Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Montani, Rodrigo. El mundo de las cosas entre los wichís del Gran Chaco. Un estudio etnolingüístico. Cochabamba: Instituto de Misionología ILAMIS; Itinerarios Editorial, 2017, 607 páginas.

Silvia Spinelli

Texto completo

1Como sabemos, la cuestión acerca de la dificultad de las traducciones tiene larga trayectoria. Ahora bien, ¿es posible realizar una descripción/traducción desde un punto de vista etic para poder, finalmente, construir una clasificación de las “cosas” más emic que permita corregir las codificaciones que imponen la arqueología y la etnografía? La respuesta nos la ofrece la lectura de El mundo de las cosas entre los wichís del Gran Chaco, de Rodrigo Montani. Este libro corresponde a una versión de la tesis doctoral defendida en 2012, en la Universidad Nacional de Córdoba.

2Cabe resaltar que la obra es el resultado de frecuentes estancias de trabajo de campo desde el año 2003 hasta el 2015, en distintos asentamientos wichís. La mayor parte de los datos etnográficos y lingüísticos que forman parte del corpus fueron obtenidos en la misión “Los Baldes” y los barrios “La Cortada”, “Primavera” y “Cacique Catán” de Coronel Juan Solá (conocida como Estación Morillo), localidad ubicada en el departamento de Rivadavia, en la provincia de Salta.

3Si bien se trata de un estudio sobre la forma y el significado de los objetos producidos, circulados y usados por estas comunidades, el autor realiza una muy buena síntesis etnográfica que alcanza a la totalidad de los grupos wichís, antiguos cazadores-recolectores del Gran Chaco.

4Los objetivos principales versan sobre el estudio de las “cosas” que fabrica, circula y utiliza este grupo étnico. Tal como lo explica el autor, a propósito del objeto de estudio: “resulta arbitrario comenzar una investigación delimitando su objeto mediante una categoría como la de ‘artefactos’, ‘tecnología’ o ‘cultura material’ originadas en nuestra conceptualización occidental, moderna y capitalista del mundo”. Por esta razón, Montani utiliza el término “cosas” porque considera que no existen motivos fundados para creer que aquellos términos designen una realidad transcultural. Lo cierto es que sabemos poco o nada acerca de la construcción de un campo o dominio semántico tal entre los wichís. De modo que, por un lado, el libro pretende ofrecer una etnografía wichí centrada en sus artefactos. Por otra parte, busca estudiar las propiedades que los wichís perciben en ellas, descifrar los significados que les atribuyen, comprender las clasificaciones, etc.

5En este sentido, la obra se enfoca no solo en el uso que se hace de los artefactos (en el sentido utilitarista y estrecho del término) sino también en sus formas y sus nombres. Esto se debe a que el autor asume que buena parte del sentido que la acción humana le otorga a los artefactos reside, precisamente, en la forma misma que resulta del proceso de producción y del nombre con el que se conceptualiza esa forma.

6Para llevar a cabo sus objetivos, el autor sigue una línea de corte típicamente antropológico y relativista que plantea como interrogante aquello que los artefactos y sus nombres pueden revelar sobre el conjunto de las prácticas sociales, económicas, políticas, rituales y tecnológicas de los wichís, considerados en su dimensión particular e histórica. El texto aborda el significado de los artefactos describiendo para cada elemento su historia, su morfología, sus nombres, sus funciones, su aparición ideológica en la mitología y sus simbolismos.

7Con notable maestría, los lectores somos conducidos a ese “mundo de las cosas” en un movimiento constante entre la visión externa de los artefactos wichís a través de las lentes de la antropología y la lingüística, y una visión interna de ese mundo, siguiendo la perspectiva de los propios wichís.

8De este modo, a partir del segundo capítulo se ocupa del escenario etnográfico, esto es, el escenario natural, histórico y social del Chaco central semiárido. Así es como se accede a la cosmovisión wichí acerca del tiempo, la geografía, las plantas y los animales; también sobre las relaciones interétnicas entre quienes el autor distingue como: “chaqueños”, “criollos” y “blancos”.

9En el tercer capítulo, debido a que los artefactos son materialidades construidas por hombres y mujeres que viven en sociedad, se aboca específicamente a la sociedad wichí: su economía, sus sistemas de clasificación intraétnica, su forma de hacer política, su sistema de control social y su religión, y su lengua, mediante algunas notas históricas y una caracterización tipológica.

10El capítulo cuatro se centra en la morada: la aldea, la casa. Aquí, se describe un asentamiento típico, se aborda el problema de los artefactos en la dimensión comunitaria y se centra en el concepto artefactual wichí de “morada”. A partir del significante -wet (“morada”), el autor demuestra que se trata de una forma recurrente en la denominación de las materialidades wichí y expresa un concepto cultural clave que permite esbozar el conjunto de órdenes institucionales que se pueden observar en una aldea. En este sentido, se verifica que, según el contexto, puede referirse a la vivienda, al terruño o al lugar que le es propio a un objeto o donde vive un animal, un “dueño” o divinidad.

11En el capítulo cinco se explora el conjunto de artefactos wichís presentes en la casa. Comienza por el fuego y sus objetos asociados y luego continúa con los elementos de dos categorías significativas: los recipientes (formados a partir de la forma -hi) y los instrumentos (-cha y -nat). En este sentido, se describen y explican los distintos elementos y la tarea de traducción se vuelve cada vez más necesaria.

12En el sexto capítulo se abordan los bienes personales que sirven para definir directamente a la persona en su dimensión ontológica, étnica, de género y edad. En palabras del autor:

los wichís comparten lo que cabría llamar ‘la teoría amazónica de la corporalidad’, según la cual el cuerpo es una suerte de ropaje característico de cada especie, que envuelve componentes anímicos maleables, móviles e inestables que los humanos compartimos, con numerosas especies animales, vegetales y espirituales.

13De modo que podemos observar cómo, en determinado contexto, los wichís conceptualizan al cuerpo como un recipiente o como un instrumento de la voluntad, y así es como el autor puede fundamentar que el cuerpo se considere como un tipo particular de cosa dentro de una categoría particular.

14El capítulo siete examina los artefactos de la figuración, es decir, aquellos que tradicionalmente se reúnen bajo los rótulos de “artesanía” o “arte” plástico o visual. Se trata específicamente de aquellos objetos que son “figurativos” de otra cosa: las bolsas enlazadas por las mujeres, las tallas hechas por los varones y los juegos de hilo que se hacen para los niños. Los artefactos-signos que se tratan en este capítulo intervienen de distintos modos en la vida social:

modelan y reconstruyen las relaciones de edad y de género, las relaciones interétnicas, las relaciones con los otros seres animados y las relaciones con el mundo; sirven para actuar sobre ese mundo y en particular para actuar de esas formas particulares que llamamos ‘sentir’ y ‘pensar’; por fin, sirven para entender el mundo, y para encantarlo y deleitarse (Montani 2016, p. 486).

15El anteúltimo capítulo, denominado “Los nombres de las cosas y el problema de la posesión”, aborda la dificultad de la traducción y enfrenta, de este modo, un problema de lingüística antropológica. En este caso, el autor se pregunta si existe una articulación entre la subcategorización posesiva de los nombres wichís para los artefactos (nombres dependientes vs. nombres independientes) y las prácticas y representaciones wichís sobre las relaciones de propiedad a las que están sujetos esos artefactos. Para explorar esas relaciones se adentra mucho más en la gramática de la lengua puesto que el objetivo es observar el problema de interfase entre las formas lingüísticas y el sistema sociocultural.

16Después de acompañar al lector a través de un recorrido detallado de los nombres de artefactos, una de las conclusiones más importantes —que resultan un modo original y novedoso de revisar esta temática— se refiere a que la asignación de estos nombres a alguna de las dos subclases posesivas (nombres dependientes e independientes) obedece a tres reglas lingüísticas y que, si existen razones socioculturales que ayuden a comprender la subcategorización posesiva de los nombres en wichí, residen en una dimensión abstracta de una cosmología u ontología que ordena las diversas entidades que “pueblan el mundo con el armazón conceptual de una jerarquía no coercitiva” (Montani 2016, p. 517). Esto es, la subcategorización posesiva de los lexemas wichís puede entenderse como la gramaticalización de una forma de nombrar un cosmos ordenado.

17Por último, el capítulo nueve trata sobre los balances y las perspectivas a futuro. Aquí, entre otras cuestiones, se plasma la idea que se visualiza a lo largo del libro: la necesidad de realizar un trabajo conjunto interdisciplinario entre antropológos, lingüistas e historiadores, entre otros. En efecto, porque aquello que según el autor los lingüistas “descuidaron” —entre otras cosas, la explicación de la variación lingüística sin comprender la organización sociopolítica wichí, como los sistemas de parentesco— seguramente se corresponde con la ausencia o el nulo diálogo entre las disciplinas. Por eso es necesario un trabajo conjunto para logar una visión más acabada de la cosmovisión wichí.

18Además, completan la obra dibujos, mapas, gráficos y fotografías, muchas de ellas tomadas por el propio autor, que ilustran de modo logrado la mayor parte de los artefactos descriptos.

19En suma, el libro nos ofrece una etnografía wichí desde una perspectiva original. El lector tiene acceso a una imagen detallista, por un lado, pero también global, del mundo de las cosas wichís. No solo eso, también se le permite acceder a un mundo que, en palabras del autor:

unos habitantes del bosque seco del corazón de Sudamérica han sabido construir y habitar por siglos. Un mundo que está en plena mutación. Un mundo que los ahataylhayis se empeñan en destruir. Un mundo que vale la pena conocer per se, y porque quizá tenga algo que enseñarnos sobre nosotros mismos (Montani 2016, p. 15).

20

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Silvia Spinelli, « Montani, Rodrigo. El mundo de las cosas entre los wichís del Gran Chaco. Un estudio etnolingüístico. Cochabamba: Instituto de Misionología ILAMIS; Itinerarios Editorial, 2017, 607 páginas. », Corpus [En línea], Vol. 7, No 2 | 2017, Publicado el 20 diciembre 2017, consultado el 26 abril 2018. URL : http://journals.openedition.org/corpusarchivos/1918 ; DOI : 10.4000/corpusarchivos.1918

Inicio de página

Autor

Silvia Spinelli

Instituto de Lingüística de la Universidad Nacional de La Pampa, Argentina

sispinelli@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

Inicio de página
  • Logo Logo de la revista
  • Logo CONICET Mendoza
  • OpenEdition Journals