Navegación – Mapa del sitio

Vicente Espinel y el modelo picaresco: la Vida del escudero Marcos de Obregón o las ambigüedades de una figura ejemplar

María Aranda
p. 57-65

Resúmenes

Este estudio es el análisis detallado del primer episodio narrado en la famosa novela de Vicente Espinel: Vida del escudero Marcos de Obregón. Marcos se muestra a sí mismo convencionalmente como un viejo y cínico embustero, pero en cuanto se pone a servir a una joven pareja, aparece en tanto que ejemplo de discreción. Frecuentemente considerada como una versión tibia del género picaresco, la obra de Espinel crea una tensión moderna y ambivalente entre moralidad y deseo, reinventando profundamente su modelo literario. El frustrado amorío entre una mujer casada y un joven barbero es una estrategia para disimular rica y no tan inocente inclinación entre personajes capaces de prevenir el mal y de proporcionar debate dentro del tópico moral.

Inicio de página

Texto completo

1Los historiadores de la literatura suelen incluir las Relaciones de la vida del escudero Marcos de Obregón, publicadas por Vicente Espinel en 1618, entre las novelas picarescas. Sin embargo, los críticos están un tanto divididos en cuanto a la fidelidad de la obra al doble modelo constituido por La vida de Lazarillo de Tormes y el Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán.

2Cierto es que el personaje se presenta como escudero, pero los temas del relato (el hambre, las trazas, las malas frecuentaciones) así como la ficción autobiográfica siguen siendo conformes tanto a la atmósfera picaresca como al molde de la confesión edificante propia del género. Según los especialistas unánimes, es precisamente la ejemplaridad de la novela de Espinel lo que la define: el célebre autor, nacido en 1550, muerto en 1624, músico excepcional y admirado poeta, fue estimado en su época y se aprecia hoy día por la mezcla equilibrada, en su narración picaresca, entre escarmiento y entretenimiento, en perfecta consonancia con aquél al que llamaba «mi maestro Horacio».

3Si se le compara con el de Alemán, el proyecto educativo del Marcos de Obregón no reviste la misma gravedad. En Guzmán de Alfarache, el espectáculo del Mal, mucho más sistemático que en la obra de 1618, puede resultar agobiante, con sus burlas crueles y sus venganzas implacables. Tal despliegue de vicios está a la altura de lo que se acostumbra llamar la conversión final.

4Las faltas humanas señaladas y reprobadas por el narrador de la Vida del escudero suelen ser menos irreparables, y las amonestaciones no carecen de indulgencia. La bajeza extremada de la mayoría de los personajes del Lazarillo está ausente de la novela de Espinel: el protagonista es un hidalgo sin grandes recursos, pero correctamente criado por unos padres apenas evocados pero honrados, como si se tratase de asociar ejemplaridad y medianía humana y social.

5La mezcla sutil entre virtud y vicio —con un progresivo triunfo de la cordura en función de la influencia aleccionadora de la experiencia y de la edad— es lo que la novela de Espinel considera digno de mostrarse y de contarse en el terreno de la edificación. Tomando en cuenta la omnipresencia del léxico de la medicina en la obra, se podría comparar la enseñanza moral destilada por el novelista-músico con las terapias suaves que, contrariamente al tratamiento radical preconizado por la obra de Alemán, curan principalmente a los pacientes sanos.

6Por así decirlo, la abertura decisiva conseguida por el Marcos de Obregón con respecto al modelo es, antes que la del arrepentimiento, la promoción de la vejez en tanto que fuente de desengaño, ya que el discreto escudero enmendado constituye el porvenir del pícaro. En lo que se refiere al proyecto estético, se asiste a una pequeña revolución, comparable, en cierta medida, con la que puso en obra Cervantes con su Don Quijote: la que consiste en darle el protagonismo, al iniciarse la novela, a un viejo cincuentón. Se sabe que, en el plano de la escritura, el autor de las Novelas Ejemplares tuvo tanta, por no decir más, influencia en Espinel que los autores del Lazarillo y del Guzmán. En todo caso, el principio de creación de un héroe demasiado mayor para el género que lo define se podría aplicar tanto al caballero como al escudero, con un Marcos de Obregón martirizado por la gota y las calamidades físicas propias de su edad. El determinismo del nacimiento indigno cuestionado por los autores harto pesimistas de las obras picarescas de referencia deja paso a la fatalidad de la vejez, que despierta el entendimiento mientras maltrata el cuerpo, suscitando una escritura de la proximidad y de la experiencia transmitida. Testigo de su tiempo y ejemplo accesible de humanidad, el autor de la Vida del escudero se dedica a conciliar la fábula pedagógica con un conjunto de cosas vistas y vividas.
  

7Ahora bien, si Vicente Espinel consigue atenuar los rasgos más sombríos del género picaresco, modernizando el alcance del texto al ofrecerlo a la curiosidad del lector tanto o más que a su espíritu de mortificación, numerosas rupturas de tono y hasta contradicciones en la elaboración novelesca desdibujan el mensaje del libro. A través de un estudio esencialmente ceñido a la letra del texto, me interesaré por los capítulos iniciales de la novela, los más originales, tal vez, de toda la obra. Dichos capítulos se presentan como una extraña combinación entre una narración principal y otra encajada dentro de la primera.

  • 1 Vida del escudero Marcos de Obregón, p. 86. Estas circunstancias no dejan de recordar al primer amo (...)

8El narrador se describe de antemano como un hombre muy mayor que vive recogido en un hospital madrileño. Este viejo «jubilado» presume de ensalmador y tiene fama de curar enfermedades con oraciones. El protagonista enumera su aderezo de charlatán beato, con su rosario vistoso, sus guantes de nutria y sus anteojos, dando de sí la imagen deplorable de quien explota la superstición ajena, sistemáticamente denunciada por los moralistas de la época. No vacila en evocar, con no poco cinismo, a las multitudes que reclaman sus medicinales ensalmos, y su satisfacción de que «de cuantos vienen a mis manos no se me mueren más de la mitad»1.

9Cuando lo insulta la gente de bien, Marcos no se da por aludido; antes bien, elogia la templanza frente a las malas lenguas, pronunciándose claramente contra el pecado capital de la ira. Tal sermón, no se sabe si movido por la cobardía o por la ironía, reactiva la memoria reciente del personaje, quien recuerda de repente al amo al que ha servido no hace mucho, un joven e irascible médico, el doctor Sagredo.

10Ahí se intercala el relato de la vida de Marcos (un Marcos ya cargado de años, puesto que sólo se trata de una ligera vuelta atrás) en casa del doctor y de su joven y bella esposa, doña Mergelina de Aybar. El narrador, como venerable anciano, sirve de escudero del ama. Al final del episodio, la pareja se separa de Marcos, demasiado enfermo para seguirla, y se marcha a probar mejor suerte al Norte de España. Es entonces cuando el personaje, víctima de una crecida de aguas del Manzanares, se refugia en la cabaña de un ermitaño, al que distrae con el relato de su vida, un relato por fin cronológico y completo. Ocho capítulos, y entre ellos los seis primeros dedicados al doctor Sagredo y a su mujer, han transcurrido ya antes de que se emprenda la narración al estilo picaresco. Ocho capítulos que han dado tal consistencia al hombre de edad que el enunciado de las circunstancias del nacimiento y de los años mozos del niño ya no tienen ninguna oportunidad de eclipsar la personalidad inicial del viejo Marcos.
  

11Examinaremos el tipo literario elaborado por Espinel y en particular la incoherencia aparente de un Marcos ambivalente, despreciable curandero y honrado escudero. ¿Cómo conciliar, de hecho, al «gurú» caricaturesco con ese fiel criado que convence a la esposa de que supere cierta tentación adúltera, salvando con tacto el honor de los casados?

  • 2 Parducci, 1953.

12La crisis conyugal de la pareja Sagredo se inspira en cierto grado en el Decamerón de Boccaccio2 y, por lo tanto, ha sido percibida por la crítica como una intranscendente historieta, intercalada por gustosa para la lectura y por ejemplar, dado su feliz desenlace. No creo que se haya valorado lo suficiente el relato encajado, con esa joven pareja en situación inaugural, ni que se lo haya vinculado estructuralmente con la doble competencia del viejo Marcos, el escudero ensalmador. ¿Cómo interpretar que el médico y su mujer ocupen, al lado del narrador, ese puesto fundamental que ocuparon, en Lazarillo y en Guzmán, el padre y la madre, por así decirlo «míticos», del héroe picaresco? El hecho de que el narrador (cuyas disposiciones manipuladoras se ponen en escena con total impudor) dé entrada a personajes nuevos y los coloque en posición eminente desemboca en una poética del vivir y del contar comparada en el texto con un «milagroso fruto» que se ha de buscar debajo de la «corteza»(p. 80).

13El mismo prólogo de la obra entrega la principal clave de lectura. Cuenta la anécdota de dos estudiantes pobres, estudioso el primero, perezoso el otro, quienes encuentran en un camino una tumba con una inscripción que reza dos veces: «Conditur unio, conditur unio» (p. 80). El estudiante holgazán se aleja, burlándose de la redundancia; el meticuloso se pone a pensar, hasta que cae en la polisemia de la fórmula, que no sólo señala el sepulcro de dos amantes sino que indica que una perla ha sido escondida. Gracias a su paciente labor interpretativa, el muchacho topa con un tesoro. Lo que cabe mencionar es la obsesiva atención a las palabras que se desprende del conjunto de las páginas liminares. Tanto el estudiante escrupuloso, al acecho del sentido “latente” de la fórmula latina, como el curandero que observa el impacto inexplicable de sus ensalmos, ponen de realce los poderes del texto.

14Con el fin de exponer más claramente las características insólitas del extraño triángulo doctor/esposa/escudero, he de recordar sucintamente los datos narrados. La pareja se presenta como un ejemplo superlativo de debilidad humana, puesto que marido y mujer encarnan el pecado de soberbia. En el caso del doctor Sagredo, el orgullo inflama la ira, forjando un temperamento colérico. Doña Mergelina presume de hermosísima, y es tal su amor propio que trata con desproporcionada agresividad a cuantos expresan su admiración por ella. El lector tiene una nueva prueba de este arte del término medio: la arrogante susceptibilidad de los jóvenes esposos es la otra cara de su misma virtud. La esposa antipática no es promiscua; el marido irascible es valiente de veras. Su casita está llena de espadas y de espejos, antes que de libros y de muebles, lo que sugiere narcisismo e inmadurez juveniles. El viejo escudero acostumbra recibir por las noches, en el umbral de la casa, a un jovencísimo aprendiz de barbero que sabe tocar guitarra; juntos cantan dando gusto al vecindario. De tanto escuchar la música, doña Mergelina se enamora sin más ni más del mocito. Un día en que el médico tiene que salir de Madrid, la esposa recibe al barberillo y se dispone a pasar la noche con él, a pesar de los reproches del viejo Marcos. El doctor Sagredo vuelve a casa de improviso, desbaratando los planes de su mujer. Con ayuda del escudero, doña Mergelina intenta esconder al intruso y, al cabo de una serie de lances nocturnos, acaba frustrada de su capricho y accidentalmente cubierta de cardenales. Satisfecho al comprobar que el honor de la mujer y el del marido (que no se ha percatado de nada) está a salvo, Marcos se alaba por haber impedido, según pretende, el triunfo del Mal.

15Un examen minucioso de las causalidades narrativas no proporciona las mismas conclusiones. Por mucho que él se considere el principal impedimento para la realización del proyecto adúltero, el escudero siempre ayuda a su señora a disimular las pruebas de sus malas intenciones; de hecho, la obsesión del anciano consiste en salvar la vida de la esposa, expuesta a las represalias vengativas del colérico doctor. El obstáculo ha sido el mismo médico, por volver a su casa antes de lo previsto, y un encadenamiento de actos fallidos de parte de la mujer, combinado con circunstancias fortuitas. En efecto, el barberito se queda a dormir en la cama de Marcos, con el consentimiento del inocente doctor, al que convencen los demás de que el muchacho corre peligro de que lo asalten por la calle. La atrevida esposa decide alejar otra vez a su marido y, mientras está dormido, baja a la cuadra a desatar la mula, para obligar al doctor a ir a buscarla; ella se imagina que le dará tiempo a unirse con el barbero mientras tanto. En ningún momento logra Marcos impedírselo a su señora: es el cálculo erróneo del tiempo de parte de doña Mergelina, quien infravalora la rapidez de ejecución del volcánico marido, lo que la fuerza a esconderse detrás de la mula en la exigua cuadra, donde recibe cantidad de varazos destinados a la bestia.

16¿En qué sentido se justifica el que el texto atribuya a Marcos de Obregón el desenlace ejemplar de este cuento moral? La respuesta se halla en el procedimiento de la escritura por sí sola, o sea en las mismas palabras del escudero, y no en sus actos, ya que tales palabras «actúan» de por sí o, según la interpretación adoptada, profetizan performativamente el desarrollo de las operaciones y el fracaso del enredo licencioso. Aun antes de que doña Mergelina concibiera el designio de conquistar al aprendiz, Marcos predijo lo que ocurriría:

Pues adviértole que suele el tiempo, y aun Dios, castigar de manera las vanidades que los montes se allanan y las torres vienen al suelo. […] ¿qué hermosura se ha visto que no se estrague con el tiempo? (p. 98).

17Ahora bien, del mismo modo que los conjuros del curandero Marcos salvan al paciente o lo rematan, el lúcido pronóstico del anciano va a surtir efecto. La esposa se verá a un tiempo castigada y salvada, dado que el bien y el mal se conjugan al cumplirse el pequeño milagro terapéutico: el desliz femenino ha sido estorbado a tiempo, antes de que tenga lugar el acto irremediable. Además de un arte consumado del suspense, lo que el texto construye con humorismo, es la promoción de una ejemplaridad preventiva, la de una anticipación del mal por la adhesión obstinada del sujeto al poder conjuratorio de la palabra inspirada. Por lo tanto, es el escudero el portavoz del Tiempo, encarnándolo por su edad avanzada. Tal principio de anteriorización se observa en todas las fases de la intriga adúltera, con impecable eficacia cómica: la carrera en la que compiten el Pecado y el Tiempo no puede sino ganarla este último, en tanto que inimitable aliado o escudero del Bien. Mientras que el talento de Marcos se limita a conjurar el Mal invocándolo, es el marido el auténtico actor del tiempo. La primera vez, alejado de casa engañosamente por su mujer que lo manda a que persiga ladrones, sale como una flecha, dando gran satisfacción a los cómplices, que se creen que tienen tiempo suficiente para sacar de la casa al aprendiz —sólo que el doctor es tan impetuoso que está de vuelta antes de que el jovenzuelo haya tenido ocasión de franquear el umbral:

Él con su acostumbrada cólera y natural presteza, se levantó corriendo y de camino arrebató una espada, poniéndose de dos saltos en la puerta y preguntando por los ladrones. […] Hasta aquí bien había caminado el negocio; mas el mozuelo iba tan turbado, lleno de miedo y temblor, que no pudo llegar a la puerta de la calle tan presto que no topase mi amo con él a la vuelta (p. 108; estos énfasis, así como los siguientes en el presente artículo, son míos).

Lo cómico es que la cólera o impaciencia natural del doctor Sagredo (que tantas veces había censurado el escudero por pecaminosa) pasa a ser el instrumento mismo de salvaguardia del honor.

18El segundo ejemplo muestra a doña Mergelina, estando dormido su marido, yendo a desatar la mula, segura de que podrá volver a su cama antes de que la bestia despierte al doctor con sus coces. El caso es que la mujer se encuentra atajada por la increíble ligereza de su marido:

[…] parece que la mula y él se concertaron, la mula en salir presto de la caballeriza haciendo ruido con los pies, y él sentillo tan presto que se levantó en un instante de la cama, dando al diablo la mula y a quien se la había vendido (p. 111).

19Asimismo, una ética de la prevención se expresa por medio de una escritura de la anticipación. Para doña Mergelina, la velada agradablemente culpable con la que había contado se convierte en noche agitada con el dolor físico y por una pesadilla que le cuenta a su escudero a la mañana siguiente:

[…] esta noche, en lo poco que mis ojos descansaron, soñé que estando cogiendo una hermosa y olorosa manzana del mismo árbol, al tiempo que con los dedos la apreté salió della mucho humo y una culebra tan grande que me dio dos vueltas al cuerpo por la parte del corazón, y me apretaba tanto que pensé morir; y como ninguno de los circunstantes se atreviese a quitármela, un hombre anciano llegó y la mató con sola su saliva echada en la cabeza de la culebra, y que al punto cayó muerta dejándome libre y despierta del sueño (p. 118).

Este fragmento onírico introduce a Marcos de Obregón salvando a la enferma con su sola saliva, una oralidad curativa que reactualiza al curandero anciano del incipit.

20Conviene sin embargo completar este análisis que podría dar una idea demasiado lineal de una ejemplaridad del pecado dejado atrás y del Mal atajado. Las reprimendas de Marcos de Obregón a doña Mergelina de Aybar no son unívocas. Los personajes dialogan y se debaten por medio de un intercambio sorprendentemente moderno que iguala sus inteligencias. La joven y bella esposa se defiende acusando a su escudero. Antes la censuraba por su arrogancia; ahora que la ve enternecida, no tiene motivo para quejarse. No se le olvida a doña Mergelina recordar a Marcos que ha sido él quien ha traído al mozo a la puerta de casa, de modo que fue por tercería suya como nació el idilio extra-conyugal:

«Señora —le dije yo— […] ¿De cuándo acá blanda y amorosa?» «Desde que vos —respondió ella— venistes a mi casa, que trujistes este veneno envuelto en una guitarra […]» «¡Oh pobre de mí —dije yo— […] ¿Hay quien pueda ser profeta en las cosas que han de suceder a los gustos y apetitos? Pero, pues por mí comenzó la culpa, por mí se atajará el daño, porque no venga a ser mayor […]» (p. 102).

21Sin ser profetas nosotros mismos, no podemos sino tomar en cuenta, a no ser que nos ceguemos, los poderosos afectos movilizados por tales diálogos. Abundan los fragmentos que no sólo incitan al lector sino que lo invitan con todo derecho a descubrir el tesoro de una lectura equívoca.

22Uno de los momentos más destacados es aquél en que Marcos denuncia el mal gusto de su ama, atraída por un modesto oficial que, por si fuera poco, padece sarna. A las censuras de Marcos, la esposa contesta con un argumento que le confiere al Tiempo, al Tiempo solo, el poder transfigurador que conduce al amor:

«¡Oh cuán engañados —dijo ella— están los hombres en pensar que las mujeres se enamoran por elección, ni por gentileza de cuerpo o hermosura de rostro, ni por más o menos partes, grandeza de linaje, soberbia de estado, abundancia de riqueza! (Trato de lo que verdaderamente es amor.) Pues para que se desengañen, sepan que en las mujeres el amor es una voluntad continuada, que de la vista nace y con la vista crece, y con la comunicación se cría y conserva, sin hacer elección déste ni de aquél, y la que no se guardare desto, caerá sin duda; desta continuación ha nacido mi llama[…]» (pp. 103-104).

23Según la joven, el amor depende de una frecuentación continua, de una presencia que adquiere la fuerza de la costumbre; el agente del amor es el Tiempo, esa energía progresiva y gradual que incendia el sentimiento. Tal definición, tanto o mejor aún que a las idas y venidas repetidas del aprendiz, puede aplicarse a la discreta y asidua compañía que le dedica el envejecido escudero al ama de casa. Un conjunto de indicios en el tejido textual tiende a confundir al barbero con el escudero, como si fueran los dos avatares de un mismo sujeto ficcionalizado. Tienen en efecto en común:
— la práctica de la música y del canto, que les permite componer dúos armoniosos;
— la práctica de la medicina, bajo una forma subalterna y derivada; el saber del curandero Marcos equivale a la asistencia quirúrgica del barberillo;
— como Marcos, aquejado de distintas dolencias, el muchachito sarnoso padece una enfermedad;
— por fin, la pareja joven barbero/viejo curandero se acuesta en la misma cama la noche de la tentación, de modo que para ir a refocilarse con el joven, doña Mergelina tiene que introducirse en el aposento de Marcos. Estas virtualidades no llegan a concretarse, porque el marido se adelanta a su mujer en la escalera, pero dentro de la exigua casa del doctor, se fantasean intensas promiscuidades.

24La agresividad de Marcos (que no es ejemplar más que aparentemente) contra el mozuelo no es sino la corteza de una ficción en la que el Yo se forja la ilusión de infundir amor en la señora. El aprendiz tentado es la versión juvenil de Marcos, como el pícaro es la versión inmadura del escudero. El sarnosillo es plenamente un personaje picaresco, hasta en el desenlace, cuando el perro del médico le muerde en la cama de Marcos. El desdoblamiento del Yo en dos instancias complementarias le otorga la satisfacción imaginaria del intenso deseo que la mujer le inspira. De ahí que se pueda leer en función de la más fecunda indeterminación el fragmento en que, al suplicarle que no se separe de ella, doña Mergelina deja a su escudero al borde del llanto. Incluso el marido de Mergelina, el médico espadachín tan apasionadamente enamorado de su esposa, es el tercer avatar del deseo masculino que recorre todo el episodio. Los especialistas de Espinel saben que el autor prestó al doctor Sagredo algunos de los rasgos de su carácter, en particular sus ímpetus irascibles pero compasivos. Por fin, se observa un último juego de espejos. Del mismo modo que Marcos introdujo al barbero en el domicilio del médico, doña Mergelina, proponiendo una tercería simétrica de la primera, recomienda a su escudero que se case por comodidad y gusto con una parienta suya, tan joven y tan ingeniosa como ella. Semejante situación de tentación inversa coloca a Marcos frente a la posibilidad de casarse con un doble de su ama. Las páginas siguientes, explícitas en cuanto a las reticencias del escudero, anticipan, entre el viejo y la bella, relaciones condenables por escabrosas. Es cierto que el discurso de superación desengañada de la tentación no puede faltar, pero implica un conocimiento —cuando no una experiencia desviada— de los riesgos y encantos inherentes a toda rendición de contornos incestuosos.

25Como Guzmán de Alfarache, Marcos de Obregón se crea y se recrea al principio de la novela gracias a una pareja seductora, paternal y maternal por su autoridad, filial por su juventud y por la atención apasionada que provoca en el creador-narrador. Una misma separación lejos del nido familiar pone a Guzmán y a Marcos ante su propia soledad escogida y futuras aventuras. Para el pícaro de Alfarache, se trata de pasar una temporada en el infierno antes de la iluminación final. Vicente Espinel prefiere poner de realce la madurez de su escudero apto a sublimar sus pasiones. No deja de llamar la atención el nombre de la dama, Mergelina, anagrama casi perfecto de “germinal”; tampoco el apellido del doctor Sagredo, parónimo de “sagrado”, se nos antoja fortuito: cobra así el episodio la calidad de un santuario y la dimensión simbólica de una infancia de novela.
  

26En definitiva, lo que Espinel conserva del modelo picaresco, es la ejemplaridad del Tiempo, ya que la escritura terapéutica cobra características claramente preventivas. Pero la novedad del pórtico novelesco va más allá de la insistencia estructural en los poderes del tempo. La edificación ascética se humaniza por medio de una auténtica poética del deseo observable en el dispositivo magistral de un conjunto de personajes masculinos concebido como una pirámide de las edades. Una extrema tensión amorosa recorre la discreta partitura de un texto abierto a lecturas diversas y capaz de exaltar, sin perder la compostura, la fuerza viva de la palabra compartida.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Espinel, Vicente, Vida del escudero Marcos de Obregón, ed. María Soledad Carrasco Urgoiti, vol. I, Madrid, Castalia, 1987.

Parducci, Amos, «Echi e risonanze Boccaccesche nella Vida de Marcos de Obregón», en Mélanges de Linguistique et de Littérature Romanes offerts à Mario Roques, t. 2, Bade/Paris, Art et Science/Didier, 1953, pp. 207-217.

Inicio de página

Notas

1 Vida del escudero Marcos de Obregón, p. 86. Estas circunstancias no dejan de recordar al primer amo de Lázaro de Tormes, el ciego oracionero.

2 Parducci, 1953.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

María Aranda, « Vicente Espinel y el modelo picaresco: la Vida del escudero Marcos de Obregón o las ambigüedades de una figura ejemplar », Criticón, 110 | 2010, 57-65.

Referencia electrónica

María Aranda, « Vicente Espinel y el modelo picaresco: la Vida del escudero Marcos de Obregón o las ambigüedades de una figura ejemplar », Criticón [En línea], 110 | 2010, Publicado el 20 febrero 2020, consultado el 12 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/15336 ; DOI : https://doi.org/10.4000/criticon.15336

Inicio de página

Autor

María Aranda

Université Michel de Montaigne-Bordeaux III

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals