Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros106ArtículosEl Carón de Erasmo traducido por ...

Artículos

El Carón de Erasmo traducido por Juan de Aguilar Villaquirán: edición y estudio de la única traducción áurea del coloquio Charon de Erasmo de Rotterdam

Teodora Grigoriadu
p. 147-159

Resúmenes

Juan de Aguilar Villaquirán lleva a cabo, en 1617, la mayor colección de traducciones áureas —y europeas— de Luciano de Samósata hechas por el mismo autor. La obra, manuscrita, contiene, en los últimos folios, la traducción del coloquio Charon de Erasmo de Rotterdam, también única en el Siglo de Oro; dicho coloquio no se vuelve a traducir al castellano hasta principios del siglo xx.

Inicio de página

Notas del autor

Trabajo realizado en el marco de investigación MEC/ MICIIN HUM2006-07936, IDEAPROMYR «Inventario, Descripción, Edición crítica y Análisis de textos de prosa hispánica bajomedieval y renacentista. Línea: Diálogos (Fase 1)». Investigadora principal: Ana VIAN HERRERO (2006-2009); prolongado en su Fase 2 (2009-2012) con nº de referencia del MICIIN FFI2009-08070.

Texto completo

  • 1 Juan de Aguilar Villaquirán traduce cuarenta y cuatro obras de Luciano de Samósata; entre los demás (...)
  • 2 Mss. 55, f. 392r/a-394r/a, Diálogo intitulado El Carón de Erasmo; sobre los Coloquios de Erasmo, vé (...)

1Juan de Aguilar Villaquirán (Escalona, 1562-1618) firma, en 1617, la mayor colección áurea de traducciones al castellano de Luciano de Samósata hechas por el mismo traductor1. Impregnada toda la obra por su espíritu erasmista, recoge, en los últimos folios y a modo de homenaje al maestro, la traducción —única en el Siglo de Oro— de Charon, uno de los Coloquios familiares de Erasmo de Rotterdam2.

  • 3 Gómez-Menor, 1986, p. 18: «Médico de Escalona en 1576 era el doctor Alonso Hernández de Aguilar, ca (...)
  • 4 Archivo Municipal de Escalona, Libro de Elección y Acuerdos s/n, donde se registran numerosas Actas (...)
  • 5 Antonio, Bibliotheca Hispana Nova, p. 290: «D. STEPHANUS DE AGUILAR ET ZUÑIGA, escalonensis, doctor (...)

2Fue don Juan de Aguilar Villaquirán un distinguido vecino de la Noble y Leal Villa de Escalona; miembro de la pequeña nobleza local —era hijo del médico de la corte ducal de Escalona, don Alonso Hernández de Aguilar3—, ejerció durante varios años el cargo de Regidor de la villa4. Entre los demás miembros de la familia, quizás de ascendencia conversa, destacan su hermano don Francisco de Aguilar, canónigo de la Santa Iglesia de Zamora, su esposa doña Juana de Loarte y Zúñiga —con apellidos que posiblemente guardan relación con la propia familia ducal escalonense—, y su hijo varón, el teólogo don Esteban de Aguilar y Zúñiga5.

  • 6 Santiago Otero, 1955, p. 624; sobre el iluminismo en Toledo, véase Nieto Sanjuán, 1975, y Bataillon (...)

3En plena época postridentina y en las dependencias de una villa de pasado sospechoso6, Juan de Aguilar Villaquirán prepara, con mucho esmero y afán erasmista, la traducción de la mayor parte de la obra de Luciano de Samósata, uno de los autores predilectos de la Reforma eclesiástica en el siglo xvi.

  

  • 7 El legajo nº 14.860 del Archivo Histórico de Protocolos de Madrid —redactado por el escribano Eugen (...)

4El manuscrito llegó a formar parte de la biblioteca de don Juan Manuel Fernández Pacheco, VIII Marqués de Villena y Duque de Escalona (Navarra, 1650-Madrid, 1725) fundador de la Real Academia Española. Desgraciadamente no se ha podido averiguar cómo ni cuándo empezó a formar parte de la biblioteca de los Marqueses de Villena y Duques de Escalona; más fácil resultó seguir su trayectoria posterior a través de sucesivos testamentos —pasando incluso por la Casa Ducal de Frías— hasta perderle otra vez el rastro hacia finales del siglo xix, y volver a localizarlo en la biblioteca de Santander7.

  • 8 Orci galea: Ms. 55, f. 379v/a-379v/b, Fábula de Perseo y las Gorgonas. Orci galea, el capacete de P (...)

5El Mss. 55 en sus 394 folios —escritos en recto y verso, y a doble columna—, contiene la traducción de cuarenta y cuatro obras del samosatense y, aparte del coloquio Charon, la traducción de Orci galea, uno de los Adagiorum Chiliades de Erasmo8. Aunque está en casi perfecto estado de conservación, en numerosos folios se nota el daño causado por la tinta ferrotánica corrosiva que dificulta la lectura; los folios correspondientes al coloquio (f. 392r/a-394r/a) presentan dichos daños, además de una mancha de humedad, pero se ha podido transcribir el texto sin mayor dificultad.

  • 9 Erasmo, Coloquios familiares, p. xxxiv.
  • 10 Sobre la traducción castellana de Virués, véase, además de Erasmo, Coloquios familiares; Bataillon, (...)
  • 11 Sobre las traducciones castellanas de los Coloquios anteriores y posteriores a la de Virués, véase (...)
  • 12 No deja de llamar la atención la existencia de una copia manuscrita del texto latino, del mismo año (...)
  • 13 Sobre las traducciones castellanas del coloquio Carón, véase, Puyol, 1936, pp. 459-465, y Erasmo, C (...)

6Erasmo escribe, hacia finales del siglo xv, sus Familiarium Colloquiorum formulae como material de apoyo para sus clases de gramática latina, con el fin de hacerlas más amenas y participativas. Sustituye el estudio teórico del latín —basado fundamentalmente en reglas gramaticales— por las animadas conversaciones entre profesor y alumno, recuperando así el diálogo socrático, mezclado con la comedia como método de enseñanza. En 1522 Froben publica, en Basilea, la primera edición oficial del material contenido en los cuadernillos de clase del roterodamo. Desde esa fecha hasta 1533 unos sesenta coloquios más engrosarán, en ediciones sucesivas, la obra, que pronto se convierte en un éxito editorial y, traducida al francés, inglés, alemán e italiano, se difunde por toda Europa. En España, la primera noticia que se tiene de una traducción impresa de los Coloquios es la del coloquio Mempsigamos, que se imprime en Medina del Campo, en 15279. En torno a 1529 el benedictino Alonso Ruiz de Virués publica la traducción castellana de once coloquios más10. Charon, incluido en la edición erasmiana de 152911, no se traduce al castellano en el siglo xvi. La traducción de Juan de Aguilar Villaquirán, de 161712, es la única traducción castellana en el Siglo de Oro. La siguiente tardará casi tres siglos en aparecer13.

  • 14 Pontano, Diálogo de Carón, p. 17: «El Charon ha sido uno de los diálogos más celebrados de Giovanni (...)
  • 15 Sobre el Diálogo de Mercurio y Carón de Alfonso de Valdés, véanse las ediciones de 1929 y 1993, y B (...)
  • 16 Ms. 55, f. 392r/b.
  • 17 Ms. 55, f. 392r/b.
  • 18 Ms. 55, f. 393r/a.
  • 19 Ms. 55, f. 393r/a.

7El variado contenido de los Coloquios es una crítica a toda la sociedad del siglo xvi que, bajo una forma jovial y desenfadada, toca todos los grandes temas erasmianos: la búsqueda fraternal de la paz, la guerra, la religión y el humanismo cristiano, la preocupación por la educación de los niños, las bonae litterae, la elección de estado, el matrimonio, la mentira y el engaño, etc. El coloquio Charon, donde intervienen Caronte y el mal genio Alástor, sigue de cerca el diálogo de Mercurio y Carón de Luciano, y es posterior al Charon (1467) del humanista italiano Giovanni Pontano14. En su coloquio, Erasmo denuncia la guerra que se difunde por toda Europa y la desmesurada ambición de los tres monarcas, Carlos V, Francisco I de Francia y Enrique VIII de Inglaterra. Durante el primer tercio del siglo xvi —período en que se publica tanto el Charon (1529) del roterodamo como el Diálogo de Mercurio y Carón (1529) de Alfonso de Valdés15—, «en la cristiandad no hay rincón libre del furor de la guerra»16. Erasmo alude al desacuerdo de los reyes de Francia e Inglaterra ante la elección de Carlos V como Emperador, y la consiguiente declaración de guerra de los dos monarcas del norte. Más adelante, se queja de la discordia predominante, «de que no se halle sincera amistad ni firme parentesco, pues el hermano siente diferentemente de su hermano y la muger de su marido»17. Critica duramente a los predicadores que, convertidos en meros cortesanos, incitan a los conflictos bélicos en vez de abogar por la paz; denuncia su ambición y la de los príncipes expansionistas, y condena a los papas guerreros que prefieren «andar por los reales que estar en sus colmenares», ya que «la guerra engendra muchos obispos, de los cuales en la paz no se hacía más caso que de un cornado»18.Condena asimismo las bulas, los testamentos, «y otros muchos provechos que no son para dexar perder»19. Deja para el final el tema de la igualdad ante la muerte y la vanidad de los bienes terrenales.

  

  • 20 Erasmo, Opera Omnia, ed. 1972, p. 575.
  • 21 Se registran dichos enunciados (Charon, ed. 1523, 23-28) tanto en la edición latina de los Colloqui (...)

8El cotejo del texto de Juan de Aguilar con los textos de las ediciones latinas correspondientes confirma que el traductor siguió la edición de 1529 —primera edición del Charon dentro de los Colloquia—, y no al diálogo intitulado Charon Erasmi Roterodami que aparece en los primeros folios del Catalogus omnium lucubrationum Erasmi (Bâle, Froben, 1523)20. El diálogo de 1523 registra cinco enunciados entre Caronte y Alástor que tanto la edición de 1529 como Juan de Aguilar no registran21. Donde el diálogo de 1523 registra la frase «nec Danum, nec Polonum, nec Scotum; nec Turcam interim esse in ocio», la edición de 1529 pone : «nec Danum, nec Scotum; Turcam interim esse in ocio», y Juan de Aguilar traduce «ni el dano tiene sosiego, ni el scoto ni el turco», dejando también fuera a los polacos. La frase «caeterum e Britannis, e Germanis» de 1523, es «caeterum e Britannis, e Sueuis» en la edición de 1529, que Juan de Aguilar traduce : «de los ingleses y de los suevos».

  • 22 Sobre la guerra y la paz en la obra de Erasmo de Rotterdam, véanse, entre otros: Moriae Encomium (1 (...)

9El coloquio Carón se podría considerar como un «elogio de la guerra y de la discordia», aunque Erasmo, mezclando la fina ironía del Moriae Encomium con la amargura de la Querela pacis, denuncia en él la falta de paz y de verdadera amistad. Juan de Aguilar Villaquirán, por su parte, cierra su recopilación lucianesca con un opúsculo que trata el tema de la paz universal —tema primordial en el pensamiento del roterodamo que considera la guerra como la negación misma del cristianismo: no se puede ser soldado más que de Cristo22—, despidiéndose de sus lectores y, tal vez, de sus futuros detractores con un opúsculo-exhortación a la concordia.

Criterios de edición

10Para la transcripción del coloquio he modernizado la puntuación, la acentuación y el uso de las mayúsculas y minúsculas; asimismo he modernizado, respetando el sistema fonológico, la grafía original manteniendo la construcción fonética de la palabra para la mejor comprensión del texto. Las modernizaciones gráficas empleadas son: y vocálica>i; y consonántica>i; i vocálica>i; i consonántica>j; b consonántica>v; ch>c, qu; th>t; ph>f; rh>r; qu>c; np>mp; nb>mb; ff>f; ll>l; pp>p.

11He regularizado el uso de la h, letra que sufre infinidad de vacilaciones (ay, an dexado, a de ser —pero también han hecho, ha nacido o hallar). He conservado las vacilaciones entre: x/ j/ g; z/ c/ ç; -ss-/-s- (dexado, trabajo, hospedage, etc.), y el empleo arcaico de la conjunción copulativa y (y innumerables, y intereses). He mantenido todas las contracciones en desuso (aquesa, destos) y también los vocablos procedentes de la unión de un infinitivo con un pronombre personal, con la asimilación de la -r->-l- (pasallas, echallos, gobernalle); asimismo he mantenido todo vocablo surgido por el uso enclítico del mismo pronombre (tráigote, díceslo, fáltanos). He mantenido todos los cultismos y vulgarismos del texto original. He resuelto las abreviaturas y he transcrito enteros los nombres de los dos interlocutores que aparecen escritos de varias maneras a lo largo del texto: Al., Ala. para Alástor, y Car. o Ca. para Carón.

12Se utilizan números volados para indicar el cambio de folio (f. x), recto (r/) o verso (v/) habiendo asignado a las dos columnas de la página las letras a y b (f. x r/a y f. x r/b; f. x v/a y f. x v/b). Toda intervención mía va entre corchetes y en cursiva.

Abreviaturas

Adag. Ch.

Erasmo de Rotterdam, Adagiorum Chiliades Erasmi Roterodami

Aut.

Diccionario de Autoridades

Cov.

Covarrubias y Orozco, Sebastián de, Tesoro de la lengua castellana o española

DRAE

Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española

Grim.

Grimal, Pierre, Diccionario de Mitología Griega y Romana

Pab.

Pab. Pabón S. de Urbina, José M., Diccionario Manual Griego. Griego Clásico-Español

Spes

Diccionario Ilustrado Latino-Español, Español-Latino

Suid.

Suidae Lexicon, graece et latine

Diálogo intitulado El Carón de Erasmo. Personas: Carón y el genio Alástor23

  • 1
  • 24 Osa: «VOtta et VOssa. Fama. Augurium. Omen» (Suid., vol. II, p. 724); «la «voz pública», está dotad (...)
  • 25 Restituyo la a embebida; acarriba en el manuscrito.
  • 26 vatinianos odios: «Odium vatinianum, pro capitali ac uehementer acerbo» (Adag. Chil., II, II XCIIII (...)
  • 27 tres monarcas del orbe: se trata del Emperador Carlos V, y de Francisco I de Angulema y Enrique VII (...)
  • 28 y la muger de su marido: sobre el matrimonio en Erasmo, véase, entre otros: El Enquiridión; Encomiu (...)
  • 29 un Erasmo: Juan de Aguilar opta por revelar el nombre del «polygraphum quendam» de la edición latin (...)
  • 30 canta a sordos: «Surdo canis, Surdo fabulam narras» (Adag. Ch., I, III, LXXXVII).
  • 31 Antiguamente […] epitafio: Juan de Aguilar traduce así la frase «Olim scripsit pacis profligatae qu (...)
  • 32 quién: «El relativo quien, etimológicamente invariable por proceder del singular quem, empezó a tom (...)
  • 33 palio: «insignia pontifical que da el papa a los arzobispos y a algunos obispos» (Cov., s.v.); el D (...)
  • 34 Son ciertos animales […] príncipes: Erasmo declara aquí, una vez más, su desprecio hacia los adulad (...)
  • 35 éstos les están distilando […] sancta: «Entre los cristianos, los sacerdotes consagrados a Dios y l (...)
  • 36 en Francia […] armado: «Hace ahora pocos años, como el mundo, por una suerte de enfermedad fatal, f (...)
  • 37 andar por los reales que estar en sus colmenares: Juan de Aguilar traduce así la frase «denique mal (...)
  • 38 cornado: «fue antiguamente una moneda muy baja de ley; díjose cornado de una corona que tenía por s (...)
  • 39 héctica: «enfermedad que consiste en la intemperie cálida y seca de todo el cuerpo, con varios símp (...)
  • 40 esquinancia: «del griego kunavgch > quinancia, quinencia > esquinancia > angina, enfermedad que da (...)
  • 41 no tampoco: Keniston, 40.441.
  • 42 Crasos, Sátrapas, Trasones y Pirgopolinices: Juan de Aguilar traduce así la frase «cum accedunt cra (...)
  • 43 Trasones: Trasón es el soldado fanfarrón en el Eunuchus de Terencio; Pirgopolinices: es el personaj (...)
  • 44 La terminación -en fue añadida, entre líneas, posteriormente; posible descuido del copista por la c (...)
  • 45 guisan: «metafóricamente significa ordenar, disponer, componer u coordinar alguna cosa» (Aut., s.v. (...)
  • 46 A Carón le preocupa el futuro de su negocio, y como antes temía «no salga de través algún demonio q (...)
  • 47 un romano pontífice: «Érasme pense, bien sûr, à son compatriote Adrien VI, mort le 14 septembre 152 (...)
  • 48 Restauro el descuido del copista; todo la prieso, en el manuscrito.

13Carón: ¿Qué priesa es esta que traes, Alástor, que tan lleno de placer vienes?
Alástor: Has llegado en muy buena ocasión, que ya te iba yo a buscar…
Carón: ¿Qué hay de nuevo?
Alástor: Tráigote una nueva que a ti y a Proserpina ha de ser muy alegre.
Carón: Veamos pues lo que traes, y descárgate…
Alástor: Las Furias, no menos diligente que dichosamente, han hecho su negocio: no han dexado en el orbe parte que no la hiciesen de su [ilegible] inficionándolo todo con males infernales, con discordias, con guerras, con latrocinios y con pestilencias. De suerte es que han quedado poco menos que calvas y, agotadas de veneno, buscando todo cuanto pueden haber a las manos de víboras y áspides, ni tienen más pelo en su cabeza que un huevo liso, ni jugo les ha quedado en el pecho que tenga eficacia para mal… Por tanto, manos a labor, alto a poner a la orden remos y velas y barca, porque estará aquí luego tanta multitud de ánimas que temo que no has de poder pasallas a todas.
Carón: Ya lo sabíamos acá eso…
Alástor: ¿De dónde lo supiste?
Carón: Dos días ha que Osa nos lo dijo24.
Alástor: ¡Que aquesa diosa no vi en mi vida cosa más presf. 392r/a ta y veloz! Pero, ¿qué pereza es esa, tú en una parte y en otra la barca?
Carón: El negocio así lo requería, mas he venido acá [a]rriba25 por si pudiese hallar a comprar una buena barca de tres remos, porque la mía —pequeña y podrida de la antigüedad y mucho servir— no es capaz para tanta carga, si es verdad lo que Osa nos contó…
Alástor: ¿Qué contó?
Carón: Que tres monarcas del orbe, con vatinianos odios entre sí26, se procuran deshacer uno a otro, y que en la cristiandad no hay rincón libre del furor de la guerra27; porque aquéllos tres se llevan a los demás tras sí, y están con tan soberbios ánimos que no hay pensar que el uno al otro quiera conocer ventaja; que ni el dano tiene sosiego, ni el scoto ni el turco, todo es embravecerse unos contra otros, es peste cruel que todo lo comprende, pues no se quedan por de fuera los españoles, franceses, italianos e ingleses. Demás desto, la peste más cruel es la que ha nacido de la variedad de opiniones y la que más tiene estragados los ánimos de toda la gente, que ésta sola es causa de que no se halle sincera amistad ni firme parentesco, pues el hermano siente diferentemente de su hermano y la muger de su marido28. Y así se espera que algún día ha de resultar de aquí una mef. 392r/b morable destruición del mundo si la cosa pasase de las lenguas y plumas a las manos.
Alástor: Osa dijo la verdad en todo, porque yo mismo vi con mis ojos muchas cosas —como ordinario compañero y coadjutor de las Furias—, que en ningún tiempo más que agora se ha echado de ver convenir sus hechos con el nombre.
Carón: Es verdad, pero hay peligro no salga de través algún demonio que exhorte a los hombres a la paz, que, en fin, son mudables… Porque he oído que anda acá arriba un Erasmo que continuamente, con su pluma, no cesa de detestar de la guerra, voceando paz y más paz29.
Alástor: Mucho ha que canta a sordos30… Antiguamente escribió la Querella de la paz oprimida31, y ahora —a ella misma ya muerta—, escribe el epitafio, aunque hay otros que, no menos que las Furias, ayudan y fomentan nuestro partido.
Carón: ¿Quién son esos32?
Alástor: Son ciertos animales que andan cubiertos con palios negros y blancos33, con túnicas de color de ceniza, adornados con varias plumas, que nunca salen de los palacios de los príncipes34; éstos les están distilando en las orejas el amor bélico, exhortan a lo mismo a la gente principal y plebeya en aquellos evangélicos sermones y dicen, a voces, que la guerra es pía, justa y sancta35. Y por que másf. 392v/a te maravilles del duro y fuerte ánimo de aquestos, sabe que vocean lo mismo a ambas partes: en Francia predican que Dios pelea por los franceses, y que quien tiene a Dios por protector no puede ser vencido; en Inglaterra y en España que la guerra no se haze por el César sino por Dios, que peleen como valientes, que la vitoria tienen cierta, que si alguno muriere en ella que no muere porque, camino derecho, se va al cielo así, como estaba armado36.
Carón: ¿Qué tanto crédito se les da a éstos?
Alástor: ¿Qué no puede la fingida y disimulada religión? Y llégase a esto la mocedad, la no esperiencia de las cosas, la sed de gloria, la ira y el ánimo de su naturaleza, propenso a aquello que desea; éstos fácilmente son engañados, que el carro que, de su voluntad, va rodando la cuesta sin ningún trabajo es llevado a lo bajo.
Carón: A estos animales de grado les haría yo alguna amistad.
Alástor: Convídalos a comer, que no les podrás hacer cosa de mayor gusto.
Carón: A malvas, altramuces y puerros que, como sabes, nosotros no alcançamos otro bastimento.
Alástor: Qué no sino perdices, capones y faisanes, si pretendes hacerles grato hospedage.
Carón: ¿Qué es lo que les mueve a éstos que tanto procuran incitar a todos a la guerra? ¿Qué provecho sacan dello?f. 392v/b
Alástor: Porque más provecho sacan de los que mueren que de los que viven… Hay testamentos, hay sacrificios, hay bulas, hay otros muchos provechos que no son para dexar perder y, finalmente, quieren más andar por los reales que estar en sus colmenares37: la guerra engendra muchos obispos, de los cuales en la paz no se hacía más caso que de un cornado38.
Carón: ¡Bien saben lo que hacen!
Alástor: ¿Qué necesidad tienes tú de barca de tres remos?
Carón: ¡Ninguna, si quiero padecer naufragio en medio de la laguna!
Alástor: ¿Díceslo por la muchedumbre?
Carón: Sí.
Alástor: Advierte que pasas ánimas, no cuerpos… Pero, ¿qué tanto tienen de pesar las ánimas?
Carón: Yo quiero que sean gusanillos destos que corren sobre el agua, tanta puede ser la cuantidad de aquesos que causan gran peso en la barca.
Alástor: Pues, yo me acuerdo haber visto —habiendo recogido en tu barca un gran exército—, por no caber todos dentro, ir más de tres mil ánimas colgadas del timón y no sentir tú peso alguno.
Carón: Yo confieso que eso es así en las ánimas que, poco a poco, salieron de los cuerpos extenuados de la héctica o de la ptísica39, pero las que de repente son arrancadas de los cuerpos gordos y bien mantenidos, mucho traen consigo de aquella corpórea pesadumbre; destos son los que envía la apoplexía, la esquinancia40, la pestilenf. 393r/a cia pero, más que todo, la guerra.
Alástor: No creo yo que los franceses ni los españoles cargaran demasiadamente la barca...
Carón: Mucho menos que los demás, aunque no tampoco vienen las ánimas destos tan de pluma41. Pero de los ingleses y de los suevos bajan algunas veces tales que, poco ha, me vi en un peligro conocido con solos diez que llevaba, y a no echallos a la agua no había ya más Carón, ni barca, ni flete, que todo hubiera perecido...
Alástor: ¡Gran peligro!
Carón: ¿Qué te pareze que haré yo cuando vienen destos Crasos42, Sátrapas, Trasones y Pirgopolinices43?
Alástor: Destos que mueren en justa guerra ninguno pienso que viene a ti, porque dicen que vuelan derechos al cielo.
Carón: A dónde vuelan no sé, lo que sé es que, todas las veces que hay guerra, vienen a mí tantos heridos y despedaçados que yo me espanto que quede alguno acá arriba. Y no solamente vien[en]44 cargados de embriaguez y de gordura sino también de bulas y de sacerdocios y de otras cosas muchas.
Alástor: Estas cosas no las llevan consigo, que antes vienen desnudos…
Carón: Es verdad, pero los que llegan frescos y recientes se llevan todavía los sueños de las tales cosas.
Alástor: ¿Tanto peso causan los sueños?
Carón: En mi barca a lo menos le causan; por tanto, a mí conviene proveerme de nave suficiente para tanta carga.
Alástor: ¡Oh dichoso tú!
Carón:f. 393r/b ¿Cómo así?
Alástor: Porque, antes que pasen dos días, enriquezerás…
Carón: ¿Por la muchedumbre de ánimas?
Alástor: Pues, ¿no?
Carón: Si truxeran consigo sus riquezas… Mas ahora, los que en la barca lloran que dexaron reinos, obispados, abadías, y innumerables doblones de oro, no traen para mí otra cosa más que un óbolo de metal; ansí que cuanto en más de tres mil años he ganado, habré de echar ahora en una barca de tres remos.
Alástor: Puesto está en razón que gaste quien quiere la ganancia.
Carón: Los mortales, a lo menos, como he oído, harto mejor negocian que no yo, pues, siéndoles Mercurio favorable, enriquecen dentro de tres años.
Alástor: Antes esos mortales a las veces guisan tu ganancia45, que si no es más, es cierta.
Carón: ¡No sé cuán cierta, por cierto! Si acaso saliese ahora algún dios que acorde las cosas de los príncipes, toda esa buena suerte déla por caída de las manos46
Alástor: Sobre este negocio bien te puedes echar a dormir que yo salgo por fiador que, por lo menos, en estos diez años enteros no tienes que temerte de paz; solo un romano pontífice anda diligentísimo procurando la concordia, pero es lavar ladrillo47. Las ciudades se quejan de acabadas y destruidas con el largo tesón de la guerra y algunos no sé qué pueblos, unos con otros, confieren estas cosas y dicen que es cosa injustíssima que,f. 393v/a por particulares rencores y intereses o ambición de dos o de tres, anden mezcladas las cosas humanas, lo de arriba abajo. Mas sobrepujarán, créeme a mí, las Furias a todo cualquier buen consejo… Pero, ¿qué necesidad tenías tú, para sólo esto, de subir a los humanos? ¿Por ventura entre nosotros no hay carpinteros?
Carón: Sí hay, pero fáltanos madera…
Alástor: ¿Qué es lo que oyo? ¿No hay allá montes?
Carón: ¡Hasta los que solía haber en los Campos Elisios están ya talados!
Alástor: ¿Tanto monte, en qué se ha consumido?
Carón: En quemar las ánimas de los hereges, en tanta manera, que ya hemos venido a necesidad de sacar carbones de las entrañas de la tierra.
Alástor: ¿Qué dices? ¿Por ventura, estas ánimas no pueden ser castigadas a menos costa?
Carón: Así le ha parecido a Radamanto…
Alástor: Después que hayas comprado tu trirreme, ¿de dónde has de traer los remeros?
Carón: Mi oficio es tener el timón del gobernalle, remen las almas si quieren pasar…
Alástor: ¿No ves que hay algunas que no lo habrán aprendido?
Carón: Para mí no hay ninguno privilegiado, por gran señor que sea, no... Remen los monarcas, remen los cardenales la vez que a cada uno le cabe, no menos que los humildes plebeyos, siquiera lo hayan aprendido siquiera no.
Alástor: Ahora pues tú compra, en buen hora, tu trirreme, que yo no te detendré más por que llevesf. 393v/b luego al infierno la alegre nueva, mas… Hola, hola, Carón…
Carón: ¿Qué hay?
Alástor: Haz por dar la vuelta presto por que después, si tardas, no te oprima la multitud que te espera.
Carón: Antes encontrarás en la ribera más de docientos mil; pero yo me daré tod[a] la pries[a]48 que pudiere… Diles que presto seré con ellos.f. 394r/a

