Navegación – Mapa del sitio
Debates

Comentarios

Natalia Bustelo, Guillermo Vázquez, Fernando Diego Rodríguez, Ana Clarisa Agüero y Diego García

Texto completo

Comentarios de Natalia Bustelo

1La Reforma movió cosas e ideas, nos propone Fernando Rodríguez. Y podemos reconocer que las cuatro intervenciones iluminan distintas cosas o ideas movidas por la Reforma, pero también divergen en los modos de encontrar, analizar y ordenarlas. Siguiendo a Vázquez, entre las cosas que movió la Reforma se destaca la construcción de universidades y sociedades laicas, pero ello no impide reconocer en las ideas constituyentes un anticlericalismo inspirado en una particular religiosidad. Y una de las tareas pendientes sería el análisis sistemático del modo en que la Reforma procesó el sustrato teológico-político característico de la modernidad. Sin refutar esa concepción, las cosas reformistas pierden su dependencia con las ideas teológicas y reciben otro orden en las otras tres intervenciones.

2Para Agüero, ambas se recortan de una dinámica política —compuesta de regularidades pero también de azares— propia del 1918 cordobés. Un análisis preciso de esa dinámica permite revisar varios presupuestos de la historia de la Reforma. Uno de los descubrimientos es que si bien los discursos reformistas de entonces proponían que la Reforma iba de los claustros a las calles, se trata de un orden de ideas que tenía como correlato un movimiento inverso en el orden de las cosas, pues la movilizaciones de los meses anteriores sugiere que la Reforma nació en las calles y luego llegó a los claustros. En cuanto a las diversas “fuerzas reales”, o bien al orden de las cosas, podrían emerger en las nuevas investigaciones si se distancian de las enunciaciones, o el orden de las ideas, propuesto por los reformistas poco después, cuando ya sufrieron la transformación producida por la masificación y prolongación del reclamo. Sin negar esa transformación, podríamos preguntamos si el puñado de líderes reformistas ya contaba con una definición radicalizada de la política y la masificación los habilitó a transitar la construcción de un orden de cosas radicalizado.

3Tampoco aparece el problema de las ideas teológicas fundantes de la política si, como formulo en mi intervención, se sostiene que las cosas e ideas reformistas son el resultado de una serie de selecciones interpretativas y que otras nuevas pueden ingresar a la historia material e ideológica de la Reforma si se emprenden nuevas búsquedas de fuentes. Por su parte, Rodríguez propone que el exilio argentino de los jóvenes apristas, por un lado, y las editoriales y revistas Valoraciones y Sagitario, por el otro, son espacios privilegiados en los que se probaron las ideas reformistas y se proclamó la transformación, perteneciente al orden de las cosas, de la relación de los estudiantes argentinos con la Revolución Social. El análisis nos invita a concluir que recién hacia 1926 se produce en Argentina un movimiento tal de las cosas e ideas que permite la pregunta y participación política de los reformistas. Ese año un editorial/manifiesto de Sagitario reniega del diletantismo de la Reforma para declarar que la Reforma debe vincularse a los procesos políticos y sociales que exceden los claustros y en los años siguientes se registran iniciativas que tienden a realizar ese programa. Una opción es leer las críticas a los ocho primeros años de la Reforma que realiza el editorial/manifiesto como una descripción testimonial. Pero otra opción es incluir esa descripción en el carácter prescriptivo de ese tipo de textos. Es más, si un exhaustivo rastreo biblio-hemerográfico no deja dudas de que entre 1918 y 1926 existieron diversos grupos estudiantiles que buscaron conectar la Reforma Universitaria con la política local, nacional e internacional, habría que establecer a qué tipo de operación prescriptiva pertenece la aparente descripción neutral que declara la ausencia de política en los primeros años reformistas. El olvido o negación de experiencias pasadas en las cuales reconocerse y guiarse es una operación frecuente en los manifiestos inaugurales y sobre todo de los juveniles, pues lo nuevo aparece como un indiscutido valor positivo. Así la novedad política que busca Sagitario podría identificarse como una estrategia de legitimación decidida por motivos tan diversos como las diferencias políticas con los grupos previos, la experiencia en tiempo presente característica de los estudiantes y la identificación de la juventud y la vanguardia con lo nuevo.

