Navegación – Mapa del sitio

InicioColecciónVol. 13 N°2RegistrosZur araukanische Volksunde: teorí...

Registros

Zur araukanische Volksunde: teoría y práctica del folklore en los relevamientos de Roberto Lehmann-Nitsche en lenguas originarias

Zur araukanische Volksunde: theory and practice of folklore in Roberto Lehmann-Nitsche's surveys in native language
Marisa Malvestitti

Resúmenes

En este artículo se presenta el guión de una conferencia que Roberto Lehmann-Nitsche, pocos años después de radicarse en la Argentina, desarrolló en 1901 acerca del folklore mapuche. La intervención se realizó a solicitud de la Deutschen Frauen Verein, una asociación de mujeres alemanas con sede en la ciudad de Buenos Aires, y abordó aspectos teóricos sobre esta disciplina, entonces en expansión, desde la perspectiva germana. Además, realizó una catalogación de los materiales empíricos documentados por este antropólogo durante los primeros años de su residencia en el país. El texto original, hasta el momento inédito, se entrega en su versión en alemán y en traducción al español. En la presentación se proporciona un análisis que permite reconocer cómo en esta intervención se integran apreciaciones que Lehmann-Nitsche también sostuvo en posteriores publicaciones científicas y de divulgación por él realizadas. Como se sabe, su producción en el campo del folklore comprendió dos vertientes: por un lado, el folklore criollo y por otro, el devenido de arte verbal y tradiciones de los pueblos indígenas preexistentes, en especial textos correspondientes a géneros narrativos y adivinanzas en las lenguas propias y en castellano. En relación con este último aspecto, se retoman aportes de autores filiados en la tradición germana a fin de indicar afinidades y vínculos, con algunos americanistas que eran sus contemporáneos.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

1Hacia fines del siglo XIX y en el contexto de los estudios americanistas, el folklore como disciplina abocada a procesos y productos culturales de transmisión tradicional comenzó a desarrollarse en Latinoamérica. Según señala Fishman (2012), en ese periodo inicial, que alcanza hasta la década de 1920, se difundió el uso del término disciplinar, se fundaron las primeras asociaciones y se conformaron numerosas colecciones de textos y objetos. En cuanto a los actores preponderantes, destacan Blache y Dupey (2007) que varios de los primeros folklorólogos fueron a la vez arqueólogos. En sus investigaciones no se delimitaba categóricamente el folklore respecto de la etnología, tal como ocurriría décadas después, y, además de considerarse el acervo criollo, se incorporaban aspectos atinentes al arte verbal y el conocimiento tradicional de los pueblos originarios. Sin embargo, según De Jong (2005), ello no implicó una valoración equitativa de estas dos vertientes, sino que coadyuvó a una jerarquización y valorización diferencial de la tradición de base hispánica por sobre los legados étnicos, y además excluyó los aportes culturales de los inmigrantes.

2En relación con el folklore vinculado a los pueblos originarios, Samuel Lafone Quevedo (1835-1920) fue considerado “el precursor argentino más autorizado” en el campo (Torres 1921, p. 3), por la recopilación de lo que denominó “antigüedades indígenas” –“usos y costumbres, folklore y tradiciones que van desapareciendo” (Lafone Quevedo 1888, p. xii)– en las sierras de Catamarca. Asimismo, incluyó alcances sobre el “Folk-lore de las razas indígenas” y “Mitología de las razas indígenas reconstruida del Folklore y de los restos arqueológicos” en 1899 en el programa de la asignatura Arqueología que dictaba en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (Domínguez, 2020, p. 97). Conjuntamente, este erudito se interesó por los procedimientos para la documentación de las lenguas nativas, la clasificación tipológica y las relaciones de contacto en variedades habladas en Chaco y Patagonia (Lafone Quevedo, 1892, 1910; Farro, 2013; Malvestitti y Orden, 2019). Según señala Blache (1992), esa conjunción de intereses fue compartida por otros arqueólogos contemporáneos como Adán Quiroga, Eric Boman y Juan Bautista Ambrosetti, quienes también anotaron relatos y tradiciones en el noroeste del país. En el caso de Ambrosetti, también realizó recopilaciones en Misiones y la región pampeana, y documentó vocabularios de lenguas de familias yê y mataco-mataguaya.

  • 1 Este trabajo se enmarca en el PICT 2019 /PI UNRN 40-B-861 Interacciones entre lenguas y territorios (...)
  • 2 Ver, por ejemplo, Malvestitti (2012, 2015), Canio Llanquinao y Pozo Menares (2013) y Fernández Gara (...)

3En este trabajo nos ocuparemos del quehacer en relación al folklore y la etnoliteratura de Roberto Lehmann-Nitsche.1 Este antropólogo de origen germano fue contemporáneo a los autores anteriormente mencionados e integrante del Museo de La Plata al igual que Lafone Quevedo. Reunió un importante corpus de fuentes escritas y fonográficas sobre el folklore rioplatense en español, las que han sido detalladas, analizadas y en algunos casos publicadas en Bilbao (2004), García y Chicote (2008), García (2009) y Chicote (2011, 2013). Lehmann-Nitsche publicó entre 1911 y 1928 la serie Folklore argentino, además de numerosos artículos científicos y de divulgación. Según observa Chicote, con su labor “redefinió el alcance de lo criollo y fue uno de los que impidió con su actitud exploradora que el destino de desaparición de la literatura popular se cumpliera en su totalidad” (2013, p. 31). Complementariamente, su interés por la documentación lingüística y etnoliteraria de las lenguas habladas entonces áreas rurales y urbanas de la Argentina, lo impulso a registrar –por sí o por medio de corresponsales y colaboradores–, narraciones, mitos, adivinanzas, textos poéticos, coplas y pasajes etnográficos en mapuzungun, guaraní, quechua, aonekko ‘a’ien (tehuelche), selk’nam y günün a yajüch. Estos relevamientos –documentados mediante transcripciones, escritos de los hablantes y también, en algunos casos, grabaciones en cilindros de cera (García, 2009)– fueron comunicados en la época en publicaciones específicas (Lehmann-Nitsche, 1902, 1906 a y b, 1911, 1915, 1919 a, b y c, 1920, 1923, 1926, 1930 a y b, 1936-1941, entre las más relevantes) y en otros casos se recuperaron posteriormente de su Legado.2

  • 3 En el mismo agrupamiento se encuentran: (I-b-1-8) Tierbafeln und Märchen der argentinischen Araukan (...)

4Es objetivo de este artículo presentar el guión de una conferencia que Lehmann-Nitsche dictó en Buenos Aires el 4 julio de 1901 acerca del “folklore araucano”, que hasta el presente había permanecido inédita entre los papeles de su Legado conservado en el Instituto Ibero-Americano de Berlín (Lehmann-Nitsche, 1901a).3 Nos proponemos no solo disponibilizar este texto en su versión original en alemán y en su traducción al español, sino además exponer cómo se vinculan las conceptualizaciones allí sostenidas con otras que el autor sostuvo en publicaciones posteriores, así como indicar afinidades con las que algunos de sus contemporáneos proponían en torno al arte verbal expresado en lenguas originarias.

La conferencia sobre folklore mapuche

Aspectos contextuales

5Como se sabe, Roberto Lehmann-Nitsche arribó a la Argentina en 1897, una vez finalizados sus estudios de doctorado en Ciencias Naturales y Medicina, para ocupar un cargo vacante en el Museo de La Plata. Si bien el campo académico al que debía abocarse en la institución comprendía principalmente el abordaje de aspectos de antropología física y biológica, su interés por el registro del folklore local comenzó a desarrollarse casi inmediatamente. Cuatro años después de su instalación en el país ya había concretado una importante colección de narrativas y cantos en mapuzungun, Ello explica la elección de tema que propuso cuando fue invitado a impartir una conferencia a beneficio de la Deutschen Frauen Vereins (Asociación de Mujeres Alemanas)en la ciudad de Buenos Aires.

6En cuanto a la institución organizadora, existía en ese período en Buenos Aires, según detalla Bryce (2017), una serie de organizaciones germanas que colaboraba no solo con la asistencia social (búsqueda de trabajo y vivienda o la provisión de servicios de salud) para las y los migrantes de ese origen, sino también coadyuvaba a mantener la cohesión social de estos colectivos y a promover su integración a la sociedad civil del país. La Deutschen Frauen Vereins, fundada en 1896, constituyó la única entidad orientada a apoyar específicamente a las mujeres migrantes o descendientes de familias germanas. A principios de siglo XX, según este investigador, contaba con más de doscientas socias y era liderada por esposas de quienes integraban las organizaciones alemanas con destinatarios masculinos y por algunas mujeres profesionales. Asimismo Bryce señala que la asociación, que se autofinanciaba, no ponía en debate los valores entonces consolidados de la sociedad burguesa, sino que apuntaba a promover la moralidad y respetabilidad de las jóvenes y trabajadoras de origen alemán, a contribuir con alojamiento temporario para mujeres que lo necesitaran y a crear mejores condiciones para la crianza de infancias huérfanas. Propósitos similares fueron sostenidos por otras organizaciones femeninas alemanas en entornos coloniales (Wildenthal, 2001).

  • 4 Señala como referencias las notas publicadas por dos periódicos de alta circulación en la Argentina (...)

7No ha podido recuperarse información acerca de cómo Lehmann-Nitsche fue convocado, si bien es una cuestión conocida que durante el desarrollo de su trayectoria en el país mantuvo activos lazos con personas y asociaciones de origen germano en el país (Dávila, 2020). Acerca de esta conferencia puntual, revela Ballestero (2013, tomo I, p. 72) que estaba destinada a un grupo más reducido que el de otras charlas que el antropólogo había brindado y, sobre la base de publicaciones periodísticas4, describe que “las mujeres asistentes a esta charla no salían de su asombro ante las palabras de Lehmann-Nitsche, en las cuales se revelaba que el ordenanza de la policía y el del cuartel de bomberos eran indios araucanos” (I, p. 72).

8Es importante mencionar que el guión se incluye en un texto manuscrito cuya coherencia secuencial no responde completamente a la numeración de páginas asignada. Asimismo, presenta tachados y numerosas abreviaturas que debimos interpretar en la transcripción y traducción. Luego de recibir una copia digital del documento, que agradezco al Departamento de Colecciones Especiales del Instituto Ibero-Americano de Berlín, la normalización del texto en alemán y la versión al español fueron realizadas en colaboración con Sonia Hasenclever durante diversas sesiones de trabajo en la ciudad de Bariloche.

Encuadres conceptuales de la conferencia

  • 5 A este símil, usual en la época, también recurre en un periodo avanzado de su trayectoria académica (...)

9El relevamiento de su obra publicada permite observar que Lehmann-Nitsche empleó el término folklore en diversos trabajos desde principios de la década de 1910, y sobre todo en relación con el ámbito del “folklore argentino”. Es este descriptor el que emplea en el Prefacio a las Adivinanzas rioplatenses, donde señala que el folklore constituye “un manantial… inagotable y que sigue surgiendo del fondo del alma popular” (1911, p. 7).5 Desde un planteo idealista de la disciplina, ubica su estudio en “la parte [de la ciencia antropológica] que busca de escudriñar la psicología étnica” (AAVV, 1925, pp. 106-107), perspectiva que también se visibiliza en el programa de la cátedra de Antropología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires que dictó entre 1914 y 1918, en los que se abordaron temas relativos a la antropología psíquica, la etnología y el folklore (Dávila, 2022).

10En la conferencia que nos ocupa, en cambio, recurrió al término alemán equivalente: Volkskunde ‘saber del pueblo’. Terminología similar –Volkskunde,volkst.[ümlich] Vereinen [asociaciones folklóricas]– emplea en una carta enviada a Rodolfo Lenz (ver su diatriba en 1911 sobre la revista Zeitschrift für argentinische Volkskunde entonces publicada en Buenos Aires (Ennis y Soltmann, 2022, p. 176), y se observa que Lenz también prefiere este término o alternativas como volkskundliche Mitteilungen [informes folklóricos] en diversas cartas enviadas al antropólogo en las primeras décadas del siglo XX (Ennis y Soltmann, 2022, p. 107, 196, 228).

  • 6 Así como Lehmann-Nitsche cita en varios trabajos a Ehrenreich, este también reparó en los cuentos “ (...)

11El planteo de Lehmann-Nitsche acerca del alcance de la perspectiva retoma los antecedentes sostenidos por Wilhelm von Humbolt (1767-1835) y Johann Gottfried Herder (1744-1803), y las conceptualizaciones de varios investigadores germanos que hacia fines del siglo XIX llevaban adelante trabajos de campo en distintas regiones de América, con quienes articuló redes científicas y de correspondencia: Paul Ehrenreich, Karl von den Steinen, Theodor Koch-Grünberg, Konrad Preuss, Franz Boas y, sobre todo, el ya mencionado Lenz.6 En el pensamiento antropológico de estos investigadores, lengua, tradición y “raza” se imbricaban estrechamente y en esa interacción se identificaba un espíritu o impronta que caracterizaba de modo particular a las diversas comunidades humanas. Por ello, en palabras del filólogo Heymann Steinthal (1823–1899), quien coincidía con las ideas humboldtianas, el estudio de una lengua en contextos coloniales requería de la observación y el registro de sus usos a través de frases de la vida cotidiana o de la literatura relacionada con ella:

Sólo los pueblos más desafortunados (y quizá ni siquiera éstos) carecen de cierta poesía y de narraciones prosaicas, pero afianzadas (leyendas, fábulas, cuentos de hadas); más bien, éstas se encuentran en todas partes, y preservarlas sigue siendo siempre lo más importante. […]

  • 7 “Nur den unglücklichtsen Völkern (und viellicht auch diesen nicht) mag es an gewissen Poesien und p (...)

Así se extraen las palabras de toda la vida de los pueblos, de su exhibir, fantasear y pensar, de su seriedad y sus bromas, de su trabajo, su placer y su juego.7 (1875, pp. 557, 559)

  • 8 “Ist man ers so weit, dass man auch längere Gespräche, Erzählung, Liedertext un dgl. verstehen kann (...)

12Desde un enfoque similar, el filólogo George von der Gabelentz (1840-1893) resumió los pasos a seguir en una investigación de campo sobre lenguas hasta entonces desconocidas. Registrar palabras y sintagmas gramaticales constituía el procedimiento central en un primer momento, pero este alcanzaba su completitud “cuando haya llegado a la fase en que pueda entender conversaciones más largas, relatos, textos de canciones y cosas por el estilo, estas serán muy bienvenidas”8 (1892, p. 5). Estas documentaciones debían registrarse y publicarse en dos formatos principales: en la lengua europea hablada a nivel local o propia del investigador y, en menor medida – pero de modo más valioso, dado que “la unidad de un pueblo consiste principalmente en el idioma” (Ehrenreich, en Lehmann-Nitsche, 1899, p. 132)– en las variedades en que habían sido dictados o performados por los narradores indígenas (Boas, 1914, p. 374).

  • 9 Esto fue observado por Pino Saavedra, quien, al no haber accedido a los manuscritos, lamentaba que (...)

13En concordancia con ello, Lehmann-Nitsche no solo asumió el idioma “como signo diferencial” para la identificación de grupos étnicos y pueblos (1899, p. 133), sino que, en ciertos casos priorizó la documentación de arte verbal por sobre la elicitación léxica y de aspectos gramaticales –que, por otro lado, no dominaba–. Tendió así, para el mapuzungun, a “la anotación sistemática de textos más largos, que son los que reflejan el espíritu de la lengua” (1927, p. 69). Su registro siguió los patrones antes señalados: en los manuscritos solía explicitar detalladamente con qué coproductores hablantes había interactuado, qué rol había realizado cada uno –ejecutante, colaborador, traductor, revisor de la versión–, brindaba especificaciones espacio-temporales, y además de realizar una transcripción detallada de variantes fonéticas en las lenguas, proponía la traducción en una variedad de español que denotaba el origen étnico y rural de las y los enunciadores, y mantenía el empleo consistente de pautas retóricas de la oralidad en ambas lenguas. En cambio, para la publicación, la perspectiva variaba. En esos casos, Lehmann-Nitsche prefirió confeccionar versiones facticias, propias de muchas colecciones decimonónicas, las que se asimilaban a patrones de las literaturas europeas y no pretendían mantener fidelidad textual a las versiones originalmente narradas (Prat Ferrer, 2008, p. 65). A modo de ejemplo, presentamos el contraste de un fragmento de tres distintas versiones de la narrativa “Historia del perro y el ratón”: la dictada por Katrülaf en mapuzungun y anotada en forma manuscrita por Lehmann-Nitsche, la traducción literal al castellano incluida en ese mismo documento y la versión facticia en alemán publicada por el antropólogo (cuya traducción al español realizada en la década de 1980 por folklorólogo chileno Yolando Pino Saavedra se ofrece en la cuarta columna). Se hace evidente en el cotejo de textos en situación de registro y publicado la elisión de datos contextuales de la situación de coproducción9, el proceso de simplificación de algunos contenidos (por ejemplo, en la primera parte qué se encontraba haciendo el perro protagonista del relato, el valor aspectual dado por saber + infinitivo), la modificación de patrones discursivos del mapuzugun (omisión de enunciados que reiteran ideas y de formas recurrentes del verbo pi ‘decir’). Por otro lado, también se realiza la reinterpretación del género, al dejar de mencionar la categoría mapuche de epew ‘cuento’ para reemplazarla con el término Geschichte que en alemán designa tanto ‘relato’ como ‘historia’.

Epei t’ewa feuü

Cuento del perro y el ratón

Die Geschichte vom Hund und der Ratte

La historia del perro y el ratón

Katrülaf dictó al Dr. L, 2 de Agosto de 1901.

Traduc. por mí con ayuda de Nahuelpi en un día de Septiembre y el 10 de Octubre de 1901.

Feimeo, piam, kusau k’lei téwa.

Una vez, dicen, estaba trabajando el perro.

Es waren einmal ein Hund und eine Ratte.

Eran una vez un perro y un ratón.

Feimeo piam, m´lei piam feuü.

Entonces, dicen, había un ratón.

Feimeo piam fei piñi: chumalgam uechos’ s’eke dimi ta uinka ruka? pingei piam, feuü.

Entonces le dijeron: “¿Por qué sabéis a’ujerear la casa de los cristianos?” le dijeron al ratón.

Da frug man die Ratte:

“Warum durchlöcherst du das Haus der Christen?”

Le preguntaron al ratón:

-¿Por qué hacer agujeros en la casa del huinca?

Feimeo piam: chumalkam ta uechoseke feimi ta uinka ruka?

Entonces “¿Por qué sabéis a’ujerear la casa de los cristianos?”

Feimeo piam feipi; Feimo piam feipi piam fewü: narki tañi langüm keétumú.

Entonces dijo, entonces dijo, dicen, el ratón: “Porque el gato me sabe dar la muerte.”

Die Ratte antwortete:

“Weil mich die Katze tötet.

El ratón contestó:

- Porque el gato me mata a mí.

Feimu mai ta uechosekefin ta winka ruka.

“Por eso pues a’ujereo la casa de los cristianos.”

Deswegen durchlöchere ich das Haus der Christen.”

Por eso hago agujeros en la casa los huincas.

Lehmann-Nitsche 1901b (I-d-58)

Lehmann-Nitsche 1901b (I-d-58)

Lehmann-Nitsche 1906a, p. 688

Pino Saavedra 1988-1991, p. 67

Tabla 1.Contraste de versiones de un mismo relato

14En el marco del trabajo de campo, fue a través del análisis de las narrativas que los etnólogos germanos antes mencionados comenzaron a comprender la complejidad de las cosmovisiones de las poblaciones originarias (Kraus, 2004). La importancia del estudio de mitos y relatos fue indudablemente enfatizada por Boas, editor de textos en lenguas indígenas de América del Norte y fundador del Journal of American Folklore, que comenzó a editarse en 1888. En cuanto a Ehrenreich (1905, 1906), se interesó especialmente por establecer las áreas de dispersión de los motivos míticos –en especial, de los ciclos vinculados a la astronomía– y aventurar procesos de contacto histórico-cultural que habían facilitado esa propagación. En esta línea, se abocó a identificar “la amplia difusión de los cuentos europeos y sus elementos narrativos en los lugares más remotos del mundo” (Lehmann-Nistche, 1906b, p. 156). Una inquietud continua al respecto se detecta en la trayectoria de Lehmann-Nitsche: el interés comparativista se observa no solo en sus trabajos iniciales, como explicaremos, sino también y sobre todo en los estudios de la serie denominada Mitología sudamericana dada a conocer entre 1919 y 1936.

  • 10 La correspondencia conservada comprende cuatro respuestas de Wossidlo enviadas a Lehmann-Nitsche en (...)

15Por su parte, también deudores del enfoque de la Volkskunde establecido por los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm a principios del siglo XIX, según el cual los cuentos constituían los restos visibles de antiguos mitos (Prat Ferrer, 2008, p. 64), estos investigadores –y también Lehmann-Nitsche– se ocuparon de recopilar especies de ambos géneros, considerando como criterio de demarcación el empleado por los hablantes nativos: la distinción entre acontecimientos ocurridos en un pasado moderno, y los atribuidos a épocas míticas, en las que el mundo presentaba características distintas del vivenciado en el presente (Boas, 1914, p. 378). Además en la época, y en línea con las compilaciones realizadas por los hermanos Grimm, entre fines del siglo XIX y principios del XX se publicaron las colecciones de arte verbal recopiladas por Richard Wossidlo (1859-1939) en los cuatro volúmenes de tradiciones populares del norte alemán titulado Mecklenburgische Volksüberlieferungen, y también los trabajos de Robert Petsch (1875-1945) sobre adivinanzas. Ambos textos fueron referenciados por Lehmann-Nitsche (1911, p. 21), quien además en distintos momentos mantuvo intercambios epistolares con estos folkloristas.10 Su modelo metodológico asumió los presupuestos de Wossidlo, lo que implicó tanto un proceso de seguimiento metódico del objeto de estudio como la conformación de redes vinculares con consultores voluntarios, en distintos contextos y mediante aportes orales o escritos, y enfatizó la necesidad de “recolectar y luego publicar” monografías específicas a los distintos géneros (Carta a Rodolfo Lenz, 1 de setiembre de 1911, en Ennis y Soltmann, 2022, p. 176) de modo de establecer “colecciones amplias y completas” de textos (Lehmann-Nitsche, 1911, p. 20).

La intervención de 1901 y sus continuidades

16La conferencia expuesta por Lehmann-Nistche ante la asociación de mujeres alemanas se organizó en base a una dispositio que comprendía dos partes principales: una introducción (Einleitung) en la que se realizaron los planteos teóricos y un desarrollo (Ausführung) de los aportes empíricos para la caracterización del “folklore araucano”. Las temáticas abordadas en esa instancia fueron retomadas en trabajos que el antropólogo alemán publicó en los años circundantes, y algunas ideas allí vertidas fueron recurrentes en sus producciones a lo largo del tiempo, por lo que consideraremos estas intertextualidades internas en la presentación del contenido de la charla.

  • 11 Esta noción fue recurrentemente utilizada en el período considerado para caracterizar desde una per (...)

17La primera parte de la intervención se centró en los conceptos cuerpo y espíritu, y explicó cómo estos habían sido abordados desde enfoques que los consideraban entidades aisladas e independientes, o bien integradas entre sí. La primera opción, realizada desde un enfoque “antropológico” hoy día superado remitía a los procesos de racialización a partir de características físicas cuya centralidad la etnología germana estaba poniendo en debate en ese entonces. A juicio del conferencista, era importante, en cambio, sostener la perspectiva de integración, con base en un análisis preciso de cada dominio. En primer lugar, la consideración del plano físico lo llevó a subrayar la diferencia sustancial entre género humano y animal, y a identificar al primero también como una “especie”. En este planteo recogía los aportes de las ciencias naturales modernas con base en el naturalista sueco Carl Linneo (1707-1778), y retomando su innovador sistema clasificatorio en botánica, indica necesario identificar el contexto ecológico en el que las especies se desarrollan y organizar las “razas” que segmentarían la “especie humana” con base en ciertas características fenotípicas. De este modo, por ejemplo, tomando en cuenta las “áreas antropogeográficas”, postulaba que podría delimitarse la “raza americana” (I-b-37).11

18A la vez, en el plano espiritual, en el guión Lehmann-Nitsche afirmó la unidad psíquica del “género humano”, y planteó que elaborar una teoría sobre “las particularidades espirituales del ser humano”, que permitía diferenciarlo de los animales y también distinguir particularidades propias de pueblos, grupos lingüísticos y áreas culturales, era una tarea propia de la antropología psíquica. Seleccionando el criterio lingüístico como un elemento central, en su intervención resaltó que la diversidad cardinal se encontraba más en las gramáticas de las lenguas – el “cómo”– que los contenidos que las mismas transmiten – el “qué”–. En esta cuestión tomó como referencia para la comprensión de la gramática los aportes de Georg von del Gabelentz, entendemos que aludiendo a su manual principal Die Sprachwissenschaft: ihre Aufgaben, Methoden und bisherigen Ergebnisse (1891).

19En esta primera parte de la exposición Lehmann-Nitsche también sostuvo que tanto las lenguas como las culturas atraviesan procesos de diferenciación y convergencia, los que ocurren ya sea por contacto o bien por poligénesis. Su planteo aceptó por ende el difusionismo, a la vez que, dada la unidad psíquica postulada en los seres humanos, reconocía la posibilidad del surgimiento de elementos coincidentes de la cultura simbólica y material en regiones alejadas y en períodos históricos distintos, tal como había señalado el influyente etnólogo de la época Adolf Bastian (Prat Ferrer, 2008) y sostenía también Boas ([1905] 1974). Luego de proporcionar numerosos ejemplos, destacó que la indagación que le resultaba más inquietante era la que correlacionaba directamente los factores físico-biológicos con los etnoculturales, ya que ello permitir clarificar “en qué medida las áreas correspondientes a las razas coinciden con las áreas lingüísticas y las culturales” (I-b-40).

  • 12 Llama la atención que el antropólogo sólo menciona otros dos pueblos originarios de la Patagonia –Y (...)

20La segunda parte de la conferencia retomó los parámetros centrales con que Lehmann-Nitsche luego interpretó su corpus: la tipología de clasificación de los relatos, y el origen y difusión de los elementos constitutivos de los mismos. En primer lugar, realizó una contextualización en la que dio cuenta de cuáles eran los pueblos originarios de la región –en especial del pueblo mapuche–12, explicó algunos procesos de contacto debidos a la conquista y mencionó la existencia de investigaciones clásicas y recientes que conformaban antecedentes de la suya. Este esquema de exposición sería retomado en las presentaciones de los textos que publicaba (véase 1906b, 1926). Una cuestión a subrayar es que caracterizó a los integrantes del pueblo Mapuche como “intrusos desde el Oeste” (I-b-38), afirmación que también se encuentra insinuada en el artículo publicado en 1906b. Esta expresión indexa un posicionamiento ideológico que en fue funcional para la justificación para la conquista territorial de Pampa y Patagonia, y en el presente continúa repercutiendo en un sentido común que intenta diferenciar en forma dicotómica los pueblos originarios “argentinos” o “chilenos” y describe en términos de conflicto procesos históricos de interacción en un territorio regido por lógicas distintas de las del estado republicano. Por último, también influenciado por la búsqueda de identificación de un espíritu étnico-nacional, Lehmann-Nitsche exhibió una prejuiciada preocupación por la supuesta influencia negativa de la inmigración, que creía obturaría el mantenimiento prístino de la tradición indígena y nacional. Ello se subraya en la conferencia al afirmar que “los escombros y el detritus de los pueblos, provenientes de Europa y Asia Menor que fueron descargados aquí, aún no han podido asfixiar todo” (I-b-38), en referencia a los integrantes de clases populares provenientes de Italia, España, Rusia, Europa Central y Cercano Oriente que entonces constituían sectores mayoritarios de los migrantes arribados a la Argentina.

  • 13 Cabe destacar que al momento de la conferencia Lehmann- Nistche contaba con un corpus compuesto por (...)

21Como se recordará, en la primera parte, el antropólogo alemán se había referido a Linneo; en esta sección, parangonando su clasificación en reinos, phylum, clases, órdenes, familias, géneros y especies, y retomando planteos vigentes en la Volskunde alemana, Lehmann-Nitsche adhirió a taxonomías que le permitían distinguir entre géneros discursivos como unidades discretas. En su argumentación planteó primero un esquema binario entre poesía y prosa, integrando algunos alcances en cuanto al contenido y a la forma que permitían distinguirlos en los textos mapuche. Luego expuso un esquema ramificado de los géneros en mapuzungun, sobre la base de las “piezas” que había relevado entre 1898 y 1901 en La Plata y Buenos Aires13:

1) Creaciones independientes de Nahuelpi. Por ejemplo, todos los “Trozos menores”.

Comienzo del espectáculo en los Diálogos!

Además los “Relatos históricos”.

Superstición de piedras. Kalfukura, Namunkura y las piedras de Millapi.

Superstición de animales: Tigre y nutria. Los animales considerados como equivalentes a los individuos.

2.) Narraciones muy fijadas en forma de “cuentos comunes”

“Fábulas de animales” A. ninguna similitud con Europa

B. existen similitudes con Europa, pero

surgieron independientemente (Bastian).

Ejemplo: El zorro en manos del puma. Existe similitud pero se puede explicar.

Ejemplo: La narrativa del tigre (Enrique el Güelfo y su león)

Tercer origen, de Europa.

Al comienzo: Ejemplo: la vieja con el viejo (Hänsel y Gretel)

En todo el adjunto: La liebre y el puercoespín.

En su totalidad: Ejemplo: el burro, el chancho, el gato y el gallo (Los músicos de Bremen) (I-b-38-39)

22En la sistematización se entretejen en primer lugar criterios taxonómicos y temáticos. También cobra valor una distinción temporalizable que intenta distinguir entre el origen independiente de los motivos narrativos y la organización textual de los relatos, o bien dar cuenta de procesos de difusión por contacto cultural posterior a la conquista española. En la conferencia Lehamnn-Nistche distinguió fundamentalmente dos dispositivos: la conformación de la etnoliteratura mediante un anclaje inequívoco en elementos tradicionales mapuche –a los que en la publicación de 1906b sumó los propios de otros pueblos originarios americanos–, frente a la incorporación más reciente de elementos de procedencia europea, sea en el plano retórico o como elementos de la cultura material integrados en los relatos (por ejemplo, el lazo y el caballo). El interés por una clara identificación de lo original, lo similar por convergencia y lo adoptado de actores colonizadores constituía entonces un foco compartido con sus colegas etnólogos contemporáneos, aunque ya algunos, como Boas ([1905] 1974, respecto de los mitos), comenzaban a poner en discusión las posibilidades de aplicar este método en espacios que no fueran acotados.

23En las citas siguientes se observa la continuidad de la perspectiva de análisis sustentada por Lehmann-Nitsche en un lapso de más de veinte años:

El material recopilado por el ponencista se divide en creaciones psíquicas autónomas de la gente en cuestión (narraciones sobre episodios de su vida, sobre usos y costumbres de su pueblo y su triste destino, etc.) y en canciones y cuentos maravillosos de formato más o menos fijo. La mayor parte es de cuentos maravillosos y fábulas de animales sin influencia europea comprobable. En otros casos hay algunos indicios de semejanzas, que pueden llevar a entenderse tranquilamente como convergencias. (…)

  • 14 “Das vom Vortragenden gesammelte Material gliedert sich in selbständige psychische Schöpfungen der (...)
  • 15 Este texto fue originalmente expuesto como ponencia en el XIV Congreso Internacional de Americanist (...)

Una parte más pequeña de los textos es sin duda europea.14 (1906a, pp. 681-682)15

(…) Mi colección de textos araucanos está ahora compuesta por 70 trozos, mayormente prosa, menos poesía.

En las creaciones poéticas existe un arte rítmico, que está causado frecuentemente por la intercalación y la duplicación de vocativos. En contenido puede distinguirse canciones de amistad, la patria y el amor. Las melodías próximamente se grabarán con el fonógrafo. Las onomatopeyas y también las voces de los distintos animales están fijadas, tal como en alemán. En araucano el zorro ladra uar uar, la perdiz llama uíyo uíyo, la gaviota grita kaléu kaléu, el cerdo gruñe or or or, la serpiente silba kai kai, la avutarda grita kutar kutar, etc.

  • 16 “(...) Meine Sammlung araukanischer Texte ist jetz auf gegen 70 Stücken gediehen, hauptsächlich Pro (...)

La prosa está representada muy abundantemente. Anoté todo como me dictaron en relato libre, de toda su vida, desde el nacimiento hasta la muerte, episodios de lucha, anécdotas, chistes, declaraciones sobre usos y costumbres, sobre superstición, etc., también cuestiones históricas. En forma más o menos fija aparecen los cuentos maravillosos, sagas y fábulas; ellos son en algunos casos puramente araucanos, en otros están influenciados por otros elementos indios, y en otros casos tienen componentes europeos o son directamente europeos con variantes que nos parecen curiosas, como puede constatar igualmente el lector. A veces, por supuesto, es dudoso si una idea o un giro se ha tomado en préstamo de un cuento europeo o apareció de modo autónomo (fenómeno de convergencia). Así ocurre, por ejemplo, en uno de mis textos del zorro, en el que éste es matado por el tigre, que se cuelga su piel alrededor de su cuello y se retira a hacer alarde de ella y asustar a los perros, sus enemigos. En Europa este motivo se conoce como la armadura del burro en la piel del león [Benfey, Pantschatantra 1, 462.494. Avianus 5. Kirchhof, Wendunmut 1, 164]. (…) Quien ahora aún no esté convencido, probablemente reconozca en los N°. 5 y 6 nuestros queridos alemanes Hansel y Gretel y los magníficos músicos de Bremen.16 (1906b, p. 158)

  • 17 “Die Leser des Bundeskalendars sollen nun bisher ungedrukte Tierfabeln kennen lernen, welche den mu (...)

Carolina AA2023-12-28T08:23:00MOULos lectores de los Bundeskalendars pueden ahora conocer fábulas de animales inéditas hasta la fecha, las cuales son exponentes del carácter jovial de estos primitivos. No es el momento de discutir aquí la distribución del material especialmente seleccionado y otras cuestiones, baste con indicar que algunas de las fábulas son relativamente modernas, concretamente aquellas en que se habla de lazo y caballos. Nos hallamos sin duda ante nuevas creaciones. Por el contrario, un antiguo motivo americano es el de las flores sobre la cabeza del zorro, lo que haría más indicado incluir la obra en cuestión entre los mitos, que entre las animadas fábulas narrativas. Y ahora que el lector mismo se forme su propia opinión.17 (1926, p. 127)

  • 18 A esta misma distinción acudió en las tres entregas de la Mitología sudamericana (1930 a y b, 1936- (...)
  • 19 De modo similar, en cuanto a las adivinanzas, tanto en las publicaciones generales (1911, 1915) y e (...)

24Por otra parte, en la terminología que aparece en los títulos y en los análisis de los textos se pone de manifiesto aspectos de la teoría literaria sobre discursos folklóricos que Lehmann-Nitsche aplicaba. La taxonomía incluye Märchen ‘cuentos’, Tierfabeln ‘fábulas de animales’, “mitos”, “sagas” y “leyendas” (1902, p. 281; 1905, p. 31; 1906b, p. 158). Los términos Märchen y Tierfabeln aludían a los motivos y personajes prototípicos de las narrativas, en cambio la distinción entre mitos y fábulas se debía, como se mencionó, a una diferenciación distribuida en función de la antigüedad de los elementos tematizados en el relato (Lehmann-Nistche, 1926, p. 127).18 Complementariamente, al momento de organizar el corpus recolectado con coproductores mapuche con vistas a su publicación, Lehmann-Nitsche efectuó una nueva ramificación en los relatos: distinguió “cuentos de animales” y “cuentos míticos”, y discriminó entre ellos los que tenían origen europeo (Europäische Ursprung). En esta catalogación partió de categorías previamente establecidas –las mismas que empleaba el filólogo y araucanista alemán Rodolfo Lenz al describir tripartitamente como cuentos de animales, míticos y de origen europeo las narrativas publicadas en los Estudios Araucanos (Lenz 1895-1897, p. 178; 1896, p. 9) –. En cuanto a los Diálogos, se trata de una estrategia de elicitación a la que acudió con fines de comparación dialectal (Malvestitti, 2023). Finalmente, mediante las categorías “relato histórico”, frente a “supersticiones” y “textos menores”, intentó delimitar en el archivo mapuche la catalogación crucial que este pueblo establece respecto del ngütram de otro tipo de narrativas con las que comparten el hecho de no remitir a elementos de ficción, pero que no detentan el valor histórico identitario y la referencia a situaciones significativas propios de la primera categoría.19

Reflexiones finales

25En esta última sección sintetizamos algunas conclusiones y recuperamos algunas líneas de análisis también sugeridas por otras y otros investigadores, que dialogan con los temas abordados en este artículo. Una primera cuestión a tener presente es que “en el campo del folklore y del saber popular sudamericano” (Lehmann-Nitsche, 1925, p. 106), Lehmann-Nitsche se inició de modo amateur y fue acrecentando competencias y saberes a lo largo de su trayectoria. En una intervención realizada en la década de 1920 el antropólogo rememoró los inicios de su interés vivencial en el tema:

Por cierto, he sentido, desde la niñez, inclinación especial para esta clase de ocupaciones espirituales que nos llevan al fondo del alma popular. Guardo todavía la hoja en que apuntara, niño de nueve años, los versos que los chicos de Silesia y del Sud de Posen cantan al visitar el vecindario de la aldea con motivo de la llegada del verano, llevando un arbolito abigarrado con adornos de paja y papel. (1925, p. 106)

26Ubicado en la decisión, a su juicio necesaria, de no perder “un material insustituible por la extinción inexorable de los nativos” (1906a, p. 681), desde una ideología del rescate Lehmann-Nistche dedicó buena parte de sus intereses de investigación, como explicamos, al relevamiento de la etnoliteratura de pueblos originarios desde categorías afines al enfoque de la Volskunde alemana. Su enfoque idealista y particularista, sus esquemas de análisis del dato folklórico y su metodología de documentación no difirieron sustancialmente de los de otros autores germanos de la época, y sus análisis, aunque limitados, intentaron enmarcar los textos relevados en las categorías entonces predominantes. En cuanto a su modelo de publicación, hemos señalado la distancia entre recopilaciones y textos editados, tema que podría continuar profundizándose.

27Por otro lado, mediante una comparación cromática, Lehmann-Nitsche consideró especialmente valioso el folklore nacional debido a que “refleja cual arco iris luces muy distintas” (1925, p. 107): tanto motivos greco-romanos y de origen árabe portados por los conquistadores españoles, como elementos indígenas y de origen africano, a los que se sumaban además “motivos nuevos, aportados por la floreciente inmigración mediterránea, y productos originales del mismo suelo argentino” (1925, p. 107). En esa diversidad, y atendiendo a una desmesurada intención de “dar con el origen de todas las manifestaciones de la vida psíquica de la población argentina” (1925, p. 107, no parece haber tratado los relevamientos de los corpora criollo e indígenas como entidades segregadas).

  • 20 Además de los intercambios ya mencionados con colegas alemanes, ello se registra en las dos cartas (...)

28Su trayectoria en el campo no estuvo exenta de dificultades, al menos en el primer periodo de instalación en el país, debido a dos cuestiones: la escasez de antecedentes de materiales de raigambre popular documentados previamente y la imposibilidad de acceder en la Argentina y Chile a fuentes literarias o teóricas que permitieran realizar un cotejo documental exhaustivo (Lehmann-Nitsche 1906a, p. 682; 1911, p. 20). Ello se fue gradualmente subsanando gracias a las redes de relaciones que desarrolló con colegas que le brindaron datos sobre fuentes relevantes20 y a los documentos y libros a los que accedió en diversos viajes. De este modo, en referencias incluidas en las publicaciones el antropólogo se muestra informado sobre distintas colecciones europeas del siglo XIX y principios del XX, tales como Kinder- und Haus-Märchen de Jacob y Wilhelm Grimm, el catálogo de obras relativas a la cultura árabe en Europa de Victor Chauvin (1902), Kleine Schriften de Reinhold Köhler (1898), la obra del folklorista checo Jirí Polívka publicada en la década de 1890, los trabajos de Giuseppe Pitré en Italia y de Artur Gorovei en Rumania sobre adivinanzas, así como otras publicaciones realizadas en ámbito hispanoamericano.

29Para finalizar, destacamos que el interés por este tipo de estudios lo acompañó toda su vida, principalmente desde los roles de recopilador, coleccionista y editor. En cuanto a la intención de realizar articulaciones con otros espacios de colecta, tanto Domínguez y Toscano y García (2017) como Bentivegna (2019), exponen que, en el cambio de impronta que se propiciaba cuando Lehmann-Nistche se hizo cargo en 1926 de un breve interinato en el Instituto de Lingüística, postuló la propuesta de revisión de los materiales en lenguas indígenas en la Encuesta Nacional de Folklore de 1921 que se resguardaba en el Instituto de Literatura Argentina entonces dirigido por Ricardo Rojas. Aunque aparentemente esto no se realizó, se observa que Lehmann-Nitsche asume que fueron sus publicaciones las que dieron visibilidad a la necesidad de realizar recopilaciones folklóricas y por ende habían motivado la realización de la Encuesta (Carta a Rodolfo Lenz, 1 de julio de 1928, en Ennis y Soltmann 2022, p. 274), cuestión de la que al momento no existe clara certeza. En el contexto global de su práctica, y considerando el guión que presentamos un texto seminal de un periodo inicial de su trayectoria en el campo de los estudios de las tradiciones étnicas, los apuntes de esta conferencia nos permite recuperar reflexiones en curso, nociones conceptuales y desarrollos empíricos en un campo de estudios en expansión y conectarlo con los planteos entonces vigentes desde una de las principales tradiciones europeas. Habrá que continuar indagando para identificar o desestimar si estableció algún diálogo con los miembros de la escuela finesa que a partir de la segunda década del siglo XX constituyeron una de las líneas del folklore con mayor trascendencia.

Anexo documental

(I-b-37)

Vortrag gehalten zum Besten des Deutschen Frauen Vereins in Buenos Aires am 4. Juli 1901

Zur araukanischen Volkskunde

Disposition.

Einleitung

Der Erkenntnis der orgnanischen Lebeformen auf der Erde war hinderlich, dass man 1.) den Menschen anthropol.(ogisch) betrachtet, 2.) synthetisierend vorging und die Begriffe Körper und Geist nicht getrennt von einander behandelte.

Weiter kam man erst durch Befolgung entgegengesetzter Prinzipien;

I. Was den Körper betr.(ifft):

Art 2.) so begann die moderne Naturwiss.(issenschaft), analysierend mit der Unters.(uchungen) der rein körperl.(ichen) Formen ohne Rücksicht auf alles andere, und stellte

Art 1.) den Menschen in innigsten Connex (Konnektion) mit aller übrigen Natur.

So wurde der Mensch als Glied der grossen Kette org.(anischer) Formen zunächst der höchstgestellten Tiere angereiht; späterhin wie auch alle anderen Lebeformen nicht isoliert, sondern in Zushg.(Zusammenhang) mit d.(em) Boden betrachtet. Schon Linné hatte seine Rassen entspr(echend) den Conntext. Wie es Tier- und Pflanzen gi(e)btes auch anthropogeogr.(aphische) Zonen. Und so kommt man auch zu e.(iner) amer(ikanischen) Rasse.

Die Lehre von den körperl.(ichen) Eigensch.(aften) des M(enschlichen) geschl(echts) ist Domäne der phys.(ischen) Anthr.(opologischen) Tierevergleichs.

2.) vergleicht sie Tiere mit den übr.(igen) Tieren.

Das Resultat beider Methoden ist der Begriff “Einheit” des MenschenGeschl im zool.(ogischen) Sinne e.(iner) “Spezies”

Spezzies ist gewiss schwer zu definieren.

Freilich ist Einheit kein math.(emathischer) Begriff, Einheit im math.(emathischen) Sinne wäre ein Punkt ohne Ausdehnung nach den drei Richtungen. Was wir Einheit nennen, gestattet e.(ine) gew.(isse) Schwankung- , Variationsbreite, die aber nicht so gross sein darf, dass dadurch der Gesamtchar.(akter) der an den extremen stehenden Formen zu sehr verschieden wäre.

II. Den Begriff Geist betr.(effend), so ist dieser

art.2.) von jeher isoliert, unbewusst analytisiert ohne Zushg.(Zusammenhang) mit der betr.(effenden) Körperform beh.(andelt) worden. Aber

art 1.) Auch hier müssen wir nicht den Menschen allein, sondern auch die anderen org.(anischen) Formen betr.(achten) und es ist eine wiss.(enschaftliche) Frage, ob prinzipielle oder nur graduelle Untersuch.(ungen) vorh.(anden) sind.

Die Lehre v.(on) d.(en) geistigen Eigentüml.(ichkeiten) des M(enschliche) gesch.(lechts) ist Domäne der psyich(ischen) Anthr(opologie). Diese vergleicht.

1.) die geistigen Eigentüml(ichkeiten) der einz.(elnen) Indiv(iduen) und kommt so zu Völkern resp.(ektive) Sprachstämmen u.(nd) Culturzonen. Die sozialen Formen lassen sich hier vielleicht am besten anreihen.

(I-b-40)

2.) vergleicht sie die geist(lichen) Charactere des M(ensch)geschl(echts) mit denen der Tierwelt.

Auch hier ist das Resultat die (psych(chische)) “Einheit” des M(ensch)geschl(echts).-

Definition. Die geistigen Eigentümlichkeiten um sie zu definieren sind: 1.) Sprache, 2.) Culturbesitz, 3.) nebenan auch die ob.(engenannte) Formen.

Art. 1.) erstere ist offenbar ursprünglicher, primitiver und lässt sich exacter formulieren. Sie ist gewissermassen eine Art höhere Math(ematik), aber deswegen den meisten unzugänglich, weil unverständ-lich. Dies betrifft m(eines) Erachtens namentlich das Wie der Sprache , die Grammatik; klass(ische) Werke wie das von Gabelentz suchen dem Abhilfe zu t(h)un. Das Was der Sprache ist dagegen dem Allgemein – gebildeten verständlicher. Die folgenden Zeilen schaffen das zu beweisen.

art. 2.) Den Culturbesitz betr(effend) kennt man versch(iedene) Culturen, Culturzonen.

Die weisen auf a., Unterschiede, b., Ähnlichkeiten.

art. a.) Braucht man nicht näher einzugehen; sie haben ja zunächst zur Trennung in versch(iedene) Culturen geführt und sind für die englischen Culturen char(akteristisch) Beispiele: sämtliche Erzeugnisse Heleurop.(äische) Cultur; Eisenbahnen; pers(ische) Teppiche; Samovare; Bremer Engl(lische), chines(isches ) Porzellan.

art. b.) Ähnlichkeiten innerh(alb) zweier oder mehrerer sonst ganz versch(iedener) Culturzonen sind bedingt

α) durch äussere Gründe, directen Import von einer Centralstelle her; sind daher für eine ganz best(immte) Culturcharact(eristisch) Beisp(iele) Chin(esisches) Porzellan in Deutschland, auch das nachgeahmte ar(gentinische) Mate in Deutschland ; alle europ(ischen) Producte in Argentinien.

β) Entstehen spontan ohne äusseren Gründe; Bastian fand die Erklä(rung) in den Völkergedanken: Gleichheit der Hirnanlage, wenn man auf material( istischem) Standpunkte steht. Beispiele: Pfeil u(nd) Bogen; Beil mit Schafftungsrille; Mäander in Tarija u(nd) Calchaqui; Eulen urnen dito; Buchdruckerkunst in Europa u(nd) China unabh.(ängig).

Das für den Culturbesitz Ausgeführte gilt wohl ebenso für die Sprache; leichter verständlich aber am Was der Sprache z.B. die von Europa, wie wir später sehen werden.

Auch für die geist(lichen?) Äusserungen gilt das Recht des Bodens.

Die interessanteste Frage ist aber die, in wie weit sich Rassenzonen mit Sprach- u(nd) Culturzonen, d.h. (das heisst) Völkerzonen decken. Das ist wohl im Allg(emeinen) der Fall. So kommen wir rücklaufend auf den Ausgangspunkt zurück: nun synthetisierend , wieder vereinigend, die beiden Componenten, die Begriffe Körper und Geist, die wir im eizelnen erst genauer jeden für sich analysierten.

Erst nach Kenntnis dieser beiden Componenten wird die Frage nach ihrem Zusammenhang und ihrer gegenseitiger Abhängigkeit von einander aufzuwerfen sein.

(I-b-38)

Ausführung

Allgemeines über die Araukaner. Grosse Sprachstämme der Guarani u(nd) Quichua. Ethnogr(aphisch) war La Plata an nach Süden. Sprachl(iche) Gruppierung.

Pampa, Patagonien, Araukaner-Feuerlander (Yagan und Alakaluf), entspr(echen) ungefähr den geogr(aphischen) Bezirken. Körperl(ich) wenig bekannt. Weniger noch von ihrem Geistesleben. Die Arauk(aner) ent(scheiden) das “Culturelement” in ihrem Bezirke.

Ortsnamen etc. araukanisch(e) Namen ihren ganz fremder Indianerstämme Kämpfe mit den Eingringenden. Ercilla. Ansiedlungen von Dörfern. In Argent(inien) freilich alles verwüstet, allerdings müssen wir sie für Arg(entinien) auch als Eindringlinge von W(esten) her betrachten. Kaum sesshaft gewesen wie in Chile. Eint(eilung) in Stämme nach Himmelsgeg.(enden): W molu, S huili, O puel, N pehuen; Gemeins(amer) Name fehlt. Pinie pikun, Land mapu, Pass uaidsüf, best(immter) Gegend Pewel, Rankül, etc.

Sprachliches. Erste Grammatiker Valdivia 1606 Gram.(matik) u(nd) 9 Sermones . Febres u(nd) Haverstadt Gram(matik) um 1760. Lenz zu unserer Zeit Text. Buch herumreichen!

Meine Unters(uchungen) absolut original; absichtl(ich) nichts von Lenz. Vergebl(iche) Versuche in La Plata; Lenz u(nd) ich insistiert . Nahuelpi, vielleicht besser als Lenz

Kalvun. Schriftsprache “Der Schutt und Völkerdetvitus, der aus Europa u(nd) Kleinasien hier abgeladen wird, hat doch noch nicht alles ersticken können”.

Einteilung. Poesie. Sehr wenig. Art Reim, get.(rennt) durch Repet(ition) des Vocativs und mancher Ausfzählung (Beisp(iel) anai peñi anai, epü antü, küla antü). Inhalt: Lyrik, Freudeslieder, Vaterlandslieder, Liebeslieder, Beispiele Onomatopoesie.

Prosa Freude an Onomatopoesie Fuchs bellt uari uarr; das Schwein grunzt or or or; Rebhuhn ruft niyo niyo; die Möwe kreischt Kalen kalen; die Bandurria kutar kutar; die Schlange zischt Kai Kai; die Wespe zischt Kuri Kuri .

Meine Stücke sind

Anfang des Schauspiels in den Dialogen!

Ferner die histor.(ischen) Erzählungen

Steinaberglaube. Kalfukura, Namunkura und Millapis Steine.

Tieraberglauben. Tiger und Fischotter. Tiere als ganz gleichwertige Individuen betrachtet.

B. Ähnlichkeiten mit Europa vorh(anden), aber

(I-b-39)

unabhängig entstanden (Bastian)

Beispiel: Der Fuchs in der Hand des Puma.

Ähnlichkeit vorh(anden), aber nicht zu erklären.

Beispiel: Die Erz(ählung ) vom Tiger (Heinrich dem Welfen und sein Löwe)

Erster Ursprung aus Europa .

Im Anfang:

Beispiel: La vieja con el viejo (Hänsel u(nd) Gretel). In der ganzen Anlage Hase und Swinegel.

Durchweg:

Beispiel: Der Esel, Schwein, Katze u(nd) Hahn (Bremer Stadtmusikanten)

Schluss: Aus ist der Schmaus, die Zuhörer gehen nach Haus! Recht guten Abend, meine Herrschaften!

Traducción al español

(I-b-37)

Conferencia dada para la excelencia de la Asociación de Mujeres Alemanas, Buenos Aires el 4 de julio 1901

Sobre el folklore araucano

Disposición.

Introducción

El conocimiento de las formas de vida sobre la tierra ha sido dificultoso, dado que 1) se consideró al ser humano desde el punto de vista antropológico, 2) se procedió sintetizando, y los conceptos de cuerpo y espíritu no se trataron en forma separada.

Recién se avanzó cuando se tuvieron en cuenta los principios opuestos:

I) En lo que concierne al cuerpo:

Art. 2) las ciencias naturales modernas comenzaron con la investigación analítica de las formas corpóreas exclusivamente, sin tener en cuenta todo lo demás y se coloca

Art. 1) al ser humano en íntima conexión con todo el resto de la naturaleza.

Así, el ser humano fue incluido como un miembro en la cadena de las formas orgánicas junto a los animales más desarrollados; más tarde fue considerado, como todas las demás formas de vida, no aislado, sino en relación con la tierra.

Ya Linné clasificó sus razas según el contexto. Así como (hay) animales y plantas, también (hay) áreas antropogeográficas. Y así se llega también a una raza americana.

El estudio de las características del género humano es un dominio de la comparación física y antropológica con los animales.

1.) los individuos del género humano entre sí y se llega así a las razas,

2.) compara los animales con el resto de los animales.

El resultado de ambos métodos es el concepto de “unidad” del género humano en el sentido zoológico de una “especie”.

Ciertamente es difícil definir especie.

Por supuesto la unidad no es un concepto matemático, una unidad en términos matemáticos sería un punto, sin expansión hacia las tres dimensiones. Lo que nosotros denominamos unidad permite una cierta amplitud de oscilación y variación, pero que no puede ser tan amplia, como para que por ello el carácter general de las formas extremas sea demasiado diferente.

II. En lo concerniente al concepto espíritu,

Art. 2.) Este estuvo aislado desde siempre, fue analizado inconcientemente y tratado sin relación con las demás formas corpóreas correspondientes. Pero

Art. 1.) Tampoco aquí debemos considerar al ser humano solo, sino también a las demás formas orgánicas, y es una cuestión científica si hay investigaciones por principio o sólo graduales.

La teoría de las particularidades espirituales del género humano es un dominio de la antropología psíquica. Esta compara

(I-b-40)

2.) Compara las características espirituales del género humano con aquellas del reino animal.

También aquí el resultado es la “unidad” psíquica del género humano.

Las particularidades espirituales para definirla son: 1.) el idioma, 2.) patrimonio cultural, 3.) además de las formas mencionadas.

Art. 1.) El primero es evidentemente más primitivo y se deja formular con más precisión. Es por así decirlo una matemática avanzada, pero por eso mismo, inaccesible para la mayoría, por incomprensible. Esto concierne, a mi entender, especialmente el Cómo de la lengua, la gramática; obras clásicas como la de von der Gabelentz intentan remediar esto. El Qué del idioma, sin embargo, le es más comprensible al común de la gente. Las siguientes líneas logran demostrar esto:

Art. 2.) En lo concerniente al patrimonio cultural se conocen diferentes culturas, áreas culturales. Estas presentan: a.) diferencias; b.) similitudes.

Art. a.) no necesitan ser explicitadas en detalle; ellas llevaron a la división en diferentes culturas y son típicas para las culturas inglesas. Ejemplos: todas las producciones de la cultura helenística europea, los ferrocarriles, las alfombras persas, el samovar, el bremer inglés, la porcelana china.

Art. b.) las similitudes dentro de dos o más regiones culturales, muy diferentes entre sí, están condicionadas:

Lo expuesto para el patrimonio cultural vale también para el idioma; pero es más fácil de comprender en el Qué de la lengua, como veremos más adelante.

También para las manifestaciones espirituales vale el derecho de la tierra.

Pero la pregunta más interesante es en qué medida las áreas correspondientes a las razas coinciden con las áreas lingüísticas y las culturales, es decir con las áreas de los pueblos. Por lo general, este es el caso. De esta manera, volvemos retrospectivamente al punto de partida: sintetizando, unificando nuevamente ambos componentes, los conceptos cuerpo y espíritu, los que analizamos por separado y con precisión. Recién a partir del conocimiento de ambos componentes se podrá plantear la pregunta sobre la relación entre ellos y su dependencia mutua.

(I-b-38)

Desarrollo

Generalidades sobre los araucanos. Grandes tribus lingüísticas del guaraní y quechua.

Etnográficamente La Plata hacia el sur. Agrupamiento idiomático. Pampa, Patagonia, araucano - Tierra del Fuego (Yagan y Alakaluf) se corresponden aproximadamente con los distritos geográficos. Poco conocidos corporalmente. Menos aún en su vida espiritual. Los araucanos deciden el “elemento cultural” en sus territorios.

Nombres de lugares etc. nombres araucanos de sus desconocidas tribus indígenas. Luchas con los intrusos. Ercilla. Asentamientos de pueblos.

En Argentina de hecho todo devastado, no obstante para Argentina también debemos considerarlos como intrusos desde el oeste. Apenas fueron sedentarios como en Chile.

Clasificación en tribus según los puntos cardinales: Oeste molu, Sur huili, Este puel, Norte pehuen; Falta nombre en común. Piña pikun, tierra mapu, paso uaidsüf, en determinadas regiones Pewel, Rankül, etc.

Lingüística. Primera gramática Valdivia 1606 Gramática y 9 Sermones. Febres y Havestadt Gramática alrededor de 1760. Lenz texto de nuestro tiempo. Mostrar libro!

Mis investigaciones absolutamente originales; a propósito nada de Lenz. Intentos vanos en La Plata; Lenz y yo insistimos. Nahuelpi tal vez mejor que Calvun de Lenz. Lengua estándar. “Los escombros y el detritus de los pueblos, provenientes de Europa y Asia Menor que fueron descargados aquí, aún no han podido asfixiar todo.”

Clasificación. Poesía. Muy poca. Especie de rima separada por repeticiones de vocativos y algunas enumeraciones (ejemplo anai peñi anai, epü antü, küla antü)

Contenido: lírica, cantos de alegría, cantos patrióticos, cantos de amor, ejemplos onómatopoesía.

Prosa. Gusto por la onomatopoesía, el zorro ladra uarr uarr; el cerdo gruñe or or or; la perdiz llama uiyo uiyo; la gaviota grita kaleu kaleu; la bandurria kutar kutar; la serpiente silba kai kai; la avispa zumba kuri kuri.

Mis piezas son:

Comienzo del espectáculo en los Diálogos!

Además los “Relatos históricos”.

Superstición de piedras. Kalfukura, Namunkura y las piedras de Millapi.

Superstición de animales: Tigre y nutria. Los animales considerados como equivalentes a los individuos.

“Fábulas de animales” A. ninguna similitud con Europa

B. existen similitudes con Europa, pero

(I-b-39)

surgieron independientemente (Bastian).

Ejemplo: El zorro en manos del puma.

Existe similitud pero se puede explicar.

Ejemplo: La narrativa del tigre (Enrique el Güefo y su león)

Tercer origen, de Europa.

Al comienzo:

Ejemplo: la vieja con el viejo (Hänsel y Gretel). En todo el adjunto: La liebre y el puercoespín.

En su totalidad:

Ejemplo: el burro, el chancho, el gato y el gallo (Los músicos de Bremen)

Cierre: Se acabó la farra, los oyentes se van a su casa! Muy buenas noches, estimados señores!

Inicio de página

Bibliografía

AA.VV. (1925). Homenaje al doctor Roberto Lehmann-Nitsche. Revista de la Universidad de Buenos Aires, 2(2), 103-108.

Ballestero, D. (2013). Los espacios de la antropología en la obra de Robert Lehmann-Nitsche, 1894-1938. Tesis doctoral. Facultad de Ciencias Naturales y Museo, Universidad Nacional de La Plata.

Bentivegna, D. (2019). Poliglofías americanas. Fantasmagorías glotopolíticas en Ricardo Rojas y Roberto Lehmann-Nitsche. GLOTTOPOL. Revue de sociolinguistique en ligne, 32. [en línea]. Dossier: Lenguaje y luchas sociales en el espacio hispano-lusófono.

Bilbao, S. (2014). Rememorando a Roberto Lehmann-Nitsche. Buenos Aires: La colmena.

Blache, M. (1992). Folklore y nacionalismo en la Argentina. Su vinculación de origen y su desvinculación actual, Runa, Archivo Para Las Ciencias Del Hombre, 20(1), 69-89.

Blache, M. y Dupey, A. M. (2007). Itinerarios de los estudios folklóricos en la Argentina,. Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología, XXXII, 299-317.

Boas, F. (1914). Mythology and Folk Tales of the North American Indians. Journal of American Folklore, XXVII(CVI), 374-410.

Boas, F. ([1905] 1974). The Mythologies of the Indians. En G. Stocking (ed.), The Shaping of American Anthopology 1883-1911. A Franz Boas Reader, (pp.135-148). New York: Basic Books Inc. Publishers.

Brinton, D. G. (1891). The American Race: A Linguistic Classifications and Ethographic Description of the Native Tribes of North and South America. Philadelphia: David Mc Kay Publisher.

Bryce, B. (2017). Citizenship and Ethnicity: Social Welfare and Paternalism in Buenos Aires 1880-1930. En B. Bryce y David M. K. Sheinirn (eds.), Making Citizens in Argentina, (pp. 21-42). Pittsburgh: University of Pittsburgh Press.

Canio Lanquinao, M. y Pozo Menares, G. (2013). Historia y conocimiento oral mapuche. Sobrevivientes de la “Campaña del desierto” y “Ocupación de la Araucanía” (1899-1926). Santiago de Chile: Lom Ediciones.

Chicote, G. (2011). Robert Lehmann-Nitsche: las facetas de la cultura popular. En G. Chicote y B. Göbel (eds.), Ideas viajeras y sus objetos: el intercambio científico entre Alemania y América Austral, (pp. 321-337). Madrid/Frankfurt am Main: Iberoamericana/Verveut.

Chicote, G.. (2012). Ramón Menéndez Pidal en Buenos Aires: dos cartas a Robert Lehmann-Nitsche después de su primer viaje (Madrid, 28-09-1905 y Santander, 29-07-1909), Olivar, 13(17), 145-148.

Chicote, G. (2013). De gauchos, criollos y folklores: los conceptos detrás de los términos, Anales de Literatura Hispanoamericana, 42, 19-34.

Dávila, L. (2020). ¿Robert Lehmann-Nitsche, espía nazi infiltrado? Nuevos argumentos para la reconstrucción de su posición político-ideológica. En L. Dávila y P. Arenas (eds.), El americanismo germano en la antropología argentina de fines de siglo XIX al siglo XX, (pp. 313-336). Buenos Aires: CICCUS/ CLACSO.

Dávila, L. (2022). Robert Lehmann-Nitsche y la enseñanza de la antropología en Argentina (1905-1930), Bérose - Encyclopédie internationale des histoires de l'anthropologie, Paris [en línea].

De Jong, I. (2005). Entre indios e inmigrantes: el pensamiento nacionalista y los precursores del folklore en la antropología argentina del cambio de siglo (XIX-XX), Revista de Indias, LXV(234), 405-426.

Domínguez, L. (2020). Lenguas indígenas en la Argentina. Aportes para una historia de la lingüística en la primera mitad del siglo XX. Tesis doctoral. Facultad de Filosofia y Letras, Universidad de Buenos Aires.

Domínguez, L. y Toscano y García, G. (2017). La gestión de Lehmann-Nitsche en el Instituto de Filología de la Universidad de Buenos Aires (1926), Revista argentina de historiografía lingüística, IX(2), 79-96.

Ehrenreich, P. (1905). Die Mythen und Legenden der Südamerikas Urvölker und ihre Beziehungen zu denen Nordamerikas und der alten Welt. Zeitschrift für Ethnologie, Suplemento al volumen 37.

Ehrenreich, P. (1906). Über die Verbreitung una Wanderung der Mythen bei den Naturvölkern Sudamerika. XIV Internationaler Amerikanisten Kongress. Stuttgart: s/d.

Ennis, J. A. y Soltmann, C. (eds. y trads.). (2022). Robert Lehmann-Nitsche y Rudolf Lenz: Epistolario (1897-1928). La Plata: Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación; Ensenada: IdIHCS; Berlín: Ibero-Amerikanisches Institut; Santiago de Chile: UMCE.

Farro, M. (2013). Las lenguas indígenas argentinas como objeto de colección. Notas acerca de los estudios lingüísticos de Samuel A. Lafone Quevedo a fines del siglo xix. Revista de Indias, LXXIII(258), 525-552.

Fernández Garay, A. (2009): Los textos tehuelches de Robert Lehmann Nitsche (1905). München: LINCOM.

Fischman, F. (2012). Folklore and folklore studies in Latin America. En R. F. Bendix y G. Hasan-Rokem (eds.), A companion to Folklore, (pp. 265-285). London: Blackwell.

Gabelentz, G. von der. (1891). Die Sprachwissenschaft: ihre Aufgaben, Methoden und bisherigen Ergebnisse. Leipzig: Weigel.

Gabelentz, G. von der. (1892). Handbuch zur Aufnahme fremder Sprachen. Im Auftrage der Kolonial-Abtheilung des Auswärtigen Amts verfasst von Georg von der Gabelentz. Berlin: Ernst Siegfried Mittler und Sohn, Königliche Hofbuchhandlung.

García, M. (2009). Grabaciones en cilindros de Argentina. Robert Lehmann-Nitsche 1905-1909. Música criolla y aborigen. Berliner Phonogramm-Archiv. BphA-WA 4/5 (2009) Robert Lehmann-Nitsche. Walzenaufnahmen aus Argentinien / Grabaciones en cilindros de Argentina 1905-1909, (pp. 76-197). Berlin: Staatliche Museen zu Berlin - Preuβischer Kulturbesitz.

García, M. A. y Chicote, G. (2008). Voces de tinta. Estudio preliminar y antología comentada de Folklore argentino (1905) de Robert Lehmann-Nitsche. La Plata: Editorial de la Universidad de La Plata.

Kraus, M. (2004). Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1929). Marburg: Curupira.

Lafone Quevedo, S. (1888). Londres y Catamarca. Buenos Aires: Imprenta y Librería de Mayo.

Lafone Quevedo, S. (1892). Instrucciones del Museo de La Plata para los colectores de vocabularios indígenas. Revista del Museo de La Plata, III, 401-414.

Lafone Quevedo, S. (1910). La raza pampeana y la raza guaraní, o los indios del Río de la Plata en el siglo XVI. Compañía Sudamericana de Billetes de Banco.

Lehmann-Nitsche, R. (1899). Antropología y craneología. Conferencia dada en la sección antropológica del primer Congreso Científico Argentino (Buenos Aires, 10-20 de abril de 1898”. Revista del Museo de La Plata, IX, 121-140.

Lehmann-Nitsche, R. (1901a). Zur araukanischen Volkskunde, ms. N-0070 b 1292 (I-b-37-40), Instituto Ibero-Americano de Berlín.

Lehmann-Nitsche, R. (1901b). Textos araucanos I, ms. N-0070 w 23, Instituto Ibero-Americano de Berlín.

Lehmann-Nitsche, R. (1902). La pretendida existencia actual del Grypotherium. Supersticiones araucanas referentes a la lutra y al tigre. Revista del Museo de La Plata, X, 271-281.

Lehmann-Nitsche, R. (1906a). Europäische Märchen unter den argentinischen Araukanern. XIV Congreso Internacional de Americanistas (pp. 681-694). Stuttgart; s/d.

Lehmann-Nitsche, R. (1906b). Märchen der argentinischen Indianer. Zeitscrift des Vereins für Volkskunde in Berlin, 2, 156-161.

Lehmann-Nitsche, R. (1911). Folklore Argentino I. Adivinanzas rioplatenses. Buenos Aires: Imprenta de Coni Hnos.

Lehmann-Nitsche, R. (1912). Rätsel aus der Guarani- und Kitschuasprache. Proceedings of the Nineteenth International Congress of Americanist, (pp. 349-351). S/d: s/d.

Lehmann-Nitsche, R. (1915). Clasificación de las Adivinanzas Rioplatenses, Journal of American Folklore, XXVIII(110), 412-416.

Lehmann-Nitsche, R. (1919a). Mitología Sudamericana I. El diluvio según los Araucanos de la Pampa. Revista del Museo de La Plata, XXIV, 28-62.

Lehmann-Nitsche, R. (1919b). Mitología Sudamericana II. La cosmogonía según los Puelche de la Patagonia. Revista del Museo de La Plata, XXIV, 182-205.

Lehmann-Nitsche, R. 1919a. Mitología Sudamericana III. La marea alta según los Puelche de la Patagonia. Revista del Museo de La Plata, XXIV, 206-209.

Lehmann-Nitsche, R. 1920. Die Geschichte von Tripaihual und ihrem Tiger. Dem Pampaaraukaner Kuminau (“Schöntiger”) nacherzählt”. La Plata Zeitung, 20 de abril de 1920.

Lehmann-Nitsche, R. (1926). Araukanische Tierfabeln. In der Ursprache aufgezeichnet und ins Deutsche übersetzt. Bundeskalender 1926, herausgegeben vom Deutschen Volksbund für Argentinien, (pp. 126-129) Buenos Aires: s/d..

Lehmann-Nitsche, R. (1930a). Mitología Sudamericana XIV. El viejo Tatrapai de los Araucanos. Revista del Museo de La Plata, XXXII, 41-56.

Lehmann-Nitsche, R. (1930b). Mitología Sudamericana XVI. El viejo Tatrapai de los Araucanos (segunda parte). Revista del Museo de La Plata, XXXII, 307-316.

Lehmann-Nitsche, R. (1936-1941). Mitología Sudamericana XXI. El viejo Tatrapai de los Araucanos (tercera parte). Revista del Museo de La Plata (nueva serie), I, 27-33.

Lehmann-Nitsche, R. (Victor Borde). (1981 [1923]) Textos eróticos del Río de la Plata. Ensayo lingüístico sobre textos sicalípticos de las regiones del Pata en español popular y lunfardo recogidos, clasificados y analizados por el autor. Buenos Aires: Librería Clásica.

Lenz, R. (1895-1897). Estudios Araucanos. Santiago: Imprenta Cervantes.

Lenz, R. (1896). Araukanische Märchen und Erzählungen mitgeteilt von Segundo Jara (Calvun). Valparaíso: Imprenta del Universo de Guillermo Helfmann.

Malvestitti, M. (2012). Mongeleluchi zungu. Los Textos Araucanos documentados por Roberto Lehmann-Nitsche. Berlín: Ibero-Amerikanisches Institut/ Gebr. Mann Verlag.

Malvestitti, M. (2015). Palabras selknam. El Vocabulario Ōōna recopilado por Roberto Lehmann-Nitsche, Magallania, 43(1), 69-89.

Malvestitti, M. (2023). Textos araucanos: diálogos en dialecto uaisüfche argentino. Nahuelpi y Roberto Lehmann-Nitsche. En M. Malvestitti y M. Farro (comps.), Documentos inéditos en lenguas fuegopatagónicas, (pp. 451-478). Viedma: Editorial de la Universidad Nacional de Río Negro.

Malvestitti, M. y Orden, M. E. (2019). La documentación de las lenguas patagónicas en el gabinete de Samuel Lafone Quevedo. El Vocabulario Guenaken. Journal de la Societé des Américanistes, 105(2), 133-164.

Morando, A. (2019). “Maravilla, maravilla. Mbaé motepá?”: The Paraguayan Riddles of Robert Lehmann-Nitsche. Indiana, 36(2), 201-229.

Prat Ferrer, J.J. (2008). Bajo el árbol del paraíso: historia de los estudios sobre el folclore y sus paradigmas. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Pino Saavedra, Y. (1988-1991). Seis cuentos mapuches recogidos en La Pampa por R. Lehmann-Nitsche. Cuadernos del Instituto Nacional de Antropología, 13, 61-72.

Steinen, Karl von den. (1903). Carta de Karl von den Steinen a Roberto Lehmann-Nitsche, 24 de diciembre de 1903, N-0070b674, Instituto Iberoamericano de Berlin.

Steinthal, H. (1875). Linguistik. En G. Neumayer (ed.), Anleitung zu wissenschaftlichen Beobachtungen auf Reisen. Mit besonderer Rücksicht auf die Bedürfnisse der kaiserlichen Marine, (pp.551-570). Berlin: Verlag von Robert Oppenheim.

Torres, L. M. (1921). Dr. Samuel A. Lafone Quevedo. Director del Museo (1906-1920). Noticia bio-bibliográfica. Revista del Museo de La Plata, XXV, 9-24.

Wildenthal, L. (2001). German Women for Empire, 1884–1945. Durham/Londres: Duke University Press.

Wossidlo, R. (1897). Mecklenburgische Volksüberlieferungen. Wismar: Hinstorffsche Hofbuchhandlung.

Wossidlo, R. (1906-1912). Cartas a Lehmann-Nistche, N-0070b729, Instituto Ibero-Americano de Berlín.

  1. die einz.(elnen) Indiv.(iduen-?) des M(enschlichen) geschlechts untereinander und kommt so zu Rassen,

  1. selbständige Schöpfungen von Nahuelpi. Beispiele aller “Trozos menores”

  1. festgeprägter Erzählungen in Form “allgemeine Märchen”

  2. “Tierfabeln” A. Keine Ähnl(ichkeit) mit Europa

  1. Las particularidades espirituales de los individuos (uno por uno) y llega así respectivamente a pueblos, tribus lingüísticas y áreas culturales. Quizás es aquí donde se dejen colocar de la mejor manera las formas sociales.

  1. por motivos externos, importación directa desde una sede central; son por eso típicas de una determinada cultura. Ejemplos: porcelana china en Alemania, también el mate argentino imitado en Alemania, todos los productos europeos en Argentina;

  2. surgen espontáneamente sin motivos externos; Bastian encontró la explicación en los pensamientos de los pueblos: igualdad en el sistema mental desde una postura materialista. Ejemplos: arco y flecha, hacha con surco en el mango; grecas en Tarija y Calchaquí; urnas con forma de buho como ya se dijo; artes gráficas en Europa y China independientemente.

  1. Creaciones independientes de Nahuelpi. Por ejemplo, todos los “Trozos menores”.

  1. Narraciones muy fijadas en forma de “cuentos comunes”

Inicio de página

Notas

1 Este trabajo se enmarca en el PICT 2019 /PI UNRN 40-B-861 Interacciones entre lenguas y territorios. Ecología lingüística en Fuegopatagonia, financiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y radicado en la Universidad Nacional de Río Negro. Agradezco los aportes de Marco Etmanski e Iñaki Astoreka a las traducciones de citas originales en alemán.

2 Ver, por ejemplo, Malvestitti (2012, 2015), Canio Llanquinao y Pozo Menares (2013) y Fernández Garay (2009).

3 En el mismo agrupamiento se encuentran: (I-b-1-8) Tierbafeln und Märchen der argentinischen Araukanern, ms; (I-b-9-12) Die Geschichte von armen Alten und seiner Frau, ms. (I-b-13-18); Der Wunderstein Millarino I. Zur Zeit des Kallfukura, II. Zur Zeit des Namunkura, ms;(I-b-19-22) Eine Erzëhlung von Tiger und einem Menschen, ms y (I-b-23-36); Europäische Märchen unter den argentinischen Araukanern (editado e impreso).

4 Señala como referencias las notas publicadas por dos periódicos de alta circulación en la Argentina: Argentinisches Tageblatt, 1 de julio de 1901 y Deutsche La Plata Zeitung, 5 de julio de 1901. Explica también que en ellos solían anunciarse este tipo de conferencias con antelación y a posteriori se publicaban resúmenes de las mismas.

5 A este símil, usual en la época, también recurre en un periodo avanzado de su trayectoria académica, cuando nuevamente define el folklore como “esta clase de ocupaciones espirituales que nos llevan al fondo del alma popular” (AAVV 1925, p. 106).

6 Así como Lehmann-Nitsche cita en varios trabajos a Ehrenreich, este también reparó en los cuentos “llamativamente europeos” que Lehmann-Nitsche y Lenz documentaran (1906, pp. 671-672); por su parte, von den Steinen (1903) expresó su sorpresa ante la ponencia “con el inesperado título Die Grimm’schen Märchen unter den argentinischen Araukanern” expuesta en Stuttgart. Asimismo Lehmann-Nistche mantuvo relaciones epistolares con Boas (N-0070b84), Koch Grünberg (N-0070b370), Preuss (N-0070b534) y Lenz (N-0070b420).

7 “Nur den unglücklichtsen Völkern (und viellicht auch diesen nicht) mag es an gewissen Poesien und prosaischen, aber feststehenden Erzählingen (Sagen, Fabeln, Märchen) fehlen; dieses finden sich vielmehr überall, und sie zu erhalten, bleibt immer das Wichtigste. […] So ziehe man die Wörter aus dem gesammten Leben der Völker, aus ihrem Schauen, Phantasiren und Denken, aus ihrem Ernst und ihrem Scherz, aus ihrer Arbeit und ihrem Genuss und ihrem Spiel.”

8 “Ist man ers so weit, dass man auch längere Gespräche, Erzählung, Liedertext un dgl. verstehen kann, so sind diese erts recht willkommen.”. Con tal propósito dejó en blanco las páginas de su manual para el registro de lenguas en contextos coloniales.

9 Esto fue observado por Pino Saavedra, quien, al no haber accedido a los manuscritos, lamentaba que “Lehmann-Nitsche ubicara vagamente el lugar de la recogida de los seis cuentos y no diera, además, el nombre de los informantes ni la fecha de la recolección como tampoco dijera cómo había procedido al escribirlos”, infiriendo erróneamente que los narradores debían haber empleado el español en sus ejecuciones (1988-1991, pp. 61-62).

10 La correspondencia conservada comprende cuatro respuestas de Wossidlo enviadas a Lehmann-Nitsche en 1906 y 1912 (N-0070b729, Instituto Ibero-Americano de Berlín). Si bien las misivas son breves, dan cuenta del tenor y las temáticas del intercambio establecido, que versa principalmente sobre el género adivinanzas: Wossidlo le proporcionó literatura alemana reciente al respecto, le indicó algunas fuentes para contraste a las que había recurrido en el primer tomo de su compilación y le comentó otros avances de su investigación. Por otro lado, hay constancia en el Legado de correspondencia entablada con Petsch entre 1921 y 1923 (N-0070b536).

11 Esta noción fue recurrentemente utilizada en el período considerado para caracterizar desde una perspectiva antropológica física a quienes habitaban el continente americano. Permitía hipotetizar su carácter independiente o incluso autóctono y estimar diferencias respecto de agrupamientos designados como caucásico, mongólico, malayo-polinesio, entre otros. La reinterpretación realizada por Brinton (1891, p. 57) en su difundido libro abonó un enfoque etnológico que aplicaba el criterio lingüístico como el único a su juicio con valor científico para la clasificación étnica de los pueblos americanos.

12 Llama la atención que el antropólogo sólo menciona otros dos pueblos originarios de la Patagonia –Yagan y Alakaluf” en el área de Tierra del Fuego– dado que en esos años ya había iniciado el registro de la lengua selk’nam.

13 Cabe destacar que al momento de la conferencia Lehmann- Nistche contaba con un corpus compuesto por relatos de ficción, históricos, cantos y otros enunciados recopilados con cinco coproductores mapuche que habían sido deportadas a la capital de la provincia de Buenos Aires. Hacia 1902, luego de sumar otros registros, planeaba realizar una publicación que se titularía Textos Araucanos, Esta posibilidad no se concretó y, de todas las documentaciones realizadas, solo 11 narrativas fueron publicadas en versiones al alemán en un lapso de veinte años. La circulación de estos textos fue, además, muy limitada porque cinco relatos se publicaron en revistas científicas alemanas, en tanto que los otros 6 relatos se difundieron en un periódico (1920) y en un anuario (1926) cuyos destinatarios eran integrantes de la comunidad germana en la Argentina.

14 “Das vom Vortragenden gesammelte Material gliedert sich in selbständige psychische Schöpfungen der betreffenden Leute (Erzählungen über Episoden aus ihrem Leben, über Sitten und Gebräuche ihres Volkes und dessen trauriges Schicksal etc.) und in Lieder und Märchen in mehr oder weniger festgeprägter Form. Von den Märchen und Tierfabeln ist der grösste Teil ohne nachweisbaren europäischen Einfluss. In einigen erscheinen Anklänge an solchen, was mar aber zwanglos als Konvergenzerscheinung auffassen kann. (...)

Ein kleinerer Teil der Texte ist aber unzweifelhaft europäisch.”

15 Este texto fue originalmente expuesto como ponencia en el XIV Congreso Internacional de Americanistas realizado en Stuttgart en 1904.

16 “(...) Meine Sammlung araukanischer Texte ist jetz auf gegen 70 Stücken gediehen, hauptsächlich Prosa, wenig Poesie.

In den poetischen Schöpfungen existiert eine Art Rhythmus, hervorgerufen durch häufige Einschaltung und Verdoppelung eines Vokativs. Inhaltlich kann man Freundschafts-, Vaterlands- und Liebeslieder unterscheiden. Die Melodien werden demnächts mit dem Phonographen aufgenommen werden. Onomatopoetisch fixiert sind auch die Stimmen der verschiedenen Tiere, genau wie im Deutschen. Im Araukanischen bellt der Fuchs uar uar, ruft das Rebhuhn uíyo uíyo, schreit die Möwe kaléu kaléu, grunzt das Schwein or or or, zischt die Schlange kai kai, schreit die Trappe kutar kutar kutar usw.

Die Prosa ist sehr reichlig vertreten. In freier Erzählung liess ich mir das ganzes Leben von der Wiege bis zur Bahre in die Feder diktieren, Episoden aus Kämpfen, Anekdoten, Witzchen, Angaben über Sitten und Gebräuche, über Aberglauben usw, auch historische Sachen. In mehr oder minder festgeprägter Form erscheinen die Märchen, Sagen und Fabeln; sie sind zum Teil rein araukanisch, zum Teil von anderen deren indianischen Elementen beeinflusst, zum Teil weisen sie europäische Bestandteile auf oder sind direkt europäisch in Variationen, die uns deradezu komisch anmuten, wie sich der Leser gleich überzeugen soll. Manchmal freilich ist es zweifelhaft, ob ein Gedanke, eine Wendung europäischen Märchen entlehnt ist oder selbständig auftritt (Konvergenzerscheinung). So tritt z. B. in einem meiner Texte der Fuchs auf, der den Jaguar durch List und dessenFell abzieht und sich umhängt, um damit zu paradieren und die Hunde, seine Feinde, in Schrecken zu setze. In Europa kennt man dieses Motiv in der Fassung des Esels in der Löwenhaut [Benfey, Pantschatantra 1, 462, 494. Avianus 5. Kirchhof, Wendunmut 1, 164]. (...) Wer nun noch nicht überzeugt ist, wird wohl in Nr. 5 und 6 unser lieben deutschen Hänsel und Gretel und die prächtigen Bremer Musikanten erkennen.”

17 “Die Leser des Bundeskalendars sollen nun bisher ungedrukte Tierfabeln kennen lernen, welche den munteren Charakter dieser Primitiven kennzeichnen. Die Verbreitung des extra ausgewählten Materials und sonstige Fragen hier zu erörtern ist nicht angebracht, nur sei darauf hingewiesen, dass einige der Fabeln verhältnismässig modern sind, nämlich diejenigen, wo vom Lasso und Pferden die Rede ist. Wir haben hier zweifellos Neuschöpfungen vor uns. Ein alt-amerikanisches Motiv ist dagegen das von den Blumen auf dem Kopfe des Fuchses, wodurch das betreffende Stück eher zu den Mythen als zu den rein erzählenden, aufheiternden Fabeln gehört. Und nun möge sich der Leser selbst ein Urteil bilden.”

18 A esta misma distinción acudió en las tres entregas de la Mitología sudamericana (1930 a y b, 1936-1941) en las que analizó versiones y motivos del relato “El viejo Tratrapai de los araucanos”, llegando a la conclusión de que el texto por él recopilado, no obstante estar “aparentemente, trunco y corrompido” y “con todas sus confusiones y defectos” (1930ª, p. 52) no era un cuento, sino un mito.

19 De modo similar, en cuanto a las adivinanzas, tanto en las publicaciones generales (1911, 1915) y en espacial en la que se concentró en las expresadas en quichua y en guaraní (1912), estableció por un lado, una taxonomía formal fundada en las pautas de construcción que le permitió distinguir 16 grupos distintos según se despiste al oyente o se le brinde la solución en el mismo texto, se acuda a un término comparativo, se use la aritmética, entre otros parámetros. Asimismo, en este género también se concentró en la observación de la originalidad (Ursprünglichkeit) de los textos en las lenguas indígenas. Al notar que solo en la mitad de las adivinanzas en guaraní y en muy pocas de las quechua esto se detectaba, por lo que concluyó que la mayoría eran deudoras del “fermento psíquico europeo” (europäische psychische Ferment) (1912, p. 351).

20 Además de los intercambios ya mencionados con colegas alemanes, ello se registra en las dos cartas enviadas al antropólogo alemán por Ramón Menéndez Pidal en 1905 y 1909 que han sido publicadas por Chicote (2012). En estas el filólogo español reconoce la investigación que Lehmann-Nitsche realiza sobre la tradición oral del país y le acerca algunas referencias para indagar sobre adivinanzas en el medio hispánico. Fue Lenz quien los puso en contacto (Ennis y Soltmann, 2022, p. 36).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Marisa Malvestitti, «Zur araukanische Volksunde: teoría y práctica del folklore en los relevamientos de Roberto Lehmann-Nitsche en lenguas originarias»Corpus [En línea], Vol. 13 N°2 | 2023, Publicado el 31 diciembre 2023, consultado el 28 febrero 2024. URL: http://journals.openedition.org/corpusarchivos/6851; DOI: https://doi.org/10.4000/corpusarchivos.6851

Inicio de página

Autor

Marisa Malvestitti

Universidad Nacional de Río Negro

Argentina

Correo electrónico: mmalvestitti@unrn.edu.ar

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search