Navegación – Mapa del sitio

Una nueva versión de Execración por la fe católica de Quevedo, en un manuscrito de la Biblioteca de la Real Colegiata de Roncesvalles

María José Alonso Veloso
p. 151-166

Resúmenes

Un manuscrito de la biblioteca de la Real Colegiata de Roncesvalles (Navarra) contiene una segunda copia de Execración por la fe católica (1633), entre otros textos de Francisco de Quevedo. Esta obra se conocía hasta ahora sólo a través de una copia manuscrita de la Biblioteca del Real Consulado de A Coruña, localizada en 1992. Citada por el primer biógrafo de Quevedo, Pablo de Tarsia, la obra se consideró perdida hasta esa fecha. Este nuevo testimonio tienen un interés textual obvio, pues prueba que no tuvo una difusión tan limitada como se suponía y obliga a plantear la edición crítica de Execración desde una base absolutamente nueva: no es ya una obra de testimonio único y, además, este segundo manuscrito difiere significativamente del coruñés, pues presenta en torno a medio millar de variantes de distinta entidad, algunas localizadas en el propio título del memorial.

Inicio de página

Texto completo

  • 1 Menciona Pablo Antonio de Tarsia en su relación de títulos quevedianos perdidos, en noveno lugar, « (...)
  • 2 Véase F. Cabo Aseguinolaza y S. Fernández Mosquera, 1992.
  • 3 Deseo expresar mi agradecimiento al responsable de la biblioteca de la Real Colegiata de Roncesvall (...)

1El primer biógrafo de Quevedo, Pablo de Tarsia, mencionaba entre la bibliografía de Quevedo una Execración, dirigida contra los judíos1, que se tuvo por perdida hasta que en 1992 se dio noticia del descubrimiento de una copia manuscrita en una biblioteca coruñesa2. De la obra recuperada, que hasta la fecha hubo de editarse a partir de un testimonio único, como lo hicieron Rey (1993) y Cabo y Fernández Mosquera (1993), existe una segunda copia manuscrita desconocida hasta la fecha y localizada en la biblioteca de la Real Colegiata de Roncesvalles3. El nuevo testimonio, que prueba que el memorial hubo de registrar una cierta difusión a partir de su redacción en 1633, se conserva en un facticio constituido por tres manuscritos, con signatura general 28-D-6-17, el primero de los cuales copia en exclusiva textos de Quevedo: Execración por la fe católica, Grandes anales de quince días y La Perinola, además de algunos poemas. Estas tres nuevas versiones tienen interés textual notable para la edición crítica de todas las obras, de manera especial para Execración por razones obvias: ya no es una obra de testimonio único, dado que este segundo manuscrito ofrece un texto que difiere significativamente del coruñés, pues presenta en torno a medio millar de variantes de distinta entidad, algunas localizadas en el propio título del memorial. Estos datos obligan a replantear la cuestión textual de Execración desde una base absolutamente nueva.

2Por otra parte, la selección de textos quevedianos que contiene este testimonio es representativa por su variedad temática (uno es político-religioso, otro histórico y otro burlesco), pero se caracteriza fundamentalmente por su tono polémico. El hecho de que esta copia del xviii incorpore dos obras en prosa con una difusión extraordinaria, habida cuenta del elevado número de manuscritos conservados de Grandes anales y La Perinola, permite suponer que la de Execración tal vez no fue tan limitada como en un principio se conjeturó.

El volumen facticio

3El volumen facticio está integrado por tres manuscritos con letras diferentes, aunque siempre del siglo xviii, y que parecen haber sido reunidos después de haberse copiado por separado, como se infiere de la numeración de época e independiente en arábigos que posee el primero. Esta primera parte contiene sólo obras atribuidas a Francisco de Quevedo, tanto en prosa como en verso, que parecen copiadas por la misma mano, y es la que muestra un mayor esmero: márgenes muy amplios, constantes, y con escasas tachaduras; sólo los tres folios finales, que copian poemas, podrían incorporar textos con letra diferente, menos cuidada, más pequeña y apretada. Sigue a continuación la relación de obras contenidas en la parte con signatura común 28-D-6-17 (1) y propia R. 12282.

4Foliación: 88 ff. y numeración arábiga de época. Una hoja en blanco, que sirve de separación entre las dos primeras obras en prosa.
220 mm. Márgenes amplios en todo el manuscrito, encuadernado en pergamino.
Contenido: Execración por la fè Catholica / contra la blasfema obstinacion / de los Judios, que hablan Portugues, / y en Madrid fijaron edicto, y / carteles sacrilegos, y hæreticos / Hcn.º / segase el remedio, que ataje lo que / sucedió en este mundo, con todos / los tormentos aùn no se puede empezar à castigar (ff. 1-24v); Grandes annales de quince / dias / Historia de muchos siglos, / que pasaron en un mes / Memoria, que aguarda a los que / vendran (ff. 25-70); poema sin atribución explícita, «Estruendoso clarin sopla la Fama» (f. 70v); La Perinola de D.n Franz.co / de Quevedo, y Villegas. / Al D.r Juan Perez de Montalban. / graduado no se sabe donde; / en que?, Ni se sabe, ni el / lo sabe (ff. 71-85); varios poemas (ff. 86-88v): «Décimas sobre la concession de los millones que pidio Su Magestad a la ciudad de Sevilla», «El asistente Caifas» (ff. 86-86v), sin atribución; «Soneto a lo mismo de Quevedo», «La parte de Cayfas yà està premiada» (f. 86v); «Lope soliloquio», «Dicen que me habeis buscado» (f. 86v); «A la ciudad de Cordoba don Francisco de Quevedo», «Gran plaza, angostas calles» (f. 87); «Lope soliloquio», «Muerto estais» (f. 87); «Embiando a Jorge de Montemayor diez sonetos hechos a la muerte de Feliciano de Silva el los bolvió à embiar poniendoles al fin este», «Sonetos, mis señores do he notado» (f. 87v); y otros versos sin atribución (ff. 87v-88v).

