Navegación – Mapa del sitio

InicioColecciónVol. 10, Nº. 2CríticaSobre la peste bubónica en una lo...

Crítica

Sobre la peste bubónica en una localidad del interior de la Argentina. Ituzaingó, provincia de Corrientes,1912-1919

About the bubonic plague in a town in the interior of Argentina, Ituzaingó, Province of Corrientes. 1912-1919
César Iván Bondar

Resúmenes

En este artículo se presentan los resultados de las indagaciones sobre la peste bubónica en la localidad de Ituzaingó, provincia de Corrientes, Argentina. Se toma como referencia lo acontecido en las primeras décadas del siglo XX, entre los años 1912 y 1919. Como hipótesis primaria consideramos que los pueblos del interior de la Argentina no estuvieron exentos de la influencia de la peste bubónica y consecuentes prácticas acaecidas. Damos cuenta de cómo en la localidad de Ituzaingó se instrumentaron acciones higienistas/sociales y religiosas desencadenadas ante el anuncio de la enfermedad. El trabajo posibilitó el rescate y puesta en valor de las prácticas y objetos que acompañaron a la población de Ituzaingó en este periodo de crisis. Del corpus general de la investigación se abstrae la información relacionada con los mecanismos de protección y aquello vinculado al ajuar y elementos litúrgicos que el catolicismo de la localidad dispuso ante la posible muerte de la población. Para el abordaje de la problemática se ha trabajado con registros históricos, con objetos y documentos disponibles en el archivo de la parroquia San Juan Bautista (diócesis de Santo Tomé) de la localidad de Ituzaingó, Corrientes, el archivo de la Coordinación de Educación y Cultura (ex Dirección de Museos), área de Archivo y Conservación de la Municipalidad de Ituzaingó. Corrientes, el archivo privado del folklorólogo Miguel Raúl López Bréard y el archivo privado del autor, en todos los casos con foco en las primeras décadas del siglo XX. Asimismo se realizaron entrevistas etnográficas a diversos interlocutores clave.

Inicio de página

Notas de la redacción

Fecha de recepción del original: 17/04/2020

Fecha de aceptación para publicación: 21/08/2020

Texto completo

1.Contextualización

1Las consideraciones que exponemos a continuación poseen como corpus representativo las experiencias recabadas en el proyecto “El velorio del angelito en los siglos XIX, XX y presente etnográfico. Nordeste argentino y Sur de la región Oriental del Paraguay”, en el proyecto se trabaja con población de credo católico. Se encuentra inscripto como parte del Instituto de Estudios Sociales y Humanos, dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas y de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones (Posadas, Misiones, Argentina). Si bien el proyecto de referencia puntualiza en la muerte del angelito, hemos accedido a otras formas de relación con la muerte y el morir, así como a diversas instancias de interacción entre la Iglesia Católica y la comunidad en periodos de crisis y tragedia humana.

2Como parte del proyecto marco, planteamos un eje de trabajo con las instituciones y organizaciones que poseen injerencia o se relacionan con los procesos de muerte y morir. En tal recorte ingresan parroquias, registros civiles, cementerios, funerarias, gobiernos municipales; como parte del trabajo de campo, se ha indagado en los archivos vigentes, en las opiniones y consideraciones de parte de sus referentes, dirigentes, equipos de trabajo, fieles, etc. De esta forma, el archivo amplio del proyecto dispone de abundante información sobre las relaciones entre estas organizaciones, agentes, la configuración de las emociones, formas de ver, percibir, sentir, registrar e interpretar la muerte y el morir entre los siglos XIX, XX y primeras décadas del XXI.

  • 1 El recorte propuesto se funda en los casos puntuales registrados en 1912 y 1919, y las consecuentes (...)

3Haciendo una revisión de los registros que corresponden al norte de la provincia de Corrientes, en lo que refiere a las relaciones entre la Iglesia Católica y los ritos fúnebres, se comienzan a plantear algunos de los interrogantes que culminan en esta sistematización. Una situación que llama la atención en el proceso de trabajo es un brote de peste bubónica en una comunidad del interior de la provincia de Corrientes, con la relevancia de ser comunidad portuaria y límite con Paraguay. Este brote acontece en el norte de la provincia, en la localidad de Ituzaingó, entre los años 1912 y 1919.1

4Atendiendo a este recorte espacio-temporal se inicia un trabajo de cruce, correspondencia y retroalimentación de la información disponible en el archivo de la parroquia San Juan Bautista (diócesis de Santo Tomé) de la localidad de Ituzaingó, Corrientes, el archivo de la Coordinación de Educación y Cultura (ex Dirección de Museos), área de Archivo y Conservación de la Municipalidad de Ituzaingó. Corrientes, el archivo privado del folklorólogo Miguel Raúl López Bréard y el archivo privado del autor, en todos los casos con foco en las primeras décadas del siglo XX. El acceso a la información ha sido otorgado por los referentes eclesiásticos, municipales o particulares según corresponda a la clasificación de los archivos parroquiales, municipales o privados. Asimismo, se han realizado entrevistas etnográficas a los referentes de la parroquia San Juan Bautista de Ituzaingó, a historiadores locales y a nivel provincial.

  • 2 La palabra cuarentena deviene de quarantagiorni (italiano) y esta del latín quadraginta (cuatro vec (...)

5Ahora bien, ante la situación de pandemia COVID-19, desencadenante de estados de cuarentena,2 cordones sanitarios, cierre de fronteras, puertos y rutas internas (aspectos a los cuales no escapa la localidad de Ituzaingó, provincia de Corrientes), hemos reorganizado el archivo del proyecto con la finalidad de dar a conocer que el 2020 no es el primer año en el cual la comunidad de Ituzaingó ha estado aislada, con controles en las movilidades y alteración de las actividades cotidianas debido a infecciones o enfermedades; antecedentes previos los hallamos en la presencia de la peste bubónica en la localidad hace 108 años.

6Consecuentemente, en esta instancia nos planteamos como objetivos: a) describir el contexto amplio del origen sociohistórico de la localidad de Ituzaingó, con referencias a la parroquia San Juan Bautista, atendiendo a su participación directa en tiempos del brote de peste bubónica entre 1912 y 1919; b) presentar algunas de las referencias sobre la peste bubónica en la localidad y los mecanismos que se instrumentaron para la protección de la población con eje en las intervenciones religiosas, higienistas, civiles y privadas en el periodo que comprende el recorte; y c) exponer algunos de los objetos, imágenes, registros y libros litúrgicos vinculados al periodo de brote en la localidad.

1.1Sobre la localidad de Ituzaingó

7El territorio del actual departamento de Ituzaingó forma parte del gran espacio guaraní. Con el advenimiento de la orden jesuítica en América pasa a constituirse como parte de la Paraguaria o Provincia Jesuítica del Paraguay. Su administración central se encontraba en el departamento de Santiago (hoy en Misiones, Paraguay). Las tierras eran zona rural de las misiones jesuíticas y usadas como estancias para la cría de ganado. Luego de la expulsión de la orden pasan a depender del Virreinato del Río de la Plata.

8La consolidación de la actual localidad de Ituzaingó inició en 1863 con la presentación de una solicitud al gobernador Manuel Ignacio Lagraña. Se requería la fundación de un pueblo en la entonces Tranquera de Loreto (Dpto. de San Miguel). La solicitud presentada por Bernardino Valle, Juan Rivera y Francisco López fue aprobada en 1864.

9El poblado no tardó en desarrollarse ya que era paso fluvial obligatorio, debido a que los saltos o rápidos de Apipé no permitían la libre navegación de las embarcaciones en el trayecto Iguazú-Corrientes-Buenos Aires.

10Hasta la última década del siglo XIX, la localidad no presentaba un crecimiento significativo. De ello dan cuenta las descripciones de Hernández (1887) sobre el periodo fundacional; el autor aporta una descripción detallada de los componentes más sobresalientes e incluye información específica sobre la población, instituciones, paisaje y prácticas, en 1883:

Ituzaingó es una pobre aldéa, de seis á setecientos habitantes, donde no hay absolutamente elementos para proseguir viage (…) Está á la costa del Río, pero la subida á pié es sumamente fatigosa (…) La mayor parte de las casas son de cañas tacuaras, muy gruesas, partidas al largo en listones de tres á cuatro centímetro, y estendidas en cañizos con reboque, sirven para techos y paredes (Hernández, 1887, p. 28).

11Durante las primeras décadas del siglo XX, su casco urbano y consolidación institucional se encontraban en auge, expansión y desarrollo.

La fundación e historia de Ituzaingó se encuentran en estrecho vínculo con el río Paraná. En el pueblo operó un puerto comercial ya desde antes de su fundación en 1864 y hasta avanzada la primera mitad del siglo XX. Señala Lins Ribeiro (1994) que esta asociación íntima se da debido a que Ituzaingó era un punto estratégico para direccionar la producción de Misiones hacia los mercados de Buenos Aires y Asunción, Paraguay.

Las embarcaciones de cierto tamaño no podían ir más allá de Ituzaingó, por lo que sus cargas eran transferidas a embarcaciones más pequeñas y conducidas hasta Posadas. Esto ocurrió hasta mediados de la década de 1940, cuando la construcción de la ruta entre Corrientes y Posadas, Ruta Nacional N°12, significó una fuerte competencia para el puerto de Ituzaingó (…) La importancia de este puerto de trasbordo sufrió un radical deterioro cuando, en los años 60, fue asfaltada la Ruta Nacional N° 12 (Lins Ribeiro,1994, pp. 140-141).

Las imágenes de planos que exponemos a continuación nos permiten ilustrar el posicionamiento de Ituzaingó en relación al río. Podemos apreciar cómo su ejido urbano, a fines del siglo XIX e inicios del siglo XX, se constituye y traza en estrecha vinculación con el río Paraná.

La Imagen N° 3 data del periodo en el cual se produce el brote de peste bubónica en la localidad.

Imágenes N° 1 y 2: Plano de Ituzaingó. Datos del Mapa Catastral Gráfico de la provincia de Corrientes. República Argentina. Construido con los datos oficiales por el Agrimensor Zacarías Sánchez. 1893. Talleres del Museo de La Plata. Debido a que los originales no se encuentran en la localidad, se ha podido acceder solamente a imágenes enviadas por su actual propietario. Imágenes proporcionadas por el Sr. Federico Cantini Beristayn, solicitud mediada por su familiar la Sra. Elva Garay.

Imagen N° 3: Plano de Ituzaingó. En tiempos del brote de peste bubónica. 1917. Debido a que el original no se encuentra en la localidad, se ha podido acceder solamente a imágenes enviadas por su actual propietario. Imagen proporcionada por el Sr. Federico Cantini Beristayn, solicitud mediada por su familiar la Sra. Elva Garay.

Imágenes Nº 4, 5 y 6: Embarcaciones en el primer puerto. Puerto Antiguo. Puerto Mamá. Primera mitad del siglo XX. El puerto actual se inauguraría en 1927. Fuente: López Bréard (2001, s.d.). Se desconoce identidad del fotógrafo.

  • 3 Ésta tendrá relación directa con la Congregación de las Hijas de María de Ituzaingó (diócesis de Co (...)

12En Ituzaingó, entre 1912 y 1919, la vida y expansión urbana se encontraban en franco desarrollo y consolidación. El casco urbano, actual casco histórico, adquiría la fisonomía y distribución que se mantiene en gran medida hasta la actualidad; estaban en crecimiento la vida portuaria, la economía ganadera, el comercio y el desarrollo institucional. De igual forma se fortalecían las organizaciones vinculadas a la educación y la salud. Como ejemplo referenciamos que, en 1912, en respuesta al brote de la enfermedad, se consolida la Comisión de Damas de Beneficencia3 que tendrá una participación muy activa, no solo entre 1912 y 1919, sino más adelante al momento del surgimiento del hospital público (López Bréard, 2001).

Imagen Nº 7: Integrantes de la Comisión de Damas de Beneficencia creada en 1912 en respuesta al brote. En la imagen podemos observar, según la siguiente localización. De pie: Magdalena Duarte de Ojeda, Olinda Miranda de Meza, Celina de González, Rosario Alvarenga, Leonila Silvero Oporto de Esquivel, Esther Alvarenga de Colombo, Marta Corrales de Aguirre, Beralvaida Ojeda Zalazar de Permui, Constancia Silvero Oporto, Maria Adela Códermatz. Sentadas: Presidente Victoria Aguirre de Bardesi, Joaquina Colombo de Esquivel, Ercilia Giménez de Toledo, Isabel Zalazar de Ojeda, María de Jesús Toledo de Vallejos (López Bréard, 2001, s.d). Fuente: López Bréard (2001, s/p) imagen 16-51. Se desconoce la identidad del fotógrafo.

13En este periodo la localidad transitaba por el reordenamiento departamental, y en 1917 se gestionaron los lotes para la construcción del hospital.

14Las grandes transformaciones que traerá el siglo XX para Ituzaingó se comenzarán a percibir en 1919, cuando el gobierno nacional resuelva el estudio de escollo y posible aprovechamiento eléctrico de los Saltos del Apipé. La segunda ligazón de la historia local con el río, iniciada con la determinación de 1919, deviene de un periodo más reciente: la década del 70 del siglo XX. Se emplaza en Ituzaingó la represa hidroeléctrica Yacyretá (represa de llanura, una de las tres más grandes del mundo). Este emprendimiento hidroeléctrico demarcó un antes y un después en la configuración socio-cultural de la comunidad. Con la llegada de los contingentes de obreros y profesionales, de diferentes provincias de la Argentina y de diferentes países del mundo, con más masividad a partir de 1978, Ituzaingó eclosionó poblacionalmente; la población que se encontraba en descenso desde 1940 sufre un rápido incremento a partir de 1970 y llega a los 20.122 habitantes en 1980.

Tabla Nº 1: Evolución demográfica de la localidad de Ituzaingó, Corrientes. 1883-1970. Elaboración propia. Fuentes: Lins Ribeiro (1994), Hernández (1887)

1.2. Sobre la iglesia San Juan Bautista

15Atendiendo a la participación activa que la iglesia San Juan Bautista tendrá en el periodo trabajado, incluimos un breve apartado que nos ilustra sobre su surgimiento y consolidación en la comunidad. Al mismo tiempo resulta relevante ya que la Comisión de Damas de Beneficencia y la Congregación de las Hijas de María, organizaciones que intervienen en algunos de los registros vinculados al brote, tenían relación directa con esta y operaban desde las instalaciones de la iglesia.

16Antes de la inauguración del actual templo, se registra en Ituzaingó un precario oratorio.

La Iglesia de Ituzaingó, es una capilla de mala muerte, tan destartalada y pobre como puede imaginarse y lo único que resalta en ella es una especie de cajón grande y grosero que hace las veces de confesionario (Hernández, 1887, p. 31).

17Entre 1883 y 1884, este primer oratorio se incendió. Los ornamentos litúrgicos e imágenes fueron conservados entre los habitantes de Ituzaingó y en la quinta de don Guillermo Aguirre, español, que ejercía funciones de cónsul paraguayo. Quinta de la cual se conservan solo los árboles de magnolias. Las imágenes albergadas en esta quinta, en la actualidad, permanecen en el nuevo templo.

18Cabe mencionar que Ituzaingó conserva parte del acervo jesuítico en las wstancias, la imaginería religiosa y el zanjón de Loreto que oficiaba de límite de la estancia Santa María. La zanja data aproximadamente de 1632 y forma parte del Camino Real. Esta zanja ha sido lugar de acontecimientos históricos con el Paraguay en 1831 y trinchera de revolucionarios en 1906 (López Bréard, 2018).

19Sobre las imágenes del periodo jesuítico en la región, se conservan en Ituzaingó una Inmaculada Concepción tallada en asperón rojo y otra en madera, un San Antonio de Padua en madera y un Divino Niño de Praga. También se conservan tres candeleros en madera, y de las postrimerías del siglo XVIII una Virgen Dolorosa a la que prestaremos especial atención, ya que fue la imagen procesional utilizada para alejar la peste de la localidad entre 1912 y 1919, periodo de siete años en que permaneció entre la población el temor a la expansión y reaparición de la enfermedad.

20El 7 de septiembre de 1904 se inaugura el nuevo templo en su ubicación actual. En este año cambia la advocación de Inmaculada Concepción de María a San Juan Bautista. El templo actual ha pasado por varias modificaciones edilicias, estilísticas y arquitectónicas, principalmente del interior, pero conservando tendencia neoclásica de dos torres, frontón, techo a dos aguas con tirantes, carpintería en madera y tres naves. La transformación más importante se dio en el periodo post Concilio Vaticano II, presidido por Juan XXIII (1962) y por Pablo VI (1963-1965). Luego del Concilio se modifican el retablo, el altar y se quita el púlpito; en ese mismo periodo se envían a archivo los textos y ornamentos que habían sido usados en el brote y que fueron rescatados en el trabajo de intervención en la parroquia durante 2017, 2018 y principios de 2019.

Imagen Nº 8: Nuevo templo inaugurado en 1904. Actual parroquia San Juan Bautista. Fuente: colección privada de autor. Autor: Sergio Alceiba, mediados de 1970, aproximadamente.

1.Sobre el brote de peste bubónica

21En el año 1899 se produce un brote de peste bubónica en la República del Paraguay. Por cercanía y como primera medida de saneamiento, el Departamento de Higiene determina el cierre de todos los puertos del litoral argentino.

  • 4 La peste prevaleció en forma endémica, en Asunción, durante 29 años, sin alcanzar gran difusión, pu (...)

22En Paraguay se reportan varias muertes repentinas catalogadas de sospechosas y los muertos por peste bubónica ascienden a 300.4 Argentina envía médicos debido a la escasez de profesionales en el país vecino; se ordena la quema de casas en la zona de la Chacarita y el puerto de Asunción. Una nota periodística de 1899 bajo la denominación “La peste bubónica en el Paraguay” afirma que

a todos se nos alcanzaba la dificultad de atajarnos de una invasión teniendo presente la desmantelada y extensísima frontera chaqueña y correntina con el Paraguay. Más de ciento cuarenta leguas de río, entre el Paraguay y el Paraná hacían desde luego ilusorio y [texto ilegible] todo el aparato sanitario, reforzando con buques de guerra para el caso de un desarrollo mayor de la epidemia asunceña que llevase el pánico á aquella (ABC Color, 25/06/2020).

  • 5 En Buenos Aires, en 1900, se produjeron 124 casos. Desde entonces se ha producido todos los años un (...)

23En los últimos meses del siglo XIX la enfermedad llega a la Argentina.5 Señala Sabina (2020) que el primer caso se registra en el entonces Territorio Nacional de Formosa, donde los datos oficiales reportan tres muertes, una niña de nacionalidad paraguaya y dos jóvenes locales.

La enfermedad parece haber llegado en septiembre de 1899 en el vapor Cenlawo procedente de Asunción, el cual parece haberse infectado al trasbordar en Montevideo un cargamento de arroz de una barca holandesa, a cuyo bordo habían enfermado dos tripulantes (Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana, 1934, p. 329).

  • 6 Esta víctima se desempeñaba como lavandera, de allí que llama la atención su deceso debido a los ví (...)

24El segundo foco de infección se registra en la provincia de Santa Fe, en la ciudad de Rosario, iniciando con la muerte de una mujer de edad avanzada.6 En respuesta a esta situación, el presidente Julio Argentino Roca ordena el aislamiento total de la ciudad.

25En la primera década del siglo XX la enfermedad llega a Buenos Aires. Las fuentes oficiales registran no más de 50 defunciones (Sabina, 2020). Más allá del bajo número de fallecimientos, se generan un sinnúmero de prácticas para prevenir y erradicar la peste: matanza de ratas (desratización) por envenenamiento, a disparos, persecuciones con palos y otras herramientas, utilización de perros entrenados para cazar ratas.

26Se establece en Linierz un lazareto para el aislamiento de los infectados y cuarentenas para controlar la expansión.

27La práctica de desratización se proyecta hasta 1930, incluyendo a los buques que arribaban desde Corrientes. El Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana (OPS) (1931, p. 1581) señala que se llevaron a cabo operaciones de desratización en los puertos de Buenos Aires, Rosario, Bahía Blanca, La Plata, Santa Fe, San Nicolás, Corrientes, Paraná y Concordia. También se desratizaron 30.269 sótanos. De 34.888 ratas enviadas para examen al Instituto Bacteriológico, 28 resultaron pestosas en Buenos Aires y 12 en Santa Fe.

28Como veíamos con anterioridad, sobre los casos en el litoral argentino no se poseen registros exhaustivos. Exponen Faccini-Martínez y Sotomayor (2013, p.23) que la historia de la peste en países como Argentina, Uruguay y Paraguay es escasa o nula en la literatura especializada. Sin embargo, según el Boletín Epidemiológico de la OPS (1984), se pueden referenciar los primeros y últimos casos de peste, respectivamente: Argentina, en 1899 y 1958, Uruguay, en 1900 y 1931, y Paraguay, en 1899 y 1928.

29Sobre la peste en la provincia de Corrientes podemos señalar que la lle­ga­da se dio en cargue­ros que arribaban al puer­to de la ciudad Capital ha­cia inicios de 1910, siendo una en­fer­me­dad que cau­só gran con­mo­ción entre la población. De la misma forma que en los periodos de fiebre amarilla y gripe española, los pobladores que poseían los recursos para abandonar la ciudad lo hacían, emigrando a los campos y estancias.

30Como expone Fiquepron (2018), “Frente al foco de infección la alternativa consistía en huir hacia lugares más saludables, o combatirlo a través de distintas formas de desinfección del ambiente. La huida implicaba un desplazamiento físico que impactó sobre las concepciones espaciales” (p. 346).

31En este periodo se registraron varios decesos de reconocidas personalidades del mundo político y educativo:

Uno de ellos fue el pri­mer rec­tor del Co­le­gio Na­cio­nal Pa­tri­cio Fitz Si­món que falle­ció ca­mi­no a Em­pe­dra­do a cau­sa de la pes­te (…) Una de las fi­gu­ras de la época fue Pe­dro Ben­ja­mín Se­rra­no, re­co­no­ci­do pro­fe­sor, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor (…) Falleció el 15 de no­viem­bre de 1910, al­gu­nos re­gis­tros in­di­can que se con­ta­gió tratan­do de lle­var ali­men­tos a en­fer­mos que via­ja­ban en bar­cos de pa­so por el puerto de Corrien­tes (Diario Época, 3/5/2020).

32En una entrevista realizada al actual director del Archivo Histórico de la Provincia de Corrientes, este comentaba: “la vivienda de Pe­dro Ben­ja­mín Se­rra­no fue tapiada con chapas en puer­tas y ventanas. Ade­más se ais­ló la cua­dra en la que vi­ví­a” (Entrevista, noviembre, 2109). Sin poder precisarse el número exacto de víctimas, señaló que se podrían referenciar, en la ciudad Capital, una docena de ellas, principalmente en la zona del puerto.

33En consecuencia, en lo que respecta a la provincia de Corrientes, las localidades que cuentan con impacto registrado son la capital provincial, Empedrado e Ituzaingó.

  • 7 Cabe exponer que las denominaciones de peste o peste bubónica eran ajenas a la sociedad ituzaingueñ (...)

1.1En Ituzaingó, la mba’asy7

34En esta instancia cabe resaltar la preocupación manifiesta por Sussini (1935, p. 725) en torno a los puertos, los roedores y las redes ferroviarias del interior del país:

Durante los primeros años que siguieron a la aparición de la peste en el país, ésta prevaleció en los puertos. Poco a poco empezaron a hacerse más numerosos los casos en el interior del país (…) Otro panorama ofrece el interior del país, donde la vasta red ferroviaria con que cuenta, llevó la peste, en su hora, a todos los confines, donde se ha establecido de modo permanente. Los casos, multiplicándose año a año, han creado un problema que es hoy motivo de honda preocupación para las autoridades sanitarias. En la dilatada extensión del territorio argentino la zona pestosa abarca comarcas que difieren fundamentalmente en su aspecto físico, económico y hasta humano.

35En tal sentido, la localidad de Ituzaingó no quedó fuera de la expansión de la peste bubónica. Recordemos que el puerto de Ituzaingó recibía innumerables embarcaciones con ganado, granos y diversos productos comerciales. Del mismo modo los vínculos con Paraguay siempre fueron íntimos, familiares y frecuentes.

  • 8 El caso de 1912 se registra el 30 de agosto. La fecha del segundo registro no posee exactitud de ti (...)
  • 9 En Ituzaingó también se registran casos de lepra. Citamos uno asentado en el Libro de Actas de la C (...)

36Entre los años 1912 y 1919,8 desembarcan en el antiguo puerto de Ituzaingó, puerto Mamá, dos remolcadores con su tripulación infectada y en gran porcentaje fallecida debido a un brote de peste bubónica.9 Recordemos que la localidad era puerto obligado, ya que la navegación por el río Paraná no podía continuarse debido a la presencia de los Rápidos del Apipé.

  • 10 El entrevistado registra las narrativas de parte de sus padres y abuelos.

Esto aconteció entre los meses de agosto y septiembre del año 1912, la llegada de la primera barcaza. Después por el 1918 la otra. Pero el pueblo quedo espantado, 7 años duró el miedo (…) un montón de cosas pasaron y se modificaron, todo era raro nos contaban (…) No, no murió mucha gente, pero fue terrible (Entrevista, Hombre, 82 años. Localidad de Ituzaingó. Noviembre, 2019).10

37Los remolcadores estaban plagados de ratas y pulgas que instalaron la enfermedad de forma situada en la localidad.

38Este espectro de la peste permaneció en la población por un periodo de siete años durante los cuales se activaron un conjunto de normas higienistas, civiles y religiosas para controlar los efectos adversos.

39Si bien entre 1912 y 1919 Ituzaingó no superaba los 10.000 habitantes, esta situación significó un cambio, momentáneo pero rotundo en algunas de las costumbres y tradiciones.

40Se documenta en los registros de la parroquia San Juan Bautista la suspensión de las celebraciones de los santos, y en los escasos documentos de la Comisión Municipal de Ituzaingó consta el control de las aglomeraciones en las bailantas y casas de cita, principalmente en la zona portuaria e inmediaciones.

41Se establecen lugares de la peste, localizaciones específicas relacionadas con su origen o espacio desencadenante. En esta cartografía de la mba’asy se identifican dos lugares nodales: el puerto y la playa del cementerio donde serán llevados los primeros cadáveres. Como veremos, las medidas y las prácticas preventivas buscaban que la enfermedad no subiera desde el puerto o retornase desde el cementerio.

42Resulta relevante señalar que estos lugares, puerto y cementerio, se constituyen como “focos miasmáticos” (Fiquepron, 2018, p. 342), focos de infección, de fermentación y putrefacción.

Así, las distintas formas de referirse a los focos de infección construyen un trazado geográfico sobre la ciudad que no es azaroso sino que conforma la representación que los propios protagonistas tenían sobre la ciudad y sus alrededores, sus lugares sanos y enfermos (Fiquepron, 2018, p. 346).

43El puerto de Ituzaingó era importante en el campo comercial y al mismo tiempo asociado a prácticas mundanas, prostibularias y poco deseables para la sociedad distinguida de la época. Era el lugar del contrabando, las casas de citas y de los oficios menos valorados: pescadores, oleros, lavanderas. Desde el brote de la peste comenzó a ser asociado con ratas, pulgas y muerte. De esta forma, tanto el puerto como sus habitantes, serían vistos como peligrosos, contaminantes o enfermos ya que habrían tenido contacto con la mba’asy.

44Así, una infinidad de tratamientos preventivos caseros comenzaron a cobrar protagonismo. Entre estas medidas y prácticas se registran y detallan las siguientes, diferenciadas entre higienistas/civiles, domiciliarias privadas (saberes tradicionales y religiosidad) y religiosas/litúrgicas colectivas.

1.1.1 Higienistas/ Civiles

45Las medidas higienistas, a 1912, fueron tomadas con el asesoramiento del Consejo de Higiene Pública de la ciudad de Corrientes, como expone López Bréard (2001):

El 7 de diciembre de 1912 asumió la Presidencia de la Comisión Municipal don Ramón Oporto quien el 20 de enero de 1913 contesta al Consejo de Higiene Pública de la ciudad de Corrientes que en el pueblo no existían en ese momento médicos, farmacéuticos ni parteras diplomadas (p. 185).

  • 11 Resulta llamativo cómo pocos años después, “el 17 de noviembre de ese año 1915 la Comisión Vecina (...)

46En respuesta a esta carencia de especialistas se designa como médico municipal al curandero José de los Santos.11

47Entre las medidas se mencionan:

  1. Traslado de los cuerpos por el río Paraná hasta el cementerio local (el cual recibe el nombre de San Juan Bautista en 1930). Ante la confirmación de los muertos infectados se ordenó el inmediato traslado de los cuerpos hasta la actual playa del cementerio; allí fueron descargados por la propia tripulación e inhumados en una zona aledaña al actual cementerio. La fosa fue señalizada con la sigla MP que equivale a Muerto por la Peste; este sector no tenía contacto con los difuntos sepultados hasta esa fecha. Claramente, no se utilizaron ataúdes y los cadáveres fueron albergados en una fosa común.

  2. Cremación de los cuerpos depositados en la fosa común. Los cuerpos fueron incinerados, bendecidos y sepultados. Esta regla comenzó a regir para todos los casos de posibles y futuros muertos por la peste.

  3. Cuarentena para todos los trabajadores del puerto que habían tenido contacto con el remolcador y también para los vecinos próximos al puerto y al cementerio.

  4. Cierre del puerto y del traslado terrestre. Misma medida determinada en tiempos del brote en el Paraguay.

  5. Los habitantes debían permanecer lejos de la zona de impacto y movilizarse lo menos posible.

1.1.1Domiciliarias privadas. Saberes tradicionales y religiosidad

  1. Oraciones a los santos para evitar el deambular de la peste por el pueblo, se desarrollaron rezos en el formato de novenas a los santos. Los rezos se extendían por nueve días, al finalizar una advocación se iniciaba otra.

(…) contaban mis abuelos y mis padres que se pasaba de santo en santo. Se rezaba al Divino Niño, a San Roque, San Lázaro a San Juan, a San José, a la Virgen de Itatí a todos, el pueblo estaba atemorizado. Los que más recursos tenían sabían de los peligros, porque eran más leídos (…) Muchos, aunque no fue muy grave lo que pasaba, se fueron lejos a sus campos, muchas familias. (Entrevista, Hombre, 82 años. Localidad de Ituzaingó. Noviembre, 2019).

48Resultan relevantes en el testimonio del interlocutor las referencias a los santos vinculados a las pestes, santos que en la historia del cristianismo han intervenido en momentos de infecciones numerosas y tragedia por infecciones, a los cuales la comunidad de Ituzaingó recurre en el periodo que nos convoca. Salvando las distancias espacio-temporales, sobre estas competencias hagiográficas, expone Sigerist (1946):

En el siglo XIV se desató de nuevo la peste ya, a pesar de San Sebastián, exterminó a millones de personas. Esto hizo la necesidad de un nuevo santo patrono de la peste, se apareció en la persona de San Roque, un ciudadano de Montpellier que había dedicado su vida a cuidar a los enfermos de peste. Desde entonces, en los casos de peste, se invoca a los dos santos. De la misma manera, San Lázaro era el santo patrón de los leprosos… (p. 169).

  1. Exposición de los santos en portones de ingreso y en los dinteles de las casas. Muchas de las casas del poblado exhibían imágenes de santos, estas se acompañaban con velas y palmas bendecidas. Esta misma práctica aún sigue vigente en las procesiones del santo patrono San Juan Bautista el 24 de junio.

    • 12 Del guaraní Kurundu, s. Talismán, cualquier cosa a la que se le atribuyen virtudes poderosas, desig (...)

    Preparado de mezclas y recetas caseras. Se hicieron muy populares las mezclas de tomillo, limón, vinagre y canela para ahuyentar a las pulgas e insectos, también la quema de bosta de ganado y otras preparaciones más sofisticadas como las que implicaban la quema de incienso y especias. La ausencia de farmacéuticos o boticarios jugaba a favor y daba ventajas a los saberes tradicionales; creció de forma significativa el prestigio de los curanderos y sus consejos eran tomados en cuenta con mucha seriedad, así como las limpiezas, rezos y kurundu12 eran muy solicitados.

Imágenes Nº 9: Violetario o recipiente para agua de violetas o lavanda. Bronce labrado, plato y jarrón. En Ituzaingó este objeto fue usado para las mezclas de vinagre, limón, canela y tomillo; bálsamo preventivo para ahuyentar las pulgas. Si bien la transmisión se daba por las pulgas de las ratas, en la localidad de Ituzaingó se accionaba sobre los parásitos de los animales domésticos. Fuente: colección privada del autor. Fotografía del autor.

2.1.3. Religiosas / litúrgicas colectivas

  1. De forma preventiva, se suspendieron los velatorios y oficios religiosos exequiales colectivos. Esto aconteció para evitar la reunión de personas, no por las muertes por peste en sentido estricto ya que, como habíamos mencionado, fueron mínimas. Los servicios religiosos a cuerpo presente fueron suspendidos y comenzó a instrumentarse la Misa de Difuntos según el texto MISSÆ DEFUCTORUM – Ex MISSALI ROMANO DESUMPTÆ. Este texto presidiría las misas, principalmente a partir de 1919, y dejaría de usarse en la década de 1960.

49Enlace: MISSÆ DEFUCTORUM – Ex MISSALI ROMANO DESUMPTÆ vigente en el archivo de la parroquia San Juan Bautista

50https://drive.google.com/​file/​d/​19mV1Wt4rWz5LdnY5xJb7nHnUvf2pHhdn/​view?usp=drivesdk

51Fuente digitalizada: Coordinación de Educación y Cultura de la Municipalidad de Ituzaingó. Archivo del “Museo Histórico Gobernador Manuel Ignacio Lagraña”. Ituzaingó. Corrientes.

  1. Acciones procesionales y oraciones encabezadas por la Virgen Dolorosa. Durante siete años, para controlar el brote de peste bubónica y mantenerla lejos de la comunidad, se realizaron incontables procesiones encabezadas por la imagen de la Virgen Dolorosa. Ésta, de postrimerías del siglo XVIII, es una imagen de vestir, rostro y brazos en madera articulada en los codos y muñecas. También es vestida como otras advocaciones marianas, pero los interlocutores de la parroquia narran que durante siete años la imagen permaneció vestida de Dolorosa, ropaje de terciopelo negro.

Las vestidoras devotas y cuidadoras la preparaban y repicaban las campanas. Mucha gente iba de rodillas. Mantillas negras y flores de los jardines de las casas. Eran cortas las procesiones, daban vuelta en la plaza (…) la plaza San Martín (…) creo que siete años porque fue una promesa para proteger al pueblo, la gente estaba nerviosa, alterada, era como espectral, muchas de las casas olían a bosta quemada y a incienso (Entrevista, Hombre, 82 años. Localidad de Ituzaingó. Noviembre, 2019).

Imagen Nº 10: Virgen Dolorosa. Fines del siglo XVIII. Descripción de la imagen: Madera tallada. Su policromía no es original, posee ojos de cascarón pintados por el lado externo. Mide 123 centímetros. Imagen de vestir con cuerpo semimoldeado y armazón de listones. Acompañan a la imagen una corona de espinas, un pañuelo bordado y un corazón de plata (objeto reciente donado por las devotas). La imagen forma parte de los registros de la Academia Nacional de Bellas Artes de la Argentina, registrada como patrimonio artístico nacional en 1982 por Adolfo Luis Ribera, Hector H. Schenone, Iris Gori y Sergio Barbieri. Actualmente, se encuentra en la parroquia San Juan Bautista. Fotografía: colección privada del autor. Como fondo de la fotografía se observa el retablo. De izquierda a derecha: Inmaculada Concepción, imagen jesuítica en una sola pieza de madera, policromía no original. Esta imagen fue traída por Andresito Artigas luego de la derrota de San Carlos. Advocación del oratorio descripto por Hernández (1887) y primera patrona de Ituzaingó hasta 1904. San Juan Bautista, imagen contemporánea. San Roque, imagen contemporánea; pero advocación rezada en tiempos de la peste. Autor: Sergio Alceiba 1970-80 aproximadamente.

52Percibimos cómo estas prácticas procesionales que se desarrollaron en el Ituzaingó de principios del siglo XX resultan reminiscencias de las antiguas “curaciones por la fe”. Sobre éstas señala Sigerist (1946, p. 167-168):

(…) Cuando alguien enfermaba, los sacerdotes de la Iglesia oraban por él (…) Cuando alguien enfermaba hacía ofrendas y oraba por su salud, no dirigiéndose directamente a Dios sino a la Virgen María y a los santos para que abogaran en su favor.

53Entre los demás objetos litúrgicos que fueron utilizados en este periodo, y que permanecen en el archivo de la parroquia San Juan Bautista, hallamos tres de los más representativos: un calderillo usado en las bendiciones procesionales, un guarda-incienso y una capa fúnebre con estola que fuera usada en algunos de los ritos del MISSÆ DEFUCTORUM – Ex MISSALI ROMANO DESUMPTÆ.

Imagen Nº 11: Calderillo. Bronce labrado. Fuente: Archivo. Parroquia San Juan Bautista.

Imagen Nº 12: Naveta. Guarda-incienso. Bronce labrado con dos tapas articuladas mediante una bisagra. La base es circular, con astil trabajado. Pieza de fines del siglo XIX, principios del XX. Fuente: Archivo. Parroquia San Juan Bautista.

  • 13 Experiencias narradas sobre la experiencia de los abuelos y padres del interlocutor.

El ordinario denominación usada frecuentemente para referir al Sacerdote usaba una capa negra, con la palabra PAX en la espalda. Ese sobrepelliz se siguió usando mucho más tiempo. Pero lo más impactante era ver al ordinadio con la capa y el calderillo bendiciendo las calles (Entrevista, Hombre, 82 años. Localidad de Ituzaingó. Noviembre, 2019).13

1.Sobre el número final de casos

54Atendiendo a los escasos documentos de las comisiones vecinales entre 1912-1919 y los vigentes en la parroquia San Juan Bautista sobre la Comisión de Damas de Beneficencia y la Congregación de las Hijas de María, podemos reconstruir los primeros números oficiales sobre las particularidades del impacto que tuvo el brote de la peste en Ituzaingó.

55La Comisión de Damas de Beneficencia registraba las consultas de los habitantes con síntomas, entre 1912 y 1919 constan en actas dieciseis personas atendidas y controladas por los médicos municipales.

Imagen N° 16: Listado de habitantes de Ituzaingó atendidos y controlados por los médicos municipales ante la manifestación de síntomas. Imagen y transcripción del texto. Fuente: Actas de la Comisión de Damas de Beneficencia y Congregación de las Hijas de María (1919, Libro 2. Pág. 87).

Cesar Espindola

Galileo Codazzi

Manuel Maggi

Francisco Carzona

Julio R. [texto ilegible]

P. Gustavo Ortíz

Alberto Melgarejo

Mercedes Torres

RamónRamirez

Sixto Oporto

[texto ilegible] Garrido

Angel Galeano

Luis A. Romero

Dante Magi

Ramón Cardozo

Victoriano Franco

56Sobre el número de defunciones e infecciones, constan en las Actas de la Comisión de Damas de Beneficencia y Congregación Hijas de María los datos transcriptos seguidamente:

Consultas y atenciones directas: dieciséis oriundos

[Espacio en blanco]

Infectados. Entre 1912 y 1919, nueve infectados.

Tres externos a la localidad, seis oriundos.

[Espacio en blanco]

Defunciones. Tres externos. Defunciones de embarcados externos a la localidad. Los cuerpos no se extrajeron de las barcazas en el Puerto, fueron trasladados directamente al Cementerio. Dosen 1912 y uno en 1919.

[Espacio en blanco]

Defunciones oriundas. De los dieciséis atendidos, seis fallecieron.

[Espacio en blanco]

Total de muertes por peste bubónica entre 1912 y 1919. Nueve. Seis de este amado pueblo de Ituzaingó.

57(Transcripción sic. Actas de las Actas de la Comisión de Damas de Beneficencia y Congregación Hijas de María, 1919, Libro 3, p. 46).

Tabla Nº 2: Síntesis de los aportes del registro citado. 1912-1919. (No clasifican datos por año. Los registros tienen en cuenta el inicio con el primer caso en 1912 y el último en 1919). Fuente: Elaboración propia sobre la base de la información disponible en las Actas de la Comisión de Damas de Beneficencia y Congregación de las Hijas de María, 1919, Libro 3, p. 46.

Breves consideraciones de cierre

Cabe aclarar que, si bien la peste bubónica es asociada más frecuentemente al siglo XIV, sus consecuencias llegan hasta el presente y, como podemos apreciar, afectaron a la localidad de Ituzaingó a principios del siglo XX. Estas experiencias e imágenes del pasado de la localidad parecieran haber sido olvidadas en las narraciones sobre Ituzaingó; poco se habla de este acontecimiento y de los siete años que el pueblo rindió veneración especial a sus santos para alejar a la mba’asy.

58El acceso a los diversos registros y archivos, principalmente de la parroquia San Juan Bautista, de la Municipalidad de Ituzaingó y archivos privados, dan cuenta de la continuidad de la memoria y de la vigencia y disponibilidad de material que nos permite ahondar en otras historias que no son frecuentemente referenciadas.

59Queda claro que para los estudios sobre las emociones, imaginarios y formas de ver, sentir y percibir los procesos de muerte y morir estos acontecimientos históricos, que tuvieron lugar en la historia de Ituzaingó del siglo XX, resultan en extremo relevantes. Si bien, como hemos mencionado, el brote no implicó cuantiosas víctimas, su espectro y el temor permanecieron por un largo tiempo entre los habitantes de la comunidad; desencadenándose un sinnúmero de prácticas preventivas, paliativas y de alejamiento de la muerte.

60Del mismo modo, estos datos nos permiten comprender con más claridad el surgimiento y consolidación de determinadas organizaciones sociales y de la cultura; Comisión de Damas de Beneficencia, distribución urbana para la construcción del hospital actual, planificación del nuevo y actual puerto inaugurado en 1927, desarrollo de determinadas prácticas socio-religiosas en el marco de la historia del catolicismo en la localidad son algunos de los ejemplos que podemos consignar como consecuencias del desembarco de las barcazas infectadas en el antiguo puerto.

61Como corolario, si evaluamos el impacto social de las acciones de investigación, resulta relevante mencionar que el trabajo con el material de la parroquia San Juan Bautista permitió que esta comunidad de culto dispusiera de un inventario y sistematización del acervo patrimonial que albergaba en sus depósitos. El trabajo de campo habilitó a que las autoridades eclesiásticas accedieran al trabajo profesional del investigador en lo que respecta al ordenamiento de las colecciones. Prueba de ello ha sido una de las muestras concretadas bajo la denominación “Tras las Huellas del Santo”, muestra de imaginería jesuítica y de postrimerías del periodo jesuítico expuestas entre octubre y noviembre de 2018 en las instalaciones del Museo Antropológico de Ituzaingó, a saber: https://www.elterritorio.com.ar/​ituzaingo-presenta-la-muestra-tras-las-huellas-del-santo-7530-et

Imagen Nº 17: Imagen del Divino Niño de Praga (al fondo Inmaculada Concepción de madera de origen jesuítico y candelero de madera del primer templo incendiado a fines del siglo XIX). Esta imagen ha sido objeto de veneración novenaria y de exhibición en los pórticos de las casas en el periodo 1912-1919. Pertenecía a una familia de la comunidad; en la década del ´80 del siglo XX fue dada en custodia a la parroquia San Juan Bautista, donde permanece a la fecha. Fotografía: Matías Sánchez. 2018.

Fuentes

62Actas de la Comisión de Damas de Beneficencia y Congregación de las Hijas de María, 1919, Libro 2 y 3.

63Archivo. Parroquia San Juan Bautista (Diócesis de Santo Tomé). Localidad de Ituzaingó. Corrientes.

64Archivo de la Coordinación de Educación y Cultura (ex Dirección de Museos). Área de Archivo y Conservación. Municipalidad de Ituzaingó. Corrientes.

65Archivo privado de Miguel Raúl López Bréard. Ituzaingó. Corrientes.

66Archivo privado de Autor Ituzaingó. Corrientes.

67Boletín Oficina Sanitaria Panamericana. (1931). Crónicas Peste. (julio-agosto) Disponible en https://iris.paho.org/​

68Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana. (1934). Crónicas Peste. (abril) Disponible en https://iris.paho.org/​

69Diario Época. Las otras epidemias que asolaron Corrientes y pocos recuerdan. (2020, mayo 5). Disponible en http://diarioepoca.com/​1057544/​las-otras-epidemias-que-asolaron-corrientes-y-pocos-recuerdan/​

70El Territorio. Ituzaingó presenta la muestra “tras las huellas del santo”. (2018, noviembre 1). Disponible en https://www.elterritorio.com.ar/​ituzaingo-presenta-la-muestra-tras-las-huellas-del-santo-7530-et

71Organización Panamericana de la Salud. (1984). Peste: epidemiología y control. Boletín Epidemiológico. 5:1-5.

Inicio de página

Bibliografía

Faccini-Martínez, A. A. y Sotomayor, H. A. (2013). Reseña histórica de la peste en Suramérica: una enfermedad poco conocida en Colombia. Biomédica, 33, 8-27.

Fiquepron, M. R. (2018). Lugares, actitudes y momentos durante la peste: representaciones sobre la fiebre amarilla y el cólera en la ciudad de Buenos Aires, 1867-1871. História, Ciências, Saúde – Manguinhos, Rio de Janeiro, 25 (2), abr.-jun. 335- 351.

Hernández, R. (1887). Reseña histórica, científica y descriptiva de las Misiones Argentinas. Buenos Aires: Establecimiento Tipográfico de LUZ DEL ALMA.

Lins Ribeiro, G. (1994). Capitalismo transnacional y política hidroenergética en la Argentina. La Represa de Yacyretá. Posadas, Argentina: Editorial de la Universidad Nacional de Misiones.

López Bréard, M. R. (2018). El Rincón de Santa María. Orígenes, su importancia en la historia regional y trajinantes del camino real de aquel paraje. Corrientes: Ediciones Moglia.

López Bréard, M. R. (2001). Ituzaingó: Un acercamiento a su pasado. Corrientes: Ediciones Moglia.

López Bréard, M. R. (2004). Diccionario Folklórico Guaranítico. Corrientes: Ediciones Moglia.

Masi, C. (1935). La peste en el Paraguay. Conferencia. 09th Pan American Sanitary Conference. 22 de noviembre de 1934. Disponible en https://iris.paho.org/bitstream/handle/10665.2/18232/v14n10p925.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Ribera A. L., Schenone, H. H., Gori, I. y Barbieri, S. (1982). Patrimonio Artístico Nacional. Inventario de bienes muebles. Provincia de Corrientes. Buenos Aires: Academia Nacional de Bellas Artes.

Sabina, L. (2020). Las pestes que hicieron historia en la Argentina. La Nación. Mayo. Disponible en https://www.lanacion.com.ar/opinion/las-pestes-que-hicieron-historia-en-la-argentinael-pasado-y-sus-ecos-actuales-nid2340369

Sigerist, H. E. (1946). Civilización y Enfermedad. México: Fondo de Cultura Económica.

Sussini, M. (1935). La peste en la Argentina. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana (OSP),14(8), 723-727.

Inicio de página

Notas

1 El recorte propuesto se funda en los casos puntuales registrados en 1912 y 1919, y las consecuentes prácticas vinculadas al brote que se desarrollarán en ese periodo intermedio de siete años.

2 La palabra cuarentena deviene de quarantagiorni (italiano) y esta del latín quadraginta (cuatro veces diez). Para los intereses del proyecto resulta relevante resaltar sus correspondencias levíticas. Cuarenta días y sus noches duró el diluvio universal. Cuarenta años deambuló el pueblo hebreo por el desierto al abandonar Egipto. Cuarenta días demoró Moisés en la montaña para labrar las tablas de las leyes de Dios, sin olvidar que cuarenta días se aislaba a los sospechosos de lepra en el siglo XIII y en el siglo XIV se suman los infectados por peste bubónica.

3 Ésta tendrá relación directa con la Congregación de las Hijas de María de Ituzaingó (diócesis de Corrientes), que funcionaba en la iglesia San Juan Bautista.

4 La peste prevaleció en forma endémica, en Asunción, durante 29 años, sin alcanzar gran difusión, pues se propagó solo a los pueblos de Luque, Areguá, Ypacaria, Paraguarf, Carapeguá y Villarica, esto es a lo largo de la línea férrea (Masi, 1935, p. 925).

5 En Buenos Aires, en 1900, se produjeron 124 casos. Desde entonces se ha producido todos los años un número variable, que oscila entre 50 y 100, hasta 1919, en que se observa un recrudecimiento con 150 casos. Desde 1920 en adelante, se observa una caída rápida hasta 1931, caída interrumpida por un ligero ascenso en 1928 y 29, con 10 y 8 casos respectivamente. Desde 1931 hasta la fecha, no se registra peste en Buenos Aires (Sussini, 1935, p. 723).

6 Esta víctima se desempeñaba como lavandera, de allí que llama la atención su deceso debido a los vínculos cotidianos que esta mujer establecía con la zona portuaria de Rosario. Se estima que el contagio se produjo en la zona del puerto.

7 Cabe exponer que las denominaciones de peste o peste bubónica eran ajenas a la sociedad ituzaingueña de la época. Solamente el sector social distinguido tenía acceso a los periódicos o noticias sobre esta afección en la historia de la sociedad humana y en Argentina. En el Ituzaingó de principios del siglo XX la sociedad era, mayoritariamente, guaraní hablante. Por ello resulta relevante la utilización de un término emic en guaraní, mba’asy; cuya traducción es enfermedad. De esta forma, entre los habitantes de Ituzaingó de la época, se evitaba mencionar la peste usando el término mba’asy.

8 El caso de 1912 se registra el 30 de agosto. La fecha del segundo registro no posee exactitud de tiempo, pero se estima entre 1918 y 1919.

9 En Ituzaingó también se registran casos de lepra. Citamos uno asentado en el Libro de Actas de la Comisión Municipal 1899: “El 13 de enero de 1899 la Comisión Municipal, enterada de que había fallecido de lepra Don Luis Zalazar, ordena al médico municipal (curandero) Don Agustín Arzamendia para que proceda a la desinfección del cadáver y la casa del muerto, quedándose todas sus pertenencias y lacrando la propiedad hasta nueva resolución” (López Bréard, 2001, p. 169).

10 El entrevistado registra las narrativas de parte de sus padres y abuelos.

11 Resulta llamativo cómo pocos años después, “el 17 de noviembre de ese año 1915 la Comisión Vecinal, se preocupa en prohibir el curanderismo, especialmente al Sr. Cándido Ríos, a quien deciden pasarle una nota, al igual que al Comisario, que según el miembro Don Camilo Vallejos, manifiesta que tiene una lista de estos señores” (López Bréard, 2001, pp.186-187).

12 Del guaraní Kurundu, s. Talismán, cualquier cosa a la que se le atribuyen virtudes poderosas, designa un amuleto que se coloca debajo de la piel para tener poderes sobrenaturales. Expone López Bréard (2004, p. 172) que el Kurundu “(…) es el amuleto, el talismán (…) Ej.: San la Muerte, hecho en hueso de cristiano muerto en pelea, para hacerse inmune a las balas (…) Se le atribuye virtud sobrenatural para alejar algún daño o peligro. Llévase comúnmente pendiente del cuello, en una bolsita (…) hasta debajo de la piel, por incisiones hechas ex profeso (…)”.

13 Experiencias narradas sobre la experiencia de los abuelos y padres del interlocutor.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Leyenda Imágenes N° 1 y 2: Plano de Ituzaingó. Datos del Mapa Catastral Gráfico de la provincia de Corrientes. República Argentina. Construido con los datos oficiales por el Agrimensor Zacarías Sánchez. 1893. Talleres del Museo de La Plata. Debido a que los originales no se encuentran en la localidad, se ha podido acceder solamente a imágenes enviadas por su actual propietario. Imágenes proporcionadas por el Sr. Federico Cantini Beristayn, solicitud mediada por su familiar la Sra. Elva Garay.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 154k
Leyenda Imagen N° 3: Plano de Ituzaingó. En tiempos del brote de peste bubónica. 1917. Debido a que el original no se encuentra en la localidad, se ha podido acceder solamente a imágenes enviadas por su actual propietario. Imagen proporcionada por el Sr. Federico Cantini Beristayn, solicitud mediada por su familiar la Sra. Elva Garay.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 379k
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 86k
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-5.jpg
Ficheros image/jpeg, 81k
Leyenda Imágenes Nº 4, 5 y 6: Embarcaciones en el primer puerto. Puerto Antiguo. Puerto Mamá. Primera mitad del siglo XX. El puerto actual se inauguraría en 1927. Fuente: López Bréard (2001, s.d.). Se desconoce identidad del fotógrafo.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-6.jpg
Ficheros image/jpeg, 108k
Leyenda Imagen Nº 7: Integrantes de la Comisión de Damas de Beneficencia creada en 1912 en respuesta al brote. En la imagen podemos observar, según la siguiente localización. De pie: Magdalena Duarte de Ojeda, Olinda Miranda de Meza, Celina de González, Rosario Alvarenga, Leonila Silvero Oporto de Esquivel, Esther Alvarenga de Colombo, Marta Corrales de Aguirre, Beralvaida Ojeda Zalazar de Permui, Constancia Silvero Oporto, Maria Adela Códermatz. Sentadas: Presidente Victoria Aguirre de Bardesi, Joaquina Colombo de Esquivel, Ercilia Giménez de Toledo, Isabel Zalazar de Ojeda, María de Jesús Toledo de Vallejos (López Bréard, 2001, s.d). Fuente: López Bréard (2001, s/p) imagen 16-51. Se desconoce la identidad del fotógrafo.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-7.jpg
Ficheros image/jpeg, 281k
Leyenda Tabla Nº 1: Evolución demográfica de la localidad de Ituzaingó, Corrientes. 1883-1970. Elaboración propia. Fuentes: Lins Ribeiro (1994), Hernández (1887)
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-8.jpg
Ficheros image/jpeg, 54k
Leyenda Imagen Nº 8: Nuevo templo inaugurado en 1904. Actual parroquia San Juan Bautista. Fuente: colección privada de autor. Autor: Sergio Alceiba, mediados de 1970, aproximadamente.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-9.jpg
Ficheros image/jpeg, 409k
Leyenda Imágenes Nº 9: Violetario o recipiente para agua de violetas o lavanda. Bronce labrado, plato y jarrón. En Ituzaingó este objeto fue usado para las mezclas de vinagre, limón, canela y tomillo; bálsamo preventivo para ahuyentar las pulgas. Si bien la transmisión se daba por las pulgas de las ratas, en la localidad de Ituzaingó se accionaba sobre los parásitos de los animales domésticos. Fuente: colección privada del autor. Fotografía del autor.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-10.jpg
Ficheros image/jpeg, 373k
Leyenda Imagen Nº 10: Virgen Dolorosa. Fines del siglo XVIII. Descripción de la imagen: Madera tallada. Su policromía no es original, posee ojos de cascarón pintados por el lado externo. Mide 123 centímetros. Imagen de vestir con cuerpo semimoldeado y armazón de listones. Acompañan a la imagen una corona de espinas, un pañuelo bordado y un corazón de plata (objeto reciente donado por las devotas). La imagen forma parte de los registros de la Academia Nacional de Bellas Artes de la Argentina, registrada como patrimonio artístico nacional en 1982 por Adolfo Luis Ribera, Hector H. Schenone, Iris Gori y Sergio Barbieri. Actualmente, se encuentra en la parroquia San Juan Bautista. Fotografía: colección privada del autor. Como fondo de la fotografía se observa el retablo. De izquierda a derecha: Inmaculada Concepción, imagen jesuítica en una sola pieza de madera, policromía no original. Esta imagen fue traída por Andresito Artigas luego de la derrota de San Carlos. Advocación del oratorio descripto por Hernández (1887) y primera patrona de Ituzaingó hasta 1904. San Juan Bautista, imagen contemporánea. San Roque, imagen contemporánea; pero advocación rezada en tiempos de la peste. Autor: Sergio Alceiba 1970-80 aproximadamente.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-11.jpg
Ficheros image/jpeg, 201k
Leyenda Imagen Nº 11: Calderillo. Bronce labrado. Fuente: Archivo. Parroquia San Juan Bautista.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-12.jpg
Ficheros image/jpeg, 207k
Leyenda Imagen Nº 12: Naveta. Guarda-incienso. Bronce labrado con dos tapas articuladas mediante una bisagra. La base es circular, con astil trabajado. Pieza de fines del siglo XIX, principios del XX. Fuente: Archivo. Parroquia San Juan Bautista.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-13.jpg
Ficheros image/jpeg, 275k
Leyenda Imágenes Nº 13, 14 y 15: Capa fúnebre, estola y sobrepelliz procesional. Además, en una de las imágenes puede observarse un portalibro de bronce y pedrería, original, que porta el MISSÆ DEFUCTORUM – Ex MISSALI ROMANO DESUMPTÆ. Fuente: Archivo. Parroquia San Juan Bautista.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-14.jpg
Ficheros image/jpeg, 133k
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-15.jpg
Ficheros image/jpeg, 139k
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-16.jpg
Ficheros image/jpeg, 220k
Leyenda Imagen N° 16: Listado de habitantes de Ituzaingó atendidos y controlados por los médicos municipales ante la manifestación de síntomas. Imagen y transcripción del texto. Fuente: Actas de la Comisión de Damas de Beneficencia y Congregación de las Hijas de María (1919, Libro 2. Pág. 87).
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-17.jpg
Ficheros image/jpeg, 140k
Leyenda Tabla Nº 2: Síntesis de los aportes del registro citado. 1912-1919. (No clasifican datos por año. Los registros tienen en cuenta el inicio con el primer caso en 1912 y el último en 1919). Fuente: Elaboración propia sobre la base de la información disponible en las Actas de la Comisión de Damas de Beneficencia y Congregación de las Hijas de María, 1919, Libro 3, p. 46.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-18.jpg
Ficheros image/jpeg, 125k
Leyenda Imagen Nº 17: Imagen del Divino Niño de Praga (al fondo Inmaculada Concepción de madera de origen jesuítico y candelero de madera del primer templo incendiado a fines del siglo XIX). Esta imagen ha sido objeto de veneración novenaria y de exhibición en los pórticos de las casas en el periodo 1912-1919. Pertenecía a una familia de la comunidad; en la década del ´80 del siglo XX fue dada en custodia a la parroquia San Juan Bautista, donde permanece a la fecha. Fotografía: Matías Sánchez. 2018.
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/4092/img-19.jpg
Ficheros image/jpeg, 127k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

César Iván Bondar, «Sobre la peste bubónica en una localidad del interior de la Argentina. Ituzaingó, provincia de Corrientes,1912-1919»Corpus [En línea], Vol. 10, Nº. 2 | 2020, Publicado el 24 diciembre 2020, consultado el 06 mayo 2021. URL: http://journals.openedition.org/corpusarchivos/4092; DOI: https://doi.org/10.4000/corpusarchivos.4092

Inicio de página

Autor

César Iván Bondar

Universidad Nacional de Misiones. Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales. Instituto de Estudios Sociales y Humanos. Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. Argentina

Correo electrónico: cesarivanbondar@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

Inicio de página
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search