Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros103-104Recepción y creación poética: el ...

Recepción y creación poética: el ms. 90-V1-9 de la Fundación Bartolomé March y la poesía en Granada a finales del siglo xvii

Inmaculada Osuna
p. 93-117

Resúmenes

El ms. 90-V1-9 de la Fundación Bartolomé March, procedente de la antigua biblioteca de los Duques de Gor, fue copiado para don Pedro Verdugo, segundo Conde de Torrepalma, hacia 1682-1685. En él se recogen obras de cuatro poetas en su mayoría vinculados con Granada (José de Cobaleda, Francisco de Ocaña, Sancho de Vargas y Sebastián Antonio de Gadea), con un arco temporal que va al menos desde la década de los cuarenta hasta el momento de recopilación. El presente artículo considera este manuscrito, por una parte, desde el punto de vista de la recepción y afianzamiento de modelos locales, con el ejemplo de José de Cobaleda. Por otra parte, en el ámbito de la creación, aborda el perfil temático que presentan los poemas de Sebastián de Gadea, los más próximos a la fecha de copia.

Inicio de página

Notas del autor

Este trabajo se enmarca en las líneas de investigación sobre poesía granadina del Siglo de Oro desarrolladas al amparo del Programa Ramón y Cajal, cofinanciado por el Ministerio de Educación y Ciencia.

Texto completo

1En la vida ciudadana del siglo xvii la circulación de materiales poéticos resulta un complejo entramado en el que, entre otros factores, conviven e interaccionan producción local y producción foránea, modelos consagrados y poetas emergentes, distintas modalidades de difusión, con diferentes circunstancias de oralidad, copias manuscritas y divulgación impresa, todo ello entre afinidades, polémicas y variadas vicisitudes personales de carácter particular; todo un microcosmos poético cuyos mecanismos sociales hoy solo parcialmente podemos atisbar.

2Desde esa perspectiva, en este acercamiento al manuscrito 90-V1-9 de la Biblioteca de la Fundación Bartolomé March no pretendo tanto adentrarme en su contenido poético, de franja cronológica bastante amplia, como exponer algunas consideraciones sobre los fenómenos de difusión poética y prácticas sociales de creación que se proyectan en parte de sus poemas dentro del contexto granadino en que se fragua, hacia los años 1682-1685.

  • 1 Gallego Morell y Pinto Molina, 1989.
  • 2 Marín, 1971, pp. 28-31 y 96-98.

3Procede el volumen de la antigua biblioteca de los Duques de Gor, adquirida en 1962 por D. Bartolomé March1. Algunos destacados manuscritos poéticos acabaron formando parte de aquel fondo, aunque poco se sabe por ahora sobre el momento en que cada uno se fue incorporando a la biblioteca de esta familia que, con los habituales trasiegos genealógicos, desde la rama de los Castilla afincada en Granada tras la Reconquista, entroncó en el momento que más nos interesa aquí con los Condes de Torrepalma, de ascendencia sevillana, y derivó en la segunda mitad del siglo xviii hacia la línea sucesoria del Marqués de los Trujillos2. Entre tales manuscritos poéticos están, por ejemplo, la hoy conocida como Segunda parte de las Flores de Poetas ilustres, dedicada originariamente al Marqués del Carpio, o las obras de Góngora compiladas y comentadas por Martín de Angulo y Pulgar, ambos confeccionados en la primera mitad del siglo xvii.

  • 3 En la sección dedicada a Cobaleda, tras el f. 20v en blanco, el 20(bis)r sólo inicia la copia de la (...)

4De menos renombre, el manuscrito que ahora me ocupa revela no solo la posesión, sino su expresa recopilación para una persona directamente relacionada con ese fondo, don Pedro Verdugo, hijo del primer Conde de Torrepalma, y segundo de tal título a la muerte de su padre en 1695. Está copiado por al menos dos manos distintas, cuenta con algún «descuido» subsanado de manera un tanto desmañada y contiene sorprendentes páginas intermedias en blanco, unas quizás para incorporar más poemas, otras tal vez relacionadas con una copia no lineal de algunos cuadernillos3; pero pese a todo ello, a diferencia de otros manuscritos con significativo contenido granadino de la misma biblioteca, este muestra una premeditada selección y composición. En él se recogen, en palabras de la portada, las Obras poéticas de D. Josef de Cobaleda y del Doctor D. Francisco de Ocaña y parte de las de Don Sancho de Vargas y de Don Sebastián de Gadea. El prurito de precisión acompaña el resto de información que ofrece la página: Todas originales o copiadas de sus originales para el Señor don Pedro Verdugo. En Granada a 25 de Septiembre de 1685. Con todo, el proceso de copia debió de empezar años antes. Tras las obras del primer autor se añade una data: «En Granada a 10 días del mes de febrero de 1684» (f. 106r). Las demás secciones no tienen indicaciones similares, pero donde quizás en un principio acabaran las obras del último autor, Sebastián de Gadea –luego se añadieron otras suyas y unas piezas de Sancho de Vargas, descolocadas del lugar oportuno–, se indica que fue «Copiado en Granada a 2 de Noviembre de 1682 años» (f. 189r).

  • 4 Utilizo como referencia, fundamentalmente, los amplios índices de López-Huertas Pérez, 1997.
  • 5 Con igual atribución y orden, los mismos poemas aparecen en el ms. B2365 de la Hispanic Society of (...)

5Como deja entender la portada, la noción de autoría es el principio articulador del conjunto. Tres de los autores están suficientemente documentados en el entorno granadino: José de Cobaleda, de Loja, Sancho de Vargas y Varela y Sebastián Antonio de Gadea y Oviedo. En cuanto a Francisco de Ocaña, no consta su presencia en impresos poéticos granadinos4, ni los poemas recogidos en el volumen revelan procedencia granadina —de hecho, uno de ellos responde a una justa madrileña—, salvo quizás un fragmento de vejamen, que remite a un acto universitario aunque sin alusión explícita a la ciudad5. Entre los escasos datos biográficos o de producción disponibles y las piezas de ocasión del manuscrito, puede vislumbrarse el escalonamiento cronológico que se sigue, curiosamente inverso al orden de copia, ya que la sección del autor más antiguo tiene fecha posterior a la del autor más tardío, por entonces aún vivo y con amplio período de producción por delante.

  • 6 En la parte inferior de la portada del ms. 4126 BNM una nota indica que «Murió D. Josefe de Cobaled (...)
  • 7 La canción A Nra. S.ª del Triunfo en sus desagravios («Venció tu imagen sacra, oh Virgen bella...») (...)
  • 8 Se trata de una canción A lo desfigurado y juntamente hermoso de Cristo en la Cruz («Como en el mar (...)
  • 9 Son las octavas que principian «Hoy que miras lograrse el arduo intento...». Aparecen en Núñez de S (...)

6José de Cobaleda murió, al parecer, en 1657 y en no muy avanzada edad6; entre las composiciones del manuscrito que por ahora he podido datar, la más temprana se refiere a un suceso de 16407. Los únicos dos poemas susceptibles de datación de Francisco de Ocaña son del primer lustro de los años cuarenta8. Con Sancho de Vargas puede avanzarse con seguridad un poco más en el siglo: un poema para un certamen de Jaén nos sitúa ya en 16609; en todo caso, tres cartas poéticas de Cobaleda a Vargas y un poema de este a Cobaleda evidencian relaciones entre ambos; Vargas, a su vez, quizás sirviera de eslabón para el último de los poetas seleccionados, Sebastián Antonio de Gadea y Oviedo, si se admite su posible intervención en una carta poética, a la que volveré después, dirigida a este y fechada en 1659. Gadea supone en la colección el enlace inmediato con la realidad literaria del momento: sus composiciones datables, como se detallará más adelante, se extienden desde los años sesenta hasta 1682. Así pues, puede verse en el manuscrito la materialización de una conciencia de continuidad que arranca como mínimo de los años cuarenta con Cobaleda y que va avanzando en el tiempo en un entretejido aparentemente ininterrumpido de relaciones amistosas y literarias que llegan hasta el mismo momento de recopilación.

7Entre las distintas líneas de estudio que puede sugerir el contenido del manuscrito he seleccionado ahora dos aspectos: por una parte, en el ámbito de la recepción poética, la recuperación –quizás incluso reivindicación– de modelos locales, en especial de José de Cobaleda; por otra parte, en el ámbito de la creación, el perfil que presentan los poemas de Sebastián de Gadea, único poeta genuinamente coetáneo a la confección del manuscrito.

  • 10 Entre las de Sancho de Vargas y las de Cobaleda se encuentran sendas piezas de carácter teatral: un (...)

8La sección dedicada a José de Cobaleda es, con diferencia, la más nutrida: poco más de un centenar de folios, la mitad de todo el volumen, para más o menos otras tantas composiciones; frente a este, Francisco de Ocaña sólo está representado con doce composiciones; Sancho de Vargas, con treinta y cinco; y Sebastián de Gadea, con veinticinco10. En realidad, la portada daba a entender que de Cobaleda y de Ocaña se recogían todas sus obras. Quizás este punto sea matizable, pues el ms. 4126 BNM transmite algunas composiciones de Cobaleda aquí no presentes; pero, salvo estos matices, se puede convenir que para este autor la recopilación responde verosímilmente a un concepto de «obras completas».

9La excepcionalidad de este simple hecho sólo puede valorarse en un contexto en el que las recopilaciones de autor único son más bien escasas. Y ello a pesar de que la proliferación nacional en el siglo xvii de poemarios impresos de tales características no fue del todo ajena a los poetas del entorno granadino. Soto de Rojas, posiblemente todavía en un proceso personal de aspiraciones en la Corte, publicó en Madrid, en 1623, su Desengaño de amor en rimas; lo mismo ocurre, con un contenido aún más ajeno a su ciudad natal e incorporación de varias piezas teatrales, con el Enano de las musas de Álvaro Cubillo de Aragón, en 1654. Sólo Francisco de Trillo y Figueroa llegó a publicar en la ciudad, en 1652, una colección poética miscelánea con sentido recopilatorio. En definitiva: los tres autores que, para el siglo xvii y dejando aparte los de la Academia de don Pedro de Granada, en la transición entre este y el siglo anterior, hoy día tenderíamos a considerar representativos a escala local, con algunas reticencias en el caso de Cubillo de Aragón, más citado por su faceta teatral. La producción manuscrita conocida no parece cambiar excesivamente este panorama: alerta, eso sí, de la existencia de autores que en su momento tuvieron cierto reconocimiento local y alguno incluso una difusión más que notable, pero difícilmente se encuentran recopilaciones extensas de autor único y ni siquiera resulta frecuente la copia de secciones con poesía varia de un único autor dentro de manuscritos misceláneos; aun en esos pocos casos —Juan Antonio de la Vella en el ms. 17.683 BNM, Juan de Ibaso en varios manuscritos, especialmente en el B2365 de la Hispanic Society of America— los poemas copiados de manera contigua no alcanzan un número equiparable a un volumen de varias rimas.

  • 11 Hay descripción detallada en Jauralde Pou, 1998-[2008], vol. III, pp. 1902-1903.

10El caso de Cobaleda es doblemente excepcional, ya que, aparte de la amplia sección del manuscrito de la Biblioteca de Gor, el conservado en la Biblioteca Nacional testimonia un fallido intento de publicación póstuma de sus obras en 1665, poco después de su muerte. Un completo cotejo textual de ambos quizás permitiría precisar en qué medida pudieron estar emparentados estos dos códices, pero aun atendiendo solo a los poemas recogidos y a su dispositio, es evidente que no se trata de un simple traslado. El manuscrito preparado para la imprenta (con aprobación, un índice incompleto de poemas y composiciones laudatorias en preliminares) se ordena por criterios métrico-genéricos con una clara disposición decreciente según parámetros de estimación literaria más o menos habituales11. Encabeza la colección el Panegírico a Carlos V, poema de mediana extensión en octavas (104 estrofas); siguen los sonetos primero, y después las llamadas Canciones (incluyendo poemas en sextetos-liras), y una composición relativamente breve en octavas. Con el título de Romances varios comienza una sección donde se numeran de manera correlativa tanto los más frecuentes romances octosilábicos como romancillos, endechas, algún villancico, y ya sin numeración, una gama más variada de poemas casi siempre octosilábicos, donde reaparecen formas ya citadas, pero también glosas, sextillas de pie quebrado, y sobre todo décimas; al final hay una comedia de tema religioso, La conversión de san Eustaquio, antes llamado Plácido. Son, pues, evidentes, las polaridades panegírico heroico / comedia, y entre medias, poesía endecasilábica / poesía octosilábica.

11El manuscrito del fondo de Gor también empieza, significativamente, con el Panegírico a Carlos V. Pero a partir de ahí los poemas se suceden en una variedad que ya no privilegia supuestas estimaciones métricas, temáticas o tonales, al igual que sucede con los demás autores del volumen. Faltan algunos poemas del manuscrito de la Biblioteca Nacional —pero incluye otros no presentes allí—, y también la comedia, aun cuando de Sancho de Vargas y Sebastián de Gadea sí se copia alguna pieza teatral breve.

12Para entender el significado de una recopilación tan amplia como para equipararse de algún modo a lo que intentó ser la publicación póstuma de las obras de Cobaleda, pero a la vez aquí no tratada como colección exenta, sino como parte destacada de un grupo de poetas no estrictamente coetáneos, será útil contrastarla con dos testimonios de desigual entidad y contexto, pero que reflejan la estima de este autor en el entorno en que se fragua la colección.

13El primero de ellos, arrinconado en un par de versos irónicos de una carta poética aparentemente trivial, resulta valioso en tanto que se halla en el mismo manuscrito del fondo de Gor. Tras unas piezas de Sancho de Vargas copiadas fuera de lugar, cierra la colección una Carta a D. Sebastián de Gadea habiendo ido a Motril a unas honras de un cuñado, sin atribución pero rubricada en sus últimos versos y fechada, según entiendo, en 1659 («Y a Dios, Granada y septiembre / 16 año cabal / 59 Benito / D. Sancho y D. Nicolás», f. 213r). El poema responde al género de la carta amistosa en octosílabos, con frecuencia de vago sentido noticiero y de tono desenfadado o incluso abiertamente jocoso, género del que se conservan en el ya citado ms. 17683 de la BNM bastantes muestras granadinas anónimas fechadas entre 1670 y 1687, aunque también alguna que otra más próxima a esta, poco después de mediado el siglo. La Carta a Gadea se demora en reiteradas a la vez que chistosas manifestaciones por su sentida ausencia, con estrafalarios detalles del estado de tristeza que por ello sufren sus amigos o contertulios. El primer «síntoma» de ese estado del grupo tan fuera de lo común en él revela, por vía de negación, las que debieron de ser sus preferencias habituales:

   Sabed que estamos tan tristes
desde que os fuistis, que ya
ni se alaba a Cobaleda,
ni de Trillo se habla mal.

14No es este el único testimonio de las conflictivas —y quizás, según los momentos, variables— relaciones que Francisco de Trillo y Figueroa tuvo con los círculos poéticos granadinos. Sin embargo, aquí se explicita lo que parece haber sido, ya en su tiempo, hacia los años cincuenta, pero con más motivo en la época de recopilación del manuscrito, una potencial confrontación de modelos y una toma de posición ante la misma.

15La ubicación de esta carta en el cierre de la colección ha podido obedecer a criterios diversos. El don Sancho de la rúbrica poética bien podría ser Sancho de Vargas, y por tanto no puede descartarse que, pese a no estar anunciado en la nota que advierte sobre las obras «descolocadas» de este y copiadas al final, el poema se incluyera con normalidad tras sus otras piezas. Por otra parte, si la rúbrica de la carta se considera como trasunto de una autoría múltiple real, también puede atribuirse a esta «anomalía» autorial, dentro de la pautada organización del manuscrito, el que se dejase para lo último. Hay, pues, motivos externos o casuales para que poema tan poco solemne ocupara un lugar potencialmente importante. No obstante, es significativo que este aprecio por Cobaleda declarado en 1659, posiblemente por parte de un poeta representado en ese manuscrito y en comentario cómplice con otro también presente en él —este último cercano a quienquiera que se ocupara de su compilación, pues se indica que los poemas de Gadea se copiaron «de los originales que me dio su autor»—, sea absolutamente coherente con la «recuperación» de las obras de Cobaleda que supone la primera sección del códice. Quizás esos humildes versos, en apariencia anecdóticos, queden de alguna manera redimensionados en esa posición de colofón que tiene el poema; su valor estimativo se acrecienta, además, por no expresarse ya como preferencia individual, sino como la de un sujeto múltiple, los tres firmantes de la carta, que a su vez dibujan en su discurso un colectivo más amplio, entre grotescos retratos que recuerdan los vejámenes académicos coetáneos y algunas pinceladas que traslucen, aunque sea mínimamente, el intercambio literario entre amigos.

16El segundo testimonio de la vigencia de José de Cobaleda en el panorama poético granadino de finales del siglo xvii lo constituye la publicación exenta de la que, por todos los indicios, fue su pieza más prestigiada, el Panegírico a Carlos V. Ya se ha señalado cómo este abría los dos manuscritos recopilatorios del autor. En el del fondo de Gor aparece, además, el inicio de lo que posiblemente pretendió ser un breve comentario de cada octava, aunque solo se copiaron dos notas, referidas a la primera estancia, y se dejó en blanco el resto del folio y los dos siguientes. La brevedad de lo copiado apenas permite hacerse una idea de los objetivos y entidad del comentario. A propósito de los dos primeros versos justifica, como resultado del numen poético, y no del artificio, una figura de repetición; a propósito del segundo verso señala que «aquí le impugnan que invocase para un asunto heroico una musa que no es heroica, según la división de Virgilio o de Ausonio» (f. 20r). Nada permite precisar si las notas se remontan a la época de Cobaleda o bien a la de la recopilación, aunque en todo caso, vuelven a ofrecer la imagen de autor consagrado, esta vez a través del comentario, y, al mismo tiempo, de autor objeto de discusión poética.

  • 12 Cobaleda, Panegírico al señor emperador Carlos V, [1697].

17Como el resto de su producción —salvo alguna composición publicada en relaciones de fiestas— el Panegírico permaneció inédito hasta 1697, cuando el presbítero Martín de Valcárcel, ya anciano, lo dio a la imprenta, en forma de pliego suelto12. El editor firma una dedicatoria que, sobre todo, deja en la publicación del poema cierto halo de adulación monárquica, al dirigirla al propio Carlos II y recordar tanto los lazos familiares como la coincidencia en el nombre con el héroe del poema. Más significativamente aún, Sebastián Antonio de Gadea, afecto él mismo a los opúsculos en prosa o verso de evidentes connotaciones políticas, vuelve a coincidir textualmente con José de Cobaleda, esta vez con motivo de la aprobación legal del impreso.

18Desbordando las expresiones rutinarias destinadas a tal fin, Gadea lamenta el carácter inédito de la obra de Cobaleda, dando testimonio no solo del aprecio por su poesía sino también de prácticas menos elogiables que, con todo, hoy nos resultan valioso índice de su aceptación como modelo poético:

La [fama] de D. Josef, por su elegante, ingeniosa y dulce poesía, mereció colocarle en el coro de los mayores poetas de nuestro siglo, si no le sobrara a su vida desgracia que le heredasen sus obras en su muerte, pues huérfanas de tan digno padre, corrieron unas perdida la identidad de suyas en los errores del traslado, otras desnaturalizadas en la adopción de ajenas plumas, y las más, desfrutadas u del robo u de la imitación, hicieron que su espíritu poético con transmigración pitagórica pasase a ser alma de otros vuelos; el de este Panegírico, o por más notorio o por más remontado, se libró del insulto de tan tirana cetrería, y dio lugar a que el señor D. Martín lo expusiese como reliquia de aquel grande ingenio a la veneración de la común noticia y vinculase en ella su posteridad. (h. 4v-5r)

  • 13 Ruiz Pérez, 1994.

19A ello añade Sebastián de Gadea consideraciones teóricas sobre el género del panegírico, en relación y contraste con la épica clásica y aun la de algunos autores en lengua vulgar, siguiendo para estas notas pautas más o menos convencionales de erudición poética, que, a la luz de la desaprobación ya mencionada, quizás convendría contrastar en otro momento de manera más específica con la exposición teórica, y su correspondiente puesta en práctica, que Francisco de Trillo y Figueroa despliega en su Neapolisea13. En este caso, pasando por las definiciones y consideraciones de Tasso, Minturno, Escalígero, diversas autoridades clásicas e incluso un comentarista no identificado de Góngora, a propósito del Panegírico al Duque de Lerma, la aprobación desemboca en un elogio del autor por lo elevado del protagonista elegido, su capacidad para condensar tan alto asunto en la brevedad del poema y, sobre todo, su ceñimiento a la verdad de la historia:

Sin necesitar de vanas ficciones, [el Autor de esta obra] debió a la verdad la maravilla de los casos, la gloria de las acciones, la variedad de los sucesos, la magnanimidad de las empresas y la consumada perfección del Héroe que aclama, cuyo gran dibujo realzó su elegante ingenio con los sublimes coloridos de este Poema; pues en su contexto unió sin confusión y mezcló sin desorden alteza en el sentido, fuerza en la razón, cultura en la poesía, número en los versos, propriedad en las locuciones, amenidad en las metáforas, peso en las sentencias, eficacia en los afectos, gallardía en los semblantes, majestad, elocuencia, dulzura y armonía. (h. 7r)

  • 14 Con todo, en el caso de Cobaleda, al menos han sido publicados algunos poemas a partir del ms. 4126 (...)

20En definitiva, hay indicios suficientes para pensar que, a la altura de 1685, el manuscrito de la antigua Biblioteca de Gor no supone una simple recuperación arqueológica y ocasional de la obra de Cobaleda, sino el reconocimiento de un poeta aún vigente entre autores en pleno período de producción, lo cual, por otra parte, recuerda uno de los numerosos problemas que plantea el estudio sistemático de la producción poética de las últimas décadas del siglo xvii: cómo el vacío crítico y editorial actual de la poesía gestada a partir de las décadas centrales de este no solo afecta de manera inmediata a cada autor implicado sino que, al mismo tiempo, nos priva de unos modelos que, sin ser considerados entonces meras derivaciones de los hoy canónicos, actuaron de manera efectiva en la producción poética más tardía del siglo14.

21Si la presencia de Cobaleda ofrece un ejemplo de interés sobre la recepción poética en el momento de la copia del manuscrito, los poemas de Sebastián de Gadea nos sitúan en el ámbito de la creación con relativa proximidad a la recopilación.

  • 15 Para la producción de Sebastián Antonio de Gadea pueden verse Simón Díaz, 1950-1994, vol. X, nº 370 (...)

22La colección no es exhaustiva: en impresos granadinos anteriores a 1682 pueden hallarse algunas composiciones del autor no incluidas aquí, y la explicación no puede ser precisamente la de haber sido ya publicadas, puesto que se recogen algunas que sí lo fueron15. De los veinticuatro poemas recogidos solo siete no presentan indicios que los sitúen en un contexto de producción circunstancial o colectivo. La vena amatoria o la satírica se reparten ese reducido espacio: dos sonetos y dos romances transitan por el rendimiento amoroso, la queja ante los celos de una dama o los sentimientos provocados por la ausencia; un romance actualiza el tópico de la invectiva contra la vieja lasciva y sendos sonetos están dedicados al Epitafio a un caballo muy flaco y muy trabajado y A un poeta satírico. Por supuesto, no se puede descartar que también alguno de estos tuvieran su origen en requerimientos extra-personales de composición, pero lo cierto es que el manuscrito los presenta libres de explicaciones circunstanciales.

23Por el contrario, la profusión de poemas de ocasión nos recuerda una vez más hasta qué punto la sensibilidad de la época no siente ningún pudor en dejar sin cribar de la imagen que se quiere proyectar de un autor aquello que hoy en día tenderíamos a considerar como productos poéticos «fungibles», inevitablemente lastrados por sus pies forzados.

  • 16 El enlace tuvo lugar en el Palacio Real de Madrid, en octubre de 1675 (Fernández de Béthencourt, 20 (...)

24La variedad de contextos de estos poemas circunstanciales en tan reducida colección es destacable. La poesía de inmediata significación nobiliaria está representada en el Epitalamio por el enlace del Marqués de Priego con la primogénita de los Duques de Medinaceli16. Posiblemente similares connotaciones aristocráticas, aunque en circunstancias en principio más triviales, menos dadas a la elevación altisonante y más teñidas de la imaginería galante derivada de la poesía amatoria, conllevan el romance A los años de la Sra. D.ª Margarita de Cardona, del que solo se copian dos cuartetas, y el soneto En ocasión de haber dado un flujo de sangre por las narices a la Sra. D.ª Leonor de Silva y a la Sra. D.ª Mariana de la Cerda, estando en el Salón viendo representar la comedia de Las armas de la hermosura. Similar ambiente de socialización, a modo de juego de salón, sustenta el intercambio de poemas a propósito de un enigma traducido en un soneto por otro autor del entorno granadino, Nicolás Carnero, declarado en una décima, tal vez por Gadea, pues no se precisa autoría, respondido en otro soneto por «una señora sevillana», y este último replicado quizás de nuevo por Gadea, todo ello a propósito de un espejo y con punto de partida en un pasaje de la obra de Madeleine de Scudéry, Artamène ou Le Grand Cyrus (1649-1653; segunda edición en 1656).

  • 17 Sobre tal fenómeno editorial ya advirtió Carrasco Urgoiti, 1965, p. 97. Para las academias granadin (...)

25Caso particular, dentro de esta poesía de ambientación aristocrática, lo constituyen dos poemas —uno de ellos en colaboración con su hermano, Benito de Gadea y Castillejo— destinados a sendas academias poéticas: una en 1661, por el nacimiento del futuro Carlos II, otra un año después, en honor del Duque de Alburquerque, por su vuelta a España tras su virreinato en México, temas ambos que hacen intuir ciertas pretensiones cortesanas, bien a través de la adhesión monárquica, en el primer caso, bien, en el segundo, mediante el recuerdo de los vínculos familiares del duque con el más discreto linaje granadino del anfitrión del evento. Remiten ambas a un momento clave para el estudio de las formaciones académicas en Granada, las fechas en que estas, rompiendo los límites privados de la celebración, empiezan a acceder a la imprenta como producto autónomo. La ciudad se suma con ello a una costumbre editorial que muy recientemente había prendido en otros puntos de España y que, aun estando más asociada a circunstancias especiales que a sesiones periódicas, tuvo una presencia intermitente en Granada al menos a lo largo de unos tres cuartos de siglo17. Tal acceso a la imprenta supone ya no solo el interés por lo que podríamos considerar como productos más genuinos de la academia, es decir, las composiciones encargadas a cada participante sobre un tema dado, sino también el reconocimiento de todo el ceremonial literario que conllevaba la sesión, con sus textos, en principio, «periféricos»: introducción, vejámenes, poemillas del secretario a propósito de cada intervención, laudatoria final... En el manuscrito del fondo de Gor, se puede ver reflejada, aunque con criterios autoriales que desarticulan el entramado original de la academia, esa normalizada aceptación de composiciones de semejante carácter funcional, pero para ello hay que pasar a contextos parcialmente distintos de los de las formaciones académicas.

  • 18 Fr. Juan Alegre, Angustias gloriosas de María, [¿1673?] y 1674 (cito por la primera edición indicad (...)
  • 19 El manuscrito señala en las octavas que lo «sacó debajo de nombre supuesto» (f. 176r); no hay indic (...)

26Y por estos mismos se puede empezar a considerar el otro gran bloque temático de carácter circunstancial que se advierte entre estas obras de Sebastián de Gadea: el relacionado con el ámbito religioso-eclesiástico. En efecto, aunque con alusión a una «Academia», las cuatro composiciones alusivas al nuevo templo granadino de la Virgen de las Angustias pertenecen en realidad a un contexto de producción distinto: el del certamen poético con libre concurrencia de participantes y celebración pública, como corrobora la correspondiente relación de fiestas18. Se trata de dos poemas presentados a concurso bajo pseudónimo, pero también de la introducción y la laudatoria final para la ceremonia de entrega de premios, ambas en verso, con la particularidad de que ni siquiera estas, recitadas por el secretario de la justa, aparecían a nombre de Sebastián de Gadea en el impreso19. O bien el manuscrito no es tan fiable en sus atribuciones como parece, cosa extraña si el propio Gadea proporcionó los textos, o bien, aparte de los casos de pseudonimia, esperables a tenor de su reiterada prohibición en las normas de los certámenes, la transferencia de textos de unos autores a otros pudo ser una práctica más o menos aceptada.

  • 20 Bonilla Cerezo y García Aguilar, 2002, pp. 106-107.

27Un romance por la inauguración en 1682 de una capilla a la Inmaculada Concepción en la Catedral de Córdoba se mantiene en un contexto similar de celebración religiosa extraordinaria, si bien en este caso no consta si formó parte de un certamen o tuvo algún tipo de recitación pública. Otra faceta, asimismo bastante característica en manuscritos de la segunda mitad del siglo xvii —y también en pliegos sueltos, por lo que respecta a Granada con mayor profusión a partir de los años sesenta—, la ofrece la poesía destinada a ser cantada en celebraciones religiosas. Muestra de ello es aquí un villancico para la mencionada fiesta cordobesa, publicado anónimo en el pliego que reunía todos los cantados en dicha ocasión20. Otro villancico, dedicado a la profesión de una monja, evoca, desde su particular faceta funcional y paralitúrgica, todo ese fértil espacio de connotaciones sociales que por entonces debió de proporcionar la vida conventual femenina, fuente de no pocos temas, desde galantes o familiares a jocosos, en la poesía del momento.

  • 21 Así, Al haberse manifestado en la sagrada frente de la Virgen Santísima del Rosario una luz en form (...)

28Finalmente, tres romances conjugan lo devocional con la evocación, por lo demás apenas concretada en detalles locales, de sucesos que sin duda catalizaban el sentimiento colectivo ciudadano: uno a la granadina imagen de la Virgen del Rosario, protagonista de un supuesto prodigio interpretado como milagro mediador en año de peste (1679); y dos a la Virgen, sin advocación concreta, uno por la acusada sequía de 1680, otro por las tormentas y terremoto del mismo año. También estos poemas tienen su paralelismo en la producción impresa granadina del momento, aunque en este caso, al menos en lo localizado, se trata de un material más ocasional, que aflora especialmente en varios pliegos con la epidemia de 167921, pero que no muestra una recurrencia similar a la de otras manifestaciones circunstanciales granadinas, como los pliegos de villancicos navideños, los núcleos discontinuos de academias impresas o los testimonios de justas poéticas que llegaron a la imprenta, no excesivamente abundantes pero sostenidos a lo largo de toda la segunda mitad del siglo.

29De hecho, en esta somera confrontación entre la producción impresa y la veintena de poemas de Gadea recogidos en el volumen, destaca no solo el paralelismo entre géneros impresos y géneros manuscritos, sino también la notable proporción de textos circunstanciales (como mínimo, siete) que estaban ya publicados cuando se preparó el volumen. Si se echa la vista atrás en el manuscrito, los poemas de ocasión de los autores anteriores representados, con escaso acceso a la imprenta, recuerdan que tal paralelismo y tal proporción distan mucho de ser esperables en todo momento, y además dicen bastante de la evolución como producto editorial de este tipo de poesía en la segunda mitad de siglo.

  • 22 Cortés Peña y Vincent, 1986, p. 162.
  • 23 A tal ocasión se dedica precisamente una de las academias granadinas impresas; véase, infra, nota n (...)

30La conclusión del manuscrito con un autor estrictamente coetáneo y activo en la vida poética de la ciudad invita a preguntarse, por último, y sin por ahora demasiadas respuestas evidentes, qué filiación pudo tener el volumen de la Biblioteca de Gor con las posibles formaciones académicas locales del momento y qué preciso sentido asumiría en relación con su destinatario, don Pedro Verdugo. Quizás no sea irrelevante el hecho de que las fechas de copia entre 1682-1685 coincidan con el momento en que el padre de don Pedro, don Alonso Verdugo Albornoz, fue corregidor en Granada22; además, en 1685, don Pedro contrae matrimonio con la hija de los señores de Gor, afincados a la ciudad23: es decir, la copia se corresponde con lo que parece que fue un período clave de asentamiento de la familia en la ciudad. Quizás de algún modo el volumen supusiera, bien por interés del destinatario, bien por el de terceros —por no hablar ya del propio Sebastián de Gadea—, una especie de «carta de presentación» de la trayectoria poética (o, mejor, de una determinada trayectoria poética) de la ciudad a la que ahora se incorporaban, con no disimulados intereses literarios y en destacada posición social, el Conde de Torrepalma y su hijo. Es posible que la itinerante vida futura de don Pedro Verdugo impidiera la consolidación de un núcleo poético en torno a su persona, pero, desde luego, a la altura de los años ochenta había algunos fundamentos en los que apoyar semejantes expectativas.

  • 24 Aparte de las citadas en las dos notas siguientes, también: Festiva Academia celebrada en la real f (...)
  • 25 Plausible Academia, que se celebró en Granada, en casa de D. Antonio Montalvo de Fonseca, [¿1684?]. (...)
  • 26 Académico obsequio, celebrado en casas del señor D. Alonso Verdugo de Albornoz, [¿1685?].
  • 27 Academia Real, Museo Genetlíaco al feliz nacimiento del Serenísimo Señor D. Luis Fernando, Príncipe (...)

31Precisamente entre 1681 y 1685 se ve un resurgimiento —o al menos un nuevo afloramiento con difusión impresa— del fenómeno académico en Granada, con tres «academias de ocasión» publicadas y un impreso más, sin mención explícita de filiación académica, pero con presencia de casi una decena de autores que participaron en varias academias de estos años24. Don Pedro Verdugo sólo interviene activamente en una de ellas, dedicada a un enlace matrimonial, pero concebida inicialmente al margen de tal celebración, quizás como una sesión ordinaria25; él mismo es el homenajeado, con motivo de sus bodas, en la de 168526. En esta última sí participa Sebastián de Gadea, ausente en las otras, pero habitual en las celebradas entre 1661 y 1664. La discontinuidad del fenómeno no nos priva de otro hito significativo. En 1707 se celebra una nueva academia, con tintes políticos incluso más marcados tras las controversias dinásticas que dieron origen a la Guerra de Sucesión y la significada posición proborbónica de su anfitrión, don Pedro Verdugo: celebraba ésta el nacimiento del nuevo heredero, y con él la promesa de continuidad de la nueva Casa Real27. Habían pasado más de veinte años, pero diez de los veintitrés participantes de esta academia habían intervenido ya en alguna de las celebradas en los años ochenta, y entre ellos, Sebastián de Gadea, presidente en esta.

32En definitiva, entre esta sugerente pero por ahora difusa maraña de manifestaciones académicas compartidas por autor representado y destinatario del libro, el manuscrito aquí abordado, que, sin ser propiamente académico, conjuga criterios de singularidad autorial con un claro sentido diacrónico y colectivo, quizás materializara o ratificara una germinal propuesta de integración poética hacia el destinatario, que acabaría proyectándose en tan prolongada trayectoria en los círculos granadinos a caballo entre los siglos xvii y xviii.

Inicio de página

Bibliografía

Academia que se celebró en la ciudad de Granada en ocho de diciembre al nacimiento del príncipe don Carlos, Granada, Imprenta Real, por Francisco Sánchez, 1661.

Academia Real, Museo Genetlíaco al feliz nacimiento del Serenísimo Señor D. Luis Fernando, Príncipe de Asturias, que en la Ciudad de Granada se celebró, siendo Presidente en ella D. Sebastián Antonio de Gadea y Oviedo, Fiscal D. Luis Muñoz de Guzmán y Córdoba..., y Secretario D. Francisco Antonio de Viedma Narváez y Aróstigui..., prevenida y ejecutada en sus casas, por D. Pedro Verdugo Ursúa y Albornoz, [s. l., s. i., s. a. ¿1708?].

Académico obsequio, celebrado en casas del señor D. Alonso Verdugo de Albornoz, Caballero del Orden de Alcántara, Conde de Torre-Palma..., el día 18 de Enero de 1685. A las felicísimas bodas del señor D. Pedro Verdugo de Albornoz y Ursúa, su hijo, Caballero del Orden de Alcántara, con la señora D. Isabel María de Castilla Lasso de Castilla hija del señor D. Sancho de Castilla, señor de la Casa de Castilla, y Estado de Gor, etc., [s. l., s. i., s. a. ¿1685?].

Aguilar Piñal, Francisco, Bibliografía de Autores Españoles del siglo xviii, Madrid, CSIC, 1981-2001.

Al haberse manifestado en la sagrada frente de la Virgen Santísima del Rosario una luz en forma de estrella en el Convento de Señor Santo Domingo al principio del contagio que se padecía en... Granada, [s. l., s. i., s. a. ¿1679?].

Alegre, Fr. Juan, Angustias gloriosas de María, celebradas de la devoción, en el nuevo templo que dedicó a sus Dolores... Granada, Granada, Imprenta Real de Nicolás Antonio Sánchez, [¿1673?].

Álvarez, Javier, Ignacio García e Inmaculada Osuna, «Seventeenth-Century Academies in the City of Granada: A Comparatist Approach», en The Reach of the Republic of Letters. Learned and Literary Societies in Early Modern Europe, eds. Susie Sutch y Arjan van Dixhoorn, Leiden, Brill, en prensa.

Bonilla Cerezo, Rafael e Ignacio García Aguilar, Villancicos de la Catedral de Córdoba (1682-1767). Métricas cadencias clarines sean, Córdoba, Ayuntamiento de Córdoba, 2002.

Carrasco Urgoiti, Soledad, «Notas sobre el vejamen de academia en la segunda mitad del siglo xvii», Revista Hispánica Moderna, 31, 1965, pp. 97-111.

Castro Jarava y Messía, Pedro Antonio de, Poema [sic] de varios ingenios, donde habla la verdad, en las fiestas reales que celebró... Granada el día 15 de Noviembre de 1683, [s.l., s.i., s.a. ¿1684?].

Cobaleda, José de, Panegírico al señor emperador Carlos V, [s.l., s.i., 1697].

Cortés Peña, Antonio Luis y Bernard Vincent, Historia de Granada. III. La época moderna. Siglos xvi, xvii y xviii, Granada, Don Quijote, 1986.

Fernández de Béthencourt, Francisco, Historia genealógica y heráldica de la Monarquía española, Casa Real y Grandes de España, Sevilla, Fabiola de Publicaciones Hispalenses, 2003.

Festiva Academia celebrada en la real fortaleza del Alhambra, y en casas de D. Francisco Antonio de Viedma Narváez y Aróstigui el día jueves trece de febrero deste año de 1681, Granada, Francisco de Ochoa, 1681.

Gallego Morell, Antonio y María Pinto Molina, «La Biblioteca del Duque de Gor de Granada», Chronica Nova, 17, 1989, pp. 67-89.

Habiendo tenido una carta, sin saber quién la remitía, para... Granada, en que pedía tuviese por su Protector a... San Miguel en la ocasión del contagio, [s. l., s. i., s. a. ¿1679?].

Jauralde Pou, Pablo, dir., Catálogo de manuscritos de la Biblioteca Nacional con poesía en castellano de los siglos xvi y xvii, Madrid, Arco/Libros, 1998-[2008].

López-Huertas Pérez, M.ª José, Bibliografía de impresos granadinos de los siglos xvii y xviii, Granada, Universidad de Granada, 1997.

Marín, Nicolás, Poesía y poetas del setecientos, Granada, Universidad de Granada, 1971.

Mesa Ortega, Andrés de, Refiérese la epidemia que ha padecido... Granada, desvanecida con el milagro que obró la Imagen del S. Cristo crucificado, que está colocada en el Convento de N. Padre San Agustín, [s. l., s. i., s. a. ¿1679?].

Núñez de Sotomayor, Juan, Descripción panegírica de las insignes fiestas que la S. Iglesia Catedral de Jaén celebró en la traslación del SS. a su nuevo y sumptuoso Templo, por el mes de Octubre del año de 1660, Málaga, Mateo López Hidalgo, 1661.

Osuna, Inmaculada, «Aproximación a las academias granadinas del siglo xvii», en Memoria de la palabra. Actas del VI Congreso de la Asociación Internacional «Siglo de Oro» (A.I.S.O.), eds. M.ª Luisa Lobato y Francisco Domínguez Matito, Madrid, Iberoamericana/Vervuert, 2004, vol. II, pp. 1401-1409.

Ovando, Fr. Rodrigo de, Memoria fúnebre, y exequias del Parnaso, celebradas por diversos Apolos, a la posteridad de la S. D. Augustina Rizo y Portillo Méndez de Sotomayor, Málaga, Mateo López Hidalgo, 1665.

Paracuellos Cabeza de Vaca, Luis, Triunfales celebraciones, que en aparatos majestuosos consagró... Granada, a honor de la Pureza Virginal de María Santísima en sus desagravios [Granada, Francisco García de Velasco, 1640], ed. facs. Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz, Granada, Universidad de Granada, 2004.

Plausible Academia, que se celebró en Granada, en casa de D. Antonio Montalvo de Fonseca, en demonstración festiva de sus desposorios con la señora D. Juana de los Ríos y Guzmán, el día treinta de julio de 1684, [s. l., s. i., s. a., ¿1684?].

Rodríguez Moñino, Antonio y María Brey Mariño, Catálogo de los manuscritos poéticos castellanos de The Hispanic Society of America, New York, Hispanic Society of America, 1965.

Ruiz Pérez, Pedro, «El poema panegírico de Trillo y Figueroa. Teoría y práctica de una poética postgongorina», en Hommage à Robert Jammes, ed. Francis Cerdan, Toulouse, PUM, 1994, pp. 1037-1049.

Santiago Zamorano, Felipe, Romance verdadero donde se da cuenta de los varios efectos que causó la contagiosa epidemia en... Granada, este año de 1679, Granada, Raimundo de Velasco y Valdivia, 1679.

Scudéry, Madeleine de, Artamène, ou Le Grand Cyrus, Paris, Augustin Courbé, 16562.

Scudéry, Madeleine de, El Artamenes, o el Gran Ciro. Escrito en francés por el señor de Scudéry. Traducido en toscano por el Conde Maiolino Bisaccioni, y ahora en castellano por don Nicolás Carnero, Caballero de la Orden de Calatrava, Madrid, Imprenta Real por Mateo Llanos, 1682.

Serrano Castilla, Francisco, José de Cobaleda y Aguilar (Ensayo sobre un poeta inédito del Barroco español), Santiago de Compostela, [s. n.], 1963.

Serrano Castilla, Francisco, «Los sonetos de don José de Cobaleda y Aguilar, poeta inédito del Barroco español», Revista de Literatura, 43, 1981, pp. 203-244.

Serrano Castilla, Francisco, «Romances de José de Cobaleda y Aguilar, poeta inédito del Barroco español», Archivum, 31-32, 1981-1982, pp. 671-688.

Serrano Castilla, Francisco, «Canciones de José de Cobaleda y Aguilar, poeta inédito del Barroco español», Archivum, 34-35, 1984-1985, pp. 289-327.

Serrano Castilla, Francisco, «Liras, Sextillas y Décima de José de Cobaleda y Aguilar, poeta inédito del Barroco español», Archivum, 37-38, 1987, pp. 295-303.

Simón Díaz, José, Bibliografía de la Literatura Hispánica, Madrid, CSIC, 1950-1994.

Inicio de página

Anexo

APÉNDICE

Se transcribe a continuación una reducida selección de poemas del manuscrito. Por la cronología abordada en el Coloquio, solo se ha considerado la última sección, con obras de Sebastián de Gadea, autor de las composiciones datables más tardías. Entre las seleccionadas, sólo el Epitalamio puede fecharse en virtud del evento que celebra, ya que el enlace tuvo lugar en 1675 (véase, supra, nota nº 16). El intercambio de poemas a propósito del Enigma tomado del Artamène de Madeleine de Scudéry no incluye alusión a Gadea. La composición inicial está atribuida a Nicolás Carnero, y un soneto a modo de respuesta, a «una señora sevillana»; puesto que se dice que esta lo envió al autor de la traducción, cabría suponer que el soneto final, con las mismas palabras-rima según vieja costumbre de las respuestas poéticas, debió de ser obra del destinatario, pero si la décima que sigue al primer poema, sin indicación de autoría, fue también obra de Carnero, no se explica que se copie todo entre los poemas de Gadea: quizás haya que pensar que al menos esta sea suya –cuando no también la respuesta a la dama–, aunque por ahora no hay datos más concluyentes.

[I] [f. 163r-167v]

Epitalamio a las bodas del Exmo. Sr. D. Luis Mauricio Fernández de Córdoba y Figueroa, Marqués de Priego, Duque de Feria, Marqués de Montalbán, etc. con la Exma. Sra. D.ª Felicha M.ª de la Cerda Aragón y Cardona, hija primogénita de los Exmos. Sres. Duques de Medina Celi, Segorbe y Cardona, Alcalá y Lerma etc.28

Dedicatoria.

   Hoy de la Musa el hijo floreciente

que números inspira

a la sonante lira

cuantos mi mano le debió a mi frente,

5

hoy que en el más luciente

consorcio el pino conjugal sereno

arde y alumbra ameno,

pues sus frondosas llamas

brotan rayos del sol en vez de ramas,

10

   oye aclamar, ¡oh Córdoba glorioso!,

la sacra nupcial cuerda

que supo de real Cerda

a tu cuello formar yugo imperioso,

el yugo que hoy dichoso

15

en una y otra mano a unir se atreve

el fuego con la nieve,

siendo triunfo a Himeneo,

vitoria a Juno y al Amor trofeo.

   Si de Lares felices no impedido,

20

Marqués excelso, en tanto

déjese de mi canto

debajo del dosel hallar tu oído;

tu ocio ocupe advertido,

mas no la dulce ocupación fatigue,

25

que si tanto consigue

mi plectro, haré que él solo

voces preste a la cítara de Apolo.

Epitalamio.

   Dulce vendado Amor, dulce Himeneo,

sagrada unión que sabes

30

en vínculos suaves

atar dos corazones a un deseo;

tú, recíproco empleo,

que haces que estrellas dos, aun en la cuna,

den luz a una fortuna;

35

tú que sabes divino

enlazar dos fortunas a un destino,

   pues flecha y lazo juntas soberano,

porque de lazo y flecha

quieres aljaba estrecha

40

el pecho hacer, coyunda hacer la mano:

ven a asistir ufano

de amor nupcial al más constante nudo,

pues hoy, sin que el desnudo

rapaz el arco pierda,

45

atas y pulsas la amorosa cuerda.

   Ven a correr la cándida cortina,

porque Priego desea

que en su oriente se vea

rayar la alba del Cielo de Medina;

50

tu diestra, pues, divina,

grandeza tantas veces glorïosa

incluir oficiosa

ose sin embarazo

en los estrechos vínculos de un lazo29.

55

   Ven, que excelso garzón, de su esperanza

en el confín preciso,

acusa el pie remiso

que la dicha asustó con la tardanza;

ven y el logro afianza

60

de una deidad con cuya vista bella

la más hermosa estrella,

si compite, si lidia,

más que en emulación arde en envidia.

   Ven, y venga contigo presuroso

65

cuanto esplendor propicio

hace en feliz auspicio

resplandecer el tálamo dichoso;

asista generoso

Talasio, el diestro pie vestido, en tanto

70

que el virginal acanto

liba afecto lascivo,

hurtándolo al descuido más esquivo.

   Conduzga el ave que de azul y oro

es firmamento alado

75

al tálamo sagrado

la primer diosa del divino coro,

y ella el casto decoro

del cendal flámmeo dé a la bella esposa

en la lid amorosa,

80

confundiendo en su cielo

púrpura honesta con purpúreo velo.

   Fíe Amor, menos ciego que divino,

a sus manos la venda

y en sus pechos encienda

85

solemnes luces de sagrado pino;

armado de oro fino,

llegue su arpón a un pecho y otro amante:

será la unión constante,

si da a una y otra vida

90

l[a] ley el lazo y el amor la herida.

   El esposo galán explique osado

a su consorte hermosa

la impaciencia amorosa,

cuando al adorno airosamente atado

95

desciña apresurado

la zona virginal, la que blasona

ya de celeste zona,

porque solo su anhelo

pudo atreverse a rodear el cielo.

100

   Prónuba, pues, Lucina ahora asista,

que activa vendrá cuando

de un triunfo y otro blando

fecunde el lecho la genial conquista;

en su favor se alista,

105

índice tanto ya, pues de luz lleno

ve el círculo sereno

la que es al ciego mundo

del primero zafir Febo segundo.

   Entorpecido huya, huya airado

110

esta paz permanente

el quinto dios ardiente,

y del séptimo cielo el dios helado;

cuanto confederado

esplendor inficiona los sucesos

115

huya, pues con excesos

también saben traidores

áspides ocultar los resplandores.

   Vosotras, de la noche espanto odioso,

que siendo alado susto

120

al aire el vuelo adusto

y el gemido fiáis30 supersticioso,

si huís el día hermoso,

también la tea huid resplandeciente,

que el amor no consiente

125

que de adornar presuma

el tálamo feliz la infausta pluma.

   Sólo escuadrón asista susurrante

de Cupidillos ciento,

florida unión, que al viento

130

antes den que lo alado lo fragante;

dejen el bosque amante

por la marcial31 palestra, donde activos

flechen de arcos lascivos

jazmines y mosquetas,

135

floreciendo las cándidas saetas.

   Unos del metal tuerzan que el sol tira

yugo a Lucina bello

que dé a uno y otro cuello,

otros ya al arco arpones de dulce ira

140

den, ya el arco a la lira,

que despierte en süave movimiento

el aire soñoliento,

y en tanto el lecho mudo

estreche más el nunca ciego nudo.

145

   El nudo implicad, pues que amor circunda,

¡oh esposos!, de más lazos

que con oblicuos brazos

ciñe al olmo galán la vid fecunda;

estrechad la coyunda,

150

que ya os vierte la diosa honor de Gnido32

diluvio más florido

que el mayo debe a Flora,

que debe el mayo al néctar de la Aurora.

   Mil delicias gozad, que el espumoso

155

Manzanares, en tanto,

su acento fía al canto,

claro dos veces, muchas armonioso;

al oráculo undoso

de su voz el anuncio cristalino

160

oíd, que del destino

rompe el secreto obscuro

que al silencio fió de lo futuro:

   «Goza la deidad nueva de tu esfera,

¡oh real33 descendiente

165

del que al lombardo ardiente

postrer corona fue y es luz primera

que hoy en ti reverbera!

Si del godo reliquia no famosa

que en su piedad fragosa

170

defendió la Montaña,

de galo precia para honor de España.

   Más que ondas numerar en vano glorias

quiere el Betis divino,

y el Genil cristalino

175

contar menos arenas que victorias

a las altas memorias

de un antecesor tuyo y otro claro,

de cuyo nombre raro

el loor sin segundo

180

vive estrecho, si no se ensancha el mundo.

   ¡Cuántas veces de un lance en otro estrecho

el bastón africano

quedó a la invicta mano

de Priego y Aguilar pedazos hecho34,

185

tanto, pues, que deshecho

el bárbaro dejó estéril la guerra,

y cuando le destierra,

vio, de ociosa, la espada

doméstica el valor, no de cansada!

190

   Ocioso Marte, pues, Marqués famoso,

recibe de tu estrella

la consorte más bella

que pudo hacer el mérito dichoso;

hoy en su imperio hermoso

195

tu libertad estrene aprisionada

la cadena dorada

de cuyos eslabones

sólo un golpe encendió dos corazones.

   Y en tanto que la dicha que blasonas

200

mi voz al mundo dice,

entreteje felice

en tus augustas ramas sus coronas;

no más doradas zonas

rodean esos orbes celestiales

205

que líneas siempre reales,

con esplendor luciente,

ciñen el orbe hermoso de su frente.

   Mas repetir vuestra grandeza en vano

podré, pues medir pienso

210

su resplandor inmenso

al sol, su vasta anchura al oceano;

silencio soberano

selle mi voz, sin que estrechar presuma

todo el mar a una espuma,

215

sin que presuma, bella,

incluir todo el sol en una estrella.

   Gozaos35, pues, dilatando los amores

más con el nudo36 estrecho,

que presto el fértil lecho

220

le veréis producir hermosas flores,

hijos a quien favores

previene el hado ya, pues providente

hará la marcial frente

ceñir de rama esquiva,

225

la política sien de verde oliva.

   Veréis cómo uno invicto y otro grave

sabe honorar regida

la paz esclarecida,

ilustrar la horrorosa guerra sabe;

230

sabrán ya paz suave,

ya dura guerra dar, si no a la Historia,

fijas a la memoria

y a la fama veloces,

vocales plumas y grabadas voces.

235

   La fortuna, fielmente enamorada,

os rendirá frecuente

desde el rico occidente

la luz del sol indiano congelada,

la ribera sagrada

240

del precioso eritreo os dará, o cuanto37

del alba duro llanto,

Ceilán su llama roja

y sus centellas sólidas Camboja;

   tributaria su nieve numerosa

245

animada, aunque errante,

Pales, y su abundante

rubia guirnalda la sicana diosa,

Lieo su copiosa

inundación del néctar exprimido,

250

porque en honor crecido

a vuestros pies se vea

redundante la copia de Amaltea.

   ¡Oh esposos!, vivid, pues, vivid amantes,

y moviéndose al paso

255

de los siglos escaso

la avaricia veloz de los instantes,

lograd dichas constantes;

¡oh amantes!, vivid, pues, vivid esposos,

y dé a vuestros reposos

260

de la edad el exceso

grave la ancianidad, no grave el peso».

   Dijo, y sin alterar el real camino

de sus márgenes puro

ciñó el mantuano muro

265

con la voz de su oráculo divino;

al Tajo cristalino

después fió la lira y el concento,

y él luego al mar y al viento,

que dieren su armonía

270

a los undosos términos del día.

[II] [169r]

Epitafio a un caballo muy flaco y muy trabajado. Soneto.

   Aquí yace un caballo, caminantes,

que vivió noventa años como un día,

siendo por su infeliz vital porfía

antigua erudición de Rocinantes.

5

   No mudó en él la muerte los semblantes

que si es morir trabajo, harto tenía,

si hoy no come, viviendo no comía,

y si es huesos, él era huesos antes.

   Si murió, vivo fue una matadura,

10

si cerró el ojo ahora, antes fue tuerto,

si en muerte es nada, en vida no fue cosa,

   si se herró, ya en la muerte halla herradura,

vivo caía, y ya se cayó muerto:

sólo tiene de más el que reposa.

[III] [f. 179r]

A un poeta satírico. Soneto.

   Teme, Licio, tu Musa maldiciente,

pues si, víbora incauta bien que impía,

su atrocidad a su concepto fía,

de su muerte es su parto delincuente.

5

   Abrasada la tierra, el cielo ardiente

destempla38 su pacífica armonía

cuando mordaz estrella ocupa el día

y al sol inflama su canino diente.

   Cosecha racional de armadas haces

10

que en su aonio país dura semilla

a Cadmo dio en belígeros sembrados

   a tu temor ejemplos dé eficaces,

pues del Caístro en la fecunda orilla

quien dientes siembra coge hombres armados.

[IV] [f. 179r]

Estando ausente en Sevilla.

   Permítale a mi envidia tu decoro,

claro Guadalquivir, beber sedienta

la onda que a mi pastora besó atenta

el pie de nieve allá en su orilla de oro.

5

   No el patrio río, en cuya playa adoro

un pesar que de ausencias se alimenta,

tanto con su caudal el tuyo aumenta

como yo con las lágrimas que lloro.

   Mas, ¡ay!, no haga tu undoso airado estruendo

10

cómplice a mi dolor acumulado

a la avenida que te ensoberbece;

   humilla el curso, corre obedeciendo

la ley del margen, que es muy desdichado

aquel cristal que con el llanto crece.

[V] [f. 189v]

En ocasión de haber dado un flujo de sangre por las narices a la Sra. D.ª Leonor de Silva y a la Sra. D.ª Mariana de la Cerda, estando en el Salón viendo representar la comedia de Las armas de la hermosura.

   Al teatro, deidades, que fiel trata

vuestras glorias dais púrpura vertida:

no es impropio que el triunfo la despida

mirando que el trofeo la recata.

5

   Cuando sus armas la beldad dilata,

vuestro aliento su rojo humor impida,

que no puede explicarse bien la herida

de quien muere en la sangre de quien mata.

   Pero si a nadie la rendida gloria

10

de emplear vuestras armas se concede,

proporcione el objeto la ventura:

   dad a un tiempo la sangre y la vitoria,

pues de vuestra hermosura sólo puede

digno despojo ser vuestra hermosura.

[VI] [f. 201r-202r]

Enigma del espejo que trae el Artamenes propuesto a unas señoras, en la traducción de D. Nicolás Carnero39.

   Igualmente me encuentra lisonjero

el tímido pastor y el rey temido;

sin conocerlo vuelve corregido

el defecto que acuso juez severo.

5

   Hablar ignoro, y soy buen consejero,

aunque si hablo verdad no soy creído,

y siempre piensa el menos presumido

que cuando miento soy más verdadero.

   La porción de la tierra más hermosa

10

con mi ayuda conquista la más fuerte,

quedando de trofeos vana y rica;

   y si el fénix, allá, en cuna olorosa,

labrar sabe su vida con su muerte,

con mi ruina mi ser se multiplica.

Tomolo de Jenofonte Monsieur de Scudéry, y fue empeño de los mayores ingenios de la Grecia, a los cuales lo expuso una princesa de Mitilene, cuya tradución, con alguna mejora, se ofrece a la diversión de más soberano coro, mas no a la empresa, pues no presume resistencias la obscuridad del enigma al menor rayo de tanta luz.

No siendo posibles a rendirse a la ignorancia las deidades, el mandar que se les descifre el Enigma será sólo deseo de ser obedecidas, y así, no pudiendo desocuparle de todas sus sombras, entre alturas brujulea la siguiente décima las luces de su declaración:

   En aquesa luz obscura

o luciente confusión

primero la discreción

se mira que la hermosura.

5

Si vuestro ingenio procura,

bellas deidades, romper

sus nieblas, es menester,

para hallar su claridad,

con la misma obscuridad

10

consultar el parecer.

Antes de remitir esta décima recibió el Autor la solución del enigma en este soneto de una señora sevillana:

   En el poema heroico peregrino

que ofrece en sombras luz a mi cuidado,

si vapor de amor propio no ha empañado,

se averigua reflejo cristalino.

5

   Infructuoso pareció el destino,

a femenil inquisición fiado,

si ya el acierto no ha desempeñado

lo que la inadvertencia no previno.

   Dos espejos contemplo en la armonía,

10

que a entendimiento y rostro, en forma extraña,

representar intentan a porfía.

   Pregunto, pues, con oficiosa maña:

¿a cuál asentirá mi fantasía,

al que envanece o al que desengaña?

Respuesta con los mismos finales.

   Ese espejo, ¡oh Museo peregrino!,

se atrevió a divertir, no a ser cuidado,

que vuestra luz, mejor que lo empañado,

se emplea en trascender lo cristalino.

5

   El más obscuro enigma no es destino

que de aciertos divinos se ha fiado,

ni su numen dejó desempeñado

lo que a humanos aciertos se previno.

   Uno solo es mi espejo, y su armonía

10

de hermosura y de ingenio con extraña

unión ha conformado la porfía;

   y así su esplendor fiel, su tersa maña,

no engaña porque no halla fantasía,

porque no encuentra error no desengaña.

Inicio de página

Notas

1 Gallego Morell y Pinto Molina, 1989.

2 Marín, 1971, pp. 28-31 y 96-98.

3 En la sección dedicada a Cobaleda, tras el f. 20v en blanco, el 20(bis)r sólo inicia la copia de las notas al Panegírico de Carlos V, dejando sin escribir el resto del folio y los dos siguientes; en medio de sendos poemas, aparentemente sin lagunas en el texto, quedan en blanco los f. 37r y 97r; en 59v, solamente se copia el encabezamiento y primer verso de un poema, dejando en blanco el resto de la página y el folio siguiente. Entre la sección de obras de Cobaleda y la de Francisco de Ocaña queda en blanco el f. 107. Tras las obras de Sancho de Vargas se anota: «la comedia y el miserere están entre los papeles de D. Sb.n de Gadea por descuido» (f. 148v); desde ahí al f. 161 tampoco se copia nada. Entre las obras de Gadea queda en blanco el f. 180, y en el siguiente solo se copia la rúbrica y ocho versos de un poema; al final de 189r se indica una data, como si ahí acabara la recopilación, pero en el vuelto y hasta el f. 198v se copian un soneto y una pieza teatral del mismo autor; tras dos folios en blanco, entre 201r y 206r aparece un intercambio de poemas, ninguno con atribución explícita a Gadea (véase Apéndice), y una composición académica escrita por este y su hermano, Benito de Gadea y Castillejo; están también en blanco los f. 207r-210r, y en el vuelto de este último se empiezan a copiar las piezas de Vargas a las que aludía la nota del f. 148v, y una carta en verso a Sebastián de Gadea sin indicación de autoría, sobre la que se volverá más adelante.

4 Utilizo como referencia, fundamentalmente, los amplios índices de López-Huertas Pérez, 1997.

5 Con igual atribución y orden, los mismos poemas aparecen en el ms. B2365 de la Hispanic Society of America; si por una parte tal manuscrito, con su amplia recopilación de obras de Juan de Ibaso, apunta hacia un entorno granadino, también recoge una sección con poemas de un autor de amplia divulgación en la corte madrileña como Luis de Ulloa; véase Rodríguez Moñino y Brey Mariño, 1965, I, pp. 381-87 (nº LXIV).

6 En la parte inferior de la portada del ms. 4126 BNM una nota indica que «Murió D. Josefe de Cobaleda sábado a las 9 de la mañana 27 de Octubre de 1657». La precisión parece no dejar lugar a dudas, aunque en tal caso habría que indagar en la identidad del José de Cobaleda que figura junto con otros poetas del entorno granadino en una academia celebrada en 1661 o en el libro que reúne los elogios fúnebres a la esposa del poeta malagueño Juan de Ovando y Santarén (Academia que se celebró en la ciudad de Granada... al nacimiento del príncipe don Carlos, 1661, f. 32v; Ovando, Memoria fúnebre y exequias del Parnaso, 1665, f. 27v). Para los escasos datos biográficos conocidos de Cobaleda, véase Serrano Castilla, 1963, pp. 11-15.

7 La canción A Nra. S.ª del Triunfo en sus desagravios («Venció tu imagen sacra, oh Virgen bella...») remite a un suceso del que hay relación en Paracuellos Cabeza de Vaca, Triunfales celebraciones, 1640, ed. facs. 2004, impreso donde Cobaleda interviene con un poema en preliminares y una décima entre los poemas recogidos en el texto.

8 Se trata de una canción A lo desfigurado y juntamente hermoso de Cristo en la Cruz («Como en el margen del Caístro undoso...»), que responde al cartel del certamen celebrado en Madrid en 1642 al Santo Cristo de la Fe, y de un romance por la muerte de Isabel de Borbón, ocurrida en octubre de 1644 («Otra vez vuelvo a llamaros...»).

9 Son las octavas que principian «Hoy que miras lograrse el arduo intento...». Aparecen en Núñez de Sotomayor, Descripción panegírica de las insignes fiestas que la S. Iglesia Catedral de Jaén celebró en la traslación del Santísimo Sacramento, 1661, pp. 431-433.

10 Entre las de Sancho de Vargas y las de Cobaleda se encuentran sendas piezas de carácter teatral: una «comedia» del primero, dedicada a una monja y por tanto de posible destino conventual, y un auto sacramental de 1664, posiblemente para las granadinas fiestas del Corpus Christi.

11 Hay descripción detallada en Jauralde Pou, 1998-[2008], vol. III, pp. 1902-1903.

12 Cobaleda, Panegírico al señor emperador Carlos V, [1697].

13 Ruiz Pérez, 1994.

14 Con todo, en el caso de Cobaleda, al menos han sido publicados algunos poemas a partir del ms. 4126 BNM en Serrano Castilla, 1981, 1981-1982, 1984-1985 y 1987.

15 Para la producción de Sebastián Antonio de Gadea pueden verse Simón Díaz, 1950-1994, vol. X, nº 3700-3717, y Aguilar Piñal, 1981-2001, vol. IV, nº 18-20.

16 El enlace tuvo lugar en el Palacio Real de Madrid, en octubre de 1675 (Fernández de Béthencourt, 2003, p. 269).

17 Sobre tal fenómeno editorial ya advirtió Carrasco Urgoiti, 1965, p. 97. Para las academias granadinas impresas del siglo xvii, véase Osuna, 2004, y Álvarez, García y Osuna, en prensa. Aún se imprimen en Granada una academia celebrada en 1707 (véase, infra, nota nº 27) y otra en 1730, en las que intervinieron, respectivamente, los Condes de Torrepalma, Pedro Verdugo Ursúa y Albornoz y Alonso Verdugo de Castilla (López-Huertas Pérez, nos 714 y 1381).

18 Fr. Juan Alegre, Angustias gloriosas de María, [¿1673?] y 1674 (cito por la primera edición indicada).

19 El manuscrito señala en las octavas que lo «sacó debajo de nombre supuesto» (f. 176r); no hay indicaciones similares en los demás casos (f. 173r, 177r, 178r). En el impreso los poemas para el concurso aparecen a nombre de Gómez de Balboa y Dávila y de Francisco de Vargas (f. 103r-103v y 111r-112r) y la introducción y la laudatoria, en boca de Alonso [López] de Abolafia (f. 91r-94v y 126r-126v); en el ms. 87-V2-15 Fundación Bartolomé March, el epígrafe que encabeza la introducción de la justa precisa la fecha de celebración, varios años anterior a los impresos, y que «escribiola D. Sebastián Antonio de Gadea, y la dijo el Mro. Alonso López Abolafia, Secretario del Certamen» (f. 88v), precisión que también se copia en el ms. RM 6134 de la Real Academia de la Lengua.

20 Bonilla Cerezo y García Aguilar, 2002, pp. 106-107.

21 Así, Al haberse manifestado en la sagrada frente de la Virgen Santísima del Rosario una luz en forma de estrella, [¿1679?]; Habiendo tenido una carta, sin saber quién la remitía, para... Granada, en que pedía tuviese por su Protector a... San Miguel en la ocasión del contagio, [¿1679?]; Mesa Ortega, Refiérese la epidemia que ha padecido... Granada, desvanecida con el milagro que obró la Imagen del S. Cristo crucificado, que está colocada en el Convento de N. Padre San Agustín, [¿1679?]; Santiago Zamorano, Romance verdadero donde se da cuenta de los varios efectos que causó la contagiosa epidemia en... Granada, 1679.

22 Cortés Peña y Vincent, 1986, p. 162.

23 A tal ocasión se dedica precisamente una de las academias granadinas impresas; véase, infra, nota nº 26. Sobre tal matrimonio, también Marín, 1971, p. 29.

24 Aparte de las citadas en las dos notas siguientes, también: Festiva Academia celebrada en la real fortaleza del Alhambra, y en casas de D. Francisco Antonio de Viedma Narváez y Aróstigui, 1681; y Castro Jarava y Messía, Poema [sic] de varios ingenios... en las fiestas reales que celebró... Granada el día 15 de Noviembre de 1683, [¿1684?] (este último impreso, no identificado como academia).

25 Plausible Academia, que se celebró en Granada, en casa de D. Antonio Montalvo de Fonseca, [¿1684?]. De la dedicatoria se desprende que la organización de la academia fue independiente de la ocasión en que acabó enmarcándose: «Dedico a vmd. esta Celebridad Poética que los canoros cisnes granadinos tenían, no sólo destinada, sino dispuesta ya para su propia diversión, y el señor D. Martín Alfonso de la Cueva y Benavides solicitó cortesano se consagrase a los festivos desposorios de mi señora Doña Juana de los Ríos y Guzmán» (h. 2r).

26 Académico obsequio, celebrado en casas del señor D. Alonso Verdugo de Albornoz, [¿1685?].

27 Academia Real, Museo Genetlíaco al feliz nacimiento del Serenísimo Señor D. Luis Fernando, Príncipe de Asturias, [¿1708?].

28 El poema aparece copiado también en el ms. RM 6134 RAE (Flores del Parnaso Español... por don Juan de Iriarte), f. 62v-68r; indico en nota solo las variantes de este manuscrito que considero de mayor interés como lecturas mejores, o al menos alternativas válidas, con respecto al texto del ms. 90-V1-9 de la Fundación Bartolomé March. Se halla, igualmente, en el ms. 87-V2-15 (Ramillete de Flores del Parnaso, 1714) de dicha Fundación, f. 81r-88v.

29 En el ms. RM 6134 RAE: «brazo».

30 En el ms. «fías», claramente erróneo; «fiáis» en RM 6134 RAE.

31 Parece hacer mejor sentido la lectura de RM 6134 RAE: «nupcial».

32 En el ms. «Egnido»; en RM 6134 RAE, también erróneamente, «Guido».

33 En RM 6134 RAE: «heroico».

34 En RM 6134 RAE: «de Priego y de Aguilar».

35 Si la lectura es correcta, requiere sinéresis.

36 En RM 6134 RAE: «lazo».

37 La métrica requiere sinéresis en «eritreo».

38 En el ms. «destemplar».

39 El texto francés, que modernizo, es el siguiente: «Je ne flatte non plus les rois que les bergers. Je sers à corriger les défauts d’autrui sans les connaître. Je ne parle point et je conseille. Souvent, quand je suis véritable, on ne me croit point; et, quand je flatte, on me croit toujours. Une partie du monde se sert de moi à conquérir l’autre. Je me multiplie par ma ruine» (Madeleine de Scudéry, Artamène…, Parte IX, pp. 362-363). Nicolás Carnero publicó solamente la traducción de la parte primera de la obra, realizada a través de una versión italiana (El Artamenes, o el Gran Cyro, 1682).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Inmaculada Osuna, «Recepción y creación poética: el ms. 90-V1-9 de la Fundación Bartolomé March y la poesía en Granada a finales del siglo xvii»Criticón, 103-104 | 2008, 93-117.

Referencia electrónica

Inmaculada Osuna, «Recepción y creación poética: el ms. 90-V1-9 de la Fundación Bartolomé March y la poesía en Granada a finales del siglo xvii»Criticón [En línea], 103-104 | 2008, Publicado el 20 enero 2020, consultado el 31 julio 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/11662; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.11662

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search