Comentarios de Guillermo Vázquez

4Siempre que leo un texto sobre Reforma Universitaria, y este año más aún, venga de donde sea –ya de la historiografía más informada, el ensayo libre más polémico o la institucionalidad más vacía–, no puedo sino pensarlo en el presente. En el presente de las facultades en las cuales me vinculé como estudiante y militante –Derecho y Filosofía–, en el presente del movimiento estudiantil argentino (y continental), en los intentos de trasladar experiencias políticas universitarias al terreno político-social per se: de los claustros a las ciudades, según escribió David Viñas sobre la trayectoria de Deodoro Roca. Porque la referencia a la Reforma por todo el mundo parece obligada, a un paso de su centenario, pero también porque todavía caminamos bastante a tientas sobre lo que ocurrió verdaderamente ahí. No por la distancia en el tiempo y la dificultad de acceder a los archivos (los otros tres trabajos son por demás informados y lúcidos en su recorrido de fuentes):tal vez, en todo caso, por el poco transcurso del tiempo. Recuerdo esa anécdota a esta altura muy citada: en alguna oportunidad le preguntan en una reunión de la ONU a un primer ministro de la República Popular China cuál era su opinión sobre la Revolución Francesa, a lo que respondió que aún era pronto para valorarla. Con la Reforma Universitaria acaso pase lo mismo.Sin embargo, cada escritura, cada hipótesis, despierta siempre su vinculación con el presente. Como si ese movimiento todavía se encuentre en algún tránsito, con avances y retrocesos.

5Me parece que los textos de este debate dialogan con esa tensión con el presente, voluntaria e inevitablemente también. Preguntarse qué fue y qué pretendió –con mayor o menor nivel de realización– el movimiento reformista del 18 es una pregunta de gran actualidad. Creo que los cuatro textos del debate marcan un contrapunto con un cierto sentido común bastante instalado (acaso por razones más políticas que puramente historiográficas si esto no fuera oxímoron: la influencia de lo que hoy se auto-reivindica como reformista: el socialismo universitario, el radicalismo partidario y su brazo universitario): la hegemonía centroizquierdista, institucionalista (o culturalista), de elites laicas, demo-liberal, como referencias ideológico-políticas más propias de lo sucedido en el 18 y sus reverberaciones. Las posibles respuestas, claro, volviendo a Viñas: sí, pero no. Por caso, el texto de Fernando Diego Rodríguez marca un problema puntual que es una constante en el movimiento estudiantil: la idea de un Partido Reformista, cuyo horizonte más palpable fue el aprismo peruano, con sus altibajos. Jauretche, mencionado al pasar por Fernando Rodríguez, señalaba que el vínculo mayoritariamente hostil con el yrigoyenismo en su último gobierno fue una de las razones de falta de fortaleza del movimiento reformista (y no al revés, como razona con buenos argumentos el texto de Bustelo): no haber podido estructurar su proyecto emancipatorio en una atmósfera política que le hubiera tendido un puente. Es lo que decía, dando un paso más aún, Portantiero en un texto de comienzos de los 70 (“Estudiantes y populismo”) sobre el movimiento fubista en los albores del peronismo: tomaron la opción por la alianza oligárquica, con el costo que ello implicó.

6Creo que el texto de Bustelo dialoga en buena medida con el de Agüero, en tanto la dimensión obrera y la vinculación izquierdista de la juventud del 18 son hoy temas secundarios en las reivindicaciones reformistas que suelen aparecer en actos oficiales y en las bibliografías más establecidas como referencia explicativa masiva. Y sin embargo, como bien razonan las autoras en estos y otros extraordinarios trabajos que vienen publicando sobre estos asuntos, un eje central se viene perdiendo en ese olvido.Veo también allí una cierta discusión (historiográfica, pero no solamente): para Bustelo ese camino entre el 18 y la izquierda se emprende con más veracidad histórica (fuentes, documentos, se manejan para Natalia con cierta objetividad), y creo que Agüero lee más interpretaciones posibles a ese vínculo, que no deja de ser conflictivo: en un punto, por las relaciones de las izquierdas más radicalizadas con el acontecimiento del 18 (reacias en buena parte a darles cabida), así como también por las derivas de muchos de los referentes de los inicios del movimiento hacia una centroizquierda institucional y socialdemócrata en sus múltiples tentativas políticas. Asimismo, el particular vínculo obrero-estudiantil (pensado críticamente también por Portantiero en su clásico libro), presente en la Reforma en mayor o menor medida, creo que debe repensarse no con la algarabía de un encuentro fructífero y productivo, sino atendiendo a los problemas que la idealización acrítica de ese vínculo genera. El Cordobazo, acaso como epígono máximo de la productividad política de esa unidad, sigue encontrando enérgicas polémicas alrededor de este encuentro –insistimos: complejo y conflictivo– de esos sujetos, esas culturas, esa mixtura no siempre progresiva, casi nunca cómoda, y sobre la cual cabe seguir pensando y discutiendo, otra vez, de nuevo, con una mirada sobre su potencialidad en el presente.

Comentarios de Fernando Diego Rodríguez

7Observando los textos que acompañan al mío en esta excursión por la Reforma, miro, veo y releo lo escrito. Las tres intervenciones me permiten, cada una a su modo, volver sobre mis pasos, analizar mis carencias y retomar el entusiasmo.

8Corresponde comenzar por Ana Clarisa, siempre exacta en el señalamiento. Ella adivinó ya en su primer párrafo aquello que inútilmente pretendió encubrir mi texto: una reivindicación política del evento del 18, que, sin pudor, quise anudar a recorridos posteriores, a momentos luminosos de la biografía política de sucesivas generaciones de estudiantes, a mi propia biografía.

9La historia es la revivencia intelectual del pasado en la mente del historiador, decía Croce, cita antiquísima, compartida por muchos de los protagonistas de esta historia. Postura que hoy tal vez irrite y sobre la cual todos los anatemas son posibles. Sin embargo, nada nos impide practicar, por un momento, aquel humanismo radical, y recorrer el hilo de la historia hacia pasados que comienzan a iluminarse en la medida en que nuestro presente los invoca.

10Pocas cosas tenemos en nuestra historia del siglo XX como la Reforma para ensayar esa pecaminosa forma de empatía con el pasado, excursión que por regla general nos está prohibida.

11La política es —y aquí sigo a Ana— algo que regularmente sucede “al ras del suelo”, sin embargo, allí, entre 1918 y 1928, se urdió algo del orden de lo perdurable, más allá de los avatares de los claustros y de los locales partidarios.

12Pienso que, contrariamente a lo que pareciera sugerir el comentario de nuestra agudísima amiga, lo que eventualmente (seguramente) empobrecerá esta evocación centenaria será la aceptación complacida de que la Reforma es un hecho del pasado, que logró su objetivo haciendo de las aulas un lugar más habitable y moderno y que además nos legó una serie de ilustres políticos que prestigiaron con su presencia a los sucesivos partidos del arco progresista.

13A esta pavimentada ruta de los festejos prefiero el adoquinado de la historia, ya que como todos sabemos: “debajo de los adoquines están las playas”. Por eso —y no creo haberlo hecho muy bien— quise poner en un primer plano un episodio fallido, una derrota política, una “quijotada” como fue aquello de la creación de un Partido Nacional Reformista, nacido para no nacer. Fue precisamente porque por aquellas costuras mal surfiladas, emergían otras posibilidades, luego de que lo más interesante de la Reforma en la Argentina ya había concluido (1927) y cualquier cosa que pudiera calificarse de revolución ya solo ocurriría fuera de nuestras fronteras.

14Por ese camino, asistido a derecha e izquierda por aquellos jóvenes “idealistas”, que nutrieron desde el campo literario a las formaciones políticas juveniles, me encuentro, con el saludable señalamiento de Natalia, que descorre el velo sobre una vieja operación de algunos notables historiadores de la Reforma.

15En efecto, y en orden a las sucesivas y previsibles (auto)celebraciones, la historia de la Reforma fue limada en sus aristas más ríspidas, expurgando —o minimizando— la emergencia de grupos que orientaron su mirada hacia la gran esperanza del siglo: la Revolución Rusa. Y que, además, junto con esta apreciación de la gran lección de Octubre, iban a tratar de desvincular a “…la figura del estudiante con la del niño bien para acercarla a las clases oprimidas”.

16La sensación general que queda de la lectura de los documentos disponibles es que esta idea que así expresada parece abrir un tempranísimo camino hacia lo que luego conocimos como “proletarización” de la militancia, no tuvo en absoluto un desarrollo llano y unívoco. No es una piedra en bruto que, una vez hallada, solo nos queda pulir.

17Los primeros esbozos del tema, en Insurrexit, por ejemplo, nos muestran una actitud más bien desafiante por parte de los comunistas hacia el movimiento estudiantil. Una marcación de territorio, un desprecio hacia la condición pequeñoburguesa del joven estudiante. Una breve cita allí de Nicolás Olivari describe ese estado de ánimo en el número de diciembre de 1920: “Juventud ególatra, perversa, flamante de trajes, raída, desflecada de ideas, de moral, de corazón, yo abomino de ti y te maldigo…”

18Desde aquí, e incluyendo invectivas de este tipo, la historia de encuentros y desencuentros entre militancia estudiantil y clase obrera transitaría caminos complejos, a veces paralelos, escasamente convergentes. Tengo para mí, que aquello que vibró como ideal en los jóvenes del 18, tardaría— para ser exactos— 51 años en acontecer.

19La intensidad política que Natalia exige —con justicia— que se reponga en el corpus historiográfico de la Reforma me lleva a la tercera estación de esta relectura.

20Y allí encuentro el texto de Guillermo Vázquez. Me impacta. Podría haberse abierto con la cita de Olivari, digna de Jeremías. Tonos proféticos que había escuchado desde mis primeras excursiones por el asunto y que Vázquez me permite ordenar con su intervención.

21El enfoque teológico-político, la reposición simultánea de Nietzsche y de la verba de Ongaro acelera mi viaje hacia el pasado del que extraje mis primeras conclusiones sobre los artistas e intelectuales que acompañaron el proceso de la Reforma Universitaria.

22En efecto, mi llegada a la historia de la Reforma Universitaria estuvo signada por los estudios acerca de los grupos de intelectuales que se nuclearon alrededor de ciertas revistas de la vanguardia literaria local, en especial los que giraron en torno a Inicial. Aquí descubrí a aquellos que Oscar Terán bautizó para siempre como modernos intensos. Aquellas modulaciones del “sorelismo posible” en nuestras pampas. Discursos desgarrados de una generación de posguerra que no había hecho la guerra, pero deseaba alguna, para barrer con la mediocridad burguesa que —decían— aplanaba los destinos individuales y colectivos.

23El mentor de Inicial, Brandán Caraffa, a quién Alfredo Bianchi llamaría el “jacobino cordobés” (no sabemos si en busca de un oxímoron), reunió en su publicación a muchos de los más prominentes ideólogos del primer reformismo porteño y platense: Julio V. González, Homero Guglielmini, Carlos Sánchez Viamonte, entre otros. Entre ellos y un conjunto muy rico de artistas y escritores se tramaría aquello que yo me permití llamar el “Frente estético-ideológico de la nueva generación”.

24La mirada mística y vitalista acerca del momento que atravesaba el mundo de posguerra hacía que sus intervenciones sobre el reformismo fueran adoptando cada vez más una distancia crítica y desesperanzada. No sería en la Universidad realmente existente —aun incluyendo las reformas de l8— donde se forjaría el hombre nuevo, intenso, místico y la vez deportivo. No sería ese el lugar donde para decirlo en palabras de Sánchez Viamonte “cualquier Sócrates descalzo diera clase a sus alumnos”. No habría Jardín de Akademos.

25En la serie de sus referencias se sucedían los mencionados Nietzsche y Sorel, también Bergson, Papini y Lenín. Pero no faltaba, y por aquí vamos cerrando, Bakunin, de la mano de Jesucristo y en la pluma de Raúl González Tuñón:

“Por eso he de decirte, Señor de las melenas:

Sedientas, vengativas…agitadas, serenas…

Hay nobles caravanas de fuertes luchadores,

Y harán que la miseria y el escarnio termine,

Inundados de gracia, en los mil resplandores

¡De los rojos sermones de Miguel Bakounine!

(Señor Jesucristo, Inicial, N° 5, abril de 1924)

Comentarios de Ana Clarisa Agüero

26Las intervenciones atacan cuestiones muy variadas y con diversa perspectiva temporal: ideas, prácticas y retóricas políticas desplegadas entre el estallido del movimiento reformista y algunos de los momentos relevantes de su forja como una, o varias, tradiciones. Con toda probabilidad, una idea más ajustada de lo que fueron la Reforma y el reformismo en su propia época requeriría atender todas esas dimensiones y, hasta donde sea viable en forma controlada, conciliarlas. Un nuevo cuadro de situación historiográfica bebe de ese tipo de esfuerzos colectivos, como de la multiplicación de las preguntas, las fuentes y los ángulos de observación. Aquí me detendré apenas en algunas de las cuestiones que encuentro más estimulantes y creo implícitas en el breve momento que atendió mi primera intervención.

27Reforma, universidad, sociedad. Un elemento subtendido a las cuatro intervenciones es la aparición de la política estudiantil universitaria como nueva zona de actividad, y del estudiantado como nuevo actor de la política en general. Esto implica procesos de politización y radicalización que se dan tanto en el ámbito discreto de la Universidad cuanto en el marco ampliado de la política en su conjunto, es decir, tanto las dimensiones institucionales de la Reforma como los puentes efectivos con otras zonas de la sociedad. Así, esos procesos pueden pensarse de diversos modos: internamente, como paulatino distanciamiento de la dimensión puramente institucional o como formas novedosas de relación con el universo político anterior —o contemporáneo— de ideas, asociaciones y partidos. Visto de este modo, por ejemplo, la ruptura del frente reformista en junio de 1918 es muy significativa, porque implicaría la retracción y colocación adversataria de un sector amplio de estudiantes y la simultánea disponibilidad de otro para una evolución de progresista a radical, bastante heterogénea. En términos generales, en Córdoba ese desplazamiento reposa en una arena liberal- progresista que ha venido preparándose en los últimos años, y adquiere un lugar nuevo a partir de allí. Si la Asociación Córdoba Libre expresa bien esa orientación general es porque logra fugazmente, en su propio vuelco político-territorial, reunir tendencias muy diversas en torno a un programa social avanzado: profesionales, estudiantes, comerciantes y algún dirigente obrero; socialistas, jóvenes demócratas, radicales “rojos”, además de independientes y librepensadores de variada especie.

28Los diversos ciclos de agitación contemporáneos, entre ellos el muy significativo de la protesta obrera, al que está asociada la izquierda radical local, presionan el horizonte, pero es el desplazamiento general del arco político —al menos nacional— el que habilita que un sector concentrado de los recién nacidos a la vida política inicien recorridos de mayor radicalización.

29Reforma y partidos. Otra de las cuestiones hace a los modos en que la Reforma y el reformismo se relacionaron con los partidos, y esto en un momento significativo de mutación de las entidades partidarias en general. Atento al estudiantado, podría decirse que el lugar de los partidos cambia: inicialmente, marca pertenencias anteriores de algunos, que sin duda inciden, o intentan incidir, en el curso del conflicto; luego, intenta ser sumergido o puesto en segundo plano, algo que en parte es condición de la emergencia de una zona nueva de actividad (la política universitaria) y del estudiantado como actor; poco después, un sector amplio se lanza a la actividad partidaria, en parte atraído por el radicalismo y como expresión del gran juego de Yrigoyen. Todo esto puede observarse en Córdoba en el propio año 18, pero de allí a los intentos de formar un partido reformista, como el que atiende Fernando Rodríguez, hay sin duda un gran paso, que los cordobeses seguirán escasamente.

30Con todo, el fracaso de ese intento de matriz aprista alentará un nuevo tipo de esfuerzo en 1931: el de convocar a una concertación de fuerzas “de izquierda” partiendo de un núcleo de viejos universitarios reformistas: nuevamente González pero también Gabriel del Mazo y Emilio Biagosch, entre otros. Hay aquí varias cosas interesantes: la conceptualización de las fuerzas “de izquierda” al calor del golpe de setiembre, tan abarcativa como para implicar al radicalismo yrigoyenista o hacer una última invectiva al Partido Socialista Independiente; la reedición de una antigua autorrepresentación de las fracciones intelectuales progresistas, que parecía llamarlas a ocupar un lugar que otros, comenzando por los más versados en la política cruda, le negarían. Fracasado como intento de conjunto, este parece tomar el pulso del proceso que estimuló la Alianza Cívica, más marcada por aquella política cruda que por las elucubraciones de las fracciones intelectuales. Allí, sin embargo, viejos reformistas tendrían una presencia significativa, que expone los vínculos habidos o presentes con el PDP y el socialismo. Como señala Tcach, a diferencia de otros distritos, en Córdoba esa alianza evocará de manera muy directa el 18: Gregorio Bermann es candidato a la gobernación, Deodoro Roca a la intendencia, Arturo Orgaz a una senaduría nacional.

31Politización, radicalización y experiencia. Las nociones de politización y radicalización buscan, ante todo, asir un proceso cuyo sujeto es preciso definir. En tanto procesos, implican la cuestión de los umbrales de actividad, exposición y tolerancia política. En lo que hace al sujeto, este por momentos solapa una variedad de condiciones que, en la fase inicial de la Reforma, deben ser resituadas respecto del movimiento estudiantil. Los momentos de politización y radicalización que se verifican allí no corresponden forzosamente a los de egresados y simpatizantes, pero suelen tener, además, cierta diversidad interna. En todo caso, puede discernirse aquello que constituye la orientación general del movimiento de las expresiones más concentradas, en ocasiones marcadas también por experiencias de otro orden. Esto no es una pauta del mayor interés histórico ni del valor político o moral de las expresiones concretas; es simplemente un modo de caracterizar el movimiento y saber qué trajo de efectivamente nuevo la Reforma universitaria. Mientras más se alargue la vista, más relevante es también tener en cuenta la inestabilidad de muchos de esos desplazamientos, que permiten que las mismas figuras abonen identidades muy distintas a lo largo de los años, que vayan y vuelvan al progresismo por la vía de una izquierdización fugaz, y a veces que viren hacia la derecha para ya no regresar.

32A esos respectos, la extraordinaria figura de Juan Lazarte, considerada por Natalia Bustelo, parece ofrecer claves complementarias a su evocación de los centros de estudiantes revolucionarios entre 1919 y 1923. La primera de ellas, el señalamiento de una relativa exterioridad del núcleo inicial respecto del movimiento estudiantil mayoritario y su adscripción a los sectores obreros, cuyo influjo proyectarían a la Universidad; la segunda, una marca etaria que pesa en momentos en que cinco años son mucho, que permite afirmar que ese núcleo tendría ya una considerable reserva de experiencia política. Así, al caracterizar el sector “revolucionario” en el inicio del movimiento reformista, anota sobre este: “una minoría que tiene su base extrauniversitaria, minoría revolucionaria de visión de conjunto amplia, que ya había luchado, que conocía persecuciones y cargas en la calle…” (Lazarte 1935, p. 26). Y al adjudicar a esa “base extrauniversitaria”, obrera, tanto ciertos triunfos cuanto lo que considera el mayor legado de la Reforma, su corriente social, señala: “En síntesis, el gran movimiento revolucionario obrero ya constituido en 1918, es el que infiltra la Reforma e influye para que el movimiento no devenga un acontecimiento pequeño burgués, cuya ideología niega frente al liberalismo democrático de los caballeros reformistas de los ‘hombres libres’ y de la ‘Nueva Generación’ ” (23).

