Navegación – Mapa del sitio

InicioColecciónVol. 12 Nº 2CríticaRobert H. Barlow y sus estudiante...

Crítica

Robert H. Barlow y sus estudiantes: memorias andantes de un archivo vital sobre la formación antropológica en México

Robert H. Barlow and his students: walking memories of a vital archive about the anthopological formation in Mexico
Clementina Battcock y Jhonnatan Zavala

Resúmenes

El proyecto mexicano de educación profesional antropológica tuvo un proceso formativo crucial a finales del gobierno posrevolucionario presidido por Lázaro Cárdenas del Río (1934-1940), pues estaba enmarcado por el programa político denominado Educación Socialista. Dicho programa dio cobijo a la fundación del Instituto Politécnico Nacional que tuvo en sus inicios un Departamento de Antropología, el cual fue transferido al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en 1942, recibiendo el nombre de Escuela Nacional de Antropología (ENA). Aunque estos movimientos institucionales parecieran solo reacomodos administrativos, dentro de ellos se modelaron interesantes perspectivas de trabajo antropológico e histórico, las cuales posicionaron a sus estudiantes en puestos clave de instituciones científicas, artísticas y gubernamentales que resultan elementales para la comprensión de las inquietudes y debates de la academia americana en las disciplinas antropo-históricas para las décadas venideras. Bajo tal contexto, este artículo identifica la potencialidad del proceso de formación académica y científica en la ENA a través de indicios contenidos en la documentación docente de Robert H. Barlow, profesor viajero estadounidense que, después de ser estudiante temporal, laboró en esta escuela entre 1945 y 1951. Consideramos sus registros como parte de un archivo vital, disperso en varias instituciones, que nos permiten rastrear algunos detalles sobre las personas que se encontraron en sus aulas durante este proceso de formación institucional de la ENA, contextualizándoles dentro del proyecto estatal de la profesionalización disciplinar, pero también en los inquietantes silencios que rodean las dispersas memorias andantes de este profesor migrante.

Inicio de página

Notas de la redacción

Fecha de recepción del original: 12/03/2022

Fecha de aceptación para publicación: 18/10/2022

Texto completo

Nota Introductoria: Aproximaciones al archivo vital de Robert Barlow

1La Escuela Nacional de Antropología (ENA) fue un proyecto educativo surgido tras el gobierno mexicano de Lázaro Cárdenas (1934-1940) con el objetivo de atender dos aristas importantes en la caracterización cultural de su población: los pueblos indígenas y la formación de la historia nacional. El nacimiento de esta institución tuvo implicaciones importantes para la formación de profesionales en antropología: por un lado, la migración de especialistas extranjeros interesados en este proyecto, y por el otro, el encuentro de jóvenes y experimentados intelectuales en sus aulas.

  • 1 Agradecemos los generosos comentarios y contribuciones de Mario Rufer a una de las versiones inicia (...)

2Este artículo explorará estos encuentros en el aula a partir de los registros de un profesor estadounidense, Robert H. Barlow, quien fuese titular de la enseñanza de lengua náhuatl en la ENA a partir de 1945.1 A partir de estos indicios, pretendemos hacer una breve pero puntual etnografía histórica sobre las personas que se encontraron en aquellas clases, haciendo notar en algunos de ellos los intereses y las importantes trayectorias posteriores que se gestaron desde finales de los años treitna y principios de los cuarenta del siglo XX, en consonancia con los importantes cambios políticos que se dieron en el ejercicio del poder en el Estado Mexicano.

3Los indicios sobre Barlow y sus estudiantes, a su vez conforman un archivo vital, categoría metodológica que entendemos como una serie institucionalizada de registros memorísticos incompletos y seccionados de la experiencia del investigador de carne y hueso (Battcock, 2021, p. 5).

4Extendiendo un poco más la idea anterior, el archivo vital lo constituye todo aquello que sabemos sobre la vida de una persona, en este caso, un profesor e investigador. El archivo es apenas una versión de su vida atravesada por las aprehensiones institucionales, por el olvido y la omisión interpretativa que condicionan la capacidad humana de llegar a enunciar una totalidad histórica, y por la propia relación intersubjetiva entre la fuente y el historiador (Derrida, 1997, p. 18-20; Benjamin, 2008, p. 54-55; Rufer, 2016, p. 163).

5Todos estos registros son considerados en este trabajo como indicios que potencian las posibilidades interpretativas del pasado a través de inferencias epistémicas (Ginzburg, 2003, p. 152); esto considerando las relaciones entre elementos dispersos (nombres, espacios, funciones y actividades) cuya significación histórica permite visibilizar las coyunturas de algunas vidas humanas en un momento en particular; espacios finitos de los cuales el investigador sólo puede sustentar un modelo hipotético limitado (Dosse, 2007, p. 298). Es decir que lo que aquí presentamos es tan solo una madeja de las muchas posibles sobre las relaciones sociales que complementan las memorias andantes, dispersas y fragmentarias, del ensombrecido Robert H. Barlow, centrándonos particularmente en los registros de asistencia de la relación maestro-estudiantes en la Escuela Nacional de Antropología.

6No es la intención de este texto desentrañar de forma profunda la ya de por sí difícil tarea de comprender las relaciones interpersonales que los estudiantes y Barlow tuvieron a lo largo de su trayectoria antropológica; así como tampoco realizaremos biografías profundas con respecto a cada uno de sus participantes; muchos de ellos de una trayectoria bastante elocuente con respecto a las diferentes disciplinas en las que se formaron. De manera tal que el lector encontrará a continuación un telar de indicios que entrelazan un contexto político y cultural sobre el intercambio académico en las disciplinas antropológicas, una revisión al tránsito de un profesor estadounidense a México, y los registros que hizo de sus encuentros sociales en las aulas, elementos que contribuyen a la discusión sobre los círculos intelectuales y las comunidades académicas en México durante la primera mitad del siglo XX.

El contexto previo: un final convulso del proyecto cardenista (1938-1940)

  • 2 Al menos desde el gobierno de Plutarco Elías Calles (1924-1928) y durante el Maximato, se dio un im (...)

7Partimos de entender que, tras el fin del periodo político conocido como “El Maximato” (1928-1934), el gobierno mexicano posrevolucionario dio un vuelco importante a la orientación social de sus instituciones estatales (Meyer, 2010, pp. 227-229). El presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940), en medio de una considerable cohesión de alianzas entre jefes revolucionarios retomó la intención de producir nuevos organismos que operaran para las instituciones del Estado mexicano, ideas que ya habían sido esbozadas desde antes en diferentes territorialidades.2 Estas iniciativas tuvieron una multiplicidad polimórfica considerable (como centrales obreras, reorganización de la reforma agraria, estatización petrolera, política internacional) y generaron polémicas y particularidades regionales. Sin embargo, una de ellas resulta de especial importancia para el presente artículo: la llamada educación socialista.

8Muchos sectores eclesiásticos, liberales y empresariales de formación elitista consideraron a la educación socialista como una amenaza de supuesta “inspiración comunista” gubernamental y contraria a la doctrina de la enseñanza religiosa o liberal (Meyer, 2010, pp. 223-224). Sin embargo, este programa educativo no se ciñó a la rígida práctica sistémica de una orientación pedagógica combativa y contestataria que partiera de la “lucha de clases como motor de la historia” (Ortíz Briano, 2019, p. 53), sino que se centró en la generación de una movilización social propagandística a favor de la visión nacionalista del modelo de Estado cardenista (Tejera, 1963, pp. 129-130; Guevara Niebla, 1985, p. 14; Vaughan 2001, p. 28-30).

9La construcción de esta polémica política abrió una brecha entre las instituciones que sobrevivieron a la tromba revolucionaria y que eran consideradas por los espacios de gobierno como resquicios del orden estatal porfirista, como la Universidad Nacional de México (Dorantes, 1993, pp. 123-126; Monsiváis, 1994, pp. 1463-1465). Las autoridades de la Universidad Nacional tomaron distancia del surgimiento de organismos controlados por el Estado y orientados a una visión soberanista, pues la política cardenista estaba “fundada en la peculiar conjugación de la legitimidad que podía proporcionar una débil aunque emergente sociedad civil con otra que sólo reconocía a colectividades, núcleos de población, asociaciones y organizaciones como sujetos de la política” (Semo, 1993, pp. 210-211).

10En otras palabras, las políticas del cardenismo fueron direccionadas a involucrarse en los problemas que, desde el aparato de gobierno presidencial, y con diagnósticos fundados en convicciones sobre el progreso industrial y el nacionalismo, eran identificados técnica y culturalmente entre las poblaciones que conformaban los llamados sectores productivos, conformados por campesinos y obreros sin educación sistémica y regulada. A fin de cuentas, los programas de gobierno estaban encaminados a sectorizar institucionalmente a la población dentro de un pragmático engranaje corporativo que nutría las negociaciones políticas entre los funcionarios que implementaban los proyectos del Estado (Dorantes, 1993, pp. 117-118; Semo, 1993, pp. 221-222; Meyer, 2010, pp. 237-238).

11Uno de esos problemas que ocuparon las gestiones gubernamentales fue identificado por la Presidencia de la República en una precaria e insuficiente producción científica y tecnológica nacional que impedía el desarrollo industrial del país. Ante el distanciamiento con las autoridades de la Universidad Nacional, que rechazaban sumarse al corporativismo estatista, en 1936 se decretó la creación de una nueva institución de educación superior dependiente de la Secretaría de Educación Pública, el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

12El instituto tuvo como misión formar e incorporar al trabajo a nuevos técnicos y especialistas que se ocuparan de las necesidades de conocimiento técnico y profesional que tuviera por objetivo acrecentar la incipiente industrialización en México (Valencia Flores, 2021, p. 304-306); es decir, la construcción de una institución que estuviera ligada directamente al programa político de la profesionalización educativa, dada la confrontación del gobierno cardenista con los sectores dirigentes de algunas de las universidades existentes en el país (Wacher, 2019, pp. 248-252).

  • 3 La creación de este Departamento de Antropología sugiere una visión utilitaria que consideró a esta (...)

13En 1938 se fundó en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del IPN un Departamento de Antropología, hecho que dejó entrever uno de los focos de atención considerados para el desarrollo del proyecto cardenista: la investigación social como soporte de la misión de la “integración cultural nacional”.3

14Sin embargo, en su recta final, el gobierno de Cárdenas redujo paulatinamente el empuje propagandístico del programa de la educación socialista, el cual finalmente fue anulado del artículo tercero constitucional en 1946 (Barba, 2019, p. 302). Ante tales cambios, el Departamento de Antropología del IPN pasó desde 1942 al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), fundado en 1939, y cambió su nombre por el de Escuela Nacional de Antropología (ENA).

15Quizá este cambio de dependencia titular de la ENA fue un movimiento estratégico promovido por algunos de los profesores y funcionarios gubernamentales involucrados en el proyecto de la profesionalización antropológica. Con tal cambio se buscó preservar los primeros años de esta incipiente institución frente a los cambios sexenales que desechaban todo aquello que se relacionara con la “Educación Socialista”, objetivo importante para el nuevo presidente Manuel Ávila Camacho (1940-1946).

16Aunque este viraje se caracterizó por desmantelar y dificultar la continuidad de los programas políticos y sociales cardenistas (Valencia Flores, 2021, p. 308), es de hacer notar que ya desde 1940 se firmó un convenio entre el IPN, la Universidad Nacional Autónoma de México y el INAH para que el Departamento de Antropología, y después la ENA, fuese responsable de la educación y la investigación antropológica en México (González, 2017, p. 40), razón por la que se explica el intenso intercambio académico entre estas instituciones a lo largo de la caída de la educación socialista como política de Estado.

17Aún con estos complejos vuelcos políticos institucionales que afectaron directa o indirectamente a la Escuela de Antropología entre 1938 y 1946, la continuidad del proyecto académico se consiguió debido a la constante implementación de un intenso intercambio académico relacional con las comunidades científicas estadounidenses (González, 2017, p. 38). Por ejemplo, desde 1939, Paul Kirchhoff, en ese entonces profesor adscrito al Departamento de Antropología del IPN, había formulado un “Proyecto para el establecimiento de un centro de prácticas en las investigaciones antropológicas en Latinoamérica” (Archivo Histórico “José Raúl Hellmer” de la actual Escuela Nacional de Antropología e Historia, en delante AHENAH, C. 6, exp. 52), propuesto como una medida para lograr un “acercamiento cultural dentro del hemisferio occidental” que se ocupara del intercambio de estudiantes y del análisis científico de las culturas de los estados latinoamericanos.

18Aunque dicho proyecto no prosperó, al menos en la forma en la que Kirchhoff lo planificó, planteó un objetivo concreto: “entrenar a los antropólogos norteamericanos para el terreno latinoamericano y […] dar a conocer a los antropólogos latinoamericanos los nuevos desarrollos en la técnica de campo”.

  • 4 La cooperación en investigaciones antropológicas fue propuesta por la embajada estadounidense a la (...)
  • 5 “Tentative Proposals for an agreement between the INAH of Mexico and the Institute of Social Anthro (...)

19Si bien no se adscribieron directamente con las intenciones de Kirchhoff, los directivos académicos del Departamento de Antropología - ENA fraguaron diferentes programas de cooperación de la Escuela de Antropología con un sinnúmero de universidades y fundaciones estadounidenses.4 En ese sentido, la Universidad de California fue una de las más frecuentes impulsoras de proyectos antropológicos de investigación, sobre todo en la región Puréhpecha de Michoacán, desde finales de la década de los años treinta, y principios de 1940 (AHENAH, C. 36, exp. 36).5 En el marco de estas actividades, los antropólogos fungieron como infatigables investigadores, pero también como intermediarios de los intereses y políticas de sus instituciones y respectivos gobiernos (Kemper, 2011 209-241).

Profesores migrantes: La ENA y los intercambios académicos

20Este complicado y resumido panorama de relaciones internacionales y tensiones políticas internas del Estado Mexicano, contextualiza el inicio de los cursos que como docente impartió Robert H. Barlow en las aulas de la Escuela Nacional de Antropología, cuya documentación se encuentra localizada en el Archivo Histórico “José Raúl Hellmer” de la actual Escuela Nacional de Antropología e Historia (Battcock y Bravo, 2021).

21El joven Barlow, quien cursó las asignaturas de Náhuatl y Dibujo Técnico en el Departamento de Antropología del IPN en 1940 (AHENAH, C. 3, exp. 40), recibió en julio de 1943 el apoyo de Alfred Kroeber, entonces presidente del Departamento de Antropología de la Universidad de California, para continuar con sus “investigaciones mexicanistas” por un año más. Asimismo, Kroeber presentó a Barlow como una propuesta para incorporarlo a los trabajos de la Tercera Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de Antropología, debido a la incierta participación del reconocido antropogeógrafo Carl Sauer (AHENAH, C. 3, exp. 17).

22Tal carta de presentación, ante tan conflictivo panorama histórico, nos permite argumentar que Robert H. Barlow, a partir de su integración en la plantilla docente en 1945, fue un profesor respaldado por instituciones estadounidenses que se integró a las relaciones sociales que se conformaron en las aulas de la Escuela Nacional de Antropología durante el último lustro de los años cuarenta del siglo XX. En este sentido, la ENA fungió como un espacio formativo que permitió la creación de relaciones entre diversos estudiantes interesados en la antropología y en el pasado prehispánico en México. A la postre, Barlow y sus compañeros profesores y estudiantes desempeñaron actividades trascendentes para el desarrollo de diferentes disciplinas a lo largo del siglo XX, de lo cual tenemos indicios en los acervos documentales resguardados en el Archivo Histórico de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

23La documentación referente a Barlow que se ubica en el AENAH conforma un registro fragmentario que podemos denominar archivo vital. Este conjunto documental nos permitió hilar indicios que configuran a una comunidad científica formada entre 1939 y 1949, la cual, a su vez, nos deja entrever la complejidad institucional de una Escuela Nacional de Antropología que potenció la formación de profesionales que posteriormente se ubicaron en posiciones estratégicas de instituciones educativas y culturales (construidas en un proceso de polémicas ideológicas y políticas en los Estados Latinoamericanos).

24Las personas que encontramos registradas en estos indicios del archivo vital vivieron en el conglomerado de crisis que conducen irremediablemente a los tiempos posteriores a la Segunda Guerra Mundial y a las consecuencias institucionales que se instalan en las tensiones geopolíticas de los albores de la Guerra Fría, pues resulta notable el interés de la geopolítica estadounidense en promover una fuerte presencia de sus académicos, y de sus estilos de formación disciplinar, en las diferentes instituciones creadas en América Latina durante la segunda mitad del Siglo XX (véase nota 2), condiciones que hicieron posible la llegada de Barlow a México.

Robert H. Barlow: el literato y el antropólogo

25Los contextos de conflicto y de competencia por la hegemonía cultural entre los Estados Unidos de América y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas motivaron procesos de formación social y cultural que generaron cambios importantes en las vidas de las personas que vivían entre las sociedades modernas capitalistas del hemisferio occidental: desde la creación de las industrias del consumo y entretenimiento, hasta complejos desplazamientos migratorios entre las poblaciones de amplios territorios. En los entretelones de estos procesos, Robert H. Barlow es conocido desde una doble y extraordinaria vertiente: como literato en Estados Unidos, y como escritor e investigador de antropología e historia en México.

26Su obra literaria ha sido editada, reimpresa y traducida casi en su totalidad, pero poco estudiada por especialistas. Desde joven, Barlow se vinculó con un grupo de lectores y escritores de literatura de ciencia ficción y horror, con los cuales colaboró como transcriptor, editor e impresor, además de escribir solo y en conjunto cuentos y poemas. Los estudiosos de la obra de Barlow han destacado la relación de este con el escritor de horror cósmico Howar Philip Lovecraft, del cual fue albacea literario. Sin embargo, Barlow no sólo se vinculó intelectualmente con Lovecraft, pues también se relacionó con otros autores del Círculo de Lovecraft, así como con poetas, literatos y periodistas americanos de su época.

27Barlow editó un libro póstumo de su afamado mentor literario, titulado Commonplace Book of H. P. Lovecraft (1938), así como su segunda revista: Leaves (1937-1938), donde presentó literatura del siglo XIX, tal y como ya lo había hecho en su primera publicación periódica llamada Dragon Fly (1936). Poco después se vinculó con Lawrence Hart y el movimiento de poetas activistas en el cual exploró una fase más experimental de su escritura.

28Lamentablemente, desconocemos la amplitud total de las investigaciones de Barlow, este se debe a su variedad temática y metodológica, y además debemos contemplar en esta carencia que muchas de las líneas que se encontraba desarrollando no se concluyeron por su abrupta muerte a sus 33 años de vida en Azcapotzalco. Tras su desaparición física, el archivo personal y profesional de Barlow se dispersó en múltiples repositorios institucionales, tales como el ya mencionado Archivo Histórico de la ENAH, el Archivo de la Sociedad Mexicana de Antropología, el Archivo Barlow en la Universidad de las Américas – Puebla, y la Universidad de Brown en los Estados Unidos de América. Esta dispersión ha generado dificultades en sistematizar el conocimiento sobre su trabajo, así como múltiples confusiones de la información disponible sobre su vida personal.

  • 6 Desde la creación del Departamento de Antropología, la presencia de académicos que impartían cursos (...)

29Sabemos que Barlow migró por primera vez a México en 1939 con el fin de tomar un curso de verano impartido en la Universidad Nacional. En este viaje inicial estudió el curso de náhuatl del que era titular Wigberto Jiménez Moreno, asignatura en la que aparece matriculado en el Departamento de Antropología del IPN.6 Poco tiempo después regresó a Estados Unidos, en donde se inscribió en la carrera de antropología de la Universidad de California, espacio en el que prestó mayor atención a sus trabajos de temas prehispánicos, virreinales y etnolingüísticos de las comunidades indígenas de México.

30Tras iniciar su “vida académica”, Barlow no abandonó sus aficiones literarias. Por el contrario, en 1942 escribió su primer poemario denominado Poems for Competition, el cual imprimió tras ganar el premio Emily Chamberlain Cook Prize. Sin embargo, en ese mismo 1942, Barlow optó por mudarse definitivamente a México donde comenzó una rápida y prolífica vida académica convirtiéndose en alumno, profesor e investigador de los centros académicos más importantes de la época: la Escuela Nacional de Antropología, la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional y el Mexico City College (que ha llegado a nuestros días como la Universidad de las Américas), entre otras instituciones más (Bernal, 1950, p. 249-251; Mercado Zarza, 1988, p. 194-211).

31Barlow realizó trabajos de antropología, arqueología, etnografía, historia y lingüística; viajó con proyectos institucionales a varias regiones del país, pero también de manera autónoma realizó prácticas de campo; tuvo estancias de trabajo en Francia y siguió en contacto con instituciones norteamericanas. Entre tanto, la presencia de Barlow fue constante para las redes de trabajo científico, pues impartió conferencias especializadas y dio entrevistas para periódicos; escribió innumerables artículos académicos y redactó introducciones, prólogos e interpretaciones de fuentes primarias de tradición indígena en época virreinal, aprendiendo a leer el náhuatl de las fuentes coloniales. También desarrolló tres proyectos de edición e impresión: la revista Tlalocan, la Biblioteca del Estudiante en Náhuatl y el periódico en náhuatl Mexikatl itonalama.

Las semblanzas y biografías tras las muerte de Barlow

32Los amigos y colegas de Barlow le dedicaron sendos obituarios tras su fallecimiento, acaecido el 2 de enero de 1951. Algunos de ellos narraron la vida del norteamericano para evidenciar la importancia de su obra, tal fue el caso de las necrológicas que escribieron Ignacio Bernal en el Boletín Bibliográfico de Antropología Americana (1950, p. 249-251), Lawrence Hart en Poetry (1951, p. 115-116) o Charles E. Dibble para American Antiquity (1951, p. 347). También George T. Smisor escribió sobre Barlow y la revista que ambos habían fundado en California: Tlalocan (1952, p. 101). Su texto fue un obituario a su amigo, una biografía breve, pero también las memorias del propio Smisor al recordar cómo sus caminos se entrecruzan en el curso de verano de 1939.

33Suele mencionarse la vida de Barlow como introducción a la cronología de sus textos. Este es el caso del texto titulado Robert Hayward Barlow (1918-1951), publicado por el Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) (Garritz, 2009, pp. 813-816), que solo incluye sus trabajos en ciencias sociales o la bibliografía comentada que realizó H. Leon Abrams para el Museo de Antropología de Colorado (1981). Más recientemente, Julio Arellano y Aldo Sauza realizaron un compendio de su obra literaria y científica para el libro dedicado a su labor como docente en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (2021, pp. 61-73).

34Las biografías acerca de Barlow, en el sentido estricto de una investigación articulada y profunda sobre su vida y obra, son escasas. La primera fue realizada por Clare Mooser para Mexico Quarterly Review de la Universidad de las Américas en 1968 (p. 5-12), la cual aborda con equilibrio las facetas literaria y científica social de Barlow. Sin embargo, Mooser no nos informa de sus fuentes, pues sólo menciona una estrecha colaboración de amigos y colegas cercanos a Barlow para elaborar este texto. Casi diez años después, en 1979, el segundo volumen del periódico de la Sociedad de Lovecraft publicó un número dedicado a Barlow donde Kenneth W. Faig, Jr. (1979) escribió una biografía literaria sobre el investigador norteamericano siendo esta la última realizada en los Estados Unidos para la segunda mitad del siglo XX.

35Entre 1987 y 1997, Jesús Monjaráz-Ruiz y Elena Limón encabezaron varias publicaciones sobre Barlow a raíz de los trabajos de ordenamiento y clasificación del material documental de la Universidad de las Américas, en Puebla. La primera de ellas fue una colección de siete volúmenes con manuscritos inéditos llamada las Obras de Robert H. Barlow, donde Monjarás-Ruiz ofreció una introducción a la vida y obra de Barlow en el primer volumen. En el segundo volumen de la colección se presentó la biobibliografía, la biografía comentada y los índices del Archivo Barlow y el onomástico del compendio.

36Recién iniciado el siglo XXI, S. T. Joshi, biógrafo y especialista en la obra de H. P. Lovecraft, giró su atención sobre Barlow y realizó dos trabajos: el primero se publicó en 2002 cuando en conjunto con Douglas A. Anderson y David E. Schultz editaron Eyes of the God, de Barlow. El segundo fue escrito en 2007, cuando Joshi y Schultz presentaron más de 150 cartas escritas por Lovecraft a Barlow. La de 2002 es muy breve y la de 2007 mucho más extensa, pero ambas priorizan su faceta literaria, en particular los vínculos con Lovecraft.

37En 2018, Pierre Déléage publicó en francés un trabajo excepcional titulado La transmigration de Robert H. Barlow que comenzó a explorar un análisis biográfico más profundo sobre las motivaciones de sus obras, así como la encrucijada de sus ideas en el contexto conflictivo de la época. Finalmente, recién en 2021 Clementina Battcock, Julio Arellano y Aldo Sauza escribieron la biografía sobre Barlow más completa que se tiene hasta el momento, Tras los pasos de Robert Barlow (2021, pp. 31-49), abarcando tanto su vida literaria como la científica social, buscando elaborar un tejido amplio entre sus facetas literarias y antropológicas, utilizando las fuentes de diversos archivos institucionales y advirtiendo las tensiones académico-ideológicas que se vivieron durante la década de los años cuarenta en México.

La antropología en disputa: el contexto de Barlow como profesor de la ENA

38Como síntesis de lo expuesto en las páginas anteriores, el final de la Segunda Guerra Mundial trajo como consecuencia el quebranto de las relaciones ideológicas entre los Estados Unidos promotor del capitalismo empresarial occidental, y la Unión Soviética, que sostenían una visión estatista burocratizada de la economía. Ambas superpotencias habían anulado el ascenso del fascismo impulsado por el eje Roma-Berlín-Tokio, y echaron a andar una maquinaria diplomática internacional que buscó el establecimiento sólido de regiones de influencia en una dicotomía mundializada como la oposición entre Occidente y Oriente (binarismo que, como presentamos en la propuesta académica de Kirchhoff, era importante para justificar el intercambio científico de la época), a la vez que operaron con centrales de inteligencia los sistemas políticos, económicos e intelectuales que vigilaron e intervinieron la industria cultural, y la propia formación social institucional, de los Estados periféricos (Pettina, 2018, pp. 63-88).

39De igual manera, en la introducción de este artículo argumentamos que la disolución de las políticas cardenistas de la “Educación Socialista” tuvo como posible consecuencia el traslado del Departamento de Antropología de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del IPN al Instituto Nacional de Antropología e Historia, con la intención de preservar el semillero profesional que diera continuidad a los trabajos académicos, y a su red de investigación científica.

40A todo lo anterior, debemos sumar que a la par que se constituyó el Departamento de Antropología, se dio un discusión que marcó las tendencias teóricas en la creación de una disciplina científica que estudiara las culturas americanas en México. En este contexto, se dio espacio a una visión culturalista, cuya formación antropológica se remonta hasta la reorganización del Museo Nacional en 1884. Dicha formación planteaba una aproximación arqueológica e histórica del pasado prehispánico mexicano (Vivar Quiroz, 2021, pp. 23-24), además de considerar la exaltación de los antiguos complejos culturales como monumentos del discurso nacionalista sobre los orígenes del Estado en la región del Centro de México.

41Al mismo tiempo que estos planteamientos reivindicaban el nacionalismo de un “pasado glorioso” desde el monumentalismo centralista del Estado Mexicano, la visión culturalista identificó los problemas de la población mexicana como relacionados a los múltiples “perfiles étnicos” que la componían, tal y como este “conflicto” fue considerado por Andrés Molina Enríquez. Este investigador, por sólo citar un ejemplo sobre la importancia de la intelectualidad decimonónica para detallar sus continuidades en el siglo XX, caracterizó al campesino empobrecido a partir perfil de una desigualdad “racial” producto, de “la lucha entre una cultura occidental y una oriental” (Vázquez, 2002, p. 54), oposición binara que, como hemos mencionado, nuevamente aparece en la interpretación culturalista que se enraizó en los académicos que formaron parte de la nueva Escuela Nacional de Antropología.

42Por otra parte, la irrupción de una formación antropológica caracterizada por los intercambios académicos con universidades estadounidenses (por ejemplo, con la presencia docente de antropólogos como Sol Tax o Ralph Beals entre 1940 y 1945) fundamentaron un corte funcionalista de análisis, el cual problematizó la identificación del “indígena” como objeto de estudio de la antropología, y discutió las estrategias con las que el Estado buscaba acceder a los espacios tradicionales de formación cultural de los habitantes de diferentes localidades regionales. Por un lado, esta postura dejó entrever el polémico conglomerado teórico que asociaba lo prehispánico con lo indígena (López Caballero, 2018, p. 208), mientras que por el otro evidenció las dificultades económicas de estas poblaciones, asunto que irremediablemente traía a cuenta la polémica ideológica que, como síntoma de la Guerra Fría, tenía la utilización de la categoría “clase” en los análisis científico-sociales (López Caballero, 2018, p. 213).

43Esta tendencia antropológica culturalista ha sido caracterizada por Eduardo González, quien a su vez retoma a Andrés Medina, como una tendencia etnológica, en correspondencia con las atenciones en el pasado prehispánico y la definición de la etnicidad en México. Esta tendencia es diferenciada por ambos académicos de la socioantropológica, o aplicada, la cual tendría un desarrollo paulatino durante los años cuarenta y vería su maduración hacia los años cincuenta, de mano del Instituto Nacional Indigenista (González, 2017, pp. 37-50).

44En la corriente etnológica, ya incluso perfilada desde el Museo Nacional como Etnología Mexicana por Nicolás León (González, 2017, pp. 39-40), encontramos el perfil que predominó en la formación y posterior ejercicio antropológico de Barlow en México. Posiblemente, a raíz del curso que tomó con Jiménez Moreno, se interesó por el nahuatl y la historia prehispánica y novohispana de un “México Antiguo”.

45Además de la anterior conjetura, debemos mencionar que Barlow obtuvo una calificación sobresaliente en el curso de “Antropogeografía de América”, dirigido por Jorge A. Vivó (AHENAH, C. 42, exp. 18), cuya lista no se encuentra fechada y en donde probablemente se revisaron los fundamentos de la relación medio ambiental que resultan importantes para la corriente antropológica culturalista. Aunque es bastante prolija la discusión en torno a las posturas teóricas que convergieron en la etapa fundacional de la Escuela de Antropología, consideramos que Barlow sostuvo su interés por los temas prehispánicos y etnológicos que ocuparon su atención, sin involucrarse mucho en las discusiones sobre ciencia aplicada que se formularon al calor de la formación de las políticas indigenistas del Estado.

46Sin embargo, debemos tener presente una problemática consideración en torno al estudio del náhuatl que se estudió a finales de los años treinta y durante la década de los cuarenta, pues varios antropólogos y lingüistas hicieron una peculiar búsqueda de una lengua viva que se asociara con el idioma practicado en la antigua México-Tenochtitlan, encontrando en Milpa Alta un espacio de supervivencia de lo que es conocido como náhuatl clásico (López Caballero, 2017, pp. 168-180).

  • 7 Agradecemos a Christian Mancilla por sus amables comentarios respecto a las estancias de Barlow en (...)

47Probablemente, a partir de este encuentro de la lingüística antropológica con las comunidades de Milpa Alta, Barlow entró en contacto con los conocimientos sobre el náhuatl moderno durante sus reuniones con Luz Jiménez, singular mujer originaria de Milpa Alta cuyo hogar fue visitado en múltiples ocasiones por la antropóloga Anita Brenner (formada por Franz Boas en los Estados Unidos) y por el joven literato norteamericano. Esta relación formativa de Barlow, más allá de la que recibió en las aulas con Jiménez Moreno, debió ser bastante intensa debido a que tanto Luz Jiménez como Anita Brenner tuvieron una sobresaliente actividad en las investigaciones antropológicas en esta región del sur de la Ciudad de México durante esta etapa crucial en la historia de la antropología mexicana (Gómezcésar, 2010, pp. 51-52; Horcasitas, 1977, p. 15).7

48Para un joven como Robert Barlow, los intensos cambios institucionales entre los grupos académicos (y políticos) de México y Estados Unidos, así como las relaciones sociales que devinieron con ellas, fueron un contexto más que favorable para iniciar una trayectoria como docente. A pesar de su juventud, y de sus pocos años en México, el investigador de origen estadounidense cobró notoriedad rápidamente, gracias a su insistencia en el estudio del pasado prehispánico, además de que contaba con las credenciales suficientes que lo respaldaban como un agente valorable dentro del tablero de colaboración académica con las instituciones norteamericanas.

Los estudiantes de Barlow: los encuentros en las aulas

49Aunque inicialmente Barlow se incorporó en 1943 como profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, fue hasta 1945 cuando comenzó una ardua actividad como docente en la Escuela Nacional de Antropología, con dos cursos: Historia antigua de América y el segundo bloque de Náhuatl.

50Barlow planteó una serie de objetivos específicos en sus cursos, entre los que estaba el de analizar la historia de la literatura indígena dividida en tres segmentos: prehispánica, colonial y moderna (polémica relación que hemos reseñado algunos párrafos antes), para después revisar diversas fuentes coloniales, tales como los anales del cronista chalca virreinal Domingo de San Antón Chimalpahin, las traducciones de los evangelios al náhuatl, o los propios Cantares mexicanos (Battcock, 2021, p. 16).

51Sin embargo, en este artículo no profundizaremos en los contenidos de los programas de Barlow, ni en los criterios de selección didáctica que tuvo para darles una orientación sustentada en los procesos de enseñanza-aprendizaje, sino en los indicios que nos brinda una sección del archivo vital de Robert H. Barlow en el Archivo Histórico de la Escuela Nacional de Antropología e Historia: las listas escolares. Este corpus documental nos permite identificar a algunas personas que, inscritas dentro de los cursos de Barlow, formaron parte de una comunidad científica y artística que se incorporó a las gestiones de diferentes instituciones nacionales e internacionales, quienes potenciaron su autoridad intelectual al transitar por las clases de la Escuela Nacional de Antropología.

52Proponemos aquí una serie de indicios relacionales que nos permitirán presentar a los estudiantes de Barlow a manera de una breve etnografía histórica. Nuestra intención no es trivializar las relevantes actividades profesionales de sus estudiantes, sino dejar constancia de que estas listas escolares pueden considerarse como indicios claves para pensar en sus intercambio de conocimientos y experiencias, así como su consecuente desarrollo en diferentes ámbitos disciplinares a lo largo del siglo XX.

53De igual forma, debemos insistir en que la presencia de Barlow como profesor de estas asignaturas no se dio de manera fortuita, sino que, yendo un poco más allá de los lineamientos políticos de los gobiernos mexicano y estadounidense (interesado el primero en la formación de su cultura nacional y el segundo en la ratificación de su hegemonía hemisférica), fue este intercambio académico internacional el que desató un enorme conjunto de debates teóricos y epistémicos con respecto al las formas de estudiar el pasado y de pensar a las sociedades en México.

54Si bien es necesario profundizar las indagatorias sobre las gestiones de Estado que estos científicos y académicos realizaron para sus respectivos gobiernos tras la Segunda Guerra Mundial, también lo es el enunciar que muchos de los procesos de debate y de ampliación del conocimiento sobre los pasados regionales fueron posibles debido a las laboriosas indagatorias de estos investigadores estadounidenses involucrados en las disciplinas antropológicas, y que con ello conminaron a varias generaciones de estudiosos a postular, refutar y debatir nuevos enfoques teóricos para las ciencias sociales y las humanidades durante las siguientes décadas (Morcillo, 2019, p. 3).

55El primero de los documentos que presentamos es una lista de clase de la asignatura Historia de México, la cual registra datos sobre los asistentes a los cursos de Barlow, resguardada en el AHENAH, caja 5, exp. 32 f. 4v-5, y que fue impartida de agosto a noviembre de 1945. La primera conjetura respecto a esta lista se relaciona a la fecha, pues si Barlow murió a los 33 años, en 1945 estaría impartiendo clase con 27; es decir, como un profesor joven al que se le había depositado la suficiente confianza en el dominio de la materia.

  • 8 Noé Porter Muriel publicó sus trabajos sobre sus trabajos arqueológicos en Tlatilco a través de la (...)
  • 9 Pedro Armillas, exiliado combatiente republicano español nacido en 1914 y fallecido en 1984, sería (...)
  • 10 Gabriel Ferrer Mendiolea (1904-1967) fue el único de esta clase que no profesionalizó sus estudios (...)
  • 11 Laurette Séjourné (1911-2003) fue una de las principales investigadoras del INAH en temas de la rel (...)

56Respecto a los estudiantes, de ocho no hemos obtenido mayores datos: Héctor C. Flores, Oscar Franere Lack, María Elena Cantela, Elena Ballué Muller, Enrique Navarro Z., Celia Morales Oregón, Lucía Espinoza Nieto y Carmen Sánchez Convoy. En cambio, encontramos algunos nombres que produjeron una intensa actividad académica en las siguientes décadas, como Noe Porter Muriel,8 Pedro Armillas,9 Gabriel Ferrer Mendiola,10 y Laurette Séjourné.11 Finalmente, en esta primera lista hallamos a Joyce Katharyn Davlin, de quien no contamos con su fecha de nacimiento, pero que egresó en la primera generación de arqueología de la Nacional de Antropología en 1947.

57Barlow también impartió la asignatura de Historia II a: Antigua de América (AHENAH, C. 36, exp. 21, HAAII, f. 4v-5), a partir de la cual los registros escolares se vuelven más extensos y nos permiten perfilar mejor a los asistentes a los cursos de este profesor migrante. En esta lista se registraron 14 alumnos, dos alumnos más fueron marcados con la letra E, posiblemente haciendo referencia a su condición de extraordinario, y otros cuatro que aparecen en lista fueron marcados con una línea roja en señal de abandono de la materia.

58Uno de los estudiantes fue Gabriel Ospina Restrepo, quien se dedicó al estudio del servicio social y el sistema educativo, participó en proyectos de la Universidad de Chicago en Chiapas y de la Universidad de California en Michoacán, y ocupó el puesto de Jefe del Programa de la Comunidad y Bienestar Social, del Departamento de Asuntos Sociales de la Unión Panamericana en el año de 1967 (Rodríguez, 2014, p. 3).

59Otro de los inscriptos al curso fue el panameño Mario Riera Pinilla (1920-1977), quien se interesó por la transcripción literaria de cuentos tradicionales de su país, así como por la dramaturgia de autoría original, y que ocupó la representación diplomática panameña en México en al menos tres administraciones presidenciales entre 1955 y 1964 (Ureña Ramos, 2022).

60En el listado también se encuentra Germán Posada Mejía, filósofo, literato e historiador de origen colombiano, cuyo principal tema de interés fue la vida y obra del poeta Porfirio Barba-Jacob, además de estudiar su maestría en El Colegio de México a finales de los años cuarenta. Posada Mejía fue considerado un especialista en la literatura latinoamericana y regresó a Colombia en 1959 (Posada Mejía, 1958, p. 219).

61Otro alumno de Barlow cuya carrera fue prolífica es Luis González y González (1925-2003), afamado historiador michoacano del siglo XX, quien dedicó su vida al estudio del México del siglo XIX y XX, realizando diversas publicaciones sobre la República Restaurada, el Congreso de Anáhuac y la presidencia de Lázaro Cárdenas. De igual forma, González y González fue pionero en el estudio de la microhistoria regional, desarrollando este enfoque en su lugar de nacimiento, San José de Gracia (Enciclopedia histórica y biográfica de la Universidad de Guadalajara, 2022).

62Figura también en esta lista Henrique González Casanova (1924-2004), quien fundó la Gaceta de la UNAM en 1954, cuando era Jefe de la Oficina de Prensa de la misma casa de estudios. Henrique González Casanova colaboró en diversos medios periodísticos como Crucero, La Cultura en México, El Día, Ovaciones, Mañana, y Siempre (Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México, 2022).

63Por su parte, Pablo Velásquez Gallardo también fue estudiante de Barlow, y para ese momento ya era un antropólogo que se interesó en investigar dioses y topónimos puréhpechas en Michoacán (García Mora, 2014), así como en el uso y el aprovechamiento de bibliotecas en el ámbito académico. Velásquez Gallardo ya había formado una relación anterior con Barlow. El joven estadounidense escribió una carta que dirigió al entonces director de la ENA, Daniel Rubín de la Borbolla, con fecha del 24 de octubre de 1941 (AHENAH, C. 81, exp. 13), y en ella mencionó que estando inscrito en la Universidad de California se había encontrado en diversas ocasiones con “el joven Pablo Velásquez”, quien había estado acompañado por [Morris] Swadesh. Este último investigador fue un afamado lingüista que se dedicó al estudio de la familia lingüística wakashan, la lengua nootka y chitimacha, además de particularizar su atención en las lenguas otomí y rarámuri; teniendo con ello una trascendente presencia en la formación disciplinar lingüística en México. Estos tres personajes, Swadesh, Gallardo Velásquez y Barlow, posiblemente compartieron intensos intercambios académicos al tener intereses en el estudio de otras lenguas.

64Uno más de los alumnos de Barlow fue Antonio Tejeda Fonseca, pintor de origen guatemalteco, cuya obra se centra en replicar pinturas y técnicas prehispánicas, así como inspirarse en ellas para la producción de obras originales. Este personaje se encontró años después en el estado de Chiapas, en 1948, con la finalidad de copiar los murales de Bonampak. Tejeda Fonseca fue el primer director del Museo Nacional de Arqueología y Etnología de Guatemala y recibió la Orden del Quetzal en 1964 (Ciudad Ruíz e Iglesias Ponce de León, 2003, p. 165).

65Barlow impartió otros dos cursos en 1946, año en el que la H de “Historia” se sumó al final del nombre de la Escuela Nacional de Antropología, esto debido a que la institución comenzó a registrar cursos de pregrado en Historia. La primera de las asignaturas impartidas por Barlow fue la Clase 2-74 Lenguas Indígenas Náhuatl Ib (AHENAH, C. 36, exp. 21, Náhuatl, f. 4v-5.). Esta clase contó con 5 alumnos. De dos de ellos no obtuvimos más información: uno de nombre Donald B. Campbell y el segundo sólo registrado por un apellido: “Vásquez”.

66El estudiante Jean Charlot (1898-1979), originario de Francia y muralista posrevolucionario en México, estudió en la Ecole des Beaux-Arts en Francia y participó activamente en la Primera Guerra Mundial. Llegó a México en la década de 1920 y comenzó a laborar en obras pictóricas junto a Diego Rivera, siendo además editor de la revista Tradiciones Mexicanas. Charlot es el creador del mural de la Masacre del Templo Mayor, que se ubica en los muros del Antiguo Colegio de San Ildefonso, cuando su edificio era ocupado por la Escuela Nacional Preparatoria y José Vasconcelos era el secretario de educación del gobierno posrevolucionario sonorense de Álvaro Obregón (1920-1924). En 1927, Jean Charlot fue dibujante de la expedición arqueológica a la región Maya del Instituto Carnegie de Washington. La mención de este personaje como alumno de Barlow es un indicio de que, tras la Segunda Guerra Mundial, Charlot se encontraba en México y no en Nueva York como anteriormente se pensaba, y que es posible que acompañase a Barlow en Milpa Alta debido a la relación que el muralista sostuvo con la antropóloga Anita Brenner. Charlot murió en Hawái durante el año de 1979 (Colección Blaisten, 1979).

67Otro artista que tomó el curso de Barlow fue el pintor Alberto Beltrán, quien provenía de la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Beltrán fue miembro del Taller de Gráfica Popular y trabajó en la Secretaría de Educación Pública. Colaboró como ilustrador para obras de destacados antropólogos e historiadores, por ejemplo, el libro Juan Pérez Jolote: Biografía de un Tsotsil de Ricardos Pozas, La visión de los vencidos de Miguel León-Portilla, y La ruta de Hernán Cortés de Fernando Benítez. Entre sus muchas obras plásticas, la mayoría situada en el Estado de Veracruz, destacamos el mural Quetzalcóatl y el hombre de hoy que se encuentra en el Museo de Antropología de Xalapa. Alberto Beltrán murió viviendo en el Club de Periodistas de la Ciudad de México en 2002, sin cumplir su meta de instaurar un nuevo centro escolar de artes plásticas (Salas Zimbrón, 2007).

68La última alumna que aparece en esta lista de estudiantes es Antonieta Espejo Alba, una arqueóloga y antropóloga que labró sus conocimientos y trayectoria profesional al momento de tomar el curso de Barlow, y que tenía ya algunos años cursando otras asignaturas en la ENA. Durante la década de los 40, Espejo se ocupó de excavar en la zona de Tlatelolco e investigó su historia prehispánica y colonial (Museo de la Mujer, 2020), en donde Barlow también colaboró asiduamente. Para la década siguiente, Antonieta Espejo fue una de las profesoras titulares de arqueología de la Escuela, y con tal cargo trabajó insistentemente en abrir nuevas brechas de investigación con nuevas generaciones de estudiantes. Antonieta Espejo incluso inició el proceso de descentralización institucional del propio INAH al asumir la tarea de constituir una primera dependencia dedicada al estudio del noreste de México.

Imagen 1. Clase 2-74 Lenguas Indígenas Náhuatl Ib (AHENAH, C. 36, exp 21, Náhuatl II, f. 6v-7). Foto: Adolfo Yunuen Reyes Rodríguez

69El profesor Barlow impartió un curso más en 1946: Clase 2-74 Lenguas Indígenas Náhuatl Ia (AHENAH, C. 36, exp. 21, Náhuatl, f. 4v-5), en donde aparecen enlistados nuevamente varios de los estudiantes ya mencionados en este trabajo. Ya para 1947, Barlow impartió la Clase de Náhuatl I (AHENAH, C. 8, exp. 18, f. 4v-5.), la cual contó con la asistencia de 9 alumnos: Edgar C. Griffilti, Margaret Rieder de Wilson, Edward E. Q. Montagu, Mary Izarmaly, Jones Davlyn, Mucio Díaz Rivera, V.L. Yavetz J., William Arthur Hunter, y la antropóloga Isabel [Truesdell] Kelly (1906-1982), quien se encontraba en México como profesora invitada en la Escuela de Antropología en su colaboración con la Smithsonian Institution. Kelly ejerció el cargo de Etnóloga encargada de la oficina de la Ciudad de México del Institute of Social Anthropology, el cual fue una dependencia del Smithsonian, y realizó importantes trabajos de investigación en el Totonacapan. En las siguientes décadas, Kelly se centró en el estudio de las poblaciones Coast Miwok y Chemehuevi, asentadas en los territorios controlados por los Estados Unidos de América. En México se dedicó a investigar registros arqueológicos y etnológicos en Veracruz, Michoacán, Colima y Sinaloa (SMU Libraries, 2022).

70La Clase Náhuatl Moderno (AHENAH, C. 4, exp. 45, f. 1), impartida por Barlow en el mismo ciclo de 1947, contó con 7 estudiantes. De cuatro de ellos no conseguimos dar con información: Manuel Márquez Lechuga, Pablo Ocampo Abreu, Juan Manuel Valencia Muñoz y María Antonieta Álvarez Neyra.

71En cambio, conseguimos dar con algunos datos de tres estudiantes en esta lista: en principio, el salvadoreño Carlo Antonio Castro Guevara (1927-2010), quien estuvo adscrito a la licenciatura de antropología y etnología en la Escuela Nacional de Antropología, realizando también estudios en Ciencias Biológicas y Química en la UNAM. Castro Guevara se dedicó a la literatura y al estudio de la tradición oral indígena de México, particularmente entre los grupos tzeltales del sureste de México, perteneciendo además al equipo de etnografía del también profesor de la ENAH, Roberto Weitlaner (Sandoval, 2010).

  • 12 Aunque en la lista su apellido aparece como “Olivo”, pensamos que se trata de un error de escritura (...)

72Uno más de los matriculados en esta asignatura fue Julio César Olivé Negrete,12 tratándose del investigador emérito del INAH, nacido en 1914 y que falleció en el año 2000. Olivé se matriculó formalmente en la Nacional de Antropología hasta 1950, pues previamente terminó sus estudios profesionales en la licenciatura en Derecho de la UNAM entre 1933 y 1939. Esta experiencia formativa en lo jurídico fue de fundamental importancia para su participación en la asesorías que respaldaron la creación de la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos, promulgada en 1972 y que es vigente en el Estado Mexicano hasta nuestros días. Olivé Negrete, junto con la antropóloga recientemente fallecida Beatriz Barba Ahuatzin (1918-2021), consiguieron ser los primeros dos antropólogos reconocidos legalmente por la Dirección Federal de Profesiones de la Secretaría de Educación Pública, además de fundar el actual Museo Nacional de las Culturas del Mundo en las antiguas instalaciones de la ENAH, ubicadas en la calle de Moneda del Centro Histórico de la Ciudad de México (Mediateca INAH, 2022).

73El último nombre por tratar en esta lista es el de Petra Guzmán Barrón, mujer opositora al golpe de estado de 1913 que derrocó al gobierno mexicano de Francisco I. Madero, y que tuvo estudios en la Escuela Superior de Comercio y Administración, de la cual obtuvo un diploma en 1908 que le permitió laborar en la Tesorería del Gobierno Federal (Rocha Islas, 2016, p. 128). Cabe señalar que Petra Guzmán fue hermana de la afamada antropóloga Eulalia Guzmán Barrón (1890-1985), mujer que desde 1949 estuvo envuelta por la polémica suscitada por el descubrimiento de los restos de Cuauhtémoc en Ixcateopan, Guerrero. Eulalia Guzmán también sería responsable de los trabajos de organización del Archivo Histórico del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Imagen N° 2. Clase Náhuatl Moderno (AHENAH, C. 4, exp. 45, f. 3). Foto: Adolfo Yunuen Reyes Rodríguez

74La última lista que se conserva en el Archivo Histórico de la ENAH corresponde a la Clase Historia Antigua de América (AHENAH, C. 8, exp. 41, f. 1), en la que sólo se inscribieron tres estudiantes: Juan Lozano Orozco, Francisco Eduardo Salcedo López y María Antonieta Álvarez Neyra, de quienes no conseguimos ampliar la información.

75A partir de estas evidencias escolares, encontramos que en los cursos impartidos por Barlow en la Escuela Nacional de Antropología se articularon una serie de relaciones sociales relevantes. En las siguientes décadas, varios de los inscriptos ocuparon posiciones centrales para el desarrollo de diferentes disciplinas artísticas, científicas y gubernamentales. Varios de estos estudiantes tuvieron trayectorias trascendentales en el ejercicio de sus profesiones, y seguramente sus estudios en la ENAH tuvieron un peso importante para considerar su incorporación en ciertas áreas. Asimismo, los trabajos académicos de Barlow, de los que muy posiblemente echó mano para impartir sus clases, tuvieron una profusa actividad durante los siguientes años, continuando los trabajos históricos y arqueológicos en la zona de Tlatelolco (de la que Antonieta Espejo fue titular). Barlow también se adentró en el registro etnolingüístico de la tradición oral en diferentes lenguas, relacionándose con múltiples trabajos etnográficos de distintas culturas del país, pues sus indagatorias no sólo se limitaron a la historia y lengua náhuatl en Milpa Alta, sino que se extendieron a múltiples zonas de México, como la región Wixarika de Jalisco (AHENAH C. 18 exp. 2), en donde exploró el registro de otras lenguas e historias; así como a la cuenca del río Balsas en Guerrero (AHENAH, C. 51, exp. 36). En estos viajes, Barlow posiblemente estuvo acompañado de algunos de sus estudiantes, o colegas profesores, cuyos infatigables recorridos, y sus pormenores, aún quedan por estudiar.

La figura de Barlow: sus memorias andantes y el archivo vital

76Los complicados contextos políticos caracterizados por el inicio de la Guerra Fría entre los Estados Unidos y la Union Soviética, además del paso inestable de los programas educativos públicos mexicanos tras el sexenio de Lázaro Cárdenas en el que figura la conservación del proyecto de formación profesional antropológica en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, fueron factores que dieron paso a una coyuntura que permitió a varias personas posicionarse dentro de un entramado institucional nacional e internacional. Las trayectorias profesionales de muchas de las personas inscriptas tuvieron un amplio campo de acción que les permitió incorporarse a varias tareas disciplinares e institucionales a lo largo de la segunda mitad del siglo XX.

77Por un lado, la Escuela Nacional de Antropología fue un espacio nodal para relaciones sociales que incentivaron una pluralidad de prácticas y métodos en las disciplinas antropológicas, fundadas sí en el estudio del pasado prehispánico y virreinal mexicano, pero también en el uso aplicado de los conocimientos de una ciencia social con el fin de conseguir el tan ansiado cambio cultural que integrara a la poblaciones rurales a las cadenas de trabajo industrial de las ciudades modernas.

78Por otro lado, también resulta relevante la constante colaboración de la Escuela Nacional de Antropología con los centros y prácticas académicas estadounidenses, pues sus instituciones tuvieron una importante presencia en la vida institucional de los primeros años de la formación profesional antropológica en México, lo cual renovó el impulso de las discusiones académicas y políticas respecto a las formas de pensar y estudiar a las culturas de sus habitantes en todo el país.

79Todos estos hilos forman parte integral de las memorias andantes que entretejen a Robert H. Barlow, quien dentro de sus actividades como editor, impresor, investigador y maestro tuvo contacto en las aulas con un importante sector de estudiantes que provenían de procesos sumamente distintos, como el de la Guerra Civil Española, el de los difíciles procesos de estabilidad política en Centroamérica, o el de migrantes mexicanos supervivientes de diferentes latitudes del país tras las guerras revolucionarias.

80Muchos de los profesores y estudiantes de la Escuela Nacional de Antropología convergieron en un ambiente formativo intelectual con experiencias educativas previas en campos como el derecho, la literatura o las artes plásticas. La estancia de estudiantes y profesores en un centro escolar que desde 1946 se nombró como ENAH, probablemente les valió para posicionarse socialmente dentro de los constantes proyectos de expresión artística, investigación social, histórica, arqueológica, y hasta administrativa gubernamental, que se mantenían latentes en el país con tal de resolver cierta “ansiedad identitaria nacionalista” de los funcionarios de un Estado mexicano.

81Precisando el entrecomillado anterior cabe señalar que el gobierno mexicano, auxiliado en buena parte por centros académicos estadounidenses, pugnaba por reconocer y sectorizar a una población mexicana frente a un espejo contrastado por una amplia gama de diversidades de luces que le impedían observar los rostros uniformes del ciudadano mexicano ideal, misión más que imposible, puesto que es mismo espejo no era otra cosa que un vitral agrietado por las violentas sacudidas de las desigualdades e injusticias sistémicas.

82Debido a todo lo anterior, los intereses de Barlow y de sus estudiantes se encontraron dentro de un aparato estatal que buscaba formar profesionales que, desde la historia o la antropología, produjeran conocimientos para dirigir en el tránsito de lo que los gobiernos identificaban como un solo país con una historia común, México, encaminado hacia el progreso desarrollista de las naciones industrializadas. Valga decir que se trató de un anhelo estatal problemático que buscaba ocultar un crisol multiforme y demandante de la población, pero que posibilitó la formación estructural de nuevos cargos institucionales de los cuales muchos de los aquí enlistados formaron parte. En sus cargos, muchos de los involucrados en estas listas dejaron diversos legados cruciales para el estudio del siglo XX en México, e inclusive, para varios países latinoamericanos.

83Sin embargo, la identificación de todos estos estudiantes durante esta etapa histórica nos permite también preguntarnos sobre los espacios que los entrelazan al fragmentario archivo vital de Robert Barlow, además de visibilizar el resto de los senderos que le componen: sus trabajos y relaciones en la Universidad Nacional, sus prácticas en tertulias literarias y en labores de edición e impresión editorial, sus evidencias y experiencias en las temporadas de campo con o sin respaldo institucional, o sus propios registros sobre los intercambios académicos tras congresos y coloquios.

84Todos los espacios mencionados constituyen varios hilos de investigación que son un reto para historiar la complejidad dispersa de la configuración del archivo vital de Robert H. Barlow, pero que nos permite tener una argumentación hermenéutica que señala las precauciones de nuestra lectura interpretativa, asumiendo también los grandes caminos que faltan por recorrer para conocer y contextualizar estas madejas de memoria. Barlow no es sólo un hombre monolítico, literato y antropólogo subsumido a papeles seccionados en diferentes acervos institucionales. Es un hombre-encrucijada para acceder a estudiar un proceso histórico crucial para argumentar explicaciones sobre la modelación estatal, y la consecuente e incesante reinterpretación poblacional de lo que hoy asumimos como la cambiante y polimorfa investigación sobre la cultura en México.

Inicio de página

Bibliografía

AHENAH – Archivo Histórico “José Raúl Hellmer” de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, Fondo ENA.

Abrams, H. L. Jr. (1981). Robert Hayward Barlow: an annotated bibliography with commentary. Colorado: Katunob, Museum of Anthropology, University of Northern Colorado.

Arellano, J. y Sauza, A. (2021). Bibliografía de la obra histórica, antropológica y literaria de Robert H. Barlow (1933-1950). En C. Battcock y B. Berenise (Coords.). Entre aulas, gabinete y campo: Robert H. Barlow en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, (pp. 61-73). Ciudad de México: Secretaría de Cultura, Instituto Nacional de Antropología e Historia, Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Barba, J. B. (2019). Artículo Tercero Constitucional. Génesis, transformación y axiología. Revista Mexicana de Investigación Educativa, 24(80), 287-316.

Battcock, C. (2021). Robert H. Barlow. Through the archive: to reveal reconstruct and reify the historical trace of a silenced life. Glocalism. Journal of culture, politics and innovation, (2), 1-27.

Battcock, C. y Bravo, B. (Coords.). (2021). Entre aulas, gabinete y campo: Robert H. Barlow en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Ciudad de México: Secretaría de Cultura, Instituto Nacional de Antropología e Historia, Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Battcock, C., Arellano, J. y Sauza, A. (2021). Tras los pasos de Robert Barlow. En C. Battcock y B. Berenise (Coords.). Entre aulas, gabinete y campo: Robert H. Barlow en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, (pp. 31-49). Ciudad de México: Secretaría de Cultura, Instituto Nacional de Antropología e Historia, Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Benjamin, W. (2008). Tesis sobre la historia y otros fragmentos. Ciudad de México: Editorial Itaca, Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

Bernal, I. (1950). Robert H. Barlow (1918-1959). Boletín Bibliográfico de Antropología Americana, II (13), 249-251.

Ciudad Ruíz, A. e Iglesias Ponce de León M.J. (2003). La cerámica arqueológica vista por un artista: ilustraciones de Antonio Tejeda sobre los materiales de la finca El Paraíso (Quetzaltenango, Guatemala). Revista Española de Antropología Americana, Vol. Extraordinario, 161-176.

Colección Blastein (2022 marzo 10) Jean Charlot (1898-1979). [Online] Disponible en: https://museoblaisten.com/Artista/106/Jean-Charlot

Deléagé, P. (2018). La transmigration de Robert H. Barlow. Les Temps Modernes, (700), 121-164.

Derrida, J. (1997). Mal de Archivo. Una impresión de archivo. Madrid: Editorial Trotta.

Dibble, C. E. (1951). Robert Hayward Barlow 1918-1951. American Antiquity, 16 (4), 347.

Dorantes, A. (1993). El conflicto universitario en Guadalajara 1933-1937. Guadalajara: Secretaría de Cultura del Gobierno de Jalisco, Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Dosse, F. (2007). El arte de la biografía. Ciudad de México: Universidad Iberoamericana. Enciclopedia histórica y biográfica de la Universidad de Guadalajara (2022 marzo 10) González y González, L. [Online] Disponible: http://enciclopedia.udg.mx/biografias/gonzalez-y-gonzalez-luis

Faig, K. W. (1979). R. H. Barlow. Journal of the H. P. Lovecraft Society, (2)

García Mora, C. (2014). Pablo Velásquez Gallardo. Un antropólogo puréhpecha. [Online] Disponible en: https://www.dropbox.com/s/rvqxn68hhf3u0uz/ANTROP%C3%93LOGO%20PUR%C3%89PECHA.pdf?dl=0

Ginzburg, C. (2003). Huellas, raíces de un paradigma indiciario. En Tentativas, (pp. 93-155). Morelia: Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

González, E. (2017). La antropología social mexicana en perspectiva. Antropología. Revista Interdisciplinaria del INAH, I (1), 37-50.

Gómezcésar, I. (2010). Milpa Alta y los antropólogos. En Para que sepan los que aún no nacen. Construcción de la historia en Milpa Alta. Ciudad de México: Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

Gómez Estrada, J. A. (2012). Lealtades dividas. Camarillas y poder en México, 1913-1932. Ciudad de México: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, Universidad Autónoma de Baja California.

Guevara Niebla, G. (1985). La Educación Socialista en México (1934-1945). Ciudad de México: Ediciones El Caballito, Secretaría de Educación Pública, Consejo Nacional de Fomento Educativo.

Hart, L. (1951). A note on Robert Barlow. Poetry, (78), 115-116.

Hayward Barlow, R. (2009). Los trabajos y los años. En A. Garritz (Comp.), Vida académica del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, 1945-2009, (pp 813-816). Ciudad de México: Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas.

Horcasitas, F. (1976). Para la historia de la revista Tlalocan. Tlalocan, (VII), 11-19.

Jáuregui, I. (2001). Cuestiones epistemológicas en antropología. Gazeta de Antropología, (17), 1-16.

Joshi, S. T. y Schultz, D. (Eds.) (2007). O Fortunate Floridian: H. P. Lovecraft's Letters to R. H. Barlow. Tampa: University of Tampa Press.

Joshi, S. T., Anderson, D. y Schultz D. (Eds.) (2002). Eyes of the God: The Weird Fiction and Poetry of R. H. Barlow. New York: Hippocampus Press.

Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México (2022 marzo 10). González Casanova. [Online] Disponible: http://www.juntadegobierno.unam.mx/ex-miembros/74-henrique-gonzalez-casanova.html#:~:text=Naci%C3%B3%20en%20Toluca%2C%20Estado%20de,Nacional%20de%20Antropolog%C3%ADa%20e%20Historia.

Kemper, R. (2011). Estado y antropología en México y Estados Unidos: reflexiones sobre los proyectos tarascos. Relaciones, 128(32), 209-241.

López Caballero, P. (2017). Indígenas de la nación. Etnografía histórica de la alteridad en México (Milpa Alta siglos XVII-XX). México: Fondo de Cultura Económica.

López Caballero, P. (2018). Anthropological debates around the indigenus subject and alterity, 1940-1948. En P. López Caballero y A. Acevedo-Rodrigo (Eds.) Beyond alterity. Destabilizing the indigenous other in Mexico, (pp. 199-221). Tucson: The University of Arizona Press.

Mediateca INAH (2022 marzo 10). Julio César Olivé Negrete. [Online] Disponible en: https://mediateca.inah.gob.mx/webapps/emeritos/ajax/post53.html

Mediateca INAH. (2017 junio 26). Laurette Séjourné, una mexicana excepcional. [Online]. Disponible: https://mediateca.inah.gob.mx/repositorio/node/4726

Mercado Zarza, R. (1988). Robert Hayward Barlow. En L. Odena Güemes (Coord.) Historia de la antropología en México. Panorama histórico. 9-Los protagonistas, (pp. 194-211). Ciudad de México: Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Meyer, J. (2010). La Revolución mexicana. Ciudad de México: Tusquets Editores.

Monjarás-Ruíz, J. y Limón, E. (1987-1997). Obras de Robert Barlow. 7 vols. Ciudad de México: Universidad de las Américas: Puebla, Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Monjarás-Ruíz, J. y Limón, E. (2005). Robert Hayward Barlow: Obra histórica-antropológica. México: Universidad de las Américas, Puebla, Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Monsiváis, C. (1994). Notas sobre la cultura mexicana en el siglo XX.. En D. Cosío Villegas (Ed.), Historia General de México. Vol. II, (pp. 1375-1548). Ciudad de México: El Colegio de México.

Mooser, C. (1968). A Study of Robert Barlow: The T. E. Lawrence of Mexico. Mexico Quarterly Review, (3-2), 5-12.

Morcillo Laiz, Á. (2019). La gran dama: Science patronaje, the Rockefeller foundation, and the Mexican social sciences in the 1940. Wissenschaftszentrum Berlin für Sozialforschung Discussion paper, 1-40.

Muriel, N. P. (1953). Tlatilco and the pre-classic cultures of the New World. New York: Wenner-Gren Foundation for anthropological Research.

Muriel, N.P. (1956). Excavations at Chupícuro, Guanajuato México. Philadelphia: American Philosophical Society.

Museo de la Mujer (2020). El otro Espejo de Tlatelolco: Mujer y arqueóloga aguerrida. Semblanza de Antonieta Espejo. [Online] Disponible en: https://www.facebook.com/watch/live/?ref=watch_permalink&v=737484330500919

Ortíz Briano, S. (2019). Surgimiento de la FECSM y origen del “espíritu revolucionario” en el normalismo rural. Debates por la Historia, VII (2), 47-84.

Pettina, V. (2018). América Latina y la guerra fría temprana 1946-1954: las tensiones político económicas y sus resultados. En Historia Mínima de la Guerra Fría en América Latina, (pp. 63-88). Ciudad de México: El Colegio de México.

Posada Mejía, G. (1958). Introducción a la Poesía de Porfirio Barba Jacob. [Online]. Disponible: https://repositorio.unal.edu.co/bitstream/handle/unal/63311/Introducci%C3%B3nalapoesia.1958.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Rocha Islas, M. E. (2016). Los Rostros de la Rebeldía. Veteranas de la Revolución Mexicana, 1910-1939. Ciudad de México: Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.

Rodríguez, P. G. (2014 julio). Antropología del desarrollo comunitario. Historia y vigencia del desarrollo comunitario en las políticas públicas bonaerenses. XI Congreso Argentino de Antropología Social. Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Rosario y Colegio de Graduados de Antropología, Rosario. [Online]. Disponible: https://www.aacademica.org/pablo.gustavo.rodriguez/42.pdf

Rojas Rabiela, T. (2020). Pedro Armillas: Vida, Trayectoria y Obra (San Sebastián 1914- Chicago 1984). Historia Mexicana, 70 (2), 913-956.

Salas Zimbrón, G. (2007). Alberto Beltrán, el gran artista olvidado. Foro Universitario (11). [Online] Disponible en: https://stunam.org.mx/8prensa/8forouniver1/forouni11/8fu11-15.html

Rufer, M. (2016). El archivo: de la metáfora extractiva a la ruptura poscolonial. En M. Rufer y F. Gorbach (coords.), (In)disciplinar la investigación: Archivo, trabajo de campo y escritura, (pp. 160-186). Ciudad de México: Siglo XXI Editores.

Sandoval, David (2010 abril 19). Carlo Antonio Castro: vida dedicada a la ciencia. Universo. Dirección de Comunicación Universitaria de la Universidad Veracruzana. [Online] Disponible en: https://www.uv.mx/universo2/394/central/central.html

Semo, I. (1993). El cardenismo revisado: la tercera vía y otras utopías inciertas. Revista Mexicana de Sociología, 55 (4-6), 197-223.

Smisor, G. T. (1952). R. H. Barlow and Tlalocan. Tlalocan, (3), 101.

SMU Libraries (2022 marzo 10). Isabell T. Kelly Etnographic Archive. [Online] Disponible en: https://www.smu.edu/libraries/digitalcollections/itk

Tejera, H. (1963). Crónica de la Escuela Rural Mexicana. Ciudad de México: Instituto Federal de Capacitación del Magisterio.

Tostado Gutiérrez, M. (1991). El intento de liberar a un pueblo. Educación y magisterio tabasqueño con Garrido Canabal: 1924-1935. Ciudad de México: Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Ureña Ramos, A. (2022 enero 17). Mario Riera Pinilla. La sensibilidad del gran dramaturgo de Veraguas. La Estrella de Panamá. [Online]. Disponible: https://www.laestrella.com.pa/cafe-estrella/cultura/220117/mario-riera-pinilla-sensibilidad-gran

Valencia Flores, A. O. (2021). En pos de organizar la educación técnica en México. La construcción del Instituto Politécnico Nacional. Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, (61), 283-315.

Vaughan, M. K. (2001). La política cultural en la Revolución. Maestros, campesino y escuelas en México, 1930-1940. (Trad. M. Utrilla). Ciudad de México: Fondo de Cultura Económica.

Vázquez León, L. (2002). Quo vadis anthropologia socialis?. En G. De la Peña y L. Vázquez León, Antropología sociocultural en el México del Milenio. Búsquedas, Encuentros y Transiciones, (pp. 50-104). Ciudad de México: Instituto Nacional Indigenista, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Fondo de Cultura Económica.

Vivar, K. (2021). México y la antropología en tiempos de Robert Barlow. En C. Battcock y B. Bravo (Coords.). Entre aulas, gabinete y campo: Robert H. Barlow en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, (pp. 21-29). Ciudad de México: Secretaría de Cultura, Instituto Nacional de Antropología e Historia, Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Wacher, M. (2019). La fundación de la Escuela Nacional de Antropología y sus contornos. Lo que aún se debe investigar. En J. L.Vera Cortés y M. Rutsch La antropología en México: A veinticinco años de su publicación, (pp. 237-269). México: Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano.

WorldCat Identities (2022 marzo 10). Ferrer Mendiolea Gabriel 1904-1967. [Online]. Disponible: http://worldcat.org/identities/lccn-n94004971/

Inicio de página

Notas

1 Agradecemos los generosos comentarios y contribuciones de Mario Rufer a una de las versiones iniciales de este texto, así como a Paula Caballero por su apertura al diálogo sobre los temas que abordamos en este artículo. De igual forma, hacemos extensiva nuestra gratitud a Andrés Centeno por su apoyo en la revisión de algunas ideas que aquí expresamos.

2 Al menos desde el gobierno de Plutarco Elías Calles (1924-1928) y durante el Maximato, se dio un impulso acelerado a la cohesión de agrupaciones agraristas, sindicales y partidistas para la negociación del poder político en diferentes estados que componían la república mexicana posrevolucionaria (Gómez Estrada, 2012). Además, surgieron programas políticos específicos como lo fue el caso de la escuela racionalista practicada en Tabasco durante el ejercicio del gobernador Tomás Garrido Canabal (1924-1935) (Tostado Gutiérrez, 1991).

3 La creación de este Departamento de Antropología sugiere una visión utilitaria que consideró a esta disciplina como una herramienta necesaria para el proyecto de Estado que convergía en el IPN, aún dentro de una rama de las llamadas ciencias naturales (problema de índole epistémico disciplinar que no es reducible a un término administrativo, véase Jáuregui, 2001).

4 La cooperación en investigaciones antropológicas fue propuesta por la embajada estadounidense a la Secretaría de Relaciones Exteriores del gobierno mexicano en su nota 2100 un 4 de diciembre de 1943, y aceptada por la secretaría un 19 de abril de 1944, según se asegura en el documento “Correspondencia entre los directivos de la ENAH y la Secretaría de Relaciones Exteriores y la SEP, que trata la estancia en México de Stanley Steward Newman, comisionado por el gobierno de E.U., para hacer investigaciones en México” (AHENAH, C. 6, exp. 38).

5 “Tentative Proposals for an agreement between the INAH of Mexico and the Institute of Social Anthropology of the Smithsonian Institution”. En dicho acuerdo, la participación de la Universidad de California es notable, situación benéfica para la incorporación de Barlow como docente en la Escuela de Antropología.

6 Desde la creación del Departamento de Antropología, la presencia de académicos que impartían cursos en la Universidad Nacional y el Museo Nacional fue fundamental, por lo que este intercambio académico se inicia aún antes de la firma del convenio que luego pasó a la Escuela Nacional de Antropología.

7 Agradecemos a Christian Mancilla por sus amables comentarios respecto a las estancias de Barlow en Milpa Alta, lo cual nos condujo a pensar en la importancia central de estas dos mujeres en la formación antropológica de Barlow.

8 Noé Porter Muriel publicó sus trabajos sobre sus trabajos arqueológicos en Tlatilco a través de la Wenner-Gren Foundation For Anthropological Research en 1953, además de compartir sus análisis de excavación en Chupícuaro para la American Philosophical Society en 1956.

9 Pedro Armillas, exiliado combatiente republicano español nacido en 1914 y fallecido en 1984, sería desde esa misma década de los años cuarenta un notable profesor de arqueología con estudios sobre el centro, el occidente y el Norte de México, además de profundizar en el estudio de los métodos de la ecología cultural para la arqueología prehispánica como investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (Rojas Rabiela, 2020, pp. 913-956).

10 Gabriel Ferrer Mendiolea (1904-1967) fue el único de esta clase que no profesionalizó sus estudios en el periodo prehispánico o virreinal, sino se encaminó a ser un historiador con indagaciones biográficas relacionadas con el periodo Porfirista y de la Revolución Mexicana, centrándose en personajes como Justo Sierra o Francisco I. Madero, además de realizar una senda narrativa respecto a los trabajos del Congreso Constituyente de 1917 y a atentas monografías históricas sobre las ciudades de Izamal y Mérida, en Yucatán (WorldCat Identities, 9 marzo de 2022).

11 Laurette Séjourné (1911-2003) fue una de las principales investigadoras del INAH en temas de la religión mesoamericana. Fomentó el estudio de la arqueología en Teotihuacán (Mediateca INAH, 26 de junio de 2017), sitio en el que Armillas también laboró excavando los simbólicos murales de Tepantitla. En otro aspecto de su vida, se relacionó con Arnaldo Orfila, crucial gestor y editor del Fondo de Cultura Económica y de la Editorial Siglo XXI, cuyas tareas editoriales alentaron la publicación de temas especializados y de difusión en América Latina, incluidas las relacionadas a investigaciones prehispánicas.

12 Aunque en la lista su apellido aparece como “Olivo”, pensamos que se trata de un error de escritura en los registros de este curso.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Leyenda Imagen 1. Clase 2-74 Lenguas Indígenas Náhuatl Ib (AHENAH, C. 36, exp 21, Náhuatl II, f. 6v-7). Foto: Adolfo Yunuen Reyes Rodríguez
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/5812/img-1.png
Ficheros image/png, 563k
Leyenda Imagen N° 2. Clase Náhuatl Moderno (AHENAH, C. 4, exp. 45, f. 3). Foto: Adolfo Yunuen Reyes Rodríguez
URL http://journals.openedition.org/corpusarchivos/docannexe/image/5812/img-2.png
Ficheros image/png, 394k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Clementina Battcock y Jhonnatan Zavala, «Robert H. Barlow y sus estudiantes: memorias andantes de un archivo vital sobre la formación antropológica en México»Corpus [En línea], Vol. 12 Nº 2 | 2022, Publicado el 21 diciembre 2022, consultado el 28 enero 2023. URL: http://journals.openedition.org/corpusarchivos/5812; DOI: https://doi.org/10.4000/corpusarchivos.5812

Inicio de página

Autores

Clementina Battcock

Dirección de Estudios Históricos

Instituto Nacional de Antropología e Historia,

México

Correo electrónico: cbattcock@yahoo.com.ar

Jhonnatan Zavala

Universidad de Guadalajara,

México

Correo electrónico: zavala.jonas@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-4.0

Creative Commons - Atribución-NoComercial 4.0 Internacional - CC BY-NC 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/

Inicio de página
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search