Navegación – Mapa del sitio

InicioColecciónVol 12 Nº 1Registros“Nos perdimos en el monte al regr...

Registros

“Nos perdimos en el monte al regreso”: los viajes del Dr. Salvador Bucca a Formosa en los años sesenta

“We got lost in the forest on our way back”: Salvador Bucca's Travels to Formosa in the sixties
Alejandra Vidal, Darío Machuca y Julieta Sánchez

Resúmenes

Salvador Bucca fue Profesor Titular de Lingüística de la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, entre 1955 y 1983. Se formó en Italia y Estados Unidos. En calidad de docente y director del Centro de Estudios Lingüísticos, visitó en reiteradas ocasiones el nordeste argentino, para estudiar las lenguas de las comunidades locales. En este artículo nos enfocamos en sus viajes a la provincia de Formosa para realizar trabajo de campo en 1961, 1964 y 1968. En este sentido, señalamos la importancia de su figura en torno a la gestación de los primeros estudios sobre las lenguas indígenas chaqueñas. Este trabajo forma parte de un estudio más amplio de los documentos donados por la familia del Dr. Salvador Bucca al Archivo del Laboratorio de Documentación e Investigación en Lingüística y Antropología (DILA), tarea iniciada en 2019 por parte de un equipo de la Universidad Nacional de Formosa con la transcripción de los cuadernos de campo del Dr. Bucca. La fuente que presentamos corresponde a un extracto del Cuaderno N° 4, donde el lingüista describe su viaje a través de la predominantemente rural provincia de Formosa en el invierno de 1964. En este sentido, se destacan los problemas de movilidad y hospedaje, y la reticencia de algunos funcionarios y miembros de las fuerzas de seguridad a colaborar con la investigación. La contracara está representada por los misioneros de los distintos cultos cristianos que le facilitaron el contacto con sus informantes locales.

Inicio de página

Notas de la redacción

Fecha de recepción del original: 18/11/2021

Fecha de aceptación para publicación: 06/05/2022

Texto completo

Introducción

  • 1 En su trabajo sobre la diáspora intelectual de los italianos que llegaron a Argentina a raíz de las (...)

1La reconstrucción de los ámbitos académicos y espacios disciplinares desde donde emergieron los estudios sobre lenguas indígenas en la Argentina ha cobrado especial interés en los últimos años. Especialmente valiosa ha sido la investigación centrada en la génesis y las formas en que se desenvolvieron estos estudios durante la primera mitad del siglo xx (Domínguez, 2020). Más allá de este período, en la segunda mitad del siglo xx la conformación de un núcleo de estudiosos y científicos en el campo de la lingüística indígena, especialmente de las lenguas chaqueñas en Argentina, tiene entre sus máximos exponentes al Dr. Salvador Bucca, un lingüista de origen italiano, llegado a la Argentina en la década del 50.1 Formado en los estudios clásicos y la lingüística histórica, en 1955 ingresó a la cátedra de Lingüística de la UBA y a partir de 1958 dirigió su interés hacia la investigación de las lenguas indígenas del país siguiendo el modelo estructuralista americano (Navarro, 2011, p. 347; Fernández Garay, 2014, p. 40; Giammatteo y Albano, 2017, p. 131, Acuña, 2022). Desde 1959 se desempeñó como director del Departamento de Lingüística de Buenos Aires (posteriormente Centro de Estudios Lingüísticos, y actual Instituto de Lingüística) (Navarro, 2011, p. 348) y los viajes junto a sus colaboradores y discípulos (como Ivar Dahl, Elena Najlis y Lidia Bruno) para el trabajo de campo en zonas periféricas del país fueron una característica de su actividad como investigador.

2Realizó estudios sobre la lengua kitsai de la familia Cado junto a Alexander Lesser, quien recogió información de los últimos hablantes de la lengua entre 1929 y 1930 (Bucca y Lesser 1969). Premiado como Fellow Guggenheim in Linguistics en 1958 realizó una estancia en Estados Unidos donde se vinculó con varios lingüistas contemporáneos. Salvador Bucca mantuvo un intenso contacto con la academia norteamericana desde la década de los años 50. Absorbió las ideas del estructuralismo que impulsó desde sus clases y la formación de profesionales lingüistas en los años 60 y 70.

3Este artículo tiene por objetivo dar a conocer un fragmento de los cuadernos de campo del Fondo Documental Salvador Bucca del Archivo del Laboratorio de Documentación e Investigación en Lingüística y Antropología (DILA). La labor de Salvador Bucca se desarrolla en la segunda mitad del siglo xx, por lo que estos documentos se revelan como fuentes significativas para el análisis de los inicios de los estudios lingüísticos en el Chaco. Asimismo, consideramos que este acervo ostenta una particular relevancia para conocer las condiciones de realización de los trabajos de campo para la investigación sobre las lenguas indígenas en el marco de las problemáticas de la región chaqueña durante los años sesenta.

4El Dr. Bucca se propuso realizar varios viajes para proceder a la recolección de datos lingüísticos sobre las distintas lenguas indígenas chaqueñas. También registró narraciones tradicionales y descripciones de los quehaceres de la vida diaria de las comunidades visitadas insistiendo en que la labor era urgente (Acuña, 2022, p. 44). Realizó al menos tres viajes (en 1961, 1964 y 1968) a la provincia de Formosa, cuyo registro se conserva en los cuadernos de campo. En este trabajo, específicamente nos centramos en un fragmento del Cuaderno N° 4 (identificado como BUCCA_T_004 Notas de trabajo de campo. Formosa, 1964, en el Archivo del Laboratorio DILA), donde Bucca relata su viaje durante el invierno de 1964, uno de los que presenta mayores referencias a las vicisitudes del trabajo de campo en Formosa en sus cuadernos. En un territorio periférico y predominantemente rural, la marginación sufrida por las comunidades visitadas durante 1964 era una constante, a lo que se sumaban las distancias geográficas, las dificultades de transporte y alojamiento, la reticencia de ciertos funcionarios y miembros de las fuerzas de seguridad a colaborar con la investigación, y los esfuerzos para encontrar (en palabras del lingüista) “buenos informantes”.

5Dividimos nuestra presentación en tres partes. En la primera describimos las características del fondo y documento presentados teniendo en cuenta su repositorio de origen, contenido y organización. Seguidamente, realizamos una contextualización de las circunstancias históricas de que dan cuenta los cuadernos en referencia a Formosa durante los años sesenta. Por último, presentamos la transcripción literal del fragmento escrito de puño y letra por el Dr. Bucca con relación a su viaje a la provincia en 1964, tomado del Cuaderno N° 4.

El fondo Salvador Bucca y los cuadernos de campo

  • 2 Diferentes instituciones académicas que trabajan en la línea de la documentación lingüística y cult (...)
  • 3 El inventario detallado del Fondo Bucca puede consultarse en: Repositorio Digital Archivo DILA (cai (...)
  • 4 La relación entre el misionero y el lingüista fue abordada en diferentes trabajos (Altman y Messine (...)

6El Fondo Documental Salvador Bucca integra el Archivo del Laboratorio de Documentación e Investigación en Lingüística y Antropología (DILA) dependiente del CAICyT-CONICET. El mismo, en vías de organización, está compuesto por documentos con versatilidad temática y diferentes soportes: 4 cajas con fichas lingüísticas; 1 caja con material fotográfico (copias fotográficas en papel de trabajos de campo, copias fotográficas en papel de bibliografía, negativos); 5 cajas con cuadernos de campo, manuscritos, intercambio epistolar; 1 caja con 16 audios (cintas abiertas, cassettes, discos compactos), 2 cajas con publicaciones propias (separatas), correspondientes a la segunda mitad del siglo XX. De este acervo documental nos hemos enfocado en trabajar con los primeros, merced a un convenio suscripto en 2019 con el DILA, en el marco de la participación de la Universidad Nacional de Formosa en la Red de Archivos de Lingüística y Antropología de América del Sur.2 Según el inventario del Fondo Documental disponible en el Repositorio DILA, cinco cajas de polipropileno corrugado de 35 x 25 x 12 contienen cuadernos de campo, manuscritos e intercambio epistolar en formato digital, a los cuales hemos accedido.3 En la primera etapa de este trabajo se procedió a la lectura y estudio de catorce cuadernos correspondiente al trabajo del lingüista en la Provincia de Formosa. Cuentan con un copioso registro lingüístico sustentado con información histórica y geográfica, así como también algunos comentarios anecdóticos del viaje documentado en el Cuaderno 4. Se incluyen una serie de tres cartas escritas a máquina, representativas de la correspondencia que el Dr. Salvador Bucca mantuvo con el misionero menonita y traductor de la Biblia a varias lenguas chaqueñas, Alberto Buckwalter.4

  • 5 Ivar Dahl había trabajado ya con José Imbelloni en la expedición del Museo Etnográfico a la Patagon (...)

7Algunos de estos archivos revelan la presencia del lingüista junto con sus colaboradores y discípulos en las actividades de trabajo de campo, lo que por momentos dificulta distinguir sus trabajos como actividades separadas. La mayoría de estos cuadernos fueron escritos por Bucca, aunque también se observan registros y transcripciones realizadas por sus estrechos colaboradores, entre quienes se encuentran su esposa, la Prof. Mariela Katzenelson de Bucca, e Ivar Dahl quien por entonces se desempeñaba como catedrático de Historia de la Lengua Inglesa en la Universidad Nacional de la Plata.5 Aparecen mencionadas en el viaje de 1961 las lingüistas Lidia Bruno y Elena Najlis. Estas últimas fueron las encargadas de publicar en 1965 un estudio comparativo de un léxico de las lenguas toba y pilagá, que incluye datos primarios fruto de dos viajes realizados por Salvador Bucca, en uno de los cuales estuvo acompañado por las autoras (Bruno y Najlis, 1965, p. 10).

8En cuanto a la numeración de los cuadernos, a la hora de la digitalización el DILA organizó los documentos a partir de identificadores: BUCCA_F_000; BUCCA_A_000; BUCCA_T_(lengua)_000, no obstante, también los autores consignaron una numeración en consonancia con la investigación realizada, por ejemplo, el Cuaderno BUCCA_T_023 consigna en su contratapa la numeración Cuaderno Toba 1A.6

9En su mayoría, los cuadernos están en buen estado de conservación y contienen en su totalidad entre 10 y 200 páginas cada uno. En algunos casos se observan hojas faltantes que, de alguna manera, obstaculizan la contextualización del material, mientras que en otros cuadernos se entremezclan hojas sueltas que se corresponden con fichas, notas y hasta cartas de invitación a eventos culturales.

10En este trabajo, presentamos un extracto de 14 páginas de las 175 que integran el cuaderno N° 4. Presentan la particularidad de que en ellas Bucca realiza una suerte de diario de su estadía con Mariela Bucca e Ivar Dahl en Formosa durante 1964. Seleccionamos este fragmento por diferenciarse de los demás pasajes, tanto de este como de los restantes cuadernos, principalmente dedicados al acopio de corpus lingüístico. En este sentido, nos servimos de un relato en primera persona acerca de las características de la provincia en los años sesenta, realizadas por un intelectual que vivía a 1500 km de distancia del lugar visitado.

El contexto histórico y el paisaje: el viaje a Formosa

  • 7 Con anterioridad a la provincialización, en 1951 los habitantes de los territorios nacionales parti (...)

11Estos apuntes de trabajo en terreno reflejan un contexto histórico particular, el de una periférica provincia fronteriza del nordeste argentino en la primera mitad de los años sesenta. Hasta 1955 Formosa, al igual que otras jurisdicciones del país, era un territorio nacional. Esto significa que sus autoridades eran elegidas por el Ejecutivo Nacional, la población no podía elegir a sus representantes nacionales ni provinciales. Si bien según el censo de 1947, los 130 mil habitantes de Formosa ya superaban el requisito demográfico de “30 mil almas” propuesto por la Ley N° 1532 de Territorios Nacionales para el establecimiento de una legislatura, el Estado nacional siempre desalentó tal conformación. Lo mismo sucedió con la designación de un gobernador oriundo del territorio nacional y la provincialización, consumadas en 1946 y 1955 respectivamente.7

12Este conjunto de elementos signó las siete décadas de historia territorial formoseña. Por un lado, encontramos tanto las dificultades para el desarrollo de instituciones estatales que respondieran a las características específicas de su territorio, como el desaliento a la organización política de la población. Por el otro, debemos mencionar las consecuencias sociales de una economía con características de periferia rezagada centrada en la explotación forestal, la ganadería extensiva y, especialmente en el caso que nos interesa, el cultivo algodonero (Prieto, 2015).

13Luego de la provincialización se sumaron los condicionantes del plano nacional, como la proscripción del partido mayoritario (1955-1973) y las sucesivas dictaduras (1955-1958; 1966-1973; 1976-1983). Bucca visitó una provincia con una estructura socioeconómica desfavorable que apenas conocía la participación democrática. Durante su estadía, las características de la institucionalidad y política provincianas se expresaron, por ejemplo, en la reticencia de los funcionarios a colaborar con su investigación, como expresa el siguiente fragmento:

(…)Dr. José Rojas, ministro de asuntos sociales interino, de Gobierno, que nos recibió con su subsecretario Pascucci. Nos prometieron apoyo total en medios de transporte y la asistencia del subdirector de la dirección de colonias aborígenes, de la Provincia, Sr. Tendil.

Por la tarde todas las promesas se desvanecieron. (Bucca, 1964, s/p)

  • 8 Recién en 1971 se fundó el Instituto Universitario de Formosa, antecedente de la Universidad Nacion (...)
  • 9 En 1958 la UNNE convocó a la fotógrafa Grete Stern para retratar a las comunidades indígenas ubicad (...)
  • 10 Hasta 1962, la ciudad contó con la llegada de hidroaviones de Aerolíneas Argentinas. Cuando este se (...)
  • 11 Desde 1942 la empresa tiene un servicio que une Resistencia y Formosa (http://www.empresagodoy.com. (...)

14Además de esto, era inviable el vínculo del lingüista con un campo académico local debido a la ausencia de instituciones dedicadas a la materia en suelo formoseño. Esto también se relaciona con el entonces incipiente desarrollo de los estudios sobre la temática indígena centrado en las poblaciones originarias residentes en la provincia. Desde 1958, el centro académico más cercano era la actual Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), con sede en Resistencia.8 Por este motivo, en 1964 Bucca aprovechó su viaje por Formosa para dirigirse a Asunción con el objetivo de encontrarse con Branislava Sus̆nik, directora del Museo Etnográfico Andrés Barbero. Luego de un sinuoso trayecto, llega a la ciudad paraguaya, pero no logra cumplir con este fin. La construcción de vínculos académicos en torno al estudio de las comunidades chaqueñas era clave para el desarrollo del campo de estudios de la lingüística americanista y uno de los mayores intereses del lingüista.9 Tal cuestión se vio fuertemente reflejada en su importante tarea de formación de discípulos y la conformación del Centro de Estudios Lingüísticos de la Universidad de Buenos Aires, desde donde lanzó en la década de los 60 la serie Cuadernos de Lingüística Indígena. Otro condicionante para el desarrollo de las investigaciones en Formosa era la infraestructura caminera de la provincia, elemento central para la movilidad necesaria durante el trabajo de campo. En 1964, Bucca y sus colaboradores llegan a la ciudad de Formosa en avión desde Buenos Aires.10 En ese entonces, apenas había rutas pavimentadas. El asfaltado de la ruta nacional N° 11 (Buenos Aires-Clorinda) en su tramo comprendido desde el río Bermejo hasta la ciudad de Formosa fue realizado durante la gestión de Luis Gutnisky y Emilio Tomás (1958-62), y llegó a Clorinda recién durante el gobierno de Sosa Laprida (1966-1973) (Beck 2012). La ruta nacional N° 81, que atraviesa la provincia de este a oeste, aún era un camino de tierra (Gobernación de la Provincia de Formosa 1973, p. 76). La única empresa dedicada al transporte dentro de la provincia mencionada en los cuadernos es Godoy.11 El trazado de la vía férrea, por su parte, tenía una orientación este-oeste y conectaba a la capital provincial con la ciudad salteña de Embarcación. Llamativamente, el relato de viaje hace referencia una sola vez a la utilización del tren como medio de traslado: “Salimos a las 19 para Ingeniero Juárez, adonde llegamos a las 13 y 15 en horario, a pesar del atraso inicial. Cenamos en el tren. Nos esperaban en la estación El Rev. A Leak[e] y su hijo David” (Bucca, 1964, s/p).

Imagen N°1: El Dr. Bucca en uno de sus viajes a la prov. de Formosa posando de pie junto a tres informantes. Fuente: Archivo DILA. Identificador BUCCA_F_387

  • 12 Formosa contaba con cerca de 178 mil habitantes, de los cuales más de 118 mil habitaban en campo ab (...)

15Bucca llega a una Formosa predominantemente rural. Apenas un tercio de su población se asentaba en áreas urbanas, y casi un cuarto era de origen extranjero, en su abrumadora mayoría, inmigrantes paraguayos.12 Hasta 1968, la única localidad con servicio de agua corriente era la ciudad capital, y hasta 1970 la provincia ocupó el último lugar del país en consumo de energía eléctrica per cápita (Prieto, 2015, p. 209). Respecto a índices como el de analfabetismo, en 1960 este era del 19,5% y una década después esta cifra descendió a 18,6%; proporción que se agravaba en las áreas rurales (Vázquez, 2020, p. 110).

16La escolarización de las comunidades indígenas es un tema común en documentos de la época, como el Censo Indígena de 1967, el cual describe con respecto a los grupos pilagá:

(…) las escuelas son pocas en número y están ubicadas a mucha distancia de los grupos aborígenes. Poca es la ayuda que reciben los maestros (…) Los aborígenes aprenden primero su lengua materna en la familia, de modo que al llegar a la escuela les resulta sumamente gravoso aprender la lengua castellana. Por estas razones es que la mayoría de los individuos de estos grupos Pilagá no llegan a un segundo grado (…) (Censo Indígena Nacional, 1968, p. 75).

17Las descripciones de Bucca al visitar el asentamiento de su informante Melitón Sosa Domínguez en Las Lomitas agregan otros elementos: “Los chicos no son admitidos a la escuela de los blancos, a pesar de estar a pocos minutos de camino. Quieren una escuela para los chicos (…)” (Bucca, 1964, s/p). Algo similar plantea el Censo Indígena de 1967 con referencia a las comunidades toba, afirmando que son “contados casos en que la cercanía de una escuela le permite (…) instrucción, siempre y cuando los maestros los acepten” (Censo Indígena Nacional, 1968, p. 126).

  • 13 Teniendo en cuenta varios indicios encontrados en el cuaderno 4, se puede considerar que Dahl reali (...)

18Las condiciones de desarrollo de la joven provincia se acentuaban en sectores subalternizados como las comunidades indígenas con una economía de subsistencia, lo cual se encuentra reflejado en los apuntes del lingüista. Entre otras anotaciones de este tipo, en relación a los diálogos del 4 de julio de 1964 con el informante Armando Acosta en Las Lomitas, se escribe “Estoy cosechando algodón grande” (Dahl, 1964, s/p).13 Ahora bien, durante esta década, el cultivo algodonero característico de la economía formoseña inicia una etapa de estancamiento que tensionó la estructura productiva local (Prieto, 2015; Vázquez, 2020). A esto se sumaban las características históricas de un sector primario que tenía a la concentración de la tierra entre sus principales problemas. Cabe destacar que para 1960 el 3,2% de las explotaciones ostentaba más del 50% de las tierras productivas (elaboración propia a partir de Dirección Nacional de Estadística y Censos Ca. 1960a).

  • 14 Cabe destacar que este tradicional ingenio salteño se encontraba en pleno proceso de reducción de e (...)

19Hacia el oeste de la provincia, cobraba mayor relevancia la economía azucarera salteña. Así, en Las Lomitas, Bucca (1964, s/p) describe la migración de varios integrantes de una comunidad pilagá: “(…) muchos se habían ido a trabajar al ingenio de San Martín del Tabacal. También el cacique 1°, Juan Zárate (…)”.14 Pero durante los años sesenta, al igual que varias de las denominadas economías regionales, el circuito del azúcar también ingresó en una etapa de declive (Barsky y Gelman, 2009, 420-421).

20El sector industrial formoseño era incipiente, y el agro de la rural provincia se encontraba en una encrucijada. A las características de la estructura socio-productiva local, se sumó el estancamiento de la economía algodonera. Así, hacia 1966, Formosa contaba con el porcentaje de desempleo más elevado del país, siendo este del 14,6% (Gobernación de la Provincia de Formosa, 1973, p. 29).

21En los grupos pilagá las fuentes más importantes de recursos continuaban siendo la recolección, la caza, la pesca y una agricultura muy rudimentaria de maíz, tabaco y calabazas. En el caso de los wichí, la agricultura tenía menor relevancia, siendo más importantes la pesca y las migraciones estacionales hacia los ingenios azucareros (Ledesma, San Martín del Tabacal) o centros poblados (Embarcación, Tartagal, etc.) (Ministerio del Interior de la República Argentina, 1968, p. 95). Hasta 1966 el río Pilcomayo llegaba hasta la actual localidad de Media Luna, en la provincia de Formosa.

  • 15 Chacra 42 corresponde al Lote Rural 42, actuales barrios Obrero y La Pilar de la ciudad de Formosa (...)

22Desde inicios de los años sesenta, diversos grupos de indígenas empezaron a trasladarse desde las zonas rurales hacia los centros urbanos, especialmente hacia la capital de la provincia, ubicándose en sus zonas periféricas y empleándose en las fábricas o en trabajos temporales (Ceriani Cernadas, 2009, pp.1-2; Iñigo Carrera, 2001, pp. 45-46). Estos desplazamientos dieron lugar a asentamientos que integraron a habitantes provenientes de distintos lugares de la provincia, como Chacra 42 (visitada por Bucca en los Cuadernos 1, 3 y 4) y el barrio Namqom.15

  • 16 Con la descolonización de Argelia, poco menos de un millón de francoargelinos se exiliaron en Franc (...)

23Otro factor clave eran las colonias indígenas, como Tacaaglé y Muñiz (Torina, 2017), y las misiones como El Toba en Ingeniero Juárez, visitadas por el lingüista en 1964 (Bucca, 1964; Dahl, 1964). Mención aparte merece la colonia franco-argelina nombrada en su diario de viaje: “Por el camino el omnibus paró en el paraje de la colonia argelina (La Compañía). (En Tacaaglé había mucho descontento (…) porque se había sacado la tierra a viejos pobladores (…) para ubicar a un grupo de argelinos (…)” (Bucca, 1964, s/p). La instalación de los pieds noirs en las tierras de la otrora misión franciscana formaba parte de un acuerdo entre los Gobiernos francés y argentino, al que suscribió el Gobierno provincial del interventor federal Ítalo Ochiluppo. Desde 1963, en Tacaaglé se encontraba un grupo de 20 exmilitares (Daldovo, 2018, p. 131; Santi, 2004, parr. 14) y, como plantea Bucca, su instalación había generado importantes tensiones en torno a la tierra.16

24Hasta 1966 las políticas de gobierno dirigidas a las comunidades indígenas solo llegaban a las colonias oficiales instaladas en la parte oriental de la provincia, como Bartolomé de las Casas, Laishí, Tacaaglé, La Primavera y Muñiz (Torina, 2017, p. 6). En cierto sentido, esto es visible en el viaje de Bucca a través de sus descripciones. Si bien las condiciones del territorio formoseño son apreciables en todo momento, se acentúan al alejarse del este de la provincia, lo cual se aprecia en la descripción del asentamiento de Sosa Domínguez en Las Lomitas:

En todo el caserío había más que un hacha y un machete. Una familia vivía al descampado. Porque las dos herramientas las usaba otra familia para terminar de construir su rancho (…) duermen en el suelo porque no tienen herramientas y no consiguen trabajo para hacerse una cama. Hemos visto chicos enteramente desnudos, a pesar del frío intenso. Se calentaban en la ceniza (Bucca, 1964).

  • 17 Incluso, el Censo Indígena da cuenta de un considerable aislamiento de estas comunidades respecto d (...)

25El Censo Indígena de 1967 no menciona ningún asentamiento en Las Lomitas, sí en sus alrededores, como Campo del Cielo a 30 km, Colonia Muñiz a 6 km, El Descanso a 70 km, La Bomba a 8 km y Pozo de Navagán a 90 km.17 Incluso, afirma respecto de los grupos pilagá:

Son pocas las veces que se acercan a los pueblos cercanos. Lo hacen individualmente en busca de alguna changa, o en grupos cuando la sequía no les permite la subsistencia (…) En este último caso construyen sus chozas a orillas del pueblo (Ministerio del Interior de la República Argentina, 1968, p. 75).

26Siguiendo con la descripción del cuaderno N° 4, la excepción a las condiciones materiales imperantes en la provincia en general y en sus zonas rurales en particular sería la Misión El Toba, ubicada en el oeste provincial, bajo la dirección del sacerdote anglicano Alfred Leake. Empero, esta referencia obedece solo a las condiciones infraestructurales del sitio de alojamiento, “nuestro albergue: una casa con dos piezas y un baño intermedio. La construcción es excelente; todo arreglado con muy buen gusto. Una buena chimenea y una cama muy cómoda con sábanas y mantas y cubiertas de fabricación inglesa” (Bucca, 1964, s/p). Las misiones protestantes tenían un papel central en la cotidianeidad de las comunidades indígenas de la zona. Según documentos de la época: “En el Chaco argentino, uno de los agentes de mayor importancia en el proceso de transculturación que sufren los nativos es, sin duda, el misionero, pertenecientes en general a diversos credos protestantes, especialmente al anglicano” (Ministerio del Interior de la República Argentina, 1968, p. 84).

27Los interlocutores mencionados por el lingüista para su acceso a las comunidades son principalmente jefes de las fuerzas de seguridad (Policía de la Provincia y Gendarmería Nacional), en un segundo plano aparecen los referentes religiosos de distintos cultos cristianos. A excepción de Melitón Sosa Domínguez, en líneas generales los indígenas aparecen retratados como objetos de estudio, por lo que la mayoría de los diálogos registrados corresponden a conversaciones de Bucca con representantes de las comunidades en calidad de informantes, como Alberto Muratalla, Armando Acosta y Miguel Miranda. Salvo excepciones puntuales, tampoco se realizan mayores menciones a comerciantes, maestros o médicos rurales.

28En este orden de ideas, se percibe el rol de las fuerzas de seguridad y referentes eclesiásticos en las comunidades visitadas o, en todo caso, el rol que el visitante les otorga. En este sentido, cabe recordar la escasa institucionalización del aparato burocrático del Estado y la nula presencia de centros académicos en la provincia.

Transcripción de un fragmento del Cuaderno N° 4: Viaje a la Provincia de Formosa, 24 de junio-1° de agosto de 196418

  • 18 La estructura de las fechas (orden del día y mes) fueron adaptadas en aras de su legibilidad.
  • 19 Colección: Fondo Bucca. Autor: Bucca, Salvador. Fecha: 1964. Cobertura: Argentina; ARG; Clorinda, P (...)

29Título: Notas de trabajo de campo. Formosa, 1964. Descripción: Notas de trabajo de campo en Clorinda y en Chacra 42, Formosa. Notas biográficas de los consultantes y elicitaciones.19

3024 de junio.

31Dejamos Buenos Aires a las 10 hs. y llegamos a Formosa a las 14, 05. Nos hospedamos en el Hotel Palace.

32Visitamos al Sr. Nicora, porque el Ing. Guanes no estaba.

3325 de junio.

34Vemos en compañía de Nicora al Dr. José Rojas, ministro de asuntos sociales interino, de Gobierno, que nos recibió con su subsecretario Pascucci. Nos prometieron apoyo total en medios de transporte y la asistencia del subdirector de asuntos indígenas la dirección de Colonias aborígenes, de la Provincia, Sr. Tendil.

35Por la tarde todas las promesas desvanecieron y logramos solamente que nos acompañen al lote a la Chacra 42, en los alrededores de Formosa, donde vive un pequeño grupo de tobas. Por la tarde y la noche entrevistamos, para conseguir medios al jefe II° de Gendarmeria, Comandante Contreras. La entrevista amable fue infructuosa por carecer de medios de transporte. Nos prometió, en cambio, procurarnos el apoyo de los destacamentos locales en la zona que pensábamos visitar, enviando una orden a los comandos pertinentes. El señor Pascucci nos despidió por la noche fríamente y con descortesía. El secretario del Gobernador Fernandez (¿) Fernando Muñoz de Corrales, el hombre de las lamparitas, nos apagó todas las lamparitas que prendió. Al dia Conocimos al Sr. Bongiorni, que nos prometió una solución.

3626 de junio.

37Vimos al señor Bongiorni de nuevo, pero no pudo solucionar el problema del transporte. Compramos los boletos para Clorinda para el ómnibus Empresa Godoy. Luego, en un encuentro casual con el jefe de policía de Formosa, Lionel Von Hauvert, éste nos ofreció espontaneamente un “baqueano” y un chofer de su repartición que nos acompañó a Clorinda. Nos prometió también cursar una orden radial a los destacamentos de la Provincia para darnos su apoyo.

38Llegamos a Clorinda a las 17 horas y entrevistamos en la entrada de la ciudad a un grupo de tobas, que se comprometieron en buscar buenos informantes para el día siguiente a la tarde. Fuimos luego a la comisaría donde encontramos al comisario Reynoso, que fué muy amable y nos brindó las informaciones deseadas. Nos alojamos en el Hotel Clorinda.

3927 de junio.

40Salimos a las 7 para el embarcadero de Clorinda, donde tomamos a las 7 un bote que nos condujo a una isla que atravesamos en un carrito, para tomar la lancha, que nos llevó a Asunción. No encontramos a la Dra. Susnik, objeto principal de nuestro viaje.

41A las 13 estábamos de regreso a Clorinda.

42A las 16 fuimos a ver al grupo toba, pero no encontramos los informantes prometidos y tuvimos que contentarnos con las personas disponibles, de las cuales recogimos un breve vocabulario.

4328 de junio.

44Salimos alrededor de las 8 en el baqueano de la policía local (nosotros pagamos la nafta) con destino a Nayneck, donde llegamos a las 9. El oficial encargado del destacamento de Policía nos puso en contacto con las autoridades de la colonia, que visitamos. Pudimos entrevistar al sr. Julio S̆itáki, que nos proporcionó informaciones, un vocabulario y formas y se prestó a una breve gravación (sic).

  • 20 Signo en el original.

45Salimos para Laguna Blanca, pasando sin visitarla, por la Colonia La primavera, (?).20 A las 13 llegamos a Laguna Blanca, donde almorzamos. Nos entrevistamos allí con el farmacéutico Romero, que nos mostró su colección de curiosidades de la fauna de la zona y e insistió en que viéramos al padre Franciscano, José Aldo Bollini. Tuvimos ocasión de ver en seguida a padre Bollini quien nos prometió su apoyo en Tacaaglé.

46Salimos para Tacaaglé en el baqueano de la policía que nos prestó el oficial Villagra. Pagamos los gastos de la nafta. Llegamos a Tacaaglé alrededor de las 15. Nosa Nos alojamos en el la única fonda del lugar de uno de los Lotto. La pieza era grande, pero muy fría porque, además, el mantente no tenía vidrio ni madera. Dahl arregló al día siguiente el inconveniente, poniéndole hojas de papel. Visitamos al oficial del destacamento de la policía e hicimos averiguaciones sobre los informantes posible. Llegó luego el padre Bollini y se convino que al día siguiente habíamos de ir, después de la misa a ver a Gil Castorino Rojas (cacique) y a los Coyipé (Jorge, el padre, Ludovico y Pascual, hijos).

4729 de junio.

48Fuimos a misa primero (a las 8), luego en el jeep en compañía de don José Lotto (secretario por largo tiempo de la Misión franciscana y encargado del servicio meteorológico (hombre inteligente y de extraordinaria memoria que conoce muy[bien]toda la historia de las personas del lugar y de la misión) visitamos la colonia aborigen. El director de esta es el señor Jojó (apellido francés, pron. yoyó) que se había ausentado juntamente con Castaño para comprar vacas en lugar de la zona. No estaba tampoco Coyipé (padre). Vimos a Ludovico y Pascual Coyipé con sus familias arando el campo con una yunta de bueye. Les sacamos fotos. Ludovico se comprometió en vernos de en la fonda por la tarde temprano (a las 14). Por la tarde apareció alrededor de las 16 sólo Pascual viste vestido con traje muy liviano. Estuvo tiritando todo el tiempo y tomando ginebra. No se lució como informante.

4930 de junio.

50Tuvimos que buscar otro informante y perdimos pasó la mañana en la búsqueda de ellos. El subdirector administrador de la colonia, señor Román, nos atendió muy bien y nos procuró a Alberto Muratalla, hijo del viejo cacique. Se desempeñó bien como informante. Pudimos trabajar por la tarde.

511° de julio.

52Volvió por la mañana Muratalla en compañía de Francisco Solano, su secretario. Empezó a lucir ínfulas insospechadas, pidiendo vino especial, comida especial y tener mil remilgos. Trabajamos con ellos hasta las 13.

53Nos preparamos luego para salir, pues teníamos el compromiso con la policía, que el comisario Valdovinos de Cattáneo Cue nos hiciera buscar en el “baqueano” a las 15. Pero el “baqueano” no apareció, por lo que debimos viajar en omnibus hasta Cattáneo Cue para entrevistar personalmente al comisario. Llegamos alrededor de las 1730 a Cattáneo Cue. Por el camino el omnibus paró en el paraje de la colonia argelina (La Compañía). (En Tacaaglé había mucho descontento, porque se había sacado la tierra a viejos pobladores de lo que antes fuera la Misión franciscana para ubicar a un grupo de argelinos. Esto había provocado mucho descontento, porque al darles nuevas tierras, perdían las casas, pozos y otras mejoras hechas en las anteriores posesiones).

54El comisario de Cattáneo Cué fué amable, pero nos dijo que no tenía órdenes y que había hablado a las 18 a la jefatura de policía. Resultó, por su posterior conducta, que no era verdad lo que había dicho. De todas maneras, salimos por la noche alrededor de las 2030, pagando nafta y aceite en demasía. El baqueano se paró a 15 km. de Comandante Fontana y, felizmente, por habérsele descargado la batería. (Desde Cattáneo Cué salió con nosotros un oficial de policía con su esposa.). A unos diez minutos de espera, pasó un camión que nos alzó. Viajamos al descubierto en la parte posterior: el frío y los tumbos fueron intensos, puesto que, además de la noche muy fría, el camión marchó a velocidad muy alta. Nos dejó a la media noche frente a un Hotel en Comandante Fontana. No encontramos alojamiento en ninguno de los tres hoteles cercanos. Por fin encontramos alojamiento en una pensión de una señora paraguaya que nos puso las camas en el comedor.

552 de julio.

56A la mañana siguiente nos desayunamos con mate y seguimos el viaje en un omnibus de la empresa Godoy. Salimos a las 9 y llegamos a Las Lomitas a las 12 horas. El viaje fué cómodo. Nos alojamos en el Hotel Lomitas. Fuimos a ver a Muchutti en un jeep de la Policía. Muchutti nos acompañó y con un jeep que nos facilitó el jefe, comandante Bianchi; de Gendarmería Nacional, fuimos a la Colonia Muñiz. Habíamos antes visitado en compañía de Muchutti al “cacique” Nicolás Curestis, poderoso comerciante de la zona para que nos cediera a un joven pilagá, A. Acosta, como informante. Acosta nos acompañó a la Colonia Muñiz, donde encontré a Román.

57Parece que viven unas 40 familias. Allí encontramos a Miguel Miranda, con quien arreglamos que viniera al día siguiente con Acosta al Hotel.

583 de julio.

59Empezamos el trabajo con Acosta y Miranda. 8-12 y 14-1630 es el horario; El número de horas fue respetado.

604 de julio.

61Trabajamos con A Acosta y M. Miranda 8-12-14-16 mañana y tarde.

625 de julio.

63Trabajamos mañana y tarde. Almorzamos en casa del Sr. Waisman, que nos aconsejó ir hasta El Descanso.

646 de julio.

65Nos aprontamos para salir a las 10 de la mañana con un camión de Waisman. Pero sólo a las 15 y 30 fue posible dejar las Lomitas. Esto nos perjudicó dos días de trabajo. Llegamos a Soledad con a las 17 y 20. Como el oficial encargado no pudo conseguir los caballos en seguida para ir a El Descanso, tuvimos que pasar la noche en Fortín Soledad en una posada.

667 de julio.

67Salimos por la mañana a las 9 para El descanso, adonde llegamos (pasando por Monteagudo propiedad de Saravia, cuyo séptimo hijo varón fué apadrinado por el presidente J. D. Perón) a las 1330. Nos esperaban (En Monteagudo descansamos un poco y tomamos algunas fotos. El camino atravesaba un monte, a veces molesto por ser la picada muy cerrada).

68En El Descanso fuimos a ver al almacenero Amador Campos. Nos brindó muchas atenciones y, como no nos pudo hospedar por tener muchos compromisos, pues el día siguiente iba a concurrir mucha gente por las celebraciones del 9 de julio, nos consiguió al fin una pieza en casa de dos chicas. Pasamos la noche de manera confortable.

698 de julio.

  • 21 Habían programado carrera cuadrera, sortija, asado, baile popular. Habían ya concurrido “carperos” (...)

70Empezamos a trabajar por la mañana. Vimos al cacique II Carlos Díaz; a Victorino Chaves y a Melitón Sosa Domínguez. No encontramos un lugar para trabajar con las comodidades elementales y en la policía tampoco resultó encontramos la tranquilidad necesaria para nuestra obra. Decidimos en vista de estas dificultades y de los festejos del 9 que habían paralizado nuestro trabajo, salir con Melitón Sosa Domínguez, excelente informante, para Las Lomitas. 21Fuimos a ver el barrio caserío indígena para lo cual tuvimos que cruzar una cañada (un riacho muerto) a caballo. Había un total de 20 ranchos con unas 250 personas, de las cuales muchas se habían ido a trabajar al ingenio de San Martín del Tabacal. También el cacique 1°, Juan Zárate

71(El cacique anterior se llamaba Laʕaˈri). Los 20 ranchos estaban divididos en dos grupos, uno de 17 y el otro de 3 a unos 500 metros desde el primero. Algunos pocos hombres saben leer y escribir, pero predomina el analfabetismo. Los chicos no son admitidos a la escuela de los blancos, a pesar de estar a pocos minutos de camino. Quieren una escuela para los chicos y herramientas para trabajar la tierra y hachas para cortar los árboles. En todo el caserío no había más que un hacha y un machete. Una familia vivía al descampado, porque las dos herramientas las usaba otra familia para terminar de construir su rancho.

72En el rancho de M. S. Domínguez duermen 6 personas: 3 hijos, los padres y la abuela. Caballero y su hijo duermen en el suelo porque no tienen herramientas y no consiguen trabajo para hacerse una cama. Hemos visto chicos enteramente desnudos, que a pesar del frío intenso. Se calentaban en la ceniza.

73Es la primera [vez] que nos encontramos con “paisanos” (indios) que nos invitan a ver su situación y no piden nada. Se limitan a exponer objetivamente sus dificultades. No tienen cuidado religioso de ninguna misión, y se quejan de que nadie los visite. En el momento de volver vimos a un cazador que retornaba con un pájaro grande que permitió se le sacara una foto. Había personas altas y bien formadas. Muchos entre los mayores, particularmente tenían el rostro tatuado y grandes agujeros en los lobulos de las orejas. Había dos mujeres, hermosas, altas y lindas con tatuajes muy visibles. Ambas parecen ser las mujeres de Chaves (padre), que parece haber sido cacique.

74Lo Rico (Keˈla’) con su mujer y 5 hijos (3 varones y dos mujeres) vive en un rancho de 2 x 2 sin camas. El está desvalido y la mujer parece, aunque joven, muy vieja.

75Salimos a las 14 y 45 sobre un carro de dos ruedas y tirado por tres burros hacia Lencinas en compañía de M. S. Domínguez. El dueño, Odilón, llevaba un ayudante mataco. Tuvimos que pagar un precio alto (1.000 pesos). El camino no era malo, salvo algunos trechos de picada angosta y una pendiente en cuyo fondo había un puente muy angosto.

76Llegamos a Lencinas alrededor de las 6. No había (A lo largo del camino notamos la existencia de muchísimos palos santos con fruta. La madera no es utilizada.) En Lencinas no pudimos dar con camiones o vehículos autorizados de vuelta a Las Lomitas. Pasó para Fortín Soledad un camión de Gendarmería. El conductor nos prometió que, a la vuelta, de estar aún allí, nos habría llevado a Las Lomitas. Comimos algo (un picadillo en lata) con dos galletas entre todos. Pasamos la espera en la cocina del dueño del Almacén, que nos entretuvo contándonos episodios muy interesantes de la vida en esa zona y en Salta (y Pilcomayo, Paraguay y Salta) a principios de siglo: luchas con los indios (chulupíes), con los tigres. Eran aventuras espeluznantes. Recordaba las fiestas de la aloja entre los criollos y las leyes que las presidían. Ensalzaba la abundancia y la bondad de las costumbres de ese período.

77A las pasó de vuelta el camión. (El frío a pesar del fuego en la cocina era muy fuerte, porque la cocina tenía sólo una pared completa. Nos habíamos envuelto en mantas). Subimos al camión descubierto y nos acomodamos en la parte posterior sentándonos sobre el cargamento de tablas de palmera que llevava. El viaje fue duro. Llegamos a Las Lomitas a las 23 y 45. En el Hotel Lomitas nos habían reservado la pieza n. 6 las camas que habíamos solicitado por radiograma desde El Descanso.

789 de julio.

79Empezamos a trabajar a las 11 con M. S. Domínguez y a las 14 con M. S. D. y A. Acosta.

8010 de julio.

81Trabajamos por la mañana y por la tarde con MSD y AA.

8211 de julio.

83Trabajamos por la mañana y tarde con MSD y A.A.

8412 de julio.

85Trabajamos por la mañana y tarde con MSD y A.A.

8613 de julio.

87Trabajamos por la mañana y tarde con MSD y A.A.

8814 de julio.

89Trabajamos por la mañana y tarde con MSD y A.A.

9015 de julio.

91Trabajamos por la mañana y tarde con MSD y A.A. Compramos un pantalón a MSD. (Pulover para Waisman)

9216 de julio.

93Trabajamos por la mañana. Salimos a las 19 para Ingeniero Juárez, adonde llegamos a las 23 y 15 en horario, a pesar del atraso inicial. Cenamos en el tren. Nos esperaban en la estación El Rev. A Leak y su hijo David. Nos hospedamos en el “Centro Anglicano” donde vive David con la señora y su hijo Andrew (un simpático rubión).

9417 de julio.

  • 22 Signo en el original.

95Salimos a las 10 y 45 para la Misión El Toba en el jeep del R. A. Leake. Llegamos a las 14. El fondo del camino era pésimo. Pasamos por Pozo de Maza, Vaca Perdida, El Breal, El Solitario (?),22 Bajo Verde, Campo Alegre, Sombrero Negro y “La Misión El Toba”. Nos recibió la señora Leake y su hija Dorothy. Nos saludaron estrechándonos, grandes y chicos, la mano, los tobas. Almorzamos los 3 viajeros y luego nos llevaron a nuestro albergue: una casa con dos piezas y un baño intermedio. La construcción es excelente; todo arreglado con muy buen gusto. Una buena chimenea y una cama muy cómoda con sábanas y mantas y cubiertas de fabricación inglesa. Los Leake son encantadores.

9618 de julio.

97Trabajamos por la mañana y por la tarde. Modesto es el informante. Fuimos a la policía para reservar pieza en el Palace Hotel en Formosa y nos perdimos en el monte al regreso.

Conclusiones

98Los viajes de campo del Dr. Salvador Bucca fueron una característica sobresaliente de su actividad como investigador en las provincias del nordeste de Argentina. Durante esos viajes, el equipo de investigación conformado por él y sus colaboradores debió afrontar distintas situaciones que quedaron plasmadas en sus registros escritos: los cuadernos de campo. A las dificultades propias de un área de estudios en construcción, se sumaron elementos como la reticencia de ciertos funcionarios locales a prestar ayuda, la marginación y las condiciones de vida de las comunidades indígenas observadas y registradas en sus notas, así como los inconvenientes para el traslado y alojamiento durante su recorrido, y las dificultades para encontrar “buenos informantes”, un aspecto objetualizador de su relación con los mismos.

99El Fondo Documental Salvador Bucca organizado y alojado en el Archivo del Laboratorio de Documentación e Investigación en Lingüística y Antropología (DILA) del Centro Argentino de Información Científica y Tecnológica (CAICyT-CONICET) constituye un acervo de relevancia para el análisis de la gestación de los estudios científicos sobre las lenguas indígenas chaqueñas desde la academia argentina. A partir de los cuadernos de campo que integran el Fondo, no siempre escritos por el propio Bucca sino también por sus colaboradores en el terreno, pueden extraerse referencias a la realidad sociohistórica del período durante el cual realiza estos viajes, particularmente con relación a la situación de los grupos pilagá y toba de la provincia de Formosa, visitados por el lingüista y su equipo. Podemos concluir, además, que estos materiales heredados poseen una vida social porque, si bien se origina en el pasado, continúa desarrollándose en el tiempo y develando nuevos aspectos de la investigación y de la época en la medida en que se accede a la documentación, se analiza o se pone a consideración de nuevos usos.

Inicio de página

Bibliografía

FUENTES

Bucca, S. (1964) Cuaderno N° 4. Fondo Documental Salvador Bucca. Archivo del Laboratorio de Documentación e Investigación en Lingüística y Antropología. Disponible en: http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12087#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Dahl, I. (1964). Cuaderno N° 1. Fondo Documental Salvador Bucca. Archivo del Laboratorio de Documentación e Investigación en Lingüística y Antropología. Disponible en: http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12084#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Dirección Nacional de Estadística y Censos. (Ca. 1960a). Censo Nacional 1960 Agropecuario: Formosa.

Dirección Nacional de Estadística y Censos. (Ca. 1960b). Censo Nacional de Población 1960. Tomo VI: Zona Chaqueña.

Gobernación de la Provincia de Formosa. Oficina de Asesoría de Desarrollo. (1973). Formosa: Norte argentino. Programa de acción y gobierno 1966-1973. Buenos Aires.

Ministerio del Interior. Secretaría de Estado de Gobierno. (1968). Censo indígena nacional: Provincias de Chaco, Misiones, Formosa, Jujuy, Salta y Santa Fe, Resultados provisorios 1967-68. (1968). Buenos Aires. República Argentina.

Apéndice (cuadernos digitalizados disponibles en el Repositorio DILA):

Identificador: BUCCA_T_001Manuscritos de consultantes toba y pilagá. Formosa. 1964

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12084#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_002 Anotaciones de consultantes Toba Pilagá. Formosa, 1964

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12085#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_003 Notas de consultantes y lingüistas. Formosa, 1964

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12086#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_004 Notas de trabajo de campo. Formosa, 1964

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12087#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_017 Notas y elicitaciones pilagá. Colonia Aborigen, Chaco. 1963

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12088#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_018 Notas y elicitaciones pilagá. Formosa, 1961

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12089#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_019 Elicitaciones y notas pilagá. En formosa, 1961

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12090#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_020 Elicitación, verbos y oraciones con informante. Pampa del Indio, Chaco.

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12091#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_023 Notas de campo toba

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12092#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_024 Notas de campo. Toba

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12093#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_025 Elicitación y análisis. Formosa, 1961

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12094#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_026 Apuntes de Los Tobas y Su lengua" de Fray Zacarias Ducci

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12095#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_027 Notas toba. Descripción de juegos tradicionales. 1961

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12096#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_028 Elicitación en lengua toba. Buenos Aires, 1967

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12097#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_031 Correspondencia entre Bucca y Buckwalter

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12098#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_040 Apuntes de curso sobre lógica. Notas de kitsai.

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12099#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_044 Notas de campo. Mocoví.

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12100#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_048 Notas kitsai. 1955

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12101#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_058 Informe sobre la reducción de los indios Napalpí

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12102#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_059 Observaciones sobre el psiquismo de los aborígenes

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12103#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_016 Trabajo de campo en Chaco, posiblemente de 1963. Con informantes vilelas

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12119#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_021 Trabajo de campo . Colonia Aborigen, Chaco 1963

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12120#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Identificador: BUCCA_T_022 Notas lingüísticas en toba y pilagá. Salta, 1964

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12121#?c=0&m=0&s=0&cv=0

Acuña, L. (2022). Del indoeuropeo al mocoví. Salvador Bucca en el Instituto de Lingüística de Filosofía y Letras. Diaspore, 17, 37-49.

Altman, A. y Messineo, C. (2021). Una vida consagrada a «la palabra». El legado lingüístico del proyecto evangélico de Albert y Lois Buckwalter. Boletín Americanista, 83, 147-168.

Beck, H. (2012). Política y sociedad en la provincia de Formosa. 1955-1962. En M. Ruffini (Coord.), Dossier. De territorios a provincias. Actores, partidos y estrategias en las nuevas provincias argentinas (1951-1962). Programa Interuniversitario de Historia Política. Disponible en: http://historiapolitica.com/datos/biblioteca/territoriosaprovincias_beck.pdf. Consulta: 28 de mayo de 2019.

Barsky, O. y Gelman, J. (2009). Historia del agro argentino: desde la conquista hasta comienzos del siglo XXI. Buenos Aires: Sudamericana.

Bruno, L. y Najlis, E. (1965). Estudio comparativo de los vocabularios tobas y pilagas. Centro de Estudios Lingüísticos. Facultad de Filosofía y Letras. Buenos Aires. Universidad de Buenos Aires.

Bucca, S y Lesser, A. (1969). Kitsai Phonology and Morphophonemics. International Journal of American Linguistics, 35(1), 7-19.

Castro, L. (2016). Desarrollo del capitalismo y organizaciones indígenas: El caso de las organizaciones kollas del noroeste de la Provincia de Salta. PIMSA, Documentos y comunicaciones, (17), 139-179.

Ceriani Cernadas, C. (2009). Las enseñanzas de Don Juan Chur entre los Tobas de Formosa (Argentina, 1937-1950). Papeles de trabajo, 3(5), 1-20.

Daldovo, M. (2018). Campesinado, Iglesia católica y Estado en Formosa: El caso de la ULICAF (años 1970). Rosario: Prohistoria.

Domínguez, L. (2020). Lenguas indígenas en la Argentina. Aportes para una historia de la lingüística en la primera mitad del siglo xx (Tesis doctoral). Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.

Fernández Garay, A. (2014). La ruta de la Lingüística Indígena. En A. Martínez y L. Gagliardi (Coords.), Rutas de la Lingüística en Argentina I, (pp. 39-54). La Plata: Universidad Nacional de La Plata.

Gimmatteo, M. y Albano, H. (2017). La ruta de la Gramática y el Léxico. En A Martínez, Y. Gonzalo y N. Busalino (Coords.), Rutas de la Lingúistica en la Argentina II, (pp. 124-150). La Plata: Universidad Nacional de La Plata.

Iñigo Carrera, V. (2001). “Yo soy mercadería”: Producción de relaciones clientelares en un asentamiento de población indígena en la ciudad de Formosa (Tesis de licenciatura). Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires.

Kalafattich, S. (S/f). Los barrios de la Ciudad de Formosa con relación a la evolución del plano catastral. Mimeo: S. l. Disponible en: http://geousal.usal.edu.ar/archivos/geousal/otros/trabajo_kalafattich.pdf. Consulta: 14 de abril de 2021.

Lugo, E. R. (1994). Introducción histórica a la Provincia de Formosa. Desde el Ferrocarril a la Provincia: 1930-1962. Formosa: Gualamba.

Mases, E. (2018). Políticas migratorias en la Argentina: el caso de los “piedsnoirs” (1964-1968). Las razones políticas y económicas. História Unisinos, 22(2), 209-217.

Navarro, F. (2011). Análisis histórico del discurso. La evaluación en las reseñas del Instituto de Filología de Buenos Aires (1939-1989) (Tesis doctoral). Universidad de Valladolid, Valladolid.

Pereira, D. (2008). La construcción de la ciudadanía en el Territorio Nacional de Formosa (1879-1955). En O. Favaro y G. Iuorno (Comps.), Dossier. Reflexiones en torno a los estudios sobre Territorios Nacionales. Programa Interuniversitario de Historia Política. Recuperado de: https://historiapolitica.com/dossiers/territorios/. Consulta: 14 de abril de 2021.

Piglia, M. (2018). Aeromovilidad, tecnología y poder: El caso de la modernización de la flota de Aerolíneas Argentinas. Revista de Historia de la Economía y la Empresa, (12), 125-148.

Príamo, L. (2005). Grete Stern y los paisanos del Chaco. En J. Martini (Ed.), Aborígenes del Gran Chaco. Fotografías de Grete Stern 1958- 1964 (pp. 35-42). Buenos Aires: Fundación Antorchas-Fundación CEPPA.

Romero, M., Ruiz, R. y Merlo, D. (2018). Evolución de la Villa Formosa en el período 1879-1955, aproximación a partir de fuentes documentales. En Actas Científicas CIG - 79º Semana de la Geografía (pp. 109-113). Sociedad Argentina de Estudios Geográficos.

Saldarini, G. y Zurita, C. (2019). La conformación de la Universidad, su origen regional y la transformación social de Formosa. En A. Gómez (Coord.), Historia y Universidad, (pp. 61-70). Buenos Aires: Sb.

Santi, I. (2004). Evocando la emigración a la Argentina de los franceses “pieds noirs” de Argelia. Amérique Latine Histoire et Mémoire, (9).

Terracini, L. (1989). Una inmigración muy particular: 1938, los universitarios italianos en Argentina. Anuario IEHS, (4), 335-369.

Torina, A. (2017). Políticas sociales y comunidades aborígenes durante la “Revolución Argentina” en la Zona de Frontera de Formosa. 1966-1973. En XVI Jornadas Interescuelas. Universidad Nacional de Mar del Plata, Mar del Plata.

Vázquez, C. (2020). Campesinos de pie: La formación del movimiento campesino en Formosa. Los Polvorines/La Plata/Posadas: Universidad Nacional de General Sarmiento/ Universidad Nacional de La Plata/Universidad Nacional de Misiones.

Vivaldi, A. (2016). Caminos a la ciudad, el monte y el Lote. Producción de lugares entre los Tobas (Qom) del Barrio Nam Qom, Formosa. Corpus, 6(1).

Inicio de página

Notas

1 En su trabajo sobre la diáspora intelectual de los italianos que llegaron a Argentina a raíz de las leyes raciales fascistas de 1938, Lore Terracini (1989) (sobrina del lingüista Benvenutto Terracini, Profesor de la Universidad Nacional de Tucumán y maestro de Salvador Bucca) menciona varios movimientos migratorios de profesores universitarios antes del 1938, en 1939 y después de 1945.

2 Diferentes instituciones académicas que trabajan en la línea de la documentación lingüística y cultural con pueblos indígenas de América del Sur han establecido una Red de Archivos Lingüísticos y Socioculturales Regionales (RALSAS). Esta red tiene como objetivo fortalecer la interacción y el intercambio de información y recursos documentales entre archivistas, investigadores nativos y no nativos, y miembros de comunidades indígenas de la región. El proyecto está conformado por las siguientes instituciones: el CONICET, la Universidad Nacional de Formosa y la Universidad Nacional de San Juan, Argentina; Pontificia Universidad Católica del Perú e Instituto de Investigaciones para la Amazonía Peruana, Perú; Universidad de Chile; CEADUC, Centro de Estudios Antropológicos de la Universidad Católica de Asunción, Paraguay y Universidad del Azuay, Ecuador

3 El inventario detallado del Fondo Bucca puede consultarse en: Repositorio Digital Archivo DILA (caicyt-conicet.gov.ar)

4 La relación entre el misionero y el lingüista fue abordada en diferentes trabajos (Altman y Messineo, 2021; Acuña, 2022. El epistolario al que hacemos referencia puede consultarse en: http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12098#?c=0&m=0&s=0&cv=0

5 Ivar Dahl había trabajado ya con José Imbelloni en la expedición del Museo Etnográfico a la Patagonia, en el registro de la lengua aonekko ‘a’ien (Domínguez, 2020, p. 73).

6 Recuperado de: http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12092#?c=0&m=0&s=0&cv=0

7 Con anterioridad a la provincialización, en 1951 los habitantes de los territorios nacionales participaron en las elecciones presidenciales y legislativas de la nación. En 1954 fue promulgada una ley que les permitía elegir sus gobernadores y establecer sus propias legislaturas, pero, dado que la provincialización ocurrió también por esos años, esta ley nunca fue aplicada en Formosa. El territorio nacional contaba entonces con cinco municipios, Formosa, Pozo del Tigre y los recientemente creados de Clorinda, Pirané y Las Lomitas (Lugo, 1994, pp. 49-54; Pereira, 2008, p. 24).

8 Recién en 1971 se fundó el Instituto Universitario de Formosa, antecedente de la Universidad Nacional de Formosa, mediante un acuerdo entre el Gobierno provincial y la UNNE (Saldarini y Zurita, 2019).

9 En 1958 la UNNE convocó a la fotógrafa Grete Stern para retratar a las comunidades indígenas ubicadas en los alrededores de Resistencia, oportunidad en la que también fotografió a Bucca y Dahl. Sabemos por el cuaderno n. 26 que en 1958 Bucca visitó Villa Ángela, Chaco, y estuvo en la ciudad de Resistencia. Un año más tarde, la misma unidad académica la contrató para un taller de arte regional (Príamo, 2005). Si bien en 1964, en el marco de una beca del Fondo Nacional de las Artes, también Stern visitó Formosa, no existen registros que indiquen un encuentro allí con Bucca y su equipo.

10 Hasta 1962, la ciudad contó con la llegada de hidroaviones de Aerolíneas Argentinas. Cuando este servicio de cabotaje fue interrumpido, el Aeroclub Formosa puso sus instalaciones a disposición (las aeronaves en cuestión podían aterrizar en pistas cortas y no pavimentadas) constituyéndose el Aeródromo Formosa (Piglia, 2018; https://www.aeroclubformosa.com.ar/). El aeropuerto de la ciudad fue inaugurado recién en 1968.

11 Desde 1942 la empresa tiene un servicio que une Resistencia y Formosa (http://www.empresagodoy.com.ar/institucional, párr. 2).

12 Formosa contaba con cerca de 178 mil habitantes, de los cuales más de 118 mil habitaban en campo abierto o en centros de menos de 2 mil habitantes, es decir, que se asentaban en zonas rurales. Más de 40 mil de sus pobladores eran de origen extranjero. La población paraguaya residente en la provincia superaba las 38 mil personas (Dirección Nacional de Estadística y Censos Ca. 1960b).

13 Teniendo en cuenta varios indicios encontrados en el cuaderno 4, se puede considerar que Dahl realizaba sus propias notas. Por esta razón, en prueba de las diferentes grafías encontradas, se le atribuye la autoría correspondiente a los cuadernos 1 y 2 del Archivo DILA, las que por contener el mismo corpus de datos lingüísticos, debemos asumir que fueron tomados en el mismo viaje de 1964.

14 Cabe destacar que este tradicional ingenio salteño se encontraba en pleno proceso de reducción de empleo de fuerza de trabajo. “En el ingenio San Martín del Tabacal, entre 1962 y 1970, el personal transitorio disminuyó de 5.361 a 3.461 trabajadores (…) se producía un 59% más de azúcar con un 35% menos de obreros transitorios” (Castro, 2016, p. 149).

15 Chacra 42 corresponde al Lote Rural 42, actuales barrios Obrero y La Pilar de la ciudad de Formosa (Kalafattich s/f, s/p; Romero, Ruiz y Merlo, 2018, p. 113) y según el Censo Indígena de 1967 era administrada por el Estado provincial. Por su parte, Namqom, “el barrio de los aborígenes” en términos actuales de sus habitantes (Vivaldi, 2016), tiene su origen recién en 1970 a partir de la reubicación de familias entonces instaladas en las inmediaciones del Puente Formosa (también conocido como Puente Blanco) sobre el riacho homónimo (Iñigo Carrera, 2001, p. 46).

16 Con la descolonización de Argelia, poco menos de un millón de francoargelinos se exiliaron en Francia. Anteriormente, muchos de ellos habían sido agricultores capitalizados, comerciantes, militares o funcionarios coloniales. Con grandes problemas sociales y económicos en su nueva vida en la metrópoli, y fuertemente críticos del gobierno de De Gaulle, varios de ellos migraron a países como Argentina. En Formosa, un grupo de “oficiales sediciosos” (Santi, 2004, párr. 15) se asentó en Tacaaglé, mientras 40 familias agricultoras lo hicieron en Cattáneo Cue (pueblo también visitado por Bucca en 1964, actualmente denominado Gral. Manuel Belgrano). En términos generales, la experiencia migratoria no logró mayores resultados y pocas familias lograron asentarse definitivamente en sus sitios de destino en el país (Santi, 2004; Mases, 2018).

17 Incluso, el Censo Indígena da cuenta de un considerable aislamiento de estas comunidades respecto de la población criolla o, en términos textuales de la fuente, en relación a su “grado de participación en la cultura nacional”

18 La estructura de las fechas (orden del día y mes) fueron adaptadas en aras de su legibilidad.

En algunos pasajes, las notas utilizan guiones en lugar de puntos. En todo caso, hemos colocado puntos a fin de otorgar mayor homogeneidad a la transcripción. En la transcripción se respetaron las grafías/ortografías/yerros del original, incluyendo el uso de mayúsculas y paréntesis. Texto recuperado de: http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12087#?c=0&m=0&s=0&cv=0

19 Colección: Fondo Bucca. Autor: Bucca, Salvador. Fecha: 1964. Cobertura: Argentina; ARG; Clorinda, Provincia de Formosa; Formosa. Identificador: BUCCA_T_004. Citación: Bucca, Salvador. “Notas de trabajo de campo. Formosa, 1964.” Repositorio Digital: Archivo DILA. Laboratorio de Documentación e Investigación en Lingüística y Antropología (DILA), Área de Investigación, CAICYT - CONICET, 26 Oct. 2021, www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12087. Accessed 23 Mar. 2022. URL: http://www.caicyt-conicet.gov.ar/dila/items/show/12087.Tipo: Cuaderno de campo. Materia: Lingüística; Trabajo de campo; Pilagá. Idioma: pilagá; español; SPA; PLG. Formato: application/pdf. Editor: Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Centro Argentino de Información Científica y Tecnológica (CAICYT). Laboratorio de Documentación e Investigación en Lingüística y Antropología (DILA). Derechos: Acceso abierto. Fuente: CONICET_CAICYT_DILA_BUCCA_T_004. Filiación institucional del autor: Fil: Bucca, Salvador. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Filosofía y Letras. Instituto de Lingüística. Participantes del trabajo de campo: Azoaga, Alberto; Apa'les, Paulo; Silva, Juan; Miranda, Luciano; Sosa, Juan; Zorrilla, Ramón; Talemán, Pedro; Robert, Francisco; Sita'ki, Julio; Muratella, Alberto; Solano, Francisco.

20 Signo en el original.

21 Habían programado carrera cuadrera, sortija, asado, baile popular. Habían ya concurrido “carperos” de los alrededores. [Pie de página en el original].

22 Signo en el original.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Leyenda Imagen N°1: El Dr. Bucca en uno de sus viajes a la prov. de Formosa posando de pie junto a tres informantes. Fuente: Archivo DILA. Identificador BUCCA_F_387
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/5692/img-1.png
Ficheros image/png, 169k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Alejandra Vidal, Darío Machuca y Julieta Sánchez, «“Nos perdimos en el monte al regreso”: los viajes del Dr. Salvador Bucca a Formosa en los años sesenta»Corpus [En línea], Vol 12 Nº 1 | 2022, Publicado el 10 julio 2022, consultado el 13 agosto 2022. URL: http://journals.openedition.org/corpusarchivos/5692; DOI: https://doi.org/10.4000/corpusarchivos.5692

Inicio de página

Autores

Alejandra Vidal

Instituto de Investigaciones sobre Lenguaje, Sociedad y Territorio/Universidad Nacional de Formosa y Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, Argentina

Correo electrónico: vidal.alejandra01@gmail.com

Darío Machuca

Instituto de Investigaciones sobre Lenguaje, Sociedad y Territorio/Universidad Nacional de Formosa y Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, Argentina

Correo electrónico: dariomachuca25@gmail.com

Julieta Sánchez

Instituto de Investigaciones sobre Lenguaje, Sociedad y Territorio/Universidad Nacional de Formosa, Argentina

Correo electrónico: mayrajulietasanchez@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

CC BY-NC 4.0

Creative Commons - Atribución-NoComercial 4.0 Internacional - CC BY-NC 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/

Inicio de página
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search