Navegación – Mapa del sitio
Debates

Presentación del debate: Educación y rebelión. La reforma universitaria de 1918 entre la historia y la política

Diego García

Texto completo

1Los destinatarios de las notificaciones del año 2018 de la Administración Federal de Ingresos Públicos de la República Argentina (AFIP) habrán podido observar, si eran capaces de apartar momentáneamente la atención del texto, que en el encabezado aparecía una leyenda no habitual: “2018 - Año del Centenario de la Reforma Universitaria”. La razón es muy simple: los primeros días de enero, el Presidente -mediante el decreto presidencial 05/2018- declara al corriente año como “Año del Centenario de la Reforma Universitaria” y dispone que toda la documentación oficial deberá llevar la leyenda arriba señalada. Además se indica que el PEN “realizará acciones tendientes a rememorar, destacar y reflexionar junto a las instituciones universitarias y su comunidad académica y estudiantil, el significado de la Reforma Universitaria de 1918 y su legado”. Los considerandos del decreto tienen el mismo tono y alguna caracterización histórica básica (la Reforma Universitaria “sentó las principales bases del actual Sistema Universitario Nacional” o la norma “tiene el propósito de acompañar el objetivo de evocar, analizar y actualizar el legado de esta gesta protagonizada por los estudiantes universitarios en el año 1918”).

2El decreto presidencial condensa, en menos de dos páginas, algunos de los rasgos característicos de las conmemoraciones de este tipo: el Estado como agente, el privilegio del presente, el interés público por el pasado. Se podría objetar que ese interés aparece limitado, ya que en este caso se precisan los sectores involucrados: las instituciones universitarias y “su comunidad académica y estudiantil”. Lacónico, el texto sin embargo ofrece alguna idea de los sucesos del ’18: en principio que su protagonista excluyente fue el movimiento estudiantil, que involucró a la comunidad universitaria y que produjo cambios en el sistema de educación superior.

3¿Qué puede hacer la historiografía frente a las conmemoraciones? ¿Cómo participar en el aniversario sin que sus intervenciones, a pesar de las intenciones, no queden subordinadas al festejo público? ¿Cómo dirigirse, en el caso de que esté interesado, a un público más amplio que el de especialistas, considerando además el proceso de normalización y profesionalización que atravesó la historia y las ciencias sociales en los últimos años?

4Los trabajos que aquí se presentan quieren aprovechar la atención inusual sobre el pasado que las conmemoraciones generan para más poner en discusión una serie de avances recientes sobre la imagen de la reforma universitaria. Y lo hacen en torno a un eje que aparece en los festejos soslayado (como en el decreto presidencial referido) o diluido en una invocación ligera: el de los vínculos entre reforma y política.

5Concepto histórico-político, no siempre se ha privilegiado esa dimensión de la reforma. Asimismo, no es casual, que su destaque haya coincidido con momentos de creciente tensión política (los ’30; los ’60-’70).

6La revuelta estudiantil que sorprendió a la Universidad de Córdoba en 1918, traspasó los límites de la academia con la misma velocidad que logró proyectarse hacia otras universidades del país y del continente. El ritmo acelerado de ese tránsito simultáneo, hacia otros ámbitos de acción y hacia otros territorios geográficos, hizo más variada su fisonomía y multiplicó las posibilidades de su interpretación, con el consiguiente costo de incerteza y desacuerdo. Ese rasgo remite, sin dudas, al conflicto de interpretaciones que cualquier fenómeno político habilita. Pero a la vez indica un elemento sino singular sí muy propio de la reforma universitaria: no resultó sencillo para los actores ni para los espectadores -contemporáneos o posteriores- el intento de ubicar el acontecimiento en la lógica explicativa de las causas y los efectos, o en la más comprensiva de las condiciones previas y las realizaciones efectivas. No es casual, por ello, que la reforma haya aparecido en esos intentos como expresión o índice de otras fuerzas más profundas o generales: el cambio social, la crisis y el problema cultural o la renovación intelectual que las nuevas generaciones traían consigo, entre otras.

7Las siguientes intervenciones recuperan aquella incerteza para pensar la reforma a partir de su carácter sustancialmente político. El clima que promueve la conmemoración, como señalamos, destaca –aun en su sentido más superficial- el núcleo político del acontecimiento, dominado como está por la pregunta por la actualidad de la reforma y por su legado. En un intento de aprovechar ese clima, y advertidos del peligro de anular el pasado bajo la máscara del presente, es que la propuesta inicial se orientó a pensar las diversas articulaciones que se dieron entre reforma y política (tanto en un sentido amplio como restringido) desde su estallido en 1918 hasta, aproximadamente, la década del ‘40. La arbitrariedad inevitable del recorte temporal propuesto se justifica, esperamos, en dos razones de diverso orden. En primer lugar, porque en las dos décadas que siguen al levantamiento del ‘18 se manifiesta un amplio espectro de modalidades en la articulación reforma/política. Para ser más precisos, son años en los que la reforma se presenta como fenómeno y movimiento político: tanto en la dinámica de las ideas y en las tradiciones recuperadas o renovadas como en la práctica política efectiva; en la definición de programas ideológicos como en su radicalización o en el intento de encauzar su fuerza en la forma de un partido político; en los variados intentos de refundación o en aquellos otros que buscaban su codificación. En segundo lugar, la delimitación temporal permite recorrer o rehabilitar algunos de los hilos que conectan presente y pasado, evitando naturalizar la deriva posterior y la potencia de imágenes diseñadas en otros momentos.

8En los textos que siguen, finalmente, se pueden percibir algunas de las vías de renovación de la reforma y su deriva. Hay en ellos muchas ideas e hipótesis para considerar y discutir, pero la mirada que proponen para ofrecer una imagen del pasado distinta a la ya conocida descansa en opciones metodológicas que vale la pena destacar. ¿Cómo se avanza en una relectura sólida y fundada de acontecimientos y procesos pretéritos ya establecidos? Natalia Bustelo recupera –prolongando un trabajo excepcional en ese sentido de varios años- fuentes desconocidas, olvidadas o marginadas en elaboraciones previas de la reforma. Guillermo Vázquez, por el contrario, propone nuevas preguntas a textos y documentos ya clásicos (como el Manifiesto Liminar). Fernando Rodríguez avanza sometiendo un corpus documental que conoce en detalle a “un cultivo intensivo” (para usar una metáfora de Franco Venturi), mientras que Ana Clarisa Agüero privilegia una mirada micro que le permite “romper” con el archivo reformista y el perfil que funda (y transmite) sobre el acontecimiento, proponiendo vínculos inéditos con el espacio social o con la tradición. En definitiva, una serie de aproximaciones que avanzan, de manera simultánea, con y contra el “archivo”.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Diego García, « Presentación del debate: Educación y rebelión. La reforma universitaria de 1918 entre la historia y la política », Corpus [En línea], Vol. 8, No 1 | 2018, Publicado el 05 julio 2018, consultado el 22 julio 2018. URL : http://journals.openedition.org/corpusarchivos/2204 ; DOI : 10.4000/corpusarchivos.2204

Inicio de página

Autor

Diego García

Universidad Nacional de Córdoba - PHAC/Idacor

Correo electrónico: diegoegarcia@gmail.com

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

Inicio de página
  • Logo Logo de la revista
  • Logo CONICET Mendoza
  • OpenEdition Journals