Navegación – Mapa del sitio

Texto completo

1Este dossier reúne unos textos que son fruto de un seminario desarrollado el 4 de diciembre de 2009 en la Universidad Michel de Montaigne-Bordeaux 3. Dicho seminario es parte de una serie de manifestaciones científicas (conferencias, seminarios, coloquios, publicaciones de diversa índole, etc.) organizadas a lo largo de los años 2009 y 2010 por el grupo de investigación ERPI (a cuya responsable, Ghislaine Fournès, quiero dar aquí mis más sinceros agradecimientos por la ayuda que me proporcionó), grupo de investigación que pertenece al equipo AMERIBER de la Universidad de Bordeaux 3. Se inscribe este seminario en una amplia reflexión común sobre la noción de ejemplaridad en la Península Ibérica desde la Edad Media hasta la época actual. De ahí, hasta cierto punto, la formulación muy general que sirve de título al conjunto de los textos aquí reunidos: podrá parecer ambicioso y definitivo, pero corresponde en realidad a objetivos modestos y que sólo pretendían proponer unas aportaciones a la cuestión, tantas veces tratada, de la ejemplaridad y sus implicaciones en el Siglo de Oro. Dada la amplitud del tema, concebí este seminario como un primer peldaño, necesario para precisar unas nociones de base a partir de un enfoque global estructurado en torno a tres ejes principales.

2Se trataba, en primer lugar, de reflexionar sobre la noción de modelo como vector de ejemplaridad personal en el Siglo de Oro, es decir, la dimensión individual que se puede otorgar a un modelo o que el mismo puede cobrar, en cuanto ilustración de virtudes peculiares (humanas, religiosas, políticas, sociales, etc.) y, por tanto, en cuanto ejemplo de comportamiento a imitar. Ahí merecían particular atención algunos arquetipos elevados al rango de modelos como el santo, el mercader, el príncipe, el héroe teatral, etc., o bien tal o cual personaje ejemplar, o presentado como tal, de la literatura, la historia o la iconografía. Me parecía posible, a partir de «estudios de casos» precisos, llegar a la identificación de «rasgos» de ejemplaridad y aprehender mejor lo que significaba «ser ejemplar» en el Siglo de Oro, especialmente en relación con las nociones de ideal, perfección o conveniencia. En función de los campos considerados (literatura, historia, iconografía, política, economía, etc.), hacía falta interrogarse sobre la construcción discursiva y las representaciones estéticas (en el sentido amplio de la palabra), las funciones y la utilización de estos modelos, cuya ejemplaridad podía resultar en algunos casos problemática. Asimismo, ahondar en las motivaciones de sus eventuales promotores —no siempre claras y justificadas— podía ser de particular pertinencia para identificar a los destinatarios de dichos modelos ejemplares; sin olvidar la naturaleza exacta de los «modelos-tipos» y su elaboración o, al contrario, de los «contramodelos» elegidos en tal o cual periodo o en tal o cual circunstancia de los siglos xvi y xvii. A partir de ahí, tal vez llegaríamos a disponer de unos elementos que nos permitieran vislumbrar cuáles fueron las «modulaciones», las evoluciones específicas, de la noción de ejemplaridad entre los siglos xvi y xvii.

3En segundo lugar, convenía interrogarse sobre si había soportes de predilección para la promoción y la difusión de modelos como los códigos, las ordenanzas, las vidas de santos y sus exempla, las biografías de «claros varones», los textos polémicos o didácticos, el teatro o la novela de corte popular: soportes todos que podían servir, de manera muy tradicional o al contrario inesperada, de vehículo moralizante o edificante. Así, era oportuno preguntarse en qué medida los géneros literarios canónicos y algunas obras maestras del Siglo de Oro contienen una dimensión ejemplar —más o menos evidente y asumida o necesitada de mejor definición— o «rasgos» de ejemplaridad particulares, expresados con formas discursivas precisas, según los propósitos perseguidos o los públicos destinatarios. Mientras que, por otra parte, se planteaba la cuestión de la relación o tensión entre «libertad» de creación e imposiciones de los modelos que, en la medida en que suponen reglas y principios, pueden encerrar o restringir, implicar limitaciones reales en la forma, la expresión o el alcance de un discurso. En esta perspectiva, era forzoso considerar la hipótesis de que algunos creadores, autores, pensadores, teóricos, etc., hubieran logrado, en sus campos respectivos, apropiarse de un modelo para desviarlo, sobrepasar sus límites, inherentes o impuestos, y expresar cosas que iban más allá del o de los marcos del modelo adoptado.

4En tercer lugar, la noción de ejemplaridad, en la medida en que es subjetiva y fluctuante —existen en efecto distintas «clases» de modelos o antimodelos—, puede inscribirse en un sistema ideológico o, al contrario, ponerlo en entredicho. Por lo tanto, se habían de evidenciar, por un lado, los frenos (por ejemplo la censura) que obstaculizaron la circulación de modelos vectores de ejemplaridad, así como, por otro lado, los apoyos que al contrario propiciaron esta circulación.

5A partir de estas propuestas preliminares, se abrió en nuestro seminario un corto pero denso recorrido que empieza con los exempla y su acopio en el codex exceptorius renacentista y se termina en torno a la problemática ejemplaridad de una de las máximas figuras del teatro áureo, la del don Gutierre de El médico de su honra (1635).

6José Aragüés Aldaz («Caminos de la ejemplaridad: los consejos sobre el acopio de exempla, de Erasmo al Padre Isla») nos propone en efecto unas reflexiones sobre la adopción, en la práctica oratoria barroca, de un nuevo modelo e intenta trazar para nosotros el camino que va del acopio humanístico privado y manuscrito a la compilación impresa y pública (polianteas y otras fórmulas), subrayando lo que diferencia los dos modelos, pero también lo que los une y caracteriza.

7Fabrice Quero («¿Tres arzobispos en busca de ejemplaridad? Distorsiones axiológicas y fluctuaciones genéricas en tres biografías eclesiásticas de Pedro Salazar de Mendoza») nos lleva de la «cuestión biográfica», y sus evoluciones y transiciones, al género historiográfico de la segunda mitad del siglo xvi, demostrando que Pedro Salazar de Mendoza, al redactar las biografías eclesiásticas de tres arzobispos de Toledo, no se atiene al modelo stricto sensu y lo reelabora en parte: al contrario de lo que se suele practicar, elige situar sus textos en el campo de una ejemplaridad «real» y no «perfecta» de dichos prelados, para los que forja una ejemplaridad ordinaria y al alcance del lector.

8Pierre Darnis («“Mucho dejé de escribir, que te escribo”: sobre la filosofía velada de Guzmán de Alfarache») y María Aranda («Vicente Espinel y el modelo picaresco: La vida del escudero Marcos de Obregón o las ambigüedades de una figura ejemplar») nos sumergen ambos en la ambivalente dimensión ejemplar de los dos pícaros Guzmán (1599) y Marcos de Obregón (1618), haciendo el primero hincapié en que Mateo Alemán construye a través de su personaje una «filosofía» del mal al servicio del bien, celebrando implícitamente la simulación y la disimulación como vectores in fine de ejemplaridad; y mostrando la segunda cómo Vicente Espinel reinventa profundamente su modelo literario al dotar a Marcos de una ambigüedad moral, ya que éste, siendo un viejo y cínico embustero (como se define a sí mismo), se convierte en un ejemplo de discreción cuando entra al servicio de una joven pareja.

9Finalmente, ambigua y polémica es también la ejemplaridad de los dos protagonistas, don Gutierre y dona Mencía, de El médico de su honra, sobre la que nos ofrece unas reflexiones Christophe CoudercEl médico de su honra de Calderón entre la ejemplaridad moral y la ejemplaridad estética»): considerado ora como un monstruo insensible e incapaz de amar a su mujer, ora como un perfecto noble que cumple con su deber al matar a su amada esposa supuestamente adúltera —es decir ora como un verdugo, ora como una víctima—, la ejemplaridad del héroe teatral don Gutierre es problemática, polémica y en todo caso ambivalente, al igual que la de doña Mencía, mujer perfecta víctima de un marido y un sistema injustos, o esposa imprudente que no se comportó como se esperaba que se comportara una mujer de su rango.

10Lo que nos dan a conocer estos cinco casos es, en definitiva, la existencia de una ejemplaridad que se sitúa entre, por un lado, reelaboración y apropiación de un género para promulgar un modelo personal y finalmente reinventado en parte, y, por otro lado, ambigüedad o ambivalencia, incluso en géneros tan convencionales y codificados como la biografía eclesiástica o la Comedia. Noción huidiza por antonomasia, no paró de construirse y reconstruirse en función de los autores, sus idearios y sus propósitos, y también de los receptores y su sensibilidad o sistema ideológico.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Carine Herzig, « Presentación », Criticón, 110 | 2010, 5-7.

Referencia electrónica

Carine Herzig, « Presentación », Criticón [En línea], 110 | 2010, Publicado el 20 febrero 2020, consultado el 15 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/15071

Inicio de página

Autor

Carine Herzig

Université de Bordeaux 3-Michel de Montaigne/Ameriber

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals