Navegación – Mapa del sitio

InicioColecciónVol. 10, Nº. 1CríticaTrabajadores fronterizos para el ...

Crítica

Trabajadores fronterizos para el flujo mercantil global entre México y Centroamérica

Workers in the border for the global mercantile flow between México and Central America
Hugo Saúl Rojas Pérez

Resúmenes

Al analizar las experiencias de los actores transfronterizos que viven y laboran entre Tecún-Umán (Guatemala) y Ciudad Hidalgo (México), se evidencia cómo ellos, a través de los servicios que ofrecen y los vínculos comerciales que generan, hacen posible un nodo mercantil a escala global —entre Norte y Centroamérica—; y de forma simultánea reproducen sus propios mecanismos locales de movilidad. El dinamismo comercial y la aglutinación de redes de distribución global que se interceptan en las ciudades transfronterizas no solo se debe a las modernas tecnologías de comunicación y transporte multimodal generadas por las necesidades de circulación del capital global, sino a la combinación de mecanismos que podríamos considerar económicamente formales con otros informales. Esta combinación de mecanismos “(in)formales” está localizada en lugares concretos y contribuye a la extracción de valor de la mano de obra local y migrante. Las narrativas de los trabajadores y los datos etnográficos esclarecen la estrecha relación entre la desigualdad social de la población local y la próspera actividad mercantil a escala global.

Inicio de página

Notas de la redacción

Fecha de recepción del original: 29/02/2020

Fecha de aceptación para publicación: 18/05/2020

Texto completo

Introducción

1Se ilustra la dinámica comercial transfronteriza Tecún-Umán, Guatemala-Ciudad Hidalgo, México, mirada desde los actores que viven y laboran en estos dos puntos urbanos contiguos a la línea fronteriza. Al analizar sus experiencias como trabajadores, se evidencia cómo, a través de los servicios que ofrecen y los vínculos comerciales que generan, hacen posible un nodo mercantil a escala global —entre Norte y Centroamérica— y de forma simultánea reproducen sus propios mecanismos locales de movilidad. El objetivo de este documento es esclarecer los vínculos entre la precariedad laboral de la población local y la próspera actividad mercantil a escala global.

2En torno a las narraciones de trabajadores de la frontera, recopiladas en 22 entrevistas y observaciones realizadas durante un trabajo de campo colectivo en varias estancias durante 2018 y 2019, se analiza el traslape y encadenamiento de dos lógicas de organización territorial: la global y la local. La idea eje del artículo es una premisa de la geografía crítica desmenuzada por diferentes autores (Massey, 2004; Sassen, 2000; Robertson, 2003), entre ellos David Harvey (2008). Esta es: existe una división internacional del trabajo promovida por el capitalismo, la cual ha generado una geografía de territorios conectados a partir de su especialización y jerarquización por sus funciones de producción, distribución y consumo a nivel global. En algunas localidades se gestionan y controlan los flujos de capital, otros sitios producen mercancías, mientras por otras solo circulan y finalmente llegan a los sitios de consumo.

  • 1 La movilidad transfronteriza en la actualidad (2019) se ha visto limitada para los ciudadanos guate (...)

3El lugar del estudio se compone de dos territorios separados por el rio Suchiate,1 cuya dinámica de movilidad más visible y cotidiana se finca en dos actividades. Primero, el flujo de comerciantes guatemaltecos procedentes de Tecún-Umán y otras ciudades fronterizas hacia Ciudad Hidalgo para adquirir mercancías de uso básico como abarrotes, para revenderlos en su país; y segundo, la circulación global de mercancías por medio de sistemas intermodales de transporte terrestre, sujetado a las normas de importación y exportación, por el puente internacional Suchiate II de México a Centroamérica.

4Respecto a la segunda circulación, las actuales ciudades gemelas de Ciudad Hidalgo y Tecún-Umán ocupan un papel importante, pero periférico. Dicha circulación inició con el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica en 1994 y continuó con el Plan Puebla Panamá, hoy llamado Proyecto de Integración y Desarrollo de Mesoamérica.2 El proyecto mesoamericano se suponía que buscaba la integración social y el desarrollo de infraestructura en los países de lo que históricamente fueron los pueblos mesoamericanos de origen prehispánico, pero, en la práctica, esto fue solo un discurso que facilitó la interconectividad de los sistemas intermodales de transporte para la circulación mercantil global, pero no mejoró la infraestructura, hoy apenas suficiente. Estos sitios fronterizos se han especializado en la circulación de mercancías, llevando consigo transformaciones demográficas, sociales, económicas y culturales a nivel local. Aquí, el factor interesante es que los actores que originan la circulación de mercancías, es decir, las empresas transnacionales y matrices de agencias aduanales, no están localizadas, solo encontramos representaciones de ellos a nivel local (filiales y empleados), encargados de facilitar la circulación mercantil y hacer que fluya la ganancia hacia los espacios donde se acumula. Así se invisibiliza el trabajo secundario pero necesario para este flujo: el almacenaje, la descarga y recarga de las mercancías a los contenedores. Este aspecto es central para abordar la desigualdad social en el presente trabajo.3

5La postura que sostengo es que el dinamismo mercantil y la aglutinación de redes de distribución global que se interceptan en estas ciudades se debe no solo a las modernas tecnologías de comunicación y transporte multimodal generadas por las necesidades de circulación del capital global, sino a la combinación de mecanismos que podríamos considerar económicamente formales con otras informales, con los cuales, como la han descrito Castells y Portes (1989), la economía global se desarrolla.

6Esta combinación de mecanismos “(in)formales” está localizada en lugares concretos y contribuye a la extracción de ganancia a costa de las bajas remuneraciones de la mano de obra local y migrante. Es esta circulación mercantil la que está configurando, al menos desde 1994 hasta el presente, la vida económica, social y laboral de estas ciudades.

  • 4 En esta escala, más que emitir un juicio moral sobre la borrosa barrera entre los mecanismos de com (...)

7Inicio con la descripción general del lugar de investigación para tener un panorama del objeto de estudio. Posteriormente, el artículo se divide en tres apartados. En el primero se aborda el ámbito local, donde se destaca las transacciones mercantiles locales y la vida laboral. Me referiré a la movilidad transfronteriza de mercancías y personas entre estas dos ciudades, recuperando la mirada de los trabajadores que hace posible este movimiento. Específicamente abordaré la visión de los balseros que transportan mercancías sobre el río Suchiate, cambiadores de pesos y quetzales, así como choferes de bicitaxi que ofrecen el servicio de carga y transportación: sin estos actores sería imposible el sostenimiento de la dinámica mercantil.4

8En el segundo apartado, describiré la relación entre el trabajo cotidiano de los prestadores de servicios antes referidos y la especialidad de circulación transnacional de mercancía que tiene Ciudad Hidalgo a través de las agencias aduanales. En este punto, centro mi atención en el papel de las agencias aduanales y de los sistemas intermodales de transporte terrestre ubicados en Ciudad Hidalgo. Presento a las agencias aduanales y los sistemas de transporte intermodal como los anclajes del flujo mercantil donde se expresa de forma más nítida el papel estratégico de la localización.

  • 5 Información en la página web de DENUE (Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas):
    htt (...)

9Las agencias aduanales ubicadas en Ciudad Hidalgo son filiales de despachos, cuya matriz se encuentra en la frontera de México con Estados Unidos o la Ciudad de México. En 2018, existían 37 agencias aduanales5 y casi todas ellas contaban con servicios de almacenaje de mercancías, ya sea como propietarios de una bodega o bien arrendándolas según sus necesidades, y es aquí en donde se involucra la mano de obra local. Incluso, en fechas recientes, se observa la participación de los migrantes centroamericanos a quienes se conoce localmente como “población flotante”. Se trata de personas que decidieron quedarse en este lugar en forma temporal manteniendo sus planes de seguir su camino para llegar a los Estados Unidos. Su participación laboral en este contexto es esporádica, siendo la fuerza de trabajo más devaluada.

10Si bien, para la mayoría de los habitantes, la frontera implica un espacio de trabajo, al mismo tiempo es un lugar donde se cimenta su vida; en contraste, para los actores globales la frontera representa una locación estratégica dentro de la región centroamericana. Pero, más que analizar una contradicción, la relación que establezco entre la locación y el lugar es precisamente por su vínculo inseparable, tanto el lugar —en su escala micro—, como la locación —dentro de una red macro—, se deben a su mutua interdependencia económica. Es decir, el lugar (la vida familiar y las redes de empleos) depende del tráfico y flujo regional y transnacional de mercancías, mientras la locación requiere de este lugar, no solo por su condición geográfica, sino también porque aquí está la oferta de mano de obra barata y flexible.

11En el último apartado, desarrollaré esta discusión teórica y analizaré la relación estrecha entre la desigualdad social del lugar y su función como locación estratégica e impuesta para la integración económica global. La interdependencia entre lugar y locación nos recuerda lo que Malpas (2015) llamó la “relacionalidad”:

ningún lugar existe salvo en relación con otros, de este modo, el carácter distintivo de los lugares es algo que emerge a través de la interacción entre ellos y no de su absoluta separación. […] los lugares dentro de una región son lo que son, precisamente a su localización en cierta región (p. 207).

  • 6 La investigación formó parte del proyecto “Región Transfronteriza México-Guatemala” del objetivo EE (...)

12Debo aclarar que el análisis de estos sitios fronterizos desde la articulación de “lugar y locación” (Cresswell y Merriman, 2011) no tiene como objetivo conceptualizarlos teóricamente. Desde mi formación etnográfica, lo que ofrezco es un estudio donde dichas definiciones son dispositivos heurísticos: herramientas que dan cierta coherencia académica y facilitan la visualización de escalas articuladas a nivel analítico. La intención es plasmar las narrativas de vida de los trabajadores fronterizos, desde sus lógicas de organización laboral, y evidenciar cómo se construye el flujo global de mercancías mediante la interdependencia con su vida laboral. En términos más amplios, analizo los efectos organizadores y traslapes territoriales, sobre todo a nivel local.6

El contexto transfronterizo

13Tecún-Umán, San Marcos, Guatemala y Ciudad Hidalgo, Chiapas, México son ciudades contiguas ubicadas a orillas de la ribera del río Suchiate y separadas por este mismo afluente. La actividad principal en estos centros urbanos y que une ambas es el intercambio mercantil, tanto por sistemas fiscalizados mediante el uso de aduanas pertenecientes a los Sistemas de Administración Tributaria de los gobiernos nacionales, como por procedimientos acostumbrados de tráfico de mercancías. A partir de estos flujos y de las movilidades de las personas que cruzan de un lado a otro se define la vida de sus moradores.

  • 7 Datos en la página de Wikiguate, la municipalidad de Ayutla tiene 37.000 habitantes en 2012. Según (...)

14Estas dos ciudades son cabeceras municipales: Ciudad Hidalgo del municipio de Suchiate cuenta con aproximadamente 15.000 habitantes (INEGI, 2015), lo que representa más del 40% de población municipal, y Tecún-Umán de la municipalidad de Ayutla, con 27.000 habitantes.7 El clima en ambos sitios es cálido húmedo y a simple vista se perciben condiciones materiales de vida similares. Aunque desde la percepción de los habitantes de Ciudad Hidalgo, Tecún-Umán, en los últimos ocho años, “los ha superado en prosperidad”. De las 17 entrevistas realizadas a trabajadores que laboran del lado mexicano, todos afirman que Tecún-Umán pasó de ser un pueblo inseguro a contar con seguridad pública. Todos ellos destacan las redes de cámaras de video-vigilancia, sus calles limpias y parques bien cuidados. Esta transformación, según las autoridades de la municipalidad de Ayutla, se debe a que el alcalde de Tecún-Umán, con diez años en el cargo, ha dado continuidad a sus proyectos. En contraste, de las siete entrevistas realizadas a trabajadores que laboran en Tecún-Umán, se destaca la sensación de inseguridad que sienten al caminar por las calles de Ciudad Hidalgo, así como el deterioro del mobiliario urbano, aunque reconocen que la dinámica mercantil tiene lugar en esta ciudad.

15Esta percepción local tiene sentido si consideramos las diferencias en la organización político-administrativa. En México los municipios cuentan con pocos recursos económicos para operar y las atribuciones en materia fiscal son limitadas, muchas de las actividades susceptibles de ser fiscalizadas dentro de su propio territorio son competencia del gobierno nacional, por el hecho de ser frontera internacional. Se ha prestado poca atención a la localidad, y el interés del gobierno nacional es el reforzamiento de los controles migratorios fronterizos y la fluidez del comercio transnacional, a través de sus sistemas tributarios. Lo que observamos en Ciudad Hidalgo es una presencia de diferentes instituciones de gobierno nacional y su infraestructura equipada y moderna, compartiendo espacio urbano con un mobiliario municipal deteriorado.

16En la municipalidad de Tecún-Umán, los alcaldes se pueden reelegir indefinidamente y su equipo de trabajo es permanente; en contraste, en Ciudad Hidalgo los tiempos que duran los cargos públicos municipales son tres años, con campañas electorales largas, lo que implica una lógica que responde a los tiempos electorales y los relevos de grupos de interés local. Esta lógica electoral, aunada a la poca capacidad de recaudación municipal, es el principal factor de deterioro en la infraestructura pública de Ciudad Hidalgo.

17A pesar de las diferencias político-administrativas, se trata de un espacio contiguo donde se desenvuelven habitualmente los itinerarios laborales de los trabajadores transfronterizos, su consumo familiar y sus relaciones sociales. En el pequeño perímetro de los centros de estas ciudades se concentran el comercio, los servicios, los cruces fronterizos y se nota mayor presencia policial. El resto del espacio de las ciudades tiene actividades complementarias como el parqueo de camiones, dormitorios para los choferes de estos vehículos, hoteles, bodegas y zonas francamente marginales donde se encuentra la población migrante, que, por diferentes motivos, no continuó su viaje al norte y actualmente radica aquí.

Mapa 1: Ubicación de las ciudades fronterizas

Fuente: Elaboración por la maestra Arli Paulín en 2018.

Mapa 2: Ubicación de los puntos estratégicos de la frontera entre Ciudad Hidalgo y Tecún-Umán.

Fuente: Elaboración propia con base en los datos recolectados en 2017 y 2018.

18Sobre el río se ubica el puente internacional Suchiate II, exclusivo para paso de contenedores con mercancías, que han gestionado trámites para la exportación en las agencias aduanales. Tanto del lado mexicano como guatemalteco se encuentran los Servicios de Administración Tributaria de los respectivos gobiernos nacionales. A un kilómetro de este aproximadamente, en el centro de estas ciudades, se sitúa el puente Suchiate I, para el uso peatonal tanto de los turistas como de la población fronteriza, donde se localizan las garitas de migración mexicanas y guatemaltecas (Rojas y Fletes, 2017). Debajo del Suchiate I se concentran varios cruces acostumbrados, conocidos como “embarcaderos”: entre ellos, el palenque, los rojos y los limones. Se trata de pequeños muelles improvisados, donde anclan balsas hechas con neumáticos de tractor y vigas de madera, procedentes de las tarimas de embalaje de mercancías. Las balsas hacen de transporte público de personas y de carga de mercancías de México a Guatemala y viceversa. Esta actividad es un oficio respetado por la población local y funciona bajo la tolerancia de las autoridades de gobierno de ambos países. En los embarcaderos también laboran personas especializadas en el cambio de divisas y tricicleros que ofrecen servicios de transporte público terrestre.

Foto 1: Puente Internacional Suchiate II (paso de camiones)

Foto tomada por el autor

Foto 2: Puente Internacional Suchiate I (peatones)

Foto tomada por el autor

Foto 3: Los embarcaderos del lado mexicano

Foto tomada por el autor

19Tecún-Umán: en las márgenes del río, del lado de Tecún-Umán, a escasos 300 metros del embarcadero del palenque, se ubica la plaza central. En sus alrededores, hay locales dedicados a la venta de ropa americana usada, denominada “de paca”, venta de bicicletas, talleres de bicicletas que dan servicio a las flotas de bicitaxis, tanto en Guatemala como en México, casas de cambio de divisas establecidas, despachos de legalización de automóviles americanos, una base militar, servicios de paquetería, puestos de venta de pollo frito y distintos puntos de cambio de divisas informales, localizados a la sombra de los árboles del parque central.

  • 8 En julio de 2018, el tipo de cambio era de dos pesos por un quetzal, y de 10 quetzales por un dólar (...)
  • 9 En trabajos anteriores he indicado la existencia de circuitos mercantiles regionales de alimentos e (...)

20Ciudad Hidalgo: en las cercanías del río Suchiate, cerca de los embarcaderos, encontramos negocios dedicados a la venta de abarrotes al mayoreo, medicamentos, zapatos, compra y venta al mayoreo de granos básicos (maíz, frijol y arroz), y dos tiendas de autoservicio de cadena trasnacional. En todos estos comercios se realizan transacciones, en pesos, quetzales y dólares.8 Los principales clientes son comerciantes guatemaltecos quienes revenden los productos en sus localidades de origen. Los bicitaxis, único servicio de transporte público de la ciudad, tienen bases improvisadas en este perímetro, y los cambiadores de divisas mexicanos también trabajan dentro de esta concentración comercial, de tan solo seis manzanas.9 Las 37 agencias aduanales que se localizan en Ciudad Hidalgo, así como los patios para camiones, bodegas, servicios de paquetería y otros establecimientos relacionados con la logística intermodal de transporte de carga terrestre, están dispersos por el territorio de Ciudad Hidalgo.

Organización laboral y movilidad transfronteriza cotidiana

21Los estudios anteriores que han abordado las relaciones transfronterizas entre Chiapas y Guatemala con su enfoque en Ciudad Hidalgo y Tecún-Umán (Nájera, 2017; Ruiz y Martínez, 2015; Ordoñez, 2017; Rojas y Ángeles, 2003, entre otros), aunque han puesto énfasis en personajes locales como los generadores de la dinámica laboral, económica y familiar de la frontera, no han profundizado en su papel como conectores económicos a nivel global. Sin estos actores resultaría imposible describir la interdependencia de las dinámicas locales y el flujo global. Nos referimos a facilitadores del cruce in situ de personas y mercancías a nivel local, como los balseros, los tricicleros, los cambiadores de divisas, así como los empleados de las agencias aduanales y empresas transportistas, que facilitan la circulación de mercancías.

22Como se ilustra en el recuadro, fueron 22 trabajadores entrevistados, siete en Tecún-Umán y 15 en Ciudad Hidalgo. Con excepción de los empleados de agencias aduanales y algunos trabajadores municipales,10 el resto de los entrevistados (tricicleros, cambiadores, balseros, etc.) viven con una ganancia de 150 a 200 pesos al día.11 Como lo expresó un triciclero de Tecún-Umán: “si ese día no trabajé, porque me enfermé o me dio flojera, no tendré con que solventar los gastos”. Son trabajadores con ingresos variables que dependen de la movilidad transfronteriza de mercancías y personas día a día.

23Sin embargo, el hecho de que no posean una fuente de ingreso permanente no quiere decir que sean libres para trabajar cuando les plazca, ni que estén desprotegidos laboralmente o carentes de toda organización. Tanto los gremios de balseros, como de los cambiadores de ambos lados del río, tienen inclinaciones hacia el cooperativismo: poseen cajas de ahorros que suministran un apoyo económico en caso de muerte o enfermedad para sus miembros y sus familiares. Tanto los gremios de balseros, cambiadores de divisas, como los tricicleros llevan un estricto control de turnos para laborar: por lo general, los grupos familiares y miembros fundadores que fungen como líderes gremiales definen el orden y ocupación de los turnos, así como de las placas de triciclos con permisos para trabajar bajo criterios definidos por el derecho consuetudinario.

24En el caso de los tricicleros mexicanos, ellos están agremiados a varios sindicatos oficiales nacionales como la Confederación de Trabajadores de México (CTM), lo que los ampara de pagar permisos o refrendos al gobierno municipal. En contraste, los tricicleros de Tecún-Umán pagan permisos y tarjetones al ayuntamiento, y a cambio reciben el derecho a circular y obtener la seguridad policial.

25Como se puede apreciar en la tabla, son oficios ejercidos principalmente por hombres, con bajos niveles educativos que gozan del reconocimiento local de los habitantes, de sus familias, los comerciantes y la tolerancia de las autoridades de todos los niveles para transitar la frontera y el río con las mercancías y personas. En la organización de estos oficios, se puede expresar claramente la conjugación de la organización laboral mediante criterios estipulados en el derecho consuetudinario, con normas y lineamientos procedentes del marco legal.

26Tabla 1: Lista de los entrevistados

27Fuente: Elaboración propia con base en los datos recopilados durante 2018

  • 12 Todos los nombres reales fueron modificados, así como los sitios específicos donde estos trabajador (...)

28Don Octavio,12 balsero del río Suchiate de 66 años, es originario de Tecún-Umán y, desde hace más de 30 años, vive en Ciudad Hidalgo. Sobre su trabajo nos comenta lo siguiente:

Si tú estás comprando mercancía aquí [Ciudad Hidalgo] para pasarla al otro lado [Guatemala] y te pregunta un triciclero: bueno, ¿A dónde le voy a llevar sus mercancías?, y le contestas: “voy al paso los rojos, ahí Octavio me recibirá la mercancía…”. Esto es una cadena, tú manda la carga en confianza, porque así trabajamos, todos nos identificamos y sabemos con quiénes sí y quiénes no… Trabajamos con los dueños [de tiendas de abarrotes], ellos nos marcan al teléfono y nos dicen: “ya está completo el pedido de tu cliente, ya vente”. Si te das cuenta puros contactos. Algunos de nosotros recibimos depósitos bancarios, en esos casos no hay necesidad de que se aparezca por aquí el cliente, con una llamada se activa el pedido; cobramos, pagamos y dejamos la mercancía del otro lado [en Guatemala]

¿Qué transporta en su balsa?

Voy a hablar de mí, ¿verdad?, cada uno tiene sus personalidades pa´l trabajo, yo laboro con puros patrones [abarroteros instalados en México], lo que llevo es surtido: huevo, aceite, Maseca, frijol, sopa, Nutrioli, bueno, puras cosas para comer. También pasamos cerveza por mayoreo, hay quienes se gastan en cerveza dos mil, tres mil quetzales… eso sí, paso mercancía derecha, ya estoy viejo para meterme en problemas (Entrevista semiestructurada, mayo de 2018).

29En el relato de don Octavio, se explicita la cadena de prestadores de servicios ligados al tráfico de alimentos producidos por corporativos globales en los que se ven involucrados la banca formal, los balseros, tricicleros, comerciantes guatemaltecos y dueños de tiendas de abarrotes mexicanos apostados en las márgenes del río. Con esto se deja al descubierto lo artificial que resulta sostener el planteamiento dicotómico licito-ilícito o la ausencia de relación entre la informalidad y el flujo global de mercancías. Además, las mercancías que transporta son bienes manufacturados globalmente. Las cantidades que estiba son una tonelada aproximadamente, pues se consiguen por lote, y se las traslada por fragmentos hacia el país vecino. Este mecanismo se conoce como tráfico hormiga.

30Aunque todos los oficios antes referidos son informales y operan al margen de la legalidad, como comenté anteriormente, son tolerados. Aun así, los balseros tienen un sinnúmero de restricciones para ejercer su oficio. Al moverse dentro del río Suchiate que hace de límite internacional, tienen que sortear los acuerdos y decisiones que cada gobierno determine. Por esta razón, su relación con los gobiernos para mantener su trabajo está en constante negociación. Por ejemplo, en temporadas de estiaje, se contrata maquinaria para mantener el río en condiciones navegables, también se entablan contactos permanentes con el distrito de riego mexicano para mantener los caudales del río en condiciones óptimas y así poder transportar personas y mercancías.

31En este sentido, se expresan diferencias en cuanto al grado de institucionalización, tanto por el oficio como por el país donde se ejerce el oficio. El nivel de relación con instituciones de gobierno es de diferente intensidad: algunos como los balseros y cambiadores de divisas están en el borde de la autoadministración, con prácticas laborales dictadas por el derecho consuetudinario, pero con relaciones cordiales y trabajo tolerado por los gobiernos; y otros, como los tricicleros, están francamente institucionalizados, muy cercanos a los procedimientos oficiales.

32Dentro de las experiencias laborales recopiladas, fue relevante encontrar que no hay permanencia en los oficios, o bien, se desempeña más de una actividad remunerable. Encontramos mujeres, como Rosario de 43 años, que es empleada de una agencia aduanal y también es vendedora transfronteriza de ropa outlet; el caso de Eduardo de 42 años, actualmente balsero, pero con experiencia como triciclero y cambiador de divisas; o de Simón de 52 años que fue triciclero, posteriormente policía del municipio de Suchiate y actualmente (2019) empleado de agencia aduanal.

33Por su parte, Adrián, cambiador de divisas mexicano de 55 años, que ejerce desde hace 15 años su oficio en plena calle de Ciudad Hidalgo, nos comenta:

El cambio del peso y el quetzal a favor del quetzal sólo a los comerciantes de ambos lados ha favorecido… Acá [del lado mexicano] cada vez está peor, porque hay menos movimiento de gente. Antes se ponía bueno, cuando, por ejemplo, estaba bajo el precio del diésel y la gasolina en México. Estaban aquí los traileros centroamericanos, ahí mismo les daban para sus viáticos y aquí cambiaban todos sus quetzales para comprar gasolina. Entonces vino la caída del peso y ahora el movimiento viene de allá, pero allá se queda el cambio (Entrevista semiestructurada, marzo de 2018).

34De acuerdo con la narración, los cambiadores de divisas mexicanos, que con anterioridad al proceso de liberación económica consideraban rentables sus oficios, ahora ven la necesidad de buscar nuevas estrategias laborales. En el caso de Adrián, cree que el cambio de divisas ya no tiene sentido. Hace un año le robaron el dinero mientras estaba ejerciendo el oficio como cambiador, y después de ese suceso cree que sería mejor poner una panadería, pues de joven aprendió este oficio.

35Los cambios frecuentes de oficio y el tener más de una actividad remunerada refleja cómo las condiciones laborales no son permanentes y todo el tiempo se transforman. La aparente prosperidad que se evidencia en la dinámica mercantil de la frontera, desde los comentarios expresados por los entrevistados, no han favorecido a todos. En términos concretos, no se ha traducido en sueldos competitivos, ni estabilidad laboral, explicaciones que suelen concebirse como las virtudes de la liberalización económica (notas de campo, diciembre de 2018).

36Esta cualidad del trabajo flexible, en parte, está determinada por la condición de nodo periférico donde se extrae valor de la mano de obra barata para permitir la circulación global, pues requiere de estas localizaciones y condiciones laborales donde no se invierte en capital fijo, ni en mano de obra calificada. No obstante, no hay duda de que estos trabajadores crean su vida social a partir de esta dinámica transfronteriza; a través de sus servicios y su experiencia fluye el cruce de personas, el intercambio económico, pero también trascurre su vida familiar.

37Alrededor de los balseros, tricicleros y cambiadores de divisas se articulan una serie de trabajos secundarios relacionados al flujo fronterizo en los que se ocupa una parte importante de la población local; venta de comida, reparación de bicicletas y motonetas, entre otros. Pero, sobre todo, en la parte terciaria del tejido laboral, encontramos trabajadores migrantes, aún más precarizados que los trabajadores primarios y secundarios por tener una remuneración todavía más baja y esporádica. Ellos y ellas se ocupan de los servicios de carga en las bodegas de mercancías y también trabajan en bares y hospedajes económicos. Se trata de autoempleos o empleos sin contrato laboral por hora o a destajo. Quienes forman parte de este peldaño de trabajo son hombres y mujeres jóvenes (15 a 40 años) procedentes de Guatemala, pero de sitios no cercanos a la frontera, Salvador y Honduras, que por falta de documentos migratorios, o por la facilidad para regresar a sus países de origen, decidieron quedarse a radicar de forma temporal en esta frontera, antes de continuar su viaje al norte. Este tipo de personas se emplean bajo condiciones laborales más vulnerables y desventajosas en comparación con los residentes fronterizos. En el siguiente apartado, nos enfocamos en estos actores.

Articulación de las escalas: agencias aduanales y trabajos (in)formales

  • 13 Aunque la relación mercantil que existente entre los actuales territorios fronterizos de Guatemala (...)

38Las agencias aduanales y la actividad comercial relacionada al flujo global empezaron a ser protagonistas de la dinámica laboral de esta frontera, posterior a los procesos de desregulación aduanal y apertura comercial de México. Reitero que en 1994 se firmó el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, y ese mismo año, México experimentó una crisis económica conocida como “efecto tequila” que devaluó el peso frente al dólar y el quetzal. También se instauró una política monetaria de libre fluctuación del tipo de cambio, presente hasta el momento. En años posteriores, favoreció la implementación de sistemas intermodales de transporte que vincularon cadenas de distribución mercantil entre Norte y Centroamérica, convirtiendo a esta frontera en un nodo de redistribución y gestión de flujos mercantiles transnacionales.13

39Estos cambios experimentados en los últimos 25 años hacen patente la relevancia que adquirieron las agencias aduanales para la intermediación. Son un puente entre los controles fiscales al comercio (a través de sus sistemas de aduanas federales) y las necesidades de circulación mercantil de la economía global. He tomado como un actor protagonista a la agencia aduanal, porque su instalación en este lugar refleja, primero, el dominio de las lógicas contemporáneas del capitalismo deslocalizado para reconfigurar espacialmente esta frontera, y segundo, la supeditación de las fuentes laborales, la economía y la sociedad fronteriza a esta dinámica mercantil.

40Las agencias aduanales locales son filiales de matrices con sede en Ciudad de México, además de otras ciudades fronterizas como Tijuana, Ciudad Juárez y Nuevo Laredo en la frontera norte de México, y los servicios que ofrecen en la frontera sur de México consisten en el paso, almacenaje, cambio de cajas de trailers donde llevan las mercancías, etc. Es aquí donde la agencia opera con mano de obra barata que son, en muchos casos, migrantes centroamericanos llamados “población flotante”. De acuerdo con los datos recolectados y entrevistas, argumento que esta etapa de los procesos de circulación mercantil, solo en parte, se basa en los sofisticados y eficientes procesos tecnológicos de gestión y comunicaciones, pues la mayoría de sus mecanismos de flujo y circulación se debe a factores localizados: el primero de ellos es la contratación a destajo de mano de obra local y migrante a la que se le paga al día por cargar y descargar mercancías, ya sea para estibar mercancías en contenedores o almacenar en bodegas. Segundo, la laxitud jurídica a nivel social y gubernamental que existe para el tráfico de mercancías en estas ciudades fronterizas.

41Respecto a este mecanismo, en la entrevista realizada a Pablo, encargado de una filial de una agencia aduanal presente en esta frontera sur de México, me comenta lo siguiente:

Es, en el movimiento de mercancías y almacenaje, donde se ocupan recursos humanos locales, en esta etapa se tiene margen [refiriéndose a que se puede hacer contrataciones laborales libres sin regulación], porque se trata de algo que se controla desde aquí… los clientes [empresas trasnacionales] pagan en conjunto por todo un paquete de servicios, todo incluido, y solo se preocupan porque su mercancía llegue rápido, en condiciones óptimas y en los tiempos acordados. Pero no les interesan los detalles operativos, como los cambios de contenedor de mercancías, lidiar con los cargadores, la falta de energía eléctrica o la lentitud de la señal de internet [que hay] (Entrevista semiestructurada, marzo de 2018).

42El pago de servicios “todo incluido” realizado desde una empresa internacional refleja que la gestión del trabajo fronterizo, como se acaba de narrar, se considera una estrategia meramente local, aunque sin ello la circulación mercantil global no es posible. Es decir, es una fracción de la circulación que las matrices de las empresas aduanales y los clientes han delegado a la subcontratación, y no prestan interés, por lo tanto, no realizan inversiones por este proceso.

  • 14 Las agencias aduanales adquieren una concesión otorgada por el gobierno mexicano para representar a (...)

43Estos puntos mencionados son lo que permiten la competitividad de la boyante circulación mercantil transnacional en esta frontera. La virtud de los desarrollos tecnológicos en las comunicaciones es que permiten a los dueños de las agencias aduanales y los clientes no estar físicamente en el lugar. Su dominio y control sobre esta dimensión mercantil de la frontera se ejerce desde las oficinas ubicadas en las urbes mexicanas e incluso desde Estados Unidos.14

44Pero, de forma contraria a lo que opino yo, como investigador, para todos los entrevistados, esta actividad mercantil generada por las agencias aduanales, más que verla como una situación externa que fue direccionada desde el exterior, dada la reconfiguración de los canales globales de circulación, la significan como algo positivo. Más aún, es un factor de identidad de su ciudad. Se percibe como algo beneficioso, porque “son una oportunidad de desarrollo de la que dependen sus empleos” (Simón. Entrevista semiestructurada, abril de 2018).

45Los sueldos bajos, la subcontratación y la falta de prestaciones sociales no se percibe como producto de la extracción de capital global sobre los empleados del lugar, sino, desde su raciocinio, la inestabilidad laboral en la región fronteriza se debe a la sobreoferta de mano de obra migrante centroamericana, que decide radicar en esta ciudad.

46Rosario (antes citada), comerciante y también empleada de una agencia aduanal de Ciudad Hidalgo, nos comenta que su trabajo en la agencia consiste en vigilar a las cuadrillas de migrantes que utiliza el sindicato de estibadores, para descargar y cargar camiones de mercancías en las bodegas que alquilan. Le dan esa función de “vigilar”, porque “existe riesgo de robo de mercancías que son más caras que los que se les pueden pagar a esos trabajadores” (entrevista semiestructurada, junio de 2018). Su explicación ante este comportamiento es que “ya vienen maleados por la vida que han llevado y aprovechan cualquier descuido para robar”. Ella siguió comentando:

todos ganamos sueldos bajos, porque la situación no anda bien ni aquí ni allá… Pero más aún con los migrantes, ellos aceptan y soportan esas condiciones [precarias del trabajo]. Son hombres que están acostumbrados al maltrato, recibir su pago al día para seguir su camino, y la agencia, claro, aprovecha esta circunstancia.

47Como notamos en los dos fragmentos de entrevista, es el migrante la razón de los empleos mal remunerados, es el migrante quien puede robar y por lo tanto se le debe vigilar: él se convierte en el objeto criminalizado que provoca daño a la estructura laboral, y no importa tanto si recibe sueldos bajos y malos tratos, porque así está “acostumbrado”.

48Esta mirada del contexto laboral fronterizo coincide en parte con otras entrevistas, como la de Sixto, mencionada en la Tabla 1, migrante salvadoreño de 40 años, soltero, sin documentos y con residencia en Ciudad Hidalgo desde hace dos años. Él, siendo migrante, acepta y reproduce esa mirada criminalizada.

¿Creo que llevo aquí dos años?, por falta de documentos, ando así [refiriendo a su inestabilidad laboral]. En la mañana trabajo descargando mercancía en una bodega, el resto del día crío cerdos [en mi casa], porque estudié veterinaria en San Salvador…de esas actividades gano poco. Cuando hay suerte, gano más (de dinero) […] descargando mercancía en el río por la noche, aquí es donde vale la pena el esfuerzo de estar aquí, aunque me miren feo (Entrevista estructurada, abril de 2018).

49Estos comentarios constatan el poco valor de su mano de obra que le ha asignado la asimétrica división internacional del trabajo, y su propia resignación a vivir esta situación. Incluso, reflejan que el espacio fronterizo está regido por las lógicas de movilidad trasnacional de mercancías, ya sea por agencia aduanal o por la vía tolerada, y estas mismas lógicas permiten y requieren de pequeños márgenes en donde participan los actores invisibilizados. Las actividades laborales de este margen siempre están en precariedad y se mueven en una fina línea entre lícito e ilícito, pero dentro de esa precariedad, el migrante salvadoreño encuentra las oportunidades y cierta ventaja, que le permiten a él y a quienes están en su condición laboral, ya sea migrantes centroamericanos o los trabajadores mexicanos, la ilusión de aprovechar el flujo mercantil a su favor y permanecer en la frontera.

50Para Daniel, empleado del municipio de Suchiate, de 52 años: “la frontera se presta a este tipo de actividades de “oportunidad”. Me comenta:

Aquí prácticamente el comercio rige la vida de las personas, se hacen papeles falsos, facturas apócrifas, actas, en fin, se hace hasta lo imposible para que las mercancías pasen […], de una u otra forma dependemos de todo esto, tanto el formal como el tolerado (Entrevista semiestructurada, marzo de 2018).

51Este ambiente de dinamismo mercantil como eje de vida local, marcado por la oportunidad y la tolerancia, también es percibido así por los choferes de bicitaxis y balseros. Principalmente se reproduce en las actividades de la circulación de las mercancías por vías alternas. Como vimos en el apartado anterior, sus espacios de trabajo están, principalmente, en el flujo de mercancías por vías toleradas, es decir, informal. No obstante, en ocasiones coyunturales, también se evidencia que se mezcla con lo que podríamos llamar, artificialmente, la economía formal.

