad de Psicología, Universidad de Barcelona.

Haut de page

Notes

1 ARTÍCULO 7: Solo está permitido acampar en las áreas verdes y en los horarios establecidos por la administración del parque vereda del lago, quedando prohibidas fogatas y cocción de alimentos en áreas verdes.

ARTÍCULO 8: Quedan prohibidos los juegos, actividades recreativas, deportivas o familiares que atenten contra árboles, arbustos o grama.

ARTÍCULO 12: En los bohíos está prohibido colocar hamacas, chinchorros o cualquier objeto colgante, por medidas de seguridad

2 ARTÍCULO 10: Se consideran actividades prohibidas las siguientes:

Numeral 7: La venta y consumo de bebidas alcohólicas y sustancias estupefacientes y psicotrópicas dentro del parque Vereda del Lago.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imagen 1: Vista del borde este del Parque Vereda del Lago ubicado en la zona noreste de la ciudad de Maracaibo.
Crédits Fuente: Alcaldía de Maracaibo, 2008
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 57k
Titre Imagen 2: Cambios realizados al borde costero de la ciudad de Maracaibo para la construcción del Paseo de Lago, actualmente llamado Parque Vereda del Lago.
Légende Foto aérea, 1971 y Foto aérea, 1996
Crédits Fuente: Instituto de Investigaciones de la Facultad de Arquitectura y Diseño. LUZ, 2005
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 173k
Titre Imagen 3: Las dos etapas originales del Paseo del Lago y las actuales instancias de gobierno encargadas de su desarrollo, gestión y mantenimiento
Crédits Fuente: Elaboración propia a partir de imagen satelital de Google Earth, 2013.
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Titre Imagen 4: Registro fotográfico de las modalidades de apropiación y uso de las personas en el parque durante una sesión de observación realizada
Crédits Fuente: Archivos de la investigación, 2013.
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Titre Imagen 5. Ubicación de los lugares donde se realizaron las observaciones. Parque La Vereda del Lago, 2013.
Crédits Fuente: Elaboración propia a partir del plano elaborado por la Alcaldía de Maracaibo
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Titre Imágenes 6, 7, y 8
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 138k
Titre Imagen 9: Acceso norte y acceso sur del Parque Vereda del Lago, 2013
Crédits Fuente: Fotos de autora. Archivos de la investigación
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 60k
Titre Imagen 10: Algunas edificaciones que dan hacia la avenida El Milagro y cuya fachada posterior da hacia el interior del Parque Vereda del Lago, 2012
Crédits Fuente: Fotos de autora. Archivos de la investigación
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 50k
Titre Imagen 11. Inserción del parque acuático Aguamanía en el Parque Vereda del Lago, 2013.
Crédits Fuente: Foto: Turismo perfecto.
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 203k
Titre Imagen 12. Pista de Karting y canchas de tenis, en el Parque Vereda del Lago, 2013.
Crédits Fotos: autora. Archivos de la investigación.
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 67k
Titre Imagen 13. Vereda Gym y la Torre de escalada en el Parque Vereda del Lago, 2013
Crédits Fotos: R. González. Archivos de la investigación.
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Titre Imagen 14. El parque como espacio doméstico en el Parque Vereda del Lago, 2012-2013
Crédits Fuente: Fotos: autora y S. Mustieles. Archivos de la Investigación.
URL http://journals.openedition.org/confins/docannexe/image/42025/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 115k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Astrid Petzold-Rodríguez, « Parque Vereda del Lago: reconfigurando los límites del espacio público »Confins [En ligne], 52 | 2021, mis en ligne le 27 novembre 2021, consulté le 20 janvier 2022. URL : http://journals.openedition.org/confins/42025 ; DOI : https://doi.org/10.4000/confins.42025

Haut de page

Auteur

Astrid Petzold-Rodríguez

Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), astrid.petzold@udlap.mx

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Confins – Revue franco-brésilienne de géographie est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Partage dans les Mêmes Conditions 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IHEAL (Institut des Hautes Études de l'Amérique Latine)
  • Logo CREDA (Centre de recherche et de Documentation sur les Amériques)
  • Logo USP (Universidade de São Paulo)
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • Revue soutenue par l’Institut des sciences humaines et sociales du CNRS
    CNRS - Institut national des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search