Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros103-104Una autobiografía del «tiempo de ...

Una autobiografía del «tiempo de los novatores»: las Memorias de Raimundo de Lantery

Pedro Álvarez de Miranda
p. 9-20

Resúmenes

Revisión de las Memorias de Raimundo de Lantery, un hombre de negocios de origen saboyano, pero gaditano de adopción, que en los años del cambio de siglo (el texto está redactado en 1705-1706 y cubre el lapso temporal 1673-1700) decidió poner por escrito su vida y milagros. Se ha perdido la pista al manuscrito original (a su segunda parte, en realidad, pues de una primera parte redactada por Lantery nada se sabe), publicado por quien fue su propietario, don Álvaro Picardo, en 1949. Aquí se reevalúan las Memorias a la luz del gran desarrollo que han tenido en los últimos tiempos los estudios sobre la autobiografía, y se propone un acercamiento filológico a un texto en el que todo, desde la espontaneidad lingüística a la absoluta falta de impostación literaria, contribuye a crear en el lector una muy cautivadora sensación de verdad.

Inicio de página

Texto completo

  • 1 Lopez, 1976.

1Desde que François Lopez, en el magistral capítulo segundo de su tesis sobre Forner1, puso o propuso un nombre para aquellos años oscuros de la historia cultural de España que se sitúan a horcajadas entre los siglos xvii y xviii, me cuento entre quienes se han sentido ocasionalmente atraídos por la perspectiva de explorar esa terra hasta entonces casi incognita. Treinta años después, la convocatoria de este coloquio me ha impulsado a rescatar ciertas notas de lectura, y a hacer naturalmente una obligada relectura, que tienen por objeto un curioso y olvidado texto del que enseguida pasaré a dar cuenta.

  • 2 Lopez, 1999.
  • 3 Pérez Magallón, 2002.

2El rótulo al que me refiero fue, bien lo sabemos todos, «Le temps des “novatores”», que el responsable de la tardía traducción española del libro2 vertió como «la época de los novatores», seguramente por sortear un posible galicismo. En cambio, Jesús Pérez Magallón ha preferido en su libro referirse al tiempo de los novatores3, pero adoptando, eso sí, para tal expresión, una prudente y distanciadora cursiva. Yo sigo sus pasos al entrecomillarla en el título de esta intervención. ¿Será que la palabra época implica en español mayor compromiso periodizador que la palabra francesa temps? Es posible, porque los organizadores de este coloquio también la han evitado en esa forma. Muy hábilmente se han acogido a(l) plural, como a sagrado, y ahí tenemos lo que nos proponen: «La literatura española en tiempos de los novatores». Es evidente que el plural resulta más laxo y más lábil que el singular, y que al elegirlo, acompañado de una horquilla de fechas que abarca el último cuarto del xvii y el primero del xviii (prácticamente la misma que Pérez Magallón, aunque aquí se prefiere 1726 a 1725, supongo que pensando en la aparición del Teatro crítico), nos están sugiriendo un marco cronológico aproximado en el que los investigadores, felizmente bastante variopintos, que aquí nos reunimos, podamos sentirnos cómodos para hablar de lo que nos ocupa, siempre y cuando se refiera a aquel difuso medio siglo a caballo entre dos.

3Ahora bien, hablar de textos diversos de tiempos de los novatores no implica naturalmente, ni mucho menos, vincular sin más a quienes los produjeron al por lo demás exiguo grupo de hombres de ciencias y letras que hoy, en recuerdo de una polémica de 1714 en que peligrosamente se esgrimió contra ellos, conocemos con ese nombre.

4Desde luego, así ocurre con Raimundo de Lantery, un hombre de negocios de origen saboyano, pero gaditano de adopción, que en aquellos años del cambio de siglo decidió poner por escrito su vida y milagros. Hombre hasta cierto punto leído y pendiente de los acontecimientos del tiempo, sus afanes le mantienen al margen de las inquietudes filosóficas, científicas o historiográficas de los novatores. No deja, sin embargo, de presentar atisbos de una mentalidad que, sin ser de una pieza, cabe vincular en parte con esa dificultosamente asible modernidad que, invocando de nuevo a Pérez Magallón, se va construyendo entonces. Confío, en cualquier caso, en que no resulte inoportuno hacer que comparezca el personaje en el cuadro de época que estamos trazando aquí.

5No soy en absoluto experto en el género, o géneros, de la autobiografía, pero sí un aficionado lector de ellas, que trata de seguir como puede, y muy de lejos, la copiosa literatura secundaria que hoy se les dedica. Entré en contacto hace tiempo con las Memorias de Lantery, y me ha extrañado sobremanera que en los últimos años, cuando tanto desarrollo han alcanzado en el hispanismo los estudios sobre autobiografía, o literatura autorreferencial, o «literatura personal», o «literatura del yo», o «ego-documentos», nadie se haya fijado en este texto. Hasta hoy sólo ha llamado la atención de algunos historiadores, atención plenamente justificada, pues contiene información preciosa sobre el comercio gaditano y sobre la vida en general de la ciudad atlántica en un decisivo momento de su historia, el que se corresponde con un crecimiento y relativo esplendor estrechamente ligados al relevo y decadencia de Sevilla como centro neurálgico del comercio indiano.

6Aunque reclame alguna atención de nuestro gremio hacia esta obra, no se me oculta que su carácter específicamente literario (si es que sobre el tal carácter llegáramos a ponernos de acuerdo) puede ser cuestionable. No más, desde luego, que el de muchos otros textos de la misma índole. Pero es que, además, el gremio al que aludía, por ser al que más gustosamente me adhiero, es el muy humilde de la filología tout court. Pues eso, en definitiva, es lo que quiero proponerles: un acercamiento filológico, integrado por un puñado de consideraciones escasamente pretenciosas, a las Memorias de Raimundo de Lantery.

7Vayamos, pues, a lo esencial, al texto. Iba a decir «a lo que tenemos», pero lo malo es que esta vez, en realidad, ni siquiera lo tenemos, o lo tenemos en modo un tanto deficiente.

8Me explico. En 1949, don Álvaro Picardo y Gómez editó un manuscrito de su propiedad en libro que intituló Memorias de Raimundo de Lantery, mercader de Indias en Cádiz, 1673-1700. Fue una muy limitada edición de 250 ejemplares no venales. Según explica Picardo, el manuscrito lo había descubierto Palau entre los fondos de la antigua librería barcelonesa de la viuda de Pla. Lo adquirió, primero, un bibliófilo de Puerto Real llamado don Miguel Gallardo, de cuyas manos pasó en 1946, por venta, a las del erudito gaditano que lo publicaría poco después.

9Años más tarde, en 1983, Manuel Bustos Rodríguez, profesor de Historia moderna de la Universidad de Cádiz, lo publicó de nuevo, pero sin tener acceso al manuscrito original. No revela, siquiera, si intentó tenerlo. Por mi parte, las pocas averiguaciones que he podido hacer sobre don Álvaro Picardo han dado por ahora tan escaso fruto que no incluyen ni la fecha de su fallecimiento ni lo que más nos importaría, el destino ulterior de su biblioteca. De momento la pista del manuscrito de Lantery parece perdida, pero sería muy deseable que alguien la reencontrara y diera con él.

10El motivo, ya se habrá imaginado, es que está pidiendo a gritos una nueva edición, pues la de Picardo, aun siendo, por inmediata al manuscrito original, la preferible de las dos que tenemos, es francamente insatisfactoria. Si no bastara a reflejarlo el texto mismo que se nos brinda, convence de ello el cotejo de la única página del manuscrito que, a modo de muestra, reproduce facsimilarmente Picardo (entre pp. 360 y 361) con la versión que él mismo ofrece de esas pocas líneas en su propia edición (pp. 281-282):

– Un «quizieren» se convierte en «quisieran» (el cambio de z en s sería lo de menos, y aun puede justificarse, sin grave merma para la historia de la confusión de las sibilantes; pero no es admisible, claro, el de la e en a, que afecta al tiempo verbal).
– Del mismo modo, un «pudiere» también se moderniza a la ligera, mediante «pudier
a»;
– «me mudé en las cazas» se convierte en «me mudé
a las casas»;
– «hauiéndolo dexado todos» se edita, por descuido, «habiéndolo
s dejado todos».

  • 4 En cuanto a las grafías, no otra cosa puede hacerse, mientras no tengamos acceso al manuscrito, que (...)

11Esto, sólo en una página. De vez en cuando hay breves fragmentos con puntos suspensivos, correspondientes a pasajes que el propietario del manuscrito no consiguió leer, pero que acaso otros ojos descifrarían. Y lo peor es que Picardo puntúa mal el texto de Lantery, oscureciendo aún más una sintaxis ya de suyo peculiar. Hay pasajes que solo por eso resultan casi ininteligibles. En los que aquí cite, la puntuación es exclusivamente mía, aunque puesta, ocioso es decirlo, un tanto a ciegas, y con la frustración de no tener acceso al manuscrito4.

12Hay más detalles y circunstancias peculiares. El manuscrito, según se nos dice, comienza directamente con la indicación «Segunda Parte. Capítulo primero. En que trata lo que le sucedió desde que desembarcó en Málaga, su llegada a Cádiz y demás que anotó desde entonces hasta fin del año 1673». Falta, por tanto, una Primera Parte, que sin duda Lantery había escrito, pues en la Segunda hace numerosas referencias a ella. La que tenemos está dividida en 27 capítulos, uno por año, y termina en 1700. Llegado a esa fecha redonda, nuestro autor da por terminada la Segunda Parte, en coincidencia con importantes acontecimientos de su vida familiar y de la vida nacional, pero también por una acusada conciencia de siglo que era entonces relativamente rara:

Y en esto —escribe— se acabó el año de mil y setecientos, último del siglo diez y siete y fin de esta Segunda Parte de estas anotaciones, en honra y gloria de Dios. Amén (p. 372).

Un poco antes había aludido a que por la muerte de Carlos II «se nos han suscitado tantas guerras y desdichas como se irá diciendo en la Tercera Parte de esta historia, pues entramos en otro siglo» (p. 366).

13Esa perspectiva o distanciamiento temporal se ha ido acortando a medida que avanzaba el relato, pero siempre ha estado presente. Pues por referencias internas sabemos que la redacción de la Primera Parte había empezado en diciembre de 1704 y se había prolongado a lo largo de 1705, y que la de la Segunda Parte se inició a fines de ese año y continuó durante 1706. Esa, 1705-6, es, pues, la fecha de nuestro texto, lo que por cierto confiere a esta exposición mía un no previsto carácter conmemorativo, trescientos años justos después.

14Es lógico que el manuscrito conservado, por comenzar in medias res, carezca de título. El de Memorias decidido por Picardo es postizo, pero perfectamente aceptable. Acabamos de ver que el autor habla de «estas anotaciones», «esta historia». Sí, pero también, en otro momento, llama a las anotaciones «mis memorias». Aunque memorias no significa ahí lo mismo que en el título puesto por Picardo, sino, como explica Autoridades, «el libro, quaderno, papel u otra cosa en que se apunta o annota alguna cosa, para tenerla presente y que no se olvide; como para escribir una Historia u otra cosa», insisto en que la elección del editor ha de considerarse acertada. Enseguida veremos cuándo y por qué decidió don Raimundo iniciar esas notas o «memorias» sobre las que, años después, armó su autobiografía.

  • 5 Sí sabemos, porque lo adelanta en el último capítulo, que la muerte del yerno sí “mató” a su esposa (...)

15¿Qué sabemos de la persona Raimundo de Lantery? Obviamente, sabemos mucho de él entre 1673 y 1700; un poco de lo que le había acontecido antes de aquella fecha (pues de vez en cuando alude a hechos narrados en la perdida Primera Parte); y prácticamente nada de lo que le ocurrió de 1701 en adelante5.

16No sabemos cuándo murió, ni tampoco el año de su nacimiento. Sí que este se produjo en Niza, y que los Lantery eran, por tanto, súbditos de los duques de Saboya. Tiene parientes poderosos en la Corte de Turín, adonde mandará a su hijo mayor para que estudie derecho. Nada sabemos de la infancia de Raimundo, ni de la edad con que llegó a España, pero, desde luego, se siente naturalizado en ella, y asegura haberla recorrido casi entera. Está «hecho a ver las posadas de Francia, Italia, Flandes, Inglaterra», lo que le lleva a juzgar muy negativamente las españolas, aunque salva las de Aragón, y en particular las del reino de Valencia (p. 227). Ha estado en Argel, parece que primero como cautivo y después ocupado, precisamente, en gestionar el rescate y libertad de otros. Ha ido tejiendo una tupida red de contactos, amistades y corresponsales en la Península y en toda la cuenca mediterránea. Se ha establecido en Alicante —«primera tierra de España que pisé», según nos dice (p. 114)— y después en Mallorca. Casado con una valenciana, cuando en 1673 determina, parece que como consecuencia de una quiebra, dejar Mallorca y pasar a Cádiz, el matrimonio tiene ya un hijo. Es ahí cuando comienza la Segunda Parte. En Cádiz nacerán otros cinco vástagos, dos de ellos muertos a edad temprana. Todos varones, excepto una sola hembra, que cuando el relato se interrumpa, en 1700, le habrá dado ya dos nietos.

  • 6 Ponsot, 1973.

17Resulta imposible, naturalmente, resumir aquí los 27 años que cubren las Memorias. Podemos decir que su contenido se reparte en tres ámbitos: el de los acaecimientos personales y familiares, el de la vida ciudadana, con especialísima atención a las actividades comerciales (a cuyos protagonistas, naturalmente, conoce muy bien) y, en fin, el de la política nacional e internacional, cuyos principales avatares no se dejan pasar sin relato, mención o comentario. No hay grandes desequilibrios entre esos tres sectores, aunque probablemente el que más páginas se lleva es el segundo, el de la vida comercial gaditana. No hay que insistir en el subido interés de las noticias que Lantery brinda al respecto, y que han sido aprovechadas por los historiadores, en especial por Pierre Ponsot en un excelente trabajo para los Mélanges Braudel6.

18Precisamente por ello me fijaré más en los otros dos, el del relato en primera persona y el de los noticias de actualidad, entre los que vamos a descubrir en este caso un sorprendente vínculo. Cuando Lantery narra y comenta hechos nacionales o internacionales, es de suponer que lo hace a partir de fuentes orales o escritas (gacetas, relaciones, avisos, etc.). Pero en aquella fase auroral y precaria de la literatura noticiosa todo receptor de una nueva se sentía impelido a actuar también como emisor, a transmitirla, a contarla y copiarla, a avisar a otros de lo que pasaba, a dejar constancia del sucedido. Toda persona alfabeta podía devenir cronista o protoperiodista. Así, cuando Lantery tiene noticia de la toma de Maastrich por Luis XIV en persona, escribe: «Porque es cosa memorable la presa de esta plaza, me parece es digno de que se ponga aquí por memoria para los venideros» (p. 12). La vida personal y cotidiana se acompasa con los grandes acontecimientos. Según nos dice Picardo, «al margen de su escrito anota Lantery los nacimientos, coronaciones, casamientos, etc., de las familias reales de Europa, datos que hemos suprimido por ser de general conocimiento y porque su intercalación haría ininteligible el texto» (p. xv). He ahí otra decisión editorial difícil de compartir.

19Pero es que además Lantery nos da cuenta de un caso, el suyo —pero tal vez no único—, de interesantísimo tránsito de la práctica lectora a la pulsión de la escritura, pasando por una mera labor de copista que, insospechadamente, resultará decisiva. Cuando se produce la caída del valido Fernando de Valenzuela, un self made man enfrentado a los grandes por el que nuestro comerciante siente gran simpatía, he aquí lo que Lantery nos revela:

Cada correo venían de Madrid diferentes papelones aludiendo todos a la caída de este caballero, y como yo tuviese poco que hacer en aquel tiempo y lo más de él me estaba en casa, di en copiarlos todos, de que hice un gran libro de ellos, el cual mis hijos me lo han desaparecido de prestarlo a unos y otros; por cuya ocasión me apliqué en que fuese de buena letra, con que hacía dos cosas a un tiempo, la una pasaba mi ociosidad, la otra asentaba mi letra, que hasta entonces no escribía bien. Con que de esa manera no vine a perder mi tiempo, pues alcancé a hacer esta letra tan clara; porque cuando pararon de venir papelones, había tomado tanta afición en ello que vine en hacer memorias de mis sucesos, peregrinaciones y notas de lo que iba sucediendo hasta fin del año 704, por diciembre que empecé a ponerlo en limpio en estos dos tomos, a ratos perdidos como dicen, y de noche después que me recojo en casa (p. 44).

  • 7 Amelang, 2003.
  • 8 Simón Tarrés, 1988.
  • 9 Salvo un fragmento: Dietari d’un any de pesta. Tengo noticias, no obstante, de que en breve aparece (...)

20De la caligrafía, pues, a la autobiografía, hay una pasarela que acaso Lantery, entre la masa de individuos orillados por la Historia con mayúscula, no fue el único en cruzar. Sus Memorias son un espécimen extraordinariamente valioso del tipo de fuentes que interesan a quienes en los últimos años vienen cultivando la historia de la vida privada, la «historia desde abajo» (o, para el mundo contemporáneo, la «historia oral»). Estoy pensando en estudios como el del profesor Amelang sobre la «autobiografía popular» en la Europa moderna7, que, por lo que se refiere a España, toma como eje la crónica escrita por un zurrador de pieles de Barcelona llamado Miquel Parets entre 1626 y 1660. No es ni mucho menos el único caso, en la Cataluña del xvii y xviii, de artesanos o payeses doblados en cronistas-memorialistas8. Ahora bien, el relato de Parets, el único al que me he asomado (paradójicamente, sigue inédito por ahora el original catalán9, mientras que una traducción castellana vio la luz en seis tomos consecutivos del Memorial histórico español), contiene muchísimos menos elementos autobiográficos que el de Lantery. Los historiadores a que me refiero hablan de écriture du for privé, pero en unos casos lo privado tiene mucho mayor presencia que en otros. Es el caso de las Memorias de Lantery, a las que además singulariza en la España moderna la condición de burgués acomodado que tiene su autor-narrador-protagonista, no solo frente a los más humildes menestrales de los textos del Principado de Cataluña, sino también frente a las dos modalidades dominantes de las autobiografías castellanas del xvi-xvii: la autobiografía espiritual o religiosa (frecuentemente femenina, por cierto) y la autobiografía militar; subespecies que por su parte pueden mantener concomitancias, respectivamente, con el acto de confesión y con la hoja de servicios.

21El pasaje antes transcrito deja claro, por lo demás, que la elaboración del texto tuvo dos momentos: uno dilatado en el tiempo y consistente en la anotación de «memorias» al hilo de los sucesos mismos; el otro, en 1704-1706, se considera ahí como una puesta «en limpio» de tales materiales, pero desde luego no consistiría en su mera copia, sino que entrañaría cierto grado de (re)elaboración.

22En relación con los acontecimientos de la política nacional e internacional, lo más interesante que nos dejan las Memorias de Lantery no está, evidentemente, en las noticias mismas, de segunda o tercera mano, sino en los comentarios. La caída del ya aludido Valenzuela, por ejemplo, la atribuye a «una mera envidia de los grandes» (p. 83). Abundan las críticas a la corrupción administrativa y al desgobierno económico. En cambio, ante Luis XIV siente verdadera admiración, sobre todo porque ha sabido imponer el respeto internacional hacia Francia, algo de lo que es incapaz nuestro Carlos II:

  • 10 Atención a esta palabra, que llegará a ser característica del léxico de la Ilustración.

Que esto tiene de bueno el Rey Luis; él desuella sus vasallos a contribuciones, pero los hace respetar en todas partes, por cuya razón contribuyen de buena gana, porque ven que todo se gasta en su bienestar10; no como en España, que se contribuye y no se sabe lo que se hace de este dinero (p. 169).

  • 11 Un excelente conocedor de la autobiografía española, oponiendo la autobiografía espiritual o religi (...)

23De su vida personal y familiar nos cuenta muchas cosas: sus contratiempos de salud; los quebraderos de cabeza que le dan los hijos, bastante tarambanas; los altibajos de sus negocios; las sucesivas casas que ocupa la familia. Y el carácter del autobiógrafo se transparenta con toda nitidez: es dadivoso y hasta espléndido, sensible, aprensivo e impaciente como enfermo, miedoso en las situaciones de inseguridad, orgulloso, preocupado por su imagen (pues su «crédito» como comerciante depende directamente de ella), caprichoso a veces, irónico. Es también sumamente piadoso (lo que no obsta, naturalmente, para que lance alguna pulla anticlerical). Cuando la peste que atenaza a la ciudad en 1681 por fin remite y desaparece, cree firmemente que ha sido gracias a la intervención de Jesús Nazareno11. Por el contrario, cuando, al morir su hijo menor, hay quien lo atribuye a mal de ojo, asegura no haber dado nunca crédito a «esas supersticiones» (p. 156). No creo que quepa considerar como tales los temores irracionales, que le aquejan como a los hombres de todo tiempo. En una ocasión, disgustado con su hijo cuando este está a punto de embarcar para América,

... lo envié enhoramala, que después me pesó, porque consideré que se iba a embarcar y que le podía suceder alguna desgracia por aquella maldición (p. 293).

24Semejante a su capacidad para la introspección es la que tiene para penetrar en el alma ajena. Véase este rápido relato de lo que tiene todos los visos de ser un caso de depresión morbosa y, finalmente, mortal:

Se murió [su amigo el comerciante Diego del Hoyo] de cavar en su imaginación de haber empobrecido, siendo así que fue jovialísimo en otros tiempos; y no tenía para qué entristecerse tanto, pues no tenía más obligaciones que su persona. Y por más que le prediqué sobre ello, se fue consumiendo como una vela de sebo junto a la candela. [...] Yo no lo desamparé hasta que expiró, y corrí con su entierro, en el cual gasté ciento siete pesos y veintitrés maravedises de plata, como verán mis hijos en mis libros (p. 151).

25Este último detalle es significativo, y se repite varias veces. Nos brinda otra peculiar conexión del «ego-documento» no ahora con la caligrafía, sino con la contabilidad. Nada más natural en un comerciante que concebir su autobiografía como prolongación y glosa de los libros de caja. En cuanto a los destinatarios, en varias ocasiones declara Lantery que escribe su «historia» para sus hijos. Pero también menciona alguna vez a los amigos como posibles lectores.

26Suelen los textos autobiográficos reservar un importante papel a los viajes, y así ocurre también en las Memorias de Lantery. Los que en esta Segunda Parte se cuentan tienen todos lugar por tierras andaluzas y suelen ser de negocios. Pero hay uno que cabría considerar rigurosamente turístico, avant la lettre. Surge de un pretexto, la visita de Lantery a Córdoba para asistir a las «conclusiones» o exámenes públicos con que su hijo daba fin a sus estudios en el Colegio de Nuestra Señora de la Asunción. A la ida visita Arcos, y lo que más le impresiona del palacio del duque es la biblioteca. Tras la estancia de varios días en Córdoba, donde no deja nada sin ver, se le antoja ir a Granada, en parte para explorar las posibilidades de que su hijo estudie en el Colegio Imperial, pero en el fondo «sólo a ver Granada», dice, «que esa me faltaba que ver en España» (p. 222). Allí,

... todas las mañanas tenía el gusto de levantarme dos horas antes del día e irme a pasear bajo los álamos de la alameda de la Alhambra, a oír cantar los ruiseñores, que había muchos, y con la luna que había entonces, cantaban toda la noche, que era un gran gusto oírlo; adonde me estaba paseando hasta que amanecía, que como era primavera y andaban en amor dichos ruiseñores, no callaban en toda la noche; y esto me duró todo el tiempo que estuve en dicha Granada. Con que me volví a la posada con bravas ganas de almorzar, a donde hallaba toda mi gente todavía en la cama; luego salíamos a misa y nos juntábamos con don Baltasar Ringenberg a ver algún sitio nuevo (p. 223).

27Conjunción de naturaleza y arte, el viaje como vía de conocimiento y aun de reencuentro con uno mismo. ¿No recuerda esto ya mucho a los viajes que harán los ilustrados? Y, por si fuera poco, no falta la mirada crítica, desde una preocupación económica, sobre el paisaje:

Es tierra regaladísima para lo que corre en España, y muy barata; pero si esa tierra fuese en manos de italianos o franceses, que son curiosos en la agricultura, sería otro Paraíso Terrenal; pero los españoles no son codiciosos y no cultivan más de aquello que han menester precisamente para pasar el año (p. 223).

(Que conste que no siempre habla de los españoles en tercera persona; a veces, y sobre todo en cuestiones de política internacional, lo hace en primera).

28Para mejor captar la singularidad narrativa de las Memorias de Lantery transcribiré otro fragmento que también pertenece a un viaje, esta vez a un viaje de negocios. Don Raimundo ha ido a Sevilla y por una serie de contratiempos de salud no puede hacer el regreso a Cádiz a caballo, como había hecho la ida. Así que decide tomar un barco por el Guadalquivir hasta Sanlúcar:

Con que a la hora que se me asignó de la marea, me voy a embarcar, adonde se me dio el mejor lugar en medio de haber muchos pasajeros, en particular tres mujeres, dos viudas y una en opinión de doncella por ser hermana de una de las viudas, y todas hijas de Cádiz, con quienes se pasó el viaje con mucha diversión, por que una de dichas viudas era hija del alférez Fajardo que llamaban, muy conocido y muy nombrado por ser cabo de una cuadrilla de metedores, quien [= ‘una de las señoras’] había pasado a Sevilla con su marido, de quien había enviudado pocos meses hacía; y por haber quedado sin hijos ni otras obligaciones, había enviado dicho su padre por ella con un hermano suyo más chico que venía así mismo embarcado con nosotros, que hoy día que escribo esta es asimismo Alférez del Presidio; cuya señora tenía muy buenas habilidades, en particular gran música y de muy excelente voz, que se podía venir de muy lejos para oírla cantar. La otra viuda tenía muy excelente cara, con los más bellos ojos que haya visto, quien fue mujer de un abaniquero que tenía tienda en frente de la portería de San Agustín, en la que hace esquina para entrar en la plazuela, y era genovés de nación. Y como se moviese en una conversación los celos de algunos hombres, no faltó quien dijese que había hombre que le ponía candado a las partes bajas cuando salía de casa, a lo cual respondió ella que a ella misma le había sucedido, y pintó ahí de la manera que estaba hecho, que era como un braguero de hierro con una planchuela muy ajustada, agujeradita como un rallo por si tenía necesidad de orinar, y que a la cintura se cerraba con un candadito, cuya llave se ponía en el bolsillo, y cuando volvía a casa se lo quitaba. Yo, aunque lo había oído contar en otras ocasiones, no le daba crédito, pero dicha señora lo aseguró ser verdad, en medio que reconocí de ella tenía razón su marido de recelarse de ella, por que, sobre ser hermosa, era amiga de dar algunos gustos; que entre cantar, representar y contar algunos cuentos de estos hicimos el viaje con alegría, y no se sintió.
Con que llegamos a Sanlúcar, adonde desembarcamos todos los pasajeros y el dicho patrón Risso, y en pago de tan divertida compañía como nos hicieron las regalamos en dicho Sanlúcar, les pagamos las mulas hasta el Puerto y el barco que nos trajo a Cádiz. Y así que llegamos a la playa cada uno tomó su vereda como si nunca nos hubiéramos visto, aunque cuando nos encontrábamos hacíamos conmemoración del viaje (pp. 74-75).

29Nótese qué bien captada está en este episodio la peculiar sociabilidad que propician los viajes, muy intensa pero ilusoria, a la postre artificial y efímera, pues se esfuma en cuanto los compañeros de viaje llegan al punto de destino («como si nunca nos hubiéramos visto... »).

30Léanse también las muy logradas páginas del dramático episodio que se narra en el último capítulo. Han llegado cartas a Cádiz que dan noticia de la muerte en Veracruz del yerno de Lantery, por quien nuestro protagonista siente amorosa devoción y en quien (bastante decepcionado de sus propios hijos varones) tiene puestas todas sus esperanzas. Los amigos de Lantery saben la noticia, pero se la ocultan, esperan momento oportuno para dársela. Él, sin embargo, tiene el pálpito de que algo grave ha sucedido, y recorre Cádiz buscando angustiosamente información. Cuando por fin se confirma lo que sospechaba estalla en llanto incontenible.

31Muchas obras literarias han plasmado situaciones y experiencias como estas, pero pocas veces con la ingenua espontaneidad con que las verbaliza Lantery. Y es que el mayor encanto del texto está para mí en ese «ingenuismo» de arte rigurosa y literalmente naïf. Es tan directo y transparente el autor, que al terminar la lectura tenemos la sensación, por haber padecido y disfrutado con él en sus andanzas, de conocerle de veras y en persona. Esto, dicho de un texto en fin de cuentas narrativo de los primerísimos años del xviii, no es poco decir. Hagámonos cargo de que estamos en el momento en que la novela española se encuentra en el punto más bajo del terrible bache histórico que atraviesa entre mediados del xvii y mediados del xviii, y lo de bache no deja de ser un tanto eufemístico, pues hay tramos de esos dos medios siglos en que no se trata ya de encontrar obras narrativas de mayor o menor fuste y calidad, sino sencillamente de encontrarlas, cualesquiera que sean. Naturalmente, no digo que el relato de nuestro ingenuo comerciante supla la falta de novela de esos años. Digo sólo que la amenidad de algunas páginas de Lantery supone un fresco y modesto oasis natural en medio de aquel páramo narrativo.

32Para terminar, permítaseme que, pagando tributo a cierta deformación profesional, subraye el muy alto interés específicamente lingüístico del relato. No creo que la precariedad sintáctica del texto deba achacarse al origen extranjero del autor; y sí, en cambio, que estamos ante una rara muestra de plasmación indeliberada, y razonablemente aproximativa, del discurso oral. La reiteración de conectores como el superabundante y casi meramente ilativo con que (escrito con que) o el simple que, los relativos alejados de su antecedente, los anacolutos, la tendencia digresiva, las elipsis violentas, las referencias a antecedentes mentales no expresos, son rasgos del discurso coloquial que las Memorias de Lantery, como se habrá notado, ejemplifican a cada paso. El texto es también una mina para la documentación de fraseologismos que tampoco hay muchas ocasiones de documentar en la lengua antigua, y que casi siempre van seguidos de un esclarecedor «como dicen»: «poner como un trapo», «dar (la) campanada», «caérsele [a uno] el corazón a los pies», «hacer la mosca muerta», «comer como un descosido», «no poder tragar [a alguien]», «enviar[lo] a pasear» (es decir, «a paseo»), «con un palmo de narices», «hacer la vista gorda», «lo pasado, pasado», «pegársela a uno», «sin haber comido ni bebido», etc. Para la de voces más o menos coloquiales como «pamplina», «explicaderas», «morisqueta», «flojera», «pendejo», «cascar» ‘pegar’, «ahitera» o «montantada». Y, en fin, para la de unos cuantos italianismos —«fremir», «palesar», «partenza», «puzolana», «sullaca» (‘cierto revestimiento impermeable’, véase «sullacca», arabismo del calabrés) y «sullacar»—, galicismos —«atirar», «chambra», «chicana», «donjón», «en boga», «somete» (fr. «sommet»)—, préstamos de cualquiera de esas dos procedencias («factótum», «seriosidad») y hasta un anglicismo («ponche») o un portuguesismo («pirrasa»); algunos de los cuales, desde luego (pero no todos), habrán de considerarse idiolectales. Como cabía esperar, los diminutivos y aumentativos se emplean con gran expresividad. Y cuando, al describirnos Lantery una de las varias casas nuevas a que se muda la familia, nos hable de «su lindo patinillo para lavar, su aseada cocina con su pozo dentro de ella, con su puerta al comedor muy espacioso con una alcoba al lado, con su balcón que venía a caer al patio...», etc. (p. 119), esos deliciosos posesivos, tan conversacionales, manifiestan su alborozada complacencia mejor que cualquier declaración explícita.

  • 12 Agradezco vivamente a mi amigo y colega el profesor Fernando Andrés Robres la cuidadosa lectura que (...)

33En fin, todo en las Memorias de Lantery, desde la espontaneidad lingüística a la absoluta falta de impostación literaria, contribuye a crear en el lector “sensación de verdad”. El contrato de lectura, el tan traído y llevado «pacto autobiográfico», lo suscribimos aquí con un comerciante a carta cabal, y podemos estar seguros de que no contiene cláusulas secretas. Si recuperáramos la pista del manuscrito original, y —puestos a fantasear— si encontráramos la perdida Primera Parte, el pleno disfrute estaría asegurado12.

Inicio de página

Bibliografía

Amelang, James S., El vuelo de Ícaro. La autobiografía popular en la Europa moderna, Madrid, Siglo XXI, 2003.

Durán López, Fernando, Catálogo comentado de la autobiografía española (siglos xviii y xix), Madrid, Ollero y Ramos, 1997.

Lantery, Raimundo de, Memorias de ——, mercader de Indias en Cádiz, 1673-1700, ed. Álvaro Picardo y Gómez, Cádiz, 1949.

Lantery, Raimundo de, Un comerciante saboyano en el Cádiz de Carlos II. (Las Memorias de ——, 1673-1700), ed. Manuel Bustos Rodríguez, Cádiz, Caja de Ahorros de Cádiz, 1983.

Lopez, François, Juan Pablo Forner et la crise de la conscience espagnole au xviiie siècle, Bordeaux, Institut d’Études Ibériques et Ibéro-Américaines de l’Université de Bordeaux, 1976.

Lopez, François, Juan Pablo Forner y la crisis de la conciencia española en el siglo xviii, trad. Fernando Villaverde, Salamanca, Junta de Castilla y León, 1999.

Parets, Miguel, De los muchos sucesos dignos de memoria que han ocurrido en Barcelona y otros lugares de Cataluña. Crónica escrita por —— entre los años de 1626 a 1660, en Memorial Histórico Español, tomos XX a XXV, Madrid, Real Academia de la Historia, 1888-1893.

Parets, Miguel, Dietari d’un any de pesta. Barcelona, 1651, eds. James S. Amelang y Xavier Torres i Sans, Vic, Eumo, 1989.

Pérez Magallón, Jesús, Construyendo la modernidad: la cultura española en el tiempo de los novatores (1675-1725), Madrid, CSIC (Anejos de Revista de Literatura, 54), 2002.

Ponsot, Pierre, «Au contact de deux Mondes: une chronique gaditane. Les “Mémoires” de Raimundo de Lantery, “mercader” de Cadix, 1673-1700», en Mélanges en l’honneur de Fernand Braudel, I. Histoire économique du monde méditerranéen, 1450-1650, Toulouse, Privat, 1973, pp. 471-486.

Simón Tarrés, Antonio, «Memorias y diarios personales en la Cataluña moderna», Historia Social, 2, 1988, pp. 119-134.

Inicio de página

Notas

1 Lopez, 1976.

2 Lopez, 1999.

3 Pérez Magallón, 2002.

4 En cuanto a las grafías, no otra cosa puede hacerse, mientras no tengamos acceso al manuscrito, que respetar las del texto ofrecido por Picardo; así procedo.

5 Sí sabemos, porque lo adelanta en el último capítulo, que la muerte del yerno sí “mató” a su esposa, “como diré en su lugar” (p. 357).

6 Ponsot, 1973.

7 Amelang, 2003.

8 Simón Tarrés, 1988.

9 Salvo un fragmento: Dietari d’un any de pesta. Tengo noticias, no obstante, de que en breve aparecerá una edición íntegra.

10 Atención a esta palabra, que llegará a ser característica del léxico de la Ilustración.

11 Un excelente conocedor de la autobiografía española, oponiendo la autobiografía espiritual o religiosa a la moderna autobiografía laica, enfrenta “la conciencia de pecado y la fe en que la mano de la providencia actúa sobre la propia vida” con “la satisfacción autocomplaciente del burgués hecho a sí mismo” (Durán López, 1997, p. 27). Seguramente, el que las Memorias de Lantery muestren una original simbiosis de ambas actitudes es una clara manifestación de que se sitúan en el quicio entre dos épocas.

12 Agradezco vivamente a mi amigo y colega el profesor Fernando Andrés Robres la cuidadosa lectura que ha hecho de este trabajo, y sus muy sagaces observaciones. Los defectos subsistentes son de mi exclusiva responsabilidad.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Pedro Álvarez de Miranda, «Una autobiografía del «tiempo de los novatores»: las Memorias de Raimundo de Lantery»Criticón, 103-104 | 2008, 9-20.

Referencia electrónica

Pedro Álvarez de Miranda, «Una autobiografía del «tiempo de los novatores»: las Memorias de Raimundo de Lantery»Criticón [En línea], 103-104 | 2008, Publicado el 20 enero 2020, consultado el 24 julio 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/11231; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.11231

Inicio de página

Autor

Pedro Álvarez de Miranda

Universidad Autónoma de Madrid

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search