5La segunda parte del facticio, con signatura común 28-D-6-17 (2) y propia R. 12371, es la más breve y contiene sólo una obra de Calderón de la Barca, que, según datos aportados por la propia Biblioteca en que se custodia, tal vez sea copia de un impreso.
Foliación: 10 ff. Los números son modernos y están escritos a lápiz.
220 mm. y caja de texto de 200 x 90 mm. Márgenes más escasos que el primero y letra que parece diferente, más grande, pero también del siglo
xviii. En los márgenes de los ff. 2 y 3v se añaden anotaciones, tal vez con otra mano y tinta.
Contenido: Exortacion panegirica al silencio / motivada de su Apostrophe. / Psalle, et sile. (ff. 1-10v).

6La tercera y última parte del volumen manuscrito, con signatura común 28-D-6-17 (3) y propia R. 12372, es la más heterógenea, tanto por su contenido como por los rasgos físicos de la copia.
Foliación: 65 ff. También en este caso la numeración es moderna y a lápiz. En blanco el f. 65.
220 mm. La letra procede de copistas diferentes, aunque en todos los casos parece del siglo
xviii. Los márgenes son escasos y, cuando la copia se hace a dos columnas, como sucede en folios con obras en verso, resulta de difícil lectura.
Contenido: obras en verso y en prosa de diversos autores: romance de Bocángel a don Gabriel Álvarez de Toledo (ff. 1-2v); «Voto del señor Joseph Gonzalez del Consejo Real, y Camara de Castilla en tiempo del señor Phelipe quarto acerca de un decreto de su Magestad» (ff. 3-12); décima «En un punto, en un instante» (ff. 12-12v); «Sobre la palabra est verbo substantivo sea de explicar la substancia del eucharistico sacramento en una cancion Real de ocho Ramos según el asumpto del certamen de Portugal. Y lo explica don Eugenio Xerardo Lobo» (ff. 13-16v); «Romance a la muerte de Raquel» (ff. 17-17v); y estrofas atribuidas a diversos autores, entre ellos Lope de Vega, Quevedo, Calderón, Gerardo Lobo, etc. (ff. 17v-64v y 65v).

Las obras de Quevedo

7Además del texto de Execración, que inaugura el manuscrito y al que se dedicará un análisis más detenido por su mayor interés textual, se copia a continuación la relación histórica Grandes anales, fechada en la Torre de Juan Abad, en 1621. Se trata de un texto muy cuidado, transcrito con gran esmero caligráfico y presumiblemente de la misma mano que el primero, que, como él, deja un amplísimo sangrado de primera línea en cada párrafo. A falta aún de un estudio textual en profundidad, actualmente en elaboración, se puede anticipar que el testimonio copia un texto que habría pertenecido a la última fase de redacción de las tres diferenciadas por V. Roncero (2005, pp. 49-54 y 557-563), pues omite numerosos pasajes que sí contienen los testimonios representantes de la primera y la segunda, relacionados con circunstancias políticas relativas al Conde-Duque de Olivares. En concreto, y al igual que el resto de representantes de esta etapa textual, esta copia suprime párrafos, a veces de gran amplitud, en los que Quevedo introducía elogios desmedidos a la actuación de Felipe IV y su mencionado valido. Recuérdese que, según este editor, Quevedo habría realizado al menos tres versiones de la obra en un período de casi una década, un hecho que confirma uno de sus rasgos más característicos como escritor, la frecuente reescritura de sus textos: la primera, en un período comprendido entre mayo de 1621 y marzo de 1623; la segunda, una suerte de amplificación de la anterior, antes de mayo de 1624; y la tercera, más breve, que habría estado concluida en los primeros años de la década de 1630.

8Aunque el peso de este nuevo testimonio no parece determinante en una tradición tan amplia, pues Roncero partió ya en su reciente edición crítica y anotada de la obra de unos cuarenta manuscritos, es posible suponer que aportará datos de interés para una mejor comprensión de la transmisión textual de la obra.

  • 4 A propósito de las (hasta aquel momento) sesenta copias localizadas, señaló que La Perinola es prob (...)
  • 5 Sobre este asunto, véase F. Plata, 2004ª y 2006.
  • 6 Si se consulta la base de datos del CORDE, se observa que, en el período entre 1500 y 1700, registr (...)
  • 7 Debe notarse que la rareza de folión contrasta con la relativa frecuencia de folías, localizado en (...)

9En lo que atañe a La Perinola, invectiva de Quevedo contra la obra Para todos de Juan Pérez de Montalbán, cabe recordar que se trata de uno de los textos quevedianos con una más amplia y compleja tradición textual, pues F. Plata (2004b), quien prepara una edición crítica y anotada del mismo, ya ha localizado hasta el momento varias decenas de copias manuscritas.4 Según ha notado este estudioso, en sus inicios circuló de modo anónimo, como la mayoría de los textos polémicos; aunque este manuscrito lo atribuye explícitamente a su autor, ello no es indicio de posterioridad del original del que hubo de partir, pues la atribución sería ya fácil de hacer incluso por un copista en el siglo xviii5. Sólo a modo de ejemplo, es posible mencionar alguna lectura de interés de este manuscrito, en dos lugares críticos situados justo al comienzo de la obra y mencionados por Plata (2004a, p. 221) entre los de compleja edición y anotación: este testimonio lee «hilando mil saltos a las castañuelas» (f. 71) y «punta de folion» (f. 71). En el primer caso, aparte de otras variantes, la tradición manuscrita registra la lección «castañetas» (Plata, 2004a, p. 221); aunque ambos términos son igualmente correctos, éste último parece más próximo al usus scribendi de Quevedo, pues lo prefirió en varias de sus obras, la mayoría de carácter burlesco, como varios entremeses, algún baile o la Premática que se ha de guardar para las dádivas… A ello se añade que también era el término preferido en el habla del siglo xvii y en la literatura de esta época6; el Diccionario de Autoridades, elaborado ya en el xviii, define castañuela como «lo mismo que castañeta, aunque más usado hoy entre los cortesanos». Tal vez la preferencia por castañuela en el manuscrito de Roncesvalles obedezca, precisamente, al hecho de haber sido copiado en el siglo xviii. Respecto al segundo, Plata (2004a, p. 221) consigna la variante folías, que en la época designaba «cierta danza portuguesa en que entran varias figuras con sonajas y otros instrumentos, que tocan con tanto ruido y el son tan apresurado, que parece están fuera de juicio» (Autoridades); folión, como el caso anterior, parece término más tardío y, quizá, menos atenido al contexto.7

10En cuanto a los pocos poemas copiados en la parte del manuscrito que contiene obras de Quevedo, llama la atención que en todos los casos se trate de textos de dudosa atribución, en contraste con la autoría quevediana cierta de las obras en prosa. El primero, «Su estruendoso clarín sopla la Fama», sin nombre de autor, se copia entre Grandes anales y La Perinola, tal vez por una mano diferente, que habría aprovechado el espacio en blanco del f. 70v. En cuanto a las décimas «El asistente Caifás», también sin atribución expresa y relacionadas con una de las expediciones reales a Sevilla en la que habría participado el propio Quevedo, P. Jauralde (1998, p. 481) ya las mencionó entre los poemas satíricos sobre el asunto que no parecen de autoría quevediana. Sí existe atribución directa del soneto «La parte de Cayfas yà està premiada», pero éste no figura en las ediciones póstumas de la poesía de Quevedo ni tampoco en la canónica de Blecua. En cuanto al soneto burlesco contra la ciudad de Córdoba también a él adjudicado, «Gran plaza, angostas calles», debe notarse que suele atribuirse al Conde de Villamediana, en un cruce de posibles autorías habitual en los cancioneros burlescos que copian poemas del siglo xvii.

La versión de Execración

  • 8 En otro artículo se ofrecerá un completo estudio textual de la obra y la filiación de sus fuentes, (...)

11El cotejo de los dos testimonios conocidos que copian Execración, el de la Biblioteca del Real Consulado de A Coruña (C) y el de la Real Colegiata de Roncesvalles (R), pone de manifiesto la existencia de más de medio millar de variantes de diferente entidad8. Pese a tal abundancia, debe constatarse que existen pocos errores comunes a ambos textos, pero éstos permiten postular la existencia de un arquetipo del que habrían derivado. Dejando aparte los casos en que se transcribe de modo inexacto una cita latina —en especial pasajes bíblicos, con variaciones gráficas o morfológicas, pues desconocemos las versiones que pudo haber manejado Quevedo—, C y R comparten los siguientes errores:

  • 9 La lectura correcta sería con las que.

porque faltase CR
oíd las palabras con
el que el pontífice CR9
Mosén
Hamomo [Amomo en R] CR Mosén Hamom
Témese el
aprecio de aquella sangre CR.

  • 10 Así sucede, por ejemplo, en Las cuatro fantasmas (eds. A. Rey y M. J. Alonso Veloso, 2010: 347); no (...)

12En el primer ejemplo, la lectura correcta parece ser porque no faltase; R añade encima de la línea la negación no, corrigiendo lo que podría haber sido error común subsanado a posteriori, o, tal vez, adoptando la lección adecuada del original del que habría partido. En el último, la lectura idónea parecería precio, pues Quevedo traduce taxatio en una cita de san León Papa reproducida por él en diversas obras10.

  • 11 F. Cabo y S. Fernández-Mosquera proponen una enmienda, por entender que con tal expresión el pasaje (...)

13Aunque innecesaria, la locución adverbial «de hecho», presente en ambos manuscritos, no parece comportar un error en el pasaje que sigue11: «cuando, en tiempo del rey don Juan el Segundo, de hecho todos los cristianos viejos […] quemaron vivos todos los judíos de dicha ciudad CR».

  • 12 Así lo entienden F. Cabo y S. Fernández-Mosquera en su edición de Execración (2003).

14Podrían interpretarse como errores comunes a los dos manuscritos ciertos casos en que Execración omite una parte de un texto latino que sí se incluye en la traducción que Quevedo ofrece justo a continuación12. Debe tenerse en cuenta, no obstante, la libertad con que el escritor suele reproducir los textos y sus glosas, con múltiples variaciones en las distintas obras quevedianas, hecho que permitiría considerar que se trata de omisiones deliberadas:

  • 13 Así figura en la Vulgata el salmo de David.
  • 14 Deuteronomio 32, 5-6.
  • 15 Isaías 1.

quia Deus adiutor est eorum, et dilexerunt [dilexterunt en C] eum in ore suo […] porque Dios fue su ayuda y es su redemptor. Amáronle en su boca CR
quia Deus adiutor est eorum et Deus excelsus redemtor eorum est et dilexerunt eum in ore suo
13
qui possidit te? […] que te posee y te crió? CR qui possidit te, et fecit, et creavit te?14
et asinus praesepe domini. Israel autem […] y el jumento el pesebre de su señor, mas Israel CR
et asinus praesepe domini sui. Israel autem
15

  • 16 Es usual que Quevedo omita, tal vez de modo intencionado, ciertas partes de un pasaje latino tambié (...)

15En el primero de los casos, si se considera error, podría tratarse de un salto de igual a igual, inducido por la repetición de la conjunción et. Obsérvese que, en el segundo, la omisión afecta a los dos miembros finales del período (et fecit, et creavit te), y que en la traducción de Quevedo tampoco está completo el pasaje, pues falta el primero de los elididos en latín16.

16A estos ejemplos se suman ciertas lecturas latinas que no se ajustan al texto fijado hoy en la transmisión textual:

  • 17 Título de un libro del jurisconsulto Ignacio del Villar Maldonado.
  • 18 Epístola segunda, De vita Clericorum, de san Jerónimo.
  • 19 Tertuliano, en Apologético.

Silva Responsorum Iuris CR Silva Responsionum Iuris17
inpendunt [impendunt en
R], qua iusta [iuxta en R] CR inpendunt quam iuxta
si aurum placeant
CR si aurum placet, placeat18
Insignis ille mendatiorum [mendaciorum en C]
CR Insignissime mendatiorum19

  • 20 Un ejemplo de la mayor corrección de R en las grafías latinas, se observa en las citas de Nahum 3, (...)

17Ambos testimonios incurren, a su vez, en errores singulares que permiten descartar que uno sea copia del otro. Los del manuscrito C abundan especialmente en la transcripción y las grafías de los textos latinos, en líneas generales más correctos en la copia que contiene R: Gladis por Gladij, meritrix por meretrix, precipitaciones por præcipitationis, Abenionienses por Avenionenses, ofendas por offendas, eclesiastica por ecclesiastica, tantun por tantum, cun por cum, inteligimus por intelligimus, supersttitionibus por superstitionibus, michi por mihi, viginta por viginti, malicnatus por malignatus, etc. Como se observa, reflejan fluctuación ortográfica, simplificación de grupos consonánticos o castellanización de fonemas20.

18Otros posibles errores privativos de C no presentes en R y de más interés para la filiación son los que siguen:

  • 21 Rey (2003) ya advirtió la lectura errónea de C y propuso una enmienda coincidente con la de R.
  • 22 También en este caso Rey (2003) enmendó el pasaje de un modo coincidente con la lección correcta de (...)

todas las veces que entraba en su casa cuando volvió de asesinar los enfermos, le decía su mujer C
todas las veces que entraba en su casa cuando volvía de asesinar los enfermos, le decía su mujer
R
son muchos los médicos y oficiales de botica
los que hay portugues C
son muchos los médicos y oficiales de botica que hay portugueses R
Juan Baptista de San Nasario C Juan Baptista de San Nazario R
en la
demas calificado C en la de el más calificado R21
Sacra Santa
C sacrosanta R
recordado de los ultrajes hechos […] por
dos herejes C
recordado de los ultrajes hechos por los herejes
R
aquellas palabras del Psalmo […] por ser de rey profeta y santo.
Como puedo os las apropio: C
aquellas palabras del Psalmo […] por ser de rey profeta y santo, como puedo oírlas al propio:
R
con el [error de
CR por las] que el pontífice acabe este capítulo C
con el [error de
CR por las] que el pontífice acaba este capítulo R
que en sus piadosas entrañas tendrán más conmiseración que eficacia
en mis razones C
que en sus piadosas entrañas tendrán más conmiseración que eficacia mis razones
R
convirtió un judío que se llama Aquita C convirtió un judío que se llamaba Aquila R22
que
tenía con Agripina C que tenían con Agripina R (referido a éstos y los, Aquila y su mujer Priscila)
stulte et
insipiente C stulte et insipiens R
Dio el insipiente C Dijo el insipiente R
de quien sólo se espera a Antecristo C de quien sólo se espera el Antecristo R
Si es becerro y es de oro, no le quieren por Dios C
Rey becerro y es de oro, ¿no le han de querer por Dios? R
con
tocas y trajes de judíos C con togas y trajes de judíos R
y lo temen
serlo C y lo temen ser R

  • 23 A estos ejemplos se suman en C casos de erratas triviales y de fácil subsanación; aunque la lectura (...)

19Aparte de los errores evidentes, existen otros sólo apreciables en una lectura detenida del texto: los herejes parece concordar más con el hecho histórico que la particularización en dos herejes; es absurdo que los judíos no quieran por Dios un becerro de oro en el contexto de este memorial, y parece más lógico suponer que iban vestidos con togas y no con tocas. Aunque R yerra en la palabra inicial, Rey por Si es, sólo su lección siguiente tiene sentido en el contexto del antepenúltimo ejemplo. Obsérvese que R parece ofrecer en estos casos la lectura correcta y permite detectar errores de C que de otro modo podrían pasar desapercibidos23.

20Por su parte, R contiene abundantes errores propios de copia, que en algunos casos suponen una trivialización de algún término o se producen por atracción de una palabra próxima: iustitiam por iudicium, leíle por leerle, profandado por profanado, se por si, avenidas por haciendas, navíos por rabíes, hacer esto por achacar esto, creyéndolos por creciéndolos, briban por vibran, ella por ellos, los que por les, tras por atrás, Mayor por Maír, melecinamento por melecinamiento, incontenta por ni contenta, mientras por ni letra, diré por dije, promio por proprio, razón por corazón, paga por Praga, sin ocultar por ocular, conversación por conversión, prado por grado, ciento por asiento, con por son, interlocutorias por interlocutores, etc.

  • 24 Mazarambroz, en lugar de Marcos de Mazarambroz; a propósito en vez de a nuestro propósito; sacrileg (...)

21El rasgo más característico de R respecto a C es la omisión de algún sintagma o frase, que, aunque en algún caso podría interpretarse como salto de igual a igual, acostumbra a dejar un texto con sentido pleno, por lo que resulta difícil explicar como mero error de copia y negligencia del copista una labor abreviadora tan certera en su casualidad. Aparte de los muchos casos en que este testimonio no incluye (sobre todo en enumeraciones) partículas, conjunciones, determinantes, preposiciones o sustantivos innecesarios y a veces redundantes24, tal vez con intención estilística, pueden destacarse las siguientes:

Psalmo 51 C om. R
Siempre empeora la buena sangre con que se junta, y por eso la busca. Nunca se mejora con la buena en que se mezcla y por eso no la teme
C
Siempre empeora la sangre buena en que se mezcla, y por eso no la teme
R
y no los echan. Ésta, Señor, es gente que produce plagas si los tienen y si no los arrojan
C
y no los arrojan
R
cuando le llamó
popule stulte et insipiente. Pueblo necio e insipiente, con la propria individual palabra C
cuando le llama
popule stulte et insipiens, con la propia individual palabra R
recibieron y cómo se los pagaron en ofensas. Dice los castigos y cómo los despreciaron C
recibieron, y cómo los despreciaron
R
que desespera de lo que ya llega, que duda de lo que ya llegó
C
que desespera de lo que ya llegó
R
fíjense los vuestros, Señor, expeliéndolos universalmente de todos vuestros reinos. Que en negocios C
fíjense los vuestros, Señor. Que en negocios
R

  • 25 Ambos testimonios muestran bastante corrección en este tipo de referencias, que en muchos casos no (...)

22En el primer ejemplo, R no contiene la referencia bibliográfica que C incorpora al margen en el manuscrito, aunque debe comentarse que el dato correcto es Salmo 7125. Sólo en un caso resulta evidente el error de copia, por salto de igual a igual, pues el pasaje resultante ve comprometido su sentido debido a la omisión:

Pues, cuando para atajarle los pasos, mandó a el ángel se hiciese visible, mandó se hiciese visible antes a la jumenta que al profeta C
Pues, cuando para atajarle los pasos, mandó al ángel se hiciese visible, antes a la jumenta que al profeta R

23En otra cita latina, R omite la parte final del pasaje bíblico y la inicial de la traducción, de modo que en conjunto se ofrece el texto del salmo completo, parte en latín y parte en español:

de monte Moises, congregatus adversus Aaron, dixit: «Surge, fac nobis Deos qui nos precedant». Viendo pues el pueblo que se tardaba en volver del monte Moisén, junto se fue a Arón C
de monte Moises, juntose, fue Aaron
R

24Dejando el ámbito de los errores, muy dudosos en las omisiones antes señaladas, procede señalar las abundantes variantes registradas y en algún caso relacionadas con la ausencia de algún pasaje. Así sucede, por ejemplo, en los títulos del autor de Execración y en la dedicatoria:

Caballero de la Orden de Santiago y Secretario de su Majestad C
Caballero de la Orden de Santiago
R
A la majestad católica del rey nuestro señor don Felipe 4º
C
A la majestad católica del rey don Felipe 4º
R

  • 26 «de las quales mouido su Magestad, y juntamente atendiendo sus seruicios, fidelidad, y otras buenas (...)

25Sobre la primera variante, cabe decir que Quevedo detentó, efectivamente, el cargo de «secretario del monarca», como señala su primer biógrafo, Pablo Antonio de Tarsia, en 166326, y recuerda Pablo Jauralde (1999, pp. 629-630) en su más reciente biografía, donde se basa en un documento notarial del propio escritor, al tiempo que ofrece datos de interés sobre la utilización del mencionado cargo: «Será inmediatamente después de este nombramiento cuando Quevedo se deslice hacia la ruptura definitiva. Una prueba de ello es que hasta el título de secretario real —y desde luego el ejercicio como tal— no le han servido para nada, ni siquiera para el “honor” […] El escritor no prodigará su uso. Sólo en una ocasión muy peculiar, en la cárcel de San Marcos […] el Presidente de Castilla recuerda al Monarca, al solicitar el perdón, que el escritor es “Secretario de Vuestra Majestad”». La presencia o la ausencia del título en uno y otro manuscrito tal vez aporte un interés mayor a estas lecciones equipolentes.

26El cotejo entre ambos testimonios evidencia, asimismo, la usual inversión de los elementos del sintagma, sin que quepa pronunciarse sobre la idoneidad de una u otra lectura, salvo en los casos en que se reproduce una cita, por ejemplo un texto latino:

  • 27 Tan atroces se inserta encima, parece que corrigiendo un añadido tras tiempo, subrayado y tal vez e (...)

esta ramera la nación hebrea C esta nación hebrea la ramera R
el solamente C solamente el R
Jesucristo nuestro señor C Christo señor nuestro R
buena sangre C sangre buena R
ultrajes hechos en su tiempo tan atroces C ultrajes tan atroces hechos en su tiempo R27
comunicar ni tratar
C contratar, ni comunicar R
yo así C assi yo R
de su casa real C Real de su casa R
la ley, Señor C Señor, la ley R
a Aarón dan C dan a Aaron R
mesmo artífice C artífice mismo R
del pueblo judío C de el judío pueblo R
Aarón el caso C el caso Aaron R
Padre Eterno
C Eterno Padre R
le desmienten estos propios conversos C estos propios conversos le desmienten R
en su servicio, ni en su consejo C en su Consejo, ni en su servicio R
en los conciertos a los judíos conversos C a los judíos conversos en los coniertos R
andaréis sobre el áspid y el basilisco C Sobre el Aspid, y Basilisco andarás R
«¿Qué te he hecho yo? ¿Por qué me mal tratas la tercera vez?» C Porque me maltratas tercera vez, que te he hecho yo? R

27Las lecciones equipolentes son abundantísimas. Algunas de las más significativas se localizan en el título de la obra, con modificaciones de relieve respecto a la versión conocida hasta el momento:

Execración por la fee católica contra la blasfema obstinación de los judíos que hablan portugués y en Madrid fijaron los carteles sacrílegos y heréticos, aconsejando el remedio que ataje lo que, sucedido, en este mundo con todos los tormentos aún no se puede empezar a castigar C
Execración por la fe católica contra la blasfema obstinación de los judíos que hablan portugués y en Madrid fijaron edicto y carteles sacrílegos y hæréticos. Aconséjase el remedio, que ataje lo que
sucedió en este mundo, con todos los tormentos aún no se puede empezar a castigar R

  • 28 Recuérdese la acepción de Autoridades para edicto: «Letras que se fijan en los parajes y sitios púb (...)

28Dejando de lado el error trivial de R —por omisión de una letra, en sucedió por sucedido—, que habría que enmendar si se tomase como texto base de una edición, destaca su bimembración edicto y carteles, frente a carteles de C. Aunque ambas lecturas parecen correctas, cabe apuntar el gusto de Quevedo por este tipo de estructuras sintácticas y, sobre todo, que la mención del término edicto28 está más en consonancia con el contenido de Execración, pues en el texto del memorial se inserta en dos ocasiones más, siempre en relación con la acción sacrílega de los judíos:

¿Qué se puede esperar de los que crucificaron al que esperan […] y de los que, quemado, condenan a muerte su sacrosanta ley con edictos abominables?
Pues los judíos en vuestra corte fijan carteles con edictos públicos condenando a muerte nuestra ley soberana

29El uso de una forma conjugada del verbo, Aconséjase (abreviado en el manuscrito, por coincidir con el final de una línea, como Hcnº./segase), en lugar del gerundio introductor de una subordinación, aconsejando, representa un cambio de alcance: al título general de la obra, que expresa el rechazo a las acciones de los judíos, detallándolas, se añade una especie de subtítulo yuxtapuesto que expone el objetivo del escrito: sugerir la forma de atajar tales desmanes. Aunque tal variante podría parecer irrelevante, el verbo impersonal aporta mayor contundencia en el remedio sugerido y una posición de más implicación del propio memorialista. Debe añadirse, además, que entre los títulos quevedianos no abundan estructuras sintácticas subordinadas y con un verbo en gerundio como la de C, sino más bien la parataxis, con coordinación o yuxtaposición de elementos, muchas veces bimembres, como sucede en la versión de R. Entre los muchos ejemplos posibles de este rasgo (La culta latiniparla. Catecisma de vocablos…; Mundo caduco y desvaríos de la edad…; Lince de Italia o zahorí español; Sueños y discursos de verdades soñadas, descubridoras de abusos, vicios y engaños…; o el escrito también antisemita La primera y mas disimulada persecución de los judíos contra Cristo Jesús y contra la iglesia en favor de la sinagoga), cabe destacar, por la similitud entre su estructura sintáctica y la del título del manuscrito de Roncesvalles, Nombre, origen, intento, recomendación y descendencia de la doctrina estoica. Defiéndese Epicuro de las calumnias vulgares.

30Merece comentario, asimismo, el verbo que encabeza la mención del autor tras el título: C lee Escríbela, referido a Execración —como en Carta al serenísimo, muy alto y muy poderoso Luis XIII, Rey cristianísimo de Francia, donde la referencia «Escríbela a su majestad cristianísima Francisco de Quevedo Villegas» se refiere a la propia carta—, mientras que R copia Escríbelo, cuyo referente podría ser el remedio o, con mayor seguridad y de forma más lógica, al propio escrito quevediano.

31Entre las variantes cabe destacar, por su abundancia, los numerosos cambios de género y número de sustantivos o adjetivos —grandes C grande R, parecidas C parecidos R, espanto C espantos R, las coronas C la corona R, persecución C persecuciones R, incendios C incendio R, ceniza C cenizas R, esperanza C esperanzas R, esta paga C este pago R…—, que implican ligeros cambios en el sentido pero no comportan un error. En otros casos, las lecturas contienen términos o expresiones diferentes, en apariencia equipolentes, igualmente correctas en el contexto:

reyes C reinos R
progenitores
C primogenitores R
Si se toma la disposición
C Si se toma deposición R
poma de oro
C conca de oro R
seduce a motines
C deduce a motines R
a sus hijos
C los hijos de ellos R
seducirlos
C reducirlos R
viperina
C vilipendiada R
que ni uno hay entre ellos que haga bien
C no hay ninguno entre ellos R
jumento
C asno R
Levántate, haznos dioses
C Levantadnos dioses R
viéndole
C oyéndole R
despejada
C despegada R
fundido
C refundido R
del
C de el propio R
varon
C uno R
recela
C revela R
ejercitará
C ejecutará R
escrupuleando
C escrupulizando R
eso dice
C es lo que quiere decir R
perfección
C precisión R
la copiara
C lo acotara R
mismos
C propios R
Estos
C Estos, estos R
a don
C al rey D.n R
otra
C otra cosa R
sacra
C santa R
1633
C 1633 años R
Quevedo Villegas
C Quevedo, y Villegas R

32El tercer caso sirve para ejemplificar el comportamiento habitual de ambos testimonios: tomar la disposición es ‘tomar el estado de la salud’; tomar la deposición es ‘tomar la declaración a un reo o testigo’. Las dos acepciones son válidas en el pasaje.

  • 29 Este hecho es especialmente evidente cuando su lectura permite subsanar la errónea de C, como suced (...)

33Pese a los errores de copia en los que incurre, R se caracteriza por un uso de los tiempos y modos verbales que parece en ocasiones más atenido al contexto:29

Quien se alegra (traducción de gaudet) con los milagros de los beneficios alégrese en los espantos C
Quien se alegrare con los milagros de los beneficios alégrese con los espantos R
Una gota de sangre que de los judíos se
deriva C Una gota de sangre que de los judíos se derive R
cuando le
llamó C cuando le llama R
Si
dijeron […] al que lo dijere C Si dijeran […] al que lo dijere R
los que no agradan a Dios, no nos
agradan a nosotros C los que no agradan a Dios no nos agraden a nosotros R
en que
aconsejó C en que aconseja R
Porque mandó a tus ángeles que te
guardasen (traducción de custodiant) […] llevárante (traducción de portabunt] en sus manos C Porque mandó a tus ángeles que te guarden […] llevarante en sus manos R
Grande es la insensibilidad de los obstinados en proseguir el mal camino que empiezan C
Grande es la insensibilidad de los obstinados en proseguir el mal camino que
empezaron R

34Por su parte, C introduce a veces términos que parecen más cultos y que podrían haber resultado trivializados en R, aunque bajo la apariencia de lecturas equipolentes, como podría suceder cuando lee preciosos en vez de precitos o esencial por egicial.

35A la vista de los datos apuntados y tomando en consideración los dos testimonios conocidos de Execración, es posible proponer de modo provisional la existencia de un arquetipo (X) del cual dependerían, de modo independiente, C por un lado y R por el otro, como se recoge en el siguiente stemma:

36La mutua independencia de los dos manuscritos conocidos de Execración, y su posible procedencia de un mismo arquetipo, permite postular que la obra hubo de registrar al menos una cierta circulación manuscrita en la época y en el siglo siguiente. El posible hallazgo de nuevos testimonios en el futuro permitirá confirmar tal impresión y, quizá, dibujar con mayor seguridad la historia de la transmisión textual y de la recepción de este memorial de Quevedo.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Cabo, Fernando, y Santiago Fernández-Mosquera, «Una obra perdida de Quevedo: Execración contra los judíos», Ínsula, 545, 1992.

Calderón de la Barca, Pedro, Exortacion panegirica al silencio motivada de su Apostrophe: Psalle et sile, manuscrito de la Biblioteca de la Real Colegiata de Roncesvalles (Navarra), con signatura 28-D-6-17 (2).

Jauralde Pou, Pablo, Francisco de Quevedo (1580-1645), Madrid, Castalia, 1998.

Plata Parga, Fernando, «Dificultades en la edición y anotación de la Perinola de Quevedo», en Quevedo en Manhattan, eds. Ignacio Arellano y Victoriano Roncero, Madrid, Visor Libros, 2004a, pp. 217-229.

Plata Parga, Fernando, «Prolegómenos a una edición crítica de La Perinola: una nueva recensión de los manuscritos, en Studies in Honor of James O. Crosby, ed. Lía Schwartz, Juan de la Cuesta, Newark (Delaware), 2004b, pp. 311-322.

Plata Parga, Fernando, «La polémica en torno a la Perinola de Quevedo, con un texto inédito», La Perinola, 10, 2006, pp. 245-256.

Quevedo, Francisco de, Las cuatro fantasmas, eds. Alfonso Rey y María José Alonso Veloso, en Obras completas en prosa, dir. Alfonso Rey, Madrid, Castalia, 2010, vol. IV, t. I, pp. 371-444.

Quevedo, Francisco de, Execración de los judíos, eds. Fernando Cabo y Santiago Fernández-Mosquera, Barcelona, Crítica, 1993.

Quevedo, Francisco de, Execracion por la fee catholica contra la blasfema obstinacion de los Judios que hablan Portugues, y en Madrid fijaron los Carteles sacrilegos y Hereticos. Aconsejando el remedio, que ataxe, lo que suçcedido en este Mundo con todos los tormentos aun no se puede empeçar á Castigar, manuscrito de la Biblioteca del Real Consulado de A Coruña, con signatura S3F.

Quevedo, Francisco de, Grandes anales de quince días, ed. Victoriano Roncero, en Obras completas en prosa, dir. Alfonso Rey, Madrid, Castalia, 2005, vol. III, pp. 43-115, 503-506 y 538-563.

Quevedo, Francisco de, [Obras en prosa y verso de Francisco de Quevedo], manuscrito de la Biblioteca de la Real Colegiata de Roncesvalles (Navarra), con signatura 28-D-6-17 (1).

Rey, Alfonso, «Un texto inédito de Quevedo: Execración por la fee católica contra la blasfema obstinación de los judíos que hablan portugués y en Madrid fijaron los carteles sacrílegos y heréticos», Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, 69, 1993, pp. 105-141.

Tarsia, Pablo Antonio de, Vida de don Francisco de Quevedo y Villegas, facsímil de la edición príncipe (Madrid, 1663), eds. Melquiades Prieto Santiago y Felipe B. Pedraza Jiménez, Aranjuez, Ara Iovis, 1998.

Varios autores, [Obras en prosa y verso de varios autores], manuscrito de la Biblioteca de la Real Colegiata de Roncesvalles (Navarra), con signatura 28-D-6-17 (3).

Inicio de página

Notas

1 Menciona Pablo Antonio de Tarsia en su relación de títulos quevedianos perdidos, en noveno lugar, «Vn tratado contra los Iudios, quando en esta Corte pusieron los titulos, que dezian: Viua la ley de Moyses, y muera la de Christo», Vida de don Francisco de Quevedo y Villegas, p. 44.

2 Véase F. Cabo Aseguinolaza y S. Fernández Mosquera, 1992.

3 Deseo expresar mi agradecimiento al responsable de la biblioteca de la Real Colegiata de Roncesvalles, D. Emilio Linzuain, y al departamento de Patrimonio Bibliográfico del Gobierno de Navarra por haber facilitado mi acceso al manuscrito.

4 A propósito de las (hasta aquel momento) sesenta copias localizadas, señaló que La Perinola es probablemente «la obra de Quevedo de la que se conserva mayor número de manuscritos» (Plata, 2004b, p. 313). En otro artículo, Plata señalaba que «la recensión de los códices en los que se conserva la Perinola llega hoy a los cincuenta y ocho, lo que la convierte en la obra de Quevedo de mayor circulación manuscrita» (2004a: 217).

5 Sobre este asunto, véase F. Plata, 2004ª y 2006.

6 Si se consulta la base de datos del CORDE, se observa que, en el período entre 1500 y 1700, registra 77 casos de uso literario de castañeta frente a uno solo de castañuela.

7 Debe notarse que la rareza de folión contrasta con la relativa frecuencia de folías, localizado en textos de Cervantes, sor Juana Inés de la Cruz, Calderón, Quiñones de Benavente, Moreto o el propio Quevedo en el CORDE.

8 En otro artículo se ofrecerá un completo estudio textual de la obra y la filiación de sus fuentes, actualmente en elaboración; aquí apunto sólo los rasgos más destacados de ambos testimonios.

9 La lectura correcta sería con las que.

10 Así sucede, por ejemplo, en Las cuatro fantasmas (eds. A. Rey y M. J. Alonso Veloso, 2010: 347); no obstante, debe tenerse en cuenta que apreciar significa en la época «poner precio y tasa a las cosas vendibles» (Autoridades) y que Quevedo usó el término aprecio tal vez con este valor en Política de Dios I: «¡Qué desigual aprecio […] es el de la codicia; en trescientos dineros», por lo cual la lección de Execración podría ser correcta.

11 F. Cabo y S. Fernández-Mosquera proponen una enmienda, por entender que con tal expresión el pasaje carece de sentido.

12 Así lo entienden F. Cabo y S. Fernández-Mosquera en su edición de Execración (2003).

13 Así figura en la Vulgata el salmo de David.

14 Deuteronomio 32, 5-6.

15 Isaías 1.

16 Es usual que Quevedo omita, tal vez de modo intencionado, ciertas partes de un pasaje latino también en Execración. Así sucede, por ejemplo, en la cita de Éxodo 32, 26-28, que no contiene la parte inicial del versículo 28.

17 Título de un libro del jurisconsulto Ignacio del Villar Maldonado.

18 Epístola segunda, De vita Clericorum, de san Jerónimo.

19 Tertuliano, en Apologético.

20 Un ejemplo de la mayor corrección de R en las grafías latinas, se observa en las citas de Nahum 3, 2-4, o del Salmo 44, 8, entre otros casos.

21 Rey (2003) ya advirtió la lectura errónea de C y propuso una enmienda coincidente con la de R.

22 También en este caso Rey (2003) enmendó el pasaje de un modo coincidente con la lección correcta de R.

23 A estos ejemplos se suman en C casos de erratas triviales y de fácil subsanación; aunque la lectura piede podría interpretarse como error por pide, es forma arcaica del verbo pedir localizada, por ejemplo, en el Universal vocabulario en latín y en romance de Alfonso de Palencia —«Heredipeta. quien piede herençia»—; véase Real Academia Española: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. <http://www.rae.es> [03/09/2010].

24 Mazarambroz, en lugar de Marcos de Mazarambroz; a propósito en vez de a nuestro propósito; sacrilegios; plaza, de gente y de flotas, en lugar de plazas y de gente y de flotas, entre otros muchos.

25 Ambos testimonios muestran bastante corrección en este tipo de referencias, que en muchos casos no coinciden gráficamente, por ejemplo en las abreviaturas, pero sí en su contenido correcto. Entre las discrepancias halladas, que implican error u omisión de parte de los datos, se encuentran: capítulo XIII C cap. 17. R; Psalmo 105 C Psalmo 185 R; 1 ad Thesalonicenses 2 C ad Thesalonic. 2. R; iudeis sarracenis (título VI, cap. VIII) C Iudaeis, et Sarracenis tit. 4. cap. 8 R.

26 «de las quales mouido su Magestad, y juntamente atendiendo sus seruicios, fidelidad, y otras buenas calidades, le honrò con el titulo de su Secretario a 17. de Março del año de 1632» (p. 94), afirma Tarsia.

27 Tan atroces se inserta encima, parece que corrigiendo un añadido tras tiempo, subrayado y tal vez eliminado: tan atroces hechos.

28 Recuérdese la acepción de Autoridades para edicto: «Letras que se fijan en los parajes y sitios públicos de las ciudades y villas, en que se manda, u da noticia de alguna cosa, para que sea notoria a todos, la sepan y entiendan o cumplan».

29 Este hecho es especialmente evidente cuando su lectura permite subsanar la errónea de C, como sucedía en algún ejemplo ya señalado: volvió C volvía R, acabe C acaba R.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

María José Alonso Veloso, « Una nueva versión de Execración por la fe católica de Quevedo, en un manuscrito de la Biblioteca de la Real Colegiata de Roncesvalles », Criticón, 110 | 2010, 151-166.

Referencia electrónica

María José Alonso Veloso, « Una nueva versión de Execración por la fe católica de Quevedo, en un manuscrito de la Biblioteca de la Real Colegiata de Roncesvalles », Criticón [En línea], 110 | 2010, Publicado el 20 febrero 2020, consultado el 12 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/15591 ; DOI : https://doi.org/10.4000/criticon.15591

Inicio de página

Autor

María José Alonso Veloso

Universidad de Santiago de Compostela

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals