Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros106ArtículosHistoriografía novohispana y pros...

Artículos

Historiografía novohispana y prosa de ficción del Siglo de Oro. Divergencias y conexiones estilísticas a la luz de los paratextos

David Mañero Lozano
p. 79-97

Resúmenes

El presente trabajo se propone estudiar las conexiones y divergencias estilísticas entre la prosa historiográfica y ficcional de la segunda mitad del siglo xvi, con especial atención a las valoraciones sobre el estilo contenidas en un conjunto de paratextos. En particular, se analiza el surgimiento de una nueva orientación retórica en la prosa novohispana, así como las ideas predominantes sobre el estilo asentadas en los libros de caballerías y la ficción sentimental. Este análisis previo permite destacar el surgimiento de un nuevo tipo de ficción, alentada por obras como el Lazarillo de Tormes o el Viaje de Turquía. Se trata de una modalidad literaria que pretende distanciarse de la ficción caballeresca y sentimental, para lo que se asumen los planteamientos retóricos de una serie de historiadores cuyas reflexiones sobre el estilo empleado y la veracidad de los hechos relatados repercutieron de un modo significativo en los orígenes de la denominada prosa de ficción realista.

Inicio de página

Notas del autor

Agradezco a Antonio Carreira y a Rosa Navarro la lectura y comentarios de una versión anterior de este trabajo. Debo expresar también mi agradecimiento al Prof. Marc Vitse, por las numerosas y siempre útiles correcciones y sugerencias (propias y ajenas) que me transmitió durante el proceso de revisión de este artículo. Por supuesto, todas las imprecisiones que persistan son únicamente de mi responsabilidad.

Texto completo

Itinerario de estas páginas

  • 1 Véanse Rico (2000, p. 148), Cavillac (2000) y Mañero Lozano (en prensa, passim).
  • 2 Sobre el estilo del Lazarillo, remito al apartado «El estilo» de la «Introducción crítica» de Blecu (...)

1 Lazarillo de Tormes, al igual que el Guzmán de Alfarache de Alemán y su continuación apócrifa, supuso un serio cuestionamiento de las convenciones asociadas al decorum1. A grandes rasgos, las transgresiones del decoro literario cometidas por el Lazarillo y los Guzmanes consistieron en un desequilibrio apreciable entre la escasa dignidad del personaje y la transcendencia social de las materias tratadas, si bien el relato del pregonero del Tormes se diferenció de sus imitadores en el uso de un estilo no tan artificioso, más o menos ajustado a la condición humilde del pícaro2.

  • 3 Lazarillo de Tormes, p. 9 y n. 18.
  • 4 Véanse, entre otros, López Grigera, 1994, p. 63 y Lama, 2000, pp. 141-146 y p. 147 y ss.
  • 5 Véase Asensio, 1978, pp. 135-154. Sobre el alcance generacional del estilo cultivado por Guevara, v (...)

2 Según sabemos, este «grosero estilo», anunciado desde el prólogo del Lazarillo3, constituye una muestra del triunfo de las teorías expuestas por Erasmo en su De conscribendis epistolis (1522) y difundidas en España de la mano de autores como Juan de Valdés4 frente al estilo ciceroniano del grupo generacional abanderado por fray Antonio de Guevara5. Considero oportuno, con todo, profundizar en las posibles motivaciones de esta configuración estilística del Lazarillo, compartida por obras posteriores como el Viaje de Turquía o el Coloquio de los perros, e indagar asimismo en su alcance literario y sus relaciones intertextuales en la prosa quinientista. En particular, trataré de valorar la influencia ejercida por la retórica historiográfica sobre una serie de textos encabezados por las memorias del pícaro, así como la oposición entre el estilo de estas obras y la denominada narrativa idealista, con especial atención a los libros de caballerías.

3 Claro que tales propósitos me han obligado a ocuparme previamente de la evolución experimentada por la prosa historiográfica desde comienzos del siglo xvi, así como de las ideas predominantes sobre el estilo asentadas en la narrativa de ficción española con anterioridad al Lazarillo. A estas cuestiones dedico, respectivamente, los dos primeros apartados. Me centraré, por último, en el surgimiento de un nuevo tipo de ficción, alentada por Lázaro en su diálogo con la tradición estudiada en los apartados precedentes.

  • 6 No estará de más recordar la amplitud del concepto de paratexto, referido según Genette, 1989, al « (...)

4 A lo largo de este itinerario, me detendré especialmente en un conjunto de valoraciones sobre el estilo contenidas en prólogos y colofones. En mi opinión, el análisis de los paratextos6, marco en el que se contiene la mayor parte de las declaraciones metaliterarias, permite extraer observaciones teóricas no desligadas del contexto histórico estudiado. Naturalmente, la aplicación (no menos justificada) de las categorías actuales, es decir, el empleo del instrumental teórico aportado por la crítica moderna, no implica necesariamente el uso de conceptos anacrónicos, sino más bien una conceptualización ahistórica del fenómeno literario. Pese a todo, mi objetivo es otro en estas páginas, en las que he tratado de examinar las ideas sobre el estilo en tanto que una más de las manifestaciones ideológicas surgidas en el devenir de la Historia literaria.

La verdad sin aderezos. Elementos de retórica historiográfica

  • 7 Sobre la influencia de las colecciones epistolares en el Lazarillo, baste remitir aquí a las aporta (...)
  • 8 No será nuestro propósito —aclaramos— sostener la existencia de un lenguaje científico en la histor (...)

5La relación de noticias autobiográficas mediante el recurso al «sermo humilis» resultó una práctica habitual entre los humanistas del siglo xvi, como lo ilustra el ejemplo, tan cercano al Lazarillo, de las cartas-coloquio de López de Villalobos, en las que se contesta a la petición de un destinatario a través de un estilo desenvuelto y conversacional7. Junto a este modelo epistolar, se fue gestando, a lo largo del Quinientos, una asociación, en la narración de sucesos históricos, entre el empleo de un registro despojado de ornamentos retóricos y la exigencia de veracidad8. Podemos recordar, a este respecto, la perspectiva adoptada por historiadores como Fernández de Oviedo, Francisco López de Gómara, Florián de Ocampo, Bernal Díaz del Castillo y Diego Fernández «el Palentino», entre otros.

6En el proemio del Libro primero de la Historia general y natural de las Indias (1535), Fernández de Oviedo reconoce la falta de artificio estilístico de su obra y declara su preocupación por la autenticidad de los hechos narrados:

  • 9 Fernández de Oviedo, Historia general y natural de las Indias, I, p. 9b.

Quiero certificar a Vuestra Cesárea Majestad que irán desnudos mis renglones de abundancia de palabras artificiales para convidar a los letores; pero serán muy copiosos de verdad, y conforme a ésta, diré lo que no terná contradicción, cuanto a ella, para que vuestra soberana clemencia allá lo mande polir e limar. Con tanto que del temor e sentencia de lo que aquí fuere notificado a vuestra grandeza, no se aparte la intención y obra del que tomare cargo de enmendar la mía, diciéndolo por mejor estilo9.

7 La idea se expone, aún con mayor contundencia, en el Libro quinto de su Historia:

  • 10 Ibid., V, pp. 416b-417a.

Yo confieso que este título de bien escribir no le meresce mi pluma por elegante; pero débese dar por verdadera e común a nuestra nasción […] Ande verdad sobre todo […] pues sin elegancia ni circunloquios ni afeites ni ornamento de retórica, sino llanamente, ha dejado llegar a tal estado esta General e Natural Historia de Indias, conforme a verdad10.

8 Esta contraposición entre estilo artificioso y «valor de la verdad» constituyó una constante en la labor historiográfica del autor, según puede rastrearse en casi todos sus escritos. En el Libro de la Cámara Real del príncipe don Juan, concluido en 1548, se define del siguiente modo el oficio de cronista:

  • 11 Fernández de Oviedo, Libro de la Cámara Real del príncipe don Juan […], pp. 162-163. Sobre el «esti (...)

Ofiçio es de evangelista, e conviene que esté en persona que tema a Dios, porque ha de tractar de cosas muy importantes, e dévelas dezir, no tanto arrimándose a la eloquençia e dulçura de las palabras, ni contentamiento de las orejas del vulgo e ornamento retórico, quanto a la medula e puridad e valor de la verdad, llanamente, e sin rodeos ni abundançia de palabras supliendo la verdad donde les faltare la informaçión, sino que siempre tengan el campo por sí y la materia muy bien entendida e çertificada […]11.

  • 12 Véase el apartado «5.1.2. El autógrafo de Palacio [MP1]», en pp. 70-71 de la edición citada.
  • 13 Fuchs, 2007, pp. 396-397. Por su parte, Gaylord, 1998, relacionó esta reflexión epistemológica con (...)

El empleo de la cursiva —con la que el editor del texto, Fabregat Barrios, identifica en su cuidada edición del Libro de la Cámara las adiciones procedentes del último de los autógrafos conservados12—, pone de manifiesto, por encima de toda dimensión tópica, el permanente afán de Fernández de Oviedo por precisar su opinión sobre el registro estilístico apropiado al historiador. Esta inquietud, que va creciendo en este escritor hacia mediados de siglo, entronca con una reflexión sobre el origen del conocimiento historiográfico surgida, según puntualiza Fuchs, en el propósito de describir el Nuevo Mundo13. Con el descubrimiento de las Indias, el historiador —«evangelista», dice Fernández de Oviedo— empieza a considerarse partícipe de la historia y, por tanto, narrador de sus propias vivencias o, en su defecto, de acontecimientos relativos a su entorno. La autoproclamación del cronista como testigo directo de los hechos le impide ampliar el relato «donde [le] faltare la informaçión». Al convertirse la perspectiva autobiográfica en índice de veracidad, el historiador se ve constreñido a abordar solo aquellos sucesos conocidos directamente por él. Se trata, así, de un enfoque narrativo más directo y al mismo tiempo limitado, cuya influencia en obras como el Lazarillo convendrá resaltar más adelante. Recordemos, con todo, cómo Lázaro, tras recibir el garrotazo del clérigo de Maqueda, declara:

  • 14 Lazarillo de Tormes, p. 69 y n. 105.

De lo que sucedió en aquellos tres días siguientes ninguna fe daré, porque los tuve en el vientre de la ballena, mas de cómo esto que he contado oí, después que en mí torné, decir a mi amo, el cual a cuantos allí venían lo contaba por extenso14.

  • 15 Pérez de Guzmán, Generaciones y semblanzas, p. 63.

9Para estos nuevos cronistas, pues, deja de contar, por citar uno de los primeros manifiestos de la historiografía peninsular, la opinión de que «el estoriador […] aya buena retórica para poner la estoria en fermoso e alto estilo, porque la buena forma onrra e guarneçe la materia»15.

  • 16 López de Gómara, Historia general de las Indias, I, p. 2 para todas las citas.
  • 17 Guillén, 1957, p. 271.

10A la altura de 1552, año en que Francisco López de Gómara publica su Historia general de las Indias, el rechazo del ornato estilístico parece estar consolidado como lugar común del género historiográfico. No se trata únicamente de que, en palabras del autor, «la historia, aunque no sea bien escrita, deleita», ni de que López de Gómara, como tantos escritores influidos por Erasmo, cultive un «romance […] llano y cual ahora usan, la orden concertada e igual […], las sentencias claras, aunque breves». Lo decisivo es el valor epistemológico concedido al estilo llano en la prosa historiográfica. A juzgar por la argumentación del historiador, la brevedad es el medio para «decir las cosas como pasan», pues «se debe contentar quien lee historias de saber lo que desea en suma y verdadero, teniendo por cierto que particularizar las cosas es engañoso»16. Esta afirmación, dicho sea de paso, se ajusta precisamente a esa concepción del tiempo de la que habló Claudio Guillén a propósito del Lazarillo, un tiempo en el que el narrador pasa por alto determinados sucesos y selecciona en sus memorias «lo que desea en suma y verdadero»17.

  • 18 Recordemos que la historia de España es presentada como si de la vida de un «mozo de muchos amos» s (...)
  • 19 Como es claro, de aceptar la conocida propuesta de autoría argumentada por Navarro Durán, 2004, el (...)

11Un año antes de la aparición del Lazarillo, y en la misma ciudad de Medina del Campo en la que se imprime una de las primeras ediciones conocidas de la obra, se publican Los cinco libros primeros de la Crónica general de España de Florián de Ocampo, edición aumentada de la zamorana de 1543, con numerosas impresiones posteriores que dan cuenta de su buena aceptación editorial. El prólogo de esta obra nos muestra aspectos sugerentes, como la recreación del tópico de la correspondencia entre las edades del hombre y del mundo18. Más interesante, por lo que afecta a las coincidencias con el marco retórico del Lazarillo, cuya valoración depende radicalmente de su autoría19, son las siguientes palabras dirigidas al lector:

  • 20 Así en el margen, que aclara la lectura del original, dificultada por las tachaduras manuscritas de (...)
  • 21 Ibid., f. 6r. No obstante esta cita, las declaraciones de Ocampo manifiestan llamativas contradicci (...)

[…] desearía yo que los letores20, que reciben esto de vuestra Majestad, tuviesen advertencia particular a que mi principal intención ha seído brevemente, y en las más desnudas palabras que pude, contar la verdad entera y sencilla, sin que en ella haya engaño, ni cosa que la adorne, para que mejor parezca sin envolver en ella las retóricas y vanidades que por otros libros deste nuestro tiempo se ponen21.

  • 22 Véase la excepcional aportación de Joset, 2005 (en realidad, de 1995); en lo relativo a este punto, (...)

12Igual planteamiento retórico observó Rico (y revisó con acierto Joset)22 a propósito de la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (ca. 1568) de Bernal Díaz del Castillo, quien, al comparar su aportación con la de López de Gómara, echa mano de argumentos similares a los de su competidor:

  • 23 Este pasaje es comentado por Rico, 1991, p. 89. Véase antes González Echeverría, 1984, pp. 149-151. (...)

Miren los curiosos lectores cuánto va de la veracidad a la mentira, a esta mi relación, en decir por letra lo acaescido, y no miren la retórica y ornato, que ya cosa vista es que es más apacible que no esta tan grosera; mas resiste la verdad a mi mala plática y pulidez de retórica con que he escrito23.

13El supuesto desentendimiento del cronista por el estilo de sus obras se convirtió, según vemos, en lugar muy frecuentado de los prólogos, como apreciamos en el proemio de La segunda parte de la historia del Perú (1571) de Diego Fernández. De acuerdo con el tópico, «el Palentino» deja en manos del lector las posibles correcciones de estilo:

  • 24 Fernández, La segvnda parte de la historia del Perú, f. 4v. Cito, con modernización de la ortografí (...)

Lector, cuanto a ser esta historia cierta y verdadera, podrás bien asegurarte si fueres curioso en averiguar la verdad. En lo demás que toca al estilo, disposición de los casos, discurso y decoro de las personas y consideraciones de la obra, no hice, ni pude hacer, más de lo que mi talento alcanza: tú puedes en esto, con moderación, corregir y enmendarme; y yo con humildad, agradeciéndolo, recebiré de buen grado la corrección y censura que me dieres24.

  • 25 Según De ratione dicendi (III, 19) de Juan Luis Vives, obra difundida desde la década de los treint (...)

14Hasta aquí las declaraciones de los propios historiadores, cuyas ideas no dejan de tener fuerte conexión con las de los preceptistas del género contemporáneos25.

La elocuencia de los «fingidos caballeros»26. Una retórica de la fabulación

  • 26 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 822.
  • 27 Foucault, 1991, p. 356. Remito, por lo que sigue, a la meticulosa exposición de estos problemas en (...)

15Me alejaré ahora de la retórica historiográfica para adentrarme en la ficción caballeresca y sentimental, con lo que procuraré clarificar el contexto literario al que habré de referirme en el próximo apartado al estudiar la irrupción de la denominada ficción realista. Ahora bien, ¿nos es lícito situar en un mismo plano la ficción y la historia en tanto que referentes para el estudio del registro estilístico de un corpus literario? Desde mi punto de vista, este es precisamente el enfoque más conveniente, desde el momento en que la historiografía y la literatura constituyen un continuum cuyas manifestaciones no empezarán a desgajarse hasta fechas posteriores. La Historia —dice Foucault— «quizá no tiene un lugar entre las ciencias humanas ni al lado de ellas: es probable que mantenga con todas ellas una relación extraña, indefinida, imborrable»27.

  • 28 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 406.
  • 29 Ibid., p. 407.

16Pues bien, en el capítulo xxxii del primer Quijote se entabla un acalorado debate entre el ventero y el cura acerca de varios libros custodiados por aquél en «una maletilla vieja, cerrada con una cadenilla»28. Se trata de un par de novelas de caballerías, Don Cirongilio de Tracia (1545) de Bernardo de Vargas y Felixmarte de Hircania (1556) de Melchor Ortega, y de la Historia del Gran Capitán Gonzalo Hernández de Córdoba, con la vida de Diego García de Paredes. Como es de esperar, la diferencia de géneros propicia un nuevo e interesante episodio de preceptiva literaria, en el que el cura se esfuerza una vez más por evidenciar la falsedad de los libros de caballerías, «mentirosos y […] llenos de disparates y devaneos», en oposición a la «historia verdadera»29 del Gran Capitán. Pese a todas sus precisiones, tal es la credibilidad concedida por el ventero a las narraciones caballerescas, que el cura habrá de ser más explícito:

  • 30 Ibid., p. 408.

—Mirad, hermano […] que no hubo en el mundo Felixmarte de Hircania, ni don Cirongilio de Tracia, ni otros caballeros semejantes que los libros de caballerías cuentan, porque todo es compostura y ficción de ingenios ociosos […]30.

  • 31 Así en Diccionario de Autoridades, s. u.
  • 32 Véase el apartado dedicado por Cacho Blecua al «Lenguaje monocorde y estilo “polido”» de los libros (...)
  • 33 Véase Domingo del Campo, 1984.

17 Frente a la «historia verdadera», las historias de los caballeros se definen según el cura por su carácter ficcional y su compostura, término que tal vez aluda al «adorno y aliño»31 característico de las narraciones caballerescas. De acuerdo con la síntesis de Cacho Blecua, los principales rasgos estilísticos de los libros de caballerías, encaminados a potenciar la amplificatio verborum, se manifiestan a través de una serie de ejercicios retóricos estereotipados como el planctus o la composición de extensos parlamentos, diálogos y cartas en los que se hace palpable el desarrollo de las artes dictaminis y las artes arengandi32. En fin —concreta este estudioso—, el discurso se amplifica mediante la acumulación de bimembraciones, paralelismos, interrogaciones retóricas, exclamaciones, enumeraciones, vocativos, fórmulas de cortesía, etc., que ya han recibido una atención crítica pormenorizada33.

  • 34 Véase Fuchs, 2007, pp. 405-406: «[…] the curate has already capitulated to a chivalric view of the (...)

18 Por supuesto, la restricción interpretativa del pasaje citado a la perspectiva del cura desvirtúa el permanente despliegue de perspectivas característico del Quijote. Según advirtió Fuchs, la falta de solidez del modelo histórico confrontado por este personaje a los héroes de ficción delata las posibles manipulaciones a las que está siempre expuesta la construcción de la memoria histórica34. Sea como fuere, la valoración del estilo caballeresco por parte del cura coincide con la esgrimida por Teresa Panza en los reproches dirigidos a su marido en el capítulo II, 5 del Quijote:

  • 35 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 724 y n. complementaria 724.9 con bibliografía en p. 449.

—Mirad, Sancho —replicó Teresa—, después que os hicistes miembro de caballero andante, habláis de tan rodeada manera, que no hay quien os entienda35.

  • 36 Ibid., p. 731.

—Yo no os entiendo, marido —replicó Teresa—: haced lo que quisiéredes y no me quebréis más la cabeza con vuestras arengas y retóricas36.

  • 37 Ibid., p. 723.
  • 38 Riley, 1971, p. 343. Según se puso de manifiesto en esta fundamental aportación, Cervantes no tuvo (...)

19 Según advierte el narrador, el escudero ha adoptado «otro estilo del que se podía prometer de su corto ingenio y dice cosas tan sutiles, que no tiene por posible que él las supiese»37. Se trata, claro está, del lenguaje caballeresco, cuyo contagio a personajes humildes como Sancho sirve para parodiar su impropiedad, cuando no su falta de verosimilitud, derivada de la especificidad estilística del género caballeresco. El alcance de estas ideas ha sido considerado por Riley, para quien «no fue casual que [… en el Quijote] Cervantes alterara completamente las normas estilísticas y encontrara al mismo tiempo la relación más armónica que jamás consiguió entre lo poéticamente ideal y lo históricamente posible»38.

  • 39 Rodríguez de Montalvo, Amadís de Gaula, I, p. 225.
  • 40 Véase Marín Pina, 1994.
  • 41 Arderique, p. 4.
  • 42 Basurto, Florindo, p. 5.
  • 43 Platir, p. 3.
  • 44 Moraes, Palmerín de Ingalaterra (Libro I), pp. 4-5.

20Pero reparemos, si se me permite retrotraerme a los orígenes del género, en algunas de las declaraciones prologales de los libros de caballerías en torno al «polido y elegante estilo», según expresión del Amadís de Gaula39. Pese a las restricciones retóricas encaminadas a obtener la captatio benevolentiae, el subterfugio narrativo del manuscrito encontrado y posteriormente traducido al romance, convertido en tópico a partir de las Sergas de Esplandián40, fue aprovechado por algunos autores del género para jactarse, como ajenas, de las virtudes literarias de sus obras. Es el caso del prólogo adjunto a la edición de 1517 del Arderique, aun cuando el texto tal vez no responda al topos literario de la traducción, sino que aluda realmente a una versión francesa o catalana preexistente41. Lo mismo observamos en otros prólogos, como el de Fernando Basurto al Florindo (1530)42 o el proemio de la Crónica del muy valiente y esforçado cavallero Platir (1533)43. Miguel Ferrel, traductor (en este caso real) del Libro del muy esforçado cavallero Palmerín de Ingalaterra […] (Toledo, 1547) de Francisco de Moraes, dedica unos versos al «estilo elocuente» del libro, para lo que asume previamente la perspectiva de lector, que le proporciona la suficiente distancia para ponderar la obra del portugués44.

  • 45 Ortega, Felixmarte de Hircania, p. 12.

21 En la Primera parte de la grande historia del muy animoso y esforçado príncipe Felixmarte de Hircania (1556), dicho procedimiento retórico es llevado hasta el extremo de convertir a Plutarco y Petrarca en responsables de supuestas versiones previas en latín y en toscano, respectivamente. Asimismo, el traductor al latín habría partido de «aquel famoso historiador Philosio Atheniense, que en lengua griega esta gran historia escrivió por mandado del gran senado de Athenas, en el qual padre de eloquencia y verdad fue llamado»45. De este modo, se hace factible compatibilizar el tópico de la falsa modestia con los elogios del propio autor al estilo de la obra:

  • 46 Ibidem.

Ninguna cosa bastará a disculpar mi atrevimiento en la tradución desta obra, por la grande eloquencia y alto estilo de aquéllos por cuyas manos ha passado […]46.

  • 47 Palmerín de Olivia, p. 385. En la edición de Giuseppe di Stefano de los «Paratextos palmerinianos», (...)
  • 48 Vargas, Cirongilio de Tracia, p. 501.

22No voy a detenerme, por otra parte, en los numerosos recursos con los que se alaba indirectamente el estilo caballeresco a través de toda clase de paratextos como el explicit, de lo que son buen ejemplo los versos latinos atribuidos a Juan Augur de Trasmiera, estampados al término del Palmerín de Olivia (1511) con un claro fin propagandístico47; o el colofón de Jácome Cromberger a su edición de 1545 del Cirongilio de Tracia de Bernardo de Vargas48.

  • 49 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 40 y n. complementaria 40.21, con documentación sobre el es (...)
  • 50 Silva, Amadís de Grecia, p. 5.

23Un medio distinto con el que ensalzar el estilo caballeresco consistió en delegar parte de las declaraciones prologales en un personaje ficticio, como el «coronista y gran sabio Alquife» del Amadís de Grecia (1530) de Feliciano de Silva, a cuyas «entricadas razones», por cierto, se atribuye la locura de don Quijote en el primer capítulo de la obra49. Gracias a las prerrogativas de la ficción, Alquife no tiene grandes reparos en equipararse a «aquellos que con polidas y elocuentes razones con la pluma quisieron sostener en inmortalidad su acabada fama, como las elegantes prosas del poeta Homero nos dan testimonio con las polidas y delgadas razones de la lengua de Tulio, glorioso matiz en su delgado y alto hablar»50.

24No por azar, estilo elevado y ficción narrativa se hallan unidos desde el surgimiento mismo de la narrativa peninsular. En el Siervo libre de amor de Rodríguez del Padrón, cuyo desarrollo episódico entronca con el género caballeresco, se dedican las siguientes palabras a Gonzalo de Medina:

  • 51 Rodríguez del Padrón, Siervo libre de amor, pp. 67-68. La imitación estilística de la ficción senti (...)

Mas como tú seas otro Virgilio e segundo Tulio Ciçero, príncipes de la eloquençia, non confiando del mi symple ingenio, seguiré el estilo, a ty agradable, de los antiguos […], trayendo fiçiones, según los gentiles nobles […]. Eficçiones, digo, al poético fyn de aprouechar y venir a tý en plazer con las fablas […]51.

  • 52 Remito de nuevo a Riley, 1971, en particular al apartado sobre «El estilo y el decoro» (pp. 209-230 (...)
  • 53 Bernal, Floriseo, p. [3].

25El estilo elevado, pues, resulta connatural a la ficción idealista52, hasta el punto de justificar su falta de verosimilitud en opinión de los propios creadores. Así sucede desde las más tempranas derivaciones del Amadís, como en el Floriseo (1516) de Fernando Bernal, «porque, aunque de su verdad se dude, de agradable bivo y compendioso no tiene duda, con todo lo cual podrá vuestra señoría a vezes recrear su ilustre ingenio […]»53. De manera análoga, en el Libro del muy esforçado y invencible Cavallero de la Fortuna, propiamente llamado don Claribalte (1519), en cuyo subtítulo se le atribuye un «nueuo y galán estilo de hablar», leemos:

  • 54 Fernández de Oviedo, Claribalte, p. 57. Según indica Fabregat Barrios, 2003, el inverosímil argumen (...)

Y puede ser verissímile que aquesto acaeciesse tantos tiempos ha, que estouiesse oluidado, a lo menos para nosotros, que tan lexos biuimos de Tartaria. Y que agora pareciesse y viniesse a mis manos, no es inconuiniente […]. Y quando algún murmurador quisiere dubdar de la presente historia, no podrá, a lo menos, quitarle el nombre de pulcherrimaficta [sic]54.

La retórica historiográfica en los espejos de la ficción realista

26Hasta el momento me he ocupado de las declaraciones sobre el estilo vertidas en los paratextos de la historiografía novohispana y la ficción caballeresca y sentimental, lo que nos da cuenta de dos orientaciones radicalmente diferentes, en cuya intersección, según veremos, surgió una serie de obras no acomodadas a los anteriores patrones genéricos.

27La vinculación del estilo llano a la autenticidad del relato se consideró desde pronto como mecanismo retórico característico de la historiografía, lo que fue aprovechado en ciertas obras literarias para imprimir una mayor verosimilitud a la narración, cuando no con el fin, desde una perspectiva paródica, de cuestionar este recurso. Ya en el prólogo de La Lozana andaluza hallamos las siguientes declaraciones:

  • 55 Delicado, Retrato de la Lozana Andaluza, pp. 169 y 171.

Y mire vuestra señoría que solamente diré lo que oí y vi, con menos culpa que Juvenal, pues escribió lo que en su tiempo pasaba; […] ninguno quite ni añada palabra, ni razón, ni lenguaje, porque aquí no compuse modo de hermoso decir […]55.

Claro está que subyace en esta obra el propósito de parodiar la función literaria del «testigo de vista», contrapuesto humorísticamente a quien «escribió lo que en su tiempo pasaba».

28Pero acerquémonos a la órbita de los intereses humanísticos. Con la actitud propia de Salustio, en su denuncia de la deformación de los hechos mediante el abuso de recursos retóricos, Alfonso de Valdés rechaza el uso de la oratoria y aboga por las «muy claras razones» a fin de esclarecer los sucesos relacionados con el saco de Roma. Así, en el Diálogo de las cosas acaecidas en Roma, se intercambian las siguientes impresiones:

  • 56 Valdés, Diálogo de las cosas acaecidas en Roma, p. 91. Se trata de uno de tantos lugares coincident (...)

Latancio.- […] en todo ello venís muy mal informado, y me parece que no la razón, mas la pasión de lo que habéis perdido os hace decir lo que habéis dicho. Yo no os quiero responder con pasión como vos habéis hecho, porque sería dar voces sin fructo […].
Arcidiano.- Decid lo que quisiéredes, que yo os terné por mejor orador que Tulio si vos supiéredes defender esta causa.
Latancio.- No quiero sino que me tengáis por el mayor necio que hay en el mundo si no os la defendiere con evidentísimas causas y muy claras razones56.

  • 57 Véase arriba n. 2.
  • 58 Véase García de la Concha, 1981, en particular, pp. 213-258, dedicadas al «Perspectivismo lingüísti (...)
  • 59 Véase Bataillon, 1968, p. 70.

29 Del mismo modo, la elección de un «grosero estilo» por parte del Lazarillo podría explicarse a partir del contexto delineado en los pasajes historiográficos aducidos. Pero quizá convenga, antes de proseguir, cuestionarnos la naturaleza de este «grosero estilo», bien estudiado por la crítica57. A grandes rasgos, los procedimientos estilísticos del Lazarillo responden a una conjunción equilibrada de recursos de procedencia culta (plasmados a través de toda clase de figuras literarias como la antítesis, la aliteración, la paronomasia, la disemia, etc.) y elementos de tipo popular, cercanos a la oralidad (como lo ejemplifica el uso de refranes, frases populares, anacolutos, etc.). El empleo de figuras retóricas, no obstante, dista mucho de contribuir, como en los libros de caballerías, a la amplificatio verborum, sino que configura un discurso irónico, en el que, según García de la Concha, se cifra la unidad estilística de la obra58. Así las cosas, el Lazarillo no hace gala de un excesivo retoricismo, como tampoco carga las tintas en el empleo de un registro vulgar, restringido al uso de algunos términos consabidos, como «jarro» y «cogote»59.

  • 60 Lazarillo de Tormes, p. 135. Véase Lázaro Carreter, 1978, pp. 50-57.
  • 61 Ibid., p. 3 y n. 2 con indicación de lugares paralelos.
  • 62 Remito a González Echeverría, 1976, quien ya puso en relación la autobiografía picaresca con las re (...)
  • 63 Se resume esta cuestión en Del Monte, 1971, p. 41, con documentación bibliográfica en n. 196). Véas (...)
  • 64 Según sus conclusiones: «El continuador de Amberes sólo tuvo que mantener el tono paródico —y acent (...)

30 Como en las obras historiográficas mencionadas —comenzaba a decir—, Lázaro confiere verosimilitud a su narración al asumir la perspectiva del «testigo de vista», por lo demás reforzada mediante la alusión a lo que «Vuestra Merced habrá oído»60, en la que se implica también al destinatario como testigo de los hechos históricos que enmarcan el relato. Se trata sin duda de un recurso dotado de un enorme poder persuasivo. En su cometido de memorialista, cifrado en «que cosas tan señaladas, y por ventura nunca oídas ni vistas, vengan a noticia de muchos»61, Lázaro recurre a las estrategias retóricas procedentes del género historiográfico62, y en particular de una nueva generación de cronistas en los que se establece una asociación entre el estilo llano y la perspectiva autobiográfica, circunstancia pergeñada en paralelo al distanciamiento del artificio caballeresco63. Es cierto —se pensará— que los libros de caballerías habían recurrido asiduamente a la figura del cronista dentro del plano de la ficción, pero siempre desde los viejos presupuestos antes citados de Pérez de Guzmán, al postular la necesidad de «poner la estoria en fermoso e alto estilo, porque la buena forma onrra e guarneçe la materia». No es descartable, por tanto, que la perspectiva historiográfica asumida en los libros de caballerías acabase nutriendo, a su pesar (y no solamente con un propósito deformante), la escritura «realista». Como en toda parodia, no sólo contamos con el propósito de deformar o difamar el objeto parodiado, sino que éste debe asumirse en la propia obra para que el lector pueda identificarlo. En la estructura paródica, pues, la deformación constituye un proceso simultáneo a y solidario con la imitación e incluso la aportación de nuevos rasgos literarios. No cabe duda, en este sentido, de que la imitación paródica de los libros de caballerías en el Lazarillo apenas afecta al planteamiento inicial de la obra, que abrirá enseguida paso a una propuesta narrativa del todo innovadora. La cuestión ha sido expuesta con admirable solidez metodológica por Piñero Ramírez, en un ensayo fundamental dedicado a analizar la parodia antiheroica en el Lazarillo original y su continuación anónima de 155564.

31 Esta apropiación literaria de una nueva retórica historiográfica por parte de un personaje tan humilde como Lázaro trajo consigo importantes consecuencias. El relato del pícaro, desde el punto de vista técnico, trazaba con firmeza el camino hacia la construcción de un discurso literario realista, es decir, con la apariencia del discurso dedicado a la descripción e interpretación de hechos históricos. El empleo, por otra parte, de la retórica historiográfica en la narración de las andanzas de un pícaro elevaba las vivencias de nuestro insignificante personaje al rango de los sucesos de interés histórico.

  • 65 Luna, Segunda parte de la vida de Lazarillo de Tormes, pp. 266-267 las tres citas anteriores.

32 El estilo realista, así definido, contenía un componente subversivo difícilmente asimilable en la sociedad aurisecular, lo que nos explica su cuestionamiento en la continuación del Lazarillo de Juan de Luna, en la que se parodia el topos del cronista. Después de que la obra ponga en evidencia los «disparates tan ridículos como mentirosos» de la anónima Segunda parte de Lazarillo de Tormes (1555), «librillo que toca algo de su vida sin rastro de verdad», Luna asegura reproducir su «Segunda Parte al pie de la letra, sin quitar ni añadir, como la vi escrita en unos cartapacios […]»65. Pese a todo, el artificio narrativo de Luna es muy distinto del empleado en el libro de 1554. Empieza haciendo declaraciones aparentemente serias y que a priori nos confirmarían el tratamiento de las peripecias picarescas como materia de interés histórico. Pero, de inmediato, el texto entra en disquisiciones sobre la veracidad del relato según las cuales el pícaro sería objeto de una atención mucho menos fiable y prestigiosa que las supuestas «crónicas antiguas de Toledo» enunciadas desde el título de la obra:

  • 66 Ibid., pp. 267 y 288 las respectivas citas.

[…] se conformaba con lo que había oído contar cien veces a mi abuela y tías al fuego las noches de ivierno, y con lo que me destetó mi ama. Por más señas, que disputaban muchas veces ellas y otras vecinas cómo había podido ser que Lázaro hubiese estado tanto tiempo dentro del agua, como se cuenta en esta Segunda Parte, sin ahogarse. Las unas decían en pro, las otras en contra […].
Ésta es, amigo lector, en suma, la segunda parte de la vida de Lazarillo, sin añadir ni quitar de lo que della oí contar a mi bisabuela
66.

  • 67 Sobre la dualidad narrativa implícita a las declaraciones prologales de esta obra, remito a Navarro (...)
  • 68 De la «alternancia de anécdota y reflexión» —precisa Di Pastena, 1999—, «sale profundamente afectad (...)
  • 69 Sobre este particular, remito a Guerreiro, 1999; y, desde una perspectiva complementaria, centrada (...)

33Según apuntaba al comienzo de estas páginas, el estilo del Lazarillo primigenio resultaba apropiado a la humildad del personaje, pero su asociación a la veracidad del relato, contra todo decoro, concedía al pícaro una dignidad hasta la fecha sólo reservada a aquellos sujetos que «pasaban a la historia»67. Habrá que esperar, por tanto, al Guzmán de Alfarache para que se dignifique nuevamente la voz de un personaje humilde. El registro estilístico no se restringe en Alemán al «grosero estilo» del Lazarillo68, pero, como en la obrita anónima, su «poética historia» abre la mira a un amplio espectro de circunstancias no restringidas a los ambientes cortesanos de la narrativa caballeresca y sentimental. En otras palabras, Alemán se enfrenta ante un nuevo «realismo sin lindes», concebido como una síntesis magistral de las categorías aristotélicas de «Poesía» e «Historia»69.

  • 70 Como puso de manifiesto Alatorre, 2002, la valoración moral del personaje está fuertemente condicio (...)

34Aludía en el rótulo del presente apartado a los «espejos de la ficción realista». Como en todo espejo, el objeto literario sólo resulta visible cuando el observador se sitúa en un determinado ángulo con relación al objeto observado. El espejo permite reflejar todo aquello que se encuentre en un amplio campo de visión, pero un observador situado de frente al espejo contemplará poco más que su propia imagen, del mismo modo que, al situarse en una posición lateral, el observador percibirá el reflejo de otros objetos del entorno pero no se verá él mismo reflejado. Puede afirmarse, en este sentido, que la forma autobiográfica aporta una visión frontal, cuyo alcance epistemológico —anticipé al comienzo esta idea— ya había sido explorado por los historiadores de Indias, frente al enfoque lateral derivado del uso de la tercera persona. Ambas perspectivas, pues, presentan limitaciones, y entran en dialéctica con las posibilidades de completar el ángulo de visión por parte del lector. En efecto, Lázaro de Tormes sólo se ocupa de reflejar su propia situación, para lo que presenta una serie de vivencias con las que trata de explicar (sea cual sea nuestra valoración moral del personaje) su progresiva adaptación a las exigencias del entorno. El entorno social de Lázaro, así, no es sometido por el personaje a un mismo examen que su vida, pero el lector sí tendrá la posibilidad de valorar los datos presentados por el narrador, más allá de las limitaciones impuestas por la perspectiva del pícaro. Mientras Lázaro se sienta frente al espejo, nosotros podemos acercarnos al texto por encima de la limitada perspectiva de su humilde protagonista, o a su misma altura (como Alatorre70), o desplazarnos hacia aquellos ángulos laterales carentes de valoración por parte del narrador.

  • 71 Ruffinatto, 2000, p. 275.

35No debemos olvidar, con todo, que la autobiografía del pícaro es claramente tendenciosa, desde el momento en que todos los datos aportados se encaminan a justificar la situación del personaje. Sus memorias, entonces, obtengan o no la aprobación de los distintos lectores, se diseñan en función de intereses personales, lo que en última instancia pone también en evidencia, para el lector capaz de desplazarse hacia otros ángulos del espejo, el carácter manipulable de toda memoria histórica, y del género historiográfico en particular. Como concluye Ruffinatto, al término de un ensayo ya mencionado en el que se delimitan las relaciones entre el concepto de realidad histórica y ficción (picaresca), «la realidad ficcional constituye el dominio de la verdad, mientras que, en paralelo, la mentira se sitúa al lado de la realidad histórica»71.

  • 72 Mas, 1967, p. 148.

36Permítaseme tratar brevemente sobre alguna otra obra donde se advierten planteamientos cercanos al Lazarillo. En el Viaje de Turquía, obra definida por Mas como «supercherie documentaire»72, observamos una eficaz apropiación del tópico historiográfico:

  • 73 Ortola, ed., Viaje de Turquía, p. 162. Este pasaje es copia del prólogo de Menavino al Trattato ded (...)

[…] no como erudito escriptor, sino como fiel intérprete, y que todo quanto escribo vi, he abraçado antes la obra que la aparençia, supliendo toda la falta de la rrectórica [sic] y el[e]gantia con la verdad […]73.

  • 74 Véase al respecto Mañero Lozano, 1997, pp. 115-119.
  • 75 No hará falta recordar, a imitación del Antibarbarorum liber de Erasmo, la recurrencia de esta técn (...)

De hecho, si atendemos a la historia de la recepción, advertimos cómo la obra fue considerada como libro de viajes auténtico hasta bien entrado el siglo xx74. Es de notar, asimismo, la adopción de esta perspectiva en el Coloquio de los perros. De acuerdo con el motivo del autor-transcriptor75, el alférez Campuzano afirma:

  • 76 Novela del casamiento engañoso, en Cervantes, Novelas ejemplares, II, p. 294.

[…] oí, escuché, noté y, finalmente, escribí, sin faltar palabra […], sin buscar colores retóricas para adornarlo, ni qué añadir ni quitar para hacerle gustoso76.

La cornice del Coloquio de los perros, si bien responde a motivaciones más complejas, nos da muestra de la larga pervivencia de esta asociación del estilo llano a la veracidad del relato.

  • 77 En concreto, Gaylord, 1998, evidenció el cuestionamiento de la historiografía nacional por parte de (...)
  • 78 Lazarillo de Tormes, p. 135.
  • 79 Fuchs, 2007, p. 406.

37 Esta relación de ideas propiciada por el Lazarillo, tal vez determinante en el surgimiento de la denominada ficción realista, ha sido también analizada por Fuchs (tras un estudio más específico de Gaylord)77 en referencia a la primera parte del Quijote. Al igual que Lázaro sitúa su relato en «el mesmo año que nuestro victorioso Emperador en esta insigne ciudad de Toledo entró y tuvo en ella Cortes»78, Cervantes «makes us question the construction of national memory, placing the real heroes on a continuum with the false»79. Una vez más, Cervantes manifiesta una profunda asimilación del inagotable potencial literario del anónimo quinientista.

Inicio de página

Bibliografía

Alatorre, Antonio, «Contra los denigradores de Lázaro de Tormes», Nueva revista de Filología Hispánica, 50, 2, 2002, pp. 427-455.

Arderique (Valencia, Juan Viñao, 1517), ed. Dorothy Molloy Carpenter, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos (Los Libros de Rocinante, 7), 2000.

Artaza, Elena, El «Ars narrandi» en el siglo xvi español, Bilbao, Universidad de Deusto, 1988.

Asensio, Eugenio, «Ciceronianos contra erasmistas en España: dos momentos (1528-1560)», Revue de Littérature Comparée (Hommage à Marcel Bataillon), 52, 22-24 (avril-décembre), 1978, pp. 135-154.

Basurto, Fernando, Florindo, ed. Alberto del Río Nogueras, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos (Los libros de Rocinante, 24), 2007.

Bataillon, Marcel: Novedad y fecundidad del «Lazarillo de Tormes», Salamanca, Anaya, 1968.

Bernal, Fernando, Floriseo, ed. Javier Guijarro Ceballos, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos (Los Libros de Rocinante, 14), 2003.

Blecua, Alberto, «Introducción crítica» a su ed. de La vida de Lazarillo de Tormes, 3.ª ed. (1.ª ed. 1982), Madrid, Castalia (Clásicos Castalia, 58), 1990.

Cacho Blecua, Juan Manuel, «Lenguaje monocorde y estilo “polido”», en Rodríguez de Montalvo, Amadís de Gaula, ed. cit., pp. 192-196.

Carrasco, Félix, «Inicios de la picaresca: Lazarillo de Tormes», en La novela española en el siglo xvi, eds. M.ª Soledad Carrasco Urgoiti, Francisco López Estrada y Félix Carrasco, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert (Biblioteca Áurea Hispánica, 18), 2001, pp. 217-294.

Cascón Dorado, Antonio, «Novela histórica e historiografía clásica», Revista de Estudios Latinos, 6, 2006, pp. 217-238.

Cavillac, Michel, «Mateo Alemán y la “literatura”», en Les origines de la critique littéraire en Espagne (xvie-xviiie siècle), Bulletin Hispanique, 102, 2, 2000, pp. 381-409.

Cayuela, Anne, Le paratexte au Siècle d’or. Prose romanesque, libres et lecteurs en Espagne au xviie siècle, Genève (Collection Travaux du Grand Siècle, 5), Droz, 1996.

Cervantes, Miguel de, Don Quijote de la Mancha, ed. del Instituto Cervantes [1605-2005], dirigida por Francisco Rico, con la colaboración de Joaquín Forradellas, Barcelona, Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores/Centro para la Edición de los Clásicos Españoles, 2004.

Cervantes, Miguel de, Novelas ejemplares, 2 vols., 23.ª ed. (1.ª ed.: 1980), ed. Harry Sieber, Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 105-106), 2005.

Del Monte, Alberto, Itinerario de la novela picaresca española, traducción de Enrique Sordo, Barcelona, Lumen, 1971.

Delicado, Francisco, Retrato de la Lozana Andaluza, ed. Claude Allaigre, 2.ª ed., Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 212), 1994.

Di Pastena, Enrico: «Claves retóricas y estilos en el Guzmán de Alfarache», Ínsula, 636, 1999, pp. 5-7.

Di Stefano, Giuseppe, ed., El libro del famoso e muy esforçado Palmerín de Olivia, Pisa, Università di Pisa, 1966.

Díaz del Castillo, Bernal, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, 2 vols., ed. Miguel León Portilla, Madrid, Dastin (Crónicas de América, 2 y 3), 2003.

Domingo del Campo, Francisca, El lenguaje en el «Amadís de Gaula», Madrid, Universidad Complutense, 1984.

Fabregat Barrios, Santiago, «Presencia y función de los mitos clásicos en la Historia general y natural de las indias de Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés», Epos, 19, 2003, pp. 67-88.

Fernández, Diego, La segvnda parte de la historia del Perú, Sevilla, Hernando Díaz, 1571 [Ejemplar de la Biblioteca General y Archivo Histórico de la Universidad de Sevilla. Signatura: A Res. 09/3/19].

Fernández de Oviedo, Gonzalo, Claribalte, ed. María José Rodilla León, México, Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Iztapalapa/Universidad Nacional Autónoma de México (Publicaciones de Medievalia, 26), 2002.

Fernández de Oviedo, Gonzalo, Historia general y natural de las Indias, ed. y estudio preliminar de J. Pérez de Tudela Bueso, reimpr. (1.ª ed. 1959), Madrid, Atlas (Biblioteca de Autores Españoles, 117), 1992.

Fernández de Oviedo, Gonzalo, Libro de la Cámara Real del príncipe don Juan, oficios de su casa y servicio ordinario, ed. Santiago Fabregat Barrios, Valencia, Universitat de València (Parnaseo, 4), 2006.

Fernández Mosquera, Santiago, La tormenta en el Siglo de Oro: variaciones funcionales de un tópico, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert (Biblioteca Áurea Hispánica, 43), 2006.

Foucault, Michel, Las palabras y las cosas. Una arqueología de las ciencias humanas, trad. de Elsa Cecilia Frost, México, Siglo XXI, 1991 (21.ª ed.).

Fuchs, Barbara, «Don Quijote 1 and the Forging of National History», Modern Language Quarterly, 68, 3, 2007, pp. 395-415.

García de la Concha, Víctor, Nueva lectura del «Lazarillo». El deleite de la perspectiva, Madrid, Castalia, 1981.

Gaylord, Mary Malcolm, «Pulling Strings with Master Peter’s Puppets: Fiction and History in Don Quixote», Cervantes, 18, 2, 1998, pp. 117-147.

Genette, Gérard, Palimpsestos. La literatura en segundo grado, trad. de Celia Fernández Prieto, Madrid, Taurus, 1989.

González Echeverría, Roberto, «José Arrom, autor de la Relación acerca de las antigüedades de los indios: picaresca e historia», en Id., Relecturas: estudios de literatura cubana, Caracas, Monte Ávila, 1976, pp. 17-35.

González Echeverría, Roberto, «Humanismo, retórica y las crónicas de Indias», en Historia y ficción en la narrativa hispanoamericana, Caracas, Monte Ávila, 1984, pp. 149-166.

Guerreiro, Henri, «Guzmán de Alfarache: una “poética historia” al servicio un realismo sin lindes», en La invención de la novela. Seminario hispano-francés organizado por la Casa de Velázquez (noviembre 1992-junio 1993), ed. Jean Canavaggio, Madrid, Casa de Velázquez (Collection de la Casa de Velázquez, 60), 1999, pp. 189-211.

Guillén, Claudio, «La disposición temporal del Lazarillo de Tormes», Hispanic Review, 25, 1957, pp. 264-279.

Joset, Jacques, «El “grosero estilo” del Lazarillo», en Id., «Varia hispanica». Estudios sobre literatura española e hispanoamericana, Salamanca, SEMYR, 2005, pp. 81-93.

Lama, Víctor de, «Erasmo y la lengua en la España renacentista», Edad de Oro, 19, 2000, pp. 131-153.

Lazarillo de Tormes, ed. Francisco Rico, con un apéndice bibliográfico por Bienvenido C. Morros, 19.ª ed. (1.ª ed. 1987), Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 44), 2006.

Lázaro Carreter, Fernando, «Lazarillo de Tormes» en la picaresca, 2.ª ed., Barcelona, Ariel, 1978.

López de Gómara, Francisco, Historia general de las Indias, 2 vols., modernización del texto antiguo por Pilar Guibelalde, con unas notas prologales de Emiliano M. Aguilera, Barcelona, Iberia (Obras maestras), 1965.

López Grigera, Luisa, «Algunas precisiones sobre el estilo de Antonio de Guevara», en Studia in Honorem R. Lapesa, Madrid, Gredos, 1972, III, pp. 299-315.

López Grigera, Luisa, La retórica en la España del Siglo de Oro. Teoría y práctica, Salamanca, Universidad (Acta Salmanticensia. Estudios Filológicos, 255), 1994.

Luna, Juan de, y Anónimo, Segunda parte del Lazarillo, ed. Pedro M. Piñero, Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 282), 1988.

Mañero Lozano, David, «La recepción crítica del Viaje de Turquía», Voz y Letra, 8, 1, 1997, pp. 115-133.

Mañero Lozano, David, «Del concepto de decoro a la “teoría de los estilos”: consideraciones sobre la formación de un tópico clásico y su pervivencia en la literatura española del Siglo de Oro», en prensa.

Marín Pina, M.ª Carmen, «El tópico de la falsa traducción en los libros de caballerías españoles», en Actas del III Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval (Salamanca, 3 al 6 de octubre de 1989), Salamanca, Universidad de Salamanca, 1994, I, pp. 541-548.

Mas, Albert, Les Turcs dans la littérature espagnole du Siècle d’or (Recherches sur l’évolution d’un thème littéraire), Paris, C.R.H., 1967.

Menéndez Pidal, Ramón, «El lenguaje del siglo xvi», en Id., La lengua de Cristóbal Colón, el estilo de Santa Teresa y otros estudios sobre el siglo xvi, 6.ª ed. (1.ª ed.: 1942), Madrid, Espasa-Calpe (Austral, 280), 1978, pp. 47-84.

Moraes, Francisco de, Palmerín de Ingalaterra (Libro I), ed. Aurelio Vargas Díaz-Toledo, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos (Los libros de Rocinante, 23), 2006.

Navarro Durán, Rosa, Alfonso de Valdés, autor del Lazarillo de Tormes, 2.ª ed. con un apéndice (1.ª ed.: 2003), Madrid, Gredos (Biblioteca Románica Hispánica. II. Estudios y ensayos, 430), 2004.

Ocampo, Florián de, Los cinco libros primeros de la Crónica general de España, que recopila el maestro Florian do Campo, cronista del rey nuestro señor, por mandado de su Magestad, en Çamora, Medina del Campo, Guillermo de Millis, 1553 [Ejemplar conservado en la Biblioteca del Monasterio de Yuste, accesible en formato digital desde el portal: www.papelesdeyustedigital.com/biblioteca].

Ortega, Melchor de, Felixmarte de Hircania, ed. M.ª del Rosario Aguilar Pardomo, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos (Los Libros de Rocinante, 4), 1998.

Pérez de Guzmán, Fernán, Generaciones y semblanzas, ed. José Antonio Barrio Sánchez, Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 456), 1998.

Piñero Ramírez, Pedro M., «Lázaro de Tormes (el original y el de los atunes), caballero en clave paródica», Bulletin Hispanique, 96, 1, 1994, pp. 133-151.

Platir (Valladolid, Nicolás Tierri, 1533), ed. M.ª Carmen Marín Pina, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos (Los Libros de Rocinante, 1), 1997.

Rico, Francisco, «Nuevos apuntes sobre la carta de Lázaro de Tormes», en Serta philologica. F. Lázaro Carreter natalem diem sexagesimum celebranti dicata, Madrid, Cátedra, 1983, vol. II (Estudios de literatura y crítica textual), pp. 413-425.

Rico, Francisco, Problemas del «Lazarillo», Madrid, Cátedra (Crítica y estudios literarios), 1988.

Rico, Francisco, Breve biblioteca de autores españoles, Barcelona, Seix Barral, 1991, 2.ª ed.

Rico, Francisco, La novela picaresca y el punto de vista (1970), nueva edición corregida y aumentada, Barcelona, Seix Barral (Los Tres Mundos. Ensayo), 2000.

Riley, Edward C., Cervantes’s Theory of the Novel, Oxford, Oxford University Press, 1962; trad. esp. Carlos Sahagún, Teoría de la novela en Cervantes, Madrid, Taurus (Persiles, 31), 1971.

Riley, Edward C., «La novela de caballerías, la picaresca y la primera parte del Quijote», en Id., La rara invención. Estudios sobre Cervantes y su posteridad literaria, trad. M.ª Carmen Llerena, Barcelona, Crítica (Letras de Humanidad), 2001 (versión original en inglés: 1989), pp. 203-215.

Rodríguez de Montalvo, Garci, Amadís de Gaula, 2 vols., ed. Juan Manuel Cacho Blecua, 5.ª ed. (1.ª ed.: 1987), Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 255-256), 2004.

Rodríguez del Padrón, Juan, Siervo libre de amor, ed. Antonio Prieto, 3.ª ed., Madrid, Castalia (Clásicos Castalia, 66), 1986.

Ruffinatto, Aldo, Las dos caras del Lazarillo. Texto y mensaje, Madrid, Castalia (Nueva biblioteca de erudición y crítica, 17), 2000.

Samson, Alexander, «Florián de Ocampo, Castilian Chronicler and Habsburg Propagandist: Rhetoric, Myth and Genealogy in the Historiography of Early Modern Spain», Forum for Modern Language Studies, 42, 4, 2006, pp. 339-354.

Silva, Feliciano de, Amadís de Grecia, ed. Ana Carmen Bueno Serrano y Carmen Laspuertas Sarvisé, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos (Los libros de Rocinante, 19), 2004.

Valdés, Alfonso de, Diálogo de las cosas acaecidas en Roma, ed. Rosa Navarro Durán, 4.ª ed., Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 357), 2001.

Vargas, Bernardo de, Cirongilio de Tracia, ed. Javier Roberto González, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos (Los libros de Rocinante, 17), 2004.

Viaje de Turquía, ed. Marie-Sol Ortola, Castalia (Nueva Biblioteca de Erudición y Crítica, 16), Madrid 2000.

Vives, Juan Luis, Del arte de hablar, intr., ed. crítica y trad. de José Manuel Rodríguez Peregrina, Granada, Universidad de Granada (Serie humanística, 255), 2000.

Wicks, Ulrich, «The Nature of Picaresque Narrative: A Modal Approach», PMLA, 89, 1974, pp. 240-249.

Wicks, Ulrich, «The Romance of the picaresque», Genre, 11, 1978, pp. 29-44.

Inicio de página

Notas

1 Véanse Rico (2000, p. 148), Cavillac (2000) y Mañero Lozano (en prensa, passim).

2 Sobre el estilo del Lazarillo, remito al apartado «El estilo» de la «Introducción crítica» de Blecua a su ed. de La vida de Lazarillo de Tormes, pp. 38-44, con bibliografía en n. 66. Deben considerarse también las aportaciones de García de la Concha, 1981, Carrasco, 2001 y Joset, 2005, a las que tendré que referirme más adelante.

3 Lazarillo de Tormes, p. 9 y n. 18.

4 Véanse, entre otros, López Grigera, 1994, p. 63 y Lama, 2000, pp. 141-146 y p. 147 y ss.

5 Véase Asensio, 1978, pp. 135-154. Sobre el alcance generacional del estilo cultivado por Guevara, véase López Grigera, 1972. Por lo demás, contamos con amplia bibliografía sobre los modelos estilísticos del autor del Lazarillo, en general no coincidente en la determinación de la sencillez o artificiosidad como rasgo predominante.

6 No estará de más recordar la amplitud del concepto de paratexto, referido según Genette, 1989, al «título, subtítulo, intertítulos, prefacios, epílogos, advertencias, prólogos, etc.; notas al margen, a pie de página, finales, epígrafes; ilustraciones; fajas, sobrecubierta, y muchos otros tipos de señales accesorias, autógrafas o alógrafas […]» (p. 11). No puedo tampoco eludir, por lo que toca al periodo histórico aquí estudiado, el ya clásico estudio de Cayuela, 1996.

7 Sobre la influencia de las colecciones epistolares en el Lazarillo, baste remitir aquí a las aportaciones fundamentales de Lázaro Carreter, 1978, pp. 41-46; García de la Concha, 1981, pp. 244-253; y Rico, 1983, II, pp. 413-425; revisado en el apartado «3. Contextos» de la «Introducción» a su ed. cit. del Lazarillo de Tormes, pp. 65*-77*; y después en cap. 6 de Rico, 1988, pp. 73-92.

8 No será nuestro propósito —aclaramos— sostener la existencia de un lenguaje científico en la historiografía antigua, género perfectamente asimilable a lo literario, según nos informa Cascón Dorado, 2006, pp. 217-238. Como indica Fuchs, 2007, p. 398: «the Spanish term historia, which today means both history and story, only gradually and conflictively acquired the second meaning in the early modern period (it does not fully show up in Covarrubias, for example)».

9 Fernández de Oviedo, Historia general y natural de las Indias, I, p. 9b.

10 Ibid., V, pp. 416b-417a.

11 Fernández de Oviedo, Libro de la Cámara Real del príncipe don Juan […], pp. 162-163. Sobre el «estilo común y llano» de Fernández de Oviedo, remito a los lugares apuntados por el editor en p. 82, n. 9.

12 Véase el apartado «5.1.2. El autógrafo de Palacio [MP1]», en pp. 70-71 de la edición citada.

13 Fuchs, 2007, pp. 396-397. Por su parte, Gaylord, 1998, relacionó esta reflexión epistemológica con un fenómeno de sobreproducción informativa: «In sixteenth- and seventeenth-century histories and their prologues, the reader finds ongoing, anxious attention to the credibility and reliability of historical sources, and to the way either quality is likely to be affected by translation or retelling. […] One explanation for sixteenth-century anxiety about the epistemological foundations of historical discourse is to be found in the fact that scholars faced an explosion in the production of information» (p. 133).

14 Lazarillo de Tormes, p. 69 y n. 105.

15 Pérez de Guzmán, Generaciones y semblanzas, p. 63.

16 López de Gómara, Historia general de las Indias, I, p. 2 para todas las citas.

17 Guillén, 1957, p. 271.

18 Recordemos que la historia de España es presentada como si de la vida de un «mozo de muchos amos» se tratara, desde la «niñez de nuestra España, cuando estaba en su inocencia y simplicidad», pasando por «su mocedad algo más crescida, donde siempre estuvo en la obediencia y administración de […] ayos adiestradores suyos» hasta «su mancebía, cuando se halló ya crescida y valiente con fuerzas bastantes para salir de la subjeción de sus ayos» (Florián de Ocampo, Los cinco libros primeros […], f. 5v). Cito, con modernización de la ortografía, por el ejemplar conservado en la Biblioteca del Monasterio de Yuste.

19 Como es claro, de aceptar la conocida propuesta de autoría argumentada por Navarro Durán, 2004, el Lazarillo se habría compuesto con anterioridad al 6 de octubre de 1532, fecha de fallecimiento de Alfonso de Valdés, lo que reduce drásticamente las posibles influencias sobre el texto de muchos de los testimonios aducidos en estas páginas. Considérense, con todo, los pasajes de otros autores presentados más adelante, como Luis Vives o Alfonso de Valdés…

20 Así en el margen, que aclara la lectura del original, dificultada por las tachaduras manuscritas del término.

21 Ibid., f. 6r. No obstante esta cita, las declaraciones de Ocampo manifiestan llamativas contradicciones, a las que Samson, 2006, ha dado explicación perspicaz y coherente: «Ocampo’s radically contradictory pronouncements on historiography embody a paradox that still troubles modern historiographies: the inseparable relationship between history as narrative, a stylishly written and rhetorically persuasive representation, and history as truth or knowledge, founded and based on the use of sources, documentation and evidence. […] His affirmation that he offered unadorned truth, however, contradicted the stated intention of composing a history to record, elevate and adorn the memory of the innumerable deeds, antiquities and things worthy to be remembered that littered Spain’s heroic past» (pp. 341-342). Por cierto que el deseo de alabanza reconocido por Lázaro en su prólogo también entra en contradicción con el uso del «grosero estilo», cuestión que retomaré más adelante.

22 Véase la excepcional aportación de Joset, 2005 (en realidad, de 1995); en lo relativo a este punto, ver las pp. 88-92, donde además se hace un llamativo paralelo entre el prólogo del Lazarillo y el «proemio» a la Relación de la jornada de Cíbola (ca. 1560-1565) de Pedro de Castañeda Nájera. Parte de los problemas afrontados en el presente estudio se sugieren en estas páginas de Joset.

23 Este pasaje es comentado por Rico, 1991, p. 89. Véase antes González Echeverría, 1984, pp. 149-151. Remito también al capítulo XVIII («De algunas advertencias acerca de lo que escribe Francisco López de Gómara, mal informado, en su historia») de Díaz del Castillo, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, I, pp. 104-107. Según Fernández Mosquera, 2006, quien recuerda las consideraciones de Rico: «En los cronistas y narradores de los relatos estudiados se produce un conflicto entre el estilo elevado del modelo clásico que podrían imitar y su obsesión por otorgar a su narración caracteres no tanto verosímiles, sino veraces […]» (pp. 70-71).

24 Fernández, La segvnda parte de la historia del Perú, f. 4v. Cito, con modernización de la ortografía, por el ejemplar de la Biblioteca General y Archivo Histórico de la Universidad de Sevilla.

25 Según De ratione dicendi (III, 19) de Juan Luis Vives, obra difundida desde la década de los treinta (Brujas, 1532; Lovaina, 1533; Basilea, 1536), en la que el autor ya había establecido afinidad con Erasmo (Véase Artaza, 1988, p. 261), el historiador ha de respetar la proprietas verborum, así como emplear un estilo claro, que «propicie la comprensión de todos» (Vives, Del arte de hablar, pp. 143-144). Tales preceptos se corresponden con un estado de opinión vigente durante toda la Antigüedad, con sus naturales altibajos.

26 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 822.

27 Foucault, 1991, p. 356. Remito, por lo que sigue, a la meticulosa exposición de estos problemas en el apartado «Picaresca vs. historia» de Ruffinatto, 2000.

28 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 406.

29 Ibid., p. 407.

30 Ibid., p. 408.

31 Así en Diccionario de Autoridades, s. u.

32 Véase el apartado dedicado por Cacho Blecua al «Lenguaje monocorde y estilo “polido”» de los libros de caballerías en su ed. cit. de Rodríguez de Montalvo, Amadís de Gaula, I, pp. 192-196; en particular, p. 195, que aquí resumo, y ns. 10-11 con bibliografía.

33 Véase Domingo del Campo, 1984.

34 Véase Fuchs, 2007, pp. 405-406: «[…] the curate has already capitulated to a chivalric view of the world: instead of focusing on Gonzalo Hernández de Córdoba, widely credited […], he privileges García de Paredes, an outsized, somewhat anachronistic figure of personal heroism, who […] lives on more through legend than through the rather unsavory published account of his doings. […] the passage also makes us question the construction of national memory, placing the real heroes on a continuum with the false, where the only things that separate the two are degrees of hyperbole and external, a priori distinctions by an authoritative audience».

35 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 724 y n. complementaria 724.9 con bibliografía en p. 449.

36 Ibid., p. 731.

37 Ibid., p. 723.

38 Riley, 1971, p. 343. Según se puso de manifiesto en esta fundamental aportación, Cervantes no tuvo una postura uniforme en relación con las normas del decoro. Entre otras consideraciones, leemos: «la doctrina tradicional de los estilos […] era observada por Cervantes sólo en algunos aspectos […]. En el Persiles, Cervantes deriva hacia lo poéticamente ideal, anulando el modo de relación que había establecido en su obra anterior» (p. 342-343). En cuanto al Quijote como novela abarcadora (y al mismo tiempo superadora) de las aportaciones literarias de los libros de caballerías y de la novela picaresca, debemos recordar también a Riley, 2001.

39 Rodríguez de Montalvo, Amadís de Gaula, I, p. 225.

40 Véase Marín Pina, 1994.

41 Arderique, p. 4.

42 Basurto, Florindo, p. 5.

43 Platir, p. 3.

44 Moraes, Palmerín de Ingalaterra (Libro I), pp. 4-5.

45 Ortega, Felixmarte de Hircania, p. 12.

46 Ibidem.

47 Palmerín de Olivia, p. 385. En la edición de Giuseppe di Stefano de los «Paratextos palmerinianos», se transcriben unos versos sobre el «stillo excelente» (ed. El libro del famoso e muy esforçado Palmerín de Olivia, pp. 415-416) también dirigidos a los potenciales compradores de la obra, con los que se cierra la edición salmantina de 1512.

48 Vargas, Cirongilio de Tracia, p. 501.

49 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 40 y n. complementaria 40.21, con documentación sobre el estilo de Feliciano de Silva.

50 Silva, Amadís de Grecia, p. 5.

51 Rodríguez del Padrón, Siervo libre de amor, pp. 67-68. La imitación estilística de la ficción sentimental motivó en parte, según creo, la parodia del género acometida en La Celestina. Como comenta Menéndez Pidal, 1978 (no es éste el lugar para hacer acopio de la bibliografía específica), a propósito de la convivencia de estilo llano y artificioso a finales del siglo xv: «La necesidad de una reacción se observa a menudo en La Celestina. Calixto emplea el remontado lenguaje literario para exaltar su pasión, pero Sempronio le dice: “Dexa, señor, esos rodeos, dexa esa poesía, que no es habla conveniente la que a todos no es común, la que todos no participan, la que pocos entienden”» (p. 54).

52 Remito de nuevo a Riley, 1971, en particular al apartado sobre «El estilo y el decoro» (pp. 209-230). Sobre la evolución de esta idea, véase Mañero Lozano, en prensa, passim.

53 Bernal, Floriseo, p. [3].

54 Fernández de Oviedo, Claribalte, p. 57. Según indica Fabregat Barrios, 2003, el inverosímil argumento del Claribalte: «[…] queda justificado, en opinión de su autor, a través de la gracia de estilo. Años más tarde, ya desde la publicación del Sumario (1526), el giro erasmista que experimenta Fernández de Oviedo le lleva no sólo a repudiar su ópera prima y con ella a todo el género de caballerías, sino también a postularse como defensor de un estilo común y llano, desnudo de ornato retórico» (pp. 72-73).

55 Delicado, Retrato de la Lozana Andaluza, pp. 169 y 171.

56 Valdés, Diálogo de las cosas acaecidas en Roma, p. 91. Se trata de uno de tantos lugares coincidentes que refuerzan la atribución del Lazarillo a Alfonso de Valdés, según la hipótesis de Navarro Durán, 2004, quien dedica un valioso apartado de su libro a los «Rasgos de estilo» (pp. 177-187). Véase en concreto el punto «11.1. Las cartas de Alfonso de Valdés al cardenal Accolti y el Lazarillo» (pp. 177-182), donde se documenta la propensión de Valdés al estilo «llano y sin afectación ninguna».

57 Véase arriba n. 2.

58 Véase García de la Concha, 1981, en particular, pp. 213-258, dedicadas al «Perspectivismo lingüístico»), que ya mencionábamos antes.

59 Véase Bataillon, 1968, p. 70.

60 Lazarillo de Tormes, p. 135. Véase Lázaro Carreter, 1978, pp. 50-57.

61 Ibid., p. 3 y n. 2 con indicación de lugares paralelos.

62 Remito a González Echeverría, 1976, quien ya puso en relación la autobiografía picaresca con las relaciones de Indias. Por su parte, Rico, 1988, pp. 60-63, ha señalado a Salustio como referente (posiblemente indirecto) del Lazarillo.

63 Se resume esta cuestión en Del Monte, 1971, p. 41, con documentación bibliográfica en n. 196). Véase sobre todo Wicks, 1974 y 1978; y, en relación con el Lazarillo y su anónima continuación de 1555, el importante trabajo de Piñero Ramírez, 1994. No hará falta recordar, por lo demás, la importancia de la convención literaria de la escritura en primera persona en el Lazarillo, obra situada en la confluencia de la tradición autobiográfica y epistolar, según resalta Lázaro Carreter, 1978, pp. 48-49 y García de la Concha, 1981, p. 70.

64 Según sus conclusiones: «El continuador de Amberes sólo tuvo que mantener el tono paródico —y acentuarlo, es evidente— que encontró en las primeras páginas de su modelo inmediato, plegándose con más fidelidad al héroe satirizado, creando un sosia desmitificador en su Lázaro-atún, para llegar sin mayor esfuerzo a la parodia de la caballería en boga todavía por aquellos años de mediados del Quinientos» (Piñero Ramírez, 1994, p. 150).

65 Luna, Segunda parte de la vida de Lazarillo de Tormes, pp. 266-267 las tres citas anteriores.

66 Ibid., pp. 267 y 288 las respectivas citas.

67 Sobre la dualidad narrativa implícita a las declaraciones prologales de esta obra, remito a Navarro Durán, 2004, p. 17.

68 De la «alternancia de anécdota y reflexión» —precisa Di Pastena, 1999—, «sale profundamente afectado el propio estilo —o quizá mejor sería decir los estilos— del Guzmán» (p. 5a). No es éste el lugar para reseñar los trabajos dedicados al estilo del Guzmán de Alfarache, cuyas condiciones de estudio fueron certeramente delimitadas en las páginas de Di Pastena.

69 Sobre este particular, remito a Guerreiro, 1999; y, desde una perspectiva complementaria, centrada en los presupuestos del Pinciano, a Cavillac, 2000.

70 Como puso de manifiesto Alatorre, 2002, la valoración moral del personaje está fuertemente condicionada por la perspectiva de cada crítico: «Tengo la impresión de que los denigradores de Lázaro no sólo no saben lo que es “ser pobre”, sino que ni siquiera han reflexionado por cuenta propia en lo que es la pobreza. Creo que todos han nacido en países del “primer mundo”» (p. 444).

71 Ruffinatto, 2000, p. 275.

72 Mas, 1967, p. 148.

73 Ortola, ed., Viaje de Turquía, p. 162. Este pasaje es copia del prólogo de Menavino al Trattato dedicado al rey de Francia (transcrito por la editora del texto p. 163, n. 16).

74 Véase al respecto Mañero Lozano, 1997, pp. 115-119.

75 No hará falta recordar, a imitación del Antibarbarorum liber de Erasmo, la recurrencia de esta técnica narrativa en el diálogo renacentista.

76 Novela del casamiento engañoso, en Cervantes, Novelas ejemplares, II, p. 294.

77 En concreto, Gaylord, 1998, evidenció el cuestionamiento de la historiografía nacional por parte de Cervantes a través del análisis del episodio de Maese Pedro del Quijote, II, 26.

78 Lazarillo de Tormes, p. 135.

79 Fuchs, 2007, p. 406.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

David Mañero Lozano, «Historiografía novohispana y prosa de ficción del Siglo de Oro. Divergencias y conexiones estilísticas a la luz de los paratextos»Criticón, 106 | 2009, 79-97.

Referencia electrónica

David Mañero Lozano, «Historiografía novohispana y prosa de ficción del Siglo de Oro. Divergencias y conexiones estilísticas a la luz de los paratextos»Criticón [En línea], 106 | 2009, Publicado el 30 enero 2020, consultado el 29 julio 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/13321; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.13321

Inicio de página

Autor

David Mañero Lozano

Universidad de Jaén

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search