Inicio de página

Bibliografía

Antonio, Nicolas, Bibliotheca Hispana Nova, Madrid, Joaquín de Ibarra, 1783.

Archivo Histórico de Protocolos de Madrid, legajo nº 14.860.

Archivo Municipal de Escalona, Libro de Elección y Acuerdos s/n.

Artigas, Miguel y Enrique Sánchez Reyes, Catálogo de la Biblioteca de Menéndez Pelayo, Manuscritos, Santander, Taller de Artes Gráficas de los Hermanos Bedia, 1957, vol. I.

Augustijn, Cornelis, Erasmo de Rotterdam. Vida y obra. Crítica. Las ideas, Barcelona, Crítica, 1990.

Bataillon, Marcel, Erasmo y España: estudios sobre la historia espiritual del siglo xvi, España, Fondo de Cultura Económica de España, 1998.

Biblioteca «Menéndez Pelayo» (Santander), Mss. A 21 (signatura topográfica: M 53), Varios trabajos de D. Pedro Mudarra y Avellaneda. Copia del Charon de Erasmo, f. 17v-19r.

Cañete, Manuel, «Los tetrásticos o epigramas de cuatro versos del eruditísimo varón San Gregorio Nacianceno, llamado por excelencia el teólogo, traducidos del griego en octava rima castellana por don Pedro Mudarra de Avellaneda, poeta desconocido del siglo xvi», La Ilustración Española y Americana, 15, 27, 1871, pp. 459-461.

Covarrubias y Orozco, Sebastián de, Tesoro de la lengua castellana o española, Madrid, Castalia, 1995.

Diálogo de las Transformaciones de Pitágoras, ed. Ana Vian Herrero, Barcelona, Sirmio Quaderns Crema, 1994.

Diccionario de Autoridades, Madrid, Gredos, 1990.

Diccionario Ilustrado Latino-Español, Español-Latino, Barcelona, Spes, 1964.

Diccionario de la Lengua Española, Madrid, Real Academia Española/Espasa Calpe, 1994.

Erasmo de Rotterdam, Desiderio, Adagiorum Chiliades Erasmi Roterodami, Basilea, Froben, 1551.

Erasmo de Rotterdam, Desiderio, Coloquios, ed. y trad. Pedro Rodríguez Santidrián, Madrid, Austral, 2001.

Erasmo de Rotterdam, Desiderio, Coloquios familiares. Edición de Alonso Ruiz de Virués (siglo xvi), Barcelona, Anthropos, 2005.

Erasmo de Rotterdam, Desiderio, Desiderii Erasmi Roterodami Opera Omnia, Lugduni Batavorum, Petri Vander, 1703, vol. I.

Erasmo de Rotterdam, Desiderio, Opera Omnia Desiderii Erasmi Roterodami, Amsterdam, North-Holland, 1972, ordo I, tomo 3.

Erasmo de Rotterdam, Desiderio, Querella de la paz deshechada y huyda de todas las gentes y estados. Compuesta por Erasmo, doctor muy famoso, trad. Diego López de Cortegana, Sevilla, Jacobo Cromberger, 1520.

Erasmo de Rotterdam, Desiderio, Querella de la paz, en Educación del príncipe cristiano. Querella de la paz, Barcelona, Orbis, 1964, pp. 113-142.

Gómez-Menor, José, «El núcleo nobiliario de Escalona en torno al duque don Juan Fernández Pacheco (1574-1615)», Boletín de la Sociedad Toledana de Estudios Heráldicos y Genealógicos, 6, 1986, pp. 17-21.

Grigoriadu, Teodora, «La traducción castellana de Juan de Aguilar Villaquirán en su contexto de versiones del corpus lucianeum: “Las obras de Luciano Samosatense…” (Biblioteca Menéndez Pelayo, Santander: mss 55)», en Letras Humanas y Conflictos del saber: La Filología como instrumento a través de las Edades, eds. Ana Vian Herrero y Consolación Baranda Leturio, Madrid, Instituto Menéndez Pidal, Editorial Complutense, 2008, pp. 325-344.

Grimal, Pierre, Diccionario de Mitología Griega y Romana, Barcelona, Paidós, 1981.

Keniston, Hayward. The Syntax of Castilian Prose. The Sixteenth Century, Chicago, The University of Chicago Press, 1937.

Lapesa, Rafael, Historia de la Lengua Española, Madrid, Gredos, 1995.

Nieto Sanjuán, José, «En torno al problema de los alumbrados de Toledo», Revista Española de Teología, 35, 1975, pp. 77-93.

Pabón S. de Urbina, José M., Diccionario Manual Griego. Griego Clásico-Español, Madrid, Vox, 1967.

Plauto, El militar fanfarrón, Barcelona, Bosch, 1983.

Pontano, Giovanni, Diálogo de Carón, trad. de María José Vega, Salamanca, SEMYR, 2004.

Puyol, Julio, «Veinte Coloquios de Erasmo», Boletín de la Real Academia de la Historia, 108, 2, 1936, pp. 373-551.

Santiago Otero, Horacio, «En torno a los alumbrados del reino de Toledo», Salmanticensis, 2, 1955, pp. 614-654.

Simón Díaz, José, Bibliografía de la Literatura Hispánica, Madrid, CSIC, Instituto «Miguel de Cervantes» de Filología Hispánica, 1972, vol. IV.

Suidae Lexicon, graece et latine, Cantabrigiae, Typis Academicis, 1705, 3 vols.

Terencio, El Eunuco, Barcelona, Bosch, 1977.

Valdés, Alfonso de, Diálogo de Mercurio y Carón, ed. José F. Montesinos, Madrid, La Lectura, 1929.

Valdés, Alfonso de, Diálogo de Mercurio y Carón, ed. Joseph V. Ricapito, Madrid, Castalia, 1993.

Valdés, Alfonso de, Diálogo de Mercurio y Carón, ed. Rosa Navarro, Madrid, Cátedra, 1999.

Zappala, Michael O., Lucian of Samosata in the two Hesperias: An Essay in Literary and Cultural Translation, Potomac (Maryland), Scripta Humanistica, 1990.

Inicio de página

Notas

1 Juan de Aguilar Villaquirán traduce cuarenta y cuatro obras de Luciano de Samósata; entre los demás traductores peninsulares del samosatense en el Siglo de Oro, sobresalen Francisco de Enzinas con cinco obras traducidas, y Francisco Herrera Maldonado con ocho. En la Europa occidental, exceptuando el esfuerzo colectivo de las diferentes Opera Omnia preparadas a lo largo de los siglos xvi y xvii, notorio es el caso de Vicentio Obsopoeo y Jacobo Moltzer con más de una veintena de traducciones cada uno, y de Erasmo de Rotterdam con dieciocho; Grigoriadu, 2008; Artigas y Sánchez Reyes, 1957, pp. 92-97.

2 Mss. 55, f. 392r/a-394r/a, Diálogo intitulado El Carón de Erasmo; sobre los Coloquios de Erasmo, véase Erasmo, Opera Omnia, ed. 1972, pp. 575-584; Bataillon, 1998, pp. 286-309; Puyol, 1936; Augustijn, 1990, pp. 178-189, entre otros.

3 Gómez-Menor, 1986, p. 18: «Médico de Escalona en 1576 era el doctor Alonso Hernández de Aguilar, casado con doña Ana Ruiz».

4 Archivo Municipal de Escalona, Libro de Elección y Acuerdos s/n, donde se registran numerosas Actas de Concejos firmadas por Juan de Aguilar Villaquirán.

5 Antonio, Bibliotheca Hispana Nova, p. 290: «D. STEPHANUS DE AGUILAR ET ZUÑIGA, escalonensis, doctor theologus, vigesimum secundum annum agens aetatis edidit concionatorium opus»; Simón Díaz, 1972, pp. 532-535.

6 Santiago Otero, 1955, p. 624; sobre el iluminismo en Toledo, véase Nieto Sanjuán, 1975, y Bataillon, 1998, pp. 166-176, entre otros.

7 El legajo nº 14.860 del Archivo Histórico de Protocolos de Madrid —redactado por el escribano Eugenio Martínez Noguerol en 1748— contiene la Liquidación, Cuenta y Partición de los bienes, hacienda y efectos libres de don Mercurio Antonio López Pacheco, IX Marqués de Villena y Duque de Escalona (Escalona, 1679-Madrid, 1738), hijo y sucesor de don Juan Manuel. Mercurio Antonio lega el título y sus bienes a su primogénito Andrés Luis Fernández Pacheco, X Marqués de Villena (1710-1746). En este legajo se conserva, entre los demás inventarios de bienes del marquesado, el de la «librería» de la Casa de Villena y Escalona donde, en los folios 337-668, se describen los libros impresos y, en los folios 657v-666, los manuscritos. El manuscrito de Juan de Aguilar Villaquirán ocupa el nº 23 de la Lista de manuscritos y está tasado en 90 reales. La biblioteca de don Juan Manuel fue estrechamente ligada al mayorazgo del marquesado de Villena —después del expreso mandato de su fundador, non alienando— y así, fácilmente, se pueden seguir su trayectoria histórica y sucesivas aportaciones hasta su disolución, a principios de siglo xx, cuando es enajenada, a pesar del deseo de su fundador, por los Duques de Frías, herederos del título nobiliario y de la biblioteca. A partir de entonces empiezan las dificultades para su localización debido a su irregular dispersión entre una pléyade incontrolada de bibliófilos.

8 Orci galea: Ms. 55, f. 379v/a-379v/b, Fábula de Perseo y las Gorgonas. Orci galea, el capacete de Plutón; «Orco, divinidad infernal» (Spes, s.v. Orcus, -i); galea: «casco» (Spes, s.v. galea, -ae). Se trata del «casco de Hades, el cual tenía la virtud de volver invisible a quien se lo ponía» (Grim., s.v. Perseo); el adagio narra el mito de Dánae, el nacimiento de su hijo Perseo, la decapitación de la gorgona Medusa por el héroe, su persecución por las dos hermanas de la víctima, y su salvación con el uso del «capacete de Plutón» que lo volvía invisible; véase Adag. Ch., II, X, LXXIIII.

9 Erasmo, Coloquios familiares, p. xxxiv.

10 Sobre la traducción castellana de Virués, véase, además de Erasmo, Coloquios familiares; Bataillon, 1998, pp. 295-308.

11 Sobre las traducciones castellanas de los Coloquios anteriores y posteriores a la de Virués, véase Erasmo, Coloquios familiares, pp. xxxiv-xxxvi: «Las traducciones españolas de los Coloquios», el coloquio Charon no está entre las traducciones castellanas de las ediciones descritas en dicho apartado; Erasmo, ibid., p. xxxvi: «Será necesario esperar hasta 1915 para que los Coloquios de Erasmo vuelvan a publicarse en nuestro país».

12 No deja de llamar la atención la existencia de una copia manuscrita del texto latino, del mismo año de 1617, del coloquio Charon conservada, entre varios trabajos de don Pedro Mudarra y Avellaneda, en la Biblioteca Menéndez Pelayo de Santander: Artigas y Sánchez Reyes, 1957, pp. 41-44; Biblioteca Menéndez Pelayo (Santander), Mss. A 21, Varios trabajos de D. Pedro Mudarra y Avellaneda. Copia del Charon de Erasmo, f. 17v-19r. El texto transcrito es una copia de otro impreso, sin ningún tipo de comentario o apostillas marginales; sobre Pedro Mudarra y Avellaneda, véase: Manuel Cañete, 1871, pp. 459-461.

13 Sobre las traducciones castellanas del coloquio Carón, véase, Puyol, 1936, pp. 459-465, y Erasmo, Coloquios, pp. 153-162, entre otros.

14 Pontano, Diálogo de Carón, p. 17: «El Charon ha sido uno de los diálogos más celebrados de Giovanni Pontano. Es evidente su huella en el Charon de Erasmo, y su influencia sobre el Diálogo de Mercurio y Carón, de Alfonso de Valdés, fue reconocida por su autor en los prólogos»: Valdés, Diálogo de Mercurio y Carón, ed. 1999, p. 74: «Si la invención y doctrina es buena, dense las gracias a Luciano, Pontano y Erasmo, cuyas obras en esto habemos imitado»; véase Zappala, 1990, pp. 71-74.

15 Sobre el Diálogo de Mercurio y Carón de Alfonso de Valdés, véanse las ediciones de 1929 y 1993, y Bataillon, 1998, pp. 387-404, entre otros.

16 Ms. 55, f. 392r/b.

17 Ms. 55, f. 392r/b.

18 Ms. 55, f. 393r/a.

19 Ms. 55, f. 393r/a.

20 Erasmo, Opera Omnia, ed. 1972, p. 575.

21 Se registran dichos enunciados (Charon, ed. 1523, 23-28) tanto en la edición latina de los Colloquia Familiaria de 1703 como en las traducciones posteriores de Julio Puyol y Pedro Santidrián. En el caso de la traducción de Pedro Santidrián se informa, en nota, de que se trata de la edición de 1523; Erasmo, Coloquios, p. 154: «Coloquio VIII, Caronte o Contra la Guerra. Coloquio publicado en 1523».

22 Sobre la guerra y la paz en la obra de Erasmo de Rotterdam, véanse, entre otros: Moriae Encomium (1509), Institutio principis christiani (1515), Adagios (Dulce bellum inexpertis) (1515), Querela pacis (1517), Familiarium Colloquiorum Formulae (1522), etc.

23

Apostilla al margen izquierdo: «Genius Alástor es la propia conciencia acusante»; Genius Alástor: «Genius malus […] quae Graeci dicunt alavstora» (Adag. Ch., I, I, LXXII); «espíritu vengador o atormentador» (Pab., s.v. alavstwr, - oro~, o).

24 Osa: «VOtta et VOssa. Fama. Augurium. Omen» (Suid., vol. II, p. 724); «la «voz pública», está dotada de numerosos ojos y bocas, y viaja volando con grandísima rapidez; su morada es un palacio sonoro, con mil aberturas por las que penetran todas las voces, incluso las más leves. Este palacio, enteramente de bronce, está siempre abierto y devuelve, amplificadas, las palabras que llegan hasta él. Fama vive rodeada de la Credulidad, el Error, la Falsa Alegría, el Terror, la Sedición y los Falsos Rumores, y, desde su alcázar vigila el mundo entero» (Grim., s.v. Fama).

25 Restituyo la a embebida; acarriba en el manuscrito.

26 vatinianos odios: «Odium vatinianum, pro capitali ac uehementer acerbo» (Adag. Chil., II, II XCIIII); Juan de Aguilar traduce con un adagio los «capitalibus odiis» de la edición latina.

27 tres monarcas del orbe: se trata del Emperador Carlos V, y de Francisco I de Angulema y Enrique VIII, reyes de Francia y de Inglaterra respectivamente; referencia a las turbulentas relaciones de los tres monarcas a principios del siglo xvi.

28 y la muger de su marido: sobre el matrimonio en Erasmo, véase, entre otros: El Enquiridión; Encomium matrimonii; Christani matrimonii institutio; y de los Colloquia: Confabulatio pia; Procus et puella; Uxor mempsigamos; Coniugium impar, etc.

29 un Erasmo: Juan de Aguilar opta por revelar el nombre del «polygraphum quendam» de la edición latina; «Polygraphus: qui multa scripsit. Sic autem seipsum vocat hic et alibi» (Desiderii Erasmi Roterodami Opera omnia, ed. 1703, p. 823).

30 canta a sordos: «Surdo canis, Surdo fabulam narras» (Adag. Ch., I, III, LXXXVII).

31 Antiguamente […] epitafio: Juan de Aguilar traduce así la frase «Olim scripsit pacis profligatae querimoniam, nunc eidem extinctae scripsit epitaphium» de la edición latina; alusión a la Querela pacis (1517) que, junto con La educación de un príncipe cristiano (1516), son dos de los principales manifiestos políticos de Erasmo de Rotterdam; en ellos sostiene que un gobernante educado cristianamente, un gobernante lo más cercano posible a la imagen de Dios, puede evitar las absurdas guerras que, por «vergonzosos y frívolos pretextos», los príncipes cristianos libran entre sí; sobre la traducción castellana de la Querela pacis, véase la traducción de la obra de 1964; Bataillon, 1998, pp. 86-90; la traducción de Diego López de Cortegana, Querella de la paz deshechada y huyda de todas las gentes y estados. Compuesta por Erasmo, doctor muy famoso.

32 quién: «El relativo quien, etimológicamente invariable por proceder del singular quem, empezó a tomar forma distintiva para el plural, quienes, [en el siglo xvi]» (Lapesa, 1995, p. 397).

33 palio: «insignia pontifical que da el papa a los arzobispos y a algunos obispos» (Cov., s.v.); el DRAE (s.v.) añade que «es como una faja blanca con cruces negras, que pende de los hombros sobre el pecho».

34 Son ciertos animales […] príncipes: Erasmo declara aquí, una vez más, su desprecio hacia los aduladores eclesiásticos de la corte que distan mucho de ser guías espirituales de los príncipes; desde el «lamentable sacerdote medio alquilado» de su Moriae Encomium (1511) hasta los «animales» de su Carón, no deja de expresar su desacuerdo con la adulación servil e infructuosa de la gente de la Iglesia en las cortes europeas.

35 éstos les están distilando […] sancta: «Entre los cristianos, los sacerdotes consagrados a Dios y los religiosos que, más aún que los sacerdotes, hacen mayor profesión de santidad inflaman los combustibles ánimos de los príncipes y del pueblo a los estragos de la guerra. La trompeta evangélica conviértenla en trompa marcial, y olvidados de su dignidad, corretean de acá para allá y no dejan piedra por mover y no hay sufrimiento que no arrostren de buena gana por suscitar una guerra» (Querella de la paz, ed. 1964, p. 128).

36 en Francia […] armado: «Hace ahora pocos años, como el mundo, por una suerte de enfermedad fatal, fuese llevado como en volandas a la guerra, los pregoneros evangélicos desde el púlpito hacían sonar trompas y cajas marciales y enardecían aún más a los temperamentos, de suyo propensos a la furia. En Inglaterra excitaban al odio a los franceses, y en Francia despotricaban contra los ingleses. A unos y a otros indistintamente los instigaban a la guerra» (ibid., p. 129).

37 andar por los reales que estar en sus colmenares: Juan de Aguilar traduce así la frase «denique malunt in castris versari, quam in suis alvearibus» de la edición latina; los obispos eligen frecuentar los campamentos en busca de futuras víctimas antes que encerrarse en sus colmenas; reales: «el ejército y particularmente el lugar donde está el rey y tiene su tienda» (Cov., s.v. real).

38 cornado: «fue antiguamente una moneda muy baja de ley; díjose cornado de una corona que tenía por señal, y tres cornados valían una blanca» (Cov., s.v.); «moneda de baja ley; se llamó así por una corona que tenía esculpida» (Aut., s.v.).

39 héctica: «enfermedad que consiste en la intemperie cálida y seca de todo el cuerpo, con varios símptomas, especialmente de calor externo de las partes extremas, con acedia del estómago después de la comida, flaqueza de cuerpo, sudor nocturno, y otros; es voz Griega y aunque algunos arrreglándose a la origen escriben Héctica, en el uso común se le ha quitado la c por suavizar la pronunciación» (Aut., s.v. hética); ptísica: «del latín ptisis, enfermedad causada en los pulmones que provoca al paciente tos acompañada de calentura lenta» (Aut., s.v.).

40 esquinancia: «del griego kunavgch > quinancia, quinencia > esquinancia > angina, enfermedad que da en la garganta» (Cov., s.v.); «inflamación de la garganta que dificulta la respiración» (Aut., s.v.).

41 no tampoco: Keniston, 40.441.

42 Crasos, Sátrapas, Trasones y Pirgopolinices: Juan de Aguilar traduce así la frase «cum accedunt crassi Satrapae, Thrasones et polymachaeroplacidae» de la edición latina; convierte el adjetivo «crassus» en el nombre propio «Craso», en vez de traducir «sátrapas gordos».

43 Trasones: Trasón es el soldado fanfarrón en el Eunuchus de Terencio; Pirgopolinices: es el personaje principal del Miles gloriosus de Plauto.

44 La terminación -en fue añadida, entre líneas, posteriormente; posible descuido del copista por la contigüidad de la sílaba -en precedida, aunque «vien» por «vienen» es también posible como vulgarismo (véase Vian, 1994, p. 207).

45 guisan: «metafóricamente significa ordenar, disponer, componer u coordinar alguna cosa» (Aut., s.v. guisar).

46 A Carón le preocupa el futuro de su negocio, y como antes temía «no salga de través algún demonio que exhorte a los hombres a la paz», ahora le inquieta la supuesta aparición de un nuevo dios capaz de resolver la contienda de los tres monarcas e imponer la paz en el mundo, dejándolo a él sin clientela.

47 un romano pontífice: «Érasme pense, bien sûr, à son compatriote Adrien VI, mort le 14 septembre 1523» (Erasmo, Opera Omnia, p. 582); lavar ladrillo: «Laterem lauas, quibus operam inanem significabant» (Adag. Ch., I, IIII, XLVIII); «laterem lavare, perder el tiempo» (Spes, s.v. later-eris).

48 Restauro el descuido del copista; todo la prieso, en el manuscrito.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Teodora Grigoriadu, «El Carón de Erasmo traducido por Juan de Aguilar Villaquirán: edición y estudio de la única traducción áurea del coloquio Charon de Erasmo de Rotterdam»Criticón, 106 | 2009, 147-159.

Referencia electrónica

Teodora Grigoriadu, «El Carón de Erasmo traducido por Juan de Aguilar Villaquirán: edición y estudio de la única traducción áurea del coloquio Charon de Erasmo de Rotterdam»Criticón [En línea], 106 | 2009, Publicado el 30 enero 2020, consultado el 01 agosto 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/13437; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.13437

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search