Navegación – Mapa del sitio
Crítica

Malón de 1859 a Bahía Blanca: memorias conflictivas destinadas a y producidas por estudiantes de la escuela secundaria

Malón of 1859 to Bahía Blanca: conflicting memories destined to and produced by high school students
Hernán Perrière

Resúmenes

El presente artículo refleja el resultado de una investigación etnográfica que involucró distintas instancias educativas: en un museo de historia municipal, en los paseos didácticos organizados por la Municipalidad de Bahía Blanca hacia los museos, y en las escuelas secundarias. Lo que tienen en común estas prácticas es la referencia a un suceso histórico que se desarrolló hace 161 años en la actual ciudad de Bahía Blanca: el malón de 1859. El objetivo del artículo es indagar sobre los procesos de memorias y de producción de conocimientos en torno a este hecho y en los contextos en los cuales se producen. Las tres instancias seleccionadas tienen en común el desarrollo de narraciones o relatos destinados a un público juvenil que transita la escuela secundaria. La hipótesis que sostengo es que en dichos discursos, si bien predominan las narrativas hegemónicas vinculadas a la constitución del Estado nación y, por lo tanto, justificadoras del genocidio indígena, estas están siendo cuestionadas en las escuelas secundarias desde una perspectiva intercultural.

Inicio de página

Entradas del índice

Inicio de página

Notas de la redacción

Fecha de recepción del original: 01/03/2020

Fecha de aceptación para publicación: 28/05/2020

Texto completo

Introducción

  • 1 En este artículo se utilizan de manera indistinta los términos narrativas, relatos y discursos ofic (...)

1El artículo se enfoca en el tratamiento de un hecho puntual que se suscita en el poblado que dio origen a la actual ciudad de Bahía Blanca (680 km al sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), pasados 31 años de su fundación: el malón del 19 de mayo de 1859. Este es un hecho que está invisibilizado en los discursos políticos oficiales y en las marcas del paisaje de la ciudad.1

2Por el contrario, en las narrativas oficiales se destacan dos hechos que son considerados fundacionales de la ciudad. El primero se refiere a la fundación del poblado que dará origen a Bahía Blanca en 1828 como Fortaleza Protectora Argentina, cuya ejecución estuvo a cargo del coronel Ramón Estomba. Este proyecto fue impulsado por Bernandino Rivadavia en 1827 frente al peligro de la ocupación militar brasileña de la actual localidad de Carmen de Patagones, en el contexto de la guerra con Brasil (1825-1828). El segundo hecho se relaciona con la instauración del puerto de Ingeniero White (considerado el puerto de Bahía Blanca) en 1884 y la llegada del ferrocarril en el marco del afianzamiento del modelo agroexportador de la Argentina en el mercado mundial.

3En Bahía Blanca, estos dos hitos fundacionales remiten a procesos históricos distintos, ya que la Fortaleza Protectora Argentina refiere a una campaña militar que dio origen a la ciudad, mientras que el puerto de Ingeniero White alude a la instalación de la infraestructura de comercio y transporte como punto de partida para el crecimiento urbano en las últimas décadas del siglo XIX. La idea rectora del relato oficial, que unifica estas “dos fundaciones”, está asociada a la imagen de “progreso” de la ciudad, considerado bajo el binomio “civilización-barbarie”. Como síntesis simbólica de esta idea, en una placa metálica de 1934 ubicada en la entrada de la Municipalidad de Bahía Blanca, puede leerse: “los hijos de esta localidad han sufrido depredaciones de los indios y defendido con heroísmo la causa de la civilización”.

4En contraste con estos hitos fundacionales (período 1828-1884), se suceden diferentes hechos que son invisibilizados por las narrativas hegemónicas oficiales. En el imaginario local, se suelen destacar estos dos hitos y eludir el comercio o intercambio de bienes entre los grupos indígenas y los criollos que acompañó el periodo de extensión de la frontera estatal en la pampa y Patagonia. Se subraya en cambio que, desde la fundación de la Fortaleza, el poblado de Bahía Blanca estuvo desamparado frente a la hostil presencia de los indígenas y sus prácticas maloneras.

5Sin embargo, estas prácticas fueron expresiones aisladas y para realizarlas se conjugaron distintos motivos, como explicaré más adelante. De esta manera, en la historia oficial, se ha tendido a simplificar las interpretaciones sobre las diversas estrategias estatales e indígenas para dominar un espacio conflictivo como fue la frontera del sudoeste bonaerense en el siglo XIX.

6En este contexto, circunscribo el malón de 1859 a un periodo particular de la historia regional que ha sido caracterizado por algunos investigadores como inestable, violento y fronterizo (Mandrini, 2008; Mases, 2010; Alioto, Jiménez y Villar, 2018). Periodo en que la alteridad indígena cobró un significado que fue borrado por las elites dirigentes y que es potenciado por los relatos históricos oficiales que fortalecen las ideas de nacionalidad, justificando así el genocidio indígena en la conformación del Estado nacional (Delrio, Escolar, Lenton y Malvestiti, 2018).

7El centro de análisis de este artículo, desde un enfoque etnográfico (Rockwell, 2009), son las narraciones cotidianas sobre el malón que se promueven en la ciudad de Bahía Blanca y que son destinadas y producidas por jóvenes de la escuela secundaria. Considero que es en la cotidianidad donde se construyen procesos de memoria social y de producción de conocimientos sobre determinados hechos históricos. Cabe aclarar que no se profundiza en las visiones historiográficas o en las producciones escritas de los aficionados (algunos vinculados a los círculos militares) sobre el malón. Solo mencionaré algunos ejes historiográficos que permitan al lector analizar los relatos, discursos y narraciones oficiales que aún hoy mantienen una fuerte relación con una visión “tradicional” de la frontera y los malones.

8La hipótesis que sostengo es que, en los museos y los recorridos turísticos organizados por la Municipalidad de Bahía Blanca, predominan las narrativas tradicionales vinculadas la constitución del Estado nación y, por lo tanto, justificadoras del genocidio indígena. Por el contrario, en las escuelas, estas narrativas oficiales comienzan a ser cuestionadas desde una perspectiva intercultural que dialoga con los pueblos indígenas e incorpora algunas visiones “renovadas” sobre la frontera.

9Este artículo se inicia con el debate sobre las visiones historiográficas de los espacios fronterizos, y continúa con la contextualización del malón en el marco de las relaciones interétnicas y las políticas indigenistas del gobierno de la provincia de Buenos Aires en el siglo XIX. Luego, analizaré las referencias al mismo en un programa educativo de la Municipalidad de Bahía Blanca, que consiste en un viaje en colectivo de las escuelas hasta el Museo Fortín Cuatreros (en adelante MFC) de la localidad de General Daniel Cerri y que cuenta con la explicación histórica de un guía de turismo. Posteriormente, describiré las menciones al malón que realiza el encargado de las visitas del MFC frente a un público de estudiantes secundarios. Por último, consideraré un proyecto de investigación sobre el malón en el programa Jóvenes y Memoria (provincia de Buenos Aires) desarrollado por estudiantes de distintas escuelas dependientes de la Universidad Nacional de Sur (en adelante UNS).

Algunas cuestiones historiográficas

10Solo aludiré brevemente a una tipificación historiográfica que realiza el antropólogo Cordero (2017a) sobre los estudios referidos a los espacios fronterizos. Él definió un primer grupo de escritos que llama “tradicionales”, con un desarrollo hegemónico previo a la década de 1980 y que continúa con matices en la actualidad. En los discursos producidos por esta historiografía, se caracterizó a la frontera como un espacio de disputa entre la “civilización” y la “barbarie”. En esta lógica, el enfrentamiento militar, la guerra y la violencia fueron y son elementos centrales de la narrativa. En la Argentina, los trabajos no académicos de Walther (1948), Raone (1969) y Rojas Lagarde (2004) constituyen aportes fundamentales para el estudio de los malones desde la mirada “tradicional”, que yo llamaría también militar en los dos primeros casos.

  • 2 Sobre los debates historiográficos referidos a los malones, recomiendo la lectura de Cordero (2017b (...)

11Frente a estos trabajos, desde mediados de la década de 1980, se renovaron los estudios desde la antropología y la historia con las investigaciones de Palermo (1986), Mandrini (1992b) y Bechis (2010), que en conjunto contribuyeron a explicar una dinámica fronteriza y el área de frontera como un espacio de disputa entre las sociedades indígenas y criollas (Mandrini, 1992a). En este sentido, las sociedades indígenas pasaron a considerarse estrechamente vinculadas a las sociedades estatales (criollas) por medio del comercio (Villar y Jiménez, 2004). De esta manera, el territorio bajo dominio indígena no solo no constituía un espacio vacío, sino que en él se estructuraban circuitos comerciales estrechamente vinculados a las relaciones de los espacios fronterizos (Cordero, 2017a, p. 41).2

12En Bahía Blanca, estas visiones historiográficas también se desarrollan. El historiador García Insausti (2015) las especifica bajo el término de “representaciones”, según su análisis de Chartier (1990). Al observar las representaciones sobre el “último malón” en el contexto del Bicentenario de la Revolución de Mayo, hace mención a una corriente historiográfica no académica que denomina también “tradicional”, donde sitúa a César Puliafito (oficial de reserva del Ejército Argentino) y sus publicaciones: La legione italiana, Bahía Blanca, 1856. El frente olvidado del risorgimiento (2007) y La Bahía Épica: historias de la Bahía Blanca desde los orígenes al final del período rosista, esta última publicada por el diario La Nueva Provincia (en adelante LNP) en el año 2010.

  • 3 Diversos escritos pueden leerse en LNP al respecto: El último malón, LNP, 19 de mayo de 2006. Miner (...)
  • 4 El grupo de los pincheiras o hermanos Pincheira fue un agrupamiento familiar proveniente del actual (...)

13Considero que, en los relatos sobre la historia de Bahía Blanca, estas ideas están muy presentes en los discursos oficiales de los funcionarios públicos bahienses, en el diario LNP y en la historia militar del Comando 3era División del Ejército (antes V Cuerpo del Ejército de la ciudad), como estudió García Insausti (2015).3 Así se adoptan, en estos procesos de construcción de memorias, miradas negacionistas hacia los pueblos indígenas que habitaron la región. Se expresan aun ideas sobre los “guerrilleros que arribaron de Chile”, para referirse al grupo de los pincheiras4 que colaboraron en la fundación de Bahía Blanca, y otros aspectos que retoman el binomio civilización-barbarie con la intención de justificar el genocidio indígena como plataforma para el proyecto civilizatorio (Puliafito, 2007, 2010).

14Frente a esta visión estática del tratamiento de la frontera y la imagen estereotipada de los pueblos indígenas de la historiografía tradicional, no son menores las contribuciones de diversas investigaciones “renovadas” sobre las relaciones interétnicas, los circuitos comerciales, los pactos y tratados con la sociedad blanca (siglos XVIII y XIX) en el sudoeste bonaerense y su articulación con otras regiones de la pampa y Patagonia: Villar, Jiménez y Ratto (1998), Villar y Ratto (2004), Villar y Jiménez, (2009, 2011), Alioto (2011), Alioto, Jiménez, Villar (2018). De conjunto, estas investigaciones se desarrollan desde hace más de 20 años en el Departamento de Humanidades de la UNS.

Contexto: preparando un gran malón y una contundente respuesta

15Durante el siglo XIX, las comunidades indígenas de la pampa y Patagonia conformaban grandes cacicazgos, destacándose el de Calfucurá en Salinas Grandes (actual límite entre las provincias de La Pampa y Buenos Aires), que controlaba la obtención de sal y una amplia red de caminos llamada “rastrillada de los chilenos”. El historiador Mandrini (2008) explica que el establecimiento de estas redes respondía a dos circuitos de intercambios: el “del ganado” y “el doméstico”. Con respecto al primero, lo define como el movimiento de ganado a gran escala hacia las tierras transcordilleranas. El malón, entonces, consistía en la apropiación por la fuerza de ganados en tierras del blanco y constituía una empresa económica colectiva, que unificaba a los distintos grupos indígenas (Mandrini, 2008, p. 253). De acuerdo a esta interpretación, los malones eran importantes para arrebatar ganado que luego se trasladaba a los mercados andinos a cambio de importantes productos. Sin embargo, no sería una tarea fácil. Luego del robo del ganado, había que arrearlo protegiéndolo de las tropas de frontera, aprovisionarlo de agua y pasturas y llevarlo hasta la cordillera para organizar su traspaso hacia la Araucanía. Esta venta de ganado les proporcionaba importantes recursos a los caciques y a sus grupos.

16El circuito “doméstico” se utilizó para la provisión de mercaderías de las tolderías de las sociedades indígenas. Se articulaba alrededor de diversas actividades como el pastoreo, la caza, la recolección y la agricultura, que se complementaban con la producción artesanal de tejidos y platería comercializados en las fronteras con los criollos.

17Como he señalado, la presencia de Calfucurá en la región “salinera” se registra desde principios de la década de 1830, cuando un contingente de indígenas transcordilleranos llegó a las cercanías de Bahía Blanca (De Jong, 2009). Durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas (1833-1852), la política de “negocio pacífico” con los indígenas le permitió al cacique obtener recursos y organizar una “Confederación Indígena” en Salinas Grandes. De esta manera, se garantizó la distribución de recursos y se facilitaron los intercambios comerciales con territorios y agrupaciones distantes, enviando comisionados hacia los ranqueles, tehuelches y huilliches, así como hacia los grupos transcordilleranos (De Jong 2015, p. 28).

18Cordero (2017a) describe al territorio salinero como el área donde Calfucurá estableció su autoridad sobre otros grupos indígenas que circulaban por la pampa bonaerense y por los vínculos que construyó con los actores de las localidades de los territorios fronterizos (vía las relaciones comerciales o los malones como contracara). Para explicar el contexto político, la historiadora Ratto (2015) describe que, en la región bonaerense, la situación cambió luego de la caída del gobernador Rosas en 1852, generando una inestabilidad que se mantuvo durante casi una década.

19Como consecuencia, se desmanteló el sistema de racionamientos a las comunidades indígenas entregadas por el gobierno de Rosas, mientras se acrecentó la acción malonera. Conjuntamente, a inicios de febrero de 1858, el Ejército porteño invadió por primera vez las tolderías de Calfucurá. Dos columnas salieron de Bahía Blanca y Azul y se dirigieron al lugar con la intención de sorprender a los indígenas, quienes ya lo habían abandonado. Lo que los soldados encontraron en las tolderías desamparadas contradecía en todo la noción de “desierto”: 300 toldos, multitud de huertas o chacras sembradas de distintos vegetales como maíz, zapallo, sandías y melones. El Ejército se apropió de 600 vacas y de 3000 ovejas (Alioto y Jiménez, 2013, p. 73).

20Con posterioridad, hacia fines de la década de 1850, el interés por renovar el comercio con Buenos Aires llevó a la parcialidad salinera a retomar el contacto con las jurisdicciones de Azul y Bahía Blanca. Esta estrategia le permitiría a Calfucurá un mayor poderío en el marco de relaciones geopolíticas anteriores al triunfo del Estado bonaerense sobre la Confederación Argentina, luego de la batalla de Cepeda en octubre de 1859 (De Jong, 2015, p. 30).

21Mientras las acciones de los ranqueles organizadas por Baigorria se concentraron en la frontera norte, los salineros demostraron un mayor radio de acción y se dejaron sentir por el centro y el sur de la actual provincia de Buenos Aires. La política de hostigamiento comenzó en mayo de 1859 con el malón a Bahía Blanca protagonizado por una fuerza de unos 1500 indios mandados por Calfucurá, Pichun y Cañumil (Ratto, 2015, p. 118).

22A este contexto, se sumaron situaciones locales de gran relevancia. Para la organización del malón, el cacique Calfucurá tendrá otros motivos. El incumplimiento de los acuerdos de paz firmados, un año antes, con el sargento Francisco Iturra prepararon el terreno (Ratto, 2004). Asimismo, Iturra mantenía el monopolio en la compra de cueros a los indígenas, estableciendo las condiciones a estas poblaciones. Seguramente por este hecho, el malón en su paso incendió su pulpería. Frente al malón, el poblado de Bahía Blanca fue defendido por un gran frente militar integrado por el Regimiento de Granaderos, la Guardia Nacional, la Legión Agrícola Militar y los “indios aliados” al mando de Ancalao y Linares. Consecuencia: una masacre.

23La posterior orden del presidente de la municipalidad autorizó al coronel José Orqueda a quemar públicamente los cadáveres de los indígenas asesinados en la actual plaza Rivadavia, plaza central de la ciudad de Bahía Blanca. Fue Antonio Crespi Valls —director del Museo Histórico de Bahía Blanca (1951-1959), periodista y aficionado a la historia (Pupio, 2005)— quien recopiló y publicó una serie de testimonios al cumplirse el primer centenario el 19 de mayo de 1959. Entre ellos se cita: “Arden aún hasta este día en la plaza pública, algunos cadáveres humanos”, testimonio que escribieron los consejeros municipales Julio Casal, Cornelio Galván, Mariano Méndez, Zenón Ituarte y Bruno Quintana en una carta dirigida a Orqueda, el 20 de mayo de 1859. Era un pedido para que “cese el espectáculo que la gente culta de la población no acostumbrada a él, no puede presenciar sin horror” (Crespi Valls, 1959, p. 139). Un tiempo después del malón de 1859, el general Cerri —quien integraba la Legión Italiana, una de las fuerzas de defensa del poblado—, como participante de los hechos, dice: “El espectáculo salvaje de aquella invasión no estaba completo. Faltaba la última escena de la barbarie. Los cadáveres de los indios, que ascendían poco más o menos al número de cien, fueron amontonados en la plaza pública y… ¡quemados!” (Crespi Valls, 1959, p. 90).

24Pese a las consecuencias nefastas, que concluyeron con más de 150 cuerpos de indígenas quemados, desde las narrativas locales oficiales, se lo construyó simbólicamente como el “último malón” o “malón salvaje” con el objetivo de minimizar los hechos. Estas ideas resurgen, como he descripto, en distintos discursos que se impusieron en la ciudad para fortalecer la epopeya civilizatoria, y así se intentó que se instalara en la memoria local.

25Como mencioné anteriormente, a continuación analizaré tres experiencias educativas que forman parte de una investigación etnográfica mayor, realizada entre los años 2014 y 2018. El objetivo fue estudiar el uso pedagógico de dos museos de historia en las aulas de cinco escuelas secundarias del partido de Bahía Blanca para abordar el tratamiento de la historia local y su articulación con los procesos históricos nacionales, centralmente del siglo XIX. En este artículo, presentaré tres momentos del trabajo de campo referidos al malón de 1859. Metodológicamente, dos de ellos, el recorrido hacia el MFC y la visita a la sala Cerri en el mismo museo, se elaboraron a partir de la observación participante y del registro en video. El abordaje del proyecto del programa Jóvenes y Memoria se reconstruyó a partir de entrevistas a la coordinadora y a una referente indígena que participó activamente del proyecto, y del análisis audiovisual de la producción final.

Con el malón “tiembla todo”

  • 5 ¿Conoces Bahía? es un programa de la Municipalidad de Bahía Blanca cuyo objetivo es difundir las ca (...)

26Como he señalado, el recorrido hacia el MFC, ubicado en la localidad de General Daniel Cerri, está incluido dentro del programa municipal ¿Conoces Bahía?, dependiente de la oficina de Turismo municipal.5 La finalidad del programa es organizar recorridos históricos por el partido de Bahía Blanca y está orientado casi con exclusividad a las instituciones educativas, sean estas de cualquier nivel y modalidad, facilitando para ello la movilidad para que las escuelas puedan llegar a los museos distantes.

  • 6 Todos los nombres referidos son ficticios para preservar la identidad de las y los interlocutores.

27En el recorrido en el que participé con una escuela secundaria, que llamaré la ES 1, el colectivo pasó a buscar a los estudiantes y docentes acompañantes por la escuela, luego se dirigió hacia la municipalidad, donde se incorporó el guía, y desde ahí al MFC. Durante ese trayecto tomó la palabra Darío, el guía de turismo del colectivo, quien relató distintos hechos vinculados a lugares históricos de la ciudad de Bahía Blanca y de General Daniel Cerri.6

28Luego de transitar por una avenida central de la ciudad, el colectivo tomó la ruta 3 hacia el sur de la provincia de Buenos Aires. Ahí comenzó un recorrido paralelo a la costa, donde se divisaban los humedales y cangrejales de la ría de Bahía Blanca. Desde ese momento, el guía comenzó a anticipar los temas que se vinculaban con la localidad de Cerri y el MFC. Retomó así el tema de la fundación de Bahía Blanca, pero esta vez asociada a los malones:

D [Darío]: — ¿Qué contar de Cerri?, vamos a esperar a llegar allá… Pero tiene que ver un poco con lo que estamos contando, tiene que ver con la fundación de Bahía Blanca, por supuesto, con… algunas condiciones que se dieron [en ese momento], como fueron los distintos pueblos, llamados aborígenes o pueblos originarios, que atacaban a las distintas instalaciones o puestos de los llamados blancos. No sé si ustedes han hablado o han escuchado hablar de los malones. ¿Quién se anima a contarme que era un malón? ¿A qué se le llamaba malón? [Silencio] A ver… ¿Cuál es la imagen que ustedes tienen si hablamos de malón? ¿Qué pasaba en un malón?... [Insiste]

Alumno: — son ladrones de hacienda…

D: — ¡Sí!, son ladrones de hacienda; pero ¿qué básicamente o concretamente era un malón? Venían estos ladrones y te decían: ¡buenas noches! ¿Puedo tomar su ganado si no le molesta? Me parece que no [remarca con dedo]. Entonces era básicamente un ataque. Yo he leído las crónicas y descripciones del gran malón de 1859, y básicamente todo gran malón lo hacían de esta manera: siempre por lo general ocurría de noche… Ustedes imagínense que están durmiendo, tres de la mañana supongamos ¿no? una situación general… O a la hora que ustedes estén durmiendo, no importa si ahora, ustedes se van de matiné o no. Supongamos tres de la mañana están en su casa piola, y de golpe empiezas a sentir que tiembla todo [remarca acentuando la letra o], empieza a temblar todo. Primero van a ladrar los perros, pero después se callan, porque sobre todo en ese gran malón del ’59 estaban entrando a la ciudad 3000 caballos al galope con 3000 jinetes, todos gritando ¡imagínense! Así que, era una situación bastante traumática, tanto es así que, en uno de los testimonios del malón, escrito en uno de los libros de la iglesia pone: noche de espanto y carnicería (…) Ustedes imaginen más o menos como eran estos ataques (…) Pero por lo general estos malones tenían el objetivo principal de robar ganado y de capturar prisioneros, mujeres y chicos, que eran tomados como prisioneros en algunos casos como esclavos para que sirvieran para hacer las tareas más comunes en las tolderías. Y en algunos casos se cuenta que a algunas de esas mujeres prisioneras se les cortaba los talones para que no pudieran escapar. El cacique que más esclavas tenía, tenía más poder, tenía más importancia (Recorrida guiada al MFC, Bahía Blanca, 8 de septiembre 2014).

29En su relato, Darío realizó una vinculación entre la fundación de Bahía Blanca (1828), planteada de manera general, con la fundación de la localidad de Cerri (Fortín Cuatreros, 1876), a pesar de que hay un salto temporal de casi cincuenta años entre ambas. Reunió en estas poblaciones características comunes y particulares de la vida en la frontera: la existencia de los malones.

30Esta “condensación” (Portelli, 1989) de distintos hechos es una operación propia de la memoria social que consiste en relacionar, mezclar y unificar acontecimientos diferentes porque comparten una misma característica definitoria. En este caso, la fundación de la Fortaleza Protectora Argentina y el Fortín Cuatreros permitieron explicar una unidad espacial y temporal desde los paisajes que rodean a Cerri y Bahía Blanca. Esa unidad “territorial” fue utilizada por el guía para comunicar a los estudiantes el trazado de una frontera que hoy es invisible, pero que en el siglo XIX dividía a la sociedad indígena de la criolla.

31Simplificando el argumento histórico respecto de los malones, y adoptando una mirada similar a la de la historiografía “tradicional”, el guía continuó con un relato donde siguió describiéndolos como una situación imprevista y traumática. Para esto, recreó una escena dramática de un malón (en este caso el de 1859), donde el susto y el miedo se expresaban “in crescendo", generando distintas sensaciones corporales (“temblaba todo”, “3000 jinetes gritando”). Darío se refirió a que el malón tenía como objetivo el robo de ganado (que el estudiante había mencionado). Coincido con Alioto en que la idea de los malones como “robo de ganado” es un estereotipo de los nativos que simplifica la idea de que se dedicaban al saqueo porque no pueden, no saben o no les conviene mantener actividades productivas por sí mismos (2011, p. 47).

32Pero en el relato, también, se destacó la toma de prisioneros (niños y mujeres) que fueron utilizados como “esclavos de los caciques”. De esta manera, agregó a la narración un detalle descriptivo para transmitir la violencia imperante: “en algunos casos se les cortaban los talones para que no pudieran escapar”.

33En esta reconstrucción detallada, es llamativo cómo el guía de turismo omitió la violencia hacia los indígenas en la expansión de la frontera estatal, aun cuando esta ya ha sido reflejada en numerosos textos educativos (Pupio y Perrière, 2013; Ministerio de Educación de la Nación, 2016) y otras investigaciones ya mencionadas que circulan en los ámbitos académicos. El concepto de “actos de recuerdo” (Halbawachs, 2004), definidos como rememoraciones al servicio de las acciones presentes, de un aquí y ahora, y que la memoria también incluye olvidos que no son rememorables puede aplicarse en esta experiencia.

34Si bien los debates sobre la violencia hacia los indígenas bajo la denominación de genocidio están empezando a instalarse socialmente en sectores amplios de la población (Lenton, 2010, 2014), el relato del guía municipal evidencia que aún predomina en el sentido común la idea de la “guerra al indígena” (Mandrini, 2007). Por último, las narrativas producidas por el guía durante los recorridos escolares hacia el MFC pueden pensarse como versiones que, en el nivel local, reorganizan el estereotipo fundante de la nación argentina: el de la población homogénea, blanca y de raíces europeas. Con respecto a los pueblos indígenas, hay imágenes muy significativas que se desprenden del relato, como la crueldad asociada a los originarios. Estas imágenes, como analicé, son constitutivas de la idea de nación de fines del siglo XIX, pero tienen una significativa vigencia en la memoria social a partir del relato del guía municipal frente a los jóvenes. Por esto, sostengo que hay una continuidad, en los relatos oficiales, de la historiografía más tradicional.

“Era una cuestión higiénica. Si vos no los quemabas, te enfermabas”

35Comienzo con el término “indio” porque fue el utilizado por el personal del MFC en todas las visitas estudiadas, aunque acá solo haré referencia a una de ellas. La justificación que realiza el personal para utilizar esa categoría (no la de indígenas, pueblos originarios o aborígenes) tiende a resaltar que fue el “término de la época”. Es decir, el esgrimido por la sociedad criolla para denominar a los pueblos indígenas.

  • 7 El Museo Fortín Cuatreros es un museo municipal público de historia que se encuentra en el área per (...)

36En el momento de la investigación, el MFC exhibía en la mayor de sus salas una exposición sobre la biografía del general Daniel Cerri. Esta sala se emplazó para la conmemoración del centenario de su fallecimiento en el año 2014 y en ella se recuperó su carrera militar y política, en una versión histórico-militar, que funcionó como articuladora del guión museístico.7

  • 8 Daniel Cerri, radicado en Argentina desde niño, se incorporó a la Legión Agrícola Militar a orillas (...)

37Si bien el relato está centrado en la figura de Cerri y su desempeño como héroe en la defensa de la patria (y en particular su aporte a la historia del sudoeste bonaerense), la narración refiere también a los pueblos indígenas.8 En algunos casos, el relato recupera los “aportes” indígenas a la sociedad criolla, los que se subrayan como aspectos desconocidos debido a que fue el antagonismo lo que configuró el trazado principal de los acontecimientos históricos, según los relatos oficiales.

38A continuación, presento dos fragmentos que permiten analizar esta dicotomía. Uno, referido a la fundación del fuerte de Bahía Blanca y otro, al malón de 1859; ambos hechos de relevancia dentro de la historia regional. Antes de continuar, es importante mencionar que, para explicar la biografía de Cerri, el encargado debe extrapolar la historia a la Fortaleza Protectora Argentina (hoy Bahía Blanca) porque Cerri desarrolla gran parte de su actividad allí y no en la localidad que lleva su nombre, que es fundada en 1876, donde está el museo.

39El primero de ellos lo registré en ocasión de la visita de la ES 1, que describí en el apartado anterior, cuando nos instalamos en el museo. Nos encontrábamos en la sala Cerri, en ese momento el encargado comenzó a explicar la llegada de Cerri a la región en 1858 (proveniente de Italia) y, para contextualizar su intervención militar en el malón de 1859, retoma alguna explicación sobre la fundación de la Fortaleza Protectora Argentina en 1828:

E [Encargado de la visita] — Como les decía antes, Bahía Blanca es un lugar muy raro [silencio]… raro porque va a ser fundada por soldados y un indio… ¿Sabían quién fundó Bahía Blanca? [Silencio y murmullo]… ¿No saben quién fundó Bahía Blanca? ¿No?

D [Docente]: — ¡Sí! ¡Lo venimos charlando!… ¡El coronel Ramón Estomba! [Responde la docente mientras anota en una libreta. Hay risas y murmullos]

E: — El coronel Ramón Estomba va a fundar Bahía Blanca en 1828 con el cacique Venancio Cayupan. Bahía Blanca es co-fundada por un loco y un indio… Loco era Estomba, estaba loco… ¡en serio! [Murmullos] muere de locura, muy pocos meses después de fundar Bahía Blanca muere (Visita de 5°B de la ES 1al MFC, 8 de septiembre 2014).

40En el relato puede observarse que, al referirse a la fundación de la Fortaleza Protectora Argentina, el encargado realzó la figura de Venancio Cayupan como participe fundador de la ciudad junto a las tropas militares. De esta manera otorgó al indígena fundador un lugar preponderante junto a Estomba, aun cuando en el acta de fundación de la ciudad no aparece la firma de Cayupan. El documento oficial está firmado por el coronel Ramón Estomba, el teniente coronel Andrés Morel, los sargentos mayores Del Valle y Juan Elías, el capitán Martiniano Rodríguez, el ingeniero Parchappe y los vecinos y pobladores Nicolás Pérez, Polidoro Coulin y Pedro Acosta. Al referirse a “la locura de Estomba”, hace alusión a una grave enfermedad que lo obligó a internarse en Buenos Aires y por la cual murió el 1° de junio de 1829. Si bien estos datos sobre la fundación de Bahía Blanca no están en la exhibición, el encargado los retoma para contextualizar la llegada de Cerri treinta años después.

41De esa manera, la imagen positiva del indio fundador contrasta con la que se presentó en el relato referido al malón de 1859. En ese suceso, el poblado fue defendido por las tropas que integraba Cerri. Recordemos que Cerri llega a Bahía Blanca a fines de agosto de 1858 y se enrola en la Legión Agrícola Militar. Así presenta el encargado los hechos:

E [encargado]: — Hoy somos muy pro-indigenistas, todo lo que hicieron los soldados que mataron a todos los indios está mal. Nosotros no decimos qué está mal o qué está bien. Nosotros contamos la historia, ustedes toman parte. Pero hay mucha gente que habla muy mal de ese malón, pero en realidad nosotros éramos un grupo de soldados acá, y nos defendimos y los quemamos (…) era una cuestión higiénica, si vos no los quemabas te enfermabas. ¡Es muy claro!

[Los estudiantes y docentes comienzan a mirarse y a mirar el piso]

A (alumno): — ¡No! [Hace un gesto de enojo con la mano. El guía no lo ve, lo capta la filmación]

E: — Cerri tenía 17 años cuando pelea en el malón del 59 (Visita de 5°B de la ES 1 al MFC, 8 de septiembre 2014).

42En el relato del guía, la violencia que se expresa en la quema de los cuerpos de los indígenas se justificó por “cuestiones higiénicas”. De ahí, la invitación para que los estudiantes “tomen partido” por el bando militar, como respuesta necesaria ante la violencia imperante causada por los malones. En contraste con el relato alusivo a la fundación de Bahía Blanca, donde se presentó un momento de convivencia entre militares e indígenas, al referirse al malón, justificó la violencia de la respuesta militar.

43Cuando el encargado abrió a los estudiantes la pregunta sobre la “cuestión indígena”, lo hizo más bien para incluir en el relato la participación de indígenas aliados en las campañas militares. Pero, a la vez, no dejó dudas sobre la importancia de la defensa y la quema de cuerpos cuando afirmó: “nos defendimos y los quemamos”. Afirmación que despertó murmullos y rechazos como respuesta de los estudiantes y las docentes.

44Esta posición empática con el Ejército se reforzó cuando señaló que los militares, entre ellos Cerri con solo 17 años (una edad similar a los estudiantes que están escuchando el relato), fueron los defensores del poblado que vivía con temor a la invasión indígena. El relato del encargado se desarrolló mientras señalaba un plano de la ciudad de Bahía Blanca con un epígrafe que refiere: “El 19 de mayo de 1859, el cabo 2° Cerri participa de la defensa del poblado”.

45En este sentido, en el MFC se produce lo que Nagy (2013) describió para el caso de otros museos de frontera: un relato de abnegación y sacrificio por parte de pioneros inmigrantes que, atemorizados por el latente ataque de los salvajes y bárbaros pueblos indígenas, son defendidos por el Ejército. Los “indios” son mencionados como origen del problema y responsables de ataques que debieron ser repelidos por aquellos hombres nobles que solo pretendían poblar la llanura bonaerense (Nagy, 2013, p. 89).

46Por último, como queda en evidencia, el encargado del MFC asumió como propio el estereotipo del indio malonero, por medio del cual se construyó una cultura del miedo, como una amenaza para la integridad nacional durante el siglo XIX (Delrio y Malvestitti, 2018). Si bien estos discursos están vigentes en las instituciones estatales, como los museos, donde en la mayoría de los casos son atendidos por encargados o personal municipal, los conocimientos y memorias que producen pueden definirse como locales, tradicionales, intuitivos, ordinarios y prácticos al problematizar la oposición entre estas modalidades y la ciencia en la producción de conocimientos (Diez, Hecht, Novaro y Padawer, 2011).

47Sin embargo, como he analizado hasta aquí, en ambos casos, lo que predomina es una visión justificadora de las prácticas militares frente a los pueblos indígenas y una mirada tradicional de los malones. Narrativas que están asociadas a la política cultural de la Municipalidad de Bahía Blanca.

El malón de 1859 en un relato escolar y desde una mirada de los derechos humanos

48Para finalizar, me parece importante analizar una experiencia educativa que recupera el malón de 1859 a Bahía Blanca con una mirada desde la perspectiva de los derechos humanos y la actualidad. Antes que nada, advierto que la aproximación a esta experiencia realizada por las ES 2 y ES 3 en el año 2015 es una reconstrucción posterior porque durante su desarrollo no supe de su existencia, al estar trabajando con otras escuelas como la ES 1 y en otro museo de Bahía Blanca al que no haré referencia aquí.

49Fui entramando esta experiencia a partir de que, en sucesivos relatos, mis interlocutoras (docentes que visitaron los museos) la referenciaban como un suceso importante para sus escuelas. Asimismo, es necesario decir que las escuelas que armaron el proyecto tienen una larga trayectoria de participación en el programa Jóvenes y Memoria. Este programa es coordinado por la Comisión por la Memoria de la provincia de Buenos Aires desde el año 2002. Está dirigido a escuelas y organizaciones sociales, políticas y culturales de la provincia y propone que los equipos de trabajo elaboren un proyecto de investigación acerca de las memorias del pasado reciente o la vulneración de los derechos humanos en democracia.

  • 9 La organización Kumelen Newen Mapu es una agrupación urbana de Bahía Blanca que surge en 1997 y rei (...)

50La particularidad fue que, en el año 2015, a las y los estudiantes les interesó involucrarse en un tema que no se refería estrictamente al pasado reciente y elaboraron un proyecto llamado “19 de mayo de 1859: un malón en Huecuvú Mapu”. El resultado del proceso fue la producción de un video de aproximadamente quince minutos de duración. Además de los y las estudiantes, del proyecto formaron parte: Amalia, la docente coordinadora del grupo del proyecto, estudiantes y profesores universitarios, integrantes de la organización Kumelén Newen Mapu9 y el colectivo Abuelas Relatoras por la Identidad y la Inclusión Social del PAMI (programa de Asistencia Médica e Integral). Fueron ellas quienes armaron un teatro de sombras para ilustrar la narración que articuló el relato, acompañada con música de Víctor Heredia (su obra Taki Ongoy). Fundamentaron el proyecto señalando que se referían al malón desde:

una perspectiva de reparación histórica, de pedagogía de la memoria, con procesos de reflexión crítica, en un marco de diálogo intercultural, como forma de profundizar nuestra democracia sin olvidos, y con verdad y justicia, recordaremos un hecho acontecido, que transcurre en la plaza céntrica y principal de la ciudad, hace algo más de 150 años.

  • 10 Puede verse en: https://www.youtube.com/watch?v=tpY7_VIciy0&fbclid=IwAR3xT3fGeFv2mKOVfXshdv4JgEkfWF (...)

51A partir de aquí, en este apartado, me interesa analizar este proyecto respondiendo a dos preguntas: ¿cómo fue abordado el tema en la escuela? y ¿por qué fue presentado bajo la temática de los derechos humanos? Como anticipé, el proyecto se desarrolló durante el año 2015 y el video que realizaron como resultado final fue presentado en noviembre de ese mismo año en Chapadmalal, localidad cercana a Mar del Plata (provincia de Buenos Aires), en el encuentro de clausura anual del programa.10 En el proyecto participaron alrededor de quince estudiantes, pero a la presentación viajaron solo seis.

52En la entrevista que le realicé a Quimey, una de las referentes de la organización Kumelén Newen Mapu, ella recuerda cómo fue convocada:

E [Entrevistador]: — Una docente me comentó lo del video que hicieron por el 19 de mayo en el proyecto Jóvenes y Memoria. ¿Ustedes participaron?

Q [Quimey]: — Sí, a mí me invita la gente de las escuelas a dar una charla, porque los chicos de Jóvenes y Memoria venían investigando diferentes cosas de la ciudad y se encuentran con el malón del 19 de mayo… Entonces se preguntaron: ¿Cómo podemos hacer? Buscaron material y bueno: ¿Comunidades originarias? Buscaron y encontraron a Kumelén, llaman y vamos a dar la charla y la verdad que fue muy interesante participar. Ellos, ya habían hecho una investigación, y después cuando empezamos a hablar del malón, [también] empezamos a hablar de la cosmovisión, de la cultura, los problemas territoriales. Fui como dos o tres veces a darles una charla. Después también tuvimos la suerte de cruzarnos con las Abuelas Relatoras del PAMI, que ellas habían hecho un teatro de sombras referente al malón y entonces… ¡Está bárbaro el teatro de sombra que hicieron las abuelas relatoras del PAMI! Bueno, trabajamos en conjunto con ellos también. Se editó un video en el cual, creo que es una de las pocas cosas que anda dando vuelta en Bahía que explica lo del 19 de mayo. Porque bueno hemos hecho actividades, de hecho, todos los 19 de mayo hacemos la ceremonia, recordamos… (Entrevista a Quimey, Bahía Blanca, 4 de mayo de 2018).

53El relato de Quimey sintetiza su participación y la de su organización en el proyecto escolar y menciona los vínculos interpersonales que se desarrollaron durante el proyecto. En este fragmento, la referente mapuche no se refiere a lo que significa el 19 de mayo como hecho histórico local, sino que más bien retoma los temas y problemáticas actuales, especialmente la cosmovisión y los territoriales, y subraya que el video es una de las pocas producciones disponibles en Bahía Blanca que explica lo que sucedió el 19 de mayo de 1859. Sobre el final del relato, Quimey se refiere al malón y su manera de recordarlo por medio de una ceremonia.

54Este proceso de memoria que despliega Quimey puede asimilarse a lo que la antropóloga Ramos (2016) define, retomando a Ingold (2011), como “memoria-conocimiento”. Conocer algo o a alguien es conocer su historia y ser capaz de juntar aquella historia con la propia. El conocimiento emerge de la vida a través del proceso activo de recordar y no como una transmisión pasiva del legado de nuestros ancestros, conocer es ser capaz de volver a contar historias del mundo y volver a tejer memorias por donde otros ya pasaron (Ramos, 2016, p. 55).

55Coincidiendo en sus propósitos con Quimey, la docente encargada del proyecto, Amalia, me explicó que las investigaciones históricas de los estudiantes tuvieron como objetivo final ligar los sucesos del 19 de mayo de 1859 con la actualidad:

E [Entrevistador]: — ¿Y cómo cayó este proyecto? Digo porque es una perspectiva histórica sobre los pueblos originarios, un hecho histórico que trabaja los derechos humanos desde otra lógica…

A [Amalia]: — ¡Sí! Lo que pasa es que lo llevamos como hasta la actualidad, como que nuestra ciudad tuvo otro nombre que hoy se desconoce, como que… [Piensa] que en nuestra ciudad conviven los que están con Roca, escuelas que se llaman Roca y Campaña al Desierto, y por otro lado, se hacen otra serie de actividades que reconocen a los pueblos originarios. Sí, es que lo fuimos llevando a cosas actuales, ponemos algo del himno a Bahía Blanca, que en un principio era ofensivo y que se tuvo que modificar; como que denunciamos que hoy en día no se sabe que ese hecho ocurrió en la plaza Rivadavia, no se lo conoce (Entrevista a Amalia, Bahía Blanca, 27 de diciembre de 2017).

56En la descripción de Amalia, el proyecto procuraba denunciar un hecho trágico para la ciudad que suele no ser conocido (de ahí el marco en el programa Jóvenes y Memoria, dedicado a los derechos humanos). Lo hace tratando de vincular ese desconocimiento con distintos procesos históricos de violencia (por ejemplo el himno de la ciudad “que en un principio era ofensivo”) y con la vigencia del antagonismo en el sentido común (“en nuestra ciudad conviven los que están con Roca … por otro lado se hacen otra serie de actividades que reconocen a los pueblos originarios”), ya que parte de la sociedad comparte los discursos a favor del genocidio indígena y de la figura de Roca (Lenton, 2010; Delrio, 2011). El video articula las consecuencias del malón de 1859 con el posterior genocidio iniciado con Roca en la llamada Conquista del Desierto.

57En el video se denuncia la quema de cuerpos de los indígenas en la actual plaza de Bahía Blanca y su denominación como “hoguera del escarmiento”. En el teatro de sombras también se representa con un fuego rojo la resolución del malón de 1859. Amalia destaca que, al traer ese pasado a la actualidad, es posible reflexionar sobre qué lugares que atravesamos cotidianamente en la ciudad representan esa tensión, conflicto y enfrentamiento violento entre la sociedad blanca, criolla y los pueblos indígenas.

58Esta idea de que en Bahía Blanca “conviven” los que están con Roca, en referencia al predominio de los relatos de la historia tradicional, y los que reconocen a los pueblos originarios ha sido tratada por Lenton, Delrio, Pérez, Nagy, Papazian y Musante (2011) en un artículo titulado “Huellas de un genocidio silenciado: los indígenas en Argentina”. Sus investigaciones debaten cómo el Estado argentino buscó instalar “memorias” en los monumentos conmemorativos, en la asignación de su nombre a espacios públicos (agregaría también a escuelas públicas); una pedagogía basada en el nacionalismo conservador y el militarismo de principios del siglo XX, que forjó la Conquista del Desierto como una epopeya nacional.

59Asimismo, Lenton et al. (2011) señalan que en las últimas décadas se ha abierto un debate en algunos sectores de la sociedad acerca de la responsabilidad de Roca en el genocidio y la subordinación de los pueblos indígenas en el actual territorio nacional. Este debate tiene distintas expresiones: en algunos casos se propone la eliminación de los monumentos referidos al genocidio indígena, en otros el cuestionamiento está centrado en relacionar conceptualmente los dos genocidios, el indígena y el perpetrado por la última dictadura militar argentina (1976-1983). En este contexto, se producen intervenciones en los monumentos y espacios urbanos, por ejemplo, las que consisten en manchas rojas a semejanza de la sangre u otras expresiones asociadas al genocidio indígena en la calle 19 de Mayo de la ciudad de Bahía Blanca.

60Por último, es importante advertir que las prácticas docentes asociadas a estos proyectos de memoria no solo se explican por la importancia de las temáticas, sino porque remiten a las trayectorias personales donde las “temáticas ancladas” se despliegan de manera efectiva (Achili, 1986). En el caso de Amalia, ella recupera sus vivencias personales:

Entre esos temas [se refiere a los temas sobre los cuales trabajar en el proyecto] salió fuerte: la vida de otro de los desaparecidos que fue alumno de acá, y ellos no sé porque habían oído lo del malón que se habían muerto algunos prendidos fuego, que si estaban muertos, que si no… ¡yo qué sé! Así como eso era tan fuerte y yo no sé un carancho de pueblos originarios… En realidad, algo sí, yo de adolescente durante el gobierno militar, trabajé en la línea sur de Río Negro [provincia] durante siete años y fue algo que en mi vida me marcó… Entonces que los chicos volvieran a ese tema, es como que me movilizó un montón de cosas y dije: voy a hacer cursos de Pueblos Originarios (Entrevista a Amalia, Bahía Blanca, 27 de diciembre de 2017).

61Las expresiones de Amalia me permiten considerar cómo las prácticas docentes se configuran desde un marco amplio de experiencias, que en este caso recuperan vivencias juveniles. Pero las prácticas docentes también trascienden las aulas de una forma proyectiva, no solo retrospectiva, ya que, como menciona mi interlocutora, las relaciones que propusieron los estudiantes entre desaparecidos y malón le generaron nuevos intereses en cuestiones sociales o culturales. Estas relaciones que configuran el campo laboral de la docente están determinadas por las condiciones institucionales y sociohistóricas, pero a su vez hacen a la producción de los sujetos de ese mundo institucional y social (Achilli, 2006).

62Esta experiencia, a diferencia de las descriptas en los apartados anteriores, constituyó un proyecto transversal de las escuelas secundarias con otros sectores —como las Abuelas Relatoras, los y las investigadores universitarios—, en un diálogo permanente con las organizaciones indígenas de la ciudad. El objetivo del proyecto definió de antemano una perspectiva intercultural y una temática asociada a los pueblos indígenas. De esta manera, asumió una visión histórica diferente, donde el conocimiento académico sobre las relaciones interétnicas adquiere relevancia por sus interlocutores que conocen visiones “renovadas” sobre una frontera compleja y dinámica. Asimismo, las referentes de los pueblos indígenas problematizaron la “cuestión indígena” relacionando los sucesos del siglo XIX con las luchas actuales de los pueblos originarios, como se expresa en el video.

Reflexiones finales

63El malón de 1859 a Bahía Blanca es un hecho controversial, que genera memorias conflictivas por las consecuencias trágicas que generó. Sin embargo, no es de común conocimiento este suceso, ya que no hay referencias en el espacio público de Bahía Blanca como sí las hay en alusión a otros hechos locales y nacionales: “Fortaleza Protectora Argentina”, museo “Fortín Cuatreros”, parque “Campaña al desierto”, calle “19 de Mayo”, escuela “Roca”, entre otros. La idea, retomada por la historia oficial y en algunos espacios académicos de “la primera y la segunda fundación”, tiene el claro objetivo de asociar la fundación de Bahía Blanca y de su puerto como hitos de progreso. Para estos relatos de la historia oficial y la historiografía “tradicional”, la negación de los pueblos indígenas o su necesario exterminio en bien del progreso fueron ideas que invisibilizaron un periodo histórico muy amplio de vínculos y relaciones interétnicas en un área de frontera en el sudoeste bonaerense. Como he analizado, distintos estudios, desde mediados de la década de 1980, describieron la dinámica de la frontera en el siglo XIX. Esta dinámica incluyó diversas piezas que articularon circuitos comerciales entre la sociedad indígena y la criolla, como también relaciones violentas y conflictivas como los malones y las campañas militares.

64En este caso, el foco de atención en el malón de 1859 se orientó a presentar etnográficamente aquellos espacios por donde transitan las y los estudiantes secundarios en distintas instancias educativas. Los relatos sobre el malón afloran de manera diversa en los recorridos escolares, en los museos, en las escuelas y, por supuesto, en las organizaciones indígenas de Bahía Blanca. Pero los procesos de producción de memoria social no se decretan desde las historias oficiales, y los relatos y narraciones sobre el malón que atraviesan la ciudad en su cotidianidad son diversos, pese a la continuidad de los defensores de las narrativas “tradicionales”.

65Los relatos más cercanos a las esferas municipales (programa ¿Conoces Bahía? y en las visitas al MFC) reproducen una narración histórica que no niega el malón, pero que fortalece una visión historiográfica “tradicional” que recupera las imágenes de “la guerra contra el indio” y “el salvajismo de los malones”. Estos argumentos son destinados a las y los jóvenes que vistan los museos, aunque, como describí, no pasan inadvertidos.

66Frente a estos relatos, se encuentran los producidos en un proyecto escolar sobre derechos humanos, donde las voces de las referentes indígenas adquieren significado junto a las narrativas “renovadas” sobre la frontera de distintos profesores universitarios. La participación voluntaria de estudiantes en el programa Jóvenes y Memoria permitió abordar el malón desde otra mirada, incluso diferente al tratamiento de la historia como disciplina escolar. El resultado del proyecto llamado “19 de mayo de 1859. Un malón en Huecuvu Mapu” fue ejercicio de memoria “sin olvidos” y un reclamo de verdad y justicia que ahonda en una perspectiva intercultural que les dio voz a los pueblos originarios que habitan en la ciudad.

Inicio de página

Bibliografía

Achilli, E. L. (1986). La práctica docente: una interpretación desde los saberes del maestro. Cuadernos de Formación Docente, 1-16.

Achilli, E. L. (2006). Investigación y formación docente. Rosario: Laborde Editor.

Alioto, S. L. (2011). Indios y ganado en la frontera. La ruta de río Negro (1750-1830). Rosario: Protohistoria Ediciones.

Alioto, S. y Jiménez, J. F. (2013). Los “salineros” de Calfucurá y el “malón” de mayo sobre Bahía Blanca. En A. Pupio y H. Perrière, Malones, fortines y estancias en la identidad de General Daniel Cerri, (pp. 73-76). Bahía Blanca: Editorial de la Universidad Nacional del Sur.

Alioto, S., Jiménez, J. F. y Villar, D. (2018). Devastación: violencia civilizada contra los indios de las llanuras del Plata y Sur de Chile: siglos XVI a XIX. Rosario: Prohistoria Ediciones.

Bechis, M. (2010). Piezas de etnohistoria y de antropología histórica. Buenos Aires: Sociedad Argentina de Antropología.

Cordero, G. (2017a). Territorialidad y política en Salinas Grandes (décadas de 1860 y 1870). Pasado Abierto [On line]. Disponible en http://fh.mdp.edu.ar/revistas/index.php/pasadoabierto/article/view/2191/2290

Cordero, G. (2017b). Malón y política en la frontera sur. Hacia una reconstrucción de la conflictividad fronteriza. Tesis de Doctorado, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires. Disponible en http://repositorio.filo.uba.ar/handle/filodigital/9986

Crespi Valls, A. (1959). La invasión del 19 de mayo de 1859. Primer centenario 1859 - 19 de mayo – 1959. Bahía Blanca: Municipalidad de Bahía Blanca, Museo Histórico.

Chartier, R. (1990). La historia cultural redefinida: prácticas, representaciones, apropiaciones. Punto de Vista, 13(39), 43-48.

De Jong, I. (2009). Armado y desarmado de una confederación: el liderazgo de Calfucurá en el período de la organización nacional. Quinto Sol, 13, 11-45.

De Jong, I. (2015). Entre el malón, el comercio y la diplomacia: dinámicas de la política indígena en las fronteras pampeanas (siglos XVIII y XIX). Un balance historiográfico. Revista Tiempo Histórico, 11, 17-40.

Delrio, W. D. (2011). Genocidio como categoría analítica: memoria social y marcos alternativos. Corpus. Archivos virtuales de la alteridad americana, [On line] 1(2).

Disponible en http://ppct.caicyt.gov.ar/index.php/corpus

Delrio, W., Escolar, D., Lenton, D. y Malvestitti, M. (Comps.). (2018). En el país del nomeacuerdo. Archivos y memorias del genocidio del Estado argentino sobre los pueblos originarios, 1870-1950. Viedma: Editorial Universidad de Río Negro.

Delrio, W. D. y Malvestitti, M. (2018). Memorias del “awkan”. En W. D. Delrio, D. Escolar, D. Lenton y M. Malvestiti (Comps.), En el país del nomeacuerdo. Archivos y memorias del genocidio del Estado argentino sobre los pueblos originarios, 1870- 1950, (pp. 23-67). Viedma: Editorial Universidad de Río Negro.

Diez, M. L., Hecht, A. C., Novaro, G. y Padawer, A. (2011). Interculturalidad y educación. Cruces entre la investigación y la gestión. En G. Novaro (Comp.), La interculturalidad en debate. Experiencias formativas y procesos de identificación en niños indígenas y migrantes, (pp. 265-281). Buenos Aires: Biblos.

García Insausti, J. T. (2015). La construcción de un relato sobre el pasado fronterizo. Representaciones del último malón (Bahía Blanca, 19 de mayo de 1859) en el marco del Bicentenario de la Revolución de Mayo. En R. Cimatti y A. Eberle (Eds.), Los usos y apropiaciones del pasado en la Argentina bicentenaria, (pp. 37-51). Bahía Blanca: Hemisferio Derecho.

Halbawachs, M (2004). La memoria colectiva. Zaragoza: Prensa Universitaria de Zaragoza.

Ingold, T. (2011). Being Alive. Essays on movement, knowledge and description. Nueva York: Routledge.

Lenton, D. (2010). Presentación del debate: Genocidio y política indigenista. Debates sobre la potencia explicativa de una categoría polémica. Corpus. Archivos virtuales de la alteridad americana, [On line], 1(2). Disponible en http://ppct.caicyt.gov.ar/index.php/corpus

Lenton, D. (2014). Apuntes en torno a la aplicabilidad del concepto de genocidio en la historia de las relaciones entre el estado argentino y los pueblos originarios. En J. L. Lanata (Comp.), Prácticas genocidas y violencia estatal en perspectiva transdiciplinar, (pp. 32-51). San Carlos de Bariloche: IIDyPCa-CONICET. Disponible en

http://biblioteca.clacso.edu.ar/Argentina/iidypca-unrn/20171115054357/pdf_109.pdf

Lenton, D., Delrio, W., Pérez, P., Papazian, A., Nagy, M. y Musante, M. (2011). Introducción. En Huellas de un genocidio silenciado: los indígenas en Argentina. Conceptos, 90 (493), 119-142. Disponible en https://ri.conicet.gov.ar/bitstream/handle/11336/52773/L-0587-120-143.pdf?sequence=5&isAllowed=y

Mandrini, R. (1992a). Pedir con vuelta. ¿Reciprocidad diferida o mecanismo de poder? Antropológicas, Nueva Época, 1, 59-69.

Mandrini, R. (1992b). Indios y fronteras en el área pampeana (siglos XVI y XIX). Balance y Perspectivas. Anuario del IEHS, (VII), 59-72.

Mandrini, R. (2007). La historiografía argentina, los pueblos originarios y la incomodidad de los Historiadores. Quinto Sol, 11, 19-38.

Mandrini, R. (2008). La Argentina aborigen: de los primeros pobladores a 1910. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.

Mases, E. H. (2010). Estado y cuestión indígena: el destino final de los indios sometidos en el sur del territorio (1878-1930). Buenos Aires: Prometeo Libros.

Ministerio de Educación y Deportes de la Nación (2016). Tehuelches y selk’nam (Santa Cruz y Tierra del Fuego): no desaparecimos. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Ministerio de Educación y Deportes. Disponible en http://www.bnm.me.gov.ar/giga1/documentos/EL005238.pdf

Nagy, M. A. (2013). Los museos de la última frontera bonaerense y sus narrativas acerca de los pueblos indígenas. Revista del Museo de Antropología, 6, 79-90. Disponible en https://revistas.unc.edu.ar/index.php/antropologia/article/view/5506

Palermo, M. A. (1986). Reflexiones sobre el llamado “complejo ecuestre” en la Argentina. Runa, archivo para las ciencias del hombre, XVI, 157-178. Disponible en

http://revistascientificas.filo.uba.ar/index.php/runa/article/view/4394/3898

Portelli, A. (1989). Historia y memoria: la muerte de Luigi Trastulli. Historia y Fuente Oral, 1, 5-32.

Puliafito, C. (2007) La legione italiana, Bahía Blanca, 1856: el frente olvidado del risorgimiento. Bahía Blanca: el autor.

Pupio, A. (2005). Coleccionistas de objetos históricos, arqueológicos y de ciencias naturales en museos municipales de la provincia de Buenos Aires en la década de 1950.

História, Ciências, Saúde, 12, 205-229.

Pupio, A. (2013). El fortín Cuatreros en la conmemoración del pasado: ¿qué historia(s) nos han contado? En A. Pupio y H. Perrière, Malones, fortines y estancias en la identidad de General Daniel Cerri, (pp. 13- 57). Bahía Blanca: EDIUNS.

Pupio, A. y Perrière, H. (2013). Malones, fortines y estancias en la identidad de General Daniel Cerri. Bahía Blanca: EDIUNS.

Ramos, A. (2016). La memoria como objeto de reflexión: recortando una definición en movimiento. En A. Ramos, C. Crespo y M. A. Tozzini (Comps.), Memorias en lucha: recuerdos y silencios en contextos de subordinación y alteridad, (pp. 51-69). Viedma: Editorial UNRN.

Raone, J. M. (1969). Fortines del desierto, mojones de civilización. Buenos Aires: Biblioteca de Suboficial.

Ratto, S. (2004). La provisión de ganado y artículos de consumo en Bahía Blanca. ¿Los vecinos al servicio del estado o un estado al servicio de los vecinos? En D. Villar y S. Ratto (Eds.), Comercio, ganado y tierras en la frontera de Bahía Blanca (1850-1870), (pp. 27-62). Bahía Blanca: Centro de Documentación Patagónica.

Ratto, S. (2015). Redes políticas en la frontera bonaerense 1836-1873: crónica de un final anunciado. Bernal: Universidad Nacional de Quilmes. Disponible en http://biblioteca.clacso.edu.ar/Argentina/dcs-unq/20171031024600/pdf_1417.pdf

Rockwell, E. (2009). La experiencia etnográfica. Historia y cultura en los procesos educativos. Buenos Aires: Paidós.

Rojas Lagarde, J. L. (2004). Malones y comercio de ganado con Chile, siglo XIX. Buenos Aires: El Elefante Blanco.

Villar, D. y Jiménez, J. F. (2004). Como buche de ñandú. Negocios en la frontera: pulperos, militares, hacendados e indígenas en Bahía Blanca, hacia mediados del siglo XIX. En D. Villar y S. Ratto (Eds.), Comercio, ganado y tierras en la frontera de Bahía Blanca (1850-1870), (pp. 7-26). Bahía Blanca: Centro de Documentación Patagónica, Departamento de Humanidades. Universidad Nacional del Sur.

Villar, D y Jiménez, J. F. (2009). Cómo ha de desamparar a puros amigos, hermanos, parientes. Líderes y liderados en las sociedades indígenas de la región pampeana (década de 1830). En III Jornadas de investigación en Humanidades. Octubre, 2009. Bahía Blanca, Argentina. Disponible en: http://www.jornadasinvhum.uns.edu.ar/pdf/actasjornadas2009.pdf

Villar, D. y Jiménez, J. F. (2011). Amigos, hermanos y parientes. Líderes y liderados en las Sociedades Indígenas de la Pampa Oriental (siglo XIX). Bahía Blanca: Centro de Documentación Patagónica, Departamento de Humanidades de la Universidad Nacional del Sur.

Villar, D., Jiménez, J. F, Ratto, S. (1998). Relaciones Inter-étnicas en el Sur Bonaerense 1810-1830. Bahía Blanca: Departamento de Humanidades, Universidad Nacional Del Sur. Instituto de Estudios Histórico-Sociales, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires.

Villar, D y Ratto, S. (Eds.) (2004). Comercio, ganado y tierras en la frontera de Bahía Blanca (1850-1870). Bahía Blanca: Centro de Documentación Patagónica, Departamento de Humanidades. Universidad Nacional del Sur.

Walther, J.C. (1948). La conquista del desierto, II (360). Buenos Aires: Círculo Militar. Biblioteca del Oficial.

Fuentes

Puliafito, C. (2010) La Bahía épica: historia de la Bahía Blanca desde los orígenes hasta el fin del período rosista. La Nueva Provincia.

Inicio de página

Notas

1 En este artículo se utilizan de manera indistinta los términos narrativas, relatos y discursos oficiales. En todos se hace referencia a la manera en que los grupos de la elite dominante se apropiaron de la historiografía liberal tradicional, construyendo un pensamiento sobre la historia nacional de la Argentina. Para Mandrini (2007), estos relatos ubicaron a la problemática fronteriza como un tema de “guerras internas”, tras la cual subyacía una oposición entre los grupos “civilizados” de la sociedad criolla y la “barbarie” de los pueblos indígenas.

2 Sobre los debates historiográficos referidos a los malones, recomiendo la lectura de Cordero (2017b).

3 Diversos escritos pueden leerse en LNP al respecto: El último malón, LNP, 19 de mayo de 2006. Minervino, M., Malones, el terror de los primeros pobladores. LNP, 15 de abril de 2017. Sahores, R. P., Recordando el malón del 19 de mayo de 1859. LNP, 22 de mayo 2016. Puliafito, C., Cuántas personas murieron en el último malón. LNP, 15 de abril de 2018.

4 El grupo de los pincheiras o hermanos Pincheira fue un agrupamiento familiar proveniente del actual territorio chileno, expulsado durante la guerra de la independencia (1810-1823). Como consecuencia, se desplazó por las regiones patagónica y pampeana, estableciendo acuerdos y generando disputas territoriales con otros grupos locales durante la década de 1820 e inicios de 1830.

5 ¿Conoces Bahía? es un programa de la Municipalidad de Bahía Blanca cuyo objetivo es difundir las características del patrimonio histórico, social, arquitectónico y económico del partido de Bahía Blanca a través de visitas guiadas destinadas a instituciones educativas públicas y privadas del ámbito local.

6 Todos los nombres referidos son ficticios para preservar la identidad de las y los interlocutores.

7 El Museo Fortín Cuatreros es un museo municipal público de historia que se encuentra en el área periurbana de la localidad de General Daniel Cerri (partido de Bahía Blanca). Fue inaugurado el 10 de septiembre de 1983. La construcción en la que se ubica estuvo abandonada por largo tiempo; en ese contexto, en 1944, es declarado Monumento Histórico Nacional por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos (Decreto n.º 14119). En el año 1974, fue reconstruido como monumento fortín por el V Cuerpo del Ejército, adoptando para ello la disposición y materiales que se suponía que habían sido del fortín original (Pupio, 2012). El edificio donde está emplazado el museo es considerado el fortín que en 1876 da origen al pueblo de Cerri, de ahí proviene la idea de transformarlo en museo.

8 Daniel Cerri, radicado en Argentina desde niño, se incorporó a la Legión Agrícola Militar a orillas del río Sauce Chico en 1859. Luego participó de la guerra del Paraguay y desde 1880 pasó a ocupar cargos militares en Buenos Aires, Santiago del Estero y otros destinos, como inspector general de Telégrafos Militares, sub-prefecto de Bahía Blancay jefe del Regimiento 10 de Infantería. En 1876, por orden del ministro de Guerra y Marina, Adolfo Alsina, envía a construir el Fortín Cuatreros como parte de la línea de fortines. Fue gobernador del Territorio de los Andes y presidente del Consejo Mixto para Jefes y Oficiales. En 1882 alcanzó el grado de miliar de coronel (Pupio, 2013).

9 La organización Kumelen Newen Mapu es una agrupación urbana de Bahía Blanca que surge en 1997 y reivindica la identidad y cosmovisión mapuche. El principal eje de su trabajo es recuperar y afianzar el conocimiento y pensamiento mapuche.

10 Puede verse en: https://www.youtube.com/watch?v=tpY7_VIciy0&fbclid=IwAR3xT3fGeFv2mKOVfXshdv4JgEkfWFQrTy1NJt2I4lddaNDyPhetmjrswdA

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Hernán Perrière, « Malón de 1859 a Bahía Blanca: memorias conflictivas destinadas a y producidas por estudiantes de la escuela secundaria  »Corpus [En línea], Vol. 10, Nº. 1 | 2020, Publicado el 30 junio 2020, consultado el 05 agosto 2020. URL: http://journals.openedition.org/corpusarchivos/3747 ; DOI : https://doi.org/10.4000/corpusarchivos.3747

Inicio de página

Autor

Hernán Perrière

Universidad Nacional del Sur y Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, Argentina

Correo electrónico: hernanperriere@hotmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

Inicio de página
  • Logo Logo de la revista
  • Logo CONICET Mendoza
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals