Navegación – Mapa del sitio

InicioColecciónVol 12 Nº 1ReseñasReseña de América Latina entre la...

Reseñas

Reseña de América Latina entre la reforma y la revolución de las independencias al siglo XXI de Marta Bonaudo, Silvia Simonassi y Diego A Mauro. Madrid: Editorial Síntesis, 2020. 272 páginas.

Mariela Rubinzal

Texto completo

América Latina: un ejercicio de la imaginación

1Hace algunas semanas mi hija, que está cursando sexto grado de la escuela primaria en Argentina, me dijo que la docente de Ciencias les había pedido a sus estudiantes que llevaran para la clase siguiente un mapa de América Latina. Me sorprendió; no recordaba haber visto un mapa de América Latina. Los mapas que generalmente se utilizan en la escuela son los del continente americano y luego los que sectorizan América del norte, central y del sur. Efectivamente no encontramos en ninguna librería un mapa de América Latina, pero esa búsqueda nos generó una serie de interesantes preguntas: ¿Qué queremos decir cuando decimos América Latina?; ¿cómo y cuándo surgió ese nombre para este espacio geográfico?; ¿cuáles son las características comunes que definen una región tan vasta, conformada por naciones de tan diversas proporciones? En el mismo momento que sucedió esta anécdota familiar, estaba enfrascada en la lectura de una obra tan interesante como necesaria sobre la historia de esta gran región.

2América Latina entre la reforma y la revolución de las independencias al siglo XXI brinda, simultáneamente, un conocimiento acabado de la historia de esta región y un posible mapa de lecturas futuras para profundizar aspectos que sean del interés del lector. Los autores del libro son reconocidos investigadores de la Universidad Nacional de Rosario y del CONICET, entre ellos Marta Bonaudo, lamentablemente fallecida antes de la publicación de esta obra. Argumentan que América Latina tiene una serie de rasgos que aúnan: una raíz lingüística, culturas atravesadas por historias de conquistas y violencias múltiples, gestas independentistas, pueblos originarios y territorios poblados de mitos, conocimientos, tradiciones e historias de vida, discursos y proyectos políticos. Uno de los aspectos más interesantes del trabajo es que a la vez que se exploran los rasgos que unen las historias de estas naciones en un devenir conectado, nunca se pierde de vista la polisemia, los contrastes, las desigualdades, es decir, la "pluralidad y densidad de las tramas relacionales que se conjugan en cada proceso".

3El término "América Latina" surgió durante la segunda mitad del siglo XIX, cuando autores europeos y americanos comenzaron a emplearlo. Específicamente, parece que la influencia decisiva para la difusión de este significante fue de origen francés. Por un lado, buscaban eliminar la idea de una América española y, por el otro, poner una distancia defensiva ante el predominio cada vez más sólido de Estados Unidos en la región (Torres Martínez, 2017). Durante los siglos XX y XXI se fueron consolidando distintas imágenes sobre la región denominada América Latina, que se articularon en conexiones históricas, climas de épocas compartidos, procesos económicos y políticos que fueron uniendo comunidades políticas muy distantes. Tal vez el concepto de antiimperialismo que atraviesa toda la historia del siglo XX y que adopta ropajes ideológicos diversos sea el más representativo de esta región, o más bien, de una cierta identidad que se fue consolidando en distintas esferas: la política, el arte, el cine, la pintura, la música, la literatura, entre otras expresiones que fueron definiéndose como latinoamericanas.

4El libro abarca una cronología de largo alcance: desde la formación de estas naciones independientes hasta nuestros días. La clave de lectura sugerida por los autores ya en el propio título anuncia un viaje pendular entre las reformas y las revoluciones latinoamericanas, atravesado por tensiones, negociaciones, alianzas, conflictos y pasiones. La estructura del libro se organiza en seis capítulos; una cronología política de la región; y una selección de fuentes que apoyan muy bien la lectura de los capítulos. En las conclusiones se registran los sucesos de las últimas décadas marcando problemas, asuntos pendientes y reconstrucciones de proyectos e identidades latinoamericanas bajo un nuevo signo.

5En el primer capítulo se abordan las trayectorias independentistas de un continente que asistió a la emergencia de nuevas identidades. En ese camino se presentan complejos procesos de experimentación política, donde –como advierten los autores– no siempre se instaura un nuevo orden político totalmente independiente de los vínculos monárquicos y absolutistas. Un hilo central de este momento es la pugna por los diferentes conceptos de soberanía y la conformación de las nuevas naciones como resultado de un acto político, de una unión de voluntades a través del pacto. Estas naciones multiculturales (como todas las naciones) van presentando una serie de conflictos, entre los cuales me interesa destacar el problema racial que tendrá largo aliento:

6"La tensa relación entre las políticas de integración y la preservación de las identidades culturales y antropológicas de los pueblos originarios y de las comunidades negras marcan el devenir del liberalismo decimonónico latinoamericano. En ese complejo laboratorio en el que se están configurando estados y comunidades políticas, la mayoría de las experiencias republicanas muestran el peso del prejuicio racial" (p. 31).

7El segundo capítulo explica los cambios producidos a partir de la inserción de Latinoamérica en un mercado mundial en crecimiento. El aumento del comercio global dispone a la región a convertirse en una significativa proveedora de materias primas a los polos industriales, lo cual "tiene un fuerte impacto sobre la reconfiguración de las relaciones sociales y estimula la aparición de nuevos actores que complejizan la dinámica de la vida cotidiana" (p. 50). Las sociedades se reconfiguran también, yo diría, sobre todo, a la luz de una inmigración masiva que en las últimas décadas del siglo XIX llegaba en flujos permanentes alentados por los estados o promovidos por empresarios privados. La definición de las reglas políticas y de la ciudadanía constituye un punto central en la agenda de los notables que controlaban el poder y daban vida a las primeras formaciones partidarias.

8El tercer capítulo se concentra en el siglo XX, cuando los regímenes de notables comenzaban a mostrar signos de agotamiento. El incremento de los conflictos sociales rurales y urbanos se relacionaba directamente con la difusión del anarquismo y el socialismo. La mayor visibilidad de la protesta obrera fue resultado de un mayor grado de organización que por estos tiempos se concentraba en las sociedades de resistencia y en los primeros sindicatos. En este clima de época, crecen las tensiones al interior de las elites latinoamericanas desencadenando procesos de fragmentación de los partidos notabiliares tradicionales. En estas sociedades, fuertemente transformadas por el impacto inmigratorio, suenan cada vez más fuerte las demandas a favor de una mayor apertura política junto con la emergencia de corrientes sufragistas femeninas. Como reacción a estos cambios y nuevas demandas, se sancionan de leyes represivas y surgen movimientos de las derechas que buscaban volver a una supuesta "esencia nacional" y que abogaban por la restitución de las mujeres a sus hogares.

9El cuarto capítulo expone el impacto de la crisis de 1929 en América Latina, especialmente afectada por la caída de las exportaciones. A los problemas de corte económico y la desocupación se sumó un período de inestabilidad política en la región. La crisis económica fue sorteada en cada nación de acuerdo con sus posibilidades estructurales y las decisiones coyunturales que tomaron los elencos gobernantes. En efecto, se delinearon dos vías de superación: la sustitución de importaciones y la recuperación de las exportaciones primarias (especialmente en Perú, Cuba, El Salvador, Venezuela y Nicaragua). No obstante, en todos los países –aunque en distinta medida– se incrementó la producción industrial. En cuanto a lo político, golpes de estados y gobiernos populistas bascularon en varios países de la región. Entre éstos, México, Brasil y Argentina propiciaron una serie de reformas a favor de las clases trabajadoras rurales y urbanas.

10Los dos últimos capítulos se dedican a explorar la segunda mitad del siglo XX. En esta etapa se evidenciaron notables procesos de modernización agrícola, reforma agraria y sindicalización campesina; aceleración de la industrialización y diversificación económica iniciada en algunos países en las décadas precedentes; organización y radicalización de trabajadores; ampliación de derechos políticos, especialmente para para mujeres y analfabetos. Pero todos estos cambios no se dieron a un mismo compás y en algunos casos profundizaron desigualdades tanto en las ciudades como en las áreas rurales. La enorme influencia de la Revolución cubana y otros sucesos revolucionarios de la región en parte se explican como reacción a este contexto. Los esfuerzos para acelerar la modernización y el desarrollo de los países latinoamericanos junto con las experiencias revolucionarias fueron sedimentando fuerzas opuestas: alianzas entre grupos civiles y militares que tomaron el poder. Algunas de estas dictaduras no retrocedieron necesariamente en el plano del desarrollo económico (dictaduras institucionales de los años sesentas en Brasil y Argentina, por ejemplo) y articularon la seguridad al desarrollo. Las dictaduras de los años setenta, por el contrario, desarrollaron unos niveles de represión estatal y paraestatal inéditos; planes económicos regresivos y nuevas reglas del juego político. Por último, los autores examinan las complejas transiciones a las democracias, acompañadas de una reconstrucción del tejido social asolado por las violaciones a los derechos humanos, las crisis económicas, las negociaciones con los organismos internacionales para financiar las deudas externas, entre otras cuestiones –relacionadas a la salud, la educación, los derechos sociales– que constituyeron la agenda de las transiciones. Luego se abrió a una etapa neoliberal donde el ajuste estructural dio origen a nuevos agrupamientos de comunidades desfavorecidas que efectuaron acciones en la esfera pública con estrategias de protesta y visibilidad novedosas.

11Un aspecto para subrayar es que la obra demuestra que las maneras en que se resuelven los problemas en un momento dado (qué políticas se ejecutan, qué demandas se atienden, qué recursos se movilizan, entre otras muchas intervenciones posibles) prefiguran los conflictos futuros. Así, por ejemplo, la modernización del período de entreguerras y la de los años cincuenta no resolvieron la desigualdad cada vez más evidente en los núcleos urbanos latinoamericanos que crecieron muchas veces de manera desordenada ydesbordada. En esas ciudades –resultado de una circulación internacional de ideas acerca de la ciudad, como ha advertido Adrián Gorelik (2016)– se generaron amores y odios, opulencias y miserias, encuentros y resistencias, luchas y acuerdos que llamaron la atención de observadores de todos los tiempos. Igualmente, en los años sesenta la cuestión de la tierra seguía siendo un tema pendiente evidenciado por el contraste entre las zonas transformadas por la modernización rural –basada en la diversificación e integración de las economías– y los campesinos pobres sin una protección política y social suficientemente eficaz. Ese espacio, contracara de la ciudad, que para algunos reunía los valores más leales al "espíritu" local y a la historia nacional fue escenario también de conflictos que marcaron la historia latinoamericana. Aún hoy, la cuestión agraria y la tierra confiscada a los pueblos originarios sigue siendo una cuestión en disputa. De esta manera la obra permite reconstruir los antecedentes de problemas actuales y explicar cuáles son los rasgos de dicha perdurabilidad, todo lo cual la vuelve notablemente valiosa y necesaria.

Inicio de página

Bibliografía

Gorelik, A. y Peixoto, F. A. (2016). Ciudades sudamericanas como arenas culturales. Artes y medios, barrios de elite y villas miseria, intelectuales y urbanistas como ciudad y cultura de activan mutuamente. Buenos Aires: Siglo XX editores.

Torres Martínez, R. (2017). Sobre el concepto de América Latina ¿Invención francesa? Cahiers d'études romanes [En línea], 32| consultado el 7 de abril de 2022. Disponible en: http://journals.openedition.org/etudesromanes/5141

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Mariela Rubinzal, «Reseña de América Latina entre la reforma y la revolución de las independencias al siglo XXI de Marta Bonaudo, Silvia Simonassi y Diego A Mauro. Madrid: Editorial Síntesis, 2020. 272 páginas.»Corpus [En línea], Vol 12 Nº 1 | 2022, Publicado el 07 julio 2022, consultado el 12 agosto 2022. URL: http://journals.openedition.org/corpusarchivos/5415; DOI: https://doi.org/10.4000/corpusarchivos.5415

Inicio de página

Autor

Mariela Rubinzal

Instituto de Humanidades y Ciencias Sociales del Litoral

Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas

Universidad Nacional del Litoral

Correo electrónico: mariela.rubinzal@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

CC BY-NC 4.0

Creative Commons - Atribución-NoComercial 4.0 Internacional - CC BY-NC 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/

Inicio de página
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search