33La propia trayectoria de Lazarte estimuló otras consideraciones que debí resignar por cuestiones de espacio. En todo caso, los puntos que subrayo no solo me parecen iluminadores sino también resistentes: permiten entender el lugar que ese núcleo ocupa, permiten imaginar por qué Lazarte no cobra visibilidad sino en los meses finales del conflicto, estando ausente, hasta donde veo, de nóminas de manifiestos, detenidos y demás. Permiten, finalmente, tomar distancia de su propio discurso, estimulado por un auditorio estudiantil de los años treinta, recuperando aquellas experiencias que lo habían vinculado a algunos de los demiurgos de los “hombres libres” en tiempos de radicalización (Deodoro Roca y Saúl Taborda, por comenzar), que en parte lo reconciliarían luego con otros de la “Nueva Generación” (quizás González, cuyo estímulo frentista parece saludar al referirse a La Plata) e incluso lo acercarían tanto a Lisandro de la Torre. El último punto, creo, abriría todo un capítulo, orientado a desmontar esa suerte de apacible confusión entre los motivos de la comuna y el municipalismo de la Liga del Sur, que pareció seducir a muchos entre las décadas del 10 y el 30, Taborda incluido, y estimo un referente cierto de Córdoba Libre.

34Política, ideas y matrices. El texto de Guillermo Vázquez invita a volver sobre un punto relevante, que hace a la complejidad de aquel mundo de ideas y discursos. No solo por la polifonía que domina la etapa, sino porque además se trata de una coyuntura convulsa y marcada por la ampliación del tablero político, en que abundan las convivencias inesperadas y los deslizamientos relativamente veloces. La presencia de cierto redentorismo laico en el discurso reformista señala, en este punto, una situación común a otros motivos, aunque deriva su peso singular del encadenamiento a conflictos anteriores definidos en términos religiosos y de la actualización de esos bordes desde los sucesos de junio. A partir de allí, creo, ligado a la señalada necesidad de construir un enemigo claro y capaz de reunir ánimos de difícil equilibrio, comenzará también la fase principal de elaboración de la Reforma como hecho laico y del anticlericalismo como parte integrante de la tradición reformista. Sus ecos resuenan aún hoy —creo que es la “corrección” de la que habla Guillermo— como modo algo autocomplaciente de definir un partido progresista, aun si extemporáneo. Pensarlo así obliga a extremar la alerta sobre los tópicos esgrimidos entonces de un lado u otro (“jesuitas” o “ácratas”), a devolverlos a una arena política, a la vez, compleja y pedestre, pero también a desmontar aquellos casos más consistentes de trasposición reformista de la religión, como se advierte en Taborda —pródigo en parábolas y letanías— hasta entrados los años treinta (ver las intervenciones de Rodríguez y Martinez en AAVV 2015/16).

35Entre las matrices en juego, Rodó evoca también el sinuoso conducto ofrecido por el modernismo hispanoamericano, con su reválida laica de Santa Teresa de Jesús o San Juan de la Cruz, que gravitan sensiblemente en Taborda o Roca. En todo caso, reaparecen aquí dos cuestiones generales muy relevantes para la interpretación: por un lado, cómo pensar juntas cosas que presumiríamos disociadas (el ejercicio del citado debate); por otro, cómo precisar su protagonismo pasado, afrontando que a veces su representatividad es escasa pero su interés es alto. No es un tema menor, y si lo traigo aquí es porque estimo que figuras como las mencionadas (egresados, mayores, etc.), que se adivinan detrás de muchas intervenciones, han sido sobreestimadas en tanto expresivas del movimiento estudiantil. El americanismo y el antiimperialismo, tan subrayados luego en otras latitudes, en Córdoba parecen decir bastante poco si se apartan de esas figuras; lo cual, si no permite desestimarlos, sí aconseja justipreciarlos.

Comentarios y reflexiones finales de Diego García

36A fines de 1988 el editor de The New York Times Magazine le pidió a Robert Darnton un artículo “breve y de interés” sobre el inminente bicentenario de la Revolución francesa. El encargo: un escrito que diera cuenta de “la incapacidad de los franceses para ponerse de acuerdo en torno a qué celebrar de los acontecimientos que los dividieron doscientos años atrás”. Darnton, que no quería escribir historia desde la perspectiva de la “política contemporánea”, convenció al editor de que lo mejor sería un texto con el objetivo de explicar el sentido de la Revolución francesa a un público no iniciado aunque cultivado, un escrito “de historia en serio, no sobre asuntos de actualidad”. Todo terminó, previsiblemente, con el rechazo del envío de Darnton (“demasiado complicado, demasiado demandante para el lector”).

37La anécdota condensa las tensiones que las conmemoraciones -esos acontecimientos previstos y preparados anticipadamente que remiten a otro acontecimiento anterior- generan y revelan en el ecosistema de los historiadores en particular y de los científicos sociales en general. En especial aquellas que hacen a las relaciones entre interés público y especialización profesional, por un lado, y a las variadas posibilidades de articular pasado y presente, por el otro.

38Estas tensiones se perciben en las intervenciones que conforman el corpus del presente debate, aunque se despliegan en una situación singular –identificada con precisión por Ana Clarisa Agüero- que en parte les da su tono: las dificultades de la historiografía para afrontar la celebración pública de la reforma universitaria desprovista de la seguridad que una sólida renovación del conocimiento sobre el tema en cuestión ofrecería. Sin embargo, ¿es todo lo que podemos decir de esta situación?

39El fallido encargo de Darnton con el que comenzamos nos invita, también, a considerar las cosas desde otra perspectiva, aquella que asume el público más amplio de no especialistas. Ante la “incapacidad de los franceses para ponerse de acuerdo” lo que parece primar, por contraste, en la conmemoración de la reforma universitaria es la capacidad de los argentinos para hacerlo sin mucho esfuerzo. Y ese acuerdo extendido abraca inclusive sectores políticos e ideológicos, como el peronismo, que en un pasado no tan lejano no tenían motivos para reconocer en el ‘18 un momento que valiera la pena reivindicar.

40No sorprende esa reciente reivindicación. Puestos a buscar siempre es posible encontrar afinidades más o menos plausibles (el costado anti-imperialista, la gratuidad de la educación superior decidida por Perón, la voluntad juvenilista, etc.). Pero más allá de las declinaciones, es aquel consenso el que se impone en el espacio público. ¿Es posible encontrar allí una clave para entender la limitada renovación del conocimiento historiográfico en torno a la reforma universitaria? Cualquiera sea nuestra opinión, no podemos dejar de lado que, al menos desde los ’80, el espacio universitario ganó creciente estabilidad y la historia como disciplina transitó un proceso de normalización que supuso una creciente autonomía de la política con sus ganancias (en general conocidas) y pérdidas (menos analizadas). Volviendo a aquel consenso, es muy factible, por otra parte, que derive de fenómenos de muy diverso tipo y caladura: desde el desinterés ante una problemática que legítimamente se percibe acotada y con dificultades para interpelar a un universo más vasto, a la falta de alternativas de fondo –más allá del ruido cotidiano- para imaginar el futuro.

41La perspectiva que ofrece la lógica conmemorativa, privilegia una mirada que destaca las discontinuidades y rupturas sobre las permanencias; la lógica historiográfica no necesariamente. Guillermo Vázquez indica la presencia teológico-política que alienta las intervenciones discursivas reformistas, en general soslayadas por el anticlericalismo declarado del movimiento. El señalamiento permite extender múltiples hilos hacia el pasado (el vitalismo, Nietzsche, Rodó, Sorel), el presente (Yrigoyen) y el futuro (la juventud peronista) y, así, abre un vasto campo de problemas que habría que ir precisando. Además de los señalamientos de Ana Clarisa Agüero, Natalia Bustelo Y Fernando Rodríguez en sus comentarios, me gustaría insistir en dos posibles vías: por un lado en la dimensión pragmática de esas palabras, discursos y “fuentes” (entre ellas, el Manifiesto Liminar) y, por otro lado, en la distinción entre la presencia de la teología-política en el yrigoyensimo y el problema teológico-político en el movimiento reformista.

42Además de Guillermo, Ana Clarisa también privilegia (aunque en otros planos) una mirada atenta a ciertas continuidades que se revelan al mirar “al ras del suelo”. Así la reforma se presenta como efecto de la energía liberada previamente por la acción -en la arena pública urbana- de variadas y heterogéneas fuerzas sociales, políticas y culturales. Ese cuidadoso procedimiento de contextualización ubica al estallido en un lugar que habilita, a su vez, a la consideración atenta de los acontecimientos que llevan a la politización y radicalización de la protesta universitaria. Así la discontinuidad aparece con toda su contingencia y no se intenta controlar a partir de su remisión a otro “nivel” del que sería síntoma o expresión. Los hombres que participaron en ese tiempo denso salieron de allí transformados; ahora bien, ¿a cuántos afectó ese cambio?, ¿es posible rastrear esa transformación en figuras no universitarias?; en el mismo sentido, ¿qué posibilidades y límites marcaron la politización y radicalización?

43Las otras intervenciones destacan, en cambio, la reforma como comienzo. Para Fernando es el punto de partida de los estudiantes como actores políticos. Hay dos movimientos analíticos acoplados que vale la pena destacar en su aporte: en primer lugar, la decisión de no evaluar históricamente la aparición de este nuevo sujeto político y, en especial, su práctica y sus apuestas, por la efectividad lograda; en segundo lugar, considerar esa práctica militante desde la perspectiva de los actores en su concreta historicidad (con sus percepciones, experiencias, expectativas y estrategias). Se ilumina así un recorrido que va de la política de ideales al giro aprista del 1926 y la “apuesta tardía” del Joaquín V. González por fundar el Partido Nacional Reformista al año siguiente, en el intento por salvar el movimiento de su agotamiento en un contexto político dinámico y complejo.

44La mención del aprismo nos remite a la declarada dimensión continental de la reforma, destacada en los libros que Natalia analiza. Como dijimos, para ella el ’18 es también un comienzo, en este caso de un ala radicalizada que intentó ligar a la reforma al “proceso emancipatorio que parecía expandir el bolchevismo a escala internacional”. La mirada de Natalia, en este caso, es la de rescatar del olvido ese sector de izquierda que los libros clásicos que presentan a la reforma como un quiebre político-cultural (del Mazo, Ciria y Sanguinetti, Portantiero) pretendieron escamotear por motivos diversos.

45Probados artefactos político-culturales, esos libros fundan casi un género literario en sí mismo. De factura compuesta, combinan un estudio introductorio con una compilación de documentos, testimonios y fuentes que conforman el grueso del volumen (o de los volúmenes). La primera parte intenta dotar de sentido y propone una lectura sobre la segunda que, por otro lado, autoriza esa interpretación. Constituyen, en efecto, verdaderos “lugares de la memoria” para sectores identificados con la reforma; engranajes activos en la cadena de transmisión que constituye el reformismo.

46La lógica de estos libros -que son también una forma de conmemoración y se publican en generalmente en algún aniversario de la reforma- habilitan más a considerar los acontecimientos del ’18 y su deriva en términos de unidad y fragmentación más que de continuidad y ruptura. Libros misceláneos, ubican en un mismo espacio materiales de muy diverso origen y características, operación que los integra al tiempo que los tiñe de significado. Natalia señaló los efectos de olvido orientado que las omisiones en estos libros pueden producir. Me gustaría destacar, a su vez, la fuerza performativa que la selección definitiva genera.

47En este punto vale la pena recordar, aprovechando que es posible ver esos libros como acciones, que los testimonios y documentos que contienen (y los que contenían en un momento y luego eliminaron) son otras tantas acciones que, en ocasiones, nos pueden guiar en la extrañeza del pasado. “El hombre que actúa es un hecho. El hombre que relata es otro hecho. Cada testimonio testimonia sólo de sí mismo; de su propio momento, de su propio origen, de su propia finalidad, y nada más”. Las palabras de Renato Serra –que nos recuerda Carlo Ginzburg- de su intercambio crítico con B. Croce, y su convicción de que conocemos sólo la historia que nos interesa conocer, son una invitación a evitar tanto el positivismo ingenuo como el escepticismo en nuestro acercamiento al pasado.

Inicio de página

Bibliografía

AAVV (2015/2016). 1918. Tentativas en torno a Saúl Taborda, Córdoba y la reforma universitaria. Políticas de la memoria, 16.

Darnton, R. (2010). El beso de Lamourette. Reflexiones sobre historia cultural. Buenos Aires; Fondo de Cultura Económica.

Ginzburg, C. (2010). El hilo y las huellas. Buenos Aires; Fondo de Cultura Económica.

González, J. y otros (1968). Los universitarios argentinos y el problema político nacional. En A. Ciriá y H., Sanguinetti. Los reformistas. Buenos Aires: Jorge Álvarez.

Lazarte, J (1935). La reforma universitaria. Líneas y trayectorias. Buenos Aires: Argos.

Tarcus, H. (2007). Diccionario biográfico de la izquierda argentina. Buenos Aires: Emecé.

Tcach C. (2012). Movimiento estudiantil e intelectualidad reformista en Argentina (1918-1946). Cuadernos de Historia, 37.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Natalia Bustelo, Guillermo Vázquez, Fernando Diego Rodríguez, Ana Clarisa Agüero y Diego García, « Comentarios », Corpus [En línea], Vol. 8, No 1 | 2018, Publicado el 06 julio 2018, consultado el 14 noviembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/corpusarchivos/2255 ; DOI : 10.4000/corpusarchivos.2255

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

Inicio de página
  • Logo Logo de la revista
  • Logo CONICET Mendoza
  • OpenEdition Journals