Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros105ArtículosRefranes de mesa, salud y buena c...

Artículos

Refranes de mesa, salud y buena crianza

Andrés Gallego
p. 139-176

Resúmenes

Edición crítica y anotada de una de las colecciones de refranes del humanista aragonés Juan Lorenzo Palminero (1524-1579), Refranes de mesa, salud y buena criança. Se trata de refranes en castellano, francés, portugués, italiano y catalán que asegura haber recogido a lo largo de sus lecturas o conversaciones. Aseveración que convenía matizar. Este refranero, que se articula en torno a la mesa, la salud y los buenos modales, está incluida en una guía del estudiante, El estudioso cortesano (1573), en la que el pedagogo brinda consejos para facilitar el éxito social de sus ex alumnos. Las ediciones que se hicieron a continuación, la de Miguel Navarro Quintanilla (1587), la de Mateo Repullés (1804), la de José María Sbarbi (1874) y más aún la de Antonio Castillo de Lucas, presentan errores de transcripción y de interpretación que convenía subsanar.

Inicio de página

Texto completo

1La figura de Juan Lorenzo Palmireno, humanista aragonés, tal vez se salvó del olvido por los renglones elogiosos que le dedicó un ilustre paisano suyo, Baltasar Gracián. En su Agudeza y arte de ingenio este apuntaba en efecto:

  • 1 Baltasar Gracián, Agudeza y arte de ingenio. Discurso XLIII, p. 433.

Las verdades útiles son muy estimadas, noticiosas, provechosas, como son algunos refranes selectos. Tuvo extremado gusto en recogerlos el erudito y mucho más que gramático, el juicioso Aragonés, que pudo hacer célebre la amena y fértil Alcañiz, su patria; tuvo sabroso genio, como se goza en sus libros tan gustosos, El estudioso cortesano, y otros dignos de la librería del varón discreto1.

  • 2 Véanse en particular mi libro de 1983 y mi reciente edición de los refraneros de Palmireno (Gallego (...)

2A la figura de este alcañizano fui dedicando varios estudios, poniendo de relieve las peripecias de su trayectoria universitaria, la variedad de sus publicaciones y la peculiaridad de su proyecto pedagógico2. Y en torno a este humanista, disponen ahora los estudiosos de numerosas y valiosas aportaciones debidas, la mayoría de ellas, al dinamismo del Instituto de Estudios Humanísticos.

  • 3 Gregorio Mayans y Siscar, Specimen bibliothecæ hispano|mayansianæ, p. 103.

3Me limitaré, hoy en día, a recordar que la carrera docente de este pedagogo se inició en torno a 1549, para terminar en 1579, y que sus publicaciones abarcaron los diferentes aspectos de la formación de un adolescente, tanto en el aspecto religioso —como la traducción de una obra de San Bernardo (Lamentación), o la vida de un santo varón (Vida de J. Micó), o manuales de piedad (Camino de la Yglesia, Oratorio de enfermos)— como filológico: una gramática griega (Enchiridion), tratados de ortografía latina o de prosodia (De orthographia), de retórica (Rhetorice prolegomena), de lexicografía (Vocabulario), etc. Una producción tachada a veces de farragosa3, pero que constituye un testimonio insustituible a la hora de valorar el impacto de las diferentes rationes studiorum definidas por los humanistas del Renacimiento en la enseñanza impartida en las aulas de gramática o de retórica.

  • 4 A continuación me referiré a estas obras con las abreviaturas EA y EC.

4A lo largo de su larga carrera docente, Palmireno fue llevando a cabo un proyecto de formación enciclopédica que iba a plasmar en dos obras: El estudioso de la aldea (1568) y El estudioso cortesano (1573)4, donde pormenorizaría los cuatro objetivos: formación religiosa, buenos modales, pulido latín y agibilia. El refranero que editamos a continuación se inserta en el cuarto objetivo, cuya definición proporciona el autor:

  • 5 EC, f. A 7

En el libro de El estudioso de la aldea prometí tratar de quatro cosas necesarias al estudioso, que son: Deuoción, Buena crianza, Pulida doctrina y lo que llaman Agibilia. Las tres se declaran en aquel tratado, aquí diremos De agibilibus. Este es vn vocablo que el vulgo tiene a la mano con que echa fuera a los letrados, diziendo: «Hulano, docto es, pero in agibilibus fáltale mucho»5.

5Renglón seguido, pormenoriza:

  • 6 EC, f. Ava.

Agibilia llama el vulgo la desemvoltura que el hombre tiene en ganar vn real, en saberlo conservar y multiplicar, en saberse bien assentar sobre su cuerpo la ropa, tratarse limpio, buscar su descanso, ganar las voluntades y fauores, conservar su salud, no dexarse engañar quando algo compra, y regirse de modo que no puedan decir: «Este hombre, sacado del libro, es vn grande asno»6.

  • 7 EC, p. 127: «Hauía dos meses que oya Medicina y el doctor mi maestro diome purga para la sarna que (...)

6Desde sus primeros años de docencia había podido comprobar cuán poco preparados estaban los adolescentes para enfrentarse con problemas de la vida cotidiana. Víctimas a menudo de su timidez, de su necedad o de sus modales groseros —en muchos de ellos se patentizaba aún el pelo de la dehesa—, tenían que conformarse con la pobreza, y a veces peligraba su salud por culpa de terapias absurdas, como la que le recetó su profesor de medicina7. No vacila Palmireno en asumir la responsabilidad de semejante situación:

  • 8 EC, p. 5

Yo tengo por cierto que la mayor culpa deste negocio tenemos los que profesamos lenguas y rhetórica, porque no tenemos cuenta con los discípulos más de que sepan construyr Cicerón y Virgilio. Creen los moços que no hay más obligación, y hállanse burlados8.

7Ya, en 1560, tenía pensado proponer a sus alumnos consejos relacionados con su salud en una obra enciclopédica cuyo título sería:

  • 9 Laurentij Palmyrenti de vera et facili imitatione Ciceronis, sign. Qix.

El orden y forma de bien enseñar y bien aprender latín, griego, hebrayco, dialéctica, rhetórica, philosophía natural y moral, arithmética, geographía, astronomía, música, cosmographía, y architectura, con el catálogo de libros cathólicos para todo esto necesarios. Enséñase también cómo han de criar sus hijos, y escoger maestro público, y ayo en casa, y cómo conseruarán la salud los estudiantes9.

  • 10 EA, p. 86

8Y en El estudioso de la aldea figuraba ya un tratado de buenos modales, cuyo primer capítulo iba dedicado a «la buena crianza en la mesa y en todas partes»10, constituyendo esta breve exposición el boceto de la obra que publicará siete años más tarde, El estudioso cortesano, en la cual desarrollaría, a veces de manera prolija y algo confusa, los consejos enunciados anteriormente.

9La idea directora de esta última obra está claramente expuesta en la advertencia al lector en la cual especifica el público al que se dirige:

  • 11 EC, sign. A 5 v.

Siendo ésta la segunda parte de El estudioso de la aldea, no mouerá al lector escrúpulo, porque me he atrevido a enseñar a Theólogos y Médicos in agibilibus. Porque a los que ya lo son, no enseño, antes aprendo dellos, pero como yo creo que ninguno leerá mi libro, sino quien haya sido mi discípulo en estos veynte y seys años que professando lenguas y rhetórica me haurá oydo, no he querido dexar de advertirles ausentes lo que en presencia les solía decir… y pues éste [discípulo] o será Theólogo, o Médico, o humanista11.

  • 12 EC, p. 1. Tratado primero del estudioso pobre, por bouedad, grossería o corrimiento.

10En el primer «tratado» de El estudioso cortesano pone sobre aviso a sus lectores contra la gran timidez o credulidad, proponiendo ya, de paso, algunos consejos prácticos entreverados de refranes12, y subrayando los daños que puede acarrear la falta de agibilia en sus diferentes oficios. Puntualiza más particularmente sus objetivos bajo la rúbrica «El estudioso combidado»:

  • 13 EC, p. 63.

Muchas uezes ua el estudioso a un banquete de donde sale infamado para toda su uida, porque le hallan tantas faltas que dizen: «¿Para qué estudió este asno letras sin prouecho»13?

11El argumento que esgrime no deja de ser divertido: hay que saber alimentar la conversación, aunque sea sólo para desviar la atención de los comensales:

  • 14 EC, p. 63

Si no comes, dirán: «¿Para qué uino aquí el hipócrita?». Si comes mucho, dizen: «¡Mirad cómo camina a buen passo el dómine!». Aprovéchate de tus letras, de modo que tengas tal conversación que no solamente se olviden de uer cómo comes, mas aun se huelguen mucho en hauerte llamado14.

  • 15 Véase mi artículo de 1991.

12Una de sus primeras advertencias remite a la necesidad de interesar a los comensales con alguna anécdota donosa, procurando no cansar con unas referencias constantes a su propia vida profesional15. Su experiencia le llevó a convencerse de que la mejor forma de animar una charla consistía en proponer refranes a los convidados, incitándoles a comentarlos:

  • 16 EC, p. 66. Una práctica que Palmireno aconseja dosificar para no cansar a los convidados: «Si por v (...)

Boluiendo a nuestra materia, lo que tengo por experiencia para sin estruendo, ni hazer mucho el hacendado, [es] trauar conversación sobre uno de los refranes que para mí tengo cogidos por la orden del a, b, c. Tomarás uno dellos, el que te pareciere, y glosándole haurá materia placentera, assentando con él algún cuento o escuchando lo que los combidados sobre él traen o allegan16.

  • 17 RM 28, 33, 36, 40, 56, 57, 69, 77, 80, 90, 93, 94, 105, 115, 126, 132, 133, 134, 135, 136, 138, 147 (...)
  • 18 RM 21, 53, 58, 123, 127, 169, 181, 198, 226, 231, 232, 233, 235, 236, 256, 261, 265, 270.
  • 19 RM 13, 16, 23, 192, 230.

13Conviene tener presente esta declaración liminar del autor si se quiere justificar el título de la colección que encontramos en El estudioso cortesano Refranes de mesa, salud y buena criança: cogíalos de muchos autores y conuersaciones Lorenço Palmyreno en Valencia, año 1569— y explicar la presencia de algunos refranes que no tienen relación directa con la alimentación, la salud o los buenos modales, aun cuando la mayoría de los recopilados se refiera a estas rúbricas. Palmireno echa mano de la sabiduría popular que señalaba la influencia de la alimentación sobre la salud, ya que como se sabe: «Más mató la cena que sanó Avicena». Reúne también cantidad de consejos gastronómicos17, sin olvidarse de las observaciones de orden más estrictamente medical18. En cambio, son pocos los refranes relacionados con los buenos modales19.

  • 20 RM 65, 67, 111, 125, 131, 145, 148, 196, 217. Es de notar que en esta colección pensada para un púb (...)
  • 21 RM 15 , 66, 85, 101, 119, 120, 147, 203, 223, 224, 232.
  • 22 RM 99, 100, 114, 115, 117, 120, 197.

14En dicha colección, también recoge Palmireno una serie de frases cuyo vocabulario remite a una de las dos rúbricas: mesa y salud, pero que no pueden, de ningún modo, constituir normas de conducta. Se trata de auténticos compendios de la experiencia popular, de creencias o supersticiones, que traducen —de modo irónico o sentencioso, con relaciones inopinadas, bajo formulaciones ambiguas o maliciosas— cierta actitud respecto a los seres y a las cosas. Allí la misoginia corre parejas con la censura de los vicios en general20, las consideraciones de tipo meteorológico21 con unas reglas de agibilia22. O sea que, por la variedad de los temas sugeridos esta recopilación corresponde exactamente al objetivo señalado por Palmireno: cada refrán puede constituir un punto de partida para entablar una charla, iniciar un debate y permitir al estudioso convidado salir airoso en un convite.

  • 23 Alonso López de Corella, Secretos de philosophía y astrología y medicina y de las quatro matemática (...)
  • 24 Hernán López de Yanguas, Los dichos o sentencias de los siete sabios de Grecia, 1539.

15Más allá de esta finalidad práctica, esta colección permite averiguar el interés que suscitaban ciertos temas en aquel entonces. Así, en el capítulo titulado «El estudioso en conversación», entran tanto los refranes como las «preguntas» o «secretos» relacionados con lo que llamaban la «filosofía natural» o las matemáticas (que habían sido puestos de moda por las obras de López de Corella23 o de López de Yanguas) o los «dichos o sentencias» de los Sabios de la Antigüedad24.

Génesis de esta colección

  • 25 EC, sign. A 5.

16«… cogíalos de muchos autores y conversaciones»: si debemos dar fe a las precisiones introducidas por Palmireno en el título de su recolección, los refranes que la forman se sacaron de «muchos autores y conversaciones». Pero esta afirmación, que nadie puso en tela de juicio, merece ser matizada. La composición de El estudioso cortesano —como la de muchas obras palmirenianas— no se caracteriza, en su conjunto, por su rigor. El propio autor no se avergonzaba en confesarlo en su epístola dedicatoria: «A muchos no parecerá bien, por ser argumento nuevo y por hauerlo yo compuesto en los mesones, por lo qual algunos hilos serán diversos de la tela»25. Por eso no deja de sorprender la coherencia de la colección de refranes inserta en El estudioso cortesano, una coherencia poco frecuente en sus demás obras, si comparamos la organización de esos Refranes de mesa con la de los Adagiorum centuriæ quinque y, sobre todo, con la verdadera almoneda o cajón de sastre que constituye el capítulo titulado «El estudioso combidado».

  • 26 Juan Luis Vives, De las disciplinas (De disciplinis), p. 583: «Así es que cada uno de los niños ten (...)

17Es preciso, a mi modo de ver, distinguir varias etapas en la génesis de este refranero especializado. Desde las primeras páginas de El estudioso cortesano, enuncia Palmireno veintiuna reglas y un principio: «de agibilibus», donde se manifiesta esa variedad y ese batiburrillo que caracteriza los apuntes tomados día tras día en los «proverbiadores o cartapacios» inspirados en los consejos de un Juan Luis Vives26.

18En esta apertura van revueltos consejos a propósito de la compra de carnes, pescados, pan, quesos, modos de protegerse de los mosquitos, criterios para la elección de utensilios de cocina y, en medio de ellos, tres refranes que ilustran estos consejos:

  • 27 EC, pp. 16-21.

Queso ciego y pan con ojos quitan a mi hijo los enojos.
El cardo y el queso, al peso.
Cabrito de un mes, recental de tres
27.

  • 28 EC, p. 18.

19A partir de ahí, Palmireno propone una muestra de su colección paremiológica con términos muy parecidos a los que utiliza algunas páginas después para presentar sus Refranes de mesa: «También me he hallado bien en coger refranes de prudencia, assí de libros como de conversaciones; diré algunos para que tú sepas coger muchos»28. La muestra que incluye a continuación se compone de diecinueve refranes que recopilo tales como los presenta el autor porque corresponden a otra manera de realizar una colección especializada:

  • 29 EC, p. 61 por 19.

Ni carbón ni leña, no compres quando yela.
Prenda que no come, ninguno la tome.
Dineros de auaro, dos uezes uan al mercado.
Abbad avariento, por un bodigo pierde ciento.
A mullere a sardiña, pequeñina.
Andando gana la aceña, que no estando se queda.
A celada de bellacos, peor es el hombre por los pies que por las manos.
Aprende por arte, y yrás adelante.
Amor de puta, combite de mesonero, siempre cuesta dinero.
Antes moral que almendro.
I[d est]: No te determines presto.
A lo tuyo, tú.
Quieres que te siga el can, dale pan.
El que esperar puede, alcanza lo que quiere.
A casa de tu tía, mas no cada día.
Hombre bellaco, tres barbas o quatro.
A gran arroyo, passar postrero.
Ni tu lino en tocas, ni tu pan en tortas.
Acuéstate sin cena, y amanescerás sin deuda.
Hombre palabrimuger ¡ Guárdeme Dios dél ! Y de moça navarra, y biuda aragonesa, casada valenciana, ramera toledana, poyo a la puerta, muger latina, moça adeuina, moço Pedro en casa
29.

  • 30 Idem, ibidem.

20Opina Palmireno que este género de refranes debe permitir al estudiante deshacerse de su necedad o timidez: «Desta suerte podrás hazer tu cartapacio, y poner en experiencia, de modo que pierdas la bobedad y corrimiento»30.

  • 31 Fernando de Arce, Fernandi Arcei Benaventani adagiorum et vernacula id est hispana lengua latino se (...)
  • 32 Mosen Pedro Vallés, Libro de refranes copilados por el lorden del A. B. C, 1549.
  • 33 Hernán Núñez, Refranes o proverbios en romance, que nuevamente colligió y glossó el Comendador, 155 (...)

21Tenemos aquí el punto de partida de nuestra futura colección especializada. Parece que, poco a poco, se van precisando los diferentes usos de los refranes en una obra pensada para permitir a los estudiantes adaptarse a las exigencias de la vida cotidiana. Para tratar de entender la distancia que media entre esta breve muestra y la amplia composición de los «Refranes de mesa», me ha parecido necesario consultar previamente los refraneros de que pudo disponer Palmireno, como los de Arce de Benavente31, Pedro Vallés32 o Hernán Núñez33, para ver hasta qué punto se podía justificar la aseveración palmireniana e identificar, tal vez, su fuente privilegiada.

22El cotejo con esas colecciones me ha permitido comprobar que echó mano sobre todo de los refranes del Comendador griego. En efecto, los 271 refranes recopilados por el alcañizano están todos presentes en dicho refranero de Hernán Núñez y, en la mayoría de los casos (más de 200), con el orden en que aparecen en la edición de Salamanca (1555), prologada por el maestro León. Se dan además coincidencias notables, como la repetición de variantes de un mismo refrán:

  • 34 RM105 y RM 150.

El lechón de un mes, y el pato de tres.
Lechón de un mes y pato de tres
34.

  • 35 Palmireno, Vocabulario del Humanista, 1569, p. 128: Refiriéndose a la obra del meticuloso Francisco (...)
  • 36 Al final de su tratado sobre la imitación de Cicerón, Laurentij Palmyreni de vera et facili imitati (...)

23De modo que no hay que conceder excesivo crédito a la declaración que encabeza la colección de Palmireno: «… cogíalos de muchos autores y conversaciones». Para redactar las primeras páginas de la obra, Palmireno pudo echar mano de sus cartapacios o recurrir a su memoria, al par que iba tomando conciencia del partido que podía sacar de los refranes; pero, apremiado por el tiempo, llevado por su impaciencia natural35, agobiado por sus clases y apuros económicos36, no tardó, para completar su capítulo, en compulsar apresuradamente la edición de los Refranes o proverbios en romance del Comendador Griego, seleccionando los que le parecían capaces de suscitar y fomentar una conversación. Ésta me parece ser la explicación más verosímil del relativo rigor en el orden alfabético que encontramos en los Refranes de mesa y de que carecía totalmente el primer refranero de Palmireno (los Adagiorum centuriæ quinque de 1560). La explicación, también, de las variantes mínimas que ofrecen los Refranes de mesa con la edición del refranero de Hernán Núñez que realizó el Maestro León, y que pueden considerarse, por lo menos algunas de ellas, como erratas del impresor valenciano.

Fecha de publicación y ediciones posteriores

  • 37 Recordemos que nació Juan Lorenzo Palmireno en la ciudad de Alcañiz.
  • 38 Monlau, 1875, p. 653.
  • 39 Salva y Mallén, 1872, tomo II, n° 2118.
  • 40 Sbarbi y Osuna, 1891, pp. 171-172.
  • 41 Palmireno dedicó a este prelado su Vocabulario del Humanista. Véase mi Prólogo a la edición reprint (...)

24«…en Valencia, año 1569». Esta segunda precisión introducida por Palmireno en el título que da a su colección originó el error que cometió Pedro Felipe Monlau al declarar: «Con efecto, Lorenzo Palmireno, natural de Valencia37, imprimió en 1569 una colección de unos doscientos Refranes de mesa, salud y buena crianza»38. Los bibliógrafos posteriores, como Pedro Salvá y Mallen39 y José María Sbarbi40 rectificaron el error, concordando ambos en afirmar que no hubo una edición por separado de esta colección en 1569, pero dejaron sin explicar el desfase entre la fecha de composición de este refranero y la de su publicación en el Estudioso cortesano en 1573. Este punto podía ser aclarado a partir de la approbatio y de las precisiones contenidas en la epístola dedicatoria. A petición del Patriarca de Antioquía Juan de Ribera, arzobispo de Valencia41, fray Miguel Carranza examinó la obra y, después de comprobar que nada en ella pudiera ofender el decoro, y menos aún ir en contra del dogma católico, dio su visto bueno el 12 de octubre de 1571. En esa época pues, Palmireno había concluido la composición de la obra proyectada unos años antes, cuando redactaba El estudioso de la aldea, como dan fe de ello los últimos renglones de la dedicatoria a don Guillem de Palafoix:

  • 42 EC, sign. A 4 v y A 5.

Tenía yo medio traçada esta obra, y partime para Aragón. Acabóse allá y embiéla. Después, por ciertas ocupaciones me dio impressa, ha cessado (sic), hasta que passados los dos años de mi ausencia, la he puesto en la orden que me pareció más breue y menos fatigosa42.

  • 43 Por ejemplo en RM 65, 111, 140, 179, 236.
  • 44 RM 191 y 211.

25La segunda edición de Alcalá (1587). Cuando Miguel Navarro de Quintanilla realizó la segunda edición de El estudioso cortesano, se valió de la edición de Valencia de Pedro de Huete, que tenía a la vista, así como lo testifican los primeros renglones de la Cédula Real, con fecha del 17 de octubre de 1585. De ahí el gran parecido entre estas dos primeras ediciones de los Refranes de mesa. Las modificaciones al texto de Valencia consisten esencialmente en la supresión de la mayoría de las mayúsculas en ciertos nombres comunes, en cierta modernización de la ortografía43 y la rectificación de dos erratas44.

  • 45 Salvá y Mallén, 1872, tomo II, n° 2113.
  • 46 Biblioteca Nacional de Madrid, Sección de Raros, n° 3516.

26La edición de Lérida (1621). Está incluida en la edición de los refranes de Hernán Núñez, señalada por Salvá45, y que realizó Luis Manescal en Lérida, 1621. En esta edición se incluían igualmente la Filosofía vulgar de Juan de Mal Lara y las Cartas en refranes de Blasco de Garay. Con lo cual se puede suponer que es la base de la siguiente edición de Mateo Repullés. Desgraciadamente, los Refranes de mesa no figuran en el único ejemplar que localicé en la Biblioteca Nacional de Madrid46.

  • 47 Juan Mal Lara, Filosofía vulgar, en Refranes o proverbios en romance que coligió y glosó el Comenda (...)
  • 48 Así es como se encuentran las confusiones: «Burugillos», p. 232, «cuchillo», p. 235, «Anedino», p. (...)
  • 49 Repullés, 1804, p. 221: «Au matin boin le vin blance, le rouge au coir pour fau re sang», p. 233: « (...)
  • 50 Repullés, 1804, p. 221: «A carne de ancen he poca é sabe heyn». Hay una confusión entre dos refrane (...)
  • 51 Repullés, 1804, p. 221. Error sorprendente en zona catalana: «A pozui, cuytati. El Italiano» (mío l (...)
  • 52 Repullés, 1804, p. 225: «Del agua bebida a zaladrón»; p. 235: «Ni beber de buces, …»; p. 236: «Nunc (...)

27La edición de Mateo Repullés (1804). En 1804, sale de los tórculos de Mateo Repullés un Refranero General de cuatro volúmenes. Los tres primeros tomos corresponden a los refranes de Hernán Núñez; en el cuarto van recopilados El epicedio de Valerio Francisco en la muerte del Comendador Hernán Núñez, las Cartas en refranes de Blasco de Garay, las Coplas contra el amor de Rodrigo de Cota, los Refranes de mesa de Palmireno y, por fin, a partir de la edición de la Filosofía vulgar de Sevilla de 1568, el índice de los refranes que en ella glosó Mal Lara47. Esta amplia compilación no fue llevada a cabo con demasiado esmero ya que se limitaron los colaboradores a modernizar la ortografía, a suprimir las mayúsculas inútiles y a introducir divisiones alfabéticas. Las erratas o lecciones originales del texto palmireniano no sólo no fueron subsanadas ni explicadas48, sino que el número de ellas aumenta en la transcripción de los refranes franceses49, portugueses50, catalanes51 e incluso castellanos52. En cambio, va suprimido el refrán: «Lechón de un mes, y pato de tres» ( RM 150); tal vez por ser una variante de: «El lechón de un mes, el pato de tres» (RM 105).

  • 53 Corrige por ejemplo: «Buruguillos» por «Burguillos», RM 160; «Anedino» por «añadido», RM 266;

28La edición José María Sbarbi (1874). El gran paremiólogo José María Sbarbi, al incluir en El refranero general español la cosecha de Palmireno, conservó las divisiones alfabéticas introducidas en la edición de Mateo Repullés y suprimió a su vez la variante RM 150. Sin embargo, no se puede considerar esta reproducción de los Refranes de mesa como una copia de la anterior. En efecto, las rectificaciones que introduce tienen el mérito, no sólo de restablecer el texto de Palmireno, algo maltrecho después de su publicación en 1804, sino de dar en su formulación más tradicional los refranes deformados de la edición princeps de Valencia y de Alcalá de Henares, ya se trate de los refranes castellanos, franceses o portugueses53. Deseoso de dar a conocer a un amplio público las riquezas de la paremiología española, José María Sbarbi no juzgó necesario sobrecargar su presentación con notas, ni conservar la ortografía del siglo xvi.

  • 54 Castillo de Lucas, 1966.

29La edición de Antonio Castillo de Lucas (1965). Con motivo del II Congreso de Historia de la Medicina, que se reunió en Salamanca en 1965, leyó Antonio Castillo de Lucas ante sus colegas una comunicación en la cual presentaba sucintamente a «Lorenzo Palmireno, médico y paremiólogo del siglo xvi»54. Después de una breve introducción cita los Refranes de Mesa, anunciando la publicación de un estudio más importante sobre el tema:

  • 55 Idem, ibidem, p. 230.

… había que ordenarlos correctamente y además numerarlos para hacer un índice temático; así lo hemos realizado nosotros para una edición que preparamos ; el índice alcanza cerca del centenar de temas, y con la glosa de cada refrán completaría el estudio de la misma55.

  • 56 Idem, ibidem, p. 234.

30Concluye su presentación con algunas precisiones a propósito del estudio que va a publicar: introducción del orden alfabético rigurosamente respetado, ortografía modernizada y traducción de los refranes franceses, italianos, portugueses o catalanes56.

  • 57 Idem, ibidem, n° 75 (RM 89): «a la fronte» por «alla fonte»; n° 114: «(RM 108): «fa di ventar» por (...)
  • 58 Idem, ibidem, n° 97 (RM 90): «as titebas» por «as titelas»; n° 185 (RM 178): «Millor es pan» por «M (...)
  • 59 Idem, ibidem, n° 40 (RM 39): «por faire» por «pour faire».
  • 60 Idem, ibidem, n° 11 (RM7): «escoca» por «escosca»; n° 39(RM 35): «le vexiga» por «la vejiga»; n° 73 (...)

31Así se presenta el primer trabajo importante dedicado a los Refranes de mesa, trabajo que se publicó en 1965 en la revista Teruel. La introducción bio-bibliográfica, bastante somera, contiene un error tan grosero que difícilmente se le puede atribuir al que fue médico de Rodríguez Marín. Reza en efecto el texto que Palmireno «nació en la villa de Alcañiz en 1552», en vez de 1524 ó 1525. Otros errores más consecuentes salpican la edición, hasta tal punto que es de suponer no tuvo Castillo la oportunidad de leer las galeradas, ya que hallamos transcripciones sorprendentes no sólo de los refranes italianos57, portugueses58, o franceses59, sino también de los refranes castellanos60.

  • 61 Véanse mis comentarios: RM 26, 30, 37, 41, 48, 72, 108, 109, 137, 140, 179, 183, 191, 195, 211, 220 (...)
  • 62 Idem, p. 129.

32En cuanto a las glosas «nutrológicas» que acompañan cada refrán, si atestiguan la amplia cultura médica del editor, resultan de poca ayuda a la hora de explicar el refrán y, a veces, se alejan erróneamente de las interpretaciones más refrendadas61. Queda que, a pesar de sus imperfecciones, el estudio de Antonio Castillo de Lucas permitió a un más amplio público conocer la obra paremiológica de Palmireno, cuya originalidad se complace el crítico en subrayar: «… este Palmireno es el primero que da título especializado a una colección de refranes, ya que todos los autores que le preceden dan carácter general a sus refraneros»62.

  • 63 Una de las primeras ediciones de los preceptos de la famosa Escuela de Salerno está incluida en la (...)
  • 64 EC, pp. 129-179.

33Verdad es que Palmireno, compartiendo las inquietudes de uno de sus contemporáneos célebres, Arnaldo de Villanueva, que hizo imprimir en 1543 el Regimen sanitatis63, aparece también como un precursor en la medida en que pone al servicio de la medicina los refranes en lengua vulgar. Los Refranes de mesa inauguran esa abundante literatura dedicada a la vulgarización de los principios de higiene, expresados bajo la forma de refranes. En esta vía se harán famosos Sorapán de Rieros (Medicina española contenida en proverbios vulgares de nuestra lengua…, 1615) o Pedro Felipe Monlau (Elementos de higiene privada o arte de conservar la salud, 1875), por citar a los más conocidos. No será inútil, sin embargo, recordar los objetivos señalados por el propio Palmireno al componer esta colección. No sólo respondían a su preocupación por la salud de sus estudiantes, como lo atestiguan las rúbricas: «El estudioso enfermo», «El estudioso caminante», «Tres cosas acortan la vida», «Suciedad de caminantes y para quitar el cansancio64, sino que se integraban en una estrategia pedagógica más amplia: la adquisición de los agibilia.

Nuestra edición

34Para conservar el carácter genuino de esta colección y ver con más claridad su génesis y su finalidad, me ha parecido conveniente respetar en la medida de lo posible la ortografía de la época. Así por ejemplo:

u por v
ç por z
z por c
y por i
i por j
u por b
v por b
g por j
i por y
q por c

35En cambio, he introducido la acentuación y sustituido las abreviaturas de imprenta por las formas desarrolladas. Además he introducido una numeración, y separado los refranes por el a,b, c., sin cambiar el orden alfabético en que aparecen los refranes en la colección. Para los refranes portugueses, italianos, valencianos o catalanes he propuesto renglón seguido la lección actual. Cuando he corregido lo que constituía una lección a todas luces errónea, he indicado a continuación el texto primitivo (T. pr.). Separo las referencias a las varias colecciones de refranes por una barra vertical (|); y mis comentarios van precedidos por una doble barra vertical (||).

Abreviaturas para las referencias a los refraneros anteriores o posteriores

36Ar. VI, 20 (quinquagena, número del refrán): Fernando Arce, Fernandi Beneventani Adagiorum ex vernacula, id est Hispana lingua, Latino sermone redditorum quinquagenæ quinque, addita ad initium cuiuslibet quinquagenæ fabella. Salmanticæ, Rodericus de Castañeda, 1533. Cito a partir de la edición crítica de A. Serrano Cueto, Adagios y fábulas, 2002.

37C 415 a (página, columna): Louis Combet, Gonzalo Correas. Vocabulario de refranes y frases proverbiales (1625), Bordeaux, Institut d’Études Ibériques et Ibéro-américaines de l’Université de Bordeaux, 1967.

38Cast. 207 (número del refrán): Antonio Castillo de Lucas, «Refranes de mesa, salud y buena crianza de Lorenzo Palmireno. Siglo XVI. Ordenados y glosados por…», en Teruel, Instituto de Estudios Turolenses, 33, 1965, pp. 125-180.

39Cejador (página): Cejador y Frauca, Julio, Refranero castellano, Madrid, Hernando, 1928.

40Meurier 52 (página): Recueil de sentences notables, dicts et dictons communs…, À Anvers, chez Iean Waesberghe, 1568.

41Montoto I, 110 (tomo, página): Luis Montoto y Raustenstrauch, Personajes, personas y personillas que corren por las tierras de ambas Castillas, Sevilla, Librería de San José, 1911.

42N 2 v b (folio r/v, columna): Hernán Núñez, Refranes o proverbios en romance que nuevamente colligió y glossó el Comendador Hernán Núñez, Salamanca, Juan de Cánova, 1555.

43OK 161 (Migaja) (página, palabra clave): Eleanor S. O’Kane Refranes y frases proverbiales españolas de la Edad Media (antes de 1500), Madrid, Anejos del Boletín de la Real Academia, Anejo II, 1959.

44Sor. XIII (número del refrán): Juan Sorapán de Rieros, Medicina española contenida en proverbios vulgares de nuestra lengua, ed. de J. M. Sbarbi, hecha a partir de la edición príncipe de Granada, 1615, Madrid, A. Gómez Fuentenebro, 1876.

45Vallés: Mosén Pedro Vallés, Libro de refanes copilados por el orden del A B C,1539, Çaragoça. Cito a partir de la edición facsímil de García Moreno, Madrid, 1917 (sin numeración).

46Vergara 253 (página): Gabriel María Vergara y Martín, Refranero geografico español, recogido y ordenado por…, Madrid, Hernando, 1923; 2a ed., 1986.

Refranes de mesa, salud y buena criança: cogíalos de muchos autores y conuersaciones Lorenço Palmyreno en Valencia, año 1569.

47A

481. Agua al higo, y a la pera uino.
Vallés | N 4 a: «… Porque el higo es caliente y la pera fría como dize Paulo». | Sor. XXXV | C 64 b: «… Porke el higo es kaliente i la pera fría». | Cast. 8.

492. Agua de sierra, y sombra de piedra.
N 3 v b | C 65 a: «… o peña». | Cast. 8.

503. Agua fría, y pan caliente, nunca hizieron buen uientre.
N 4 a | Sor. XXXVII: «Comida fría, bebida caliente, nunca hizieron buen vientre». | C 65 b y C 432 b: «Komida fría i bevida kaliente, nunka hizieron buen vientre». | Cast. 10.

514. Agua mala, sea heruida y colada.
N 4 b: «Agua mala, heruida y colada». | Sor. XXXII | C 66 a | Cast. 13.

525. Agua no enferma, ni embeoda, ni adeuda.
Vallés: «… ni en deuda». | N 4 b | C 65 a | Cast. 14.

536. Agua que corre, nunca mal coge.
N 4 b: «Agua que cure, nunca mal culle. El Asturiano. Agua que corre, nunca mal coge». | Sor. XXXIII | C 65 b | Cast. 15.

547. Agua fría sarna cría, agua roja sarna escosca.
N 4 a | C 65 b: «… Eskoskar: descaspar». | Cast. 11: «… escoca».

558. A buen comer, o mal comer, tres uezes beuer.
N 1 v a | C 17 a: «… la primera pura, la segunda komo Dios la krió en la uva, la terzera komo sale de la kuba». | Cast. 2.

569. A bocado harón, espolada de uino.
N 1 v a | C 16 b: «… En la anziana edad, por las pokas ganas de komer i falta de dientes, es usado esto; i akomódase a otras kosas». | Cast. 1.

5710. Al conejo, y al uillano, despedáçale con la mano.
N 27 v b: «Coello e o villaon, espedáçalo a maon. El Portogués. Al conejo, y al villano, espedáçalo con la mano». C 43 a | Cast. 21.

5811. Agua buena sin color, sabor ni olor, y que la uea el sol.
Vallés: «El agua no ha de tener olor, ni color, ni sabor y ha la de ver el sol». | N 43 a: «El agua sin color, olor, ni sabor. Añade: y ha la de ver el sol». | Sor. XXI | C 65 b: «Agua buena, sin kolor, olor ni sabor…». | Cast. 9.

5912. Ánade, muger, y cabra, mala cosa siendo magra.
N 1 a: «A aden, molher, e cabra, he ma cousa semdo magra. El Portugués. El ánade, y la muger, y la cabra, es mala cosa siendo magra» | C 52 b: «… o no kiere ser magra». | Cast. 52.

6013. A ellos, padre, uos a las uerças, yo a la carne.
N 3 v a: «… Figura llamada Paryponœmi, parece que esfuerça al padre, que den en los enemigos, diziendo: “A ellos, padre. Después dispara: Vos a las verças, &c”». | C 4 a: «…i si os sentís agraviado, vos a las verzas i io al xarro. Pareze ke esfuerza al padre para ke den en los enemigos, i dispara en otro propósito. Llaman los griegos a esta manera de hablar parupónomia aprosdóketon, figura rretórika ke denota lo ke no se esperava». | Cast. 7.

6114. Ajo pío, y uino puro, passan el puerto seguro.
N 4 v a | C 63 a | Cast. 16.

6215. Ajo ¿por qué no fuyste bueno ? | Porque no me halló Sant Martín puesto.
N 4 v b | C 63 a | Cast. 17.

6316. Al hombre mayor, darle honor.
N 5 a | C 58 b | Cast. 23.

6417. A la cabeça, el comer la endereça.
Vallés: «Al dolor de la cabeza, el comer la endreça». | N 5 a: «… Otros dizen que el dolor de cabeça, el comer…». | C 6 b y C 40 a: «Al dolor de la kabeza… o le endereza…». | Cast. 18.

6518. Al que es de uida, el agua le es medicina.
OK 43 (Agua) | Ar. III, 34: «A quien es de vida, el agua es medicina». | Vallés: «… al que es de muerte, el agua es fuerte». | N 5 a: «el agua le es melezina» | C 42 b: «… i si es de muerte, no á menester ungente. Al ke es de muerte, el agua le es fuerte. Dezían i dizen algunos: melezina por: medizina; i melezina se dize aora la ke se echa kon seringa o barkino para desenbargar el vientre». | Cast. 29.

6619. Al gusto dañado, lo dulce le es amargo.
Vallés: «El gusto dañado juzga por dulce lo amargo». | N 5 b: «… Assí acontesce a los que tienen tericia, que les amarga la miel, como dize Alexandro Aphrodiseo». | C 40 b: «… Esperiméntase en enfermedades». | Cast. 22.

6720. Almuerza con rufián, come con carpintero, y cena con recuero.
N 6 v a | C 52 b: «… Dízese tanbién por infinitivo: Almorzar…». | Cast. 28.

6821. Al médico, confessor, y letrado, no le traygas engañado.
OK 157 (Médico) | N 5 b | C 47 a: «… no le aias engañado; o no le traigas…». | Cast. 26.

6922. A la muger, y a la mula, por el pico la hermosura.
Vallés: «… por el pico les entra la hermosura». | N 5 v b | C 8 b: «A la muxer i al kavallo i a la mula, por el piko les entra la hermosura».

7023. Al moço que le sabe bien el pan, peccado es el ajo que le dan.
Vallés: «… que bien le sabe el pan, por demás es…». | N 6 b | C 47 a | Cast. 27.

7124. Allá uaya el mal, do comen el hueuo sin sal.
Vallés: «Allá vayas mal…». | N 6 b | C 9 b: «… o Allá do maxan los axos sin sal…» | Cast. 30.

7225. Al que trabaja y anda desnudo, ajo y uino puro.
N 6 v b | C 43 a | Cast. 30.

  • 65 Véase al respecto Jammes, 1958.

7326. Aljonge, dixo Lucía al odre.
OK 172 (Odre) | Vallés: «Ay onje, dixo Marina o Locía ai odre». | N 6 v b: «Alionge…». | C 10 a: «A lionxe le pone, dixo Luzía al odre ; o se pone, o te pone… Estas variedades nazen de errror, i adelante va enmendado: Ai, kalonxe…»; y C 30 a: ¡Ai, kalonxe! dixo Luzía al odre. Dízese errado en otras leziones»; y C 49 a: «Alionxe… Kizá komo borracha turbó la palavra por: Ai, kalonxe; i ansí la varían komo ia dixe»; y C 78 b: Achake al odre ke sabe a la pez». | Montoto II, 113: «Alionje le pone, dijo Lucía al odre; o se pone; o alionje; o ay home; o ay onje… El Pinciano lo registra así: “Alionje, dijo Lucía al odre”. Dice que se aplica a la persona que alardea de pulcra, siendo muy desaseada. Equivale a la siguiente frase: Dijo a la sartén el caso: quítate allá que me tiznas». | Cast. 24: «… Podría significar, en sentido figurado, este wellerismo, que el vino de odre atraía a la tal Lucía, sin poderse separar de él, como unida por esa liga pajarera». || Las diferentes transcripciones de las primeras palabras del refrán reflejan cierta vacilación. La glosa de Correas no deja de ser interesante, pero ¿no se dejaría llevar el Maestro por su anticlericalismo al proponer su versión para la cual no señala la anécdota que la originó65? Sea lo que fuere, no concuerda con la lección que reproduce Sbarbi en el Refranero general, tomo I, y citada por Louis Combet: «Alonge dio lucía al odre. Delicado se hizo: el que tiene demasiada prouisión». Podría tratarse en este caso de un refrán de «borracha» que rechaza el odre porque ya ha bebido demasiado «A longe, o sea Vade retro». En esta misma colección, hay otro refrán más explícito, que remite a la misma lección: «Achaque al odre, que sabe a la pez. Los dañados o empalagados gustos de poca cosa reciben desabrimiento». En cuanto a la «liga pajarera» citada por Castillo de Lucas, parece ser una interpretación errónea de «alionge» que tradujo por «ajonje».

7427. A la uejez, aladares de pez.
OK 227 (Vejez) | Vallés | N 6 v b | C 7 b | Cast. 20.

7528. Anguila empanada, y lamprea escabechada.
N 11 v a: «Anguilla…». | C 59 a | Cast. 33.

7629. A poc ui, cuyta ti.
Transcripción actual: A poc vi, cuita|t’hi.
N 12 v b: «A poco vi… El Catalán. A poco vino, date prissa tú». | C 23 a: «A poko vino, kuidadino. El katalán: A poko ví…». | Cast. 35.

7730. A carne de acen he poca, e sabe beyn, mas non para queyn fillos teyn.
Id est: La carne de agujas, o lonza.
Transcripción actual: A carne de (o do) acém é pouca e sabe bem, mas não (é) para quem filhos tem.
N 2 b: «A carne do acen, he poca, he sabe ben, mas naom pera quem filhos teyn. El Portogués. La carne de las agujas es poca, y sabe bien, mas no para quien hijos tien». | Sor. V: «Pan de ayer… (en la página 34 puntualiza: «Y porqué el curioso no se contenta con saber qué animal es de mejor carne, mas también procura saber qué parte de tal animal es de más loable mantenimiento, digo que la carne de las piernas no es tan fácil de cozer, como la de cervices, y agujas…».) | C 191 a: «La karne de las aguxas sabe bien, mas no es para kien hixos tien». | Delicado, Antonio, Adagios portuguezes reduzidos a lugares comunes… Lisboa, Domingo Lopes Rosa, 1651, p. 47: «Carne de acem he pouca, & sabe bem, mas não he pera quem filhos tem». | Chaves, Pedro, Rifoneiro portugues, Porto, Domingos Barreira, 2 a edição, 1945, p. 215: «Carne de acem, é pouca e sabe bem, mas não é para quem filhos tem». | Cast. 5: «… La carne de aguja, músculos cervicales y dorsales, es de calidad inferior y más barata; no admite otro guiso que cocida, porque es dura, aunque sustanciosa; para los niños, como no la pueden masticar bien, resulta indigesta». || No me parece atinada la definición propuesta por Castillo de Lucas, que repite la aclaración de Sorapán, a propósito de «carne de agujas». En efecto, señala César Oudin en su Tesoro que la carne de agujas, que traduce al francés por «filet», era proverbialmente considerada como la mejor; por lo cual podía ser alimentación para niños. A mi modo de ver, es preciso ver en el refrán la opinión común en la época y que recoge Correas, p. 420 a: «Kien hixos á, no rrebentará. Por darles de komer a ellos». y : «Kien hixos tiene al lado, no morirá ahitado». O sea que el que tiene numerosa prole difícilmente comerá a hartura. En cuanto a la palabra «lonza» propuesta por Palmireno es de origen italiano (véase Corominas, 1954-1957).

7831. A pan de quinze días, hambre de tres semanas.
Vallés | N 12 a | C 22 b | Cast. 34.

7932. Al manjar y al uaziar homo si die espazar.
Id est: Al comer y hazer cámara, no te des priessa.
Transcripción actual: Al mangiar ed al vuotar, l’uomo non deve affrettarsi.
N 9 b: «… , i homo se die espaziar. El Italiano. A1 comer y al hazer cámara, no se ha de dar prissa nadie».| C 43 b: «A1 komer i al kagar, el onbre se deve espaziar. Esto es: darse espasio; komo el otro dize: Komer i kagar, de vagar». | Cast. 25.

8033. A puerco fresco y berenjenas ¿quién terná las manos quedas?
N 12 b | C 23 a: «… tendrá…». | Cast. 36.

8134. A quien has de dar de cenar, no te duela darle a merendar.
N 13 | C 19 a: «… dar a zenar…». | Cast. 37.

8235. A tu mesa, ni a la agena, no te sientes la bexiga llena.
Vallés : «Refranes que usan los bárbaros. In tua mensa nec in aliena, non sedeas vesica plena». | N 15 v a | C 24 b: «… kon… .; o A tu… . nunka kon la bexiga llena». | Cast. 39.