52Cabe mencionar que, en las entrevistas a empleados de las agencias aduanales, argumentaron que, en los trámites oficiales de importación y exportación, es técnicamente imposible realizar documentación apócrifa, porque el sistema depende de las páginas electrónicas de los gobiernos nacionales. Sin embargo, el día 19 de marzo del año 2018, por la mañana, presté atención a un grupo de siete balsas que trasladaban de 30 a 35 refrigeradores nuevos aproximadamente, sobre un pequeño fragmento del río Suchiate de México con dirección a Guatemala. Ese día, el puente Suchiate II, utilizado para el paso de camiones de carga para exportación e importación, fue bloqueado por una manifestación de padres de familia de la región, que exigía al gobierno mexicano la reparación de las escuelas públicas dañadas por el terremoto ocurrido en 2017, impidiendo la entrada de trasporte y personal por el puente,15 como protesta.

53No tengo datos concretos ni concluyentes para afirmar que el traslado de esa mercancía fue promovido por una agencia aduanal, con complicidad de las autoridades de gobierno y que el motivo de paso solo era evadir el retén de los inconformes, para después darle trámite legal. Pero lo que sí es cierto es que este tipo de correlaciones laborales, entre sectores en apariencia formales con actividades laborales acostumbradas, no parecen suscitar sorpresas entre la población local. Para Daniel es posible que mi conjetura fuera verdadera: él mismo me comenta que ha sabido del paso de mercancías por el río que después se legalizan en Guatemala (conversación informal. Diciembre de 2018).

54Para Minerva, una empleada del gobierno municipal de Suchiate, al preguntarle sobre lo observado, me comenta que ha sucedido lo mismo en otras ocasiones y esa mercancía reingresa al puente para darle trámite legal. Para ella, ese tipo de actividades está pactado entre agencias aduanales, el permiso de los clientes y la tolerancia de las autoridades con el fin de hacerle frente a las vicisitudes.

55Estas circunstancias, aunque sean esporádicas y totalmente “extraordinarias” por alguna urgencia, según Minerva, desmienten una vez más que la circulación mercantil trasnacional se fundamente en la eficiencia tecnológica y vías legales de tráfico, sino que, aparte de las manos de obra, se aprovecha de los mecanismos y conocimientos locales para no parar el flujo mercantil. La observación de las prácticas de cruce fronterizo de mercancías, así como las narraciones captadas en las entrevistas, evidencian que existe una interdependencia estrecha entre ese mundo tecnológico de redes de circulación mercantil transnacional y los servicios no formalizados que proveen los trabajadores. Aquí es donde se encuentra la fuente de la desigualdad social: se entrelaza la abundancia de mano de obra con necesidades de contratación inmediata y flexible, la laxitud legal y la tolerancia al flujo mercantil, favoreciendo la ganancia tanto de los dueños de esas agencias aduanales como de las empresas que solicitan sus servicios.

La vivencia de la movilidad: la lógica local para la integración global

56Cresswell y Merriman (2011, p. 3) insisten en que la movilidad —como los viajes diarios para ir al trabajo de uno y otro lado de la frontera— no implican solo costos económicos y tiempo muerto, sino que forma parte de las vivencias de los sujetos que se mueven o se movilizan con los objetos. El espacio y tiempo que ocupa la movilidad, aparentemente sin significados, tiene sus propias gramáticas que pueden direccionar o limitar el mismo acto de moverse (2011, p. 7). Se trata del contexto infraestructural del que la mayor parte de la movilidad depende. Esta mirada de recuperar la vivencia de la movilidad como gramática, se podría aplicar a la circulación global de las mercancías en esta frontera. La gramática, para este caso, significa las prácticas aprendidas y los conocimientos acumulados al reproducir día a día las movilidades trasfronterizas que hacen fluir tanto las mercancías como las personas, a pesar de las complejas estructuras de poder.

57Desde la antropología económica, particularmente en los estudios de economías fronterizas, sabemos que la circulación de las mercancías, si bien significa costos, también es el proceso de generación de significados. Sobre todo, al cruzar la frontera, estas cobran otros sentidos que interfieren en los precios o la demanda. El contexto fronterizo aquí descrito es el lugar idóneo, de acuerdo con Kearney (2006), para observar cómo se interceptan fuerzas que van clasificando bienes y personas para que ellos sigan fluyendo. Son estas localizaciones con atmósferas de transición donde se yuxtaponen las tramas laborales. Por un lado, la dependencia entre la mano de obra barata y la circulación e intercambio de mercancías trasnacionales, al tiempo que se recrea la vida social, que de una u otra manera influye en la movilidad, pero siempre supeditada al control exterior. Por otro lado, desde la perspectiva local, la frontera es zona de oportunidad por la facilidad para hacer negocio con base en las mercancías, a tal grado que el comercio se significa como el elemento más importante de la identidad de sus habitantes, tanto de Ciudad Hidalgo como de Tecún-Umán.

58Kearney (2006, p. 33.), al retomar a Marx, observa que el papel del trabajo es la substancia objetivada que proporciona equivalencia y valor a las mercancías: esta es la base de la acumulación de capital, y lo ejemplifica con el flujo de mano de obra mexicana que pasa la frontera de México a Estados Unidos. Aunque este argumento se desarrolló pensando en la etapa de producción, y estaba visualizada en trabajadores agrícolas mexicanos (como productores de valor) que van a trabajar temporalmente en las cosechas de California, me atrevo a realizar un paralelismo con nuestro caso y argumentar que la acumulación de capital no solo se produce en la etapa de la producción, sino también se engendra en la circulación. El movimiento de mercancías por esta localización fronteriza no es casual: está basada en la sobreoferta de mano de obra local y migrante, así como los conocimientos sobre la movilidad fronteriza ya acumulados de los prestadores de servicio local que aquí habitan. Son los factores cruciales para la consolidación de esta frontera como nodo periférico de la circulación trasnacional de mercancías. Es decir, la vida social de las personas que movilizan estas mercancías depende de este flujo global, y a la vez, sin su presencia y su desgaste laboral, y, sobre todo, sin sus mecanismos de flujo y experiencia, la movilidad mercantil trasnacional no sería posible.

59Para David Harvey (2005, pp. 100-103), la movilidad de las mercancías se debe al desplazamiento espacial y temporal de capitales, lo que permite controlar la hiperacumulación del capital en las sedes de los centros financieros. Es decir, deslocalizando el capital a otros espacios con menores regulaciones normativas al mercado y con mano de obra abundante se logra seguir acumulando más capital, sin que se enfrente una crisis de hiperacumulación.

  • 16 La traducción del inglés al español es mía.

60Si bien la escala de análisis de Harvey y Kearney es macro y explica a grandes rasgos por qué esta frontera es una localización, profundiza poco en las vivencias de la movilidad de nivel micro, es decir, “las gramáticas del espacio que direccionan o limitan la movilidad” (Cresswell y Marriman, 2011, p. 7).16 Los datos etnográficos de Ciudad Hidalgo- Tecún-Umán arriba presentados explican en forma detallada esas gramáticas o lógica local de la movilidad. Se evidencia que es un espacio estratégico de la circulación y la integración transnacional, y es animado por un contexto social basado en las desigualdades laborales, con las cuales, de alguna manera, se logra recompensar la deficiencia infraestructural. El flujo global aprovecha la flexibilidad o la tolerancia normativa, mientras a nivel local no es percibido así, sino que se ve como un producto naturalizado y saberes endógenos adquiridos por vivir en la frontera.

61Para Cresswell y Marriman (2011), la movilidad produce la locación y también es producida por el lugar (p. 2). No obstante, para el caso estudiado, la función de nodo (locación) estratégico fue impuesta por una política nacional posterior a 1994, para responder a las directrices de la movilidad global de las mercancías, sin que se invirtiera suficiente capacidad infraestructural, ni administrativa o normativa. En este ambiente, la locación (el punto fronterizo) mantiene y reproduce la movilidad, mientras, para este lugar (las formas en cómo significan el espacio quienes ahí viven), esa movilidad global se convirtió en el eje de la vida social y económica.

62El punto crítico es que estos sitios fronterizos son interdependientes del flujo global, pero en forma subordinada a su papel periférico como punto de circulación, siendo nodo del comercio global de menor importancia, de tal modo que no se ha invertido, sino que solo se extrae: la infraestructura para la circulación mercantil es la mínima para mantener dicha dinámica, dejando las gestiones necesarias en manos de trabajadores locales. En síntesis, la prosperidad se cimenta en obtener ganancias del trabajo humano local mal remunerado, siendo este el motor para agilizar y abaratar la circulación de mercancías globales.

63Retomando de nuevo el estudio de Harvey (2005), la expansión del capitalismo se da bajo la lógica de la “acumulación por la desposesión”. En este caso, con la desposesión yo me refiero a la extracción de recursos naturales que fluyen de los países “periféricos hacia los países centrales”, no de la mano de obra que mueve la producción fabril global, sino de la extracción de los recursos humanos locales y su gramática cotidiana de movilidad que permite la circulación de bienes en esta frontera. Se aprovecha de la incertidumbre, su movilidad aparentemente sin sentido y la tolerancia del contexto fronterizo. Es decir, la ganancia de las empresas de transporte y las agencias aduanales está en la circulación que opera por vías alternas y procedimientos como la laxitud normativa. Borjas y Castells (2000, p. 11) ya había afirmado que “la globalización de la economía hace depender la riqueza de las naciones, las empresas e individuos, de movimientos de capital, de cadenas de producción y distribución y de unidades-gestión que se interrelacionan en el conjunto del planeta […]”. Efectivamente, los casos descritos aquí apoyan sus afirmaciones, pero también esclarecen que las interrelaciones globales no ocurren en forma equitativa ni igualitaria, sino que tienen una estructura asimétrica que hace subordinar el margen frente al flujo global.

Conclusión

64Las ciudades fronterizas analizadas juegan un doble papel: por una parte, se integran a procesos globales desde su posición estratégica, por sus cualidades territoriales y de locación; por otra, articulan regiones interiores y la vida económica local. Esta última, constituye incluso el factor central de estructuración de la movilidad global. Se esclareció que la vocación comercial de Ciudad Hidalgo y de Tecún Umán depende de un manipulable equilibrio entre legal e ilegal, cuyos activos principales son la fuerza de trabajo barata y abundante, así como el clima de laxitud legal, y no tanto la infraestructura, la tecnología y la inversión. A partir de estas características se deduce que la boyante dinámica mercantil de esta frontera se nutre y al mismo tiempo fomenta la desigualdad, y de ello derivan las lógicas y gramáticas de movilidad.

65En este punto, es pertinente aclarar que algunos oficios como los tricicleros, los balseros y los cambiadores de divisas, que son los vehículos clave que facilitan la movilidad humana transfronteriza y el fluir de las mercancías, anteceden al auge actual de la circulación mercantil global, y por este motivo, tampoco podemos asegurar que la desigualdad social y precarización laboral tiene su origen en este proceso de apertura comercial. Más bien, el actual flujo mercantil a escala global absorbió y resignificó las actividades comerciales locales ya existentes.

66La circulación de mercancías, desde la mirada local, se ha convertido en un factor importante de la identidad fronteriza, que da sentido a la vida diaria de quienes ahí habitan. Es decir, la gramática de la movilidad a que se refiere Cresswell y Merriman (2011) ha sido colonizada por la lógica mercantil. Estos procesos bien podrían ser denominados “globalización desde abajo”, como los ha referido Ribeiro (2015), que, en apariencia rizomáticos, parecieran favorecer a los actores locales. No obstante, los datos analizados revelan que no dejan de contribuir a la obtención de ganancias de las empresas encargadas de la circulación mercantil.

67Finalmente, esa gramática de la movilidad transfronteriza también está respondiendo a una estrategia laboral, la cual privilegia la capacidad de adaptación a contextos caracterizados por el cambio permanente, bajos sueldos e incertidumbres. Sin duda, esta es una fortaleza y también una debilidad del panorama laboral en este contexto. Es una virtud por la capacidad adaptativa del trabajador que le permite ocuparse casi en cualquier cosa; pero también una debilidad, por la poca especialización y las consecuencias que esto tiene en la desvalorización de su trabajo.

68Por esta razón, es probable que cuando los canales de circulación de mercancías globales, en su búsqueda constante por minimizar costos y elevar las ganancias, inventen otras formas de fluir, u otros mecanismos óptimos para trasladar las mercancías, ocurran transformaciones profundas a la red laboral de la frontera, así como su movilidad, especialmente en los servicios de logística mercantil y las agencias aduanales.

Inicio de página

Bibliografía

Borjas, J. y Castells M. (2000). Local y global: La gestión de las ciudades en la era de la información. México: Taurus.

Castells, M. y Alejandro P. (1989). World Underneath: The Origins, Dynamics, and Effects of the Informal Economy. En A. Portes, M. Castells, y L. A. Benton (Eds.), The Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries, (pp. 11-37). Baltimore: The Johns Hopkins University Press.

Cresswell, T. y Merriman, P. (2011). Introduction: Geographies of Mobilities – Practices, Spaces, Subjects. En T. Cresswell y P. Merriman (Eds.), Geographies of Mobilities. Practices, Spaces, Subjects, (pp. 1-15). Surry/Burlington: Ashgate.

Harvey, D. (2008). La condición de la posmodernidad: Investigación sobre los orígenes del cambio cultural. Buenos Aires-Madrid: Amorrortu.

Harvey, D. (2005). El “nuevo” imperialismo: acumulación por desposesión. En L. Panitch y C. Leys (Eds.), El nuevo desafío imperial. Socialist register, (pp. 99-129). Buenos Aires: CLACSO.

Instituto Nacional de Estadísticas, Geografía e Informática (INEGI). (2015). Encuesta Intercensal del Instituto Nacional de Geografía e Informática de México. https://www.inegi.org.mx/programas/intercensal/2015/

Kearney, M. (2006). El poder clasificador y filtrador de las fronteras. En F. Besserer y M. Kearney (Eds.), San Juan Mixtepec: Una comunidad transnacional ante el poder clasificador y filtrador de las fronteras, (pp. 31-66). México: Casa Juan Pablos/Fundación Rockefeller/Universidad de California Riverside/UAM-I.

Malpas J. (2015). Pensar topográficamente: Lugar, espacio y geografía. Documents d’Anàlisi Geogràfica, 61(2), 199-229.

Massey, D. (2004). Lugar, identidad y geografías de la responsabilidad en un mundo en proceso de globalización. Treballs de la Societat Catalana de Geografía, 57, 77-84.

Nájera, J. (2017). Hogares y trabajadores transfronterizos guatemaltecos en México: Dinámica y organización familiar. En J. Nájera, B. García y E. Pacheco (Coords.), Hogares y trabajadores en México en el Siglo XXI, (pp. 457-510). México: El Colegio de México.

Ordoñez, C. (2017). Economía informal y sistema fronterizo en dos espacios locales situados en la frontera de Guatemala con México, Revista de Geografía Agrícola, 38, 85-100.

Ribeiro, G. (2015). Conclusión. La globalización desde abajo y el sistema mundial no hegemónico. En C. Alba, G. L. Ribeiro y G. Mathews (Coords.), La globalización desde abajo. La otra economía mundial, (pp. 407-433). México: Colegio de México, FCE.

Robertson, R. (2003). Glocalización: tiempo-espacio y homogeneidad-heterogeneidad. En J. C. Monedero (Coord.), Cansancio del Leviatán: problemas políticos de la mundialización, (pp. 261-284). Madrid: Trotta.

Rojas, M. y Ángeles, H. (2003). La frontera de Chiapas con Guatemala como región de destino de migrantes internacionales. EcoFrontera, 19, 15-17.

Rojas, H. (2019). Fetichismo mercantil en torno a la circulación de mercancías en el contexto transfronterizo México-Guatemala. En M. Acevedo, y L. Cházaro (Coords.), Karl Marx en Chiapas. Testimonios de su vigencia, (pp. 69-91). México: UNACH/ CINVESTAV.

Rojas, H. S. y Fletes-Ocón, H. (2017). Configuración regional y comunidad interpretativa en la frontera México-Guatemala. Estudios Fronterizos, 18(35), 1-21.

Rojas, H. (2012). El itinerario de las verduras guatemaltecas a México: mercancías que definen las fronteras culturales. En Y. Castro (Coord.), Las migraciones y sus efectos en la cultura, (pp. 156-180). México: CONACULTA.

Ruiz Juárez C. E., y Martínez Velasco, G. (2015) Comercio Informal transfronterizo México-Guatemala desde una perspectiva de frontera permisiva. Estudios Fronterizos, 16(31), 149-174.

Sassen, S. (2000). Spatialities and Temporalities of the Global: Elements for a Theorization. Public Culture, 12(1), 215-232.

Voorhies, B. (1991). La economía del antiguo Soconusco. México: UNAM.

Inicio de página

Notas

1 La movilidad transfronteriza en la actualidad (2019) se ha visto limitada para los ciudadanos guatemaltecos; no así para los mexicanos, debido, principalmente, al endurecimiento de los cercos migratorios, los cuales se han vuelto más rígidos después de las caravanas migrantes procedentes de Centroamérica y la posterior presencia de la Guardia Nacional Mexicana (observación octubre 2019).

2 http://www.proyectomesoamerica.org/index.php (consultado el día 12 de enero de 2018)

3 Como he desarrollado en otro artículo, considero que la formación del valor y su acumulación no solo se genera en la etapa de producción, esta muta y se renueva durante la circulación. Las cadenas de suministros y mercancías generan nuevas etapas de valor y significados, que son rentables a quienes proveen estos servicios. La formación de la ganancia no debe verse solamente ligada al capitalismo en su etapa de producción (Rojas, 2019).

4 En esta escala, más que emitir un juicio moral sobre la borrosa barrera entre los mecanismos de comercio formal e informal, parto de que este tipo de oficios se definen como lícitos porque socialmente se consideran medios válidos para ganarse la vida (Rojas, 2012).

5 Información en la página web de DENUE (Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas):
https://www.inegi.org.mx/app/mapa/denue/

6 La investigación formó parte del proyecto “Región Transfronteriza México-Guatemala” del objetivo EE. Se analizaron las dinámicas de movilidad y permanencia de los trabajadores guatemaltecos en México y reconstrucción de sus expectativas, necesidades e imaginarios, a cargo de la Dra. Carmen Fernández Casanueva, del CIESAS Sureste, México. Los datos fueron recabados durante un trabajo etnográfico realizado en diferentes estancias en el año 2018 y 2019 con trabajadores fronterizos de Guatemala y México. A ellos se les aplicó una entrevista semiestructurada, tanto en sus domicilios, como en días laborales en las localidades de Ciudad Hidalgo (México) - Tecún Umán (Guatemala). Las entrevistas se realizaron mediante un muestreo en cadena o bola de nieve. Las entrevistas fueron grabadas con el permiso de los entrevistados, para posteriormente transcribirlas y sistematizarlas en el programa de Atlas ti. Cabe aclarar que detrás del consentimiento para entrevistar a los habitantes de estas ciudades fronterizas se realizaron una serie de charlas informales plasmadas en notas de campo. http://www.rtmg.org/post/acerca-de-la-region-transfronteriza-mexico-guatema

7 Datos en la página de Wikiguate, la municipalidad de Ayutla tiene 37.000 habitantes en 2012. Según el Instituto Nacional de Estadística de ese país. No se cuenta con datos a nivel localidad. Véase https://wikiguate.com.gt/ayutla-municipio/ (consultado el 24 de febrero de 2020).

8 En julio de 2018, el tipo de cambio era de dos pesos por un quetzal, y de 10 quetzales por un dólar americano.

9 En trabajos anteriores he indicado la existencia de circuitos mercantiles regionales de alimentos entre México y Guatemala que van más allá de las localidades ubicadas en la franja fronteriza y articulan mediante canales de distribución terrestres la ciudad de Tapachula, en Chiapas, México, con la ciudad de Quetzaltenango en Guatemala. Al igual que los flujos de mercancías globales, estos utilizan la localización de Ciudad Hidalgo y Tecún-Umán solo como sitio de cruce.

10 Cabe mencionar que, en el contexto político local de esta región mexicana, ser trabajadores municipales no necesariamente implica una estabilidad laboral y económica, pues los puestos cambian cada tres años de acuerdo con el ciclo electoral.

11 En 2018, el salario mínimo es de 88.36 pesos. Fuente: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/285013/TablaSalariosMinimos-01ene2018.pdf

12 Todos los nombres reales fueron modificados, así como los sitios específicos donde estos trabajadores ejercen su trabajo.

13 Aunque la relación mercantil que existente entre los actuales territorios fronterizos de Guatemala y México no es algo nuevo. Incluso, Voorhies en su libro sobre La economía del antiguo Soconusco (1991), basándose en la matrícula de tributos a Moctezuma, comprueba que en esta región anteriormente conformada por lo que hoy en día es el occidente guatemalteco y el Soconusco, en Chiapas, México, existían rutas mercantiles controladas por el poder imperial mexica.

14 Las agencias aduanales adquieren una concesión otorgada por el gobierno mexicano para representar a las empresas en trámites de importación y exportación.

15 https://elorbe.com/seccion-politica/local/2018/09/13/padres-de-familia-bloquean-el-puente-internacional-suchiate-2.html. Ultima consulta 24 de febrero de 2020.

16 La traducción del inglés al español es mía.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Leyenda Mapa 1: Ubicación de las ciudades fronterizas
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/3587/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 120k
Leyenda Mapa 2: Ubicación de los puntos estratégicos de la frontera entre Ciudad Hidalgo y Tecún-Umán.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/3587/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 260k
Leyenda Foto 1: Puente Internacional Suchiate II (paso de camiones)
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/3587/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 276k
Leyenda Foto 2: Puente Internacional Suchiate I (peatones)
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/3587/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 148k
Leyenda Foto 3: Los embarcaderos del lado mexicano
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/3587/img-5.jpg
Ficheros image/jpeg, 131k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Hugo Saúl Rojas Pérez, «Trabajadores fronterizos para el flujo mercantil global entre México y Centroamérica»Corpus [En línea], Vol. 10, Nº. 1 | 2020, Publicado el 28 junio 2020, consultado el 27 octubre 2021. URL: http://journals.openedition.org/corpusarchivos/3587; DOI: https://doi.org/10.4000/corpusarchivos.3587

Inicio de página

Autor

Hugo Saúl Rojas Pérez

Universidad Artes y Ciencias de Chiapas, México

Correo electrónico: hugo.rojas@unicach.mx

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

Inicio de página
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search