Navegación – Mapa del sitio

InicioColecciónVol. 13 N°2CríticaTodo archivo es colonial: Estrate...

Crítica

Todo archivo es colonial: Estrategias indisciplinadas de agrupamiento y lectura de fuentes documentales

All archives are colonial: Undisciplined strategies for gathering and reading of documental sources
Laura Pensa

Resúmenes

Los desafíos en las lecturas de fuentes documentales aparecen de modo frecuente en los cruces entre antropología e historia. Tanto desde la antropología histórica como desde la etnohistoria —campos de interacción difusos y a veces superpuestos, en ambos casos la búsqueda de información cualitativa sobre grupos sociales del pasado proviene del estudio de fuentes documentales— han surgido metáforas útiles que se convirtieron en verdaderas metodologías: lectura a contrapelo, against the grain, along the grain, entre líneas, etc. Menos se ha discutido sobre la composición del corpus y la periodización que las investigadoras hacemos o replicamos al abordar nuestros trabajos. Siguiendo a Walter Mignolo (1995) y otros, me interesa discutir la articulación de un corpus históricamente diverso a partir de la noción de “semiosis colonial”. De acuerdo con esta idea, los distintos tipos de fuentes se vinculan por el referente que comparten, la situación colonial, sean o no producidas durante el período colonial. A partir del caso de una serie de documentos escogidos para la primera mitad del siglo XX en Argentina, sugiero que el estudio de las continuidades y rupturas se beneficia de un corpus que no suele ser considerado por los estudios coloniales. Para el caso de los imaginarios sobre los grupos indígenas del Chaco, señalo algunos beneficios y desafíos en tomar dos tipos de fuentes distintas en su intención, producción y circulación (informes ministeriales e historiografía oficial) para dar cuenta de su relación con un período anterior. Considero que tal ejercicio, lejos de restar especificidad a nuestra tarea, contribuye con una comprensión más compleja del período colonial y con la posibilidad de una mejor comunicación des-disciplinaria.

Inicio de página

Notas de la redacción

Fecha de recepción del original: 23/08/2023

Fecha de aceptación para publicación: 30/10/2023

Texto completo

Introducción1

  • 1 Una primera versión de este artículo fue presentada en la XIV RAM de 2023, en Rio de Janeiro (Brasi (...)

1Los desafíos de la lectura de fuentes documentales aparecen de modo frecuente en los cruces entre antropología e historia. Tanto desde la antropología histórica como desde la etnohistoria —campos de interacción difusos y a veces superpuestos, en ambos la búsqueda de información cualitativa sobre grupos sociales del pasado proviene del estudio de fuentes documentales— han surgido metáforas útiles que se convirtieron en verdaderas metodologías: lectura a contrapelo, against the grain, entre líneas, etc. Menos se ha discutido sobre la composición del corpus y la periodización que las investigadoras hacemos o replicamos al abordar nuestros trabajos. Los grupos de investigación en general suelen articularse alrededor de una unidad que no sólo es temática sino también temporal. Aunque la especificidad es absolutamente necesaria para el avance del conocimiento, la razón de este texto reside en que, desde un punto de vista metodológico, el ejercicio de conjurar un corpus a partir de documentos cuyas temporalidad, propósito, audiencia, soporte y condiciones de producción, circulación y resguardo sean tan disímiles puede sonar riesgoso. En este trabajo, propongo discutir algunos aspectos de la naturaleza de las fuentes con las que trabajamos y las maneras en que construimos nuestro corpus. También, considero las divisiones que las investigadoras realizamos sobre períodos del pasado como el resultado de una forma de concebir el tiempo histórico que resulta operativa, pero también compartimentaliza nuestras ideas. Seguidamente, sugiero que especialmente para aquellas que nos dedicamos al estudio de sociedades indígenas del pasado a partir de fuentes documentales, un agrupamiento y una lectura indisciplinada de las mismas puede ser provechosa para acercarnos a una relación dialéctica entre los relatos del pasado y las preguntas del presente. Para esta discusión, me valdré de algunos préstamos de los estudios coloniales de base literaria, como son las ideas de “semiosis colonial” y “corpus” presentes en el trabajo de Walter Mignolo (1992) y reelaboradas por Verdesio (2023), y también de la idea de “in-disciplinariedad” (Verdesio, 2001), entre otras.

2Las reflexiones que aquí presento se desprenden de una formación doctoral en el campo de los estudios coloniales, la antropología histórica, etnohistoria o anthro-history, dependiendo de la institución con la que estemos conversando. El ejercicio de investigación puntual cruza el tiempo desde el siglo XVII hasta el siglo XX, buscando las formas de aparición, desaparición, imaginación y resistencia de los Pueblos Indígenas insurgentes del Gran Chaco y también de sus terrenos insurgentes (Pensa, 2023). Me gustaría pensar que, más que cruzar desde el “inicio” considerado como la conquista y colonización hacia lo que podríamos llamar un “final” en el siglo XX o incluso en el presente, la búsqueda se relaciona con recorrer, volver a pasar una y otra vez por las conexiones entre los puntos, acortar las distancias, acercar los problemas, borrar los límites e intentar otra escritura de la historia, una que sea cada vez más antropológica, que se sirva de fuentes diversas, que capitalice las ganancias de los estudios literarios, que no descuide los aspectos económicos y materiales y que sea guiada por una sensibilidad etnográfica. En última instancia, es una investigación que se esfuerza por tender lazos y trazar continuidades entre distintos pasados y nuestro presente, siguiendo el hilo conductor de los procesos de despojo de tierras y Pueblos Indígenas.

  • 2 “De acuerdo con Kristeva (quien toma el término de Nietzsche), se trata de la versión occidental de (...)
  • 3 Esta temporalidad contempla la historia amplia de expediciones militares y científicas que tomaron (...)

3Parte de este trabajo lo compone un análisis de documentos producidos en la transición hacia el Estado-Nación argentino, a principios del siglo XX. Esta selección demuestra la continuidad o recursividad, como se verá luego, de varias estructuras coloniales dentro del Estado nacional. Se trata del período en el cual los estados nacionales construyeron sus discursos históricos oficiales, y en el caso de Argentina, cuando la región del Chaco y sus habitantes ingresaron en “el tiempo de la historia”,2 ocupando un lugar determinado dentro de la imaginación nacional. El corpus de esta investigación está formado en parte por el trabajo de un funcionario del Ministerio de Trabajo, quien condujo investigaciones entre familias indígenas relocalizadas en el espacio chaqueño con el objetivo de incorporarse como mano de obra en los ingenios tabacaleros y azucareros. También, incorpora fragmentos de “La Historia de la Nación Argentina”, considerado como un documento fundacional de la narrativa historiográfica oficial. Los desafíos metodológicos surgen a la hora de plantear estas fuentes en relación con documentos de los siglos XVII-XVIII con el fin de echar luz sobre los procesos de expansión colonial y nacional que tuvieron lugar en las tierras que hoy conocemos como Gran Chaco. Especialmente, cuando en el tiempo que los separa tuvieron lugar acontecimientos de peso como la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) y la conquista militar del Gran Chaco (1870-1917)3, no sin razón muy caros a la historiografía de la región. Una posible ganancia al intentar nuevos ordenamientos reside en acortar las distancias entre distintos procesos históricos que, por su especificidad, suelen ser abordados por separado. Esto quiere decir, sin dejar de señalar las rupturas y los grandes eventos, insistir en los pliegues y pulsos que sostienen y reemergen en las distintas formas de despojo y extracción sobre los cuerpos y territorios indígenas a través de siglos, bajo formas de producción y gobierno que se consideran a grandes rasgos muy distintas. Algunas de las preguntas que guían estas reflexiones son: ¿cómo gestionamos hoy las divisiones temporales que tradicionalmente cruzaron a la historia, la etnohistoria, y la antropología? ¿Es posible pensar en formas indisciplinadas de leer las fuentes en relación con la cronología? ¿Es posible que un grupo de fuentes de las primeras décadas del siglo XX nos ayuden a develar las tramas de relaciones anteriores, y en ese juego quizás dialéctico ensayar una comprensión distinta de algunos fenómenos?

Disciplinas, metáforas y lecturas

4Las fuentes documentales, sabemos, se encuentran dispersas en todo el mundo y dentro de cada repositorio. Son el resultado de distintos lazos de institucionalidad e itinerarios archivísticos que escapan nuestro control y al que solo podemos aspirar conocer y familiarizarnos con el tiempo para realizar nuestros trabajos de campo/archivo. En este sentido, y no soy la primera en decirlo (Caimari, 2017; Nacuzzi, 2018; Gomes da Cunha, 2020; Estruch y Rodríguez, 2021; Muzzopappa y Villalta, 2022), hacer trabajo de archivo es hacer trabajo de campo, y así como el campo se construye en el interjuego del tiempo y las relaciones sociales (Guber, 2001), también lo hace nuestro corpus. Esos conjuntos de documentos no son inertes, sino que se vinculan unos con otros, crecen, se expanden, algunos incluso mueren o desaparecen. Podemos perder papeles, conexiones, la amabilidad de trabajadoras, accesos privilegiados, copias, asociaciones; los edificios pueden estar lejos, prenderse fuego, inundarse, inhabilitarse, cerrarse por pandemia, y una larga lista de etcéteras que son tan imponderables como los imponderables de la vida cotidiana que cualquier etnógrafx ha tenido en su trabajo de campo (Malinowski, 1972). Nuestra forma de etnografía es también multi-situada y se embarca en trayectorias inesperadas para trazar las formaciones culturales a través y dentro de sitios múltiples como lo son los archivos (Marcus, 1995). Al mismo tiempo, existen múltiples maneras actuales e históricas de abordar la complejidad de trabajar en y con archivos que no sería posible resumir aquí, pero considero que un aporte muy significativo en la discusión fue articulado recientemente por Eva Muzzopappa y Carla Villalta (2022), a partir de su entendimiento del archivo como “nativo”.

  • 4 Entre ellos, destaco el trabajo de Carolina Crespo (2020) sobre los “archivos de las comunidades” M (...)

5A quienes nos interesa conocer las historias de grupos o personas indígenas del pasado nos resulta indispensable la lectura a contrapelo, against the grain, entre líneas, desfamiliarizadas (todas metáforas adecuadas sobre las formas en las que nos aproximamos a los documentos formuladas por Lorandi (2012), Nacuzzi (2018), Stoler (2009), Zeitlyn (2012 y otras) de fuentes que mayormente no fueron escritas ni por ni para los grupos, que no consideraron sus voluntades ni visiones del mundo, y en la mayoría de las cuales aparecen como subalternidades narradas por otros. Al mismo tiempo, no podemos dejar de lado el camino de los “archivos-como-fuente” a los “archivos como-objeto” y de su lectura crítica “siguiendo la corriente del archivo” o along the archival grain (Stoler, 2009). Es decir, buscando las regularidades, densidades, leyendo la lógica de su distribución, de sus consistencias e inconsistencias, de sus omisiones y errores, y de sus modos de desinformación. Sería entonces una lectura de ida y vuelta, por así decirlo. Este movimiento doble ha sido estudiado por Estruch y Rodríguez (2021), en un trabajo sumamente valioso que sintetiza las implicancias teóricas, etnográficas y metodológicas de los dos tipos de lecturas, no sin antes revisar ambas en detalle. Entiendo que estos procedimientos y metáforas nos ayudan a construir discursivamente procesos o fragmentos del pasado con la mayor cantidad de información posible, ya sea literal, textual, oculta, inferida, silenciada, tácita, censurada, olvidada, dada por sentado, relacionada, triangulada, etc. Se puede decir que los procedimientos para leer documentos han sido más discutidos (Muzzopappa y Villalta, 2011, 2022; Estruch y Rodríguez, 2021) que la composición del corpus en sí mismo, al menos para quienes trabajamos exclusivamente con documentos, que en buena medida suelen estar ordenados en secuencias temporales cronológicas y sucesivas, de acuerdo con la idea de tiempo histórico. Dicho esto, es importante dar cuenta de una serie de trabajos que recorren otros itinerarios, y sin dudas son una fuente de inspiración para futuras investigaciones. Me refiero a aquellos que articulan de distintas maneras el trabajo con archivos estatales y archivos personales o comunitarios con la participación y teorización colaborativa con personas en el presente. Aunque distintas entre sí, estas experiencias también buscan contrarrestar la fragmentación de historias para pensar nuevas relaciones (no sólo temporales) hacia el interior del corpus (Escolar, 2013; Crespo, 2020; Estruch y Rodríguez, 2021; Sardi y Rodríguez, 2021).4

6Ahora bien, si dentro de ese gran grupo de personas interesadas por el conocimiento del pasado a través de la lectura atenta de fuentes documentales además nos encontramos atraídas por el estudio de grupos y terrenos que fueron narrados como insurgentes y enemigos, frecuentemente de sociedades indígenas, especialmente aquellas de tradición nómada o seminómada que no tuvieron interés o necesidad de producir memorias en superficies durables y resistieron la incorporación a los sistemas de registro coloniales y estatales, entonces la tarea es aún más compleja. Las fuentes, además de lo ya dicho, escasean, y conforme pasa el tiempo, los que no tenían costumbre o necesidad de escribir desaparecen, antes que nada, textualmente, como diría Mariela Rodríguez (2010). Aquí es donde el encuentro entre fuentes, que han sido tradicionalmente trabajadas por las diversas disciplinas humanísticas (principalmente la literatura, la historia, la arqueología, los estudios visuales), comienza a resultar provechoso, ya que expandir el corpus en más de un sentido, lo diré con más detalle adelante, es fundamental para alimentar la capacidad de ejercitar una imaginación histórica (Comaroff y Comaroff, 1992). Lo que intento no es precisamente una interdisciplinariedad, dado que no soy capaz de declararme competente por igual en disciplinas tan variadas como la antropología, la literatura, la historia e incluso la arqueología. La idea que persigo, reconociendo una lealtad menor a todas ellas, pero un compromiso con el estudio de una serie de objetos culturales que las vinculan es “des-disciplinar las disciplinas, volverlas más porosas, pero también in-disciplinarlas” (Verdesio, 2013a, p. 2). La idea se contrapone a un uso (contextualmente) novedoso que se extendía acerca de la interdisplinariedad en las humanidades y ciencias sociales. Desde el campo de los estudios coloniales de base literaria, Verdesio (2013a), del mismo modo que poco después lo harán desde la antropología e historia Gorbach y Rufer (2016, p. 14), advierte sobre el riesgo de mezclar o fusionar campos sin un conocimiento preciso sobre cada uno de ellos. De esto deriva que, según el autor, las experiencias hasta el momento (2013) no habían sido del todo satisfactorias. No obstante, Gorbach y Rufer reconocen en su propio ejercicio una voluntad interdiscplinaria, “porque, colocados entre las disciplinas, en sus márgenes, entablan una crítica al propio discurso en el que están inscritos y desde allí buscan la forma de darle la vuelta” (Gorbach y Rufer, 2016, p. 15). Sin intervenir en una discusión sobre interdisciplinariedad que ya tiene más de una década, elijo la idea de in-disciplinariedad para pensar el corpus como una aproximación que propicia el encuentro en saberes disciplinarios, atendiendo también a sus limitaciones (Verdesio, 2013a, p. 31).

  • 5 Aun cuando existen diversos archivos comunitarios y personales que desafían las prácticas de los es (...)

7Cuando digo que todo archivo es colonial, estoy diciendo al menos dos cosas: por un lado, que la idea del archivo comparte genealogía con una voluntad de control propia de las relaciones coloniales que dieron forma material y simbólica a Occidente (the West) y el Resto (the Rest) tal y como lo conocemos hoy (Mignolo, 1995).5 Por otra parte, y pensando en archivos estatales-oficiales, quiero decir que incluso aquellos documentos que fueron escritos bajo distintas formas modernas de gobierno, y aún aquellos documentos que aún no fueron escritos, pueden tener como referente situaciones coloniales, y son plausibles de ser puestos en serie con otros fragmentos de la semiosis colonial, para comprender la naturaleza, la actualización, la ruptura o recursividad de los proyectos y las formaciones coloniales. Antes de continuar, diré algo más sobre la noción de pasado en la que este razonamiento se asienta.

La naturaleza del pasado

8Es imposible medir el pasado, no existe ninguna suma de archivos y documentos que resulte en la representación exacta de ningún pasado real, del mismo modo que ningún mapa puede representar totalmente una porción del territorio (Pensa, 2021). Siguiendo a Michel De Certeau (1988) y también desde una tradición literaria me gusta pensar que pasado es la ficción del presente, en tanto se trata de una reducción científica llevada a cabo mediante técnicas narrativas en las que un aparato analítico del presente reduce el “corpus de los muertos” a metáforas actuales (De Certeau, 1988, p. 10). Dicho de otra manera, el pasado es creado desde el presente, es buscado y recortado desde las preguntas y preocupaciones que los autores sostienen en el ahora, entendido así como el verdadero origen. De esto deriva que toda lectura que hagamos de documentos del pasado estará influenciada por nuestra lectura de eventos en el presente. Debemos reconocer que la completitud de la cronología es tan ilusoria y consensuada como la de cada uno de los documentos con que trabajamos. Estas ideas se oponen a una tradición historiográfica que se pretende objetiva, capaz de contarlo y medirlo todo en secuencias cronológicas continuas y lineales. Es muy importante aceptar esa fragmentariedad, casi diría abrazarla, porque es a partir de no pretender totalidades que podemos vislumbrar órdenes nuevos.

9Desde la arqueología, Laurent Olivier (2011 en Verdesio, 2013b; Olivier, 2004) sostiene que se trata de reconocer la profundidad que habita en los objetos del pasado, cargados de presente, dado que son fragmentos e instantes que se actualizan en nuevas relaciones, agrupaciones y separaciones que suceden a cada momento. Estos fragmentos resisten el orden y la completitud, la secuencia lineal, absoluta y progresiva que la cronología impone sobre el relato histórico. Algunos concuerdan en que el presente no es más que la suma de todos los tiempos pasados que físicamente coexisten en el momento, y creo que es un acuerdo cargado de potencia. El pasado entonces no está muerto, permanece, y, además, no es uno solo. En cada objeto habitan múltiples temporalidades que lo enlazan a distintos pasados y actualizaciones. Pensemos en nuestras fuentes para extender estas propiedades del registro arqueológico al registro documental. Sabemos que las fuentes son también fragmentarias, que están llenas de silencios, dispersas y ordenadas de acuerdo con distintas lógicas impuestas sobre ellas, y que incluso estas lógicas se actualizan permitiendo nuevos recorridos (Muzzopappa, 2016; Caimari, 2017; Nacuzzi, 2018). Sabemos también que las fuentes trabajan con el lenguaje, y por este motivo pueden mentir, aunque no “hablen” (Gomes da Cunha, 2004). Las múltiples maneras de leer las fuentes a las que referí antes intentan armarnos para lecturas que se anticipen a estas complejidades. No obstante, en lo que refiere a lo temporal, la cronología lineal, sucesiva y progresiva parece ser aún la forma de agrupación predominante.

10No hay nada intrínsecamente negativo respecto de organizar fragmentos del pasado en secuencias lineales y progresivas, sólo quiero decir que existen otros órdenes posibles y quizás convenientes. De acuerdo con el entendimiento del pasado como algo vivo y cambiante, entiendo que construir historias que pretendan ser totalidades en segmentos delimitados de un pasado desconectado del presente sería imposible tanto para la antropología histórica (o la etnohistoria) como para la arqueología o la historia. Una vez comprendida esa imposibilidad, lo que queda es buscar maneras de organizar las piezas que revelen nuevas relaciones. Lo que esta reflexión intenta es el abandono de la idea de un pasado que se ubica detrás de nosotras y del movimiento que progresa desde allí hacia el presente, idea que ha sido empleada como justificación para negar la historicidad de pueblos no occidentales, a partir de la negación de su contemporaneidad (Fabian, 1983). Evitar toda complicidad con la idea de progreso, advertía Benjamin (1968, p. 257), para aceptar la fragmentariedad tanto de nuestras fuentes como de nuestras producciones.

  • 6 En el texto original dice la pregunta por el pasado, “In an enigmatic sense which will clarify itse (...)

11Una vez abandonada esta idea del pasado, cabe una última reflexión. Como señalara Derrida (1995, p. 27), quizás —solo quizás—, la cuestión archivo no sea una cuestión del pasado.6 Tal vez el archivo se entienda mejor como una pregunta del futuro, una promesa y una responsabilidad para el mañana. Dice el autor que si queremos saber lo que archivo significó (con todas sus prácticas de inscripción, sus impresiones, sus afueras y repeticiones, su fuerza de ley y potencia revolucionaria), sólo lo sabremos en los tiempos que están por venir; no mañana, sino quizás más tarde (o quizás, nunca). “Tanto como y aún más que una cosa del pasado, antes que eso, el archivo debería venir a cuestionar la llegada del futuro” (Derrida, 1995, p. 26, la traducción es mía).

El corpus y la semiosis como estrategias de agrupación y lectura

  • 7 Otra experiencia importante a partir de fotografías de la primera mitad del siglo XX y trabajo cola (...)
  • 8 Respecto de esta discusión, en la introducción a Colonialism Past and Present (Bolaños y Verdesio, (...)

12La tarea de hallar la relación dialéctica entre lo-que-ha-sido y el ahora, una imagen donde el pasado y el presente se unen y aparecen juntos en una constelación (Benjamin, 1999, p. 462) no es nada sencilla. Para el caso del Chaco al menos, existen trabajos donde las relaciones entre el pasado y el presente no son unilineales, sino más bien circulares o estrelladas (Gordillo, 2004, 2014). Traigo el ejemplo de Gordillo porque es interesante ver allí cómo los conjuntos de ruinas se solapan en el espacio y el tiempo y se arreglan o desajustan en relación con los presentes (personas y períodos) que les otorgan sentidos. Se trata de una manera orgánica de narrar la insurgencia indígena y gaucha, y también la conquista militar del Chaco a través de las múltiples formas de destrucción (Gordillo, 2014, p. 35). En su obra conviven las fuentes documentales, los restos materiales, los testimonios orales y los discursos oficiales y religiosos. Todos se actualizan entre sí, se condensan y ofrecen esa imagen del presente (caracterizado por la forma de destrucción de la expansión agrícola) como la suma de todos los pasados (de todas las anteriores destrucciones, materiales y simbólicas). Dicho esto, un aspecto fundamental en su obra se relaciona con el trabajo etnográfico con personas indígenas y criollas en la actualidad. Muchas de las estrategias de disrupción en el discurso del archivo que el autor emplea tienen que ver con instancias de la observación participante, conversaciones, registros de historias orales, afectos y reacciones que corrigen, contradicen o acuerdan con las versiones a las que podemos acceder a través de los documentos. Existen otras experiencias que comparten la intervención de los archivos a partir de la lectura o interpretación de los descendientes en la actualidad de quienes fueron narrados por esos textos o fotografiados, algunas que ya mencioné antes. Otra, una de las más potentes para la región, es la interpretación de ciertas claves en la fotografía sobre la masacre de Napalpí (1924) por parte de los descendientes de las víctimas (Giordano y Reyero, 2012).7 Por esta vía llegaríamos a una discusión sumamente interesante sobre los horizontes de nuestra tarea y las posibilidades de dirigir el archivo hacia otras interpretaciones, algo que escapa al alcance de este trabajo, pero ha sido discutido por Estruch y Rodríguez (2021). Por ahora me refiero al trabajo de quienes (¿todavía?) analizamos documentos exclusivamente y por distintos motivos no trabajamos con grupos sociales en el presente. Lo que busco es una manera de intentar una cronología no del todo completa, como aparece en Gordillo (2014), que intente vincular los eventos de forma significativa antes que cronológica. ¿De qué manera creamos estos lazos o estas constelaciones entre documentos, textos, objetos? Especialmente, quienes venimos de o nos dedicamos a los estudios coloniales, que suelen considerarse como el punto de partida o el origen, el antecedente, el pasado de otros momentos ubicados lineal-cronológicamente después. Respecto al “origen colonial”, aunque se trata de una idea condicionante, no es, como ha señalado Foucault a través de la crítica genealógica (1991, p. 4), necesariamente determinante para las transformaciones históricas posteriores. Es decir, por más atractivo que sea pensar en un “origen colonial”, no encontraremos en esa afirmación el punto de la verdad, ni la esencia o germen de algo que aparecería después de idéntica manera.8 Me interesa pensar en los pliegues y pulsos que en distintos momentos emergen en los documentos, con qué tensión se unen estas apariciones, qué traen de nuevo y cuánto reelaboran de su propio pasado. Para esto, tomo la propuesta de Ann Stoler (2016) sobre rastrear lo que ella ha llamado “recursividades coloniales” [colonial recursions] en un intento por alejarse de las ideas más simplistas de continuidades y rupturas. Según la autora, las historias recursivas “están menos marcadas por una ruptura abrupta o por una continuidad, y tampoco por una repetición de lo mismo (un punto en el cual Foucault ha insistido). En cambio, son procesos de reinscripciones parciales, desplazamientos modificados, y recuperaciones ampliadas” (Stoler, 2016, p. 27; la traducción es mía).

13La idea de recursividad supone que los procesos políticos y sociales no suceden jamás en un mismo campo, ni se dan de forma mimética con los que los preceden. Así, la autora se esfuerza por refinar nuestra atención y nuestro vocabulario hacia las presencias, la durabilidad y la persistencia colonial no lineal. El desafío entonces consiste en cómo rastrear estos modos de persistencia colonial, no siempre tan obvios, ya que no necesariamente se llevan a cabo en los mismos términos ni se inscriben en las mismas relaciones. Una respuesta fragmentaria y tentativa es repensar —una vez más y cada vez— el corpus, que como dije es también nuestro campo. Mignolo (1992) planteó la noción de corpus a principios de los noventa para dejar de lado la idea de canon, en un episodio muy divertido y dramático que se conoció como “las guerras del canon” (Verdesio en Rufer, 2023). Si hasta entonces, en los estudios coloniales (pero también en otras áreas afines) había una lista de obras prestigiosas y necesarias, un salto y seña para quienes querían formar parte de la especialidad, luego de esta discusión se asentó la idea de que el corpus es todo lo que la investigación necesite, sin jerarquías, privilegios ni relaciones de subordinación entre sus partes, sin más o menos prestigio. En aquel momento, esto quería decir que las grandes novelas de Cervantes podían coexistir con folletines y revistas criollas sin estar en una relación desigual de importancia, al menos en teoría. Para quienes investigamos el pasado de grupos indígenas, la noción de corpus permitió ingresar a nuestras agrupaciones una serie de documentos que eran considerados hasta entonces menores en un movimiento que acompañó desde los estudios literarios a aquel que en el Cono Sur hiciera la Etnohistoria (Lorandi, 2012). Aún más útil me resulta el concepto de “semiosis colonial” (Mignolo, 1992) para articular un corpus históricamente diverso y darle sentido a una agrupación que no tiene por qué ser “canónica”. Es decir, una vez comprendido que nuestro corpus no tiene que ser canónico —no son ni los grandes libros, ni las grandes obras, ni los grandes hombres, al menos no necesariamente, y ciertamente no de forma exclusiva— en su composición, la cuestión de la semiosis nos orienta hacia el ordenamiento. Si tradicionalmente el canon se ordenaba de forma lineal y cronológica (conforme a cierta idea del pasado y la historia que ya se ha discutido), la noción de semiosis colonial se acerca más a una agrupación relacional, no necesariamente delimitada por las barreras entre siglos o por los Grandes Acontecimientos de la Historia.

14Ni el corpus ni la semiosis colonial son conceptos nuevos, pero no los hemos aprovechado lo suficiente, que tienen mucho más para darnos como estrategias de lectura y agrupamiento. El término “semiosis colonial” refiere a aquellos procesos que se relacionan con una situación colonial o son producidos dentro de una situación colonial, independientemente de su fecha de producción o tipo de material (Mignolo, 1995, p. 8). Es decir, lo importante no es el formato o la temporalidad, sino el referente que comparten. En un sentido similar, aunque menos específico, Derrida (1995) se refiere al principio de consignación [consignation] como el arreglo sincrónico de un corpus que se articula en una configuración ideal a partir de signos en común (p. 10). Por un lado, la ventaja de la noción de semiosis colonial es que incorpora otras formas de interacción social que no son documentos escritos, y nos invita a considerar el encuentro, durante el período colonial de diversas y conflictivas prácticas semióticas (Mignolo, 1995, p. 66). Por el otro, la idea de “la situación colonial” como referente permite una agrupación extendida con discursos que no fueron producidos durante la colonia, pero se relacionan a través de distintas palabras, categorías y materiales. Es importante señalar que el referente, aunque compartido, no necesariamente es el mismo, ya que toda recursividad implica, como lo señaló Stoler (2009), desplazamientos y modificaciones. El trabajo de identificar el referente, esclarecer la similitud, conectar los productos de distintas economías textuales y documentales, y darle sentido a esa agrupación es nuestra tarea de investigación y escritura.

15Podemos acordar en que ciertas estructuras de poder, exclusión, despojo y acumulación que se presentan en los Estados nacionales y hasta la actualidad se relacionan con procesos coloniales no ya considerados como orígenes o puntos de partida, pero sí como componentes de peso en reelaboraciones posteriores que son recursivas, es decir, que regresan a algo anterior pero no lo hacen de la misma manera. Las estructuras coloniales de poder y dominación perduran al mismo tiempo que se modifican a través del uso legítimo de la fuerza y la institucionalización de la ciudadanía blanca y homogénea a partir de distintos instrumentos, derechos y obligaciones. Siguiendo este razonamiento, podemos pensar que las fuentes del temprano siglo XX tienen mucho para decirnos, pero también iluminan su propio itinerario, su pasado. Como ha sido señalado por otras investigadoras, los documentos tienen una narrativa de origen que puede contradecir los motivos genuinos de su surgimiento, o al menos ocultarlos, pero no pueden librarse de las relaciones que, como investigadoras del presente, planteamos con otros fragmentos del corpus. En ese ordenamiento, que planteamos desde el presente, podemos acceder a información nueva siempre y cuando seamos capaces de extrañar a las fuentes de su propio discurso y ponerlas en relación con otras series (Muzzopappa y Villalta, 2011). Incluso cuando los documentos sean coherentes con su propia narrativa de surgimiento, nada impide que las actualizaciones disloquen una vez más su contenido a la luz de otras problemáticas, dado que como se dijo antes, todo objeto es susceptible de seguir alojando relaciones, afectos, movimientos dentro de sí. En el mejor de los casos, esto puede expresarse cuando los materiales que fueron producidos para servir a la dominación de los hispanocriollos sobre los grupos indígenas se transforman en la actualidad en documentos empleados para la búsqueda de verdad y justicia de los descendientes y grupos indígenas. Esto ha sucedido para el caso de Napalpí, otro ejemplo podría ser la relectura de una cédula real como prueba de posesión tradicional de los territorios por parte de una comunidad indígena en Amaicha del Valle, Tucumán (Boullosa-Joly y Rodriguez, 2014). En casos más moderados, como el que presento a continuación, puede iluminar relaciones nuevas entre procesos o fenómenos coloniales y nacionales.

Documentos estatales para la comprensión colonial

16La Argentina de fines del siglo XIX suele ser presentada a partir de la idea de progreso y la determinación de la Generación del 80, una clase política e intelectual fuertemente marcada por la perspectiva positivista, para quienes los indígenas eran obstáculos en la consecución de un proyecto social y estatal (Terán, 2000). En ella, el progreso moral y el progreso económico se erigían sobre los pilares del orden social y la paz con el fin de modernizar la sociedad. Si esta es la cara visible de la nación moderna, a partir de un agrupamiento específico de fuentes intenté explorar el reverso, las ansiedades, tensiones y dificultades materiales y simbólicas que cruzaban el camino rectilíneo hacia el progreso infinito. Este camino ha sido recorrido ya por grandes investigadoras, entre ellas Claudia Briones, quien analiza las formas en las que el Estado nación argentino gestiona la diversidad de su composición étnica, genética y cultural con el objetivo de conformar una identidad homogénea, más bien blanca, en la que la etnicidad no tiene lugar, siendo la ciudadanía una adscripción obligatoria. A este proceso lo llama “formación nacional de alteridad” (Briones, 2005, p. 18) e indica que, de modo general, la definición de un “nosotros” y “los otros” se produce de acuerdo a una economía política de la producción de diversidad cultural, en la que valores y nociones metaculturales informan a la cultura con respecto a los significados de distintos rasgos y características considerados atributos propios o ajenos. Lo que deriva en la producción de “tipos” de otros internos (indígenas, afrodescendientes, inmigrantes) en base a marcas particulares que son destacadas y convertidas en objeto de representación cultural. Estas formaciones “reproducen desigualdades internas —y renuevan consensos en torno a ellas— invisibilizando ciertas divergencias y tematizando otras, esto es, fijando umbrales de uniformidad y alteridad que permiten clasificar a dispares contingentes en un continuum que va de ‘inapropiados inaceptables’ a ‘subordinados tolerables” (Briones, 2005, p. 19).

17Desde su identificación como “indios”, las poblaciones nativas han sido sociológicamente diferenciadas de acuerdo con dos parámetros: raza y cultura. La autora, siguiendo a Segato (1990), considera que “el juego históricamente sedimentado de marcas” va entramando formaciones nacionales de alteridad y matrices de diversidad diferentes para cada nación (Briones, 2005, p. 19). Sugiero pensar a estos “juegos” de forma más sistemática como formaciones coloniales de alteridad, sobre todo cuando hacia el interior de la gran partición entre indígenas y no indígenas podemos identificar durante el período colonial otras formas de comunalización, diferenciación y territorialización (como las que existen entre “indios amigos” y “salvajes, bárbaros e indómitos”, entre otras). Estas responden no solo a las variables de raza y cultura como se presentan en la formación del Estado nación, sino a otros valores contextualmente importantes, como la docilidad, o la insurgencia. Es a partir de esta idea que me propongo investigar fuentes del siglo XX, buscando en ellas el lugar que ocupan dentro de formaciones coloniales que las anteceden.

  • 9 En la tesis doctoral, analicé un tercer discurso a partir de una selección del registro fotográfico (...)
  • 10 Ingeniero, nacido en la provincia de Santa Fe en 1875, falleció en Buenos Aires en 1920. Fue Inspec (...)

18Para este caso, analicé algunos9 discursos producidos en la primera mitad del siglo XX. El primero es el registro documental del ingeniero José Niklison10 “Los Tobas” (1916), publicación que sucedió a un informe sobre las condiciones de trabajo en el noroeste argentino (1914) devenido en etnografía aficionada. El segundo se basó en el análisis de la Historia de la Nación Argentina (1961 [1938]). Se trata de una obra que consta de catorce volúmenes en total, producida y publicada por la Academia Nacional de la Historia en Argentina, antes llamada Junta de Historia y Numismática Americana, fundada en 1893 por Bartolomé Mitre. Consideré la obra en su totalidad como proyecto holístico, político y educativo que forma parte de una serie de dispositivos que construyen al mismo tiempo la nación y la historia argentina. Especialmente, analicé aquellas secciones que refieren a la región chaqueña y sus habitantes, con el objetivo de identificar la forma en que se reelaboran y reducen los distintos conocimientos producidos durante la colonia sobre estos grupos y terrenos. El objetivo del análisis fue exponer la manera en la que el territorio y las personas fueron incorporados a la historia nacional argentina, es decir, cuál es la imagen de ellos que es narrada como parte de la nación, y cuáles son las otras que quedan por fuera de ese relato, el conjunto de los silencios inherente a cualquier narrativa histórica (Trouillot, 1995, p. 27). Dentro de esa selección, composición o recorte, persisten o se relaboran ideas previas sobre las relaciones interétnicas y la posibilidad (o imposibilidad) de una sociedad que estuviera en parte conformada por personas indígenas de tradición nómada o seminómada. Cabe recordar que los artefactos documentales, como los llama Olivia Gomes Da Cunha (2020), no son objetos de segundo grado, es decir, no son sólo el producto de ciertas relaciones sociales; sino que ellos mismos producen nuevas materialidades, engendran relaciones nuevas y transforman y crean personas (p. 4). Esto puede ser más evidente para el caso de la fotografía, pero vale también para los registros documentales que aquí señalo.

  • 11 Una de las principales exclusiones de este análisis es la figura de Alfred Métraux (1902-1963), el (...)

19En conjunto, estas fuentes revelaron un itinerario para las primeras construcciones exotizantes del Chaco ancladas en el país. Esto no quiere decir que sean las únicas, pero sí se trata de la formación discursiva que ha tenido una influencia perdurable hasta la década de 1960 al menos11 (Gordillo, 2006, p. 241). El primer documento ofreció representaciones ambiguas sobre las personas indígenas y los terrenos del Chaco a principios del siglo XX de acuerdo con la ambivalencia y las tensiones que recorrían los debates científicos y políticos en torno a la nacionalidad argentina, la extranjería de los indígenas y su rol como trabajadores asalariados. Gran parte de esta ambigüedad era tributaria de contradicciones anteriores, recursividad de discursos coloniales, principalmente aquellos de los misioneros jesuitas y administradores con funciones militares. Dicho rápidamente, los discursos sobre la naturaleza de las personas indígenas como mano de obra de los ingenios son ambiguos porque los presentan como seres débiles e infantiles con necesidad de ser tutelados, y al mismo tiempo, vigorosos trabajadores incansables en virtud de una supuesta conexión natural con los terrenos. Encuentro allí una reelaboración de la ambivalencia entre los discursos de militares y jesuitas, quienes en función de sus intereses particulares (la guerra ofensiva o la conversión religiosa) sentaron las bases para ambos imaginarios y se sirvieron de ellos para llevar adelante sus proyectos.

20Así como los mapas presentan una imagen final sin dar cuenta de los itinerarios de los que son producto, el discurso oficial de la Academia Nacional de la Historia, el segundo documento, resolvió aquellas tensiones y conflictos en un relato unificado del pasado, que a la vez funciona como relato del presente. En su conexión con la economía textual que acompañó el largo período de ofensivas y defensivas coloniales hacia el interior del Chaco, la Historia de la Nación Argentina reveló para mí un Estado en formación que intentaba suturar sus contradicciones y ansiedades morales con una única historia basada en una selección y reescritura de discursos anteriores. Así, definieron el carácter belicoso o guerrero de ciertos grupos y marcaron para siempre su destino como enemigos de la patria, porque lo habían sido y dejarían de serlo sólo extintos. En este pliegue es solo un tipo de discurso el que regresa, aquel que determina el carácter enemigo de los grupos indígenas de alta movilidad, y auspicia la pronta extinción a través de la incorporación a la ciudadanía blanca. La imagen de un indígena que constituye el pasado y un fragmento del presente pero nunca el futuro de la nación es fruto, claro está, de su contexto, pero no se desentiende de los lazos con formaciones coloniales de alteridad que marcaron distinciones hacia el interior de la gran categoría “indígena”. Estas distinciones validan tratos disímiles, formas de administración, operaciones extractivas, campañas de exterminio, entre otras, que se consideran justificadas o lógicas dentro de esa economía textual-política.

21Por estos motivos, la identificación de reelaboraciones, pliegues, o “recursividades” de discursos coloniales en las construcciones de la subalternidad indígena sigue siendo una tarea precisa para los estudios coloniales, aunque ella implique trascender las fronteras tradicionales en términos temporales. Esta idea sigue la huella de Patricia Seed (2001), quien insiste en no cortar los lazos que nos unen material y simbólicamente con la conquista y colonización. Sin pretender que las investigaciones puedan dar cuenta de forma completa de períodos tan distintos, esta estrategia puede agregar matices al entendimiento que tenemos de los discursos oficiales del Estado Nación argentino, si consideramos que la mayoría de las estrategias (discursivas y simbólicas, pero también materiales) conllevan desplazamientos, reelaboraciones o movimientos de aquellas presentes durante el período colonial, con resultados disímiles. Plantear la conversación entre estos fragmentos como un sistema, teniendo que sacrificar la rigurosidad de la línea de tiempo y la cronología es una avenida posible.

Pensamientos Finales: todo archivo es colonial

22Tal como lo plantearon Foucault (1979) y Derrida (1995), el archivo oprime, cataloga, controla, fija, expresa el control gubernamental sobre los cuerpos, las experiencias, las memorias y los productos materiales. El archivo es resultado de una cierta hegemonía y, al mismo tiempo, la reproduce, entrega a las decisiones del presente la determinación de lo que será la historia del futuro; un proceso incesante que puede darnos náuseas o fascinarnos, en la doble acepción de archive fever (Derrida, 1995). Más allá de los criterios “originales” de organización, configuración y funcionamiento de los archivos, tal como sugiere Valeria Añón (2020), se trata de una maquinaria narrativa que se origina en una matriz colonial dada, pero continúa operando más allá del contexto de surgimiento. Por otra parte, estos y muchos más autores después insisten e insistimos con la potencia radical y subversiva de los archivos. Las ideas que se plantearon aquí buscan desatar algo de esa potencia mediante estrategias de agrupación y lectura que intervienen en la cronología lineal y progresiva.

23Para el caso chaqueño, las formas de despojo de las tierras y los cuerpos indígenas se actualizan en un discurso estatal que dibuja sobre las líneas ya marcadas por las prácticas de administración de personas, territorios y ejercicios del poder durante el período colonial. Rastrear las tensiones y movimientos entre unos y otros momentos es una tarea que no está terminada, sobre todo porque la “ilusión del estado” (Abrams, 1998), sus mitos fundacionales y sus fetichismos nos proponen una idea de aparato que legitima su propia autoridad a través de la escritura y de ese modo selecciona su propio pasado. Sin un conocimiento profundo de las formaciones coloniales de alteridad, esta ilusión puede pasar inadvertida y conducirnos a un presente escindido del pasado. Como ya fue dicho, una separación tal nos permitiría cómodamente demonizar a los europeos que iniciaron la conquista y colonización, ya que de esta manera renunciamos a una relación de continuidad con ellos, renunciamos a responsabilidades compartidas, renunciamos a ser protagonistas de esa historia y nos convertimos en meros espectadores, indignados, pero limpios (Seed, 2001, p. 5). Las políticas de reconciliación están también relacionadas con estas ideas, colocando la época de los abusos en un pasado fijo e inamovible, mirando el pasado desde una supuesta asepsia provista por los aparatos del Estado. Desde un punto de vista político, la insistencia nos permite hacer lugar a reparaciones materiales y simbólicas en lugar de reconciliaciones sobre un pasado que se considera muy lejano.

24En los discursos que dieron cuenta del temprano siglo XX para la región del Chaco, fueron identificados sintagmas y fragmentos que ya habían aparecido en la investigación en otras fuentes y retornaban modificados, pero potenciados por la fuerza del discurso estatal. El análisis no fue lineal; de hecho, para poder inscribirlo en el mismo trabajo tuve que abreviar un siglo entero de genocidio y guerras. No quiero decir que las guerras y las campañas de exterminio sean poco importantes, pero renunciar a los grandes eventos en busca de nuevos ordenamientos puede revelar, como lo reveló en mi caso, la naturaleza de objetos culturales que se entendían separadamente. En la búsqueda por otras escrituras de la historia y la memoria, sugiero que pensemos también las agrupaciones y estrategias de lectura en un sentido temporal. Las contradicciones, violencias y silencios de los archivos se encuentran del todo vinculados con los textos y proyectos coloniales, porque la configuración del mundo tal y como lo conocemos hoy no puede desentenderse de aquellos procesos. Entonces, explicitar la conexión entre unos y otros (y nosotras) es una forma de posicionarse con respecto a esos lazos que conectan el pasado con el presente o de poner en marcha una concepción acerca del pasado que lo considera lleno del presente. Se trata de acercar al presente ese pasado tan lejano, como suele pensarse a la época colonial, ordenando una trama en la que las recursividades, reelaboraciones y desplazamientos nos vinculan con los problemas más actuales de nuestra sociedad, que suelen coincidir con algunos problemas fundamentales de nuestra historia.

Inicio de página

Bibliografía

Abrams, P. (1988). Notes on the difficulty of studying the state. Journal of Historical Sociology, 1(1), 58-89. (Original work published 1977).

Añón, V. (2020). Intervención-Primera Ronda. Corpus, 10(2), 6-9.

Benjamin, W. (1968). Illuminations. New York: Harcourt, Brace & World.

Benjamin, W. (1999) The Arcades Project. Cambridge, Mass.: Belknap Press of Harvard University Press.

Bolaños, A., y Verdesio, G. (Eds.). (2002). Colonialism past and present: Reading and writing about colonial Latin America today. State University of New York Press.

Boullosa-Joly, M., y Rodríguez, L. B. (2014). Fuentes etnográficas e históricas: Repensando la relación entre pasado y presente. El caso de la comunidad indígena de Amaicha del Valle (Tucumán). Memoria Americana, 22-2, 43-66.

Briones, C. N. (2005) “Formaciones de alteridad: Contextos globales, procesos nacionales y provinciales”, en Cartografías Argentinas. Políticas Indigenistas y Formaciones Provinciales de Alteridad, Buenos Aires, Antropofagia, pp.11-43
Caimari, L. (2017). La vida en el Archivo. Goces, tedios y desvíos en el oficio de la historia. Siglo XXI Editores.

Carrasco, M., Costilla, J., Estruch, D. y Wahren, C. (2014). La construcción de historias y memorias a través de fotografías etnográficas: una lectura interdisciplinaria. Universidad Nacional de Luján. Cuadernos de Antropología, 12(12), 159-174.

Comaroff, Jean ; Comaroff, John. (1992). Ethnography and the Historical Imagination. Boulder, CO: Westview Press.

Crespo, C. (2020). Prácticas de archivación mapuche en la Patagonia Argentina. En Pueblos Indígenas, Archivos y Memorias. Reflexiones teórico-metodológicas e itinerarios de investigación desde México y Argentina (173-198). Universidad Michoacana San Nicolás de Hidalgo.

Dalla Corte Caballero, G. (2013). La Misión Franciscana de Laishí: el proyecto del ingeniero José Elías Niklison (1910-1920). História Unisinos, 17(3), 203-215.

Derrida, J. (1995). Archive fever: A Freudian impression. Diacritics, 5(2), 9-63.

Escolar, D. (2013). Huarpe Archives in the Argentine Desert: Indigenous Claims and State Construction in Nineteenth Century Mendoza. Hispanic American Historical Review, 93(3), 451-486. https://doi-org.proxy.library.upenn.edu/10.1215/00182168-2210867

Estruch, D., & Rodríguez, L. B. (2021). Sharing the past: Reflections on “The archive” as a site of exchange and dialogue of bodies of knowledge. Glocalism, 2021(2)https://doi.org/10.12893/gjcpi.2021.2.14

Fabian, J. (1983). Time and the other: How anthropology makes its object. Columbia University Press.
Foucault, M. (1979). Discipline and punish: The birth of the prison. Vintage Books.

Foucault, M. (1991). Microfisica del poder. Madrid: Ediciones de la Piqueta.

Giordano, M. y Reyero, A. (2012). Visibilidades e invisibilidades en torno a la Matanza indígena de Napalpí (Chaco, Argentina). La fotografía como artificio de amistad. Cahiers des Amériques. Figures de l'Entre; C.A.F.E. Cahiers des Amériques; 2; 10-2012; 79-101 https://ri.conicet.gov.ar/handle/11336/42336

Gomes Da Cunha, O. (2004). Tempo imperfeito: Uma etnografia do arquivo. Mana, 10, 287-322. https://doi.org/10.1590/S0104-93132004000200003
Gomes Da Cunha, O. (2020).
The Things of Others: Ethnographies, Histories, and Other Artefacts. Leiden, The Netherlands: Brill. https://doi.org/10.1163/9789004429307
Gorbach, F. y Rufer, M. (2016)
(In)disciplinar la investigación. Archivo, trabajo de campo y escritura. México: Universidad Autónoma Metropolitana y Siglo XXI.

Gordillo, G. (2004). Landscapes of devils: Tensions of place and memory in the Argentinean Chaco. Duke University Press.

Gordillo, G. (2006). En el Gran Chaco: Antropologías e historias. Buenos Aires: Prometeo.
Gordillo, G. (2014). Rubble: The afterlife of destruction. Durkham: Duke University Press.

Guber, R. (2001). La etnografía, método, campo y reflexividad. Buenos Aires: Grupo Editorial Norma.

Lorandi, A. M. (2012). ¿Etnohistoria, Antropología Histórica o simplemente Historia? Memoria Americana. Cuadernos de Etnohistoria, 20(1), Article 1.

Malinowski, B. (1972). Prólogo e introducción: Objeto, método y finalidad de esta investigación. En Los argonautas del Pacífico occidental (pp. 13-42). Buenos Aires: Planeta-Agostini.

Marcus, G. E. (1995). Ethnography in/of the World System: The Emergence of Multi-Sited Ethnography. Annual Review of Anthropology, 24, 95–117.

Mignolo, W. (1992). Second Thoughts on Canon and Corpus. Latin American Literary Review, 20(40), 66-69.

Mignolo, W. (1995). The darker side of the Renaissance: Literacy, territoriality, and colonization. University of Michigan Press.
Mignolo, W. (1992). "Semiosis Colonial: La Dialéctica Entre Representaciones Fracturadas Y Hermenéuticas Pluritópicas". In Discurso colonial hispanoamericano. Leiden, The Netherlands: Brill. https://doi.org/10.1163/9789004485389_003

Muzzopappa, E. (2016). Lógicas burocráticas: Rastros y trazas desde un archivo de inteligencia Dilemas. Revista de Estudos de Conflito e Controle Social; 9 (2); 251-270.

Muzzopappa, E. y Villalta, C. (2011). Los documentos como campo: Reflexiones teórico-metodológicas sobre un enfoque etnográfico de archivos y documentos estatales. Revista Colombiana de Antropología, 47(1), 13-42.

Muzzopappa, E. y Villalta, C. (2022). El archivo como nativo: Reflexiones y estrategias para una exploración antropológica de archivos y documentos. Etnografías Contemporáneas, 8(15). https://revistasacademicas.unsam.edu.ar/index.php/etnocontemp/article/view/1223

Nacuzzi, L. R. (2018). Entre los datos y los formatos: Indicios para la historia indígena de las fronteras en los archivos coloniales. Centro de Antropología Social IDES.
Pensa, L. (2021). El retorno a lo visual en el estudio de documentos cartográficos: Análisis de un plano para la gobernación de Paraguay a mediados del siglo XVII. Fronteras de La Historia, 26(1), 38–60. https://doi.org/10.22380/20274688.1237

Pensa, L. (2023). Tierra de Indios Enemigos: Imaginación Cartográfica, Despojo Renovado y Entrada en la Historia del Chaco Insurgente (siglos XVI-XX) [Doctoral dissertation, University of Michigan].
Rodriguez, M. (2010). De la 'extinction' a la autoafirmacion: procesos de visibilizacion de la comunidad tehuelche Camusu Aike (provincia de Santa Cruz, Argentina) [Doctoral dissertation, Georgetown University]. 
https://repository.library.georgetown.edu/handle/10822/553246.
Rodriguez, M., San Martin, C. y Nahuelquir, F. (2016). Imágenes, silencios y borraduras en los procesos de transmisión de las memorias mapuches y tehuelches. En A. M. Ramos (Ed.),
Memorias en lucha: recuerdos y silencios en contextos de subordinación y alteridad (pp. 111-140). Universidad Nacional de Río Negro.

Rufer, M. (2023). La colonialidad y sus nombres: conceptos clave. Buenos Aires: CLACSO.
Sardi, M. y Rodriguez, M. (2021). De colección a genealogía: Reflexiones sobre la restitución de

Sam Slick. Bulletin de la Societe Suisse Des Americanistes, 81(3), 73-81.

San Martín, C. (2017). El resto moral tehuelche. Conversaciones del Cono Sur, 3(1), Retrieved October 19, 2023.from https://conosurconversaciones.files.wordpress.com/2017/09/conversaciones-del-conosur-3-1-san-martin.pdf

Segato, R. L. (1990). Uma voçacão de minoria: A expansão dos cultos afro-brasileiros na Argentina como processo de re-etnicização. Brasilia: Universidade de Brasília, Instituto de Ciências Humanas.

Seed, P. y Seed, P. (2001). American pentimento: The invention of Indians and the pursuit of riches. University of Minnesota Press.

Stoler, A. (2009). Along the archival grain: Epistemic anxieties and colonial common sense. Princeton University Press.
Stoler, A. (2016). Critical Incisions: Concept Work and Colonial Recursions. En Duress: Imperial Durabilities in Our Times. Durkham: Duke University Press.

Terán, O. (2000). Vida intelectual en el Buenos Aires fin-de-siglo (1880-1910): Derivas de la “cultura científica” (1st ed.). Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Trinchero, H. (2000). Los dominios del demonio: Civilización y barbarie en las fronteras de la nación: El Chaco central (1st ed.). Buenos Aires: Eudeba.

Verdesio, G. (2001). Forgotten conquests: Rereading New World history from the margins. Philadelphia: Temple University Press.

Verdesio, G. (2013a). Entre lo interdisciplinario, la indisciplina y la no disciplinariedad: Riesgos y virtudes de los cruces teóricos y prácticos entre las disciplinas académicas. Jangwa Pana, 10(1), 27–45.
Verdesio, G. (2013b). Indigeneity and time: Towards a decolonization of archaeological temporal categories and tools. En A. González-Ruibal (Ed.), Reclaiming Archaeology: Beyond the Tropes of Modernity (pp. 168-180). Routledge.

Verdesio, G. (2023). Semiosis Colonial. En M. Rufer (Ed.), La colonialidad y sus nombres: conceptos clave (pp. 275-284). Buenos Aires: CLACSO.
Zeitlyn, D. (2012). Anthropology in and of the Archives: Possible Futures and Contingent Pasts. Archives as Anthropological Surrogates. Annual Review of Anthropology, 41(1), 461-480. https://doi.org/10.1146/annurev-anthro-092611-145721

Inicio de página

Notas

1 Una primera versión de este artículo fue presentada en la XIV RAM de 2023, en Rio de Janeiro (Brasil) en el GT 28 “Archivos y documentos en antropología social: reflexiones metodológicas, estrategias analíticas y aportes teóricos”, coordinado por las doctoras Leticia Ferreira (UFRJ) y Eva Muzzopappa (UNRN/CONICET). A ellas y a los participantes del GT les agradezco la lectura y las sugerencias. A quienes evaluaron este artículo anónimamente les agradezco por la generosidad en la tarea, por las preguntas y las herramientas que me brindaron para una mejor versión de este texto y para lo que sigue. La responsabilidad por lo dicho en este artículo es enteramente mía.

2 “De acuerdo con Kristeva (quien toma el término de Nietzsche), se trata de la versión occidental del tiempo. El tiempo de la historia es entendido, entonces, como un continuum que lleva a un cierto fin y está basado en la noción de causalidad. Es fundamentalmente verbal y, lo más importante, es generado a través de la escritura” (Verdesio 2001, p.3, la traducción es mía).

3 Esta temporalidad contempla la historia amplia de expediciones militares y científicas que tomaron miles de cautivos indígenas y los repartieron para la cosecha del azúcar, el servicio doméstico y la explotación sexual, las más renombradas campañas del General Victorica (1881-1884, un listado de ellas se encuentra en Trinchero, 2000, p.133) y las múltiples expediciones por los ríos hasta el establecimiento de la frontera en el Pilcomayo (1899) y la disolución de la división de caballería del Chaco (1914). En 1917 se dio por terminada oficialmente la Conquista del Chaco, al respecto ver Gordillo (2006, p. 28).

4 Entre ellos, destaco el trabajo de Carolina Crespo (2020) sobre los “archivos de las comunidades” Mapuche como práctica ofensiva-defensiva de los grupos para intervenir en los asuntos que los atañen y contrarrestar las prácticas de silenciamiento y “ventrilocuismo” que eran impuestas sobre ellos (Crespo, 2020, p.185). Primero, porque la atención desplazada del archivo como fuente hacia el archivo como práctica abre una serie de posibilidades para futuras investigaciones en el Gran Chaco, además de las que ya han sido llevadas a cabo por Giordano (en Giordano y Reyero, 2012) y Estruch (en Estruch y Rodriguez, 2021), citadas más adelante en este trabajo. Pero también, porque el otro desplazamiento que genera –desde los archivos estatales hacia los archivos comunitarios– es un movimiento dialéctico que colabora con la comprensión de unos a la luz de otros. En su trabajo, la atención se centra en las prácticas comunitarias de archivación, que surgen como respuesta a y dialogan permanentemente con las prácticas y archivos estatales, tanto coloniales como republicanos. Ver también San Martin (2017) y Rodriguez, San Martin y Nahuelquir en Ramos (2016).

5 Aun cuando existen diversos archivos comunitarios y personales que desafían las prácticas de los estatales, estos movimientos son parte de una dinámica mayor que incluye, responde, desafía y conversa con el Archivo como institución de poder-conocimiento, como es analizado en Crespo (2020) y Escolar (2013), entre otros. Es decir, que forman parte de esa genealogía, aun cuando se diferencien de los archivos estatales de muchas maneras, como es señalado por los autores.

6 En el texto original dice la pregunta por el pasado, “In an enigmatic sense which will clarify itself perhaps (perhaps, because nothing should be sure here, for essential reasons), the question of the archive is not, we repeat, a question of the past” (Derrida, 1995, p.27). Aquí no lo estoy citando textualmente, sino parafraseando.

7 Otra experiencia importante a partir de fotografías de la primera mitad del siglo XX y trabajo colaborativo con grupos del presente puede ser encontrada en Carrasco, Costilla, Estruch y Wahren (2014); y en Estruch y Rodríguez (2021).

8 Respecto de esta discusión, en la introducción a Colonialism Past and Present (Bolaños y Verdesio, 2002), Verdesio desarrolla esta idea como tributaria del pensamiento de José Rabasa (en el mismo volumen), quien a partir de la noción de “legados coloniales” nos invita a trazar los nexos entre las “antigüedades” que forman el objeto de los estudios coloniales latinoamericanos, y el presente de descendientes de grupos que compartieron la experiencia colonial. Es decir, conectar las situaciones coloniales del pasado con los legados del presente a partir de secuencias y analogías que se distancian de un entendimiento esencialista de algún origen inmutable.

9 En la tesis doctoral, analicé un tercer discurso a partir de una selección del registro fotográfico y documental del médico y antropólogo alemán Robert Lehmann-Nitsche (1872-1938). Por cuestiones de extensión no hago referencia aquí a esta selección, pero destaco la posibilidad de realizar un agrupamiento con materialidades diversas, como lo son las fotografías, además de informes ministeriales, textos académicos, etc.

10 Ingeniero, nacido en la provincia de Santa Fe en 1875, falleció en Buenos Aires en 1920. Fue Inspector del Departamento Nacional del Trabajo entre los años 1914 y 1920. Ver Dalla Corte Caballero (2013) para un perfil completo sobre la importancia de Niklison en la región.

11 Una de las principales exclusiones de este análisis es la figura de Alfred Métraux (1902-1963), el etnógrafo más importante de principios del siglo XX, cuyo trabajo tendía a contradecir las posturas exotizantes, aunque también consideraba que la extinción de la cualidad indígena era el resultado natural del desarrollo. Un perfil de su trabajo se encuentra en Gordillo (2006, pp. 235-238).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Laura Pensa, «Todo archivo es colonial: Estrategias indisciplinadas de agrupamiento y lectura de fuentes documentales»Corpus [En línea], Vol. 13 N°2 | 2023, Publicado el 30 diciembre 2023, consultado el 28 febrero 2024. URL: http://journals.openedition.org/corpusarchivos/6811; DOI: https://doi.org/10.4000/corpusarchivos.6811

Inicio de página

Autor

Laura Pensa

Penn-Mellon Postdoctoral Fellow, Center for Latin American and Latinx Studies,

University of Pennsylvania

Estados Unidos

Correo electrónico: lpensa@sas.upenn.edu

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search