8336. A truyta, y a mentira, quanto mayor, tanto millor.
Transcripción actual: A truita e a mentira, cuanto maior, tanto melhor.
N 15 a: «… y a mintira, quanto major, tanto milhor. El Portugués». | C 198 b: «La trucha i la mentira, kuanto maior, tanto mexor». | Cast. 38.

8437. A una boca, una sopa.
OK 62 (Boca) | N 16 b | C 5 a | Sbarbi I, 112 a: «Enseña la distribución que se debe hacer de los bienes para que alcancen a muchos y no se los lleve uno solo». | Cast. 41: «… Parece referirse al gusto individual, en cuanto al sabor y temperatura». || El parecer de Castillo de Lucas no va refrendado por ninguna autoridad.

8538. A uaca que non come con os boys, ou come ante, o despoys.
Transcripción actual: A vaca que não come com os bois, ou come antes ou depois.
N 15 v a: «… ou comeu ante, o come despois. El Gallego. La vaca que no come con los bueyes, o comió antes o come después». | C 198 b: «La vaka ke no kome kon los bués, o komió antes, o kome después. Dízese por la muxer ke está en kasa i kome kada rrato lo ke kiere i no a la mesa». | Cast. 42.

8639. Au matin boyn le uin blanc, le rougue au soir pour faure sang.
Transcripción actual: Au matin bois le vin blanc, le rouge au soir pour faire sang.
N 16v a: «… boy, le rouge au soir, pour faire sang. El Francés. A la mañana beue el vino blanco, a la tarde el tinto para criar sangre». | Meurier, Gabriel, Recueil de sentences notables… . Anvers, Iean Waesberghe, 1568, p. 14: «Au matin boy le vin blanc, le rouge au soir pour le sang». | C 8 a: «A la mañana el blanko, i el tinto al serano». | Cast. 40. «… por faire…»

8740. Aue por aue, el carnero, si bolasse.
N 15 v b | C 73 b | Cast. 44.

8841. Aue de cuchar, más come que ual.
Id est: el ansarón.
N 16 a: «… nunca en mi corral .» y N 17 a: «… Como el ánsar y el anadón». | C 73 b: «… Son las de piko ancho, komo ánades i patos». y: «Ave kon kuchar, nunka entre en tu korral. Porke son mui tragones ánsares i anadones, i tienen el piko komo kucharones». | Cast. 43: «… La carne de ganso no compensa su gusto, con el precio. En metáfora, podría significar que como la pluma del ansarón es la que emplean los leguleyos para escribir, la gente tiene miedo a que la empleen en uno, al hacerle un proceso, por eso dice: Dios me libre de coz de burro y cornada de ansarón». || El comentario de Castillo de Lucas me parece discutible. Más vale atenerse a la aclaración del maestro Correas.

8942. Azeyte de oliua, todo mal quita.
N 17 v a | C 62 b | Cast. 4.

9043. Azeyte, y uino, y amigo antiguo.
N 17 v a | C 62 b: «… añexo el tozino». | Cast. 5.

9144. Azeytuna, una es oro, dos plata, tercera mata.
Vallés: «Azeytuna, una». y Vallés: «Vna azeytuna es plata, y dos son oro, y tres son lodo». | N 17 v a: «… y la tercera…». | C 62 b: «Azeituna, una. Porke muchas no hazen provecho i son melankólikas», «Azeituna, una es oro, dos plata, i la terzera mata. Es lo más zierto»; y «Azeituna, una es plata, dos son oro, i tres son lodo. Opiniones son»; y «Azeituna, una dozena de dozenas…». | Cast. 5.

92B

9345. Beuer de codo, y caualgar de poyo.
Vallés | N 18 b | C 354 a | Cejador I, 89 a: «… contra regalados y que en todo buscan sus conveniencias, como el que bebe de codo y sin levantar el brazo y el que monta desde el poyo». | Cast. 45.

9446. Bien come el Cathalán, si se lo dan.
N 19 a | C 556 a | Cast. 46.

9547. Blas, láuate, y comerás. Y desque te hayas lauado, no comerás bocado.
N 18 b: «… Añaden algunos. Y desque te ayas…». | C 367 b: «… i después de lavado, no komerás bokado; o deske… Kontra los ke previenen a otros kon esperanzas, i después no les dan nada». | Montoto I, 110. | Cast. 47.

9648. Borrachez de agua, nunca se acaba.
Vallés | N 19 v a | C 360 a : «… Por ser de bovería i tontedad o lokura». | Cast. 50: «¿Se refiere a la hidropesía? Lo decimos por aquello de: Cuando más el hidrópico bebe, más sed tiene. Lo abonan razones fisiopatológicas, bioquímicas y tisulares…». || Conviene atenerse a la explicación propuesta por Correas.

9749. Bofes en casa, bofes en la arada ¡cuerpo de tal con tanta bofada!
N 19 v a | C 359 a | Cast. 49.

9850. Bocado de mal pan, ni lo comas, ni lo des a tu can.
Vallés | N 19 v b | C 359 b | Cast. 48.

9951. Buena es el agua, que cuesta poco y no embriaga.
Vallés | N 20 a | C 362 a | Cast. 51.

100C

10152. Carne de pecho, carne sin prouecho.
N 21 v a: «… Porque tiene muchos huessos». | C 369 a: «… Porke enkoxe, i tiene guesos». | Cast. 56.

10253. Calenturas de mayo, salud para todo el año.
Ar. II, 36 | Vallés : «Tercianillas de Mayo». | N 21 v b | C 370 a | Cast. 53.

10354. Carne mal assada, buen toçuelo para.
N 21 a: «Toçuelo en los hombres, es el que llaman gatillo en las bestias». | Oudin, Tesoro, 915 a: «Toçuelo, m. La partie plus espaisse du col qui est près des espaules, la grosse gorge». | C 369 b: «… Ke engorda. i da fuerza. Tozuelo, es el morzillo enzima de los talones, i aun de los muslos i brazos». | Cast. 58. || Núñez y Oudin concuerdan en el sentido de «toçuelo» o «gatillo». Corresponde a la parte superior del cuello en ciertos cuadrúpedos, tratándose del hombre, decían en francés: «la grosse gorge». Aclaración que difiere de la de Correas.

10455. Cabrito de un mes, rezental de tres.
N 21 a: «… Rezental llaman al cordero los pastores». | C 379 a: «… Es el kordero grandezillo». | Cast. 52.

10556. Castañas uerdes por Nadal, saben bien, y pártense mal.
N 22 b: «… El Asturiano. Nadal llama la Nauidad». | C 375 a: «… Es asturiano, ke llama Nadal a la Nabidad. Kiere dezir ke ai pokas kastañas verdes, i ke valen karas entonzes. I ansí otras kosas». | Cast. 59.

10657. Carne de pluma, siquiera de grúa.
N 23 b | C 369 a: «… sikiera de grulla». | Cast. 57.

10758. Calenturas otoñales, o muy luengas, o mortales.
N 21 a | C 370 a | Cast. 54.

10859. Capón de ocho meses, para mesa de Reyes.
N 23 v b | Sorapán XVIII | C 379 b | Cast. 55.

10960. Comer uerdura, y echar mala uentura.
T. pr. «malauentura».
OK 229 (Verdura) | Vallés: «Comer verdura, echar…». | N 24 a | Sor. XXVII: «… cierto es, que el Refrán presente, se ha de entender irónicamente, en contrario sentido Y que auemos de entender, que para hazer burla de vno, que esté enfermizo, descolorido, bubático, opilado, o abutagado, y le vemos guardar mal orden, y regimiento en su comida, llenando el estómago de yerbas, diremos: Comer verdura… Como quien dize: guardad hermano esse orden, que vos acabaréys presto». | C 432 a | Cast. 63. || Sorapán, siguiendo a Galeno, compartía la prevención de sus contemporáneos a propósito de la alimentación vegetariana. Por lo cual, insiste en el valor irónico, antifrástico del refrán.

11061. Come poco, y cena más, duerme en alto, y uiuirás.
Vallés: «Cena poco y come más, duerme en alto y viuirás»; y: «Depren y apren y sabrás, ayas cura y mesura y aurás, menja poco y duerme en alto y viuirás». | N 26 v b : «… Declaran algunos: “Cena más poco”. Pero la declaración es falsa: y el refrán se ha de entender como suena la letra, sin adición ninguna. Y assí lo sienten los médicos doctos, como Leonardo, Fusio y otros». | C 431 a | Sor. VI (se atiene a la larga glosa de Correas) | Cast. 62.

11162. Come niño, criar te has, come uiejo y uiuirás.
N 27 b | Sor II a parte, 11 | C 430 b | Cast. 60.

11263. Come poco, cena más, y uiuirás.
N 27 b: «… y dormirás». | Sor IX | C 431 a: «Kome poko y zena más, duerme en alto i bivirás…» ; con una larga glosa. | C 431 a: «Kome poko i zena más, i dormirás». | Cast. 63.

11364. Con la yerualán y la ruda, no muere criatura.
T. pr.: «Yeruala».
N 26 a: «Con 1a yerua lan… no se muere… Porque están seguras de bruxas (si las cogen la mañana de San Iuan) dizen algunas honrradas mugeres». | Mal Lara VI, 84: «Con la yerua Lan… no se muere… quiere declarar, que es de hechizeras, que ponen virtud en yeruas fuera de su natural…». | C 424 b: «… iervalan… Porke están seguras de bruxas, según opinión de muxeres, si las koxen la mañana de San Xuan. Iervalán pareze dezir: ierva de San Xuan, korrutamente». | Cast. 64.

11465. Cresce el hueuo bien batido, como la muger con el buen marido.
N 28 b | C 453 a: «… kon buen marido». | Cast. 65.

115D

11666. Da Sanct Martin, ogni mostho é bon uin.
Transcripción actual: Da San Martino ogni mosto è buon vino.
N 29 v b: «Da S. Martin, a ogni mosto he… El Italiano. Por S. Martín, todo mosto es buen vino». | C 475 a: «Por San Martino, todo mosto es buen vino». | Cast. 76.

11767. Da galiña a preta, da pata a parda, da moller a Sarda.
Transcripción actual: Da galinha a preta, da pata a parda, da mulher a Sarda.
N 28 b: «Da galiña… El Portogués. De la gallina la negra; del ansarón, el pardo; de la muger la pecosa». | Cast. 74.

11868. De ensalada, y de casada, dos bocados, y dexarla.
N 28 b: «Da salada, e da casada, dous bocados y deixar la. El Portogués. De la ensalada, y de la casada…». | C 311 a | Cast. 78.

11969. De las carnes el carnero, de los pescados el mero.
Vallés: «… y de…»; y «De las carnes el carnero, de las aues la perdiz, de las mugeres la beatriz». | N 30 b | Sor. XIIII | C 313 | Ir… 561 | Cast. 84.

12070. Después de comer, dormir y de cenar, passos mil.
Vallés: «Post prandium dormire, post cenam mille passus ire». | N 30 a | Sor. X | C 321 | Cast. 91.

12171. De la olla, la hortera, la primera y la postrera.
N 30 b: «… Ortera, es escudilla de madera». | C 313 | Cast. 82.

12272. Después del manjar, se come el cuchar.
Vallés | N 31 a | Cov. 376 a: «… sé que la corteza de pan sirve a vezes por cuchar, y al cabo se la comen con la vianda, de donde nació el proverbio: Dure lo que durare, como cuchara de pan». | C 321 | Cast. 93: «… Es un tanto irónico, pues indica que por ser el cuchar, ganso o ansarón indigestos … debe dejarse para después de comer, es decir, cuando no hay ganas ya que, con hambre, antes de manjar o comer, no se rechazaría». || La glosa del maestro Correas no permite aceptar la explicación de Castillo de Lucas.

12373. De las colores la grana, de las frutas la mançana.
N 31 b: «De los colores…». | Sor. XXIIII | C 314 | Cast. 85.

12474. Del agua beuida a çalandrón, la mejor es del hondón.
Id est: soruetones.
N 31 v a: «… a çalondrón… çalondrón «es soruetones». | C 319 | Cast. 79. || La precisión del Comendador permite aclarar el sentido de la palabra «çalondrón» que no se encuentra en el Diccionario de la Real Academia, ni en el Breve Diccionario etimológico de la lengua castellana de Joan Corominas. Es de suponer que la lección «çalandrón» es errónea. Desgraciadamente, el manuscrito de Correas va incompleto y Louis Combet tuvo que atenerse a la versión de Núñez sin poder glosarla.

12575. De la uaca flaca, la lengua y la pata.
N 31 b | C 313 | Cast. 86.

12676. De paja o de heno, mi uientre lleno.
Vallés | N 32 b: «… Otros dizen. El vientre lleno, siquiera de heno». | C 317 | Cast. 89.

12777. De la nuez, el higo es buen amigo.
Vallés: «Nuez y higo es buen amigo». | N 32 v a | Sor. XXV | C 313 | Cast. 80.

12878. Después de beuer, cada uno dize su parecer.
N 32 v b | C 321 | Cast. 90.

12979. De los olores el pan, y de los sabores la sal.
N 33 v a | Sor. XXX | C 314 | Cast. 88.

13080. De aquella me dexe Dios comer, que dexa los pollos y comiença a poner.
Vallés: «… y empieça a poner». | N 33 v a | Sor. XVII | Cast. 77.

13181. De la oca manja ne poca.
Transcripción actual: Di oca mangiane poca.
N 33 v : «De loca, manjane poca. El Italiano. Del ansarón come poco». | C 319 (H.N) | Cast. 81.

13282. Después de los peces, malas son las leches.
OK 141 (Leche) | N 34 a | C 321 | Cast. 92.

13383. De la pescada, la rabada: de la fresca, que no de la salada.
N 34 b: «… Añaden. De la fresca, que no de la salada». | C 313 | Cast. 83.

13484. Del comer, y del baylar, comienço me dad.
N 34 b | C 320 | Cast. 87.

13585. Día de sanct Martiño, prouo ton uiño.
Transcripción actual: Dia de San Martinho, prova teu vinho.
N 35 b: «… proua teu viño. El Portogués». | C 324 b: «Día de San Martino, prueva tu vino». | Cast. 94.

13686. Dieta, y mangueta, y siete ñudos a la bragueta.
N 35 v a | Sor. XXX (En una larga glosa erudita explica el autor cuáles son esos siete ñudos o remedios contra la lujuria) | C 325 a: «… Útiles konsexos». | Cast. 95.

13787. ¡Dios os salue, a las sopas que no a la carne!
N 35 v b | C 325 b: «… Desea ke kuando alguno entrare de fuera diziendo: ¡Dios os salve!, ke halle komida ia la karne, i estén en las sopas del kaldo, ke se kome a la postre en las aldeas, para ke no se le pege i aiude a komer lo ke tienen para sí. Varíanle el prinzipio: Si viniere el ¡Dios os salve!, Kuando venga el ¡Dios os salve!». | Cast. 96: «Irónica forma de expresar que gustan más las tajadas que el caldo».

13888. Do sobra el agua, salud falta.
N 36 v a | C 332 a | Cast. 98.

13989. Da mane al monte, de sera a la fonte.
Transcripción actual: Di mane al monte, di sera alla fonte.
Vallés: «De mañana al monte, de noche a la fonte». | N 36 v b: «De mane… a li fonte. El Italiano. A la mañana al monte, a la tarde a la fuente». | C 318 y C 8 a: «A la mañana, los montes, a la tarde las fontes». | Cast. 75: «… fronte…».

14090. Do capon as pernas, e da galiña as titelas.
Transcripción actual: Do capão as pernas, e da galinha as titelas.
N 38 a: «… El Portogués. Del capón las piernas, y de la gallina las tetillas». | Chaves, P., Rifoneiro portugues, p. 151: «Do capão a perna, e da galinha a titela… parte carnuda do peito». | Cast. 97.

14191. Dura la torta, con el canto de otra.
Vallés | N 38 a v b | C 338 a | Cast. 100.

14292. Dura el pan, con migas de ál.
Vallés: «… dal». | N 38 a | C 338 a | Cast. 99.

143E

14493. El tocino y el uino, añejo; y el amigo, uiejo.
Vallés | N 39 a | C 111 b: «… i el vino, i el keso, añexo; i el amigo viexo». | Cast. 123.

14594. El pato y el lechón, del cuchillo al assador.
Id est: No se comen manidos.
N 39 a: «… Quiere dezir que no es menester manirlos como otras carnes». | C 107 b: «… Porke no an menester manirse». | Cast. 115.

14695. El uientre ayuno, no oye a ninguno.
Vallés | N 39 a | C 112 a | Cast. 125.

14796. El hombre mezquino, ni constriba con pan, ni con uino.
N 39 b: «… ni costriba…». | C 88 b: «… ni kostriba… El ke es débil». | Cast. 109. || El verbo «costribar»vale aquí por «hacer fuerza, trabajar con vigor».

14897. El agua como buey, el uino como Rey.
N 39 b: «… Que el agua se puede beuer a grandes tragos, sin ser notado de incontinente el beuedor, y el vino no». | C 84 b: «… Ke del agua se puede bever largo sin nota, i no del vino, porke á de ser moderado». | Cast. 101.

14998. El pece y el cochino, la uida en agua, la muerte en uino.
N 39 b | C 108 a | Cast. 116.

15099. El melón y el queso, tómalo al peso.
N 39 v a: «… a peso». | C 114 b | Cast. 111.

151100. El quiçote y el melón, por agosto pierden sazón.
N 40 a | C 104 b: «El kizote i el marón… Entiende ke son peskados». | Cast. 121: «… Podría tratarse de una cucurbitácea americana?» || El sentido exacto de «quiçote» queda por aclarar como lo señala L. Combet.

152101. El queso y el baruecho, de mayo sea hecho.
N 40 b | C 104 b | Cast. 119.

153102. El conejo y la perdiz, tienen un mesmo peregil.
Id est: lo agro.
N 41 b: «… vn mismo… Que es lo agro». | C 105 a: «… un mesmo… Ke es azeite i agrio». | Cast. 106.

154103. El uiejo y el horno, por la boca se escalientan.
Vallés: «El horno y el viejo, por la boca se calienta». | N 41 v b | C 112 a: «… uno kon vino, i otro kon leña». | Cast. 124.

155104. El higo que roda, para mi señora; el que se está quedo, para mí me lo quiero.
Vallés | N 41 v b | C 120 a: «… o para negro». | Cast. 108.

156105. El lechón de un mes, el pato de tres.
N 41 v b: «… y el pato…». | C 89 a: «… i el pato…». | Cast. 110.

157106. El comer y el rascar, todo es començar.
Vallés | N 42 v a | C 105 b: «… i el rraskar i hablar… , o no quiere más de enpezar». | Cast. 105.

158107. El pan caliente, mucho en mano, y poco en el uientre.
N 42 v a: «… , en la mano…». | C 107 a: «… en la mano…». | Cast. 113.

159108. El pan suto, fa diuentar muto.
Id est: solo.
Transcripción actual: Il pane asciutto, fa diventar muto.
N 42 v «El Italiano. El pan solo, haze tornarse el hombre mudo». | Cast. 114: «El pan suto, fa di ventar muto (Id est solo). Equivale a bueno es el pan con algo de al, pues el pan solo se considera como alimento ventoso, inflando el vientre y sin dar estímulo a le inteligencia (pan, con pan, comida de tontos). En sentido figurado podríamos equiparar la idea de la necesidad de la espiritualidad en todas cosas de la vida: Con pan solo, no se vive». || La glosa de Castillo de Lucas parece originarse en una traducción errónea del refrán italiano.

160109. El agua es fría, y más quien con ella combida.
Vallés | N 42 v: «… es fría, más quien…». | C 84 b | Cast. 102: «El agua es fría, y más quien con ella conviva. Refiérese al pescado como tal alimento: carne, carne cría y peces, agua fría, todo pescado es flema y todo juego postema, etc. y que antiguamente tanto se desvalorizaba. No es verdadero este descrédito popular, ya que los pescados contienen una gran riqueza de proteínas digeribles y asimilables». || No sé por qué Castillo de Lucas dio semejante interpretación al refrán. No va refrendada por ninguna autoridad.

161110. El que ua a la bodega, por uez se le cuenta.
N 43 a | C 103 b | Cast. 120.

162111. El melón y la muger, por el rabo se han de conoscer.
N 43 v a | C 114 b: «… Kuando una muxer tiene muchos negozitos kon diversas personas, i enrreditos, se dize della ke tiene muchos rrabos, i ke tiene más rrabos ke un pulpo; i si por vía de amor la buskan i andan sus pasos, dizen ke lleva i tiene rrabo; por éste se konozerá si es buena i no le tiene; i se puede entender rrabo por: estarse sentada i holgazana. El melón se guele por el pezón». | Sbarbi II, 56 a: «… o La mujer y el melón huélense por el pezón. Uno y otro refrán indican la mejor manera de apreciar la buena calidad de mujeres y melones». | Cast. 112: «… En cuanto a la mujer, hay varios adagios que claramente indican la necesidad de un reconocimiento íntimo prenupcial». || Como se puede comprobar, Castillo de Lucas hace caso omiso de la glosa de Correas y propone una interpretación más subida de tono.

163112. El combite del Toledano, beuiérades si huuiérades almorzado.
N 43 v a: «… si ouiérades…». | C 105 a: «… si uviéredes». | Vergara 251 a | Cast. 107.

164113. El ráuano tierno, de qualquier tamaño es bueno.
N 43 v a | C 117 b | Cast. 122.

165114. El cardo y el queso, al peso.
N 43 v b: «… a peso». | C 99 b: «… a peso». | Cast. 104.

166115. El pollo cada año, y el pato madrigado.
N 43 v b: «… Porque el pato, aunque sea de otro año, no es malo, como el pollo» | C 110 a: «… Porke el pato no es malo aunke sea de otro año, komo el pollo ke se haze gallo i endureze». | Cast. 117.

167116. El queso pesado y el pan liuiano.
N 44 a | C 104 b | Cast. 118.

168117. El uino por el sabor y el pan por color.
Vallés | N 44 b: «El vin a saor, el pan a color. El Italiano. El vino…». | C 113 a: «El vino por el kolor, i el pan por el olor, i todo por el sabor. O trokados El vino por el olor, i el pan por el kolor…». | Cast. 126.

169118. El buen mosto, sale al rostro.
N 44 b | C 99 a | Cast. 103.

170119. En el uerano por calor, y en inuierno por el frío, nunca le falta achaque al uino.
N 49 b: «En verano…». | C 134 b: «En verano…». | Cast. 128.

171120. En hebrero, la castaña y el besugo no tienen çumo.
T. pr.: «tiene…».
N 46 v a: «En febrero… no tienen…». | C 134 b: «En febrero… no tienen…». | Cast. 129.

172121. «En hora buena uengáys, amigo», dixo la leche al uino. | «Vengáys en hora mala», dixo la leche al agua.
Vallés: «Dixo la leche al vino: bien seáys venido, amigo, y boluióse hazia el agua y dixo: estéys en hora mala». | N 36 b: «Dixo la leche al vino: bien seáis venido, amigo. Añaden: Y boluióse hazia el agua, y dixo: Estéys en hora mala. Otros dizen: Y dixo el vino a la leche, en hora mala acá entraste». | C 124 b y 330 b | Cast. 130 (wellerismo).

173122. En casa do siempre comen pollos, mal comerán los moços.
N 48 a | C 131 b | Cast. 127.

174123. En inuierno y en uerano, el buen dormir es en sobrado.
N 50 b: «… el buen dormir, en sobrado». | C 124 b | Cast. 132.

175124. En inuierno ladrillado, y en uerano guijarrado.
N 50 v a | C 124 b: «… El suelo». | Cast. 131.

176F

177125. Figa uerdal y moça de hostal, palpant se maduran.
T. pr.: «… madura».
Vallés: «La breua dura con muchas pulgaradas madura». | N 52 v b: «… palpan se madura. El Valenciano. Higo verde y moça de mesón, pellizcando maduran». | Cast. 133.

178126. Formajo, pero, pan, pasto de uilán; formajo, pan, pero, pasto de cauallero.
Transcripción actual: Formaggio, pera, pane, pasto da villano; formaggio, pane, pera, pasto de cavaliere.
N 53 a: «… El Italiano. Queso, pero y pan, comida de villano; queso, pan y pero, comida de cauallero». | C 340 b: «… Formaxo es keso; pasto: komida». | Cast. 134.

179H

180127. Haz la puerta al solano, y biuirás sano.
N 55 v a | C 581 b | Cast. 136.

181128. Haze sol y llueue, tiempo es de pan muelle.
N 55 v b | C 582 a: «Haz… o Haze…». | Cast. 135.

182129. Huyr de la pestilencia con tres L.L.L. es buena sciencia.
Id est: luego, lexos, luengo tiempo.
Vallés: «… es prudencia: luego, lexos y luengo tiempo». | N 59 a : | Sor. II a parte, IIII | C 593 a: «… con tres eles… Las tres eles son…». | Cast. 138.

183130. Hueuos solos, mil manjares y para todos.
N 59 b | C 347 a | Cast. 137.

184L

185131. La muger y la cereza, por su mal se afeyta.
N 61 a: «… La muger porque es requerida, y la cereza porque es comida». | C 205 a: «… La muxer porke es rrekerida, la zereza porke es komida; i peligra la fama de la muxer ke se afeita». | Cast. 144.

186132. La uieja gallina, haze gorda la cozina.
N 62 v b | C 199 b | Cast. 157.

187133. La olla sin uerdura, no tiene gracia ni hartura.
N 62 v b: «… ni tiene…». | C 183 b: «… ni tiene…». | Cast. 145.

188134. Las guindas de Toledo, dos torreznos de tocino, y uno de carnero.
Id est: han de comer.
N 62 v b: «… Han de comer entiende».| C 210 b | Sbarbi I, 426 a: «Es decir que son tan grandes que tienen que comer tanto como las especies apuntadas». | Vergara 253 a | Cast. 154.

189135. La sardina galiciana, y el pescado de Yrlanda.
Vallés | N 63 a | C 185 b | Vergara 29 b | Cast. 150.

190136. La perdiz es perdida, si caliente no es comida.
Vallés | N 59 a | C 195 b | Cast. 147.

191137. La perdiz emperdigada, de dos bueltas es assada.
N 63 b | Cov. 862 b: «perdigar, poner sobre las brasas la perdiz antes de asarla, y díze de qualquier otra ave, y esto se haze con mucha presteza». | Oudin, Tesoro, 4I6: «Emperdigar, Flamber une volaille»; y 744 b: «Perdigar, Flamber une volaille, la faire revenir avant que la larder & faire rostir…». | C 195 a: «… a dos bueltas…, o de dos bueltas…». | Corominas, J., Diccionario crítico, «Perdiz: … Aperdigar «emperdigar» sinónimos de: perdigar: soasar una ave sobre las brasas». | Cast. 146: «… Regla culinaria práctica, pues es cuando la perdiz es más blanca por estar empollando; fuera de esta época conviene que su carne esté manida o pasada…». || Curiosamente Castillo de Lucas ve en «emperdigar» un sinónimo de «empollar». Es preciso atenerse a las definiciones tradicionales.

192138. La sardina y la longaniza, al calor de la ceniza.
N 63 v a | C 185 b | Cast. 152.

193139. La comida del hidalgo, poca uianda y mantel largo.
N 63 v b | C 194 a | Cast. 141.

194140. La buena cena, temprano paresce.
OK 81 (Cena) | Vallés | N 63 v b | C 190 a: «… Ke luego se deskubre i echa de ver el buen fin ke an de tener las kosas ke tal le merezen». | Cast. 139: «… parezca. Con el fin de que se haya realizado la digestión al acostarse». || La glosa de Castillo de Lucas no corresponde a la explicación del maestro Correas.

195141. Las sopas y los amores, los primeros son los mejores.
Vallés: «… son mejores». | N 64 a : «… son mejores». | C 210 b | Cast. 156.

196142. La sardina arencada, debaxo el sobaco se assa.
N 64 a: «… debaxo del sobaco…». | C 185 b: «… debaxo del sobako…». | Cast. 149: «… arengada».

197143. Las grandes narizes, no huelen bien las perdizes.
N 65 a | C 210 b | Cast. 153.

198144. La sardina lo que requiere, es pica, y beue.
N 66 b | C 185 b y C 185 b: «La sardina lo ke kiere: espira i beve. Espirar: sakar el aire de la bota, i kitar el espirón al barril o kalabaza». | Cast. 151.: «… hay variantes recogidas por Gella [José Gella Iturriaga, Refranero del mar, Madrid, Inst. Histórico de Marina, 1944] que dicen pira (sic) y bebe, es decir sacar el aire de la bota, habriendo previamente la espita de la boquilla de la bota o tonel, para beber cumplidamente». || Palmireno se atiene a la lección del Comendador, que recoge también Sbarbi.

199145. La muger y el melón, huélense por el peçón.
N 66 v a | C 204 b | Cast. 143.

200146. Las migajas del fardel, a las uezes saben blen.
N 66 v a | C 212 b | Cast. 155.

201147. La perdiz y la camuesa, por Nauidad es la buena.
N 66 v b | C 195 b | Cast. 148.

202148. La muger rogada, y la olla reposada.
Vallés: «Nuera rogada y olla…». | N 67 a | C 207 b: «… o La hixa… La nuera… La suegra…». | Cast. 142.

203149. La carne de pluma, quita del rostro la arruga.
N 67 a | Sor. XV | C 191 a | Cast. 140.

204150. Lechón de un mes, y pato de tres.
Véase núm. 105.
N 67 v a | C 215 a | Cast. 110: «El lechón…».

205151. Lo que come mi uezina, no aprouecha a mi tripa.
N 69 a | C 219 b: «… o a mi barriga». | Cast. 160.

206152. Lo que no ua en uino, ua en lágrimas y sospiro.
Vallés: «… y sospiros». | N 69 v b: «Porque el agua no da alegría, como el vino. Y assí dize Salomón: Da vino a los que tienen amargo el coraçón». | C 218 a: «… i suspiros. Dize la alegría ke da el vino, i tristeza el agua; i ansí dize Salomón: Da vino al ke tiene amargo el korazón». | Cast. 162.

207153. Lo que sana a la boca, enferma a la bolsa.
N 70 a | C 218 a | Cast. 163.

208154. Lo bueno es caro, lo malo haze daño.
Vallés: «… y lo malo…». | N 70 b | C 216 b: «… i lo malo…». Cast. 159.

209155. Lo que daña la oruga, el mastuerço lo cura.
N v b | C 218 b | Cast. 161.

210156. Lobo que presa no halla, come la tierra con rauia.
N 70 v b | C 226 b | Cast. 158.

211157. Los huessos que acabo de roer, no me los des a comer.
OK 135 (Hueso) | N 71 a | C 223 b | Cast. 164.

212M

213158. ¡Mal haya el uientre, que del pan comido no le uiene miente!
Vallés: «… que del bien no le viene miente»; y: «… que del cielo no le viene miente». | N 71 v a: «… no se le uiene…». | C 528 a: «… ke del bien rrezibido no le viene, … o ke del bien hecho… o ke le hizieron…». | Cast. 168.

214159. Manos duchas mondan hueuos, que no largos dedos.
N 72 a | C 532 a | Cast. 172.

215160. Manjar de Burguillos, a la mañana ráuanos, y a la noche higos.
T. pr: : «Burugillos» y 1587: «Burugillos».
Vallés: «… de burriquillos…». | N 72 b: «… de Burguillos… A1 reués de como se suele hazer». | C 532 a: «… Burgillos… A1 rrevés de komo se suele hazer; i del mal komer». | Vergara p. 175: «Burguillos. Provincia de Toledo. Mujer de Burguillos, a la mañana rábanos y a la noche higos». | Cast. 170. 

216161. Más ualen dos bocados de uaca, que siete de patata. 
N 72 b: «… Que lo más seguro, aunque valga menos, es mejor que lo peligroso, aunque valga más. Patata es manjar precioso de las Indias». | C 543 a: «… Ke lo ke tiene peligro i difikultad no se á de estimar tanto komo lo seguro, aunke valga menos. Patatas son buenas; vinieron de Indias, i ia las ai en Andaluzía». | Cast. 176.

217162. Más uale uaca en paz, que pollos con agraz.
Vallés: «Más quiero…» y Vallés: «Más vale cardos con paz». | N 72 v a: «… De otra manera. Más valen cardos en paz, &c». | C 542 a: «… Sabido es ke el agraz es propia salsa de pollos, mas, por su azedo, se toma por: molestia i pesadumbre; y C 543 b: «Más valen kardos en paz… Entiende: komer». | Cast. 178.

218163. ¡Maldita seas, Olalla, no has comido, y beues agua!
N 72 v a | C 531 b | Montoto II, 234 | Cast. 167.

219164. Mal maxcado, y bien remojado.
N 72 v b: «… Contra los viejos beuedores» | C 530 b: «… De los viexos ke maskan mal, i lo pasan a tragos i vezes de vino». | Cast. 169.

220165. Más uale migaja de Rey, que çatico de cauallero.
OK 161 (Migaja) | Vallés: «… valen migajas…». | N 72 v b | C 542 b: «… o ke rrazión —o salario— de señor ; o Más valen migaxas…». | Cast. 175.

221166. Manos duchas comen truchas.
OK 223 (Trucha) | Vallés | N 73 a | C 532 a: «… Ke kien trabaxa, tiene». | Cast. 171.

222167. Matad uacas y carneros, dame un cornado de bofes.
OK 63 (Bofe) | Vallés: «Mata… y dame…». | N 73 b | C 546 b: «Matan… dadme…». | Cast. 179.

223168. ¡Maldita seas, aue! la pluma, que no la carne.
N 74 b : «… mas no la carne». | C 531 b: «… «mas no la karne. Korrixe la maldizión». | Cast. 166.

224169. Matin fault a monter la montaigne, au soir aller a la fontayne.
Transcripción actual: Matin faut monter à la montagne, le soir [aller] à la fontaine.
N 74 b: «… amonter la montaigne… El Francés. A la mañana es menester subir a la montaña, y a la tarde andar a la fuente. Quiere dezir, andar conforme al subir y baxar del sol, es prouechoso». | RM 89 | C 8 a: «A la mañana los montes, a la tarde las fontes». | Cast. 180.

225170. Mastre Ioan ¿queréys beuer ? —Antes me haréys plazer.
—Dad acá un marauedí. —Muchas gracias, que ya beuí.
N 75 b: «Mastre… Iuan …». | C 525 a: «Maestre Xuan…». | Cast. 165.

226171. Más uale pedaço de pan con amor, que gallinas con dolor.
Vallés: «Más vale pedaços…». | N 75 v a | C 541 a | Cast. 177.

227172. Más mató la cena, que sanó Auicena.
T. pr.: «Auicenna».
N 75 v a: «… Auicena… Esto es assí, si el yantar fue mucho». | Sor. XI | C 544 a: «… Avizena. Esto es ansí sobre gran komida». | Cast. 175.

228173. Más quiero pedir a mi cedaço un pan apretado, que a mi uezina prestado.
N 75 v b | C 535 b | Cast. 174.

229174. Menos uale a las uezes el uino que no las hezes.
N 76 a: «… que las hezes». | C 548 a: «…, ke las hezes; mas de kontino, más vale el vino». | Cast. 183.

230175. Media uida es la candela, y el uino la otra media.
N 76 a | C 550 a y C 550 a: «… pan i vino…» y «… pan i vino, vida entera». | Cast. 181.

231176. Médico innocente, píldoras nones, y orina caliente.
N 76 v b | C 550 a | Cast. 182: «… dones (sic)…».

232177. Migas cochas con gorrones, no las comen todos hombres.
Vallés: «Miga cocha con gorriones, no la comen». | N 77 b | Cov. 650 a: «… deven ser las que se tuestan y salen de la sartén hechas tortas redondas, a modo de gorras». | C 557 a y C 557 a: «Miga kocha con gorrones…». | Cast. 184. || Salvá, en su Diccionario general de la lengua castellana, aclara el sentido de gorrones: ‘chicharrones’.

233178. Millor he pan duro que figo maduro.
Transcripción actual: Melhor é pão duro que figo maduro.
N 77 b: «Millor he paon duro, que figuo maduro». | C 549 a: «Mexor es pan duro ke higo maduro». | Cast. 185.

234179. Moço cresciente, lobo en el uientre.
N 78 a | Meurier, 52 v: «Jeune en croissance a un loup en la panse». | C 560 b | Cast. 188: «… Se refiere a las embarazadas, pues: La mujer preñada, come por dos». || La glosa de Castillo de Lucas no corresponde al sentido tradicional y actual de la paremia. La correspondencia propuesta por Meurier no deja lugar para dudas al respecto. Se trata del apetito de los adolescentes y no de las embarazadas. Traduce el erudito francés: «Jeune en croissance a un loup dans la panse» (Recueil de sentences notables, dicts et dictons communs…, À Anvers, chez Iean Waesberghe, 1568, f. 52 v).

235180. Moça, sabe esto otro: que de la perdiz el pecho, y del conejo el lomo.
N 78 a: «… estotro…». | C 559 a: «… estótro…». | Cast. 187.

236181. Monte y río, dé me lo Dios por uezino.
N 78 a: … Otros dizen: «Monte y ribera, no se halla donde quiera». | C 558 a: «… i no mui llegado el rrío». | Cast. 186.

237182. Mucho comer no es barraganía, ni passar hambre hidalguía.
N 79 v a | C 565 b | Cast 189.

238N

239183. Naom comas lamprea, que tem la boca fea.
Transcripción actual: Não comas lamprea que tem a boca fea.
N 79 v b: «… El Portogués». | C 257 b : «No komas lanprea, ke tiene la boka fea. Ke es kara i no sana». | Cast. 192: «… creemos que es jocoso por la consonancia, más que por la estética de la boca de quien la come». || La glosa de Castillo de Lucas no parece atinada. El refrán remite a la forma de la boca de la lamprea y no a la del que la come.

240184. Nabo bejarano, repollo murciano.
N 80 a | C 229 a | Vergara 88 a | Cast. 190.

241185. Nadal, frío cordial.
T. pr: Nadar.
N 80 a: «Nadal… El Italiano. En la Nauidad, frío rezio». | C 228 b: «Nadal…, invierno de verdad. Es: la Nabidad». | Cast. 191. || La lección de Palmireno «nadar» no se repite en otros refraneros y corresponde a un error de imprenta.

242186. Naom he o cabrito pera o maldito.
Transcripción actual: Não é o cabrito para o maldito.
N 80 v a: «… pera o maldito. El Portogués. No es el cabrito para el maldito». | C 246 b: «No es el kabrito para el maldito». | Cast. 193.

243187. Ni amigo reconciliado, ni manjar dos uezes guisado.
Vallés: «… reconciliado, ni luna por horado». | N 81 b: «Ni de amigo… ni de manjar…». | C 230 b: «… rrekonziliado, ni karnero dos vezes asado». y C 232 a: «Ni de amigo… , ni de manxar…». | Cast. 194.

244188. Ni mesa sin pan, ni exército sin capitán.
N 82 a | C 237 b | Cast. 201.

245189. Ni olla sin tocino, ni bodas sin tamborino.
N 82 a | C 231 b: «… tanborino, ni zena sin vino». | Cast. 202.

246190. Ni comas crudo, ni andes el pie desnudo.
Vallés | N 82 b | C 234 b | Cast. 197.

247191. No mueras en mortandad, ni juegues en Nauidad.
T. pr.: «mortaldad» y «mortandad en la edición de 1587.
Vallés: «… mortandad…». | N 82 v b: «Ni … mortandad… Que no se puede hazer bien la cosa, en que muchos entreuienen». | C 238 a: «… mortandad… Ke no se puede hazer bien el entierro entre muchos, ni el xuego en tropel». | Cast. 209: «… En la segunda parte del adagio creemos que se trata de evitar los juegos violentos para no sofocarse en esta época, donde se abusa de las buenas comidas…». || La grafía «mortaldad» no va recogida en los refraneros posteriores. Se trata de un error de imprenta. Las aclaraciones de Núñez y Correas no permiten aceptar la glosa de Castillo de Lucas.

248192. Ni hagas del queso barca, ni del pan sanct Bartholomé.
N 82 v b: «… Que no cauen en el queso con la punta del cuchillo … ni descortezen el pan». | C 239 b: «… Ke no saken el migaxón del keso, ni descortezen e1 pan, sino ke se korte igual». | Cast. 200.

249193. Ni comas mucho queso, ni de moço esperes seso.
N 83 a | C 234 b | Cast. 198.

250194. Ni pollos sin tocino, ni sermón sin Augustino.
Vallés | N 83 a | C 236 a: «… Agustino». | Cast. 204.

251195. Ni pariente apostizo, ni cochino inuernizo.
T. pr.: «cuchillo» y «cochino»
en la edición de 1587.
N 83 a | C 235 a: «… postizo…». | Cast. 203: «… cuchillo…; la comparación con el cuchillo en el invierno debe ser a que, por efecto de la humedad en esta época se pega a la vaina o está herrumbroso y no corta tan bien». || La lección «cuchillo» es una errata que se corrigió en la edición de 1587. No se repite en los refraneros posteriores. Por lo cual, no se puede aceptar la glosa de Castillo de Lucas. Queda sin embargo una duda que no permiten aclarar los diferentes refranes relacionados con el cerdo: ¿por qué se rechaza al cochino invernizo?

252196. Ni beuer de bruzes, ni muger de muchas cruzes.
N 83 v a | C 233 b (con una larga glosa a propósito de la superstición de las mujeres, de las monjas y de la hipocresía) | Cast. 196.

253197. Ni beuas agua que no ueas, ni firmes carta que no leas.
N 82 a: «Ni firmes carta que no leas, ni beuas agua que no veas». | C 233 a: «Ni firmes karta ke no leas, ni bevas agua ke no veas». | Cast. 195.

254198. Ni duermas en prado, ni passes uado.
N 83 v a | C 253 a | Cast. 199.

255199. No todas uezes, pan y nuezes.
N 85 b | AR 425 | C 260 a | Cast. 210.

256200. No hay carne pesada, sino la perdiz cozida y la liebre assada.
Vallés: «No ay carne perdida, sino la liebre asada y la perdiz cozida». | N 85 v a: «… carne preada». | C 241 b: «… karne preada…». (preada: ‘echada a perder’) | Cast. 206. || La lección «pesada» no va refrendada por ningún refranero posterior. Puede ser una errata de la edición de 1573, repetida en la de 1587.

257201. No le quiere mal quien hurta al uiejo lo que ha de cenar.
N 86 v b | Sor. XIII | C 249 b: «… o kien al viexo hurta…». | Cast. 208.

258202. No hay mejor bocado que el hurtado.
N 87 v b | C 244 b | Cast. 207.

259205. No es bueno el mosto cogido en agosto.
N 87 v b: «… Mira si sería mejor leer: mojado en agosto». | C 247 a: «… Porke kon el kalor se eskalda i haze mal vino. Dixera bien: No es bueno el mosto moxado en agosto, porke tanpoko es buena la bendimia moxada, sino komo dize otro rrefrán : La bendimia, seka y fría». | Cast. 205.

260204. Nunca buena olla con agua sola.
N 88 b | C 266 a | Cast. 211.

261O

262205. Olla que mucho cueze, hambriento espera.
Vallés: «Olla nueua hambriento espera». | N 89 a | C 175 a: «… hanbriento atiende». | Cast. 213.

263206. Odre de buen uino, y cauallo saltador, y hombre rifador, nunka turó mucho con su señor.
N 90 a: «… turó» | C 171 b: «… duró…». | Cast. 212.

264207. Olla reposada no 1a come toda barba.
N 90 v a | C 175 b | Cast. 214.

265208. Oueja que bala, bocado pierde.
Vallés | N 91 b | C 174 a | Cast. 215.

266P

267209. Pan puxa, que no yerua mucha.
N 91 v a: «… Que el pan pone fuerça, no la hortaliza». | C 459 b: «… Ke el pan da fuerza, i no la ortaliza». | Cast. 221.

268210. Pan a hartura, y uino a mesura.
N 91 v a | C 458 a | Cast. 216.

269211. Pan reuanado, ni harta uiejo, ni muchacho.
T. pr.: «mochado»y «mochacho «en la edición de 1587.
N 91 v a: «… ni muchacho… Porque lo poco es causa de appetito». | C 460 a: «… Porko lo poko pone más hanbre». | Cast. 222: «Quiere decir en lonchas delgadas para mejor masticarlo, pues ni uno ni otro tienen dentadura». || Es preciso atenerse a las glosas de Núñez y de Correas. La lección de Palmireno «mochado» es, a todas luces, un error de transcripción.

270212. Pa tallat, sens uergoña es menjat.
Transcripción actual: Pa tallat, sense vergonya es menjat.
N 91 v b: «… El Valenciano. Pan reuanado, sin vergüença es comido». | C 460 a: «Pan rrebanado, sin verguenza es mascado». | Cast. 226.

271213. Pan de trigo, y leña de enzina, y uino de parra sustenta la casa.
Vallés: «Pan de trigo, azeyte de oliuo, y de parra el vino». | N 92 a: «… sustentan…». | C 459 a | Cast. 220.

272214. Para beuer con uuas, más uale beuer en ayunas.
N 92 b | C 455 b | Cast. 225.

273215. Pan de panadera, ni harta ni govierna.
N 93 b | C 459 a | Cast. 219.

274216. Pan caliente, hambre mete.
N 93 a: «… Otros dizen: pan reziente». | C 459 b | Cast. 217.

275217. Pan reziente y uuas, a las moças ponen mudas, y a las uiejas quitan las arrugas.
T. pr: «… pone… quita…».
N 93 a | C 460 a: «Pan rreziente i havas… ponen… kitan…». | Cast. 223. || Palmireno repite la lección de Núñez: «y huuas».

276218. Pato, ganso y ansarón: tres cosas suenan y una son.
T. pr: «… suena…».
N 93 b | C 463 b: «Pato i ganso i… suenan…; kochino i puerko i lechón, otras tres en una son; kuero i vino i pez, son otras tres; o bota, vino i pez, son otras tres» | Cast. 227: «… tres cosa suena».

277219. Pan de ayer, carne de hoy, uino de antaño, trae[n] al hombre sano.
N 93 v a: «… hoy, y vino… traen». | Sor. V | C 458 b: «… oi, i vino de antaño, salud para todo el año; o traen al onbre sano; o traen el kuerpo sano». | Cast. 218.

278220. ¿Pan, tostón nos days, nuestrama? Echarnos queréys de casa.
T. pr: «tostón» y «testón» en la edición de 1587.
N 93 v a: «Pan tostón… nuestra ama… Pan tostón quiere dezir oxaldre». | C 459 b: «¿Pan tostón… nuestra ama?… Pan tostón es oxaldre, o semexante. Testón, dize otro libro, i será: duro; sin ironía». | Cast. 224: «… testón… Creemos que equivale a dar la cuenta, para despedirlos, es decir que en vez de darles la ración de pan, para continuar trabajando en casa, les dan el testón o tostón (tostoes en Portugal), para pagar los servicios en moneda y que abandone[n] la casa». || La precisión intoducida por Correas: «testón dize otro libro» puede corresponder a los Refranes de mesa de Palminero. Sea lo que fuere, no se puede aceptar la glosa de Castillo de Lucas.

279221. Pera, presec y meló, uolen lo ui felló.
Transcripción actual: Pera, pressec y meló, volen el ví felló.
Vallés: «Sobre el melón, vino fellón». | N 93 v b: «… El Valenciano. Pera, durazno, y melón, quieren el vino puro». | C 464 a: «Pera, durazno i melón, kieren puro el kanxilón. El vino puro». | Carlos Juan Amat, Quatre cents Aforismes cathalans… Barcelona, Pere Escuder, s. f., p. 23: «Pera, presech, o malò, volen lo vi molt fallò». | Cast. 228.

280222. Pescado cecial, ni haze bien ni mal.
T. pr.: «pescada» y «pescada» en la edición de 1587.
Vallés: «Pescado…». | N 94 a: «Pescado…» | C 466 b: «Peskado…». | Cast. 229. No pone en tela de juicio la lección palmireniana.

281223. Por Nauidad, sol, y por Pascua, carbón.
N 96 v b| C 473 b: «…; i por Paskua… La florida». | Cast. 232.

282224. Pollo de henero, pluma a dinero.
Vallés: «Pollos de enero, la pluma vale dinero». N 97 a: «… Porque ay entonces pocos, y valen caros». | C 483 b: «… Ke komo son tenpranos valen prezio… Los dineros —o dinerillos— son la moneda menuda de Aragón, menos ke maravedí». | Cast. 230.

283225. Por quartanas, no doblan campanas.
Vallés: «Por tercianas no doblan…». | N 97 v a | C 478 b: «… Doblar es: tañer a muerto». | Cast. 251.

284226. Por todo abril, no te descubrir.
N 97 v b | C 478 b | Cast. 234.

285227. Por esso se come toda la uaca, porque uno quiere pierna, otro espalda.
T. pr.: «… ojo…».
N 98 a: «Por esso… | C 471 b: «Por eso…». | Cast. 233: «Por ojo…». || La lección errónea de Palmireno «por ojo» en vez de «por eso», que se repite en la edición de 1587, no va puesta en tela de juicio por Castillo de Lucas, a pesar de no estar refrendada en ningún refranero.

286228. Puerco fresco y uino nueuo, christianillo al cimenterio.
N 98 v b | C 483 b: «… zementerio». | Cast. 235.

287Q

288229. Quando el uiejo no puede beuer, la fuessa le pueden hazer.
N 99 b: «… la huessa…»| C 441 a | Cast. 70.

289230. Quando dieres uino a tu señor, no le mires al sol.
N 99 v b: «… no lo…»| C 444 b: «… no lo … y no la…». | Cast. 67.

290231. Quando te dolieren las tripas, hazlo saber al culo.
N 92 v b | C 447 b | Cast. 75.

291232. Quando en uerano es inuierno, y en inuierno uerano, nunca buen año.
N 100 b | C 441 b | Cast. 71.

292233. Quando meares de color de florín, echa el médico para ruyn.
Vallés: «Quando el enfermo mea de color… eche el médico…». | N 101 v a | C 448 b: «… La buena orina a de ser algo rrubia i klara komo dize el otro: mear klaro, i higas para e1 médiko…». | Cast. 72.

293234. Quando comieres pan reziente, no beuas de la fuente.
N 100 v b | C 446 b: «… pan kaliente» o «… pan rreziente». | Cast. 66.

294235. Quando el enfermo caga ralo, una higa para el boticario.
N 102 v b | C 439 b | Cast. 69.

295236. Quando el baço cresce, el cuerpo enmagresce.
N 102 v b | C 440 a | Cast. 68.

296237. Queso de ouejas, leche de cabras, manteca de uacas.
N 104 b | C 387 | Cast. 236.

297238. Quien con la cozina no beue, no sabe lo que pierde.
N 106 a | C 415 a: «… lo que se pierde». | Cast. 241.

298239. Quien no merienda las tardes de abril, nunca su madre lo deuiera parir; y las de mayo, ni parirlo ni criarlo.
N 106 b: «… le deuiera…». | C 396 | Cast. 246.

299240. Quien bien come y bien beue, bien haze lo que deue.
Vallés | N 106 b | C 401 b | Cast. 239.

300241. Quien uee el hinojo y no le come, diablo es, que no hombre.
N 108 b: «… y no lo come…». | C 415 b: «… i dél no kome… o… i no le kome… Dize la fuerza del apetito». | Cast. 251.

301242. ¿Quieres uer a tu marido morto? Dale berzas en agosto.
N 109 a | C 388 | Cast. 252.

302243. Quien mucho uino cena, poco pan almuerza.
N 109 v a: «… O porque quedó harto de la cena, o dizen lo porque el buen vino vale caro y gasta su auer en él». | C 418 b: «… Kiere dezir ke el ke mucho se da al vino, konsume su hazienda i no tiene ké almorzar». | Cast. 243.

303244. Quien a mano agena cata, mucho come y tarde se harta.
Vallés: «… mesa agena aguarda…»; y «… agena espera, si mal yanta, peor cena»; y «… a mesa ajena yanta, come mucho y tarde…». | N 110 a: «… a mesa agena yanta, mucho come y nunca se harta. Porque el contentamiento harta mucho, el qual falta por la mayor parte en la mesa agena»; y N 111 v b: «… Porque la vergüenza y poco contento impide la hartura». | C 390 | Cast. 237: «… Es defecto humano el de la avaricia y la gula». || No parece venir a cuento la glosa de Castillo de Lucas.

304245. Quien no come a la mesa, a sus solas se retesa.
N 111 v a | C 395 | Cast. 244. || Retesar es ‘endurecer’.

305246. Quien tras ensalada no beue, no sabe lo que pierde.
N 111 v a | C 414: «… o tras la kosina». | Cast. 250.

306247. Quien en mayo come la sardina, en agosto caga la espina.
N 110 v a: «… Que el que come pescado en el estío adolesce en el otoño». | C 391 | Cast. 242.

307248. Quien bien beue y bien come, buen cagajón pone.
N 112 v b | C 401 b | Cast. 238.

308249. Quien siempre trae mal color, ni es médico ni doctor.
Vallés: «… lleva mal color… ni dotor». | N 112 v b : «… ni dotor». | C 398 | Cast. 249.

309250. Quien come pescada y beue uinada, ni come ni beue nada.
Vallés | N 113 a | C 406 b | Cast. 240.

310251. Quien quisiere biuir sano, coma poco y cene temprano.
N 114 b: «… Assí lo hazían los Romanos en nuestros tiempos, y está tan estendida la ygnorancia que lo hazen (al reués)». | Sor. VII | C 404 a: «… Ansí lo hazían los rromanos, la zena maior ke la komida; i oi día los labradores i xente de trabaxo, al rrevés de los ke huelgan». | Cast. 247.

311252. Quien no merienda, a la cena lo emienda.
Vallés: «… a cena lo enmienda». | N 114 v a | C 396 | Cast. 245.

312253. Quien se echa sin cena, toda la noche deuanea.
Vallés | N 113 b | Sor. VIII | C 396 | Cast. 248.

313S

314254. Sangraos, Marina. —Sopa en vino es medicina.
T. pr.: «sagraos» en la edición de 1587.
Vallés: «No os lo dixe yo, Marina, sangraos. Y ella: sopa en vino». | N 116 v a | C 271 a | Montoto II, 156 | Cast. 254.

315255. Salata ben salata, poco azeto e ben oleata.
Transcripción actual: Insalata ben salata, poco aceto e ben oleata.
Vallés: «La ensalata, poquita y bien oleata». | N 117 a: «poco aceto… El Italiano. La ensalada, bien salada, poco vinagre y bien azeytada». | C 181 b: «La ensalada, poka i bien oleada. Salata, poko acheto e ben oleata. El Italiano: i aká se usa algo mudada la pronunziación. La ensalada, poko vinagre i bien azeitada. La ensalada, bien salada, poko vinagre i bien oleada». | Cast. 255.

316256. Si quieres enfermar, láuate la cabeça y uete a echar.
Vallés: «Si quieres enfermar, cena y vete a costar». | N 120 v a | C 284 b | Cast. 257.

317257. Si no te quieres casar, come saboga por sanct Ioan.
N 120 v b: «… por sant Iuan». | Covarrubias, Diccionario, 918 a: «Saboga. Pez de la mar muy semejante al sábalo, muere ordinariamente en Tortosa, subiendo por el río al agua dulce». | Oudin, Tesoro, 848 b: «Sabóga, f. Poisson fort semblable à l’alose». | C 281 a: «Si no kieres… sávalo por San Xuan; o Si no te kieres kasar.». | Cast. 255.

318258. Si quieres cedo engordar, come con hambre y beue a uagar.
N 121 a | C 285 a (a vagar: ‘despacio’) | Cast. 256.

319259. Sobre breuas, no beuas.
N 121 v b | C 293 b: «… o Sobre brevas, vino bevas». | Cast. 258.

320260. So la sombra del nogal, no te pongas a recostar.
N 121 v b: «… Porque es dañosa, como escriue Plinio en el libro 17». | C 291 b | Cast. 260.

321261. Solano, malo de inuierno, no peor de uerano.
N 122 a: «… invierno, peor de verano». | C 292 b: «… malo de invierno i peor de verano» y C 292 b: «Solano, ni en invierno, ni en verano». | Cast. 259.

322T

323262. Tapar la nariz y comer la perdiz.
N 123 b | C 495 b: «… Alábala aun sediza». | Cast. 2. || El adjetivo «sediza» corresponde a «cedizo, a. Carne cediza: que empieza a corromperse».

324263. ¿Tienes gana de morir? Cena carnero assado y échate a dormir.
N 124 v a | C 499 b | Cast. 263.

325264. Toro, trucha, gallo y barbo, todo en mayo.
N 125 a | C 500 b: «Toro i gallo, i trucha, i barvo…». | Cast. 265.

326265. Torcijones a menudo, mensageros son del culo.
N 125 v a | C 501 a | Cast. 264.

327266. Tales son migas de Anedino como muger de otro marido.
N 123 v b: «Tales son migas de añadido… De otra manera. Tal es la muger de otro marido, como olla de caldo añadido»| C 492 a: «… añedido…». | Cast. 261.: «… añadido». || No he hallado explicación a la lección «Anedino», que puede explicarse por una errata que se repitió en la edición de 1587.

328V

329267. Vinagre y miel, saben mal y hazen bien.
N 129 a | C 522 a | Cast. 268.

330268. Vino usado, y pan mudado.
Vallés | N 128 a: «… Que el vino no se ha de mudar, porque es dañoso beuer oy vno, y mañana otro, lo qual no es assí en el pan». | C 522 a: «Ke el vino si es bueno no se mude, el pan sí, komo dize el otro rrefrán: Pan de aier, vino de antaño, tienen al onbre sano». | Cast. 269.

331269. Vn hueuo quiere sal y fuego.
Vallés: «Hueuo quiere…». | N 129 v b | C 177 a: «Un guevo á menester sal i fuego, i un palito para mezello; i no es más de un guevo; o Un guevo kiere sal i fuego, i un palillo para rrebolvello. Ke kualkiera kosa trae mucha kosta, aunke es pekeña i parezka fázil». | Cast. 267.

332270. Vn día frío y otro caliente, el hombre está doliente.
N 130 a: «… está el hombre doliente». | C 176 b: «… está el onbre doliente». | Cast. 266.

333271. Yantar tarde y cenar cedo, sacan la merienda do en medio.
N 130 v b | C 159 b | Cast. 270.

Inicio de página

Bibliografía

Arce, Fernando de, Fernandi Arcei Benaventani adagiorum et vernacula id est hispana lengua latino sermone redditorum quinquagenæ quinque addita ad initium cuiuslibet quinquagene fabella, Salamanca, Rodericus de Castañeda, 1533.

Castillo de Lucas, Antonio, «Refranes de mesa, salud y buena crianza de Lorenzo Palmireno. Siglo xvi. Ordenado y glosador por… , Teruel (Instituto de Estudios Turolenses), 33, 1965, pp. 125-180.

Castillo de Lucas, Antonio,«Lorenzo Palmireno, médico y paremiólogo del siglo xvi», Medicamenta. Revista de estudios y trabajos profesionales de ciencias médicas (Madrid), Año XXIV, 452, 1966, pp. 229-234.

Cejador y Frauca, Julio, Refranero castellano, Madrid, Hernando, 1928.

Combet, Louis, Gonzalo Correas. Vocabulario de refranes y frases proverbiales (1625), Bordeaux, Institut d’Études Ibériques et Ibéro-américaines de l’Université de Bordeaux, 1967.

Corominas, Joan, Diccionario crítico, etimológico de la lengua castellana, Berna, Editorial Francke, 1954-1957

Covarrubias Orozco, Sebastián de, Tesoro de la lengua castellana o española (1611), ed. Martín de Riquer, Barcelona, Altafulla, 1943.

Gallego, Andrés, Juan Lorenzo Palmireno. Un humanista aragonés en el Studi General de Valencia. Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1983.

Gallego, Andrés, «L’utilisation des sentences dans la pédagogie renaissante», Tigre, 6, 1991, pp. 49-63.

Gallego, Andrés, Los «Refraneros» de Juan Lorenzo Palmireno. Estudio de sus fuentes paremiológicas, Alcañiz/Madrid, Instituto de Estudios Humanísticos/Editorial del Laberinto/CSIC, 2004.

Gella Iturriaga, José, Refranero del mar, Madrid, Instituto Histórico de Marina, 1944.

Gracián, Baltasar, Agudeza y arte de ingenio, en Obras completas, Madrid, Castalia, 1969.

Jammes, Robert, «L’anticléricalisme des proverbes espagnols», Les Lettres modernes, 5, 1958, pp. 365-383.

Libro de Medicina, llamado Tesoro de los Pobres con vn regimiento de sanidad… El qual mandó hazer el papa Juan a vn médico suyo llamado Juliano (al final: «Aquí se acaba el libro llamado Tesoro de Pobres con el regimiento de Arnaldo de Villanoua, Sevilla, Juan Cromberger, 1543)».

López de Corella, Alonso, Secretos de philosophía y astrología y medicina y de las quatro matemáticas ciencias, Zaragoza, Pedro Bernuz, 1547.

López de Yanguas, Hernán, Los dichos o sentencias de los siete sabios de Grecia, Zaragoza, 1539.

Mal Lara, Juan, Filosofía vulgar, en Refranes o proverbios en romance que coligió y glosó el Comendador Hernán Núñez, Lérida, Luys Manescal, 1621, pp. 123-385. La primera edición es de 1568.

Mayans y Siscar, Gregorio, Specimen bibliothecæ hispano|mayansianæ, Hannoveræ, Jo. Guil. Schmidli, 1753.

Monlau, Felipe de, Elementos de higiene privada o arte de conservar la salud, Madrid, Moya y Plaza, 1875.

Montoto y Raustenstrauch, Luis, Personajes, personas y personillas que corren por las tierras de ambas Castillas, Sevilla, Librería de San José, 1911.

Núñez, Hernán, Refranes o proverbios en romance, que nuevamente colligió y glossó el Comendador, Salamanca, Iuan Cánoua, 1555.

O’Kane, Eleanor S., Refranes y frases proverbiales españolas de la Edad Media (antes de 1500), Madrid, Anejos del Boletín de la Real Academia, Anejo II, 1959.

Oudin, César, Tesoro de las dos lenguas (1607), facsímil de la edición de Lyon, Boullier et Aubin, 1675, Paris, Ediciones Hispano-Americanas, 1968.

Palmireno, Lorenzo, El estudioso de la aldea compuesto por Lorenzo Palmyreno, con las quatro cosas que es obligado a aprender vn buen discípulo, que son: Deuoción, Buena crianza, Limpia doctrina y lo que llaman Agibilia…, Impresso en Valencia, en casa de Juan Mey, 1568.

Palmireno, Lorenzo, El estudioso cortesano de Lorenzo Palmyreno, Valentiæ, ex typographia Petri a Huete, 1573.

Palmireno, Lorenzo, Laurentij Palmyrenti de vera et facili imitatione Ciceronis, Zaragoza, Pedro Bernuz, 1560.

Palmireno, Lorenzo, Vocabulario del Humanista, Valencia, Pedro Huete, 1569 (reprint, Valencia, Editorial Las Provincias, 1978).

Repullès, Mateo, Refranero General (Biblioteca Nacional de Madrid, I/28.163).

Robres Lluch, Ramón, San Juan de Ribera, Barcelona, Flors, 1960.

Salva y Mallén, Pedro, Catálogo de la biblioteca de Salvá, Valencia, Ferrer de Orga, 1872.

Sbarbi y Osuna, José María, El refranero general español. Parte recopilado y parte compuesto por…, Madrid, A. Gómez Fuentenebro, 1874.

Sbarbi y Osuna, José María, Monografía sobre los refranes, adagios y proverbios castellanos…, Madrid, Lit. de los Huérfanos, 1891.

Serrano Cueto, Antonio, ed., Fernando de Arce. Adagios y fábulas, Alcañiz/Madrid, Instituto de Estudios Humanísticos/Editorial del Laberinto (Palmyrenus, Colección de Textos y Estudios Humanísticos, 2), 2002.

Sorapán de Rieros, Juan, Medicina española contenida en proverbios vulgares de nuestra lengua… Tercera edición y segunda que saca a luz su mayor apasionado el Pbr. D. José María Sbarbi, según la príncipe hecha en Granada el año 1615, Madrid, A. Gómez Fuentenebro, 1876.

Vallés, Mosén Pedro, Libro de refranes copilado por el orden del A B C (1549), ed. facsímil de M. García Moreno, Madrid, Imprenta Alemana, 1917.

Vergara y Martín, Gabriel María, Refranero geográfico español, recogido y ordenado por…, Madrid, Hernando, 1923; 2a ed., 1986.

Vives, Juan Luis, De las disciplinas (De disciplinis), en Obras completas, Madrid, Aguilar, 1947, Parte II, Libro III, pp. 573-587.

Inicio de página

Notas

1 Baltasar Gracián, Agudeza y arte de ingenio. Discurso XLIII, p. 433.

2 Véanse en particular mi libro de 1983 y mi reciente edición de los refraneros de Palmireno (Gallego, 2004). Al final de este último volumen se encontrará una bibliografía detallada sobre el autor alcañizano.

3 Gregorio Mayans y Siscar, Specimen bibliothecæ hispano|mayansianæ, p. 103.

4 A continuación me referiré a estas obras con las abreviaturas EA y EC.

5 EC, f. A 7

6 EC, f. Ava.

7 EC, p. 127: «Hauía dos meses que oya Medicina y el doctor mi maestro diome purga para la sarna que me fatigaua; acabáronse los xaraues de modo que vino la purga en jueues lardero. Fue tan inhumano que ni le bastó ser mi maestro, ni ser Valenciano para dolerse cómo me dejaua. Fue a holgar a una huerta, yo desmayado a las doze horas, aguardando me ordenasse la comida, hauía hecho catorze cámaras de sangre…».

8 EC, p. 5

9 Laurentij Palmyrenti de vera et facili imitatione Ciceronis, sign. Qix.

10 EA, p. 86

11 EC, sign. A 5 v.

12 EC, p. 1. Tratado primero del estudioso pobre, por bouedad, grossería o corrimiento.

13 EC, p. 63.

14 EC, p. 63

15 Véase mi artículo de 1991.

16 EC, p. 66. Una práctica que Palmireno aconseja dosificar para no cansar a los convidados: «Si por ventura hay combidados que te han oydo ya en otra mesa refranes, porque no crean que siempre uas por un camino, podrás mouer conversación con algunas auisadas respuestas de sabios» (EC, p. 77).

17 RM 28, 33, 36, 40, 56, 57, 69, 77, 80, 90, 93, 94, 105, 115, 126, 132, 133, 134, 135, 136, 138, 147, 148, 161, 161, 168, 177, 178, 180, 184, 187, 188, 194, 207, 227, 238, 246, 255.

18 RM 21, 53, 58, 123, 127, 169, 181, 198, 226, 231, 232, 233, 235, 236, 256, 261, 265, 270.

19 RM 13, 16, 23, 192, 230.

20 RM 65, 67, 111, 125, 131, 145, 148, 196, 217. Es de notar que en esta colección pensada para un público de personas mayores, se muestra Palmireno menos mojigato que algunos paremiólogos posteriores. Véanse por ejemplo: RM 11, 125, 145.

21 RM 15 , 66, 85, 101, 119, 120, 147, 203, 223, 224, 232.

22 RM 99, 100, 114, 115, 117, 120, 197.

23 Alonso López de Corella, Secretos de philosophía y astrología y medicina y de las quatro matemáticas ciencias, 1547.

24 Hernán López de Yanguas, Los dichos o sentencias de los siete sabios de Grecia, 1539.

25 EC, sign. A 5.

26 Juan Luis Vives, De las disciplinas (De disciplinis), p. 583: «Así es que cada uno de los niños tendrá un cartapacio en blanco, dividido en secciones para recoger en él las enseñanzas caídas de la boca del maestro, que son de precio no menor que las perlas. En una sección pondrá las palabras aisladas, una por una; en otra sección, las frases y modismos de uso corriente o raro o no conocidos de todos; en una tercera sección registrará los hechos históricos y en otra, las fábulas; en otra, los dichos y las sentencias graves; en otra, las sales y las agudezas; en otra, los proverbios o refranes; en otra los héroes famosos, ennoblecidos por la celebridad; en otras, las ciudades gloriosas; en otra la fauna, la flora, los minerales peregrinos; en otra, los pasajes difíciles de los autores, con su explicación convincente; en otra, consignará las dudas que no han tenido todavía solución» (mío el subrayado).

27 EC, pp. 16-21.

28 EC, p. 18.

29 EC, p. 61 por 19.

30 Idem, ibidem.

31 Fernando de Arce, Fernandi Arcei Benaventani adagiorum et vernacula id est hispana lengua latino sermone redditorum quinquagenæ quinque addita ad initium cuiuslibet quinquagene fabella, 1533. Véase la excelente edición crítica que ha realizado Antonio Serrano Cueto, 2002.

32 Mosen Pedro Vallés, Libro de refranes copilados por el lorden del A. B. C, 1549.

33 Hernán Núñez, Refranes o proverbios en romance, que nuevamente colligió y glossó el Comendador, 1555.

34 RM105 y RM 150.

35 Palmireno, Vocabulario del Humanista, 1569, p. 128: Refiriéndose a la obra del meticuloso Francisco Llançol, de la cual publica un capítulo, declara: «… no como yo que ando a cantar mal y porfiar, y con furia embío mis sueños sin reposar, que aun para boluer a leer lo que he compuesto, no tengo paciencia, de mi tintero al impressor, no hay parada, ni aun para apuntuarlo, quanto más para aguardar votos de amigos. Pero ¿qué haré a mi complexión, no lo çuffre, o mis trabajos de seys horas cada día en primera classe, y dos horas en condutas no lo permiten».

36 Al final de su tratado sobre la imitación de Cicerón, Laurentij Palmyreni de vera et facili imitatione Ciceronis, a su hijo que le pregunta porqué no publica los títulos de las obras que tiene redactadas su padre, contesta Palmireno: «Aguardo mecenate que a lo menos pague el papel para la impresión…» (f. Rii). Años más tarde, al final de su Vocabulario del Humanista, declaraba: «Mi propósito fue poner nueve abecedarios, tratando en el último las antiguallas que al principio prometo. Pero quien tiene familia que sustentar en años tan caros, y sin Mecenate que ayude al papel, por fuerça ha de boluer atrás, contemplando que pone sus ojos, salud, fama y dinero a votos del vulgo, el qual con su acostumbrada ingratitud dize que vendo muy caro este librico…» (p. 114).

37 Recordemos que nació Juan Lorenzo Palmireno en la ciudad de Alcañiz.

38 Monlau, 1875, p. 653.

39 Salva y Mallén, 1872, tomo II, n° 2118.

40 Sbarbi y Osuna, 1891, pp. 171-172.

41 Palmireno dedicó a este prelado su Vocabulario del Humanista. Véase mi Prólogo a la edición reprint de 1987. Véase además la muy documentada biografía que redactó don Ramón Robres Lluch, 1960.

42 EC, sign. A 4 v y A 5.

43 Por ejemplo en RM 65, 111, 140, 179, 236.

44 RM 191 y 211.

45 Salvá y Mallén, 1872, tomo II, n° 2113.

46 Biblioteca Nacional de Madrid, Sección de Raros, n° 3516.

47 Juan Mal Lara, Filosofía vulgar, en Refranes o proverbios en romance que coligió y glosó el Comendador Hernán Núñez, Lérida, Luys Manescal, 1621, pp. 123-385. La primera edición es de 1568.

48 Así es como se encuentran las confusiones: «Burugillos», p. 232, «cuchillo», p. 235, «Anedino», p. 242

49 Repullés, 1804, p. 221: «Au matin boin le vin blance, le rouge au coir pour fau re sang», p. 233: «Matrin fv ult a monter la mont aigne».

50 Repullés, 1804, p. 221: «A carne de ancen he poca é sabe heyn». Hay una confusión entre dos refranes, p. 224: «Da galiñaa preta, da pata a parda, dos bocados y dexarla».

51 Repullés, 1804, p. 221. Error sorprendente en zona catalana: «A pozui, cuytati. El Italiano» (mío lo subrayado).

52 Repullés, 1804, p. 225: «Del agua bebida a zaladrón»; p. 235: «Ni beber de buces, …»; p. 236: «Nunca buena olla, con agua solo»; p. 238: «Quando el vijo no puede beber…»; p. 240: «Quien en Mayo come la sardina…».; p. 241: «Solano,malo de invierno, no peor de rano».

53 Corrige por ejemplo: «Buruguillos» por «Burguillos», RM 160; «Anedino» por «añadido», RM 266;

54 Castillo de Lucas, 1966.

55 Idem, ibidem, p. 230.

56 Idem, ibidem, p. 234.

57 Idem, ibidem, n° 75 (RM 89): «a la fronte» por «alla fonte»; n° 114: «(RM 108): «fa di ventar» por «fa diventar», lo que acarrea un contrasentido en la glosa; n° 253 (RM 255): «Salada ben salada, poco aceto e ben cleata» por «Salata poco aceto e bene oleata».

58 Idem, ibidem, n° 97 (RM 90): «as titebas» por «as titelas»; n° 185 (RM 178): «Millor es pan» por «Melhor é pâo»; n° 193 (RM 186): «pero o maldito» por «pera o para o maldito».

59 Idem, ibidem, n° 40 (RM 39): «por faire» por «pour faire».

60 Idem, ibidem, n° 11 (RM7): «escoca» por «escosca»; n° 39(RM 35): «le vexiga» por «la vejiga»; n° 73 (RM 232): «… te dolieran» por «… dolieren»; n°102 (RM 109): «conviva» por «convida»; n°107 (RM 112): «si hubiera» por «si hubieráis»; n° 138 (RM 129): «Inégo» por «luego»; n° 149 (RM 142): «arengada» por «arencada»; n° 172 (RM159: «pelan» por «mondan»; n° 182 (RM 176): «Píldoras dones» por «Píldoras nones»; n° 203 (RM 195): «ha postizo» por «postizo»; n° 247 (RM 252): «Quien quiere» por «quien quisiere».

61 Véanse mis comentarios: RM 26, 30, 37, 41, 48, 72, 108, 109, 137, 140, 179, 183, 191, 195, 211, 220, 244.

62 Idem, p. 129.

63 Una de las primeras ediciones de los preceptos de la famosa Escuela de Salerno está incluida en la obra cuyo título es: Libro de Medicina, llamado Tesoro de los Pobres con vn regimiento de sanidad… El qual mandó hazer el papa Juan a vn médico suyo llamado Juliano (al final: «Aquí se acaba el libro llamado Tesoro de Pobres con el regimiento de Arnaldo de Villanoua, Sevilla, Juan Cromberger, 1543»).

64 EC, pp. 129-179.

65 Véase al respecto Jammes, 1958.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Andrés Gallego, «Refranes de mesa, salud y buena crianza»Criticón, 105 | 2009, 139-176.

Referencia electrónica

Andrés Gallego, «Refranes de mesa, salud y buena crianza»Criticón [En línea], 105 | 2009, Publicado el 25 enero 2020, consultado el 01 agosto 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/12906; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.12906

Inicio de página

Autor

Andrés Gallego

Universidad de Toulouse-Le Mirail

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search